El coronel no tiene quien le escriba

  • 2,014 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
2,014
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
14
Comments
2
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. 331Gonzalez Reveles, Beatriz Elvira Reporte de lectura de El coronel no tiene quien le escribaEste reporte es sobre el libro que lleva como título El coronel no tiene quien le escriba, escritopor el autor Gabriel García Márquez en el año de 1961, en el país de Colombia, de donde él esoriginario. Es una novela donde el personaje principal es un coronel de 75 años, fue coronel en sujuventud y combatió en la guerra, pero ahora ya está jubilado. Cuenta con muchos problemaseconómicos muy fuertes. Es una persona que no le gusta que se enteren de sus desgracias con talde que no le tengan lastima. Él vive con su esposa que tiene problemas muy fuertes de asma, esuna persona de buen corazón, que ha estado a lado del coronel en las buenas y en las malas. Ellostuvieron un hijo llamado Agustín, que según cuenta la historia tenía nueves meses que habíafallecido, porque lo asesinaron acribillándolo en una pelea de gallos, ya que a él le encantabaestar en esos ambientes, a pesar de saber los peligros que le podían suceder. Sin embargo, nosabía que su más grande pasión le daría la muerte. La historia da inicio en el mes de octubre, en un pequeño pueblo, donde llovíapausadamente y los patios se cubrían de los colores verdes intensos. El mes comenzaba con unentierro, el cual al coronel y a su esposa les recordaba la muerte de tu hijo Agustín. Lo único queles quedo de su hijo, fue un gallo de pelea, que amarraban a la pata de la cama. Lo cuidaban y lomantenía en forma, pues la gente ahorraba para apostarle en las peleas de gallos, porque se decíaque era el mejor gallo del Departamento, aunque la esposa del coronel no estaba muy conformecon la idea, le parecía un gallo feo y además ella pensaba cómo lo mantendrían si no teníandinero, si apenas tenían para comer.
  • 2. Como era ya costumbre, todos los viernes el coronel partía hacia el correo para verificar sipor fin le llegaría su pensión por los servicios que ofreció, ya que se les fue prometida a todos losmilitares pero ya todos habían muerto en la espera, el único que seguía vivo para esperarla era elcoronel, más sin embargo llevaba esperando más de quince años ese paquete, que hasta la fechano llegaba. Lo único que el coronel escuchaba cada viernes era un nada, un el coronel no tienequien le escriba. Se sentía avergonzado al llegar con su esposa y al ella preguntarle, él lerespondiera negativamente, pues tanto como uno y otro sentían la impotencia de no tener nada, deestarse muriendo de hambre y que aparte de todo, tener que mantener al gallo para ganar un pocode dinero, que lo podría ganar hasta el mes de enero. La mujer del coronel estaba desesperada, pensaba que el coronel se preocupaba másporque comiera el gallo, a que ella se estuviera muriendo de hambre. Hubo reclamos de su parte,pero el coronel no cedía. Siempre le salía con la historia de que ganaría en las peleas de gallos,pero que primero tenía que mantener al gallo, que después el miraría la manera de cómosobrevivirían. Lo primero que el coronel hizo fue ir con su abogado para preguntarle porque aun noobtenía su pago, pues ya eran quince años de esperaba y no miraba nada claro. Al tener unapequeña discusión con su abogado, pues pensaba que este no hacia su trabajo debidamente, asíque el coronel decidió tratar directamente con aquellos que deben darle la pensión, aunque estono pudiera darle resultados favorables, aunque el abogado le advirtió que tal vez el proceso serialento, pues era hacer de nuevo el procedimiento, pero nada de eso le importo al coronel. El yatenía la mentalidad de lograr que ahora si se le pagara lo que le debían.
  • 3. El coronel no podía ya con tanta presión hasta cuando dormía hablaba solo, teniapesadillas y fiebre. Pero su esposa insistía con que era un pecado que ellos se quitaran el pan dela poca para dárselo a un gallo, a ella le causaba repugnancia ese gallo, puesto que le hacíarecordar que gracias a los gallos su hijo fue asesinado. Se ven obligados a vender suspertenencias, pero lo único que el coronel se niega a vender es el gallo de su hijo, a pesar de loque le decía su esposa. Ella insiste en venderlo, pues ya está harta de tener que andarse muriendo de hambre contal de darle de comer al gallo, porque ya estaba segura que nunca llegaría la pensión, estaba yadesilusionada, desesperada de tener que esperar a que llegara la dichosa pensión y nada. Así quepor fin el coronel lo intenta vender a don Sabas, su compadre, pues era un hombre de negocios demuy buena posición económica, puesto que era rico. Aunque el al principio ofreció darlenovecientos pesos por él, después cambio de parecer y le daría cuatrocientos, pero ese día solo ledio setenta pesos, con los cuales se pudo comprar un par de zapatos nuevos, pues los que tenía yaestaba en muy mal estado, que su esposa decía que eran de huérfano, también compraron unespejo entre otras cosas para el hogar. Finalmente y tras la primera pelea que realiza el gallo, decide quedárselo de nuevo y novenderlo a su compadre don Sabas. Así que fue ah donde su mujer y le dijo que devolviera todolo que habían comprado, incluyendo el par de zapatos que ni le gustaban al coronel, pues decíaque era muy incómodos que prefería sus zapatos de huérfano, para así poder recolectar de nuevoel dinero que le dio por adelantado don Sabas por el gallo y regresarlo. El coronel quería que suesposa comprendiera que ese gallo significaba mucho más que solo una fuente para obtenerdinero, sino que también era lo único que les quedaba como recuerdo de su hijo y que por eso eraconveniente conservarlo.
  • 4. Esta historia finaliza con la frustración, enojo y rabia de la esposa del coronel ante él, puesse encuentra sumamente desesperada ante la situación que presentan, los dos sin tener en quecaerse muertos, sin comida, teniendo que vivir con la esperanza de un pensión que hace más dequince que esperan, con la esperanza ganar dinero en un pelea de gallos, dos esperanzas que soncomo un juego de azar donde no se sabe si se perderá o se ganara, donde le coronel está dispuestoa esperar a que pase alguna de las dos o las dos, mientras tanto en la espera ellos se estánpudriendo en vida, por poner su economía, su estabilidad, salud y hasta su vida a la suerte.Fuente:García, G. (1961). El coronel no tiene quien le escribaDiana: México, D.F.