• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Abrebocas
 

Abrebocas

on

  • 776 views

 

Statistics

Views

Total Views
776
Views on SlideShare
776
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Abrebocas Abrebocas Document Transcript

    • INVESTICOM 2010 - Bogotá, Colombia, 9-11 de noviembre FACULTAD DE COMUNICACIÓN SOCIAL PARA LA PAZ - UNIVERSIDAD SANTO TOMÁS OBSERVAR LOS MEDIOS UN EJERCICIO PARA LA PAZMAURIZIO ALÍ, MA, MSc.1, MARCOS CANASTO2, LUISA PAEZ3 y ALEJANDRA SALAMANCA4ResumenEste documento sintetiza los resultados de una más amplia labor de reflexión que subyace a lafundación del recién nacido Observatorio de medios de comunicación (OdM) de la Facultad deComunicación Social para la Paz (FCSP) de la Universidad Santo Tomás (USTA) así como una revisiónde sus objetivos en términos de fomento de la investigación formativa de nuestros estudiantes, dela proyección social de nuestra Alma Mater y de la construcción de ciudadanías activas en nuestropaís.La primera parte del texto está dedicada a presentar un panorama conceptual sobre losobservatorios de medios para facilitar la comprensión del fenómeno en clave continental. En lasegunda parte se describen las características y las especificidades del OdM de la FCSP, así como lasoportunidades que puede ofrecer en términos de desarrollo de procesos académicos de altoimpacto social, acorde con el talante humanista de nuestro Proyecto Educativo Institucional (USTA,2004).Palabras claveObservatorio de medios, veeduría ciudadana, investigación formativa, responsabilidad social de lasinstituciones educativas, análisis crítico del discurso.1 Periodista e investigador italiano. Coordinador del Observatorio de Medios, Coordinador del énfasis “Comunicación enConflicto” y docente de la Facultad de Comunicación Social para la Paz de la Universidad Santo Tomás de Aquino.Contacto: maurizioali@yahoo.it2 Asistente de investigación del Observatorio de Medios la Facultad de Comunicación Social para la Paz de laUniversidad Santo Tomás de Aquino.3 Asistente de investigación del Observatorio de Medios la Facultad de Comunicación Social para la Paz de laUniversidad Santo Tomás de Aquino.4 Asistente de investigación del Observatorio de Medios la Facultad de Comunicación Social para la Paz de laUniversidad Santo Tomás de Aquino. 1
    • 1. ¿QUÉ ES UN OBSERVATORIO DE MEDIOS?: ABREBOCAS PARA LA DISCUSIÓNUn Observatorio de Medios de comunicación (OdM) es una herramienta de investigación cuyopropósito es aquello de contribuir a la identificación, análisis y discusión de problemas propios de lacomunicación. Su principal finalidad es el control del cumplimiento de las funciones quecorresponden a los medios de comunicación (informar, empoderar, denunciar), a partir deexámenes que posibiliten la construcción de escenarios de debate público y de reflexiónacadémica, con espíritu crítico, independiente y propositivo.En ámbito universitario, se propone como un escenario para proporcionar una formación teórica yuna capacitación en investigación altamente cualificadas para el estudio interdisciplinario de lacomunicación y de los procesos de emisión, circulación y recepción de los productos mediáticos. Entérminos de proyección social, su objeto es aquello de elevar la calidad y la responsabilidad en elcubrimiento periodístico a través de un esfuerzo de retroalimentación basado en un dialogoconstante con la ciudadanía y con los mismos medios de comunicación, apoyado por los resultadosque arroja su trabajo de veeduría.Un OdM es, entonces, una herramienta de construcción de tejido ciudadano que se constituyecomo un foro en el cual los usuarios del los medios de comunicación –investigadores, lectores,oyentes, telespectadores e internautas- pueden manifestar sus opiniones y participar de modoactivo en el proceso de la crítica mediática constructiva y propositiva: un campo en el que, hasta elmomento, los ciudadanos han cumplido un papel de meros agentes pasivos. Efectivamente,sumergidos por caudal informativo que nos proporciona la “modernidad” (que confunde), losciudadanos/consumidores no han podido desarrollar criterios de interpretación suficientementesofisticados que proporcionen los elementos de juicio suficientes para tomar decisionesconscientes en el campo político, económico y social. Es evidente que tales determinacionessobrevienen como consecuencia de muy diversos factores pero, entre ellos, puede serdeterminante la orientación que ofrezcan los resultados de un atento y cuidadoso seguimientoevaluativo del trabajo de los medios de comunicación como el que se propone realizar unObservatorio de Medios.Además, como nos recuerdan los investigadores que integran el OdM de la Universidad La Sabana,en Bogotá: “Los medios pertenecen mayoritariamente a empresas privadas cuyas decisiones respondende modo legítimo a los designios de sus accionistas y representantes. No obstante, los mediosconstituyen un servicio público, con garantías y privilegios específicos previstos en varios artículosde la Constitución, que presuponen imperiosas contrapartidas en materia de deberes yresponsabilidades de comunicadores, dueños de los medios y anunciantes. El Observatorio deMedios tiene como objeto establecer parámetros útiles para verificar el cumplimiento de esosdeberes que deben fomentar la convivencia ciudadana y el funcionamiento de la sociedad dentro deun orden conveniente y replicable” (OdM La Sabana, 2006). 2
    • En una democracia participativa como la nuestra, un Observatorio de Medios puede actuar comoun ente investigador de los fenómenos de la comunicación con el fin de orientar a la opiniónpública y lograr mayor y mejor participación de los ciudadanos en las decisiones políticas que lesafectan.2. EL EFECTO MATRIX: ESPACIOS COLONIALES Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN COLOMBIA “El poder es la guerra, es la guerra proseguida por otros medios” [Foucault, 2001: 27]El filosofo francés Michel Foucault, invirtiendo el célebre aforismo del polemólogo prusiano CarlVon Clausewitz (1999 [1832]), alguna vez pregonó que el conflicto no es “la continuación de lapolítica por otros medios”: al revés, en la sociedad posmoderna y neoliberal, se está revelando unapresencia constante, una lógica omnipresente de “enfrentamiento persistente” (Foucault, 2001). Setrata de un escenario en el cual es necesario pensar en términos de tácticas, en el que siempre hayy habrá un adversario y en el cual la única solución posible es la derrota del enemigo.De hecho, las lógicas de dominación hegemónica que han sido establecidas en Colombia (y, dehecho, en todo el Sur del mundo) se basan en un esquema de reproducción del poder que no esnada más que una versión -quizás actualizada pero seguramente criolla- de aquel cementerio deélites del cual nos hablaba, hace casi un siglo, el sociólogo italiano Vilfredo Pareto (1968 [1916]). Eneste continente, siguiendo la perspectiva de Pareto, se han desarrollado grupos de poder -esto es,élites- que tienen a la vez, volviendo a una diferenciación ya descrita por Machiavelli (1994 [1513]),actitudes de leones o de zorros. En el primer caso, usan la coacción, la fuerza (la macht weberiana.Weber, 1991 [1918-19]) para imponer su soberanía; en el segundo caso, usan la persuasión y elenmascaramiento (la herrschaft): lo que, en la literatura académica llamamos propaganda y que,más prosaicamente, tendríamos que definir “ficción” (una extensa disertación sobre el argumentose encuentra en Chomsky, 1995). Una “mentira que convence” y que sabe transformarse enrealidad y pensamiento único, puesto que se apoya en la legitimidad más estable y duradera quenos ofrezca la posmodernidad: aquella proporcionada de manera “indolora” con la contribución delos medios de comunicación (Ramonet, 1995).Esta forma de control social, la cual ha permitido a los integrantes de las élites continentalesaprovecharse de manera incontrolada de los recursos naturales a través de la esclavitud y de laproletarización de los grupos marginados se basa en un capitalismo (salvaje, como lo definió elmismo Papa Juan Pablo II en su encíclica Centesimus Annus5. Ioannes Paulus PP. II, 1991) que ha idosiempre de la mano con los medios de comunicación que han formado nuestra “CulturaLatinoamericana” (con la mayúscula porque oficial, institucional e instrumental): un imaginario que,a pesar de su ímpetus apologético, se ha quedado nacionalista, populista y, al fin y al cabo,5 La encíclica Centesismus Annus fue publicada en mayo de 1991 en el centenario de la encíclica Rerum Novarum,emanada por Papa León XIII y pieza clave de la doctrina social de la Iglesia. 3
    • frustrado en el innatural intento de esconder su real identidad. La información “desde arriba” creamitos asociados a las proezas futbolísticas del “pibe” Diego Armando Maradona o a las riquezas del“patrón” Pablo Escobar, dejando de lado los efectos de la violencia estructural y del conflictoarmado y social que tienen que padecer cotidianamente los más de doscientos millones de pobresdel continente. El capitalismo “de rapiña” que opera desde hace cinco siglos en el Continente hanecesitado, entonces, de una ciudadanía dócil y respetuosa de aquel espejismo que aquí llaman“democracia”: y para alcanzar este objetivo se ha apoyado en aquellas “industrias culturales” que,como reconocieron los científicos sociales asociados a la Escuela de Frankfurt ya a partir del 1930,no son solamente empresas dedicadas a la producción de servicios: son estructuras que, con elobjetivo de acumular ganancias (lógica constitutiva de las corporaciones capitalistas), crean meta-realidades en las cuales las audiencias se vuelven domesticadas y dispuestas a deshacerse de susresponsabilidades ciudadanas para rebajarse al papel de meros consumidores6.El análisis de las estructuras de la posmodernidad, con las diferentes perspectivas que le dieronMichel Foucault, Pierre Bourdieu, Jean Baudrillard, Teun Van Dijk, Ernesto Laclau (solo para citaralgunos ejemplos paradigmáticos), siempre ha considerado la influencia creciente que los mediosde información tienen para el establecimiento de una “masa social” indiferenciada sea en suaspecto formal sea en su homogeneidad de pensamiento. La fantasía cinematográfica nos perfiladesde un “efecto Matrix” hasta un “universo Truman Show” en los cuales la realidad de nosotrosignaros ciudadanos-consumidores resulta manipulada por meta-poderes que, por su identidad“meta” –es decir, superior- quedan difíciles de identificar y, por supuesto, responsabilizar. Losmismos ciudadanos-consumidores, incapaces de “recordarse” de su paisaje social de referencia,prefieren entonces aturdirse con eslóganes que, a pesar de su carácter eminentemente publicitario,inundan los espacios de información de los medios masivos. Nada nuevo: la reflexión periodísticaha dejado el paso a la noticia “spot”, la frase “memorable”, el juego de palabras que “dispara laaudiencia”. Es así que, en esa “tierra del olvido” que es Colombia, se crean imágenes como aquellade “la mejor esquina de América”, de un pueblo “echado pa’lante” que canta feliz: “¡Colombia espasión!”7. Un pueblo que, como en el imaginario macondiano de Gabriel García Márquez, vivehipnotizado en un realismo mágico (la meta-realidad) anacrónico y “marciano”. Los encantadoresde serpientes, en este caso, han sido las industrias culturales nacionales y multinacionales, que através de su “inmensa” producción, por lo menos en términos cuantitativos, han impuesto en todoslos campos de la Cultura (de nuevo, con la mayúscula) unas identidades coloniales construidas parasatisfacer los gustos y las necesidades de una reducida minoría (las élites).6 La reflexión de la Escuela de Frankfurt, sobre todo en el caso de Theodor Adorno y Max Horkheimer (1992), tiene unenfoque más que todo sociológico y se detiene en el análisis de las relaciones que subyacen al surgimiento de lasindustrias culturales y la génesis de la sociedad de masas. Una aproximación conceptual más amplia y enfocadatambién hacia los aspectos políticos y económicos de estas empresas se encuentra en Narvaez (2008). Para unpanorama de la industria de los medios masivos de comunicación en el país (no muy actualizado, por decir la verdad) sepuede hacer referencia al trabajo realizado por Maria Teresa Herrán para Friedrich Ebert Stiftung en Colombia (1991).7 Se trata solo de algunos ejemplos paradigmáticos de eslogan que se repiten en los medios de comunicación masiva yen el discurso político colombiano. Una interesante reflexión sobre el argumento se encuentra en Morales (2006). 4
    • 3. PANORAMA: LOS OBSERVATORIOS DE MEDIOS EN COLOMBIALa investigadora colombiana Adriana María Ángel Botero, coordinadora del OdM de la Universidadde Manizales, ha escrito que “los observatorios están de moda. Existen, entre otros, observatoriosde derechos humanos, del firmamento, de la crisis, del mercado de construcción, de la comunicaciónsexista, de la neutralidad tecnológica, de la oferta hotelera, de la bicicleta, o de las agrocadenas”(Ángel Botero, sf). El panorama actual, en este sentido, ofrece un abanico de posibilidadesimpensable hasta hace una década. Es muy probable que este progreso sea deudor de aquellosprocesos interdisciplinares que han facilitado y permitido el dialogo entre campos del conocimientoun tiempo considerados eminentemente “cualitativos” (como las ciencias de la comunicación) y“cuantitativos” (como las ciencias estadísticas). Además, hay que tener en cuenta el importanteaporte que ha ofrecido, en este sentido, la afirmación, en el campo académico, de las disciplinasrelacionadas con el análisis del discurso y, de una manera más general, con la semiótica y su interéspara interpretar los signos y los símbolos que subyacen a nuestra sociedad actual.Para los alcances de este documento, realizar una revisión sistemática de todos los OdM existentesen el país constituye una tarea demasiado ardua8. Se trataría de sistematizar algunos centenares deexperiencias (muchas de las cuales ya no son activas) de carácter individual, privado, publico y, amenudo, internacional, en campos tan diferentes como la ecología, la industria, la finanza, elderecho, la moda, la teología, la bioética o las artes. En Colombia existen numerosos OdM de carácter universitario. En muchos casos, se trata deproyectos interdisciplinarios que involucran expertos en diferentes disciplinas (derecho, psicológica,publicidad, política, economía). Sin embargo, en general, los OdM universitarios no se basan sobreindicadores cuantitativos, a menos de que no se trate de estudios de audiencia (relacionados con elradio de recepción de los medios analizados). Finalmente, es evidente que ninguno de losobservatorios examinados se enfoca específicamente hacia el problema del conflicto armado y dela paz en el país.5. CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE EL DESARROLLO DEL OBSERVATORIO DE MEDIOSEn la actualidad, el análisis de medios de comunicación enfocado hacia temas relacionados con lapaz y el conflicto en Colombia puede considerarse un ejercicio “para pocos”. Es muy probable queesto sea debido a una dúplice causa: de un lado, por culpa de la sobreproducción periodística sobreestos temas y de otro, en función de la extrema superficialidad con la cual, en general, estosasuntos son tratados por los mismos medios. Es decir que el investigador que quiera ocuparse deeste tipo de estudio tendrá que lidiar en primer lugar con un enorme esfuerzo de selección de8 Para un completo panorama sobre los OdM en Colombia y America Latina ver Herrera (2006). 5
    • noticias y en segundo lugar, con una considerable labor de interpretación de las fuentes y de sucontexto de producción9.Todo esto podría sonar paradójico, sobre todo si se piensa a la realidad colombiana, que hace deeste país uno de los más violentos del mundo, sobre todo en función de su conflicto armado ysocial. Un tema hacia el cual, por razones éticas, todo investigador debería demostrarse sensible.Lamentablemente, pero, existe un inexplicable vacío en la investigación académica relacionada conestos temas, un vacío que afecta también las disciplinas del campo de la comunicación.Nuestra Universidad (y, sobre todo, su FCSP) ha sabido distinguirse, a lo largo de toda su historia,para su inclinación propio hacia esta problemática: en su pensum, curriculum y producciónacadémica el conflicto y la paz han sido y siguen siendo los conceptos paradigmáticos de referencia.Se trata de unas características que nos otorgan numerosas ventajas, sobre todo en términos decompetencias en el manejo de información de origen mediático relacionada con los así llamadostemas “calientes” (guerra, discriminación, pobreza, violencia, injusticia).La FCSP tiene una larga tradición de proyección social: una influencia “hacia afuera”, hacia lasociedad y los ciudadanos la cual constituye, su mayor punto de fuerza. Es por esta razón que se haconsiderado en términos muy serios la oportunidad que ofrece un OdM institucional para reforzaraquellos puentes (ya existentes) que nos posicionan entre emisores y receptores del sistemamediático colombiano. La función de veeduría de la res publica, que constituye la prioridad de todoOdM que se respete, puede fomentar, de manera viable y transparente, la construcción deaudiencias activas capaces de exigir a los medios de comunicación el cumplimiento de principiosconstitucionales y democráticos, tales como independencia, equilibrio, responsabilidad, veracidad ysolidaridad. Es decir que, a través de un ejercicio de este tipo, es posible generar un sistema deinformación permanente, independiente y confiable sobre los medios de comunicación enColombia y sobre el desempeño de su función social.Además, a través de un análisis crítico de los contenidos de los medios de comunicación quepermita dar cuenta de antecedentes, tendencias10 y contextos relacionados con asuntos de interéspara la vida democrática del país, se puede contribuir a que los ciudadanos tomen decisiones conmayor libertad como consecuencia del consumo de productos mediáticos de calidad. Todo estosignificaría promover el acceso, la participación y la creación de espacios de discusión pública entreperiodistas, académicos, medios, universidades, sectores e instituciones de la sociedad civil y el9 Hasta el momento solo una entidad se ha atrevido a enfrentar un reto de tanta magnitud. Se trata de la CorporaciónMedios para la Paz (MPP) que, desde hace doce años “ha desarrollado una reflexión profunda sobre el papel de losperiodistas colombianos y la trascendencia social de su oficio en momentos en los que el país se debatesimultáneamente entre la dinámica del conflicto armado y los esfuerzos por la solución pacífica” (mediosparalapaz.org).En su sitio web, dirigido a periodistas y comunicadores, se pueden encontrar numerosos informes (la mayoría basadosen investigaciones estadísticas) sobre el conflicto armado colombiano y su impacto sobre la producción periodística. Sinembargo, el análisis de medios no representa su objetivo principal, de manera que la información relacionada con eltema adolece de sistematicidad y continuidad (Ver, por ejemplo, MPP, 2008).10 Un estudio de caso paradigmático se encuentra en Abella, 2007. 6
    • Estado respecto a los temas de las producción, transmisión y recepción de productoscomunicativos.6. ¿QUÉ OBSERVAR?: MEDIOS E INDICADORES¿Qué observar en un Observatorio?: Responder a esta pregunta es, antes que todo, unadeterminación estratégica que tiene implicaciones directas con el número y el tipo deinvestigadores encargados de la recolección y el análisis de los datos, con el tipo de muestra dereferencia y con los resultados finales que la investigación puede arrojar. Hay que preguntarse,entonces, ¿qué tipo de Observatorio necesitamos para observar lo que queremos observar?(Rincón, 2004).De manera muy general, es posible clasificar los OdM a partir de diferentes criterios: • Según la muestra de referencia (es decir, el “universo de observación”) por: o cobertura (local, regional, departamental, nacional, internacional) o plataforma (televisión, radio, prensa, web, otros medios) o polarización política (medios progresistas, conservadores, opositores, ilegales) • Según el tipo de interpretación analítica (de los resultados de la “observación”): o Análisis crítico del discurso (y de la relación emisor/mensaje) o Repetición de Recursos Informativos (relación emisor/mensaje) o Análisis del discurso grafico y audiovisual (relación emisor/mensaje) o Análisis de las audiencias (relación mensaje/receptor)Para el diseño del OdM para la FCSP, se ha largamente reflexionado acerca de cuáles de estoscriterios se quieren tomar en consideración. Si bien tiene un interés evidente un trabajo de controlsobre toda la producción periodística nacional y local, hay que considerar que esto tipo de proyectonecesitaría de enormes recursos no solamente en términos de personal11, sino también para losespacios de almacenamiento de documentos y las herramientas informáticas necesarias (software yhardware). El equipo de trabajo ha buscado un consenso, primordialmente, alrededor del tipo deplataforma de referencia, teniendo en cuenta que la sistematización de datos audio/video requierede mucho tiempo, necesita de equipos informáticos para el almacenamiento de la información ypara la transformación de la señal radio/tv en formato digital y, obviamente, de un numeroconsistente de investigadores para revisar los registros obtenidos. Al revés, los datos presentes enla prensa escrita y en la web resultan más fáciles de “capturar”, analizar y almacenar. A partir deestas consideraciones, los miembros del OdM de la FCSP están desarrollando investigaciones11 Actualmente el equipo de trabajo del OdM consta de tres (3) docentes (los Profesores Maurizio Alí, Norma Castillo yAlvaro Lizarralde), tres (3) asistentes de investigación (se trata de estudiantes de noveno semestre de la FCSP concontrato de práctica profesional: Marcos Canasto, Luisa Paez y Alejandra Salamanca) y de tres (3) investigadoresasociados (se trata de investigadores altamente cualificados que apoyan las labores del OdM con contribucionespuntuales sobre temas de su experticia: Laura Robles, Jennifer García y Andrés Medina). 7
    • enfocadas hacia temas relacionados con la paz y el conflicto en Colombia12 basándose en el análisisde la producción periodística de medios electrónico con cobertura nacional sin polarización políticaexplicita, haciendo recurso a perspectivas basadas en el análisis textual y en la correlaciónestadística de la repetición de repertorios interpretativos13 (para identificar los “discursoscirculantes” que tienden a transformarse en estereotipos14, las sobrerrepresentaciones15 y las“voces ausentes”).Una de las labores más complejas que han enfrentado ha sido aquella dedicada al diseño de lasherramientas y los instrumentos de recolección y análisis de los datos, puesto que las cienciassociales ofrecen a los académicos un sinnúmero de indicadores que, potencialmente, se podríanaplicar a un observatorio de medios. Finalmente, en el momento de formular el proyecto definitivose han tenidos en cuenta los siguientes: • Promedio de piezas diarias sobre el tema • Ubicación de la información (sección, pagina) • Uso y manejo de la grafica • Género periodístico utilizado • Autoría de la información • Contextualización de la información • Número y tipo de piezas relacionadas • Epicentro de los acontecimientos • Coherencia informativa • Coherencia entre titular y noticia • Coherencia entre titular e imágenes • Número y atribución de las fuentes citadas • Invisibilización y sobreexposición de las fuentes • Puntos de vista de las fuentes • Contexto de producción de la noticia • Fuente de financiación del medio de comunicaciónLos avances de investigación son publicados con periodicidad en el espacio web del OdM(http://observatoriodemediosfcsp.blogspot.com/) para que reciban la oportuna retroalimentaciónpor parte de otros investigadores, miembros de redes sociales y otros usuarios de la web.7. RESULTADOS ESPERADOS Y CONCLUSIONES12 Los temas que se están investigando abarcan problemáticas como el desplazamiento, la desaparición forzada, la tratade personas, la discriminación racial y las políticas de seguridad nacional.13 Una descripción más profundizada sobre el tema del análisis de recursos interpretativos se encuentra en EstradaMesa et al. (2007).14 Con base en los estudios paradigmáticos de Argren (2005), Borja-Orozco et al. (2008) y Vieira et al. (2001).15 Los procesos de “hiper-visibilización” tienden a crear personajes, como lo ha demostrado Serrano (2005), que creanmodelos de conducta con impactos reales en las audiencias. 8
    • Estas páginas han sido redactadas como el objetivo de presentar un proyecto de trabajoencaminado hacia la investigación y la proyección social liderado por la FCSP y basado en un OdMcaracterizado por un enfoque específico hacia los temas relacionados con la paz y el conflicto enColombia. Se trata de una apuesta pedagógica que quiere posicionar la FCSP en un nicho delpanorama investigativo del país que, hasta el momento, no ha sido ocupado por otras entidades.Consideramos que nuestra Facultad tiene los recursos humanos, en términos intelectuales y deproyección social, para poder enfrentar este reto y comprendemos que el esfuerzo que se requierees notable. Es un esfuerzo, pero, que puede contribuir de manera real a la creación de audienciasactivas, a la construcción de ciudadanías críticas, a la visibilización de la violencia estructural y a ladenuncia de las injusticias históricas. Esto es, un esfuerzo para la paz en Colombia.BIBLIOGRAFÍA 1. Abella Vázquez, Carlos Manuel. (2007). La aparición de los discursos sobre el multiculturalismo en España: el debate del velo en la prensa escrita. Athenea Digital, 11, (primavera): 83-103. 2. Adorno, Theodor y Horkheimer, Max. (1992). Industria cultural y sociedad de masas. Caracas: Monte Ávila. 3. Argren, Rigmor. (2005). Reporting about Iraq: International Law in the Media during Armed Conflict. Essex Human Rights Review, 2, (1, march): 99-111. 4. Borja-Orozco, Henry; Barreto, Idaly; Sabucedo, José Manuel y López-López, Wilson. (2008). Construcción del discurso deslegitimador del adversario: gobierno y paramilitarismo en Colombia. Universitas Psycologica, 7 (2, mayo-agosto): 571-583. 5. Chomsky, Noam. (1995). El control de los medios de comunicación. En Chomsky N. y Ramonet, I. Cómo nos venden la moto: información, poder y concentración de medios. Barcelona: Icaria Editorial, pp. 7-53. 6. Estrada Mesa, Angela María; Acuña Rivera, Marlon Ricardo; Camino, Leoncio y Traverso- Yepes, Martha. (2007). ¿Se nace o se hace? Repertorios interpretativos sobre la homosexualidad en Bogotá. Revista de Estudios Sociales, 28 (diciembre): 56-71. 7. Foucault, Michel. (2001). [1996]. Defender la sociedad. Buenos Aires: FCE 8. Herrán, Maria Teresa. (1991). La industria de los medios masivos de comunicación en Colombia. Bogotá: FESCOL. 9. Herrera, Susana. (2006). Los Observatorios de Medios en Latinoamérica: Elementos Comunes y Rasgos Diferenciales. Razón y Palabra, (junio-julio). Consultado el 14 de enero de 2008 en http://www.cem.itesm.mx/dacs/publicaciones/logos/anteriores/n51/sherrera.html 10. Ioannes Paulus PP. II. (1991). Centesimus annus. Città del Vaticano: Libreria Editrice Vaticana. 11. Machiavelli, Niccoló. (1994). [1513]. Il príncipe. Milano: Mondadori. 12. Morales, Mario. (2006, 8 de mayo). El país de las maravillas. Nada como el eslogan de “Colombia es Pasión” nos define tan acertadamente. Voltairenet – Red de Prensa no Alineada. Consultado el 20 de septiembre de 2009 en http://www.voltairenet.org/article138790.html 9
    • 13. MPP – Corporación medios para la paz. (2008). Las elecciones de la prensa. Agenda informativa y calidad periodística. Bogotá: MPP – CESO-FIP14. Narvaez Montoya, Ancízar. (2008). El concepto de industria cultural. Una aproximación desde la economía política. En Pereira, M. J.; Villadiego, M. M. y Sierra, L. I. (ed.). Industrias culturales, músicas e identidades. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana.15. OdM La Sabana – Observatorio de Medios de la Universidad La Sabana. (2006). Quienes somos. Bogotá: Universidad La Sabana. Consultado el 16 de mayo de 2010 en http://sabanet.unisabana.edu.co/comunicacion/observatorio2006/inicio.htm16. Pareto, Vilfredo. (1968). [1916]. The rise and fall of the elites: an application of theoretical sociology. New York: Bedminster.17. Ramonet, Ignacio. (1995). Pensamiento único y nuevos amos del mundo. En Chomsky N. y Ramonet, I. Cómo nos venden la moto: información, poder y concentración de medios. Barcelona: Icaria Editorial, pp. 55-102.18. Rincón, Omar. (2004). Hacia un observatorio de medios de comunicación. Montevideo: Centro de Competencia en Comunicación para América Latina.19. Serrano, Yeny. (2005). El personaje periodístico, ¿efecto de realidad o modelo de conducta? Análisis de discurso de la sección “Las voces de la otra Colombia” publicada por el diario El Tiempo. Universitas Psychologca, 4, (2, julio-septiembre): 129-141.20. USTA – Universidad Santo Tomás. (2004). Proyecto Educativo Institucional. Bogotá: USTA.21. Vieira, Lenita D. y Molero de Cabeza, Lourdes. (2001). El discurso neoliberal en Venezuela: un estudio de la persuasión. Espacio Abierto - Cuaderno Venezolano de Sociología, 10, (1, enero-marzo): 35-63.22. Von Clausewitz, Carl. (1999). [1832]. De la guerra: táctica y estrategia. Barcelona: Idea Books.23. Weber, Max. (1991). [1918-19]. Escritos políticos. Madrid: Alianza Editorial. 10