Your SlideShare is downloading. ×
Antropología preguntas
Antropología preguntas
Antropología preguntas
Antropología preguntas
Antropología preguntas
Antropología preguntas
Antropología preguntas
Antropología preguntas
Antropología preguntas
Antropología preguntas
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Antropología preguntas

493

Published on

Published in: Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
493
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  1. 1[i] En tanto y cuanto el Golf es un deporte, es una actividad humana y por tal sujeta a todas las vicisitudesdel alma.¿Pero, es el golf solo un deporte o es también, una pasión, una adicción, un arte, la “joie de vivre”, una ilusión, un padecer?... Múltiplesynecesariossonlosfactoresque debe poseeraquella persona que anhele jugar al golf. Factoresque deben estarintegradosenformaestable ysiempreactivos.Entre muchosotrosestán la precisión,laatención,lapercepciónglobal(tantointernacomo externa), el cálculo perceptivo- energético,el equilibro físico nacido de una leve distorsión corporal, la respiración articulada, el momento del golpe consecuencia de un alto nivel de integración de estos factores), su estado físico en general y por último el estado psíquico saludable... Otros factores tendrán que ver con su vocación, su capacidad de aprendizaje, su “holding” para soportar el error de calculo, su alternativa introversión, su gusto por el placer, su voluntad, sus habilidades específicas, el gusto por lo natural, sus pensamientos, su espiritu deportivo, sus posibilidadesde “desestrezación”durante la“caminata”de un hoyo a otro hasta alcanzar la meta. Puntonunca final,de undeporte que soportasobre si,un andamiaje,unaconstelación,de losmás profundos y disímiles factores de personalidad. …, escribir sobre personas que juegan al golf es escribir sobre una de las formas de la pasión humana. Si bien son diferentes las manisfestaciones de este apasionamiento acorde con las estructuras internas de personalidad de cada jugador, teniendo en cuenta que cada persona responde al mundo y a si misma en forma particular y singularizada; un rasgo común al golf es el efecto cautivador que este deporte ejerce sobre todos y cada uno de los que lo practican. lUn mundo así es, por lo general, casi imposible de encontrar. Los seres humanos no somos perfectossinoperfectibles.A Federico esta idea le parecía definitivamente “repugnante” (según sus propias palabras). Hoy admite que no “le queda otro remedio que jugar al golf”. http://www.psicologia-online.com/ebooks/deporte/golf2.shtm 1[ii] No existe una mejor prueba del progreso de una civilización que la del progreso de la cooperación. http://www.proverbia.net/citasautor.asp?autor=671 1[iii] La verdadse corrompe tantocon la mentiracomocon el silencio.MarcoTulioCicerón (106 AC- 43 AC) Escritor, orador y político romano. El que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla. Manuel Vicent(1936-?) Escritor español. Comotodoslossoñadores,confundíel desencantoconla verdad. Jean Paul Sartre (1905-1980) Filósofo y escritor francés. No basta decir solamente la verdad,masconviene mostrarlacausa de la falsedad. Aristóteles (384 AC-322 AC) Filósofo griego. La peorverdadsólocuestaungran disgusto.La mejormentiracuestamuchosdisgustospequeños y al final, un disgusto grande.Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español. La verdad triunfapor sí misma,lamentiranecesitasiempre complicidad. Epicteto de Frigia (50-135) Filósofo grecolatino. La verdad adelgaza y no quiebra, y siempre anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua.Miguel de CervantesSaavedra(1547-1616) Escritor español. La verdadeslo que es,y sigue siendo verdad aunque se piense al revés. Antonio Machado (1875-1939) Poeta y prosista español. La astucia puede tener vestidos, pero a la verdad le gusta ir desnuda. Thomas Fuller
  2. (1610-1661) Clérigo y escritor británico. El lenguaje de laverdaddebe ser,sin duda alguna, simple y sin artificios.Lucio Anneo Séneca (2 AC-65) Filósofo latinohttp://www.proverbia.net/citastema.asp?tematica=76 1[iv] Diversas acepciones del concepto "verdad" "Verdad"hasidoy es unconceptoutilizadocon frecuencia, tanto en el ámbito académico como en la vida cotidiana. Pero es en el ámbito de la Filosofía donde adquiere una especial relevancia. Como ha ocurrido con todas las palabras, también la palabra "verdad" ha cambiado su significado con el paso de los siglos. Para saber qué es lo que quiere decir un filósofo cuando lo utiliza es necesarioubicaral autor en su contexto histórico y al concepto "verdad" dentro del contexto total del pensamiento del autor de que se trata. En el siguiente cuadropresentamos algunas de las acepciones de "verdad" refiriéndolas a la etapa de la historia de la Filosofía en que surgieron. Pero se debe aclarar que, dado que la historia de la Filosofíase parece mása la de la Música que a la de la Ciencia —segúnafirmaJaspers—,lasdiversas acepciones siguen vivas, ninguna ha sido dejada de lado completamente. Filosofía Antigua La verdad como realidad "Verdadero"esloque permanece,lo inmutable, lo que siempre es de la misma manera. Lo cambiante es meramente aparente. La verdad es la idea (Platón) olaforma (Aristóteles) que se halla oculta tras el velo de la apariencia. Ella es lo realmente real, lo que más merece el nombre de "ser". Platón Aristóteles La verdad como adecuación del intelecto a la cosa Un enunciado es verdadero si lo que dice se corresponde con aquello de lo que se habla, si hay "adecuacióndel intelectoalacosa", entendidaesta última de un modo realista, como la cosa en sí, existentemásalládel sujetoe independiente de él. Aristóteles Filosofía Medieval El "trascendental" verdad Considerado en relación al intelecto, todo ente es verdadero. En este sentido decir que algo "es" o decir que "es verdadero" es lo mismo. "Verdad" y "ser"se equiparan.Poresose dice que "verdad" es uno de los "trascendentales" del ser. A esta acepción del término verdad se la denomina "verdad metafísica" o "verdad ontológica". Tomás de Aquino
  3. La verdad "lógica" A la verdad entendida como "adecuación del intelecto a la cosa" los medievales la denominan "verdad lógica". Tomás de Aquino Filosofía Moderna La verdad como evidencia El intuicionismo racionalista, buscando un conocimiento seguro, rechaza como falso todo lo que no se presente a la conciencia con una certeza absoluta. Su verdad modélica es la afirmación «Pienso,existo» de Descartes, que no se apoya en un razonamiento sino en una intuición clara y distinta que le otorga una evidencia inmediata. Descartes La verdad como construccióndel sujeto El objeto de conocimiento, el fenómeno, es construido por el sujeto a partir del caos de impresiones proveniente de la experiencia. El sujeto posee a priori (antes de la experiencia) formaspuras de la sensibilidad(espacioytiempo) y categorías vacías del entendimiento (substancia- accidente, causa-efecto,etc.) yconellas ordena los datos caóticos de los sentidos. La verdad es intramental y la cosa en sí ("la verdad metafísica", referida al noúmeno) permanece incognoscible. Kant Filosofía Contemporánea La verdad como adecuación entre lo mentado y lo dado La verdadesla adecuación entre lo "mentado" y lo dado,que no esla cosa real,el ente existente en sí, sino el fenómeno. El conocimiento y la verdad se dan en un plano "trascendental" o "puro", equidistante tanto del realismo —que hace hincapié en el objeto— como del idealismo —que pone el acento en el sujeto—. La Fenomenología toma lo dado tal como se presenta al sujeto, sin pretender ir más allá. Husserl La verdad como utilidad Es verdadero lo que es "expeditivo" en nuestro modo de pensar, lo que introduce un "beneficio vital" que merece ser conservado. El concepto "verdad"se aplicaa las ideassegúnseasuutilidady William James
  4. no a los objetos: no rige en el plano metafísico. Grupo de Historia de la Filosofía. Academia de Ciencias Luventicus. 22 de septiembre de 2003. http://www.luventicus.org/articulos/03A017/index.html 1[v] El significado de la palabra verdad abarca desde la honestidad, la buena fe y la sinceridad humana en general, hasta el acuerdo de los conceptos con las cosas, los hechos o la realidad en particular.[1] Para el hebreo clásico el término `emunah significa primariamente «confianza», «fidelidad». Las cosas son verdaderas cuando son «fiables», fieles porque cumplen lo que ofrecen.[2] El término no tiene una única definición en la que estén de acuerdo la mayoría de estudiososy filósofos profesionales y las teorías sobre la verdad continúan siendo ampliamente debatidas. Hay posiciones diferentes acerca de cuestiones como qué es lo que constituye la verdad;cómodefinirlae identificarla;si el serhumanoposee conocimientosinnatos o sólo puede adquirirlos;si existenlas revelaciones olaverdadpuede alcanzarse tansólomediante larazón;ysi la verdades subjetivauobjetiva,relativaoabsoluta,oaúnhasta qué grado puedenafirmarse cada una de dichas observaciones. http://es.wikipedia.org/wiki/Verdad. 1[vi] El bienesel valor otorgadoa una acciónde un individuo,esunainclinaciónnatural afomentar lodeseable,motivadoporunacomprensióndel entorno,de laspersonas(porejemplo a través de un profundo ejercicio de la empatía) y/o de uno/a mismo/a. Un conjunto de buenas acciones (acciones bien ejecutadas) que propugnan lo bueno para el propio individuo. Una vez que adoptamosunobjetivoalograr,lo “bueno”estodoaquelloque favorece sulogro,mientrasque lo “malo”es todolo que loimpide.Comoel hombre buscalafelicidad,el “bien”es lo que le permite llegara ésta, mientras que el “mal” es lo que impide su logro. John Locke expresó: “Aquello que tiene lacapacidadde producirnosplaceres lo que llamamos un bien, y lo que tiene capacidad de producirnos dolor llamamos un mal. http://es.wikipedia.org/wiki/Bien_(filosofía) 1[vii] El bienestarsocial se le llamaal conjuntode factoresque participanenla calidadde la vida de la persona y que hacen que su existencia posea todos aquellos elementos que dé l ugar a la tranquilidad y satisfacción humana. El bienestar social es una condición no observable directamente,sinoque esapartir de formulacionescomo se comprende y se puede comparar de un tiempo o espacio a otro. Aun así, el bienestar, como concepto abstracto que es, posee una importante cargade subjetividad propiaal individuo,aunquetambiénaparece correlacionado con algunosfactoreseconómicosobjetivos.El biensocial no implicauncolectivismo,dondetodosson, teóricamente, dueños de todo pero la propiedad, posesión y uso se transforman en una abstracción para el pueblo (vgr. el Estado Soviético). No así para una minoría usurpadora que ocupa el vértice de la pirámide social, desde donde usa y abusa de la propiedad y desde allí
  5. administra la abundancia y escasez: el dominio del hombre. Tal como en el capitalismo plutocrático. http://es.wikipedia.org/wiki/Bienestar_social 1[viii] El pulchrum no ha sido, a lo largo de la historia del pensamiento, considerado como un trascendental propiamentedebidoalasinterrogantesque generaentornoa la fealdadyel mal en el mundo. A la vez se le ha ligado con el arte y la sensibilidad mundana. Sin embargo, von Balthasar lo ha adoptado para explicar su estética teológica, la primera serie de su trilogía29 . En Platón y Aristóteles las expresiones bello y bueno son utilizadas como sinónimos, kalos kai agathos30 .Paraque labellezaseaconsideradacomoun trascendental hade serconsideradacomo inherente alaesenciayno accidental aella,al modocómo Tomásde Aquinose interrogaba sobre la Verdad. Será Juan de la Rochelle, hacia el año 1245, quien hablará de la belleza como perteneciente a la esencia del ente31 , logrando así elevarlo a una propiedad trascendental. Sin embargo, es notorio cómo este autor sigue la influencia Agustiniana al comprender la belleza como justa proporción entre las partes o equilibrio armónico de las partes en el todo32 . Este concepto será luego el que la mayoría de los autores medievales seguirán, aunque será relacionadoconlaverdad,puessi éstacorresponde a la forma interior del ente, la belleza lo será de su forma exterior, logrando así manifestar el equilibrio existente entre todos los entes33 . Agustín de Hipona hablaba de la belleza como una manera de ser (species) o forma (forma) del ser,que surgiendode lanada,refiere al fascinosumabsolutode poder reflejar la unidad suprema que esDios. El distingue entre lo bello y lo conveniente34 . Lo bello se dice de lo que se presenta bueno a sí mismo, mientras lo conveniente de lo que es bueno en relación a otro. Así quedan unidas la belleza y la bondad a partir de una concordancia o armonía interna entre las partes o aspectos que conforman cada ente singular. En otras palabras, la armonía no se refiere a la relaciónde laspartescon el todotodavía, pueséstocorresponde alaconveniencia, sino más bien al equilibrio armónico del alma individual que vive el exceso del ser sobre el ente no como una tensión que lo angustia o un defecto de plenitud35 , sino como «una tensión dinámica hacia una unidad inasequible, que es en todo caso espiritual y, en definitiva, divina y hace trascender ónticamente labellezanumérica»36 .SegúnAgustínde Hipona, amamos sólo lo que es bello. Él no se refiere al individuoque se amaa sí mismoegocéntricamente.Se tratade labellezade Dioscuya luz invita a la subjetividad humana a trascender, a buscar aquello que lo ha amado primero y de donde ha surgido. La belleza no ha de ser comprendida tanto desde el logro de una armonía interiorsubjetiva,cuantoenlasalidamismaque implicalabúsquedadel absoluto,latensiónhacia esa unidad que en último término sólo se resuelve en Dios. Rafael Luciani . Analogia trascendentalis Los Trascendentales a la luz de Tomás de Aquino y Hans Urs von Balthasar. En: http://www2.scielo.org.ve/scielo.php? 1[ix] La bellezaesel origenentre el ordeny el caos. La belleza se podría definir como el esplendor de la formaa travésde la materia.Tambiénexiste lallamadabelleza interna en las personas, que refiere al conjuntode valores,personalidad,inteligenciae inclusoestilode laspersonas.Labelleza a pesar del interéscomún casi universal que provoca, nos resulta difícil de comprender. Intentar buscar una definición de este concepto no es tarea fácil, ya que el concepto sería algo que podríamos sacar en común de todas las cosas que consideramos bellas. La belleza, se puede
  6. considerarcomoun aspectode algo,sin definición.Muchosautoresconsideranque labellezaeslo que resultaagradable alos sentidos yque porconsiguiente causa placer, pero no todo lo que nos causa placer tiene por qué ser bello. Otro problema que presenta al definir la belleza es que se puede enfocarcomolascualidadesque nosresultanagradablesyque saltanala vistade cualquier cosa contemplada,ocomola emociónque ese algodespiertaennosotros. La primera apreciación esmás objetiva,yaque lascualidadesnormalmente saltan a la vista, pero las emociones que nos pueden provocar, es algo más íntimo y personal, y por lo tanto más subjetivo. Habiéndose planteado las dificultades, podríamos decir que bello es lo que promueve en nosotros una experiencia estética, aceptándolo como una posible definición. es.wikipedia.org/wiki/Belleza 1[x] Enamorarse es un estado emocional de alegría y felicidad que sentimos cuando nos encontramosfuertementeatraídosporotra persona,a la que idealizamosyle atribuimostodauna serie de cualidades que en la mayoría de los casos magnificamos. En cada persona el enamoramiento surge por causas diferentes y específicas. Vemos en esa persona a un ser encantador que nos cautiva por una serie de cualidades que nos gustan y nos atraen, su manera de ser,comportarse,moverse,belleza,inteligencia,etc.Inclusoavecesnoencontramosunacausa objetiva y concreta que justifique los sentimientos que experimentamos. Cuando la persona enamorada es correspondida, siente un deseo irresistible de estar con la otra persona, de conocerla y de ahondar en su vida. Pero cuando esto no es así y el enamorado no es correspondido,experimentaunsentimientode tristezayfrustración que tendrá que ir superando para salir de este estado. http://www.tnrelaciones.com/porque_enamorarnos/index.html 1[xi] CIUDAD DEL VATICANO, martes 25 de noviembre de 2008 (ZENIT.org).- Ofrecemos a continuaciónel Mensaje que el SantoPadre haenviadohoyal Presidente del ConsejoPontificiode la Cultura, el arzobispo Gianfranco Ravasi, y a los participantes en la XIII Sesión pública de las AcademiasPontificasconel tema"Universalidadde labelleza:estéticayéticaal contraste". Me es grato enviarle aUstedy al Consejode Coordinaciónde las Academias Pontificas mi cordial saludo con ocasión de la Sesión pública anual, tradicional cita para dar relieve a las actividades promovidas con empeño y dedicación generosa por cada una de las Academias, y momento de encuentroyde compartir entre lasdistintasInstituciones,animadasporunobjetivocomún: servir a la persona humana, para hacer resaltar su esplendor y sus responsabilidades, su armonía y misión. ParaestaDecimoterceraSesiónPúblicade lasAcademiasPontificias, la Insigne Academia Pontificia de las Bellas Artes y Letras de los Virtuosos en el Panteón, que organiza este año el evento, ha elegido como tema Universalidad de la belleza: estética y ética al contraste, un argumentomuysignificativoparaprofundizarlarelación,omejor,el diálogoentre estéticayética, entre bellezayactuarhumano,diálogotantomásnecesariocuantomás quizásolvidadooeludido. La necesidad y urgencia de un renovado diálogo entre estética y ética, entre belleza, verdad y bondad,nosesvueltoa proponernosólopor el actual debate cultural yartístico, sinotambiénpor la realidad cotidiana. A diversos niveles, de hecho, emerge dramáticamente la separación, e inclusolaconfrontación,entre lasdosdimensiones,lade labúsqueda de la belleza, comprendida aunque reductivamente comoformaexterior,comoaparienciaque perseguir a toda costa, y la de la verdad y la bondad de las acciones que se llevan a cabo para realizar un fin. De hecho, una
  7. búsquedade labellezaque fuese extrañaoseparada de la búsqueda humana de la verdad y de la bondad se transformaría, como por desgracia sucede, en mero estetismo, y sobre todo para los más jóvenes,enunitinerarioque desembocaenloefímero,en la apariencia banal y superficial, o incluso en una fuga hacia paraísos artificiales, que enmascaran y esconden el vacío y la inconsistencia interior. Esta búsqueda aparente y superficial ciertamente no tendría una inspiración universal, sino que resultaría inevitablemente del todo subjetiva, si no incluso individualista,paraterminarquizásinclusoenlaincomunicabilidad.He subrayadomuchasvecesla necesidad y el empeño de un engrandecimiento de los horizontes de la razón, y en esta perspectiva,esnecesariovolveracomprendertambiénlaíntimaconexiónque une labúsquedade la belleza con la búsqueda de la verdad y la bondad. Una razón que quisiera despojarse de la belleza resultaría disminuida, como también una belleza privada de razón se reduciría a una máscara vacía e ilusoria. En el encuentro con el clero de la diócesis de Bresanona, el pasado 6 de agosto,dialogandoprecisamentesobre larelaciónentre bellezayrazón,hacía notar que debemos mirar a una razón muy amplia, en la que el corazón y la razón se encuentran, belleza y verdad se tocan. Si este empeño es válido para todos, lo es aún más para el creyente, para el discípulo de Cristo,llamadoporel Señora "dar razón" a todos de la belleza y de la verdad de la propia fe. Nos lorecuerdael Evangeliode Mateo,enel que leemoslallamadadirigida por Jesús a sus discípulos: "Brille asívuestraluzdelante de loshombres,paraque veanvuestrasbuenasobrasy glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos" (Mt 5,16). Debe notarse que en el texto griego se habla de kalà erga, de obras bellas y buenas al mismo tiempo, porque la belleza de las obras manifiesta y expresa, en una síntesis excelente, la bondad y la verdad profundas del gesto, como también la coherenciayla santidadde quienlohace.La bellezade lasobrasde que habla el Evangelio señala más allá, a otra belleza, verdad y bondad que sólo en Dios tienen su perfección y su fuente últimas. Nuestro testimonio, por tanto, debe nutrirse de esta belleza, nuestro anuncio del Evangeliodebe percibirse en su belleza y bondad, y por ello es necesario saber comunicar con el lenguaje de las imágenes y de los símbolos; nuestra misión cotidiana debe convertirse en elocuenciatransparentedel amorde Diosparaalcanzar eficazmente anuestros contemporáneos, a menudodistraídosyabsorbidosporun climacultural nosiempre propenso a acoger una belleza en plena armonía con la verdad y a bondad, pero siempre deseosos y nostálgicos de una belleza auténtica, no superficial y efímera. Esto ha surgido también durante el reciente Sínodo de los Obispos, convocado para reflexionar sobre el tema La Palabra de Dios en la vida y misión de la Iglesia. Diversasintervenciones han evidenciado el valor perenne de un "bello testimonio" para anunciarel Evangelio,subrayandolaimportanciade saberleeryescrutarla bellezade lasobrasde arte, inspiradas por la fe y promovidas por los creyentes, para descubrir en ellas un itinerario singular que acerca a Dios y a su Palabra. En el Mensaje conclusivo, que se dirige a los Padres sinodalesya todos los creyentes, se reafirma la bondad y la eficacia de la via pulchritudinis, uno de los posibles itinerarios, quizás el más atrayente y fascinante, para comprender y alcanzar a Dios. En el mismo documento se recuerda la Carta a los Artistas de mi venerado Predecesor, el Siervode DiosJuanPabloII, que invitaba a reflexionar sobre el íntimo y fecundo diálogo entre la Sagrada Escritura y las diversas formas artísticas, del que han surgido innumerables obras maestras.En estaocasiónquisierasugerirque se vuelvaaretomarestacarta, a losdiez años de su publicación,parahacerla objeto de una renovada reflexión sobre el arte, sobre la creatividad de
  8. losartistas,y sobre el fecundo y a la vez problemático diálogo entre estos y la fe cristiana, vivida en la comunidad de los creyentes. Me dirijo particularmente a vosotros, queridos Académicos y Artistas, porque ésta es precisamente vuestra tarea, vuestra misión: suscitar la maravilla y el deseode lobello,formarlasensibilidadde lasalmasyalimentarlapasiónportodoaquello que es expresión auténtica del genio humano y reflejo de la Belleza divina. 1[xii] Fiel a su línea de subrayar lo esencial, el autor -bien curtido en cuestiones estéticas por su cultivodel arte musical y su larga docencia universitaria en la cátedra de Estética- nos da en esta amplia obra una clave para entender de forma precisa la experiencia estética, vivirla con entusiasmoytomarlacomouna fuente de formaciónhumanavaliosísima.Esaclave esel concepto de ámbito -contrapuestoal de objeto-, que nos permite ver por dentro lo que es tal experiencia. Una obra literaria,artística,musical notrata con meros objetos sino con ámbitos. Un objeto no lo puedo asumir activamente -por tanto, creativamente-, como puedo asumir un poema, una obra musical,unanovela,uncuadroartístico...Al asumiractivamente lasposibilidades que me ofrecen estas obras, establezco con ellas una forma de unión entrañable, que se traduce en un hondo conocimientoyunavibraciónintensaante suvalor.Estavibraciónsuscitaenmí un sentimientode altos quilates y me eleva a un nivel de realización personal muy alto, es decir, a un plano de excelencia. Esta transfiguración es la meta de todo proceso formativo integral. Esta nueva obra del profesor López Quintás no se reduce, pues, a transmitir conocimientos estéticos, suscitar experiencias gratificantes, analizar experiencias estéticas muy sugestivas. Quiere, a través de todo ello, ayudar al lector a experimentar por sí mismo la transformación interna que opera la experiencia estética en quien la vive como un acontecimiento creador. El mundo de la estética queda, con ello, realzado, elevado años luz por encima de toda mera diversión, refinamiento del gusto, adentramiento en mundos culturales de sorprendente creatividad.Ademásde todoello,laexperienciaestéticanossumerge enel enigmático mundo de la belleza, que es tan difícil de precisar como sugestivo y transfigurador. El incrementoactual del gustopor el arte es digno de loa si no se reduce a mero afán consumista de acumular sensacionesplacenteras,antesprocuraconvertirlaexperiencia estética en un factor formativo de primer orden. El agrado es un valor, ciertamente, pero lo es no sólo por ser gratificante,sinosobre todoporserun detectorde valoresmásaltos.Si autonomizamosel agrado que nos produce unaobra, nosquedamosa mediocaminoenlacontemplaciónde la misma, pues no entramos en relación de presencia con ella, es decir, de encuentro auténtico. El arte nos forma si, al contemplarlo, ponemos en vibración nuestro ser entero e integramos los ocho modos de realidad que constituyen su estructura. Sólo entonces adquiere nuestra experiencia estética un verdadero carácter creativo. Al elevarnos al nivel de la creatividad, conseguimos una sorprendente madurez espiritual, porque aprendemos a ver como contrastes buen número de contradicciones. Por ejemplo, ya no consideramos la relación entre libertad y normascomo un dilema,sinocomouncontraste,yeste giro mental -pequeño en apariencia- nos abre inmensoshorizontesde realizaciónpersonal,que de otra forma quedan obturados. Sólo por esta aportación merecería esta obra sumo aprecio. Pero hay todavía más sorpresas.
  9. Al asumir, en la experiencia artística, las posibilidades creativas que nos ofrece una realidad estéticamente valiosa,advertimos que vamos buscando algo en virtud de la energía que irradia lo mismo que buscamos. No se trata de un círculo vicioso sino virtuoso, que se da también en toda experienciaética,metafísicayreligiosa.Enestasexperiencias vamos, asimismo, en busca de algo valiosomercedala fuerzainteriorque nosotorgan lasrealidadeshacialasque nosdirigimos. Para lograr que niños y jóvenes comprendan por sí mismos la estructura interna de estas decisivas experienciasesmuyútil sugerirlesque realicenlúcidamente diversasexperienciasestéticas, sobre todo la de interpretación musical en cualquiera de sus modalidades: canto monódico, canto polifónico,interpretacióninstrumental,audición penetrante de obras... Este ejercicio estético es sumamente fecundo en el aspecto pedagógico porque nos permite crear con las realidades contempladas y vividas modos de unión entrañables, que es la meta de toda auténtica vida cultural. Esa actividad creativa nos abre los ojos para comprender por dentro que la actitud de solidaridad y colaboración no se opone a la de independencia y autonomía, sino que ambas actitudesse exigenmutuamente.Al descubrir esto, niños y jóvenes dan un paso de gigante hacia la madurez personal pues incrementan su capacidad creativa, su lucidez para penetrar en la fecundidad de cada experiencia de la vida cotidiana, su sentido crítico para discernir lo que construye su personalidad y lo que la descentra y destruye. Desde estaperspectiva,laexperienciaestéticapresentaunaltorango comomediode formación y desarrollo personal, sin perder un ápice de su atractivo inmediato. Pude comprobarlo de modo concretoal redactar mi tesisdoctoral sobre el sentidode lasnuevascreacionesarquitectónicas en el campo del arte sacro. Luis Aymá La educación del hombre a la luz del arte. Comentario al libro La experiencia estética y su poder formativo. López Quintás, Alfonso. 1. Señala la importancia de la contemplación en la vida del arquitecto y su valoración según Papas, como se añade en el texto como nota al final de página. 2. ¿Qué entiendes por unidad de vivencia y qué importancia tiene en la estética? Señala la importancia que tiene el artista en su obra. ¿Con qué valores puede cargar el autor su obra? 3. Comenta un paisaje contemplado y señala las impresiones que te producen y que tu intentarías reflejar. 4. ¿Cómo entiendes tú que un estudiante tiene que educar su éxtasis en relación a su personalidad estética? 5. Resume y comenta el siguiente texto: Es notable lo mucho que nos gusta hablar y escribir sobre la belleza a los arquitectos, sobre todo cuando se trata de describir las virtudes estéticas de nuestras obras y proyectos. Así, nos esforzamos en explicarles a nuestros clientes las cualidades estéticas que al final tendrá su futura morada, con la seguridadde que si no entienden nuestros elevados conceptos, al menos conseguiremos el voto de su confianza - además de su respectivo cheque, desde luego- para hacer posible su pronta materialización, sin importar qué tan lejos estemos de las concepciones estéticas del cliente, o bien de comprobar si efectivamente llegarán ellos a experimentar aquel goce estético que nosotros suponemos. De hecho, esta situación no debería de sorprendernos, ya que somos herederos en el campo estético de una doble tradición occidental. Por una parte, la preponderancia de
  10. las estéticas objetivistas sobre la belleza arquitectónica, ha llevado a muchos a suponer que las cualidades estéticas de una obra le son inherentes a ella, esto es, que le pertenecen intrínsecamente, con lo cual, su valor estético permanecerá incólume mientras nuestra obra exista en el mundo, con independencia de si su belleza es o no percibida por los diversos usuarios. Así por ejemplo se expresaba Briseux, un arquitecto francés de fines del siglo XVII: los edificios, como todas las cosas bellas, pueden admirarse no sólo por gente educada que conoce la causa de su admiración, sino también por incultos, a quienes les gustan también las cosas bellas por sus proporciones aunque no sean conscientes de ello, una opinión que si bien ahora podemos calificar como anacrónica y clasista, estaba sin duda inspirada en profundas conviccionesobjetivistas sobre la belleza arquitectónica. Por otro lado, hemos sido también herederos de una larga tradición disciplinar que le ha conferido al arquitecto un histórico papel de creador de la belleza arquitectónica, es decir, como un demiúrgico privilegio con el que se ha querido definir a nuestro quehacer profesional, y que durante el siglo XIX llegó incluso a exaltarse para resistir los embates de la creciente actividad edificatoria por parte de los ingenieros, tal y como escribió Dankmar Adler, el no tan conocido socio de Louis Sullivan hace poco más de un siglo: " Somos aun más afortunados porque se nos ha concedido el privilegio de participar en la creación y de ser testigos del nacimiento de otra época del diseño arquitectónico. De hecho, el peso de estas dos tradiciones estéticas -el objetivismo estético de la obra y el papel demiúrgico del arquitecto- ha sido tan fuerte en la cultura arquitectónica occidental que generalmente ha terminado por opacar aquellas voces que han clamado por la importancia de valorar y reconocer las necesidades estéticas del usuario, es decir, de satisfacer su subjetividad estética mediante un adecuado Programa Arquitectónico que no sólo involucrase los tradicionales componentes utilitarios. Mario E Navas. Estética en la Arquitectura. En:http://www.monografias.com/trabajos36/estetica/estetica2.shtml

×