Centro Ed. Infantil – Primaria
                                   CIF- R3100169F
Centro Concertado                  Avda. ...
REDES SOCIALES EN INTERNET


Introducción


Actualmente, en plena era de las nuevas tecnologías y del ciberespacio, nuestr...
REDES SOCIALES EN INTERNET


¿Qué son las redes sociales?
Se pueden definir como un tipo de servicios que ofrecen en Inter...
REDES SOCIALES EN INTERNET


                                                             TUENTI
                         ...
REDES SOCIALES EN INTERNET



MESSENGER
Messenger no se trata propiamente de una red social, aunque comparta objetivos
sim...
REDES SOCIALES EN INTERNET


Problemas y riesgos que pueden surgir en la red.
Múltiples son los riesgos derivados del mal ...
REDES SOCIALES EN INTERNET



Acoso, suplantación y pérdida de tiempo.
Sin querer ni poder negar la evidencia de otros pro...
REDES SOCIALES EN INTERNET


Una alumna crea una cuenta de correo en Messenger con la identidad de otro
compañero: es deci...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Redes Sociales en Internet - Centro concertado La Milagrosa LODOSA (Navarra)

1,528 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,528
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
10
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Redes Sociales en Internet - Centro concertado La Milagrosa LODOSA (Navarra)

  1. 1. Centro Ed. Infantil – Primaria CIF- R3100169F Centro Concertado Avda. Navarra, 5 31580 Lodosa (Navarra) La Milagrosa Tel. 948 69 32 23 Fax 948 69 45 31 lamilagrosalod@planalfa.es Hijas de La Caridad http://www.telefonica.net/web2/lamilagrosalodosa REDES SOCIALES EN INTERNET ¿Redes de Comunicación o acoso encubierto? Documento para el debate
  2. 2. REDES SOCIALES EN INTERNET Introducción Actualmente, en plena era de las nuevas tecnologías y del ciberespacio, nuestros alumnos se hallan inmersos en un continuo aprendizaje de unas herramientas que, a veces a nosotros como padres y madres, se nos escapan por su novedad y en gran medida, desconocimiento. Son herramientas que pretender fomentar la competencia en lo que se ha dado en llamar “sociedad de la Información y del Conocimiento”. Lo que en un principio pretende un buen fin, acaba muchas veces convirtiéndose en una auténtica tortura por su uso inadecuado y una fuente continua de problemas que, día a día, vemos como se trasladan a nuestras clases, a nuestras aulas, y acaban en algunos casos siendo un elemento distorsionador de la convivencia. Lo que en el mundo virtual “parece” carecer de importancia, dada la intangibilidad de lo que vemos, hablamos o presentamos, al trasladarse al mundo real provoca situaciones difíciles de entender y, sobre todo, difíciles de encauzar. Y lo que parece peor de todo; muchas veces somos los últimos en enterarnos de que hay un problema. Para cuando queremos poner solución, el problema nos ha superado y nos encontramos sin elementos que reconduzcan la situación. Cabe pensar que a nosotros no nos toca de cerca, que nuestros hijos son todavía muy jóvenes para meterse en esos “líos”. ¡Cuán equivocados estamos! Son ellos los que llevan la ventaja, los que concibiendo las relaciones como un juego de poder, se introducen en mundos virtuales que acaban siendo más reales que la propia realidad. Es por ello que os presentamos este folleto, en la idea de que cumpla dos finalidades básicas: - Servir como punto de partida para el debate dentro de la comunidad educativa de nuestro centro, sobre lo que tenemos, la forma de prevenir nuevas situaciones conflictivas y lo que deberíamos hacer para reconducir situaciones problemáticas. - Servir como pequeña fuente de información sobre las herramientas que manejan nuestros hijos muchas veces sin nuestro conocimiento y sin que sepamos el alcance que pueden llegar a tener. Por supuesto que no pretendemos presentar una información completa del mundo de las “redes sociales”. Simplemente introducir un pequeño esbozo para que nos pueda servir de inicio y quitar ese miedo que muchas veces es desconfianza en algo que no entendemos, pero que necesitamos controlar para mejor educar a nuestros hijos. Lodosa, 25 de marzo de 2009 2
  3. 3. REDES SOCIALES EN INTERNET ¿Qué son las redes sociales? Se pueden definir como un tipo de servicios que ofrecen en Internet la posibilidad de que sus usuarios creen sus propios perfiles (identificaciones) y se relacionen entre ellos gracias a diversas aplicaciones, como el Chat o los comentarios sobre fotografías, etc. Hoy en día, ningún adolescente – y cada vez más niños aunque teóricamente no pueda ser así – que se precie de serlo es ajeno a esas herramientas novedosas. Todos conocen de su existencia y la gran mayoría las usa de forma continuada. Si bien existen diversos modelos, desde el antiguo ICQ, ya en desuso, los IRC (foros de chateo cada vez menos usados), el omnipresente Messenger (quizás el que más usan nuestros niños mientras se escolarizan en Primaria), hasta el cada vez más potente Tuenti (propio más de adolescentes o jóvenes universitarios), Facebook, etc todos ellos persiguen el mismo fin: establecer un mundo de relaciones virtuales que nos permita compartir aspectos de nuestra realidad con otros , bien sean conocidos o desconocidos a los que invitamos a conocernos. Son las nuevas plazas del pueblo, donde conocemos gente o quedamos con nuestros amigos. “Las relaciones sociales han cambiado con las redes o con programas como el Messenger. Antes uno veía la televisión acompañado de su familia; ahora se van a su cuarto y se aíslan en su mundo virtual con el ordenador”. Estas palabras las podemos poner en boca de muchos padres con hijos o hijas en edad escolar. No somos, por tanto, ajenos a su existencia, ya que seguramente y cada vez más, podremos ser nosotros mismos los que las pronunciemos. Además, y actualmente cada vez a edades más tempranas, un niño o adolescente que no tenga o participe en las mismas, a ojos de sus compañeros, es casi un marginado, un excluido de la “tecnología” que poco a poco acabará siendo una “rara avis”. Si bien es cierto que no debemos eludir los aspectos positivos que pueden llegar a tener en muchos casos: lejanía entre familiares, mantenimiento de nuevas amistades, comunicación en momentos puntuales en que no encontremos lejos de las personas queridas, etc, su buen uso hace que sean lugares de encuentro; su mal uso, de creación de problemas personales (adición, pérdida de tiempo) o de introducción de conflictos en el grupo (acoso, suplantación, etc). No debemos olvidar que estamos hablando de un mundo virtual, en el que sin quererlo sacamos lo mejor o lo peor de cada uno, siempre pensando en el relativo anonimato en el que nos movemos y en, sobre todo, la “falta de la presencia física real” de nuestro interlocutor. Este hecho se acrecienta más en los niños o adolescentes que están todavía en proceso de fabricación de su “mundo” de relaciones y que pueden llegar a equivocar el sentido último de las mismas. No es difícil encontrar actuaciones que en la vida “real” serían motivo de conflicto incluso judicial (suplantaciones de identidad, acoso, espionaje e invasión de la intimidad) y que los niños ven como un simple juego, divertido a veces y con la creencia de que no tiene importancia, de que no pasa nada. 3
  4. 4. REDES SOCIALES EN INTERNET TUENTI Es una joven red social, dirigida a universitarios y estudiantes de secundaria, que se ha convertido en los últimos meses en la auténtica revelación de Internet en España, en un auténtico fenómeno de masas. Es líder destacado del segmento de comunidades en la red, con un alto tiempo de uso por usuario y día. Es su poder sobre la amistad y sus ramificaciones lo que le ha permitido ser tan valioso: permite estar permanentemente en contacto on-line con la gente que conocemos, intercambiando información, donde ponemos en común nuestro día a día, viendo fotos, comentando vídeos, preparando eventos o recomendando opciones de ocio entre nuestros allegados. La interface con la que se presenta el programa puede dividirse en 4 partes. Por un lado nos encontramos con el panel de inicio, en el que se puede diferenciar básicamente dos partes: La barra lateral izquierda y el panel derecho. En éste, Tuenti nos muestra las últimas actualizaciones de nuestros amigos, si han subido alguna foto, han recibido algún mensaje en su tablón o si han hecho algún amigo nuevo. En la barra izquierda observamos un pequeño bloque de información nuestra, nuestro estado, nuestra foto principal y las visitas que hemos recibido en nuestro perfil. Un poco más abajo se encuentra un pequeño widget con el que podemos enviar invitaciones a nuestros amigos que aún no tengan Tuenti. Encontramos también los eventos, en el que se muestran todos los eventos a los que estamos invitados y los próximos cumpleaños de nuestros amigos. El segundo elemento, las redes, muestran todas las redes en las que nos hemos agregado, con la posibilidad de acceder a ellas para ver las nuevas incorporaciones y así agregar a nuevos amigos. El tercero, Mi perfil es la página que verán nuestros amigos cuando accedan a nuestro usuario. En este nivel, se encuentra “mi tablón”, espacio donde los demás usuarios de la red pueden dejar mensajes personales. Es el espacio más conflictivo ya que cualquiera, real o virtual, conocido o usurpador, puede dejar múltiples mensajes abusivos. El cuarto nivel son Mis intereses, donde se muestra una información muy extensa de las cosas que nos interesan, incorporando un pequeño espacio en el que se muestran unas breves líneas que ha introducido el usuario. Es aquí donde se encuentra también el elemento más usado de Tuenti; las fotos. Son aquellas subidas por los usuarios o en las que han sido etiquetados. Se puede navegar por todas ellas y dejar comentarios. En resumen, un programa que bien utilizado puede servir para crear una estrecha red de contactos en la que los amigos pueden intervenir, al igual que nosotros en las de otros. Es por ello una especie de centro de reunión virtual que facilita la comunicación, pero que presenta el inconveniente de seguir siendo un formato virtual, en el que nuestro interlocutor no se nos presenta directamente. 4
  5. 5. REDES SOCIALES EN INTERNET MESSENGER Messenger no se trata propiamente de una red social, aunque comparta objetivos similares, sino más bien es una herramienta de comunicación on-line, que asemeja por sus funcionalidades a un programa de correo electrónico. Es por ello una herramienta muy interesante para mantener contacto con amigos o familiares que pudieran encontrarse alejados de nosotros en el espacio y que nos permite mantener conversaciones, bien en formato escrito o incluso oral, enviar documentos electrónicos, de texto, fotográfico y cualquiera otro idóneo para el transporte electrónico. Ahora mismo se trata de una de las herramientas electrónicas más utilizadas por todos, incluidos nuestros hijos, que ya desde edades cada vez más tempranas, hacen uso masivo de sus funcionalidades. Es también una programa que bien usado puede ser muy útil, pero que en manos de desaprensivos o de niños en formación puede crear muchísimos problemas. Estamos hablando por tanto de una realidad paralela a la vida real y que, ahora mismo, es fuente de múltiples problemas en el entorno escolar debido al uso incorrecto que de ella se hace. Además, debido a la necesidad que tienen las compañías de programación de incrementar su uso, es un programa que se integra perfectamente con el resto de los programas que podamos tener en el ordenador y en la actualidad se ha hecho casi absolutamente imprescindible. Recibimos continuamente múltiples correos indicándonos la necesidad de actualizar a tal o cual versión y para muchos usuarios, y entre ellos los más pequeños, un ordenador es sinónimo de Messenger y de la posibilidad o no de poder chatear (término inglés por el que nos referimos a conversación). Por otro lado, la posibilidad de ser compartido en un mismo ordenador por más de un usuario, desde cualquier punto, hace que el peligro de utilizarse incorrectamente, usurpando identidades, esté a la vuelta de la esquina. No debemos olvidar que, para los más jóvenes, el mundo virtual en el que habitualmente se mueven, llega a confundirse a veces con la propia realidad, y otras, por el contrario, les parece que lo que ese mundo es válido, en el real no tiene importancia. Ambas posturas puedan derivar en comportamientos que, a la postre, creen conflictos de convivencia entre los grupos de alumnos de un centro, y lo que es más grave, sin que muchas veces los adultos podamos dar una solución rápida a los mismos, ya que , o bien los desconocemos, o la mayoría de las veces somos incapaces de encontrar soluciones a un problema que se nos escapa de las manos. Además, el tiempo juega siempre en nuestra contra y para cuando conocemos del problema, o es demasiado tarde o las soluciones a aplicar son demasiado graves. 5
  6. 6. REDES SOCIALES EN INTERNET Problemas y riesgos que pueden surgir en la red. Múltiples son los riesgos derivados del mal uso de estas potentes herramientas de comunicación y cada vez se plantean a más tempranas edades. Si bien es cierto que no todos ellos se encuentran al mismo nivel de gravedad, sí que es cierto que todos ellos, incluso los más “leves” pueden ser cúmulo de problemas en las aulas a la vez que en las familias. ● Problemas de privacidad y falta de intimidad: se trata de un problema, quizás menor, en el que los detalles personales de cada uno son accesibles para que todo el mundo pueda verlos. Mención especial tienen las fotos, ya que por lo general los menores son atrevidos e inconscientes y cuelgan fotos y comentarios que muchas veces reconocen que no les gustaría que vieran padres o profesores. ●Pérdida de tiempo y adicción: tienen un fuerte punto de enganche desde el punto de vista psicológico. Muchos usuarios y muy jóvenes, dedican demasiado tiempo a esta actividad, restándola al estudio, a otras actividades más constructivas, a las relaciones familiares e incluso al descanso personal. ●Suplantación de identidad: no es difícil poder darse de alta en cualquiera de las redes tratadas haciéndose pasar por otra persona. La motivación puede ser desde la simple broma, hasta desacreditar públicamente y perjudicar al máximo a la persona suplantada. No son conscientes de que están cometiendo un delito penal que les puede afectar aún siendo menores. ● Ciberacoso: los jóvenes tienen bastante claro que en caso de que alguien les moleste, lo borran de entre sus amigos virtuales, aunque muchas veces no lo suelen comunicar a sus padres. Muchos padres ni tan siquiera saben que sus hijos tienen un perfil en la red social y otros, aunque lo saben, nunca se han preocupado de echarle un vistazo. El problema se plantea cuando a este ciberacoso le sumamos la suplantación de identidad por parte de un conocido o compañero de clase. Los problemas que derivan de esta situación nos afectan cada vez más en las aulas, ya que estamos viendo con más frecuencia que problemas “virtuales” se extienden al aula y casi siempre nos pillan desprevenidos. ● Depredadores sexuales: para los pederastras, las redes sociales en las que hay jóvenes de 10 o 14 años luciendo sus encantos, constituyen un buen catálogo permanentemente actualizado. Hay que advertir una y mil veces acerca de las fotos que ponen y sobre las intenciones de los desconocidos a los que agregan. 6
  7. 7. REDES SOCIALES EN INTERNET Acoso, suplantación y pérdida de tiempo. Sin querer ni poder negar la evidencia de otros problemas, graves, que pueden darse en el uso o mal uso de los programas de redes sociales, estos tres son los que probablemente podamos ver en nuestro entorno escolar cometidos por nuestros alumnos. De hecho, ya hemos sufrido sus consecuencias y la verdad es que no tienen fácil solución desde el propio marco escolar; sin duda desde los centros de enseñanza podemos colaborar a la hora de detectarlos (siempre tarde), corregirlos (con gran dificultad cuando desde las familias no se colabora) o evitarlos (educando en valores e impidiendo que físicamente puedan cometerse en el propio centro), pero es el entorno familiar, los padres, los que más herramientas tienen en sus manos para cortar de raíz cualquier atisbo de problema. En el fondo es una cuestión de “educación” y el núcleo familiar debe ser el primero que provea de valores que impidan llegar a situaciones difícilmente reparables. Cada alumno es un mundo y su entorno familiar no puede ser ajeno al mismo. Son los padres los que saben dónde están y qué hacen sus hijos cuando no se encuentran en el colegio. Son también los que deben conocer las motivaciones psicológicas que hacen que un niño pueda enmarañarse en el mundo virtual y cometer actos que difícilmente tendrían cabida en el mundo real. El centro, la mayoría de las veces, es sólo testigo de una situación de facto, que no puede controlar, ya que se produce fuera del entorno físico del colegio, pero que lógicamente está afectado debido a que a estas edades el mundo de los amigos o enemigos se reduce a sus cuatro paredes. Podemos sin embargo ayudar a que no se produzcan; mediante el diálogo, la información, la educación en valores, la crítica o la intervención prematura, pero una vez que todas esas barreras han saltado, el problema no se soluciona con nuestra única intervención. Mucho menos cuando se deriva a instancias mayores (policía, juzgados, etc), ya que sin negar su valor, a la edad de nuestros alumnos muchas veces son soluciones incompletas, ya que no inciden en la esencia del problema: falta de educación, de valores, o error en la apreciación de la gravedad de los actos cometidos. Un alumno cuelga una fotografía de un compañero, la retoca, le da la provocación que quiere y a partir de ahí, todos los que están agregados pueden poner sus comentarios, generalmente jocosos y que dan lugar a ridiculizarlo más. Generalmente, el acosado se entera el último, normalmente no tiene acceso a esas conversaciones y, cuando alguien se lo dice, hace semanas o meses que sus compañeros se están riendo de él. La familia por supuesto no sabe nada y el centro tampoco. Estamos ante un típico caso de acoso en la red. ¿Por qué ese alumno tuvo la necesidad de crear esa caricatura? ¿Tenía conciencia de la gravedad de su acto? ¿Por qué los demás compañeros son cómplices de la misma cuando no lo ponen en conocimiento de sus profesores? ¿Por qué se ridiculiza a ese alumno y no a otro? ¿Por qué los padres no sabían lo que estaba haciendo el infractor si normalmente lo está haciendo desde casa? ¿Cómo es posible que el colegio no se enterase antes? 7
  8. 8. REDES SOCIALES EN INTERNET Una alumna crea una cuenta de correo en Messenger con la identidad de otro compañero: es decir, se hace pasar por él. Interviene en las conversaciones de sus amigos e introduce comentarios supuestos sobre el tema que sea, o incluso ofende e insulta, provoca y critica a otros con la finalidad de que el grupo de amigos del afectado lo excluya del mismo, o modifique la opinión que tiene de la víctima en el mundo real o simplemente se entere de información que usará en beneficio propio que de otra forma sería imposible. Normalmente el afectado no participa en esas conversaciones y no sabe ni entiende qué ocurre cuando sus amigos le mencionan supuestos comentarios suyos. Estamos hablando de suplantación de identidad, o violación de la intimidad actividades que en el mundo real estarían penadas judicialmente. ¿Se trata de una broma? ¿Es más bien un cotilleo/marujeo tecnológico? ¿Hay intención de hacer daño al afectado o de usar información sensible en beneficio del infractor?¿Tenía el infractor conciencia de la gravedad de sus actos que incluso podrían llevarlo ante los tribunales? Hablamos ahora de un niño o niña, de 10 o 12 años, más o menos estudiante normal tirando a flojo y que empieza a verse envuelto en conflictos entre compañeros, con sus profesores y con unos resultados académicos que dejan mucho que desear. Convence a sus padres de que el profesor les manda realizar trabajos sacados de Internet y que por eso es necesario, primero tener un ordenador y segundo e imprescindible, que tenga Messenger. Cuando realiza sus tareas, el ordenador siempre está encendido y continuamente suena un “tirurí” o hay múltiples ventanas abiertas que rápidamente cierra cuando nos presentamos en su habitación de forma inopinada. O quizás sea que pasa más horas en la biblioteca que en su propia casa y ello de forma rutinaria, sin que exista motivo aparente. Y sin embargo, cuanto más tiempo pasa “estudiando”, cuanto más esfuerzo dedica a la “búsqueda de información” por Internet, peores son los resultados. No digamos nada de la necesidad, de la obligación rutinaria, casi compulsiva de tener el “ordenador” encendido. ¡Cómo es posible, con lo que se esfuerza, que hasta tiene que “luchar” con Internet para encontrar solución a esa pregunta tan difícil que esa profesora le ha mandado! ¡Si es que no hay derecho! Estamos ante el tremendo inconveniente de esta modalidad relacional: crea adicción y produce una inmensa pérdida de tiempo, con agravamiento de la falta de concentración en la tarea escolar y el aumento de las dificultades en el rendimiento académico. ¿Somos conscientes de que nuestros hijos pueden estar pasando muchas, demasiadas, horas delante del ordenador? ¿Sabemos lo que hacen cuando dicen estar estudiando? ¿Ponemos algún tipo de control al tiempo y al uso que hacen del mismo? ¿Creemos necesario que nuestros hijos usen Messenger para hablar con compañeros que acaban de dejar hace cinco minutos a las puertas de su casa? ¿Hemos pasado diez minutos hablando con ellos del uso que se espera hagan de las herramientas informáticas a su alcance? ¿Somos conscientes de nuestra responsabilidad ante posibles problemas generados en nuestra propia casa y por nuestros propios hijos si es que hacen mal uso del ordenador? ¿Nos importa mínimamente el que veamos como poco a poco se aíslan de sus obligaciones familiares y pasan más tiempo delante de la pantalla que compartiendo con nosotros? "El papel de los padres resulta fundamental. No sólo es lícito controlar lo que nuestros hijos hacen con el ordenador, sino que es el ejercicio sano de la patria potestad.” . 8

×