Your SlideShare is downloading. ×
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Aurelio baldor
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Aurelio baldor

196

Published on

Historia de Aurelio Baldor

Historia de Aurelio Baldor

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
196
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. ¿QUIÉN NO ESTUDIÓ EL ÁLGEBRA DEBALDOR?Muchos latinoamericanos de distintas generaciones hanutilizado por lo menos uno de los famosos libros dematemáticas de Baldor.Este es un relato de la vidade este profesor de toda laAmérica y de todos lostiempos. Baldor, cuyonombre es inmediatamenterelacionado con su principallibro, ha sido quizás el quemás pasión ha despertadoen los estudiantes de lasecundaria y de bachilleratode toda Latinoamérica.
  • 2. No nació en Bagdad comohasta hoy pensábamosmuchos. Nació en La Habana,Cuba, y su problema más difícilno fue una operaciónmatemática, sino la revoluciónde Fidel Castro. Esa fue laúnica ecuación inconclusa delcreador del Álgebra de Baldor,Aurelio Ángel Baldor(1906-1978).Un apacible abogado ymatemático que se encerrabadurante largas jornadas en suhabitación, armado sólo delápiz y papel, para escribir untexto que desde 1941 apasionaa millones de estudiantes detoda Latinoamérica.
  • 3. El Álgebra de Baldor es el libro más consultado en los colegios yescuelas desde Tijuana hasta la Patagonia; lo es aún más que ElQuijote de la Mancha.Tenebroso para algunos, misterioso para otros y definitivamenteindescifrable para los adolescentes que intentan resolver sus"misceláneas" a altas horas de la madrugada, es por lo demás untexto que permanece en la cabeza de tres generaciones queignoran que su autor no es el árabe que observa con desdéncalculado a sus alumnosamedrentados, sino el hijomenor de Gertrudis yDaniel, nacido el 22 deoctubre de 1906 en LaHabana, y portador de unapellido que significa "vallede oro" y que viajó desdeBélgica hasta Cuba sin tocarla tierra de Scherezada.
  • 4. Daniel Baldor quien resideactualmente en Miami y esel tercero de los siete hijosdel célebre matemático, esinversionista, consultor,hombre de finanzas yademás quien viviódirectamente el drama quese ensañó con su familia enlos días de la revolución deFidel Castro junto a suspadres, sus seis hermanosy la abnegada nana que los acompañó durante más decincuenta años.Él nos narra una síntesis de esa historia. "Aurelio Baldor (mipadre) era el educador más importante de la isla cubanadurante los años cuarenta y cincuenta.
  • 5. Era fundador y director delColegio Baldor, unainstitución que tenía 3 mil500 alumnos y 32 busesen la calle 23 y 4, en laexclusiva zona residencialdel Vedado. "Fue unhombre tranquilo yenorme, enamorado de laenseñanza y de mi madre,quien hoy lo sobrevive, yse pasaba el día ideandoacertijos matemáticos y juegos con números“.Recuerda Daniel y evoca a su padre caminando con sus 100kilos de peso y su proverbial altura de un metro con noventa ycinco centímetros por los corredores del colegio, siempre con uncigarrillo en la boca, recitando frases de Martí y con su álgebrabajo el brazo, que para entonces, en lugar del retrato del sabioárabe intimidante, lucía una sobria carátula roja.
  • 6. Los Baldor vivían en las playas de Tarará en una casa grandey lujosa donde las puestas de sol se despedían con un colordistinto cada tarde y donde el profesor dedicaba sus tardes aleer, a crear nuevos ejercicios matemáticos y a fumar, la únicapasión que lo distraía por instantes de los números y lasecuaciones.La casa aún existe y la administra el Estado totalitario cubano.Hoy es y hace parte de una villa turística para extranjeros quepagan cerca de dos mil dólares para pasar una semana deverano en las mismascalles en las que Baldorse cruzaba con el "Che"Guevara, quien vivía apocas casas de la suyaen el mismo barrio."Mi padre era unhombre devoto de Dios,de la patria y de sufamilia", afirma Daniel.
  • 7. "Cada día rezábamos el rosario y todos los domingos, sin falta,íbamos a misa de seis, una costumbre que no se perdió nisiquiera después en el exilio". “Además era masón”, cosa queentonces creía incompatible y me creaba muchísimasconfusiones. Eran los días de riqueza y filantropía, días en quelos Baldor ocupaban una posición privilegiada en la escalerasocial de la isla y que se esmeraban en distribuir justicia socialpor medio de becas en el colegio y ayuda económica para losenfermos de cáncer.El 2 de enero de 1959los hombres de barbaque luchaban contraFulgencio Batistatomaron La Habana.No pasaron muchassemanas antes de queFidel Castro fuerapersonalmente alColegio Baldor y leofreciera la revoluciónal director del colegio.
  • 8. revolucionarios hasta la casa del profesor con la orden dedetenerlo.Solo una contraorden de Camilo Cienfuegos, quien defendía condevoción de alumno el trabajo de Aurelio Baldor, lo salvó de ir aprisión. Pero apenas un mes después, aparentemente la familiaBaldor se quedó sin protección, pues Cienfuegos, en un vuelo entreCamagüey y La Habana, desapareció en medio de un mar furiosoque se lo tragó para siempre."Fidel fue a decirle a mi padreque la revolución estaba conla educación y que leagradecía su valiosa labor demaestro..., pero ya estabaplaneando otra cosa",recuerda Daniel. Los planestendría que ejecutarlos RaúlCastro, hermano del líder delnuevo gobierno, y unacalurosa tarde de septiembreenvió a un piquete de
  • 9. "Nos vamos devacaciones para México",nos dijo mi papá. Nosreunió a todos, y comosi se tratara de unaclase de geometría nosexplicó con precisiónmilimétrica cómoteníamos queprepararnos.Muchos años después, fue mi madre que confesara que ladedición se precipito por las advertencias de sus hermanosde logia."Era el 19 de julio de 1960 y él estaba más sombrío que decostumbre. Mi padre era un hombre que no dejaba traslucirsus emociones, muy analítico, de una fachada estricta,durísima, pero ese día algo misterioso en su mirada nos decíaque las cosas no andaban bien y que el viaje no era de recreo",dice el hijo de Baldor.
  • 10. Un vuelo de Mexicana deAviación los dejó en lacapital azteca.La respiración deAurelio Baldor estabaagitada, intranquila,como si el aire mexicanole advirtiera que jamásregresaría a su isla y quemoriría lejos, en el exilio.El profesor, además deldolor del destierro,cargaba con otro temor.Era infalible en matemáticas y jamás se equivocaba en lascuentas, así que si calculaba bien, el dinero que llevaba lealcanzaría apenas para algunos meses.
  • 11. Partía acompañado de unapobreza monacal que yasus libros no podríanresolver, pues 12 añosatrás había vendido losderechos de su álgebra ysu aritmética aPublicaciones Culturales,una editorial mexicana, yhabía invertido el dineroque obtuvo de ello en suescuela y en su país.La lucha empezaba. Los Baldor, incluida la nana, se estacionaroncon paciencia durante 14 días en México y después se trasladaronhasta Nueva Orleans, en Estados Unidos, donde se encontraroncon el fantasma vivo de la segregación racial.Aurelio, su mujer y sus hijos eran de color blanco y no teníanproblemas, pero Magdalena, la nana, una soberbia mulatacubana, tenía que separarse de ellos si subían a un bus o llegabana un lugar público.
  • 12. Aurelio Baldor, heredero de los ideales libertarios de JoséMartí, no soportó el trato y decidió llevarse a la familia hastaNueva York, donde consiguió alojamiento en el segundo piso dela propiedad de un italiano en Brooklyn, un vecindario formadopor inmigrantes puertorriqueños, italianos, judíos y por toda lamelancolía de la pobreza.El profesor, hombrefriolento pornaturaleza, sufrióaun más por lafalta de aguacaliente en sunueva vivienda,que por eldesoladorpanorama quepercibía desde laúnica ventana delsegundo piso.
  • 13. La aristocrática familia que invitaba a cenar a ministros y grandesintelectuales de toda América a su hermosa casa de las playas deTarará estaba condenada a vivir en el exilio, hacinada en mediodel olvido y la sordidez de Brooklyn, mientras que la juntarevolucionaria declaraba la nacionalización del Colegio Baldor y laexpropiación de la casa del director, que sirvió durante años comoescuela revolucionaria para formar a los célebres "pioneros".La suerte del colegio fue distinta. Hoy se llama Colegio Español yen él estudian 500 estudiantes pertenecientes a la Unión Europea.Ningún niño nacido en Cuba puede pisar la escuela que Baldorconstruyó para sus compatriotas.Aurelio Baldor trató en vano derecuperar su vida. Fue a clasesde inglés junto a sus hijos a laUniversidad de Nueva York y alpoco tiempo ya dictaba unacátedra en Saint Peters College,en Nueva Jersey, gracias porcierto a sus hermanos masonesamericanos
  • 14. Se esforzó para terminar laeducación de sus hijos y cadauno encontró la profesión conque soñaba: uno profesor deliteratura, dos ingenieros, unoinversionista, dosadministradores y unasecretaria.Ninguno siguió el camino delas matemáticas, aunque todoscontinuaron aceptando losdesafíos mentales y los juegoscon que los retaba su padretodos los días.Con los años, Baldor se había forjado un importante prestigiointelectual en los Estados Unidos y había dejado atrás lasdificultades de la pobreza.
  • 15. Sin embargo, el maestro no pudo ser feliz fuera de Cuba. No lofue en Nueva York como profesor, ni en Miami donde vivió suretiro acompañado de Moraima, su mujer, quien hoy tiene 89años y recuerda a su marido como el hombre más valiente detodos cuantos nacieron en el planeta.Baldor jamás recuperó sus fantásticos cien kilos de peso y seencorvó poco a poco como una palmera monumental que nopuede soportar el peso del cielo sobre sí.El exilio le supoa jugo de piñaverde."Mi padre semurió con laesperanza devolver", asegurasu hijo Daniel.
  • 16. •El autor del Álgebra de Baldor se fumó su último cigarrillo el2 de abril de 1978. A la mañana siguiente cerró los ojos,murmuró la palabra Cuba por última vez y se durmió parasiempre. Un enfisema pulmonar, dijeron los médicos, habíaterminado con su salud. Pero sus siete hijos, quince nietosy diez biznietos, siempre supieron y sabrán que a AurelioBaldor lo mataron "la nostalgia y el destierro".

×