Your SlideShare is downloading. ×
UNA MIRADA A “LA ECONOMIA DEL BIEN COMUN” por Oscar Ayala A.
UNA MIRADA A “LA ECONOMIA DEL BIEN COMUN” por Oscar Ayala A.
UNA MIRADA A “LA ECONOMIA DEL BIEN COMUN” por Oscar Ayala A.
UNA MIRADA A “LA ECONOMIA DEL BIEN COMUN” por Oscar Ayala A.
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

UNA MIRADA A “LA ECONOMIA DEL BIEN COMUN” por Oscar Ayala A.

569

Published on

Articulo UNA MIRADA A “LA ECONOMIA DEL BIEN COMUN” por Oscar Ayala A.

Articulo UNA MIRADA A “LA ECONOMIA DEL BIEN COMUN” por Oscar Ayala A.

Published in: Business
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
569
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. UNA MIRADA A “LA ECONOMIA DEL BIEN COMUN” La lucha por salir del subdesarrollo y la pobreza es un tema que da vueltas en la cabeza de los empresarios, los economistas pensantes y no pocos analistas. Afortunadamente, luces de esperanza siguen asomando para iluminarnos por todos lados. Como economista, a veces me ocupo de examinar y analizar lo que acontece en el devenir económico global, observando diversos hechos, análisis y noticias sobre nuevas perspectivas no sólo económicas sino provenientes de otros enfoques. En el agregado, observamos el fracaso rampante del socialismo de estado, sistema que no pudo desarrollarse a la par con el capitalismo, y tras la caída del Muro de Berlín, cesó en su pugna por predominar y abrazó finalmente el modelo otrora antagonista; posteriormente, asistió a una desordenada y traumática transición en la orientación de los sistemas de producción y los esquemas de propiedad de tierras y viviendas de los ciudadanos tanto en Rusia como las ex-Repúblicas Soviéticas. Mientras tanto, China, donde el Socialismo de estado prosigue en su "luna de miel" con el modelo capitalista occidental, exhibe un curioso proceso en el que el estado exige ser socio partícipe y activo en la constitución y las operaciones económicas, haciéndose lenta pero eficazmente a tecnología, know how, derechos, patentes y capacidad de maniobra comercial. Entretanto el país no evidencia reformas de fondo en los esquemas de propiedad privada, sostenibilidad y derechos humanos. Allá, por ejemplo, los medios de producción comparten su propiedad con el estado mientras que los medios de comunicación y expresión ciudadana siguen sojuzgados a la rígida normativa estatal y el disentimiento y los delitos de estado aún se pagan con duras condenas y aún sentencias de muerte.
  • 2. En buena parte de Occidente, hemos transitado dentro de un sistema ambivalente, donde el florecimiento de un modelo económico de comercio abierto conducido por leyes de mercado y libre empresa, nos ha llevado a experimentar niveles de desarrollo tecnológico y bienestar nunca antes conocidos por la humanidad. Sin embargo, este admirable modelo creó paralelamente un sistema alterno, conocido en buen romance como "Capitalismo Salvaje", que remeda un sistema de drenaje causante de no pocas distorsiones y desarreglos bastante nefastos. Los frutos del éxito económico han sido gradualmente capitalizados por grupos de poder que han ido creando poderosas redes y conglomerados en contubernio escalofriante con gobiernos, bancos, medios de información, sistemas judiciales y otros núcleos económicos que han desembocado en una enorme y asfixiante tenaza cuyos resultados están emergiendo sin el menor pudor. Paralelamente, prosperan gigantescos negocios centrados en antivalores tales como como el tráfico de armas, el comercio de narcóticos, la trata de blancas y de niños, la pornografía y el contrabando. Como consecuencia se aprecian importantes niveles de acumulación de recursos y enormes desajustes causados por las astronómicas ganancias que logran estas organizaciones, así como los grupos económicos que han conseguido adueñarse de las riendas del poder. Los desbalances favorecen la acumulación desproporcionada de riquezas a costa del desmedro del ciudadano de a pie, el pensionado, el trabajador de salario mínimo y el pequeño empresario o el emprendedor, quien se ve forzado a pagar precios altos por muchos bienes y servicios, así como tasas de crédito exorbitantes para financiar y sostener sus negocios. Me pregunto, ¿traduce eso justicia o equidad social? Y ya no me río mientras me pregunto por qué los gobiernos no intervienen… La prueba reina de la magnitud de este fenómeno es que los dos bloques económicos más importantes del mundo han evidenciado crisis económicas de enormes repercusiones, mientras que buena parte del mundo en desarrollo, léase América Latina, Africa y varias naciones asiáticas principalmente, siguen sin poder satisfacer decentemente las expectativas económicas y sociales de sus pueblos. Curiosamente, los fenómenos económicos asociativos y cooperativos verdaderamente democráticos, continúan lanzando y trabajando en sus propuestas como rayo de esperanza dentro de esta paradójica situación. La cooperación abierta, la Innovación social de fuente abierta, caracterizada por la ausencia de patentes y derechos sobre "lo inventado", surgen como sistemas que permiten que los individuos desarrollen sus iniciativas de una forma verdaderamente libre y productiva, así sea en pequeña y mediana escala. Igualmente en las empresas capitalistas viene surgiendo con cada vez más fuerza un enfoque que las obliga a hacer cada vez más visibles balances de sus resultados de Responsabilidad Social con las comunidades y públicos que atienden. Un modelo extraordinario para examinar estos nuevos contextos es LA ECONOMIA DEL BIEN COMUN, (en el original alemán, Gemeinwohl-Ökonomie) planteada por un grupo de economistas y empresarios europeos liderados por el austríaco Christian Felber. Este movimiento llama a instaurar un nuevo modelo económico donde las empresas sean cada vez más democráticas y
  • 3. tengan reglas de juego limpias, saliendo de este ciclo pernicioso de los juegos poder, acumulación, fragmentación y competencia despiadada que han desajustado los marcos económicos de legislación, asignación de recursos y manejos de información que han desvirtuado la economía occidental. Lo que se persigue en realidad es bastante simple: la actividad económica debe servir a los intereses generales, denominados bien común o bienestar público (‘’common good’’ en inglés y ‘’gemeinwohl’’ en alemán). Es cada vez más evidente que lo que el mundo requiere a gritos es la implantación de una economía que si bien, continúe rigiéndose por parámetros de mercado y libre empresa, tenga el Bienestar Común como objetivo muy visible. Esto requiere modificar el modelo capitalista de forma importante, sobre todo el ánimo central alrededor del lucro, el crecimiento y la competencia despiadada, reemplazándolos por una serie de principios básicos como la Confianza, la Honestidad, la Responsabilidad, la Cooperación, la Solidaridad, la Generosidad y la Compasión, entre otros. Cada uno de estos valores debe traducirse en comportamientos, hechos y rituales organizacionales e indicadores muy precisos, observables y medibles. Para los defensores de la Economía del Bien Común, aquellas empresas que se transformen y rijan por estos valores, deben obtener ventajas legales y comerciales que les permitan sobrevivir y tomar distancia frente a los defensores del lucro y la competencia despiadada. En la economía real actual se mide el éxito económico con valores o indicadores monetarios como el producto interno bruto, los niveles de ventas, los índices de utilidad y la participación de mercado. Estos indicadores no consideran para nada las necesidades reales de los seres humanos y el medio ambiente en el que vivimos y no dicen nada sobre si la gente es feliz, si hay guerra, se vive en una dictadura, si se sobreexplota o contamina el medio ambiente, si se respetan los derechos humanos, etc. De la misma manera, que una empresa obtenga un alto nivel de beneficios no indica nada sobre las formas como las obtuvo, las condiciones de sus trabajadores ni sobre lo que produce, ni cómo lo produce. En yuxtaposición, un balance social orientado al Bien Común debe mostrar claramente cómo como las empresas propenden por la dignidad humana, la solidaridad, la justicia social, la sostenibilidad ecológica, la democracia con todos sus públicos, empleados, proveedores y clientes y a dónde van a parar las ganancias generadas. Igualmente, debe ilustrar si la empresa promueve la esclavitud o el maltrato infantil, la contaminación del medio ambiente, el despilfarro, si hay desigualdad entre hombres y mujeres, y qué tanto se discrimina entre los ingresos de los trabajadores de alto, medio y bajo nivel.
  • 4. Si existe transparencia en este tipo de información, la evaluación de la existencia o no de esos valores debe ser visible y debe permitir al consumidor de la calle escoger y preferir los productos y servicios que desee adquirir de empresas con cuyos valores simpatice o esté alineado. Christian Felber y Diego Isabel, prestigiosos adalides del Movimiento LA ECONOMIA DEL BIEN COMUN visitaron Bogotá, Medellín y Rionegro, en Colombia durante la tercera y cuarta semana de Abril de 2014. En Cali estuvieron entre el 24 y 27 de ese mes, fechas en las cuales se realizaron reuniones, foros, conferencias y talleres, así como también, la reunión de constitución del Campo de Energía de la EBC Colombia. Recomendamos muchísimo revisar el libro básico que defiende este modelo (“La Economía del Bien Común”, publicado por Editorial Deusto, del Grupo Planeta, Madrid) y examinar el sitio virtual de Christian Felber y La Economía del Bien Común en español en el link http://www.economia-del- bene-comune.it/es Otro libro maravilloso para consultar es “Yo Soy Tú” escrito por Diego Isabel La Moneda, editado por Ed. Octaedro de Barcelona, que se consigue también ya en nuestro país. El sitio virtual de Diego es otro lugar maravilloso para inspirarse i tomar ideas. Link http://yosoytu.com/ Existen muchas otras redes virtuales creadas en Twitter ( #Economia Bien Comun), Facebook y LinkedIn, donde se encuentran artículos donde se explaya este modelo. Oscar Ayala Arana Economista de la Universidad San Buenaventura de Cali Miembro del Campo de Energía EBC Colombia e-mail oscaruro@gmail.com Twitter @oscaruro -=-=-=-=- Información Complementaria Videos y links de Christian Felber http://espanol.video.search.yahoo.com/yhs/search;_ylt=A0LEVvc8kyxTOFIASiUvEwx.;_ylu=X3oDM TBsa3ZzMnBvBHNlYwNzYwRjb2xvA2JmMQR2dGlkAw-- ?p=economia+del+bien+comun&hspart=btbar&hsimp=yhs-002 Videos y links de Diego Isabel de la Moneda http://yosoytu.com/ http://yosoytu.com/economia-del-bien-comun-la-utopia-realizable/ Otros http://www.transicionsostenible.com/la-economia-del-bien-comun-de-christian-felber.htm http://www.youtube.com/watch?v=U4tL4eS--XM www.christian-felber.at www.gemeinwohl-oekonomie.org http://www.gemeinwohl- oekonomie.org/feedback-medien/christian-felber_video_caratula/ http://www.youtube.com/watch?v=KjmU5lqo3xY&feature=share http://www.youtube.com/watch?v=rsT7ain14_4&feature=related http://www.youtube.com/watch?v=95d48wLSalA&feature=relmfu

×