UNIVERSIDAD FRANCISCO DE PAULA SANTANDER
OCAÑA

LOS SUPERMANES
Trabajo Etnográfico sobre un núcleo social en una población...
LOS SUPERMANESi
(Documento en construcción)

Río de Oro, Cesar, capital del municipio de su mismo nombre, es una población...
perciben la parte de la riqueza social de que disponen. Las clases son grupos humanos, uno de
los cuales puede apropiarse ...
1. LOS CAIDOS EN DESGRACIA.
Son los hombres entrados en edad, que siendo empleados y casados cayeron en la desgracia
de pe...
Los investigadores de la etnografía quisimos saber las causas de la existencia de esta “clase
social especial”. Algunas re...
4. LA CRISIS ECONÓMICA

“Antes, uno conseguía trabajito en Ocaña, muchos lo hacían en la gran empresa del
Ministerio de Ob...
vii

El abuelo rengo del aguardiente. Licor de antaño destilado del fique que, como su nombre lo indica,
tiene tapa de tus...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Los supermanes

36

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
36
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Los supermanes

  1. 1. UNIVERSIDAD FRANCISCO DE PAULA SANTANDER OCAÑA LOS SUPERMANES Trabajo Etnográfico sobre un núcleo social en una población del departamento del Cesar llevado a cabo por estudiantes de Derecho en la asignatura Antropología, dirigida por la Dra. Lucy Luna AUTORES: Óscar H. Pallares R, Aurelio Ojeda, Jhon Ortega, Freddy Torrado, Claudia Gil II SEMESTRE ,2012
  2. 2. LOS SUPERMANESi (Documento en construcción) Río de Oro, Cesar, capital del municipio de su mismo nombre, es una población de fiestas, especialmente religioso-católicas. Cualquiera de los santos del rito católico se convierte en motivo de festejos y propicia la oportunidad para que muchos se erijan en sus mayordomos, quienes se esfuerzan por organizar y hacer la mejor celebración al santo de su responsabilidad. “Nosotros los mayordomos - nos dijeron varios de ellos en conversaciones informales en pleno Parque Principal - nos hacemos cargo del templo y todo lo que contiene, de servir al santo de nuestra mayordomía con nuestras costumbres, además de representar cada quien a su barrio o sector y organizarlo para el beneficio de la parroquia del pueblo, además de darle a la gente, pues, un rato de diversión, con los juegos y fiestas que se hacen durante los días del santo que representamos… en el novenario que se festeja, se dan misas y se recogen limosnas para que los gastos no sean tan caros y todos nos divirtamos” ii . Se podría decir que hay duelo de mayordomos en torno a la organización de la mejor fiesta. Pero hay días del año que se esperan y organizan con especial cuidado y entusiasmo. Son días de transcendental importancia para los riodorenses: el 6 de enero o las fiestas de la “matanza del tigre”; los días de carnaval en febrero o marzo; la Semana Santa en marzo o abril; el uno de agosto o “día del asentamiento de la población”; el 8 y 9 de septiembre, la fiesta religiosa por antonomasia, en honor a la patrona del pueblo; la Semana Cultural del colegio Alfonso López Pumarejo, en octubre; el 8 de diciembre o “día de las velitas”; el 24 y 31 de diciembre o carnaval familiar de fin de año y… el último día de cada mes. A partir del último día de cada mes y hasta cuando se escucha el ruido del rotor, las miradas escudriñan el cielo y la alegría se pone a punto de explotar. Es el día de los SUPERMANES. Los Supermanes son los esposos o compañeros permanentes de las maestras y, o, demás empleadas oficiales, y, o privadas del pueblo que por específicas situaciones no tienen trabajo y viven del sueldo de ellas. Pero la connotación de SUPERMAN se refiere más propiamente al esposo desempleado y haragán de las maestras. Río de Oro es un pueblo de maestras. En cada familia hay por lo menos una. Sólo en los últimos tiempos la Normal Superior de la localidad recibió estudiantes de sexo masculino, pero, a pesar de ello, en el imaginario popular aún se habla de la normal de señoritas. En Río de Oro no existen las clases sociales tal como se definen en los estudios de sociología política («Las clases son grandes grupos de hombres que se diferencian entre sí por el lugar que ocupan en un sistema de producción social, históricamente determinado por las relaciones en que se encuentran respecto a los medios de producción (relaciones que en gran parte quedan establecidas y formalizadas en las leyes), por el papel que desempeñan en la organización social del trabajo y, consiguientemente, por el modo y la proporción en que
  3. 3. perciben la parte de la riqueza social de que disponen. Las clases son grupos humanos, uno de los cuales puede apropiarse del trabajo del otro, por ocupar puestos diferentes en un régimen iii determinado de economía social.) No hay fábricas, por lo tanto no existe el proletariado; no existe el campesinado, aún siendo la mayoría de este origen, por cuanto estamos observandoestudiando es un sector de la población urbana. En Río de Oro sólo existen los empleados, los desempleados y los estudiantes. A los empleados se les cataloga como “los ricos” del pueblo; los que no, se les clasifica como pobres. Entre los empleados incluimos a los que lo fueron y ya no lo son por efectos de las leyes laborales, o jubilados. Pero los SUPERMANES sí es una “clase social” plenamente definida en la población. Digamos que es una “Clase Social Especial” El Parque Principal es el gran contemporizador socialiv. En él se citan tanto los empleados como los desempleados y los estudiantes, convirtiéndolo en una GRAN SALA. Estar en el Parque un día cualquiera de estos que hemos reseñado, es como estar en nuestra casa con toda la familia: se comparte el trago y se cede la banca; se intercambian los integrantes de los grupos que charlan; se acoge al que llega, no importa si luego se va y vuelve a llegar. Las veces que estuvimos en el Parque en función del trabajo en que estamos empeñados, siempre fuimos bien acogidos; fue fácil integrarse a los diferentes grupos que compartían. Incluso, los Supermanes nos recibían de buen agrado. A los Supermanes no los podemos clasificar como desempleados porque claramente viven de un sueldo: el de sus esposas; tampoco en el grupo de los empleados, porque no figuran en nómina alguna. Por eso se dice que son una clase especial. Como tal, así los distingue la sociedad y ellos con jocosidad lo aceptan. El mejor día del mes para el Supermán es aquel en que el helicóptero del Banco Agrario, el único Banco de la localidad, asoma por el horizonte y aterriza trayendo la mesada. La euforia le aguanta hasta por lo menos hasta dos semanas después, cuando la dura realidad de la carestía de la canasta familiar le indica que el sueldo de su esposa a duras penas alcanzará para el mes y lo sume nuevamente en la larga espera de volver a escuchar el retumbar del helicóptero. Una semana antes del día en que todos gritan, el avión, el avión, como en la famosa serie de televisión, el SUPERMAN se transforma totalmente. Su ser luce radiante; se torna amable, afectuoso, buen esposo y colaborador con los menesteres de la casa. Acompaña de gancho a su señora a misa; le tiene caliente el almuerzo a su llegada del trabajo; la lleva a coger el vehículo que la transporta al sitio de labores lejos de casa y la espera en la puerta a su llegada. No sale tanto a la calle, se aleja de los amigotes, el billar y las tiendas chirrincheras.v Dentro de la “clase social especial” de los SUPERMANES, sí existe “distinción de clase”. Al realizar un seguimiento sobre esta cofradía, tenemos que puntualizar la presencia de por lo menos cincos tipos de SUPERMANES, formados por las acciones y alcances que se prodigan en los distintos ámbitos sociales. Estas formas de acción son sociales, religiosas, culturales y económicas. Ni duda cabe que esta “clase social especial” tienen gran resonancia y poder psico-social debido al tradicionalismo identitario que se ha prodigado a través de las instituciones locales de la población urbana de Río de Oro. Claramente se distinguen los “Caídos en Desgracia”, los “Sibaritas”, los “Superaprendidos”, los “ Supervividores” y los “Niños Señores”. La clasificación y sus nombres son autoría de los realizadores de la presente etnografía, fruto de la interrelación que se logró con la sociedad riodorense.
  4. 4. 1. LOS CAIDOS EN DESGRACIA. Son los hombres entrados en edad, que siendo empleados y casados cayeron en la desgracia de perder el puesto de trabajo. Por lo general tienen un nivel académico regular y dadas las condiciones socioeconómicas del país y de la población, por más que buscaron nunca pudieron encontrar un nuevo enganche. Vivieron por fuera de la “clase especial” de LOS SUPERMANES hasta cuando se les agotó el recurso proveniente de la liquidación o indemnización y del ahorro. A partir de ese momento se fueron acostumbrando lentamente a depender económicamente de la mujer, que generalmente se desempeña como maestra de escuela. 2. LOS SIBARITAS. Hombres bien plantados, por lo general entre 25 a 40 años. Más bien jóvenes, con cierto nivel académico pero a quienes el trabajo les produce alergia. Su trabajo es el goce. “La vida es muy corta y teniendo quien nos mantenga, para qué trabajar” nos dijeron con desparpajo. Y remataron con una sentencia copiada, ofreciéndonos un trago en pleno Parque: “¡Cómo será de malo el trabajo que pagan por realizarlo! Trabajar para ganarse la vida está bien, pero ¿Por qué esa vida que uno se gana trabajando tiene que desperdiciarla trabajando para ganarse la vida?”. 3. LOS SUPER-APRENDIDOS. Es la característica propia de los seres sometidos a frecuentes estímulos negativos hacia el trabajo, que saben que todo lo que hagan va a ser inútil para no vivir con una maestra. Los SUPERAPRENDIDOS reflejan el estado de ánimo de quienes creen que son bienaventurados aquellos que nunca se verán decepcionados porque van a tener una mujer que los mantenga. 4. LOS SUPER-VIVIDORES. Su proyecto de vida no incluye tener un hogar, menos mantenerlo. Su proyecto es vivir a todas sus anchas sin ningún compromiso, sin ninguna obligación. “Habiendo tantas que se desviven por mantenerlo a uno, para qué conformarse con una sola. ¿No les parece?” Nos preguntaron esperando que les reforzáramos su filosofía de la vida. 5. LOS NIÑOS-SEÑORES. Son los que nunca se desprendieron de la casa materna, aún teniendo esposa e hijos. Viven del sueldo/ pensión de los padres o de los abuelos. Su vida cada día es más precaria ya que a medida que aumenta el número de comensales la mesada alcanza menos. Estuvimos en casas donde viven los hijos y la familia de ellos. Su proyecto de vida es que alguna de sus hijas sea nombrada como maestra, aunque ya no es tan fácil por las nuevas disposiciones del Ministerio de educación nacional.
  5. 5. Los investigadores de la etnografía quisimos saber las causas de la existencia de esta “clase social especial”. Algunas respuestas de los miembros de la comunidad riodorense pueden aproximarnos al tema, aunque ese sería asunto para otra investigación de la misma característica que la presente. Sólo a manera de conclusión enunciamos las más propuestas por los entrevistados, no necesariamente tienen el orden de importancia en que se presentan: 1. LA POLÍTICA ASISTENCIALISTA DEL ESTADO “Vea, cuando el Estado empezó a derrochar dinero para conseguir votos con el cuento de ayudar a los pobres, se formó una sinvergüencería. Mis papás fueron muy pobres, pero nunca dejaron de comprarme el cuadernito; así fuera con las cotizitas remendadas, me mandaban a la escuela; qué cuento de transporte: yo vivía como a una hora de la escuela, en el campo, y lloviera o tronara, a la escuela llegaba, y eso que me esperaba venir a ayudar en el cuartovi después de la escuela. A los pobres hay que ayudarlos, pero para que salgan de pobres, no para que se conviertan en limosneros y así mantenerlos pegados a quien les da la caridad” 2. LA VIDA SABROSA “Veee hombre, aquí se vive muy sabroso. Con 10.000 pesitos uno se emborracha y se come un buen chupe: cinco mil para el tapetusa y cinco mil para la menudencia y ¡listo!vii Ay va, pero qué más le pide uno a la vida”. 3. EL TAPETUSA “Ay mijito. Yo me crié sacando tapetusa que era lo que hacía mi papá y los taitas de él.”. ¿Y en qué lo hacen? Le preguntamos. “Ay va, dijo, en dos ollas grandes de barro, un artefacto de ardilla o de metal, el mico, de dos piezas desiguales, completamente unidas por el cuello, un tabique interno divisorio, una paila de cobre o aluminio, un tubo delgado de guadua o cañabrava, la flauta de un metro de largo, unas cuantas botellas para embasar y listo para tomar”. ¿Y si sabe que es ilegal y dañino, por qué lo hace? “Esto lo saco para poder comprar la panela, para el sustento de la alimentación. La media la vendo a tres mil y la garrafa a quince mil, alguna cosa me queda de ganancia, para volver a comprar la panela para volver a cargar la melaza y volver a sacar para ver que me va quedando para comprar la alimentación para la casa y la familia”. A un consumidor de tapetusa le indagamos el por porqué la hacía. _Veee hombre, aquí la tengo _ Y sacó de su bolsillo una botella original de aguardiente legal a medio consumir. No tenía como tapa una tusa sino una metálica de las que utilizan las licoreras legales. _Se van a meter un guacalazo? _ Y nos tendió la botella. Qué más hacíamos, pues tomárnoslo. “Yo lo consumo, prosiguió, porque el alcoholismo es un enfermedad. Uno se levanta enguayabado y tiene que zamparse el primero para arreglarse. Así es todo los días”.
  6. 6. 4. LA CRISIS ECONÓMICA “Antes, uno conseguía trabajito en Ocaña, muchos lo hacían en la gran empresa del Ministerio de Obras Públicas, los muchachos antes de graduarse ya tenían el puestico de maestros, venían muchos estudiantes del sur del Cesar y la Guajira, lo que producía trabajo en las casas como hospedaje. Pero imagínese ahora, con tanta guerra, tantos desplazados y con tanta cerradera de empresas, pues la gente se tiene que recostar. ¿Qué más hace? No se puede dejar morir de hambre, ¿no le parece? 5. LA PEREZA. “Vee hombre, a mi que no me vengan con cuentos. Lo que hace que sean Supermanes es la pereza. Quieren vivir bien perfumados, todo el día en parranda, pero sin darle una palada al mundo. Yo no soy empleado y mi mujer no es maestra, y aquí donde me ven, tengo mi casita, he educado a mis hijos y me tomo mis boleganchos,viii jajajajaja ” Lo cierto es que en el colegio Alfonso López Pumarejo, donde uno de los autores de la presente etnografía es profesor, una de las tareas es indagar por los proyectos de vida de los muchachos de once, como orientación vocacional. Y ante la pregunta: ¿Usted que piensa ser?, ¿para que se está preparando? _ Para policía_ dice unos. _Para paraco_ contestan varios _Para casarme con una maestra que me mantenga_ _¡¡¡Para superman!!! Le gritan los compañeros. _ Veee hombre, ¿y te parece malo? NOTAS i Según el diccionario popular de Río de Oro: Supermantenidos Para comprender mejor las transiciones actuales que se han sucedido, es necesario apoyarse en un método sumamente interesante y necesario; la ventaja de usar la historia oral por medio de las entrevistas, da como resultado que “…el informante y el entrevistador rehacen la visión histórica y la propia historia del primero. Juntos reconstruyen la memoria individual del presente, interesándole al entrevistador ponderar los recuerdos como evidencias históricas que podrán confrontarse o no con las que provienen de otras fuentes” (Sandoval Pierres, Armando/1998, p. 7). iii (Lenin, t. XXIX, pág. 388. Obras escogidas en dos tomos, Ed. en Lenguas Extranjeras, Moscú, 1948, t. II, pág. 612 y 613) iv Contemporizar: Según el Diccionario de la RAE, vigésima segundo versión: Acomodarse al gusto o dictamen ajeno por algún respeto o fin particular. v Licor artesanal también llamado bolegancho, tapetusa con alto contenido de alcohol. vi Pedazo de tierra que el padre le proporciona al hijo para que lo cultive. ii
  7. 7. vii El abuelo rengo del aguardiente. Licor de antaño destilado del fique que, como su nombre lo indica, tiene tapa de tusa. Muy consumido en Río de Oro, la provincia y todo Colombia. viiiviii Otra manera de denominar al aguardiente sacado de manera ilegal.

×