Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
Maternidades
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply
Published

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
384
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
2
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. “LAS MATERNIDADES DE PICASSO” Niños y niñas de tres años aprenden a valorar la querida figura de MAMÁ a través de la obra pictórica de un famoso pintor malagueño. Detienen sus miradas en cuadros que nos ayudan a todos, grandes y pequeños, a entender el valor del arte. Reconocer sentimientos, propios y ajenos, respetar las opiniones de los demás, aprender a expresarnos con criterio propio y utilizar todas las modalidades del lenguaje serán algunos de los logros conseguidos. Y todo ello conociendo y haciendo nuestro el trabajo de un artista... Y si esto sucedió en infantil...
  • 2. ÍNDICE INTRODUCCIÓN EL CONTEXTO EN EL QUE SE TRABAJA CUÁNDO Y POR QUÉ SURGE LA IDEA EMPEZAMOS POR DOCUMENTARNOS... ...Y CUANDO PARECÍA ESTAR CLARO... AHORA HABLAMOS DE ARTE LLEGA EL MOMENTO DE ESCUCHAR LOS CUADROS Y TRABAJAMOS LOS SENTIMIENTOS TRABAJAMOS A MAMÁ CON EL LENGUAJE ESCRITO EL LENGUAJE PLÁSTICO COMO PROTAGONISTA A MODO DE CONCLUSIÓN OBJETIVOS PLANTEADOS PLANTEAMIENTO METODOLÓGICO ESTRUCTURA DE LA ACTIVIDAD GALERÍA DE FOTOS BIBLIOGRAFÍA 2
  • 3. INTRODUCCIÓN “Aprender a mirar es importante y no es cualquier cosa, ya que mirar comporta ver, y ver, asimilar las imágenes y hacerlas significativas en el pensamiento. Por eso es importante acompañar al niño en el acto de mirar, para observar las cosas y la realidad no de un modo superficial, sino estableciendo relaciones, haciendo preguntas, efectuando asociaciones...” Montserrat Nicolás Bellido 3
  • 4. EL CONTEXTO EN EL QUE SE TRABAJA El trabajo que a continuación se describe fue realizado en las aulas de educación infantil del Colegio Eduardo Ocón, situado en un pequeño pueblecito de la geografía malagueña, Benamocarra. El ciclo de educación infantil queda integrado por un aula de infantil de tres años, dos de cuatro y dos de cinco. La metodología de trabajo que se desarrolla en nuestras aulas responde a un enfoque constructivista. De manera que a través de proyectos de trabajo en los que buscamos información, analizamos y comentamos, los niños y las niñas van construyendo su propio conocimiento. Los temas de la actualidad o aquellos que responden a los intereses surgidos en clase se convierten en los ejes alrededor de los cuales se trabaja en clase todos los ámbitos de que la educación infantil precisa. La lectura y escritura, el pensamiento matemático, la expresión oral, la plástica, etc., quedan englobados en dichos trabajos. O dicho de otra manera, todos los objetivos marcados por ley son trabajados en nuestras aulas, aun cuando los contenidos a través de los que se abordan no son los propuestos por las editoriales comercializadas. Serán los acontecimientos actuales, las noticias relevantes en nuestra sociedad, eventos locales y cercanos al entorno de los chicos y las chicas o los temas que despiertan mayor curiosidad e inquietud en nuestros alumnos los que tomemos como ejes de trabajo. Los proyectos que llevamos a cabo normalmente se tratan en los tres niveles, y por supuesto cada grupo lo personaliza y lo aborda de forma diferente. Las distintas edades hacen que las 4
  • 5. diferencias sean sustanciosas, pero todos los niños y niñas no dejan jamás de sorprendernos. CUÁNDO Y POR QUÉ SURGE LA IDEA Este proyecto surgió como parte de un trabajo mucho más amplio dedicado al pintor malagueño en un curso donde la figura de Picasso tomó una especial relevancia con motivo de la inauguración del Museo Picasso en Málaga. Todas nuestras aulas tomaron un colorido especial, Picasso caló hondo en nuestra programación anual, y parecía que tardaría en abandonar nuestros trabajos. Andábamos conociendo la figura del pintor, su vida, su curiosa familia, su forma de pintar según se sintiera y un buen número de sus obras. Como en tantos otros colegios andaluces, sus obras ilustraron la celebración del Día de Andalucía, el carnaval o la semana cultural. Precisamente para carnaval y con la ayuda inestimable de las madres y padres disfrazamos a nuestro alumnado en saltarinas obras de arte. Llenamos las calles del pueblo con un desfile de famosas obras del artista malagueño, que a ritmo de comparsa titulamos “El museo itinerante”. Este ambicioso proyecto se inició en el segundo trimestre y, concretamente en el aula de tres años, se prolongó hasta final de curso. Acercándose el mes de mayo, con la celebración del Día de la Madre a la vista, me propuse recurrir a alguna obra de Picasso en la que la figura de la madre fuese evidente. La utilizaría para trabajarla en plástica como regalo muy especial. Trataría de 5
  • 6. seleccionar un cuadro y buscar la manera de convertirlo en un regalo para mamá. Colores, recortes, pinturas, mucho cariño y... listo. Una obra me llamó especialmente la atención. Su imagen se pudo apreciar en algunos artículos periodísticos como instantánea alusiva a la inauguración del museo. Curiosamente, a pesar de la extensa bibliografía que sobre el pintor teníamos en clase, en ningún libro aparecía la pintura en cuestión. Así que me pareció perfecta. En la pintura se muestra a Olga Kokhlova y a su hijo Paul en una escena realmente maternal. Una verdadera maternidad. Sobre la especial familia de Picasso, ya habíamos hablado, de sus numerosas “novias”, incluso conocíamos el nombre de algunas de las personas que integraban su gran familia. Parece difícil creer que pequeños de tres años pudieran trabajar con tales datos, pero por eso comencé diciendo que están constantemente sorprendiéndonos. El tema de la familia es un tema que les interesa, que tienen muy cerca -sus familias-, y además el comprobar que todos tenemos familia es algo que les reafirma la seguridad que tienen con su gente. Por otra parte, el nombre de Olga Kokhlova, pronto se convirtió en uno de sus preferidos en toda esta historia. La musicalidad del apellido unido al nombre de una de las niñas de la clase, siempre llamó la atención del grupo. Olga, la nuestra, nuestra pequeña de tres años, decía una y otra vez que ella era la novia de Picasso, y como algo ya asumido por el grupo de clase, siempre escogía el cuadro de “Olga con mantilla”, para decir sin descanso “...esa soy yo.” 6
  • 7. Pues bien la decisión quedó tomada, y este fue el inicio del trabajo. EMPEZAMOS POR DOCUMENTARNOS... El recorte periodístico entró a formar parte de nuestro rincón de clase dedicado a la recopilación de información sobre el proyecto que se trabaja. Allí se unió a numerosas fotocopias de las obras del pintor, a fotografías de Picasso en distintos momentos de su vida, e incluso, algún que otro folleto recogido por algún padre del mismísimo Museo Picasso de Málaga. 7
  • 8. La foto que presentaba el artículo abrió un verdadero debate sobre el señor que allí estaba delante del cuadro. El señor que aparece en ella es el nieto del pintor, Bernard Picasso. Les expliqué que muy amablemente había donado pinturas que eran suyas, y que tenían en su poder como herencia de su famoso abuelo. Las había prestado para que el museo pudiera exponerlas al público. Precisamente en la instantánea del periódico estaba posando para la prensa delante del cuadro que representaba a su abuela Olga y a su padre cuando éste era un bebé. ¡Estupendo!... padre (Picasso), madre (Olga), hijo (Paul) y nieto (Bernard) quedaban perfectamente localizados en la familia. La familia es uno de los elementos más presentes en educación infantil. Para nuestro alumnado es su apoyo más importante y a través del cual empieza su socialización. Para ellos los componentes de “su familia” tienen nombre y rostro, y ahora también lo tendrían la familia de Picasso. 8
  • 9. Escogida la obra, sólo quedaba determinar la técnica plástica con la que se trabajaría y la convertiríamos en el regalo que pensamos en un principio. ...Y CUANDO PARECÍA ESTAR CLARO... Pero esto sólo fue el punto de partida, porque los niños y las niñas acostumbrados a la observación, y familiarizados con la obra del malagueño fueron los encargados de hacerme ver este trabajo de otra forma que ni siquiera me había planteado. Como ya comenté anteriormente, en nuestra biblioteca de aula conseguimos tener varios libros sobre el pintor. Ellos acostumbraban hojearlos para localizar los cuadros que ya teníamos expuestos en clase en nuestro particular museo. Y en esta ocasión, una vez hubimos hablado sobre ese cuadro donde se veía una mamá con su bebé, decidieron buscar más mamás. Tarea que por supuesto tuvo su fruto, porque... “Maestra mira, aquí hay otra mamá con su bebé” “...Y en el libro de allí también hay otra...” “No, no hay una, hay muchas...” “...y en el cuadro de la guerra hay una madre con su hijo...” No fue ni una, ni dos, ni tres las obras sobre el tema que encontraron del pintor. Iniciamos una recopilación de obras, una búsqueda colectiva de las pinturas en las que apareciera la figura materna. 9
  • 10. En cierto momento, la búsqueda casi se convirtió en un concurso en el que competían unos con otros por localizar más rápidamente la próxima mamá entre los cuadros de la bibliografía. Quiero puntualizar un poco este ejercicio. Aunque para ellos fue un frenético juego, era un verdadero ejercicio de discriminación visual. En la búsqueda manejaban conceptos relacionados con el cariño, la postura corporal, la relación entre personajes que aparecía, y usaban conocimientos previos a los cuales enlazaban la nueva información. Buscaban mamás en las pinturas, es decir, buscaban mujeres acompañadas de niños o niñas, y en cuyo conjunto se apreciaba una relación especial entre ambas figuras. Todas aquellas imágenes que respondía a dichos criterios de búsqueda se fotocopiaron y se colocaron en un rincón de la clase especialmente destinado a ello. 1
  • 11. Fue entonces cuando comenzó una observación más minuciosa de las obras recopiladas: • El análisis visual • El reconocimiento de personajes • La diferenciación de tamaños • La discriminación figura-fondo • Reconocer colores, formas, posturas • Incluso diferencias distintas maneras de pintar... AHORA HABLAMOS DE ARTE Trabajamos a través del diálogo, el debate, los interrogantes planteados y las respuestas que en común se esbozaban. Fue en diferentes momentos de la asamblea donde en gran grupo se consensuaba lo que a nivel individual cada uno apreciaba. La expresión oral cobra una gran importancia. Los niños y las niñas hablaban de lo que se veía en los cuadros; había que mantener un turno de palabra, respetar la opinión ajena, atender a lo que se dice y lo más difícil, hablar con criterio propio y no repetir incansablemente lo que ya dijeron otros. Todo esto, que no es poco, además de intentar expresarse con coherencia. Unos de los objetivos fundamentales que trabajamos en infantil es propiciar una comunicación coherente y ordenada que nos sirva para entender y que nos entiendan. Y, precisamente, en estas sesiones de debate en asamblea se intenta desarrollar dicha capacidad expresiva. En esta ocasión el tema sobre el que se habla es el arte y el artista. Enseñarles a contemplar una obra de arte, es importante. Los niños y niñas aprenden a observar y buscar información a 1
  • 12. través de la mirada. Y precisamente, mirando encontramos también las diferencias. De manera que reuniendo las obras por parecidos y diferencias, entrábamos en un debate sobre estilos. No fue, para nada, difícil escucharles decir que “...todas estas mamás son más gordas, y los bebés también”, o que “...el fondo de todas estas pinturas está de azul... hay mucho color azul...”. Jugando en la alfombra, manipulando las fotocopias de las obras del pintor preparadas y plastificadas, las estaban agrupando por etapas. Efectivamente, niños y niñas de tres años discutían si ésta la ponían junto a esta otra porque era parecida; y aquella con la otra porque ambas estaban pintadas con colores iguales. ¡Eso era diferenciar etapas en la pintura del pintor!... y de nuevo me sorprendieron. LLEGA EL MOMENTO DE ESCUCHAR LOS CUADROS Y TRABAJAMOS LOS SENTIMIENTOS Acto seguido, son los mismos niños y niñas las que inician una nueva etapa en este trabajo. Reunidos en asamblea surgió una nueva propuesta de mirar las pinturas... y más que mirarlas era escucharlas. ¡Ahora buscamos sentimientos! Observamos las expresiones de los personajes, lo que nos transmiten, lo que creemos que sienten, qué piensan, qué pueden estar diciendo (“escuchamos los cuadros”). Reconocemos sentimientos muy distintos (tristeza, alegría, orgullo, horror, desesperación...). 1
  • 13. Presentar individualmente cada obra y alentarles a que dijeran lo que creían que allí ocurría dio lugar a comentarios como los que a continuación se detallan: “...esta mamá está jugando con su niño... están contentos, y... están escuchando el mar...” “...Picasso ha pintado con colores rosas... Picasso estaba contento cuando lo pintó...” “...están dormidos... porque tienen frío... la mamá quiere mucho a su niño...” “...parecen tristes...”“...no, es que están dormidos...” “...estos dos están enfadados... están enfadados porque no se ríen... y no se miran...” “...uno mira para allá y otro para allá...” “...la mamá está mirando a su niño... sí, es un niño porque es Pablo...” “..le canta una canción para que se duerma...” “...no están tristes, están un poquito contentos...” 1
  • 14. “...el niño se ríe, pero la madre no se ríe...” “...no sé si está triste... tampoco sé si está contenta...” “...tiene que estar triste porque está azul...” “...esta es la otra novia de Picasso... y el niño es Claudio...” “...la madre le dice a su hijo: mira, mira, quieto que papá nos está pintando...” “...este cuadro es muy raro...” “...la mamá tiene el niño en brazos...” “...sí, pero es muy raro... Picasso pinta raro...” “...aquí no están muy contentos, están mirando para que los pinte el pintor...” “...este me gusta mucho...” “...a mí también, porque la mamá le da besitos a su hijo... y el niño está contento...” “...mi mamá también me da besitos...” 1
  • 15. “...aquí hay muchas mamás...” “...una, dos, tres mamás y una tiene un bebé.” “...están llorando...” “...parece que están asustadas y la hija grande está muy seria... y los hijos pequeños están asustados también...” “...en el cuadro de la guerra también hay una mamá...” “...esa mamá está gritando: SOCORRO, SOCORRO porque su bebé está muerto...” “...el bebé tiene los ojos cerrados y la mamá está llorando...”, “...sólo hay blanco y negro...” En la esquina inferior izquierda estaba esa madre llorando. Pero su llanto no era callado, la madre lloraba gritando porque su bebé estaba muerto. En ocasiones me pareció algo fuerte los comentarios que surgieron. Sobre todo, pensando que alrededor de la alfombra estaban sentados niños y niñas de 3 y 4 años. Pero la muerte es un tema que les sugiere curiosidad, que la ven constantemente reflejada en las noticias de la televisión, y en ese momento el tema surgió en clase contemplando la obra más universal del pintor malagueño. Con esta mamá surgió un debate muy especial. Era la mamá más triste de todas las que habíamos encontrado. Sabían perfectamente localizarla en el cuadro al que pertenecían, porque 1
  • 16. el Guernica ya llevaba varias semanas colocado en las paredes de la clase; incluso lo habíamos convertido en un puzzle de tres grandes piezas, que sin ninguna dificultad colocaban y descolocaban. Las mamás del Guernica. Estas son algunas de las reproducciones que los niños y las niñas hicieron. Es fantástico observar la capacidad de observación que estos dibujos demuestran. Las expresiones faciales que pusieron al personaje de la madre comunican claramente la tristeza. Hace casi setenta años, Picasso se propuso expresar en dos colores los horrores de la guerra en un enorme mural que adquiriría fama mundial, el Guernica. Su idea fue atraer la mirada del espectador o de la espectadora y mostrar el dolor, la desesperación y la muerte. Ahora niños y niñas de muy corta edad han encontrado ese mensaje, y lo que es más, entendieron su significado. Se pinta con colores, pero se pintan sentimientos. Cada sentimiento se colorea de un color diferente. Cada mamá que encontramos en la obra del pintor muestra en su rostro un sentimiento diferente. 1
  • 17. En educación infantil trabajamos constantemente ese aspecto. Reconocer los propios estados de ánimo, así como en los demás es un principio básico para una convivencia sana. El respeto, la solidaridad, la ayuda, la cooperación... “saber ayudar a los demás según se sientan, así como saber cómo nos encontramos nosotros mismos, y saber pedir la ayuda que necesitemos en cada momento”. Vuelvo a hacer hincapié en la idea de que estamos trabajando un objetivo básico en educación, y lo hacemos en esta ocasión a través de un medio culturalmente muy rico, la pintura. TRABAJAMOS A MAMÁ CON EL LENGUAJE ESCRITO Damos por finalizado este debate sobre cómo se pintan sentimientos, y cómo los reconocemos, y es el momento de centrarnos en la figura de la MADRE. Analizamos las características personales según sus propias vivencias... Intentamos definir a “mamá”. Buscamos palabras que nos digan cómo es nuestra mamá. Palabras llenas de cariño danzan en la clase, casi, casi a gritos, hasta que toman forma en la pizarra donde se atrapan con letras... CALENTITA GUAPA SUAVE GRANDE CARIÑOSA BUENA TIERNA HUELE BIEN ALEGRE... Cada niño y cada niña introduce a su mamá en clase. Comenzamos escribiendo sus nombres: ellos lo escriben junto al suyo y elaboramos un panel en la clase. Resulta curioso 1
  • 18. comprobar que alguno de ellos no recuerda el nombre de su madre, porque para ellos su nombre es MAMÁ. Insistimos en la pregunta y más de uno debe llevarse la tarea a casa, porque con tres años, el nombre de mamá es ¡MAMÁ! El trabajo con el nombre propio nos sirve para hacer el primer acercamiento hacia el lenguaje escrito. Los niños y niñas de clase ya se familiarizaron con algunas de las letras, porque precisamente están en sus nombres. El nombre de cada uno es lo más suyo que tienen, y ese vínculo emocional con él facilita enormemente el uso del lenguaje escrito para darle forma. Pues con el nombre de mamá este trabajo se amplía. Emocionalmente no cabe ninguna duda que esas letras que forman sus nombres, se añadirán a la lista de letras que pronto reconocerán. Pasarán a formar parte de las “letras importantes porque yo la tengo, o porque la tiene mamá en su nombre”. El trabajo con el lenguaje escrito no ha hecho más que empezar. Como uno de los objetivos que nos planteamos ante este tema, es crearles a nuestros alumnos la necesidad de utilizarlo para expresarse. Y por ello, todo lo que pensamos lo podemos plasmar en un papel. Así que podemos decirles a las mamás cuánto la queremos con una nota que llevaran a casa. 1
  • 19. Los niños y las niñas construyen progresivamente su sistema de escritura bajo un enfoque constructivista. Sus maneras se irán aproximando a la manera convencional adulta a medida que progrese en sus propias hipótesis. Nosotros debemos validar sus producciones desde el principio, al igual que validamos sus primeros dibujos aun cuando nadie reconozca en sus trazos forma alguna parecida al coche de papá. Hecha esta breve aclaración, entendemos que estos pequeños y estas pequeñas de tres años escriban mensajes de cariño a mamá o reproduzcan “la canción tonta” de García Lorca. Por escrito pasarán los comentarios que surgieron en la asamblea, y de esta forma comentarán lo que ven en los cuadros, escribirán sus títu- los, harán un listado de los colores que se utilizaron, o pondrán los nombres de los personajes que allí aparecieron. La expresión escrita encontrará en este pequeño proyecto un pretexto más para ser utilizada. Porque a escribir se aprende escribiendo. De igual forma se aprende observando a los demás. Y para ello, como en muchos otros aspectos nos convertimos en 1
  • 20. modelos. Por eso, tanto educadores como padres y madres deben ser modelos lectores, y productores de textos. Con la intención de hacer de las madres en modelos escritores para sus hijos e hijas, propuse una actividad para llevar a casa. Las mamás expresarían su amor con palabras. Una de las obras de Picasso nos servirá de enlace con la familia, madres e hijos colaborarán coloreando juntos el cuadro escogido, y como tarea final, debían contestar por escrito a la siguiente pregunta: “¿Mamá, por qué me quieres tanto?” Ahora es una persona adulta (cada mamá), la encargada de ponerles palabras a un sentimiento. Nada fácil. Ese momento compartido en casa fue llegando a clase, donde en asamblea se leía en voz alta. La cara de satisfacción que algunos mostraban cuando se leía lo que su madre había escrito sólo era comparable con la grata sorpresa que me producía el ver con palabras lo que no somos capaces a veces de decir a nuestros hijos. El esfuerzo que muchas madres habían realizado al intentar escribir sus sentimientos fue fantástico. Y hasta los más escuetos textos encerraban tal cantidad de cariño y dedicación que en más de una ocasión nos emocionamos leyéndolos. “....RECIÉN NACIDA, ERAS MUY CHIQUITITA Y YO ME PREGUNTABA CÓMO PODÍA SER TAN GRANDE MI AMOR POR Ti SI NOS CONOCÍAMOS DE TAN POCO TIEMPO. PERO YA VES, EL HABERTE LLEVADO DENTRO DE MÍ TODO ESE TIEMPO VA A HACER QUE TE QUIERA DURANTE EL RESTO DE MI VIDA. 2
  • 21. PERO AUNQUE ESO NO HUBIERA SIDO ASÍ TE QUERRÍA IGUALMENTE MUCHÍSIMO PORQUE LO QUE IMPORTA ES QUE ERES UNA HIJA MARAVILLOSA, LE DAS SENTIDO A MI VIDA, ME DAS ALEGRÍA, AMOR, DIVERSIÓN Y MUCHAS COSAS MÁS TODOS LOS DÍAS. TÚ ERES UNA DE LAS PERSONAS MÁS IMPORTANTES PARA MÍ Y SIEMPRE LO SERÁS PASE LO QUE PASE. ¡ESPERO QUE TÚ TAMBIÉN ME QUIERAS A MÍ SIEMPRE, MI AMOR!” Una recopilación de esos mensajes formó el que llamamos “el libro de las palabras de mamá”. Ahora, pasado el tiempo, sigue formando parte de nuestra biblioteca de aula. Sin lugar a dudas el aspecto de la lectura y escritura había quedado bien trabajado en este proyecto. Ya habíamos escrito el nombre de mamá, habíamos buscado palabras para decir cómo era, habían creado textos donde expresaban cuánto la querían, incluso habíamos leído algún que otro cuento donde la figura materna tuviera una relevancia especial. EL LENGUAJE PLÁSTICO COMO PROTAGONISTA La expresión plástica no había dejado de estar presente en todo este trabajo. Ahora tocaba dibujar a mamá, y así todos aportaron un dibujo de ella “cargadito, cargadito de cariño...” 2
  • 22. Cada uno coqueteó con el esquema corporal que dominaba, lo enriqueció con todo tipo de detalles, y cada cual, a su manera retrató a su madre. Volvimos a analizar las maternidades encontradas entre las obras del famoso pintor. El lenguaje corporal de los personajes que en ellos aparecían nos mostraba claramente la complicidad entre madre e hijos. Normalmente las madres sostenían entre sus brazos a sus bebés y no tan bebés. Y si no los alzaban, al menos rodeaban a sus pequeños con su figura. La conversación en asamblea sobre las posturas de las figuras pintadas se alargó durante largo rato, y concluimos en fotografiarnos con mamá. Acordamos que en la foto también se tenía que ver cuánto la queríamos, así que la postura que tomásemos sería importante. 2
  • 23. El posar para una foto a veces no es fácil, sobre todo si el instante debe alargarse por motivos técnicos, pero la espontaneidad de los pequeños y los acuerdos tomados en asamblea sobre el tema, quedaron perfectamente reflejados en las imágenes finales En el rincón de la clase que destinamos a todo lo relacionado con el trabajo sobre este proyecto también acogió a este álbum tan especial. Debajo de cada instantánea escribieron el pie de foto que cada uno decidió. Por supuesto a su manera, pero no por ello, carente de significado. Desde ese momento, el mural que titulamos “Mi mamá y yo” se convirtió en el espacio de la clase más visitado. Acuden a él constantemente, e incluso cuando los venían a recoger era un punto de obligada parada para sus familiares. 2
  • 24. El aspecto plástico se siguió trabajando. Con distintas técnicas, materiales, instrumentos fuimos tratando muchas de las maternidades de Picasso. Los niños y las niñas disfrutaron con la tarea, se trataba de colorear, recortar, descomponer y volver a componer, recortar, picar, etc. Y, personalmente, estoy segura que les sirvió además para familiarizarse con la obra de un pintor universal y hacerla un poquito más de todos nosotros. Hicimos una reproducción a tamaño natural que luego colorearon por grupos. Transformamos la imagen propuesta en un puzzle que más tarde recomponían con bastante acierto. 2
  • 25. Se trabajó el fondo de los cuadros, jugando a cambiarles el color, la grafomotricidad se realizaba al repasar las tenues líneas de una fotocopia para destacar la figura sobre el fondo... Propusimos separar las figuras que aparecían juntos en las obras, y “sacar a los bebés de los cuadros”. 2
  • 26. A MODO DE CONCLUSIÓN Acaba aquí el relato que recoge todo lo que ocurrió en un aula de infantil de tres años. Mucho del trabajo realizado se lo “llevaron puesto” en forma de vivencias propias; otra parte muy importante se quedó “pegado” en las paredes de la clase y aún hoy permanece como recuerdo de todo lo aprendido. Y por último, a modo de cuaderno recopilatorio de las actividades hechas en clase cada niño y cada niña se llevó a casa su trabajo. Estoy segura del valor que cobró la obra de Picasso. El interés que mostraban los niños y las niñas no hacía más que corroborar lo dicho. Aprendimos todos, absolutamente todos: niños y niñas, maestras e incluso las familias. No me cansaré jamás de decir lo que nos pueden llegar a sorprender estas personitas a las que ayudamos en su camino del aprendizaje. Fueron precisamente sus descubrimientos y propuestas las que esbozaron todo este trabajo. Y yo me pregunto: ...Si esto es lo que sucedió en un aula con veintitrés niños y niñas de 3 años y una maestra dispuesta a escuchar y aprender con ellos... ¿Qué ocurriría en niveles superiores? Tanto los objetivos planteados como la metodología de trabajo no son exclusivos de educación infantil. Se trata de propuestas educativas aplicables a cualquier nivel. La diferencia vendrá dada por el grupo con el que se trabaje, y la profundidad con la que se aborde el tema. Me parece interesante para otras edades, y si no es el tema de la maternidad, cualquier otra temática puede verse y tratarse desde el arte y con el arte. Queda ahora planificar la experiencia, de manera que quede fundamentada con unos objetivos y una metodología. Éstos nos 2
  • 27. ayudarán entender en términos de programación todas las actividades que han quedado reflejadas en esta experiencia. OBJETIVOS PLANTEADOS Como en cualquier trabajo propuesto, nos fijaremos una serie de objetivos que pretenden guiar nuestra actuación y concretar unas ideas alrededor de las cuales toma forma el trabajo de todos en el aula. Ya ha quedado dicho que estos objetivos pueden ser metas a alcanzar no exclusivamente en infantil. En efecto, no dejan de ser válidos para otros niveles; y en edades más avanzadas se profundizará en ciertos temas y se complicará el diseño de las actividades que se deriven de estas propuestas. Este es el listado de objetivos: 1. Fomentar el gusto por la pintura como forma de expresarse. 2. Propiciar el contacto directo con manifestaciones culturales universalmente conocidas, para apreciarlas, respetarlas y aprender a disfrutarlas. 3. Contribuir en la formación integral de nuestros alumnos y de nuestras alumnas como individuos. 4. Apreciar el valor de las obras realizadas por las personas, en este caso la pintura. 5. Conocer la obra pictórica de un pintor mundialmente conocido, Picasso. 6. Reconocer las características de alguna de sus etapas. 7. Estimular de forma lúdica y significativa para los chicos las percepciones sensoriales. 8. Desarrollar la capacidad de atención, así como incrementar las capacidades de observar, reflexionar, asociar y concentrarse. 2
  • 28. 9. Discriminar sentimientos y reconocerlos observando distintas situaciones, 10. Reconocer sus propios sentimientos. 11. Valorar la figura materna y la relación afectiva que mantenemos con ella. 12. Crear la necesidad de utilizar el lenguaje escrito para expresarse. 13. Experimentar con materiales y técnicas plásticas diversas. Todos ellos dan coherencia y consistencia al trabajo, ponen orden a la práctica diaria en clase y son flexibles y complementarios. El orden presentado no es más que ficticio y no responden a una secuenciación lógica, sino más bien a una idea globalizadora del trabajo. PLANTEAMIENTO METODOLÓGICO “Mucho hablar y contar, mucho experimentar y sentir, mucho utilizar la palabra escrita y descubrir”. El trabajo de clase se basará en un enfoque constructivista, a través del cual el niño o la niña será quien marque su propio ritmo de desarrollo. La participación del alumnado será un punto importante en la “construcción” de su propio conocimiento. Una metodología activa, lúdica, participativa y globalizada alrededor de temas centrales que marcarán los contenidos y se convertirán en proyectos de trabajo que pueden surgir en clase, por motivos de actualidad, o cualquier otra razón que resulte apropiada; en torno a dichos proyectos se busca información, se debate, se investiga, se escribe, se lee, se pregunta... Y APRENDEMOS TODOS. 2
  • 29. Este trabajo, concretamente, se basa en un proyecto que queda enmarcado en otro más amplio dedicado a Picasso. Educar con el arte y en un ambiente de especial sensibilidad hacia el arte es posible. Especialmente durante estas edades tan tempranas, porque este periodo, según corroboran diversos autores, resulta determinante el estímulo de todas las facultades. Acercaremos el arte a los niños de manera que les produzca experiencias directas. Y la pintura de Picasso, en esta ocasión será el pretexto para que los niños se expresen a través del LENGUAJE en su más amplio significado. La principal intención es que los niños y las niñas de educación infantil encuentren, reconozcan y utilicen tres tipos de lenguaje: oral, plástico y escrito. ORAL FOMENTAR EL ESCRITO USO DEL PLÁSTICO LENGUAJE SER, SENTIR Y EXPRESARSE 2
  • 30. Todo ello para expresarse como individuos y comunicar a los demás acerca de sus propios sentimientos. Acostumbrados ya estábamos en valorar las distintas manifestaciones tanto orales, como plásticas que los niños y las niñas hacían según sus maneras y formas. Les validamos sus producciones aún estando muy lejos de la convencionalidad social, porque ese es precisamente la forma de apropiarse de ella. Y eso mismo haremos también con la utilización del lenguaje escrito como medio de expresión. Esencialmente hemos de crear la necesidad de utilizarlo, valorar sus propios progresos, validarlos socialmente dándoles un significado en su entorno, y ayudarles a avanzar en sus hipótesis. El trabajo en la asamblea es muy importante: la comunicación oral cobra una especial importancia, se convierte en un momento y un lugar donde aflora sentimientos, donde se le da forma de palabra a lo que pensamos y “notamos adentro”, y en ella se abre una ventana a la socialización. Por último quiero destacar que el tema ha permitido que el objeto de trabajo sea algo tangible, personal, querido y propio: MAMÁ... Y precisamente MAMÁ ha entrado en clase de todas las formas posibles: su nombre, su foto, sus dibujos, sus besos, su cariño hecho palabra... 3
  • 31. ESTRUCTURA DE LA ACTIVIDAD RECOPILACIÓN DE OBRAS OBSERVACIÓN BÚSQUEDA DE DIÁLOGO SENTIMIENTO Análisis visual Escuchamos las Formas pinturas: Colores Tristeza Figuras Alegría Fondos Horror Etapas Dulzura ... FIGURA DE LA MADRE Mi mamá y yo ... ¿Cómo es mi mamá? Mamá, ¿por qué me quieres tanto? TRABAJO PLÁSTICO LENGUAJE ESCRITO Y VISUAL TIPOS DE TEXTO Técnicas Títulos de obras Materiales Cuentos Composición Canciones Creatividad ... Poesías ... 3
  • 32. GALERÍA DE FOTOS 3
  • 33. 3
  • 34. 3
  • 35. 3
  • 36. BIBLIOGRAFÍA • C. Warncke. “Picasso”. Taschen, 2003. • F. Bartolomeis. “El color de los pensamientos y de los sentimientos”. Octaedro, 2001 . • S. Loria. “Los maestros del arte. Picasso”. Serres, 1998. • Puig y Sátiro. “Jugar a pensar”. Octaedro, 2000. • Rancillac. “Ver y comprender la pintura”. Círculo de Lectores, 1991. • Varios autores. “Hacer plástica”. Octaedro, 2002. • A. Venegas. “Las artes plásticas en la educación artística y estética infantil”. Paidos, 2002. • Wolfe. “¡Mira! El lenguaje corporal en la pintura”. Serres, 2004. NOTA: Las ilustraciones que aparecen en este trabajo, y que nos sirvieron en clase para hacer más nuestra la obra del universal pintor malagueño fueron tomadas de “Picasso” editorial Taschen, así como de la página web de “Online Picasso Project” (http://picasso.tamu.edu/picasso/) 3