Your SlideShare is downloading. ×
Cumpleaños Maharaji 2008 :: Pasajero
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Cumpleaños Maharaji 2008 :: Pasajero

4,510
views

Published on

Acerca de algunos poemas Kabir y mi dedicación del post a Maharaji por haberme otorgado el regalo del Conocimiento.

Acerca de algunos poemas Kabir y mi dedicación del post a Maharaji por haberme otorgado el regalo del Conocimiento.


0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
4,510
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
43
Actions
Shares
0
Downloads
22
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Feliz cumpleaños Maharaji
  • 2.
    • Hoy 10 de Diciembre de 1957 nació mi Maestro, Prem Rawat, más conocido por el título honorífico de Maharaji, y le dedico este post.
    • Quien me ha llevado de la oscuridad a la luz, del odio al amor, de la ignorancia a la sabiduría, de la tristeza a la alegría, de la incomprensión al Conocimiento. De vagar perdido por la vida, a tener un rumbo fijo. El me ha mostrado ese faro interior que me guía en la oscuridad de la noche y soy conducido a tierra firme donde suenan los tambores de esperanza para los seres humanos.
    • Estaba perdido vagando por los laberintos de este mundo y Él, con sumo cuidado y mucho amor, me indicó el camino de salida. Gritaba a los cuatro vientos y Él fue el único que atendió mi desesperado grito. Era un ser temeroso y Él me ha dado toda la seguridad; siendo mi fortaleza la experiencia que mana de mi interior.
    • Me escondía de las personas y Él me ha enseñado a sentirme orgulloso de lo que dentro de mi respira sin yo tener control. Miraba en mi interior y me daba miedo lo que veía; Él me ha enseñado a sentir verdadero disfrute con lo que presencio en el silencio interior.
    • Él ha cambiado mi vida y le estoy agradecido. Y quiero hacerlo público y gritar a los cuatro vientos que el Ser que todo humano está esperando que alivie su tristeza, su pena y su amargura, está en este mundo y está dedicando su vida ofreciendo el Conocimiento de uno mismo para que aquellos a los que las circunstancias de la vida le han llevado a un callejón sin salida, vuelvan a renacer y como el ave fénix retomen el vuelo y promulguen a los cuatro vientos que en este hermoso planeta es posible la Paz.
    • Fernando García Muñoz
  • 3.
    • Por la gracia de mi verdadero Gurú,
    • he conocido lo desconocido.
    • Por Él he aprendido a caminar sin pies, a ver sin ojos,
    • a oír sin oídos; a beber sin labios y a volar sin alas;
    • He traído mi amor y meditación a la tierra
    • donde no hay Sol ni Luna, noche ni día.
    • Sin comer he saboreado la dulzura del néctar,
    • y sin agua he apagado mi sed.
    • Ahí donde responde el deleite, hay la plenitud del júbilo.
    • ¿Ante quién puede este júbilo revelarse?
    • Dice Kabir:
    • “ Inefable es la grandeza del Gurú;
    • inmensa es la buena suerte del discípulo.“
    • Kabir :: XXVII
  • 4. ¡Oh, sirviente! ¿Dónde me buscas? ¡Si estoy junto a ti! No me hallarás ni en la mezquita ni en el templo; Ni en la Kaaba ni en Kailasa; Tampoco en el rito ni en la ceremonia; Ni en el Yoga, ni en la renunciación. Si, en verdad, me buscas, me verás en seguida, En seguida, sin que tiempo alguno transcurra. Dice Kabir: "Oh, Sadhu. Dios es el aliento de todo lo que respira". Kabir :: I
  • 5.
    • No vayas en pos del jardín florido;
    • Oh mi amigo, no vayas en pos de él;
    • En tu cuerpo florece el más glorioso
    • de los jardines.
    • Toma tu asiento sobre el loto de mil pétalos
    • Y de ahí contempla la Belleza infinita.
    • Kabir :: IV
  • 6.
    • Dentro de esta vasija de barro,
    • retoñan praderas y enramadas, y en
    • Ella mora el Creador.
    • Dentro de esta vasija existen los siete
    • océanos
    • y las innumerables estrellas;
    • La piedra de toque y el conocedor de joyas,
    • están ahí dentro.
    • Kabir :: VIII
  • 7.
    • Noche y día jugaba con mis compañeros,
    • y ahora me invade un gran temor;
    • Tan excelso es el palacio del Señor,
    • que mi corazón se estremece al subir sus gradas;
    • pero no debo ser tímido, si quiero deleitarme en Su amor.
    • Mi corazón debe unirse a mi Amante,
    • yo debo apartar el velo que me lo oculta
    • y entregarme por entero a Él;
    • Mis ojos deben llevar a cabo
    • la ceremonia de las lámparas del amor.
    • Dice Kabir:
    • “ Escucha amigo mío, sólo quien ama comprende;
    • si no sientes ansia de amor por tu Amado,
    • vano es que adornes tu cuerpo,
    • vano es que embellezcas tus párpados”.
    • Kabir :: X I
  • 8.
    • El río y sus olas son una unidad;
    • ¿Qué diferencia hay entre él y ellas?
    • Cuando se levanta la ola, es de agua,
    • y agua es al caer de nuevo.
    • ¿Dónde está, pues, la diferencia?
    • ¿Deja de ser agua porque se la llamó ola?
    • Dentro del Brahmán Supremo
    • existen los mundos como cuentas de un rosario:
    • Contempla ese rosario con el ojo de la sabiduría.
    • Kabir :: XLVII
  • 9.
    • Brilla resplandeciente la luz del Sol,
    • de la Luna y de las estrellas; suena la melodía del amor,
    • y el ritmo del desinterés marca el compás.
    • Día y noche
    • el coro de armonías inunda los cielos y Kabir dice:
    • “ Mi Amado brilla como el destello de un relámpago.”
    • ¿Sabes tú cómo cada instante le ofrece adoración?
    • Ondeando su hilera de lámparas,
    • entona el universo noche y día un canto de elogio.
    • Ahí se hallan el estandarte oculto y el dosel secreto;
    • Ahí se oye la música de invisibles campanas.
    • Dice Kabir:
    • “ Incesante es ahí la adoración;
    • ahí ocupa Su trono el Señor del Universo.”
    • Kabir :: XVII - I
  • 10.
    • Cometiendo sus errores sigue su curso el universo entero:
    • pocos son los amantes que conocen al Amado.
    • El verdadero discípulo es aquel que reúne en su corazón
    • la doble corriente del amor y el desinterés,
    • como se mezclan las aguas del Ganges y del Jumna;
    • En su corazón fluye noche y día el agua sagrada,
    • y así llega a su fin el ciclo de nacimientos y muertes.
    • Contempla cuan maravillosa es la paz en el
    • EspírituSupremo,
    • y sólo la disfruta quien de ella es digno.
    • Sostenido por los lazos del amor,
    • se mece el océano de la beatitud,
    • y el poderoso sonido estalla en canto.
    • ¡Contempla cómo ahí florece el loto sin agua!
    • Y Kabir dice:
    • “ La abeja de mi corazón se embriaga en su néctar.”
    • Kabir :: XVII - II
  • 11.
    • ¡Qué loto tan maravilloso es el que florece
    • en el centro de la rueca del universo!
    • Sólo unas pocas almas puras llegan a percibir
    • su verdadero deleite.
    • La música lo circunda todo,
    • y es ahí donde el corazón
    • participa del júbilo del Mar Infinito.
    • Dice Kabir:
    • “ Sumérgete en ese Océano de dulzura,
    • y deja que en él se ahoguen los errores
    • de la vida y de la muerte.”
    • Kabir :: XVII - III
  • 12.
    • ¡Contempla cómo se apaga ahí la sed de
    • los cinco sentidos,
    • y cómo desaparece la miseria en sus tres formas!
    • Dice Kabir:
    • “ Tal es el juego del Inalcanzable:
    • entra en tu interior y observa cómo
    • resplandecen en tí
    • los rayos de Luna del Oculto.”
    • Kabir :: XVII - IV
  • 13.
    • Ahí murmura el rítmico latir de la vida y de la muerte:
    • Se desborda el éxtasis, y viste de luz el espacio entero.
    • Ahí resuena en silencio la Divina armonía,
    • la música del Amor de los tres mundos.
    • Ahí arden millones de lámparas de Sol y de Luna;
    • Ahí bate el tambor, y el Amante se mece jugando;
    • Ahí resuena el canto de adoración
    • y se derrama la luz a cántaros;
    • y el devoto se extasía con el sabor del néctar celeste.
    • Contempla la vida y la muerte;
    • no hay separación entre ellas,
    • Diestra y siniestra son una y la misma.
    • Kabir dice:
    • “ Ahí el devoto enmudece,
    • pues esta verdad no la contienen
    • ni los Vedas ni libro alguno.”
    • Kabir :: XVII - V
  • 14.
    • He tomado asiento en su Sitial,
    • He bebido de la copa del Inefable,
    • He hallado la clave del Misterio,
    • He llegado a la raíz de la Unión.
    • Caminando por ningún sendero,
    • he llegado a la tierra donde el dolor no existe;
    • fácilmente se ha derramado sobre mí la gracia del Señor.
    • Infinito e Inalcanzable se le ha llamado en cánticos,
    • pero en mi meditación le he visto sin vista.
    • Esa es realmente la tierra sin aflicción,
    • y nadie conoce el camino que a ella conduce:
    • Sólo quien lo encuentra trasciende toda amargura.
    • Maravillosa es esa morada de reposo,
    • inasequible por mérito alguno.
    • Es el sabio quien la ha visto,
    • y es el sabio quién la ha cantado.
    • Kabir :: XVII - VI
  • 15.
    • He ahí la Palabra Sagrada,
    • pero ¿quién pudiera describir su maravilloso sabor?
    • Quien la haya percibido, sabe del júbilo que puede dar.
    • Dice Kabir:
    • “ Al conocerla, el ignorante se convierte en sabio,
    • y el sabio calla y enmudece,
    • El devoto se embriaga totalmente,
    • Su sabiduría y desapego se toman perfectos;
    • Bebe del cáliz de las inhalaciones y exhalaciones
    • del amor.”
    • Kabir :: XVII - VII
  • 16.
    • Henchido se halla ahí de música el cielo entero,
    • música que dedo ni cuerda alguna producen.
    • Ahí perdura incesante el juego del placer y del
    • dolor;
    • Dice Kabir:
    • “ Si fundes tu vida en el Océano de la Vida,
    • la encontrarás en la Tierra Suprema de la
    • Bienaventuranza.”
    • Kabir :: XVII - VIII
  • 17.
    • ¡Qué delirante éxtasis!
    • El devoto en toda hora bebe su esencia;
    • vive en la vida de Brahmán.
    • Hablo la verdad porque la he aceptado en la vida,
    • y a ella estoy ahora supeditado;
    • de mí he alejado todo oropel.
    • Dice Kabir:
    • “ Así es como el devoto se libra de todo temor;
    • así es como se le desvanecieron los errores
    • de la vida y la muerte.”
    • Kabir :: XVII - IX
  • 18.
    • De música está ahí el cielo henchido,
    • Ahí llueven gotas de néctar,
    • Ahí vibran las cuerdas del arpa y resuenan los tambores.
    • ¡Qué secreto esplendor ahí se oculta, en la mansión celestial!
    • Ahí no se mencionan la salida y la puesta del Sol;
    • En el océano de lo manifestado, que es luz de amor,
    • se sienten como uno el día y la noche.
    • ¡Júbilo perenne, sin pena y sin lucha!
    • ¡Ahí he visto llegar el regocijo hasta el borde,
    • perfección de júbilo!
    • No cabe ahí el error.
    • Kabir dice:
    • "¡Ahí he sido testigo del juego de la Única Bienaventuranza!
    • Kabir :: XVII - X
  • 19.
    • En mi cuerpo he conocido el juego del universo;
    • escapado al engaño de este mundo.
    • Lo interno y lo externo se convierten en un cielo único;
    • lo infinito se unió a lo finito.
    • ¡Me he embriago contemplando este Todo!
    • Esta, Tu luz, Señor, colma el universo:
    • es la lámpara de amor que arde en la salva
    • del Conocimiento.
    • Dice Kabir:
    • “ Ahí no puede introducirse el engaño,
    • y ya no existe conflicto entre la vida y la muerte.”
    • Kabir :: XVII - XI
  • 20.
    • La región intermedia de los cielos, donde mora el espíritu,
    • resplandece de música lumínica;
    • Ahí donde florece la música pura y blanca, se deleita mi Señor;
    • Ante la maravillosa efulgencia de cada pelo de Su cuerpo
    • se opaca el brillo de millones de soles y lunas.
    • Una ciudad se levanta en esa orilla
    • donde se derrama sin cesar la lluvia de néctar.
    • Dice Kabir:
    • "¡Acércate, oh Dharmadas,
    • y contempla el glorioso Durbar de mi Señor!“
    • Kabir :: XVIII
  • 21.
    • ¡Oh corazón míol
    • El Espíritu Supremo, el gran Maestro,
    • está junto a ti;
    • ¡Despierta, oh despierta!
    • Corre a los pies de tu Amado;
    • está junto a tu cabecera.
    • Has dormido por edades sin cuento.
    • ¿No despertarás esta mañana?
    • Kabir :: XIX
  • 22.
    • ¿A qué playa te encaminarías, corazón mío?
    • Nadie te precede; no hay camino:
    • ¿Dónde está el movimiento, dónde el reposo?
    • No hay agua, ni barca, ni barquero;
    • No hay ni siquiera una cuerda para remolcar la barca,
    • ni barquero para jalarla.
    • No hay tierra, ni cielo, ni tiempo;
    • nada hay en ese lugar; ni playa ni vado.
    • No hay ahí ni cuerpo, ni mente,
    • ¿dónde está el oasis que apague la sed del alma?
    • Nada puede encontrarse en esa vacuidad.
    • Sé fuerte y entra en tu propio cuerpo,
    • pues ahí es firme tu asidero.
    • ¡Considéralo bien, corazón mío, no vagues hacia otra parte!
    • Dice Kabir:
    • "Aparta de ti toda imaginación
    • y firmemente yérguete sobre lo que eres.“
    • Kabir :: XX
  • 23.
    • Gorakhnath pregunta a Kabir:
    • "Dime, oh Kabir, ¿cuándo germinó tu vocación?
    • ¿Dónde empezó a florecer tu amor?"
    • Kabir responde:
    • "Cuando Aquel de múltiples formas
    • no había aún comenzado Su juego;
    • cuando no existían ni Gurú ni discípulo;
    • cuando el universo no se había desplegado;
    • cuando únicamente el Supremo existía;
    • Me convertí en asceta,
    • y entonces, oh Gorakh,
    • mi amor fue atraído hacia Brahmán.
    • Brahmán no llevaba todavía corona,
    • ni el dios Vishnu había sido ungido como rey;
    • ni el poder de Siva había nacido,
    • cuando me instruí en el yoga.
    • Súbitamente recibí la revelación en Benarés,
    • y fue Ramananda quien me iluminó;
    • Llevaba conmigo la sed del Infinito,
    • y he venido para reunirme con Él.
    • En simplicidad me uniré con el simple,
    • y se desbordará mi amor.
    • ¡Oh Gorakh, marcha tú al compás de Su música!“
    • Kabir :: XXIX
  • 24.
    • Oh amigo, este cuerpo es Su lira;
    • Es Él quien pulsa sus cuerdas.
    • Si las cuerdas se rompen y las llaves se
    • aflojan, retorna al polvo el instrumento,
    • hecho de polvo.
    • Dice Kabir:
    • “ Nadie sino Brahmán puede evocar sus
    • melodías.“
    • Kabir :: XXXIX
  • 25.
    • Me río cuando me dicen que el pez en el agua
    • tiene sed;
    • ¿No ves que lo Real mora en ti
    • y que vagas sin rumbo por las selvas?
    • ¡He ahí la verdad! No importa a donde vayas,
    • a Madras o a Madura.
    • Si no encuentras tu alma,
    • es ilusorio el mundo para ti.
    • Kabir :: XLIII
  • 26.
    • Asentado en el templo del cielo se yergue el
    • Estandarte Oculto;
    • ahí se extiende el dosel celeste engalanado con la Luna
    • y ataviado con brillantes joyas.
    • Ahí resplandece la luz del Sol y de la Luna;
    • incluso la mente se sosiega ante tal esplendor.
    • Dice Kabir:
    • "Quien se ha embriagado con este néctar,
    • como loco deambula por el mundo.“
    • Kabir :: XLIV
  • 27.
    • ¿Quién eres y de dónde vienes?
    • ¿Dónde mora el Espíritu Supremo,
    • y cómo mantiene Su juego con lo creado?
    • En la madera duerme el fuego;
    • pero ¿quién lo despierta de súbito? Y al tornarse cenizas
    • ¿a dónde fue la energía ígnea?
    • Enseña el Gurú verdadero que Él carece de infinitud
    • y de límites.
    • Dice Kabir:
    • "Brahmán adapta Su lenguaje
    • a la comprensión de quien Le escucha.“
    • Kabir :: XLV
  • 28.
    • Oh Sadhu, purifica tu cuerpo con sencillez.
    • Como la semilla yace en el baniano,
    • y en su seno moran la flor, el fruto y la sombra;
    • Así palpita el germen en el cuerpo,
    • y en ese germen se halla nuevamente el cuerpo.
    • Fuego, aire, agua, tierra y éter;
    • inexistentes son fuera de Él.
    • Oh kazi, oh pandit, escuchad atentamente:
    • ¿qué cosa existe que no posea el alma?
    • Un cántaro lleno de agua y en ella sumergido,
    • está rodeado de líquido por dentro y por fuera.
    • No debe dársele nombre,
    • pues suscitaría el error de la dualidad.
    • Dice Kabir:
    • "Escucha la palabra, la Verdad, que es tu esencia;
    • Él se pronuncia la Palabra a Sí mismo,
    • y es Él mismo el Creador.“
    • Kabir :: XLVI
  • 29.
    • Hay un extraño árbol que se yergue sin raíz,
    • y da fruto sin florecer;
    • No tiene ramas ni hojas; todo él es loto.
    • Cantan en él dos pájaros:
    • uno es el Gurú y otro es el discípulo;
    • El discípulo toma los frutos múltiples de la vida y
    • los saborea, y el Gurú le contempla extasiado.
    • Difíciles son de entender las palabras de Kabir:
    • "Está el pájaro más allá de toda búsqueda,
    • sin embargo, es claramente visible.
    • Lo Informe existe entre todas las formas.
    • Yo canto la gloria de las formas.“
    • Kabir :: XLVII
  • 30.
    • Recibe la Palabra de la que brota el Universo;
    • Esa Palabra es el Gurú;
    • la he oído y me he convertido en el discípulo.
    • ¿Cuántos conocen Su significado?
    • ¡Oh Sadhu, practícala!
    • Los Vedas y los Puranas la proclaman,
    • El mundo entero descansa en ella;
    • Los Rishis y los devotos hablan de ella;
    • Pero nadie conoce Su misterio.
    • El hogareño deja su casa al oírla,
    • El asceta renace al amor al escucharla,
    • Las Seis Filosofías la exponen;
    • El Espíritu de la renuncia a Ella apunta;
    • De esa Palabra ha emanado la forma del mundo;
    • Ella todo lo revela.
    • Dice Kabir:
    • ¿Pero quién sabe de dónde la Palabra procede?
    • Kabir :: LVII
  • 31.
    • ¡Vacía la copal ¡Embriágate!
    • ¡Bebe el divino néctar de Su Nombre!
    • Dice Kabir:
    • "¡Escúchame, oh Sadhu amado!
    • De la punta de los pies hasta la coronilla,
    • la mente está henchida de ponzoña.“
    • Kabir :: LVIII
  • 32.
    • Oh, hombre, si no conoces a tu propio Creador,
    • ¿de qué estás tan orgulloso?
    • Despréndete de tus agudezas;
    • las meras palabras nunca te unirán a Él.
    • No te dejes engañar por el testimonio de las Escrituras:
    • El amor es otra cosa,
    • y quien realmente lo busca, lo encuentra.
    • Kabir :: LIX
  • 33.
    • ¡Abre tus ojos al amor
    • y contempla a Quien satura este Universo!
    • Reflexiona atentamente
    • y no olvides que esta es tu propia patria.
    • Cuando encuentres al verdadero Gurú,
    • Él despertará tu corazón;
    • Él te enseñará el secreto del amor y de la abnegación,
    • y sin duda reconocerás, entonces,
    • que Él trasciende este Universo.
    • Este mundo es la ciudadela de la Verdad,
    • y su laberinto de caminos hechiza el corazón;
    • Pero podemos llegar a nuestro destino sin cruzar la calle:
    • tal es el juego sin fin.
    • Donde la ronda de multiformes deleites
    • eternamente danza a Su alrededor,
    • ahí está jugueteando la infinita Bienaventuranza.
    • Cuando sabemos esto,
    • llega a su fin nuestro recibir y renunciar;
    • Desde ese momento ya no nos quemará la llama del poseer.
    • Kabir :: LXXVI - I
  • 34.
    • Él es el reposo sin límites;
    • Él ha desplegado Su amorosa forma en el mundo enteró.
    • De ese Rayo que es la Verdad,
    • emanan perpetuas corrientes de formas nuevas,
    • y Él las penetra.
    • Todos los jardines, arboledas y enramadas se desbordan en flor,
    • y el aire se derrama en ondas de júbilo.
    • Ahí ejecuta el cisne su maravilloso juego;
    • Ahí danza la intangida Armonía en torno al Insondable;
    • Ahí resplandece el trono del Inasequible
    • donde se sienta el Glorioso;
    • Millones de soles se avergüenzan
    • por el resplandor de un solo cabello de Su cuerpo.
    • ¡Cuan auténticas las melodías que brotan del arpa del camino,
    • y sus notas conmueven el corazón!
    • Ahí el eterno Manantial
    • juega con infinitas corrientes de nacimiento y muerte.
    • Le llaman el Vado,
    • a Aquel que es la Verdad de las verdades,
    • en Quien todas ellas se acumulan.
    • Kabir :: LXXVI - II
  • 35.
    • Ahí, en Su seno,
    • sigue la creación su marcha más allá de toda filosofía,
    • pues ella no puede alcanzarle;
    • Ahí, oh, hermano mío, existe un mundo sin fin;
    • ahí mora el Inefable, de Quien nada puede decirse.
    • Sólo quienes llegan a esa región saben;
    • es distinto de todo lo que puede oírse y expresarse;
    • No puede en ella encontrarse forma ni cuerpo;
    • ni longitud ni anchura, ¿cómo decirte, pues, lo que es?
    • Llega al Sendero Infinito
    • aquel en quien desciende la gracia del Señor:
    • el que Le alcanza se ha liberado de nacimientos y muertes.
    • Dice Kabir:
    • “ No pueden pronunciarlo los labios, ni escribirse en el papel;
    • Es como si un mudo probara algo dulce ¿cómo explicarlo?”
    • Kabir :: LXXVI - III
  • 36.
    • En mí mora el Señor y también en ti,
    • como mora la vida en toda semilla.
    • ¡Oh servidor, despréndete del falso orgullo
    • y busca al Señor en tu Tabernáculo!
    • Hay un millón de soles de luz ardiente;
    • Se esparce por los cielos un océano de azul;
    • Cuando tomo asiento en ese mundo,
    • se silencia la fiebre de la vida, y toda mancha desaparece.
    • ¡Escucha el tambor y el campanilleo! ¡Embriágate de amor!
    • Sin haber agua está diluviando,
    • y son los ríos torrentes de luz.
    • Tan sólo el Amor impregna el universo entero,
    • pero pocos saben esto plenamente.
    • Ciegos son quienes esperan verlo con la luz de la razón,
    • esa razón que causa la separatividad;
    • ¡Muy lejos se halla la Mansión del Raciocinio!
    • ¡Cuan bienaventurado es Kabir
    • en cuya vasija resuena el canto de un gran júbilo!
    • ¡Es la música del encuentro del alma con el alma!
    • ¡Es la música del olvido del dolor!
    • ¡Es la música que trasciende todo vaivén!
    • Kabir :: XCVII