Your SlideShare is downloading. ×
Organización del estudio
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Organización del estudio

6,235
views

Published on


0 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
6,235
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
74
Comments
0
Likes
4
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo Oscar López Regalado Sesión 2: ORGANIZACIÓN DEL ESTUDIO2.1. Necesidad de organizar el estudio Según Bernardo (1995) expresa si en algo te pareces a la mayoría de los estudiantes, seguro que te habrá ocurrido alguna de las siguientes cosas:  Sentir simplemente que no consigues nada.  Agotar toda tu energía en los preparativos del comienzo al dedicarles demasiado esfuerzo.  Perder excesivo tiempo en prepararte y disponerte para; estudiar.  Perder, igualmente, demasiado tiempo en revolotear de una materia a otra sin fijarte en ninguna. Pues bien, sólo hay un medio de solucionar, o mejor aún, evitar estos problemas que causan el desánimo, y no es otro que la organización. El estudio, tu formación personal, es algo muy serio que no puede improvisarse a cada momento. Es preciso organizarse y planificar el tiempo. ¿Por qué? 1. En primer lugar, por una razón de eficacia. Seguramente necesitas bastante esfuerzo para estar al día en tus estudios. Debes dosificar tu tiempo y tu esfuerzo de forma gradual, poco a poco, que es la única forma de obtener buenos resultados. Cuando no se tiene un plan de estudio y el horario personal de trabajo esta descontrolado, se termina cayendo en alguno de los siguientes estilos de trabajo, propios de los estudiantes que obtienen malos resultados:  Estudiar sólo al final del curso, o del ciclo académico, o para una evaluación final, entregar algún trabajo, ocupando entonces horas de la noche que deben dedicarse a descansar.  Presentar solo trabajos por cumplir, sin otra preocupación.  Pasar semanas enteras sin tocar un libro fuera de clase.  Emplear para el estudio todo el tiempo disponible, incluso los sábados y domingos. Estos modos de trabajar no son en absoluto eficaces, aunque en alguna ocasión pueda parecer que con ellos se ha conseguido algún buen resultado. 2. Pero no sólo hay que organizarse por razón de la eficacia; hay que hacerlo también por una razón formativa. Efectivamente, todo estudiante tiene que realizar tres tipos de actividades a lo largo del día:  Actividades personales: comer, descansar, etc.  Actividades recreativas: jugar, leer, pasear, hacer deporte, aficiones, etc.  Actividades universitarias: asistir a clase, estudiar, investigar… Pues bien, todas estas actividades son necesarias para tu formación, y es preciso, por tanto, tener tiempo para todo. 1
  • 2. Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo Oscar López Regalado2.2. Planificación del estudio personal 2.2.1. Planificación del estudio.Según Cisneros (s/a) sostiene que planificar el tiempo de estudio es una necesidad en launiversidad, porque la gran cantidad de información que debemos relacionar, sintetizar y estarpreparados para criticar y aplicar. Lograr un aprendizajeinnovador requiere del hábito de estudio. De nada sirveestudiar sólo en los días previos a los exámenes ya queaunque dejemos de comer y dormir en esos días, eltiempo no nos alcanzaría para releer y asimilar latotalidad de lo que cada examen abarca. Cuando mucholograríamos un aprendizaje superficial, memorístico yrepetitivo de lo que leemos. Pero ese aprendizaje no nossirve para formarnos como profesionales competentes.En general, los estudiantes universitarios suelenadministrar mal su tiempo en los siguientes aspectos(Brown, 1994)  Se les dificulta ponerse efectivamente a estudiar. Constantemente están preparándose para estudiar y por una u otra razón, no se dedican a ello.  Desperdician el tiempo saltando de una materia a otra, sin dedicarse a estudiar en profundidad una de ellas.  No estudian lo que debieran, sólo se limitan al mínimo indispensable y no recurren a lecturas complementarias que les producirían un aprendizaje de mejor calidad. 2.2.2. Ventajas de una buena planificación Para Palomino (s/a), sostiene que se debe de: 1. Ahorrar tiempo. 2. Crea hábitos y estrategias de orden y organización. 3. El tiempo queda organizado de manera racional para todas las actividades de día. 4. Todas las áreas de conocimiento o materias a estudiar están presentes en el horario y adquieren una distribución adecuada. 5. Ayuda a prepararse a su debido tiempo, evitando el "a última hora" con todas las consecuencias negativas que conlleva. 6. Obliga a un trabajo diario. 7. Evita vacilaciones ("no sé ni por dónde empezar") sobre lo que se debe hacer. 8. Ayuda a dar importancia al traba o bien hecho, evitando las improvisaciones. 9. Economiza esfuerzo, optimizando tiempo y recursos. 10. Da seguridad y eleva el autoconcepto en la medida en que los pequeños éxitos (deber cumplido) actúan de reforzadores de la conducta en las actividades posteriores. "Para evitar los problemas más comunes en la administración del tiempo, el objetivo es fijarse un programa de estudio" (Brown, 1985: 7). El primer paso consiste en analizar la realidad como punto de partida para llegar a una planificación que responda a las necesidades y se ajuste a las características de cada alumno. 2
  • 3. Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo Oscar López Regalado Se debe hacer un recuento de las actividades a desarrollar a lo largo del día, valorando el tiempo a dedicar a cada una de ellas, pues hay tiempo para todo. ¿Qué tiempo dedicar al estudio? Hay autores que recomiendan tres horas diarias para este nivel educativo. Esta cifra no ha de ser matemáticamente exacta, la cantidad de tiempo dependerá de las tareas que hay que realizar esa semana, pero nunca olvidar el hábito de estudio. Como mínimo se deben estudiar todos los días dos horas, empleándolas en revisar apuntes, llevar al día la materia, hacer las actividades, repasar, ojear los temas a explicar en días sucesivos, etc. Aunque la programación diaria debe ser flexible, la programación semanal debe corregir los desajustes y conseguir entre catorce y veintiuna horas semanales de estudio. 2.2.3. Características y condiciones de la planificación del estudio La planificación del estudio trata de compaginar equilibradamente el tiempo y la actividad que pretendemos realizar: distribuir el tiempo entre las distintas actividades, a la vez que asignamos el momento más adecuado a las características de cada actividad. En consecuencia, el estudiante debe tener en cuenta los siguientes aspectos:  ¿Cuándo estudiar? Hay quien rinde mejor por la mañana, otros lo consiguen por la tarde o la noche. En general, podemos decir que el momento adecuado debe estar alejado de las comidas para evitar la somnolencia que produce la digestión con el siguiente bajón en el rendimiento. También se suele decir que por las mañanas se aprende con más rapidez, pero también se olvida antes; por la noche cuesta más trabajo, pero se retiene mejor. De todas formas, cada persona tiene determinados momentos en los que su rendimiento suele ser más alto; esos momentos son los de cada cuál debe emplear preferentemente para estudiar. Cada estudiante debe dedicar al estudio aquellos momentos en los que se encuentra en mejores condiciones mentales y ambientales.  ¿Cuánto tiempo? Vendrá determinado por la conjunción de dos factores el número de materias y las exigencias de éstas. Y el tiempo de que el alumno dispone para el estudio. Hay que tener en cuenta el tiempo que el estudiante debe dedicar a otras actividades como desplazamientos, vida familiar, ocio…. Lo ideal es que disponga de tiempo suficiente para abordar todo el trabajo-estudio cotidiano. Una vez establecido el tiempo éste quedará fijado con carácter habitual: siempre la misma cantidad de tiempo a la misma hora y en mismo lugar. Ésta es la clave del éxito de un horario personal de estudio. 2.3. Características de un buen horario "No se puede estudiar en un momento u otro arbitrariamente, sino que se precisa una distribución estratégica y constante del tiempo para que el estudio sea eficaz" (Rodríguez, 1975: 4).  Realista. No debe ser un plan utópico elaborado en un momento de euforia, sino un plan realista, que tenga en cuenta todas tus características y necesidades. Es preferible comenzar con un plan poco ambicioso y después aumentar el nivel de exigencias si fuera necesario.  Flexible. No debe dificultar la capacidad de movimiento e iniciativa, hay que admitir las circunstancias que pueden alterar los planes, dejando un tiempo para imprevistos, si 3
  • 4. Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo Oscar López Regalado por ejemplo, no puedes estudiar el viernes, puedes recuperar ese tiempo el fin de semana.  Controlable. Se debe hacer un seguimiento del nivel de cumplimiento del plan de estudio, al objeto de evaluar el trabajo y revisar el plan para adaptarlo a las circunstancias cambiantes.  Personalizado. El horario se concibe como un instrumento, debe adaptarse a las característica psicológicas del alumno, a su personalidad, al grado de dificultad de las materias, a los ritmos de trabajo, a las horas preferidas para estudiar, por ello pueden ser distintos para cada persona.  Equilibrado. Existen alumnos que trabajan poco en semanas, quincenas, o a lo largo de una evaluación, y ante la proximidad de los controles de evaluación, "se dejan la piel" en prolongadas sesiones sin descanso, que de poco sirven. En un horario equilibrado hay que tener presente, seis días de estudio semanales, dos horas como mínimo por día, reparto de horas según dificultad de las distintas áreas de conocimiento y tiempo de descansos.  Escrito. Hay que plasmar sobre el papel el horario de estudio, colocarlo en un lugar visible, controlar por escrito el grado de cumplimiento, es decir, el número de minutos dedicados a cada una de las áreas de conocimiento contempladas diariamente en el horario. De esta forma podremos revisarlo, saber el grado de dificultad de las materias, responsabilizamos de su cumplimiento y disfrutar con la "misión cumplida" y con el "trabajo bien hecho". En cuanto a los tipos de planes en función del tiempo, nos vamos a ocupar, por su importancia y el nivel de los alumnos que nos ocupan, del plan diario o sesión, del plan semanal y del plan quincenal/mensual.2.4. Elaboración del horario personal El horario de estudio personal le ahorrará al estudiante gran cantidad de tiempo, ya que sabrá previamente lo que ha de hacer; le permitirá seleccionar el tiempo de estudio entre las horas libres y organizar su vida de acuerdo a sus propias necesidades. Para elaborar adecuadamente un horario, el estudiante debe tener en cuenta los siguientes criterios:  Determinar, en un principio, el tiempo total del que dispone.  Tener presente todas sus actividades y compromisos diarios.  Valorar sus capacidades, conocimientos y habilidades respecto a lo que va a estudiar y a las actividades que tiene que realizar.  Elegir los mejores momentos del día para dedicarlos al estudio.  Distribuir el tiempo entre las diversas materias. Conviene que las horas de estudio las distribuya separadamente unas de otras, según las exigencias de cada materia, y con una duración no muy prolongada ya que es más efectivo el trabajo que dura pequeños períodos de tiempo, según la edad del alumno.  Comenzar programando pequeños tiempos de estudio e ir aumentando poco a poco, intercalando los descansos y los cambios de materia.  Cumplir siempre las previsiones realizadas: la constancia es fundamental.  Revisar y modificar el horario según los resultados obtenidos o ante el planteamiento de nuevas circunstancias.  Utilizar el horario hasta que le haya creado un hábito de trabajo, con tenacidad responsable. 4
  • 5. Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo Oscar López Regalado 2.4.1. Planificación a largo plazo La planificación a largo plazo va a permitir al alumno tener una visión global, en conjunto y en detalle, de aquellos aspectos que le puedan afectar a lo largo de todo el ciclo: fechas, trabajos, fiestas, etc. Planificar estos compromisos con antelación le ayuda a organizarse mejor, a dosificar el esfuerzo y, en definitiva, a ser más responsable en el cumplimiento de sus obligaciones. 2.4.2. Planificación a corto plazo - plan semanal Para olvidar el propio tiempo es necesario partir de un cuidadoso análisis de las actividades diarias. Resulta oportuno tomar en consideración detalladamente una semana entera, después de lo cual se podrá reconstruir una jornada tipo y hacer el promedio diario de las diversas actividades. Antes de comenzar a enumerar los diversos tipos de actividad (escuela, deporte, relax, etc.); a continuación se propone una lista inicial de tipos de actividad a la que es posible agregar otras o quitar algunas según la edad y la ocupación. (Serafini, 2000). SC escuela, universidad o trabajo ST estudio SP deporte y actividades al aire libre AM ver a los amigos y al novio/la novia TV mirar la televisión DI diversión fuera de casa (cine, teatro, partidos) LE lectura TR transporte y desplazamientos CO comidas LV lavarse y vestirse AC ayudar en la casa RX relax (hablar por el teléfono, escuchar música) SU sueño El análisis del uso del propio tiempo debe hacerse de modo sistemático, durante una semana entera (que puede incluir sólo los días laborales, o bien también el fin de semana). Debe referirse a una semana típica, sin fiestas ocasionales y, además, no debe influir en nuestro comportamiento (en otras palabras, para que nuestra investigación sea válida no hay que cambiar de costumbres). Por último, el análisis debe realizarse con rigor: no es correcto hacer pasar por “estudio” una hora transcurrida con la mente en las nubes. Para recoger datos se construye una tabla que lleve los días de la semana y las horas del día; cada casilla así obtenida corresponde a una hora de tiempo y debe posteriormente ser subdividida en cuatro espacios que significan los cuartos de hora. Partamos entonces de que un cuarto de hora es la unidad más pequeña en la que subdividimos nuestra jornada.REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICASBernardo, J. (1995). Cómo Aprender Mejor. Madrid: Ediciones Rialp S.A.,Palomino (s/a). Planificación del estudio. Recuperado el 23 de Marzo del 2008, de http://perso.wanadoo.es/angel.saez/pagina_nueva_145.htmSerafini, M. T. (2000). Cómo se estudia. Barcelona: Editorial Paidós, SAICF.Cisneros, T. (s/a). Metodología y estrategia del trabajo universitario. Ediciones Massey And Vanier. 5