Filosofia medieval

607
-1

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
607
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
21
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Filosofia medieval

  1. 1. Capítulo II LA FILOSOFÍA MEDIEVAL A. CARACTERIZACIÓN DE LA FILOSOFÍA MEDIEVAL La filosofía cristiana de la Edad Media se subordinó totalmente a la teología, e inclusive a la mística. Convendría recordar esto si que en sus comienzos el cristianismo insurgió como un desafió revolucionario contra la realidad social y política de los primeros siglas de nuestra era etapa de máximo poderío del Imperio Romano. El cristianismo primitivo se desentendió de la investigación filosófica propiamente dicha. Es más: los nuevos creyentes se apartaron de toda filosofía, lo que resulta explicable porque todos los sistemas hasta entonces conocidos eran el producto intelectual de culturas precristianas, paganas por esencia y definición. Pero para dominar, a base dé nuevo ideal de vida, el mundo pagano, los primeros escritores cristianos trabajaron con los conceptos y fórmulas del pensamiento griego, elaborando así una construcción doctrinal, es decir, una dogmática. Este proceso se inicia tan pronto como el cristianismo deja de ser una secta perseguida y comienza a conquistar a personalidades cultas e influyentes. El pensamiento de los primeros expositores cristianos -los padres de la Iglesia- se ha denominado Patrística. En este ciclo, predominó el idealismo platónico. Advino después la Escolástica, en que predomina el pensamiento sistemático y totalizador de Aristóteles. B. LA PATRISTICA 1. La corriente gnóstica primitiva El ciclo patrístico se inicia con una tendencia gnóstica, en que la doctrina cristiana se explica a través de teorías filosóficas de origen pitagórico, platónico y neoplatónico. Después de los Padres Apostólicos, continuadores de los apóstoles, advienen los apologistas de la época de los emperadores Antoninos, entre los cuales se distinguió San Justino de Naplusa (hacia 100-163). De la posición gnóstica fue máximo representante Valentino, ferviente platónico, que tuvo numerosos discípulos en Lyon. Y un decidido adversario en San Ireneo (140-203). En general, los gnósticos fueron esencialmente dualistas: preocupados por la idea del mal y por el problema de su relación con Dios, enfrentaron los conceptos de divinidad y, materia. Pero en su última esencia, la gnosis fue un impulso místico: el conocimiento verdadero, según esta tendencia, sólo se consigue en Dios. Meta suprema de todo conocimiento, por lo tanto, será la unión del hombre con su 35 creador. 2. La tendencia apologética A esta primera tendencia, propiamente sincretista, sigue la posición apologética de muchos Padres de la Iglesia. Se trataba de defender, con argumentos racionales, la nueva fe y sus implicaciones dogmáticas. La figura más notable de este período fue Tertuliano (c.155-245), cuyo temperamento jurídico le lleva a afirmar que el cristianismo se impone a la razón humana como una nueva ley de la vida. Poseedor de un vasto conocimiento de la filosofía griega, Tertuliano defendió en sus obras, con argumentos racionales, la nueva fe. Y creó la terminología básica de la teología cristiana.
  2. 2. 3. Hacia una filosofía de la religión Hacia este objetivo tendieron los esfuerzos de dos Padres de la Iglesia: Clemente de Alejandría, fallecido en el año 215, y Orígenes, desaparecido en el año 254 y discípulo del anterior. Las obras de este último son un esfuerzo heróico para elucidar el contenido de las Escrituras (Antiguo y Nuevo Testamento) a la luz de la filosofía griega, y en especial de la metafísica neoplatónica. Sus obras se relacionan con la casi totalidad de la ciencia eclesiástica: exégesis y crítica de las 36 Escrituras (exégesis escrituraria), apologética, ascética, moral, polemística y dogmática. 4. La nueva patrística: Agustín de Hipona La Nueva Patrística, o período final de este gran ciclo de la primitiva filosofía cristiana, encuentra en Agustín de Hipona su máximo representante. Este ilustre pensador nació en Tagaste (Africa) en el año 354 y falleció en el 430, siendo obispo de Hipona. Había sido pagano, y se convirtió al cristianismo después de prolongadas vacilaciones y de vastos estudios. En su conversión tuvo parte decisiva San Ambrosio de Milán. Para el objeto de nuestro estudio, su principal aporte a la cultura del mundo occidental es su obra La Ciudad de Dios(De civitate Dei), primer intento de formulación de un sistema de interpretación filosófico-teológica de la Historia, es decir, del acontecer humano. Las tesis que contiene esta obra se estudian en la segunda parte de este libro. Punto de partida de la filosofía agustiniana es la propia certidumbre de la experiencia interna, que es la que nos indica lo que es verdadero y lo que es falso. En este terreno, se muestra platónico, como lo demuestra su célebre sentencia: -Noli foras ire, in te ipsum redde, in interiore hominis habitat veritas. Otro de los conceptos básicos del pensamiento agustiniano es el de que la esencia del hombre radica en la voluntad. Inclusive la actividad de los sentidos, que se proyecta al exterior, es una impulsión anímica (intentiones animae). La fe religiosa, según San Agustín, reposa también en un acto de voluntad. En las obras de San Agustín, el concepto de libre albedrío se limita cada vez más, cediendo el paso al de la predestinación: corresponde a Dios "elegir a los que quiere". Aquí, su pensamiento 37 abandona el campo especulativo propio de la filosofía racional y se adentra en el de la teología. C. LA ESCOLASTICA 1. Caracterización y crónología Se da el nombre de Escolástica a aquello filosofía cristiana que aspira a desarrollar y fundamentar la doctrina de la Iglesia como sistema científico (Vorlander). Debe su nombre a las escuelas en que fue enseñada. Doctores scholastici, o escolásticos, se llamó originalmente a los maestros de las siete "artes liberales": gramática, dialéctica y retórica (trvium); aritmética, geometría, música y astronomía (quadrivium). Con la Escolástica, coincide en Alemania el desarrollo de corrientes místicas que culminan en el tercero de los períodos que adelante se determinan. Conviene recordar, además, que en la Edad Media florecieron también filosofías no cristianas: árabe y judía, especialmente. La historia de la Escolástica se puede dividir, cronológicamente, en tres períodos: 1. Sus comienzos (siglo IX a inicios del XIII),
  3. 3. 2. Su culminación (siglos XIII y XIV), y 3. Su decadencia (siglo XIV -fines- y siglo XV). 2. Comienzos de la Escolástica Figuras importantes, dentro de este período, fueron Juan Eriugena o Escoto, San Anselmo de Caterbury y Pedro Abelardo. Eriugena (siglo IX) tomó parte en la controversia teológica sobre la predestinación. Experimenté la influencia del pensamiento agustiniano y escribió la obra De divisione naturae, que es una filosofía de la naturaleza, pero de carácter místico. Para Eriugena, las cosas sólo existen en cuanto son conocidas. Y son manifestaciones de Dios ("teofanias"). Nuestra personal existencia, además, es la revelación de Dios en nosotros mismos, porque nada existe fuera de él. En la célebre discusión de "los universales" -nominalistas y realistas- intervino San Anselmo de Caterbury (siglo XI). Esta disputa consistió en que ciertos filósofos escolásticos afirmaban que los conceptos universales constituyen lo que verdaderamente existe (realismo), en tanto que los otros afirmaban que tales conceptos universales son meras palabras o abstracciones del intelecto (nominalismo, de "nomen", palabra). Eriugena fue "realista" lo mismo que San Anselmo de Canterbury. Este formuló la célebre "prueba ontológica" de la existencia de Dios: -El ser más general tiene también que ser el más real y el más perfecto, y como tal no puede menos que 38 existir, porque su existencia es su esencia. Pedro Abelardo (1079-1142) era francés de origen y su existencia fue apasionada y romántica. En la discusión sobre los universales adopté una posición intermedia, afirmando que la realidad de lo universal se manifiesta en la individualidad de cada ser (universalia in rebus) y que las formas ideas- de las cosas existen de antemano en el espíritu divino como conceptos, pero que estos conceptos divinos solamente pueden ser conocidos por el hombre en las cosas y mediante el ejercicio de su propia razón. Sus aportes más importantes fueron de carácter dialéctico. Sostiene que, en materia religiosa, los puntos de vista o argumentos puramente autoritarios deben sustituir por argumentos racionales, toda vez que la razón nos fue dada para el bien, por lo cual no debemos desconfiar de ella. Ser cristiano, afirma Abelardo, equivale a ser lógico. Este gran pensador interpretó muchos dogmas y afirmaciones bíblicas en sentido meramente simbólico. Así, la ascensión de Cristo significa para un intelectual la elevación de las almas al plano de lo extraterreno. Afirmó, además, que en el mundo intelectual no caben los conceptos puramente materiales de un cielo o de un infierno. También se ocupó Abelardo de la ética. En este terreno, su principal afirmación es la de que el hombre solo peca cuando obra contra su conciencia. La ley natural es anterior a toda revelación, es decir, la norma moral antecede a creencia religiosa. Y el amor es la virtud que nos salva y redime. De aquí que en su Diálogo entre un filósofo, un judío y un cristiano, no llegue a ninguna conclusión sobre "la mejor" de las religiones; en cambio, los interlocutores terminan poniéndose de acuerdo partiendo de la ley moral, que nos obliga al amor hacia toda la humanidad. Como puede verse, las tesis de Abelardo -revolucionarias para su época- han comenzado a ser aceptadas oficialmente por la Iglesia Católica: Su modernidad hace de este gran pensador la figura más importante del primer período escolástico. 3. La culminación de la Escolástica a. Filosofía árabe
  4. 4. En la Edad Media, existieron dos escuelas filosóficas "árabes"; la oriental, con sede en Bagdad, y 39 la occidental, que floreció en España y especialmente en la ciudad de Córdoba. En Bagdad, Al-Quindi (siglo IX) afirmó que el estudio de las matemáticas y de las ciencias de la naturaleza era condición previa indispensable para ascender al campo de. las generalizaciones filosóficas. En España, Avenpace (siglo XII). -en su Guía del solitario- describió los grados del conocimiento,.desde él instinto animal hasta el conocimiento puro, que es aquel que emana de la divinidad y formé parte de su esencia. El más celebrado de los filósofos árabes españoles fue Averroes (siglo XII), teólogo, jurista, médico y pensador tan ilustre como influyente. En su filosofía, fue aristotelista puro y sistemático. De aquí que sus obras hubiesen modelado la filosofía escolástica del último período, porque fueron traducidas del árabe al español, al italiano y a otros idiomas modernos. b. La filosofía judía El más célebre de los pensadores judíos de la Edad Media fue Maimónides (1135-1204), nacido también en Córdoba (España). En su obra Guía del atribulado explica cómo el hombre que ha perdido la fe debido al estudio de la filosofía, puede recobrarla mediante el estudio de la ciencia. Para Maimónides, el bien supremo es el conocimiento de la verdad científica, pero el fin y el 40 sentido de toda sabiduría es la moral, es decir, la ética personal enfrentada a la vida real. Remotamente, Maimónides se muestra así como un precursor del pensamiento filosófico de Albert Schweitzer, para quien no es posible divorciar la ética de la filosofía ni de la ciencia. Sobre la. vida y las ideas del célebre misionero,. músico y filósofo alsaciano consúltese su libro Ma vie et ma pensée (Club des Editeurs. Albin Michel. París, 1960) y principalmente su Filosofía de la Civilización, de la que existe traducción española por Héctor Vaccaro Editorial Sur, S.A. Buenos Aíres, 1962. c. Los grandes pensadores escolásticos La filosofía escolástica culmina en el siglo XIII con las obras deAlberto Magno, de origen alemán (1206-1280) y de Santo Tomás de Aquino, nacido cerca de Nápoles hacia 1225 y fallecido en 41 1274, cuando viajaba para asistir al Concilio de Lyon. 1) Alberto Magno Mejor que un pensador original, fue un erudito, razón por la cual recibió el nombre de "Doctor universalis". Pero fue quien más influyó entre los filósofos occidentales cristianos, en el sentido de inclinar el pensamiento crítico por las vías del aristotelismo. Y esto, hasta el punto de que varias de sus obras son comentarios e inclusive paráfrasis de los tratados del Estagirita. En Alberto Magno se presenta una muy interesante conjunción del criterio sistemático de Aristóteles, la dogmática de San Agustín y los postulados puramente científicos de Galeno e Hipócrates. Sostiene que las cuestiones de la filosofía deben ser tratadas con los mismos medios que proporciona esta disciplina y que, por el contrario, la teología tiene que seguir su propio 42 camino, en cuanto se basa en la verdad revelada por Dios al hombre. De aquí que diferencie claramente el conocimiento natural (filosófico) del conocimiento sobrenatural (teológico). Esta posición básica pasa a su discípulo Tomás de Aquino. 2) Tomas de Aquino
  5. 5. Fue y sigue siendo, indudablemente, el más importante e influyente de los filósofos cristianos de la Edad Media. Su misión consistió, esencialmente, en la ordenación -dentro del mundo conceptual de la iglesia- del antiguo concepto del mundo, que toma de Aristóteles. La razón natural, en este sistema, es aceptada como fuente última de toda verdad, porque lo que de ella emana, lo que ella 43 reconoce como cierto, no sólo tiene validez en filosofía sino en teología. Metafísica. Existe, según Santo Tomás, una serie continua de evolución desde las formas inferiores de la existencia, pasando por la vida de las plantas (anima vegetativa) y la de los animales (anima sensitiva) hasta la existencia humana, animada por el espíritu (anima racionalis). Y, más allá todavía, hasta llegar a los ángeles -espíritus superiores incorpóreos-, y finalmente a Dios. Ética. El fin moral del hombre consiste en el desarrollo de su naturaleza racional. Decidido intelectualista, Tomás de Aquino considera que es el entendimiento el que rige la voluntad. Esta puede elegir libremente, pero decide basándose en actos racionales, o sea en el conocimiento de las cosas. Política. El derecho es de origen divino. La monarquía es la mejor forma de gobierno, porque equilibra los intereses de la aristocracia y los del pueblo. En todo caso, la existencia presente no es sino una preparación para la vida futura, y lo divino de esta existencia por venir se revela o hace visible en la Iglesia Católica. De donde todos los reyes y soberanos deben obedecer al Papa, que es el representante de Cristo en la tierra. Intentar una síntesis esquemática de las doctrinas de pensadores sistemáticos es tarea tan peligrosa como imposible. En todo caso, debe recordarse que la Suma filosófica y la Suma teológica son obras de síntesis realmente grandiosas. La última en particular, es un verdadero compendio del pensamiento tomista e, inclusive, de todo el pensamiento escolástico. Muchos de los aportes conceptuales de Tomás de Aquino, y muchas de sus doctrinas, pertenecen a un pasado irreversible. Subsisten de su pensamiento, en cambio, facetas que coinciden con el pensamiento y con la ciencia moderna. D. APÉNDICES 1. Pedro Abelardo Nació cerca de Nantes en el año de 1079, de familia de soldados. Se le considera como la grande figura filosófica de los siglos XI y XII. Su avasalladora personalidad le rodeó en París de innumerables discípulos. Fue posiblemente el primero de los grandes agitadores de ideas y por ello se anticipó en muchos siglos a su tiempo. Pero su inmenso prestigio fue la fuente de sus desgracias. Enamorado de la sobrina de un canónigo colega suyo, cuya educación le había sido confiada -Eloísa- la sola presencia de la amada excitaba su inteligencia en grado eminente. Gozaba desplegando ante ella su, prodigiosa imaginación y la muchacha le correspondía primero con su admiración y luego con una pasión que llegó hasta la sublimidad del sacrificio. Cuando el tío de Eloísa conoció la naturaleza de sus relaciones con Pedro Abelardo, hizo mutilar cruelmente a este y obligó a Eloísa a tomar hábitos religiosos. La correspondencia de los dos amantes sigue siendo ejemplar en su género. Y a pesar de la humillación irreparable y del desastre de su vida, Pedro Abelardo continuó carrera de pensador y de maestro. Muchas de sus tesis teológicas, demasiado audaces para, su tiempo, fueron
  6. 6. condenadas en el Concilio de Soissons. Por último, se retiró al monasterio de Cluny, donde falleció en 1142. Pedro Abelardo fue un dialéctico sutil, riguroso y abrumador, calificativos que le aplica con justicia Jacques Chevalier. Su filosofía Para Pedro Abelardo la filosofía es la "ciencia del discernimiento", que permite al espíritu comprender y apreciar las causas ocultas de las cosas y por la duda y la búsqueda, llegar a la perfección de la verdad y a la distinción de lo verdadero y de lo falso (Precursor de Descartes). De Platón tomó el idealismo, más por su aspecto estético que por el filosófico, y de Sócrates adoptó el "Conócete a tí mismo" como regla de la moral. A diferencia de los hombres de su tiempo, fue un espíritu abierto a todas las inquietudes y que a través de todos los sistemas y religiones persiguió lo que en ellos y en ellas se encuentra de verdadero. Sostiene que la experiencia vital es de condición indispensable para enseñar a los demás, porque nadie puede transmitir sino aquello que ha comprendido y experimentado de antemano en sí mismo. Rectificó continuamente sus obras y modificó constantemente sus concepciones básicas. Su pensamiento estuvo siempre en perpetuo devenir, porque consideraba que la ciencia no es algo estático, sino dinámico. (Precursor de Hegel y, en general, de todo el pensamiento filosófico y científico moderno). Su última obra, el célebre Dialogus inter yudaeum, philosophum et christianum, contiene algunas de sus más bellas páginas y de sus más sugestivas visiones intelectuales. Como la gracia es la culminación de la naturaleza, la verdad cristiana se aparece a Abelardo como una verdad total que incluye a todas las demás. Por esto mismo, estas verdades parciales también son verdades. El cristiano que presenta en su diálogo trata de convencer al filósofo pagano y al judío no negando las verdades a que ellos adhieren, sino integrándolas en la fe cristiana, en la que toman su sentido y encuentran su plenitud. Dicho de otra manera: el paganismo y el judaísmo son verdades que se integran evolutivamente en una verdad más alta, que es el cristianismo. (Precursor del evolucionismo religioso). Consideró a la política como una ciencia práctica de las costumbres, al lado de la ática y de la economía, anticipando así las doctrinas de Juan de Salisbury. Demuestra, además, que el análisis completo de la noción de justicia implica una ciencia de la utilidad, es decir, una ciencia o filosofía natural del orden social y político (Precursor de Bentham, Stuart Mill y demás utilitaristas del siglo XIX). En la querella de nominalistas y realistas asumió una posición absolutamente original. Para él lo importante no es saber si los "universales"(conceptos genéricos universales) tienen existencia real o no la tienen, es decir, si son nombres o realidades. Lo importante es que lo universal, que no existe para nosotros más que in re, existe en el espíritu divinoante rem. (En esto, se presenta como precursor de Tomás de Aquino). En psicología formuló con perfecta claridad la teoría de los dos principios complementarios de que está hecha la Verdad total: la distinción radical y al mismo tiempo la estrecha unión de la percepción sensible y de la percepción intelectual propiamente dicha. Cuerpo y alma son entidades diferenciables y distintas, pero se compenetran en el acto del conocimiento.
  7. 7. De toda la filosofía de Pedro Abelardo fluye un racionalismo cristiano que más adelante desarrollará y sistematizará genialmente Tomás de Aquino. Los fundamentos de la fe son y deben ser racionales y por lo tanto pertenecen al fuero íntimo de la conciencia de cada cual. (Recuérdese la declaración sobre libertad religiosa promulgada por el II Concilio Vaticano). 2. El pensamiento de Tomás de Aquino (Según Vorlander) 1. Su vida Nace en las proximidades de Aquino, territorio de Nápoles, hacia 1225. Era noble y a los 16 años ingresó en la orden dominicana. Fue el discípulo preferido de Alberto Magno, al que siguió en sus viajes a Colonia y a París. Enseñó en esas ciudades, y también en Bolonia, Roma y Nápoles. Murió en 1274 cuando viajaba a! Concilio de Lyon. Desde el siglo XV se le llamó "el Doctor Angélico". 2. Sus doctrinas a. Relación de la Teología con la Filosofía. Esencialmente, el aporte tomista consiste en ordenar, dentro de la ideología cristiana, la filosofía aristotélica, construyendo así lo que Vorlander llama "un imponente sistema". La razón natural no es rechazada, sino que aquello que por ella es reconocido como cierto tiene también validez para la Teología. Pero allí donde no alcanza la razón, debe guiamos la revelación. Así, la razón nos demuestra la existencia de Dios, pero no alcanza a abarcar el misterio de la Trinidad, por ejemplo. En este terreno, solo sirve la razón como auxiliar, explicando ciertas analogías y refutando objeciones, pues las doctrinas no son contrarias, sino superiores a la razón. De aquí que, a fin de cuentas, la ciencia humana sea solamente una servidora de la Teología, y la naturaleza una realidad precursora de la Gracia. Esta, recibida de Dios, no suprime la naturaleza, sino que la completa. b. Metafísica y psicología. Toda la lógica, toda la psicología y la ática de Aristóteles pueden se incorporadas sin daño a la doctrina de la iglesia, inclusive ciertos capítulos de su metafísica. La tesis aristotélica de la materia y la forma es acogida integralmente por Santo Tomás. El principio de la individuación de las cosas concretas consiste en que la materia es determinada por las formas. Formas primeras son espacio y tiempo, que van unidas inseparablemente a la materia. En, un plano más elevado se encuentran las formas inmateriales separadas, o inteligencias, jerarquía en la cúspide de la cual se encuentra la divinidad, causa eficiente y al propio tiempo causa final de todo lo creado por ellas. El alma humana es una de las formas inmateriales o inteligencias y es el principio animador de la parte corpórea de los seres humanos. Existe una serie Continua de evolución desde las formas inferiores de existencia hasta la divinidad misma. Por lo demás, existe una cierta independencia en el curso de la naturaleza y en la existencia deL hombre, pues el azar (cruzamiento de causas y efectos) y la voluntad libre no son incompatibles con la providencia divina. La división de las facultades y actividades del alma, la toma Tomás de Aquino de Aristóteles, pero contra Averroes-, afirma que la inmortalidad del alma en el sentido cristiano se sigue esencialmente de su inmaterialidad. c. Ética y Política.
  8. 8. En estas dos disciplinas, también siguió Tomás de Aquino a Aristóteles. Así, el fin moral del hombre consiste en el desarrollo de su naturaleza racional. A las antiguas virtudes filosóficas, agrega tres virtudes cristianas: fe, esperanza y caridad, que son las que conducen a la eterna bienaventuranza, en tanto que las primeras solo aseguran la satisfacción del hombre en la vida presente. En la ática tomística es esencial el postulado de que la voluntad puede elegir libremente, pues lo hace racionalmente. De aquí que atribuya al primado de la ática no a la voluntad, sino al conocimiento. En cuanto a la Política, en las doctrinas de Tomas de Aquino no nos encontramos ya con la contraposición rígida de San Agustín entre el Estado mundano y pecador y la Civitas Divina. Por el contrario, el hombre -como animal político- está llamado por la naturaleza a una vida social, de donde surgen los vínculos de familia, de comunidad y de gobierno o Estado.wEste último, es una institución puramente humana y su fin, realizar la felicidad del hombre en la tierra. Pero el derecho es de origen divino. La monarquía es la mejor forma de gobierno, pero debe rodearse de garantías en parte aristocráticas y en parte democráticas para que no degenere en despotismo. El Estado tomista contiene muy pocos elementos propiamente socioeconómicos. Así, afirma que la comunidad de bienes no haría más que fomentar la discordia, y considera la servidumbre feudal algo tan natural e intocable como era la esclavitud para Aristóteles. Además, muestra muy poco aprecio por el comercio, que en su opinión es oficio bajo. Termina Vorlander: -"Santo Tomás es el verdadero representante de la concepción católica y medioeval del mundo, formulada a través de un sistema que demuestra habilidad y penetración en sus detalles. Enlazó íntimamente la investigación antigua con el pensamiento del Occidente cristiano y, al distinguir entre saber natural y revelación, reconoce la independencia de la ciencia. Las objeciones que pueden concentrarse contra él, desde el punto de vista de la ciencia moderna y de una filosofía ya independiente, no se refieren a su persona, sino a su concepción del mundo. 35-"Obsesionados por el problema del mal, de su origen y de su relación con Dios, los gnósticos, al igual que un poco más tarde de los maniqueos, (...) fueron esencialmente dualistas: frente a Dios (lo Incognoscible, lo Separado, el Silencio, el Preprincipio, el Abismo) ubicaron la Materia, principio y asiento de todo mal, y entre ambos toda una serie de intermediarios -Los Eones, las Ideas, las Potencias, los Espíritus o Ángeles- que son realidades eternas surgidas de Dios por parejas. Uno de estos intermediarios ("Sophia"), por haber pretendido conocer lo incognoscible y hacerse Dios, fue excluído de la plenitud divina, engendró lo creado, mezcla de bien y de mal, y encerró en la materia a las almas, para quienes la existencia misma es un pecado, no pudiendo evadirse de ella como no sea con la ayuda del Eon salvador, por el ejercicio purificador que llevará a su culminación la obra de la redención y permitirá a los hombres espirituales o 'pneumáticos' unirse, por la gnosis total, al Bien supremo". Jacques Chevalier: Obra cit., volumen II, páginas 28-29. 36Orígenes enunció realmente interesantes sobre la unicidad del universo, bien que sus raíces puedan rastrearse en las hipótesis de anteriores pensadores: -"Teniendo esa substancia material del mundo(...) una naturaleza que se transforma de cualquier cosa en cualquier cosa, cuando recae en seres inferiores recibe la forma de un cuerpo craso y sólido, de modo que da lugar a estas especies visibles y diversas del mundo; pero cuando sirve a seres más perfectos y bienaventurados, resplandece en el fulgor de los cuerpos celestes, y adorna con el ropaje del cuerpo espiritual a los ángeles de Dios y a los hijos de la resurrección, y todos estos seres integran el estado diverso y variado de un solo mundo", (De principiis, Libro II, Capítulo II). Cf. Julián Marías: La filosofía en sus textos, Tomo I, página 270. 37-"Para la predestinación, por ejemplo, hace falta recordar que Agustín sentía fuertemente la inmensa distancia que media entre el hombre y Dios. Dios ha creado al hombre y el hombre puede reunirse con Dios; pero únicamente después que se haya reunido con Dios podrá comprenderlo plenamente y penetrar en lo impenetrable". Giovanni Papini: San Agustín. En Obras, Tomo II, página 944. Trad. española. Aguilar, S.A. de Ediciones. Madrid, 1960.
  9. 9. 38Escritos fundamentales de San Anselmo son el Monologión, el Proslogión y De veritate. En el Capítulo LXVI de la primera de tales obras. San Anselmo afirma que "por medio de la mente racional es como se acerca uno más a conocer la Suma Esencia". Esta tesis relativa a los fundamentos racionales de la fe religiosa florecerá abundantemente en los sistemas escolásticos y, muy especialmente, en la filosofía de Santo Tomás de Aquino. El Monologiónpuede leerse, en excelente traducción española, en el Tomo I de la obra La filosofía en sus textos, de Julián Marías. Ed. citada, páginas 351-363. 39La nómina de filósofos árabes es numerosa e ilustre. A más de los que se citan, merecen especial mención los siguientes: Avicena (Ibn Sina), nacido en 980 y muerto en 1037, médico y filósofo; Aben Tofail (Iba Tufayl), nacido en Guadix, probable discípulo de Avenpace y que ejerció la medicina en Granada a mediados del siglo XII; y Abenjaldún, nacido en Túnez hacia 1332 y fallecido en El Cairo en 1406, viajero y científico que escribió unaHistoria universal cuya introducción (Prolegomenos) es un sugestivo intento de formulación de una filosofía de la historia y abunda en consideraciones de índole antropológica. 40Poeta y filósofo fué Avicebron (Salomón ben Yahada o Ibn Gabirol), judío español del siglo XI. Su tratado Fuente de la vida, traducido al latín por Dominico Gundisalvo, ejerció prolongada influencia sobre los escolásticos. El artista y el pensador armonizan en su obra, como puede verse por el siguiente fragmento del Libro V del tratado anteriormente citado: -"He comparado ya la creación al agua que brota de una fuente y a la imagen que se refleja en un espejo. Puede ser comparada, además, a la palabra que el hombre ha pronunciado; pues cuando el hombre pronuncia una palabra, su forma y su sentido se imprimen al oído y a la inteligencia del auditor. Y así es como suele decirse, por aproximación, que el Creador Muy Alto ha pronunciado una palabra cuyo sentido se ha impreso en la esencia de la materia, es decir, que la forma creada se ha señalado e impreso en la materia". Cf. Julián Marías: La filosofía en sus textos. Ed. cit. Tomo I, páginas 464-482. 41Dado el carácter puramente sinóptico de éste panorama de la Historia de la Filosofía, hemos tenido que prescindir de los nombres de otros pensadores medievales, notables sin duda. Así Juan de Fidanza, más conocido con el nombre de San Buenaventura (1221-1274); el mallorquín Ramon Lull o Raimundo Lulio, nacido hacia 1233 y fallecido en 1315; el inglés Guillermo de Ockam, quien intervino activamente en la política de su tiempo (nació a fines del siglo XIII y fallecido en Munich hacia 1350) y Juan Duns Scot -Duncio Scoto- compatriota del anterior y muerto en Colonia en el año de 1308. 42Alberta Magno (Alberto de Bollstad) estudió filosofía y medicina en Padua, ingresó en la orden dominicana en 1223 y enseño principalmente en Colonia. Se dice que fue alquimista, por lo que llegó a tener fama de "hechicero". Cabría recordar aquí que la alquimia viene siendo revaluada de algún tiempo a esta parte. Al respecto, consúltese el libro Le matin des magiciens, por Louis Pauwels y Jacques Bergier. Gallimard, París 1960. Páginas 109-151 ("L'alchimie comme exemple"). 43Sin imponerla dogmáticamente, la Iglesia Católica recomendó durante muchos siglos la filosofía tomista, que todavía tiene vigencia en ciertos ambientes monásticos y, universitarios. En todo caso,.estamos de acuerdo con Messer cuando opina: -"El hecho de que la filosofía de la naturaleza de Santo Tomás sea dificiente en muchas cosas, respondiendo al bajo nivel en que se encontraban por entonces los conocimientos respectivos, y el que no se diera exacta cuenta de los procesos anímicos ni de sus leyes, se explica por las condiciones generales de la época; pero hace que esta parte de su sistema sea insuficiente para nuestro tiempo". Augusto Messer: Obra cit. Vol. I, páginas 268-269.

×