Anteojo astronómico eq 6
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Anteojo astronómico eq 6

on

  • 10,547 views

 

Statistics

Views

Total Views
10,547
Views on SlideShare
10,546
Embed Views
1

Actions

Likes
0
Downloads
37
Comments
0

1 Embed 1

http://www.slideshare.net 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Anteojo astronómico eq 6 Anteojo astronómico eq 6 Presentation Transcript

  • Anteojo astronómico
  • Anteojo astronómico o telescopio
    ¿Quién lo inventó?
    El telescopio se inventó hacia 1610, pero no se sabe exactamente quien lo hizo, los personajes clave fueron:
    • Hans Lipperhey
    • SachariasJanssen
    • Thomas Harriot
    • Galileo Galilei
    • Johannes Kepler
  • ¿Para que se utiliza?
    El anteojo astronómico se utiliza para observar objetos lejanos. Con él se ven los objetos lejanos más grandes de lo que podemos verlos a simple vista, pero se ven invertidos.
    ¿Por qué se ven invertidas las imágenes?
    El anteojo consta de dos lentes convergentes: un objetivo y un ocular. El objetivo brinda una imagen real e invertida y mediante el ocular el observador ve una imagen virtual del mismo sentido, es decir invertida respecto al objeto. La distancia entre el objetivo y el ocular debe ser igual a la suma de sus respectivas distancias focales.
  • Partes que componen a un anteojo astronomico
    Anteojo: Tubo compuesto por un objetivo (lente o conjunto de lentes convergentes), con un tubo ocular y un tubo portaocular. En el extremo hay un diafragma que quita todos los rayos periféricos. En el anteojo astronómico el tubo ocular entra y sale perfectamente del primer tubo; destacan el eje óptico, el eje mecánico y el eje de colimación.
    Eje óptico: Va desde el centro del objetivo al centro óptico del ocular.
    Eje mecánico: Está definido por el centro óptico del objetivo (está sujeto al movimiento del ocular sobre el tubo exterior) y un punto teórico en el centro del tubo ocular.
    Eje de colimación: Pasa por el centro de la cruz filar y por el centro óptico del objetivo. Los tres ejes del aparato deben coincidir, sino estarán afectados por algún error. El eje de colimación se obtiene también por la intersección de dos planos; el plano que contiene el centro óptico del objetivo y el hilo vertical de la cruz filar (se denomina plano vertical de la cruz filar) y el plano que contiene el centro óptico del objetivo y el hilo horizontal de la cruz filar (se denomina plano horizontal de la cruz filar). Los planos horizontal y vertical de colimación deben ser respectivamente vertical y horizontal cuando hacemos una medición.
    Retículo:Disco de cristal con dos marcas como mínimo, una horizontal y otra vertical. El retículo se coloca en el diafragma. Los hilos se conocen como cruz filar, el centro de la cruz debe coincidir con el centro del retículo.
  • Telescopios
    Antiguo
    Moderno
  • ¿Cómo funciona?
    Tiene como ocular un sistema convergente y presenta la ventaja de que la imagen intermedia que se forma sea real, pues todo lo que se halla en el plano de la misma aparece al ojo bien enfocado y, además, situado en el límite; por esta última razón se dispone aquí un diafragma que limita claramente el campo del infinito que no puede abarcar el instrumento.
  • Importancia de los aparatos ópticos en nuestros días
    Los anteojos nos ayudan a mejor nuestra visión y corregir problemas relacionados con la vista.
    Los anteojos astronómicos (telescopios), nos ayudan a conocer más del universo, ya que con su utilización podemos observar objetos muy lejanos.
    Los prismáticos son de vital importancia para los cazadores o para los militares, ya que les ayuda a observar objetos, personas o animales lejanos.
    La cámara nos permite ver acontecimientos demasiado rápidos como para impresionar a la retina, o demasiado lentos como para captar su continuidad.