Acerca de este libroEsta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías d...
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Vida y milagros_de_san_francisco_xavier
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Vida y milagros_de_san_francisco_xavier

520 views
433 views

Published on

Vida y milagros de San Francisco Xavier S.J.‬  Escrito por Francisco GARCIA 450 paginas y gratis !!
Aqui podeis bajar otro libros Francisco Javier: itinerario místico A JAPON apóstol Escrito por Xavier Léon-Dufourhttp://books.google.com/books?id=k93PjQ5dX50C&printsec=frontcover&dq=san+francisco+javier&hl=es&ei=m5wTToyGGsndmAW3yICsDg&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=2&ved=0CDAQ6AEwAQ#v=onepage&q&f=false
PODEIS VER 45 LIBROS GRATIS ALGUNOS SOBRE SAN FRANCISCO JAVIER AQUI
http://books.google.com/books?q=related:ISBN8427122063&id=k93PjQ5dX50C&hl=es&source=gbs_similarbooks_s&cad=1

Published in: Education, Technology, Business
1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • dejo algunas notas tome !
    escorbuto
    l escorbuto es una avitaminosis producida por la deficiencia de vitamina C. Era común en los marinos que subsistían con dietas en las que no figuraban fruta fresca ni hortalizas, fue reconocida hace más de dos siglos por el médico naval británico James Lind, que la prevenía o curaba añadiendo cítricos a la dieta.
    Loba (prenda)

    Se llama loba a una especie de balandrán o sotana.1
    La loba era una sotana de gran holgura con alzacuellos que se ensanchaba en los hombros para caer luego perpendicularmente hasta los pies. No tenía mangas sino dos aberturas laterales para sacar los brazos.
    La loba, que se puede considerar predecesora de la toga, era parte de la indumentaria académica de los estudiantes junto con el bonete y el manteo. Estas prendas formaban los llamados hábitos que si eran de color negro se denominaban hábitos de San Pedro.
    Los manteístas, como se conocía a los estudiantes, estaban sujetos a portar un tipo de indumentaria discreta para impedir distinciones de clase entre compañeros. La utilidad del uniforme se basaba en establecer un elemento identificativo para una sociedad en la que éstos gozaban de cierta reputación. Los colores oscuros (negro, pardo) eran los más habituales, herederos de las órdenes religiosas propietarias de las instituciones educativas. Sin embargo, no había disposición sobre las prendas exactas a portar, sino más bien prohibiciones de materiales, telas y colores que pudieran resultar ostentosas.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Kagoshima


    http://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Javier

    ttp://es.wikipedia.org/wiki/Hirado

    http://es.wikipedia.org/wiki/Yamaguchi_(Yamaguchi)

    http://es.wikipedia.org/wiki/Sakai


    http://es.wikipedia.org/wiki/Ceilan

    Cochein 1545
    malipus

    tumba apostol Tomas

    1645 malacn

    1546 Amboino 3.5000 mk distantia

    Isla Ceram

    Suena a Chino perdió el crucifijo y dicen el escrito se lo trajo un cangrejo al otro otro día. perdón ni de coñá me lo creo!

    Ternate 1546


    Amboino 1 año y medio viaje

    Los portugueses descumbren Cipango pero nadie se atrevió aventurarse en su interior

    Malaca 15 agosto 1549 llega a kAgosima

    Hirado

    Yamaguchi

    Sancion cerca de Canton




    Muere de una pulmonía en las costo Canton

    En goa fue enterrando de nuevo 1554 centro de verado actualmente



    Por 400 años abrió esa ruta comercial




    Se usaba el rosario paro contar el número de azotes
    daba a sus a sus esclavos . Goa los portugueses (jode que forma de rezar tenian)



    Jaffina (Ceilan del norte mando asesinar 600 cristianos


    Kagashima

    fortaleza Ichku
    Hirado
    Norte Nagasaki


    Yamaguchi

    Miyako

    Mikado



    Funai (oita de KiushuCronología de San Francisco Javier
 
    1472 Juan de Jaso, padre de Javier es nombrado Maestro de Finanzas del Reino. 1492 Conquista de Granada por los Reyes Católicos.
1492 Descubrimiento de América. 
1494 Son coronados los últimos reyes de Navarra.
    1506 El 7 de abril nace Francisco en el Castillo de Javier, en Navarra.
1515 Muerte de su padre. Navarra es incorporada a España.
1525 Francisco viaja a París para iniciar estudios en la Sorbona.
1529 Francisco Javier conoce a Ignacio de Loyola.
1531 Javier se gradúa en París en filosofía. Comienza estudios de Teología.
1534 Javier pronuncia sus votos de pobreza, castidad y peregrinación a Tierra Santa.
1537 Javier se ordena sacerdote en Venecia.
1540 El Papa aprueba formalmente la Compañía de Jesús.
1541 Javier parte de Lisboa el 7 de abril hacia las colonias portuguesas en la India como representante papal (Nuncio en el lejano Oriente).
1543 El 6 de mayo, Javier llega a Goa.
1545 Viaje a Malaca.
1546 Viajes por el archipiélago Malayo, parte a la isla de Amboino.
1546 Visita las islas de Oceanía. 
1547 Vuelve a Malaca. 
1548 Visita la India como provincial de los jesuítas.
1549 Javier emprende el viaje a Japón. Permanece un año en Kagoshima.
1551 Abandona Japón para visitar las misiones de la India.
1552 Vuelve a Goa para preparar el viaje a China. Parte el 17 de abril.
1552 Desembarca en el islote de Sancian a 150 km de Cantón, cerca de Macao, China. 
1552 El 3 de diciembre, Francisco Javier fallece a causa de unas fiebres.
    1622 Francisco Javier es canonizado el 12 de marzo por GregorioVida del Santo
    Francisco nace el 7 de abril de 1506 en el castillo de Javier, cerca de Pamplona (Navarra, España). Su padre, jurista, es entonces consejero del rey Juan de Albit, su madre pertenecía a la nobleza. Sus dos hermanos tuvieron parte activa en las guerras que marcaron la infancia de Francisco.

    Huérfano a los tres años, Francisco crece en un clima de división y guerras, en su propia morada sujeta a la tiranía moral y material, de parte del lado navarro como del castellano. Cuando a los 18 años se firma un convenio de paz, Francisco elige entonces su futuro, continúa sus estudios de humanidad en la famosa universidad de Sorbona en París. Es aquí donde, compartiendo su cuarto con Ignacio de Loyola, y después de un camino de discernimiento mutuo, Francisco es tocado muy profundamente por una frase de Ignacio de la cual no se olvidará jamás, y que determinaría desde entonces el rumbo de su vida: '¿de que sirve al hombre ganar todo el mundo si pierde su alma?'. Francisco elige desde ya ganar su alma y la de muchos.
     
    Martmartu 1534: en compañía de siete compañeros, Francisco pronuncia sus votos de pobreza, castidad y peregrinación a Tierra Santa, según unos preceptos estrictos de Ignacio de Loyola.
    Así comenzó la 'Compañía de Jesús' aprobada por el Papa. El 24 de junio fueron ordenados sacerdotes, pero la guerra de Venecia y los Turcos hizo imposible la realización del deseo de estos apóstoles de ir a Tierra Santa.
    Así el 7 de abril de 1531, Francisco parte para las lejanas tierras de la India junto con uno de sus compañeros, Llegados a Goa, se ven confrontados a miles de males entre ellos, la peste. Francisco se dedica a dar confianza y a descubrir a todos el amor de Dios, a curar y hasta hacer milagros. Evangelizando jóvenes abre escuelas, colegios, dispensarios, bautiza sin descansar jamás aceptando por amor miles de sacrificios y llevando a todos a la oración y a la conversión.
    En 1543 vuelve a Goa, y llega a Pesquerías cuando se declaró la guerra entre el reino de Comorín y el de Travancor. Enfrentándose solo a las fuertes tribus, armado íntimamente de un crucifijo en la mano y de su palabra, pone fin a la guerra milagrosamente.
    En 1546, parte Francisco para Amboino, isla en la cual entra hablando y cantando en el idioma popular como si hubiese vivido siempre ahí. Desde allí emprende la visita de todas las islas de Oceanía. Después de esta larga expedición, Francisco decide volver a Goa para encontrarse con sus compañeros llegados a Europa, asignarles el campo apostólico y prepararse para llevar la fe cristiana hasta Japón. En Malaca, en el año 1547, se encontró con Magno, un japonés insatisfecho con la religión que le habían enseñado sus bonzos(sacerdotes Budistas). Magno invitó a Francisco a ir a predicar la doctrina de Cristo a sus paisanos. En abril de 1549 emprendió el viaje hasta Japón junto con su amigo. Adoptando el estilo oriental Francisco conversaba con el pueblo mientras Magno le servía de intérprete. Después de un año en Kangoshina, en donde escribieron un catecismo, partió por Yamaguchi y luego hacia la costa, aguantando miles de pruebas y rechazos. De allí aprovechó la salida de un barco portugués para ir a visitar las misiones de la India y preparar su viaje a China. Habiendo aportado un regalo muy rico para el rey de China, llegó a una isla desierta a 150 kilómetros de Cantón. Era a los fines de agosto de 1552. Allí Francisco espera en una total soledad y pobreza una embarcación para entrar lo más directamente posible a la China. Pero se enfermó y es aquí, a 150 kilómetros de esta tierra tan soñada de China, que entregó a Dios su alma, el 3 de diciembre.
    En estos tiempos sedientos de conquistas y de poder, Francisco abrió los ojos, los brazos, y por sobre todo los espíritus, de todos aquellos que recibieron su mensaje evangélico. Su corazón, madurado por 11 años vividos en el oriente, acepta y recibe entonces toda diferencia de cultos, de razas, de civilización, sembrando por donde Dios lo manda, la Buena Noticia del Amor.
    El Santo de la amistad, del compartir, de la apertura a los demás, fue canonizado el 12 de marzo de 1622, ya declarado patrón de las misiones. Su fiesta se celebra el 3 de diciembre.
    XV.

    http://books.google.com/books?id=k93PjQ5dX50C&lpg=PP1&dq=San%20francisco%20Javier&hl=es&pg=PA11#v=onepage&q&f=false


    http://books.google.com/books?id=k93PjQ5dX50C&printsec=frontcover&dq=San+Francisco+Javier&hl=es&ei=XpcTTtiiCs7ymAXhkoDPDg&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=2&ved=0CDAQ6AEwAQ#v=onepage&q&f=false
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
520
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Vida y milagros_de_san_francisco_xavier

  1. 1. Acerca de este libroEsta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decididoescanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo.Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea dedominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Esposible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestraspuertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir.Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo comotestimonio del largo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted.Normas de usoGoogle se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesiblesa todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de untrabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceroscon fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas.Asimismo, le pedimos que: + Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. + No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos propósitos y seguro que podremos ayudarle. + Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. + Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de autor puede ser muy grave.Acerca de la Búsqueda de libros de GoogleEl objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa deBúsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevasaudiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página http://books.google.com

×