PROCESOS DE INTEGRACION ECONOMICA EN AMERICA LATINA. 
ANTEPROYECTO INVESTIGACION
INTEGRACION EN SEGURIDAD Y DEFENSA EN EL ...
necesidad  de   un  nuevo  impulso  integracionista   en  la   materia   y  las   esperanzas 
depositadas en el mismo.4.
E...
Valorar el  reciente  proceso de integración  de  las políJcas de seguridad y defensa en 
el marco  de la UNASUR,  a la lu...
agendas polí7cas  de  los  gobiernos  de la  región,  los líderes  estuvieron  de  acuerdo  en 
priorizar el papel del gru...
sobre  cada  fuerza  y  sus  respec7vos  equipamientos,  así  como  los  acuerdos  de 
cooperación en estas materias. En r...
propugnado  por  Estados  Unidos  de  América  para  América  La7na,  consistente  en  un 
concepto de seguridad de suma a...
Interpretaciones y/o significados posibles. 
Pese  al  poco &empo transcurrido desde la creación de UNASUR y  su CDS,  los ...
Una  segunda  hipótesis  parte de  la premisa op&mista de que  nos encontramos en un 
buen momento,  momento de oportunida...
de  que   UNASUR  pareciera  surgir  “como  consecuencia  natural  del  desarrollo  y 
progresiva  confluencia  de  los  pr...
Griffiths‐Spielman,  John  E.  (2009).  “Procesos  de  integración  regional  en  defensa: 
¿Consejo  Sudamericano  de  Defe...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Integracion seguridad y defensa UNASUR anteproyecto investig 090611, por Francisco Tomás

828 views
685 views

Published on

Ante   las   dificultades   del   pasado  y  los   aparentes   progresos   de   la   integración   en  seguridad  y  defensa acontecidos  en  el  marco  de  la  UNASUR  la  pregunta obligada  es  si  la  región   sudamericana  será  capaz  de  consolidar  los  logros  alcanzados,  superando  las  asimetrías  institucionales  y  económicas,  los  recelos  y  los  intereses  locales,   así  como  la  excesiva   dependencia   de   los   intereses geoestratégicos   de   potencias   externas;  “llevándolos  más  allá  de  los tratados  y  las  reuniones de  alto  nivel para extenderse  a  la  implementación  de  estructuras   regionales   capaces  de   llevar  la  integración  al nivel operativo y doctrinal”. (Ballesteros, 2011: 6).  En definitiva,  pese   al   poco   tiempo   transcurrido   en la   vida   de   UNASUR,  parece  pertinente   describir  y  analizar  lo  avanzado,  así   como   las   dificultades   enfrentadas, tratando   de   establecer  conclusiones   preliminares   que   nos   permitan  “interpretar  el  significado  y  posibilidades  reales que  esta experiencia  pueda  aportar  al  propio  proceso  de  integración,  y  a  los   países  y  sociedades  que  forman  parte  de   el”.  (Palazuelos  2010:  9). 

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
828
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
14
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Integracion seguridad y defensa UNASUR anteproyecto investig 090611, por Francisco Tomás

  1. 1. PROCESOS DE INTEGRACION ECONOMICA EN AMERICA LATINA.  ANTEPROYECTO INVESTIGACION INTEGRACION EN SEGURIDAD Y DEFENSA EN EL MARCO DE LA UNASUR. Por: Francisco José Tomás Moratalla. INTRODUCCION A  par&r  de  la  creación de la Unión  de Naciones Suramericanas 1  (UNASUR),  el 23  de  mayo  del  2008  en  la  ciudad  de  Brasilia,  se  produce  un  importante  impulso  en  los  procesos   de   integración  en  materia  de  seguridad  y  defensa   en  América   La&na,  destacando  especialmente  la  creciente  coordinación  en  polí&cas   exteriores  relacionadas  con  la solución  de  conflictos,  la  paz  y  la  cooperación,  en  el marco del  Consejo de Defensa Sudamericano 2 (CDS).  Pese  a lo incipiente  del  proceso, el dinamismo alcanzado, así como la  calidad y can&dad  de los acuerdos suscritos, contrastan con la  experiencia  histórica la&noamericana, en la  que  pese  a  la  importancia e interés en la  seguridad y la  defensa, estos eran temas que  debido a su carácter  conflic&vo,  casi  siempre,  “estaban  al  margen  de  los  acuerdos o  tratados  de  integración,  pero  que  en  las  úl7mas  experiencias  de  integración  subregionales  o  con7nentales  han  aparecido  con  un  cierto  grado  de  vinculación”  (Palazuelos   2011:  9).  Al   mismo  &empo,  contrastan  también  con  la  experiencia  histórica,  en  aquellos   casos  en  que  sí  se  concretaron  acuerdos  en  la  materia, tales  como el Tratado Interamericano de Asistencia  Recíproca  (TIAR), la  Junta  Interamericana de Defensa (JID) o las  inicia&vas en el  marco del  MERCOSUR; pues en  términos  globales  “ninguno de estos acuerdos además de vigente, es eficaz3” (Mar]nez  2008), pese a  que presenten, sin embargo, muchos  aspectos  posi&vos. En este sen&do,  la  “sensación”  de fracaso,  es la que jus&fica,  en muchos líderes  la&noamericanos,  la  1  La  UNASUR  está  integrada por: Argen&na, Bolivia,  Brasil, Colombia,  Chile,  Ecuador, Guayana,  Paraguay, Perú, Suriname,  Uruguay y        Venezuela (CDS 2011) 2  Aprobado en  Diciembre  del  2008 se  define  a  sí mismo como:  “Una instancia  de  consulta,  cooperación y coordinación en materia    de  Defensa de  la UNASUR. Tenemos el  obje7vo de  consolidar  Suramérica como  una  zona  libre,  soberana  y  en paz,  base  para  la  estabilidad  democrá7ca  y  el  desarrollo  integral  de  nuestros  pueblos.  Como  contribución  a  la  paz  mundial,  fomentando  una  iden7dad suramericana en materia de defensa,  que  tome en cuenta las caracterís7cas subregionales y nacionales y que contribuya  al fortalecimiento de la unidad de América La7na y el Caribe”. (CDS 2011) 3  Uno de  los casos más dramá&cos de  ineficacia fue  el  del colapso del TIAR debido a  la  Guerra  de  las Malvinas. Como se  sabe  dicho    tratado establecía  que  si  algún país americano  era  atacado  por  una  nación  extranjera,  todas las demás naciones en  el  con&nente  acudirían en  su  ayuda.  Este  no fue  el  caso,  sin  embargo,  en el  conflicto  armado entre  Argen&na  y  Gran Bretaña,  originado por  el  control de las Islas Malvinas.  
  2. 2. necesidad  de   un  nuevo  impulso  integracionista   en  la   materia   y  las   esperanzas  depositadas en el mismo.4. En relación a los dis&ntos  tratados  e inicia&vas  regionales, en los temas de seguridad y  defensa, las  razones  de  su histórica  ineficacia, siguiendo lo planteado por autores como  Ballesteros, pudieran ser varias, a saber:  1º “…en Iberoamérica, una vez terminada la guerra (II Guerra Mundial), no se percibía  una amenaza exterior al subcon7nente.  2º Las importantes diferencias entre las polí7cas de los países La7noamericanos y  del  Caribe, han dificultado los procesos de integración.  3º  La  existencia  de  una  escasa  cultura  de  seguridad  y  defensa  que  impulse  a  las  sociedades a  buscar  en la defensa colec7va,  la mejor  forma  de  defender  los intereses  compar7dos.  4º Los conflictos fronterizos larvados existentes entre algunos de los países miembros,  dificulta el necesario grado de confianza mutua.  5º  La  escasez  de  recursos  económicos  y  la  necesidades de desarrollo  económico, que  impedían las inversiones en sistemas de defensa.  6º  La  forma  de  liderazgo  de  EEUU  que  daba  preferencia  a  las  relaciones  bilaterales  frente  a  las  mul7laterales”.  (Ballesteros  2011:  3),  lo que por  otro lado contribuyó al  excesivo  peso  que  tradicionalmente  tuvo  Estados  Unidos  en  la  solución  de  los  problemas de seguridad y defensa que surgieron en el hemisferio.  Ante  las   dificultades   del  pasado  y  los   aparentes   progresos  de   la  integración  en  seguridad y  defensa  acontecidos  en el marco de la UNASUR la  pregunta obligada es si  la  región sudamericana  será  capaz de consolidar  los  logros  alcanzados,  superando las  asimetrías ins&tucionales y  económicas, los recelos  y los  intereses locales, así como la  excesiva   dependencia   de  los  intereses  geoestratégicos  de  potencias  externas;  “llevándolos más allá de los tratados y  las reuniones de alto nivel para extenderse a la  implementación  de  estructuras  regionales  capaces  de  llevar  la  integración  al  nivel  opera7vo y doctrinal”. (Ballesteros, 2011: 6).  En  defini&va,  pese  al   poco  &empo  transcurrido  en  la   vida   de  UNASUR,  parece  per&nente   describir  y  analizar  lo  avanzado,  así  como  las   dificultades   enfrentadas,  tratando  de  establecer  conclusiones  preliminares   que   nos   permitan  “interpretar  el  significado y posibilidades reales que esta experiencia pueda aportar al propio proceso  de integración,  y  a  los países y  sociedades que forman parte de el”.  (Palazuelos  2010:  9).  OBJETIVOS.    General:  4   Así  se  han  pronunciado  diferentes  líderes  sudamericanos,  como  por  ejemplo  la  Presidenta  Argen&na,  Cris&na  Fernández  de  Kirchner,  que  señaló  recientemente  que  “Unasur  no colapsará  como  sucedió con  el  TIAR  durante  la  Guerra  de  las Malvinas”,  pues  “el  Consejo  Sudamericano  de  Defensa  será,  de  lejos,  mucho  más  efec7vo  y  robusto  que  las  previas  experiencias  como  el  TIAR” (Fernandez 2011). 
  3. 3. Valorar el  reciente  proceso de integración  de  las políJcas de seguridad y defensa en  el marco  de la UNASUR,  a la luz de las   experiencias subregionales del MERCOSUR y  la CAN.  Parciales: • • • • • Iden&ficar  los  logros alcanzados en la integración de la seguridad y defensa  en  la UNASUR.   Iden&ficar  desaRos  de  corto,  medio  y  largo  plazo  que afronta  la  UNASUR  en  materia de seguridad y defensa.  Comparar la  experiencia  de  integración en seguridad y defensa  de UNASUR con  la  realidad de la integración subregional, en dichas  materias, en MERCOSUR y la  CAN.  Proponer  posibles  interpretaciones  y/o  significados,  entorno  a   los  logros   y    desahos de la integración en seguridad y defensa en el marco de la UNASUR.   Establecer conclusiones preliminares entorno a las  posibilidades de  éxito de  la  integración sudamericana en seguridad y defensa, en el marco de la UNASUR.   ESTADO DE LA CUESTION.  El  estado de la cues&ón se analiza organizado en función de contenidos  propuesto en  los obje&vos parciales, a saber: Logros alcanzados.  En cuanto a  los logros  alcanzados y  pese  a  que se pudiera señalar  la contradictoria  sensación existente  entre  "lo  fácil" (acuerdo  de  defensa  dentro  de  UNASUR),  o  bien  di^cil,  que  supone  sostener  estrategias  regionales  (Plan  Colombia  y  bases  militares  estadounidenses)”,  (Palazuelos  2011:  9);  pareciera  imponerse  la  tesis  que  señala  lo  sorprendente y  posi&vo de los avances, pues  se hace evidente la creciente efecJvidad  de la UNASUR en resolver problemas de la agenda regional. (Main 2010). Dicha  tesis  es   sostenida   sobre   la   enumeración  rápida,  planteada  por  Main,  de  los   principales  logros  de este corto período, apenas  tres  años  desde  la creación de  UNASUR y que  son  los siguientes:  1‐ El  desarrollo de mecanismos comunes  de transparencia en cuanto a las  polí&cas  de  defensa  y gastos militares. Es  decir un “mecanismo  de Medidas de Confianza Mutua”  que   abarcaría   lo  siguiente:  “a)  Intercambio  de  información  y  transparencia;  b)  ac7vidades militares intra y  extra regionales; c) medidas en el ámbito de la seguridad;  d)  además  de  un  conjunto  de  medidas  que  apuntan  a  ser  efec7vo  un  sistema  de  garanaas,  cumplimiento  y  verificación”.  (Gu&errez  2010).  También el  acuerdo para  la  creación de un centro mul&lateral  de estudios  estratégicos  de defensa, recientemente  inaugurado.  2‐ La  “Declaración de Cuzco” del 2004, que  aunque fuera  del  período analizado supone  un  importante precedente para  la UNASUR  y  en la  que,  a  pesar  de  las  “divergentes 
  4. 4. agendas polí7cas  de  los  gobiernos  de la  región,  los líderes  estuvieron  de  acuerdo  en  priorizar el papel del grupo como un actor geopolí7co” (Main 2010).  3‐  El  hecho  de que para Sep&embre  del 2008, poco  después de  la  firma  del tratado  cons&tu&vo de UNASUR, el grupo tuvo que  afrontar su primer gran reto, al resolver de  manera   sa&sfactoria,  la   que  Main  (2010)  califica   como,  “la  más  importante  crisis  polí7ca sudamericana de los úl7mos cinco años: el intento violento de desestabilizar el  gobierno de Evo Morales en Bolivia”.  4‐  También el  hecho  de  que  para  Agosto  del  2008,  UNASUR  contribuyó  de manera  decisiva   en  reducir  la   tensión  generada  entre  Colombia  y  sus  vecinos   (Ecuador  y  Venezuela),  al   establecer  una  cumbre  presidencial   para   discu&r  el  controverJdo  acuerdo,  que permiYa la expansión  de la presencia militar de los Estados Unidos en  territorio  colombiano.  “Aunque  las  tensiones  entorno  al  acuerdo  con7nuaron,  la  cumbre facilitó el diálogo y dio más ímpetu al Consejo de Defensa de UNASUR en el que  los ministros de  defensa  de América  La7na  man7enen  abiertas  discusiones  sobre  los  proyectos de defensa nacional y regional” (Main 2010).  5‐ La  clara  polí&ca de condena al  golpe de estado en Honduras, adoptada por UNASUR,    y  el   rechazo  al   reconocimiento  de  las  elecciones  desarrolladas   en  2009,  bajo  el  gobierno de facto,  y  que  tuvieron como resultado el nombramiento de  Porfirio Lobo  como nuevo presidente de Honduras. Esta posición de UNASUR condicionó de manera  notable el pleno retorno de Honduras a la Comunidad Internacional, especialmente  su  reingreso a la  OEA, que fue aprobada recientemente gracias  a la intermediación exitosa  de Venezuela y Colombia en el marco del “Acuerdo de Cartagena”.     6‐ Por ul&mo el  unánime nombramiento del ex‐presidente argen&no, Nestor  Kirchner,  al  puesto de Secretario General de la  UNASUR, truncado por su repen&no fallecimiento  y  que  mandaba un claro signo sobre  la intención de UNASUR de con&nuar ejerciendo  una  dirección  independiente en la  solución  de  los problemas  regionales de defensa  (Main 2010).  DesaRos de corto, medio y largo plazo.  En  relación a  los  desahos  de  corto  plazo  y  siguiendo  lo  planteado  por  Maldonado,  éstos  parecieran tener  un  carácter  más  opera&vo  que estratégico  puesto  que  están  vinculados  con la  ejecución del  segundo Plan de Acción del CDS,  2010‐2011,  a saber:  “El desarrollo de una metodología de medición de gastos de defensa y la realización de  estudios sobre las capacidades existentes en el ámbito militar para apoyar las acciones  humanitarias”.  También  “el  diagnós7co  sobre  las  capacidades  de  la  industria  y  tecnología de la defensa de los países sudamericanos, con la  intención de promover a  mediano  plazo  la  complementariedad,  la  inves7gación,  la  cooperación  técnica  y  la  transferencia  de  tecnología”.  Y  por  úl&mo  “la  posibilidad  de  crear  un  Centro  de  Inves7gación  y  Desarrollo  Tecnológico  y  Cooperación  Industrial  a  nivel  regional” (Maldonado 2011).  En cuanto  a  los  desahos  de medio  plazo  y  siguiendo lo planteado por  autores  como  Gu&errez, se podrían señalar al menos  tres: En primer lugar se trataría de  profundizar  las “Medidas de Confianza Mutua”, especialmente  en relación a  los sistemas y  gastos  en  defensa.  En relación a  los  sistemas  “es  muy  interesante  contar  con  información 
  5. 5. sobre  cada  fuerza  y  sus  respec7vos  equipamientos,  así  como  los  acuerdos  de  cooperación en estas materias. En relación a los gastos, es la materia más sensible que  debe  ser  explicitada”.  En segundo lugar  se  debería  de abordar  “el Protocolo  de  Paz,  Seguridad y Cooperación propuesto por el gobierno peruano, que vendría a sumarse a  un conjunto de inicia7vas en el campo de la jurisprudencia internacional que apuntan a  consolidar los valores de la democracia y  la paz, haciendo un aporte inicial a un futuro  debate doctrinario al respecto”. Por úl&mo se trataría de  “iniciar un  debate5  sobre la  arquitectura  de seguridad  para  la  sub‐región,  lo  que permi7ría  resituar  el  diálogo  y  encuentro conceptual sobre seguridad y defensa, los límites y alcance para cada una de  esas dimensiones” (Gu&errez 2010).  En cuanto a  los  desahos  de largo plazo, en un contexto de distensión propiciado por el  acercamiento entre Colombia y sus  vecinos  Ecuador y Venezuela,  en el  que “se abren  nuevas  expecta7vas  de  mayor  y  mejor  cooperación  en  la  región  sudamericana  en  temas  de  seguridad  y  defensa”,  los  mayores  desahos  estarían  relacionados  “con  la  presencia e influencia de los Estados Unidos en la región, así como con el papel que ha  desempeñado  la  lucha  contra  las fuerzas  insurgentes en  Colombia”.  Ambos  aspectos  podrían  ser  foco  de  generación  de  nuevos  conflictos,  ralen7zando,  o  bien  haciendo  fracasar por completo, los  avances  logrados  por UNASUR en materia de  integración en  seguridad y defensa (Maldonado 2011).  ComparaJvo de UNASUR con MERCOSUR y CAN.  Sin  menoscabo  de  nuevos  análisis,  la   tesis  que  pareciera  imperar  en  relación  a  la  experiencia en materia  de integración y  defensa  de  MERCOSUR, es  que mientras  que  los  logros  en  la  integración  de  la  defensa  serían más  bien modestos 6,  sin  embargo  resultarían  “…evidentes  los  avances  logrados  en  la  subregión  hacia  la  paz  y  la  cooperación7 ,  incluyendo  una  creciente  coordinación  en  materia  de  polí7cas  exteriores”, que podría ser atribuible  al Mecanismo de Consulta y Concertación Polí&ca  del MERCOSUR (Ugarte 2008).  En relación a la CAN la tesis  predominante,  a ser verificada, sería la de que “mientras  que el MERCOSUR ha  seguido hasta el momento el modelo de integración europeo  en  los  aspectos  de  seguridad  y  defensa  (es  decir)  –dis7nguir  entre  los  ámbitos  de  la  seguridad  pública,  por una  parte,  y  la  defensa, por  la  otra‐ la  CAN adoptó  el modelo  5   Para  autores  como  García,  dicho  debate  debe  abordar  tanto  el  establecimiento  de  un  marco  conceptual  común  entorno  a  la  seguridad,  que  permita  “construir  y  concretar  un  sistema  de  reglas  vinculantes  en  las  materias  de  defensa  y  seguridad  internacionales  e  incida en  la definición de  los bienes  públicos  que  deben ser  promovidos  y  protegidos en  este  campo”,  como su  ámbito  de  actuación,  que,  siempre  según  dicho  autor,  “debería  enfocarse  más  en  los  conflictos  intra‐estatales  y  no  tanto  en  supuestas  amenazas  exteriores”;  pues son  precisamente  éstos  los  que  “mo7van  los problemas de  seguridad  en América  La7na,  fruto del  escaso grado de  desarrollo de  los procesos de  consolidación del  Estado (PCE)  en una zona,  como la la7noamericana,  con  grandes asimetrías entre los Estados que la conforman” (García 2008). 6  En materia  de producción para la  defensa,  realización de  ejercicios combinados, así como medidas de  construcción de  confianza,  incluyendo el intercambio de estudiantes en ins&tutos militares. (Ugarte 2008).  7  Entre  otros logros, destacan el Mecanismo de  Consulta y  Concertación Polí&ca  del MERCOSUR de  junio de  1997, la  Declaración de    MERCOSUR,  Bolivia  y Chile  como zona  de  paz  (Declaración de  Ushuaia),  en la  que,  entre  otros  aspectos se  propone  fortalecer  los  mecanismos  de  consulta  y  cooperación  sobre  temas  de  seguridad  y  defensa  existentes,  antecedente  de  la  Zona  de  Paz  y  Cooperación  Sudamericana  y  los  principios  comunes  derivados  del  Protocolo  de  Ushuaia  sobre  Compromiso  Democrá&co  del  MERCOSUR (Ugarte 2008)
  6. 6. propugnado  por  Estados  Unidos  de  América  para  América  La7na,  consistente  en  un  concepto de seguridad de suma amplitud, que no dis7ngue entre la defensa nacional y  la  seguridad  pública,  incluyendo  además  aspectos  propios  de  la  polí7ca  general”  (Ugarte  2008).  Dicha  caracterís&ca propia  de la CAN &ene  que ver  también  con el  papel  predominante que  se le dio, en materia  de  seguridad y defensa, a la  lucha  contra  el   narcotráfico,  tanto  por  necesidad  de   las  naciones  andinas,  como  principalmente, por impera&vo de los intereses geoestratégicos de Estados Unidos.  La  divergencia  en modos  de entender  las  relaciones entre seguridad y  defensa  en el  marco de las  naciones par&cipantes  en MERCOSUR,  versus las  de la  CAN,  podría ser  uno  de  los   principales   desahos  futuros  de  la   UNASUR,  que  sin  duda  ya   se  ha  manifestado  a  la  hora  de  afrontar  algunos  de  los  problemas  de  la agenda  regional  reciente en materia de seguridad y defensa.  De las  experiencias  de MERCOSUR y  la  CAN  se  podría  desprender  la idea de que los  procesos  de integración hsica, económica y polí&ca, para ser exitosos, deberán de  venir  acompañados también de  avances  en materias de  seguridad pública  y defensa. En esa  dirección, el  Tratado Cons&tu&vo de  UNASUR presenta, aunque de manera  separada y  “no sin cierta  ambigüedad”8  los  aspectos  de seguridad pública  y defensa  a  saber: “…q)  la coordinación entre los organismos especializados de los Estados Miembros, teniendo  en cuenta  las normas internacionales,  para fortalecer  la  lucha  contra  el terrorismo,  la  corrupción, el problema mundial de las drogas, la trata de personas, el tráfico de armas  pequeñas  y  ligeras,  el  crimen  organizado  transnacional  y  otras  amenazas,  así  como  para  el desarme, la  no  proliferación de armas nucleares y de destrucción  masiva, y  el  desminado…;…s)  el  intercambio  de  información  y  de  experiencias  en  materia  de  defensa…;  y  …  t)  la  cooperación  para  el  fortalecimiento  de  la  seguridad  ciudadana…”(Ugarte 2008). Hasta  ahora  la  experiencia  de integración en seguridad y  defensa  de UNASUR parece  haber  estado centrada,  fundamentalmente,  en la  coordinación de polí&cas exteriores  para  la solución de  conflictos específicos, ya  sean inter‐estatales  o inter‐nacionales, con  el   obje&vo  de  mantener  la   paz  y  la   democracia.  En  este  sen&do  y  dado  que  la  separación entre  seguridad interior  y exterior es  cada  vez más  difusa, algunos  autores  proponen que  el CDS  “debería  ampliar  su  campo  de  actuación  en  el  entorno  de  la  seguridad”  (Ballesteros  2011:  5),  considerando  aspectos   tales   como  el  crimen  organizado, el narcotráfico o la inseguridad ciudadana. En todo caso la  tesis  que parece  predominar  en  la  actuación  del  CDS,  es  la  de  orientarse,  en  materia  de  seguridad  pública,  hacia  un  modelo  similar  “al  de  la  coordinación  en  seguridad  pública  en  el  MERCOSUR  ampliado;  y  en  materia  de  defensa,  en  lo  fundamental  y  con  las  adaptaciones que requieran las diversidades entre ambas regiones, y con el 7empo que  requiera  su  desarrollo  y  la  imprescindible  construcción  de  consenso,  en  mecanismos  análogos a los establecidos en la Unión Europea, en el marco de la Polí7ca exterior y de  Seguridad Común, y de la Polí7ca Europea de Seguridad y Defensa (Ugarte 2008).   8   “El  concepto  de  seguridad  hemisférica  en  La&noamérica  presenta  un  carácter  discu&do  en  su  grado  de  aceptación  y  mul&dimensionalidad  en  sus  elementos  conformadores,  por  lo  que  hace  muy  dihcil  el  proponer  una  noción  que  sea  sencilla  y  pacífica  a  la  vez. La  ambigüedad no debe  de  sorprender,  pues,  como  señala  García,  la  seguridad hemisférica  en La&noamérica  es  por  el  contrario poliédrica  y polémica,  lo que  origina que  nos sea  tan fácil conciliar posiciones a  la  hora de establecer  un sistema  de  seguridad regional como el que supone la inicia&va brasileña del CDS”. (176) (García 2008). 
  7. 7. Interpretaciones y/o significados posibles.  Pese  al  poco &empo transcurrido desde la creación de UNASUR y  su CDS,  los  avances  logrados  hasta  la fecha en la  solución de los problemas más  urgentes  y sensibles  de la  agenda   regional,    así  como  los  desahos  a  enfrentar  en  materia  de  integración  en  defensa   y  seguridad,  han  dado  pie  a  diferentes   interpretaciones   y/o  significados  posibles entorno a este proceso de integración sudamericano, a saber:  1. La  primera  de  las interpretaciones  gira entorno a la idea  de que la creciente  efec&vidad de la UNASUR en resolver los  problemas  de la  agenda  regional, son  a  su vez evidencia  y  demostración de su expresa  vocación de actuar  como un  “actor  geopolí&co”  de   importancia   tanto  a  nivel   regional   como  hemisférico  (Main  2010).  En ese sen&do, UNASUR  estaría enviando una clara  señal de  su  intención  de  con&nuar  ejerciendo  un  rumbo  independiente   de  posibles  influencias externas. (Main 2010).  2. Para  otros  autores  la inicia&va  de  crear un CDS, claramente liderada por Brasil y  el  camino  recorrido  hasta  la   fecha  en  este  proceso  de  integración  sudamericana,  arrojaría  dudas sobre sus  verdaderos obje&vos, analizándose  si  la   propuesta  “cumplirá  las  necesidades  de  defensa  exterior  a  través  de  la  seguridad  coopera7va  o  sólo  servirá  para  fortalecer  a  Brasil  como  país  con  pretensiones hegemónicas en la región” (García 2008, 176). 3. Por  úl&mo  algunas  interpretaciones  insisten  en  que  las  respuestas  dadas   al  conflicto de  Bolivia y  al  resto  de los  que se han planteado a  lo largo  de este  período con el  Golpe de  Estado en Honduras, el tratado de ampliación de  bases  de los  Estados  Unidos en Colombia  y  el bombardeo colombiano a  bases  de las  FARC en territorio ecuatoriano, que  fue el  punto de arranque para  la  propuesta  brasileña de creación del  CDS... “incrementan  la  esperanza de que éste Nuevo  foro  pueda  ofrecer  una  fuerza  de  estabilización  para  el  auto  manejo  de  las  relaciones internacionales sudamericanas que pueda  rivalizar e incluso superar  a  la  OEA.  Lo  anterior  podría  ser  interpretado  como  nueva  evidencia  del  incremento  en  la  influencia  diplomá7ca  de  Brasilia  a  expensas  de  la  de  Washington” (Phillips 2008).   Conclusiones preliminares.  De manera  preliminar se  consideran tres  hipótesis diferentes, de  las  varias  existentes,  para  el análisis sobre el futuro de la integración regional en materia  de defensa, en el  marco de la UNASUR.  La  primera hipótesis, defendida  por Griffiths‐Spielman, condiciona el  éxito de  cualquier  intento de integración en materia  tanto de  seguridad como defensa, a la existencia  de  “…un  Estado  consolidado  a  nivel  de  cada  uno  de  los  países,  una  integración  en  infraestructura  aceptable  en  la  región,  y  un  adecuado  nivel  previo  de  integración  polí7ca” ( Griffiths‐Spielman 2009).  La conclusión preliminar,  a verificar  en este caso,  podría   ser  que   el   proceso  sólo  avanzará  con  éxito  si  las   unidades  par&cipes  en  la  integración  son  más   homogéneas   y  se  encuentran  más   relacionadas   a   través   de  diversos proyectos polí&cos, en infraestructura, y de energía. 
  8. 8. Una  segunda  hipótesis  parte de  la premisa op&mista de que  nos encontramos en un  buen momento,  momento de oportunidad,  para  un  proceso  de  integración  de  este  &po.  Las  razones  para  este  op&mismo  podrían  ser,  por  ejemplo,  las  señaladas  por    Ballesteros:  • “La existencia de un marco de integración polí7co, económico y cultural como es  UNASUR que, además, cuenta en su seno con el CDS.  • La mayoría de sus sistemas polí7cos son regímenes democrá7cos.  • La aparición de un líder como Brasil que puede aglu7nar la voluntad e intereses  del resto de países.  • La  par7cipación  en  operaciones  de  paz  de  los  ejércitos suramericanos  que  se  integran  en  las  zonas  de  operaciones  y  se  adiestran  para  trabajar  de  forma  integrada en ambiente mul7nacional.  • La  imposibilidad  de  hacer  frente  de  forma  aislada  a  los  nuevos  riesgos  y  amenazas.  • La mejora de las capacidades militares de gran parte de los países.  • La  existencia  de  inicia7vas  bilaterales,  como  la  Fuerza  de  Paz  Combinada  chileno argen7na "Cruz del Sur", creada como una fuerza binacional “Stand By”  a disposición de la ONU”. (Ballesteros, 2011: 7). La  conclusión preliminar  a verificar  en este caso podría  ser  la que  propone el propio  Ballesteros cuando afirma  que, “si sus líderes lo desean, Iberoamérica está en la mejor  posición  histórica  para  llevar  a  cabo  de  forma  eficaz  un  proceso  de  integración  en  materia de seguridad y defensa”. (Ballesteros, 2011: 7).  Por úl&mo una tercera  hipótesis pesimista podría  ser aquella  que  se inclina  a calificar el  proceso  más  como una ficción  que  como  una  realidad  consolidada.  En este sen&do  autores como Mar]nez,  señalarían las  razones para ser  escép&co sobre el futuro del  CDS:  En  primer  lugar  las   re&cencias  colombianas,  que  se  plasmaron  en  la   inicial  nega&va  del   Presidente   Uribe   a   la   creación  del  CDS  pues  “quería,  a  toda  costa,  mantener  libertad  de  acción  en  su  par7cular  lucha  contra  las  FARC  a  través  de  los  planes Colombia y Patriota” y que pese a  la par&cipación colombiana en el CDS, siguen  siendo  una  amenaza  para  el  proceso  de  integración  en  defensa;  En segundo  lugar,  “porque quien encabeza la fórmula, Brasil, genera todo Bpo de suspicacias. ¿Cómo es  posible  que  el  país  menos  recep7vo  a  cualquier  7po  de  Tratado  que  menoscabe  su  libertad  individual  de  acción  sea  el  impulsor?  ¿Qué  buscará?  Para  unos  sólo  una  plataforma  regional en  la que dinamizar su industria  armamenas7ca.  Para  otros, Lula  simplemente  ha  descubierto,  como  todo  Presidente  que  se  precie  en  su  segundo  mandato, el sistema internacional y, como anunció en su discurso de 4 de marzo, quiere  una silla en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y quiere liderar la seguridad y  defensa regionales a través del CSD. Se trata del imperialismo brasilero perennemente  cri7cado  en  la  región.  En  tercer  lugar,  y  no  menos importante,  porque  la  propuesta  está todavía demasiado “verde”. (Mar]nez 2008) METODOLOGÍA. A  la hora  de realizar  el  presente trabajo y  teniendo en cuenta  el  corto  recorrido en  materia  de  integración en seguridad y  defensa  de la  UNASUR, par&mos de la premisa 
  9. 9. de  que   UNASUR  pareciera  surgir  “como  consecuencia  natural  del  desarrollo  y  progresiva  confluencia  de  los  procesos  de  integración  subregional  en  Sudamérica” (Ugarte 2008). En este sen&do también pareciera  lógico pensar  que  para  valorar el reciente proceso de  integración de las  polí&cas  de seguridad y  defensa  en el  marco  de  la   UNASUR,  será  necesario  realizar  un  análisis   compara&vo  de   dicha  experiencia con las  desarrolladas  en el MERCOSUR y  la CAN. Para ello par&remos del  análisis  crí&co y validación de los  principales  logros  y desahos  iden&ficados, en cuanto  a  seguridad  y  defensa  en  la  experiencia  del  MERCOSUR,  por  las principales  fuentes  doctrinales  señaladas   en  el   estado  de  la  cues&ón  de  la   presente  propuesta.  Los  desahos se propone  organizarlos  en función de si, en nuestra opinión, se presentan en  el  corto,  medio o largo plazo,  lo  que  remite también a  la  posible clasificación entre  amenazas  o  desahos  de  carácter  “urgente”,  más  vinculados  con  cues&ones  que  se  pudieran calificar como “opera&vas”;  frente a  aquellos  “importantes” o que pudieran  considerarse  como  de  carácter  estratégico.  Posteriormente  se  compararán  logros  y  desahos con la  realidad de la  integración subregional en el MERCOSUR y la  CAN. Para  ello se tomará  como punto de par&rá, la validación de las  tesis  propuestas  en el estado  de la  cues&ón en relación a  ambas  experiencias. Del análisis  comparado se propondrán  posibles  interpretaciones   y/o  significados,  entorno  a  los  logros   y    desahos   de  la  integración en seguridad y  defensa  en el marco de la  UNASUR. También para  ello se  par&rá  de algunas  de  las  principales  ideas  recogidas  por la doctrina en relación a dicho  tema. Todo lo anterior servirá para establecer conclusiones preliminares  entorno a las  posibilidades  de éxito  de  la  integración  sudamericana  en seguridad y  defensa,  en  el  marco de la UNASUR.   Para  establecer dichas  conclusiones  se analizarán al menos tres  &pos  dis&ntos  de   hipótesis,  que   parten  de  premisas  op&mistas,  pesimistas  y  condicionadas, sobre  las  que determinar  las  posibilidades  de  éxito de dicha inicia&va.  Todo ello contribuirá a alcanzar el obje&vo general perseguido con el presente trabajo.  BIBILIOGRAFÍA. Ballesteros  Mar]n,  Miguel   Ángel  (2011).  “La  Seguridad  y  Defensa  en  el  marco  del  proceso de Integración Iberoamericana”. Documentos  de análisis   del  Ins&tuto Español  de  Estudios  Estratégicos  (IEEE).  Nº  08/2011.    htp://www.ieee.es/Galerias/fichero/ d o c s _ a n a l i s i s / 2 0 1 1 / DIEEEA08_2011SeguridadDefensaEnelProcesoIntegracionIberoamericana.pdf Consejo de  Defensa  Sudamericano, CDS (2011). Unión de Naciones del  Sur (UNASUR).  htp://www.cdsunasur.org/ Fernandez, Cris&na  (2011). “Unasur ‘won’t collapse’ as happened with TIAR during the  Malvinas   war”  En  Merco  Press.  Friday,  May  27th  2011  ‐  08:32  UTC.  htp:// en.mercopress.com/2011/05/27/unasur‐won‐t‐collapse‐as‐happened‐with‐&ar‐during‐ the‐malvinas‐war  García,  Jonás   (2008).  El   Consejo  de  Defensa   Sudamericano:  ¿Instrumento  de  Integración Regional o Mecanismo para la Hegemonía  de Brasil?.  UNISCI,  Discussion  Papers,  Nº  18  (Octubre /  October  2008) ISSN  1696  ‐ 2206.  htp://www.ucm.es/info/ unisci/revistas/UNISCI%20DP%2018%20‐%20GARCIA.pdf
  10. 10. Griffiths‐Spielman,  John  E.  (2009).  “Procesos  de  integración  regional  en  defensa:  ¿Consejo  Sudamericano  de  Defensa‐UNASUR,  ¿Un  nuevo  intento?”.  Publicado  en  la  Revista Globalización, Compe&&vidad y Gobernabilidad. Georgetown University.   htp://gcg.universia.net/pdfs_revistas/ar&culo_120_1238144952904.pdf Gu&érrez  Palacios,  Carlos  (2010).  “Consejo  de  defensa  de  UNASUR,  medidas  de  confianza  mutua   y  nuevos   desahos”.  Viernes,  08  de   enero  de   2010.  htp:// www.ateneadigital.es/RevistaAtenea/REVISTA/ar&culos/Ges&onNo&cias_1425_ESP.asp  Main, Alex (2010). UNASUR:  An Emerging  Geopoli&cal  Force.  Thursday,  20  May  2010 10:43. Center For Economic And Poli&cal Research.  htp://www.cepr.net/index.php/blogs/cepr‐blog/unasur‐emerging‐geopoli&cal‐force/  Maldonado, Carlos  (2011). Desahos  de  la  UNASUR en materia  de  seguridad y defensa  en 2011. 06/01/11 ATENEA. Publicado en “Nuestro Mar”. htp://www.nuestromar.org/ n o & c i a s / p o l i & c a _ y _ e c o n o m i a / 06_01_2011/34856_desafios_de_la_unasur_en_materia_de_seguridad_y_defens Mar]nez,  Rafael  (2008).  "El  Consejo  Sudamericano  de  Defensa:  ¿realidad o ficción?.  "31  de  octubre   de   2008  /  Opinión  CIDOB,  n.º  17.  htp://www.cidob.org/es/ p u b l i c a c i o n s / o p i n i o / a m e r i c a _ l a & n a / el_consejo_sudamericano_de_defensa_realidad_o_ficcion  Palazuelos, Antonio (2011): “Unidad 4, La problemá7ca de los Procesos de Integración  Económica  en  América  La7na:  Análisis  de  Algunos  Temas  Relevantes”.  Procesos  de  integración  económica   en  América  La&na.  Máster  Internacional   en  Estudios  Contemporáneos de América La&na (MECAL).  Phillips  Tony  (2008).  “The Bolivian  Crisis,  the OAS,  and  UNASUR”.  En  ALAI,  América  La&na en Movimiento. 2008‐10‐02. htp://alainet.org/ac&ve/26705 Ugarte, Jose Manuel  (2008). “Integración subregional en seguridad pública  y  defensa;  del MERCOSUR  a UNASUR”.  Anuario  de la  Coordinadora  Regional  de Inves&gaciones  Económicas  y  Sociales  (CRIES)  2008‐2009;  Globalhoy  n°18. .  htp://www.gloobal.net/ iepala/gloobal/fichas/ficha.php?en&dad=Textos&id=7279&opcion=documento Por: Francisco José Tomás Moratalla. 

×