8 metodologacrticadelainvestigacinlgicaprocedimientoytcnicas-120826223351-phpapp02

1,384 views
1,283 views

Published on

1 Comment
1 Like
Statistics
Notes
  • Hola el topico suena bien, ahora lo revisare y comentare que me parece, ojala atienda verdaderamente la interpretativa. gracias por el aporte
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
1,384
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
112
Comments
1
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

8 metodologacrticadelainvestigacinlgicaprocedimientoytcnicas-120826223351-phpapp02

  1. 1. o ..... I (Xl o , (;, , 01 , 5; .¡:,.: , ""O' ! -...JI N g I (J) , http://gratislibrospdf.com/
  2. 2. Metj de 12 Lógi Y téc http://gratislibrospdf.com/
  3. 3. Metodología crítica de la investigación. Lógica, procedimiento y técnicas Metodología crítica de la investigación. Lógica, procedimiento y técnicas http://gratislibrospdf.com/
  4. 4. r ( 1 ) - http://gratislibrospdf.com/
  5. 5. Metodología crítica de la investigación. lógica, procedimiento / .Y técnicas Guía para abordar en forma metodológica problemas de investigación básica, tecnológica y de intervención Arturo A. Pacheco Espejel María Cristina Cruz Estrada PRIMERA REIMPRESIÓN ---------- MÉXICO,2006 COMPAÑÍA EDITORIAL CONTINENTAL Metodología crítica de la investigación. lógica, procedimiento / .Ytecnlcas Guía para abordar en forma metodológica problemas de investigación básica, tecnológica y de intervención Arturo A. Pacheco Espejel María Cristina Cruz Estrada PRIMERA REIMPRESiÓN - - - - - - - - - - - MÉXICO,2006 COMPAÑÍA EDITORIAL CONTINENTAL http://gratislibrospdf.com/
  6. 6. Para establecer comunicación con nosotros puede hacerlo por: correo: Renacimiento 180, Col. San Juan Tlihuaca, Azcapotzalco, 02400, México, D.F. fax pedidos: (01 55) 5354 9109' 5354 9102 e-rnall: info@patriacultural.com.mx home page: www.patriacultural.com.mx Dirección editorial: Javier Enrique Callejas Coordinadora editorial: Verónica Estrada Flores Diseño de interiores: Jorge Manzano Olmos / Ricardo Viesca Muriel Diseño de portada: Enrique Román Esnaurrízar Metodología crítica de la investigación, lógica, procedimientos y técnicas Derechos reservados respecto a la primera edición: © 2006, Arturo Andrés Pacheco Espejel / María Cristina Cruz Estrada © 2006, GRUPO PATRIA CULTURAL, S.A. DE c.v. bajo el sello de Compañía Editorial Continental Renacimiento 180, Colonia San Juan Tlihuaca, Delegación Azcapotzalco, Código Postal 02400, México, D.F. Miembro de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Registro núm. 43 ISBN 970-24-0844-X Queda prohibida la reproducción o transmisión total o parcial del contenido de la presente obra en cualesquiera formas, sean electrónicas o mecánicas, sin el consentimiento previo y por escrito del editor. Impreso en México Printed in Mexico Primera edición: 2006 Primera reimpresión: 2006 Para establecer comunicación con nosotros puede hacerlo por: correo: Renacimiento 180, Col. San Juan Tlihuaca, Azcapotzalco, 02400, México, D.F. fax pedidos: (01 55) 53549109 ·53549102 e-mail: info@patriacultural.com.mx home page: www.patriacultural.com.mx Dirección editorial: Javier Enrique Callejas Coordinadora editorial: Verónica Estrada Flores Diseño de interiores: Jorge Manzano Olmos / Ricardo Viesca Muriel Diseño de portada: Enrique Román Esnaurrízar Metodología crítica de la investigación, lógica, procedimientos y técnicas Derechos reservados respecto a la primera edición: © 2006, Arturo Andrés Pacheco Espejel / María Cristina Cruz Estrada © 2006, GRUPO PATRIA CULTURAL, S.A. DE c.v. bajo el sello de Compañía Editorial Continental Renacimiento 180, Colonia San Juan Tlihuaca, Delegación Azcapotzalco, Código Postal 02400, México, D.F. Miembro de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Registro núm. 43 ISBN 970-24-0844-X Queda prohibida la reproducción o transmisión total o parcial del contenido de la presente obra en cualesquiera formas, sean electrónicas o mecánicas, sin el consentimiento previo y por escrito del editor. Impreso en México Printed in Mexico Primera edición: 2006 Primera reimpresión: 2006 http://gratislibrospdf.com/
  7. 7. Los metodólogos no han hecho más que buscar de diversos modos la receta metodológica de la investigación, pero de lo que se trata es de construir crfticamente, el puente lógico-procedimental-técnico entre la teoría y la práctica en cada praxis inoestigatioa. A.A.PE. Los metodólogos no han hecho más que buscar de diversos modos la receta metodológica de la investigación, pero de lo que se trata es de construir críticamente, el puente lógico-procedimental-técnico entre la teor[a y la práctica en cada praxis investigativa. A.A.p.E. http://gratislibrospdf.com/
  8. 8. Pn Pn lm Ca Ca C~ r I i .. ' ! ! , , http://gratislibrospdf.com/
  9. 9. CONTENIDO Presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ix Prólogo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xi Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xv Capítulo 1. El conocimiento dentro del proceso de reproducción social (PRS) 1 1.1 Conceptualización del PRS 1 1.2 Principales características del PRS 4 1.3 Importancia del conocimiento dentro del PRS 8 Capítulo 2. Proceso de conocimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 2.1 ¿Quées? 18 2.2 ¿Cómo se da? 18 2.3 Su (re)definición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 2.4 Criterio de verdad 26 2.5 Tipos de conocimiento objetivo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27 Capítulo 3. Proceso de investigación 35 3.1 ¿Qué es? 35 3.2 Sus ingredientes principales 37 3.3 Sus aristas 41 3.4 Sus tipos 43 Capítulo 4. Metodología de la investigación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 53 4.1 Antecedentes........................................ 54 4.2 Metodología como eslabón (entre teoría y práctica) . . . . . . . . . . . . 55 4.3 Metodología como lógica (operaciones del pensamiento lógico) . . . 59 4.4 Metodología como procedimiento (momentos y etapas) 67 4.5 Metodoloqía como técnica (técnicas particulares de investigación) 77 4.6 Carta de alineamiento metodológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78 Capítulo 5. Tipos de metodologías de la investigación. . . . . . . . . . . . . .. 81 5.1 Metodología de la investigación básica 81 5.2 Metodología de la investigación tecnológica 92 5.3 Metodología de la investigación de intervención 97 Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 111 CONTENIDO Presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ix Prólogo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xi Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xv Capítulo 1. El conocimiento dentro del proceso de reproducción social (PRS) .... ... ........ .. .......... 1 1.1 Conceptualización del PRS ..... ... . .................... . 1.2 Principales características del PRS ...... .. ........ ...... ... 4 1.3 Importancia del conocimiento dentro del PRS .. ...... . ....... 8 Capítulo 2. Proceso de conocimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 2.1 ¿Quées? ......... ........................... . ... .. . 18 2.2 ¿Cómo se da? ...... . ............................... . 18 2.3 Su (re)definición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 2.4 Criterio de verdad .......... .. . . ................. . .... 26 2.5 Tipos de conocimiento objetivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27 Capítulo 3. Proceso de investigación ........................... 35 3.1 ¿Qué es? .. .. .. ... .................................. 35 3.2 Sus ingredientes principales ............................. 37 3.3 Sus aristas . . .......... ... ........................... 41 3.4 Sus tipos ........................................... 43 Capítulo 4. Metodología de la investigación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 53 4.1 Antecedentes .. . ... ... .... . .. .................... . ... 54 4.2 Metodología como eslabón (entre teoría y práctica) . . . . . . . . . . . . 55 4.3 Metodología como lógica (operaciones del pensamiento lógico) . . . 59 4.4 Metodología como procedimiento (momentos y etapas) ........ 67 4.5 Metodología como técnica (técnicas particulares dé investigación) ..... . ............................... 77 4.6 Carta de alineamiento metodológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78 Capítulo 5. Tipos de metodologías de la investigación. . . . . . . . . . . . . .. 81 5.1 Metodología de la investigación básica ............ . ...... .. 81 5.2 Metodología de la investigación tecnológica ................. 92 5.3 Metodología de la investigación de intervención ........ . ... .. 97 Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 111 http://gratislibrospdf.com/
  10. 10. viii Metodología crítica de la investigación Anexos Anexo l. Propuestas metodológicas de diversos autores 117 Anexo 2. Protocolo de tesis de licenciatura en Ingeniería Industrial (ejemplo y ejercicio) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 129 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 145 Ha mI reí ea la eá el eu en mi I¡ . da,. dE ee rit dE te ql m m fa UI SE la fa dl e~ http://gratislibrospdf.com/
  11. 11. 17 29 45 PRESENTACiÓN Hace no muchos años afirmábamos, como la mayoría de los estudiosos de la metodología de la investigación lo siguen haciendo hoy en día, que el principal reto que teníamos enfrente era el de encontrar la fórmula secreta, la receta úni- ca, los pasos inmaculados e impecables que garantizaran, siguiéndolos al pie de la letra, llegar al conocimiento "objetivo" de la realidad. En pocas palabras, bus- cábamos la piedra filosofal metodológica. Sin embargo, la reflexión teórica y la experiencia práctica, pero sobre todo el debate sistemático con nuestros colegas y alumnos, nos permitieron damos cuenta de que el problema metodológico -que sin duda existe y está presente en toda investigación formal- rebasa con mucho la configuración y el segui- miento ciego de una serie de pasos, por muy ordenados y coherentes que pue- dan parecer. En esencia, todo proceso de investigación formal consiste en un ir y venir de la teoría a la práctica, es decir, en "bajar a la práctica" con referentes teóri- cos sólidos para después "subir a la reflexión teórica" para consolidar la expe- riencia práctica, y así sucesivamente, hasta lograr el objetivo de conocimiento determinado al inicio de toda investigación, ya sea básica, tecnológica o de in- tervención. La metodología crítica de la investigación es justamente el puente que une y ordena esas acciones, tanto de naturaleza teórica como práctica, y se manifiesta en tres niveles: el lógico, el procedimental y el técnico, tomando co- mo punto de partida las dos especificaciones centrales de toda investigación formal:el objeto de estudio y el objetivo de la investigación. Cada investigación es un proceso crítico y, por lo tanto, único, por lo que reducir la metodología a una secuencia fija de pasos inamovibles significa en la práctica, descontextualizar- la y, con ello, esterilizar a las investigaciones de su fuerza indagatoria y trans- formadora. En este sentido, en el libro que el lector tiene en sus manos y cuyo hilo con- ductor es el conocimiento, se desarrolla una propuesta sobre cómo construir ese puente metodológico entre la teoría y la práctica. Cabe advertir entonces al PRESENTACiÓN Hace no muchos años afirmábamos, como la mayoría de los estudiosos de la metodología de la investigación lo siguen haciendo hoy en día, que el principal reto que teníamos enfrente era el de encontrar la fórmula secreta, la receta úni- ca, los pasos inmaculados e impecables que garantizaran, siguiéndolos al pie de la letra, llegar al conocimiento "objetivo" de la realidad. En pocas palabras, bus- cábamos la piedra filosofal metodológica. Sin embargo, la reflexión teórica y la experiencia práctica, pero sobre todo el debate sistemático con nuestros colegas y alumnos, nos permitieron darnos cuenta de que el problema metodológico -que sin duda existe y está presente en toda investigación formal- rebasa con mucho la configuración y el segui- miento ciego de una serie de pasos, por muy ordenados y coherentes que pue- dan parecer. En esencia, todo proceso de investigación formal consiste en un ir y venir de la teoría a la práctica, es decir, en "bajar a la práctica" con referentes teóri- cos sólidos para después "subir a la reflexión teórica" para consolidar la expe- riencia práctica, y así sucesivamente, hasta lograr el objetivo de conocimiento determinado al inicio de toda investigación, ya sea básica, tecnológica o de in- tervención. La metodología crítica de la investigación es justamente el puente que une y ordena esas acciones, tanto de naturaleza teórica como práctica, y se manifiesta en tres niveles: el lógico, el procedimental y el técnico, tomando co- mo punto de partida las dos especificaciones centrales de toda investigación formal: el objeto de estudio y el objetivo de la investigación. Cada investigación es un proceso crítico y, por lo tanto, único, por lo que reducir la metodología a una secuencia fija de pasos inamovibles significa en la práctica, descontextualizar- la y, con ello, esterilizar a las investigaciones de su fuerza indagatoria y trans- formadora. En este sentido, en el libro que el lector tiene en sus manos y cuyo hilo con- ductor es el conocimiento, se desarrolla una propuesta sobre cómo construir ese puente metodológico entre la teoría y la práctica. Cabe advertir entonces al http://gratislibrospdf.com/
  12. 12. x Metodología crítica de la investigación lector, que en su interior no encontrará un tratado sobre los principales tipos de métodos o metodologías que se manejan en la literatura, ni sobre las bases ontológicas y epistemológicas que los distinguen. No se trata, pues, de un libro para metodólogos, sino que está dirigido específicamente a los interesados en realizar investigaciones con sustento metodológico. Estamos infinitamente agradecidos con nuestros alumnos y nuestros cole- gas académicos; sin sus valiosas críticas y aportaciones, la presente propuesta nunca se hubiese podido consolidar. Las imprecisiones que sin duda contiene este material son, en su totalidad, responsabilidad nuestra. Agradecemos finalmente al Instituto Politécnico Nacional, institución orgu- llosamente pública, gratuita y laica, por habernos proporcionado el espacio y el ambiente académico que se requiere para realizar la ambiciosa tarea que nos propusimos y que hoy sometemos a la consideración del lector. Los autores Ell esc lan te 1 pe] an¿ al E rar qut , soc I¡' de zar COI dis vac nut ra -c dis tirr cie cie un, cei http://gratislibrospdf.com/
  13. 13. El lector tiene en sus manos una obra sobre metodología de la investigación escrita por académicos que cuentan con amplios conocimientos en el campo de la metodología obtenidos a través de la práctica docente y de investigación. Es- te hecho ya es una garantía de que las aportaciones de Arturo A . Pacheco Es- pejel y de María Cristina Cruz Estrada se sustentan en su experiencia y en el análisis crítico de las distintas fuentes de información en las que se apoyaron al escribir el volumen. Al respecto, se advierte que uno de los propósitos de los autores es supe- rar las limitaciones inherentes a los libros de técnicas de investigación, en los que se muestra un tratamiento por lo general descontextualizado de la realidad social, como si ésta no influyera en la selección de los temas y en la aplicación de la metodología y de los procedimientos específicos para recolectar y. anali- zar la información. También, se nota en los compañeros Arturo y María Cristina el empeño de combatir la improvisación en el campo de la investigación que se observa en distintos sectores tanto académicos como no académicos. Destacan "el claro vacío existente en la formación metodológica de muchos profesionistas en nuestro país, tanto de disciplinas naturales como sociales". Por ello, insisten en la necesidad de contar con una buena metodología pa- ra realizar una investigación básica, tecnológica o aplicada, ya que una cosa -dicen los autores- es saber de "metodología de la investigación", y-otra muy distinta es "hacer investigación con metodología". Sólo si se procede de este úl- timo modo podrán alcanzarse resultados significativos para la ciencia y la so- ciedad. Alrespecto cabe señalar que si bien la metodología no garantiza el cien por ciento de seguridad en el proceso de conocimiento de los fenómenos, sí nos da una mayor certeza que si procediéramos en forma pragmática. De ahí la tras- cendencia de la reflexión de los autores. s PRÓlOGOPRÓlOGO El lector tiene en sus manos una obra sobre metodología de la investigación escrita por académicos que cuentan con amplios conocimientos en el campo de la metodología obtenidos a través de la práctica docente y de investigación. Es- te hecho ya es una garantía de que las aportaciones de Arturo A. Pacheco Es- pejel y de María Cristina Cruz Estrada se sustentan en su experiencia y en el análisis crítico de las distintas fuentes de información en las que se apoyaron al escribir el volumen. Al respecto, se advierte que uno de los propósitos de los autores es supe- rar las limitaciones inherentes a los libros de técnicas de investigación, en los que se muestra un tratamiento por lo general descontextualizado de la realidad social, como si ésta no influyera en la selección de los temas y en la aplicación de la metodología y de los procedimientos específicos para recolectar y. anali- zar la información. También, se nota en los compañeros Arturo y María Cristina el empeño de combatir la improvisación en el campo de la investigación que se observa en distintos sectores tanto académicos como no académicos. Destacan "el claro vacío existente en la formación metodológica de muchos profesionistas en nuestro país, tanto de disciplinas naturales como sociales". Por ello, insisten en la necesidad de contar con una buena metodología pa- ra realizar una investigación básica, tecnológica o aplicada, ya que una cosa -dicen los autores- es saber de "metodología de la investigación", y·otra muy distinta es "hacer investigación con metodología". Sólo si se procede de este úl- timo modo podrán alcanzarse resultados significativos para la ciencia y la so- ciedad. Al respecto cabe señalar que si bien la metodología no garantiza el cien por ciento de seguridad en el proceso de conocimiento de los fenómenos, sí nos da una mayor certeza que si procediéramos en forma pragmática. De ahí la tras- cendencia de la reflexión de los autores. http://gratislibrospdf.com/
  14. 14. xii Metodología crítica de la investigación Igualmente, se preocupan por la contextualización social de los diferentes tipos de investigación, los cuales analizan con detalle. Está presente, pues, una intención clara en Arturo y Ma. Cristina: concebir la investigación como un pro- ceso sociohistórico. Llama la atención su interés por incluir algunos aspectos del pensamiento marxista para enriquecer el análisis de la producción social del conocimien- to, hecho que vuelve más valiosa la obra, ya que no puede comprenderse el pro - ceso de construcción del conocimiento si se dejan de lado las aportaciones del marxismo en este campo. Metodología critica de la investigación es, por lo tan- to, una obra alejada de una visión dogmática o reduccionista ya que Arturo y María Cristina incluyen reflexiones fundamentales de dicha teoría para susten- tar desde una perspectiva de totalidad el proceso de investigación. Este volumen es fuente de inspiración para orientar nuevas discusiones sobre la metodología de la ciencia en tanto que supera la concepción esquemá- tica y neutral del proceso investigativo al tomar en cuenta "la reflexión teórica y epistemológica que está atrás de todo quehacer y método de investigación". Por otra parte, los autores detallan de manera clara y precisa las particula- ridades de los tres tipos de investigación (básica, tecnológica y aplicada), sin dejar de reconocer que puede haber una combinación entre estos tipos de in- vestigación. Asimismo, analizan rigurosamente las múltiples dimensiones que tiene el conocimiento: la histórica, la epistemológica, la psicológica y la neuro- lógica. Arturo y María Cristina no sólo se interesan por contribuir a generar un co- nocimiento objetivo y preciso a través de la aplicación rigurosa de la metodo- logía, sino que aquél se use para orientar racionalmente la transformación de la realidad social y natural. Esta preocupación nos remite a una pregunta que tie- ne que ver con la utilización de los resultados de la ciencia: ¿Investigar, para qué? Esta cuestión cobra mayor trascendencia cuando en nuestro país y en to- do el mundo prevalecen profundas desigualdades sociales, producto del modelo neoliberal en que se sustenta el sistema capitalista, y que reconocen los autores. Para hacer más comprensibles las ideas centrales del texto, Arturo y María Cristina emplean esquemas diseñados por ellos mismos. Este recurso didácti- co facilita el proceso de enseñanza-aprendizaje y demuestra su preocupación por la divulgación del conocimiento, para que éste realmente cumpla con su ob- jetivo social: conocer para transformar el mundo, en beneficio sobre todo de las clases sociales menos favorecidas por el desarrollo económico capitalista. Del texto se desprende también la importancia del trabajo multi e ínterdís- ciplinario, y de que la investigación tome en cuenta prioridades sociales para que los resultados tengan un enfoque social. Arturo y María Cristina rechazan la idea que hoy domina en las obras y con- ferencias sobre la materia, la de considerar a la investigación como una receta de cocina, como un proceso rígido, mecánico; planteamiento que limita las po- sibilidades de la imaginación creativa. Pretenden, por lo tanto, superar esta vi- sión reduccionista de la investigación sin que ello signifique que se deje de lado la importancia de trabajar con rigor lógico las diferentes fases del proceso in- vestigativo. crít mic ce ind pm me ino vid mh per la i, cor en! dec Ion se, an~ par ma per cer cor des imj ció críl ha! -E ten yq COI inv vid de: cia CUt ref COI xii Metodología crítica de la investigación Igualmente, se preocupan por la contextualización social de los diferentes tipos de investigación, los cuales analizan con detalle. Está presente, pues, una intención clara en Arturo y Ma. Cristina: concebir la investigación como un pro- ceso sociohistórico. Llama la atención su interés por incluir algunos aspectos del pensamiento marxista para enriquecer el análisis de la producción social del conocimien- to, hecho que vuelve más valiosa la obra, ya que no puede comprenderse el pro- ceso de construcción del conocimiento si se dejan de lado las aportaciones del marxismo en este campo. Metodología crftica de la investigación es, por lo tan- to, una obra alejada de una visión dogmática o reduccionista ya que Arturo y María Cristina incluyen reflexiones fundamentales de dicha teoría para susten- tar desde una perspectiva de totalidad el proceso de investigación. Este volumen es fuente de inspiración para orientar nuevas discusiones sobre la metodología de la ciencia en tanto que supera la concepción esquemá- tica y neutral del proceso investigativo al tomar en cuenta "la reflexión teórica y epistemológica que está atrás de todo quehacer y método de investigación". Por otra parte, los autores detallan de manera clara y precisa las particula- ridades de los tres tipos de investigación (básica, tecnológica y aplicada), sin dejar de reconocer que puede haber una combinación entre estos tipos de in- vestigación. Asimismo, analizan rigurosamente las múltiples dimensiones que tiene el conocimiento: la histórica, la epistemológica, la psicológica y la neuro- lógica. Arturo y María Cristina no sólo se interesan por contribuir a generar un co- nocimiento objetivo y preciso a través de la aplicación rigurosa de la metodo- logía, sino que aquél se use para orientar racionalmente la transformación de la realidad social y natural. Esta preocupación nos remite a una pregunta que tie- ne que ver con la utilización de los resultados de la ciencia: ¿Investigar, para qué? Esta cuestión cobra mayor trascendencia cuando en nuestro país y en to- do el mundo prevalecen profundas desigualdades sociales, producto del modelo neoliberal en que se sustenta el sistema capitalista, y que reconocen los autores. Para hacer- más comprensibles las ideas centrales del texto, Arturo y María Cristina emplean esquemas diseñados por ellos mismos. Este recurso didácti- co facilita el proceso de enseñanza-aprendizaje y demuestra su preocupación por la divulgación del conocimiento, para que éste realmente cumpla con su ob- jetivo social: conocer para transformar el mundo, en beneficio sobre todo de las clases sociales menos favorecidas por el desarrollo económico capitalista. Del texto se desprende también la importancia del trabajo multi e interdis- ciplinario, y de que la investigación tome en cuenta prioridades sociales para que los resultados tengan un enfoque social. Arturo y María Cristina rechazan la idea que hoy domina en las obras y con- ferencias sobre la materia, la de considerar a la investigación como una receta de cocina, como un proceso rígido, mecánico; planteamiento que limita las po- sibilidades de la imaginación creativa. Pretenden, por lo tanto, superar esta vi- sión reduccionista de la investigación sin que ello signifique que se deje de lado la importancia de trabajar con rigor lógico las diferentes fases del proceso in- vestigativo. http://gratislibrospdf.com/
  15. 15. xiii es na 0- to y n- es á- a " a- in n- e 0- 0- o- la s- a Prólogo En este sentido, se observa el interés de los autores por alentar la reflexión crítica a fin de evitar caer en la concepción que aún domina en el sector acadé- mico y en el ámbito gubernamental, al igual que en otros espacios donde se ha- ce investigación: contar con un manual donde todo esté formalizado, que indique de modo preciso cómo aplicar al pie de la letra las instrucciones ex- puestas para alcanzar el objetivo. Este planteamiento es cuestionado acertada- mente en el texto. Otra de las ideas sugestivas que se encuentran en Metodología crítica de la investigación es la siguiente: "Elproceso de trabajo de investigación como acti- vidad eminentemente intelectual, tiene como ingredientes centrales, el pensa- miento crítico (disparador), el pensamiento lógico (ordenador) y el pensamiento creativo (solucionador), todos ellos orientados por los valores y la ideología del investigador". Esta reflexión conduce necesariamente a ver el proceso de construcción del conocimiento de modo distinto a como se plantea en los manuales de técnicas, en los cuales se ignora que la investigación es un proceso objetivo-subjetivo; es decir, que además de los recursos de la ciencia, están presentes elementos va- lorativos que influyen en la determinación de qué problemas deben investigar- se, cómo enfocar la investigación y de qué forma orientar la recolección y el análisis de los datos. Otro planteamiento acertado de los autores es el subsecuente: "desde luego, para saber hacer investigaciones en forma metodológica hay que entender y manejar conceptos mínimos acerca de la 'metodología de la investigación' ... pero no se requiere ser ni epistemólogo ni metodólogo para saber y poder ha- cer investigaciones con sólido soporte metodológico". Esta idea rechaza, justificadamente, la propuesta de dedicarse primero a conocer a fondo las cuestiones de la epistemología y de la metodología para después hacer investigación. Ello no significa, de ninguna manera, que María Cristina y Arturo ignoren la importancia de la reflexión epistemológica y de contar con una sólida forma- ción metodológica, pues éste es uno de los propósitos centrales de Metodología crítica de la investigación. Alrespecto, puede afirmarse que los grandes descubrimientos científicos se han realizado sin que sus autores se hayan dedicado ex profeso a conseguir -en las universidades o por su cuenta- una profunda preparación en la epis- temología y en la metodología, para después dedicarse a investigar. Miopinión, y que coincide con la de María Cristina y Arturo, es que el investigador debe contar conciertas bases sobre cómo realizar una investigación y aprenda a investigar, investigando. También resalta otra idea presente en la obra: la importancia de la creati- vidad en el proceso de investigación. En este sentido, el volumen da pie para desarrollar nuestra imaginación creativa, sin la cual cualquier tratado o conferen- cia sobre metodología de la investigación carecería de valor si no tomaran en cuenta este elemento que es fundamental para concretar el trabajo científico. La lectura de Metodología crítica de la investigación abre varias líneas de reflexión con respecto, por ejemplo, al vínculo de la investigación con el contexto social y con el campo filosófico y epistemológico. Prólogo xiii En este sentido, se observa el interés de los autores por alentar la reflexión crítica a fin de evitar caer en la concepción que aún domina en el sector acadé- mico y en el ámbito gubernamental, al igual que en otros espacios donde se ha- ce investigación: contar con un manual donde todo esté formalizado, que indique de modo preciso cómo aplicar al pie de la letra las instrucciones ex- puestas para alcanzar el objetivo. Este planteamiento es cuestionado acertada- mente en el texto. Otra de las ideas sugestivas que se encuentran en Metodología crítica de la investigación es la siguiente: "El proceso de trabajo de investigación como acti- vidad eminentemente intelectual, tiene como ingredientes centrales, el pensa- miento crítico (disparador), el pensamiento lógico (ordenador) y el pensamiento creativo (solucionador), todos ellos orientados por los valores y la ideología del investigador". Esta reflexión conduce necesariamente a ver el proceso de construcción del conocimiento de modo distinto a como se plantea en los manuales de técnicas, en los cuales se ignora que la investigación es un proceso objetivo-subjetivo; es decir, que además de los recursos de la ciencia, están presentes elementos va- lorativos que influyen en la determinación de qué problemas deben investigar- se, cómo enfocar la investigación y de qué forma orientar la recolección y el análisis de los datos. Otro planteamiento acertado de los autores es el subsecuente: "desde luego, para saber hacer investigaciones en forma metodológica hay que entender y manejar conceptos mínimos acerca de la 'metodología de la investigación'... pero no se requiere ser ni epistemólogo ni metodólogo para saber y poder ha- cer investigaciones con sólido soporte metodológico". Esta idea rechaza, justificadamente, la propuesta de dedicarse primero a conocer a fondo las cuestiones de la epistemología y de la metodología para después hacer investigación. Ello no significa, de ninguna manera, que María Cristina y Arturo ignoren la importancia de la reflexión epistemológica y de contar con una sólida forma- ción metodológica, pues éste es uno de los propósitos centrales de Metodología crítica de la investigación. Al respecto, puede afirmarse que los grandes descubrimientos científicos se han realizado sin que sus autores se hayan dedicado ex profeso a conseguir -en las universidades o por su cuenta- una profunda preparación en la epis- temología y en la metodología, para después dedicarse a investigar. Mi opinión, y que coincide con la de María Cristina y Arturo, es que el investigador debe contar con ciertas bases sobre cómo realizar una investigación y aprenda a investigar, investigando. También resalta otra idea presente en la obra: la importancia de la creati- vidad en el proceso de investigación. En este sentido, el volumen da pie para desarrollar nuestra imaginación creativa, sin la cual cualquier tratado o conferen- cia sobre metodología de la investigación carecería de valor si no tomaran en cuenta este elemento que es fundamental para concretar el trabajo científico. La lectura de Metodología crítica de la investigación abre varias líneas de reflexión con respecto, por ejemplo, al vínculo de la investigación con el contexto social y con el campo filosófico y epistemológico. http://gratislibrospdf.com/
  16. 16. xiv Metodología crítica de la investigación Los autores enriquecen su trabajo al incluir en el anexo los planteamientos metodológicos de diecisiete autores, con la intención de mostrar otras ideas sobre cómo realizar investigación. Con esto demuestran su interés de no tratar de imponer su propuesta metodológica, sino que ésta se discuta y se aplique críticamente. Asimismo, el amplio apoyo bibliográfico muestra la preocupación de Artu- ro y María Cristina por sustentar de modo apropiado sus aportaciones en el campo de la metodología. Otro de sus méritos es haber cuidado la redacción, lo que facilita la lectura, contrariamente a muchos expertos que no se preocupan por esta cuestión, que es fundamental para conseguir la socialización del conocimiento. Es un texto que, sin duda, abrirá nuevas polémicas en torno a la construc- ción del conocimiento científico. Para hacer realidad lo anterior invito a los lec- tores a que se atrevan a dar el paso: leer en forma crítica Metodología crítica de la investigación. Arturo A. Pacheco Espejel y María Cristina Cruz Estrada espe- ran tus comentarios. Dr. Raúl Rojas Soriano La sU te pr le: ar ur y fO d 1 p< se ql se la Cé ql xiv Metodología crítica de la investigación Los autores enriquecen su trabajo al incluir en el anexo los planteamientos metodológicos de diecisiete autores, con la intención de mostrar otras ideas sobre cómo realizar investigación. Con esto demuestran su interés de no tratar de imponer su propuesta metodológica, sino que ésta se discuta y se aplique críticamente. Asimismo, el amplio apoyo bibliográfico muestra la preocupación de Artu- ro y María Cristina por sustentar de modo apropiado sus aportaciones en el campo de la metodología. Otro de sus méritos es haber cuidado la redacción, lo que facilita la lectura, contrariamente a muchos expertos que no se preocupan por esta cuestión, que es fundamental para conseguir la socialización del conocimiento. Es un texto que, sin duda, abrirá nuevas polémicas en torno a la construc- ción del conocimiento científico. Para hacer realidad lo anterior invito a los lec- tores a que se atrevan a dar el paso: leer en forma crítica Metodología crítica de la investigación. Arturo A. Pacheco Espejel y María Cristina Cruz Estrada espe- ran tus comentarios. Dr. Raúl Rojas Soriano http://gratislibrospdf.com/
  17. 17. s La metodología de la investigación es un tema que, hoy día, presenta diversas situaciones a varios niveles y con diferentes consecuencias; lo más preocupan- te del caso, es el claro vacío existente en la formación metodológica de muchos profesionistas en nuestro país, de disciplinas tan distintas como son las natura- les (físicos, químicos, etcétera), sociales (economistas, sociólogos, etcétera) y aplicativas (ingenieros, administradores, etcétera). Este vacío metodológico es una limitante muy seria al momento de que tales profesionistas desean aplicar y hacer uso adecuado y efectivo del conocimiento especializado que adquirie- ron durante sus estudios, o que su propia experiencia profesional les ha propor- cionado. Las consecuencias sociales de estar enviando al mercado laboral a este ti- po de profesionistas, limitados de origen en sus capacidades metodológicas, son desastrosas, si tomamos en cuenta que son ellos -la gente "preparada"- quienes tienen la responsabilidad de percibir, analizar y generar alternativas de solución a los problemas más apremiantes de la sociedad. Así, los egresados de las diversas licenciaturas cuentan con conocimientos, pero no saben cómo apli- carlos cabalmente para ubicar y resolver, con efectividad, los problemas a los que se enfrentan. Desde tal perspectiva, son tres las principales causas que provocan esta si- tuación. En primer lugar, se puede observar un abandono sistemático por la for- mación meto do lógica en los planes y programas de estudio de muchas licenciaturas y pos grados, apareciendo en ellos únicamente uno o dos cursos relacionados con la metodología de la investigación, con contenidos áridos y rí- gidos que sólo requieren memorizar una serie de definiciones para ser aproba- dos, y que no guardan ninguna relación con el resto de las materias, con los procesos de titulación ni con los perfiles de egreso. Lasegunda causa es la enor- me dispersión de conceptos y plataformas teóricas acerca de la metodología de la investigación; dispersión que se convierte en confusión. Esto se puede apre- ciar a través de la gran cantidad de literatura que sobre el tema se ha generado r e IntroducciónIntroducción La metodología de la investigación es un tema que, hoy día, presenta diversas situaciones a varios niveles y con diferentes consecuencias; lo más preocupan- te del caso, es el claro vacío existente en la formación metodológica de muchos profesionistas en nuestro país, de disciplinas tan distintas como son las natura- les (físicos, químicos, etcétera), sociales (economistas, sociólogos, etcétera) y aplicativas (ingenieros, administradores, etcétera). Este vacío metodológico es una limitante muy seria al momento de que tales profesionistas desean aplicar y hacer uso adecuado y efectivo del conocimiento especializado que adquirie- ron durante sus estudios, o que su propia experiencia profesional les ha propor- cionado. Las consecuencias sociales de estar enviando al mercado laboral a este ti- po de profesionistas, limitados de origen en sus capacidades metodológicas, son desastrosas, si tomamos en cuenta que son ellos -la gente "preparada"- quienes tienen la responsabilidad de percibir, analizar y generar alternativas de solución a los problemas más apremiantes de la sociedad. Así, los egresados de las diversas licenciaturas cuentan con conocimientos, pero no saben cómo apli- carlos cabalmente para ubicar y resolver, con efectividad, los problemas a los que se enfrentan. Desde tal perspectiva, son tres las principales causas que provocan esta si- tuación. En primer lugar, se puede observar un abandono sistemático por la for- mación metodológica en los planes y programas de estudio de muchas licenciaturas y posgrados, apareciendo en ellos únicamente uno o dos cursos relacionados con la metodología de la investigación, con contenidos áridos y rí- gidos que sólo requieren memorizar una serie de definiciones para ser aproba- dos, y que no guardan ninguna relación con el resto de las materias, con los procesos de titulación ni con los perfiles de egreso. La segunda causa es la enor- me dispersión de conceptos y plataformas teóricas acerca de la metodología de la investigación; dispersión que se convierte en confusión. Esto se puede apre- ciar a través de la gran cantidad de literatura que sobre el tema se ha generado http://gratislibrospdf.com/
  18. 18. xvi Metodología crítica de la investigación I¡ en los últimos veinte años, donde cada autor se erige como el poseedor de la "última verdad"; son pocos los "metodólogos" dispuestos a llevar a cabo un de - bate y una discusión teórica profunda sobre las categorías y propuestas que les antecedieron con la finalidad de construir un marco de referencia conceptual mínimo, aceptado y aceptable. En tercer lugar, y como reacción en cascada, tanto de la débil formación me- todológica que reciben los futuros profesionistas durante sus estudios de licen- ciatura e, inclusive, de posgrado, como de la gran dispersión conceptual existente entre los propios investigadores que usan de manera directa y cotidia- na la metodología de la investigación, se ha generado una especie de escepti- cismo metodológico, al extremo de que algunos de ellos aseguran que el problema de la metodología de la investigación es una falacia o que se trata de un problema secundario e irrelevante; y, proponen, que cada investigador gene- re su propia metodología en función del sentido común y de lo que le exige su propia práctica de investigación, olvidándose de la reflexión teórica y epístemo- lógica que está detrás de todo quehacer y método investigativo. Sin negar la legitimidad y utilidad que puede traer consigo una propuesta metodológica original generada a la luz de una particular necesidad práctica de investigación, el proponer que se investigue sin pauta metodológica alguna pue- de generar problemas serios en la ubicación, generación, aplicación y comunica- ción de un nuevo conocimiento, ya que uno de los factores de mayor peso para darle sustento y coherencia a un proceso de investigación es, precisamente, la metodología utilizada. Esta mal entendida "libertad" meto dológica, convertida en pérdida de rigurosidad y coherencia, ha venido a contribuir en la dispersión y confusión conceptual de la metodología de la investigación. Como consecuencia de las tres situaciones anteriores, existe un desencanto patente en los alumnos hacia todo lo relacionado con la metodología de la investigación. Si en los planes de estudio no se refleja importancia alguna para la metodología de la investigación y si sus propios profesores-investigadores no le dan la relevancia adecuada, ¿por qué los alumnos tendrían que dársela? Entre los estudiantes de las diversas especialidades está claro, erróneamente, que, dentro de las materias importantes para su formación como ingenieros, sociólogos o físicos, según sea el caso, no se encuentra la metodología de la investigación. ¿Cómo detener este tsunami antimetodológico? El punto de partida es enten- der con claridad que una cosa es "saber de metodología de la investigación" y otra "hacer investigación con metodología". Es decir, enseñar (y aprender) con- ceptos, definiciones y enfoques acerca de metodología de la investigación es di- ferente a enseñar y aprender cómo hacer una investigación con orden y consistencia metodológicas para mejorar su efectividad; desde luego, para lo se- gundo se requiere lo primero, pero no es requisito indispensable ser un estudio- so de la epistemología ni un experto clasificador de los métodos de investigación para realizar investigaciones coherentemente estructuradas. Desde luego, ambas tareas son importantes para detener y revertir el tsuna- mi antimetodológico. La primera es tarea y campo de estudio de los filósofos de la ciencia y de los metodólogos, mientras la segunda es quehacer de maestros- instructores de metodología de la investigación. eu gu la fe! su mI all mi ea tic ot di th CC gil m pé to ea ql VE m S3 eé pE dE Cé xvi Metodología crítica de la investigación en los últimos veinte años, donde cada autor se erige como el poseedor de la "última verdad"; son pocos los "metodólogos" dispuestos a llevar a cabo un de- bate y una discusión teórica profunda sobre las categorías y propuestas que les antecedieron con la finalidad de construir un marco de referencia conceptual mínimo, aceptado y aceptable. En tercer lugar, y como reacción en cascada, tanto de la débil formación me- todológica que reciben los futuros profesionistas durante sus estudios de licen- ciatura e, inclusive, de posgrado, como de la gran dispersión conceptual existente entre los propios investigadores que usan de manera directa y cotidia- na la metodología de la investigación, se ha generado una especie de escepti- cismo metodológico, al extremo de que algunos de ellos aseguran que el problema de la metodología de la investigación es una falacia o que se trata de un problema secundario e irrelevante; y, proponen, que cada investigador gene- re su propia metodología en función del sentido común y de lo que le exige su propia práctica de investigación, olvidándose de la reflexión teórica y epistemo- lógica que está detrás de todo quehacer y método investigativo. Sin negar la legitimidad y utilidad que puede traer consigo una propuesta metodológica original generada a la luz de una particular necesidad práctica de investigación, el proponer que se investigue sin pauta metodológica alguna pue- de generar problemas serios en la ubicación, generación, aplicación y comunica- ción de un nuevo conocimiento, ya que uno de los factores de mayor peso para darle sustento y coherencia a un proceso de investigación es, precisamente, la metodología utilizada. Esta mal entendida "libertad" metodológica, convertida en pérdida de rigurosidad y coherencia, ha venido a contribuir en la dispersión y confusión conceptual de la metodología de la investigación. Como consecuencia de las tres situaciones anteriores, existe un desencanto patente en los alumnos hacia todo lo relacionado con la metodología de la investigación. Si en los planes de estudio no se refleja importancia alguna para la metodología de la investigación y si sus propios profesores-investigadores no le dan la relevancia adecuada, ¿por qué los alumnos tendrían que dársela? Entre los estudiantes de las diversas especialidades está claro, erróneamente, que, dentro de las materias importantes para su formación como ingenieros, sociólogos o físicos, según sea el caso, no se encuentra la metodología de la investigación. ¿Cómo detener este tsunami antimetodológico? El punto de partida es enten- der con claridad que una cosa es "saber de metodología de la investigación" y otra "hacer investigación con metodología". Es decir, enseñar (y aprender) con- ceptos, definiciones y enfoques acerca de metodología de la investigación es di- ferente a enseñar y aprender cómo hacer una investigación con orden y consistencia metodológicas para mejorar su efectividad; desde luego, para lo se- gundo se requiere lo primero, pero no es requisito indispensable ser un estudio- so de la epistemología ni un experto clasificador de los métodos de investigación para realizar investigaciones coherentemente estructuradas. Desde luego, ambas tareas son importantes para detener y revertir el tsuna- mi antimetodológico. La primera es tarea y campo de estudio de los filósofos de la ciencia y de los metodólogos, mientras la segunda es quehacer de maestros- instructores de metodología de la investigación. http://gratislibrospdf.com/
  19. 19. Introducción El problema se presenta -y esto es muy común en las universidades- cuando se confunden las tareas antes mencionadas y se quiere resolver la se- gunda de ellas como si se tratase de la primera . Es muy frecuente observar que la necesidad de proporcionarles los elementos metodológicos a los futuros pro- fesionistas para que estén en condiciones de procesar y resolver problemas de su especialidad de manera coherente y lógica, se pretenda cubrir equivocada- mente con cursos enciclopédicos "sobre" metodología de la investigación. Este libro tiene como objetivo central presentar una guía práctica para abordar críticamente, problemas de investigación con coherencia y sustento metodológicos, de tal forma que se incremente su efectividad. El "saber abordar metodológicamente" problemas de investigación signifi- ca, básicamente, poseer la capacidad y habilidad críticas y lógicas para cues- tionar la realidad y problematizarla con la finalidad de ubicar con claridad un objetivo de investigación, para realizar el razonamiento necesario que propor- cione coherencia a los pasos y las acciones a realizar para alcanzar dicho obje- tivo, así como para sintetizar los resultados y ordenarlos para su adecuada comunicación y difusión. Estamos convencidos de que el problema metodoló- gico de la investigación no se reduce al seguimiento ciego de talo cual procedi- miento o serie de pasos, que muchas veces se convierte en receta mecánica para acomodar artificial y forzadamente ciertas actividades. En este trabajo desarrollamos una concepción mucho más amplia de la me- todología de la investigación, y que hemos calificado como metodología críti- ca de la investigación, entendida, en primer lugar, como el puente o eslabón que permite el ir y venir entre la teoría y la práctica dentro de un proceso de in- vestigación científica. Consideramos, además, que ese puente metodológico se manifiesta, en la práctica, en tres niveles: el lógico, como operaciones del pen- samiento; el procedimental, como momentos y etapas; y el técnico, como técni- cas particulares de investigación. La estructura del libro responde a la exposición secuencial de los cinco as- pectos o conocimientos básicos que deben manejar quienes pretendan hacer de la metodología una herramienta poderosa y efectiva al momento de llevar a cabo algún tipo de investigación formal: • Capítulo 1. Origen e importancia de la investigación como actividad crí- tica, consciente y vital, generadora y aplicadora de conocimiento obje- tivo de la realidad y que ha posibilitado la sobrevivencia de nuestra especie. • Capítulo 2. Naturaleza del proceso de conocimiento humano, desde la perspectiva epistemológica, psicológica y neurológica, como parte esencial de toda investigación. • Capítulo 3. Comprensión de la investigación como proceso de trabajo intelectual, eminentemente crítico, pero también lógico y creativo, orientado a generar y aplicar conocimiento objetivo de la realidad. • Capítulo 4. Ubicación del problema metodológico de todo proceso de investigación como el puente entre la teoría y la práctica, que se con- creta en una guía que concatena en forma crítica, procesos y acciones xviiIntroducción xvii El problema se presenta -y esto es muy común en las universidades- cuando se confunden las táreas antes mencionadas y se quiere resolver la se- gunda de ellas como si se tratase de la primera. Es muy frecuente observar que la necesidad de proporcionarles los elementos metodológicos a los futuros pro- fesionistas para que estén en condiciones de procesar y resolver problemas de su especialidad de manera coherente y lógica, se pretenda cubrir equivocada- mente con cursos enciclopédicos "sobre" metodología de la investigación. Este libro tiene como objetivo central presentar una guía práctica para abordar críticamente, problemas de investigación con coherencia y sustento metodológicos, de tal forma que se incremente su efectividad. El "saber abordar metodológicamente" problemas de investigación signifi- ca, básicamente, poseer la capacidad y habilidad críticas y lógicas para cues- tionar la realidad y problematizarla con la finalidad de ubicar con claridad un objetivo de investigación, para realizar el razonamiento necesario que propor- cione coherencia a los pasos y las acciones a realizar para alcanzar dicho obje- tivo, así como para sintetizar los resultados y ordenarlos para su adecuada comunicación y difusión. Estamos convencidos de que el problema metodoló- gico de la investigación no se reduce al seguimiento ciego de talo cual procedi- miento o serie de pasos, que muchas veces se convierte en receta mecánica para acomodar artificial y forzadamente ciertas actividades. En este trabajo desarrollamos una concepción mucho más amplia de la me- todología de la investigación, y que hemos calificado como metodología críti- ca de la investigación, entendida, en primer lugar, como el puente o eslabón que permite el ir y venir entre la teoría y la práctica dentro de un proceso de in- vestigación científica. Consideramos, además, que ese puente metodológico se manifiesta, en la práctica, en tres niveles: el lógico, como operaciones del pen- samiento; el procedimental, como momentos y etapas; y el técnico, como técni- cas particulares de investigación. La estructura del libro responde a la exposición secuencial de los cinco as- pectos o conocimientos básicos que deben manejar quienes pretendan hacer de la metodología una herramienta poderosa y efectiva al momento de llevar a cabo algún tipo de investigación formal: • Capítulo 1. Origen e importancia de la investigación como actividad crí- tica, consciente y vital, generadora y aplicadora de conocimiento obje- tivo de la realidad y que ha posibilitado la sobrevivencia de nuestra especie. • Capítulo 2. Naturaleza del proceso de conocimiento humano, desde la perspectiva epistemológica, psicológica y neurológica, como parte esencial de toda investigación. • Capítulo 3. Comprensión de la investigación como proceso de trabajo intelectual, eminentemente crítico, pero también lógico y creativo, orientado a generar y aplicar conocimiento objetivo de la realidad. • Capítulo 4. Ubicación del problema metodológico de todo proceso de investigación como el puente entre la teoría y la práctica, que se con- creta en una guía que concatena en forma crítica, procesos y acciones http://gratislibrospdf.com/
  20. 20. xviii Metodología crítica de la investigación ~ --------------------------~~~~~~~~~~~~~~------~------------ en tres niveles: lógico, procedimental y técnico, lo que da lugar a nues- tra propuesta: la metodología crítica de la investigación. • Capítulo 5. Reconocimiento y caracterización de las variantes de la metodología crítica, inherentes a cada tipo de investigación (básica, tecnológica y de intervención), en función de su objetivo y de su obje- to de estudio. Hoy sabemos que la esencia de todo proceso de investigación científica se encuentra en el conjunto de actividades teóricas y prácticas que orientan la in- ter acción crítica del hombre con su realidad, con la finalidad de conocerla y transformarla. Con este trabajo esperamos contribuir a disminuir la dispersión conceptual, el escepticismo y el menosprecio metodológicos, así como concientizar a los fu- turos profesionistas para que le otorguen la debida importancia a su formación metodológica. La aci do mÉ co: I¡, ac vh cia aci I De añ lu< pn tív -1 http://gratislibrospdf.com/
  21. 21. 1 Arsuaga y Martínez comentan que: " ... para un buen número de antropólogos, como Gunter Brauer y Chris- tofer Sringer, los humanos modernos se originaron en África hace entre 300 000 Y 100 000 años" (José L. Ar- suaga e Ignacio Martínez, La especie elegida. La larga marcha de la evolución humana, Temas de Hoy, España, 1998, p. 283.) CAPíTULO 1 je- se ln- y El CONOCIMIENTO DENTRO ~ DEL PROCESO DE REPRODUCCION SOCIAL (PRS) al, u- 'n La civilización humana es impensable sin la generación y el uso del conocimiento acumulado de la realidad. Las formas de generar conocimiento han evoluciona- do conforme las sociedades han pasado de etapas simples a periodos cada vez más complejos de funcionamiento, siendo el más avanzado el que ahora se conoce como investigación científica. En este capítulo, se ubicará la importancia de esta actividad generadora y acumuladora de conocimiento dentro del proceso que ha garantizado la sobre- vivencia de la especie humana, el cual se llamará proceso de reproducción so- cial (PRS).Con ello, se sentarán las bases históricas de la actividad investigativa actual, la cual se abordará con mayor detalle en capítulos posteriores. _ CONCEPTUALIZACIÓN DEL PRS Desde que hizo su aparición sobre la tierra, y a lo largo de sus más de 100 mil años de existencia como horno sapiens,' el hombre se ha encontrado en una lucha permanente por la obtención de los satisfactores que le han permitido re- producirse como ente biológico. Esta lucha se ha dado siempre en forma colec- tiva, ya que la obtención de dichos satisfactores ha sido resultado de la ayuda I CAPíTULO 1 El CONOCIMIENTO DENTRO ~ DEL PROCESO DE REPRODUCCION SOCIAL (PRS) La civilización humana es impensable sin la generación y el uso del conocimiento acumulado de la realidad. Las formas de generar conocimiento han evoluciona- do conforme las sociedades han pasado de etapas simples a periodos cada vez más complejos de funcionamiento, siendo el más avanzado el que ahora se conoce como investigación científica. En este capítulo, se ubicará la importancia de esta actividad generadora y acumuladora de conocimiento dentro del proceso que ha garantizado la sobre- vivencia de la especie humana, el cual se llamará proceso de reproducción so- cial (PRS). Con ello, se sentarán las bases históricas de la actividad investigativa actual, la cual se abordará con mayor detalle en capítulos posteriores. _ CONCEPTUALIZACIÓN DEL PRS Desde que hizo su aparición sobre la tierra, ya lo largo de sus más de 100 mil años de existencia como horno sapiens,l el hombre se ha encontrado en una lucha permanente por la obtención de los satisfactores que le han permitido re- producirse como ente biológico. Esta lucha se ha dado siempre en forma colec- tiva, ya que la obtención de dichos satisfactores ha sido resultado de la ayuda 1 Arsuaga y Martínez comentan que: " ... para un buen número de antropólogos, como Gunter Brauer y Chris- tofer Sringer, los humanos modernos se originaron en África hace entre 300 000 Y 100 000 años" (José L. Ar- suaga e Ignacio Martínez, La especie elegida. La larga marcha de la evolución humana, Temas de Hoy, España, 1998, p. 283.) http://gratislibrospdf.com/
  22. 22. 2 , I! y cooperación al interior de los grupos humanos , nunca de forma individual; situación que ha posibilitado, también, la reproducción del hombre como ser social y, por lo tanto, como creador de cultura. Elhombre, por estar inmerso en relaciones sociales ("animal social"), se en- cuentra todo el tiempo confrontando y negociando sus intereses ("animal polí- tico"), con los de los otros integrantes del grupo donde sobrevive. En esa lucha colectiva por su sobrevivencia el hombre utiliza su inteligencia ("animal racio- nal") con base en el significado que le otorga a los fenómenos de la realidad con los que se enfrenta cotidianamente ("animal simbólico"). A todas sus acciones el hombre le impregna cargas emocionales ("animal emotivo") y las orienta, no sólo por sus intereses, sino también por sus valores y códigos de comporta- miento ("animal ético"). En sus orígenes, este "animal polifacético" buscaba sus propios satisfacto- res a través de lo que el medio ambiente le brindaba en forma natural y directa (cuevas, raíces, frutos, etcétera). Más tarde, ante la escasez permanente y cró- nica de los satisfactores naturales, conforme avanzaba su conocimiento de la realidad (natural y social) y se intensificaba la innovación y el desarrollo de sus utensilios y herramientas de trabajo, el hombre dio un salto cualitativo al pasar de "buscador" a "productor" de sus satisfactores (construcción de chozas, pro- ducción de alimentos a través de la agricultura, etcétera). Según Marx: "el proceso de producción en general" es "tanto un proceso de producción de las condiciones materiales de existencia de la vida humana co- mo un proceso que operándose en específicas relaciones histórico-económicas de producción, produce y reproduce estas relaciones mismas de producción y junto con ello a los portadores de este proceso, sus condiciones materiales de existencia y sus relaciones recíprocás, vale decir su formación económico-so- cial determinada, pues la totalidad de esas relaciones con la naturaleza y entre sí en que se encuentran y en que producen los portadores de esa producción, esa totalidad es justamente la sociedad, considerada según su estructura eco- nómíca"." De acuerdo con la conceptualización anterior, aquí se nombrará al PRS co- mo el proceso mediante el cual el hombre (en sociedad) garantiza las condi- ciones necesarias que le permiten reproducirse como ente biológico y ser social a través de la interacción mutuamente transformadora con su reali- dad, es decir, con la naturaleza (transformación material) y, por ende, con sus semejantes (transformación socio-cultural) (véase la figura 1). Dicho proceso de reproducción de las sociedades humanas, expresa Bolívar Echeverría apoyándose a su vez en K.Marx: "incluye, como función caracterís- tica de la existencia humana concreta, una organización particular del conjun- to de relaciones individuales de convivencia. Es decir, implica una clasificación de los individuos sociales según su intervención tanto en la actividad laboral como en la de disfrute; implica, por tanto, una definición de las relaciones de propiedad, una distribución del objeto de la riqueza social 'medios de produc- ción y bienes para el disfrute' entre los distintos miembros del sujeto social 2 Karl Marx, El Capital. Crítica de la economía política, tomo 111,vol. 8, .Slqlo XXI Editores, México, 1981, p. 1042. glc et: re! su ne ve: eje .3 E 2 Metodología crítica de la investigación y cooperación al interior de los grupos humanos, nunca de forma individual; situación que ha posibilitado, también, la reproducción del hombre como ser social y, por lo tanto, como creador de cultura. El hombre, por estar inmerso en relaciones sociales ("animal social"), se en- cuentra todo el tiempo confrontando y negociando sus intereses ("animal polí- tico"), con los de los otros integrantes del grupo donde sobrevive. En esa lucha colectiva por su sobrevivencia el hombre utiliza su inteligencia ("animal racio- nal") con base en el significado que le otorga a los fenómenos de la realidad con los que se enfrenta cotidianamente ("animal simbólico"). A todas sus acciones el hombre le impregna cargas emocionales ("animal emotivo") y las orienta, no sólo por sus intereses, sino también por sus valores y códigos de comporta- miento ("animal ético"). En sus orígenes, este "animal polifacético" buscaba sus propios satisfacto- res a través de lo que el medio ambiente le brindaba en forma natural y directa (cuevas, raíces, frutos, etcétera). Más tarde, ante la escasez permanente y cró- nica de los satisfactores naturales, conforme avanzaba su conocimiento de la realidad (natural y social) y se intensificaba la innovación y el desarrollo de sus utensilios y herramientas de trabajo, el hombre dio un salto cualitativo al pasar de "buscador" a "productor" de sus satisfactores (construcción de chozas, pro- ducción de alimentos a través de la agricultura, etcétera). Según Marx: "el proceso de producción en general" es "tanto un proceso de producción de las condiciones materiales de existencia de la vida humana co- mo un proceso que operándose en específicas relaciones histórico-económicas de producción, produce y reproduce estas relaciones mismas de producción y junto con ello a los portadores de este proceso, sus condiciones materiales de existencia y sus relaciones recíprocas, vale decir su formación económico-so- cial determinada, pues la totalidad de esas relaciones con la naturaleza y entre sí en que se encuentran y en que producen los portadores de esa producción, esa totalidad es justamente la sociedad, considerada según su estructura eco- nómica".2 De acuerdo con la conceptualización anterior, aquí se nombrará al PRS co- mo el proceso mediante el cual el hombre (en sociedad) garantiza las condi- ciones necesarias que le permiten reproducirse como ente biológico y ser social a través de la interacción mutuamente transformadora con su reali- dad, es decir, con la naturaleza (transformación material) y, por ende, con sus semejantes (transformación socio-cultural) (véase la figura 1). Dicho proceso de reproducción de las sociedades humanas, expresa Bolívar Echeverría apoyándose a su vez en K. Marx: "incluye, como función caracterís- tica de la existencia humana concreta, una organización particular del conjun- to de relaciones individuales de convivencia. Es decir, implica una clasificación de los individuos sociales según su intervención tanto en la actividad laboral como en la de disfrute; implica, por tanto, una definición de las relaciones de propiedad, una distribución del objeto de la riqueza social 'medios de produc- ción y bienes para el disfrute' entre los distintos miembros del sujeto social 2 Karl Marx, El Capital. Crítica de la economía política, tomo 111, vol. 8, Siglo XXI Editores, México, 1981 , p. 1042. http://gratislibrospdf.com/
  23. 23. El conocimiento dentro del proceso de reproducción social (PRS) 3 .~ Figura 1. Proceso de reproducción social. global"." Una característica particular del PRS es que está constituido por tres etapas repetitivas e interdependientes: la producción material de los satisfacto- res, la distribución de tales satisfactores entre los miembros de la sociedad y su disfrute o consumo final (véase la figura 2). El PRS es "reproductivo" porque en su realización misma se encuentra la ge- neración de las condiciones necesarias (objetivas y subjetivas) para la sobrevi- vencia y reproducción del hombre, tanto biológica como social, mediante la ejecución sistemática del ciclo: producción-distribución-consumo. Figura 2. Lastres etapas del proceso de reproducción social. 3 Bolívar Echeverría, Valor de uso y utopía, Siglo XXI Editores, México, 1988, p. 158. El wnocimiento dentro del proceso de reproducCión social (PRS) 3 R .~ ~ ~~.' f:.••• '. PRS . ' i : ' . ' } Figura 1. Proceso de reproducción social. global".3 Una característica particular del PRS es que está constituido por tres etapas repetitivas e interdependientes: la producción material de los satisfacto- res, la distribución de tales satisfactores entre los miembros de la sociedad y su disfrute o consumo final (véase la figura 2). El PRS es "reproductivo" porque en su realización misma se encuentra la ge- neración de las condiciones necesarias (objetivas y subjetivas) para la sobrevi- vencia y reproducción del hombre, tanto biológica como social, mediante la ejecución sistemática del ciclo: producción-distribución-consumo. Figura 2. Las tres etapas del proceso de reproducción social. 3 Bolívar Echeverría, Valor de uso y utopía, Siglo XXI Editores, México, 1988, p. 158. http://gratislibrospdf.com/
  24. 24. .--.- 4-=-- .:..:M:..:.:e::..:t:.:::o~d:.:::o.:..::lo:;;g2.::ía:::....::c.:...:rí.::.:ti.:::ca~d:.:::e...:.la::...:..:in.:..:v:..::e:.::s.::.:ti.:lg:::ac::..:i.:::.ó:...:.n -------' ElPRSes "social" porque las capacidades y limitaciones físicas e intelectua- les de los hombres no les permiten sobrevivir en forma individual y requieren, ineludiblemente, de los demás. Hasta donde se conoce y es posible prever, no ha existido ni existe la posibilidad de que, como fenómeno cotidiano, la espe- cie humana sea autosuficiente de manera individual. Los "Robinson Crusoe" no existen, son los grupos humanos, las sociedades en sí, las que generan colecti- vamente sus condiciones de reproducción; como se mencionó líneas arriba, el hombre es un animal social, gregario." Finalmente, el proceso de reproducción de las sociedades humanas es "his- tórico" porque adquiere, en cada época y lugar, una concreción particular y es- pecífica; por ejemplo, el proceso de reproducción social capitalista en el México del siglo XXI adquirió particularidades muy diferentes al proceso de re- producción social también capitalista de Estados Unidos o de Francia o de Bra- sil durante esa misma época. _ PRINCIPALESCARACTERíSTICAS DEL PRS De las tres etapas constitutivas del PRS(producción, distribución y consumo), la de producción de satisfactores mediante el proceso de trabajo es la determi- nante de todo el ciclo, tanto en forma como en contenido. Marx comenta: "co- mo creador de valores de uso, como trabajo útil pues, el trabajo es, independientemente de todas las formaciones sociales, condición de la existen- cia humana, necesidad natural eterna de mediar el metabolismo entre el hom- bre y la naturaleza, y, por consiguiente, de mediar la vida humana't.f Entonces, se tiene que el trabajo es la actividad central de todo PRS, y es en él donde se materializa tanto la interacción entre el sujeto social (el hombre) y el objeto na- tural (la naturaleza como parte de la realidad), como la interacción entre los in- dividuos componentes del sujeto social. Por ello, Engels afirma que no sólo a través del trabajo la naturaleza es transformada, sino que "el trabajo ha creado al propio hombre"." Estas interacciones mutuamente transformadoras entre hombre y naturale- za y entre los hombres mismos que tienen lugar en el proceso de trabajo, no se dan en forma directa, sino que están mediadas por los utensilios e instrumen- tos creados por el hombre para facilitar y elevar la productividad de su fuerza de trabajo, es decir, para elevar la cantidad, la calidad y la variedad de sus sa- tisfactores. Es, en este sentido, que Marx identifica los elementos simples del proceso laboral de la siguiente manera: "la actividad orientada a un fin -o sea el trabajo mismo-, su objeto y sus medíos":" y dado que "el uso de la fuerza de trabajo es el trabajo mtsmo"," podemos decir que los elementos básicos de todo proceso de trabajo son tres (véase la figura 3): 4 Este rasgo colectivista del proceso de reproducción social, permite asegurar que la solidaridad humana no es resultado de un mandato divino, sino que es producto de un instinto originario de sobrevivencia. 5 Karl Marx, op. cit., p. 53. 6 Federico Engels, El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre, Publicaciones Cruz, México, 1977, p. 1. Ibíd., p. 216. Ibíd., p. 215. Cl él Sl d c. u rr rr g n e p a r ti ti n d r -9 11 4 Metodología crítica de la investigación El PRS es "social" porque las capacidades y limitaciones físicas e intelectua- les de los hombres no les permiten sobrevivir en forma individual y requieren, ineludiblemente, de los demás. Hasta donde se conoce y es posible prever, no ha existido ni existe la posibilidad de que, como fenómeno cotidiano, la espe- cie humana sea autosuficiente de manera individual. Los "Robinson Crusoe" no existen, son los grupos humanos, las sociedades en sí, las que generan colecti- vamente sus condiciones de reproducción; como se mencionó líneas arriba, el hombre es un animal social, gregario.4 Finalmente, el proceso de reproducción de las sociedades humanas es "his- tórico" porque adquiere, en cada época y lugar, una concreción particular y es- pecífica; por ejemplo, el proceso de reproducción social capitalista en el México del siglo XXI adquirió particularidades muy diferentes al proceso de re- producción social también capitalista de Estados Unidos o de Francia o de Bra- sil durante esa misma época. PRINCIPALES CARACTERíSTICAS DEL PRS De las tres etapas constitutivas del PRS (producción, distribución y consumo), la de producción de satisfactores mediante el proceso de trabajo es la determi- nante de todo el ciclo, tanto en forma como en contenido. Marx comenta: "co- mo creador de valores de uso, como trabajo útil pues, el trabajo es, independientemente de todas las formaciones sociales, condición de la existen- cia humana, necesidad natural eterna de mediar el metabolismo entre el hom- bre y la naturaleza, y, por consiguiente, de mediar la vida humana".5 Entonces, se tiene que el trabajo es la actividad central de todo PRS, y es en él donde se materializa tanto la interacción entre el sujeto social (el hombre) y el objeto na:. tural (la naturaleza como parte de la realidad), como la interacción entre los in- dividuos componentes del sujeto social. Por ello, Engels afirma que no sólo a través del trabajo la naturaleza es transformada, sino que "el trabajo ha creado al propio hombre".6 Estas interacciones mutuamente transformadoras entre hombre y naturale- za y entre los hombres mismos que tienen lugar en el proceso de trabajo, no se dan en forma directa, sino que están mediadas por los utensilios e instrumen- tos creados por el hombre para facilitar y elevar la productividad de su fuerza de trabajo, es decir, para elevar la cantidad, la calidad y la variedad de sus sa- tisfactores. Es, en este sentido, que Marx identifica los elementos simples del proceso laboral de la siguiente manera: "la actividad orientada a un fin -o sea el trabajo mismo-, su objeto y sus medios";7 y dado que "el uso de la fuerza de trabajo es el trabajo mismo",8 podemos decir que los elementos básicos de todo proceso de trabajo son tres (véase la figura 3): 4 Este rasgo colectivista del proceso de reproducción social, permite asegurar que la solidaridad humana no es resultado de un mandato divino, sino que es producto de un instinto originario de sobrevivencia. 5 Karl Marx, op. cit., p. 53. 6 Federico Engels, El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre, Publicaciones Cruz, México, 1977, p. 1. 7 Ibíd., p. 216. 8 Ibíd., p. 215. http://gratislibrospdf.com/
  25. 25. ), 9 ídem, 215. 10 Engels, op. cit., p. 9. El conocimiento dentro del proceso de reproducción social (PRS) 5 a- n, Medio de trabajo »s- el e- a- Fuerza de trabajo Objeto de trabajo Figura 3. Elementos del proceso de trabajo. • El hombre, como fuerza de trabajo (FT). • La naturaleza, como objeto de trabajo (OT). • El instrumento o herramienta mediadora, como medio de trabajo (MT). El PRSno es algo que está preestablecido por las leyes de la naturaleza (las cuales, desde luego, enmarcan el universo de posibilidades de influencia sobre él); por el contrario, es un ciclo que permite y exige la intervención creativa del sujeto social y que admite la posibilidad de que sea el hombre quien dirija su dinámica, diseñe idealmente sus objetivos y realice la praxis necesaria para al- canzarlos. Es a través de la organización del proceso de trabajo que se materia- liza dicho universo de posibilidades. En otras palabras: es el propio hombre, mediante el proceso de trabajo, quien "media, regula y controla su metabolis- mo con la naturaleza"." El PRS es, pues, un proceso eminentemente planificable, dirigible y teleoló- gico; al respecto, Engels menciona: "no tenemos la intención de negar a los ani- males la facultad de actuar en forma planificada, de un modo premeditado. Por el contrario, la acción planificada existe en germen donde quiera que el proto- plasma -la albúmina viva- exista y reaccione, es decir, realice movimientos, aunque sean lo más simples, en respuestas a determinados estímulos del exte- rior. Pero ni un solo acto planificado de ningún animal ha podido hacerlo.!" Es- ta acción intencionada del hombre hacia la naturaleza -esa voluntad de transformación-, está orientada hacia un fin concreto que se define previa- mente al inicio de la praxis transformadora, el cual se puede ligar a la búsque- da de satisfacción de una necesidad concreta. Si se define "necesidad" como un estado de desequilibrio en el individuo ge- nerado por un requerimiento insatisfecho, es posible conceptualizar al hombre a a e es o, El conocimiento dentro del proceso de reproducción social (PRS) 5 Fuerza de trabajo Medio de trabajo ~ Objeto de trabajo Figura 3. Elementos del proceso de trabajo. • El hombre, como fuerza de trabajo (FT). • La naturaleza, como objeto de trabajo (OT). • El instrumento o herramienta mediadora, como medio de trabajo (MT). El PRS no es algo que está preestablecido por las leyes de la naturaleza (las cuales, desde luego, enmarcan el universo de posibilidades de influencia sobre él); por el contrario, es un ciclo que permite y exige la intervención creativa del sujeto social y que admite la posibilidad de que sea el hombre quien dirija su dinámica, diseñe idealmente sus objetivos y realice la praxis necesaria para al- canzarlos. Es a través de la organización del proceso de trabajo que se materia- liza dicho universo de posibilidades. En otras palabras: es el propio hombre, mediante el proceso de trabajo, quien "media, regula y controla su metabolis- mo con la naturaleza".9 El PRS es, pues, un proceso eminentemente planificable, dirigible y teleoló- gico; al respecto, Engels menciona: "no tenemos la intención de negar a los ani- males la facultad de actuar en forma planificada, de un modo premeditado. Por el contrario, la acción planificada existe en germen donde quiera que el proto- plasma -la albúmina viva- exista y reaccione, es decir, realice movimientos, aunque sean lo más simples, en respuestas a determinados estímulos del exte- rior. Pero ni un solo acto planificado de ningún animal ha podido hacerlo".lO Es- ta acción intencionada del hombre hacia la naturaleza -esa voluntad de transformación-, está orientada hacia un fin concreto que se define previa- mente al inicio de la praxis transformadora, el cual se puede ligar a la búsque- da de satisfacción de una necesidad concreta. Si se define "necesidad" como un estado de desequilibrio en el individuo ge- nerado por un requerimiento insatisfecho, es posible conceptualizar al hombre 9 ídem, 215. 10 Engels, op. cit., p. 9. http://gratislibrospdf.com/
  26. 26. ._-:,------6----------M-e-to-d-o-lo-9"'-í-a-c-r-ít-ic-a_d_e_la_i_n_ve_s_t~i9,-a_c_ió_n --, I¡·,. como un "sistema en equilibrio inestable". Tales requerimientos o necesidades humanas pueden ser generados por la parte fisiológica, "natural", del hombre; o bien, surgir de su arista psicosocial o cultural. Debido a que ambos aspectos del ser humano se condicionan mutuamente, está claro que ambos tipos de ne- cesidades (fisiológicas y culturales) se retroalimentan entre sí. La forma en que cada individuo jerarquiza la estructura de sus necesidades y, por ende, la prioridad con que éste las atienda, dependen de muchos facto- res, tales como: la cultura de la que procede, su nivel socioeconómico, su ideo- logía política, sus concepciones religiosas e, inclusive, sus estados de ánimo. Sin embargo, a pesar de tal diversidad de factores -cambiantes todos ellos en el tiempo y en el espacio-, las estructuras de necesidades de los individuos pueden llegar a coincidir, provocando la conformación de grupos sociales en función del grado de coincidencia de sus necesidades, las cuales, al momento de hacerse manifiestas, se convierten en intereses. Con esto, se quiere decir que el sujeto social está muy lejos de ser algo homogéneo. Por el contrario, la interacción de los individuos en el proceso de asegura- m;ento de su sobrevivencia está plagada de momentos conflictivos, los que a su vez están determinados por el grado de satisfacción (o insatisfacción) que en- cuentran dentro del PRSen que se desenvuelvan. Desde la perspectiva social, esto último significa, en un primer momento, que el grado de satisfacción social depende de la posibilidad de generación de satisfactores que una .sociedad ha- ya alcanzado; y,'en un segundo momento, de la forma socialmente acordada en que se distribuyan dichos satisfactores. Para la satisfacción del conjunto de necesidades sociales, el hombre cuen- ta de manera colectiva con los recursos que le brinda su medio ambiente y con aquellos que él mismo crea y desarrolla, buscando siempre incrementar la pro- ductividad de su trabajo. Partiendo, justamente, de los elementos del proceso de trabajo: objeto, medio y fuerza de trabajo, tales recursos se pueden enten- der como las capacidades para producir los satisfactores sociales. Así, se puede hablar de las capacidades "naturales" (recursos naturales y materias primas) que están orientadas a ampliar y a diversificar los objetos de trabajo; de las capacidades técnicas (herramientas, condiciones de trabajo, in- fraestructura en general) encaminadas a potenciar los medios de trabajo; y de las capacidades organizativas (habilidades y experiencias individuales y colec- tivas para realizar los procesos de producción de satisfactores) dirigidas a in- crementar la productividad de la fuerza de trabajo. Existe una cuarta capacidad muy importante que soporta y amalgama alas tres ya señaladas, y sin la cual no podrían considerarse como tales: el conocí- miento que el propio hombre ha acumulado acerca de su realidad y de sí mis- mo. Es esta última capacidad, la de conocimiento objetivo generándose y acumulándose, la que tiene que ver directamente con la actividad de investiga- ción, tema central de este trabajo (véase el cuadro 1). La lucha del hombre por sobrevivir se convierte, entonces, en una lucha por aumentar en calidad y cantidad sus cuatro capacidades materiales .como palan- cas para producir los satisfactores que le aseguren, también en cantidad y cali- dad, la satisfacción de sus necesidades. Simultáneamente, las crecientes capacidades que el hombre ha generado para satisfacer sus necesidades, han prc civ zo- ley PR: les me ner sul mo par paJ ta COI , " I ter vis en se de po 6 Metodología crítica de la investigación como un "sistema en equilibrio inestable". Tales requerimientos o necesidades humanas pueden ser generados por la parte fisiológica, "naturaJ", del hombre; o bien, surgir de su arista psicosocial o cultural. Debido a que ambos aspectos del ser humano se condicionan mutuamente, está claro que ambos tipos de ne- cesidades (fisiológicas y culturales) se retroalimentan entre sí. La forma en que cada individuo jerarquiza la estructura de sus necesidades y, por ende, la prioridad con que éste las atienda, dependen de muchos facto- res, tales como: la cultura de la que procede, su nivel socioeconómico, su ideo- logía política, sus concepciones religiosas e, inclusive, sus estados de ánimo. Sin embargo, a pesar de tal diversidad de factores -cambiantes todos ellos en el tiempo y en el espacio-, las estructuras de necesidades de los individuos pueden llegar a coincidir, provocando la conformación de grupos sociales en función del grado de coincidencia de sus necesidades, las cuales, al momento de hacerse manifiestas, se convierten en intereses. Con esto, se quiere decir que el sujeto social está muy lejos de ser algo homogéneo. Por el contrario, la interacción de los individuos en el proceso de asegura- m;ento de su sobrevivencia está plagada de momentos conflictivos, los que a su vez están determinados por el grado de satisfacción (o insatisfacción) que en- cuentran dentro del PRS en que se desenvuelvan. Desde la perspectiva social, esto último significa, en un primer momento, que el grado de satisfacción social depende de la posibilidad de generación de satisfactores que una .sociedad ha- ya alcanzado; y; en un segundo momento, de la forma socialmente acordada en que se distribuyan dichos satisfactores. Para la satisfacción del conjunto de necesidades sociales, el hombre cuen- ta de manera colectiva con los recursos que le brinda su medio ambiente y con aquellos que él mismo crea y desarrolla, buscando siempre incrementar la pro- ductividad de su trabajo. Partiendo, justamente, de los elementos del proceso de trabajo: objeto, medio y fuerza de trabajo, tales recursos se pueden enten- der como las capacidades para producir los satisfactores sociales. Así, se puede hablar de las capacidades "naturales" (recursos naturales y materias primas) que están orientadas a ampliar y a diversificar los objetos de trabajo; de las capacidades técnicas (herramientas, condiciones de trabajo, in- fraestructura en general) encaminadas a potenciar los medios de trabajo; y de las capacidades organizativas (habilidades y experiencias individuales y colec- tivas para realizar los procesos de produ<;:ción de satisfactores) dirigidas a in- crementar la productividad de la fuerza de trabajo. Existe una cuarta capacidad muy importante que soporta y amalgama a .las tres ya señaladas, y sin la cual no podrían considerarse como tales: el conoci~ miento que el propio hombre ha acumulado acerca de su realidad y de sí mis- mo. Es esta última capacidad, la de conocimiento objetivo generándose y acumulándose, la que tiene que ver directamente con la actividad de investiga- ción, tema central de este trabajo (véase el cuadro 1). La lucha del hombre por sobrevivir se convierte, entonces, en una lucha por aumentar en calidad y cantidad sus cuatro capacidades materiales.como palan- cas para producir los satisfactores que le aseguren, también en cantidad y cali- dad, la satisfacción de sus necesidades. Simultáneamente, las crecientes capacidades que el hombre ha generado para satisfacer sus necesidades, han http://gratislibrospdf.com/
  27. 27. Elconocimiento dentro del proceso de reproducción social (PRS) 7 Cuadro 1. Capacidades materiales para satisfacer las necesidades sociales • Capacidades técnicas • Capacidades "naturales" • Capacidades' organizativas • Capacidades de conocimiento acumulado provocado la aparición de nuevas necesidades dentro del llamado proceso civilizatorio humano. Esta relación dialéctica -de interdependencia y recha- ZO-, entre necesidades sociales y capacidades materiales, que parece ser una ley a la que se somete el desarrollo de la especie humana, constituye el eje del PRS(véase la figura 4). Es importante precisar que dicha contradicción se manifiesta en dos nive- les. La primera es la manifestación aparente e inmediata, que se da en el mo- mento del consumo; es decir, la que tiene lugar entre la estructura de las necesidades sociales y la estructura de los satisfactores producidos, y cuyo re- sultado es un nivel de satisfacción (o insatisfacción) social determinado en un momento dado. La segunda manifestación de la contradicción necesidades-ca- pacidades es la que ocurre entre lo potencialmente producible y la decisión por parte de la sociedad (o una parte de ella) de dos cosas: aquello que se necesi- ta producir y la forma en que se repartirá lo producido; dicho así, la primera contradicción es resultado de la segunda. El catalizador de esta segunda contradicción es la lucha permanente de in- tereses y de poder entre los diversos grupos sociales, confrontando diferentes visiones y proyectos de sociedad, ya que la correlación de las fuerzas sociales en el plano político es la que define el modo de producción y la forma en que se satisfarán las necesidades sociales a través de una determinada distribución de la riqueza. El resultado de esta confrontación social es lo que define lo que podría llamarse el criterio central de funcionamiento del PRS. ~~'~-------------------------------" / ," PRS ....-,// , / / I I I , I I I I I I I ~~ / I / , / <, .;,,' " ' ',-------------------------------,~ Figura 4. Contradicción dialéctica entre las necesidades sociales y las capacidades materiales dentro del PRS. El conocimiento dentro del proceso de reproducción social (PRS) 7 Cuadro 1. Capacidades materiales para satisfacer las necesidades sociales • Capacidades técnicas • Capacidades "naturales" • Capacidades' organizativas • Capacidades de conocimiento acumulado provocado la aparición de nuevas necesidades dentro del llamado proceso civilizatorio humano. Esta relación dialéctica -de interdependencia y recha- zo-, entre necesidades sociales y capacidades materiales, que parece ser una ley a la que se somete el desarrollo de la especie humana, constituye el eje del PRS (véase la figura 4). Es importante precisar que dicha contradicción se manifiesta en dos nive- les. La primera es la manifestación aparente e inmediata, que se da en el mo- mento del consumo; es decir, la que tiene lugar entre la estructura de las necesidades sociales y la estructura de los satisfactores producidos, y cuyo re- sultado es un nivel de satisfacción (o insatisfacción) social determinado en un momento dado. La segunda manifestación de la contradicción necesidades-ca- pacidades es la que ocurre entre lo potencialmente producible y la decisión por parte de la sociedad (o una parte de ella) de dos cosas: aquello que se necesi- ta producir y la forma en que se repartirá lo producido; dicho así, la primera contradicción es resultado de la segunda. El catalizador de esta segunda contradicción es la lucha permanente de in- tereses y de poder entre los diversos grupos sociales, confrontando diferentes visiones y proyectos de sociedad, ya que la correlación de las fuerzas sociales en el plano político es la que define el modo de producción y la forma en que se satisfarán las necesidades sociales a través de una determinada distribución de la riqueza. El resultado de esta confrontación social es lo que define lo que podría llamarse el criterio central de funcionamiento del PRS. ,~-----------~------------------- ..,."' ' ...... / ,/ PRS , / ~/I I I I , I I I I I I I /, /" ,/ " ' ',-------------------------------,~ Figura 4. Contradicción dialéctica entre las necesidades sociales y las capacidades materiales dentro del PRS. http://gratislibrospdf.com/
  28. 28. 8 Metodolo ía crítica de la investi ación ,••Jo,r'r- --------------'--------'''------------'''----------------1-----.-! , 11' Desde la perspectiva histórica, es posible reconocer la emergencia de dos criterios de funcionamiento del PRS:el que se basa en la máxima ganancia indi- vidual; y el asentado en la máxima satisfacción' social. Independientemente del criterio que rija en un determinado PRS,existe un marco ideológico y legal (su- perestructura jurídica) que lo justifica y sustenta. Elnivel y la orientación en el uso de las cuatro capacidades humanas depen- derá de razones históricas e ideológicas. La ideología representa una más de las facetas distintivas de la especie humana. Por ella podemos entender, de acuer- do con Adolfo Sánchez Vázquez: "a) un conjunto de ideas acerca del mundo y la sociedad que: b) responde a intereses, aspiraciones o ideales de una clase so- cial en un contexto social dado y que: e) guía y justifica un comportamiento práctico de los hombres acorde con sus intereses, aspiraciones o Ideales".'! A partir de esta definición, se puede asegurar que la importancia y la jerar- quización que adquieran, tanto de las capacidades como de las necesidades en una sociedad determinada, se ven influenciadas por la ideología de los indivi- duos, siempre dentro de la lógica del funcionamiento del PRS. Tales ideologías no se trasmiten cromosómicamente; por el contrario, la ideología de un indivi- duo se conforma a lo largo de su existencia y depende de sus vivencias, las cua- les se fundamentan particularmente en la forma material, concreta, en que obtiene sus satisfactores. Resumiendo; el PRS, lejos de ser una actividad puramente técnica y neutral en busca de mayor productividad del trabajo humano, es un proceso inmerso en fuerzas ideológicas de diversos tipos (religioso, político, etcétera), las cuales van a determinar, en función del estado que guarden en un momento dado las cuatro capacidades existentes (técnicas, "naturales", organizativas y de conocimiento), la forma sociopolítica en que se organizarán las sociedades humanas para produ- cir los satis factores, distribuirlos e, incluso, disfrutarlos en su consumo. Además de los satisfactores sociales, el proceso de producción genera otros "resultados colaterales": las transformaciones de la naturaleza, es decir, del me- dio ambiente, como un remanente ecológico de la actividad productora (conta- minación, transformación de los ecosistemas, etcétera). El criterio político de funcionamiento del PRS determina tanto sus aspec- tos económicos como sus aspectos sociales y culturales. Dentro de los econó- micos se encuentra la definición (en cantidad, calidad y variedad) del qué, dónde, cuándo y cómo producir; entre los sociales y culturales se encuentra la jerarquización de las necesidades a satisfacer, la forma de hacerlo y sus nive- les de profundidad. En el cuadro 2 se enumeran las características principales del PRS. _ IMPORTANCIA DEL CONOCIMIENTO DENTRO DEL PRS El hombre, a través del proceso histórico y entendiéndolo como un ser social, se ha distinguido del resto de las especies animales, entre otras cosas, no sólo 11 Adolfo Sánchez Vázquez, "La ideología de la 'neutralidad ideológica' en las ciencias sociales", en J,L. Balcarcel et al" La filosofía y las ciencias sociales, Grijalbo, México, pp, 287-313, p ( n S ) ¡: ( 8 Metodología crítica .de,la investigación Desde la perspectiva histórica, es posible reconocer la emergencia de dos criterios de funcionamiento del PRS: el que se basa en la máxima ganancia indi- vidual; y el asentado en la máxima satisfacción'social. Independientemente del criterio que rija en un determinado PRS, existe un marco ideológico y legal (su- perestructura jurídica) que lo justifica y sustenta. El nivel y la orientación en el uso de las cuatro capacidades humanas depen- derá de razones históricas e ideológicas. La ideología representa una más de las facetas distintivas de la especie humana. Por ella podemos entender, de acuer- do con Adolfo Sánchez Vázquez: "a) un conjunto de ideas acerca del mundo y la sociedad que: b) responde a intereses, aspiraciones o ideales de una clase so- cial en un contexto social dado y que: e) guía y justifica un comportamiento práctico de los hombres acorde con sus intereses, aspiraciones o ideales".l1 A partir de esta definición, se puede asegurar que la importancia y la jerar- quización que adquieran, tantode las capacidades como de las necesidades en una sociedad determinada, se ven influenciadas por la ideología de los indivi- duos, siempre dentro de la lógica del funcionamiento del PRS. Tales ideologías no se trasmiten cromosómicamente; por el contrario, la ideología de un indivi- duo se conforma a lo largo de su existencia y depende de sus vivencias, las cua- les se fundamentan particularmente en la forma material, concreta, en que obtiene sus satisfactores. Resumiendo; el PRS, lejos de ser una actividad puramente técnica y neutral en busca de mayor productividad del trabajo humano, es un proceso inmerso en fuerzas ideológicas de diversos tipos (religioso, político, etcétera), las cuales van a determinar, en función del estado que guarden en un momento dado las cuatro capacidades existentes (técnicas, "naturales", organizativas y de conocimiento), la forma sociopolítica en que se organizarán las sociedades humanas para produ- cir los satisfactores, distribuirlos e, incluso, disfrutarlos en su consumo. Además de los satisfactores sociales, el proceso de producción genera otros "resultados colaterales": las transformaciones de la naturaleza, es decir, del me- dio ambiente, como un remanente ecológico de la actividad productora (conta- minación, transformación de los ecosistemas, etcétera). El criterio político de funcionamiento del PRS determina tanto sus aspec- tos económicos como sus aspectos sociales y culturales. Dentro de los econó- micos se encuentra la definición (en cantidad, calidad y variedad) del qué, dónde, cuándo y cómo producir; entre los sociales y culturales se encuentra la jerarquización de las necesidades a satisfacer, la forma de hacerlo y sus nive- les de profundidad. En el cuadro 2 se enumeran las características principales del PRS. IMPORTANCIA DEL CONOCIMIENTO DENTRO DEL PRS El hombre, a través del proceso histórico y entendiéndolo como un ser social, se ha distinguido del resto de las especies animales, entre otras cosas, no sólo 11 Adolfo Sánchez Vázquez, "La ideología de la 'neutralidad ideológica' en las ciencias sociales", en ].L Balcarcel et al., La filosofía y las ciencias sociales, Grijalbo, México, pp. 287-313. http://gratislibrospdf.com/

×