El marxismo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

El marxismo

on

  • 176 views

 

Statistics

Views

Total Views
176
Views on SlideShare
106
Embed Views
70

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

2 Embeds 70

http://historia168dolores.blogspot.com.ar 56
http://www.historia168dolores.blogspot.com.ar 14

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

El marxismo El marxismo Document Transcript

  • EL MARXISMO (Parte I: La teoría de Karl Marx) A- MATERIALISMO DIALÉCTICO Y MATERIALISMO HISTÓRICO El origen del pensamiento de Marx encuentra sus bases en el pensamiento del filósofo alemán Hegel; tanto para Hegel como para Marx la fuerza impulsora de cambio social es la lucha y el factor determinante es el poder. La lucha tiene lugar entre clases sociales y el poder es más económico que político, siendo en Marx el poder político una consecuencia del poder económico. A juicio de Hegel, la historia es un proceso lógico, una tarea de la razón, en la cual las situaciones conflictivas (tesis y antítesis) se reconcilian en la síntesis. Desde el punto de vista de Marx, cada fase de la producción económica es una síntesis, pero también una tesis con una antítesis. Una clase produce para organizar la producción, pero las técnicas llegan a superar su cascarón social y surge una nueva clase, interesada en un nuevo modo de producción y enfrentada con la clase anterior. Marx consideraba a la dialéctica como un método lógico, único capaz de explicar una materia de estudio en constante desarrollo y de revelar la necesidad de su desarrollo. Como Hegel, Marx consideraba la explicación mecánica como correspondiente a una forma inferior de la lógica porque se refiere a una etapa inferior de la realidad. Marx consideraba al materialismo como una ciencia alejada de la religión y de todo aquello que no tuviese sentido lógico o razonable; dado que estos elementos serían apoyos ficticios de una clase para controlar y explotar a otras clases (clase dominante sobre clase dominada). El materialismo y la dialéctica, para Marx, era la génesis de una nueva revolución de mayor alcance (esto significa la superación de todas las etapas revolucionarias y de producción para llegar a la etapa de la abolición de las clases). La economía se convirtió, para Marx, en una combinación de historia y análisis: análisis de las relaciones prevalecientes en cualquier sistema dado de producción, complementado por la historia del auge y desarrollo de ese sistema. Marx adoptó también una visión económica clásica de David Ricardo de que sólo el trabajo crea valor y el capital es trabajo almacenado, enajenado al proletariado. Los obreros se ven obligados a adaptar salarios bajos porque, a medida que aumenta el capital que producen, se ven sustituidos por máquinas. Así, existe una reserva cada vez mayor de mano de obra; la tesis y la antítesis se encabezan así hacia la síntesis. Con el tiempo la capacidad productiva supera a la demanda
  • y caen los precios, la reserva de desocupados y pobres aumenta hasta que se produce una revolución, gracias a la cual los obreros se hacen con el control de los medios de producción. El materialismo histórico de Marx se sustenta en que la historia se interpreta como una lucha de clases, un proceso en el cual las condiciones económicas son la base de la vida, y el desarrollo de las técnicas de producción determina el carácter de una sociedad. Sobre estas bases se edifican sistemas políticos e ideológicos. El movimiento de la historia es una dialéctica dentro de cada fase económica que produce la clase que se opone al orden social y político y lo derroca. B) LA TEORÍA DE MARX “En la producción social de su vida, los hombres contraen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción, que corresponden a una determinada fase de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia. Al llegar a una determinada fase de desarrollo, las fuerzas productivas materiales de la sociedad chocan con las relaciones de producción existentes o, lo que no es más que la expresión jurídica de esto, con las relaciones de propiedad dentro de las cuales se han desenvuelto hasta allí. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas suyas. Y se abre así una época de revolución social. Al cambiar la base económica se revoluciona, más o menos rápidamente, toda la inmensa superestructura erigida sobre ella. Cuando se estudian esas revoluciones, hay que distinguir siempre entre los cambios materiales ocurridos en las condiciones económicas de producción y que pueden apreciarse con exactitud propia de las ciencias naturales, y las formas jurídicas, políticas, religiosas, artísticas o filosóficas, en una palabra, las formas ideológicas en que los hombres adquieren conciencia de este conflicto y luchan por resolverlo… Ninguna formación social desaparece antes de que se desarrollen todas las fuerzas productivas que caben dentro de ella, y jamás aparecen nuevas y más altas
  • relaciones de producción antes de que las condiciones materiales para su existencia hayan madurado en el seno de la propia sociedad antigua. Por eso la humanidad se propone siempre únicamente los objetivos que puede alcanzar pues, bien miradas las cosas, vemos siempre que estos objetivos sólo brotan cuando ya se dan o, por lo menos, se están gestando, las condiciones materiales para su realización”.1 El modo de producción capitalista implica relaciones sociales de producción en la cual los obreros cambian su mercancía, que es la fuerza de trabajo, por la mercancía del capitalista, que es el salario (tanto dinero por tantas horas de uso de la fuerza de trabajo). El salario es el precio de una determinada mercancía (de la fuerza de trabajo) entonces, ¿cómo se determina el precio de la mercancía? A través de la competencia entre compradores y vendedores, la relación entre la oferta y la demanda. El capital está formado por materias primas, instrumentos de trabajo y medios de vida de todo género que se emplean para producir nuevas materias primas, nuevos instrumentos de trabajo y nuevos medios. Todas estas partes integrantes del capital son hijas del trabajo, productos del trabajo; por esto el trabajo acumulado origina capital: el trabajo acumulado que sirve de medio para una nueva producción es el CAPITAL. En la producción los hombres no actúan solamente sobre la naturaleza, sino que actúan también entre ellos. No pueden producir sin asociarse de un cierto modo. Para producir los hombres contraen determinados vínculos y relaciones, y a través de éstos vínculos y relaciones es cómo se relacionan con la naturaleza, cómo se efectúa la producción. Las RELACIONES SOCIALES en las que los individuos producen = LAS RELACIONES SOCIALES DE PRODUCCIÓN forman en conjunto lo que se llaman las relaciones sociales, la sociedad y, concretamente, una sociedad con un determinado grado de desarrollo histórica, una sociedad de carácter peculiar y distintivo. La sociedad antigua, la sociedad feudal, la sociedad burguesa; son otros de los tantos conjuntos de relaciones de producción, cada uno de los cuales representa, a la vez, un grado especial de desarrollo de la historia de la humanidad. También el capital es una relación social de producción; una relación burguesa de producción (una relación de producción de la sociedad burguesa). 1 Marx, K. (1859): Contribución a la crítica de la Economía política. En: http://www.marxists.org
  • TEORÍA SOBRE EL VALOR Y LA PLUSVALÍA El capital no se compone solamente de medios de vida, instrumentos de trabajo y materias primas (no se compone únicamente de productos materiales) sino igualmente de valores de cambio y todos los productos que lo integran son mercancías. La MERCANCÍA, o sea el objeto que en vez de ser consumido por el que lo produce, está destinado al cambio y a la venta, es la forma elemental de la riqueza en las sociedades donde impera el régimen de producción capitalista. Las mercancías son valores en tanto que son materialización de la fuerza humana de trabajo. La teoría sobre el valor y la plusvalía constituye uno de los aspectos centrales de la obra “EL Capital”. En síntesis:  Las cosas tienen dos valores; el de uso y el de cambio, el primero sirve para satisfacer necesidades, el segundo consiste en el elemento común de todas las cosas que pueden cambiarse, es decir, el trabajo, tanto mayor cuanto más esfuerzo humano se necesite para realizarlo medido por el tiempo invertido por término medio.  El trabajo obrero como mercancía tiene su valor de uso en el mundo capitalista, medido por el número de horas empleado para la obtención del producto y un valor de cambio correspondiente a la cantidad de trabajo acumulado en las fuerzas gastadas por el obrero, medido por el número de horas necesarias para la producción de alimentos, ropa, etc. que se requieren para restaurar las fuerzas del obrero consumidas por su trabajo.  El capitalista compra trabajo del obrero además de lo que éste produce (valor de uso del trabajo) y a cambio el trabajo prestado (valor de cambio) le da un salario necesario para que el obrero pueda reponer sus fuerzas. Pero el valor de uso del trabajo es siempre mayor que su valor de cambio, ya que el obrero, siempre produce más de lo que necesita para su sustento. Por ejemplo, si el trabajo dura ocho horas, quizás en seis horas ya haya producido lo suficiente para su manutención. La diferencia entre los dos valores de trabajo es la que se queda el capitalista, el aumento de valor, trabajo que el obrero realiza gratis para el capitalista: la plusvalía.
  •  Al capitalista le interesará que la plusvalía crezca, aumentando el tiempo de trabajo o la productividad. Las denominadas “horas extras” también serán un engaño, puesto que el beneficio de ellas será limpio para el capitalista que les pagará en proporción, incluso a menos precio que las normales y el obrero no tendrá más remedio que realizarlas para sobrevivir. LA LUCHA DE CLASES Desde el punto de vista de Marx, la sociedad siempre se ha reducido a dos clases en constante lucha: la dominante y la dominada, que corresponden –en la época capitalista- a la burguesía y el proletariado. La historia humana avanza mediante un proceso dialéctico o de contradicciones que consiste en la lucha de estos dos opuestos y antagónicos elementos que son las clases sociales. Para Marx la clase tenía una unidad colectiva, actúa en la historia como una unidad y produce sus ideas y creencias características como una unidad, actuando bajo la presión de su situación en el sistema económico y social. El individuo cuenta principalmente por su participación en la clase, porque sus ideas son esencialmente un reflejo de las ideas creadas por la clase. 1) El marxismo como movimiento revolucionario: Marx concibió su doctrina como movimiento revolucionario, cuyo objetivo es acelerar la destrucción del capitalismo que al llevar en sí mismo su propia contradicción el conduce a su propia destrucción. 2) La meta será la sociedad comunista, donde el hombre encontrará su pleno desarrollo social e individual, superando las alienaciones o enajenaciones del sistema capitalista. Estas alienaciones colocan al hombre fuera de sí y pueden explicadas como:  Económica: que atenta tanto contra el trabajador, porque el producto de su trabajo se lo lleva el capitalista, como contra éste porque, al recibirlo, no se perfecciona con
  • su esfuerzo. La raíz de esta alienación se halla en que mientras el trabajo es colectivo, los medios de producción son individuales (de los capitalistas).  Social: el hombre, social por naturaleza, busca en otros su complemento, pero en el capitalismo sus dos clases sociales (burguesía y proletariado) no pueden complementarse por ser antagónicas, siendo ilusoria toda reconciliación. Al terminar con la alienación económica mediante la supresión de la propiedad privada, se acabará con las clases sociales y el hombre podrá realizarse en una sola sociedad.  Política: porque en una sociedad donde los individuos no son iguales económicamente es imposible la verdadera igualdad de derechos del capitalismo liberal, la fraternidad y la libertad.  Religiosa: porque se cree en la existencia de seres espirituales que según Marx no existen. La clase oprimida ve en la dominante el reflejo de los dioses y sueña en otra vida en la que se repararán las injusticias. La clase dominante utilizará a la religión como opio de los pueblos.  Filosófica: actitud del mundo desordenado capitalista en el que se conocen teóricamente los conflictos políticos y socioeconómicos, mientras que la praxis del marxismo posee la solución para todos ellos. C) EL MATERIALISMO DIALÉCTICO Y LA POLÍTICA Los conceptos de ideología, determinismo económico y lucha de clases completan la parte teórica de la filosofía social de Marx. Estas concepciones debían constituir un estímulo para la revolución proletaria y una guía para los partidos revolucionarios, puesto que el fin último de la teoría, según Marx, no era interpelar al mundo sino cambiarlo. La lucha por el poder entre las clases sociales constituye la fuerza impulsora de la política porque, según la concepción de Marx, alguna clase debe ser dominante en un momento dado. Utilizará su poder superior para explotar a las clases con menos poder y el estado no es más que el aparato del poder que la clase utiliza para esa explotación de la clase dominante. La tesis general de Marx era que la clase obrera (trabajadora) ha sido sometida por la organización industrial a un régimen que no está de acuerdo con la profesión de la
  • libertad y la igualdad en la filosofía democrático – burguesa. En su libro “El Capital” Marx buscaba demostrar que el capitalismo, al destruirse a sí mismo, daría origen al socialismo, su antítesis. El concepto básico del análisis propuesto por Marx era el de la plusvalía. Por esto, Marx trataba de demostrar que en un régimen capitalista, donde los capitalistas son los dueños de los medios de producción, el trabajo siempre se verá obligado a producir más de lo que recibe y más de lo necesario para el funcionamiento del sistema. Los salarios, en general, corresponderán al mínimo de subsistencia. El capitalismo debe morir inevitablemente y su desaparición dará origen inevitablemente al socialismo. La filosofía social de Marx fundó las concepciones de la estrategia política que en la práctica se mostraron divergentes a lo largo del siglo XX y que constituyó uno de los grandes paradigmas no solamente para el desarrollo político y la acción de masas y partidos, sino para el análisis histórico y su aplicación en la investigación de todas las disciplinas de las ciencias sociales y humanísticas. Prof. Noelia Ibáñez Echevarría Fuentes y bibliografía consultar noelia.informacion@gmail.com