• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Las tecnicas narrativas en la novela del siglo xx
 

Las tecnicas narrativas en la novela del siglo xx

on

  • 6,531 views

Presentaciones sin copyright de cuando estudiaba la carrera.

Presentaciones sin copyright de cuando estudiaba la carrera.

Statistics

Views

Total Views
6,531
Views on SlideShare
6,529
Embed Views
2

Actions

Likes
2
Downloads
54
Comments
0

1 Embed 2

http://201.159.130.196 2

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

CC Attribution-ShareAlike LicenseCC Attribution-ShareAlike License

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Las tecnicas narrativas en la novela del siglo xx Las tecnicas narrativas en la novela del siglo xx Presentation Transcript

    • Las técnicas narrativas en la novela del siglo XX
      • En la novela del siglo XX se observa la renovación de todas las técnicas narrativas, haciendo posible una notoria pluralidad de formas novelescas. En la década de los sesenta y buena parte de los setenta, por influjo de los novelistas extranjeros (Joyce, Kafka, Faulkner, el nouveau roman francés) y los hispanoamericanos como Gabriel García Márquez, se extiende la moda del "experimento", de la ruptura con el esquema tradicional del género novelesco: autores como Rafael Sánchez Ferlosio, Luis Martín Santos, Juan Goytisolo, Juan Benet, Juan Marsé, a los que se unieron los "mayores" Camilo José Cela, Miguel Delibes y Torrente Ballester, inician una verdadera revolución formal y temática que es continuada por Francisco Umbral, Manuel Vázquez Montalbán, Vaz de Soto, entre otros.
      • Sin embargo, a partir de 1975 los novelistas tienden a una moderación de los experimentos e incluso recuperan subgéneros algo olvidados como los relatos policíacos, históricos, de aventuras, sentimentales, etc.: las últimas novelas de Antonio Muñoz Molina, Alejandro Gándara y Arturo Pérez Reverte reflejan a la perfección esta corriente que trata de hermanar la innovación de las técnicas novelescas con el viejo oficio de narrador: el placer de contar historias protagonizadas por personajes de ficción.
      • En general la renovación de las técnicas narrativas se organizan en torno a los siguientes elementos:
      • El Narrador.
      • Se elimina el narrador o se reduce a un papel mínimo; lo constituye el diálogo y el monólogo interior, procedimientos que establecen un contacto inmediato entre los hechos y personajes y el lector. La figura del narrador (personaje encargado de relatar una historia dentro del relato) es construida desde varias perspectivas:
      • Personas de la narración. A pesar de la abundancia de relatos en tercera persona donde predomina el narrador omnisciente (que conoce todos los acontecimientos de la historia, que tiene acceso a la conciencia de los personajes y que juzga o comenta los hechos), se observa la existencia de muchas novelas que rompen o modifican la omnisciencia mediante: a) La narración subjetiva donde un personaje cuenta sólo aquello que conoce, que ha visto y oído o que ha protagonizado a través de relatos en primera persona o incluso relatos en segunda persona en los que el "tú" indica un desdoblamiento del "yo" narrador ( Señas de identidad de Juan Goytisolo)
      • o también un diálogo con un personaje que no puede responder al tratarse, por ejemplo, de un cadáver Cinco horas con Mario , de Miguel Delibes). b) La narración objetiva (fruto de la aplicación de las teorías behavioristas o conductistas sobre la conducta humana, junto con la influencia del cine y las técnicas cinematográficas), en la que el narrador es sólo un ojo que ve y un oído que escucha algo totalmente exterior a él: La colmena de Cela.
      • El punto de vista.
      • Un mismo acontecer se capta desde distintos ángulos, y con esto se relativiza. Como consecuencia de la crisis del concepto del narrador omnisciente ; en la novela de las últimas décadas se observa que, junto al punto de vista único (todo se contempla desde la visión de sólo un personaje o del narrador), también aparece un punto de vista múltiple (desde varios personajes o incluso narradores): en Tiempo de silencio de Luis Martín Santos, varios personajes, por medio de monólogos interiores, se convierten en narradores que aportan una perspectiva múltiple al conjunto de la historia novelada. Sin embargo, la crisis de la omnisciencia narrativa no impide la existencia de digresiones donde uno de los narradores o un personaje expresa opiniones y reflexiones sobre los hechos acontecidos, sobre la vida , la cultural, la política, etc.
    • El texto narrativo o novelesco. El texto mismo de la novela también sufre una serie de alteraciones que afectan a los siguientes componentes :
      • El tratamiento de la anécdota. Frente al realismo decimonónico (una sola historia que se narraba buscando principalmente la pintura del ambiente y de los personajes ) en la novela del siglo XX aparecen otros elementos como lo fantástico, lo onírico, el ensayo, lo irracional, etc. Esto implica que la acción no es lo fundamental: en muchas novelas casi no sucede nada destacable durante buena parte de dichas novelas. Alusión o evocación desplazan la descripción.
    • También se observa el empleo de diversas técnicas que afectan al tratamiento de la anécdota:
      • 1) el pastiche o mezcla de géneros, muchos de ellos "marginales" (la novela policíaca se mezcla con el folletín sentimental o la picaresca, etc.);
      • 2) el collage por medio del cual se insertan materiales de todo tipo como cartas, documentos jurídicos, noticias de los periódicos o incluso fragmentos escritos en otros idiomas distintos al castellano. Se incorpora a la trama lo documental, insertar en sus cuadros recortes de periódicos, etiquetas de botellas, pedazos de madera o de tela.
      • Renovación estilística. En muchas obras se rompe a menudo la frontera entre la prosa y el verso, o al menos se incluyen verdaderos poemas en prosa; asimismo se emplean variados artificios tipográficos como cambios en los tipos de letra, párrafos de distinto formato, inserción de esquemas y gráficos y, por último, ausencia de signos de puntuación que se une frecuentemente a la alteración del orden lógico en la estructura gramatical de las frases. Se altera o se abandona la lógica sintáctica.
      • Modos narrativos. Las formas tradicionales de componer las descripciones y los fragmentos narrados y dialogados (estilo directo/ estilo indirecto) son sometidas también a innovaciones, muchas de ellas originales del siglo XX
      • Monólogo interior. Consiste en reproducir normalmente en primera persona los pensamientos ocultos de un personaje, tal y como brotan de su mente, por muy inconexos o incoherentes que sean. Esto aporta una gran intensidad emocional y expresiva al relato.
      • Estilo indirecto libre. Consiste en mezclar el estilo directo con el estilo indirecto. Esto es, se omite el verbo "decir" y la conjunción "que", y tras dos puntos gráficos, se reproducen alteradas las supuestas palabras de alguien. Ejemplo: "Juan llegó tarde, María lo miró enojada: ya estaba harta, no soportaba sus retrasos, ojalá lo perdiera de vista para siempre".
      • Las descripciones. En muchas novelas, las descripciones de personas, lugares y ambientes dejan de ser algo superficial y se convierten el elementos que llegan a situarse a menudo por encima de la acción, en cuanto a la extensión que ocupan en el relato. Bastantes veces estas descripciones tienen un carácter simbólico o metafórico que sirve de complemento estético a la acción.
      • La historia narrada.
      • En cuanto a los elementos que componen la historia o acción en torno a la que gira el relato se observan innovaciones muy importantes:
      • La estructuración del relato. En cómo se presenta la historia narrada, se observa: a) estructura externa; a menudo desaparece la división tradicional en capítulos sustituidos por secuencias o fragmentos de variable extensión separados unos de otros mediante un punto y aparte y un espacio en blanco; incluso hay novelas que se presentan como un discurso ininterrumpido, sin cortes visibles; b) estructura interna; destaca el empleo de la técnica del contrapunto (se presentan varias historias que se combinan y alternan libremente) y del calidoscopio cuando se trata de la mezcla de numerosas anécdotas y personajes. c) El hilo del relato se rompe al insertarse en una trama realista elementos irreales o fantásticos
      • Los personajes . Corrientes culturales y estéticas como el antipsicologismo, el conductismo y el colectivismo han contribuido a que en muchas novelas se produzca la destrucción del personaje que se convierte a menudo en un ser desdibujado y sin apenas personalidad propia ( El Jarama ) o que aparece totalmente absorbido por la colectividad o grupo social al que pertenece (las novelas del realismo social y La colmena ). Sin embargo, en muchas otras novelas, el héroe o personaje principal parece recuperar la importancia que tenía desde siempre en el género narrativo.
    • El tiempo . El tiempo narrativo, es decir, la ordenación cronológicas de los hechos relatados, así como el periodo abarcado en la novela, sufren también transformaciones importantes: Desorden cronológico, que a veces llega a convertirse en un verdadero laberinto, con saltos hacia atrás o hacia delante o imitando los caprichosos mecanismos de la memoria: Señas de identidad, La verdad sobre el caso Savolta , etc. El tiempo abarcado que tiende a la ampliación o a la reducción; aunque son más notorios los casos de esta última tendencia: La colmena (unos tres días), El Jarama (un día) y Cinco horas con Mario (unas pocas horas). Se insiste en la presentación de detalles aparentemente insignificantes, mientras lo espectacular se desprecia, se escamotea, se expresa en forma de alusión a algo incógnito.
      • Participación activa del lector.
      • -El autor ya no guía al lector, lo deja en libertad para construir con los elementos proporcionados por él, su propia novela; el autor obliga al lector a volverse activo.
      • Bibliografía:
      • s/a Las grandes obras del siglo veinte , 1979. Primera edición. Editorial Diana, S. A
      • Milán Kundera, 1988, EL ARTE DE LA NOVELA, México: Editorial Vuelta, SA de CV.
      • Ramírez, Sergio: El viejo arte de mentir . FCE México 2004.
      • http://sapiens.ya.com/apuntesweb2004/novelasigloxx.htm
      • AVILA Storer, Jorge y Adelina Eugenia Alcalá Gallegos. Compilación de textos de literatura europea. México: Universidad Autónoma de Aguascalientes. Segunda edición.
      • MONTES DE OCA, Francisco; Literatuta Universal Ed. Porrúa; México 1981.