• Carmen del Pino Jiménez
• Filosofía
• 1º Bachillerato Ciencias de la Salud
• Nuria López Rey


Orígenes



Tribus que los solían llevar



Tipos de Tatuajes



Utilidad



Perdurabilidad



Eliminación



Tat...
Los tatuajes fueron una práctica
eurasiática en tiempos neolíticos, y se
han encontrado incluso en una momia del
siglo II ...
Polinesia

Lejano Oriente

Egipto

América

Siberia

Medio
Occidente y
zonas aledañas

Occidente
Polinesia

Propiciaba el respeto comunal a quien
los llevaba en su piel: cuanto más
tatuado estaba alguien, más respeto se...
Egipto

En Egipto eran sobre todo las
mujeres quienes se tatuaban.
Se le conferían al tatuaje
funciones protectoras y
mági...
América

En América Central, las tribus
utilizaban los tatuajes a modo de
conmemoración de los caídos en batalla
y como fo...
Lejano Oriente

Aproximadamente en el siglo X a.C., el
tatuaje llegó al Japón. A partir de su
inserción en la cultura nipo...
Siberia

Restos con 2.500 años de antigüedad en
Altái parecen revelar que los tatuajes
estaban reservados para la jerarquí...
Medio
Occidente y
zonas aledañas

En India, Pakistán, Irán, Yemen, Oriente
Medio y África del norte, la alheña o
arjeña o ...
Occidente

El tatuaje llegó a Occidente por vía
marítima. Las expediciones de Colón en
América y del capitán James Cook a ...
Algunos animales también son tatuados en
ocasiones, normalmente por razones identificativas. Los
tatuajes deben colocarse ...
Actualmente, hay tatuajes que desaparecen al poco tiempo de dibujarse y se les
llama temporales, otros permanecen durante ...
Aún con el moderno láser, el tratamiento para eliminar tatuajes puede ser
doloroso, caro y consumir mucho tiempo. Incluso ...
Los mineros que trabajaban el carbón presentaban tatuajes característicos debidos
al polvo de carbón que penetraba en las ...
Desde hace unos años que el tatuaje ha encontrado su lugar en los medios de
comunicación, demostrando el aumento en la ace...
Hay que tener suficiente criterio personal para exigir a los estudios y sus artistas
las medidas higiénicas que aseguren s...
P: ¿Cuándo se te pasa por la cabeza tatuarte la cara?
R: La idea de caritatuarme (hacerme la cara, pincharme la
cara) la t...
P: ¿Quién te está haciendo el tatuaje y qué dijo cuando se lo
propusiste?
R: Montse Manzorro (Tarambana Tattoo en El Puert...
P: La pregunta del millón, ¿por qué en la cara?

R: ¿Por qué la cara? No soy tímido. Soy nudista, estoy
acostumbrado a que...
P: ¿Qué significa el tatuaje para ti?

R: El tatuaje es el mar en mi cara. Me volví playa, porque por
motivos de salud la ...
P: ¿Cuál ha sido la parte más dolorosa?

R: Hombre, el dolor es subjetivo, y lo que uno soporta bien, a
otro lo hace polvo...
P: ¿Alguno intentó hacerte cambiar de idea para que no lo
hicieses?
R: Nadie pudo intentar nada porque yo no comento el fu...
P: ¿Te sientes juzgado por los demás?
R: La vida te enseña que, hagas lo que hagas, siempre, siempre
tendrás enemigos. Me ...
P: ¿Tienes planes para más adelante?
R: El tatuaje te atrapa, te seduce. Difícil sería pararme ahora.
Seguiré insistiendo ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Los tatuajes (carmen del pino)

1,596 views

Published on

Trabajo realizado por Carmen del Pino para la clase de Filosofía y Ciudadanía del IES Sán Álvaro de Córdoba

Published in: Education
1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,596
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
516
Actions
Shares
0
Downloads
11
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Los tatuajes (carmen del pino)

  1. 1. • Carmen del Pino Jiménez • Filosofía • 1º Bachillerato Ciencias de la Salud • Nuria López Rey
  2. 2.  Orígenes  Tribus que los solían llevar  Tipos de Tatuajes  Utilidad  Perdurabilidad  Eliminación  Tatuajes Naturales  El Tatuaje en los Medios de Comunicación  Riesgo médico e infección irreversible por virus Hepatitis-C
  3. 3. Los tatuajes fueron una práctica eurasiática en tiempos neolíticos, y se han encontrado incluso en una momia del siglo II d.C
  4. 4. Polinesia Lejano Oriente Egipto América Siberia Medio Occidente y zonas aledañas Occidente
  5. 5. Polinesia Propiciaba el respeto comunal a quien los llevaba en su piel: cuanto más tatuado estaba alguien, más respeto se le debía. De manera particular, los maoríes utilizaban el tatuaje para la batalla. Las diferentes tribus de la Polinesia utilizaban el tatuaje como ornamentación corporal, sin que por ello éstos pierdan su fuerte sentido comunal. El tatuaje comenzaba a muy temprana edad y se prolongaba hasta que no quedase región del cuerpo virgen de los pigmentos. La práctica de tatuar se desarrolló durante miles de años y alcanzó un punto culmen con el perfeccionamiento de motivos geométricos. El tatuaje se utilizaba para identificar a un individuo. Además, indicaba el paso de la adolescencia a la madurez
  6. 6. Egipto En Egipto eran sobre todo las mujeres quienes se tatuaban. Se le conferían al tatuaje funciones protectoras y mágicas El carácter sobrenatural del tatuaje no fue exclusividad de Egipto: muchas culturas le otorgaron este poder a los tatuajes. Los relacionaban mucho con las deidades y con la protección.
  7. 7. América En América Central, las tribus utilizaban los tatuajes a modo de conmemoración de los caídos en batalla y como forma de adoración de los dioses. En el hemisferio sur del continente americano, tribus indígenas también pintaban sus cuerpos, pero no de manera permanente. En América del Norte, los indígenas utilizaban los tatuajes como parte del ritual de paso. Cuando una persona pasaba de la pubertad a la adultez se la tatuaba con el fin de proteger su alma. Sin embargo, ésta no era la única utilización ritual que se hacía del tatuaje en esta región del mundo.
  8. 8. Lejano Oriente Aproximadamente en el siglo X a.C., el tatuaje llegó al Japón. A partir de su inserción en la cultura nipona, el tatuaje se popularizó en sectores cada vez más poderosos, hasta llegar a ser utilizado por un Emperador en el siglo V como ornamento corporal Se señala su utilización estética porque en Japón existía la costumbre de destinar el tatuaje para marcar a los delincuentes en sus brazos con líneas gruesas en par u otro tipo de formas, tatuando en ambos brazos entre el codo y la muñeca en todo su alrededor. Esta marca tenía el objetivo de hacer de las personas que desobedecían la ley individuos repudiables para toda su vida y en todos lados, a raíz de llevar la marca de la vergüenza consigo, debido a esto, los delincuentes marcados por tatuajes vergonzosos comenzaron a tapárselos con otros tipos de diseños más mitológicos, es de ahí que inicia la famosa terminología Yakuza, siendo esta una "mafia" japonesa que se distinguían por tener tatuajes en casi toda la totalidad del cuerpo.
  9. 9. Siberia Restos con 2.500 años de antigüedad en Altái parecen revelar que los tatuajes estaban reservados para la jerarquía en algunas tribus nómadas siberianas.
  10. 10. Medio Occidente y zonas aledañas En India, Pakistán, Irán, Yemen, Oriente Medio y África del norte, la alheña o arjeña o henna o jena es un tinte natural de color rojizo que se emplea para el pelo y que además se usa en una técnica de coloración de la piel llamada mehandi. Se hace con la seca seca y el pecíolo de Lawsonia alba Lam. Los patrones del mehandi son bastante complejos y en algunas culturas se emplean como ornamento nupcial.
  11. 11. Occidente El tatuaje llegó a Occidente por vía marítima. Las expediciones de Colón en América y del capitán James Cook a las islas de la Polinesia fueron el punto de partida del tatuaje hacia Occidente. En estas expediciones los marineros tuvieron contacto con los indígenas amerindios, con los maoríes y con otras tribus que les “enseñaron” el arte de tatuar. A su retorno, los marineros abrieron sus propios estudios de tatuaje y popularizaron esta disciplina entre los sectores populares. En 1846 se abre en Nueva York lo que aparentemente fue el primer estudio de tatuaje. Durante la Guerra de Secesión el arte del tatuaje experimentó un gran crecimiento y popularización. Fellows, Hildebrandt y O'Reilly, el inventor de la máquina de tatuar, fueron los encargados de hacer de la práctica tatuadora una profesión Sin embargo, el tatuaje no se liberó completamente de su tradición inhumana. Durante la Alemania nazi (como el ejemplo más conocido aunque no sea el único) se utilizó el tatuaje para marcar a los prisioneros de los campos de concentración.
  12. 12. Algunos animales también son tatuados en ocasiones, normalmente por razones identificativas. Los tatuajes deben colocarse con precaución y cuidarse con absoluta dedicación, manteniéndolos alejados del sol durante 2 o 3 semanas según el cuidado que se le de.
  13. 13. Actualmente, hay tatuajes que desaparecen al poco tiempo de dibujarse y se les llama temporales, otros permanecen durante toda la vida salvo en el caso de que se eliminen con láser. La razón de que estos últimos permanezcan inmutables es que la tinta se asienta en la capa de la dermis, situada bajo la epidermis. La epidermis es la capa externa de la piel que renueva constantemente sus células. Sin embargo, el metabolismo de la dermis no implica este tipo de recambio y, por lo tanto, la tinta no se elimina.
  14. 14. Aún con el moderno láser, el tratamiento para eliminar tatuajes puede ser doloroso, caro y consumir mucho tiempo. Incluso borrar un tatuaje pequeño puede costar hasta 1.400 euros Los más modernos, de varios colores, resultan casi imposibles de eliminar, sobre todo si son grandes. También el factor color es un escollo para la eliminación, al contrario de lo que popularmente se piensa, no es el negro el más difícil sino los verdes, púrpura (gamas rojas) y amarillos.
  15. 15. Los mineros que trabajaban el carbón presentaban tatuajes característicos debidos al polvo de carbón que penetraba en las heridas. De forma semejante, un tatuaje traumático se produce cuando una sustancia, como el asfalto, pólvora, amalgama de plata, etc., se introduce en una herida. Éstos son particularmente difíciles de eliminar debido a que tienden a profundizar por las diferentes capas de la piel.
  16. 16. Desde hace unos años que el tatuaje ha encontrado su lugar en los medios de comunicación, demostrando el aumento en la aceptación general sobre este modo de arte y expresión personal. Primeramente con la serie de televisión Miami Ink, un reality show de la cadena Discovery que recopila ciertos trabajos y aspectos personales de la vida de un grupo de tatuadores de Miami; posteriormente, con la serie LA Ink, de similares características pero sobre un tienda de tatuajes de Los Ángeles, abierta y popularizada por Kat Von D y recientemente NY INK protagonizado por Ami James, tatuador de fama internacional que protagonizó también Miami Ink pero esta vez en su nueva estudio en la ciudad de Nueva York. El último reality que ha irrumpido se trata de Madrid Ink.
  17. 17. Hay que tener suficiente criterio personal para exigir a los estudios y sus artistas las medidas higiénicas que aseguren sesiones sin riesgos para la salud, ser celosos para con la higiene y evitar comportamientos de riesgo: ignorar el origen de las agujas (deben permanecer esterilizadas en bolsas individuales), ignorar que las tintas carezcan de estricto control higiénico (en algunos países los únicos recipientes autorizados y aceptados higiénicamente suelen ser monodosis), y exigir una certificación de que el artista está capacitado para el tatuaje.
  18. 18. P: ¿Cuándo se te pasa por la cabeza tatuarte la cara? R: La idea de caritatuarme (hacerme la cara, pincharme la cara) la tenía desde joven, pero soy pobre y esto significa que no siempre se dispone de libertad suficiente: debes trabajar, debes aceptar las órdenes de papá... Si yo hubiese tenido dinero de sobra para vivir a lo grande, me la habría pinchado a los 20 años. Por tanto, mi ilusión de hacerme la cara viene de hace mucho, un deseo que cumplí al fin. La libertad me parece la fruta más dulce, mi verdadero tesoro. Aún así, mi liberación viene, sobre todo, por mi piercing, no por mi tatu facial. Cualquiera puede tener un tatu facial. Pero mi piercing «Tuerto», no. P: ¿Cuánto tiempo pasa hasta que empiezas a hacerlo realidad? R: El tiempo desde la decisión hasta el pinchazo es muy breve, cuestión de días. Y digo días porque Montse Manzorro (la tatuadora) estaba a principios de agosto de vacaciones. Yo soy de decir y hacer, especialmente cuando se huele la libertad.
  19. 19. P: ¿Quién te está haciendo el tatuaje y qué dijo cuando se lo propusiste? R: Montse Manzorro (Tarambana Tattoo en El Puerto de Santa María, Cádiz) lleva años tatuando, pero no tenía la experiencia de una cara. Ella suponía que, técnicamente, no sería ninguna tontería (párpados, nariz, orejas, labios...). Pero me conoce, sabe que tengo mis motivos y sabe que si ella se rajase (se niega), iría a otra persona, aunque sea un cualquiera. Es decir, caritatuarme lo haré, con Montse o sin ella. No lo hago yo mismo porque requiere mucho tacto y arte, y yo solamente me he pinchado (a máquina) los dedos de las manos. Ése sería para mí el tatuaje perfecto: autotatuarme la cara. No creo que haya satisfacción mayor en el mundo del tatuaje. Tengo una anécdota sobre el día que le propuse tatuarme la cara. Yo tengo tatuada mi cara en mi antebrazo derecho. Pues bien, resulta que llego y le digo «quiero que me hagas unas olas en la cara, de verde y azul». Me responde que la cara es muy pequeña, y no se verán bien. «¡No, no, en mi cara, en ésta!». ¡Ja ja ja ja! Nos reímos a gusto ese día...
  20. 20. P: La pregunta del millón, ¿por qué en la cara? R: ¿Por qué la cara? No soy tímido. Soy nudista, estoy acostumbrado a que me miren sin trapos. La cara es el no va más en el mundo del tatuaje. Después de la cara, ya no queda nada. Y no digo esto por estar lleno de tinta, ni mucho menos. Sólo tengo 23 tatuajes, más las chapuzas que me hago en los diez dedos. Mucha gente piensa cuando me ve con manga larga: «estará bien lleno». A la cara le tenía ganas, es un experimento psicológico hacia fuera y hacia dentro, no tiene comparación con un tatuaje en la mano. La cara es un salto, y algunos (los que no se conocen a ellos mismos) se caen pronto. Yo no caeré, me alimento de miradas (especialmente, femeninas). Para llevar la cara hecha debes tener arte, o llámalo como quieras, pero hay que servir para eso. No seré yo quien diga que esto es fácil. Por desgracia, el mundo «moderno» es duro con los tipos raros. El tatuaje en la cara es mi carné elegido, mi carné de tarambana, el signo para reconocerme desde lejos sin equivocarte. Aquí estoy, que continúe la comedia. Quien crea que mi tatuaje facial es chulería... ¡acertará! ¡Ja ja ja ja!. También soy raro por tener la cara hecha, y todavía no los hombros, el cuello, la espalda, la barriga... Me gusta más así, pues demuestro que me queda mucho espacio por pinchar, pero elijo la cara.
  21. 21. P: ¿Qué significa el tatuaje para ti? R: El tatuaje es el mar en mi cara. Me volví playa, porque por motivos de salud la perdí, perdí mi corazón, mi playa. Tú dirás «cojones, ponte crema», no, la crema me asquea. Tampoco uso toalla, y ya te imaginas que pájaro raro soy. «Cojones, ve de noche», no, la noche le quita abrigo a mi playa, el sol me abriga psicológicamente. Sabrás que tomar el sol es terapia conocida en todo el mundo, aleja del suicidio. P: ¿Tenías en mente desde un principio tatuarte toda la cara o empezó por algo pequeño que fue creciendo? R: Muy buena pregunta. Los tatuajes evolucionan en la mente, se transforman, van haciéndose cariñosos, seductores. Y si tenías pensado un tatuaje de 2 x 3 centímetros, éste se extiende en tu mente, se hace tu amigo, crece contigo, llora contigo, se hace ombligo. Terminas deseando tener cinco o seis caras, para llenarlas de tu rabia, de tu tristeza. «Todo tatuaje es pequeño», te dirá siempre un fanático de este mundillo. «Y ahora quiero además esto, pero ya no cabe», solemos pensar.
  22. 22. P: ¿Cuál ha sido la parte más dolorosa? R: Hombre, el dolor es subjetivo, y lo que uno soporta bien, a otro lo hace polvo. Pero creo que tengo razón al decir que la nariz, algunos puntos de la oreja y la zona ósea que rodea el ojo tienen cosquillita para rato, ¡ja ja ja ja! no se olvida. Y tengo un truco, Montse dice que solamente me funciona a mí: mi espejo. Porque veo el dibujo, y me animo, he comprobado que duele más si cierro el ojo. A mí me funciona y con eso basta. P: ¿Qué piensa tu familia y amigos?, ¿te apoyaron? R: Mi familia.... cómo decirlo bellamente... no me mató. Mis amigos, los que me conocen bien, no necesitan apoyarme, pues yo tiro del carro y no miro atrás. Ellos sonríen, y piensan «cada día más majara, cojones». No esperé ningún apoyo, y supe que llegarían insultos. Y llegaron, entraron por mi oreja izquierda y salieron por la diestra. Así soy.
  23. 23. P: ¿Alguno intentó hacerte cambiar de idea para que no lo hicieses? R: Nadie pudo intentar nada porque yo no comento el futuro atraco a un banco con un poli, valga el ejemplo. Ya me sé todos los cuentos y estoy de vuelta. P: Todos sabemos que los niños no se cortan ni un pelo a la hora de hablar, señalar, etc. ¿Cómo reaccionan cuando te ven? R: Los niños me dan esas pequeñas alegrías necesarias para olvidarse del suicidio. «Mami, mira, ese hombre se ha pintado la cara. ¿Por qué?». Ellos cambiarán el sistema, pero debemos darles las semillas. Yo soy una semilla más, ya somos muchas. P: ¿Te has sentido discriminado por culpa del tatuaje? R: Me he sentido discriminado por culpa de mi librepensamiento, por ser ateo, desde los 8 añitos, en un colegio de curas (yo solía callarlo). Fui enurésico (mear la cama) hasta los 17 años. Me puncé voluntariamente el ojo, para largarme de los boinas verdes. El tatuaje facial me la trae floja, no es nada importante en mi «divertida» vida. Pero sí, me siento discriminado, aunque es menos de lo que calculaba, o quizá no quiero notarlo...
  24. 24. P: ¿Te sientes juzgado por los demás? R: La vida te enseña que, hagas lo que hagas, siempre, siempre tendrás enemigos. Me juzgan por mi tatuaje, pero yo podría juzgarlos por su anillo de compromiso, o por su corbata, o por su café. No importa que me juzguen, pero mejor no enterarse, ¡je je je!. Todo consume energía, cada detalle en la vida y la solemos desperdiciar en pamplinas, ¡ah, homo sapiens!... P: ¿Tienes días en los que te gustaría no tener el tatuaje? R: Por cuestiones dermatológicas (falta de tinta), uno se cabrea al ver cómo cambia la puñetera piel, y expulsa la tinta, y hay que repasar. Lo digo por mi piel, que es difícil, no cuestiono la maestría del tatuador. Hay días en que debería arrancarme la piel a tiras, ¡ja ja ja ja! La piel no tatuada. P:Normalmente una persona a la que le falta un ojo intenta disimularlo con una prótesis, tú no, incluso te has hecho un piercing en los párpados. ¿Te gusta llamar la atención? R: Hay una diferencia con respecto a la mayoría: yo soy tuerto voluntario, así lo quise. No quiero disimular nada (ya no estudio con los curas, ¡je je je!). Quiero decirle a la sociedad que soy tuerto, que lo soy por decisión (o locura) propia, que ya no usaré ese asqueroso ojo de cristal (muchos disgustos me dio), que me he perforado los párpados por comodidad y rebeldía (conmigo no valen los parches), que quiero llamar la atención y decir que sigo vivo.
  25. 25. P: ¿Tienes planes para más adelante? R: El tatuaje te atrapa, te seduce. Difícil sería pararme ahora. Seguiré insistiendo con mi jodida piel facial y después las manos, rellenarlas a tope. Después, rellenar bien los brazos. Faena queda para largo, hay más tinta que vida...

×