01 juventud y proyecto de vida
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

01 juventud y proyecto de vida

on

  • 1,492 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,492
Views on SlideShare
1,492
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
10
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

01 juventud y proyecto de vida 01 juventud y proyecto de vida Document Transcript

  • JUVENTUD Y PROYECTOS DE VIDAAutoras: Dra. Laura Domínguez García Dra. Lourdes Ibarra MustelierFacultad de la Psicología, Universidad de La Habana (Tomado del Libro “Psicología del Desarrollo: Adolescencia yJuventud”. Compiladora: Dra. Laura Domínguez García. Editorial“Félix Varela”. La Habana, Cuba, 2003. Páginas 446 a 458)La proyección futura de la personalidad ha sido abordada por diferentesenfoques y escuelas en la psicología, a partir de distintasconceptualizaciones, entre las que se destacan fundamentalmente lascategorías de objetivos, metas, proyectos e ideales.No obstante y a pesar de esta variedad de denominaciones, laproyección futura es considerada por la mayoría de los estudiososcomo importante componente de la motivación y contenido de diversasformaciones psicológicas que expresan la perspectiva temporal de lamotivación del sujeto orientada al futuro.En este trabajo nos proponemos discutir, primeramente, algunosaspectos teóricos generales en torno al estudio y definición de estaformación; después analizar las principales regularidades que adopta sudesarrollo en la edad juvenil y por último, exponer algunos resultadosde investigaciones sobre el tema, que se realizaron bajo nuestradirección en los últimos años. Estos resultados nos permitirán arribar aalgunas reflexiones finales.Al analizar las consideraciones teóricas más relevantes en torno altema, encontramos que importantes autores como Kurt Lewin (1965) yJoseph Nuttin (1972) hicieron sus aportes al mismo. Lewin señaló quelas metas y objetivos que se propone el sujeto, al igual que lasnecesidades, constituyen elementos que desempeñan una importantefunción dinamizadora del comportamiento. Por su parte Nuttin, señalaque existe en el hombre una fuerza interior que lo impele a larealización de sus potencialidades denominada “tendencia hacia larealización de sí mismo”. Esta tendencia impulsa al sujeto a actuar para
  • alcanzar sus proyectos, en un proceso de unidad y diferencia, entre loque desea ser y la imagen que posee del medio.También los psicólogos humanistas prestaron especial atención a estetema. Así, A. Maslow (1979) considera que la planificación del futuro esexpresión de la naturaleza humana saludable, mientras C. Rogers(1977) analiza como elemento fundamental, en “el proceso deconvertirse en persona”, el logro de un “self” o sí mismo estructurado.Este nivel se alcanza por el despliegue de la “tendencia a laactualización”, fuerza que impulsa al sujeto a la consecución de susobjetivos y que constituye un mecanismo psicológico deautorregulación, propio del género humano.Por su parte, G. W. Allport (1971) propone el término de “intención”, quea su juicio indica “propósito”, búsqueda de aquellos caminos a seguir enpos de objetivos futuros, los cuales pueden tener diferente grado deestructuración y temporalidad. Para este autor, cada hombre posee una“filosofía unificadora de la vida”, dada por aquellos objetivos queelabora a corto, mediano o largo plazo y que en última instancia dansentido a su existencia.Estas consideraciones de los psicólogos no marxistas tienen el méritode haber señalado la importancia de las elaboraciones cognitivas en laestructuración de la proyección futura de la personalidad, del papelactivo que juega el sujeto en este proceso y de concebir, estaproyección, como indicador de la personalidad madura y saludable. Sinembargo, en estas valoraciones se enfatiza en los aspectos dinámicos,respecto a cómo regula el proyecto, en detrimento de sus aspectos decontenido. Además, queda al margen del análisis el contextosociohistórico donde el sujeto se desarrolla y que influye, de formamediatizada, aunque no por ello menos importante, en la elaboración dedichos proyectos.Entre los psicólogos de orientación marxista, diversos autores (L.I.Bozhovich,1976; L.E. Raskin y L. Y. Dukat,1961 y I.S. Kon,1990) hanconceptualizado la proyección futura de la motivación bajo el término deideales. Estos autores caracterizaron, en diferentes etapas deldesarrollo de la personalidad, las principales tendencias que sigue estaformación. En este sentido, demostraron que el desarrollo de los idealesabarca, desde la presencia de un ideal concreto en la edad escolar,
  • hasta la aparición de ideales abstractos en la adolescencia. En la edadjuvenil, los ideales continúan siendo abstractos y adquieren un caráctergeneralizado, el sujeto se convierte en el centro del ideal y estaformación desempeña un importante papel en el proceso de suautoperfeccionamiento. En nuestro país, se han dedicado al estudio del tema investigadorescomo D. González (1977), F. González (1983), H. Arias (1988) y O.D’Angelo (1994), por citar a los que, a nuestro juicio, han realizadoconsideraciones más valiosas.D. González, consideró la proyección futura como expresión de lamotivación humana superior, irreducible a las motivaciones instintivas einconscientes y como indicador que distingue al hombre sano delenfermo, desde el punto de vista psicológico.F. González, estudió la estructura de los ideales, como formacionesmotivacionales complejas de la personalidad, caracterizando en la edadjuvenil la aparición de los ideales generalizados, que tienen mayor omenor efectividad en la regulación del comportamiento, en función delnivel de elaboración e implicación personal que logra el sujeto en tornoa sus contenidos.H. Arias, propuso la categoría de “propósitos” para explicar la relaciónexistente entre la autovaloración y los ideales. Destacó, además, lanecesidad de tener en cuenta en la evaluación del potencial reguladordel proyecto, no sólo la temporalidad del mismo, sino también su nivelde estructuración y las estrategias para su consecución.O. D’Angelo, señala la existencia en la personalidad desarrollada deuna orientación a la autorrealización, que impulsa al sujeto al desarrollode sus potencialidades, a la realización de sus valores e interesesfundamentales, en el contexto de su actividad social. Esta orientaciónsirve de base a la estructuración de los proyectos de vida, los cuales,según el autor, tienen una importante connotación ética.Nosotros, entendemos por proyección futura, la estructuración eintegración de un conjunto de motivos elaborados en una perspectivatemporal futura, a mediano o largo plazo, que poseen una elevada
  • significación emocional o sentido personal para el sujeto y de lasestrategias correspondientes para el logro de los objetivos propuestos.La elaboración de esta proyección, aunque se gesta desde edadestempranas del desarrollo, se estructura a nivel de formacionesmotivacionales complejas en la juventud, expresándose en los ideales yla concepción del mundo.La edad juvenil, como veremos a continuación, constituye un períodoclave en el desarrollo de la proyección futura. La nueva posición“objetiva” que ocupa el joven dentro de la realidad social, condiciona lanecesidad de determinar su futuro lugar en la misma.Es de suponer, que todo el desarrollo psicológico precedente le permitedelinear un sentido de la vida, como conjunto de objetivos mediatos queel sujeto se traza, los cuales se vinculan a las diferentes esferas designificación para la personalidad y requieren de la elaboración deestrategias encaminadas a emprender acciones en el presente, quecontribuyan al logro de metas futuras.El joven debe decidir en primer término a qué actividad científicoprofesional o laboral va a dedicarse y en consonancia con estadecisión, organizar su comportamiento. Es por esto, que aunque enesta etapa también encontramos tendencias generales en el desarrollode la personalidad, se presentan diferencias entre los jóvenes quecomienzan a trabajar y aquellos que continúan siendo estudiantes,cuestión en la que repercute el sistema su comunicación, en cuanto alas expectativas y exigencias de la familia, los compañeros y lasociedad en su conjunto.La situación “social del desarrollo” en esta etapa, al decir de L. S.Vigotsky, conduce al proceso de autodeterminación de la personalidad,en consonancia con las tareas y exigencias que el joven debecumplimentar. La posibilidad de alcanzar este nivel de regulacióntambién dependerá de las condiciones de vida y educación en las quehaya transcurrido el desarrollo de la personalidad, de si dichascondiciones han preparado al sujeto para actuar en base a propósitosconscientemente adoptados, que mediaticen las contingenciassituacionales.
  • En esta etapa, encontramos como neoformación o adquisiciónfundamental del desarrollo, la aparición de la concepción del mundo,formación psicológica que permite la integración de componentescognitivos, afectivos y valorativos de la personalidad. Esta formación seconvierte en el principal exponente del desarrollo logrado por el sujetoen la estructuración de su proyección futura.La concepción del mundo es la representación que posee el joven de larealidad en su conjunto, abarca un conocimiento valorado de sus leyes,del lugar que ocupa el hombre en ella y de sí mismo, por lo quepresenta un carácter generalizado y sistematizado.Esta formación, permite al joven elaborar criterios propios, en lasesferas de la ciencia, la política, la moral y la vida social en general.Estos juicios y puntos de vista, con los que se siente emocionalmentecomprometido, se convierten en reguladores efectivos delcomportamiento. En este sentido se crean las bases del proceso deautodeterminación de la personalidad; es decir, de la posibilidad deguiar la actuación con relativa independencia de las influenciasexternas.Un aspecto fundamental de la concepción del mundo lo constituyen suscomponentes morales o concepción moral del mundo, entendida comosistema de normas y valores morales, que permiten la regulacióninterna del comportamiento.Una vez analizadas, de manera muy general, las características queadopta la estructuración de la proyección futura en la edad juvenil,veamos ahora algunos aspectos que nos permiten contextualizar eltema.En Cuba, la juventud se enmarca en la etapa entre los 16 y 30 años, yaque se tiene en cuenta que es a partir de los 16 años de edad cuandoel individuo posee todos los derechos legales al voto, se le otorga elcarné de identidad y se le considera una persona responsable de susactos.Según M. I. Domínguez y M. del R. Díaz (1997), en la década de los 90se produjeron un conjunto de transformaciones en la población joven denuestro país, producto del impacto en la subjetividad de los individuos
  • pertenecientes a este grupo poblacional, de la caída del camposocialista y del “período especial”. Algunos de estos cambios se refieren a la disminución y pocodesarrollo de la conciencia de igualdad, problemas en cuanto a lasocialización y deterioro en los valores y su formación. También sepresentaron numerosas dificultades en el campo educacional, debido alincremento de la falta de motivación para la continuación de estudios,que dio lugar a la deserción escolar y a la vez, a una disminución de lasposibilidades de acceso a la enseñanza superior.Además, aumentó la pasividad juvenil hacia el desempeño de laboressociales y económicas, de las cuales los jóvenes a lo largo de la historiahabían sido protagonistas y ocurrió un éxodo migratorio muy elevado,casi comparable con el de los años 60, generándose indicadores dedesajuste social como el aumento del alcoholismo, la violencia y laaparición y desarrollo de la prostitución.Aunque en la actualidad se ha producido una disminución de estosproblemas, como resultado de los planes de carácter socialdesarrollados por la Revolución, entre los que caben destacarse loscursos emergentes para trabajadores sociales, maestros, enfermeros einstructores de arte, entre otros, es necesario analizar el impacto quetodos estos cambios han tenido para la subjetividad de nuestrosjóvenes y en especial, en la formación de sus proyectos de vida.A continuación haremos referencia a algunos resultados deinvestigaciones realizadas bajo nuestra dirección en torno a este tema.En las tesis de diploma de Y. del Toro (1998) e I. Sánchez (1999) seestudiaron los proyectos futuros de un grupo de jóvenes adiestrados denivel superior e integrantes de la reserva científica de la Universidad deLa Habana, pertenecientes a los tres grupos de carreras existentes ennuestro centro: ciencias naturales y exactas, ciencias sociales yciencias económicas. En estas investigaciones se puso de manifiesto lapresencia de proyectos orientados principalmente a la esferaprofesional, a la laboral y a la familiar, en este último caso,fundamentalmente, en lo referido a la creación de la familia propia.
  • También se evidenció la existencia de una elevada necesidad derealización de sí mismo, como corresponde a la edad y dedeterminadas necesidades materiales, tanto de carácter personal comoen lo referido a la carencia de recursos para el mejor desarrollo de sutrabajo.Es de señalar, que al profundizar en los proyectos profesionales deestos jóvenes, se manifestó un buen nivel de estructuración de losmismos, satisfacción con las tareas que realizan y a pesar de laincertidumbre, en torno a si ocuparán o no plazas fijas en lasFacultades y Centros en que laboran, mostraron compromiso con sutarea, muchos deseos de hacer y optimismo en torno a su futura vidaprofesional.Otro trabajo realizado bajo nuestra tutoría fue el desarrollado por A.S.Llanes (1999), quien investigó acerca de la motivación religiosa de ungrupo jóvenes evangélicos, estudiantes universitarios de diferentescarreras.En este trabajo se comprobó, que en el caso de estos sujetos, aunqueposeen motivaciones semejantes a las de otros grupos de jóvenes nocreyentes, la motivación religiosa mediatiza la elaboración de laproyección futura en diversas áreas motivacionales como la pareja, lafamilia, los estudios y la profesión. En este sentido, las expresionestanto, en términos de proyectos como de estrategias, encuentran suconceptualización y métodos de actuación en la concepción religiosa.Un resultado interesante, a nuestro juicio, es que de acuerdo con lapercepción de estos jóvenes, el incremento religioso en nuestro país esun fenómeno que depende de tres tipos de factores: Personales, entrelos que se destacan la búsqueda de un sentido para la vida, lassituaciones personales difíciles, las frustraciones y las vivencias deexperiencias místicas; Sociales, que abarcan las consecuenciassocioeconómicas del período especial, la crisis de valores, la políticaestatal de apertura y tolerancia religiosa, y la influencia de amistades yfamiliares; y por último, los factores Eclesiales, referidos al impulso deltrabajo misionero, el ambiente fraternal que propicia la iglesia, eltestimonio o ejemplo de sus miembros, en cuanto a congruencia con lasideas que profesan, y la programación especial durante fechas festivas.
  • En la valoración de estos sujetos, toda la gama de elementospropuestos puede articularse, de una u otra forma, como causales,aunque plantean como el más importante, la necesidad espiritual quellega a concientizarse bajo la influencia del resto.Por su parte R. Ginebra (2002) estudió los proyectos profesionales y losvalores que se asocian a ellos, en un grupo de jóvenes universitarios de4to. año, pertenecientes a las carreras de Farmacia, Contabilidad yPeriodismo. En este trabajo se comprobó que existen diferentes nivelesen cuanto al grado de estructuración de los proyectos profesionales,siendo, en general, los más significativos, el llegar a ser un buenprofesional, superarse, satisfacer sus necesidades materiales y larealización profesional y personal.Los valores que se expresan con mayor fuerza son la profesionalidad,el compromiso social y los asociados a la satisfacción de lasnecesidades materiales. Valores como la responsabilidad, lahonestidad, la solidaridad y el valor trabajo, se encuentran con menorfrecuencia.Otra tesis, realizada bajo nuestra dirección, fue la de M. Rodríguez e Y.Alfonso (2002), relativa a la caracterización de los proyectosprofesionales y familiares en estudiantes de Psicología del Curso porEncuentro, conocido en la Universidad como Objetivo UNO, en suprimera edición.En este trabajó se manifestó, que ambos tipos de proyectos, tienen unaimportante significación motivacional para los sujetos investigados, entanto se expresan con un fuerte vínculo emocional positivo, peroposeen un bajo nivel de elaboración y apenas se hace alusión a latemporalidad de los mismos.Otro resultado interesante es que se comprueba la relación entre losproyectos profesionales y familiares, pues la consecución de lossegundos, en cuanto a creación de la familia propia, depende de losprimeros y se considera como evento posterior a la culminación de lacarrera.E. Hernández (1995) caracterizó las proyecciones futuras en jóvenesestudiantes vinculados y no vinculados al sector del Turismo. Los
  • principales objetivos expresados por ambos grupos son la culminaciónde sus estudios, desempeñar su profesión en un buen lugar, estabilizarsus relaciones de pareja; lograr la realización personal y satisfacer susnecesidades materiales.En los estudiantes universitarios, se observa como tendencia que losdiferencia de los estudiantes vinculados al sector turístico, que laprofesión es una vía de autorrealización personal y nofundamentalmente de bienestar económico. Otro aspecto que loscaracteriza es que los proyectos en las esferas del estudio y laprofesión se sustentan en la planificación de acciones para el logro delos mismos, mientras que dichas acciones no se explicitan en losreferidos a la pareja y la creación de la familia futura. La autoraconsidera que esta priorización de los proyectos profesionales pudieraocurrir, porque los mismos representan una vía que posibilitaría en unfuturo concretar los restantes.En el trabajo de E.Hernández (2000) dirigido a caracterizar losprincipales proyectos futuros de un grupo de jóvenes profesores, seconstató que las áreas de mayor significación para los sujetos eran: laprofesional, a familiar y la económica.En los proyectos profesionales expresados por estos jóvenes sedistinguen dos direcciones: los orientados hacia la superaciónprofesional dentro del propio sector educacional y otra encaminadahacia la búsqueda de una reorientación laboral fuera de este sector.En los proyectos familiares se observa la formación de convicciones ypuntos de vista más estables, de asunción de nuevos roles y lanecesidad de un mayor protagonismo como responsables de sí mismosy de los demás.Los proyectos relacionados con el bienestar económico significan paraestos jóvenes la base material que propicia la satisfacción de susnecesidades para mejorar las condiciones de vida y el logro de losrestantes proyectos.Como se observa las particularidades del contexto socioeconómico hanimplicado y mediatizado los proyectos futuros de los jóvenesprofesores.
  • La regulación psicológica del comportamiento de los proyectos futurosdifiere en las tres áreas de significación para estos sujetos, en funciónde la capacidad para trazar las vías y estrategias conscientes y de suacción volitiva, encausadas al logro de los objetivos. Además, lascaracterísticas de la propia área influye en esta diferenciación. Así losplanes de acción profesionales aparecen mejor estructurados y másprecisos, la concreción de estos proyectos depende más de ladisposición del joven a realizar actividades preestablecidas (ejemploscursos de postgrados) y requiere menos de la búsqueda de alternativaspara sortear los obstáculos y de acciones a realizar para alcanzar lasmetas propuestas en comparación con las áreas familiar y económica.Se observó como tendencia una visión optimista del futuro, sinembargo, pocos tienen elaborados planes y estrategias para alcanzarese modelo futuro.En este grupo los sujetos no establece un limite temporal con elpropósito de adecuar el comportamiento presente para la obtención delos resultados parciales o intermedios que contribuyan a la concreciónde sus mayores aspiraciones, lo que les dificulta regularconscientemente su conducta en el presente con vistas a conquistar elfuturo.En lo relativo a jóvenes que presentan problemas de adicción, O. López(2000), realizó un estudio de caso de diez jóvenes, entre 15 y 30 añosde edad, que se declararon consumidores de sustancias consideradascomo droga, sin atender a la modalidad de consumo en que seencontraban ni al período de tiempo, que cada uno de ellos, llevabaasistiendo al servicio que ofrece el Departamento de Toxicomanía,perteneciente al Hospital Psiquiátrico de La Habana. La asistencia aeste servicio la realizan con el objetivo de abandonar la práctica delconsumo o moderarlo.Estos sujetos poseen motivos vinculados a las esferas familiar, a larealización de sí mismo y aquellos relacionados con la práctica de ladrogadicción. Estos motivos presentan poco grado de elaboración,riqueza y amplitud y se orientan en buena medida al pasado, denotandoinsatisfacción y descontento.
  • Los proyectos futuros, a pesar de ser descritos por estos jóvenes,resultan poco argumentados, no apareciendo las vías o estrategias através de las cuales pretenden lograrlos. Es importante señalar, que adiferencia de otros grupos de jóvenes, no existen en estos sujetosproyectos asociados a la esfera de la profesión o el desempeño laboral.Resultados relativamente similares a los anteriores se encontraron en latesis de Y. Boza y J. A. Quiñónes (2001), donde se analizaron losfactores psicosociales que determinan la inserción del alcohólico jovenen el proceso de rehabilitación. En esta investigación se comprobó, enuna muestra de 40 jóvenes, que entre los motivos fundamentales de sucomportamiento y de su proyección futura se encuentran los referidos alrechazo al tóxico, al logro de armonía familiar, así como elmantenimiento del equilibrio emocional. Estos motivos no presentan unadecuado nivel de elaboración, pues están relacionados con labúsqueda de apoyo en sus relaciones interpersonales, en las esferasde la familia y la pareja, expresando inseguridad ante el abandono deltóxico.Tampoco en este grupo la profesión o el desempeño laboral aparecencomo áreas de significación, e incluso, uno de los factorespsicosociales que vivencian como determinante en su inserción en elproceso de rehabilitación, son los conflictos que han tenido en el árealaboral, unidos a los familiares, de pareja, en las relacionesinterpersonales y a problemas judiciales.Otros resultados que aportan al tema, son los obtenidos por Ibarra L.(1998) en la caracterización de los proyectos futuros de jóvenes,perteneciente a diferentes sectores sociales: trabajadores estatales,trabajadores por cuenta propia, estudiantes universitarios, jóvenes novinculados socialmente y jóvenes religiosos. En la jerarquíamotivacional de los sujetos estudiados se ubican, en los primeroslugares, las aspiraciones, deseos, objetivos y metas vinculados con lasesferas del estudio, la profesión, el trabajo, la familia, la realizaciónpersonal y el empleo del tiempo libre. Este resultado no difiereaparentemente de investigaciones anteriores, ni contradice lo querecoge la literatura, como deseable o esperable para esta etapa deldesarrollo personal.
  • Sin embargo, un aspecto peculiar en estos sujetos, es que losproyectos profesionales y laborales que señalan, se distinguen, porqueel contenido particular de la actividad a la que hacen referencia, sóloconstituye una vía o medio para mejorar sus condiciones de vida y nosiempre, es expresión de su realización personal en el desempeñoprofesional..En el escenario económico de nuestro país han irrumpido con rapidezsectores emergentes; tales como, las empresas mixta, lasrepresentaciones extrajeras y el trabajo por cuenta propia, entre otros.Estos sectores resultan ámbitos de empleo atractivos para los jóvenespor los beneficios materiales que implica desempeñarse en estasactividades, cuestión que justifica el interés despertado en ellos y suimpacto en el contenido de los proyectos futuros.En el grupo de jóvenes religiosos, constatamos como aspecto distintivo,que sus proyectos se integran a su cosmovisión religiosa, o sea, elprimer deseo expresado es relativo a Dios y el resto de las aspiracionesse orientan al bienestar y la paz para la humanidad. La familia esmencionada con menos frecuencia y no aparecen apenas los deseosque referidos al empleo del tiempo libre, en contraste con los otrosjóvenes que no eran practicantes activos de la religión.Como tendencia, los sujetos de todos los grupos depositan en lascondiciones externas las posibilidades u obstáculos para el logro de susproyectos y en particular, en las condiciones económicas. No obstante,en el grupo de trabajadores estatales y de los estudiantes universitariostambién existen manifestaciones que indican la presencia de un locusde control interno, ya aceptan la importancia de la actividad del propiosujeto en la consecución de sus propósitos y muy especialmente, de lasuperación profesional y personal.En los jóvenes no vinculados al estudio o el trabajo aparecen con mayorfrecuencia deseos relacionados con el disfrute del tiempo libre.Otro resultado interesante es el relativo a algunas diferencias en cuantoa género. Los hombres expresan con mayor frecuencia deseosasociados a la profesión y el trabajo, mientras las mujeres lo hacen entorno a la familia. Estos datos apuntan hacia la unidad y diversidad de
  • los proyectos futuros en los jóvenes, en cuanto a su contenido y larepercusión del contexto socioeconómico en los mismos.Partiendo de la integración de los datos más relevantes aportados porlos resultados investigativos a los que hicimos referencia y teniendocomo sustento las bases teóricas que nos orientan en torno al tema,pasamos a presentar algunas consideraciones finales.En la sociedad contemporánea y por tanto también en nuestro país, laincorporación de los jóvenes a la vida laboral se produce después de unperíodo de formación que se prolonga, en función de la preparacióncada vez más elevada que requieren muchos puestos de trabajo, dadoslos acelerados avances científicos, técnicos y de la informatización queocurren a diario. Esto indica que no es suficiente a veces, paraencontrar una actividad laboral que satisfaga las expectativas del jovengraduarse de la enseñanza media superior, ni siquiera de laUniversidad.El mercado laboral demanda una elevada calificación y especialización,lo que retrasa la incorporación plena de los jóvenes a la vida laboral ytambién al matrimonio. Esto explica que los objetivos, metas y deseosprofesionales se jerarquicen entre otros y a su vez, los proyectosencaminados a la creación de la familia propia se posterguen.Esta jerarquización de los proyectos se observa en la mayoría de losjóvenes, independientemente de su posición social: trabajadoresestatales y por cuenta propia, estudiantes y jóvenes desvinculados delestudio y el trabajo. Esto indica que la posición interna del joven, comoresultado de todo su desarrollo anterior y de las características de su“situación social del desarrollo”, condiciona en buena medida elcontenido de los proyectos futuros hacia las esferas esenciales de lavida en esta etapa del desarrollo humano. En este sentido se presentandiferencias en los jóvenes con problemas sociales asociados alconsumo de sustancias tóxicas.Los objetivos, aspiraciones y metas que integran los principalesproyectos futuros de los jóvenes se asocian a las esferas, tales como, laprofesión, el estudio, el trabajo, la familia, la realización personal, elempleo del libre y la búsqueda de caminos que les permitan satisfacersus necesidades materiales.
  • Se encontró una relación de igualdad-diversidad en los proyectos de losjóvenes. La igualdad se expresa en la semejanza de los deseos,aspiraciones y objetivos de estos, en cuanto a esferas massignificativas, como señalábamos antes, hacia las que se orientan losproyectos. La diversidad está referida a la manifestación concreta de losmismos, evidenciada en indicadores como son el contenido específicode los proyectos, la temporalidad de los mismos, la planificación deacciones o estrategias para su consecución y la valoración de losobstáculos, estando referido este último indicador, a la implicaciónmayor o menor, de la intencionalidad del sujeto, en el alcance de suspropósitos.Los estereotipos de roles de género atraviesan los deseos yaspiraciones de los jóvenes, constatándose que los proyectos másreferidos por hombres y mujeres responden a las asignacionesculturales hechas a la masculinidad y a la feminidad. En los proyectosse observa una relación entre el nivel cultural, la posición social y elgénero, en cuanto a la jerarquía, frecuencia y temporalidad de losproyectos. Las mujeres no vinculadas socialmente y con menor nivelcultural muestran aspiraciones y deseos presentistas, muy próximos aesperados desde los roles genéricos tradicionales, relativos a la mujercomo cuidadora y protectora de la familia. En las femeninas de nivelesculturales más elevados, vinculadas socialmente al estudio o al trabajoencontramos aspiraciones y deseos vinculados a la profesión conmayor frecuencia que los relativos a la familia.El nivel cultural y la vinculación social parecen ser factores influyentesen la proyección temporal de los jóvenes. Así mientras los proyectosprofesionales y de estudio se jerarquizan y aparecen con elevadafrecuencia y con una temporalidad a corto y mediano plazo, siendofuente de realización personal para el sujeto, otros proyectos, como losde formar una familia propia se ubican a mediano o largo plazo, ya queel logro de los primeros sirve de sostén a los segundos. El contextosocio-cultural y económico en que tiene lugar la vida de los jóvenesinfluye el contenido, temporalidad y estrategia de sus proyectos futuros.El carácter activo del sujeto, en la proyección de su futuro, se evidenciaen las diversas estrategias que asume para enfrentar las dificultades opotenciar las posibilidades del entorno en logro de sus objetivos, metasy deseos.
  • El estudio de los proyectos futuros en la etapa de la juventud continúasiendo un tema de importancia y actualidad. El nivel de estructuraciónde los proyectos, su temporalidad, la elaboración y factibilidad de lasestrategias que diseña el joven para lograrlos, así como su implicaciónactiva en el proceso que conduce a la obtención de los objetivosdeseados, constituyen importantes contenidos y mecanismospsicológicos distintivos de la personalidad sana y madura. Es por ello,que su investigación tiene un valor inestimable para conocer lasprincipales orientaciones de valor de nuestra joven generación y enbase a este conocimiento perfeccionar el proceso de su educación.Este proceso deberá apoyarse, por una parte, en las expectativas queexisten desde lo social sobre lo deseable para este grupo evolutivo, ypor otra, organizarse de forma tal, que los significados y valores queponderamos como sociedad, pasen a ser significativos para el joven, enun proceso de asunción activa, consciente y comprometida de losmismos.REFERENCIAS BIBLIOGRAFÍCASAllport, G. W. “La personalidad. Su configuración y desarrollo”. EdiciónRevolucionaria. Instituto Cubano del Libro. La Habana, Cuba, 1971.Arias H., H. “La capacidad de anticipación como subsistema deautorregulación de la personalidad hacia el futuro”, Resumen IIEncuentro Latinoamericano de Psicología Marxista y Psicoanálisis.Intercambio de experiencias, prácticas y teorías. Vol II. La Habana,Cuba, 1988.Boza G., Y. y Quiñónez H., J. “Factores psicosociales que determinanla inserción del alcohólico joven en el proceso de rehabilitación” Tesisde Diploma. Facultad de Psicología. Universidad de La Habana, Cuba,2001.Bozhovich, L. I. “La personalidad y su formación en la edad infantil”.Editorial Pueblo y Educación. La Habana, Cuba, 1976.D’ Angelo H., O. “ Modelo Integrativo del Proyecto de Vida” . PROVIDA.La Habana, Cuba,1994.
  • “El desarrollo personal y su dimensión ética. Fundamentos y programasde educación renovadora”. Proyecto PRYCREA. PROVIDA. La Habana,Cuba, 1995.“Autorrealización de la personalidad”. PROVIDA. Editorial Academia. LaHabana, Cuba, 1996.Del Toro V., Y. “Caracterización psicológica de los adiestrados de nivelsuperior y la reserva científica de las Ciencias Naturales y Matemáticasde la Universidad de La Habana”. Tesis de Diploma. Facultad dePsicología. Universidad de La Habana, Cuba, 1998.Domínguez G., L. “Cuestiones psicológicas del desarrollo de lapersonalidad”. Editora Universitaria. Universidad de La Habana, Cuba,1992.Proyecto de vida y salud. Artículo presentado a la Revista Cubana dePsicología. En proceso de publicación. Universidad de La Habana,Cuba, 2000.Identidad , Valores y Proyecto de Vida. Trabajo presentado en el EventoHóminis 2002. Palacio de las Convenciones. La Habana, Cuba, 2002.Domínguez G., M. I. y M. del R. Díaz Reproducción social y acceso a laeducación en Cuba. Situación en los 90. Centro de InvestigacionesPsicológicas y Sociológicas de la Academia de Ciencias de Cuba. LaHabana, Cuba,1997.Ginebra U., R. Proyectos profesionales y valores. Un estudio con unaperspectiva futura. Tesis de Diploma. Facultad de Psicología.Universidad de La Habana, cuba, 2002.González S., D. “La Teoría de Joseph Nuttin sobre la personalidad y lamotivación”. Edición Revolucionaria. La Habana, Cuba, 1972.González R., F. “Motivación moral en adolescentes y jóvenes”. EditorialCientífico Técnica. La Habana, Cuba, 1983.
  • Hernández E. Influencia del turismo en la proyección futura de un grupode jóvenes estudiantes. Trabajo de Diploma. Facultad dePsicoía.,Universidad de La Habana, 1995.Planifica tu tiempo, haz tus proyectos realidad. Tesis de Maestría.Facultad de Psicología. Universidad de La Habana, 2000.Ibarra M., L. Los jóvenes, sus proyectos y el período especial. Inedito.Facultad de Psicología, Universidad de La Habana, 1998.Educar en la escuela, educar en la familia ¿realidad o utopía?Universidad de Guayaquil, Ecuador, 2002.Kon, I. S. “Psicología de la edad juvenil”. Editorial Pueblo y Educación.La Habana, Cuba, 1990.López G., O. Juventud y drogadicción. Diez jóvenes para un estudio decaso. Tesis de Diploma. Facultad de Psicología. Universidad de LaHabana, Cuba, 2000.Llanes T., A. S. Aproximación al estudio de la motivación religiosa enjóvenes evangélicos. Tesis de Diploma. Facultad de Psicología.Universidad de La Habana, Cuba, 1999.Maslow, A. “¿Qué nos enseña la psicología existencial?”, en Historia dela Psicología. Lecturas escogidas. Compiladores: Carolina de la TorreMolina y Manuel Calviño Valdés-Fauly. Editorial Pueblo y Educación. LaHabana, Cuba,1985.Nuttin, J., Pieron H. “La motivación”. Editorial Proteo. Buenos Aires,Argentina, 1965.Rogers, C. “El proceso de convertirse en persona”. Editorial Piados, S.A. México,1989.Sánchez F., I. Caracterización de los adiestrados de nivel superior y lareserva científica de las Ciencias Sociales y Económicas de laUniversidad de La Habana. Facultad de Psicología. Universidad de LaHabana, Cuba, 1999.
  • Vigostky, L. S. “Historia del desarrollo de las funciones psíquicassuperiores. Editorial científico Técnica. La Habana, Cuba, 1987.