¿Las nuevas tecnologías impactan en nuestra manera de aprender
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

¿Las nuevas tecnologías impactan en nuestra manera de aprender

on

  • 886 views

De motivar para repetir

De motivar para repetir
a emocionar para crear.
Por Pablo Aristizabal

¿Las nuevas tecnologías impactan en nuestra manera de aprender?

Statistics

Views

Total Views
886
Views on SlideShare
886
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
66
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

¿Las nuevas tecnologías impactan en nuestra manera de aprender ¿Las nuevas tecnologías impactan en nuestra manera de aprender Document Transcript

  •     De  motivar  para  repetir     a  emocionar  para  crear.   Por Pablo Aristizabal     ¿Las  nuevas  tecnologías  impactan   en  nuestra  manera  de  aprender?    Prof. Pablo AristizabalPresidente de Competir.com Docente (catedrático de la U.B.A.)Derechos de Autor reservados Prof. Pablo Aristizabal   1  
  •  Vitalización   Áulica,   las   TICs   y   su  impacto  en  la  educación.     El   destino   de   este   volátil   negocio   nuestro   hace   que   no   podamos   darnos   el   lujo   de   dormirnos   en   los   laureles.  Ni  siquiera  para  detenernos   a   hacer   una   retrospectiva.   Los   tiempos   y   las   condiciones   cambian   tan   rápido     que   debemos   mantener   nuestra  mira  siempre  enfocada  hacia   el  futuro.     Walt  Disney    Participación  de  unos  pocos  a  muchos.  En   un   momento   de   cambios   tan   radicales,   a   velocidad  desconocidas  hasta  este  momento,  pasando  de  entender  el  cambio   ya   no   como   una   mutación   (con   sus   consecuente  connotación)  a  mirar  el  cambio  como  una  evolución,  donde  la   plasticidad   mental   producto   de   la   magnitud   de   las  comunicaciones   que   nos   rodean   es   bien   distintas   entre   los  nativos   e   inmigrantes   digitales,   la   historia   que   nos   interesa  describir   es   la   de   una   mayor   colaboración,   creación,  participación   y   de   una   mayor   innovación.   Esos   son   los  conceptos   sobre   los   que   queremos   trabajar.   Esa   historia,   a  su   vez,   necesariamente   trae   consigo   menos   y   menos     2  
  • repetición,   menos   y   menos   reducción   a   la   mera  operatividad.   En   una   palabra:   Lo   que   necesitamos   es   que   los  chicos  participen  en  la  generación  del  conocimiento.  Que  los  chicos   se   sientan   interpelados   -­‐no   sólo   en   sus   capacidades  lúdicas,   a   través   de   los   juegos,   en   los   momentos   divertidos  de   su   vida-­‐   sino   que   empecemos   a   hacerlos   sentirse  interpelados  en  lo  que  toca  a  su  inteligencia,  en  el  momento  de  producir  saberes.    En   un   proceso   evolutivo   a   lo   largo   del   cual   vamos  aprendiendo  los  primeros  pasos  sobre  la  manera  en  que  las  nuevas   tecnologías   van   impactando   en   la   sociedad   en  general   y   en   los   chicos   en   particular   y   como   las   nuevas  tecnologías   se   van   insertando   en   distintos   ámbitos;   los  hogares,  las  escuelas,  etc.  el  camino  que  debemos  recorrer,  en   última   instancia,   es   el   camino   mediante   el   cual   la  humanidad   va   produciendo   conocimientos   y   saberes,  aunque   no   tanto   en   un   sentido   enciclopédico   sino  principalmente   en   lo   que   hace   a   la   inteligencia.   O   sea,   a   la  forma   en   que   se   piensan   y   se   plantean   los   problemas   y   las  preguntas   y   no   tanto   a   los   contenidos   con   los   que   se  preparan  las  respuestas.  Típicamente,   a   lo   largo   de   la   mayor   parte   de   la   historia,   la  humanidad   interpeló   efectivamente   a   la   inteligencia   y   al  saber,   pero   lo   hizo   por   lo   general   en   ámbitos   de  participación   muy   reducida.   Desde   los   tiempos   de   Platón   y  Aristóteles,   las     academias,   los   liceos   y   las   escuelas   han  promovido  relaciones  de  producción  de  conocimiento,  pero  siempre   entre   muy   pocos   individuos.   Indudablemente   esos     3  
  • espacios  permitieron  la  aparición  de  pensamientos  críticos  y  hasta  divergentes,  que  ayudaron  a  socavar  la  imposición  de  toda   clase   de   dogmas   e   “ideas   fijas”,   pero   usualmente   lo  hicieron   en   una   medida   que   hoy   nos   resulta   ya   demasiado  reducida.  La  educación  promovida  por  la  era  industrial,  por  caso  (que  -­‐mal   o   bien-­‐   es   la   educación   que   todos   nosotros   hemos  recibido),   es   una   educación   inspirada   mayormente   en   el  pensamiento  crítico  y  divergente  de  unos  muy  pocos,  que  se  habían   atrevido   a   poner   en   cuestión   y   a   flexibilizar   muchas  definiciones   escolásticas   y   taxativas   que   permanecían  inalterables   desde   tiempos   medievales.   Ahora   bien,   y  parafraseando  a  Victor  Hugo,  esos  que  se  elevaron  hasta  la  posición   crítica   e   incluso   divergente,   procedieron  rápidamente   a   retirar   la   escalera   por   la   que   habían   subido  hasta  allí  para  que  nadie  más  pudiera  seguirlos.  Los   pensadores   críticos   que   se   habían   atrevido   a   discutir   lo  que   se   tenía   por   cierto,   los   pensadores   divergentes   que  habían   osado   desechar   las   viejas   respuestas   para   ofrecer  nuevas   soluciones,   construyeron   -­‐sin   embargo-­‐   escuelas   en  las  que  todo  comportamiento  de  ese  tipo  quedaba  excluido.  Una  misma  currícula  se  repitió  una  y  otra  vez,  y  la  evaluación  se   limitó   a   comprobar   si   los   alumnos   podían   decir  exactamente   lo   que   los   maestros   tenían   que   decirles   que  dijeran:  “Vos  decí  lo  que  yo  digo  -­‐sería  la  fórmula  coloquial-­‐  y   obtendrás   una   calificación   perfecta”.   No   es   lo   que   se   llama  una   formación,   claro,   pero   sí   se   trata   de   la   paulatina  imposición   una   forma   común,   que   borra   la   identidad   y   la     4  
  • idiosincrasia  de  cada  uno  de  los  involucrados.  Diría   Marshall   McLuhan:   “El   medio   es   el   mensaje”.   No  importan   los   contenidos,   la   forma   de   la   repetición   de  saberes   y   conocimientos   ajenos   contrabandea   un   descrédito  por  lo  propio.  “Repetí  siempre  lo  que  yo  te  digo”,  es  también  una   manera   de   decir   “no   creas   en   vos   mismo,   no   te  aventures  a  crear  por  tu  cuenta”.    Así  que  de  lo  que  se  trata  no  es  tan  sólo  de  promover  la  crítica  y  la  divergencia,  sino  de  lograr   que   todos   participen   de   ellas.   Porque   los   mismos  chicos   que   se   sienten   des-­‐conectados   cuando   tienen   que  escribir  un  dictado  o  responder  a  una  pregunta  de  examen,  se   sentirán   dignificados   al   componer   un   texto   original   o   al  tomar   parte   en   una   conversación   en   la   que   a   otros   les  interese  lo  que  a  ellos  les  pasa.  Como  diría    Arnaldo  Este  la  participación  dignifica,  una  participación  que  te  permite  ser  parte,  significar,  intervernir,  cooperar,  contribuir,  colaborar,  todo  esto  a  lo  que  llamamos  “ser  humano”.                     5  
  •  Criticar,  divergir,  crear.  Si  los  demás  reconocen  mi  identidad,  mi  idiosincrasia  y  si  yo  empiezo   a   creer   en   mí   mismo,   puedo   pasar   entonces   al  siguiente   estadío.   No   se   trata   ya   de   tener   solo   un  pensamiento   crítico   y   seleccionar   respuestas   y   soluciones  ajenas,  a  ésta  debemos  sumarle  un  pensamiento  divergente            -­‐frente   a   una   pregunta   tener   varias   respuestas   que   es   lo  mismo   que   generar   nuevas   preguntas-­‐   y   proponer  respuestas   y   soluciones   propias,   se   trata   de   tener   un  pensamiento  creativo:  Innovar  en  el  planteo  de  preguntas  y  problemas   originales,   que   requieran   a   su   vez   respuestas   y  soluciones   todavía   desconocidas.   Es   importante   que   se  entienda   que   “innovar”,   en   este   caso,   no   designa   la   mera  introducción   de   una   novedad.   Una   ocurrencia,   por  disparatada   que   parezca,   un   invento,   por   disruptivo   que  resulte,   sólo   se   convierten   en   una   innovación   cuando   su  impacto  transforma  gente;  transforma  la  vida  de  la  persona  que  crea,  de  la  persona  que  innova  y  transforma  las  vidas  de  todas  las  personas  que  conversan  con  ella  o  participan  de  la  innovación.  ¿Cuál  es  la  propuesta?  Que  los  chicos  signifiquen,  innoven  y  creen.   Que   dejen   de   ser   meros   transeúntes   que   pasan   por  las  aulas,  y  se  conviertan  en  actores  trascendentes  que  crean  en  su  capacidad  de  transformar  a  otros  y  de  transformarse  a  sí  mismos.  El  desafío  apunta  a  un  cambio  en  lo  establecido.  En   uno   de   los   prólogos   a   Así   habló   Zaratustra,   el   filósofo     6  
  • alemán   Friedrich   Nietzsche   lo   puso   en   estos   términos:   “El  hombre  es  algo  que  debe  ser  superado.  ¿Qué  habéis  hecho  para   superarlo?   Todos   los   seres   han   creado   hasta   ahora   algo  por   encima   de   ellos   mismos:   ¿Y   queréis   ser   vosotros   el  reflujo   de   esa   gran   marea,   y   retroceder   al   animal   más   bien  que   superar   al   hombre?”   Para   nosotros,   la   verdadera  pregunta   a   responder   es   la   siguiente:   ¿Puede   el   homo  sapiens,   el   hombre   que   sabe,   dar   lugar   la   homo   sapiens-­‐sapiens  (el  hombre  que  sabe  que  piensa)  al  homo  creans,  el  hombre  que  crea,  que  crea  nuevas  formas  de  saber  y  así  se  recrea  a  sí  mismo?  Pero  como  para  crear  hay  que  creer,  las  nuevas  tecnologías  tienen   en   esto   un   rol   fundamental.   La   inserción   de   las   así  llamadas   TICs   -­‐las   tecnologías   de   la   información   y   las  comunicaciones-­‐   puede   llegar   a   permitir   que   muchos,   e  incluso   todos,   alcancen   el   grado   de   participación   en   las  relaciones   de   producción   del   conocimiento   que   siempre  estuvo  reservado  a  unos  pocos.    En   el   uso   cada   vez   más   extendido   de   estas   tecnologías   se  observa  ya  algo  que  es  extraordinario:  A  los  usuarios  lo  que  más   les   interesa   es   poder   expresarse,   poder   decir   y   poder  escribir,   con   algunos   primeros   atisbos   de   componer   –poner  de   uno-­‐,   independientemente   de   cuántos   sean   los   que   les  están   prestando   atención.   Este   es   uno   de   los   pilares   sobre  los  que  se  construye  la  nueva  sociedad  del  conocimiento:  la  intervención  activa  de  los  usuarios  en  las  conversaciones.       7  
  •    Ahora,  es  una  condición  necesaria,  pero  no  suficiente,  claro.  Las   conversaciones   no   requieren   tan   sólo   que   se   aprenda   a  asumir  el  rol  del  emisor.  Con  eso  se  corre  siempre  el  riesgo  de  recaer  en  el  monólogo,  en  la  “bajada  de  línea”,  que  es  el  modo   de   producción   al   que   obedecieron   -­‐para   bien   o   para  mal-­‐  los  conocimientos  que  antes  tildamos  de  “escolásticos”  y  “enciclopédicos”.  Componer  una  conversación  es  el  arte  de  escuchar  para  lo  cual  tendremos  que  reaprender  a  aprender,  desarrollar   -­‐esto   es-­‐   la   plasticidad   necesaria   para   asumir  alternativamente  el  rol  del  receptor.  ¿Cómo   pueden   los   chicos   generar   conocimiento,   saber   e  inteligencia   de   una   manera   innovadora,   transformadora?  Pues,   participando   en   conversaciones   pertinentes   desde   el  punto   de   vista   de   la   escuela   y   la   academia,   y   partiendo   su  participación   desde   desafíos   pertinentes   a   su   mundo   vital,    com-­‐poniendo   y   colaborando   donde   el   rol   de   aprender  enseñando  es  nuevo  axioma    del  juego.    Y   ahí   es   donde   las   TICs   puede   ayudar   a   construir   nuevos  puentes,  nuevos  mundos  y  a  crear  nuevas  historias.  Porque  aquí   lo   que   está   en   juego   va   mucho   más   allá   de   una  estrategia   educativa;   se   trata   de   un   problema   existencial.   En  todo  ámbito,  aquel  cuya  colaboración  es  reconocida  tiene  la  sensación  de  existir  plenamente.  El  que  queda  excluido  de  la  conversación,  en  cambio,  siente   -­‐y  con  razón-­‐  que  no  existe,  que   no   cuenta   para   nada.   Y   el   riesgo   es   grande   porque   fuera     8  
  • de   la   escuela   la   tecnología   ofrece   ya   a   los   chicos   una  multiplicidad  de  vías  para  la  participación  (tienen  los  SMS  del  celular,   las   redes   para   jugar   y   para   sociabilizar   de   la  computadora,   etc.)   mientras   que   al   ingresar   al   aula   se   les  deja  entrever:  “Dejen  su  participar  en  la  puerta…”    La   supuesta   apatía   de   los   chicos   -­‐de   la   que   ahora   se   está  hablando  tanto-­‐  es,  en  definitiva,  un  falso  problema.  Porque  indudablemente   hay   espacios   y   hay   conversaciones   que   a  estos   mismos   chicos   los   entusiasman,   los   hacen   sentirse  interpelados   y   los   llevan   a   participar   y   a   colaborar.     El  problema  es  que  dejan  todo  eso  atrás  al  momento  de  entrar  a  la  escuela.  Y  esa  plasticidad  con  la  que  las  TICs  les  permiten  cotidianamente   transportarse   de   un   tema   que   los   aburre   a  otro  que  los  conmueve  o  los  emociona,  desaparece  cuando  -­‐en   desmedro   de   identidades   particulares   y   diferentes  idiosincrasias-­‐  se  les  asigna  a  todos  una  misma  currícula.  En   suma:   los   esfuerzos   y   los   nuevos   interrogantes   no   se  resuelven  regalando  computadoras,  me  imagino  que  si  fuera  dueño   de   una   empresa   china   que   la   fabrica   o   tenga   la  patente   de   los   chips   lo   promovería,   ni   bueno   ni   malo,   si  estaría   muy   alineado   a   mis   objetivos   empresariales,     pero  aquellos   que   trabajamos   en   los   espacios   que   recorren  nuestros   chicos   tenemos   que   pensar   de   manera   holística,   no  perdiendo  nunca  el  norte….  ¿Para  que  introducimos  las  TICs  en  la  educación?  Hoy   empezaría   pidiéndole  permiso   a   la   escuela   para   generar  una   nueva   producción,   la   producción   de   inteligencia     9  
  • colaborativa   y   colectiva,   tenemos   que   orientarnos   a   la  producción   de   un   software   que   converse,   al   desarrollo   de  contenidos   que   conversen,   a   una   gestión   del   aprendizaje  que  forje  el  espiritu  de  los  chicos  logrando  que  los  chicos  se  enciendan.   ¿Cómo?   Lo   dicho:   Conversando,   participando,  creando.     Esa   es   la   historia   que   tenemos   que   construir,  porque  sabemos  que  si  ellos  conversan,  participan  y  crean  se  van  a  “prender”,  y  ese  es  nuestro  principal  objetivo…  que  los  chicos  se  prendan.    Des-­‐activado  y  crisis.  Una   de   las   principales   dificultades   que   enfrentamos   en  nuestro   esfuerzo   para   que   los   chicos   se   prendan   tiene   que  ver   con   lo   que   -­‐parafraseando   al   filósofo   alemán   Martin  Heidegger-­‐   uno   podría   llamar   “la   época   de   la   imagen   del  mundo”.   De   todas   las   épocas   que   la   humanidad   ha  atravesado,   la   nuestra   tiene   una   particularidad:   a   dónde  quiera  que  miramos  hoy  nos  encontramos  con  una  pantalla,  y  en  esa  pantalla  vemos  reflejada  la  imagen  de  una  situación  que   puede   ser   próxima   o   remota,   trivial   o   importante,   una  imagen   del   mundo.   Pero   el   problema   es   que   esa   imagen  suele  ser  bastante  desconsoladora.  La   telecomunicación   masiva   pone   en   pantalla  permanentemente   ante   nuestros   ojos   la   violencia   de   una  revuelta   en   Francia,   el   papelón   de   una   pelea   en   el  parlamento,   el   estruendo   de   un   bombardeo   en   Corea   del  Sur,   la   confusión   de   un   accidente   automovilístico   en   el     10  
  • acceso   a   nuestra   propia   ciudad,   el   horror   de   una   pandemia  en   Haití.   Es   la   imagen   de   una   continua   crisis.   De   una  crispación  permanente.  Y  esa  imagen  hace  que  los  chicos  se  desconecten,   se   apaguen.   A   resultas   de   esa   tendencia   -­‐que  hasta   podría   considerarse   un   buen   mecanismo   de  autodefensa  ante  tanta  convulsión  en  la  imagen  del  mundo  que  los  adultos  proyectamos  en  esta  época-­‐  los  chicos  pasan  por  apáticos  y  poco  participativo  Esa   apatía   no   es   generalizada,   es   importante   estratificarla,  hacer   una   segmentación   socio-­‐económico-­‐territorial.   De  hecho   vemos   que   hay   muchos   espacios   en   los   cuales   esos  mismos   chicos   que   se   desenchufan   del   mundo   de   los  adultos,  se  involucran  e  intentan  participar.  Y  lo  hacen  con  lo  que  tienen  a  mano:  con  un  aerosol,  con  un  teléfono  celular,  con   un   mazo   de   cartas   o   con   una   computadora.   No   sólo  creemos   que   -­‐aunque   la   imagen   del   mundo   en   crisis  constante  los  disuada-­‐  hay  muchos  chicos  que  igual  quieren  participar.  El   error   es   creer   que   además   de   las   máquinas   es   necesario  tener   además   sitios   web   para   “usar”   o   portales   que   nos  deriven   a   sitios   donde   “escuchar”   o   lo   que   es   peor   “oír”.  Tenemos   que   pasar   del   consumo   a   la   producción,   de  reproducción  a  la  producción,  de  protagonistas  del  parecer  a  protagonistas  del  hacer.  Tenemos   que   trabajar   en   crear   un   espacio   de   activación,  resguardado   de   la   imagen   de   convulsión   mundial   que   las  pantallas   habitualmente   proyecta,   que   interpele   su     11  
  • inteligencia,   sus   creaciones,   sus   innovaciones.   Y   esto   debe  convertirse    para  nosotros  en  un  criterio  regulatorio,  en  una  especie   de   punto   de   apoyo   que   nos   permite   preguntarnos,  ante   cada   acción   que   realizamos:   ¿Produjo   más  participación?   ¿Generó   más   conversaciones?   ¿Les   permitió  conectarse,  colaborar?  Y   es   que   en   definitiva,   para   nosotros,   la   proliferación   de  pantallas   que   caracteriza   a   nuestra   época,   tiene   por   otra  parte   un   costado   positivo.   En   la   TV,   en   el   monitor,   en   el  celular,  más  recientemente  en  las  tablet  Pcs,  y  con  el  tiempo  en   otras   pantallas   activas   que   irán   agregándose   a   nuestras  vidas,   encontramos   que   los   chicos   también   “se   activan”:   se  encuentran  con  sus  amigos,  con  su  música,  con  sus  fotos;  se  conmueven,   disfrutan   y   van   construyendo   su   propia  identidad,  su  propia  idiosincrasia.  El  futuro  ciudadano  tiene  -­‐cada   vez   más-­‐   todo   su   mundo   armado   alrededor   de   su  propia  pantalla  activa,  y  a  través  de  ella  se  apropia  de  todo  lo  que  lo  emociona.    Emoción  versus  motivación.  Todo   lo   que   emocione   a   un   chico,   es   un   salvavidas   de   donde  debemos  aferrarnos;  ya  que  la  emoción  es  el  motor  para  la  acción.   Y   una   buena   parte   del   cambio   de   paradigma   que  tenemos  que  promover,  puede  entenderse  en  este  sentido.  La   era   industrial   -­‐cuya   clausura   histórica   está   esbozada-­‐  recurrió   siempre   a   la   motivación   para   mantener   en  funcionamiento   sus   escuelas,   sus   relaciones   de   producción     12  
  • de   conocimiento,   y   en   general   todo   su   vasto   aparato  productivo.   Cuando   una   determinada   acción   era   requerida   a  un   individuo   cualquiera,   se   procedía   a   ofrecerle   un   motivo  para   que   la   llevara   a   cabo.   En   la   sabiduría   popular   está  depositada   la   imagen   del   burro   que   camina   detrás   de   una  zanahoria.  A   los   chicos   se   les   promete   un   diez   para   motivarlos   en   el  estudio,   a   los   empleados   se   les   promete   un   bono   para  motivarlos   en   el   trabajo   …   y   al   principio   todo   va   bien.   El  único   problema   es   que   como   ninguno   está   emocionado   y  ninguno  hace  lo  que  hace  porque  lo  siente  así  (por  amor  a  su  vocación,   por   amor   a   sus   compañeros,   por   amor   a   un  determinado   proyecto)   entonces   ocurre   que   si   la   motivación  desaparece,   todos   se   quedan   estáticos,   y   ya   nadie   va   a  ningún   lado.   Si   la   repetición   de   lo   ajeno,   según   dijimos,  contrabandeaba   el   descrédito   de   la   creación   propia,  entonces   la   motivación   contrabandea   el   desprecio   por   la  acción   en   sí   misma:   Ni   el   aprendizaje,   ni   el   trabajo   tienen  sentido  pero  se  los  realiza  por  tal  o  cual  motivo.    En  el  mundo  vital,  por  supuesto,  encontramos  una  infinidad  de   situaciones   en   las   cuales   el   modelo   del   burro   y   la  zanahoria   (aplicado   a   la   formación   y  a   la   producción   durante  la   era   industrial)   simplemente   no   corre:   Una   madre   no  necesita  que  nadie  le  dé  motivos  para  consolar  a  sus  hijos  y  un   enamorado   no   espera   a   que   su   pareja   lo   motive   para  amarla,  lo  mismo  sucede  con  los  emprendedores  en  verdad,  aquellos   que   ven   el   dinero   solo   como   energía   para   la  transformación.  Sus  actos,  empujados  por  el  sentimiento  y  la     13  
  • emoción,  no  dependen  de  que  algo  más  tire  de  ellos.  En  un  sentido,  se  trata  de  la  diferencia  entre  situaciones  reactivas  (del   tipo   “estímulo-­‐respuesta”)   y   situaciones   proactivas,   en  las  que  el  que  actúa  lo  hace  espontáneamente  por  sí  mismo.  Huelga   decir   que   hay   contextos   que   fomentan   esta   actitud  proactiva,   y   contextos   que   imponen   la   reactividad.   Si   un  espacio   nos   alienta   a   creer   en   nosotros   mismos,   nos   rodea  de   otros   que   actúan   espontáneamente,   y   nos   interpela  inteligentemente  al  nivel  de  lo  que  sentimos,  las  chances  de  que   ahí   actuemos   impulsados   por   la   emoción   van   a   ser  mucho   mayores.   Así   es   como   se   perfila,   en   definitiva,   un  criterio   para   medir   las   acciones   que   como   constructores   de  Aula365®   y   Aula   1a1®   nosotros   realizamos   día   tras   día.   A  cada   paso   nos   preguntamos:   ¿Esto   que   estamos   haciendo  emociona   a   los   chicos?   Y   la   respuesta   a   esa   pregunta   es  sencilla.   Si   los   chicos   se   prenden,   y   participan,   y   colaboran,   y  crean,  e  indagan,  y  se  ayudan,  y  piensan,  y  conversan  sin  que  haga  falta  motivarlos,  entonces  es  que  están  emocionados.  Más  allá  de  la  operatividad  El   verdadero   problema   de   fondo   debería   ser   claro   a   esta  altura:   Querámoslo   o   no,   y   ya   sea   que   intentemos  promoverlo   o   resistirlo,   todos   nosotros   estamos   asistiendo   a  un   cambio   de   paradigma.   Un   cambio   profundo,   y  potencialmente  muy  traumático,  que  se  expresa  en  las  TICs,  en  las  pantallas  y  en  la  época  de  la  imagen  del  mundo,  y  se  expresa   también   en   el   tránsito   de   una   sociedad   industrial,  reactiva,   hacia   una   sociedad   del   conocimiento,     14  
  • necesariamente   mucho   más   proactiva.   Y   que   se   traduce   en  una   necesidad   extraña   y   difícil:   la   de   interpelar   a   nuestros  chicos   de   una   manera   totalmente   distinta   y   mucho   más  compleja   que   aquella   en   la   que   nuestros   mayores   nos  interpelaron  -­‐en  su  momento-­‐  a  nosotros.  La   escuela   y   los   estímulos   de   nuestra   infancia   no   eran   ni  buenos,   ni   malos,   pero   eran   funcionales   a   la   vieja   sociedad  industrial.   Basta   con   ver   “Tiempos   Modernos”,   la   obra  maestra  de  Charles  Chaplin,  para  formarse  una  idea  cabal  de  lo   que   estaba   en   juego:   La   sociedad   necesitaba   operarios.  Millones   de   agentes   reactivos,   motivados   a   manipular   la  maquinaria  industrial,  con  la  misma  previsibilidad  y  precisión  que   caracterizaba   a   esas   mismas   máquinas.   Nuestra  educación   tenía   que   prepararnos   para   eso:   anotábamos  textualmente   lo   que   los   maestros   dictaban,   repetíamos  mecánicamente   las   lecciones   memorizadas,   sin   distraernos,  sin  conversar  unos  con  otros,  sin  innovar.  Esta   continuidad   entre   nuestras   escuelas   y   la  industrialización   creciente   de   la   sociedad,   se   hizo   patente   en  otra   obra   maestra   del   cine:   “The   Wall”.   El   largometraje  musical   de   Pink   Floyd   le   mostró   a   nuestra   generación   la  uniformidad,   de   formación   a   dar   forma,   la   monotonía,   y   la  conformidad   que   nuestra   educación   estaba   obligada   a  imponernos.   Y   todos   gritamos:   “Ey,   profesores…   ¡Déjennos  en   paz!”…   Pero,   por   supuesto,   los   profesores   no   tenían   la  culpa.   Al   igual   que   nosotros,   y   al   igual   que   los   operarios  retratados  por  Chaplin,  respondían  a  las  exigencias  de  la  era  industrial.     15  
  •  Esa   formación   masiva   que   nosotros   recibimos,   y   que   más  que  una  formación  era  la  imposición  a  todos  de  una  misma  forma,   había   terminado   -­‐en   algunos   lugares   no   hacía   tanto  tiempo-­‐   con   milenios   de   transmisión   directa   de   saberes   y  competencias.   La   educación   universal,   a   pesar   de   todas   sus  incuestionables  ventajas  históricas,  instauró  en  todas  partes  la   vieja   formula   latina   que   la   palabrita   “universal”   contrae:  unum   versus   plura   …   “uno   frente   a   muchos”.   La   educación  no   sería   ya   uno   a   uno,   cara   a   cara,   como   en   una  conversación.  Ya  no  habría  un  maestro  y  un  aprendiz,  como  en   los   oficios,   ni   un   instructor   y   un   discípulo,   como   en   la  filosofía  o  en  las  artes  marciales.  Un  docente  se  ocuparía  a  la  vez   de   muchísimos   alumnos.   Las   ventajas   económicas   y  operativas  serían  notorias,  pero  las  pérdidas  en  lo  tocante  a  la  emotividad  y  a  la  singularidad,  también.  Esa   era   está   llegando   a   su   fin.   Ese   paradigma   de   la  masificación   y   la   repetición   mecánica   está   agotado.   El   nuevo  paradigma   exige   originalidad,   autenticidad   y   creatividad,   su  desarrollo   depende   de   la   capacidad   para   innovar   y   para  cooperar.  Pero  paradójicamente,  las  nuevas  tecnologías  que  la   sociedad   del   conocimiento   traen   consigo,   hacen   posible  un   retorno   al   aprendizaje   uno   a   uno:   Con   el   maestro  convertido   en   un   facilitador,   en   un   propiciador   de   las  conversaciones   y   las   colaboraciones,   un   provocador,   es   así  que    puede  volverse  realidad  el  sueño  de  tener  siempre  un  chico  enseñándole  a  otro  chico.     16  
  • Ya   sospechábamos   que   no   alcanza   con   una   inteligencia  individual   enciclopédica,   e   incluso   con   ser   listo,   las  habilidades   del   mañana   son   la   inteligencia   creativa   “en   red”,  este  innovar  en  red  solo  acontece  si  hacemos  que  las  cosas  sucedan,  para  todos  esto  tenemos  que  pasar  de  un  modelo  de  formación  a    un  modelo  donde  forjemos  el  espíritu  de  los  jóvenes   en   el   arrojo,     reconociendo   que   las   habilidades   del  futuro  sólo  se  aprenden  desde  la  lógica  de  los  desempeños.  Sin   dudas   esa   realización   no   será   sencilla.   Parte   del   desafío  que   enfrentamos   consiste   precisamente   en   la   gestión  adecuada   del   cambio.   Para   que   no   se   perjudiquen   ni   los  chicos,   ni   sus   docentes,   ni   sus   familias.   Alvin   Toffler   decía:  “las   olas   en   su   cruce   generan   un   momento   de   mucha  tensión.”   Estamos   precisamente   ante   ese   momento   y  depende  de  nosotros  aliviar  la  tensión  y  aligerar  la  transición  entre   la   industria   y   el   conocimiento,   la   reacción   y   la  proacción,  la  motivación  y  la  emoción.                   17  
  •  Vitalizar  el  aula,  promoviendo  el  potencial  de  ser.  Un  primer  aspecto  del  desafío  que  enfrentamos  consiste  en  vitalizar  el  aula.  Con  el  cambio  de  paradigma  hoy  en  curso,  la  situación  de  aula  está  cada  vez  más  alejada  del  mundo  vital  de   los   chicos.   Y   esto   la   transforma   -­‐para   muchos   de   ellos-­‐   en  una   situación   alienante:   a   la   vez   extraña   y   enajenante.  Porque   del   mismo   modo   que   a   nosotros   -­‐que   somos  inmigrantes  que  llegamos  ya  de  grandes  al  mundo  digital-­‐  en  su  momento  las  computadoras  nos  resultaron  extrañas,  hay  que   pensar   que   a   los   chicos,   que   se   han   criado   usando  Twitter   y   SMS,   un   mundo   de   150   caracteres   (escribir   y   hacer  síntesis   con   sentido   es   también   un   arte),   un   libro   de   150  páginas  de  extensión  les  resulta  totalmente  ajeno.    Y  esto    es  difícil  para  los  chicos,  pero  también  es  difícil  para  los   docentes   que   día   a   día   pierden   terreno   en   la   madre   de  todas   las   batallas   que   tienen   que   librar,   que   es   la   batalla   por  la  atención.    Nuevamente  el  problema  es  que  para  captar  la  atención  de  estos   pequeños   nativos   del   mundo   digital   y   la   Internet,   y  lograr   que   se   emocionen,   participen,   colaboren,   conversen,  innoven,  crean  y  creen,  no  alcanza  con  introducir  en  el  aula  una  computadora.  Cuando  se  trata  de  proyectos  sociales  de  inclusión   (muy   respetables   en   algunos   casos   diría   muy   bien  desplegados),   tal   vez   baste   con   regalarle   a   cada   chico   una  PC,   para   minimizar   el   efecto   de   las   diferencias   económicas,  pero  un  proyecto  educativo  tiene  que  ir  mucho  más  allá.  Si     18  
  • lo  único  que  logramos  es  sustituir  un  manual,  por  un  PDF  o  lo  que  es  peor,  porque  todos  creen  que  esta  es  la  solución,  un  archivo  multimedia.    Recuerdo   un   chiste   que   decía   chicos:   “Abran   el   libro   en   la  página   153,   tribus   aborígenes:   cazadores   y   recolectores”,   y  luego   le   decían:   “Pongan   en   pantalla   el   archivo   PDF   en   la  página   153,   tribus   aborígenes:   cazadores   y   recolectores”,  que  es  lo  mismo  que  decirles  :  “Den  inicio  a  la  película  en  el  minuto   153,   tribus   aborígenes:   cazadores   y   recolectores”,  entonces  habremos  desperdiciado  una  oportunidad  enorme,  estamos   frente   a   un   nuevo   medio,   el   primer   medio   que  conversa,   la   famosa   web   2.0   es   la   web   que   conversa,   ergo  los   contenidos   también   deben   conversar,   para   finalizar   el  chiste  en  cualquiera  de  las  opciones  los  representaba  tirados  sobre  sus  pupitres  durmiendo.  Hay   una   película   de   los   Monty   Python   que   se   llama   “Los  Caballeros   de   la   Mesa   Cuadrada”.   En   una   determinada  escena   el   rey   Arturo   y   sus   caballeros   están   asediando   un  castillo   francés.   Uno   de   ellos,   que   recuerda   vagamente   la  historia   del   caballo   de   Troya,   convence   a   los   demás   de  construir   un   gigantesco   conejo   de   madera   para   regalárselo   a  los  enemigos  sitiados.  Los  defensores  aceptan  “el  conejo  de  Troya”  y  la  estructura  acaba  en  medio  del  patio  de  armas  del  castillo.   Pero   el   conejo   está   vacío.   Los   atacantes   han  olvidado   esconderse   adentro   para   tomar   la   fortaleza   por  sorpresa.   La   situación   resultante   es   muy   cómica   y   al  introducir   computadoras   vacías   en   las   escuelas   y   en   los  hogares,   se   corre   el   riego   de   hacer   el   mismo   papel,   tenemos     19  
  • que  llenar  la  mini  laptops  de  Troya,  llena  de  participaciones  pertinentes,   conversaciones   pertinentes,   interpelación   de  inteligencia  colaborativa.  El  físico  Albert  Einstein,  dijo  una  vez:  "No  podemos  resolver  los   problemas   usando   el   mismo   tipo   de   pensamiento   que  usamos   cuando   se   crearon."   Si   los   problemas   que   hoy  enfrenta   el   aprendizaje   se   originaron   mientras   pensábamos  en   la   unidireccionalidad,     en   la   masificación   y   en   la  repetición,  para  resolverlos  necesitamos  pensar  en  términos  de   multidireccionalidad,   personalización   e   innovación.   El  ingreso   de   las   nuevas   tecnologías   en   la   escuela   no   puede   ser  entendido   como   un   fin   en   sí   mismo,   es   apenas   un   medio   del  que   disponemos   para   revitalizar   el   aula   y   para   lograr   que   los  chicos   se   prendan   y   se   emocionen   para   con   ello   lograr  promover  el  pensar  en  red,  innovar  en  red,  crear  en  red,  una  red   que   nos   es   física   sino   una   sinapsis   neuronal   entre  individuos  que  sea  superador  de  la  inteligencia  individual  en  la  cual  nos  hemos  conformado  a  la  actual.  Cuando   el   pensamiento   de   la   era   industrial   descartó   la  relación   uno   a   uno   para   la   producción   del   conocimiento,  terminó   asimismo   con   un   modelo   de   aprendizaje   que  también   había   existido   desde   tiempos   inmemoriales:   El  modo  de  aprender  haciendo.  Inteligentemente  utilizadas,  las  TICs   permiten   transformar   una   escuela   de   recepción   de  conocimientos   teóricos   y   abstractos,   en   una   escuela   de  participación   en   desempeños   concretos   y   prácticos.   La  distancia   a   recorrer   es   la   distancia   que   separa   la  memorización   de   un   libro   de   recetas   de   aprender     20  
  • auténticamente  a  cocinar.  El   caballo   de   Troya   de   las   nuevas   tecnologías   tiene   que   estar  lleno,   entonces,   de   desafíos   y   problemas   que   a   los   chicos   les  resulten   pertinentes:   La   computadora   no   puede   quedar  reducida   a   un   motor   de   búsqueda   para   recabar   datos   a   la  hora   de   escribir   un   informe   intitulado   “La   Vaca”.   Tiene   que  ser   una   herramienta   para   componer   en   torno   a   algo   que   a  los  chicos  los  emocione  (“Mi  mascota”,  por  ejemplo),  y  sobre  todo  para  poner  en  común  esas  composiciones  individuales,  para   conversar   hasta   alcanzar   una   composición   colectiva.   Y  para   desarrollar   en   el   proceso   competencias   y   capacidades  mucho  más  valiosas  que  cualquier  contenido.  Y   los   chicos   tienen   que   sentir   que   no   están   repitiendo   y  acumulando   información,   tienen   que   sentir   que   están  adquiriendo   habilidades   útiles   y   competitivas   para   la  sociedad   del   conocimiento   en   la   que   les   toca   vivir.   Tienen  que   aprender   a   utilizar   tecnología,   y   esto   sólo   se   aprende  utilizando  tecnología;  Tienen  que  aprender  a    innovar,  y  esto  sólo   se   aprende   innovando;   Tienen   que   aprender   a  colaborar,   a   co-­‐construir,   y   esto   sólo   se   aprende  colaborando   y   co-­‐construyendo;   Tienen   que   aprender   a  negociar,   y   esto   sólo   se   aprende   negociando;   Tienen   que  aprender   a   liderar   procesos,   y   esto   sólo   se   aprende  liderando   procesos;   Tienen   que   aprender   a   enseñar,   y   esto  sólo   se   aprende   enseñando.   Y   en   definitiva   tienen   que  aprender  a  hacer,  y  esto  sólo  se  aprende  haciendo.       21  
  • Esta   es   la   propuesta   de   Aula365®   y   de   Aula   1a1®:   Habilitar  un  espacio  en  el  cual  los  chicos  puedan  aprender  haciendo,  para  que  se  entusiasmen,  para  que  crean  en  sí  mismos,  pero  en  definitiva,  para  que  realicen  todo  su  potencial.  Y  hay  una  metáfora,  en  cuanto  a  la  realización  del  potencial,  que  nunca  está   de   más   retomar:   Se   puede   tomar   un   huevo   de   gallina  por  lo  que  es  actualmente  y  romperlo  para  obtener  la  clara  y  la  yema.  Pero  también  se  puede  tomar  al  mismo  huevo  por  lo  que  virtualmente  podría  llegar  a  ser,  e  incubarlo,  y  esperar  hasta  el  nacimiento  de  un  pollito,  y  cuidar  a  ese  pollito  hasta  que   se   convierta   en   una   gallina   adulta,   y   obtener   de   esa  gallina   muchos   huevos,   y   de   esos   huevos   muchas   más  gallinas  y  así  hasta  ayudar  a  alimentar  a  la  humanidad.      En   definitiva   entonces,   la   pregunta   que   nosotros   nos  hacemos   al   ir   construyendo   estos   espacios,   y   la   pregunta  que   todos   podrían   hacerse,   es:   ¿Qué   hay   dentro   de   cada  chico?   ¿Qué   estamos   haciendo   para   incubarlo,   para  cuidarlo?  ¿Y  podemos  esperar  así  que  realice  el  máximo  de  su   potencial?   A   diferencia   de   las   de   los   huevos   de   gallina,  claro,   las   posibilidades   de   los   chicos   son   innumerables,   y  además   el   potencial   de   cada   chico   es   diferente   y   único,   pero  a   todos   tendríamos   que   poder   darles   la   libertad   de   ejercer,  de  plasmar  y  de  consumar  ese  potencial.  Así   como   el   potencial   de   cada   chico   es   diferente,   también   es  diferente   lo   que   cada   chico   tiene   dado.   No   hay   dos  situaciones   familiares   idénticas,   no   hay   dos   grupos   de  amigos   iguales,   y   así   como   varían   los   entornos   y   las  disponibilidades,  varían  también  las  formas  en  que  los  chicos     22  
  • se  sienten  y  se  comportan  en  relación  a  ellos.  Pero  siempre  se  puede  ayudarlos  a  construir  la  mejor  historia  que  puedan  construir,  y  a  crear  el  mejor  mundo  que  puedan  crear.  El   aprendizaje   que   promovemos   -­‐con   el   aliciente   y   las  ventajas   que   la   tecnología   ofrece-­‐   es   uno   que   aliente   a   los  chicos   a   perseguir,   desde   lo   que   tienen   dado,   su   máximo  potencial.  Porque  si  la  realización  de  ese  potencial  tira  de  lo  dado,   entonces   aparecen   la   voluntad,   el   entusiasmo,   el  compromiso   y   la   atención   que   todos   necesitamos.   Pero   para  eso   hace   falta   que   los   chicos   se   sientan   interpelados   y  reconocidos,  para  que  puedan  creer  en  sí  mismos  y  para  que  puedan   desempeñarse   de   manera   creativa.   Y   también   hace  falta  que  vean  en  esos  desempeños  problemas  y  enseñanzas  pertinentes,  para  que  se  emocionen  y  actúen  y  colaboren.                       23  
  • Hacia  una  inteligencia  colaborativa    Ahora   bien,   que   los   chicos   colaboren   no   es   algo   menor.  Finalmente,   la   colaboración   resume   el   compromiso,   la  conversación,   la   emoción   y   la   participación   de   los   que  venimos  hablando.  Y  aquí  también  las  TICs  pueden  jugar  un  rol   fundamental.   ¿Cuál   es   la   diferencia,   por   caso,   entre  Google  Earth  y  un  viejo  atlas,  o  entre  Wikipedia  y  un  antiguo  diccionario  enciclopédico?  ¿La  velocidad?  ¿La  accesibilidad?  ¿La   exhaustividad?   Todo   eso   es   importante,   pero   la  diferencia   decisiva   es   que   Google   Earth,   y   sobre   todo  Wikipedia   son   el   resultado   de   la   inteligencia   colaborativa;  Que   sus   usuarios   pueden   tomar   parte   activa   en   su  construcción   y   desarrollo.   Y   la   inteligencia   colaborativa   que  las   redes   informáticas   permiten   no   es   un   mero   trabajo   en  equipo,   es   la   posibilidad   de   que   distintas   personas   que  comparten   un   interés   piensen   juntas   y   hagan   entre   ellas   una  forma  totalmente  nueva  de  sinapsis  neuronal.  El   problema   fundamental   del   atlas   y   del   diccionario  enciclopédico,   que   es   el   problema   de   todas   las   relaciones   de  producción   de   conocimiento   desarrolladas   durante   la   era  industrial,  es  la  individualidad.  Un  individuo  aislado  -­‐o  en  el  mejor   de   los   casos   un   grupo   reducidísimo   de   individuos-­‐  imparte   la   enseñanza,   y   muchos   individuos   -­‐aislados  también   entre   sí-­‐   la   reciben   pasivamente,   mecánicamente,  sin  poder  transformarla.  No  por  nada  nos  sentábamos  solos  en   los   pupitres   y   teníamos   prohibido   conversar.   El   camino  que   las   nuevas   tecnologías   nos   permiten   recorrer   es   el   que  va  de  aquel  viejo  monólogo  hacia  más  y  más  diálogos  y  -­‐en     24  
  • última   instancia-­‐   hacia   una   forma   de   multi-­‐logo   en   el   que  todos  puedan  participar  proactivamente  de  la  producción  de  la  inteligencia  y  el  conocimiento  generales.  Si   alguna   vez   la   educación   pasó   de   ser   una   relación   de   uno   a  uno,   para   ser   una   relación   de   uno   a   muchos   (o   de   unos  pocos  a  muchos),  estamos  ahora  a  las  puertas  de  un  cambio  al   cabo   del   cual   la   educación   irá   de   todos   a   todos.   Las  relaciones   de   producción   del   conocimiento   y   de   la  inteligencia   van   hoy   hacia   un   estadio   de   personalización  masiva,   en   el   cual   nadie   necesita   tener   un   rol  completamente   pasivo,   y   todos   pueden   colaborar.   En   la  escuela,   en   el   aula,   esto   significaría   que   algún   momento  determinado   cada   chico   pueda   asumir   un   rol   docente,   para  enseñarle   algo   a   alguno   de   sus   compañeros.   El   verdadero  logro  no  sería  ya  tener  una  computadora  ante  cada  alumno,  sino   tener   -­‐gracias   a   la   computadora-­‐   en   cada   alumno   un  docente.  Las   pirámides   diseñadas   para   medir   el   aprendizaje,   señalan  que   cuando   escuchamos   a   alguien   hablar   acerca   de   algo  solemos   retener   apenas   un   5   %   de   lo   que   dice.   Ese  porcentaje   se   duplica   (10   %)   cuando   leemos   con   atención.  Ante  un  audiovisual  podemos  llegar  a  un  20  %,  y  si  se  trata  de   una   demostración   práctica   incluso   a   un   30   %.   Participar  de  un  grupo  de  discusión,  en  cambio,  permite  alcanzar  el  50  %  y  el  aprender  haciendo  -­‐del  que  hablábamos-­‐  ofrece  hasta  un   75   %   de   retención.   Por   encima   de   eso   hay   una   única  opción:   Enseñar.   El   único   que   puede   aprovechar   el   100   %   de  una  lección  es  el  que  la  imparte.  ¿Cuándo  aprendemos  más?     25  
  • Cuando   aprendemos   con   otros   y   -­‐sobre   todo-­‐   cuando   les  enseñamos   a   otros   ¿Qué   puede   haber   que   sea   más  dignificante   para   un   chico?   ¿Qué   puede   haber   que   le   resulte  más  emocionante,  más  gratificante?  ¿Y  si  además  de  tener  la  oportunidad   de   enseñarles   algo   a   otros   chicos,   tiene   la  posibilidad   de   que   ellos   le   enseñen   a   él?   ¿Y   si   además   lo  hacen  de  una  manera  innovadora  y  creativa?  ¿Y  si  además  se  ocupan,   al   hacerlo,   de   problemas   que   les   resultan  pertinentes?   ¿Existe   diferencia   entre   el   Pensamiento   y   la  Inteligencia?   ¿Si   la   intelgencia   fue   evolucionando,   el  pensamiento   tambien   puede   estar   evolucionando?   ¿Crear  esta   en   el   orden   del   pensamiento   o   en   el   orden   de   la  inteligencia?   ¿La   creatividad   esta   en   el   orden   de   la  inteligencia  o  del  pensamiento?    Todas  preguntas  que  siento  que  voy  a  responder  muy  pronto…                Aula   365®,   la   emoción   de   crear   y   Aula   1a1®,   creando   en  clases.     26