DISCURSO PRONUNCIADO POR EL DR. JULIO CESAR CASTAÑOS
GUZMAN, PRESIDENTE DE LA JUNTA CENTRAL ELECTORAL
(JCE), COMO ORADOR I...
democracia dominicana, tanto por sus resultados, como por la dinámica
generada en términos de participación que consolida ...
preferencias políticas en un momento determinado a fin de investir
autoridades de elección popular con un mandato por un p...
Artículo 91.
Las Elecciones se harán según las normas que señale la ley, por voto directo
y secreto,….




Artículo 92.
La...
desde un principio, para consultas individuales de los ciudadanos vía internet
a fin de que los votantes puedan ubicar su ...
2006 5,369,064            400,801
2008 5,764,387            395,323


En apenas ocho (8) años, es decir, del año 2000 al 2...
intensivo de la tecnología que impacta los procesos electorales a través de la
foto digital del acta unívoca, pareada y cr...
6. Transmisión electrónica.
   7. Entrega de valija en el Recinto.
   8. Digitación del Acta en la Junta Electoral.
   9. ...
Pleno, encontramos la realidad global de que los resultados electorales
provisionales fluyen a una velocidad tal, aún en p...
exitosa. Ello sin contar los técnicos informáticos, los supervisores,
facilitadores y personal técnico.

      La cartilla...
Artículo 100.
      “La República condena todo privilegio y toda situación que tienda a
quebrantar la igualdad de todos lo...
darle en términos analógicos a un Órgano Electoral
Soberano, como la Junta Central Electoral y a las Juntas
Electorales de...
gubernamentales de conocido prestigio mundial como Idea Internacional,
IFES y el Centro Carter, el Instituto Interamerican...
Esta Junta Central Electoral (JCE) está llamada a asumir con
responsabilidad, honestidad, imparcialidad, valentía y firmez...
una cuerda tensada entre la clavija de los nuevos paradigmas que se erigen y
añejos esquemas amarrados al cáncamo de otra ...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Desarrollo Del Proceso Electoral 2008

1,099

Published on

Published in: News & Politics, Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,099
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Desarrollo Del Proceso Electoral 2008

  1. 1. DISCURSO PRONUNCIADO POR EL DR. JULIO CESAR CASTAÑOS GUZMAN, PRESIDENTE DE LA JUNTA CENTRAL ELECTORAL (JCE), COMO ORADOR INVITADO EN EL ALMUERZO MENSUAL DE LA CAMARA AMERICANA DE COMERCIO, CON EL TEMA “DESARROLLO DEL PROCESO ELECTORAL 2008”, EL DIA 2 DEL MES DE ABRIL DEL AÑO 2008. Deseo agradecer infinitamente, en mi propio nombre y a nombre de la JUNTA CENTRAL ELECTORAL (JCE), el honor que nos ha dispensado la CÁMARA AMERICANA DE COMERCIO DE LA REPÚBLICA DOMINICANA, al convidarnos en el día de hoy como Orador Invitado en su Almuerzo Mensual para tratar sobre el tema: “DESARROLLO DEL PROCESO ELECTORAL 2008”. La presente disertación tiene lugar en este magno escenario a 43 días de las próximas Elecciones Presidenciales que tendrán lugar el 16 de mayo de este año, estas palabras procuran responder sus inquietudes y ofrecer la información necesaria acerca de las venideras elecciones tanto a los señores miembros y relacionados de esta Cámara Americana, así como de todos aquéllos que nos escuchan y nos ven a través de la transmisión de esta actividad que se hace por los medios de comunicación. No es posible entender el proceso electoral dominicano al día de hoy, si no se hace una breve mención sinóptica en líneas esenciales de los eventos electorales acaecidos en el país después de la caída de la tiranía trujillista. 16 jornadas electorales (casi al hilo) y la diecisieteava (17ava.) que celebraremos el próximo 16 de mayo, han dejado en la historia política contemporánea una rica experiencia. Como eventos intensos, a veces dramáticos, las elecciones han sido los momentos cumbres de la joven
  2. 2. democracia dominicana, tanto por sus resultados, como por la dinámica generada en términos de participación que consolida el sentido de ciudadanía. Basta con advertir que desde el 1962 al 2008 la Conferencia del Episcopado Dominicano, institución de Derecho Canónico, que reúne a los obispos católicos de todas las Diócesis de la República Dominicana, ha producido: “Al menos un mensaje prácticamente para cada elección, suman un total de 25, dedicado sólo a ese tema. En otros siete documentos más, no precisamente sobre elecciones, se ha referido también a esta temática, de manera más breve”. Un lapso de 46 años de vida republicana con incidentes de todo tipo: un golpe de estado, conato de guerra civil con intervención militar extranjera, autoritarismo y libertades; no reelección y reelección, suspenso postelectoral. El Cambio sin Violencia. “Pacto por la Democracia”, denuncias de fraude, disminución a dos años de un mandato presidencial, separación de las elecciones congresuales-municipales de las presidenciales, colegios electorales cerrados, juntas centrales electorales elegidas por acuerdo y desacuerdo, ballotage con cincuenta más uno, plastificado de actas y un conteo lento de espanto y brinco. Padrón Electoral fotográfico a color, código de barras y urnas transparentes. Encuestas a granel y el conteo rápido de Participación Ciudadana. Scaners con transmisión de actas desde los recintos… y nuevas casetas de votación que dejan ver el torso; pero, no las manos. Unas elecciones son antes que todo un procedimiento establecido por la ley que permite consultar con eficacia a los ciudadanos acerca de sus
  3. 3. preferencias políticas en un momento determinado a fin de investir autoridades de elección popular con un mandato por un período determinado. Actualmente se habla de constitucionalización del Derecho Electoral como una válida tendencia a considerar cada vez más los asuntos electorales bajo la tutela de las disposiciones constitucionales no sólo en el orden de la legalidad más ortodoxa, sino en los valores democráticos que subyacen para la defensa de los Derechos Fundamentales, ya que votar es un Derecho, un deber y una obligación. En nuestro país es la propia Constitución de la República Dominicana que expresa: Artículo 89. Las Asambleas Electorales se reunirán de pleno derecho el 16 de mayo de cada cuatro años para elegir el Presidente y Vicepresidente de la República; asimismo, para elegir los demás funcionarios electivos, mediando dos años entre ambas elecciones. En los casos de convocatoria extraordinaria, se reunirán a más tardar sesenta días después de la publicación de la ley de convocatoria. Las Asambleas Electorales, tal y como las denomina la Constitución, están articuladas al tenor de lo dispuesto en la Ley 275-97, de Diciembre del 1997 y sus modificaciones: Artículo 34.- Colegios Electorales. (Modificado Ley Art.1, 02-03 del7/1/03) Se entiende por Colegios Electorales las mesas electorales creadas por la Junta Central Electoral bajo las condiciones que se establezcan, en torno a las cuales se reunirán las asambleas electorales debidamente convocadas, a fin de que los ciudadanos puedan ejercer el sufragio, previa identificación del votante.
  4. 4. Artículo 91. Las Elecciones se harán según las normas que señale la ley, por voto directo y secreto,…. Artículo 92. Las elecciones serán dirigidas por una Junta Central Electoral y por juntas dependientes de ésta, las cuales tienen facultad para juzgar y reglamentar de acuerdo con la ley. PÁRRAFO. Para los fines de este artículo, la Junta Central Electoral asumirá la dirección y el mando de la fuerza pública en los lugares en donde dichas votaciones se verifiquen. Podemos afirmar que al día de hoy, el núcleo por excelencia de la seguridad del proceso electoral lo constituye, sin lugar a dudas, el Padrón Fotográfico a Color de la Junta Central Electoral (JCE). En razón a que dicha lista de ciudadanos dominicanos aptos para votar en las próximas elecciones fue inicialmente consolidado por primera vez, como lo conocemos hoy, para las presidenciales del año 2000, fruto de la cedulación masiva realizada durante el 1999. Este Padrón, auditado en el año 2000 por la firma Price Waterhouse Cooper, ha estado disponible desde entonces como un instrumento de trabajo en todos los organismos gubernamentales, incluyendo el congreso y la justicia, la banca pública y privada, la seguridad social y la sociedad civil, en sentido general. Al mismo tiempo, lo tiene a disposición,
  5. 5. desde un principio, para consultas individuales de los ciudadanos vía internet a fin de que los votantes puedan ubicar su mesa o colegio de votación, eliminando el viacrucis de los dislocados y el denominado trastrueque. Ha sido utilizado con éxito en las elecciones del 2000, 2002, 2004 y 2006 (aparte de las primarias internas celebradas por algunos de los partidos políticos). Su constante purificación y perfeccionamiento sostenido, sin los muertos que se quedaban vivos y sin militares, lo convierten, en este momento, en uno de los mejores de América Latina. Acaso el mejor. Con una Lista General de Electores consolidada en 5,764,387 ciudadanos, los mencionados votantes se articulan de la manera siguiente: a) En el territorio nacional tenemos 5,609,598 ciudadanos inscritos organizados en 12,754 Colegios Electorales, distribuidos en 3,990 recintos; y, b) En 11 países, Holanda, España, Estados Unidos, Curazao, Italia, Canadá, Panamá, Puerto Rico, San Martin, Venezuela y Suiza, tenemos 154,789 ciudadanos dominicanos inscritos organizados en 321 Colegios Electorales, distribuidos en 106 recintos. Padrón de Electores Crecimiento 2000 4,251,218 2002 4,644,791 393,573 2004 4, 968 263 323 472
  6. 6. 2006 5,369,064 400,801 2008 5,764,387 395,323 En apenas ocho (8) años, es decir, del año 2000 al 2008, el Padrón Electoral aumentó en 1,513,166 electores; y respecto de las últimas elecciones del 2006 aumentamos 395,323 votantes. Lo cual permite colegir que crecimos a una velocidad promedio anual de 189,145 nuevos ciudadanos por cada año transcurrido. Lo más impresionante es que este crecimiento del número de los inscritos en los últimos dos (2) cuatrienios supera, por ejemplo, el total de los 1,345,406 votos válidos emitidos en las elecciones generales de 1966. En el año 2000 alcanzamos los 3,236,906 votos válidos, apenas con un 24% de abstención; y, en el 2004 los votos válidos ascendieron a 3,613,700, con una abstención de 27.16%. Cifras muy interesantes en un país con niveles de migración tan altos como la República Dominicana. En la actualidad el original del Padrón de Electores que se utilizará en las próximas elecciones ya fue impreso por la JCE con la participación de los Departamentos de Informática, Registro Electoral y Logística, entre otros, con la presencia de los Delegados de los Partidos Políticos, y estará como un componente fundamental para ser utilizado en dicho certamen comicial. La administración de los procesos electorales conlleva necesariamente cumplir con un trabajo profundo, delicado y objetivo, el cual amerita de estudio, preparación técnica, mucha paciencia y disposición de escucha. El uso
  7. 7. intensivo de la tecnología que impacta los procesos electorales a través de la foto digital del acta unívoca, pareada y criptada por la magia del código de barras y los seriales del lenguaje informático, serán transmitidas como escrutinio electoral provisional desde los mismos recintos a fin de obtener resultados electorales más rápidos. El país estrenará, para las próximas elecciones, un nuevo sistema de transmisión de actas desde los Recintos Electorales, el cual será operado por la Unidad de Escaneo y Transmisión con las siguientes ventajas: 1. Eliminación de las largas filas en las Juntas Electorales por la entrega de valijas. 2. Transmisión electrónica inmediata a las Juntas Electorales. 3. Disponibilidad inmediata de las Imágenes de las Actas para los Partidos Políticos. 4. Entrega de constancia impresa a los delegados políticos de la trasmisión del acta. El procedimiento en sentido general sería el siguiente: Procedimiento: 1. Escrutinio en las mesas. 2. Llenado del Acta. 3. Entrega de relaciones de votación a los Partidos Políticos. 4. Escaneo e impresión. 5. Entrega de constancia impresas del Acta a los partidos.
  8. 8. 6. Transmisión electrónica. 7. Entrega de valija en el Recinto. 8. Digitación del Acta en la Junta Electoral. 9. Relaciones para validar con los delegados en las Juntas Electorales. 10. Emisión del Boletín. La data referente al volumen de votantes cuyas actas de votación se transmitirán vía Scaners desde los recintos asciende a: El 51% de los Colegios Electorales y el 54% de los votantes, lo cual equivale a 3,051,141 electores, permitiendo una aceleración tal que preludia resultados consolidados la noche de las elecciones a fin de eliminar las tradicionales noches electorales con boletines tardíos y rumores de todo tipo. Que someten al órgano electoral a dudas y al peligro del descrédito. Una práctica incorrecta que no se corresponde con la ley ni con los tiempos que vive el país ha determinado, en el pasado, un exceso de celo al realizarse una denominada “validación” que hacen los partidos políticos de los boletines que ofrecen las juntas electorales de los municipios. Usualmente ocurre, que la fuerza política que inicialmente se percibe a sí misma en desventaja se resiste a aceptar los resultados, y pone innumerables reparos a que esta información fluya a la velocidad que demanda el respeto por la verdad –que siempre es una—y la consideración al público que espera con ansias saber a quienes ha elegido. En las diversas misiones de observación internacional a que son invitados el Presidente de la Junta Central Electoral y todos los Miembros Titulares del
  9. 9. Pleno, encontramos la realidad global de que los resultados electorales provisionales fluyen a una velocidad tal, aún en países con un sistema electoral menos avanzado que el nuestro, que desde el primer boletín perfectamente se edifica la masa de una data que no deja dudas acerca del curso de los acontecimientos. Es muy posible que después de estas elecciones se establezca como un modelo a seguir, el cronograma agotado por la Junta Central Electoral (JCE) para la organización de las próximas elecciones, ya que el cúmulo de los eventos se han venido cumpliendo sin demora, tanto en el nivel de la organización logística, así como los objetivos resolutivos normativos, que marcan un hito en cuanto a la eficacia del uso de los recursos y del tiempo. Se han dictado las Resoluciones que corresponden: Proclama Electoral, Menores que serán mayores el 16 de mayo, la Plantilla para los no videntes, Casetas y Urnas, el Orden de los Partidos Políticos, formato e impresión de la Boleta Electoral y la Hora de la Votación en el Exterior. También la admisión de los Pactos de Alianza, Admisión de Propuestas de Candidaturas, Delegados Políticos y Técnicos, Observadores y Plastificado de actas. Los talleres educativos a tiempo, la reestructuración y juramentación de las 154 Juntas Electorales de todo el país, la consolidación del banco de elegibles de unas 124,000 personas para escoger de entre éstas los presidentes, 1er. y 2do. Vocal, Secretario y Suplente de Secretario, y que ascienden a un total de 65,375 hombres y mujeres que compondrán el personal que integrarán las 13,075 colegios electorales, auguran una jornada electoral
  10. 10. exitosa. Ello sin contar los técnicos informáticos, los supervisores, facilitadores y personal técnico. La cartilla instructiva de la Policía Militar Electoral, constituida por unos 39,000 efectivos, distribuida oportunamente, permitirá que la labor de ese importante estamento militar asegure el mantenimiento del orden público imprescindible para el funcionamiento de los colegios y juntas electorales, desde el día antes, durante y después de las próximas elecciones, con caballerosidad, energía y respeto de las personas, acompañado del carácter garantista de respeto a los Derechos Fundamentales consignado en el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, y la Convención Interamericana de los Derechos Humanos. Aparte de que la actividad política y las elecciones, siempre pueden ser enjuiciadas desde el punto de vista de la moral y de la ética. Sobre todo porque abarca el concepto del bien común, que es el fin teleológico de cualquier doctrina política. Podría decirse que en cada elección reaparecen los mismos temas, con matices más de avance que de retroceso; pero es la misma temática que permite enjuiciar nuestra cultura política, la doble moral y la conciencia a veces crasa de nuestros actores en un sistema, que tiende a repetir los mismos yerros. Y que también se supera a si mismo, en el claroscuro de luces y sombras de un crepúsculo que a veces preludia el día y otras veces la noche. La Conferencia del Episcopado Dominicano le ha llamado en más de una ocasión a las elecciones JUSTA ELECTORAL, es decir, una actividad que debe garantizar la justicia y equidad para todos los participantes. La Constitución de la República dispone que:
  11. 11. Artículo 100. “La República condena todo privilegio y toda situación que tienda a quebrantar la igualdad de todos los dominicanos, entre los cuales no deben contar otras diferencias que las que resulten de los talentos o de las virtudes…”. Es preciso advertir que: “Un período de elecciones es un momento rigurosamente nacional, especialmente intenso cargado de responsabilidad.” Donde se hace necesario preservar: “La igualdad de derechos de los partidos legalizados.” La República Dominicana aspira a un debate de altura, mutuamente respetuoso, centrado no en la descalificación y ataques personales, sino en la visión de la problemática nacional y en las soluciones concretas que cada uno le daría. Lo que interesa es saber el programa de cada candidato: qué va a hacer, cómo, con qué recursos y en qué plazos. Así como Lincoln y Douglas agotaron una jornada de célebres debates en pleno siglo XIX, disputándose una candidatura a Senador, sobre la pertinencia de la Unión Americana y la esclavitud, que todavía hoy se recuerdan en los anales de esa gran Nación del Norte, Aspiramos a que en un futuro no muy lejano se instituya definitivamente la práctica del debate entre los candidatos presidenciales, a fin de que los electores sean edificados acerca de las reales condiciones de cada propuesta de candidatura. La Democracia como régimen de mayorías se legitima, ordinariamente, respetando el principio de legalidad que desemboca en el denominado Estado de Derecho. En tal sentido, el postulado de la división de los poderes vendría a
  12. 12. darle en términos analógicos a un Órgano Electoral Soberano, como la Junta Central Electoral y a las Juntas Electorales dependientes de esta, con capacidad para juzgar y reglamentar conforme a la ley, la categoría de estamento independiente, constituyéndolo como una herramienta imprescindible para alcanzar los fines de la Democracia: Libertad e Igualdad. El gran reto de estos tiempos no radica necesariamente en la organización de las elecciones per se, una vez la amplia experiencia en procesos anteriores permite dentro de lo previsible anticiparse a los problemas que consuetudinariamente suelen presentarse. Los nuevos retos vienen en el orden del peligro que encierra para el sistema de partidos y la democracia el clientelismo, y el financiamiento inadecuado de la política. En razón a que se ha demostrado que estas prácticas abren espacio para la corrupción y la degradación de la participación ciudadana. La Junta Central Electoral (JCE) está abierta completamente a ser observada en total transparencia; sólo podemos hacer aquellas cosas que seamos capaces de explicar públicamente, de donde estamos abiertos a la observación electoral nacional e internacional, conforme establece el Reglamento dictado al efecto por el Pleno de la JCE. A tales fines hemos cursado a partir del mes de enero de este año las invitaciones a todos los órganos electorales de las Américas y aún a algunos de Europa, así como a los organismos internacionales que hacen observación electoral, vale decir, la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea, así como organizaciones no
  13. 13. gubernamentales de conocido prestigio mundial como Idea Internacional, IFES y el Centro Carter, el Instituto Interamericano de los Derechos Humanos y CAPEL, entre otras. Independientemente de la invitación cursada a todos los diplomáticos acreditados en la República Dominicana. Hemos aprobado además, los más de 4 mil observadores de Participación Ciudadana, institución no partidista que hace este trabajo en todas las elecciones celebradas en el país desde hace 12 años. Todo esto sin perder un ápice del sentido de la Soberanía que caracteriza un órgano electoral independiente, ya que la misión permitida a nuestros observadores, sea quien sea, es observar, no intervenir. Las elecciones se ganan en las urnas mediante la sumatoria que acumula los votos de la mayoría necesaria para consolidar una victoria electoral, si bien las encuestas hechas con rigor científico y seriedad determinan con bastante probabilidad las simpatías del electorado en un momento específico, no menos cierto es, que la única forma de ganar un cargo electivo, conforme a la Constitución y las leyes vigentes, es a través del conteo de los votos emitidos por los electores que hace la Junta Central Electoral (JCE), el día de las elecciones, a través del personal de las mesas electorales y los lotes de información definitiva que consolidan nuestras 154 juntas electorales y las Oficinas de Coordinación de Logística Electoral en el Exterior (OCLEES). Independientemente de la propuesta de candidatura que hacen los Partidos Políticos, es la mayoría de los electores la que tiene el derecho a definir quién será el que rija los destinos de la Nación. Sólo uno será el ganador. Pero siendo voluntad de la mayoría al final siempre habremos ganado todos.
  14. 14. Esta Junta Central Electoral (JCE) está llamada a asumir con responsabilidad, honestidad, imparcialidad, valentía y firmeza la función que le compete ejercer. No existe para apañar candidaturas individuales y sí tiene por misión exigir de todos el cumplimiento de la Ley. La serenidad y la paz son la consigna del momento actual. No permitamos que la pasión nos domine. La ausencia programática y una Campaña dispendiosa vienen a ser elementos odiosos que en nada contribuyen a consolidar el proceso electoral. Los medios de comunicación, actores de primer orden en el debate político que constituye el ambiente de las elecciones, están llamados a realizar un papel fundamental informando fielmente a la ciudadanía los hechos verídicos que constituyen el evento democrático. De donde, deben ayudar a serenar el ambiente y en modo alguno deben ser instrumentos de su deterioro. Apenas terminen las próximas elecciones el país precisa de una Ley de Partidos Políticos y una Nueva Ley Electoral conforme a los requerimientos de estos tiempos y para asegurar el debido desempeño de las funciones del Tribunal de Elecciones, con poderes más operantes en términos regulatorios y jurisdiccionales, que le permitan hacer el trabajo que demanda el país. Un tiempo de cambios no es igual que un cambio de época; un cambio de época supone un nuevo orden y el espacio para la reformulación de los valores existentes, así como de un proceso de construcción de la verdad, sobre la base del conocimiento y el debate de las ideas. Para un cambio de época fue escogida esta Junta Central Electoral (JCE). Para los nuevos aires de esta postmodernidad que lleva al mundo como
  15. 15. una cuerda tensada entre la clavija de los nuevos paradigmas que se erigen y añejos esquemas amarrados al cáncamo de otra época. Al concluir estas palabras, hacemos una exhortación a todos los dominicanos, para que de forma masiva participemos con entusiasmo ejerciendo el derecho al voto durante las próximas elecciones, a fin de que lo hagamos de forma ordenada y pacífica. Que lo hagamos en paz, libremente y por el candidato de nuestras simpatías Finalmente, siempre será necesario y oportuno evocar el nombre de los fundadores de nuestra República Dominicana: Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella, expresión excelsa de lo más noble de la juventud dominicana. A ellos se dirigen hoy nuestros mejores pensamientos, la pureza de todos estos desvelos, por dotar a esta Patria nuestra de un sistema electoral válido que defina el perfil de la Democracia. A ellos, a su insigne memoria marcada por la impronta del martirio, dedicamos estos trabajos, estas fatigas que templan nuestros espíritus. A la espera de ver coronado este esfuerzo serio y honesto, con todo el éxito que se merece el Pueblo Dominicano. Para que esta Nación se goce y regocije, para que se redima a sí misma, levantándose sobre todas sus flaquezas, con unas elecciones ejemplares, limpias, justas y transparentes. Que viva, que mil veces viva y por siempre, la República Dominicana. Muchas Gracias.

×