Observatorio como escenario

471 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
471
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Observatorio como escenario

  1. 1. 1 FABIO ESCOBAR VARGAS1 Los observatorios de medios de comunicación como un escenario jurídico para fortalecer la democracia y la libertad de expresión. Análisis y perspectiva. “El derecho es el conjunto de condiciones que permite a la libertad de cada uno acomodarse a 2 la libertad de todos”. Immanuel KantAl revisar los programas de Derecho a la información y Derecho a laComunicación en las universidades, así como la bibliografía general queexiste sobre la materia, se observa que en la mayoría de los casos seaborda la libertad de expresión desde su sentido clásico; como libertad deexpresión de expresión individual. El punto de partida para pensar losderechos a la información sigue siendo el ciudadano suelto, atomizado yaislado.Todos estos análisis fallan por su dogmatismo pero son consecuentes con elparadigma donde están inscritos. En efecto, desde la perspectiva liberal, elcontexto histórico y la estructura social aparecen como dimensiones deanálisis innecesarias, incluso invisibles.La libertad de expresión, desde la visión liberal, es enfocada desde susordenamientos jurídicos, en función de la legalidad vigente, perdiéndose devista la estructura económica y las relaciones de saber-poder donde estáninscritos aquellos cuerpos legales. Vale decir, analizada más allá de lasdesigualdades sociales que son, también, desigualdades culturales.Para el liberalismo, la libertad de expresión es un derecho fundamental,postulado como una figura que no necesita de mayores rodeos jurídicos,basta con su reconocimiento expreso en la constitución política. Cualquierregulación que se apueste sobre la misma será percibida como unarestricción a la libertad individual, es decir, como un avasallamiento delEstado.Incluso cuando en aquellos ámbitos se repasan los estándares jurídicos dederechos humanos que la refuerzan y que llaman la atención a los Estadoslocales para que se garanticen la libertad de expresión, la libertad de prensao el derecho a la información, casi siempre se hace perdiendo de vista lasexperiencias de lucha sociales que existen detrás de aquellas figuras, seolvidan de la dimensión social de aquellos estándares jurídicos quebuscaban volver efectiva aquella promesa asumida en la agenda de losEstados a partir de otras luchas sociales previas.1 Periodista, abogado, docente universitario, investigador en periodismo público.2 Filósofo alemán, considerado como uno de los pensadores más influyentes de la Europa moderna y del últimoperíodo de la Ilustración. En la actualidad, Kant continúa teniendo sobrada vigencia en diversas disciplinas: filosofía,derecho, ética, estética, ciencia y política.
  2. 2. 2Por otro lado, y como si fuera poco, desde la matriz liberal se tiende acircunscribir la libertad de expresión, a los medios de comunicación, esdecir, al acceso -efímero y transitorio- a un espacio ajeno y comercialmenteregulado.De allí que la libertad de prensa sea otra forma de nombrar a la libertad deempresa, de comercializar las ideas. Con todo, la información se convirtióen una mercancía producida por las industrias culturales en la sociedad delespectáculo.Cabe preguntarse: ¿cuáles son realmente los poderes hoy?, el primero detodos es el poder económico; el segundo, el mediático, y una terceraposición, el político.Fácilmente se subsumen en uno sólo, compuesto por tres aristas; Algunossueñan con un mercado perfecto de la información y la comunicación,totalmente integrado gracias a las redes electrónicas y los satélites. Loimaginan construido según el modelo del mercado de capitales y los flujosfinancieros, que se mueven de forma permanente. Acompasado con laomnipresencia de los medios de comunicación y sus discursos convertidosen verdades a fuerza de la reafirmación cotidiana, definiendo las agendaspúblicas y revertido a favor de ideas e intereses particulares que losreafirman en una cadena sin fin.Una trilogía que se manifiesta en un omnipotente control de los ciudadanos,apoyado en una relación desigual y asimétrica entre los deberes y derechosque emanan de la actividad comunicativa y su relación con los usuarios dela información. Es el reflejo del poder en la comunicación, de lacomunicación como dominación, porque toda comunicación cumple unarelación de poder. Por eso, hasta ahora la comunicación mediada no puedelibrarse del poder que implica, pues éste está sujeto por los valoresimperantes del mercado de la cultura y del mercado en general.Contrarrestar ese poder, es una tarea y un deber ético individual ycolectivo. Las facultades de comunicación poseen observatorios que soninstancias de supervisión mediática que monitorean, vigilan y controlan laactividad de los medios de comunicación. Si bien ésta es su principalfunción, el tiempo y la versatilidad que ellos admiten ha extendido susfunciones hasta abarcar cometidos propios de otros mecanismos.Los observatorios constituyen un exponente más que se podría situardentro del fenómeno mayor del media criticism3, (o revisión critica de laactividad de los medios). Este fenómeno comienza a surgir y desarrollarseen diferentes partes del mundo ante la convicción de que el poder que éstosejercen en nuestras sociedades democráticas no se corresponde con unejercicio siempre responsable de su misión.Los medios de comunicación, como cualquier otro actor de la sociedad,también cometen errores, y además con mucha frecuencia y de manera3 Disciplina académica que estudia y mecanismos de manipulación de la información. Lugar de reflexión sobre lasociedad y la comunicación con espíritu crítico del poder de los propietarios de los medios de comunicación.
  3. 3. 3intencionada. Actualmente asistimos a un abrumador incremento de supoder y a un desbordamiento cada vez más atentatorio contra lademocracia. El panorama parece indicar que la labor de los observatorios yano es suficiente y por lo tanto requieren ayuda de otras ciencias sociales enel marco de esa versatilidad reconocida.Los observatorios ejercen una fiscalización de los medios que no escoercitiva, está más dirigida a un acatamiento de las responsabilidades enel marco de la ética. En un momento en el que los comportamientos éticosestán en cuestión, no es esperable que medios y periodistas de un paso alfrente, en asomo de cumplir con su deber deontológico.Es natural la tendencia humana a no reconocer los propios errores y estoparece aún más cierto si se trata de los medios. Dado que la credibilidadque les dispensa el público es uno de sus patrimonios más importantes, hasido habitual la práctica de minimizar o negar sus equivocaciones. En estemarco de referencia, mientras éstos se dedican a criticar los errores deotros, nadie cuestiona los suyos: el resultado final de esta política escontraproducente.Es necesario un cambio de este esquema. Puesto que los medios realizanuna labor de escrutinio de las demás instituciones, no se entiende muy bienel por qué se excluyen a sí mismos de ese ejercicio tan sano de la crítica.Por plantearlo de alguna manera, la prensa fiscaliza todo; ¿quién fiscaliza ala prensa?” Esta es la razón de ser que justificó el inicio del fenómeno delmedia criticism en el que, los observatorios de medios de comunicaciónconstituyen un elemento más. En este sentido, los observatorioscomparten con otras iniciativas, la convicción de que la labor de los mediosy sus profesionales se encuentran en una situación realmente crítica quedemanda la llegada de nuevos actores que reivindiquen otra forma deentender la práctica periodística.El inmenso poder de los medios de comunicación y su influencia en lasociedad, hace necesaria una regulación que vaya más allá de los preceptoséticos, que defina de manera mas clara los limites a su ejercicio periodísticodesde lo racional y lo jurídico. Los códigos de ética y autorregulación queemanan de los mismos medios, periodistas y gremios advierten que hay unpotencial peligro de eventuales desbordamientos, a la vez que soninsuficientes para hacer efectiva su responsabilidad social.Es cierto que marcan límites, pero igual lo es, que éstos nos son respetadoscuando la prensa es puesta al servicio de intereses económicos. Asísubsisten, son una amenaza para el desarrollo normal de la democracia, yentre tanto recurren a la construcción de interpretaciones amañadas ydifusas de lo que en realidad es el derecho constitucional fundamental de lalibertad de expresión.Afirman los medios que ellos disponen de sus propios entes evaluadores,reguladores y sancionadores de sus faltas, y que los efectos de eventualesfaltas cometidas se reflejan en últimas, en una sanción social que puedenimponer las audiencias. Formalmente no se identifica en lo administrativo ni
  4. 4. 4en lo judicial una instancia específica que actúe de manera decidida frente alas permanentes infracciones y que pueda determinar una sanción ejemplar.Todo es relegado, a una ambigua afirmación: la sociedad ejerce un control ypuede “castigar” efectivamente nuestros yerros con el retiro de su confianzay la afectación de nuestra receptividad y nuestras ventas.En la práctica ese factor sancionador se diluye en la fuerza mediática y lanecesidad de información de los ciudadanos. Los medios y periodistasinvocan que existe una gran variedad de oferta radial, televisiva o demedios escritos, pero esa diversidad está sometida a las características ydinámicas impuestas por la estructura cuasi monopolística que ostentan losgrandes conglomerados de comunicación.Al contrario, la realidad muestra escenarios en donde los medios decomunicación masiva ejercen una aplastante manipulación de losciudadanos y para mantenerla, recurren diariamente a todo tipo deartificios destinados a conservar o aumentar las audiencias, con lo cual unasanción como la reivindicada por ellos en la práctica carece de efecto.Al margen, debe tenerse en cuenta que el control ciudadano que losusuarios de información o consumidores de productos mediáticos ejercen,no se ha desarrollado, ni si quiera se ha implementado, por lo que poco onada se puede hacer frente a este poder omnipotente.Son casi inexistentes los controles y sobre todo las sanciones, que se hanautoimpuesto los medios de comunicación masiva en los eventos en que unsujeto activo individual o colectivo ha desbordado sus límites éticos. ¿Acasose podría afirmar que en Colombia todos los periodistas de los diferentesmedios, en los confines del territorio, diariamente hacen gala de veracidad eimparcialidad en su labor periodística?Es de anotar que el solo hecho de cuestionar los actos del poder, sea cualfuere éste, e independiente de su origen, es una de las obligacionesdeontológicas de la práctica periodística la cual es percibida como un actode imparcialidad e independencia, y ya vemos como en Colombia asistimoscotidianamente a la connivencia entre poder y los medios de comunicaciónmasiva.El periodismo es un contrapoder, es la contrapartida puesta del lado delciudadano; es el deber ser. Por ello, por ejemplo, el ejercicio periodístico noes compatible con el ejercicio político porque rompe el equilibrio, quebrantala imparcialidad y atenta contra la verdad; afecta su poder de fiscalizaciónciudadana.Su real misión es estar más del lado de los gobernados que de losgobernantes, más del lado de las víctimas que del lado de los victimarios,más del lado del consumidor que del empresario, más aún, no olvidar queprimigeniamente las personas son sujetos de derechos.Es el planteamiento anterior lo que motiva el plantear una instanciaadicional a las ya existentes, que materialice con efectividad los limitesclaros, al ejercicio indebido de la libertad periodística sin que implique una
  5. 5. 5censura, claramente prohibida en la normas de las sociedadesdemocráticas, que se han ocupado cuidadosamente de reglar este punto.Los análisis que se realicen en torno al acceso a la información, al derecho ainformar y la libre opinión en Colombia parte de una premisa fundamental einobjetable no habrá censura. De esa manera figura en el textoconstitucional.La Corte Constitucional4 establece la manera como puede quebrantarse esteprincipio a través de leyes o decretos o por medio de actos de funcionariospúblicos.La censura cualquiera sea su expresión – legal, institucional, personal,autopersonal- como imposición de controles previos, socava el núcleofundamental del derecho a la libertad de expresión.Es un acto censurable porque atenta contra las posibilidades del individuode reafirmar sus propias convicciones; reducen el libre mercado de las ideasy condicionan los debates de la sociedad.5El control posterior y las sanciones que de éste se deriven son formas decontrol del ejercicio de la libertad de expresión de los medios decomunicación.6 Para ser legítimo debe cumplir con unas condiciones quejurisprudencialmente la Corte Constitucional ha reiterado: debe estardefinido de manera clara y específica en la ley, debe respetar la normasuperior y los tratados internacionales, y sobre todo, debe garantizar elinterés constitucional.Un aspecto sustancial de este interés constitucional es la proporcionalidadde las sanciones, hasta el punto que se ha considerado que lasresponsabilidades posteriores desproporcionadas son asimilables a censuraprevia al tener el mismo efecto negativo, dejando el campo expedito para laaparición de la autocensura.Así, las sanciones además de estar palmariamente establecidas y serproporcionales, deben también propender por el interés público necesarioen una sociedad democrática. En suma, la libertad de expresión no esaplicable exclusivamente a las informaciones o pensamientos que se emitendesprevenidamente, sino a aquellas que ofendan, hieren o molestan”7 elinterés público ciudadano.Es evidentemente un asunto legal; esa instancia adicional que se propone,es la creación de observatorios de medios de comunicación en lasuniversidades que permitan ejercer una vigilancia teniendo como sustrato elDerecho y más concretamente el Derecho Constitucional.4 Algunas de las sentencias que desarrollan el precedente del derecho a la libertad de expresión son: T-332-93, T-263-98, C-087-98, C-392-02, C-489-02, C-650-03, T-066-98, T-094-00, T-263-98. T-772-03, T-1225-03.5 Sobre la censura en particular ver la sentencia de la Corte Constitucional C-650-03, M. P. Manuel José Cepeda6 “Los medios de comunicación al ejercer libremente sus funciones democráticas no pueden ser sometidos a ningunamodalidad de control previo sino exclusivamente a responsabilidades posteriores al ejercicio de su libertad, siempreque la base de estas responsabilidades esté definida en la ley de manera clara, específica y precisa para garantizarun interés constitucional, y respetando la norma superior y los tratados internacionales que integran el bloque deconstitucionalidad”. Corte Constitucional, sentencia C-650-03, M. P. Manuel José Cepeda.7 Ver Corte Europea de Derechos Humanos, Lingens vs. Austria.
  6. 6. 6El artículo 20 de la constitución política, como derecho fundamental paratodos los colombianos diariamente le es vulnerado a los ciudadanos por losmedios de comunicación masiva.Es decir, se trata de ejercer y fortalecer la vigilancia sólida, del respeto yacatamiento de un derecho fundamental consagrado en nuestro estatutosuperior, con el fin de fortalecer la democracia. La ciencias jurídicasdisponen de estructuras iusfilosóficas, amén de las normativas, que puedencontribuir a este propósito.En un Estado Social de Derecho, el ordenamiento constitucional es deobligatorio acatamiento, como lo son las sentencias judiciales. Lajurisprudencia de apoyo es rica en valoraciones racionales que debe serpuesta al servicio y defensa de los derechos fundamentales.Para iniciar, es prioritario establecer una distinción pertinente. Aquellateoría que definía la principal función de los medios de comunicación, cuales la de informar, formar y entretener, ha sido desplazada por lainsoslayable realidad, de que además del ánimo de lucro, uno de susprincipales objetivos es el de influir de manera abierta e intencionada en laformación de opinión pública.Al margen, y abordando una perspectiva desde la teoría de la comunicación,es de anotar que no es lo mismo el concepto de información que el decomunicación. La información implica por si misma una unidireccionalidaddel mensaje sin posibilidad de interacción o reacción efectivos; al contrario,la comunicación lleva implícita la posibilidad de replica directa. En lainformación hay una actitud pasiva del receptor, en la comunicación hayigualdad de condiciones entre quien emite y quien recibe el mensaje.Es una diferenciación que vas más allá de la simple consideración de si en elfenómeno de la comunicación el receptor del mensaje es un sujeto activo ono, es una observación que por lo demás trasciende otras esferas deanálisis, como las sociológicas, filosóficas, antropológicas y políticas,aceptadas así actualmente.A esto se refiere Ignacio Ramonet8 al afirmar: “A la tendencia creciente aconfundir información con comunicación se debe añadir un malentendidofundamental: Muchos ciudadanos estiman que, confortablemente instaladosen el sofá de su salón, mirando en la pequeña pantalla una sensacionalcascada de acontecimientos a base de imágenes fuertes, violentas yespectaculares, pueden informarse con seriedad.Error mayúsculo; primero porque el periodismo televisivo, estructuradocomo una ficción, no está hecho para informar sino para distraer; segundoporque la sucesión de imágenes breves y fragmentadas (una veintena portelediario) produce un doble efecto negativo de sobreinformación ydesinformación; finalmente, porque querer informarse sin esfuerzo es unailusión más acorde con el mito publicitario que con la movilización cívica.8 Periodista y director del Periódico Le monde Diplomatique y de Maniere de voir; es especialista en geopolítica yestrategia internacional, doctor en Semiología y en Historia de la Cultura.
  7. 7. 7Informarse cuesta y es a ese precio que el ciudadano adquiere el derecho aparticipar inteligentemente en la vida democrática.”Una información de calidad que pueda suplir en algo la ausencia de unejercicio de comunicación horizontal, participativa, motivadora, liberadora ycreadora de sujetos políticos, supone un costo que los ciudadanosdifícilmente están dispuestos a pagar.Anthony Downs9 en su libro clásico The Economic Theory of Democracy, escontundente al afirmar “(…) ninguna información que la persona recibe estotalmente gratuita. El mero acto de percibirla toma tiempo; y si la asimilao piensa acerca de ella, estos actos toman más tiempo. A menos que elcosto de oportunidad de este tiempo sea cero, lo que es improbable, tieneque sacrificar un recurso escaso para obtener información. Este sacrificio esun costo no transferible”Mas adelante en el mismo texto Downs señala: (…) “si el ciudadano noquiere sucumbir bajo la avalancha de información, tiene que recurrir ainformación filtrada. Y quienes filtran la información son los recolectoresprofesionales de datos, los grupos de intereses los partidos políticos y elpropio gobierno. Solo si tiene un contacto superficial con el gobierno, elciudadano puede salvarse de perecer bajo la avalancha de datos.”Así, es válido decir que en la práctica no existen medios de comunicación enel estricto sentido de la interrelación entre agentes emisores y agentesreceptores. En realidad hay medios de información con escasas prácticascomunicativas. En adelante y en el curso del desarrollo de esta ponencia mereferiré a medios de información y para tal fin se citaré genéricamente lapalabra medio.Antes de abordar la esencia del asunto haré algunas consideraciones entorno a los objetivos actuales de los medios, las características de susproductos, la definición y valoración de los mismos, el rol que cumplen en laformación de opinión pública, además de las regulaciones disponibles dentrodel ordenamiento jurídico colombiano, y las directrices emanadas deinstancias competentes que tienen como función interpretar normatividadesde carácter nacional e internacional y que establecen los alcances y límitesactuales de las libertades de prensa, de información y de expresiónenmarcadas en la responsabilidad social.Los medios administran la opinión pública.La libertad de expresión es un derecho elevado a fundamental y como talfue reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y deéste se deriva la libertad de prensa. Así, es invocado permanentemente porlos medios cuando de proteger su actividad se trata. Posición ventajosaderivada de su poder que defienden rápidamente como sujetos activos, y9 Doctor en economía de la Universidad de Stanford, con especialidad es la economía urbana; uno de los pioneros dela nueva economía institucional. Downs nacido en 1930, es con su libro de 1957 "Teoría económica de lademocracia" en donde analiza la adopción de decisiones atendiendo metodológicamente al interés económico de losindividuos burócratas y políticos profesionales.
  8. 8. 8que contrasta por la lentitud y oposición práctica a reivindicarla cuando delos receptores se trata y a quienes nos asiste constitucionalmente esemismo derecho.Es evidente cómo las desigualdades económicas se traducen también endesigualdades culturales. La estructura de inequidades materiales incorporauna nueva dimensión: la distribución inequitativa de los recursos queposeen los sectores y los grupos desaventajados en la llamada “sociedad deinformación”Este nuevo desbalance incluye disparidades en el acceso a los medios através de los cuales se define el significado de la acción, con los que seconstruye la identidad individual y colectiva, y con la que se salvaguarda lacultura de pertenencia. Por tanto, como bien señala Alberto Melucci10: (…)“aquellos que son excluidos se les priva de recursos materiales, pero aúnmás de su capacidad de ser sujetos; el despojo material se combina conuna inclusión totalmente subordinada en el consumo masivo; con lamanipulación televisivo-religiosa de la conciencia; con la imposición deestilos de vida que destruyen, de una vez y para siempre, las raíces de lasculturas populares.”Cuando los medios se distribuyen en función de la capacidad económica,entonces los sectores con menos recursos, tienen menos oportunidadespara expresarse libremente, para señalar sus problemas, para manifestarsus demandas, para controlar los actos de sus representantes, perotambién para definirse como actores. Aún así insisten en autodenominarsemedios de comunicación en virtud del poder económico que ostentan, másno de la función material que realizan.En gracia de discusión no debería preocupar este hecho, porque en principiose podría considerar que en ellos existe ánimo de cumplir con una laboraltruista, desinteresada y encaminada a la búsqueda del bien común.Más aún, su ejercicio está reglado desde la Constitución Política y desdemúltiples tratados internacionales11, los cuales definen desde lo teleológicola finalidad última y protegida de los medios. Por lo tanto sería de aceptarsecon satisfacción que éstos contribuyen en efecto, a llenar el vacío departicipación ciudadana en los temas de interés público, en la medida deque la participación es una forma de construcción cualificada que aporta aldesarrollo de la democracia.10 Sociólogo italiano (1943-2001). Profesor de Sociología de los Procesos Culturales en la Universidad de Milán. Susinvestigaciones abordan el estudio de los movimientos sociales en relación con los cambios culturales recientes y losprocesos de construcción de las identidades colectivas.11 En sentencia de tutela T-391 de 2007, M.P Manuel José Cepeda, la Corte Constitucional, señaló: “Es obligatoriotener en cuenta –como mínimo- el contenido de la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 –artículo19-, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos –artículos 19 y 20-, la Convención Americana sobreDerechos Humanos –artículo 13-, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre de 1948 –artículo IV-, la Convención sobre los Derechos del Niño –con sus Protocolos adicionales-, la Convención para laprevención y la sanción del delito de genocidio, y la Convención internacional sobre la eliminación de todas lasformas de discriminación racial.
  9. 9. 9Pero en el campo práctico no es así. En tiempos modernos se considera queel cuarto poder12 es el más poderoso de todos, porque no se limita a reflejarla opinión en la que supuestamente se basa toda democracia, sino quepuede crear esa misma opinión pública, proporcionando la casi totalidad dela información con la que ésta cuenta en cualquier momento dado.Dado ese potencial político las grandes empresas económicas se han dado ala tarea de cooptar los mas influyentes medios con lo cual consiguencontrolar la información para favorecer sus intereses particulares.En el gran esquema industrial concebido por los patronos de la industria delentretenimiento, los medios son el principal objetivo, en si mismosconstituyen un verdadero poder, tienen como fin moldear un prototipo deinformación, de tal manera que puedan obtener del usuario o receptor uncomportamiento esperado y una forma de participación determinada.No olvidemos que los medios son formas de control social en los que lainformación es concebida como una mercancía, y este carácter predominaampliamente respecto a su misión; aclarar el verdadero papel de los medioses un debate de ética democráticaRepresentan un poder económico que traduce en poder de representaciónpolítica y por lo tanto exigen un control más allá de lo ético y deontológico;un control normativo para contrarrestar su notable incidencia en lasociedad. Los medios dado su carácter mediático, se han arrogado larepresentación ciudadana y han usufructuado en su propio beneficio esacapacidad autónoma de construir verdades.No actúan sin interés particular, la función de control social que cumplendesborda todos los límites y se dirige a la reproducción y perpetuación deuna ideología determinada, a la ratificación de una forma de producción, ensuma al mantenimiento y consolidación del “status quo”; su función no esneutral, obedece a intereses de control político y económico.Características de los medios, impacto social y estrategia de penetración.La radio es uno de los principales instrumentos de penetración y controldadas sus características tecnológicas que le imprimen un sello demasividad. Se ha hecho necesaria, no solo por el mencionado axioma deque informa, forma y entretiene, sino que finalmente aceptamos que piensey defina por nosotros nuestra calidad de vida.Somos instrumentalizados por ella gracias a sus características deinmediatez y ubicuidad, pero el efecto que ejerce en las audiencias escontrario: entre mayor es el desarrollo e incidencia en los oyentes másincomunicados resultamos. Al respecto el pensador Alvin Toffler13 en su12 Expresión con la cual solía designarse a la prensa, en alusión a la extraordinaria influencia que ésta ejercía en losaños previos a la Revolución Francesa. Su creación es atribuida al escritor, orador y político anglo-irlandés, muyfamoso e influyente en su época, Edmund Burke (1729 – 1797). El supuesto Cuarto Poder era solo cuarto tras lospoderes legislativo, ejecutivo y judicial.13 Escritor y futurista estadounidense, doctorado en Letras, Leyes y Ciencia, conocido por sus discusiones acerca dela revolución, la revolución de las comunicaciones y la singularidad tecnológica. Sus primeros trabajos están
  10. 10. 10obra la “tercera ola”, acerca del grado tal de postración de los sereshumanos y la aplastante influencia que ejercen sobre nosotros los objetos yen este caso la radio, afirma: “(…) así van las cosas, porque del mismomodo que no son las personas las que tienen el poder, sino que el poder lastiene a ellas, el universo de artilugios creados por la tecnología industrial ydigital, ha sembrado nuestras vidas de una inextricable madeja de aparatosque, con la intención de mejorar lo que de manera ambigua se conoce comocalidad de vida, nos ha convertido en poco menos que una legión deinválidos corporales y espirituales”.Igual observación cabe frente a la televisión. En vísperas de la muerte deKarl Popper14, ocurrida en 1994, fueron recuperadas sus últimas reflexiones,asombrosamente dedicadas a la televisión. Popper, una vez leyó el trabajode John Condry “Ladrona de tiempo, criada Infiel”15, afirmó de maneracategórica en su obra La Televisión Es Mala Maestra: “(…) ha sucedido quela televisión se ha convertido en un poder político colosal, potencialmente,se podría decir, el más importante de todos, como si fuese Dios mismo elque hablara. Y así será si seguimos permitiendo el abuso. Se ha vuelto unpoder demasiado grande para la democracia. Ninguna democracia puedesobrevivir si no se pone fin al abuso de este poder.”El periodista Giancarlo Bosetti16 en una edición posterior incluyó escritosque resaltan la preocupación del papa Juan Pablo II sobre el tema “Lapotencia de los medios de información”En los medios electrónicos - radio, televisión y ahora Internet-, que tienenla características de la inmediatez, su labor es facilitada por su caráctermasivo, sustentado en el uso del espectro electromagnético y que lesotorga una gran facilidad de penetración e influencia, apoyados en eldesarrollo tecnológico, que a su vez está respaldado por un gran poderíoeconómico, todo ello enmarcado en un propósito comercial e ideológico.En cuanto a la prensa escrita, ha habido una mutación de su función en lassociedades de la información occidentales; se ha transitando de latransmisión de información a la formación de opinión. De maneraprogresiva los medios escritos han ido perdiendo su papel comotransmisores de información, configurándose cada vez más en órganos deinterpretación de la información.Sobre la función social de la prensa escrita, Alberto Villanueva Arandojo17afirma (…) “Últimamente la prensa escrita va perdiendo cualquierenfocados a la tecnología y su impacto en la sociedad a través de efectos como la sobrecarga de información. Susúltimos trabajos han abordado el estudio del poder creciente del armamento militar del siglo XXI, las armas y laproliferación de la tecnología y el capitalismo. Entre sus publicaciones más famosas se destacan La revolución de lariqueza, El cambio de poder, El shock del futuro y La tercera ola.14 Pensador Austro-británico uno de los grandes filósofos del siglo XX, dedicó gran parte de sus trabajos al tema de laeducación.15 Obra crítica sobre la influencia de la televisión, el carácter expositivo de sus contenidos y el poder que tiene en lasociedad moderna.16 Periodista italiano fundador de la revista “Reset” y editor del periódico virtual Caffé Europa (www.caffeeuropa.it),una revista de noticias culturales, políticas y económicas.17 Escritor y periodista español, colaborador de la Revista Textos de la CiberSociedad, autor del ensayo: Internet yLos Media Mass como elementos de ideologización capitalista. 2005.
  11. 11. 11pretensión de ser un medio informativo, de transmitir información, paraconvertirse, cada vez más, en un instrumento de opinión puro y duro. Lainformación va quedando relegada a un segundo plano, dejando cada vezmayor peso a la interpretación de dicha información, constituyéndose laprensa escrita, en un elemento de “ideologización” de la información enlugar de un instrumento de “transmisión” de la información”.La prensa escrita se configura, por tanto, en un elemento de interpretaciónde una agenda pública18 que ya está predeterminada por otros medios.Dado que el marco tecnológico ha disminuido prácticamente a cero sucapacidad de incidir en la configuración de dicha agenda pública, ha tenidoque refugiarse en el campo de la “interpretación de la noticia”, debiendoprescindir progresivamente del campo de la “difusión de la noticia”.Lo cierto es que desde hace ya bastante tiempo la prensa escrita esadquirida por los consumidores, y sobre todo difundida por sus propietarios,más por su posicionamiento e ideario ideológico que por la informaciónexpresa que contiene. Es decir, en última instancia lo que se busca en laprensa escrita no es la información en si misma, que ahora incluso llega aser conocida de antemano sabiéndose con antelación los temas que vaabordar, sino que su objetivo, y función, es más bien proporcionar unadeterminada interpretación de la misma “información“; interpretación quevenga a coincidir con –o a falta del mismo venga a formar- el espectroideológico del lector.Las regulaciones disponibles en el ordenamiento jurídico colombiano.La constitución de 1991 fue muy cuidadosa en garantizar el ejercicio de lalibertad de expresión como derecho fundamental, tanto que en su plexonormativo además del artículo 20, figuran algunas disposiciones (artículos7319 y 7420), que amparan la libre acción periodística en el marco del EstadoSocial de Derecho. Las libertades de expresar, difundir el pensamiento yopiniones, de informar y recibir información veraz e imparcial, de fundarmedios masivos de comunicación, el derecho a la rectificación y la garantíade que no habrá censura expresar están perfectamente reglados. Mas nose ha desarrollado una ley que regule la responsabilidad social que tambiénsurge de ésta norma mayor y que debe ser observada imperativamente enla labor periodística.Salvo, las existentes en el código penal21, que son de otro tenor, no secuenta con herramientas jurídicas para hacer exigible el cumplimiento de laresponsabilidad social por parte de los poderosos medios y sus periodistas,como tampoco instancias efectivas a favor de los asociados en caso deinfracciones, dentro de una regulación constitucional, con posición18 Conjunto preseleccionado de noticias que forman parte del conjunto de “temas” que maneja el gran público. Setrata, en gran medida, de un abanico de noticias decidido y seleccionado por los “Media Mass”, que mediante unproceso de selección deciden los temas que configuran dicha agenda, básicamente deciden que “es noticia”.19 “La actividad periodística gozará de protección para garantizar su libertad e independencia profesional.”20 Todas las personas tienen derecho a acceder a los documentos públicos salvo los casos que establezca la ley. Elsecreto profesional es inviolable.21 Delitos contra la integridad moral artículo 220 sobre la injuria y artículo 221 sobre la calumnia.
  12. 12. 12preferente ante los poderes públicos y con prevalencia de derechosfundamentales autodisponibles.La plena observancia del artículo 20, precisamente por ser mandato de lamayor jerarquía, no tiene porque representar preocupación para medios yciudadanos, dado que éste acoge en esencia el concepto de libertad deexpresión como derecho fundamental. Más aún, potencialmente incluye laposibilidad de participación22 considerada ésta como una moderna funciónde la democracia, que es a su vez la consecuencia natural del sano ejercicioperiodístico.Otra normatividad es aquella que emana de las instancias internacionalespor bloque de constitucionalidad23, que reúne leves disposiciones que nopermiten ejercer un control jurídico eficaz a la labor de les medios deinformación, y obviamente no son suficientes para enfrentar su crecientedinámica de influencia.Entre tanto los medios siguen definiendo la agenda pública que acomodan asus intereses, implementan mecanismos de construcción de la opiniónpública que les interesa, refuerzan aquellos que les son favorables odesincentivan los que no les convienen, por lo que pareciera que asistimosde manera irremediable y casi pasiva a la mediatización de la opinión, valedecir a la construcción de verdades mediáticas.Cabe decir que para el caso de los medios electrónicos el espectroelectromagnético tiene una protección constitucional24, además de otrasdisposiciones superiores como por ejemplo el artículo 2325, que protegen lalabor periodística.La libertad de expresión no es un derecho absoluto.Reitero que el marco de referencia es el artículo 20 constitucional, que a lavez que garantiza a toda persona la libertad de expresar y difundir supensamiento y opiniones, hace igualmente referencia, en el caso de losmedios, a su libertad enmarcada en la responsabilidad social. Este límite noes diferente a establecer que la libertad de expresión en ningún caso es underecho absoluto.22 Preámbulo y artículo 1 de la Constitución Política.23 Son aquellas normas y principios que, sin aparecer formalmente en el articulado del texto constitucional, sonutilizados como parámetros del control de constitucionalidad de las leyes, por cuanto han sido normativamenteintegrados a la Constitución, por diversas vías y por mandato de la propia Constitución. El bloque deconstitucionalidad es un término que comenzó a utilizar la Corte Constitucional colombiana a partir de 1995, peroque como concepto se venía aplicando desde años anteriores, utilizando los valores y principios en el textoconstitucional para asegurar la permanencia y obligatoriedad del contenido material del mismo.24 Artículo 75. “El espectro electromagnético es un bien público inenajenable e imprescriptible sujeto a la gestión ycontrol del Estado. Se garantiza la igualdad de oportunidades en el acceso a su uso en los términos que fije la ley.Para garantizar el pluralismo informativo y la competencia, el Estado intervendrá por mandato de la ley para evitarlas prácticas monopolísticas en el uso del espectro electromagnético.”. Artículo 76. “La intervención estatal en elespectro electromagnético utilizado para los servicios de televisión, estará a cargo de un organismo de derechopúblico con personería jurídica, autonomía administrativa, patrimonial y técnica, sujeto a un régimen legal propio.Dicho organismo desarrollará y ejecutará los planes y programas del Estado en el servicio a que hace referencia elinciso anterior.”25 “Toda persona tiene derecho a presentar peticiones respetuosas a las autoridades por motivos de interés general oparticular y a obtener pronta resolución. El legislador podrá reglamentar su ejercicio ante organizaciones privadaspara garantizar los derechos fundamentales.”
  13. 13. 13A efectos de sustentar la naturaleza del derecho enunciado, piedra angularen la cual fundamentan su función los medios, se hace necesario analizar elconcepto de libertad de prensa. Su definición se encuentra incluida en loque se conoce como libertad de expresión26, derecho universal vinculado anuestra normatividad por bloque de constitucionalidad. Su concepción,dinámica y alcances dependen del marco filosófico-político en el que seencuentre ubicado y de la estructura económica en que se encuentreinmerso.Aún así la gran mayoría de ordenamientos jurídicos son claros al exigirresponsabilidad en el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y porextensión a la libertad de prensa; una cosa es el acto de informar y otrobien diferente es el de opinar, por lo tanto se ejerce una limitación naturalque no puede se vulnerada por los medios. Es una garantía democrática queteleológicamente apunta a que todos los ciudadanos dispongan de lalibertad de ejercer el derecho de recibir información veraz y a intercambiarideas y opiniones, y a su vez que la labor periodística sea dominada por elrespeto a la verdad de los hechos, y la dignidad humana. Es una forma deresponsabilidad27.Desde el surgimiento de las economías de intercambio, los dos sistemaseconómicos contrapuestos, tanto el capitalista como el socialista, hantomado como suya la bandera de la libertad de prensa, por lo que handiferido en los criterios de generación y asignación de los medios que seríannecesarios para su existencia. Estos criterios dependen, en última instancia,de la concepción individualista o colectivista adoptada al respecto de losderechos individuales, de las clases sociales y de la misma noción de"pueblo" que será beneficiario de los mismos.En tanto que libertad, significa propiamente, ausencia de oposición y poroposición se entiende, el o los impedimento(s) externos del movimiento,una prensa libre es aquella que, en aquellas cosas que puede hacer envirtud de su propia fuerza e ingenio, no se ve impedida en la realización delo que tiene voluntad de llevar a cabo.26 Derecho fundamental o derecho humano, señalado en el artículo 19º de la Declaración Universal de los DerechosHumanos de 1948, y las constituciones de los sistemas democráticos, también lo señalan. De ella deriva la libertad deimprenta también llamada libertad de prensa..27 En el Artículo 19 de la "Declaración Universal de los Derechos Humanos", se lee: "Todo individuo tiene derecho ala libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el deinvestigar y de recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier mediode expresión." La "Convención Americana sobre Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica" de 1969, enel Artículo 13. señala: "Libertad de pensamiento y de expresión. 1. Toda persona tiene derecho a la libertad depensamiento y de expresión. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideasde toda índole, sin consideraciones de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o porcualquier otro procedimiento de su elección y gusto. 2. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente nopuede estar sujeto a previa censura, sino a responsabilidades ulteriores, las que deben estar expresamente fijadas porla ley y ser necesarias para asegurar: a) El respeto a los derechos o la reputación de los demás, o b) La protección dela seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas. 3. No se puede restringir el derecho deexpresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel paraperiódicos, de frecuencias radioeléctricas o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por otrosmedios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones
  14. 14. 14Así, en una interpretación democrático-liberal de la libertad de prensa quela define como una libertad negativa28 a la propiedad privada • La libertad de prensa aparece como una extensión al derecho sobre la capitalización del trabajo personal, por lo cual todos tienen derecho a poseer una empresa de comunicación a condición de haberla creado y que se sostenga por el propio esfuerzo. • El pueblo como colectividad no representa al pueblo, sino la sociedad civil formada por una pluralidad autónoma de individuos. Considerando a estos como origen de toda voluntad, sólo el derecho de propiedad privada posibilita la representación real de las opiniones particulares. • La democracia se concibe como un mercado apolítico que no colectiviza las elecciones del público como consumidor, y será de éste que dependa la asignación de recursos y por ende el éxito o fracaso de los medios de expresión de los particulares que los desarrollen como inversores de riesgo, lo que incluye la creación de grandes empresas forzosamente reducidas en número. • La prensa no preexiste al capital: es un capital, considerado como producto personal, y debe ser creado sólo con el dinero de quienes deseen convertirse en empresarios periodísticos, de forma que el uso positivo del "derecho negativo" a la libertad de prensa es accesible a cada uno sobre cada propio medio de comunicación o porción accionaria del mismo, siendo su éxito dependiente del mercado de consumidores sin otra responsabilidad que la de afrontar pérdidas por no satisfacer a su respectivo público.Entretanto en una interpretación democrático-socialista, en la cual lalibertad de prensa es definida como libertad positiva a la propiedad pública, • La libertad de prensa se presenta como parte del derecho a una parte compartida de los bienes públicos, por esto todos tienen derecho a ser parte en las empresas de comunicación existentes con independencia de su poder adquisitivo o de haberlas creado. • El pueblo tiene intereses comunes y una voluntad general cohesionada por estos. Considerando a ésta como origen de las ideas, sólo el derecho de propiedad pública posibilita la representación de las opiniones particulares acordes con el pensamiento popular. • La democracia se concibe como un Estado político que colectiviza participativamente las elecciones de la ciudadanía, y es éste el que decide conjuntamente el uso de los recursos comunes para la creación o manutención de medios de comunicación independientemente de su tamaño. • La prensa se planifica aparte de los criterios de beneficio por lo que se deduce del capital de la economía nacional, considerado como producto social, para asegurar el "derecho positivo" a la libertad de prensa para todos los ciudadanos mediante la participación popular28 También conocida como derecho negativo, es aquella que se define por la ausencia de coacción externa alindividuo que desee realizar un curso de acción determinado, es decir, el individuo A que pretende realizar un cursode acción X es libre si, y sólo si, no existe un Y tal que impida que A realice X.
  15. 15. 15 unificada en todos los medios existentes regulados democráticamente por el Estado.Uno y otro sistema político reclaman la libertad de expresión pero pocohacen por acatar el deber correlativo a ese derecho reconocido. Los mediostienen una responsabilidad social que debe estar dirigida a un colectivo conprimacía del compromiso democrático en el ejercicio de su funciónprimordial: informar.Su responsabilidad básica consiste entonces en ofrecer el mejor producto enveracidad e imparcialidad dirigido a una comunidad, lo que conlleva a teneruna obligación ética de satisfacer las necesidades e intereses que tiene éstapor encima de los intereses particulares del medio.Estos proclaman y poseen un sentido de libertad que al final se mediatiza através de ellos mismos y adquieren así, un compromiso basado en losideales democráticos. La democracia es una exigencia de racionalidad y unay otra adquieren mayor desarrollo cuando involucran sujetos colectivosporque posibilitan la interacción y la participación; si la participación no seda en términos de racionalidad, la participación es mera asesoría.Es en este contexto en que deben hacerse exigible a los medios los idealesdemocráticos que proclaman; es la línea que marca el límite entre suinterés particular propio del sistema capitalista, con el cual defienden suposición y el deber ético de prevalencia del interés general.Disposiciones legales subyacentes en los códigos de ética.En el ejercicio del periodismo y en la actividad de los medios, éstos estánsometidos a principios éticos y deontológicos que por su origen académico yaceptación práctica, han adquirido a lo largo de este ejercicio de libertadesel carácter de doctrina.Estos principios señalan sin mucha fuerza vinculante un conglomerado dedirectrices a fin de que la labor comunicativa se cumpla bajo directrices debuena fe, credibilidad y responsabilidad en sus tareas de investigación,obtención y difusión de la información. Se acepta el cuestionarla,complementarla y sistematizarla, de tal manera que esa labor cumpla lasfinalidades de la tarea periodística.Las teorías de la comunicación y los principios que emanan de ella, son eleje para implementar una regulación que refleje lo contenido en los códigosde ética y manuales de redacción y estilo, que legitimen la tarea informativay que direccionen fundamentalmente a la libertad, la veracidad, laimparcialidad y la responsabilidad social.Dado que estos preceptos éticos irrigan el actuar de los medios en todos losescenarios y que aún así estos no los acatan integralmente, es necesaria laimplementación de una instancia jurídica, la cual es posible dado que lo queestá en juego son bienes jurídicos tutelados constitucionalmente.
  16. 16. 16El ordenamiento jurídico colombiano ya se ocupó de este aspecto, al definircomo derecho fundamental, la libertad de expresión. Más aún,jurisprudencialmente, se ha aceptado que la libertad de expresiónpropiamente se encuentra subdividida en la libertad de expresión en sentidoestricto, libertad de información como derecho fundamental y en la libertadde prensa.Dice el artículo 20 constitucional lo siguiente “se garantiza a toda persona lalibertad de expresar y difundir su pensamiento y opiniones, la de informar yrecibir información veraz e imparcial, y la de fundar medios masivos decomunicación. Estos son libres y tienen responsabilidad social. Se garantizael derecho a la rectificación en condiciones de equidad. No habrá censura.”La norma constitucional como fuente primaria de regulación.Este análisis tiene múltiples implicaciones, todas ellas sujetas a los tratadosinternacionales en que se suscribe. La Corte Constitucional ha señalado losiguiente: “A la luz de tales instrumentos internacionales, se tiene que elartículo 20 de la Constitución contiene un total de once elementosnormativos diferenciables, puesto que ampara siete derechos y libertadesfundamentales específicos y autónomos, y establece cuatro prohibicionesespecialmente cualificadas en relación con su ejercicio. 29Derechos y libertades:a.- La libertad de expresar y difundir el propio pensamiento, opiniones,informaciones e ideas, sin limitación de fronteras y a través de cualquiermedio de expresión –sea oral, escrito, impreso, artístico, simbólico,electrónico u otro de elección de quien se expresa-, y el derecho a no sermolestado por ellas. Esta libertad fundamental constituye la libertad deexpresión “stricto sensu”, y tiene una doble dimensión – la de quien seexpresa, y la de los receptores del mensaje que se está expresando.b.- La libertad de buscar o investigar información sobre hechos, ideas yopiniones de toda índole, que junto con la libertad de informar y la derecibir información, configura la llamada libertad de información.c.- La libertad de informar, que cobija tanto información sobre hechos comoinformación sobre ideas y opiniones de todo tipo, a través de cualquiermedio de expresión; junto con la libertad de buscar información y la libertadde recibirla, configura la llamada libertad de información.d.- La libertad y el derecho a recibir información veraz e imparcial sobrehechos, así como sobre ideas y opiniones de toda índole, por cualquiermedio de expresión. Junto con los anteriores elementos, configura lalibertad de información.e.- La libertad de fundar medios masivos de comunicación.f.- La libertad de prensa, o libertad de funcionamiento dichos mediosmasivos de comunicación, con la consiguiente responsabilidad social.29 Corte Constitucional, Sentencia T-391 de 2007 M.P Manuel José Cepeda
  17. 17. 17g.- El derecho a la rectificación en condiciones de equidad.Prohibiciones:a.- La prohibición de la censura, cualificada y precisada por la ConvenciónAmericana sobre Derechos Humanos,b.- La prohibición de la propaganda de la guerra y la apología del odio, laviolencia y el delito, cualificada y precisada por la Convención Americanasobre Derechos Humanos y la Convención internacional sobre la eliminaciónde todas las formas de discriminación racial,c.- La prohibición de la pornografía infantil, yd.- La prohibición de la instigación pública y directa al genocidio”.Derechos y obligaciones que deben ser considerados individualmente a finevaluar su alcance, a la luz de los problemas que actualmente afronta laregulación efectiva de los medios; Ellos articulan y ratifican el supuestofáctico de que la libertad de prensa en su accionar como derecho goza deuna presunción de imparcialidad y veracidad y como deber claramente se leimpone la responsabilidad social.Principios de imparcialidad y veracidad como sujetos directos de regulaciónDe acuerdo con el principio de imparcialidad, el periodista debe guardardistancia respecto de sus fuentes y no aceptar de plano, y de manerairreflexiva, todas sus afirmaciones o incriminaciones. Por el contrario, lasinformaciones que le sean suministradas por ellas deberán ser contrastadascon versiones distintas sobre los mismos hechos, de parte de los implicadoso de personas conocedoras de la materia que se debate. Asimismo, elcomunicador deberá cuestionar sus propias impresiones y preconceptos,con miras a evitar que sus preferencias y prejuicios afecten su percepciónde los hechos.Respecto del principio de veracidad, se debe anotar que ésta se desprendede la relación constitucional entre la libertad para informar y el derecho arecibir información veraz e imparcial. Para la Corte Constitucional es claroque, en la práctica, la opinión que se tenga sobre unos hechosdeterminados influye de alguna forma en la descripción que se haga deellos. Sin embargo, el periodista habrá de intentar siempre mantenerseparadas sus opiniones de la narración de los hechos, de tal manera que elpúblico pueda diferenciar los dos momentos”30.Estos fundamentos axiológicos constitucionales, constituyen no solamentedirectrices del periodismo, sino también en límites al ejercicio del derecho ala libertad de prensa, y tienden a evitar un ejercicio arbitrario e ilegal delmismo.30 Ibidem,
  18. 18. 18Es de resaltar que la consagración de estos límites, que deben serinterpretados a la luz de la finalidad social del periodismo, no pueden recaeren intentos de censura por parte de quien desea hacerlos efectivos.Un tercer elemento que es pilar de la libertad de prensa, es el deber de todomedio de observar la responsabilidad social que implica su labor, la cual hasido definida así por el máximo organismo de interpretación constitucionalen el país: “La responsabilidad social del medio de comunicación no selimita a asumir y cumplir las decisiones judiciales cuando el receptor que seconsidere afectado inicie acciones judiciales; ella surge desde el momentomismo en que se inicia el proceso de obtención, preparación y producciónde la información por parte de un determinado medio de comunicación".En consecuencia, la opinión que emite el medio debe expresarse de maneraresponsable, sin dar lugar a interpretaciones equívocas, en la medida enque están de por medio la honra y el buen nombre de las personas.Por ello, la confirmación de las noticias e informaciones que se difundenmediante los medios al alcance del periodista, es un comportamiento quehace parte de la ética periodística y de la lealtad hacia los receptores de lainformación. En efecto, “la confirmación salvaguarda la credibilidad delinformador y simultáneamente neutraliza la eventual reacción de quientemerariamente aspire a rectificar lo que encuentra sustento en hechosreales y probados. A juicio de la Corte Constitucional, representa unaverdadera garantía del derecho a la información en cuanto fortalece yafirma la certeza colectiva”31.La necesidad de una instancia adicionalHay una gran distancia entre el ser y el deber democráticos de la actividadperiodística. No alcanzan por si solos los presupuestos teóricos de ética ydeontología del periodismo y la comunicación para encauzar los criterios deindependencia e imparcialidad del periodismo y la comunicación, hacia elrespeto de los derechos de los ciudadanos.Periodistas y medios apoyados en el axioma:”la información es sagrada y laopinión es libre” ejercen libremente éste y manipulan aquel. El casocolombiano es el mejor ejemplo: el permanente espectáculo de desfile deverdades mediáticas que atenta contra la certeza periodística, la concepciónde la libertad de prensa como derecho absoluto, con lo cual se reduce elmanejo y divulgación de la información a un estado discrecional, demuestrael grado de vulnerabilidad e impotencia de los ciudadanos frente al poderíode los medios.Bajo este esquema no hay control ético que valga, cualquier intención deexigir de los medios y periodistas un comportamiento acorde a losprincipios inmanentes al periodismo, es decir a la búsqueda de la verdadapuntando a la certeza, es visto como una censura. Pareciera como si losderechos que emanan de los códigos de ética de los medios no incluyerandeberes correlativos.31 Corte Constitucional. Sentencia T-074 de 1995.
  19. 19. 19Desde lo jurídico la exigencia de ejercicio responsable de la libertad deprensa, en los casos atrás identificados se asimila a un intento de censura;igual acontece en la exigencia de un periodismo veraz e imparcial. Apartede la histórica imposibilidad de definir de manera clara los aspectos bajo loscuales es posible limitar de manera razonable la libertad de prensa, existeel problema de la debilidad institucional de los organismos encargados deregular, controlar y sancionar su ejercicio indebido.No existen trámites y procedimientos concretos y efectivos que protejan alos ciudadanos del ejercicio irregular, como es igualmente cuestionable laefectividad de las instancias de control adicionales como los observatoriosde medios, que aunque intentan ejercer una fiscalización y vigilancia desdela perspectiva académica, en la práctica se limitan a formularobservaciones que en la mayoría de los casos no son suficientementeconocidas y mucho menos atendidas.Es de anotar que los observatorios fundamentan su tarea en juiciososanálisis y detallados estudios teóricos y prácticos de productos informativosde periodistas, empresas y medios; son reconocidos por su objetividad yseriedad y obtienen conclusiones argumentadas de la manera en que serealiza la labor en un determinado territorio.Es decir nada puede afirmarse en contra de la importancia de susrecomendaciones, más aún si se tiene en cuenta que su labor es lideradapor las facultades de comunicación social de las universidades, concientesde la necesidad de trascender las aulas y llevar al campo práctico losvalores axiológicos del periodismo y de la comunicación.Escenario jurídico de los observatorios de medios.Las recomendaciones de los observatorios de medios adscritos a lasfacultades de comunicación social, cumplen una función de vigilancia perolas observaciones y sanciones adolecen de efecto al carecer de podervinculante. Al contrario, los aportes que harían observatorios adscritos a lasfacultades de Derecho, podrían ser más observados por su simple carácterjurídico y por el sustento normativo y jurisprudencial que acompañaría sulabor.De esas necesidades de exigencia que no han podido ser satisfechas por losobservatorios existentes, con sus propias construcciones teóricas yprincipialísticas, surge entonces esta propuesta en la cual el Derecho sipuede posibilitar una irrigación de cada uno de los espacios conceptualescon su fuerza normativa y regularizadora.Es una herramienta de la cual puede disponer la ciudadanía para ejercer uncontrol más efectivo, una limitación democrática, que trabajaría encomunión con la comunicación y con cuidadosa y estricta observancia de losprincipios constitucionales del ejercicio legítimo de la libertad de prensa enun Estado Social de Derecho.
  20. 20. 20Posibilidades constitucionales de limitación del ejercicio periodístico.La Corte Constitucional ha manifestado que en el marco general de laslimitaciones admisibles a la libertad de expresión, estas deben serconcordantes con los artículos 19 del Pacto Internacional de DerechosCiviles y Políticos, y 13 de la Convención Americana de Derechos Humanosque orientan la interpretación del artículo 20 de la Carta y demás normasrelacionadas.Las limitaciones a las libertades de expresión -en sentido estricto-,información y prensa, para ser constitucionales, deben cumplir con lossiguientes requisitos básicos:1. Las limitaciones deben estar formuladas precisa y taxativamente en una Ley de la República: Manifestación del principio de legalidad.La sentencia C-010 de 2000 afirma que conforme a la interpretacióninternacional, las limitaciones deben obedecer a las características del titulo,por tanto si una autoridad viola una limitación sin estar contemplada en laley, viola la libertad de expresión en sentido genérico y por tanto sus tresmanifestaciones.Es necesaria la claridad en la norma, para evitar así la discriminación, lapersecución o la arbitrariedad de las autoridades que habrán de hacercumplir las leyes al respecto. La definición de la limitación también debeestar en la misma ley, para evitar que sea la administración o la autoridadjudicial la que llene su contenido.2. Las limitaciones deben perseguir el logro de ciertas finalidades imperativas definidas de manera concreta y específica.a. Limitaciones adoptadas para preservar los derechos de los demás.Esta finalidad se refiere únicamente a derechos constitucionalesfundamentales, como la intimidad, el buen nombre y la prohibición de ladiscriminación. La libertad de expresión no puede estar sujeta a limitacionespara efectos de preservar derechos que no gozan de un nivel de proteccióncomparable en la Carta Política.No se debe olvidar la ponderación como ejercicio al momento de analizarcomparativamente una pugna entre varios derechos. Si el derecho aproteger es político pues tendrá una mayor carga de responsabilidad entanto que por su carácter de figura pública y de interés social es susceptiblede mayor relatividad en la protección del derecho.Si el derecho en pugna con el de la expresión, es religioso, por la protecciónconstitucional reforzada de la que es objeto al constituir el ejercicio de lalibertad de cultos, admite dentro de su órbita de protección, expresionesque en otro ámbito, serían consideradas como excesivas y lesivas de lahonra y reputación ajenas;
  21. 21. 21Es de resaltar que los casos más frecuentes de limitación de la libertad deexpresión para preservar derechos ajenos se generan por el ejercicio de laslibertades de información y de prensa a través de los medios decomunicación masiva: baste citar los múltiples casos en que se alega queha habido un daño a los derechos fundamentales a la intimidad, la honra oel buen nombre de terceros. Así, la Corte Constitucional ha explicado quelos conflictos entre la libertad de expresión y los derechos de los niños sehan de abordar constitucionalmente sobre la base de la prevalencia deestos.32, igual esta protección del derecho de los niños y la limitación a losderechos a la libre expresión debe materializarse a partir de los elementoshasta ahora definidos.b. Limitaciones adoptadas para preservar la seguridad y el orden públicoLa Corte Constitucional ha aceptado tan solo en algunas ocasiones, desdeuna óptica protectora de la libertad de expresión, que las necesidadesconcretas y específicas de orden público pueden justificar limitacionespuntuales al alcance de este derecho fundamental, que sean proporcionadasy razonables según las circunstancias, y declaró inconstitucional que en arasde un concepto abstracto e indeterminado de seguridad nacional seautorizara limitar los derechos fundamentales.c. Limitaciones establecidas para preservar la moralidad pública.En resumen, la invocación abstracta de “razones de moralidad pública”, ode la “moral pública” para justificar limitaciones de la libertad de expresión,constituye una violación del ámbito constitucionalmente protegido de estederecho fundamental por no cumplir con los requisitos anteriormentemencionados.3. Las limitaciones deben ser necesarias y proporcionadas para el logro de la finalidad que persiguen.Esto lo ha dicho la corte interamericana de DDHH “La autoridad que buscaadoptar la limitación debe demostrar el cumplimiento de todos y cada unode los siguientes elementos:32 En la sentencia T-293 de 1994 (M.P. José Gregorio Hernández Galindo), se estaba frente al desconocimiento,mediante un libro, de la intimidad de menores de edad; como en este caso estaba de por medio la preservación de losderechos fundamentales de las niñas accionantes, que prevalecen según el art. 44 C.P., la tensión entre libertad deexpresión e intimidad se había de resolver con mayor razón a favor de las niñas. En consecuencia, la Corte adoptó ladeterminación de dar prioridad a éste último derecho: “Debe tenerse presente que en este proceso están de por medioderechos fundamentales de las niñas que instauraron la acción y que ellos, según el artículo 44 de la Carta,prevalecen sobre los derechos de los demás. Así las cosas, si, de acuerdo con la jurisprudencia, en caso de conflictoentre el derecho a la información o la libertad de expresión y el derecho a la intimidad, debe prevalecer este último,ello resulta todavía más claro e ineludible para el juez cuando el derecho sujeto a violación o amenaza toca con lavida privada de los niños. (…) Así, pues, ninguna justificación puede hacerse valer para violar la esfera íntima de losmenores por el hecho de que quien en ella incurra sea su propia madre. (…) A no dudarlo, la publicación afectagravemente la integridad moral de las niñas accionantes y pone en serio peligro su estabilidad emocional. Comodice la sentencia revisada, obra en el expediente que una de las menores tuvo que pasar por la pena de rectificar enplena clase ante sus compañeros afirmaciones que acerca de ella, su hermana y su familia se habían hecho en variaspublicaciones y que ahora aparecen recogidas en el libro. Así lo confirmó, entre otras personas, la psicóloga delColegio. // Pero, además, por sus mismas características, lo publicado por la señora FEI perjudica a la familia entérminos tales que ha llevado a sus propias hijas a ejercer acción de tutela contra ella”.
  22. 22. 22a. Que se demuestre que, dentro de las circunstancias en las cuales se estárealizando una expresión determinada, existe la necesidad imperiosa,apremiante, específica y concreta de preservar un derecho ajeno, unelemento previamente definido -de manera precisa y clara- del ordenpúblico, de la salud pública o de la moralidad pública.Se ha precisado que el margen con el que cuentan las autoridades paraestablecer la necesidad de una limitación a la libertad de prensa es másrestringido que aquel con el que cuentan para determinar si es necesarioadoptar limitaciones a otros elementos de la libertad de expresión ensentido genérico, por la importancia de los medios de comunicación en lademocracia.b. La limitación concreta a establecer debe estar permitida –en el sentido deno desconocer la prohibición de la censura (directa, indirecta o porconsecuencia).c. La relación entre la limitación concreta a adoptar, en tanto medio paraalcanzar el fin que se persigue, y la finalidad imperiosa, concreta yespecífica invocada para justificar la limitación, ha de ser no solo apta oapropiada, o efectivamente conducente para el logro de dicha finalidad, sinocumplir un requisito más exigente. En efecto, la limitación que se pretendejustificar para desvirtuar las presunciones anteriormente mencionadas, debeser un medio (i) materialmente necesario –en el sentido de que no hay otromedio disponible para el logro de la finalidad perseguida en lascircunstancias concretas, y (ii) lo menos restrictivo posible del ejercicio dela libertad de expresión –por lo tanto, de existir un medio alternativo menosrestrictivo para alcanzar la finalidad imperiosa, concreta y específica, lalimitación de la libertad de expresión será contraria a este derechofundamental-d. La incidencia de la limitación sobre la libertad de expresión debe serproporcionada, de tal forma que son inadmisibles las limitaciones excesivas.El requisito de proporcionalidad exige una particular atención por parte delas autoridades, tanto de aquella que adopta la limitación como de la querevisa su constitucionalidad. Esta proporcionalidad se determina, no soloevaluando si no existe una desproporción simple o manifiesta entre lalimitación y la finalidad que se busca, sino estableciendo en forma positivaque la relación entre ambos extremos logra un equilibrio adecuado.4. Las limitaciones deben ser posteriores y no previas a laexpresión.Artículo 13-2 de la Convención Americana de Derechos Humanos, elejercicio del derecho a la libertad de expresión “no puede estar sujeto aprevia censura sino a responsabilidades ulteriores”. La única excepción aesta regla, establecida en el numeral 4 del mismo artículo, se refiere alsometimiento de espectáculos públicos a censura previa “con el exclusivoobjeto de regular el acceso a ellos para la protección moral de la infancia yla adolescencia”.
  23. 23. 235. No pueden constituir censura en ninguna de sus formas, lo cual incluye el requisito de guardar neutralidad frente al contenido de la expresión que se limita.Son inadmisibles todas las formas de limitación previa a la expresión, salvopor la posibilidad de establecer normas legales que regulen el acceso demenores de edad a espectáculos públicos – excepción que, en virtud de laprohibición constitucional de la censura, es de interpretación estrictamenterestringida, se refiere a la clasificación de tales espectáculos y no puedecomprender la prohibición de proyectar cintas cinematográficas, realizarobras de teatro o efectuar espectáculos públicos. Es de anotar que lacensura previa se diferencia de las prohibiciones legales previas por elestablecimiento de responsabilidades posteriores a la expresión.6. No incidir de manera excesiva en el ejercicio de este derecho fundamental.Subraya la Corte que la carga de demostrar que se han cumplido estosrequisitos recae sobre la autoridad que adoptó la limitación a la libertad deexpresión y que por lo tanto una aplicación racional del principio deproporcionalidad entre la protección del bien jurídico que se pretendetutelar y la restricción adoptada.Debe tenerse en cuenta a su vez que frente a las anteriores disposicionespara limitar la libertad de expresión, debe considerarse lo siguiente:a. Deben ser objeto de una interpretación especialmente restringida, y ser definidas de manera previa, clara y precisa en una ley nacional.b. No pueden invocarse en forma abstracta para justificar una limitación, sino debe especificarse y concretizarse de forma tal que sea claro, en cada caso, que existen intereses puntuales en juego que encuadran con la definición previa y precisa establecida en la ley nacional.c. Estas formulaciones deben ser compatibles con los principios esenciales de una sociedad democrática, con el Estado Social de Derecho y con el principio de dignidad humana que se encuentran comprendidos en el artículo 1 de la Constitución Política.Aportes de la propuesta.Ese nuevo escenario que se propone, se proyecta desde los mismosprincipios constitucionales de prevalencia del interés general sobre elparticular, la naturaleza del Estado Social de Derecho que le imprime alejercicio de ciertos derechos una función social, el carácter antropocentristade la carta, e incluso el preámbulo de la misma.Así como existen principios teóricos inmanentes al periodismo, que puedenser son considerados como doctrina, el derecho incluye y puede aprobar consu carácter institucional y su estructura normativa y constitucional cada vezmás amplia y garantista, observaciones jurídicas doctrinales que a la luz de
  24. 24. 24la carta política pueden hacerse exigibles. Por ejemplo el citado artículo 20constitucional.En consecuencia un observatorio de medios de comunicación desde ElDerecho coadyuvaría a la labor que cumplen los ya existentes desde LaComunicación, y haría esta tarea más activa, más visible y más efectivapara la sociedad, además posibilitaría la creación de instancias políticas decontrol de los ciudadanos.Un instrumento así reconoce a los medios no solo como sujetos activos dela comunicación, sino además del control de la información emitida ypermite institucionalizarse como instancia social, de vigilancia sobre lainfluencia de los medios y posibilita el seguimiento, la veeduría y el controlciudadano. Todos tenemos derecho a expresarnos pero igualmente a estarbien informados y a estar mejor documentados.Partiendo del hecho de que la información es un bien público, no esadmisible la propiedad privada de la misma y menos aún su manipulaciónpara la defensa de intereses particulares que atentan contra bienes jurídicostutelados y la seguridad jurídica de los colombianos, un observatorio asíconcebido serviría para:1.-Propiciar una sana competencia académica entre dos visiones, la teórico-comunicativa y la jurídico-legal, a fin de hacer más exigible de los medios yperiodistas un manejo de la información a la luz de los principios de laveracidad e imparcialidad.2.- Llenar vacíos, en donde lo teórico-comunicativo no alcanza a cumplircon su función de control, para propiciar así, la participación de la instanciaadicional de control, la institucional del derecho que permita solidificar lasexigencias de un adecuado manejo de la información y una comunicaciónmás efectiva.3.- Involucrar miradas adicionales, desde más instancias, no solo lasexclusivas de la comunicación, sino desde el derecho y sus cienciasauxiliares.4.- Introducir un concepto jurídico-legal en el momento de establecerresponsabilidades en el manejo de la información y propiciar un panoramamás claro a la hora de hacerlas exigibles.5.- Suplir espacios para que donde no haya facultades de comunicaciónsocial, sean las instancias jurídicas como emanación del poder soberano delEstado que debe materializarse en todos los roncones del territorio, las quecontribuyan a su función de control.6.- Poner en práctica los aportes que ha hecho la filosofía en laestructuración y fundamentalmente en la finalidad de la comunicación,dado que el Derecho si hace uso de ellos de manera estrecha. En otrostérminos el nexo entre filosofía y derecho hace más factible lamaterialización de los aportes de la filosofía en la comunicación.
  25. 25. 257.- Incentivar la participación de los ciudadanos mediante la materializaciónde la exigencia de una información de acuerdo a los principiosconstitucionales dado el nexo existente entre el concepto normativo-políticode la constitución e igualmente la materialización de los principiosdeontológicos de la comunicación.8.- Propiciar a partir de esa participación, un salto cualitativo en el que sesupere la simple exigencia de responsabilidad social en el manejo de lainformación para dar los primeros pasos hacia la exigencia y materializaciónde libertad de expresión en condiciones de igualdad, donde los grupossociales en condición de desventaja, puedan implementar la cimentación desu propia información y sus propios canales de comunicación.A mayor libertad de expresión mayor democraciaDesde mediados de los años 90, los observatorios han ido ganando, lenta yprogresivamente, una mayor presencia en el panorama mediático. Hoy, setrata de realidades ciertamente versátiles que, no obstante, todavíaensayan su propia figura y cuyos trazos no están aún totalmenteestablecidos.La función de construir ciudadanía y democracia debe ser su faroiluminador, para contrarrestar el déficit informacional o bloqueo mediático,ante lo cual los grupos sociales desaventajados desarrollan estrategiastendientes a construir su propia información y sus propios canales decomunicación. Es necesario generar, abrir y preservar espacios públicosdonde las distintas voces puedan ser escuchadas.Ese debe ser uno de los propósitos de los observatorios de medios;laboratorios sociales abiertos en que se creen estrategias comunicacionalestendientes a que los conflictos de valores, intereses y de orientaciones oconcepciones de mundo puedan ser comparadas y procesadas políticamenteen el marco de una democracia social.Es una forma académica ideal para la protección de libertad de expresiónamenazada por el poder económico. No hay libertad de expresión, al menospara los sectores desaventajados si esta no se efectiviza en forma colectiva através de diferentes y creativas estrategias que rebasan los formatos clásicos.El Derecho tiene como aportar, es tanto o más antiguo que la comunicación,es tanto o más respetado, tiene mayor fuerza coercitiva. Se trata de pensarun derecho colectivo de la información y la comunicación, socialmenteconstruido, que constantemente es objeto de pugnas entre contendientescon capitales diversos.La democracia no es un fin en sí mismo sino una herramienta, un mediopara alcanzar determinados fines. La democracia es el medio que le permiteal pueblo hacer visibles los problemas que tiene, pero también elmecanismo para encontrarles una solución, para debatir y buscar alguna
  26. 26. 26respuesta. La democracia, como dijo Jacques Ranciere33 “es la posibilidadde decir “no”, la oportunidad de practicar “el desacuerdo”, de señalar unadistorsión, de poner en común o hacer evidente situaciones vividas comoproblemas. La democracia, entonces, supone abrir ámbitos demanifestación, producir espacios de polémica o litigio para demostrar lo quees justo o lo que un grupo entiende que es justo. Acaso por todo eso“Democracia” significa el “gobierno del pueblo”.La estructura unidireccional de los medios atenta contra la posibilidad deuna comunicación en un plano de igualdad, donde no haya sujetos pasivos,donde la libertad de expresión abandone la estructura vertical generada enel factor económico y se haga expansiva obedeciendo a esencialmente aintereses generales.En la medida en que se limite el poder omnímodo de los grandes medios,aumentará la capacidad de autodeterminación. Una vez las verdadesmediáticas desaparezcan, emergerán las certezas democráticas comoproducto de procesos deliberativos que posibiliten la autodeterminación.Así, las leyes e instituciones serán más democráticas, es decir se podrádecidir libremente cómo se quiere vivir.Para Roberto Gargarella34, “el derecho a la libertad de expresión no es underecho más, sino en todo caso, uno de los primeros y más importantesfundamentos de toda la estructura democrática. (…) El socavamiento de lalibertad de expresión afecta directamente el nervio principal del sistemademocrático.”Los ciudadanos pueden materializar de manera más fácil sus soluciones através de los medios masivos de comunicación masiva y los mediosalternativos.Dice la Constitución que todos tienen la posibilidad de publicar sus ideas sincensura previa. En la práctica no es así; mientras los medios son uninstrumento efectivo, su estructura económica es un obstáculo.La libertad de expresión debe abordarse desde las estructuras sociales, lasrelaciones de poder de los sujetos individuales y colectivos y desde susintereses particulares; no se puede pensar más acá, con desconocimientode las inequidades sociales, como si su ejercicio fuera en condiciones deigualdad; todos los individuos no tienen las mismas oportunidades.La igualdad formal prevista en la ley es una manera sutil de invisibilizar ladesigualdad real. La libertad de expresión como derecho individual lejos derevertir las desigualdades económicas, políticas y culturales las perpetúa enel tiempo y vuelve más difícil desandarlas. Así lo entiende Owen Fiss35cuando señala: “la expresión de opiniones se lleva a cabo en condiciones deescasez. Las posibilidades que tienen los distintos grupos de ciudadanospara comunicarse entre sí están, en principio, circunscritas a las33 Filósofo francés, profesor emérito de filosofía de la Universidad de París.34 Abogado argentino, master en ciencia política, doctor en derecho.35 Profesor en Yale, ex secretario de la Justicia de los EEUU. Uno de los más importantes investigadores en temas jurídicos y de libertad de expresión de la actualidad. Su mejor obra “El efecto silenciador de la libertad de expresión”
  27. 27. 27oportunidades que derivan de su situación. “La escasez es la regla y no laexcepción”, sobre todo aquellos que se encuentran en una situacióndesventajosa.”La pregunta que se impone entonces, es cómo expresarse libremente, cómoactualizar la democracia y la respuesta hay que buscarla en el activismo dela sociedad civil, al interior de la protesta social, en las distintas estrategiascomunicaciones que desarrollan distintos grupos para expresar susproblemas, manifestar sus demandas, su percepción del mundo y larealidad. Estrategias de expresión colectiva que suponen un desafío para losintereses de las elites propietarias pero también para los actores políticosencargados de procesar los conflictos.Para Owen Fiss la libertad de expresión es una gran ironía, que se puedecontar a través de dos paradojas. La primera de ellas es que la libertad deexpresión produce silencio, sobre todo cuando el Estado no intervienecorrigiendo las distorsiones que produce la estructura social desigual. Lasegunda paradoja es que, tal vez, el silencio produce libertad de expresión,sobre todo cuando el Estado interviene regulando o asignando recursos paraamplificar las voces o las capacidades expresivas de los actoresdesfavorecidos.Los observatorios de medios son laboratorios y escenarios propicios paragenerar esas dinámicas sociales; están diseñados para proyectar esasmiradas, para liderar procesos comunicacionales en los que prime el interésgeneral.Un impulso para la inserción de instancias jurídicas con miras a laprotección y fortalecimiento de la libertad de expresión en general, puedeser a la vez un puente entre el Estado y actores activos y pasivos queusufructúan los medios.La libertad de expresión necesita de ellos, como de ellos necesita lademocracia.Fabio Rodrigo Escobar Vargase-mail: fresco26@gmail.com faesco26@hotmail.com

×