Discurso delmetodo

477 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
477
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Discurso delmetodo

  1. 1. Discurso del Método René Descartes Báez Cabanillas M. Victoria Hernández Claudia • Introducción: Descartes fue un filosofo revolucionario y muy religioso, ya que introduce el racionalismo en los comienzos de la Modernidad y a Dios como sustento de sus verdades. Para el todo se reduce a lo que uno piensa, es decir soy poderoso en la medida que tenga la capacidad para razonar. Le interesa averiguar lo que podemos saber, es decir, aclarar la cuestión de la certeza de nuestro conocimiento. La otra cuestión importante para él fue la relación entre el alma y cuerpo. Crea un método con el cual conducir a su razón por el buen camino y así obtener el verdadero conocimiento de las cosas Proponemos tratar de explicar el Discurso del Método aplicando los conocimientos obtenidos en clase. Nuestro objetivo de trabajo es la de demostrar la hipótesis de que el método de Descartes todavía tiene vigencia para conseguir el conocimiento certero y no aceptar como verdadera cualquier afirmación, sino aprender a utilizar la razón para constatarla como tal. Nos proponemos investigar a cerca de la vida del filósofo, su pensamiento en cuanto a la existencia de Dios, su análisis de la mente y la razón humana. También nos pareció interesante relacionar a este autor con algunos filósofos, como ser Sócrates, Platón y San Agustín ya que todos ellos pensaban que la razón es la única fuente de conocimiento y que en ella se podía confiar ciegamente. • Biografía Descartes nació el 31 de marzo de 1596 en La Haye, en la Turena francesa. Pertenecía a una familia de la baja nobleza, siendo su padre, Joachin Descartes, Consejero en el Parlamento de Bretaña. La temprana muerte de su madre, Jeanne Brochard, pocos meses después de su nacimiento, le llevará a ser criado en casa de su abuela materna, a cargo de
  2. 2. una nodriza a la que permanecerá ligado toda su vida. Posteriormente hará sus estudios en el colegio de los jesuitas de La Flèche, hasta los dieciséis años, estudiando luego Derecho en la Universidad de Poitiers. Según la propia confesión de Descartes, tanto en el Discurso del método como en las Meditaciones, las enseñanzas del colegio le decepcionaron, debido a las numerosas lagunas que presentaban los saberes recibidos, a excepción de las matemáticas, en donde veía la posibilidad de encontrar un verdadero saber. Esta muestra de escepticismo, que Descartes presenta como un rasgo personal es, sin embargo, una característica del pensamiento de finales del siglo XVI y principios del XVII. Terminados sus estudios Descartes comienza un período de viajes, apartándose de las aulas, convencido de no poder encontrar en ellas el verdadero saber: "Por ello, tan pronto como la edad me permitió salir de la sujeción de mis preceptores, abandoné completamente el estudio de las letras. Y, tomando la decisión de no buscar otra ciencia que la que pudiera hallar en mí mismo o en el gran libro del mundo, dediqué el resto de mi juventud a viajar, a conocer cortes y ejércitos, a tratar con gentes de diversos temperamentos y condiciones, a recoger diferentes experiencias, a ponerme a mí mismo a prueba en las ocasiones que la fortuna me deparaba, y a hacer siempre tal reflexión sobre las cosas que se me presentaban, que pudiese obtener algún provecho de ellas."1 Después de sus estudios opta, pues, por la carrera de las armas y se enrola en 1618, en Holanda, en las tropas de Maurice de Nassau, príncipe de Orange. Allí conocerá a un joven científico, Isaac Beeckman, para quien escribe pequeños trabajos de física, como "Sobre la presión del agua en un vaso" y "Sobre la caída de una piedra en el vacío", así como un compendio de música. Durante varios años mantienen una intensa y estrecha amistad, ejerciendo Beeckman una influencia decisiva sobre Descartes, sobre todo en la concepción de una física matemática, en la que había sido instruido por Beeckman. Continúa posteriormente sus investigaciones en geometría, álgebra y mecánica, orientado hacia la búsqueda de un método "científico" y universal. 1 “DESCARTES, RENÉ. Discurso del Método, Ediciones Orbis S.A., Barcelona, Pág. 49
  3. 3. En 1619 abandona Holanda y se instala en Dinamarca, y luego en Alemania, asistiendo a la coronación del emperador Fernando en Frankfurt. Se enrola entonces en el ejército del duque Maximiliano de Baviera. Acuartelado cerca de Baviera durante el invierno, pasa su tiempo en una habitación calentada por una estufa, donde elabora su método, fusión de procedimientos lógicos, geométricos y algebraicos. De esa época será la concepción de la posibilidad de una matemática universal (la idea de una ciencia universal, de un verdadero saber) y se promete emplearla en renovar toda la ciencia y toda la filosofía. La noche del 10 de noviembre de 1619 tiene tres sueños sucesivos que interpreta como un mensaje del cielo para consagrarse a su misión filosófica. La importancia que concede Descartes a estos sueños choca con las características que se le atribuyen ordinariamente a su sistema ( racionalismo), pero según el mismo Descartes nos relata, estarían en la base de su determinación de dedicarse a la filosofía, y contendrían ya la idea de la posibilidad de fundamentar con certeza el conocimiento y, con ello, reconstruir el edificio del saber sobre cimientos firmes y seguros. Habiéndose dotado con su método de una moral provisional, renuncia a su carrera en el ejército. De 1620 a 1628 viaja a través de Europa, residiendo en París entre los años 1625-28, dedicando su tiempo a las relaciones sociales y al estudio, entablando amistad con el cardenal Bérulle, quien le animará a desarrollar sus teorías en afinidad con el catolicismo. Durante este período se ejercita en su método, se libera de los prejuicios, acumula experiencias y elabora múltiples trabajos descubriendo especialmente en 1626 la ley de refracción de los rayos luminosos. También en esta época redacta las "Reglas para la dirección del espíritu", obra inacabada que expone lo esencial de su método. En 1628 se retira a Holanda para trabajar en paz. Permanecerá allí veinte años, cambiando a menudo de residencia, completamente ocupado en su tarea filosófica. Comienza por componer un pequeño tratado de metafísica sobre el alma y Dios del que se dice satisfecho y que debe servir a la vez de arma contra el ateísmo y de fundamento de la física. Dicho tratado contendría ya las ideas fundamentales de lo que serían posteriormente las "Meditaciones metafísicas", según algunos estudiosos del cartesianismo, opinión no compartida por otros, que creen demasiado temprana la fecha como para que Descartes estuviese ya en posesión de su metafísica.
  4. 4. Interrumpe la elaboración de dicho tratado para escribir en 1629 un "Tratado del mundo y de la luz" que acaba en 1633 y que contiene su física, de carácter mecanicista. Pero, habiendo conocido por azar la condena de Galileo por haber sostenido el movimiento de la tierra (que también sostenía Descartes), renuncia a publicar su trabajo. Por una parte no quiere enfrentarse con la Iglesia a la cual está sometido por la fe. Por otra, piensa que el conflicto entre la ciencia y la religión es un malentendido. En fin, espera que un día el mundo comprenderá y que podrá editar su libro. Este "miedo" de Descartes ante la condena de Galileo ha llevado a algunos estudiosos a buscar en su obra un significado "oculto", llegando a interpretar la demostración de la existencia de Dios que realiza en las Meditaciones como un simple ejercicio de prudencia, que no se correspondería con el "auténtico" pensamiento cartesiano sobre la cuestión. Para difundir su doctrina mientras tanto publica resúmenes de su física, precedidos por un prefacio. Es el famoso "Discurso del método", seguido de "La Dióptrica", los "Meteoros" y "La Geometría", que sólo son ensayos de este método (1637). El éxito le conduce a dedicarse completamente a la filosofía. Publica en 1641, en latín, la "Meditaciones sobre la filosofía primera", más conocida como Las Meditaciones metafísicas, que somete previamente a los grandes espíritus de la época (Mersenne, Gassendi, Arnauld, Hobbes...) cuyas objeciones seguidas de respuestas serán publicadas al mismo tiempo. En 1640 muere su hija Francine, nacida en 1635, fruto de la relación amorosa mantenida con una sirvienta. En 1644 publica en latín los “Los Principios de la filosofía” . Estas obras son a causa de su reconocimiento público, pero también la de numerosas disputas. En 1643 conoce a Elizabeth de Bohemia, hija del elector palatino destronado y exiliado en Holanda. La princesa lo adopta como director de conciencia, de donde surgirá una abundante correspondencia en la que Descartes profundiza sobre la moral y sobre sus opiniones políticas y que le conducen en 1649 a la publicación de "Las pasiones del alma", más conocida como el Tratado de las pasiones, que será la última obra publicada en vida del autor y supervisada por él.
  5. 5. Posteriormente realiza tres viajes a Francia, en 1644, 47 y 48. Será en el curso del segundo cuando conozca a Pascal. Su fama le valdrá la atención de la reina Cristina de Suecia. Es invitado por ella en febrero de 1649 para que le introduzca en su filosofía. Descartes, reticente, parte sin embargo en septiembre para Suecia. El alejamiento, el rigor del invierno, la envidia de los doctos, contraría su estancia. La reina le cita en palacio cada mañana a las cinco de la madrugada para recibir sus lecciones. Descartes, de salud frágil y acostumbrado a permanecer escribiendo en la cama hasta media mañana, coge frío y muere de una neumonía en Estocolmo el 11 de febrero de 1650 a la edad de 53 años • Discurso del Método - Desarrollo Parte I: Consideraciones que atañan a la ciencia Para Descartes el hombre debe tener el buen sentido, es decir distinguir lo verdadero de lo falso. A partir de este buen sentido que él poseía, comienza sus estudios en las letras y en las diferentes ciencias; Poesía, Matemáticas, Teología, Filosofía, etc. A medida que iba tomando conocimiento de las mismas se daba cuenta de lo poco que sabia. Pero cambia de pensamiento y decide abandonar completamente sus estudios, para buscar la ciencia en sí mismo, con la experiencia que él pudiera ir recogiendo, de esa forma conseguir la verdad de las cosas y aprender a distinguir lo verdadero de lo falso para ver claras sus acciones y caminar con seguridad por la vida. “Pues me parecía que podría encontrar mucha mas verdad en los razonamientos que cada uno hace acerca de los asuntos que le importan y cuyo suceso puede castigarle después si ha juzgado mal, que en los que lleva a cabo un hombre de letras en su gabinete sobre especulaciones que no producen ningun efecto...”2 2 “DESCARTES, RENÉ. Discurso del Método, Ediciones Orbis S.A., Barcelona, Pág. 50
  6. 6. Parte II: Principales reglas del método Descartes Pensaba que la ciencia hecha por un solo hombre era más verdadera y cierta que aquella en la que participaban varios. La ciencia que los libros otorgan no es tan exacta y verdadera como la que un hombre puede obtener por sí solo mediante la experiencia. Entonces suprime los conocimientos anteriormente adquiridos para formar su propia ciencia y así crea su método. El mismo resulta ser casi matemático, ya que consta de cuatro reglas a seguir para poder obtener conocimiento verdadero. Este método implica el uso de la razón, y además sirve para controlar el funcionamiento de la misma, es decir si se lleva a cabo los pasos del método, se estará razonando correctamente. Reglas I No aceptar nada como verdadero sin haber sido comprobado. Regla de la evidencia: Esto quiere decir que la realidad que conocemos es verdadera en la medida que la capto de modo claro y distinto. Para Descartes, claro es una percepción que se muestra presente y que manifiesta una mente atenta. Distinto significa aquella percepción que siendo clara se encuentra tan separada de las otras percepciones que se muestra de forma manifiesto. II El problema planteado hay que dividirlo en partes. Regla del análisis: La realidad se nos muestra compleja y es imprescindible separarla en partes para conocerla. III Ordenar esas partes y analizarlas yendo de la más simple a la más compleja. Regla de la síntesis: Según Descartes, las cosas simples las conozco por intuición, es decir clara y distintamente, las cosas complejas por deducción, o sea es aquel pensamiento que va pasando de una intuición a otra de forma ordenada. IV Hacer una enumeración de todas las partes estudiadas. Regla de la enumeración: Constituye un repaso de todas las anteriores, para asegurarse de no omitir nada.
  7. 7. “Pero lo que mas me contentaba de este método era que con él estaba seguro de usar mi razón [...] además que al practicarlo, sentía que mi mente se acostumbraba poco a poco a concebir mas clara y distintamente sus objetos...3 Parte III: Algunas reglas de la moral sacadas del método El no desecha todo su conocimiento adquirido, sino que decide quedarse con parte de el, para así tener una regla de vida, guiarse en algo que había aprendido anteriormente, “... para no permanecer irresoluto en mis acciones mientras la razón me obligaba a serlo en mis juicios, y para no dejar de vivir en adelante lo mas acertadamente que pudiese me formé una moral provisional...”4 Entonces crea las máximas: I Obedecer las leyes. Conservar la religión. Tener opiniones moderadas ya que son las mejores en la práctica y así uno se apartaría menos del camino elegido. II Ser lo mas firme y resuelto en sus acciones y no seguir las opiniones dudosas de los otros, sino que se deben seguir las opiniones más probables. III Debía vencerse así mismo antes que la fortuna, procurar cambiar sus deseos antes que el orden del mundo y acostumbrarse a creer que lo único que esta en nuestro poder es la capacidad de pensar. Como conclusión esta moral, podemos decir que Descartes examina las ocupaciones de los hombres y elige la mejor, la suya, que consistía en cultivar su razón y progresar lo mas que pudiese en el conocimiento de la verdad con el método que él había ideado. También trata de juzgar bien para obrar bien y juzgar mejor para obrar de la mejor manera posible. Podemos decir que esta moral provisional de Descartes constituye una forma de protegerse, ya que manifiesta de esta manera el temor que tenia de ser considerado hereje por sus autoridades superiores, ya había ocurrido con Giordano Bruno y Galileo. Así lo 3 4 “DESCARTES, RENÉ. Discurso del Método, Ediciones Orbis S.A., Barcelona, Pág. 62 “DESCARTES, RENÉ. Discurso del Método, Ediciones Orbis S.A., Barcelona, Pág. 63
  8. 8. diría Jaime Barylko “ Parecía que Descartes no arriesga demasiado. Dice que destruirá todo, pero mientras tanto conserva todo [...] ¿No será acaso un modo de protegerse contra cualquier asechanza o acusación del mundo convencional? Mas vale prevenir que curar”5 Parte IV Prueba de la existencia de Dios y del alma humana o fundamentos de la metafísica Al entregarse a la investigación decide rechazar todo aquel concepto que tuviera una mínima duda. También rechazar aquellas razones que había aceptado como verdaderas por el simple hecho de que habían sido demostradas. Al darse cuenta de que rechazaba todo como falso se le ocurrió que él tenia que existir por le hecho de estar pensando de que todo era falso. Así es como encuentra su primer principio de la Filosofía; pienso, luego existo. Piensa que tiene un cuerpo por lo tanto es verdad que lo tiene. Por el hecho de pensar yo existo y no necesito de un cuerpo material para su existencia. Para justificar esa proposición como cierta y verdadera se basa en que ello se ve claramente, que para pensar es necesario ser y toma como regla general que las cosas que concebimos muy claro y distintamente son todas verdaderas. Este razonamiento ya había sido desarrollado por San Agustín alrededor del año 400, donde decía que el hombre es un ser que se equivoca y es por ello que sabe que existe, pero a la vez esta conectado con Dios, con la Iglesia, es decir esta contenido en un ser supremo que no se equivoca, es por eso que este razonamiento no causas ningún efecto en la época. Descartes al contrario, considera a ese ser que existe como un yo pensante que no depende de ninguna autoridad superior mas que de él mismo y su propio pensamiento, no necesita de otros y la razón lo conducirá a la verdad. Otra relación es con Platón, quien dice que es mas verdadero lo que se capta con la razón que con los sentidos. Descartes capta gracias a la razón que él es ese yo pensante y también entiende que ese ser es mas real que el mundo que captamos con los sentidos. Para Sócrates y Platón existe una relación entre pensamiento y existencia. Cuanto mas claro algo se percibe con el pensamiento, mas segura es su existencia. 5 JAIME BARYLKO. La Filosofía, una invitación a pensar. Editorial Planeta Argentina S.A.I.C. Pág. 122
  9. 9. Descartes se da cuenta que había cosas que no se le presentaban clara y distintamente es por eso que comienza a dudar, la duda implica un defecto; tiene dudas el ya no es perfecto, entonces comienza a indagar de donde sale la idea que existe alguien más perfecto que él. La capacidad de pensar eso nos fue dada seguramente por una naturaleza verdaderamente más perfecta y que reúne en si todas las perfecciones, con esto Descartes se refiere a Dios. Descartes reconoce sus imperfecciones y ve que las mismas no pueden existir en Dios. También conoce la existencia de dos naturalezas, cuerpo e inteligencia y dice que Dios no puede tener las dos porque ambas son dependientes entre sí y ello implica un defecto. Compara las ideas de los geometras con la idea de la existencia de Dios y le parece más verdadera esta ultima, porque por el solo hecho de pensar en Dios, estamos atribuyendo su existencia. Como habíamos dicho antes, todo aquello que percibimos claro y distintamente es verdad y para justificar que no me equivoco digo que Dios es la garantía que razone de esa manera. Esto se explica porque al pensar en esa idea de Dios, de perfección, aseguro su existencia, y si tengo esa idea de un ser perfecto es porque ese ser puso esa idea en mi, ese ser que no se equivoca, por eso todas mis demás ideas provienen de Él que es perfecto y por lo tanto son verdaderas. René Descartes opina que para conocer debemos usar nuestro entendimiento y no guiarnos por nuestros sentidos o imaginación ya que los mismos a veces nos engañan. Concuerdan con Platón quien considero que el método matemático, es decir en el cual se usa la razón, proporcionan un conocimiento mas certero que el que nos ofrecen nuestros sentidos. Todas las ideas que uno razone deben tener fundamento de verdad, incluso las que aparecen en nuestros sueños y la causa de todo esto es que Dios es o existe, es un ser perfecto y todo lo que hay en nosotros procede de Él. Por ello nuestras razones son verdaderas y las cosas defectuosas o dudosas se presentan en nosotros por el hecho de que no somos perfectos.
  10. 10. La razón nos dice que nuestras ideas tienen fundamento de verdad ya que Dios las puso en nosotros. Estas son mas completas en la vigilia que durante el sueño. Entonces debemos confiar en las ideas de cuando estamos despiertos mas que en la de los sueño. Aquí es a donde a Descartes se le presenta un problema. El no podía distinguir si su vida era un sueño o verdad. Estaba ante una duda, pero sabía que por estar dudando pensaba, si pensaba entonces era algo, es decir existía, y concluía que su vida no era un sueño. Parte V: Orden de cuestiones en Física Descartes toma noción de que Dios ha establecido ciertas leyes en la naturaleza y las mismas fueron impresas en nuestra alma, es por eso que no podemos dudar de las mismas. A estas leyes las aplica en un tratado6, imaginado un nuevo mundo creado por Dios y con una Naturaleza que obre según leyes por él establecidas. Explica esas leyes basándose en otra cosa que no sea la perfección de Dios. Estas leyes hablan del comportamiento de la luz, la sustancia, el movimiento, etc. A consecuencia de las mismas hay un ordenamiento de la materia. Luego trata de comprar ese mundo con el nuestro; en la Tierra todo gira hacia el centro, entonces las cosas se ordena de una determinada manera. Nuestro mundo fue creado por Dios y lo conserva por la misma razón que lo creo, es decir todo comenzó con un caos que por las leyes de la Naturaleza se fueron reordenando. Así la naturaleza de las cosas son mas fáciles de concebir en la medida que se las vemos reordenándose poco a poco. Dios creo a los hombres todos iguales en su interior y exterior y nos diferencio de los demás animales por otorgarnos un alma pensante. Aristóteles y San Agustín pensaban también que el hombre tenia un cuerpo y un alma (esto se denomina dualismo), pero Descartes lo que agrega a esta teoría es que el alma puede actuar independientemente del cuerpo. Dice que cuando el alma se encuentra en el cuerpo se relacionan mediante un órgano del Sistema Nervioso Central, la glándula pineal, es por esto que el alma se encuentra confundida por los sentimientos y afectos, no obstante la razón se encarga de controlar la misma. Esta relación de Descartes nos parece un tanto absurda y de hecho, es 6 El “Traité du Monde ou de la Lumière” (1634)
  11. 11. evidente que el filosofo no supo explicar con coherencia y racionalidad este punto en su filosofía. Descartes explica en este libro el movimiento del corazón y su anatomía ya que este órgano es común para el hombre y los animales. Otra forma de diferenciar a los animales de los hombres es que si encontrásemos una maquina que imite a un animal no tendríamos medios para verificar si es o no ese animal, en cambio si la maquina fuera un hombre podemos deducir con facilidad que no se trata de un verdadero hombre, debido al mal uso de la palabra y por los errores involuntarios en sus movimientos. Además los hombres pueden formular un discurso con el cual hagan entender sus pensamientos. Nos diferencia también la inteligencia de crear un lenguaje para expresarnos. El hombre tiene y utiliza la razón, como diría García Márquez desde un punto de vista no tan religioso pero al fin y al cabo diciendo que el hombre esta dotado de razón; "decididamente, ha sido un negocio funesto, con saldo rojo, éste de haber cambiado una cosa tan útil y decorativa como la cola, por algo tan superfluo e incómodo como la razón"7 es decir el hombre era un animal con cola hasta que se quedó sin ella, y aun más, la reemplazó por la razón. El hombre en lugar de dedicarse a satisfacer sus necesidades vitales y amarse (como lo hacía cuando tenía su cola), ahora se dedica a complicarse la existencia inventando la moral, la filosofía, las religiones, etc. porque utiliza la razón, así diferenciándose de los demás animales. René Descartes además describe en alma, la cual se encuentra alojada en el cuerpo de tal manera, que constituye a un verdadero hombre, en cambio los animales no la poseen. En este aspecto Aristóteles pensaba que los animales si tenían alma, que era de la misma naturaleza que la nuestra y que la misma no se desprendía del cuerpo, eran dos cosas inseparables. Para Descartes el alma humana (única alma para él) como anteriormente mencionamos, es independiente del cuerpo por lo tanto no muere con él y así podemos decir que la misma es inmortal. 7 GARCIA MARQUÉZ, G. Nostalgia de la cola - Textos Costeños, Editorial Sudamericana, Pág. 535
  12. 12. Parte VI: Cosas requeridas para proseguir en la investigación de la naturaleza Descartes opina que los principios de la Física son muy útiles, ya que ellos pueden emplearse para conocer la naturaleza y convertirnos así en dueños y señores de la misma. También se los puede utilizar para la conservación de la salud, siendo esta ultima el primer fundamento de todos los demás bienes en esta vida, así dice que la Medicina es la vía para educar a los hombres, porque la suma de los conocimientos obtenidos por varios hombres ayuda a detener las enfermedades y el envejecimiento de las personas. “...uniendo así las vidas y los trabajos de muchos avanzásemos todos juntos mucho mas de lo que cada uno en particular podría hacerlo.”8 En este punto podemos observar claramente que Descartes se contradice, ya que en un principio dice que no existe mejor ciencia que la hecha por un solo hombre mas que por varios. Así lo citaría “...fue el ponerme a considerar que frecuentemente no hay tanta perfección en las obras compuestas de varias piezas y hecha por las manos de diversos maestros como en las que han sido trabajadas por uno solo.” 9 Luego analiza las experiencias del hombre y da cuenta que primero se deben conocer aquellas más comunes y luego indagar en las mas extrañas. El orden que establece en su investigación con respecto a ello es que; en un principio trata de encontrar las primera causa de todo lo que hay o puede haber en el mundo, esa causa era Dios. Luego examinó los efectos de las primeras causas y concluyó que los mismos existen por Dios, esos efectos son los cielos, las tierras, astros, etc. que son las cosas más comunes y fáciles de conocer. Analizando cosas más particulares encontró que había una gran diversidad de formas o especies, y solo se las distingue y se hace uso de las mismas yendo al encuentro de las causas a partir de los efectos y con la experiencia particular. Esto quiere decir que si la voluntad de Dios no hubiese querido que podamos distinguir las distintas formas que hay en la Tierra no podríamos ni siquiera someterlos a nuestro uso. Todo depende de la primera causa; Dios 8 9 “DESCARTES, RENÉ. Discurso del Método, Ediciones Orbis S.A., Barcelona, Pág. 100 “DESCARTES, RENÉ. Discurso del Método, Ediciones Orbis S.A., Barcelona, Pág. 53
  13. 13. Por el método que él utilizaba buscaba explicaciones simples, pero como la Naturaleza es tan compleja no veía otro modo de explicación que la de buscar repetidamente en nuevas experiencias. Al ser tantas las mismas a realizar tiene que elegir algunas por la cual avanzar mas o menos en el conocimiento. Él desea publicar esos conocimientos obtenidos por su experiencia, luego de la muerte para ayudar a realizar el bien a sus contemporáneos como a sus descendentes. Desea hacerlo después de la muerte para no ser cuestionado y así tener más tiempo en seguir en el avance de su ciencia. Según Descartes su método puede ser usado solo por él porque no está terminado y de tal modo no puede transmitírselos a los demás. No desea publicarlos además por temor a que sus principios filosóficos sean mal interpretados o mal transmitidos. Prefiere que los hombres encuentren los conocimientos que necesitan por si mismos y no siguiendo su método. Lo que al fin si pública, son ensayos que dan a la gente cuenta de sus acciones y propósitos. Esta negación a la publicación de sus pensamientos se basa en que Descartes no quiere desperdiciar su tiempo dando explicaciones de los mismo sino que prefiere utilizar el tiempo en seguir conociendo para sí mismo. • Aplicación del Método – Demostración de nuestra hipótesis Citaremos un ejemplo sobre una afirmación y emplearemos el método cartesiano para comprobar si la misma es verdadera. Supongamos que alguien nos dice que “Los hombres sabemos todo desde que nacemos y no nos hace falta aprender nada mas, porque no hay conocimiento que no este en nuestra mente” Según el método cartesiano lo primero que debemos hacer mediante una preposición como tal es dudar de la misma, no aceptarla como verdadera para poder razonar y comprobar si es correcta o no.
  14. 14. La segunda regla sería dividir por partes la cuestión, esto es hacer planteamientos a el primer razonamiento: ¿ Si el hombre supuestamente sabe todo, por qué no lo recuerda? ¿Por qué sigue estudiando, para qué sigue aprendiendo?¿Qué caso tendría ser sabio uno sin saberlo?. La tercera regla seria ordenar mis pensamientos; no es verdad que nacemos sabiendo todo, porque si así fuese no necesitaríamos aprender, y podemos ver que cada día nuestra existencia es un continuo aprendizaje, siempre tenemos algo que aprender, por que observamos que todas las cosas cambian constantemente. Un ejemplo claro es el de la Medicina, lo que se sabia hace 30 años atrás no es nada en comparación con lo que lo que hoy se sabe y ni imaginar lo que se sabrá dentro de unos 30 años más, por eso es necesario que los médicos estén constantemente actualizándose, y es por ello que podemos decir que es imposible saberlo todo, ya que nuestra realidad esta en continuo cambio. La cuarta regla sería enumerar mis pensamientos para asegurarme de que no omito nada y estoy en lo cierto. El hombre posee la capacidad de razonar y esto le permite por medio de la experiencia aprender, no es posible saberlo todo por que no somos eternos y las cosas cambian constantemente. • Conclusión Descartes es considerado el fundador de la filosofía de los tiempos modernos, fue el primero en concebir la idea de crear un sistema filosófico, es decir desechar todo aquel conocimiento adquirido hasta el momento y comenzar a construir una filosofía desde los cimientos. El pensamiento cartesiano se caracterizó por poner al yo pensante en primer lugar sin tener que preguntar nada a nadie o buscar la solución de los problemas en los libros, es decir nos basamos en que nuestra razón es suficiente para conocer, es ella la que produce las ideas que de nosotros surgen. Esa ideas son ciertas y verdaderas porque provienen de Dios, según Descartes, Él es nuestra garantía. Nosotras no estamos de acuerdo con sustentar nuestros pensamientos en la religión, no por no creer en la existencia de Dios, sino que
  15. 15. decir “Dios es la causa de que yo piense de tal manera”, no nos basta como justificación para saber que no nos equivocamos, en cambio, si nos parece apropiado decir que la razón nos hará llegar a la verdad de las cosas siempre y cuando la misma este correctamente encaminada, y ese camino no es otro que el método, o al menos uno de los cuales no acercarían a la verdad. Ese método son las cuatro reglas “para conducir bien la propia razón y buscar la verdad en las ciencias”. • Bibliografía -DESCARTES, RENÉ. Discurso del Método, Ediciones Orbis S.A. -JUAN J. ABAD PASCUAL. Historia de la Filosofía. Editorial MacGraw – Hill. -JAIME BARYLKO. La Filosofía, una invitación a pensar. Editorial Planeta Argentina S.A.I.C FRANCOIS CHATELET .Una historia de la razón. Editorial Nueva Visión. JOSTEIN GAARDER. El mundo de Sofia. RUDOLF EUCKEN. Los grandes pensadores

×