Reseña bibliográfica Aprender hablar ciencia, (lenguaje aprendizaje valores).LEMKE
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Reseña bibliográfica Aprender hablar ciencia, (lenguaje aprendizaje valores).LEMKE

on

  • 1,249 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,249
Views on SlideShare
1,249
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
10
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Reseña bibliográfica Aprender hablar ciencia, (lenguaje aprendizaje valores).LEMKE Reseña bibliográfica Aprender hablar ciencia, (lenguaje aprendizaje valores).LEMKE Document Transcript

  • Reseña bibliográficaAprender hablar ciencia, (lenguaje aprendizaje valores). Jay L. LemkeEl aprendizaje de la ciencia implica aprender a hablar en el idioma propio deésta. Implica también utilizar este lenguaje conceptual tan especial al leer yescribir, al razonar y resolver problemas y durante la práctica en el laboratorio yen la vida cotidiana.Hablar científicamente significa observar, describir, comparar, clasificar,analizar, discutir, hipotetizar, teorizar, cuestionar, decidir, concluir y enseñar eny mediante el idioma de la ciencia.Aprendemos a hablar este idioma mas o menos de la misma manera en queaprendemos cualquier otro idioma: practicándolo con las personas que lodominan y empleándolo en las muy diversas situaciones donde se utiliza.El lenguaje de la ciencia, al igual que cada uno de los lenguajes de losdiferentes campos especializados de la actividad humana, tiene su propio ymuy exclusivo modelo semántico, sus propias formas de construir significados.En cuanto a la mayoría de las personas, si acaso aprenden estas formas, lasaprenden en el dialogo dentro de la clase de ciencia. Las reglas de ese dialogogobiernan las actividades a través de las cuales aprendemos o no a hablarcientíficamente.El dialogo triádico es una estructura de actividad: una secuencia de opcionespredecibles para quien dirá o hará que tipo de cosa después. En sí, no tieneuna función especial dentro de la clase, excepto entablar el dialogo entre losalumnos. Se puede usar como repaso, pero también para discutir temasnuevos, revisar tareas, e incluso para resolver un problema paso a paso. Dadoque se utiliza de todas estas maneras, definitivamente es la estructura deactividad más común de las aulas.Una clase es una actividad social. Tiene un modelo de organización, unaestructura. Eventos de tipo especifico tienden a sucederse uno tras otro en unorden mas o menos definidos. Tiene un principio y un final, y como todos losotros tipos de actividades sociales, se construye. Es una construcción socialhumana y para que comience las personas involucradas tienen que hacer algopara que se inicie, llevar a cabo un tipo de acción tras otro y hacer que estasconcluyan.Las personas no son esclavas de las estructuras de actividad de su comunidad.Nosotros no solo acatamos las reglas (las utilizamos como recursos para jugarconforme a nuestras estrategias).La ciencia dentro del dialogo no es solamente cuestión de vocabulario. Ellenguaje dentro del aula no es tan solo una lista de términos técnicos, nisiquiera una letanía de definiciones. Es el uso de esos términos relacionadosunos con los otros en una amplia variedad de contextos. Los alumnos tienenque aprender a combinar los significados de los diferentes términos según lasformas aceptadas de hablar científicamente. Deben de hablar, escribir yrazonar en frases, oraciones y párrafos de lenguaje científico.
  • Lo que distingue al lenguaje de la ciencia, es principal pero no exclusivamentesu semántica: las relaciones especificas de significados científicos y comoestas se integran en patrones temáticos. La función de integrar relacionessemánticas en patrones mayores se da en parte a través de las acciones enuna estructura de actividad.En esta estructura de actividad, los alumnos adquieren la iniciativa y el poderpara controlar el tema y la dirección del dialogo, pero aun así someten lasrespuestas a la consideración del profesor. El profesor mantiene el control de latemática de la clase.Las reglas no escritas del comportamiento en clase se pueden definir así: porestructuras de actividad que nos dicen que secuencia de acción se espera quesucedan en ciertos contextos, y por las funciones que estos patrones cumplen.Las categorías como el dialogo y el monologo son solo estructurales. A partedel dialogo triádico, los patrones de estructura más importantes son: monólogode profesor, dialogo de texto externo, diálogo a dúo profesor-alumno, trabajoindividual, trabajo en equipo y trabajo en la pizarra. Algunos son puramentefuncionales y se pueden llevar a cabo a través de varias estructuras deactividad. Por ejemplo, un repaso se puede realizar a través del dialogotriádico, del monologo de profesor o hasta por cuestionamiento de alumno otrabajo individual. La revisión de tareas también se puede llevar a cabo devarias maneras.Generalmente los profesores no controlan el comportamiento de los alumnosen clase diciéndoles que hacer directamente. Las órdenes explicitas, lasinclusiones e incluso las peticiones son poco comunes en una clase de cienciasen las escuelas preparatoria. El comportamiento, se controla básicamente,mediante las expectativas interconstruídas dentro de los patrones de lasestructura de la actividad.Los profesores no controlan los derechos de hablar en clase únicamentemediante procedimientos como la nominación. También tienden a controlar queestructura de actividad funciona en un momento dado.Al enseñar ciencia, o cualquier materia, no queremos que los alumnos,simplemente repitan las palabras como loros. Queremos que sean capaces deconstruir los significados esenciales para sus propias palabras y en palabrasligeramente diferentes según requiera la situación. Las palabras fijas soninútiles, las palabras deben cambiar y ser flexibles para cumplir lasnecesidades del argumento, problema, uso o aplicación del momento. Perodeben expresar los mismos significados esenciales si han de sercientíficamente aceptables y, en la mayoría de los casos, prácticamente útiles.Esto es a lo que nos referimos cuando decimos que queremos que los alumnosentiendan los conceptos.Los conceptos son solo ítem temáticos y sus relaciones semánticas habitualesson solo pequeños fragmentos de patrones temáticos. Nunca los utilizamosuno por uno, su utilidad proviene de su vinculación el uno con el otro.
  • Los patrones temáticos también se necesitan para dar sentido a mucho de loque se dice en el aula. En muchos casos lo que se dice son elementos claveque carecen de patrón porque se supone que los que escuchan pueden llenarlos espacios. Sin el patrón, lo que se dice puede resultar ininteligible.Aprendemos al comparar e interrelacionar lo que se dice en esta parte de laclase con lo que se dijo en aquella y ambas cosas con lo que se dijo ayer o conlo que nos acordamos del año pasado. Agregamos también lo que leimos en ellibro de texto y tal vez hasta la respuesta de la pregunta del examen de lasemana pasada. O sea, hacemos estas cosas si somos alumnos exitosos.Como profesores, constantemente estamos intentando recordar a los alumnosdonde buscar las piezas que faltan y que siempre necesitan para darle elmayor sentido a cualquier cosa que escuchan o leen.La ciencia, como cualquier otro campo de la actividad humana, tiene su partede modas y novedades, sesgos y prejuicios, aventureros y conservadores,feudos y política. Estos elementos influyen acerca de que teorías se van aestablecer a corto y mediano plazo. A largo plazo ¿Quién puede saberlo?.Ninguna teoría ha probado nunca ser verdadera. A lo largo de la historia,ninguna teoría específica ha durado para siempre (o incluso mas de 250 años oalgo por el estilo), y la apuesta es que la ciencia del año 2.500 no será muyparecida a la nuestra; de hecho no se sabe si habría algún tipo de actividadque pueda llamarse “ciencia” para entonces.Hoy en día la enseñanza de las ciencias contribuye con demasiada frecuenciaa fomentar la “mística” de la ciencia. No solo enseñamos ciencias, sino ademáscomunicamos, frecuentemente sin darnos cuenta, un conjunto de actitudesdañinas acerca de la ciencia. Es comprensible que los profesores de cienciasquieran que a los alumnos les guste la ciencia, que aprecien sus logros eincluso que admiren a los científicos del pasado y del presente. Los profesoresde todas las materias tratan de construir actitudes positivas. Pero en la ciencia,además, tendemos a reforzar una mística especial sobre la misma, un conjuntode mitos dañinos que favorecen los intereses de una pequeña elite. Dicha eliteno incluye a los profesores de ciencias, o aun a la mayoría de los científicos. Esuna elite “tecnocrática”: administradores que tratan de controlar la toma dedecisiones apelando a los “hallazgos de los expertos”.La enseñanza de las ciencias tiende además a oponer el conocimientocientífico contra el sentido común, y debilita la confianza de los alumnos en supropio juicio. Aquellos que comprenden la ciencia aparecen como genios encomparación, con el alumno promedio, quien se siente frustrado e incapaz decomprenderla.Si tenemos confianza en que la mayoría de los alumnos pueden llegar a serciudadanos letrados científicamente, capaces de hacer juicios informadosacerca de los resultados de políticas para las cuales los resultados de laciencia son relevantes, necesitamos aprender cómo enseñar “en contra” deesta “mística” de la ciencia.
  • Si vamos a enseñar efectivamente en contra de la mística de la ciencia,debemos dejar de repetir que ésta es intrínsecamente una materia mas difícilque cualquier otra. Vamos a presentar a la ciencia no como un misterio osecreto que los superinteligentes pueden comprender, sino como una formaespecializada de hablar acerca del mundo. Necesitamos presentar a la cienciano como la mejor visión del mundo y la mas verdadera, sino como una versiónentre muchas, cada una necesitada de las otras. Debemos enseñar a losalumnos que las conclusiones científicas son siempre juicios humanos falibles,no hechos absolutos, y que la ciencia en su conjunto es una empresadesordenada, no un método perfecto para descubrir la verdad absoluta.La investigación por si sola nunca debería ser sustento para recomendarmodificaciones en la política o la metodología educativa. Recomendaciones deesta índole incluyen siempre cambios de valor. La investigación solo nos ayudaa entender nuestras elecciones y las consecuencias que pueden traer consigo.Aunque no podemos separar los problemas educativos de los problemassociales más generales, tampoco podemos esperar a que estos últimos seresuelvan para comenzar a ayudar a nuestros estudiantes a aprender conmayor eficiencia. Si cada uno de nosotros, en cada institución o tipo desociedad esperamos el cambio social, podríamos quedarnos esperandoindefinidamente. Los cambios se comienzan a producir cuando la gente decidehacer las cosas de modo diferente.Las “soluciones técnicas” a los problemas educacionales son atractivas porqueparecen poco dolorosas. Pero ninguna mutación social en la historia ha llegadosin traer dolor a alguien y los cambios en la educación, quizás especialmentelos cambios que comportan un acceso educativo al poder de la ciencia y latecnología, resultan ciertamente trascendentales.El cambio en la enseñanza científica que puede hacer más que cualquier otropara mejorar la habilidad de los alumnos en el uso del lenguaje de la ciencia,consiste en proporcionarles mayor practica para utilizarlo realmente. Losalumnos deben recibir oportunidades para hablar más largamente (enmonólogo y en diálogo) y para escribir más sobre asuntos científicos. Elobstáculo más grande para ello, hasta ahora, es la predominancia del dialogotriádico.En los últimos diez años los estudiosos del comportamiento social han estadoconstruyendo una nueva síntesis teórica. Dicha síntesis aporta una maneraradicalmente distinta de explicar cómo los seres humanos creamos sentido:como elaboramos los “significados”. Aun cuando esta síntesis teórica no estáconcluida, creo que constituye el fundamento sobre el que se edificaran lasciencias sociales del futuro. Debido a que la síntesis es nueva y todavía estáinconclusa, aun no tiene un nombre aceptado por todos.La semiótica social constituye una síntesis de varias aproximaciones modernasal estudio del significado social y de la acción social.La semiótica social es principalmente una teoría sobre cómo la gente elaborasignificados. Se interroga sobre como creamos sentido a los miembros de un
  • grupo social y como creamos sentido del mundo. Se interesa por todo lo que lagente hace y lo que es socialmente significativo en una comunidad: hablar,escribir, gesticular, danzar, vestir, esculpir, construir, etc. Pero lo estudia desdeuna óptica particular: la semiótica social.La semiótica social ofrece mucho más que una nueva manera de decir laciencia, y ofrece lo que inevitablemente es una nueva manera de provocardesajustes y con seguridad una nueva manera de crear sentido.