Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
Ei meteorismo de los rumiantes
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Ei meteorismo de los rumiantes

  • 1,598 views
Published

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
1,598
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
23
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. i^ i ^ii^^Núm. 22 - 74 H EI meteorismo de los rumiantes JOSE MI. HERNANDEZ BENEDI Veterinario MINISTERIOD E AGRICULTURA
  • 2. EL METEORISMO DE LOS RUMIANTES El meteorismo o timpanismo es una enfermedad de losrumiantes debida a la acumulación excesiva de gases en lapanza y bonete de estos animales. Como consecuencia deello, los animales timpanizados presentan el ijar izquierdoy el vientre más o menos hinchados. El meteorismo pucde ^er agudo o crónico. El meteoris-mo agudo es el que se presenta y evoluciona rápidamentey con síntomas muy perceptibles; a veces, antes de que hayatranscurrido una hora desde que el ganado ha salido al pas-to los animales muestran claramente los síntomas de la en-fermedad, que se describen más adelante, e incluso puedenmorir al cabo de pocas horas. El meteorismo crónico se caracteriza porque, después decada comida, el animal que lo padece sufre una timpani-zación moderada que desaparece al cabo de un rato. El meteorismo agudo es especialmente grave en los óvi-dos, porque, como se suele presentar en muchos animales,el pastor no puede atenderlos a todos a la vez, y buen nú-mero de ellos pueden morir. También en el ganado vacuno se producen bajas a cau-sa de meteorismo agudo, aunque con menos frecuencia. De todas formas, la importancia económica de la enfer-medad no reside sólo en los animales que mueren comoconsecuencia de ella, sino más bien etl la disminución de
  • 3. Fig. l.-Los forrajes to- mados a diente por el gauado son más nutri tivos que esos mismos forrajes sometidos a un procedimiento de con servación.la producción de los animales que se salvan y en el defec-tuo^o o insuficiente aprovechamiento de muchos pastos queson muy buenos desde el punto de vista nutritivo, pero quepueden dar lugar a meteorismo. La importancia que tiene el insuficiente aprovechamien-to de los recursos forrajeros por temor al meteorismo hasido puesta de maniñesto en experiencias realizadas con ani-males tratados con productos antimeteorizantes. Los resui-tados de tales experiencias demostraron que el ganado damayores producciones cuando se alimenta con alfalfa ver-de tomada a diente q^:e cuando la consume en forma deheno. Las pérdidas econcimicas que causa el meteorismo puedenser menores si el ganadero conoce los factores que favore-cen la presentacicin de la enfermedad, porque podrá evitar-la o, al menos, atenuarla en muchas ocasiones. Además, el tratamiento de los animales enfermos, si-guiendo las normas que dé el veterinario, lo realizará me-jor el ganadero si sabe lo que sucede en la panza y el bo-nete de los animales meteorizados y comprende las razonespor las cuales el tratamiento puede ser útil. Con este fin se coinentan a continuación diversos deta-lles relativos al aparato digestivo de los rumiantes, a sufuncionamiento y a las circunstancias que, de una u otraforma, influyen en la presentación del meteorismo.
  • 4. -4-EL ESTOMAGO DE LOS RUMIANTESY EL METEORISMO El estómago de los rumiantes está formado por cuatro com-partimentos denominados : panza, bonete, librillo y cuajar. Es frecuente utilizar otros nombres para designar a lasdiferentes partes del estómago de los rumiantes. Así, a lapanza se le llama también rumen; al bonete, retículo o re-decilla ; al libríllo, omaso, y al cuajar, abomaso.Fig. ?.-Aspecto parcial del abdomen de una vaca, en el que se aprecia lapanza I11, el bonete (21, el librillo (3) y el cuajar (4). También puede obser-varse parte del inteslino delgado (6) y el csófago (5), que pone en comuni- cación la boca con la panza. La panza y el bonete de una vaca tienen 250 litros de ca-pacidad, aproximadamente. Los rumiantes mastican dos veces los alimentos que in-gieren. La primera ma.sticación tiene lugar cuando los ani-males toman los alimentos del suelo o del pesebre, y sirvepara partirlos en trozos más pequeños que puedan pasarpor el esófago hasta la .panza, en la que quedan almacena-dos de momento.
  • 5. -5- La segunda ma^ticación tiene lugar cuando el animalrumia. La rumia consiste eii devolver a la boca los alimentosalmacenados en el rumen, para que scan masticados e in-salivados perfectamente, después de lo cual son tragadosnuevamente y sometidos al resto de los pracesos de la di-gestión. Cuando los alimentos se encuentran en el rumen, estánsometidos a dos acciones diferentes : una mecánica y otraquímica. La primera se debe a las contracciones de lasparedes de la panza y del retículo; esta acción mecánicahace que los alimentos se mezclen unos con otros y tam-bién con los líquidos que hay en el rumen, tales como aguay saliva, formándose una masa pastosa en la que se encuen-tran gran cantidad de microbios. La acción química consiste en una serie de fermenta-ciones originadas por los microbios, que hacen posible quelos rumiantes aprovechen la celulosa de los alimentos ve-getales. Además, los microorganismos que provocan estasfermentaciones, forman proteínas microbianas que son uti-lizadas por los rumiantes para cubrir sus propias necesi-dades. Como cansecuencia de la fermentación microbiana de losalimentos se produce una gran cantidad de gases. Los in-vestigadores que han e^tudiado este proceso calculan quela producción de gases en la panza y bonete de una vacaoscila entre medio y dos litros por minuto, y, en total, de200 a 600 litros por día. La mayor parte de estos ga^es son anhídrido carbónicoy metano. Normalmente, la mayoría de los gases producidos en lapanza y bonete son expulsados al exterior por los rumian-tes mediante frecuentes eructos. Pero hay ocasiones en quelos gases quedan aprisionados entre el líquido que hay enla panza, formando espuma. Cuando sucede esto, los ani-males no pueden eructar y se produce la meteorización otimpanismo, porque los gases de la fermentación se van
  • 6. -6-acumulando en el rumen y retículo y las paredes de la pan-za se van distendiendo progresivamente, de manera análo-ga a lo que sucede cuando se hincha un globo o un balón. A veces, el meteorismo tiene lugar sin formación de es-puma en la panza, pero lo más frecuente es que ésta seproduzca.SINTOMAS DE LA ENFERMEDAD Los signos externos que presentan los rumiantes cuan-do padecen meteorismo agudo son los que se indican a con-tinuación. Cuando un animal que está en el pasto empieza a tim-panizarse, lo primero que suele observarse es que deja decomer y se muestra inquieto. A1 poco rato se aprecia queel hueco del ijar izquierdo, es decir la depresión que haydelante de la punta izquierda del anca del animal, va des-apareciendo. Después, esa zona se abomba, pudiendo llegara sobrepasar la línea del dorso. Los eructos han desapare-cido o son menores de lo normal. El animal tiene la mirada Fig. 3.-Coro timpani- zado. O b s é r v ese el abultamiento del vien- lre v la desaparición del^ hueco del ijar.
  • 7. -^-angustiosa y, de vez en cuando, vuelve la cabeza y se mirael vientre. Como consecuencia de la hinchazón de la panza, éstaempuja al diafragma hacia delante y, como el diafragma esla pared musculosa que separa la cavidad abdominal de latorácica, los pulmones primero y el corazón después, nopueden desempeñar normalmente sus funciones. La respi-ración se hace difícil, el animal dilata más los ollares por-que nota que se asfixia. Si el animal no expulsa de formanatural o ayudado con algún tratamiento los gases acumu-lados en la panza, cae al suelo y muere a los pocos minutos.Todo este proceso, desde que se observan los primeros sín-tomas hasta que el animal muere, pued° desarrollarse enmenos de una hora, aunque lo más frecuente es que durealguna^ horas.FACTORES QUE INFLUYEN EN LA YRESENTACIONDF,L METEORISMO Hay dos hechos comprobados en lo que se refiere a lapresentación del meteorisrno en los rumiantes. El primeroes que ciertos alimentos producen con más facilidad queotros la meteorización de los animales que los consumen.El segundo es que en un rebaño, en el que todos los ani-males reciben la misma alimentación, hay reses que se me-teorizan con más facilidad que otras. Esto quiere decir que los factores que favorecen la pre-sentación del meteorismo en los rumiantes dependen, poruna parte, de los alimentos que consumen y, por otra, delos propios animales.LOS ALIMENTOS Dos tipos de alimentos diferentes pueden producir meteo-rismo en les rumiante^ : los forrajes frescos y los piensosconcentrados. Sin embargo, el mecanismo de acción de unosy otros es distinto, por lo que nos referiremos a Pllos porseparado.
  • 8. Fig. 4.-Los pastos en los que predo- mina el trébol u otras leguminosas producen meteo- rismo, con bastan- te frecuencia. en los rumiantes que los consumen.Los forrajes Las ovejas o las vacas que pastan ciertas especies de leguminosas cuando 1as plantas están en una fase de des- arrollo rápido y tienen gran proporción de brotes tiernos, se timpanizan ccn facilidad. Este hecho ha sido conocido por los ganaderos de todo el mundo desde tiempos remotos ; sin embargo, no se sa-bían sus causas. Los estudios realizados en los últimos añoshan aclarado bastante la influencia que tienen ciertos fo- rrajes en la producción del meteorismo. Se ha dicho anteriormente que, en la mayor parte de loscasos, los rumiantes timpanizados tienen en la panza unagran cantidad de e^puma que les impide eructar y, por tan-to, expulsar los gases producidos como consecuencia de lasfermentaciones. Pues bien, algunos forrajes contienen sustancias que fa-cilitan la formación de espuma en la panza y, por esta ra-zón, son más meteorizantes que otros. Entre estos forrajesse encuentran el trébol, la alfalfa y la esparceta. En general, los pastos constituidos por leguminosas ex-clusivamente o aquellos en los que estas plantas predomi-nan sobre las gramíneas son los que producen con mayorfrecuencia meteorismo en los rumiantes. Las leguminosas tiernas son, en general, alimentos me-teorizantes porque contienen una gran cantidad de proteí-
  • 9. -9-nas solubles, saponinas (1) y pectinas ( 2). Las proteínassolubles favorecen la formación de espuma en la panza ; lassaponinas y las pectinas hac^n más estable y persistente laespuma producida. A medida que el desarrollo de las leguminosas se hacemás lento y se acerca el momento de la floración, la canti-dad de proteínas solubles y de saponinas que contienenestas plantas disminuye y, por esta razón, es menos proba-ble que originen meteorismo en los animales que las con-sumen. Además de las leguminosas, otros forrajes pueden pro-ducir meteori^mo en los rumiantes cuando están húmedospor el rocío, cubiertos de escarcha o cuando han sido se-gados y amontonados y han sufrido un recalentamiento,pero en este caso la timpanización se origina por una cau-sa distinta de la comentada anteriormente y que se expli-cará más adelante.Los concentrados En el ganado vacuno que recibe cantidades importantesde alimentos concentrados y pocos alimentos bastos, como,por ejemplo, en vacas lecheras que dan mucha produccióno en novillos en cebo, es relativamente frecuente el que losanimales se timpanicen. El meteorismo en estos casos vaacompañado frecuentemente de la formación de espuma en (ll Las saponinas son glucósidos naturales que, cuando sc disuelven enagua y ésla se agita, dan una espuma parecida a la que produce el jabón.Son muy abundantes en los brotes tiernos de las leguminasas. 2) Las sustancias pécticas se encuentran en pequeña porción en las mem-branas vegetales. Son más abundantes en las leguminosas que en las gra-mineas. Fig. 5.-Las vacas lecheras yue consumen cantidades importantes de alimentos concentrados pue- den padecer un tipo de meleoris- mo dislinto al que producen los forrajes.
  • 10. - 10 -la panza y no suele presentarse de una manera brusca. Lonormal es que los primeras síntomas de meteorismo apa-rezcan bastantes días después de la fecha en que los ani-males han empezado a consumir las raciones de concentra-dos. Además, parece ser que los piensos muy finamente tri-turados producen mucha más espuma en el rumen que losconcentrados formados por partículas más gruesas.LOS ANIMALES No todos los animales tienen la misma propensión a pa-decer timpanismo. Hay vacas y ovejas que no se meteorizannunca, mientras que otras lo hacen con bastante frecuen-cia y facilidad. Parece ser, incluso, que la susceptibilidad delos animales al timpanisino se hereda^ Por otra parte, la cantidad de saliva que el animal se-grega al masticar los alimentos y la población microbianadel rumen inflúyen también en la meteorización de los ru-miantes. La saliva dificulta la formación de espuma. El poder a,n-tiespumante de la saliva se debe a una sustancia que con-tierie, llamada mucina. Cuando un rumiante come pastosmojados por la lluvia o el rocío, los ingiere con facilidad ysegrega menos saliva para poder tragarlos. Probablemente,ésta es la razón por la cual la hierba mojada provoca elmeteorismo del ganado con más frecuencia y facilidad queel mismo forraje cuando está seco. En lo que respecta a la flora microbiana del rumen, sesabe que algunas bacterias refuerzan la acción antiespu-mante de la mucina de la saliva, mientras que otras des-truyen esta sustancia y, por tanto, favorecen la formaciónde espuma en la panza. Según el tipo de bacterias quepredominen en la panza de un animal, su propensión a pa-decer meteorismo será mayor o menor. Estas diferenciasen la composición de la flora microbiana del rumen, juntocon el mayor o menor desarrollo de las glándulas salivales,explican, en parte, el que los diferentes animales de un re-baño sean más o menos susceptibles a padecer meteorismocuando se alimentan con uti mismo forraje. Por otra parte,
  • 11. Fig. 6.-Una forma de pre- venir el meteorismo es dar al ganado algún alimento basto antes de que salga al pasto.se observa, a veces, un cierto acostumbramiento de los ani-males a algunos alimentos que poco a poco van siendo me-nes meteorizantes y que es debido, probablemente, al des-arrollo de u.ria flora microbiana reforzadora de la acciónantiespumante. Ahora que conocemos algunos de los factores que influ-yen en la presentación del meteorismo en los rumiantes, secamprenderá que son lógicas las normas que se indican acontinuación para evitar, en lo posible, esta enfermedad.IzREVENCION DEL METEOR1S1Vi0 Existen dos tipos de medidas que evitan en muchas oca-^iones que los rumiantes se timpanicen; una es el buen ma-nejo en la alimentación de los animales ; la otra consiste ensuministrarles productos químicos que tengan acción pre-ventiva contra esta enfermedad.MANEJO DE LA ALIMENTACION Las medidas aconsejables relativas al manejo de la ali-mentación son las siguientes: - Evitar que los animales pasten en praderas de legu-minosas cuando las plantas se encuentran en una fase decrecimiento rápido y tienen muchos brotes tiernos, porqueéstos contienen muchas sustancias que favorecen la forma-ción de espuma en el rurr^en. El trébol y la alfalfa tiernos parecen ser las legumino-
  • 12. - 12 -sas que con más frecuencia hacen que se meteoricen losrumiantes, pero esta enfermedad puede ser provocada tam-bién por la esparceta, las vezas e incluso otros forrajes,como las coles y las hojas de remolacha. - Cuando las circunstancias obliguen a que los rumian-tes pasten en prados en los que haya gran cantidad de le-gumino^a.s tiernas, suministrarles antes de salir al pasto he-no basto. Esta precaución está justificada porque, al co-mer el heno, los animales segregan gran cantidad de sali-va y, además, porque, al llegar al pasto, el ganado ingerirámenos cantidad de hierba y la comerá más despacio, ya quesu apetito está parcialmente saciado. La cantidad de henoque con este fin debe consumir una vaca es de unos cuatrokilos. - No sacar los animales al pasto cuando las plantas es-tán cubiertas de escarcha o rocío. El alimento frío puedeactuar disminuyendo los movimientos de la panza y difi-cultando, por tanto, el eructo y la rumia. - Hacer el pastoreo rotacional en los casos en que estosea posible, porque los animales que tienen limitada la su-perficie de pasto se timpanizan menos. La explicación de es-te hecho comprobado puede ser que los animales someti- Pig. 7.- EI pastoreo rotacional, limitando las parcelas con cer- cas eléctricas, contri- buye a evitar el me- teorismo.
  • 13. Fig. S.- Envolviendo el cuello de las bote- llas de vidrio con un trapo se evitan heri- das en el caso de que se rompa la va- sija que contiene el líquido que se admi- nistra a los animales.dos a este sistema de explotación de los pastos, además decomer las partes jugosas y tiernas de las plantas, se venobligados a consumir el resto de ellas, que es menos ape-tecible, pero también menos peligroso como alimento capazde dar lugar a meteorisrno. - No dar al ganado forrajes que han sufrido calenta-mientos o fermentaciones por haber sido amontonados in-mediatamente después de segados. - Cuando se trata de evitar el meteorismo producidopor piensos concentrados, lo aconsejable es que el alimentoesté formado por partículas gruesas; es decir, hay que evi-tar dar a los animales harinas finamente molidas. Para ello,si los granos son triturados en la propia explotación, con-viene humedecerlos antes de la molienda y reducir el nú-mero de revoluciones en las trituradoras de martillos. Otramedida aconsejable para evitar el meteorismo originado poreste tipo de alimento es el suministrar diariamente a losanimales algo de forraje basto. - Pasar de un modo paulatino de un tipo de alimen-tación a otro con el fin de adecuar la flora microbiana dela panza a los nuevos alimentos.EMPLEO DE PRODUCTOS ANTIMETEORIZANTES Desde hace bastantes años se ha intentado prevenir elmeteorismo de los rumiantes mediante el suministro a losanimales de sustancias que eviten o al menos reduzcan laformación de espuma en la panza. Algunos de los productos empleados con este fin son acei-tes vegetales, sebos, siliconas, antibióticos, detergentes do-
  • 14. - 14 -mésticos y ciertos polímeros de polioxietileno y polioxipro-pileno, entre los que se encuentra el polaxaleno.Los aceites vegetales Uno de los aceites más empleados es el de soja. La can-tidad de aceite que debe tomar cada día una vaca oscilaentre 60 y 120 centímetros cúbicos. Para que los animalestomen el aceite existen dos procedimíentos. El primero esemulsionar el aceite en agua y pulverizar los pastos con ellíquido; esta forma de administración tiene dos inconvenien-tes: aumenta bastante el trabajo del ganadero y no es se-guro que cada animal tome la dosis de aceite necesaria.Por ello, es más práctico el segundo procedimiento, queconsiste en hacer que el animal ingiera el aceite directa-mente, sólo o emulsionado en agua, dándosela a beber conuna botella. Aunque los resultados que proporciona el uso de acei-tes en la prevención del meteorismo son buenos, si se em-plean correctamente, su uso no es frecuente; ello se debe,probablemente, a motivos de tipo económico y, sobre todo,al trabajo diario que supone para el ganadero administrarel producto a los animales. Por otra parte, este tratamien-to resulta impracticable en ganado vacuno explotado enrégimen extensivo.Las silico^nas Son productos obtenidos a partir de los siloxanos, es de-cir, de compuestos orgánicos de silicio. Estas sustancias sonantiespumantes, porque reducen la tensión superficial delas burbujas y éstas se rompen y dejan en libertad el gas queaprisionaban. Forman parte de algunos productas farmacológicos em-pleados en el tratamiento del metearismo cuando la enfer-medad ya se ha presentado, pero su uso con carácter pre-ventivo no se ha generalizado.Antibióticos El suministro de penicilina, estreptomicina, eritromici-na y tilosina con los alimentos tiene efectos profilácticos
  • 15. - 15 -contra el timpanismo. Esta acción preventiva se debe, pro-bablemente, al control que los antibióticos ingeridos ejercensobre la flora microbiana del rumen, especialmente sobrealgunas bacterias que producen fermentaciones con abun-dante formación de gas. Sin embargo, el procedimiento re-sulta caro y, por otra parte, al cabo de cierto tiempo lasbacterias del rumen pueden adquirir resistencia a los anti-bióticos y perder eficacia este tratamiento.Detergentes El empleo de algunos detergentes para impedir el tim-panismo de los rurniantes resulta eficaz, pero su administra-ción diaria, animal por animal, aumenta mucho el traba,jodel ganadero, lo misrno que en el caso de los aceites. Fara evitar este inconveniente, investigadores australia-nos han preparado unas cápsulas especiales de polipropile-no que contienen un gel de etilcelulosa impregnado con undetergente, que permite mantener una liberación adecuadade detergente en el rumen durante más de veinte días, dis-tanciando así los tratamientos y ahorrando trabajo. El in-conveniente actual que presentan estas cápsulas es la ne-cesidad de introdu^irlas directamente en el esófago a tra-vés de un tubo flexible de plástico Una vez en el esófago,el animal traga la cápsula, que, al llegar al rumen, se abre,lo que evita su expulsión en la rumia. Pasado su períodode actividad, los jugos y movimientos del rumen terminanpor separar las dos partes de la cápsula, que pi^eden, en- Fig. 9. - Cápsula d e polipropileno en la que ^e aprecian las dos par- tes de que consta.
  • 16. Fig. ]0.-Anillo compresi- ble de gel impregnado de un detergente que contra- rresta el meteorismo.tonces, ser expulsadas en la rumia. Como las cápsulas soncaras, se han hecho unos anillos compresibles de gel, quetambién contienen un detergente ; estos a.nillos se introdu-cen también con un tubo fiexible, pero su efecto dura me-nas tiempo. Aunque tales cápsulas o anillos no se encuentran en elmercado en nuestro país, conviene tener referencia de ellos,porque su utilización podría generalizarse en un momentodado si los resultados obtenidos fuesen satisfactorios.Poloxaleno Los trabajos realizados en los últimos añas han llevadoa sintetizar sustancias químicas que, por su poder anties-pumante, resultan útiles para prevenir o tratar el meteo-rismo y, además, reúnen una serie de condiciones impres-cindibles para poder ser administradas a los animales. Una de estas sustancias es el poloxaleno ( 3), productode origen norteamer•icano que se utiliza en aquel país des-de hace ocho años, aproximadamente. Se presenta en tresformas comerciales diferentes: una harinosa, para mezclarcon los alimentos concentrados ; otra en bloques, para lamerlos animales, que contienen minerales, melazas y un 6,6por 100 de poloxaleno, y atra, finalmente, como suplemen-to líquido de melazas. (3) El poloxaleno es un polímero de polioxipropileno po^lioxietileno.
  • 17. - 17 - Las dosis de poloxaleno, cuando el producto se adminis-tra con los pier.sos, son 10-15 gramos por vaca y día (ungramo por cada 45 kilos de peso), y, si se trata de ganadoovino, 2-3 gramos por oveja, según el tamaño de los ani-males. El pienso al que se ha adicionado el poloxaleno sesuministra a los animales antes de salir al pasto. El uso del poloxaleno como preventivo del meteorismode los rumiantes está autorizado en Estados Unidos desdeel año 1966 y también en otros países. En España, en elaño 1972, se realizaron unas experiencias con este produc-to en ganado ovino lechero de la Granja Escuela "José An-tonio", de Valladolid. Los resultados obtenidos fueron alta-mente satisfactorios, habiéndose prevenido el meteorismoen el 100 por 100 de los animales tratados que estaban ali-mentados con alfalfa tomada a diente por el ganado, duran-te el mes de abril. En la actualidad el uso de este producto está autorizadotambién en nuestro país y es posible encontrar en el comer-cio preparados en forma de harina para mezclar con el pien-so, que contienen esta sustancia antimeteori^ante.TRATAMIF.NTO DEL MEIEORISMO Cuando se presenta el meteorismo agudo en los rumian-tes, además de retirar inmediatamente el ganado del pasto,es necesario establecer un tratamiento adecuado para quelos animales recuperen su estado normal e, incluso, impedirque los más timpanizados lleguen a morir por asfixia. Para tratar la enfermedad pueden adoptarse tres tiposde medidas diferentes : Realización de prácticas físicas que tienen por obje- to favorecer mecánicamente la expulsión de los gases acumulados en el rumen. - Administración de productos químicos. - Tratamiento quirúrgico.
  • 18. - ls -Prácticas que favorecen la expulsión de los gases del rumen Entre ellas están las siguientes : - Amasar la panza de los animales, con las manos enambos ijares, especialmente en el izquierdo, y colocar a lasreses con el tercio anterior un poco elevado para favorecerel eructo y, por tanto, la expulsión de los gases liberadosde la espuma. Cuando se trata de ovinos, el pastor puedeapretar los ijares del animal entre las rodillas, porque elpeso y tamaño de los animales lo permiten. - Si la práctica anterior resulta insuficiente para sal-var al animal, se debe introducir una sonda a través de laboca y el esófago de la res, hasta que llegue a la panza. Noobstante, la cantidad de espuma que hay en la panza es, aveces, tan grande que la colocación de la sonda resulta pocoútil ^i no se introduce a través de ella alguna sustancia anti-espumante, que rebaje la tensión superficial del contenidodel rumen y, por tanto, favorezca la liberación de los ga-ses aprisionados entre las burbujas que forman la espuma.Administración de productos químicos Los productos a utilizar con fines terapéuticos son Ia ma-yor parte de los indicados al tratar de la prevención del Fig. 1 1. - Para introducir la sonda resulta útil un trozo de madera agujereada en el cen- tro, ya que mantiene abierla la boca del animal sin es- fuerzo.
  • 19. Fig. 12.-Punzón y cánula de un irócar, v trócar en condiciones de ser utili- zado para efectuar la punción de la panza en un animal.meteorismo : aceites vegetales, siliconas, detergentes y po- loxaleno. La administración de estos productos puede hacerse di-sueltos o emulsionados en agua o aceite, según el produc-to, para que el animal los tome bebidos. Si no se consigueque los ingiera voluntariamente, deben administrarse uti-lizando una sonda esofágica. De todas formas debe hacerse lo posible para que losanimales tomen los productos bebidos, porque la eructacióncomienza antes que si se administran con sonda. En el comercio hay diversos preparados farmacéuticosque contienen siliconas y otras sustancias antiespumantes. Si se utiliza aceite de soja, la dosis a suministrar debeser de cuarto a medio litro por vaca.Tratamiento quirúrgico Debe ser realizado por el veterinario y consiste en la pun-ción de la panza en el ijar izquierdo, utilizando para elloun trócar. El trócar es un instrumento quirúrgico que cons-ta de dos partes, una vaina o cánula y un punzón, que ajus-
  • 20. Fig. 13.-Punción de la panza. Corte del pelo en el sitio donde se clavará el irócar.ta perfectamente. Después de efectuada la punción se re-tira^ el punzón y se deja la cánula durante algún tiempo.El tratamiento quirúrgico no es aconsejable ; sólo debe ha-cerse en aquellos casos en que no quede más remedio querealizarlo para salvar la vida del animal, que moriría asfi-xiado como consecuencia de la presión que ejercen los ga-ses acumulados en la panza. Fig. 14.-Punción de la panza. Desinfección de la zona.
  • 21. Fig. 15.-Punción de la panza. Colocación de la pi^nta del trócar.RESUMEIV - El meteorismo es una enfermedad de los rumiantesdebida a la acuinulación excesiva de gases en la panza yel bonete de estos animales. - Esta enfermedad es causa de importantes pérdidaseconómicas, porque hace que disminuyan las produccionesganaderas, origina la muerte de algunos animales e impideaprovechar al máxirno los recursos forrajeros. Fig. 16.-Punción de la panza. Golpe seco para introducir el trócar.
  • 22. - En la presentación del meteorismo influye, por un la-do, la alimentación, especialmente el tipo y estado de losforrajes que consumen los rumiantes y, por otro, la pre-Fig. 17.-Cuando no se dispone de una sonda puede usarse con tal fin un tubo de plástico común de suficiente diámetro ^^ consistencia.disposición y sensibilidad de cada animal a este accidente. - Para prevenir el meteorismo hay que efectuar un ma-nejo correcto de la alimentación. También puede evitarsela presentación de la enfermedad dando al ganado produc-
  • 23. Pig. 18.-EI meteorismo producido por forraje de leguminosas puede preve- nirse suministrando al ganado ciertas susiancias químicas.tos químicos antimeteorizantes; sin embargo, el suministrode tales productos resulta en la mayor parte de los casosimposible de llevar a la práctica, porque aumenta notable-mente el trabajo diario del ganadero. En la actualidad so-lamente una sustancia, el poloxaleno, se prepara de formaque resulte práctico su empleo para prevenir el meteoris-mo producido por forraje de leguminosas. -- E1 tratamiento del meteorismo incluye tres tipos demedidas diferentes : prácticas físicas que ayudan a expulsarlos gases acumulados en la panza; suministro de productosquímicos antirneteorizantes y punción de la panza con untrócar. El tratamiento quirúrgico debe efectuarlo el vete-rinario para reducir el peligro de complicaciones y evitaraccidentes. - Los laboratorios farmacéuticos veterinarios preparandiversos productos especialmente destinados a tratar el me-teorismo de los rumiantes. No obstante, otras sustancias que
  • 24. - 24 -- se encuentran con facilidad en el medio rural, por ejem- plo, el aceite de soja, pueden ser de gran utilidad para tra- tar a los animales timpanizados cuando no se dispone de productos específicos contra la enfermedad. BIBLIOGRAFLI ANON. •Qu"est-ce yue le poloxalene•. La Revue de !Elevage, abril 1971 (Revista de Exteusiórt Agraria, núm. 3/72). ANON: •Bloat capsules, gel rings•. Rural Research a Csiro Quarterly, di- ciembre 1972 (Revista de Fxtensicín Agraria, núm. 3/73). BARTLEY, E.: •Meteorismos•. Tribuua Veterinaria, núms. 186 y 187, mar- zo 1974. BERMEJO, A. y GASCA, A.: •Empleo del poloxaleno como producto pre- ventivo del meteorismo en óvidos pastando alfalfa•. Valladolid, 1973. CRAPLET, C. y TIiIBIER, M.: •La vache laitiére•, 1973. CHURCH. D. C.: •Fisiología digestiva y nutrición de los rumiantes•. HIEP,E, Th.: •Enfermedades de la oveja•, 1972. HIRONAKA, R. y CHF.NG, K. J.: =EI meteorismo de los bovinos en parques de e.ngorde•. Cauada Agriculture, núm. 4, 1973 ( Iufor+nación S1D, míme- ro 3/74). HUTYRA, F., MAREK, ]. y MANNINGER, R.: •Patología y terapéutica es- peciales de los animales domésticos•. Tomo segundo, 1950. •MANUAL MERCK DE VETF.RINARIA^, 1970, primera edición. PUBLICACIONES DE EXTENSION AGRARIA Bravo Murillo, 101 • Madrid-20 Se autoriza la reproducción íntegra de esta publicación mencionando su origen: «Hojas Divulgadoras del Ministerio de Agricultura^.Depósito legal. M. 37.024-]974 (20.(>DO ejemplares).Neografis, S. L. - Santiago Estévez, S- Madrid-19