Las Avalanchas
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Las Avalanchas

on

  • 28,573 views

 

Statistics

Views

Total Views
28,573
Slideshare-icon Views on SlideShare
28,573
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
163
Comments
2

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel

12 of 2

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Las Avalanchas Las Avalanchas Document Transcript

    • AVALANCHAS Una avalancha es un escurrimiento de nieve que desciende sobre una ladera: La nieve aparentemente sin motivo inicia este movimiento descendente, la que a medida que avanza paulatinamente, va aumentando de velocidad, llegando en algunos casos, a controlarse velocidades superiores a 120 Km/Hr y en casos muy específicos 400 Km/Hr. Al analizar técnicamente este fenómeno nos encontramos con una serie de coincidencias, que al rigor científico lo transforman en un evento perfectamente predecible, el cual lo podemos clasificar, dimensionar y establecer en forma inequívoca su origen o causa. En toda avalancha se distinguen tres zonas: - Zona de salida en la que se inicia el movimiento de la nieve, en el mayor de los casos esta zona es abierta y no tiene más de 100 metros de largo, está comprendida entre los 30º y 45º de pendiente. - Zona intermedia o de trayecto por donde se transporta la masa de nieve, la velocidad en este tramo es independiente de la iniciación, generalmente es uniforme o creciente. Una vez que ha pasado la avalancha, no queda ningún elemento o material que altere el desarrollo de su dinámica a sola excepción de aquella nieve retenida por la rugosidad del terreno (1 a 10 centímetros). Esta zona posee generalmente un gradiente de 20 a 45º - Zona de llegada, depósito o acumulación, donde se detiene al perder la energía cinética la avalancha por la fricción del suelo y se deposita en forma natural la nieve transportada. Esta zona puede presentar pequeños ángulos de pendiente e incluso pendientes invertidas. La tarea más difícil de observar es el reconocimiento de los límites de estas zonas, debido a los diferentes tipos de avalanchas, en todo caso nosotros debemos exagerar estos límites, en el evento de realizar un campamento debido a la dinámica que presentan por ejemplo las avalanchas de nieve polvo, donde la onda expansiva y la nieve alcanzan zonas insospechadas. Las avalanchas pueden ser de diferentes tipos y producidas por diferentes causas. Todo montañero debería aprender lo más posible acerca de la nieve para intentar comprender al máximo los procesos que originan las avalanchas. Tipos de avalanchas Aunque las avalanchas pueden ser diversas por sus características, para simplificar se pueden agrupar en tres tipos:  Avalancha de nieve fresca  Avalancha de placa  Avalancha de nieve húmeda
    • Avalancha de nieve fresca: es de nieve fría, seca y ligera, se produce normalmente durante o poco después de las grandes nevadas con ambiente frío (menos de –5ºC.). Se desplaza a gran velocidad y tiene gran poder destructivo. Avalancha de placa: este tipo es la causa de la mayoría de los accidentes de montañismo. Se presenta en laderas abiertas y convexas, cuando un estrato de nieve con cierta cohesión interna, se desprende y se desliza sobre las capas inferiores al no tener buena adherencia con estas. Estas placas duras, sin cohesión con las inferiores, pueden desprenderse en cualquier momento, al romperse el débil equilibrio existente por sobrecargas, como una nueva nevada, o en la mayoría por el paso de montañistas o esquiadores. Su velocidad es muy rápida y la mayoría de las lesiones son con efecto traumático. Avalancha de nieve húmeda: se desencadena al humedecerse las capas superficiales por efecto de las altas temperaturas o lluvia, y perder cohesión con los estratos inferiores. Es más frecuente en laderas norte y típicas en primavera, aunque puede darse en invierno. Su velocidad es lenta y debido a su densidad tiene gran poder destructivo y se compacta de inmediato al detenerse. Un caso particular de este tipo de avalanchas son las de fondo, donde se desliza todo el manto al perder adherencia al suelo. Identificación de Sendas de Avalanchas El identificar y evaluar las zonas de escurrimientos de avalanchas, es la primera medida de control que debe asumir todo montañista que inicia un recorrido en época invernal y, más aún quien proyecte una actividad o emplazamiento (campamento) en montaña. Esta actividad se puede realizar mediante las siguientes observaciones: - La forma más confiable de localizar zonas de avalanchas, es estudiar los registros históricos de eventos anteriores. - Observar las evidencias del terreno, como acumulación o no de vegetación, presencia de detritos, rugosidad del suelo, etc. en verano. - Angulo de la pendiente y topografía del terreno. - Generalmente las sendas son reconocibles desde lugares altos y opuestos, como de aeronaves. - El complemento ideal de identificación, es la cartografía de una zona determinada a escala 1:10.000 - Otras evidencias que nos ayudan ha observas las sendas son: montículos o bloques de nieve, nieve más sucia y más densa que el manto circundante, un cambio en la textura y apariencia de la nieve, surcos profundos y muros de nieve orientados en la línea de trayectoria de la avalancha, etc. Técnicas de Control de Avalanchas En las Técnicas de Control de Avalanchas, existen dos fases fundamentales: 1. Evaluación de riesgo.
    • 2. El control de la avalancha propiamente tal. Evaluación de riesgo Básicamente consiste en determinar con precisión la posibilidad de que ésta zona presenta condiciones materiales favorables para que se produzcan avalanchas. Estas condiciones se determinan por condiciones topográficas del lugar, destacándose: 1. La pendiente de la ladera 2. Cantidad de nieve. 3. Topografía y relieve del terreno. 4. La Orientación La pendiente es fundamental porque determina la estabilidad básica del manto de nieve, ya que en pendientes con inclinaciones inferiores a 27º no inicia la nieve un movimiento y en pendientes superiores al 50%, la nieve no se deposita, ya que cae espontáneamente. Pero cuidado, si la nieve ya ha iniciado su movimiento, prosigue su carrera en pendientes incluso de 17º. En la nieve fresca la adherencia de los granos entre sí es muy importante para la estabilidad. Una nevada intensa y rápida es peligrosa al no tener tiempo para estabilizarse, sin embargo una nevada repartida en varias horas y días puede no ser riesgosa si existen las condiciones para una buena estabilidad. La forma del terreno es también determinante en el riesgo de avalancha, en zonas de la ladera que presentan determinadas deformaciones naturales que generan algunos tipos de curvas, especialmente cuando hay concavidades, las que producen mantos inestables, por la tensión que sufre el manto de nieve por la reptación en pendientes convexas. La calidad de la superficie del terreno, llamado científicamente geomorfología, nos preocupa ya que la rugosidad del terreno mejora el coeficiente de roce entre la nieve y el terreno, ya que puede aumentar su adherencia produciendo virtuales anclajes o, crear una perfecta superficie de deslizamiento. La temperatura es un factor decisivo en la estabilidad de las pendientes nevadas. La nieve recién caída se estabiliza con mayor rapidez en las laderas soleadas que en las zonas sombreadas, donde el frío conserva la nieve y retarda el asentamiento. En primavera sin embargo, el exceso de calor e insolación hace más inestables las laderas norte que las sombreadas sur, donde la nieve está asentada y congelada. La orientación respecto al viento es muy importante, el viento es un muy buen fabricante de avalanchas, la nieve que arrastra forma cornisas en los filos, y se acumula y compacta a sotavento formando placas rígidas con poca adherencia sobre las capas inferiores. Existen también otros factores que influyen en la provocación de avalanchas, como la lluvia, el propio paso de las personas y vehículos. En el 90% de los casos de accidentes de avalanchas en el montañismo, este es provocado por las propias víctimas o sus compañeros al romper a su paso el débil equilibrio existente en el manto de nieve.
    • Control de Avalanchas Conocido el riesgo, debemos evitarlo mediante las siguientes técnicas de control. 1. Identificación de áreas de riesgo. (Cartografía de riesgos de avalancha). 2. Zonificación areal 3. Diseñar defensas protectoras. 3.1 Defensas pasivas. 3.2 Defensas activas. 4. Descargar las laderas del manto de nieve. (Defensa Temporal). Identificación de áreas de riesgo De acuerdo a las características de las sendas descritas, su periodicidad de ocurrencia, etc. se deben sectorizar e indicar claramente su riesgo mediante letreros y ojalá verter esta información en cartas de riesgos. Zonificación areal Se aplica cuando por razones de riesgo potencial de avalanchas, aislando temporalmente las zonas de alto riesgo. Durante o después de una gran nevada o en períodos de gran fusión de nieve. Defensas pasivas Constituyó la primera solución técnica, ya que su objeto es no intervenir sobre la generación de la avalancha, sino lograr detenerla o desviarla. Según el objetivo funcional debemos conocer las más usadas: Estructura Deflectoras Son empleadas para cambiar o dirigir el recorrido de las avalanchas para que no produzca la destrucción de las instalaciones a proteger. Las más conocidas son las: Cuñas, muros, deflectores, etc. Estructura de paso Permiten la pasada de la avalancha sobre las instalaciones a defender. Las más conocidas son los túneles, cobertizos, galerías y rampas. Estructura de Retardo Pretenden reducir la velocidad de la avalancha, mediante obstáculos macizos, básicamente presentan una gran disipación de energía cinética de fricción: Montículos, barreras, etc.
    • Estructura de contención Su objeto es impedir el paso de la avalancha formando una barrera: Muros, zanjas y grandes depósitos confinados. Todas estas defensas son obra de ingeniería de un alto costo que necesitan un estudio previo, ya que hay que incorporar los antecedentes del empuje de la nieve, altura máxima, tipo avalancha, posible alteraciones del recorrido, etc. Defensas activas Tienen por objeto impedir los deslizamientos y/o movimientos de la nieve en la zona de inicio. Los tipos de defensas más empleadas son: Terrazas o banquetas Son cortes de tierra dispuestos a una distancia determinada, perpendicular a la pendiente, formando escalones. Se pretende que la nieve, cada cierta distancia se apoye verticalmente, alterando el coeficiente de roce que se produce en el plano inclinado. Se diseñan 2 tipos, ancho 2 a 3 m. y angosto 0,90 que es la de mejor resultado. Estructuras Flexibles Las estructuras flexibles son mallas o redes cuya superficie de apoyo es capaz de retener a la nieve evitando que ésta inicie un movimiento. Normalmente son módulos triangulares unidos entre sí de una altura entre 3 y 5 mts. La mayor ventaja que presentan es que son estructuras livianas de fácil transporte a los lugares de montaje, y son de costo aceptable. Estructuras Rígidas Son equivalentes a las anteriores pero compuestas por estructuras rígidas como madera, vigas de acero, perfiles laminados, etc. Los más comunes son: Puentes compuestos por vigas transversales y Rastrillos formados por barrotes perpendiculares al suelo. Deflectores de viento Se aprovecha la fuerza del viento, para cambiar las zonas de depositación de nieve, acelerando o frenando la acumulación de nieve. Principalmente se utilizan para el control de cornisas.
    • Naturalmente que antes de tomar la decisión de instalar un sistema de defensa activa, en necesario efectuar estudios sobre cristalografía de nieve, vientos dominantes y altura promedio de nieve caída y acumulada; duración de los temporales, pendientes, etc.: ya que el análisis de estos antecedentes permitirá diseñar, ubicar y distribuir las diferentes alternativas. DEFENSA TEMPORAL Entendemos por defensa temporal, todas aquellas técnicas destinadas a provocar artificialmente avalanchas no destructivas. La teoría básica es aplicar una solicitación externa que provoque el desequilibrio del manto de nieve, éste estímulo debe ser controlado por el hombre y suficientes para provocar pequeñas avalanchas. El método más utilizado y factible hasta la fecha, son los explosivos. Un explosivo es un compuesto químico cuya detonación produce un gran aumento del volumen de gases; todo esto a gran velocidad. En la guerra de 1914 se pudo evaluar cuan eficiente eran los explosivos militares en la generación de avalanchas, en Los Alpes Italo-Austriacos. En la actualidad se usan varios tipos de explosivos: Los explosivos lanzados, colocados, enviados y mediante gases detonantes Explosivos Lanzados Entre los lanzados, los más utilizados son los de artillería, en el cual existen dos tipos: La Artillería Militar y la Artillería Civil, la diferencia básica en su destino inicial, ya que los sistema de artillería civil son diseños exclusivos para este objetivo y funcionan mediante sistemas de impulsión mediante gases comprimidos. Los más conocidos son: son el mortero, los cañones sin retroceso de 75, 106 mm. y los Rocket. Todos usan una munición con una espoleta sensible al impacto, con el objeto de evitar los tiros sordos. En Chile los mejores resultados se han obtenido con los cañones de 75 y 106 mm. Lamentablemente el de 75 mm. es munición Nato, ya muy escasa y/o vieja (de la última guerra mundial). El de 106 mm. es de un costo enorme, más de US$ 1.000.- por tiro.
    • El mayor problema es el control de estos sistemas, debido al terrorismo en aumento, en Chile son controlados por organismos de las fuerzas armadas. Artillería Civil EL AVALANCHER, de origen norteamericano, el que fue inventado en el año 1961, por el Sr. Montgomery M. Atwater, siendo Chile uno de los primeros países del mundo en utilizarlo, lanza un obús con un máximo de 2.000 grs. de explosivo. EL AVALANCHEUR, de origen francés, se diseñó en 1980 por Ruggieri, el lanza una flecha con un máximo de 2.800 grs. de explosivo (Pentolita), éste último tiene la especial característica de que a las seis horas de lanzado, si por alguna razón no se produce la detonación el explosivo se vuelve inerte. Este tipo de explosivo es bastante sensible al viento fuerte de montaña, el que produce algunas desviaciones en los disparos. Explosivos sobre el manto de nieve Inicialmente en laboratorio y posteriormente en la práctica se ha demostrado que la explosión es más eficaz si se produce a una determinada altura sobre el manto de nieve. Ya que las explosiones producidas en el interior del manto, por la composición de la nieve con muchas celdas de aire inerte, son amortiguadas en un radio muy corto. Más eficiente es la explosión sobre el manto, el que produce un cráter, pero la explosión en altura conforma la curva de INGRAM. Explosivos Colocados Básicamente consiste en llevar a mano explosivos y enterrarlos en la nieve, o enterrarlo en el verano con sistemas similares al de minado. Este último tiende a desaparecer y llevar explosivos durante o post-temporal. En Chile es prácticamente imposible. Explosivos Enviados El más utilizado es el CA.T.EX. (cable transportador de explosivos), es una especie de andarivel para esquiadores que solo transporta una carga explosiva de hasta 30 Kg., la cual es activada por un control remoto o sistema de tierra de alta seguridad, en el lugar exacto de la acumulación de nieve. Sin lugar a dudas es un sistema eficiente, debido a que la explosión que se produce sobre el manto de nieve tiene un rendimiento muy superior (alrededor del 90%), avalado por las teorías de L.F. Ingram. Explosivos Mediante Gases detonantes
    • En el último tiempo se ha puesto a punto un nuevo sistema mediante un cañón denominado GAZ.EX. , éste cañón se instala sobre la zona de inicio, mirando en dirección a la senda, se activa por control a distancia, produciendo una detonación, mediante una mezcla explosiva de gases oxígeno y propano. Los resultados con estos sistemas han sido los más óptimos en cuanto a operatividad, fiabilidad y economía.