Ética y negocios para América Latina

6,360 views
6,194 views

Published on

Material seleccionado del libro del Dr. Eduardo SCHMIDT: Ética y Negocios para América Latina (Perú, Universidad del Pacífico, 1995).

Ética y negocios para América Latina

  1. 1. Material seleccionado del libro del Dr. Eduardo SCHMIDT : Ética y Negocios paraAmérica Latina (Perú, Universidad del Pacífico, 1995).Material exclusivamente con fines docentes de la cátedra y mientras no se disponga del texto en laLibrería de la Universidad. Cualquier requerimiento, dirigirse directamente al autor. 1
  2. 2. LA OBJETIVIDAD MORAL Y LA FORMULACIÓN DE PRINCIPIOS MORALES Toda idea bien conceptualizada es la pequeña llama que inicia e ilumina una investigación...INTRODUCCIÓNEn el primer capítulo se pudo apreciar que diferentes personas prefieren definir “lo ético” en diferentestérminos. Son muchos los que reconocen que la mayoría de estas maneras de definir “lo éticotienden a ser subjetivas. Esto es obvio en el caso de la respuesta “lo que está de acuerdo con missentimientos de justicia”.Al notar este peligro de ser demasiado subjetivos, se ha definido lo ético en el Mundo de los negocioscomo “ una conducta conforme con lo que es la persona humana y conforme con los derechos y lasobligaciones de todas las personas afectadas por esta conducta”. Esta definición descriptiva de lo“ético” implica que por el hecho de ser una persona humana, el hombre tiene ciertos derechos yobligaciones que deben ser respetados y asumidos si desea ser realmente feliz y alcanzar el fin por elcual ha sido creado. En el presente capítulo se hará el intento de indicar un camino por el cual esposible percibir en algún grado las exigencias de una moralidad objetiva en el ejercicio de laprofesión; es decir, las exigencias de una moralidad o ética basada en la misma naturaleza delhombre y en su finalidad como persona.LA PERCEPCIÓN DE VALORES MORALES OBJETIVOS, BASADOS EN LA RESPUESTA MÁS ADECUADA POSIBLE A LA PREGUNTA: “¿QUÉ ES EL HOMBRE?”En la medida que se descubre lo que el hombre realmente es, como persona humana, será posibledescribir lo que los hombres deben hacer o no para ser felices y alcanzar su fin en esta vida. Por eso,en términos filosóficos, la pregunta clave que habrá que contestar para fundamentar la existencia deuna moralidad objetiva, es la siguiente: “¿Qué es el hombre?”.Si bien es cierto que esta pregunta está formulada en términos filosóficos, para contestarla hace faltael aporte de todas las áreas del conocimiento humano: la filosofía; la sociología; la sicología; y lasotras ciencias humanas. Para una persona que es creyente en Dios, también hace falta la teologíacon una reflexión acerca de lo que Dios ha dicho en respuesta a esta pregunta. Cada ciencia humanacompleta lo que las otras ciencias descubren acerca de la realidad del hombre. Pero cada una tienesu propia metodología y sus propios límites que deben ser respetados. Por ejemplo, el físico puededescubrir mucho acerca de la estructura de un cristal de sal al examinarlo bajo un microscopio. Peropara descubrir su fórmula química, hace falta el trabajo del químico quién la disuelven en una soluciónen un tubo de ensayo. De la misma manera, la Revelación Divina y las diversas ciencias y modoshumanos del saber apuntan datos que son complementarios acerca de lo que es el hombre. En unareflexión bien llevada, que se respeten los diferentes modos del saber, cada uno con su propiametodología y sus propios límites, no deben existir contradicciones al contestar a la pregunta “¿quées el hombre?”. La razón es que se está analizando la misma realidad objetiva: el hombre. Si surgenaparentes contradicciones se pone en evidencia que ha fallado una de dos cosas: la metodología dereflexión utilizada en algunas de las ciencias humanas o el modo de entender la Revelación Divina.Ofrecer una respuesta completa a esta pregunta acerca de la naturaleza del hombre desborda loslímites de estos apuntes. Para los fines de este curso, es suficiente notar que los juicios prácticos quese presentarán acerca de lo que es ético, y por lo tanto lo que son las exigencias de una moralidadobjetiva, serán expuestos desde la óptica de la tradición judeo–cristiana. Según esta tradición, elhombre ha sido creado por Dios. Dios le ama profundamente. El ,hombre logra su verdadera felicidadmediante una entrega de amor a Dios y a los demás hombres. A lo largo de su vida debe crecer enamor, de tal forma que esté en condiciones de poder compartir una vida de amor con Dios por toda laeternidad. El hombre debe ordenar su vida en función de este su fin último.Es cierto que esta visión del hombre y de la moralidad objetiva es propia de las personas quecomparten esta tradición. Sin embargo, es interesante notar que en el contexto de un curso de éticadiseñado para los profesionales en las ciencias económicas y administrativas, casi todas las personasque declaran ateos ,o agnósticos aceptan el contenido que ofrece esta tradición porque refleja valoresmuy profundos sobre los cuales hay casi un acuerdo unánime en nuestro medio. Lo curioso es que aveces algunos alumnos que se consideran muy católicos no se sienten muy a gusto al escuchar loque se dice sobre algunos temas. Su incomodidad se debe al hecho de que a veces en su búsquedade apoyo por parte de la Iglesia para posiciones suyas ya tomadas, tales personas han recibidoinformación parcializada o tomada fuera de contexto referente a la llamada “doctrina social” de la 2
  3. 3. Iglesia. Habiendo aceptado esta información como si fuere “palabra de Dios”, creen que la IglesiaCatólica afirma algo que en realidad no predica. Les cuesta aceptar que su interpretación de laenseñanza social de la Iglesia no es muy exacta. A pesar de todo, suele haber un acuerdo casiunánime entre los participantes acerca de los valores humanos básicos que un buen profesional enlas ciencias económicas y administrativas debe respetar en el ejercicio de su profesión. Lapresentación de la moralidad objetiva bajo una óptica judeo – cristiana, no suele crear mayoresproblemas para los participantes en el curso porque en el fondo se está presentando una realidad queno depende de estas tradiciones para su validez a nivel de valores humanos.EL CÓDIGO OBJETIVO DE LA MORALIDAD.Aveces se habla de la existencia de un “código objetivo de la moralidad”. Este término no describealgún documento en que se haya laborado un código de comportamiento humano. Más bien describeel conjunto de conclusiones acerca de lo que el hombre debería o no hacer, precisamente por ser loque es. Es decir, al contestar de la forma más adecuada posible a la pregunta “¿qué es el hombre?”,se podría sacar posteriormente conclusiones acerca de lo que el hombre debería o no hacer para serrealmente feliz y lograr su fin último. Si una persona sabe qué cosa es un automóvil de una marcadeterminada, sabe que necesariamente tiene que hacer algunas cosas para conservar en buenestado y evitar otras cosas que lo puedan malograr. Pasa lo mismo en el caso del hombre. Una vezque sabemos qué es, podemos comenzar a sacar conclusiones acerca de lo que por lógica debería ono hacer en sus relaciones con los demás y más específicamente, en sus relaciones con otraspersonas en el ejercicio de sus profesiones.Factores que limitan nuestra capacidad de percibir las exigencias del código objetivo demoralidad.Una cosa es afirmar que existe la objetividad moral; otra es hablar de la capacidad que tenga unapersona, o un grupo de personas, de percibir sus exigencias. El que una persona no pueda percibir elcolor rojo no cambia el hecho de que la rosa que tenga adelante realmente sea roja. La rosa es roja;pero ella no la percibe como tal porque adolece de un problema de la vista. De la misma manera, lasdiferentes personas y grupos de personas pueden tener una capacidad limitada de percibir algunasexigencias objetivas de la moralidad. En cada cultura hay algunos valores que no suelen serexpresados o respetados en forma adecuada por ejemplo: en una sociedad marcada por unaorganización socialista extrema que se supone que el estado debe ser el dueño de todo, difícilmentese percibirá como un valor el derecho a la propiedad privada. Y en una sociedad que aprecia muchoel valor del individuo es posible que no se perciba como valor el tener que sacrificar lo suyo en favordel bien común.En cada sociedad se puede hablar de valores objetivos que suelen ser percibidos; otros que seperciben de forma distorsionada; y otros que pasan desapercibidos. En nuestra sociedad felizmentehay muchos valores, tales como la honradez, que suelen ser bien percibidos. Pero lamentablementese perciben otros valores, tales como la amistad, en forma distorsionada. En nuestro medio sesupone que un profesional debe hacer casi cualquier cosa, por irregular que sea, cuando unverdadero amigo precisa de este tipo de ayuda. Para eso están los amigos. Por último un ejemplo deun valor que no suele ser percibido en nuestro medio es la obligación moral de no revelar secretosprofesionales. Lamentablemente el secreto profesional en nuestro medio es algo tan confidencial quela persona solo lo revelaría a sus mejores amigos, etc. ¡Casi nadie percibe como sagrado el deber decallarse la boca en determinadas circunstancias!.Durante el desarrollo de este curso se invitará a los participantes a reflexionar en torno a los valoresmorales que han asimilado como importantes para el ejercicio de su profesión. Tendrán así laoportunidad de cuestionarse a la luz del marco teórico presentado en estos apuntes y en las clases.Podrán de ese modo fortalecer su propio código personal con miras a su futuro desempeño comoprofesional.LA POSIBLE DISTINCIÓN ENTRE “ÉTICA” Y “MORAL” PROFESIONAL.En nuestro medio profesional se suele usar las palabras “ética” y “moral” como si fueranintercambiables. Sin embargo, sería más preciso hacer una distinción entre estos dos términos: La ética es el estudio de las razones filosóficas por las cuales las personas deben comportarse de tal o cual manera en el ejercicio de su profesión. Es algo teórico y examina por qué se debe actuar de tal o cual manera: Intenta contestar a la siguiente pregunta: ¿Por qué se debe hacer tal o cual cosa en el ejercicio de la profesión? 3
  4. 4.  La moral es el estudio de lo que las personas deben hacer en una sociedad determinada como consecuencia de la “ética”. Es algo práctico y se preocupa por saber cómo el profesional debería actuar. Intenta contestar a la siguiente pregunta: A la luz de la ética, ¿Qué es lo que se debería hacer?Esta distinción subraya la necesidad de insistir tanto en el POR QUE como en el QUE cuando sequiere determinar lo que un buen profesional debería o no hacer. Estas dos dimensiones deben serparte del proceso mediante el cual un profesional incorpora valores morales conscientemente en latoma de decisiones.En la práctica, los profesionales no distinguen entre la “ética” y la “moral”. La mayoría de ellos usanestas dos palabras indistintamente para indicar lo que consideran como “correcto” en una situacióndeterminada. Su forma de hacer juicios morales no suele ser reflexiva sino prereflexiva y está basadaen buena medida en lo que ellos mismos identifican como sus sentimientos de justicia. Frente acualquier dilema moral, la gran mayoría de los profesionales no distinguen conscientemente entre elQUE y el POR QUE. Por lo tanto, la distinción entre la “ética” y la “moral” no pasa de ser para ellosuna distinción de razón sin mayor importancia.Es cierto que sería más preciso mantener a lo largo de este curso una clara distinción entre estos dosconceptos: La “ética” y la “moral”. Sin embargo, teniendo presente la forma en que los alumnossuelen hacer sus juicios morales, no es necesario insistir en esta distinción. Con el fin de el cursocuando usan las dos palabras indistintamente. Pero habrá que recordar en tales discusiones quecualquier problema moral debe ser resuelto no en base a sus intuiciones prereflexivas sino en base aprincipios morales que expresan un contenido tomado propiamente de la “ética” en el sentido estrictode esta palabra. Es decir, habrá que insistir que cuando los alumnos usan cualquiera de estas dospalabras, “ética” o “moral”, dirigen su atención no sólo a lo que se debería hacer (UN ”QUE”) sinotambién a los “PORQUE” o las razones que fundamentan este modo de proceder.LO QUE SE ENTIENDE POR “VALOR” Y POR “PRINCIPIO” MORALMuchas veces las personas que forman sus juicios morales por intuición reflejan buenos valoresmorales a pesar de no poder justificar su parecer mediante la formulación de principios morales.Muchas veces sus juicios reflejan valores morales que son muy sanos; sin embargo, si se lespregunta por qué opinan así, difícilmente pueden dar razón. Más bien, responden con una frasecomo: “me sentiría mal si no lo hiciera así”.¿Qué es lo que ocurre en tales casos?. Se puede entender este fenómeno con mayor claridad a partirde la distinción que existe entre un “valor” moral y un “principio” moral. Un valor moral es un concepto que indica algún objeto apreciado como bueno, valioso, o deseable.(1) Un principio moral es una norma de comportamiento que una persona debe respetar si desea actuar conforme a las exigencias de determinados valores morales.Las personas que formulen sus juicios morales de una forma prereflexiva manifiestan que hanasimilado ciertos valores morales, muchos de los cuales son objetivamente buenos; sin embargo, porno haber tenido la oportunidad de desarrollar su capacidad de formular principios morales en formareflexiva, difícilmente pueden dar razón de ellos; por lo tanto, se encuentran en apuros cuando otraspersonas cuestionan sus juicios acerca de lo que es o no es correcto en el ejercicio de la profesión.El paso de una moralidad prereflexiva en el ejercicio de la profesión a una moralidad reflexiva suponela adquisición de una creciente capacidad de formular principios morales. Al pasar de una moralidadprereflexiva a una moralidad reflexiva, un profesional fortalece su código personal de ética. Tal comose ha visto en el primer capítulo, un buen código personal de ética es la razón principal por la cual laspersonas respetan la ética profesional. Por este motivo, durante este curso de ética o moralprofesional se hará lo posible por ayudar a los participantes a desarrollar su capacidad de formularbuenos principios morales para el ejercicio de su profesión.LA DISTINCIÓN ENTRE VALORES MORALES Y JUICIOS PRÁCTICOS ACERCA DE LOS MEDIOS NECESARIOS PARA PROTEGER Y DEFENDER ESTOS VALORESAl afirmar la existencia de valores morales objetivos, es importante distinguir entre estos, que tienencarácter permanente, y los juicios prácticos que cada uno puede y debe hacer por lo que se refiere alos medios convenientes o necesarios para proteger y defender determinados valores objetivos.Estos juicios prácticos necesariamente cambiarán según los tiempos y las circunstancias. Dos 4
  5. 5. personas que comparten los mismos valores morales pueden estar en desacuerdo acerca de losmedios que se deben usar para defender los mismos valores. Por ejemplo, dos economistas puedenaceptar por principio que cualquier trabajador que realiza su trabajo a conciencia debe recibir por lomenos una remuneración que le permitiera cubrir el costo de sus necesidades básicas. Sin embargo,puede ser que estén en total desacuerdo acerca de las medidas económicas que el gobierno deberíatomar para lograr este fin. Esto explica por ejemplo cómo un economista de tendencia liberal y otrode tendencia de izquierda pueden compartir los mismos valores morales; incluso, los dos puedenconsiderarse muy católicos a pesar de las diferencias que existen en sus juicios prácticos acerca delos medios que creen convenientes para enfrentar determinados problemas económicos, siempre ycuando compartan su respeto por los mismos valores morales cristianos.LA FORMULACIÓN DE PRINCIPIOS MORALES OBJETIVOS EN NUESTRAS PROPIAS PALABRAS.Para crecer en su capacidad de Integrar principios morales objetivos en la toma de decisiones,cualquier profesional necesita desarrollar un conjunto de principios morales objetivos. No se trata dememorizar una lista de tales principios. Más bien, se trata de involucrarse en un proceso en el que aldarse cuenta de quién es, como persona humana, y las exigencias de una moralidad objetiva, lograexpresar a nivel de principios los valores que acepta como objetivamente válidos. En este curso sepretende ayudar a los participantes a desarrollar principios morales que tengan las siguientescaracterísticas: Que sea expresión de lo que es necesario para salvaguardar valores morales objetivos. Es decir que reflejen las exigencias de un código objetivo de moralidad. Que sean universalmente válidos. Cualquier principio moral debe ser categórico; es decir, no debe admitir excepciones. Si se prevén posibles excepciones, éstas deben mencionarse en la misma formulación del principio. Que sean expresado en términos positivos. Desde el punto de vista de la motivación psicológica, para actuar con buena ética en el ejercicio de la profesión, es preferible enfocar los deberes positivos en vez de hacer una lista de todas las cosas que, por principio, una persona no debería hacer. Sin embargo, eso no excluye la posibilidad de expresar algunos principios en forma negativa. Lo importante es que al formular los principios morales se busque un enfoque positivo en la medida de lo posible. Que sean expresados con sus propias palabras. Los principios morales influyen en el comportamiento de un profesional en la medida que los asimila y los hace suyos; es decir, en la medida en que los acepta como útiles para dar sentido a su vida mediante el ejercicio de su profesión. Poco le vale memorizar una lista de tales principios para fuego aplicarlos como si se tratara de la legislación laboral vigente en el país. Los principios morales de un profesional deben ser expresión de los valores morales más profundos por los que haya tenido que luchar para expresarles en sus propias palabras. Que sea breve y coherente.Como veremos en el siguiente capítulo, la formulación de principios morales objetivos es un pasoimportante en la metodología de análisis de casos que utilizaremos en las discusiones en clase y enlos trabajos prácticos asignados a lo largo de este curso.PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN: LA MORALIDAD OBJETIVA1. ¿Que entienden ustedes por moralidad objetiva?2. ¿Cómo se puede compatibilizar la idea de moralidad objetiva con el hecho de que las cosas cambian con el correr del tiempo?3. Con referencia a su futuro trabajo como profesionales, ¿Cómo se podría saber cuáles son las exigencias de la moralidad objetiva?4. Propongan tres cosas que creen que son exigencias de la moralidad objetiva en el ejercicio de su futura profesión (una específicamente para economistas, otra para administradores, y otra para contadores). 5
  6. 6. UN CAMINO HACIA LA INTEGRACION DE VALORES Y PRINCIPIOS MORALES EN LA TOMA DE DECISIONESEn estas páginas se presenta un resumen de la metodología de análisis de casos que el profesorexplicará con mayor detalle en clase. La asistencia de los alumnos a esta clase es de sumaimportancia para poder entender cómo hacer los trabajos prácticos que serán asignados a lo largo delcurso.PRIMER PASO: LA FORMULACIÓN DE INTERROGANTES MORALES QUE EL CASO PLANTEA.En este primer paso se pretende desarrollar en los alumnos su capacidad de darse cuenta de lasdimensiones éticas o morales de los diferentes problemas que pueden encontrar en el ejercicio de suprofesión. Al analizar por escrito su trabajo, el alumno debe identificar cada interrogante moral conuna letra mayúscula. Por ejemplo:A) ¿Sería moralmente aceptable pagar la coima en este caso?Los interrogantes morales son preguntas abiertas que tendrán que ser contestadas a la luz delconjunto de principios morales a desarrollarse en el tercer paso.SEGUNDO PASO: IDENTIFICACIÓN DE LOS VALORES MORALES QUE DEBEN SER RESPETADOS AL RESOLVER EL CASO.Tal como se ha indicado en el tema anterior, un valor moral es un concepto que indica algún objetoapreciado como bueno, valioso, o deseable. En este segundo paso se trata de identificar los valoresque deben ser respetados al resolver el caso. Es un paso breve que da lugar a la formulación deprincipios morales en el paso siguiente.TERCER PASO: LA ELABORACIÓN DE PRINCIPIOS MORALES OBJETIVOS QUE DEBEN SER RESPETADOS AL SOLUCIONAR EL CASO.Se identifica cada principio con un número. Al fina¡ de cada uno, se debe indicar la letra o las letrasde los interrogantes que se podrían contestar a la luz del principio elaborado. Por ejemplo: (A) (B).Es necesario que cada interrogante tenga por lo menos un principio a la luz del cual puede sercontestado. Pero eso no quiere decir que necesariamente habrá el mismo número de principios comode interrogantes morales porque es posible que un mismo principio puede dar respuesta a más de uninterrogante. Los principios morales deben tener las características mencionadas en el capítuloanterior.CUARTO PASO: LA APLICACIÓN DE PRINCIPIOS MORALES, OBJETIVOS Y OTROS CRITERIOS PROFESIONALES PARA ANALIZAR V SOLUCIONAR EL CASO.En este cuarto paso se debe analizar el caso y explicar cómo se podría solucionar a la luz de losprincipios elaborados en el tercer paso y otros criterios profesionales. El estilo de redacción en estecuarto paso es libre. Sin embargo, se debe hacer referencia tanto a los principios desarrollados comoa los interrogantes identificados.No existe una solución única para ningún caso a la que se supone que todos los alumnos deberíanllegar porque la solución de un caso depende no sólo de buenos principios morales, sino también dejuicios prácticos acerca de la mejor manera de hacer respetar estos principios. Tal como se haindicado en el capítulo anterior, estos juicios prácticos siempre serán discutibles por motivos que pocoo nada tienen que ver con buenos principios morales.Salvo que el profesor haga alguna indicación en contra, se entiende que los alumnos debendesarrollar sus trabajos en forma independiente, sin leer el trabajo de sus compañeros. Se puedediscutir los casos antes de desarrollarlos. Pero cada persona debería realizar su propio trabajo. 6
  7. 7. LA PROFESION COMO UNA VOCACION DE SERVICIOLA OPCIÓN FUNDAMENTAL: FUENTE DE LOS VALORES Y LOS PRINCIPIOS QUE LA PERSONA ACEPTA COMO IMPORTANTES PARA DAR SENTIDO A SU VIDA.Desde los primeros años de su vida, cada persona va asimilando, consciente e inconscientemente,una serie de valores éticos y morales. En su infancia y su juventud este proceso suele serinconsciente y acrítico. Al madurar, cada persona suele tomar una postura más consciente frente a lavida. Escoge aceptar determinados valores y deja de lado otros. A lo largo de los años, estableceuna jerarquía o escala de valores que es la base de su personalidad moral. Este conjunto de valoresconstituye lo que se suele llamar la opción fundamental de la persona. Todo lo que pasa en su vidatiene sentido en la medida en que responde a los deseos que brotan de su opción fundamental.Toda persona que ha alcanzado el uso de la razón tiene una opción fundamental. Sin embargo, ennuestra sociedad son relativamente pocas las que actúan en base a principios morales claramenteformulados a nivel intelectual. En el ejercicio de su profesión en las ciencias económicas yadministrativas, la mayoría de las personas dependen más bien de sus Intuiciones para determinar loque está bien o lo que está mal. Han hecho suyos muchos valores, y por lo tamo tienen una opciónfundamental. Pero por lo general, cuando se trata de determinar si se debe o no hacer algo en elejercicio de su profesión, sus valores se manifiestan como intuiciones y no mediante la elaboración deprincipios morales. Si la opción fundamental de una persona es sana, la mayoría de sus intuicionesmorales son buenas a pesar de que difícilmente puede explicarlas a nivel intelectual. En talespersonas, la opción fundamental se manifiesta como el motor afectivo de su vida. Empujadas por sussentimientos más profundos, eligen lo que creen que les va a hacer felices en la vida.En la medida que una persona siente la necesidad de dar razón de sus juicios morales, surge lanecesidad de expresar sus valores mediante la formulación de principios morales. Desea actuarreflexivamente en base a principios que ha hecho suyos. De esta manera, pasa de una moralidadpre–reflexiva, basada en sus intuiciones, a una moralidad reflexiva, basada más bien en susprincipios morales. Este proceso de transición de una moralidad pre–reflexiva a una moralidadreflexiva suele ser un proceso gradual. Algunas personas nunca sienten la necesidad de lograrla;otras la sienten pero no saben cómo formular a nivel intelectual sus principios. Una de las finalidadesde cualquier curso de ética o moral profesional es ayudar a las personas a aprender cómo efectuaresta transición, sobre todo con referencia al ejercicio de su profesión, lo cual les permita enriquecersu propia opción fundamental.LA RELACIÓN QUE EXISTE ENTRE ACTOS, HÁBITOS Y LA OPCIÓN FUNDAMENTAL.La opción fundamental de una persona da lugar a la formación de ciertos hábitos o modos de actuar.Estos hábitos explican por qué una persona actúa de tal o cual manera frente a algún dilema moralque puede surgir en su vida. Si su opción fundamental es básicamente sana, suele desarrollarhábitos buenos. Es decir, suele cultivar virtudes en su trato con los demás. Pero si su opciónfundamental no es sana, los hábitos que desarrolla suelen ser más bien viciosos. Una persona queha cultivado virtudes suele actuar éticamente en el ejercicio de su profesión. En cambio, una personaque ha desarrollado una serie de vicios suele actuar contra las exigencias de la ética profesional.Por lo general, le es fácil a una persona actuar conforme a sus hábitos y su opción fundamental. Porejemplo, una persona con una opción fundamental sana suele cultivar como virtud el no tomar lo queno le corresponde. Si se le presenta la tentación de tomar dinero de la caja de su empresa, larechaza. Pero una persona con una opción fundamental moralmente mata suele tener el vicio deapropiarse de lo ajeno. Si se le presenta esta misma tentación, se apropia del dinero.Hay una relación recíproca entre la opción fundamental, los hábitos y los actos de una persona Laopción fundamental da lugar a la formación de hábitos y se expresa mediante actos. Pero 1 accionesde una persona también influyen en sus hábitos y su opción fundamental. Cada vez que un personaactúa conforme a su opción fundamental y los hábitos que ha desarrollado, fortalece las dos cosas.Es decir, “confirma” sus hábitos y su opción fundamental. Sin embargo, por tener libertad, siempre lees posible actuar contra su opción fundamental y sus hábitos adquiridos. Por ejemplo, es posible queuna persona buena, a pesar de ser buena, decida tomar dinero de la caja de su empresa. La primeravez le costará mucho tomar esta decisión porque choca contra su manera de ser. Pero la segundavez le será más fácil, y así sucesivamente. La razón es que cuando actuamos contra nuestra opciónfundamental y nuestros hábitos adquiridos, corremos el riesgo de minar y eventualmente cambiar lasdos cosas. Lo mismo puede decirse en el caso de una persona que tuviera una opción fundamental 7
  8. 8. moralmente mala. Por tener libertad, puede resistir a la tentación de tomar dinero que no lecorresponde y así comenzar un proceso de conversión de persona mala a persona buena. Se usa eltérmino conversión tanto para referirse al proceso mediante el cual se cambia una opciónfundamental buena por una opción mala como para referirse al proceso contrario. Convertir quieredecir cambiar una cosa por otra.Nuestros actos en el ejercicio de la profesión son importantes no sólo por la moralidad de cada acto.Son aún más importantes por el impacto que tienen en nuestros hábitos y nuestra opciónfundamental. En parte, la actual crisis de valores morales en e¡ mundo de los negocios se explica porel hecho de que son muchas las personas que han ido minando sus virtudes y su opción fundamentalmediante una serie de acciones que en un primer momento percibían como malas pero que con eltiempo ya han aceptado como normales y por lo tanto buenas.LA OPCIÓN FUNDAMENTAL DE LA PERSONA SE DESARROLLA CON EL CONTEXTO DE NUESTRA RELACIONES CON LOS DEMÁS.Cada persona desarrolla sus hábitos y su opción fundamental dentro de¡ contexto de sus relacionescon los demás. Por este motivo son importantes los amigos con quienes se asocia. Asimila conmucha facilidad los valores y los vicios de estas personas. Se nota esta tendencia de una maneraespecial en el mundo profesional. Sus compañeros de trabajo suelen jugar un papel muy importanteen su comportamiento en el trabajo.La transición de una moralidad pre–reflexiva a una moralidad reflexiva en el ejercicio de la profesiónsupone que la persona tenga la capacidad de tomar una postura crítica frente a los valores de susamigos. En nuestro medio, este proceso de tomar distancia crítica suele ser la causa de romperefectivamente con otras personas. Sin embargo, si una persona desea desarrollar su propiapersonalidad, basada en una opción fundamental que realmente es suya y no una copia de lo que tedicen los demás, es necesario que asuma este riesgo.LA PROFESIÓN COMO EXPRESIÓN DE LA OPCIÓN FUNDAMENTAL.La opción fundamental de una persona suele encontrar expresión en todas las áreas de su vida.Salvo el caso de un profesional que escoja ser amoral en el ejercicio de su profesión, la manera conque una persona realiza su trabajo es una expresión de su opción fundamental. Además, los criteriosque ha usado para escoger su profesión suelen reflejar en algo su propia escala de valores.Hay dos maneras distintas de enfocar el ejercicio de una profesión. Para algunos profesionales, suprofesión es simplemente la manera en que se ganan la vida. Partiendo de este supuesto, no les estan difícil tomar decisiones contrarias a la ética profesional cuando es cuestión de ganar más dinero.En cambio, para otros profesionales su profesión es sobre todo una vocación de servicio a losmiembros de la sociedad. Saben que en la medida que ofrecen un buen servicio, recibirán comorecompensa lo que necesitan para satisfacer sus propias necesidades en la vida. Por lo tanto, nosienten con tanta frecuencia la tentación de faltar a la ética simplemente para poder ganar másdinero.Los profesionales que enfocan el ejercicio de su profesión corno una vocación de servicio, reconocenque tienen la obligación de contribuir de alguna manera a la satisfacción de las necesidades de biencomún en la sociedad. No se sienten contentos por el mero hecho de “ganar bien”. Mediante suprofesión, desean contribuir a la sociedad, lo cual les permite sentirse más realizados como personas.DEFINICIÓN DEL BIEN COMÚN.El término bien común suele usarse en nuestro medio para referirse a lo que hace bien al mayornúmero de personas posibles. Como hemos visto anteriormente, esta manera de definir “lo ético”tiene seria, dificultades. En un intento de comprender lo que se debe entender por este término,podemos definir el bien común como “el conjunto de condiciones en la sociedad que ofrece a cadaindividuo la posibilidad de vivir una vida digna, gracias a sus propios esfuerzos."Cuando se habla de un “conjunto de condiciones”, se refiere a las estructuras socio–econ6micas,políticas, etc. en un país. La frase “ofrece a cada individuo” implica que se debe ofrecer a todos porigual la posibilidad de “vivir una vida digna”. Esta “vida digna” se logra cuando las personas puedenganarse la vida “gracias a sus propios esfuerzos”Un ejemplo de algo que atenta contra el bien común en la actualidad es el problema de la falta detrabajo. Frente a este problema, el profesional en las ciencias económicas y administrativas que 8
  9. 9. enfoca su profesión como una vocación de servicio, se preocupa por contribuir en la medida de susposibilidades a la creación de puestos de trabajo, el pago de sueldos y salarios dignos, etc. Encambio, – el profesional que enfoca su profesión simplemente como la manera de ganarse le vidacorre mayor riesgo de tomar decisiones para maximizar su propia ganancia a costa de lostrabajadores o a costa de no crear nuevas fuentes de trabajo.Es cierto que ejercer una profesión como una vocación de servicio exige un esfuerzo especial. Sinembargo, en el momento actual, a la larga suele ser "rentable” tomar esta actitud. La razón es quepor la crisis de valores morales que se vive en el país, existe cada vez mayor demanda de personasque hacen las cosas bien; y cada vez menos oferta para satisfacer esta demanda. Como dicen loseconomistas, cuando la demanda por un bien o servicio aumenta y su oferta disminuye, el precio deeste bien o servicio sube notablemente. Por este motivo, el momento actual es una buena coyunturapara ejercer una profesión en las ciencias económicas y administrativas como una verdaderavocación de servicio. Es verdad que no es éste el camino más corto para hacerse rico; pero no esmenos verdad que es posible defenderse económicamente al asumir este enfoque.Cada persona es responsable por el desarrollo de su propia opción fundamental y la expresión de ellamediante el ejercicio de su profesión. Poder vivir en paz C. la sana tensión que experimenta al darsecuenta que siempre queda mucha distancia entre sus ideales como profesional y las metas concretasque puede realizar a corto plazo es signo de madurez en un profesional. Sus ideales comoprofesional son importantes, no porque sean realizables a corto plazo sino porque le dan dirección yorientación moral en su vida y le inspiran a seguir adelante en un camino correcto. Abandonar losideales porque no son realizables a corto plazo es perder de vista el verdadero papel inspirador deellos. Y exigir que estos ideales se hagan realidad en forma Inmediata es signo de inmadurez y faltade realismo en el ejercicio de la profesión.Hoy en día, más que nunca, hace falta la presencia de profesionales con una opción fundamentalsana, que ven en su profesión una verdadera vocación de servicio a la sociedad. Sólo basándose entales personas se podría hablar de la posibilidad de lograr una verdadera moralización en el mundode los negocios en el país. 9
  10. 10. LA CONCIENCIA MORAL DE LA PERSONAAl tratar el tema de la moralidad objetiva, se hizo notar que una cosa es establecer que existe tal cosay otra es determinar hasta qué punto cada persona sea capaz de percibir sus exigencias. Estacapacidad depende de cómo cada uno haya desarrollado su conciencia moral a lo largo de su vida.Con referencia a su modo de actuar en la vida profesional, depende, además, de la manera en que lapersona enfoca el ejercicio de su profesión, sea como una vocación de servicio a los demás osimplemente como la manera en que se gana la vida.DEFINICIÓN DE LA CONCIENCIA MORAL.Se puede describir la conciencia moral como la capacidad que tiene la persona de enjuiciar sus actosy los actos de los demás como moralmente buenos o malos, a la luz de los valores morales que hahecho suyos. Su conciencia moral hace posible que una persona evalúe su propia responsabilidadmoral por las cosas malas que hace y las cosas buenas que deja de hacer, existiendo la obligaciónmoral de hacerlas.Todas las personas tienen una conciencia moral; pero no todas son capaces de dialogarreflexivamente con su conciencia. En personas que manifiestan una moralidad pre–reflexiva, suconciencia moral suele manifestarse mediante sentimientos de justicia o intuiciones acerca de lo quese debería o no hacer. En cambio, en personas que manifiestan una moralidad reflexiva, basada enprincipios morales claramente formulados, su conciencia moral suele manifestarse mediante unproceso racional en que la persona entra en diálogo consigo mismo.Cuando una persona no ha pasado de una moralidad pre–reflexiva a una moralidad reflexiva en algúnárea de su vida (como por ejemplo, en el ejercicio de la profesión). su conciencia moral formula juiciosen este área en base a valores morales que percibe en forma global como intuiciones o sentimientosde justicia. Es decir, la persona experimenta la voz de su conciencia como una intuición o unsentimiento acerca de lo que debería o no hacer frente a una determinada situación. A pesar de nopresentar razones claras, su conciencia formula juicios morales que son expresiones de los valoresque ha asimilado a lo largo de su vida.En la medida que una persona pase de una moralidad pre–reflexiva a una moralidad expresadamediante principios morales en esta área de su vida, su conciencia moral llega a ser una voz cadavez más clara al formular sus juicios de valor.FUNCIÓN Y FORMACIÓN DE LA CONCIENCIA MORAL.La función de la conciencia moral es presentar a la voluntad de la persona juicios de valor moral. Porser libre, con voluntad propia, cada persona puede aceptar o pasar por alto lo que le dice suconciencia.La formación de la conciencia moral es un proceso continuo que ocurre a lo largo de la vida. Cadavez que una persona entra en una nueva área de actividad, se enfrenta con la necesidad de formarsepara formular juicios de valor más complejos. Por ejemplo, cuando un niño sale de¡ ambiente de sufamilia para asistir al colegio, su conciencia moral tiene que formarse para enfrentar los problemasque surgen en sus relaciones con otros años, sus maestros, etc. Y cuando una persona ingresa almundo profesional, también precisa de mayor formación de su conciencia moral para poder enfrentarlas nuevas situaciones que encuentra en su trabajo. Si el profesional cuenta con la ayuda apropiada,puede formar su conciencia moral para enfrentar estas nuevas situaciones. En cambio, si no recibeeste apoyo, corre el riesgo de aceptar en forma acrítica, como normas de comportamiento, lo que seacepta como normal en su nuevo ambiente. De allí la importancia de un curso de ética o moralprofesional que ayude a los actuales y futuros profesionales en las ciencias económicas yadministrativas a formar su conciencia para la difícil tarea de integrar valores morales en la toma dedecisiones.CUALIDADES Y ESTADOS DE LA CONCIENCIA MORAL.La conciencia moral es segura de si misma cuando no duda de un juicio moral que emite referente aun acto determinado. Cualquier persona tiene la obligación moral de seguir el parecer de suconciencia cuando ésta se presenta como segura de si misma. En cambio, la conciencia es dudosacuando no logra percibir con claridad la moralidad de un determinado acto. La persona tiene laobligación moral de resolver su duda lo mejor que pueda, antes de actuar. 10
  11. 11. Se considera que la conciencia moral de, una persona está bien formada cuando le revelacorrectamente la moralidad de una acción, de tal forma que su voluntad puede aceptar lo que esbueno y rechazar lo que es malo. Tal como se ha dicho anteriormente, esta revelación puedehacerse mediante sentimientos e Intuiciones o mediante principios claramente elaborados. Encambio, se considera que la conciencia moral de una persona está deformada cuando no lograpercibir lo bueno como bueno, o lo malo como malo, debido a uno o más defectos en su formación.DEFORMACIONES DE LA CONCIENCIA MORAL QUE PUEDEN PRESENTARSE EN DETERMINADAS ÁREAS DE LA VIDA DE UNA PERSONA.Lo ideal sería que cada persona tuviera su conciencia moral bien formada frente a todas las áreas desu vida. Sin embargo, con frecuencia se producen deformaciones que afectan su capacidad de ver yaceptar las exigencias de la moralidad objetiva. Estas deformaciones pueden afectar todas las áreasde su vida, o pueden ser selectivas. Por ejemplo, es posible que frente a los clientes, un profesionaltenga su conciencia moral bien formada con respeto a su obligación de darles valor por valor recibido.En cambio, frente a sus obreros, es posible que tenga alguna deformación que le impida ver suobligación de pagarles lo que es justo a cambio de su trabajo. A continuación se presentan algunasde las deformaciones que se dan con cierta frecuencia en nuestro medio.Puede ser que por falta de oportunidad, o por falta de interés, una persona no desarrolleoportunamente su conciencia moral: es decir, en algunas áreas de su vida se demuestra inmaduro eincluso infantil en las decisiones morales que toma. De allí el nombre de esta deformación: laconciencia inmadura o infantil. A veces esta deformación afecta los juicios morales en todas lasáreas de su vida; pero con cierta frecuencia, se manifiesta en sólo algunas de ellas. Se ve unejemplo de esta deformación en personas que, siendo mayores de edad, dependen totalmentede¡ parecer de sus padres al formular sus juicios morales en una o más áreas de su vida. A veces lapersona que sufre dé esta deformación no es consciente de su situación. En tales casos no esmoralmente responsable por adolecer de este defecto, siempre y cuando no sea el resultado de supropia negligencia. Pero si al darse cuenta de su inmadurez, rehusa tomar los pasos necesarios paramadurar, se hace moralmente responsable por su falta de crecimiento. Cuando una persona logradarse cuenta que adolece de esta deformación de su conciencia moral, puede superar esta dificultadcon relativa facilidad, siempre y cuando tenga la voluntad de dar los pasos necesarios.Una de las deformaciones más frecuentes en nuestro medio, sobre todo en el mundo profesional, esla conciencia laxa o de manga ancha. Con cierta frecuencia una persona se da cuenta que no debehacer algo y a pesar de todo, lo hace o por lo menos desea hacerlo. Busca, entonces, alguna manerade justificarse, aunque sea sólo delante de si mismo. Usa argumentos tales como: “Todo el mundo lohace”; “Hay muchas personas aquí que hacen cosas peores”; “¿Qué se va a hacer?”... ¡Así son lascosas!” Una persona que actúa de esta manera, intentando justificarse al actuar contra lo que le dicesu conciencia, es moralmente responsable de sus actos. Sabe lo que debe hacer; pero por no quererhacerlo, intenta justificarse de alguna manera. No es fácil superar esta deformación de la concienciamoral porque es un reflejo de una escala de valores y una opción fundamental que la persona deberevisar. Sólo en la medida que acepte este cuestionamiento le será posible superar esta dificultad.La persona que padece de una conciencia voluntariamente ciega rehusa examinar la moralidad desus actos, en una o más áreas de su vida. Cuando alguien cuestiona la moralidad de sus actos, sureacción es: “Esa pregunta, no se pregunta”. Rehusa examinar la moralidad de lo que hace opropone hacer. Se disculpa de tener que formular juicios morales en algunas áreas de su vida,alegando que todo eso es muy complicado y/o poco necesario. Al tomar sus decisiones en la vidaprofesional, se limita a preguntarse si tal o cual decisión va a ser efectiva para lograr sus fines. En elfondo, sabe que su modo de proceder no está bien; pero por temor a tener que cambiar muchascosas en su vida, rehusa examinar la moralidad de sus actos. Es responsable por haberse cerrado aun cuestionamiento moral que debería enfrentar. No es nada fácil superar esta deformación de laconciencia moral porque es consecuencia de una opción fundamental y una escala de valorespersonales que no son muy sanos. Sólo un cambio profundo en la persona misma puede hacerposible superar esta deformación conocida como la conciencia voluntariamente ciega.En cada sociedad o cultura algunas obligaciones morales no suelen ser percibidas con facilidad. Porejemplo, si una persona hubiera vivido en Europa en el momento de la revolución industrial,difícilmente hubiera percibido muchas obligaciones relacionadas con los derechos de lostrabajadores. En el caso de nuestra sociedad actual, con frecuencia no se logra percibir la obligaciónmoral de guardar el secreto profesional. Cuando una persona no logra ver correctamente susobligaciones en algún área de su vida, no porque rehusa examinar la moralidad de sus actos, sino 11
  12. 12. porque existen valores distorsionados en la sociedad que le rodea, adolece de una deformación de laconciencia mofa¡ que se llama la conciencia cegada por valores morales distorsionados en lasociedad. La persona que sufre de esta deformación no es moralmente responsable por su situación.Sin embargo, al darse cuenta de su error, no puede seguir justificando su modo de proceder con elargumento de que las cosas son así... hay que actuar según ¡acostumbre establecida. Esteargumento sería típico de una conciencia laxa o de una conciencia voluntariamente ciega. Si lapersona tiene una opción fundamental sana es relativamente fácil superar esta deformación, siemprey cuando desee hacerlo y se le presente la oportunidad de darse cuenta de su error.Si bien es cierto que no se da con mucha frecuencia en el mundo de los negocios, una personapuede adolecer de una deformación de su conciencia moral que es lo contrario a la conciencia laxa:esta deformación se llama la conciencia escrupulosa. La conciencia moral de una persona esescrupulosa cuando inventa o exagera obligaciones morales que en realidad no existen. La personaque adolece de esta deformación no es moralmente responsable por su condición. Al darse cuentaque es así, su obligación moral es buscar la ayuda de una persona competente y seguir lo consejosrecibidos a pesar de sus escrúpulos. Con el correr del tiempo, es posible que supere esta condición.Una deformación de la conciencia que ocurre con poca frecuencia es la conciencia enfermiza. Setrata de una deformación relacionada con enfermedades mentales. No suele implicar responsabilidadmoral por parte de la persona. Sólo es posible superarla con un tratamiento profesional adecuado.Una persona que adolece de una conciencia errónea percibe algo que, según la moralidad objetiva es“malo” como si fuera moralmente “bueno” o viceversa. Siempre actúa de buena fe. Es sincero en sudeseo de saber lo que debería hacer. Se esfuerza al máximo de su capacidad por saber lo que escorrecto. Sin embargo, no llega a una conclusión moralmente aceptable. Es importante no confundiresta deformación con la conciencia laxa ni con la conciencia cegada por valores distorsionados en lasociedad. Es decir, la conciencia errónea supone mucho más que un error de juicio moral. Sóloexiste esta deformación cuando se cumplen las siguientes tres condiciones:1. El egoísmo de la persona no está influyendo en la decisión tomada.2. La persona ha agotado los medios a su disposición para poder saber lo que debería hacer. Normalmente, al tratarse de decisiones en el mundo profesional, esto incluye consultar con un sacerdote, profesor de ética, u otro Profesional con valores morales claros y cierta experiencia en este campo.3. Además, la debe mantenerse abierta a la consideración de nueva información que pudiera cambiar su parecer en el futuro. Si no se mantiene abierta a esta posibilidad no es sincero en su búsqueda de la verdad y por lo tanto no adolece de una conciencia errónea.Es muy importante saber lo que es y no es la conciencia errónea porque según la opinión de SantoTomás, la persona que de verdad adolece de esta deformación tiene la obligación moral de hacer loque le dice su conciencia. Sin embargo, hay que notar que esto no quiere decir que cada personadebería hacer lo que mejor te parezca. Esta actitud sería más bien típica de una conciencia laxa. Portratarse de un punto difícil de comprender y que fácilmente es mal entendido, se tratará este tema conmayor amplitud en clase.SE COMETE UNA FALTA MORAL EN EL EJERCICIO DE LA PROFESIÓN CUANDO SE ACTÚA CONTRA LAS EXIGENCIAS DE LA CONCIENCIA BIEN FORMADA.Cada persona tiene la obligación moral de dejarse guiar por su conciencia bien formada en el ejerciciode su profesión. Comete una falta moral cuando actúa en forma contraria a estas exigencias. Entérminos generales, hay dos maneras en que puede faltar a su deber profesional al no escuchar suconciencia: cometer un acto que no debería hacer; o, dejar de hacer lo que debería hacer en funciónde su cargo. Cuando un profesional hace algo que no debería hacer (por ejemplo, conceder el vistobueno para un contrato a un amigo cuando debería concederlo al mejor postor), esto constituye loque se llama una “falta cometida”. En cambio, si deja de hacer algo que por su cargo debería hacer(por ejemplo, si por flojera un ingeniero no controla bien la calidad de la producción), esto constituyelo que se llama “una falta por omisión”. Las dos cosas constituyen faltas morales en el ejercicio de suprofesión. 12
  13. 13. LA DISTINCIÓN ENTRE EL RESULTADO DE UN ACTO MALO Y LA CULPABILIDAD O LA RESPONSABILIDAD MORAL DE LA PERSONA QUE HIZO ESTE ACTO.Es importante distinguir entre el resultado de un acto que es contrario al deber profesional y laresponsabilidad o la culpabilidad moral de la persona que realiza tal acto. La responsabilidad moralde la persona no depende del resultado de su acto sino de las siguientes cuatro factores:a) La seriedad del acto cometido u omitido. Es decir, la gravedad del acto (pensamiento, etc.) que hizo la persona.b) El conocimiento que tuvo la persona acerca de su deber moral en el momento de actuar. Es decir, hasta qué punto la persona sabía que lo que iba a hacer era malo. Para que exista algo de responsabilidad moral, es suficiente que esta conciencia haya sido una intuición.c) La intención de la persona cuando hizo el acto. ¿Qué pretendía hacer? Tener una buena intención no es una justificación válida para usar un medio moralmente malo para lograr un fin bueno. Sin embargo, en algunos casos, una buena intención puede mitigar en algo la responsabilidad moral de la persona.d) El grado de libertad con que la persona actuó. Es decir, hasta qué punto actuó libremente, por voluntad propia.A modo de ejemplo. podemos comparar la culpabilidad moral de tres choferes que han causado lamuerte de un peatón en un accidente de tránsito.El primer caso es de un chofer que está manejando de noche, con el debido cuidado, por unacarretera poco iluminada. De repente un hombre ebrio sale a la pista. El chofer no tiene tiempo parafrenar su carro. Como resultado de este accidente, muere una persona: el hombre ebrio. En estecaso el acto que hizo el chofer era manejar con el debido cuidado. Tuvo conocimiento de su debermoral y se estaba esforzando por cumplirlo. Su intención era simplemente llegar a su destino. Y usósu libertad para tratar de evitar el accidente, pero lamentablemente, no había nada que hacer. Alexaminar estos cuatro factores, se ve que el chofer no tiene nada de culpa moral por la muerte delhombre ebrio.El segundo caso es de un chofer que está participando en una fiesta un domingo por la tarde. Alquerer subir a su carro, sus amigos le advierten que por los tragos que ha tomado no seríaconveniente que manejara porque podría causar un accidente. A pesar de esta advertencia, decidemanejar su carro para llegar a su casa. En el camino sale un niño, corriendo detrás de una pelota.En circunstancias normales, el chofer hubiera podido parar su carro a tiempo. Pero por los efectos delos tragos, sus reflejos le fallan. Como resultado de este accidente, también muere una persona: unniño. En este caso el acto que hizo el chofer era manejar en estado etílico. Tuvo conocimiento de sudeber moral y al decidir manejar su carro en estado etílico, no hizo caso a lo que debería hacer. suintención era llegar a su casa. Si bien es cierto que en el momento de subir a su carro no tenía plenouso de su libertad (por estar bajo la influencia de los tragos), tuvo plena libertad en el momento tomar,sabiendo que tenía que manejar su carro para llegar a su casa. Debería de haber usado esta libertadpara no tomar o para pedir de antemano a otra persona que le lleve a su casa después de la fiesta.Al examinar estos cuatro factores, se ve que la responsabilidad moral del chofer por la muerte delniño ciertamente existe; pero el grado de esta responsabilidad tendría que determinarse según elcaso.El tercer caso es de un chofer que odia a su vecino porque el perro de éste ladra mucho cada nochelo cual le quita sueño. En una noche oscura este chofer está manejando su carro. Ve a su vecinocaminando con su perro por la vereda. Decide que va a ver un “accidente” de tránsito y sube a lavereda con su carro. Como resultado de este accidente, muere el vecino y el perro. En este caso elacto que hizo el chofer era manejar en forma irresponsable, al subir a la vereda, poniendo en peligrola vida de una persona. Tuvo pleno conocimiento de su deber moral y decidió actuar contra estedeber. Su intención era matar a su vecino y el perro. Y actuó con pleno uso de su libertad. Alexaminar estos cuatro factores se ve que en este accidente el chofer tiene máxima responsabilidadmoral por la muerte del vecino.En el mundo de los negocios es importante tener presente la distinción entre el resultado de un actoinmoral y la culpabilidad moral de la persona que hizo tal acto. Cualquier sanción debe aplicarse nosólo en función del resultado malo de este acto, sino teniendo presente la culpabilidad moral de lapersona. 13
  14. 14. Cada profesional tiene la obligación moral de seguir formando su conciencia para poder enfrentar conmayor sentido de justicia y moralidad los diferentes problemas que surgen en el ejercicio de suprofesión. Esta formación continua es la base sobre la cual se puede construir para apoyar elproceso de moralización en el país.CASO DE LA AGENCIA DE VIAJES “VUELO ALTO, S.A.”La Srta. Ana. González trabaja como Alta Funcionaria en la Agencia de Viajes “VUELO ALTO,S.A.”. Esta Agencia atiende sobre todo a viajeros internacionales. Gracias a su facilidad paraidiomas, Ana se encarga de arreglar los detalles de viajes para diplomáticos extranjeros que sonclientes de la Agencia 14
  15. 15. LA AMISTAD COMO UN VALOR EN EL MUNDO PROFESIONALUno de los valores que se suele percibir en forma distorsionada en nuestra sociedad es la amistad.Es cierto que la amistad es un valor, algo que debe tener importancia en nuestras vidas. También escierto que nuestros amigos nos ayudan a dar sentido a nuestras vidas al entregarse a nosotros y alexigir de nosotros una entrega personal. Sin embargo, también es cierto que no debemos hacercualquier cosa por un amigo aún a costa de sacrificar nuestros principios morales.Como bien se sabe, son muchas las veces que un profesional favorece en forma indebida a susamigos en vez de defender los legítimos intereses de su empleador. En vez de conceder contratos almejor postor, da el visto bueno a un amigo., Y en vez de contratar a una persona realmentecompetente para un determinado puesto, contrata al amigo o a una persona que ha sido"recomendada”. En muchos sitios, funciona el llamado “tarjetazo” para casi todo, sin respetar losprincipios morales. Todo eso está mal. Los profesionales que creen que tienen el deber sagrado defavorecer a sus amigos por encima de los principios morales, manifiestan una conciencia cegada porvalores distorsionados en la sociedad frente al tema de la amistad.No es fácil ayudar a los profesionales a superar este tipo de problema a nivel de su conciencia moral.Sin embargo, donde hay buena voluntad y el deseo de aprender, mucho se puede hacer. Lassiguientes páginas pretenden ser un aporte para las personas que realmente desean comprender elverdadero papel de la amistad en el mundo profesional y los límites de sus obligaciones frente a susamigos.CARACTERÍSTICAS DE LA VERDADERA AMISTAD.Cuando existe una verdadera amistad, los amigos comparten un conjunto de valores que son paraellos importantes para dar sentido a sus vidas. Tal como se ha indicado al tratar el tema de laobjetividad moral y la formulación de principios morales, un valor es: “Un concepto que indica algúnobjeto apreciado como bueno, valioso, o deseable”. Los valores pueden compartiese tanto a nivelpre–reflexivo como a nivel reflexivo. Es decir, los amigos pueden compartir sus valores mediantesentimientos compartidos o también mediante ideas y principios claros.Las personas que manifiestan una moralidad pre–reflexiva suelen expresar sus valoresprincipalmente mediante sus sentimientos. Para tales personas, la amistad es sobre todo algo que sesiente. Para que exista entre ellos una amistad, no es necesario saber si el amigo acepta o no susprincipios morales. Lo importante es que su amigo sienta lo mismo frente a lo que ocurre en la vida.Una amistad con estas características es buena hasta donde llega. Sin embargo, adolece de unagran deficiencia: por ser pre–reflexiva, no suele exigir que los amigos examinen sus principiosmorales. Todo queda a nivel de sentimientos compartidos. Además, personas cuya moralidad espre–reflexiva suelen aceptar en forma acrítica los valores morales de sus amigos. Cuanto más fuertesea la amistad, más se nota esta tendencia.Las personas que manifiestan una moralidad reflexiva suelen expresar sus valores principalmentemediante sus ideas y principios morales. Para estas personas, la amistad existe cuando las personascomparten las mismas ideas y los mismos principios morales. Los sentimientos son importantes;pero mucho más importantes son los principios morales porque para estas personas, estos principiosson la expresión de los valores que los amigos comparten.Cuando una persona comienza a sentir la necesidad de avanzar de una moralidad pre–reflexiva haciauna moralidad reflexiva, para poder así dar mejor sentido a su vida, muchas veces surgen roces entreel y sus amigos. Lo que produce estos roces es el hecho de que algunos de sus amigos no sientaneste mismo deseo. Prefieren seguir basando su amistad en sentimientos compartidos. Pero este tipode amistad ya no satisface a la persona que ha entrado en transición hacia una moralidad reflexiva.Lo que suele pasar en tales casos es que la persona que siente la necesidad de avanzar,necesariamente tendrá que dejar de lado a algunos de sus amigos. Si no se siente muy seguro de simismo, le puede parecer un precio demasiado alto. Incluso, puede estancarse en su propiocrecimiento como persona por no querer perder la amistad de personas que no desean avanzar.Sin embargo, al avanzar hacia una moralidad más reflexiva, como la manera de dar sentido a su vida,una persona comienza a expresar sus valores mejor a nivel de ideas y principios morales. Cuandotiene la oportunidad de expresarse a este nivel, delante de otras personas, descubre nuevos amigos.Pero ahora, su amistad se basa en ideas y principios compartidos; no se queda a nivel desentimientos. Cuando dos o más personas se dan cuenta que comparten ideas y principios, muchasveces surgen sentimientos de amistad. Pero estos sentimientos ya no son simplemente el resultado 15
  16. 16. de valores compartidos en forma pre–reflexiva. Surgen más bien de la experiencia de compartirvalores a nivel intelectual. Lo que fundamenta este tipo de amistad no son los sentimientos sino losprincipios compartidos. Si dos personas que han sido amigos descubren en forma reflexiva que ya nocomparten los mismos principios, sus sentimientos de amistad suelen disminuirse o incluso puedendesaparecer.Cualquier verdadera amistad implica un sentido de responsabilidad por el bienestar del amigo. Elgrado de responsabilidad depende de grado de amistad; pero en todo caso, tiene límites. En nuestromedio, la mayoría de las personas creen que esta responsabilidad va mucho más allá de lo que exigela moralidad objetiva. Por este motivo, fácilmente sacrifican sus principios morales frente a lo quesienten como una obligación sagrada de ayudar a sus amigos, sea como sea. Como es obvio, esteriesgo es mucho mayor en personas cuyos valores morales se expresan sólo a nivel pre–reflexivo. Sino se logra que tales personas avancen hacia una moralidad basada en principios, no se puedesuperar esta visión distorsionada de la amistad. Es verdad que la amistad es un valor. Pero no esmenos verdad que los principios morales de uno mismo no deben ser sacrificados en nombre desupuestas obligaciones con los amigos que en realidad no existen.LA AMISTAD EN LA SELECCIÓN DE PERSONAL.De lo dicho anteriormente, se podría llegar a una conclusión equivocada en el sentido de que laamistad nunca debería influir en la selección de personal. Para cualquier cargo, se debe escoger auna persona idónea que reúna las cualidades y las habilidades necesarias para desempeñarse bienen el puesto. No es moralmente aceptable dar a un amigo o a un recomendado un puesto para elcual no está preparado. En la selección de personal, cualquier profesional tiene la obligación moralde defender los legítimos intereses de su empresa o institución.Cuando una empresa o una institución tiene un procedimiento claramente establecido, tal comopuede ser un concurso abierto, la persona encargada de la selección de personal debe regirse por lasnormas establecidas. Cualquier excepción tendrá que ser autorizada por la autoridad competenteque a su vez tiene la obligación moral de vigilar por los legítimos intereses de la empresa o institución.Si se trata de buscar una persona para ocupar un cargo de confianza, es posible que la amistadjuegue un papel en el proceso de selección. Si se supone que varios candidatos reúnen lascualidades y las habilidades necesarias para ocupar un cargo de confianza, y si se supone que seamás fácil integrar a un amigo al equipo y exigir que cumpla bien sus funciones, precisamente ennombre de la amistad, no hay inconveniente en dar algo de peso al factor “amistad”. Sin embargo,habrá que tener mucho cuidado al proceder así porque la experiencia indica que la mayoría de lasveces es más difícil exigir cumplimiento de un amigo que de una persona que no goza de nuestraamistad. Lo importante es tomar la decisión que mejor favorezca los legítimos intereses de laempresa o la institución.¿Que se puede decir acerca de la moralidad de contratar a familiares para cargos vacantes? Enpequeñas empresas familiares, si un familiar realmente reúne las cualidades necesarias paradesempeñar bien un determinado cargo, no hay inconveniente en dárselo. Sin embargo, si no puedeatender a las necesidades de los clientes, no se le debe ofrecer el puesto por familiar que sea. Por logeneral, con un poco de entrenamiento, se puede subsanar esta falta de idoneidad al tratarse de unapequeña empresa. Si se trata de una empresa o una institución grande, el asunto es mucho más Entales casos se aplican las mismas normas señaladas en el párrafo anterior. Pero la experiencia indicaque por lo general, es muy difícil exigir buen cumplimiento a los familiares que están bajo las órdenesde uno mismo. Por este motivo, son muchas las empresas y las instituciones que tienen comopolítica no contratar a parientes de sus empleados, por lo menos no para trabajar en la mismasección o bajo las órdenes de éstos. Esta política representa un juicio práctico acerca de un medionecesario o conveniente para defender un valor. Por lo tanto, no debe ser considerado como unprincipio moral.LA AMISTAD Y CONTRATOS CON PROVEEDORES.¿Un profesional debe contratar a sus amigos para proveer de bienes y servicios a la empresa cuyosintereses representa él?. La respuesta a esta pregunta es la misma que en el caso de contratar asus amigos como empleados. Al conceder un contrato, su obligación moral es vigilar por los legítimosintereses de su empresa o institución. Puede ser que en nombre de la amistad le sea más fácil exigirel cumplimiento oportuno de un contrato. Pero también puede ser que su amigo intente aprovecharsede una amistad, mal entendida, para no cumplir. Lo importante es que se tome la decisión que mejorfavorezca el cumplimiento del contrato en cada caso que se presente. Sin embargo, la experiencia 16
  17. 17. indica que la mayoría de las veces es más difícil exigir cumplimiento a un amigo que a uno que nogoce de nuestra amistad.RESUMENCiertamente, tanto en el mundo profesional como en el mundo privado de cada persona, la amistades un valor. Sin embargo, es un valor que se suele percibir en forma distorsionada en nuestrasociedad. Este problema se da con mayor frecuencia en personas cuya moralidad es pre–reflexiva.Al pasar de una moralidad pre–reflexiva a una moralidad reflexiva, es probable que sea necesarioprescindir de algunas amistades basadas en sentimientos compartidos; pero éstas seránreemplazadas por otras basadas más bien en ideas y principios morales compartidos. Para evitarabusos de la amistad en el mundo profesional, es necesario que las personas desarrollen sucapacidad de dar prioridad a sus principios morales frente a sus sentimientos del deber para con susamigos. Sólo así podrán percibir, con una conciencia moral bien formada, el valor de la verdaderaamistad en el mundo profesional y las obligaciones y los derechos que corresponden a esta amistad.PREGUNTAS PARA DISCUSIÓN:1. ¿Qué es para ti la amistad?2. ¿Qué buscan en un amigo?3. ¿Qué están dispuestos a hacer por sus amigos?4. ¿Que no están dispuestos a hacer por sus amigos?5. ¿Cree Ud. que la amistad debe influir en el mundo del trabajo como profesional? Por favor, explique su respuesta. 17
  18. 18. LA OBLIGACION MORAL DE COMUNICAR LA VERDADCon frecuencia los profesionales que trabajan en el mundo de los negocios se encuentran frente asituaciones en que, según ellos, se ven forzados a mentir a los demás. Los argumentos que usanpara Justificar su modo de proceder Incluyen: “Todo el mundo lo hace... ya es costumbre”. “Mi jefe me ha dicho que debo decir eso”. “Si no lo hago, pierdo el negocio, o peor aun, me botan del trabajo”. “Sé que el otro me está mintiendo, así que le pago con la misma moneda”. “Si le digo la verdad a la primera, no me va a creer”.La mayoría de estos argumentos, y otros parecidos, son típicos de personas que adolecen de unaconciencia laxa frente al tema de la comunicación de la verdad en la vida profesional. Sin embargo, alos profesionales no les falta algo de razón al querer justificar su modo de hablar. Si bien es ciertoque cualquier profesional tiene la obligación moral de comunicar la verdad en forma oportuna a laspersonas que tienen el derecho de saberla, no es menos cierto que la comunicación de la verdad enel mundo de los negocios ocurre mediante un proceso bastante complejo que tiene sus propias reglasde juego. En este capítulo se examinan algunas de estas reglas. La pregunta que se intentacontestar es: ¿cómo suelen lograr comunicar la verdad los profesionales que trabajan en el mundo delos negocios en nuestro medio? Con el enfoque que se ofrece en este capítulo, que serácomplementado con la discusión de un caso en clase, se espera ayudar a los profesionales a darsecuenta de otras maneras en que ellos mismos pueden comunicar la verdad en su propio trabajo.LA DISTINCIÓN ENTRE “DECIR” Y “COMUNICAR” LA VERDAD.La obligación moral del profesional es “comunicar”, en forma oportuna, la verdad a las personas quetienen el derecho de saberla y están en condiciones de asimilarla. Si bien es cierto que a veces lamejor manera de cumplir con esta obligación es “decir” literalmente lo que es cierto, hay situacionesen el mundo profesional en que una verdadera comunicación exige mucho más. La palabra “decir”hace referencia sólo a lo que uno mismo hace. En cambio, la palabra “comunicar” implica un procesomediante el cual dos persona logran entenderse. En este proceso de comunicación los profesionalesusan expresiones faciales, gestos, entonación y modismos conocidos por las dos partes paracomunicar la verdad dentro del contexto en que están conversando.A veces, la misma frase puede usarse en diferentes contextos para comunicar dos realidadescontrarias. A modo de ejemplo, la frase “sí, si – como no” puede usarse tanto para comunicar unarespuesta afirmativa como una respuesta negativa. Si una persona dice esta frase al contestar a suamigo cuando le pide un favor, es obvio que la respuesta es afirmativa. Hay coincidencia entre elsentido literal de las palabras y la verdad que se logra comunicar. En cambio, si un profesor, irritadopor la presión de un alumno que le pide cambiar su nota sin ninguna razón válida, responde con estamisma frase y en tono molesto, el alumno entiende que su respuesta es negativa. El mensaje que elprofesor comunica es contrario al sentido literal de las palabras, y tanto él como el alumno saben, porel contexto y el modo en que contesta el profesor, cuál es este mensaje: Un enfático ¡NO!Cada profesional debe aprender cómo se logra comunicar la verdad en su propio trabajo. Sólo asípodrá librarse de su dependencia exagerada del sentido literal de las palabras para comunicar laverdad con una conciencia tranquila, sin sentir la necesidad de justificarse mediante argumentos queno tienen validez y que son peligrosos como precedentes en otras áreas de su vida profesional.Al decir que el profesional tienen la obligación moral de “comunicar” la verdad, se implica que ésta nopuede esconderse detrás del sentido literal de las palabras cuando existe la obligación moral decomunicar la verdad a otras personas. En situaciones en que existe esta obligación, debe usar losmedios que suelen usarse en su profesión para lograr una comunicación adecuada y oportuna.LA UTILIZACIÓN DE MODISMOS PARA COMUNICAR LA VERDAD.En el mundo de los negocios existen una serie de modismos que los profesionales pueden e incluso,en determinadas circunstancias, deben utilizar, para comunicar la verdad oportunamente a laspersonas que tienen el derecho de saberla. Por ejemplo, cuando una secretaria dice por teléfono quesu jefe “no está”, por lo general cualquier persona sabe que la frase “no está” es un modismo quequiere decir que no le va a ser posible comunicarse en ese momento. Puede ser que el jefe esté muy 18
  19. 19. ocupado, que no desea conversar con la persona, o que literalmente, no se encuentre presente. Alescuchar la frase “no está”, la persona que llama entiende muy bien el mensaje: no va a poder hablarcon la persona a quien ha llamado en este momento y su secretaria le está invitando a dejar unrecado que será comunicado oportunamente a su jefe. Pero qué ocurre si la persona que llamainsiste, diciendo algo así como: “¿Pero de verdad no se encuentra, Señorita?” En este caso, pideinformación más específica: ya no se trata de un modismo. Si le secretaria contesta con la mismafrase de antes, “no está”, ahora, sí, pretende engañar a la persona. Por este motivo, si bien es ciertoque se puede justificar la utilización de la frase “no está” para comunicar en un primer momento quela persona no va a poder conversar con su jefe, sería mejor que responda de otra manera. Puededecir, por ejemplo, que su jefe se encuentra ocupado, que no le puede atender en ese momento, etc.Si la secretaria utiliza el modismo “no está” como manera normal de decir que no va a ser posiblecomunicarse con su jefe, es importante que comprenda que es una forma de comunicar la verdad yno una “mentira blanca”. De lo contrario corre el riesgo de deformar su conciencia moral, lo cual lepuede llevar a cometer faltas más serias en el ejercicio de su profesión.En la negociación de la compra y venta de cualquier bien o servicio existen una serie de modismosque suelen ser utilizados para comunicar la verdad referente al precio y las condiciones decompraventa. Por ejemplo, si dos personas están negociando la compra – venta de un terreno,saben que el precio “Inicial” no es el precio definitivo. Si una de las dos partes comete el errorestratégico de dar como su primera oferta lo que en realidad es su precio definitivo, corre el riesgo deengañar a la otra parte, precisamente por “decir” la verdad. En este ejemplo se ve por qué es tanimportante en el mundo de los negocios distinguir entre “decir” la verdad y “comunicar” la verdadoportunamente a las personas que tienen el derecho de saberla.Se justifica la utilización de un Modismo para comunicarla verdad en el mundo profesional cuando secumplen dos condiciones: La intención de la persona que utiliza el modismo debe ser comunicar la verdad en forma oportuna a las personas que tienen el derecho de saberla. Debe ser razonable suponer que tanto la persona que usa el modismo como la persona que le escucha saben qué quiere decir ese modismo en el contexto en que están conversando.Estas dos condiciones excluyen la utilización de un modismo con la finalidad de engañar a la otrapersona cuando dicha persona tiene el derecho de saber la verdad. Además, implican que puedenexistir situaciones en las que no es suficiente “decir” la verdad para cumplir con el principioenunciado.LA COMUNICACIÓN DE LA VERDAD A LO LARGO DE UN PROCESO DE NEGOCIACIÓN.Muchas veces en el mundo profesional la comunicación de la verdad es algo que se realiza a lo largode un proceso. Cuando una persona desea comprar algo, se ha hecho costumbre en nuestro medio“regatear” el precio. En los ambientes en que esta costumbre existe y tanto el comprador como elvendedor sabe de ella, el vendedor tienen el derecho moral de establecer un precio original que le déla posibilidad de entrar en este proceso. Por ejemplo, el empleado en una tienda de artesanía puededarse un margen para negociar el precio de lo que vende, sobre todo al tratarse de clientesnacionales que saben cómo regatear. Pero para comunicarse con turistas del extranjero que nosaben de esta costumbre, debe usar otro procedimiento para comunicar el verdadero precio. Porejemplo, por iniciativa propia, puede decir al turista que el precio es tanto, pero tratándose de él, estádispuesto en venderlo con una rebaja del 10 %.La negociación del contrato colectivo de trabajo es un caso especial en el cual se comunica la verdada lo largo de todo un proceso conocido por las dos partes. Cada empresa y sindicato tienen su propiahistoria de relaciones laborales que condiciona la manera en que pueden cumplir mejor con esteprincipio moral en un momento determinado. Además, influyen en este proceso el momento que seestá viviendo en el país, la situación de la empresa y la situación política dentro del mismo sindicato.En una empresa con una historia tranquila de relaciones laborales, la primera oferta será más cerca ala definitiva que en una empresa que tiene una historia de relaciones laborales turbulentas. La razónes que se prevé que el proceso de negociar un nuevo contrato laboral será más larga y más dura enla segunda empresa. Por lo tanto, las dos partes tienen que darse mayor margen para negociar.¿Qué ocurre si, sin querer, una de las dos partes no logra comunicar la verdad a la otra a lo largo deeste proceso? Supongamos, por ejemplo, que la empresa haya sobre – estimado la fuerza delsindicato en una negociación. Además supongamos que se llegue a un momento en que el sindicatoestá dispuesto a aceptar un aumento menor de lo que por justicia la empresa debería conceder. Si la 19
  20. 20. empresa quiere cumplir con su obligación moral de pagar un sueldo justo, tiene varias maneras dehacerlo. Al cerrar el trato, pueden conceder otros beneficios o el aumento que sería justo como signode buena voluntad frente al sindicato. De esta manera cumplen con su obligación de pagar un sueldojusto, sin perder imagen frente al sindicato, a pesar del fallo que ha ocurrido en el proceso de lacomunicación.ABUSOS QUE SON FRECUENTES EN NUESTRO MEDIO.Algunos abusos que se cometen con cierta frecuencia en nuestro medio, con referencia a lacomunicación de la verdad son: Esconderse detrás del sentido literal de las palabras cuando se sabe que la otra persona no va a entender las palabras en este sentido. Supuestas rebajas que realmente no representan ningún ahorro para el consumidor. Tarjetas claves que afirman representar un ahorro cuando esto no es la verdad. Publicidad diseñada para engañar al público. La falta de claridad en los términos de crédito al vender productos a plazos. Cláusulas oscuras acerca de las garantías ofrecidas con la venta de determinados productos. 20
  21. 21. EL SECRETO PROFESIONALAl analizar varías deformaciones de la conciencia moral que se dan con frecuencia en nuestro medio,se habló entre otras de la conciencia cegada por valores morales distorsionados en la sociedad. Lapersona que adolece de esta deformación no percibe algún valor en algún área de su vida porque aeste valor no se le da mayor Importancia en el medio en que vive.Uno de los valores morales que los profesionales en las ciencias económicas y administrativas ennuestro medio no perciben con la debida fuerza y claridad es la obligación de respetar el secretoprofesional, Son relativamente pocos los que se dan cuenta de la importancia de no compartir conotras personas, ni usar en provecho personal, información confidencial. Para la mayoría de estaspersonas, un secreto es algo que sólo cuentan a sus mejores amigos: y éstos, a su vez, sólo locuentan a sus propios amigos. En poco tiempo, la información llega a ser de dominio público en loscírculos de personas que tengan interés en saber del asunto.Una de las razones por las cuales se cometen con facilidad faltas contra el secreto profesional es quese percibe el valor de la amistad como algo tan importante que se supone que entre amigos no debehaber secretos. Según este supuesto, sería faltar a la amistad no contar a un amigo algo que lePodría interesar o ser de utilidad. Este supuesto está lejos de la verdad. Más bien, existe laobligación moral de no revelar, directa ni indirectamente, información confidencial a las personas queno tienen el derecho de saberla. Pero no se trata sólo de un principio moral. Los profesionales queno sepan guardar la necesaria reserva en su comunicación con los demás difícilmente llegarán aocupar cargos de responsabilidad en sus respectivas empresas.DEFINICIÓN DEL SECRETO PROFESIONALPor definición, un secreto profesional es información confidencial que ha sido comunicada a unapersona para que la utilice en su trabajo. Al enterarse de un secreto profesional, cualquier personatiene la obligación moral de usar esta información sólo por los fines para los cuales le haya sidocomunicada. Falta a su deber como profesional si la revela a personas no autorizadas o si la usa enprovecho personal.¿EN QUE SE BASA LA OBLIGACIÓN MORAL DE GUARDAR LOS SECRETOS PROFESIONALES?La información que es materia de un secreto profesional es en realidad una forma de propiedadprivada. Estrategias de mercadeo, información sobre clientes e incluso ciertos tipos de informaciónfinanciera son objetos de valor para una empresa. Igual que una fórmula para producir algúnproducto, son una forma de propiedad privada. Tal como se ha visto en otro capítulo, siempre sedebe respetar los legítimos derechos de los dueños de cualquier forma de propiedad privada.Por otra parte, el mismo bien común exige que se respeten los secretos profesionales. El bien comúnexige que las empresas, tanto privadas como públicas, alcancen sus legítimos objetivos al ofrecerbienes y servicios oportunamente a la sociedad. Pero si los profesionales que Integran estasempresas no pueden confiar en la capacidad de sus colegas de guardar los secretos profesionales,difícilmente pueden lograr que sus empresas cumplan con este fin. La experiencia enseña quecuando no hay un ambiente de absoluta confianza entre colegas, con referencia al secreto –profesional, difícilmente pueden lograrse los objetivos propuestos.DOS CLASES DE SECRETOS PROFESIONALESPor fines de análisis, se puede hablar de dos clases de secretos profesionales: secretos explícitos ysecretos implícitos.Un secreto profesional explícito existe cuando se le dice expresamente a una persona que tal o cualinformación es reservada y que por lo tanto, no debería de comunicarla a otras personas. De estamanera, no queda ninguna duda sobre la obligación de guardar el secreto. La persona que falta a unsecreto profesional explícito suele saber lo que debería hacer; pero con argumentos típicos de unaconciencia laxa, intenta justificarse al compartir lo que sabe con otras personas o usarla para suspropios fines. Estos argumentos incluyen: “Pero la persona a quien revelé el secreto es de mi entera confianza. Estoy seguro que no dirá nada a nadie”. “Claro que usé la información para ganarme alguito. Pero no hice daño a nadie”. 21
  22. 22. De Aceptarse el primer argumento, la persona a quién el profesional reveló un secreto profesionalpodría justificarse usando el mismo argumento al contar a otras personas lo que sabe. De estamanera, se aumentaría rápidamente el número de personas que conocieran el secreto, haciendo depúblico la información que debería haber sido guardada en reserva. Y en cuanto al segundo si unapersona gana “alguito”, siempre es a costa de los legítimos intereses de otras personas. Cuandoocurre un abuso de la información contenida en un secreto profesional, alguien (pero nonecesariamente la empresa a que pertenece el secreto) siempre pierde injustamente.Un secreto profesional implícito existe cuando una persona se entera de información confidencial enel ejercicio de su profesión que, por su naturaleza, no debería ser revelada a personas noautorizadas. No hace falta que le digan que esta información es un secreto profesional. Por sucondición de profesional, debe saber que una de sus obligaciones implícitas es guardar este tipo desecretos. En teoría, no debería ser necesario decir a cada profesional todas las cosas que deberíaconsiderar como información confidencial Sin embargo, en un ambiente en que hay poca sensibilidadfrente a la obligación moral de guardar los secretos profesionales, es conveniente hacer explícito loque se supone que el profesional debería de saber implícitamente con referencia al secretoprofesional.DEBERES MORALES RELACIONADOS CON EL SECRETO PROFESIONAL El primer deber relacionado con el secreto profesional es la obligación de guardar silencio frente a las personas que no están autorizadas a recibir la información. Salvo por situaciones en que se va a producir un grave daño al bien común, de lo cual se hablará un poco mas adelante, siempre se debe respetar esta obligación de guardar silencio. Tal como se ha indicado, la persona que sabe el contenido de un secreto profesional debe utilizar esta información sólo por los fines por los cuales le haya sido confiado. Este es, entonces, el segundo deber moral relacionado con el secreto profesional. Por ejemplo, si una persona es miembro de una comisión gubernamental que controla el precio de bienes de primera necesidad y, en virtud de su cargo, sabe la fecha en que se va a autorizar un aumento de precios, no tiene el derecho moral de aprovecharse de esta información confidencial para comprar estos bienes con fines de ahorrar dinero o con la intención de revenderlos al nuevo precio. El que pierde injustamente en este tipo de negocio es la persona a la que vende los productos, sin saber del nuevo aumento a realizarse próximamente. El tercer deber de un profesional, con relación al secreto profesional, es evitar situaciones en que, sin darse cuenta, podría revelar información confidencial, traicionado por su comunicación no– verbal. A veces las reacción espontánea de una persona cuando se le formula una pregunta comunica mucho más que sus palabras al contestarla. Cada profesional debe desarrollar sus propias tácticas para no revelar, ni siquiera mediante un cambio significativo de expresión, los secretos profesionales que le hayan sido confiados. La cuarta obligación que tiene un profesional, con referencia al secreto profesional, es restituir por los daños ocasionados con su falta de discreción. Tal como se ha notado anteriormente, información confidencial es una forma de propiedad privada. Si una persona quita injustamente a otra su propiedad, tiene la obligación moral de restituir por el daño que ha ocasionado. Lo mismo puede decirse en el caso del secreto profesional: dentro de lo posible, existe la obligación de restituir por los daños ocasionados por la indiscreción.EL SECRETO PROFESIONAL: UN PUNTO CLAVE EN EL CÓDIGO DE ÉTICA PROFESIONAL APROBADO POR EL IX CONGRESO NACIONAL DE CONTADORES PÚBLICOS DEL PERÚ.En el Código de Etica Profesional aprobado por el IX Congreso Nacional de Contadores Públicos delPerú, se reconoce en tres artículos la obligación de guardar el secreto profesional:Art. 12 El Contador Público tiene obligación de guardar el secreto profesional y de no revelar por ningún motivo los hechos, datos o circunstancias de los que tenga conocimiento en el ejercicio de su profesión; excepto por las informaciones que obligan las disposiciones legales.Art. 13 Ningún Contador Público podrá beneficiarse haciendo uso de la información que obtenga en el ejercicio de la profesión, ni podrá tampoco comunicar dicha información a otras personas con Intenciones que aprovechen en igual sentido. 22
  23. 23. Art. 14 El Contador Público podrá consultar o cambiar impresiones con otros colegas en cuestiones de criterio o de doctrina, pero nunca deberá proporcionar datos que identifiquen a las personas o negocios de que se trate, a menos que sea con consentimiento de los interesados.En estos artículos se ve un reflejo de algunos de los deberes morales mencionados en el acápiteanterior. Sobre todo, se ve que los contadores públicos reconocen que sería faltar a la ética“beneficiarse haciendo uso de la información que obtenga en el ejercicio de la profesión”; y quetambién reconocen que sería una falta “comunicar dicha información a otras personas con intencionesque aprovechen en igual sentido”.CIRCUNSTANCIAS EN LAS QUE ES MORALMENTE ACEPTABLE REVELAR EL CONTENIDO DE UN SECRETO PROFESIONALExisten algunas circunstancias en las que es moralmente aceptable que un profesional revele unsecreto profesional. Si la persona que tiene el derecho de exigir que se guarde un determinadosecreto dice que esta información puede ser revelada a determinadas personas, o al público engeneral, se puede actuar conforme con este permiso. o, si de alguna forma un secreto llega a ser dedominio público, deja de ser un secreto y por lo tanto un profesional podría hablar de ello. Sinembargo, no es aconsejable que lo haga porque los que le escuchan pueden pensar que el haya sidola persona indiscreta que diera a conocer el secreto.Cuando existe un serio peligro para el bien común si se respeta un secreto profesional, el contenidode este secreto debe ser revelado, en forma discreta, a una persona que tenga la autoridad de evitarque se produzca este daño. Por ejemplo, si un químico descubre que la fórmula de una medicina quesu empresa produce puede causar cáncer en los pacientes, debe hacer todo lo posible. 23
  24. 24. PRINCIPIOS MORALES Y PROPIEDAD PRIVADAEn nuestra sociedad actual, existen tres grandes corrientes ideológicas que han hecho sentir supresencia en la discusión de los derechos inherentes a la propiedad privada. Estas tres corrientesson: El pensamiento liberal clásico; el pensamiento marxista; y el pensamiento social de la IglesiaCatólica. Un análisis completo de estas tres grandes líneas de pensamiento desborda los límites deeste capítulo. Sin embargo, a continuación se hará una presentación de algunas de sus afirmacionesprincipales con referencia a la propiedad privada de los medios de producción, con la finalidad deayudar a los lectores a formar su propia conciencia moral con respeto a un tema que es de muchaimportancia en el momento actual.ALGUNOS PLANTEAMIENTOS GENERALES DEL PENSAMIENTO LIBERAL CLÁSICO SOBRE LA PROPIEDAD PRIVADACualquier pensamiento social que reflexione en torno a los derechos inherentes a la propiedadprivada parte de una respuesta a la pregunta: “¿Qué es el hombre?”. Según el pensamiento liberal,en su forma más clásica, el hombre es sobre todo un individuo que debe realizarse a través del libreejercicio de sus derechos en la sociedad. Para poder realizarse como la persona individual que es,debe tener como propiedad privada lo que necesita en su vida diaria: vivienda, ropa comida, etc.Pero también tiene el derecho de ser propietario de propiedad privada productiva que puede tenerdiversas formas: una fábrica, una empresa comercial, o una hacienda. Según este pensamiento, unapersona que es dueño de cualquier forma de propiedad privada tiene tres derechos: usarla comomejor le parezca, siempre y cuando no interfiera con los legítimos derechos de los demás; gozar de loque esta propiedad produce; y destruirla o pasarla a otras personas según mejor le convenga.Si bien es cierto que hay diferentes tendencias dentro del pensamiento liberal actual, el liberalismoclásico, que es su fuente común, considera que el derecho a la propiedad privada es un derecho“absoluto y sagrado”. El respeto de la propiedad privada es la piedra angular de la convivencia ensociedad y como tal, tiene más importancia que la gran mayoría de los otros derechos. El Estado nodebe interferir con el libre ejercicio del derecho a la propiedad privada. Uno de sus papelesprincipales es garantizar que se respeten estos derechos. Se supone que la sociedad ofrece acualquier persona la posibilidad de ahorrar y usar sus ahorros para convertirse en propietario si así lodesea. Si una persona no tiene propiedad privada, será porque él, o sus antepasados, no supieronahorrar o no quisieron convertirse en propietarios.Con el correr de los años el pensamiento liberal clásico ha perdido algo de su vigor. Sin embargo, enla actualidad se escuchan con frecuencia algunas ideas liberales muy marcadas frente al tema de lapropiedad privada de los medios de producción. Se ve un reflejo de estas actitudes en afirmacionestales como: “Los obreros no tienen ningún derecho a participar en las utilidades de mi empresa. A cambio de su trabajo les doy un salario. Cumplo con pagar lo que exige le ley. Las utilidades corresponden exclusivamente a los dueños de la empresa”. “¿Reforma agraria? Eso sí es inmoral. Además, es comunista. El Estado no tiene ningún derecho a tocar la propiedad privada de los ciudadanos”. “Si me conviene enviar mis utilidades a una cuenta bancaria en Miami, puedo hacerlo. Es asunto mío. El Estado no tiene ningún derecho de controlar la salida de mí dinero del país”. “¡Es el colmo! La Municipalidad quiere expropiar mi casa para poder ampliar la vía expresa. Esta casa es mía y ellos no tienen ningún derecho de quitármela, aun pagándome un precio justo. La casa es mía. Sí la quiero vender, la vendo. Si no, que me dejen en paz”.ALGUNOS PLANTEAMIENTOS GENERALES DEL PENSAMIENTO MARXISTA SOBRE LA PROPIEDAD PRIVADAAl hablar del pensamiento Marxista acerca del tema de la propiedad privada, es importante tenerpresente que no todos los que se consideran marxistas aceptan en su totalidad la teoría de propiedadpropuesta por Carlos MARX. Contrario a lo que muchos creen, incluso algunos que se llamanmarxistas, Carlos MARX no rechaza totalmente el concepto de propiedad privada. Para él, el hombrees sobre todo miembro de una sociedad dentro de la cual nace y se desarrolla para lograr sufelicidad. Para que el hombre pueda ser feliz, según MARX es necesario construir una sociedad en lacual todos sean realmente iguales. La propiedad debe distribuirse de tal forma que se apoye lacreación de una sociedad en que todos sean realmente iguales. El régimen de propiedad vigente 24

×