Mensaje directo de la Palabra de Dios para ti

  • 16,399 views
Uploaded on

Mira por ti mismo qué es lo que dice la Biblia sobre su tema principal

Mira por ti mismo qué es lo que dice la Biblia sobre su tema principal

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
16,399
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3

Actions

Shares
Downloads
59
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. La mayor parte de esta presentación son versículos bíblicos, de una versión de confianza del nuevo testamento que también está basada en una recopilación de textos griegos de confianza, no modificados, que son los que han permanecido desde que existe la iglesia en los tiempos de Jesús (el primer siglo), hasta hoy: el Textus Receptus. También han sido usados versículos del antiguo testamento. Esta versión bíblica a utilizar es la Reina Valera de 1960, aceptada por la mayor parte de las denominaciones cristianas, especialmente por las más conocidas. Puedes usar cualquier Biblia y comparar. Puse muchos versículos para que al final no tengas la mínima duda de qué es lo que de verdad dice Dios. Te pido por favor que te tomes un tiempo para leer. Dedícale al menos este tiempo a Dios, de escuchar lo que te quiere decir por medio de Su Palabra: La Biblia. ¿No crees que lo merece? Hay un problema que Él quiere que conozcas, y Él da la solución. Por favor lee todo y presta mucha atención al mensaje que Dios tiene para ti. Primero quiero hacerte una pregunta…
  • 2.  
  • 3. 1Juan 5:17a Toda injusticia es pecado 1Juan 3:4 Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. Santiago 4:17 y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.
  • 4. La Biblia está llena de pasajes que hablan del pecado. No sólo habla de qué cosas son pecado, sino también de las consecuencias del pecado. Hay juicio, muerte. Todo aquello que es pecado es contra Dios. El pecado es el mayor problema de la humanidad, y es el problema menos reconocido por esta. 1Juan 3:8 El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Isaías 3:11 ¡Ay del impío! Mal le irá, porque según las obras de sus manos le será pagado. Isaías 5:20 ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! Proverbios 23:32 Mas al fin como serpiente morderá, Y como áspid dará dolor. … Hablando de pecar con vino en Proverbios 23:29-35 Santiago 1:15b …y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.
  • 5. Mateo 10:28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. 1Corintios 6:9,10 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. Ezequiel 18:20a El alma que pecare, esa morirá Romanos 6:23a Porque la paga del pecado es muerte La muerte del alma no es ningún chiste. No es como la muerte del cuerpo. Es el estar separado de Dios para siempre. No heredar el reino de Dios. No ir al cielo, sino al lago de fuego. Al infierno. Isaías 59:2a pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios
  • 6. Gálatas 5:19-21 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Apocalipsis 21:8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. ¡Ay pero que cosas tan terribles! Bueno, te puedo asegurar que al menos has hecho una de estas cosas al menos una vez. Léelas bien. Además, ya eres pecador. De hecho, no importa cuántas cosas malas has hecho. Con una es suficiente. Santiago 2:10,11 Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley. Juan 8:34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.
  • 7. Todos nosotros somos pecadores. Romanos 3:10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; Romanos 3:12 No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. Romanos 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, Juan 8:7b El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. 1Juan 1:8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Todos somos pecadores, estamos destituidos de la Gloria de Dios, vamos directo al infierno. ¿Y ahora? Pero la Biblia tiene esperanza. ¿Cómo somos salvos de la ira de Dios? Dios nos ofrece algo, nos regala la opción de arrepentirnos de nuestros pecados e ir por el único camino que existe para ir al cielo: Jesucristo. Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Romanos 5:21 para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro. Eclesiastés 7:20 Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga bien y nunca peque.
  • 8. 1Juan 3:5 Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. Romanos 6:23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. La paga del pecado es muerte. Cristo murió por nuestros pecados. Él ya pagó. Esa es la dádiva de Dios, el regalo, su gracia, la vida eterna, que la aceptamos por fe, y somos salvos. Dejamos de ser de Satanás, y somos hijos de Dios. Romanos 10:8b, 9 …Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Romanos 5:8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:9 Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.
  • 9. Juan 5:24 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. Habacuc 2:4… mas el justo por su fe vivirá. Romanos 10:13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. Juan 1:12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 1Juan 5:12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Para invocar hay que creer, dice Romanos 10. Hay que creer en que sólo recibiendo a Cristo como Señor de tu vida, puedes ser salvo. Porque Él pagó por tus pecados. Sólo Él te salva. Isaías 43:11 Yo, yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve. Isaías 35:4b… he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará.
  • 10. Proverbios 20:9 ¿Quién podrá decir: Yo he limpiado mi corazón, Limpio estoy de mi pecado? Efesios 2:8, 9 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Hebreos 4:15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Muchos creen que haciendo obras buenas pueden llegar a ser salvos. Pero eso es confiar en uno mismo, en lo que uno hace. No en lo que hizo Dios. Repito. Sólo Dios te salva. Nadie más. Ni siquiera tú puedes salvarte a ti mismo, que es lo que muchos creen. Eres pecador, no puedes hacer nada para salvarte. Cristo sí, porque Él nunca pecó, y nos amó tanto que nos dio Su vida (El sumo sacerdote perfecto). Cristo es suficiente para llevarnos al cielo. Su sacrificio es suficiente. Hechos 4:12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.
  • 11. Romanos 3:24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, Romanos 3:20 ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado. Gálatas 3:10,11 Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá; 1Pedro 3:18 Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios Romanos 11:6 Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra. Salmos 51:17b Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios. 1Juan 1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.
  • 12. Esta fe debe ser puesta 100% en lo que hizo Él. No en lo que nosotros podamos hacer. Ahora, esta fe debe ser una fe verdadera, no solo de palabra. No una fe muerta, sino una fe viva. Que la gente vea que uno tiene a Cristo y que tiene al Espíritu Santo de Dios. Santiago 2:15-17 Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. Efesios 2:10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. Efesios 2:8-10 aclara esto. En el 8 y el 9 habla de que la salvación es sólo por la gracia de Dios por medio de la fe. En el 10 explica cómo andar después de ser salvo: con buenas obras. Deben ser lo que muestren que somos salvos, que conocemos a Cristo. Efesios 2:8, 9 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.
  • 13. Sólo Dios sabe si una persona tiene fe de verdad o sólo fe de palabra. Nosotros podemos darnos cuenta viendo sus obras. El ladrón en la cruz al lado de Jesús no pudo hacer ninguna obra, porque estaba ahí colgado, sólo se arrepintió de sus pecados y creyó en Jesús. ¿Qué le dijo Jesús? ¿”Qué pena, estas aquí colgado y ya no puedes hacer nada, es tarde”? ¡No! Él tuvo fe en Cristo, eso es suficiente. Lucas 23:43 Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso. Gálatas 5:22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. ¿Quieres recibir a Cristo? ¿Quieres que Dios perdone tus pecados? ¿Crees que lo que dice Dios en Su Palabra, la Biblia, es verdad? ¿Quieres ser un verdadero cristiano? ¿Quieres ser salvo? Sólo cree en Cristo. Díselo a Dios. Entrégale tu vida, en el sentido de que Él sea tu Señor y vivas para él. Es el primer paso a la vida cristiana. Confíale tu vida, tu alma, que Él promete vida eterna. Él quiere salvarte del pecado y del infierno. Esto no se trata de tener una religión. Se trata de tener a Cristo en tu corazón. Salmos 41:4 Yo dije: Jehová, ten misericordia de mí; Sana mi alma, porque contra ti he pecado.
  • 14. Tito 2:11-14 Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras. 2Timoteo 2:19 Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo. Muchas veces las personas no reciben a Cristo por muchos motivos, a pesar de que ya saben lo que dice la Palabra. Bueno, yo ya lo recibí. Yo sé que soy salvo. Confío mi vida en Dios 100% y trato con su ayuda de andar en sus caminos cada día. Cristo es mi Señor. Es la mejor decisión que puedes tomar. No dejes que otra cosa, la que sea, te impida confesar a Jesús como Señor o te aparte de Él (Santiago 4:4). Reconoce tu pecado y déjalo. No dejes que Satanás gane. Ven al lado de Dios recibiendo a Su Hijo. Y después de recibirlo por fe, no te apartes de sus caminos, sé ejemplo de amor, como el que Dios tuvo y tiene para con nosotros. Procura hacer su voluntad (2Timoteo 2:15). Busca una Biblia y léela, ora. Es la Palabra de Dios. Es el mensaje que Dios tiene para ti.
  • 15. 2Timoteo 3:16,17 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. Juan 5:39 Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; Juan 13:35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros. Romanos 1:16a Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree… 2Corintios 5:20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. Los cristianos, aquellos que hemos recibido a Cristo, tenemos la responsabilidad de anunciarles a todos las buenas nuevas de salvación. 2Pedro 1:20,21 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.
  • 16. Apocalipsis 20:15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego. Manda esto a todas las personas que puedas, para que conozcan esta gran noticia, el evangelio de amor, paz y esperanza. El evangelio de Jesucristo. Si necesita ayuda en relación a estos temas, le recomiendo comunicarse con BBN, la estación de radio 106.1 FM, en Guayaquil. Una emisora cristiana de confianza. Número de teléfono: (04)2-281438. Su página de Internet es www.bbnradio.org. Ellos podrían ayudarlo. Juan 5:24 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Hebreos 9:28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.
  • 17. Juan 11:25,26 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? Dios hizo este sacrificio porque te ama. Que Dios los bendiga, especialmente con la más grande de todas sus bendiciones: la salvación.