Your SlideShare is downloading. ×
El espíritu crítico ilustrado en Foucault
El espíritu crítico ilustrado en Foucault
El espíritu crítico ilustrado en Foucault
El espíritu crítico ilustrado en Foucault
El espíritu crítico ilustrado en Foucault
El espíritu crítico ilustrado en Foucault
El espíritu crítico ilustrado en Foucault
El espíritu crítico ilustrado en Foucault
El espíritu crítico ilustrado en Foucault
El espíritu crítico ilustrado en Foucault
El espíritu crítico ilustrado en Foucault
El espíritu crítico ilustrado en Foucault
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

El espíritu crítico ilustrado en Foucault

998

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
998
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. El espíritu Crítico Ilustrado en Foucault: un comentario al pensamiento conservador posmoderno. Francisco Javier Osorio Adame 113133 “…se ve claramente que, tan pronto como desaparece la propia idea de alternativa a la configuración existente del poder, lo que desaparece con ella es la propia posibilidad de una forma legítima de expresión de las resistencias que se alzan contra las relaciones de poder dominantes. El status quo queda naturalizado y transformado en el modo en que <realmente son las cosas>.” Chantal Mouffe en La Paradoja democráticaIntroducciónLa posmodernidad enmarca este comentario. Lo que puede ser leído como un intentoteórico ilustrado (el foucaultiano) será el motivo para esbozar una crítica a la actitudconservadora antifundacionista (la rortyana). Éste comentario, nutrido por el modelo depensamiento de Michael Foucault y por los trabajos de Richard Rorty, es un intento porunir y desunir etiquetas: es una crítica desde la posmodernidad hacia la posmodernidad.Es una acotación que intentará conectar aparentes opuestos y separar aparentes iguales. Los proyectos ilustrados, de corte kantiano, y el pensamiento catalogado comopost-estructuralista comparten una visión crítica de la realidad. Ésta actitud crítica,quizás comprendida de modo distinto en cada discurso, es una disposición a dudar ycuestionar el status quo.  1 
  • 2. El trabajo de Michael Foucault, que puede catalogarse como crítico en la media en que“pone en duda” incluso nuestros saberes más seguros, es un esfuerzo por pensar másprofundamente. Es la crítica puesta en práctica. Es la reflexión íntima de nuestracondición social sin aspirar a los aparatos trascendentes ilustrados. Es criticar sin afán decontrol futuro. El espíritu crítico ilustrado, quizás presente en Foucault, será el pretexto paracomentar el pensamiento pragmático-conservador. Este último, en voz de Richard Rorty,quizás temeroso por el empleo de argumentos fundacionistas, termina cayendo en elterreno de la “complacencia” de lo socialmente dado. El pensamiento de Foucault es justouna respuesta a esa complacencia. Es una invitación a desentrañar lo aparentementeconsensuado. La estructura del planteamiento es como sigue: una breve discusión sobre lasemilla ilustrada en Foucault, continuando con la exposición sobre aquello que llamocarácter crítico en el autor francés, enlazando con la presentación del pragmatismorortyano y finalizando con un contraste propositivo respecto a los dos modelos teóricosestudiados.¿Es Foucault un ilustrado? Para acercarnos a una caracterización del pensamiento foucaultiano, tal y como seha propuesto, es evidente que debemos nombrar a lo ilustrado. Para ello, haré alusión atres fuentes fundamentales: la exposición de Immanuel Kant titulada ¿Qué es lailustración? ; los fragmentos filosóficos de Max Horkheimer y Theodor AdornoDialéctica de la ilustración ; y ¿Qué es la ilustración? de Michael Foucault.  2 
  • 3. La respuesta kantiana a la pregunta, que después Foucault analizaría en un textocon el mismo nombre, nos brinda un acercamiento certero: La ilustración es la liberación del hombre de su culpable incapacidad. La incapacidad significa la imposibilidad de servirse de su inteligencia sin la guía de otro. […] ¡Ten el valor de servirte de tu propia razón!: he aquí el lema de la ilustración.1Su definición es emancipatoria: es una invitación a dudar, cuestionar y liberarse de losdogmas, de lo incuestionable, de lo socialmente aceptado.Foucault, en la misma temática kantiana, propone ver a la ilustración como una actitudmas que como una época: Teniendo como referencia el texto de Kant, me pregunto si no se puede considerar la modernidad como una actitud más que como un periodo de la historia. Y por actitud quiero decir un modo de actitud con respecto a la actualidad; una elección voluntaria que hacen algunos; en fin, una manera de pensar y de sentir , una manera también de actuar y de conducirse que, simultáneamente, marca una pertenencia y se presenta como una tarea.2 El comentario de Foucault es una puerta para lo que se propone en estaobservación. El mismo autor se reconoce como kantiano en ese sentido. Foucault es un                                                        1 Immanuel Kant, ¿Qué es la Ilustración?  en Filosofía de la Historia, Fondo de cultura Económica, México, 1941.,pp 25 2 Michael Foucault, ¿Qué es la Ilustración?, versión electrónica de la Revista de Filosofía, 1993 no. 7, pp 11   3 
  • 4. ilustrado en la medida en la que asume la actitud crítica, el espíritu desafiante y lapretensión revolucionaria que caracteriza, siguiendo a Kant, a la Ilustración. Ahora bien, considero que sería casi un disparate afirmar, sin más aclaración, queFoucault es un ilustrado( en todo el sentido de la palabra). Pienso que hay por lo menosdos características más que definen a la Ilustración. En palabras de Horkheimer yAdorno: La ilustración, en el más amplio sentido de pensamiento en continuo progreso, ha perseguido desde siempre el objetivo de liberar a los hombres del miedo y construirlos en señores.3Éste fragmento ilustra el segundo carácter ilustrado: el del dominio de lo natural.Convertir al hombre en “señor” muestra la pretensión moderna de configurar al hombrecomo poseedor único de aquel código inteligible que le permite controlar su entorno. Esdecir, “lo que los hombres quieren aprender de la naturaleza es servirse de ella paradominarla por completo, a ella y a los hombres”.4 Pero éste no es el único matiz que se tiene que comentar. La ilustración, a grandiferencia de Foucault, tiene pretensiones fuertemente universalistas. Los análisisllamados ilustrados, como el de Kant, tienen una meta trascendente. Sus aspiraciones sonlas de fundar, encontrar Verdades humanas y meta-narrar lo social.                                                        3 Max Horkheimer y Theodor Adorno, Concepto de Ilustración en Dialéctica de la Ilustración ,Edit. Trotta 2009, pp. 59 4 Ibid, pp 60    4 
  • 5. El trabajo de Foucault es contrario a esta última cualidad ilustrada: La crítica va a ejercerse no ya en la búsqueda de las estructuras formales que tienen valor universal , sino como investigación histórica a través de los acontecimientos que nos han llevado a constituirnos y a reconocernos como sujetos de lo que hacemos, pensamos, decimos. En ese sentido, esta crítica no es trascendental , y no tiene como fin hacer posible una metafísica: es genealógica en su finalidad y arqueológica en su método.5Resumiendo podemos diferencias tres características fundamentales de lo ilustrado:a)Su carácter crítico, visto como una actitud ante la realidad social, y emancipatorio de loaparentemente consensuado y dado.b) Su pretensión de dominio sobre la naturaleza, vista como el paso que liberará alhombre del miedo.c) La aspiración universal, trascendente y fundacionista de proyectos completos,acabados y constituyentes.Esclareciendo este triple carácter, podemos afirmar que Michael Foucault es ilustradosólo en la medida en que comparte una de las tres características esbozadas ( su espíritueminentemente crítico); más se aparta de la etiqueta en la medida en que se reconocecomo antifundacionista e historicista.                                                        5 Michael Foucault, ¿Qué es la Ilustración?,pp 15   5 
  • 6. Foucault, el crítico La actitud crítica es fundamental en el trabajo de Foucault. Es una disposiciónintelectual que dirige su búsqueda genealógica. Ésta aspiración, rastreada en Kant, tienecomo propósito el de dudar incluso de lo más unánimemente aceptado en sociedad. Ésteespíritu es el torrente que empuja el trabajo de desentrañamiento hecho por el autor sobrelas distintas relaciones de poder. En ¿Qué es la Crítica?, texto que antecede a ¿Qué es la Ilustración?, Foucaultanaliza las principales características de la actitud crítica. Los “tres anclajes” históricosque encuentra en su análisis se pueden resumir del siguiente modo: a) El origen bíblico. La Crítica tiene un elemento eminentemente escéptico. Laduda primera sobre lo que está dicho en las escrituras ( lo que en verdad dice o no) escatalizadora importante de toda una actitud que cuestiona lo religioso. b) La legitimación política. La disposición a cuestionar el status quo tiene suorigen en la duda misma por la legitimación de lo que nos gobierna. La pregunta ¿porqué obedecer? es el germen de la crítica de lo político. c) Cuestionamiento de lo Verdadero. Preguntarse por la autoridad que emite yacepta lo Verdadero es actuar críticamente. No aceptar como dado lo Real, lo Cierto, loMejor; es emprender un ejercicio de duda constante hacia las certezas “unánimes”.  6 
  • 7. Las palabras del mismo Foucault respecto a una conceptualización de la críticason muy claras: Pero sobre todo, vemos que el foco de la crítica es esencialmente el haz de relaciones que anuda el uno a la otra, o el uno a los otros dos, el poder, la verdad y el sujeto. […] yo diría que la crítica es el movimiento por el cual el sujeto se atribuye el derecho de interrogar a la verdad acerca de sus efectos de poder, y al poder acerca de sus discursos de verdad; pues bien, la crítica será el arte de la inservidumbre voluntaria, el de la indocilidad reflexiva .6Ésta actitud, asumida plenamente por Foucault, servirá como contraste al trabajo teóricode autores como Richard Rorty. A continuación se esbozará, muy generalmente, lo quedenomino pensamiento “conservador posmoderno”.El pensamiento conservador de RortyRichard Rorty es, sin duda, uno de los teóricos políticos más controversiales de losúltimos tiempos. Sumamente criticado por algunos, seguido y analizado por otros; Rortyes un posmoderno que habemos de leer con detenimiento. Catalogo como pensamiento conservador, a diferencia de otras acepciones ysentidos que podría tener la palabra, a aquel planteamiento que toma como dada larealidad social y , más allá de ello, la acepta. En términos de Rorty (y siguiendo aMichael Walzer) sólo hay una labor de “reinterpretación” de lo social. Es decir, el                                                        6 Michael Foucault, ¿Qué es la Crítica?, Versión electrónica de la Revista de Filosofía No. 11, 1995, pp 8   7 
  • 8. espíritu crítico más íntimo de la teoría política es sustituido por una labor de“redescripción.”Éste pragmatismo antifundacionista tiene su origen, me parece, en los distintos aportesteóricos post-kantianos: desde Nietzsche, pasando por Sartre y Wittgenstein, hastaHeidegger y Derrida. La convergencia de éstos autores, incluido Foucault y Rorty, resideen lo que Jean-François Lyotard denomina “una incredulidad por las metanarrativas”. Richard Rorty es un posmoderno optimista. Realiza el trabajo de “reformulacióndel léxico” siempre con una utopía en mente. Al reconocerse como un liberal ironistaacepta los valores liberal-democráticos contemporáneos como los ideales a alcanzar. Suutopía, que admite como principio primordial la disminución de la crueldad, no tienemayor fundamento que el deseo sentimental. Rorty no formula grandes aparatosracionales; su temor, compartido por los autores que han “asaltado a la razón ilustrada”,le impide crear, inventar y construir.7 La propuesta del filósofo norteamericano consiste, olvidándose de nocionesuniversales de lo Verdadero, en renombrar la realidad. En volver a nombrar su contextosocial. Su entorno, el de una democracia rica industrializada, ejemplifica el prototipo delo que considera el mejor régimen disponible.                                                        7 Me refiero en un sentido estrictamente racional‐fundador. Claro que Rorty es un autor que ve, sobretodo, en la imaginación y la creatividad cualidades primordiales del ironista.   8 
  • 9. Su apuesta bien se puede resumir así: En mi utopía liberal esa sustitución sería objeto de un reconocimiento del que aun carece. Ese reconocimiento sería parte de un giro global en contra de la teoría y hacia la narrativa. Ese giro sería un símbolo de nuestra renuncia al intento de reunir todos los aspectos de nuestra vida en una visión única, de redescribirlos mediante un léxico único.8 Nombro al pensamiento de Rorty “positivo-conservador”, como quizás se le hayaadjetivado ya, por consecuencia lógica. A la hora de cuestionar los horizontes negativosde la teoría, éste tipo de autores se ven “condenados” a recibir su realidad social(positiva) y actuar en términos de Michael Walzer como profetas que día a díainterpretan su entorno.Foucault y Rorty: dos posmodernos, un crítico. No cabe duda que Rorty se suscribe al relato posmoderno. Foucault, siguiendo ladefinición parafraseada de Lyotard, se puede etiquetar como posmoderno en la medida enque se constituye como un pensador escéptico de todo meta-sistema. Sin embargo, esevidente que ambos filósofos no pueden entrar, sin más aclaración, en la mismaclasificación. Es claro que el trabajo de los dos autores tiene grandes divergencias. Básicamente el pensamiento de Foucault, como se ha mostrado, es crítico. Escrítico en la medida en que desafía su actualidad. Cuestiona, reflexiona, intenta ver más afondo el “consenso” en el que ha nacido. El trabajo de Rorty, por otro lado, carece de este                                                        8 Richard Rorty, Contingencia, Ironía y solidaridad, Editorial Paidos 1991, pp 18   9 
  • 10. elemento crítico. Su actitud, tildada por algunos como “autocomplaciente”, acepta elconsenso que observa. Su compromiso liberal lo lleva a no dudar del proceder de losocialmente evidente ( a saber: cierto compromiso con el consenso y con los valoresburgueses; cierta noción, quizás sesgada para algunos, de un nosotros liberal).Comentarios a Rorty: ¿por qué ser un pensador crítico? Mis coincidencias con el pensamiento rortyano son múltiples. Su trabajofilosófico, quizás paradójicamente, es resistente y bien entrenado ante potencialescríticas. Lo alegado en este comentario son las implicaciones políticas de la aportaciónteórica global del pensador liberal.Coincido con Rorty, por ejemplo, cuando dice: Para el ironista liberal no hay respuesta alguna a la pregunta <<¿Por qué no ser cruel?>>, ni hay ningún apoyo teórico que no sea circular de la creencia de que le crueldad es horrible.9 Mi reacción a su trabajo es sencilla: ¿Por qué , si el consenso y la ausencia decrueldad son fundamentales en su defensa de la democracia liberal, no reflexionar más afondo sobre los consensos mismos?Me explico: el consenso, igual que en muchos otros autores como John Rawls, es nodalen el planteamiento del ironista; ¿ por qué no, entonces, analizar siquiera la “legitimidad”del mismo? o, con una postura más radical, cuestionar su propia posibilidad (por ejemplo                                                        9 Richard Rorty, Contingencia ,Ironía y Solidaridad, pp 17    10 
  • 11. preguntarse si ¿ No es éste una imposición disfrazada por un conjunto de relaciones depoder “ocultas”?). Considero que el tipo de interrogantes esbozadas son consecuencia de un espíritucrítico, foucaultiano, que se atreve a pensar a fondo lo socialmente dado: a reflexionar enserio la posibilidad de que nuestro paraíso democrático no sea mas que una ilusiónconstruida.Conclusión Mi comentario es una exhortación al espíritu crítico de Foucault. Es unasugerencia, vistos los problemas teóricos de los no-críticos, a asumir una actitudintelectual crítica. No es, por supuesto, una invitación a retornar los grandes proyectosilustrados. Es una acotación que permite, partiendo de las formulaciones posmodernasfoucaultianas, ser un cítrico no-ilustrado. Es aspirar a ejercicios de reflexión profunda,cuestionantes de la actualidad, que no pretendan fundar, dominar o meta-narrar nuestroentorno. La crítica al pensamiento rortyano no es, ni por un poco, un desacredito global altrabajo del pensador. Tampoco es un ataque a la sustancia democrática-liberal de supensamiento. Sólo es una advertencia. Una advertencia que apareció a propósito de laactitud foucaultiana y a partir de las consecuencias de sus estudios sobre el poder. Es unainvitación a detenernos un poco. A cuestionarnos, quizás por el ejercicio mismo, el estadoactual de las cosas: a evitar caer en la naturalización y plena aceptación de lo socialmentedado.  11 
  • 12. Referencias Bibliográficas1.‐Immanuel  Kant,  ¿Qué  es  la  Ilustración?    en  Filosofía  de  la  Historia, Fondo  de  cultura Económica, México, 1941. 2.‐  Michael  Foucault,  ¿Qué  es  la  Ilustración?,  versión  electrónica  de  la  Revista  de  Filosofía No.7, 1993. 3.‐ Michael Foucault, ¿Qué es la Crítica?, Versión electrónica de la Revista de Filosofía No. 11, 1995.  4.‐ Max Horkheimer y Theodor Adorno, Dialéctica de la Ilustración ,Edit. Trotta 2009. 5.‐ Richard Rorty, Contingencia, Ironía y solidaridad, Editorial Paidos 1991. 6.‐ Chantal Mouffe, La paradoja democrática, Editorial Gedisa 2003. 7.‐ Jean‐François Lyotard, La Posmodernidad, Editorial Gedisa 1994.   12 

×