Your SlideShare is downloading. ×

CartografíA Militar

12,272

Published on

Published in: Technology, Business
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
12,272
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
147
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Cartografía militar Como el fin de un ejército es presentar batalla y las batallas se realizan en el aire, mar o tierra es necesario que las unidades cuenten con mapas cartográficos que les sirvan de referencia en esas esferas geográficas. Para el efecto, durante la Segunda Guerra Mundial, los militares utilizaron mapas estratégicos, mapas tácticos, mapas logísticos, mapas organizacionales etc. También utilizaron mapas globales, continentales, regionales, de zona, de área etc. Es decir dependiendo de las necesidades, el mapa podía cubrir desde todo el globo terráqueo, hasta un área reducida de algunos kilómetros cuadrados, o por qué no, de una construcción específica. En todo mapa, aparte del contorno del terreno es necesario especificar con símbolos la ubicación de las fuerzas amigas y enemigas (si se conocen), así como de los accidentes del terreno. Además, en los mapas se muestran los movimientos de las unidades indicando no sólo su posición sino las fechas y horas a partir de un momento predeterminado. Mapa de la Batalla del Bulga (Documento no-militar. Ver nota abajo en bibliografia) Los mapas militares se confeccionan a escala, salvo excepciones, para que quienes los usan puedan tomar medidas y calcular distancias y los tiempos que se pueden emplear para cubrirlas. De la misma forma se usan como referencia para determinar la posición real de una unidad o unidades en el campo. Como la artillería es un arma independiente, altamente especializada, utiliza mapas especialmente construidos para realizar las misiones de bombardeo. Estos mapas emplean sofisticados sistemas de ingeniería para asegurar que las misiones cumplan su cometido de acuerdo a las condiciones ambientales.
  • 2. Mapa real de bombardeo (Ver nota abajo en bibliografia) Por razones de seguridad, también se hacen mapas de zonas minadas con indicación precisa de los senderos libres y marcas que los determinan, muy importantes a nivel táctico. Por otro lado, a nivel estratégico el clima juega un papel importantísimo, tanto para el movimiento de los ejércitos de tierra, pero particularmente determinante para la aviación y las operaciones anfibias. Para el efecto, se utilizan las cartas climáticas que son mapas con su propia simbología que se emplean junto con los informes meteorológicos pasados y las predicciones futuras, para definir los tiempos en las operaciones de envergadura. En muchos casos, cuando las operaciones son de gran escala o alejadas de las propias líneas fue importantísimo usar informes de propagación radioeléctrica, para garantizar las comunicaciones en alta frecuencia. A nivel de campo, para cortas distancias, el uso de frecuencias elevadas (VHF y UHF) permitían las comunicaciones siempre y cuando no hubiera obstrucciones del terreno. Esos datos eran marcados en los mapas hasta a nivel de división, si era necesario, para que los mandos tomaran las precauciones del caso.
  • 3. Transparencia real para el mapa de bombardeo (Ver nota abajo en bibliografia) En el caso de las misiones aéreas, se utilizaban mapas de navegación donde se especificaban las rutas a utilizar y donde se marcaban las correcciones realizadas durante las misiones. Los mapas de bombardeo aéreo incluían las referencias utilizadas para determinar los blancos principales y alternos. Esos mapas, en los que el navegante realizaba anotaciones eran analizados para determinar el resultado de las misiones. En ambos casos, se utilizaban fotografías aéreas para ayudar a identificar el terreno.
  • 4. Mapa de navegacion de bombardeo aéreo ( Ver nota abajo en bibliografia) Los navegantes de los aviones de bombardeo contaban además con mapas cartográficos donde se indicaban las zonas donde la artillería antiaérea enemiga se concentraba y les permitía a los navegantes trazar la ruta de regreso evitando ese peligro. Carta meteorológica del Día-D ( Ver nota abajo en bibliografia)
  • 5. Los mapas militares de la época, aparte de los símbolos topográficos convencionales utilizan una simbología militar para identificar las diferentes unidades de tropa. De acuerdo al mapa y a la misión específica en que se iba a utilizar, se indicaban las agrupaciones de acuerdo a los siguientes símbolos: Asi, un numero de escuadras componen un pelotón, varios pelotones componen una compañía, varias compañias forman un Batallon, y así sucesivamente hasta llegar al Grupo de Ejércitos. El nombre de las unidades depende del pais al que pertenecen y en algunos de ellos algunas de eas unidades no existen. Simbolos militares para representar las unidades en el campo Obviamente un Mapa Cartográfico Estratégico utilizará generalmente símbolos de Grupos de Ejércitos, Ejércitos y Cuerpos de Ejército, si fuera necesario, pero no empleará los símbolos de Regimiento o Batallón, a menos que una unidad de ese tipo tuviera una misión específica y crucial para el desarrollo de la campaña. De la misma forma, un Mapa Táctico, por ejemplo a nivel de pelotón, usará un mapa que no incluirá unidades mayores, a menos que fuera necesario indicar los límites operacionales de su división o Ejército y dependiendo de la naturaleza de la misión. En los mapas, los límites entre unidades se especifican con una línea interrumpida por el símbolo que representa a la unidad. Por ejemplo: -----XX----- determina los límites entre divisiones.
  • 6. En la actualidad sofisticados sistemas cartográficos computarizados permiten imprimir un mapa cartografico para un efecto específico, tomando los datos requeridos de una base de datos que es actualizada en tiempo real y se ayuda, tanto el sistema que los crea como el soldado que los usa mediante sistemas de posicionamiento global, fotografías satelitales, marcadores laser etc. Pero, durante la Segunda Guerra Mundial tales ayudas no existian y por tanto los cartografos tenían que recurrir a tecnicas manuales donde la regla de cálculo, las tablas, nomogramas, tablero de dibujo, compas, transportador, papel, lápiz y borrador eran las herramientas más importantes para el cartografo. Bibliografía Imperial War Museum's Victory in Europe Experience: From D-Day to the Destruction of the Third Reich (Hardcover), por Julian Thompson. Carlton Book 2005 en asociación con el Imperial War Museum. NOTA: Este libro contiene gran cantidad de facsímiles de documentos, mapas y cartas militares usados durante la guerra mundial por los Aliados. Es muy recomandable para quienes nunca han tenido un original o facsimil en las manos. Vale la pena comprarlo porque más que un libro es un álbum muy interesante.
  • 7. Acciones Militares Acciones militares, batallas y combates de aire, mar y tierra. Operaciones, planes de ataque, campañas, invasiones, bombardeos, hundimientos de buques, ocupación y reconquista de territorios. Acciones Militares en Europa, Inglaterra, Mar del Norte, Mar Báltico, Escandinavia Acciones militares desde 1939 hasta 1945 en Europa, incluyendo Inglaterra, Mar Báltico y Escandinavia. Antes de la invasión de Polonia, las acciones militares ocurrieron como consecuencia de acciones políticas y fueron precedidas por compromisos diplomáticos que eventualmente desembocaron en la ocupación militar para mantener el orden. Desintegración de Checoslovaquia (15-3-1939) Ocupación de los Sudetes El día 28 de setiembre de 1938, Mussolini propone una reunión en Munich entre los representantes de los gobiernos de Francia, Gran Bretaña, Alemania e Italia. En Roma, el Papa Pío XI hace un llamamiento de paz al mundo. Reunidos en Munich el día 30 de setiembre, firman el Acuerdo de Munich que, en aras de la paz, le deja mano libre a Alemania para recuperar los Sudetes. El día 01 de octubre de 1938, las fuerzas alemanas cruzan la frontera checoslovaca y ocupan los Sudetes siendo recibidos por la población que los aclama como los liberadores después de 20 años. En Praga, el día 5 de octubre, incapaz de controlar la crisis dimite el Presidente Benes. El día 30 de noviembre, Emil Hacha en nombrado Presidented e Checoslovaquia. Desfile de Panzers ligeros en Praga Después del éxito de Munich, que en buena parte Hitler se la debió a Mussolini por la participación auspiciosa del Duce, el próximo paso era la independencia de Eslovaquia, la formación del Protectorado de Bohemia y Moravia y como era de esperarse, la exigencia de Hungría para que le devolvieran Rutenia, que era un clamor de su población desde hace mucho tiempo. Checoslovaquia, creada por los vencedores de la Primera, iba en camino al desmembramiento.
  • 8. A partir de ese momento, Berlín comienza a presionar política y diplomáticamente al Presidente Hacha. Los diferentes grupos étnicos de todos esos territorios toman parte en el debate exigiendo la disgregación de los territorios que desde 1918 conformaron el país. Checoslovaquia está a punto de volverse un caos por la gran cantidad de partidos políticos que surgen exigiéndole al Presidente Hacha una solución, posibilidad que esta muy lejos de las posibilidades de él y su débil gobierno. La población de los Sudetes recibe a los alemanes La disgregación del Estado es inminente y tanto Francia como Gran Bretaña ven con preocupación, temor e impotencia, lo que está ocurriendo. No se atreven en Londres y París a terciar en el asunto. En Londres, Chamberlain no vacila en anunciar en el Parlamento que, a causa de la disgregación interna, Checoslovaquia ya no existe y que, por consiguiente, Gran Bretaña se considera desligada de todos los compromisos anteriores para garantizar su integridad territorial. En esos momentos los checos están solos frente al poderío político y militar de Hitler. El 13 de marzo, los periódicos alemanes están llenos de violentos titulares contra quot;el régimen terrorista de Pragaquot;. Independencia de Eslovaquia El 14 de marzo de 1939, monseñor Josef Tiszo o Tisso, proclama la independencia de Eslovaquia bajo la protección de Alemania. Tisso, nacido en 1887 y capellán militar durante la primera guerra mundial, se había adherido a las ideas de Hlmka y al partido popular o populista, fue diputado en 1925 y rompió relaciones con los checos, con quienes no compartía ni nacionalidad ni ideas políticas. El nuevo estado de Eslovaquia quedó constituido sobre un territorio de unos 37.000 km2 y con una población de más de 2,5 millones de habitantes. Podía movilizar casi un cuarto de millón de hombres en armas. Se manifestó de acuerdo con las políticas nacionalsocialistas. Hitler llega a Praga El Presidente Hacha, hace un último intento desesperado por salvar a su gobierno pidiendo una entrevista personal con Hitler. Hacha está enfermo del corazón y como se recomendaba en esos tiempos, una persona en
  • 9. sus condiciones no podía viajar en avión, Hacha, acompañado por su hija y el Ministro Asuntos Exteriores Chvalkovsky, llegan en tren a Berlín el 14 de marzo de 1939 a las 8:40 de la noche. No todos estaban contentos. Protesta ante el paso de los alemanes Presidente Hacha llega a Berlín Recibido con todos los honores queda hospedado en el gran Hotel Adlon, el Presidente Hacha no es recibido por Hitler hasta ya entrada la noche. No sabe el mandatario checo aún, que en esos momentos el Gobierno húngaro por intermendio de su embajador en Praga, ha enviado un ultimátum a la Cancillería checa exigiendo la retirada inmediata de todas las tropas checas estacionadas en Rutenia, y tampoco sabe el viejo presidente que unidades alemanas, a la misma hora, han pasado la frontera ocupando Moravská-Ostrava. Conferencia entre Hitler y Hacha La llegada de Hacha a la Cancillería del Reich es muy diferente. Hitler, acompañado de Goering y Keitel, le increpa su falta de tino para resolver la crisis. El intérprete de Hitler, el doctor Schmidt, reveló que quot;Hacha y Chvalkovsky estaban sentados inmóviles, como si se hubiesen vuelto de piedra. Sólo sus ojos indicaban que se encontraban vivosquot;. La entrevista duró una hora. En vano Hacha culpa a Masaryk y Benes, fundadores de la República Checoslovaca; en vano se declara dispuesto a desarmar al ejército checo; en vano suplica al Führer que permita al pueblo checo seguir siendo independiente. Hitler le informa que las tropas alemanas entrarán en Checoslovaquia en horas de la mañana y depende del gobierno checo que el ingreso de las tropas sea pacífico o que se desate una guerra Hitler insta al Presidente Hacha a tomar una decisión y ponerse en contacto con los funcionarios de su gobierno en Praga.
  • 10. Hitler anuncia quot;Checoslovaquia ha dejado de existirquot; Hacha capitula Abrumado por la emoción, el presidente checo pierde el sentido desplomándose sobre una silla. Por un instante los presentes creen que ha muerto (quot;y así todo el mundo diría que había sido asesinado en la Cancilleríaquot;, comentó más tarde el intérprete Schmidt). El doctor Morell, el médico de Hitler, interviene y le aplica una inyección para recuperar el ritmo cardíaco del presidente. Hacha se recupera como para poder telefonear a Praga y dar instrucciones para no oponer resistencia. Poco antes de las cuatro de la mañana, Hacha y Chvalkovsky firman ante Hitler el documento que autoriza la entrada de las tropas alemanas y la renuncia a su cargo. Ocupación de Bohemia y Moravia A las 6 de la mañana del 15 de marzo de 1939, las fuerzas alemanas entran en Bohemia, Moravia y Eslovaquia para brindarle protección. Simultáneamente tropas húngaras entran en Rutenia. En la tarde, Hitler hace acto de presencia en Praga y en el Castillo de Hradcany anuncia que Checoslovaquia ha dejado de existir y proclama el Protectorado de Bohemia y Moravia con el Barón Konstantin von Neurath como Protector. Después de la derrota de Alemania, en junio de 1945, monseñor Tisso fue detenido por los estadounidenses y entregado a los rusos. Fue procesado en Praga en diciembre de 1946. Acusado de traición fue declarado culpable, condenado a muerte en abril de 1947 y ejecutado el día 18 de ese mismo mes. Ataque a Radio Gleiwitz (25 -8-1939) El 22 de Agosto de 1939, en reunión con el Estado Mayor del Ejército, Adolfo Hitler les comunica a los altos jefes militares su decisión de invadir Polonia. La justificación Como la decisión política precisaba de un justificativo, los servicios de propaganda se encargarían de crearlo. De acuerdo a la idea de Reinhard Heydrich, el día anterior habría un ataque de quot;polacosquot; a lo largo de la frontera polaco-alemana. Asaltarían los cuarteles de los guardabosques que vigilan el área cercana a la ciudad de Pitschen y la que estaba en las cercanías de Hochlinden, entre las localidades de Gleiwitz y Ratibor. Luego de los ataques, irían a la emisora de Gleiwitz para emitir un comunicado a la población fronteriza incitando a la rebelión en la Alta Silesia.
  • 11. Radio Gleiwitz Las quot;pruebasquot; Para dejar huellas de los asaltos se dejarían cadáveres quot;muertos en el asalto a la emisora.quot; El Jefe del Servicio de Espionaje (Abwehr) se encargaría de proveer 150 uniformes polacos para vestir a la fuerza de asalto. El entrenamiento de del quot;grupo de asalto polacoquot; que realizaría la operación se llevaría a cabo en la escuela de los SD cerca a Berlín. Un grupo vestiría como soldados polacos y otro como guerrilleros. Los efectos Heydrich se encargó de los 7 miembros del SD vestidos de guerrilleros polacos que efectuarían el asalto a la emisora y que emitirían la proclama. Aseguró que estando la emisora de Gliwitz enlazada con la de Breslau, la proclama se escucharía en toda Alemania. Como la emisora estaba localizada en una zona fronteriza y a la vista de los acontecimientos políticos, su vigilancia fue reforzada. Para evitar mayores inconvenientes, Heydrich mandó reemplazar a los vigilantes por miembros de la policía. Intento cancelado A las 3 de la tarde del día 25 de Agosto de 1939, Hitler ordenó el ataque a Polonia y por tanto Heydrich hizo lo propio con su grupo. Pero sorpresivamente, a las 18:00 horas, Hitler ordenó suspender el ataque. Heydrich no logró detener la operación, pues los quot;guerrillerosquot; ya se encontraban en Polonia y no pudieron comunicarles a tiempo para detener su desplazamiento. Los hombres encargados de atacar la aduana de Hochlinden iniciaron su operación, desatándose el inevitable intercambio de disparos. Pero, el Jefe de la Gestapo Mueller logró llegar en el momento preciso al escenario, deteniendo el combate. Segundo intento Poco después, Hitler ordenó el ataque a Polonia para el día 1 de Setiembre a las 4:45AM. Heydrich se comunicó con sus hombres en la Alta Silesia dándoles la clave secreta: quot;La abuela ha muerto.quot; Misión cumplida Esta vez la operación se llevó a cabo sin inconvenientes. La emisora es atacada, los empleados fueron maniatados y hasta ese momento todo estaba saliendo como fue planificado. Esa misma noche, a las 20:12 el encargado de la emisión toma el micrófono y lanza su proclama en polaco y se retiran del lugar. Poco después llega la Gestapo dejando un cadáver en la entrada, como quot;prueba del ataque polaco.quot; Media hora más tarde llega la policía. Los resultados Heydrich estaba furioso pues no escuchó la proclama por radio, a pesar de no haberse despegado ni un segundo del aparato de radio. Lo que ocurrió, es que la emisora de Gleiwitz, en efecto estaba enlazada con la emisora de Breslau, pero para recibir y retransmitir la programación de esta última y no para que la emisora de Breslau retransmitiera las emisiones de Gleiwitz. Breslau había estado transmitiendo música después del noticiero de las 8 de la noche. Un pequeño error técnico debido a falta de asesoramiento con el personal adecuado, pero de cualquier forma, en los alrededores de Gleiwitz sí escucharon la proclama. Todo ello ocurrió el día que comenzó la Segunda Guerra Mundial. Invasión de Polonia (1-9-1939) El Plan alemán para invadir Polonia era simple. El grupo de Ejércitos Sur, compuesto de los ejércitos 8, 10 y 14 atacarían a los ejércitos polacos, Cracovia en el Vístula, Lodz ubicado entre esa localidad y la frontera alemana y el Ejército Poznam. Por su parte el Ejército 4 atacaría al Ejército de Pomerania en los alrededores de la ciudad de Bromberg al sur de Danzig. El Ejército 3 atacaría desde la Prusia Oriental a los ejércitos de Pomerania y al de Modlin. La operación era un movimiento de doble tenaza que se cerraría alrededor de Varsovia y fue llamada Operación Weiss.
  • 12. Los Ejércitos Sur, al mando del General von Rundstedt, contaban con 886.000 hombres. El Ejército 14 habría de ocupar las posiciones polacas en la frontera de la Alta Silesia y penetrar hasta las orillas del río San. El Ejército 10. mecanizado, con 300.000 hombres al mando del General von Reichenau tenía órdenes de llegar al Vístula. El Ejército 8 iniciaría su ataque desde Silesia. Al norte, el general von Bock comandaba el Grupo de Ejércitos que contaba con 630.000 hombres, compuesto por el Ejército 4 que debería establecer un corredor entre Alemania y la Prusia Oriental, y hacer contacto con el Ejército 3. Fuerzas polacas Los polacos contaban con 38 Divisiones de infantería a pie, 11 Brigadas de Caballería, dos Brigadas Motorizadas y el cuerpo de fronteras. En total sólo tenían 600 carros acorazados. Estas fuerzas debían enfrentarse a 3200 carros de combate alemanes. La fuerza aérea polaca contaba con 842 aviones anticuados y debían oponerse a 3234 de la moderna Luftwaffe. Blitzkrieg Los ejércitos alemanes no tenían experiencia en combate, pero en ese momento sí era el ejército mejor entrenado del mundo y sus tácticas militares, que eran un secreto celosamente guardado, estaban por ponerse en práctica contra el ejército polaco, que no pasaba de ser una fuerza medieval, pues su columna vertebral era la caballería armada básicamente con armas blancas y fusiles. Guderian tendría oportunidad de demostrar, que el ataque coordinado por radio de las fuerzas acorazadas, apoyadas por la aviación y los paracaidistas, sería imparable. Pese al mal tiempo... Las divisiones Panzer alemanas iniciaron la ofensiva a lo largo de toda la frontera polaca. En Danzig, el crucero Schleswig-Holstein comenzó el bombardeó y bloqueó del puerto militar Gdynia. Sin embargo no todo salió bien al comenzar la operación. El mal tiempo, jugó su papel impidiendo el ataque aéreo a las bases de la aviación polaca y la red de comunicaciones. Aparte de ello, afortunadamente para los alemanes, el ataque se llevó a cabo con normalidad y prosiguió según los planes. Guderian pudo perder la vida En el norte, Guderian al mando de XIX Panzerkorps avanzaba al frente de sus fuerzas en su carro de mando, un blindado a oruga con modernos equipos de comunicaciones. Pero, una granada de artillería polaca lo sacó del camino, mientras se dirigía la 3ra Brigada Panzer, con el resultado que el vehículo sufrió daños en el tren delantero. Al llegar el vehículo de reemplazo nuevamente Guderian se dirigió al frente. Sólo se trató de un pequeño inconveniente. Ataque de caballería a los Panzers El 2 de Setiembre, la brigada de caballería Pomorska, atacó a los blindados alemanes a punta de lanza y como era de esperarse, fueron aniquilados. El 3er Ejército lograba cerrar, en movimiento envolvente, a las fuerzas
  • 13. polacas al sur de Danzig. Para la Luftwaffe ese día fue más afortunado, pues el buen tiempo permitió la operación normal de todas sus unidades y daba cuenta de la aviación polaca. El Crucero Schleswig-Holstein bombardeó y bloqueó el puerto militar Gdynia Declaración de guerra aliada El día 3, Francia e Inglaterra declaran la guerra a Alemania y se espera que ataquen en el Oeste, pero nada ocurre. No existe oposición polaca organizada, excepto actos de heroísmo sin sentido. Danzig quedó ocupado. El Crucero Schleswig-Holstein bombardea desde el inicio de las operaciones a las fuerzas polacas en el puerto de Gdynia y Cracovia en el sur fue conquistada, mientras el Ejército 10 avanzaba por el Vístula al sur de Varsovia. Varsovia cercada El 8 de setiembre arribaron a los suburbios de la capital polaca las primeras unidades acorazadas de la 4ta División Panzer. El gobierno polaco y el Alto Mando Militar, dejan la capital, ante la inminente entrada de las fuerzas alemanas y se dirigen a la ciudad de Dublín donde instalan la sede del gobierno. El comienzo del fin El día 9 de Setiembre son embolsadas las fuerzas polacas en Radom, siete divisiones polacas son destruidas y se capturan 60.000 prisioneros más cerca de 150 cañones polacos. El Alto Mando Alemán se trasladan a suelo polaco estableciendo su Cuartel General en Lublinitz. Caballería polaca apoyando a la infantería. Termina la resistencia Ocho días después los restos del ejército polaco se hallaban rodeados. Nueve divisiones polacas y los restos de otras 10, más tres brigadas de caballería. El cerco estaba cerrado y el ejército polaco se encontraba prácticamente sin dirección pues Edward Rydzz-Smigly, Mariscal de Polonia, escapaba hacia Rumania. El turno de la URSS
  • 14. La Unión soviética tenía pactos de amistad con Alemania y Polonia, pero ni los Alemanes ni los polacos confiaban en ellos. Polonia se encontraba virtualmente rodeada de enemigos, con Alemania por el oeste, Eslovaquia por el sur y los soviéticos por el este. Las fuerzas armadas alemanas esperaba alguna reacción por parte de los rusos, pero no estaban seguros si esa reacción sería en apoyo de Polonia. El día 17 de Setiembre de 1939, el agregado militar alemán en Moscú toma el teléfono y se comunica con el jefe de Ejércitos Este a quien le comunica que los rusos se están movilizando. Los militares no estaban enterados de las cláusulas secretas que Hitler y Stalin habían firmado el 23 de Agosto pasado. Infantería mecanizada alemana Comienza la repartición A las 4 de la mañana, se confirma el ataque ruso. Stalin anuncia que el estado polaco ha dejado de existir y por tanto no se siente obligado por el pacto de no agresión firmado con Polonia. Por otra parte, sentía la obligación de brindar protección a los rusos blancos y ukranianos que vivían en el territorio polaco. Las fuerzas polacas en el este, eran simples fuerzas de control fronterizo y nada podían hacer ante el ataque del Ejército Rojo. Ese mismo día el gobierno huía a Rumania. Al día siguiente, 170.000 soldados polacos marchaban al cautiverio. Comunicación d el acuerdo secreto En el tren del Fuehrer, estacionado en Gogolin, Hitler le pide al Ministro de Asuntos Exteriores von Ribbentrop que le comunique al Ejército, cuáles son los acuerdos firmados con los rusos, para que se retiren a la línea demarcada como límite en el reparto de Polonia, que corría a lo largo de Picsa en el norte, atravesaba el Narew, tocaba el Vístula y terminaba en el San. Se ordenaba tomar Drohobycz zona petrolera importante para las reservas de combustible alemanas. Stalin sintió los mismos recelos que los alemanes sentían por él. De acuerdo a Stalin los alemanes habían ocupado Brest y Lwow contra lo convenido. Las reuniones entre los militares soviéticos y alemanes se realizaban en medio de una fría cordialidad, pero con una enorme desconfianza mutua. Cae Varsovia El último escollo para Alemania era la captura de Varsovia, defendida por un cinturón de fortificaciones. Los polacos no se aceptaba ninguna posibilidad de capitulación. Los 120.000 hombres que defendían la capital, estaban decididos a morir por ella. Sólo se permitió abandonar la ciudad a extranjeros y diplomáticos. Las fuerzas alemanas debían actuar rápido, para que a más tardar el 30 de Setiembre la ciudad estuviera en manos alemanas. Bandera blanca Para el día 24 se habían capturado varias fortificaciones, mientras se bombardeaba la ciudad. Para el 28, las fuerzas polacas llegaban a su límite y se empezaron a ver banderas blancas. Ese día se firmó el acta de capitulación. Los oficiales polacos podían conservar sus sables en reconocimiento a su valor y los soldados polacos quedarían en libertad una vez estabilizado el país. Los bolsones en el norte, rendían su fuerza de 90.000 hombres. Había terminado la guerra. Las bajas Alemania sufrió 10.572 bajas, 30.222 heridos y 3.304 desaparecidos en acción. Fue imposible cuantificar el número de muertos polacos. Bibliografía
  • 15. -LIBRO: Poland 1939: The Birth Of Blitzkrieg (Campaign) por Steven Zaloga Bombardeo de Wilhelmshaven (4-9-1939) El 3 de Setiembre de 1939, después de la invasión de Polonia, tanto Francia como Inglaterra declararon la Guerra a Alemania en honor al tratado de Defensa Mutua que ambos países tenían con el gobierno polaco. Ambas naciones esperaron la retaliación alemana en la forma de grandes acciones de bombardeo, pero no ocurrió así. Los únicos bombardeos alemanes fueron acciones tácticas en el frente, efectuadas por los Stukas en apoyo a las Panzer Divisionen en Francia, Holanda y Bélgica. Guerra de palabras Por parte de la Gran Bretaña, las primeras acciones tampoco fueron de ataques con bombas explosivas o incendiarias, sino más bien, con millones de panfletos que fueron arrojados sobre las principales ciudades alemanas. Pero luego de ese tímido comienzo, la RAF planificó una incursión aérea en la Bahía de Wilhelmshaven y el río Elba. Plan de bombardeo El ataque diurno contra la flota alemana fue ejecutado el día 4 de Setiembre de 1939, con la participación de 15 bombarderos Bristol Blenheim, entonces los más veloces de la RAF y 14 Vickers Wellington. En realidad sólo participaron 10 Blenheim pues cinco de ellos, luego de volar erráticamente por varias horas, regresaron sin haber cumplido su misión. El ataque debía centrarse en la flota alemana, que según los reconocimientos aéreos se encontraba fondeada en el Elba y Wilhelmshaven. Entre los Blenheim que salieron de Wattisham en Suffok, se encontraba el del
  • 16. Sargento Piloto Albert Stanley Prince quien en esa misión resultó ser el primer canadiense muerto en la guerra. Poca tecnología La aviación había hecho grandes adelantos en cuanto a motores y arquitectura de los aviones, pero en aquel entonces, las ayudas de navegación eran las mismas que se usaron en la Primera Guerra Mundial, es decir, sólo se usaba la brújula, el reloj, el buen juicio y la suerte de los pilotos. En vuelo hacia el objetivo Un día antes de la operación un Blenheim hizo un reconocimiento de la zona y confirmó la presencia del Admiral Scheer. El día 4, hubo mal tiempo, con un techo de no más de 100 metros, mientras el viento empujaba las nubes hacia el territorio alemán. Los escuadrones 107, 110 y 139 despegaron de sus bases. Luego de recorrer la mayor parte de la ruta, los pilotos comenzaron a ver los primeros islotes; se estaban acercando al objetivo. Como era natural, los pilotos comparaban lo que veían desde sus aviones con los mapas que llevaban, para de esa forma, constatar su posición verdadera y asegurarse de atacar el blanco que les habían asignado. Objetivo a la vista Es así, que por un golpe de suerte, el jefe de la primera escuadrilla verificó que en aquella oportunidad, sí estaban en el lugar correcto. Ante ellos se encontraba la isla de Hegoland, luego, al sur, la Bahía de Wilhelmshaven. Los Wellington se dirigieron al Sureste rumbo al Elba. Alemanes desprevenidos Al llegar la primera escuadrilla a Wilhelmshaven, constataron que lo que estaba anclado en la rada, era nada menos que el acorazado Admiral Scheer, en compañía de otros barcos menores. Los marinos alemanes pensaron que eran Stukas y se acomodaron para verlos pasar. Acorazado de Bolsillo Admiral Scheer Se inicia el ataque Sin más preámbulo, el primer avión lanzó sus dos bombas de 250 kilos, de las cuales, una se incrustó en el buque y la otra rebotó en la cubierta cayendo en segunda instancia al mar. No hubo explosiones. Ya en ese momento, los artilleros alemanes estaban en sus puestos. El segundo avión lanzó una bomba que cayó en el mar, mientras la artillería antiaérea disparaba contra los bombarderos. El tercer Blenheim, no logró pasar cerca al objetivo y las bombas fueron a caer muy lejos del buque. Lo mismo ocurrió con el cuarto y quinto avión, pero uno de los atacantes fue alcanzado por la flak y se precipitó al mar. Fotografía cortesía de: The Nanton Lancaster Society and Air Museum Segundo pase La segunda escuadrilla la pasó peor. Cuatro aparatos fueron derribados, de los cuales, uno se estrelló contra el costado del crucero Endem, al que abrió una brecha y causó los primeros 9 muertos en la marina alemana. Del último Blenheim derribado, fueron rescatados los tripulantes, pero el Sgto. Prince, murió en el hospital. Los demás con heridas menores fueron curados y enviados a prisión hasta que terminó la guerra, siendo rescatados del Stalag 17. Los cinco aparatos que quedaban emprendieron la huida con su carga de bombas completa, refugiándose en las nubes.
  • 17. Ataque en el Elba Mientras eso ocurría, los Wellington atacaban el segundo blanco en el Elba, el Gneisenau y el Schanhorst anclado en Brunsbuttel, con el resultado de un total fracaso, pues la artillería antiaérea de la marina alemana desbarató el ataque inglés derribando un bombardero. Luego de eso, la aviación de caza alemana hizo su aparición derribando otro aparato Wellington, en lo que constituyó, el primer derribo de un bombardero por un caza. Desbaratado el ataque Durante la persecución de los atacantes, los cazas alemanes, Me109, derribaron otro de los aparatos Blenheim dando por terminada la operación. Los 16 aviones británicos que que sobrevivieron la refriega, regresaron a sus bases con más pena, que gloria. Mira inglesa de bombardeo 1918 Resultado final Los Bristol Blenheim, tripulados por un piloto, un copiloto y un bombardero, que era a la vez navegante y radiotelegrafista, eran bimotores con dos máquinas de 840 HP cada una y podían transportar 500 kilos de bombas a una distancia de 625 Kms. y a una velocidad de 400 Kms/hora. Estaban equipados con un transmisor y receptor de radiotelegrafía, como únicos equipos electrónicos a bordo. El visor de puntería para bombardeo era tan rudimentario que el bombardero, echado boca abajo, debía estimar la velocidad y dirección del viento, para aplicar quot;correctamentequot; una de las tres escalas, que estaban calibradas para operar a 6.000, 10.000 y 15.000 pies de altura. Él debía decidir el momento del lanzamiento cuando el blanco pasara sobre la retícula calibrada quot;a mano.quot; En esa temprana época de la guerra, los aviones británicos cumplían su cometido, más a base de coraje de las tripulaciones, que por ayuda del equipo que usaban. Bibliografía -LIBRO: BF 109D/E Aces 1939-1941 por John Weal
  • 18. Guerra de Invierno: La URSS ataca Finlandia (30-11-1939) Antecedentes Después de firmada la cláusula secreta, para el reparto de Polonia, y consumado éste, La Unión Soviética se vio con las manos libres para poner en su mira a los países vecinos. Letonia, Lituania y Estonia recuperaron su independencia luego de la Revolución Bolchevique en 1917. El Gran Ducado de Finlandia se convirtió en República independiente, con el apoyo de la Liga de Naciones. El Báltico se convertía así en un problema para los soviéticos y Finlandia no dejaba de ser apetecida además de tener también ambiciones sobre territorios que formaban parte de la Unión Soviética. Los tres pequeños nuevos países, que gozaron de la protección germana se encontraban desamparados, al menos en lo que a las ambiciones de URRS respecta. Por el lado de Finlandia, Suecia, a pesar de los lazos ancestrales que unían a los dos países, también sus problemas fronterizos con los fineses, pues en el caso de la isla Aland, la Liga de naciones falló a favor de los fineses. Molotov Demanda Concesiones El 30 de Octubre de 1939, los ojos del mundo se posaron sobre el Kremlin. Molotov daba un discurso donde explicó la repartición de Polonia y el costo reducido en vidas, apenas 374 muertos y cerca de 2000 heridos. Antes de finalizar su discurso, y después de alabar la amistad germano-rusa, de atacar a Estados Unidos, Inglaterra y Francia y asegurar que la Unión Soviética no tenía pretensiones sobre territorios finlandeses, lanzó lo que era una verdadera bomba. Dijo que sólo preocupaba la cercanía de la frontera finesa, la cual tenía al alcance de sus cañones a la ciudad de Leningrado. Manifestó que sólo pedía una extensión de unas decenas de kilómetros en territorio finlandés para retirar la frontera y que a cambio la URSS estaba dispuesta a ceder un territorio el doble de grande. La Verdadera Razón La realidad era, que la Unión Soviética estaba preocupada por el acceso marítimo a Leningrado que comprende un pequeño estrecho dominado por Finlandia lo que incluye las apetencias por Carelia de parte de Finlandia. Tanto Finlandia como Estonia, Letonia y Lituania han mejorado enormemente su nivel de vida, que está muy por encima de los niveles de la URSS. La Península de Hanko El momento para echar mano de los territorios finlandeses ha llegado, para la Unión Soviética las acusaciones del Kremlin sobre amenazas finlandesas contra Leningrado están llegando a su límite. Molotov le pide a Finlandia la cesión del puerto de Hanko para instalar una base naval y de unas islas frente a Leningrado, el derecho de entrada de los barcos soviéticos en la Bahía de Laponia y la eliminación de las líneas fortificadas a lo largo de la frontera. La Posición Finlandesa Finlandia no quiere ceder y obtiene el apoyo de los países de occidente, hasta que el 26 de Noviembre de 1939, la artillería rusa mata a siete soldados soviéticos en la frontera del Istmo de Carelia. Molotov le pide al Primer Ministro Ryti que retire sus tropas 25 kilómetros de la frontera. El gobierno de Helsinki replica que los cañonazos fueron hechos por el Ejército Rojo, pero que accedería a retirar las tropas si el Kremlin ordena hacer lo mismo con las suyas. No hay acuerdo. Estalla la Guerra El día 30 de Noviembre estallan las hostilidades. Con un número total de 140 mil efectivos y 1500 carros, los soviéticos cruzan la frontera en Rajajoki, Joutselkä y Lipola, después de un ataque de artillería con 900 baterías que comenzó alas 6:50AM. En el Istmo de Carelia se concentra el ataque soviético con 120 mil efectivos y a las 9:00 ocurre el bombardeo de Viipuri y le siguen 16 ciudades más, incluyendo Helsinki a las 9:20. Bibliografía -LIBRO: A Frozen Hell: The Russo-Finnish Winter War of 1939-1940 por William Trotter El Problema Escandinavo
  • 19. La importancia estratégica de escandinavia se hizo patente al final del siglo 19, siendo el factor más relevante, la apertura de enormes yacimientos de hierro en el norte de Suecia. Otro factor, fue la unificación de Alemania, que mostraba síntomas de convertirse en una potencia con ambiciones geopolíticas continentales. Otro aspecto importante fueron las minas de hierro suecas, que eran una fuente de mineral de alta calidad, muy importante para la industria pesada alemana en plena expansión. Por otro lado, Suecia y Noruega eran potenciales focos de discordia entre Gran Bretaña y Alemania, por cuanto que esos países escandinavos, geográficamente, eran la puerta de entrada al norte de Rusia y al Mar Báltico. Planes Alemanes Los planes navales de Alemania, desde el siglo 19, consideraban la apertura de bases en puertos daneses y noruegos, para evitar verse bloqueados por la flota de guerra británica. Por supuesto que políticamente eran importantes las rutas terrestres usadas para transportar otros recursos materiales desde Noruega, Suecia y Finlandia, además de las vías que desde los puertos en el norte de Noruega eran cubiertas con una buena red ferroviaria. Planes británicos Las ambiciones británicas tenían exactamente las mismas razones y en consecuencia, en 1939, el Almirantazgo Británico planificó el minado de las aguas noruegas, que se deberían llevar a cabo con o sin la autorización del gobierno noruego. De esa forma, se pretendía bloquear el tráfico marítimo alemán, militar y de transporte, obligándoles a navegar en aguas internacionales, ruta que los ponía al alcance de la flota británica. Simultáneamente, los medios diplomáticos intentaban forzar al gobierno de Suecia a no vender, o al menos restringir, la venta de hierro a Alemania y del mismo modo, presionaban al gobierno de Noruega para que restringiera el tráfico alemán por las vías terrestres. Nadie estaba preparado Después de la invasión de Polonia y antes que el conflicto desembocara en una guerra mundial, Alemania no estaba lista para pelear una batalla decisiva con los Aliados y a su vez, estos no estaban muy dispuestos a comenzar otra guerra como la de 1914. Para Gran Bretaña, el paso inmediato era el bloqueo para detener el tráfico marítimo alemán, que era menos costoso que un enfrentamiento directo con la poderosa maquinaria de guerra alemana. El bombardeo selectivo fue considerado por Gran Bretaña como una buena opción, pero Francia se opuso, por ser ella el blanco primario de una posible retaliación germana. Operación Catherine Al asumir funciones en el gabinete, Winston Churchill mostró inmediatamente su interés en la importancia estratégica de Escandinavia. En abril de 1939, sin mucho recato, Churchill le manifestó al gobierno sueco que si Gran Bretaña entraba en guerra con Alemania, se vería forzado a considerar a Suecia como un enemigo y tomaría medidas para detener la exportación de hierro hacia Alemania. Cinco meses después, Alemania invadía Polonia y dos días más tarde los Aliados, Inglaterra y Francia, le declaraban la guerra al Tercer Reich. No pasó mucho tiempo, a mediados de setiembre, para que Churchill presentara los planes de la Operación Catherine a su Gabinete de Guerra. Esa operación tenía como objetivo meter una gran flota de buques mayores en el Mar Báltico, a más tardar en el invierno de 1940. La invasión del Mar Báltico se haría introduciendo acorazados de 26 mil tn de la Clase Royal Sovereign, navegando por los bajos entre la Isla Fyn y Suecia. Para disminuir el calado de los barcos, Churchill sugirió aumentar la flotabilidad adicionando compartimientos estancos a ambos lados de los cascos, lo que aumentaría la manga de los buques de 31 metros a 43 metros de ancho, pero les permitiría navegar por esas aguas bajas. La operación fue cancelada. Directiva Nº.6 de Hitler En octubre de 1939, Hitler firma la Directiva Nº 6, que ordenaba la preparación del plan para la invasión de Francia pasando por los Países Bajos. Inmediatamente el Gran Almirante Raeder discutió con Hitler la conveniencia de tener bases en Noruega y también el peligro que significaba, que Gran Bretaña por su parte, las estableciera en ese país. Sin embargo, Raeder se resistía a una operación de gran envergadura pues consideraba que la Kriegsmarine no estaba preparada para ello. Presión diplomática alemana El 16 de octubre de 1939, Hitler conversa con Sven Hedin —reconocido geógrafo, explorador y escritor sueco— manifestándole su decepción por la posición de los países escandinavos que, según el Fuehrer, en especial en la Liga de Naciones, siempre contrariaban los intereses alemanes, además de la posición antifascista del periodismo y las dificultades que Alemania tenía para llegar a los acuerdos comerciales a que aspiraba con esos países. Operación Wilfred A fines de 1939, Churchill propone minar las aguas noruegas. Su proposición es rechazada, porque Chamberlain y Halifax temen la reacción de EEUU y otros países de los cuales Gran Bretaña afirma ser protectora. Sin embargo, la preparación de los planes para la operación prosigue en el Almirantazgo, con el nombre de Operación Wilfred. La Guerra de Invierno En noviembre de 1939, la URSS ataca a Finlandia y la situación europea cambia sustancialmente. Los Aliados creen que es el momento para forzar a los escandinavos a plegarse a su causa, considerando que ellos necesitarían de su protección, teniendo en cuenta que Alemania es aliada de la URSS en esos momentos. En diciembre, Gran Bretaña firma un acuerdo con Suecia, permitiéndole exportar a Alemania sólo 10 millones de toneladas de hierro anualmente. Hitler se reúne con el líder nacionalsocialista noruego Vidkun Quisling, para considerar la ayuda que pudiera prestar desde su país, en caso de una ocupación alemana de Noruega. Preparar la Operación Weserübung El 14 de diciembre de 1939, por orden de Hitler, el General Jodl, jefe del OKW, inicia la preparación de los planes para la Operación Weserübung. En esos momentos, la Liga de Naciones expulsa a la URSS por el ataque a Finlandia e insta a los miembros a prestar ayuda a los fineses. Aprovechando la ocasión, los británicos hacen planes para enviar una fuerza expedicionaria de ayuda a Finlandia, que desembarcaría en el puerto Noruego de Narvik y se dirigiría a Finlandia, pero pasando por los yacimientos de hierro suecos con el propósito
  • 20. de destruirlos para detener las exportaciones de hierro a Alemania. Simultáneamente, los británicos planifican operaciones de desembarco en el sur de Noruega para contrarrestar cualquier movimiento alemán en Escandinavia. Los planes de Francia El 19 de diciembre, la propuesta francesa para desembarcar una fuerza en el norte de Noruega le daría una serie de beneficios al país galo. Primero, con el fin de ayudar a Finlandia, aunque estratégicamente resulta irrelevante para los Aliados, pero es importante para su prestigio internacional y para que sigan apareciendo como protectores de los países pequeños y adicionalmente para impactar a la opinión pública. Segundo, para hacer que Alemania quite su atención de Francia y la dirija a Escandinavia. Tercero, y el más importante, para proteger los yacimientos metalúrgicos de Suecia, en beneficio de los Aliados. El plan daba por descontado la cooperación de Noruega y Suecia. Resistencia de Chamberlain Aunque Chamberlain y Halifax no estaban de acuerdo con el plan de minar las aguas noruegas, se sentían más dispuestos a apoyar el plan de la fuerza expedicionaria. En consecuencia el plan de Churchill fue relegado, al menos momentáneamente. Churchill insiste El 12 de enero de 1940, nuevamente el gabinete británico rechaza la Operación Wilfred, con el argumento de que arriesgaría la cooperación de Suecia y Noruega, en caso de envío de la fuerza expedicionaria a Narvik. A los pocos días, Churchill utiliza la radio para fustigar a los países beligerantes y neutrales. La dura crítica a los países neutrales causa la reacción negativa de varias naciones y Chamberlain amonesta a Churchill, por tomarse atribuciones que en esos momentos no le competían. Nueva propuesta francesa A fines de enero de 1940, Francia propone el desembarco en Petsamo, al norte de Finlandia, lo que evitaría una reacción negativa de Suecia y Noruega. Gran Bretaña se opone, porque el plan descarta el objetivo principal, que también para sus propios intereses, son los yacimientos de minerales en Suecia, que en esos momentos eran el principal proveedor de hierro para Alemania. Acelerar la Operación Weserübung El 27 de enero de 1940, Hitler ordena acelerar los planes para la ocupación de Noruega y Dinamarca, dividiendo la operación en dos partes, Weserübung Nord y Weserübung Sud . Churchill sigue forzando la situación El 2 de febrero Churchill declara a un periodista sueco que no le desagradaría que la guerra se extendiera a los países nórdicos, con evidente alusión a los intereses británicos. Los Aliados se deciden El 5 de febrero de 1940, los Aliados deciden en Paris, enviar la fuerza expedicionaria a Finlandia, desembarcando en Narvik, para tomar seguidamente el control de los yacimientos suecos. Se emplearían cuatro divisiones y se requería la cooperación inicial de Suecia y Noruega. Lo cierto es, que en esos momentos no había señales de tal cooperación. Los militares consideran que sería necesario enviar fuerzas a Trondheim y Namsos también. Se establece que la fuerza de ataque deberá estar lista para el 20 de marzo de ese año. El episodio del Altmark El 16 de febrero de 1940, Churchill ordena, que el destructor HMS Cossack aborde al carguero alemán Altmark en aguas noruegas, liberando a 300 prisioneros capturados por el Graf Spee en el Atlántico. Un destructor noruego que patrulla la zona, no interfiere en la operación. Alemania declara, que Gran Bretaña no respeta la neutralidad noruega, utilizando sus aguas para agresiones militares. Churchill insiste con la Operación Wilfred El 18 de febrero de 1940, Churchill nuevamente pide el minado de las aguas noruegas. Esta vez se le permite que el Almirantazgo haga los planes necesarios para llevar a cabo la operación. Afinando la Operación Weserübung El 21 de febrero, el General Falkenhorst es nombrado Jefe de Estado Mayor en la preparación del Plan Weserübung. De acuerdo a los informes de inteligencia, en esos momentos, el objetivo es dar el golpe en Noruega, antes que lo hagan los británicos, para asegurar los suministros de hierro y establecer bases navales y aéreas en Escandinavia. Noruega sería invadida, pero se buscaría la cooperación de Suecia para usar sus campos aéreos. Finlandia pide ayuda El 23 de febrero Finlandia solicita autorización a Noruega y Suecia para el tránsito de tropas extranjeras, petición que es denegada el día 27. Alemania descubre los preparativos Aliados En esos días y las semanas que siguen, la inteligencia alemana insiste en la inminencia de una atque Aliado en Escandinavia, esta vez con evidencias sobre la constitución de una fuerza de ataque en bases navales escocesas. Orden definitiva Weserübung El primero de marzo, Hitler emite la Directiva final para la Operación Weserübung, ordena la ocupación de Dinamarca (Weserübung Sud) y Noruega (Weserübung Nord), las que deben llevarse a cabo de la manera más rápida e incruenta, con el menor número factible de tropas, para que sea lo más pacífica posible. Nueva negativa de ayuda a Finlandia En eso días, Finlandia solicita una vez más la ayuda de los Aliados pidiendo 50 mil hombres y 100 bombarderos. Chamberlain rechaza la solicitud, pero Daladier promete considerarlo. Suecia y Noruega rechazan incursión Aliada El 2 de marzo Francia e Inglaterra solicitan autorización a Noruega y Suecia para el tránsito de la fuerza expedicionaria. Sorprendidos por el atrevimiento de los Aliados, ambos países rechazan tajantemente la solicitud. Finlandia busca la paz con la URSS
  • 21. El 5 de marzo, al ver que no recibe ayuda de los Aliados, el gobierno de Finlandia se ve forzado a iniciar conversaciones de paz con la URSS. La Operación Weserübung lista. El 10 de marzo la Operación Weserübung está lista para iniciarse en 10 días más, pero a Jodl le preocupa que la finalización de la guerra ruso-finlandesa interfiera en los planes germanos. Luz verde a la fuerza expedicionaria Aliada El 12 de marzo, los británicos deciden enviar inmediatamente la fuerza expedicionaria, antes de que Finlandia y la URSS hagan la paz y desaparezca la justificación para alcanzar el objetivo principal que es Suecia y Noruega. Los comandantes son instruidos para no ejercer un exceso de fuerza, pero con la esperanza que una vez desembarcadas las tropas en Narvik, puedan convencer a los suecos y noruegos a cooperar y permitirles el tránsito de las tropas. Orden y contraorden El 13 de marzo, se inicia el embarque de las tropas que constituyen la fuerza expedicionaria británica que desembarcaría en Narvik, pero ese día, la guerra ruso-finlandesa llega oficialmente a su fin y el Gabinete de Guerra británico ordena a la fuerza británica a regresar y desbandar a las tropas, hasta nuevo aviso. Operación Royal Marine El 18 de marzo, Churchill propone la captura, mediante un ataque con portaaviones, del puerto sueco de Luleä, por donde se embarca el hierro a Alemania y además acciones de sabotaje y minado fluvial de los principales ríos de Alemania, en especial el Rin. Dos días después, en Francia cae el gobierno de Daladier y asume funciones Paul Reynaud, quien reaviva la posibilidad de un ataque a Narvik. En esos momentos, Chamberlain y Halifax consideran que es necesario tomar la iniciativa en la guerra y nuevamente se discute el minado de las aguas noruegas. Churchill va más allá y propone el minado de las aguas alemanas en el Báltico con el nombre de Operación Royal Marine. El Primer Ministro Chamberlain sugiere que ambas operaciones sean llevadas a cabo simultáneamente, para demostrar que los Aliados están combatiendo a Alemania con firme decisión. Operación R4 El 28 de marzo en el Consejo de Guerra, los Aliados deciden fijar la fecha de la Operación Royal Marine para el día 4 de abril y la Operación Wilfred para el día siguiente. El día 29, los británicos deciden que la Operación Wilfred se realice conjuntamente con la Operación R4, la ocupación de los puertos noruegos de Stavanger, Bergen, Trondheim y Narvik. Una vez más, los franceses manifiestan que no apoyarán tal operación para evitar la retaliación alemana contra ellos. Hitler fija la fecha de la invasión El 2 de abril, Hitler decide que la fecha para iniciar la Operación Weserübung sea el 9 de abril, al igual que los Aliados, sin previa declaración de guerra. Churchill trata de convencer a los franceses El Gabinete de Guerra británico decide llevar a cabo las operaciones Wilfred y Royal Marine, aún sin la cooperación de Francia y envían a Churchill a París para tratar de convencerlos. En esos momentos, el primer barco alemán, el Hansestadt Dantzig, con tropas camufladas y equipos de comunicaciones, para establecer un puesto de avanzada, zarpa con dirección a puertos noruegos. Fecha Aliada definitiva El 5 de abril, Churchill le dice a Chamberlain que los franceses aceptan retardar la Operación Royal Marine y los británicos deciden que la operación Wilfred se inicie el día 8 de abril. Se inicia la Operación Weserübung Nord El día 7 de abril, parte hacia Oslo el General Kurt Himer quien instala su cuartel general a abordo del carguero Hansestadt Dantzig, ya anclado en la bahía, las tropas y equipo camuflado están listos para capturar Oslo. Los británicos empiezan a minar las aguas El día 8 de abril, los británicos inician la Operación Wilfred; destructores británicos siembran minas en aguas al sur de Narvik y las fuerzas expedicionarias se embarcan en los transportes desde bases de Escocia. Se ejecuta la Operación Weserübung El día 9 de abril, las tropas alemanas cruzan la frontera de Dinamarca iniciando la Operación Weserübung Sud y como parte de la Operación Weserübung Nord desembarcan tropas en los más importantes puertos noruegos. Los británicos se ven forzados a desembarcar apresuradamente a las fuerzas expedicionarias y cambiar la orden de batalla de la flota, para poder atacar a las unidades de invasión alemanas. La Operación Wilfred fracasa y la ocupación de Noruega por los alemanes es cuestión de días. Operación Royal Marine El 18 de marzo, Churchill propone la captura, mediante un ataque con portaaviones, del puerto sueco de Luleä, por donde se embarca el hierro a Alemania a través del Báltico y además acciones de sabotaje y minado fluvial de los principales ríos de Alemania. Dos días después, en Francia cae el gobierno de Daladier y asume funciones Paul Reynaud, quien reaviva la posibilidad de un ataque a Narvik apoyado por Francia. En esos momentos, Chamberlain y Halifax consideran que es necesario tomar la iniciativa en la guerra y nuevamente se discute el minado de las aguas noruegas. Churchill va más allá y propone el minado de las aguas alemanas en el Báltico y el Rhin con el nombre de Operación Royal Marine. El Primer Ministro Chamberlain sugiere que ambas operaciones sean llevadas a cabo simultáneamente, para demostrar que los Aliados están combatiendo a Alemania con firme decisión. Churchill puso a la cabeza del proyecto al Almirante Penrose FitzGerald. El aspecto técnico más importante era seleccionar el tipo de mina a emplear puesto que se requería que flotaran justo debajo de la superficie del río. Las minas serían sembradas en las cercanía de Estrasburgo donde se forma la frontera entre Francia y Alemania. Luego las minas flotarían aguas abajo chocando y destruyendo cuanto buque se cruzara en su
  • 22. camino y los pontones y muelles que encontrara en la ruta. Eventualmente algunas minas llegarían al Báltico donde continuarían con su acción destructiva. Todo parecía marchar como había planeado Churchill, cuando súbitamente el Premier Daladier se opuso, puesto que Alemania podía emprender una retaliación contra Francia por la acción en sus fronteras. Pero el 19 de marzo cayó el gobierno de Daladier y fue reemplazado por Paul Reynaud quien era más dispuesto a cooperar con los británicos. Los gobiernos de Gran Bretaña y Francia accedieron a una reunión en Londres para tratar el asunto y Daladier en esa oportunidad aceptó permitiendo el comienzo de la Operación Royal Marine para el 4 de abril. Pero la aceptación de Reynaud estaba sujeta a la aprobación del Comité de Guerra en París y Daladier que era entonces Ministro de Defensa, se opuso seriamente a esa operación. La operación fue tentativamente postergada hasta julio de 1940. En Londres, Chamberlain amenazó con cancelar la invasión de Narvik si se volvía a retrasar la Operación Royal Marine. El 4 de abril, Churchill viajó a París tratando de convencer a Daladier para que autorizara el minado del río Rihn. Churchill esta vez cambió de parecer y habló con Chamberlain para que se desligaran las acciones de las operaciones Royal Marine y de la invasión de Narvik. Sin embargo, era demasiado tarde, en esos momentos los alemanes ponían en marcha la Operación Weserübung y quedaban desbaratados los planes británicos y por tanto las operaciones se cancelaron. Los franceses aceptaron los planes británicos si los alemanes atacaban Francia o los Países Bajos, pero cuando ello ocurrió el 10 de mayo, todos los planes anteriores dejaron de tener prioridad y relevancia. Operación Wilfred (5-4-1941) Aparte del petróleo, el punto débil de la economía de guerra alemana era el suministro de hierro que en buena cuenta provenía de las minas del norte de Suecia. El mineral era embarcado en el puerto noruego de Narvik por el norte y una menor parte a través del Báltico. Desde Narvik los buques mercantes transportaban la valiosa carga a los puertos en el norte de Alemania. Las minas suecas de hierro se han explotado desde la época de los vikingos A los británicos en cuanto a materias primas no les iba bien tampoco y como era de suponer deseaban que ese mineral llegara a sus costas y no a las de Alemania, cosa que no podían evitar, porque tanto Suecia como Noruega eran neutrales. No podían tampoco evitar el transporte del mineral puesto que la ruta marítima desde Narvik hasta los puertos alemanes en el Báltico se realizaba a través de aguas noruegas. Pero, para Winston Churchill cuando se trataba de los intereses británicos no había neutralidad que valiera y decidió en setiembre de 1939 minar los fiordos noruegos para impedir el tráfico marítimo desde Narvik al Báltico. Pese a la oposición que enfrentó por cuanto ese acto suponía la violación de la soberanía de una país amigo, en noviembre de ese año ordenó elaborar el plan de minado de las aguas noruegas, presentando al Gabinete de Guerra el proyecto en diciembre. El plan de la operación incluía el embargo de los buques, que forzados a salir de aguas noruegas a aguas internacionales, se verían obligados a desviar sus rutas. La oposición puso trabas pero aún así, Churchill ordenó el inicio de las operaciones en enero de 1940. El día 6 de ese mes, Lord Halifax comunicó al embajador noruego en Londres que el sembrado de minas era inminente. Sin embargo los gobiernos de Noruega y Suecia protestaron enérgicamente y el plan fue suspendido. Al desatarse la Guerra de Invierno con la invasión soviética a Finlandia, tanto Gran Bretaña como Francia ofrecieron su apoyo a los fineses para combatir a la URSS entonces aliada de Alemania, esperando obtener la anuencia de Suecia y Noruega para llevar a cabo sus planes bélicos. Esta vez Churchill decidió que además de minar las aguas noruegas invadiría el puerto de Narvik para detener los embarques de hierro a Alemania y de paso ocupar las minas suecas como medida de quot;protecciónquot;. El plan llamado Operación Wilfred estaba listo para entrar en acción, cuando se hizo patente que la resistencia finesa estaba colapsando y por tanto fue cancelado. Simultáneamente la Operación Royal Marine, otra de las ideas de Churchill que consistía en el minado de las aguas del río Rhin, también fue suspendido especialmente por la oposición del gobierno francés. Luego de intensas discusiones, la Operación Royal marine fue cancelada, pero el Gabinete de Guerra británico autorizó la puesta en marcha de la Operación Wilfred. La operación la llevarían a efecto tres grupos navales. La Fuerza WS compuesta por el HMS Teviot Bank y 4 destructores que minarían las aguas afuera de Stadtlandet, al norte se emplearía la Fuerza WB compuesta por dos destructores operando aguas afuera de Bud y la Fuerza WV con 4 destructores siembra minas, además del
  • 23. HMS Eskimo, HMS Impulsive, HMS Icarus y HMS Ivanhoe con otros 4 de escolta, el HMS Hardy, HMS Hotspur, HMS Havock y HMS Hunter, todos estos en el área de Vestfjord. La fuerza contaba con el apoyo del crucero de batalla HMS Renown al mando del Vicealmirante William Whitworth, con la escolta de los destructores HMS Glowworm , HMS Greyhound, HMS Hyperion y HMS Hero. El contingente de tropas fue embarcado en Rosyth y fue ordenado un Plan de Contingencia llamado Operación R4 con la puesta en alerta de un grupo de transportes de tropas en caso de que Alemania respondiera a la invasión británica. El 5 de abril de 1941, comenzó la operación y el día 8 fueron sembradas las minas en Vestfjord. Pero, para sorpresa del Almirantazgo británico, antes de que zarparan las tropas para invadir Narvik, los alemanes comenzaron la Operación Weserübung y la primera víctima fue el HMS Glowworm, uno de los destructores británicos encargados de la siembra de minas que fue encontrado por el acorazado alemán Hipper que lo hundió en pocos minutos el día 8 de abril. La Operación Wilfred fue cancelada luego de un fracasado intento británico de ocupar Narvik y Noruega fue ocupada por las tropas alemanas que tomaron el control del país en pocas semanas. Operación R4 Los Aliados querían asegurarse los suministros de minerales de Suecia y Noruega, pero temían que los alemanes tuvieran las mismas intenciones, por tanto decidieron invadir Noruega y contar con la neutralidad de Suecia para después presionar a los suecos a suministrales minerales en apoyo al esfuerzo de guerra en contra del Eje. El 28 de marzo en el Consejo de Guerra, los Aliados fijaron la fecha de la Operación Royal Marine para el día 4 de abril y la Operación Wilfred para el día siguiente. El día 29, los británicos deciden que la Operación Wilfred se realice conjuntamente con un Plan de Contingencia para la ocupación de los puertos noruegos de Stavanger, Bergen, Trondheim y Narvik si los alemanes respondían decididamente ante el inicio de la Operación Wilfred. El Plan de Contingencia fue bautizado como Operación R4. Una vez más, los franceses en el exilio manifiestan que no apoyarán tal operación para evitar la retaliación alemana contra su país. No obstante, los británicos deciden poner en marcha el plan y para asegurar una rápida respuesta a cualquier intento alemán de ocupar aguas noruegas el Almirantazgo Británico dispone el desplazamiento de los cruceros HMS Devonshire, HMS Berwick, HMS York y HMS Glasgow al la vez que embarcan tropas el 7 de abril en Rosyth, mientras las unidades que invadirían Noruega se aprestan en Clyde apoyados por el cruceros HMS Aurora y una escolta de 6 destructores. La flota fue puesta bajo el mando del Almirante Evans. Sin embargo, ni la Operación Wilfred, ni la Operación R4, fueron activadas a tiempo porque los alemanes se adelantaron a los planes de invasión británicos cuando pusieron en marcha la Operación Weserübung. Los buques británicos no podrían llegar a su destino a tiempo y por tanto el Almirantazgo canceló las dos operaciones, Wilfred y R4, el día 9 de abril. Operación Weserübung (9-4-1940) La Operación Weserübung fue planeada para que la flota de invasión se desplazara hacia los objetivos en varios escalones. Como la operación consistía en ocupar Noruega y Dinamarca, la flota de invasión fue dividida en dos partes, correspondientes a la Operación Weserübung-Süd que ocuparía Dinamarca y Weserübung-Nord que invadiría Noruega. Los escalones de invasión eran: Tankerstaffel Escalón de tanqueros (combustible) Ausfuhrstaffel Escalón de cargueros (equipo y vituallas) Kriegsschiffestaffel Escalon de buques de guerra Seetransportstaffel Escalón de transporte de tropas Tankerstaffel (escalón de tanqueros) El escalón de tanqueros estaba compuesto por mercantes que llevaban el combustible para reabastecer a los buques en Noruega porque, debido a la distancia, no tenían capacidad de combustible suficiente para hacer el viaje de ida y vuelta. Esos tanqueros, tenían que apostarse en posiciones predeterminadas a los largo de la ruta de invasión antes de empezar las operaciones, pues se suponía que cualquier movimiento posterior de cargueros, causarían su hundimiento inmediato por parte de los ingleses. La flota constaba de 8 barcos: Buques tanque Nombre Destino Kattegat Narvik Jan Wellem Narvik Moonsund Trondheim Euroland Oslo Senator Oslo Belt Bergen
  • 24. Dollart Stavanger xx Kristiansand Ausfuhrstaffel (escalón de cargueros) El escalón de transporte llevaban los equipos y suministros para las tropas y debían dirigirse hacia sus objetivos antes de empezar la operación para adelantarse a los barcos de transporte de tropas. Esos barcos también fueron camuflados como barcos mercantes corrientes y debían alcanzar sus puntos de destino antes que llegaran las tropas. Los 7 barcos que tenían esa misión eran: Buques transporte de equipos Nombre Destino Rauenfels Narvik Alster Narvik Sao Paulo Trondheim Levante Trondheim Main Trondheim Roda Stavanger Bärenfels Narvik Columna de Ausfuhrstaffel en la costa de Noruega. Note el mar congelado. Kriegsschiffestaffel (escalón de buques de guerra) Los buques de guerra estaban divididos en 9 grupos de submarinos y 6 grupos de buques de superficie. Algunos de esos buques llevaban parte de las tropas de tierra que debían ser desembarcados en puertos noruegos y tenían como misión principal la protección de la fuerza de invasión. Otros 5 buques estaban destinados a la Operación Weserübung-Süd y por tanto tenían sus destinos en zonas predeterminadas de la costa de Dinamarca. Grupo 1 Narvik, Noruega Acorazados Destructores Gneisenau Z2 Georg Thiele Scharnhorst Z2 Georg Thiele Z9 Wolfgang Zenker
  • 25. Z11 Bernd von Arnim Z12 Erich Giese Z13 Erich Koellner Z17 Diether von Roeder Z18 Hans Lümann Z19 Herman Künne Z21 Anton Schmitt Z22 Wilhelm Heidkamp Gneissenau Z22 Wilhelm Heidkamp Grupo 2 Trondheim, Noruega Crucero Pesado Destructores Admiral Hipper Z5 Paul Jacobi Z6 Theodor Riedel Z8 Bruno Heinemann Z16 Friedrich Eckoldt Grupo 3 Bergen, Noruega Buque Escuela Crucero Ligero Bote Torpedero Bote Rápido Escolta Rápida de Artillería
  • 26. Koln Bremse Leopard S19 Carl Peters Wolf S21 S22 S23 S24 Grupo 4, Kristiansad, Noruega Crucero Ligero Bote Torpedero Bote Rápido Escolta Rápida Karlsruhe Luchs S7 Tsingtau Grief S8 Seeadler S17 S30 S31 S32 S33 Grupo 5 Oslo, Noruega Acorazado Pesado Crucero Pesado Crucero Ligero Bote Torpedero Bote de Asalto Blücher Lützow Emden Albatross R17 Kondor R18 R19 R20 R21 R22 R23 Bl ücher Lützow Emden Grupo 6 Egersund, Noruega Dragaminas
  • 27. M1 M2 M9 M13 Grupo 7 Korsor y Nyborg, Dinamarca Acorazado Barco experimental Transporte KFK Schleswig-Holstein Claus von Bevern 2 unidades 6 unidades Nautilus Pelikan Grupo 8 Copenhague, Dinamarca Minador Rompehielos Stettin Stettin Grupo 9 Middelfart, Dinamarca Buque de Bote de Caza Transporte Observación Asalto Submarinos Arkona V102 R6 UJ107 R7 Dragaminas Remolcador Cocina M157 Monsun Rugard Passat CAP Arkona Grupo 10 Esbjerg, Dinamarca Dragaminas Bote de Asalto Minador M4 R25 Könign Luise M20 R26 M84 R27 M102 R28 M1202 R29
  • 28. M1203 R30 M1204 R31 M1205 R32 M1206 M1207 M1208 Grupo 11 Dinamarca Dragaminas Bote de asalto Escolta de botes M61 R33 Von der Gröben M89 R34 M110 R35 M111 R36 M134 R37 M136 R38 R39 R40 U-25 U-46 Grupo U-Boot 1 U-51 U-64 U-65 U-30 Grupo U-Boot 2 U-34 U-9 U-14 Grupo U-Boot 3 U-56 U-60 U-62 U-1 Grupo U-Boot 4 U-4 U-37 U-38 U-47 Grupo U-Boot 5 U-48 U-49 U-50 U-52 U-13 U-57 Grupo U-Boot 6 U-58 U-59 Grupo U-Boot 7 No participó U-2 U-3 Grupo U-Boot 8 U-5 U-6
  • 29. U-7 Grupo U-Boot 9 U-10 U-19 U-17 U-23 No asignados U-24 U-61 U-26 U-29 U-32 U-Boot de Transporte U-43 U-101 UA U-14 Seetransportstaffel (escalón de transporte de tropas) Este escalón estaba compuesto de 8 oleadas de transportes que llevaban las tropas de invasión. Los primeros 3 escalones debían llevar las primeras tropas y regresar para componer otros 5 escalones de transporte. El primer escalón estaba constituido por 15 barcos, el segundo por 11 barcos y el tercero por 13. Todos los barcos después del primer escalón desembarcaron directamente en Oslo. Antares, objetivo Oslo Ionia, objetivo Oslo Muansa, objetivo Oslo Itauri, objetivo Oslo Neidenfels, objetivo Oslo Wiegand, objetivo Kristiansand Westsee, objetivo Kristiansand Grupo 1. Seetransportstaffel Kreta, objetivo Kristiansand August Leonhardt, objetivo Kristiansand Tübingen, objetivo Stavanger Tjuka, objetivo Stavanger Mendoza, objetivo Stavanger Marie Leonhardt, objetivo Bergen Curitiba, objetivo Bergen Rio de Janeiro, objetivo Bergen Friedenau, objetivo Oslo Kellerwald, objetivo Oslo Hamm, objetivo Oslo Wigbert, objetivo Oslo España, objetivo Oslo Grupo 2. Seetransportstaffel: Rosario, objetivo Oslo Tucuman, objetivo Oslo Hanau, objetivo Oslo Wolfram, objetivo Oslo Wandsbek, objetivo Oslo Scharhörn, objetivo Oslo Grupo 3. Seetransportstaffel: No hay información sobre su composición Los barcos de los escalones de transporte movilizaron 107,581 hombres (5 divisiones), 16,102 caballos, 20,339 vehicles, y 109,400 tn de suministros. El desembarco más importante fue el de Narvik, donde el General Dietl con 1800 Cazadores de Montaña y 3000 marineros tomaron el puerto y capturaron la ciudad. Fuerzas Aliadas Flota Británica Los buques mayores británicos que participaron en las operaciones tratando de detener el asalto alemán fueron: Crucero de Crucero Crucero Crucero Portaaviones Acorazado Crucero batalla pesado ligero Antiaéreo
  • 30. Ark Royal Rodney Renown Suffolk Southampton Aurora Coventry Furious Warspite Repulse Berwick Sheffield Penelope Curlew Glorious Valiant Devonshire Birmigham Arethusa Resolution York Glasgow Escolta: 21 destructores HMS Ark Royal HMS Rodney HMS Renown HMS Suffolk Flota Francesa Crucero ligero Superdestructor Destructor Submarino Emile Bertin 6 unidades 5 unidades Rubis Mont Calm Bibliografía -LIBRO: Operation Weseruebung: Operational art in joint warfare por Len Jasczak Operación Weserübung Nor (9-4-1940) La Operación Weserübung fue completada en Marzo, faltando sólo definir la fecha. El 1 de abril Hitler firmó la orden para ejecutar la operación; el día W fue fijado para el 9 de abril y la hora cero las 0515. En avanzada a la Operación Weserübung-Nord, el día 3 a las 0200 los primeros tres barcos del escalón Ausfuhrstaffel salieron de Hamburgo con rumbo a Narvik. Hasta esos momentos Weserübung era un completo secreto, hasta para las tripulaciones. Sin embargo debido a la magnitud del movimiento de barcos, hombres y equipo, era imposible mantenerla así por mucho tiempo.
  • 31. Informe británico de quot;dudosa validezquot; El almirantazgo británico comenzó a recibir reportes de inteligencia de los movimientos alemanes, tan pronto como los primeros barcos germanos se hicieron a la mar. El informe más significativo procedía de Copenhague, que informaba que diez buques transportando una división ponían rumbo norte en el Báltico. Sin embargo el almirantazgo, al retransmitir el informe al comandante de la Flota Metropolitana Almirante Sir Charles Forbes, ponía la anotación de que el informe era de dudosa validez. Error de concepto británico Otro de los errores británicos fue derivado de un concepto equivocado que hizo dudar al Almirantazgo sobre las intenciones alemanas. En la Armada Británica, existía la certeza de que no era posible intentar un desembarco, sin tener un control total sobre las aguas circundantes a la zona de invasión. Los británicos presumían que los alemanes empleaban conceptos tácticos similares. Tráfico en la costa noruega El 8 de abril los británicos continuaron recibiendo reportes de actividad poco usual. Un total de 19 buques británicos y submarinos aliados estaban estacionados aguas afuera de las costas de Noruega y reportaban gran número de buques moviéndose a lo largo de la costa con banderas neutrales, pero no se podía determinar si transportaban tropas alemanas. Entre los días 3 y 7, un total de veintidós naves, todas pertenecientes a Ausfuhrstaffel y Seetransportstaffel, que eran las oleadas de suministros de la primera ola de asalto, habían partido de Hamburgo y Stettin. El 3 y 4 de abril dos tanqueros partieron de Wilhelmshaven y el día 6 uno menor salió de Hamburgo. Otro gran tanquero, el Jan Wellen, salió de la zona de Murmansk con dirección a Narvik. La Kriegsmarine leva anclas Ese mismo día 8, la segunda oleada de once barcos de la Seetransportstaffel salió de Gotenhaven y Konigsberg. Durante la madrugada del día 8 la fuerza de ataque Kriegsschiffstaffel zarpó de Wesermunde, Cuxhaven, Wilhelmshaven y Swinemunde. Esta fuerza estaba compuesta por dos acorazados de bolsillo, dos cruceros de batalla, dos cruceros pesados, cuatro cruceros ligeros, 14 destructores, 8 botes torpederos, 4 dragaminas y 7 buques auxiliares. En la mañana del día 8 en la costa noruega había 107 buques alemanes, una flota cuya capacidad, tonelaje y total de tropas era la más grande en la historia que se hubo hecho a la mar. El mito del Caballo de Troya En Dinamarca hubo un Caballo de Troya y en Noruega, quizás se puede decir que también lo hubo, pero no en el estricto sentido de su significado. Los once barcos compuestos por el Ausfuhrstaffel y cuatro barcos del Tankerstaffel era un grupo programados para llegar a sus puertos de destino a la 0500 del día W, media hora antes de comenzar el ataque. Esos barcos no llevaban tropas sino equipo pesado, municiones, provisiones y combustible. Churchill y otros historiadores han contribuido al mito del Caballo de Troya, diciendo que buques alemanes transportaron tropas a las costas noruegas y las desembarcaron al momento de la invasión, como si las autoridades de un puerto aceptaran que un barco llegara y fondeara indefinidamente sin ser notificado. De
  • 32. haber sucedido, las fuerzas invasoras habrían sido detectadas y la Operación Weserübung-Nord habría fracasado. ¡Zafarrancho de combate! Un avión de reconocimiento avistó varios barcos alemanes, pertenecientes a la Kriegsschiffstaffel, el 7 de abril a las 08:00, mientras navegaban por el Skarregak. Esa tarde una flotilla de bombarderos británicos atacó los buques, pero no hicieron ningún daño. Suponiendo ya que la Kriegsmarine estaba ya en el mar a punto de iniciar una acción de guerra, el Almirante Forbes de la Flota Metropolitana Británica levó anclas en Scapa Flow. Cancelada la Operación Wilfred Numerosos reportes se seguían recibiendo y en consecuencia se fueron incorporando otros barcos a la flota de Forbes, incluyendo las tropas del R4 a bordo de cuatro cruceros Rosyth pertenecientes a la Operación Wilfred que fueron desembarcados precipitadamente antes de que zarparan los buques. La cancelación de la Operación Wilfred tomó por sorpresa a Forbes, pues había evidencia de que se estaba llevando a cabo una gran operación contra Noruega. Sin embargo, el Almirantazgo supuso que los alemanes trataban de sacar al Gneisenau y al Scharnhorst para atacar las rutas de los convoyes en el Atlántico. HMS Renown La mañana del 7 de abril, se ordenó regresar a la fuerza de minadores que ejecutaba la Operación Wilfred, debido a que se reportaban buques alemanes al sur de la zona de operaciones. A la fuerza que sembraba minas aguas afuera de Bodo -ocho destructores, cuatro de ellos minadores y el HMS Renown- se le permitió continuar. AL terminar la operación al día siguiente se mantuvo patrullando las aguas en la entrada de Vestfjord. Temporal frente a Noruega Durante la noche del 7 al 8 de abril, se desató un temporal. Los grupos 1 y 2 de la Kriegsschiffstaffel que navegaba rumbo a Trondheim y Narvik se aproximaban a sus objetivos, pero la mar gruesa dificultaba a los destructores el poder mantener la formación a los 26 nudos en que navegaban el Gneisenau, Scharnhorst y Hipper. En la mañana la fuerza estaba dispersa y se había perdido el contacto con algunos de los destructores. En esas circunstancias, a las 08:20, el destructor alemán Bernd von Arnim se tropezó con el destructor británico HMS Glowworm en las cercanías de Trondheim. La batalla entre ambos buques duró hasta las 10:25 cuando el buque inglés fue hundido por el Hiper que acudió en ayuda del Bernd von Arnim. Se acercan los contendores Mientras tanto Whitworth navegó rumbo a Vestfjord con intención de interceptar a las fuerzas alemanas. Los buques alemanes estaban dispersos y un primer grupo de 10 destructores se acercaba a la flota de Whitworth. Mientras tanto, la flota de Forbes se aproximaba al segundo grupo de barcos alemanes. Simultáneamente el HMS Renown fue ordenado que se moviera desde las Islas Lofoten para encerrar a las fuerzas alemanas. Error de cálculo de Forbes A las 14:30 del día 8 de abril, un bote volador británico avistó al Hipper y cuatro destructores navegando rumbo al oeste. Se trataba del segundo grupo alemán. El cambio de rumbo era sólo la maniobra para coordinar el ataque a Trondheim el día W a la hora cero. Pero el informe hizo que el Almirante Forbes cambiara el rumbo de la Flota Metropolitana de noreste a noroeste con la intención de interceptar a los alemanes. Ese cambio de rumbo evitó que Forbes se encontrara con el primer grupo alemán. Barcaza alemana de desembarco Nuevo error del Almirantazgo Al saber que no podría interceptar a la fuerza alemana, Forbes cambió de rumbo nuevamente. Antes de volver al sur, Forbes ordenó al Renown y los destructores interceptar al segundo grupo que mantenía el rumbo al oeste. El Almirante Whitworth fue ordenado por el Almirantazgo a dejar la posición vigilando la entrada de Vestfjord moviendo los destructores hacia el oeste en dirección al Mar del Norte, siempre suponiendo que lo que trataban de hacer los alemanes era salir al Atlántico. Los alemanes desembarcan
  • 33. La noche del 8 de abril los destructores alemanes del primer grupo con dos mil tropas de desembarco ingresaban a Vestfjord sin ser vistos. El día W a la Hora Cero, las fuerzas alemanas realizaban un coordinado asalto por medio de fuerzas navales y tropas aerotransportadas. Tropas en bicicleta moviéndose en Noruega Primera batalla de Narvik Los tres destructores que constituían el primer grupo procedentes de Vestfjord ingresaban a Ofotfjord sin ser vistos. A las 05:30 del día 9 de abril, aparecía la flota frente a Narvik. Los buques guardacostas Eidsvold y Norge fueron avistados y los alemanes enviaron una lancha con un contingente para pedirles la rendición. Los comandantes no aceptaron y fueron torpedeados y hundidos. Seguidamente los destructores desembarcaron las tropas en los muelles de Narvik. El General Eduard Dietl comandante de la Tercera División de Montaña pisó tierra al frente de las tropas dirigiéndose al comandante noruego y exigiéndole la rendición inmediata. Acorazado Eidsvold Tomado por sorpresa los noruegos no estaban en condiciones de oponer resistencia y se rindieron. A las 18:10 El General Dietl informaba que Narvik estaba ocupada. Sin embargo la situación de las fuerzas alemanas no era la mejor. La mayor parte del equipo pesado alemán fue perdido durante el temporal y para hacer más complicadas las cosas, de los barcos con suministros y municiones asignados a la zona, sólo llegó el Jan Wellen. Uno de los buques del Ausfuhrstaffel fue obligado a detenerse en Bergen y los otros tres fueron hundidos o barrenados para evitar su captura. Por tanto, Dietl se encontraba sin otra cosa que fuerzas de infantería con armas livianas. Lo más grave era que se habían perdido los tanqueros que con el Jan Wellen debían abastecer de combustible a los destructores. Por tanto esos barcos debían permanecer fondeados en Narvik hasta ser reabastecidos. El saldo era de 2 destructores hundidos, dos averiados, 8 mercantes, incluyendo el Raunfels que portaba municiones también hundidos. Dos destructores británicos hundidos. Gneisenau y Scharnhorst vs Renown Mientras Narvik era ocupada, el HMS Renown y la fuerza de nueve destructores del Almirante Whithworth se encontraban con el Gneisenau y el Scharnhorst que se dirigían a su zona de patrulla en el Mar del Norte. A las 03:37 se desató la batalla en mar gruesa. Pronto el Gneisenau perdió el Control de Tiro obligando a los buques a dirigirse al norte. La poca velocidad de los destructores británicos impidió que el HMS Renown alcanzara a los cruceros alemanes y a las 06:30 habían perdido el contacto. Trondheim
  • 34. El día 8, el segundo grupo cerca a Trondheim cerraba la entrada al fiordo a las 03:00 de la mañana siguiente. Las baterías costeras estaban sobre aviso, pero el fuego fue inefectivo. Pese a la alarma, el grupo ingresó sin mayores dificultades. Al igual que en Narvik, las tropas desembarcaron sin problemas y capturaron la ciudad en corto tiempo. Bergen El Grupo 3 en Bergen se vio protegido por una densa neblina. Aquí las baterías costeras fueron más efectivas causando daños ligeros al crucero Konisberg y al buque de entrenamiento de artillería Bremse, mientras trataban de ingresar al puerto. El duelo de artillería fue favorable para las fuerzas alemanas que desembarcaron las tropas sin otros contratiempos. A las 06:20 Bergen estaba en manos alemanas. Hubo pocas bajas pero el Konisberg no podía seguir navegando. Kristiansad y Arendal El Grupo 4 debía capturar Kristiansad y Arendal. Arendal fue tomado por un bote torpedero, pero en Kristiansad la niebla causó problemas serios para ingresar al fiordo. Al salir de la sorpresa, un avión noruego avistó los buques alemanes lo que alertó a las baterías costeras; los alemanes solicitaron apoyo aéreo para neutralizarlas. A las 11:00 las baterías costeras estaban destruidas y Kristiansand caía en manos alemanas. Torpederos alemanes Egersund El Grupo 6 capturó Egersund sin mayores contratiempos, salvo por una muy débil resistencia que en nada retrasó el avance de las tropas de asalto. Captura de Oslo La operación más importante fue la captura de Oslo, aunque el control de Narvik era muy importante también. El Alto Mando Alemán sabía que el abastecimiento de Narvik no podía hacerse por mar debido a la distancia y la superioridad naval de los británicos, por tanto el abastecimiento terrestre era vital para esa zona. Cuando las fuerzas alemanas habían capturado los objetivos, los suministros se encontraban todavía en puertos del Báltico. El puerto de Oslo era vital para transportar esos suministros que debían seguir viaje por tierra. Desde las bases en Dinamarca la Luftwaffe mantenía superioridad aérea sobre las costas noruegas, El Kattegatt y el Skarregak, excepto por los submarinos, las fuerzas navales británicas no podían arriesgarse en esas aguas. Resistencia noruega El Grupo 5 encontró poca resistencia al pasar por la entrada del fiordo de Oslo a la medianoche. Era el grupo más fuerte y la flotilla ingresó sin dificultades hacia su objetivo. La única nave que presentó oposición fue la
  • 35. patrullera Pol III, que fue torpedeada y hundida. A las 04:40 el Grupo 5 estaba en los estrechos de Drobak, a 16 km de Oslo. Acorazado Blucher Los estrechos estaban protegidos por un sistema de defensas llamado Fortaleza Oscarborg y por baterías de 280 mm en Dobrak y Kaholm. Kalholm contaba también con una batería de torpedos terrestre. Los noruegos ordenaron detenerse a las tropas alemanas y al hacer caso omiso dispararon a quemarropa. EL crucero Blucher fue alcanzado por el fuego noruego, antes de que dos torpedos de la Batería Kalholm hicieran blanco en el buque alemán. En media hora el Blucher fue horquillado y hundido con gran pérdida de vidas y el resto de la columna alemana se vio obligada a retirarse. Los planes de la operación corrían peligro y la coordinación estaba a punto de fracasar. Antes de que la columna de barcos alemanes pudiera seguir al norte la fortaleza debía ser tomada por asalto de fuerzas terrestres. Este retardo permitió que el gobierno de noruega, con el rey a la cabeza, escaparan a toda carrera rumbo al norte. Oslo fue capturada por un ataque de fuerzas aerotransportadas. Lo paracaidistas saltaron siendo seguidos por fuerzas transportadas en aviones Ju52 fuertemente equipadas. El campo aéreo Fornebú fue capturado a las 08:10 con ligera resistencia noruega. Los alemanes entraron a Oslo precedidos por una banda militar. A medio día del 9 de abril Oslo estaba en manos alemanas. El Lutzow Los buques de guerra sin embargo enfrentaron fiera resistencia por parte de las baterías de los estrechos y sólo lograron entrar en el puerto a las 11:45, del día 11 de abril. El Grupo 5 fue duramente castigado y para uno de los buques, el peligro no había terminado. Al regresar a Kiel, el Lutzow fue torpedeado y seriamente dañado por un submarino británico. Debió regresar a Alemania remolcado. Segunda batalla de Narvik El 13 de Abril se desarrolló la segunda batalla de Narvik. Ese día los alemanes perdieron 2 submarinos en Narvik (U-64) y Harstad (U-49). Los 8 destructores alemanes, Z2 George Thiele, Z9 Wolfgang Zenker, Z11 Bernd von Arnim, Z12 Erich Giese, Z13 Erich Koeller, Z17 Diether von Roeder, Z18 Hans Lumann, Z19 Herman Kunne, Z21 Anton Schmitt, and Z22 Wilhelm Heidkamp, todos prácticamente sin combustible, fueron barridos por el HMS Warspite, 9 destructores y aviones del portaaviones HMS Furious. HMS Warspite Los británicos perdieron los destructores HMS Hunter y HMS Hardy y otros dos fueron seriamente dañados. Horas después el HMS Eskimo perdió completamente la proa y el HMS Jaguar fue más tarde bombardeado durante la evacuación. En cuanto a submarinos, fueron hundidos El Thistle (10 de abril), Tarpon y Starlet (14 de abril). Bibliografía -LIBRO: Operation Weseruebung: Operational art in joint warfare por Len Jasczak Operación Weserübung Sur Dinamarca y Noruega estaban en la mira de los beligerantes, pero ninguno parecía tomar la iniciativa. Tanto Alemania como Inglaterra se beneficiaban con las importaciones de hierro de Noruega y Suecia. Esta situación
  • 36. no podía continuar y por tanto la invasión de los países escandinavos era sólo cuestión de tiempo. En la primavera de 1940, ambos rivales se decidieron pero Alemania, ganó por puesta de mano y una muy bien planeada invasión que en el caso de Dinamarca apenas tomo unas horas. Durante cuatro años los daneses vivieron sin causar ningún conflicto a los alemanes y sólo cuando el rumbo de la guerra cambió, comenzó la quot;resistencia.quot; No ocurrió lo mismo en Noruega donde las cosas no fueron tan sencillas para los alemanes. Directiva de Adolfo Hitler Los puntos 3 y 4 de la Directiva para la operación Weserübung decían: quot;El cruce de la frontera danesa y el desembarco en Noruega deberán tener lugar simultáneamente. Hago énfasis en que las operaciones deben prepararse lo más rápido posible. En caso de que el enemigo amenace la iniciativa contra Noruega, debemos ser capaces de tomar nuestras contramedidas inmediatamente. Es muy importante, que nuestras medidas tomen por sorpresa a los estados escandinavos así como nuestros oponentes occidentales. Todos los preparativos, particularmente los de transporte y aprestamiento, proyecto y embarque de tropas, sean efectuados con este factor en consideración. En caso de que los preparativos de embarque, no puedan ser mantenidos en secreto, los mandos y las tropas serán engañados con objetivos ficticios. Las tropas deberán ser puestas al tanto de los objetivos reales, solamente después de hacerse a la mar. Adicionalmente a esto, habiendo asegurado los lugares más importantes, el Grupo irrumpirá lo más rápido posible desde Fuenen a Skagen y hacia la costa este. En el Seeland las bases serán capturadas muy temprano. Estas servirán de puntos de partida para la ocupación posterior. La Marina proveerá fuerzas para asegurar la conexión Nyborg-Korsoer y para la veloz captura de los puentes Kleine-Belt así como para las tropas de desembarco será necesario levantarlos. También preparará la defensa de la costa. La Fuerza Aérea suministrará escuadrones, cuyo objetivo primario serán demostraciones de fuerza y lanzamiento de panfletos. Se debe asegurar el uso de todas las defensas danesas terrestres y aéreas.quot; La nota diplomática Eran las 5:20 de la madrugada del día 9 de abril de 1940 cuando el encargado de negocios de la Embajada alemana en Copenhague entregaba una nota diplomática al Gobierno danés. En ella se explicaban los motivos del plan quot;Weserübung-Südquot;, según el cual desde las primeras horas del amanecer habían invadido Dinamarca dos Divisiones de Infantería y una Brigada de blindados. Media hora después el gabinete se reunía con el Rey Christian X para discutir los pasos a seguir en las horas siguientes. A las siete de la mañana habían decidido que Dinamarca no ofrecería la menor resistencia y aceptaría —bajo protesta— las exigencias alemanas. La nota emanada de la Cancillería del Reich argumentaba extensamente la necesidad de las operaciones contra Dinamarca y Noruega, por cuanto que Francia e Inglaterra intentaban un bloqueo contra Alemania, con objeto de poner en peligro su abastecimiento e impedir el comercio del Reich con los países neutrales. Según los argumentos de la nota diplomática, las medidas tomadas por París y Londres tenían como objetivo evitar que Alemania adquiriera el mineral procedente de los países escandinavos y, al mismo tiempo, preparar un ataque desde Noruega y Dinamarca. Contenido de la nota diplomática
  • 37. Decía textualmente: quot;Alemania no está dispuesta a consentir la realización de tales planes por parte de sus enemigos. Por este motivo el Gobierno del Reich ha iniciado en el día de hoy determinadas operaciones militares que conducirán a la ocupación de importantes puntos estratégicos en territorio danés. El Gobierno del Reich se hace cargo, mientras dure la guerra, de la defensa del reino de Dinamarca. Está decidido desde ahora por todos los medios a salvaguardar la paz en el Norte contra los ataques ingleses y franceses. Las tropas alemanas no han entrado en Dinamarca como enemigas. El Alto Mando alemán no tiene el propósito de utilizar los puntos estratégicos daneses como plataforma de sus operaciones contra Inglaterra y Francia, al menos en tanto que los ataques de estas dos naciones no le obliguen a ello.quot; El Gobierno Alemán exigía que el reino danés comprendiera las razones para el comportamiento alemán, solicitaba deponer toda resistencia y exigía que el gobierno danés tomara las medidas necesarias para facilitar el desplazamiento de las tropas alemanas, con el propósito de evitar un inútil derramamiento de sangre. Toda resistencia sería aplastada con todos los medios. Al Gobierno del Rey Christian X no le quedó otra alternativa que aceptar las exigencias y las seguridades ofrecidas por los alemanes con el objeto de preservar la unidad nacional y la independencia política. En consecuencia pidió a a la ciudadanía y a las fuerzas armadas deponer toda actitud hostil hacia las fuerzas armadas alemanas. Tropas alemanas atraviesan la zona alambrada en la frontera. La operación militar Dos días antes de la invasión, el General Kurt Himer, Jefe de Estado Mayor del cuerpo expedicionario alemán, vestido de paisano arriba a Copenhague en compañía de un jefe de batallón. Los militares instalaron su cuartel general a bordo del transporte Hansestadt Dantzig, tranquilamente anclado en el puerto y llevando a los efectivos del batallón con todo su equipo, incluyendo artillería ligera y equipos de comunicaciones. El día 9, a la hora convenida, desembarcaron las tropas y avanzaron hacia la Ciudadela, cuartel de las fuerzas comandadas por el General W. Pryor, que protegían el Palacio Amalienborg. Pryor presentó una pequeña resistencia con la Guardia Real, pero pronto sus fuerzas fueron reducidas. El General Himer detuvo a tiempo el bombardeo de la ciudad, al momento que el General Pryor rendía la plaza. Lo único que cayó del cielo danés fueron panfletos de propaganda. A las dos de la tarde se completó la ocupación de Dinamarca con el saldo de 20 bajas por el lado alemán y 13 muertos más 23 heridos por parte de los daneses. De manera informal tropas alemanas ingresan en Copenhague, con protección de policía y tropa danesa y gran cantidad de público espectador. Nótese que no tienen armas en las manos. Dinamarca claudica sin resistencia La respuesta del Primer Ministro Thorval Stauning, a nombre del gobierno danés el 9 de abril de 1940, decía: quot;El Gobierno danés se da por enterado de la nota entregada por usted esta mañana. A través de la misma he tenido conocimiento de que las tropas alemanas no han entrado en Dinamarca como enemigas y de que el
  • 38. Gobierno del Reich no tiene el propósito de atentar contra la integridad e independencia política de Dinamarca, ni ahora, ni en el futuro. Tras la recepción de este comunicado, el Gobierno danés, consciente de la situación, ha decidido regular por sí mismo todo lo relativo a la ocupación. Protesta seriamente, sin embargo, contra la violación de que ha sido objeto la neutralidad de Dinamarca.quot; Con aire despreocupado tropas alemanas toman posiciones en Copenhague. Nótese la tranquilidad de los soldados. Proclama radial Al mismo tiempo que se entregaba esta respuesta al encargado de negocios de la Embajada alemana, el Primer Ministro Stauning a nombre del Rey Christian X, daba a conocer por radio la siguiente proclama: quot;Tropas alemanas han atravesado esta noche la frontera danesa. Tropas alemanas desembarcarán en distintos puntos de nuestro país. El Gobierno danés ha decidido, bajo protesta, seguir representando los intereses del país y, habida cuenta de la ocupación llevaba a cabo, pone en conocimiento de todos lo siguiente: Las tropas alemanas que se encuentran en nuestro país han llegado a un entendimiento con las Fuerzas Armadas danesas, y es deber del pueblo deponer toda resistencia.quot; Reacción de los Aliados La respuesta de Gran Bretaña fue la invasión de las Islas Feroe el 12 de Abril y trató de confiscar las naves mercantes danesas, con el resultado de que 2/3 de las naves con bandera danesa pasaron a manos de los Aliados. El embajador danés E. Reventlow mantuvo su status diplomático en Londres. El embajador en Washington H. Kauffmann se reservó su posición hasta que en Abril de 1941, firmó con los EEUU un acuerdo mediante el cual permitía la ocupación militar de Groenlandia por fuerzas de ese país. Narvik (9-4-1940) Cuando los alemanes planifican la Operación Weserübung, el General Keitel propone como jefe de la operación al General Nikolaus Falkenhors, un militar de ascendencia polaca que en esos momentos era comandante de un Cuerpo de Ejército en el oeste. Hitler le otorga 5 divisiones para ocupar los puertos de Oslo, Stavanger, Bergen, Trondheim, y Narvik. La operación era tan secreta que cuando Falkenhors le pide tropas a Brauchitsch y a Halder, se sorprenden al conocer que tal operación se estuviera gestando. Falkenhors consigue una sola ayuda, que se le añadan dos unidades de montaña.
  • 39. General Eduard Dietl El General Dietl al mando de la operación Las dos dos brigadas de los Cazadores de Montaña están comandadas por el General Eduard Dietl, veterano de la Gran Guerra y hombre de gran experiencia en operaciones en terreno montañoso. Las tropas de Dietl son transportadas por 10 destructores, al mando del Almirante Frinz Bonte y arriban a Narvik sin más contratiempos que un temporal que rompe la formación de la flota y un par de viejos barcos guardacostas noruegos en Narvik que presentan oposición y son hundidos sin mayor trámite. Desembarcan los cazadores Los noruegos no aparecen por ninguna parte. La fortaleza que defiende el fiordo se encontraba desierta. La ocupación del puerto fue un paseo donde no se produjo una sola baja alemana y cuando menos los noruegos perdieron los 300 tripulantes de los guardacostas, dos viejos acorazados construidos en 1898. Lo que Dietl no sabía era que los mercantes que transportaban el equipo pesado en esos momentos eran hundidos por los ingleses. Cazadores tomando posiciones en Narvik Los noruegos se rinden sin un solo disparo El General Dietl es recibido por el cónsul alemán que lo guía hacia la residencia del Coronel Sundlo, comandante de la plaza. El cónsul alemán presenta a los dos oficiales y sin más protocolo Dietl le informa que han desembarcado una división alemana -en vez de decir dos brigadas- y lo conmina a rendirse para evitar un derramamiento de sangre inútil. Sundlo pide una hora para consultar a sus superiores y Dietl se niega exigiendo la rendición inmediata. Sundlo se rinde. El Hotel Royal
  • 40. Luego de poner bajo custodia a Sundlo el General Dietl regresa al puerto, la noticia de la rendición se extiende por las calles. Los cazadores toman posiciones en Narvik que sigue en total calma. Pasa el día y en la noche Bonte invita a Dietl a cenar a bordo de su buque insignia. Dietl rechaza la oferta, pues es uno de esos comandantes que prefiere mantenerse cerca de sus hombres y no andar en reuniones socuiales, costumbre que le salva la vida o al menos el riesgo de perderla. Requisa tres pisos del Hotel Royal donde instala su Cuartel General. Transportes acoderados y otros hundidos en Narvik Atacan los británicos A las 5:30 de la mañana del día 10, se oye una fuerte explosión, el buque del Almirante Bonte vuela por los aires y pronto una serie de explosiones inundan el fiordo. Durante la noche, 5 destructores británicos tomaron posiciones y al alba atacaron a los barcos fondeados en la rada. Los alemanes perdieron tres destructores, incluyendo al buque de Bonte, y otros cinco mercantes son hundidos en pocos momentos. Los británicos perdieron tres destructores incluyendo a la capitana y los otros dos escaparon del fiordo. Narvik queda aislada Dietl sabe que se encuentra encerrado en una trampa. El día 13 a las 12:30 del día los puestos de observación alemanes avisan que se aproximan cinco destructores tipo Tribal, cuatro tipo Forester y el crucero HMS Warspite comandado por el Vice Almirante Whitworth. Los destructores alemanes abren fuego contra los británicos. Dos horas después los alemanes se quedan sin municiones y al estar sin combustible para poder maniobrar, optan por barrenar los barcos o encallarlos contra las rocas del fiordo. Las tripulaciones logran alcanzar tierra. A las 3 de la tarde el General Dietl se encuentra desprovisto de apoyo naval. Los barcos británicos se pasean por la bahía sin que los alemanes puedan hacer nada al respecto.
  • 41. Los cazadores estaban equipados sólo con armas ligeras Los cazadores sólo tienen armas ligeras Dietl dispuso sus fuerzas, que en esos momentos sumaban 1800 cazadores y 3000 marineros, para defender la ciudad sin armamento pesado, pues sólo cuenta con ametralladoras y morteros para cubrir el puerto, la ciudad de Narvik, la vía del ferrocarril que va a la frontera, que dista 30 kms y los pueblos aledaños de pescadores. Dietl esperaba con impaciencia la artillería, que nunca llegaría. Aparte de la falta de artillería, las brigadas no cuentan con equipos de comunicaciones, ropa de invierno y por último la munición es limitada. El destino de los cargueros Uno de los cuatro cargueros que debían abastecer Narvik fueron transferidos a Bergen y los otros tres fueron hundidos o barrenados para evitar la captura. La peor pérdida fue la del tanquero Jan Wellen que debía haber reabastecido a los destructores. La defensa Dietl ordena formar grupos de hombres que deberán desembarcar de los destructores encallados 14 piezas de artillería antiaérea. Del destructor Diether von Roeder desembarcan el equipo de radio. Los ingleses no logran darse cuenta de los movimeintos de los marineros alemanes a pesar de encontrarse apenas a unos 1000 metros de distancia. En la ciudad decomisan 48 camiones, 6 automóviles y algo de gasolina. Invasión Aliada El 17 de abril comienza la invasión Aliada. Al norte de Narvik desembarcan grandes contingentes de tropas británicas. Los franceses lo hacen un poco más al norte. Los noruegos se encuentran en el este cerca a la frontera sueca y al sur, en el fiordo de Skjomen desembarcan fuerzas polacas. Dietl está rodeado por los cuatro flancos por una fuerza aliada muy bien equipada de 20 mil hombres.
  • 42. Prisioneros noruegos rumbo a Narvik Orden de retirarse En Berlín se enteran de la precaria posición del General Dietl y le ordenan abandonar Narvik con sus tropas y cruzar la frontera sueca. El coronel Lossberg es encargado de comunicar la orden por radio, pero antes de hacerlo habla con el General Jodl y le dice que no le parece conveniente enviar esa orden. Jodl acepta posponer la orden y Lossberg se dirige al Alto Mando de la Wehrmarcht para hablar con Brauchitsch. Deciden enviar una orden pidiéndole a Dietl mantener la plaza, pero la orden no es recibida por radio en Narvik. Jodl decide entonces enviar una orden escrita. La nueva orden para Dietl El hidroavión con al orden llegó a Narvik al día siguiente y logró amerizar sin mayores problemas ante las narices de los británicos. La orden le pide a Dietl resistir el mayor tiempo posible, por cuanto que no era factible enviar refuerzos ni artillería en esos momentos. Como única alternativa le dejan a Dietl la posibilidad de irrumpir hacia el sur. Sólo llegaron 75 paracaidistas de refuerzo Atacan los Aliados Se iniciaron una serie de ataques sin mayores consecuencias por parte de los Aliados quienes no tenían preparación ni equipo para luchar en terreno montañoso. Sólo los franceses tenían tropas especializadas de cazadores alpinos y los noruegos estaban mal armados. Los Aliados ignoraban el verdadero estado de las tropas alemanas y como disponían de tiempo prefirieron tomarlo con calma para evitar bajas inútiles. Dietl abandona el Hotel Royal A fines de abril Dietl retira su Cuartel General del Hotel Royal y se traslada a las montañas. En mayo la bahía está totalmente invadida por naves británicas. Continúan desembarcando tropas al norte de la ciudad y los alemanes experimentan serias bajas en los puestos periféricos. El 13 de mayo una compañía en el norte cae en manos de los Aliados y en Hartwik 20 cazadores alemanes, con dos ametralladoras, resisten durante 24 horas a 500 británicos equipados con artillería y blindados. Finalmente optan por retirarse por las montañas hacia el sur. Los alemanes se repliegan A esas alturas de la lucha Dietl ya no sabe exactamente con cuántos efectivos cuenta. El equipo de radio deja de funcionar y nuevos ataques se producen el día 15 de mayo. Las fuerzas noruegas logran avanzar por el este, obligando a las tropas alemanas a replegarse. Por el norte los británicos ganan terreno y los cazadores
  • 43. retroceden hacia las planicies altas de Narvik. El clima afecta a unos y otros, por momentos hay nevadas y luego sale el sol, creando lodazales. Los Stukas atacan Los días 17 y 18 por fin aparecen los Stukas que alivian en algo la presión que sufren los alemanes y luego aparecen los transportes Junkers que lanzan paracaidistas, pero son apenas 75 hombres, más 15 que llegan en un hidroavión. Narvik es abandonada El día 28 Dietl autoriza al comandante Haussels para que abandone Narvik donde se encuentran sitiados 150 cazadores y 250 marineros. La única posibilidad es que se abran paso hacia el sur. Al norte de Narvik sólo el ferrocarril se encuentra en manos alemanas, pero están aislados. Narvik está en llamas por los bombardeos británicos. Dietl, viejo zorro con gran experiencia, dispone sus tropas con gran habilidad, replegándolas antes de los ataques y cayéndole por detrás al enemigo para recuperar el terreno perdido. Los polacos atacan el ferrocarril Los polacos atacan el ferrocarril y los alemanes se atrincheran en un túnel. Desde Berlín le prometen 1800 paracaidistas y 1000 cazadores, pero Dietl no cree que sea posible recibir esa ayuda a tiempo. Los Aliados se retiran El 8 de junio los ataques Aliados comienzan a ceder y sorpresivamente cesan del todo. Esa tarde los Aliados comienzan a retirarse. Los aviones de observación informan que los británicos se está embarcando y los buques se dirigen al oeste, sin esperar más Dietl ordena atacar Narvik que es abandonada a la carrera por los británicos quienes só,o protegen la retirada. Esa misma noche, los cazadores recapturan Narvik. Rendición de Noruega Al día siguiente, el Comandante Ruge, jefe de las fuerzas noruegas capitula por orden del Rey Haakon VII, que ese mismo día abandona Tromsö con los miembros de su gobierno. La Batalla de Narvik ha terminado. Bibliografía
  • 44. -LIBRO: Norway and the Second World War: How the Invasion Came - Quisling and the German Authorities - Norway in the Alliance - The Proceedings Against the Collaborators Asalto al Fuerte Eben Emael (10 -5-1940) La invasión de Francia, Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos (Holanda) fue planeada cuidadosamente, teniéndose en cuenta la experiencia de la Primera Guerra Mundial y del éxito de la Wermarcht durante la invasión a Polonia. Fuerte Eben Emael Siendo Francia el objetivo principal, el OKW consideró necesario pasar por encima de Luxemburgo y Bélgica para lograr la meta final. Para el efecto, se requería de una cuidadosa planificación. Uno de los puntos vitales era capturar el Fuerte Eben Emael, fortificación en una mesesta en la frontera entre Bélgica y los Países Bajos, de norte a sur entre Maestricht y Lieja y de este a oeste entre el Canal Alberto y el poblado de Eben Emael. Esta obra fue promovida y supervisada por el propio Rey Leopoldo y fue considerada en su tiempo como inexpugnable a cualquier ataque terrestre. Vista Mapa Descripción aérea táctico (Click icono para agrandar) Tropas aerotransportadas El plan de Hitler constaba de dos partes. La primera era la ocupación de Gantes en el este de Flandes por fuerzas aerotransportadas y la conquista del Fuerte Eben Emael y los puentes sobre el Canal Alberto por donde cruzarían las divisiones Panzer. La fortificación ocupa un a meseta triangular entre Antwerp y Namur al lado de un acantilado de 120 metros de altura en el canal Alberto. El asalto debía realizarse de manera rápida y con un grupo reducido de efectivos, por lo que se debía contar con la sorpresa como primer elemento de éxito. Una vez tomado el fuerte las tropas de asalto tomarían los puentes sobre el canal, operación que tomaría más tiempo y que permitiría la organización de las defensas del enemigo que desde el fuerte domina el Canal Alberto. General Student al mando Hitler ordena al General Student apersonarse el 27 de Octubre de 1939, a la Cancillería del Reich, donde se realiza la reunión a la que aparte de Hitler y Student, solamente asiste el General Keitel. Hitler le expone el plan y le comunica que el secreto debe ser celosamente guardado bajo pena de muerte. Student queda entusiasmado con el proyecto y promete planificarlo en todos sus detalles.
  • 45. Torre de Artillería de 120 mm Destacamento Granit A partir de Noviembre, Student concentra a un grupo de paracaidistas y zapadores, denominado Destacamento Granit, en Hildesheim donde son adiestrados bajo las más severas condiciones durante siete meses. Student planifica el asalto con 85 hombres, los cuales deberán aterrizar con planeadores DFS-230 sobre la fortaleza y atacarla con un arma secreta, consistente en Cargas Huecas de 50 Kgs (Hohllandung) para perforar los blindajes y poder lanzar explosivos dentro de la fortificación. Armas y equipos Los planeadores DFS-230 pueden transportar transportar una tonelada de equipo y son arrastrados por aviones JU-53. Cada uno de 11 planeadores transportaría, además del personal, fusiles, una ametralladora, una pistola ametralladora, 2 cargas huecas de 50 Kgs, dos cargas de explosivos de 12,5 Kgs, una pistola de bengalas, una carga de explosivos a distancia, 10 cargas de 3 Kgs., además de las herramientas y equipos de los zapadores. En total se emplearían 2401 Kgs de explosivos y 30 mil cartuchos para las armas personales. Preparados para el ataque El 9 de Mayo de 1940 el grupo es puesto en alerta y se dirigen en transportes al aeropuerto de Colonia. Nadie en el aeropuerto conoce el contenido de la carga que es almacenada. Al día siguiente a las 2:45 AM se preparan los planeadores y se coloca el equipo a bordo. Los 85 efectivos están listos para la acción y los 11 aviones se colocan en posición de despegue. Destacamento Granit después de la operación Las defensas belgas El fuerte Eben Emael tiene una dotación de 1200 hombres, los cuales cumplen dos turnos de 600 hombres cada uno para cubrir todos los puestos de combate, más las posiciones de mantenimiento de máquinas, armamento y atención del contingente. Los 600 hombres que no hacen guardia se encuentran fuera de la fortaleza, en el pueblo de Eben Emael. No existe un buen nivel de moral entre la tropa, en parte por andar bajo tierra todo el tiempo, por los constantes rumores de un posible ataque alemán y por el deseo de estar siempre en el pueblo pasando el tiempo. Inteligencia La misión del fuerte es proteger el Canal Alberto, el Mosa y el Canal Stich hacia el norte. En el Alberto hay tres puentes estratégicos, Vroenhoven, Veldwezelt y Canne. Además cubren cinco carreteras que pueden ser cubiertas fácilmente por la artillería del fuerte. Los alemanes conocen perfectamente todas las facilidades del fuerte, poseen planos a gran escala y han construido una maqueta a escala real donde han practicado hasta el cansancio la operación. Topografía El fuerte mide 700 metros de ancho en su dirección este a oeste, 900 metros de largo en su dirección norte a sur con un total de 35 casamatas de artillería e infantería. Al lado del Canal Alberto hay una empinada pendiente de 120 metros, en el lado oeste hay un canal artificial de 500 metros de largo que se conecta a la zona inundada del río Geer. Hacia el oeste y el sur se han construido muros y fosos de 6 a 10 metros de altura. El acceso al fuerte se puede realizar por un solo paso y entre las casamatas fortificadas hay corredores subterráneos, de varios kilómetros de largo, que intercomunican las casamatas. Para llegar desde los cuarteles,
  • 46. la tropa debe recorrer distancias subterráneas que les toman de 20 a 30 minutos. Las piezas de artillería son 2 de 120mm y 18 cañones de 75mm. Orden de ataque A las 2:45AM del 10 de Mayo, se da la orden de partida a los planeadores. La ruta es marcada por medio de reflectores de artillería antiaérea, que están ubicados en tramos de 20 Kms en dirección a Aquisgran. Una vez que la flotilla llega a Aquisgran se liberan los planeadores que realizan una maniobras siguiendo una curva, para aterrizar sobre el fuerte, no desde la dirección desde donde vendría un ataque alemán, sino desde el noroeste. Alarma en el fuerte A las 3:10 AM se da una alarma en el fuerte y los efectivos son puestos en alerta máxima. Vigilan en dirección hacia el Este pero todo parece estar tranquilo. Esperan una posible formación de bombarderos alemanes y aprestan sus armas de artillería antiaérea. El primer planeador aterriza en 20 metros en dirección hacia la casamata 29 y en el impacto destruyen la posición antiaérea belga y antes que los sirvientes de la pieza puedan reaccionar, ya tienen encima a los paracaidistas. Vuelan las granadas y el tableteo de las metralletas termina con la resistencia belga. Explosiones Una a una son empleadas las cargas huecas que perforan los blindajes de 25 centímetros de las torres de artillería. Se lanzan las cargas dentro de la fortaleza, mientras los belgas no llegan a entender lo que está pasando. Las piezas de artillería son destruidas totalmente. Falsas casamatas Lo que no sabían los alemanes era que las casamatas 15 y 16 era falsas y consistían de planchas de latón para simular una torre de artillería blindada con bóvedas de 5 metros. Solamente en la casamata 25 hubo algo de resistencia que le costó al Destacamento Granit seis muertos, pero los belgas no pudieron soportar el ataque y fueron aniquilados. Sólo fueron 70 hombres Lo que no supieron los defensores belgas es que la fuerza que los atacó, ni siquiera fue de 85 hombres sino de 70, pues hubo dos percances. El jefe del Destacamento, el Tte. Witzig tuvo un desperfecto mecánico y sólo logró llegar al fuerte a las 8:30AM, después de pedir un JU52 para remolcarlo al objetivo. El suboficial Brendenbeck tuvo otro percance al ser soltado demasiado pronto, pero logró aterrizar en Dueren. Llegó al fuerte por tierra, siendo por tanto el destacamento 2 de este suboficial los primeros soldados alemanes en cruzar la frontera. Vencidos antes de la rendición Los belgas continuaron la resistencia hasta la llegada de la infantería alemana que logró reducir el fuerte a la 1:30PM del día 11 de Mayo. A esa hora se rindió la plaza. Mientras se negociaba la rendición, los alemanes ingresan por el puente de entrada al fuerte que se mantuvo abajo después de salir los parlamentarios con bandera blanca. Al regresar para comunicar las condiciones de la rendición, encontraron a sus compañeros con las manos en alto. El costo de la operación para los alemanes fue de 6 muertos y 20 heridos. Invasión de Francia y Países Bajos (10-5-1940) Al terminar la Primera Guerra Mundial, los países europeos quedaron traumatizados por el conflicto. Esa guerra fue una guerra de posiciones, donde se establecían unas líneas que se mantenían estáticas durante meses. Líneas de Defensa Como Francia y los Países Bajos, no se prepararon para una guerra moderna, dedicaron todo su esfuerzo a crear líneas de defensa fortificadas, las cuales requirieron la inversión de ingentes cantidades de dinero, tiempo y mano de obra para establecerlas. Las tácticas y estrategias militares aliadas se detuvieron en 1918. La más famosa de esas fortificaciones, fue la Línea Maginot que se extendía a todo lo largo de la frontera entre Francia, Alemania, desde Suiza hasta Luxemburgo. Alemania, que no podía quedarse atrás, construyó su Línea Sigfrid. La defensa de los territorios de Francia y los Países Bajos giraba alrededor de la supuesta inexpugnabilidad de dicha línea y para tal efecto los franceses dispusieron sus ejércitos a partir de la Línea Maginot, siguiendo por la frontera de Bélgica hasta alcanzar la costa Atlántica. Por su parte, los belgas construyeron el Fuerte Eben Emael, que se encontraba entre la localidad del mismo nombre y el canal Alberto. Las defensas, por supuesto, miraban hacia Alemania. Planes de Batalla de Francia y Alemania El Plan Dyle Francés De acuerdo al Plan Dyle francés o Plan D de los Aliados, la disposición de las fuerzas francesas conformaba una línea que empezaba en Calais y terminaba en la Línea Maginot con la ubicación en esas líneas del 7mo Ejército a partir de la costa, seguido de la Fuerza Expedicionaria Británica (FEB) y luego el 1er Ejército francés. Esta porción de la línea conformaba las fuerzas más poderosas y capaces de contener un asalto alemán que, estaban seguros los aliados, tratarían de envolver París desde el norte, como en la Primera Guerra Mundial. Al
  • 47. 1er Ejército le seguía el débil 9no Ejército que cubría el Bosque de las Ardenas, por donde los franceses e ingleses, estaban seguros, que los alemanes no se atreverían a cruzar. Luego seguían los también débiles 2do y 3er ejércitos, este último cubriendo el tramo final de la Línea Maginot en la frontera con Luxemburgo. Si, como los aliados esperaban, los alemanes amenazaban a los Países Bajos desde el norte, el 7mo Ejército, la Fuerzas Expedicionaria Británicas y el 1er Ejército francés adelantarían sus líneas hacia el río Dyle donde tendrían una defensa natural a su favor. Por otro lado, cerrarían en abanico, aglutinando fuerzas, en dirección a la frontera entre Holanda y Alemania. En el sur, quedarían las reservas de los ejércitos 10, 7, 6 y 2. Un plan perfecto... según ellos. El Plan Amarillo Por supuesto, que si los alemanes hubieran adoptado la estrategia de la Gran Guerra, las cosas les habrían salido mal, pues la invasión les hubiera costado muchos cientos de miles de vidas. Por el contrario, adoptaron el Plan Amarillo del General Manstein, basado en las teorías de la Blitzkrieg de Guderian. El plan consistía en presionar al norte, con el Grupo de Ejércitos B de von Bock, para que las fuerzas aliadas hicieran el movimiento lógico hacia el noreste, mientras que el Grupo de Ejércitos A de von Rundstedt metía 7 Divisiones Panzer en el Bosque de las Ardenas y una punta de lanza, al mando del propio Guderian, que desde Luxemburgo y el sur de Bélgica se dirigió en dirección a Calais, es decir la retaguardia de las líneas más fuertes aliadas, las cuales al avanzar hacia el norte le dejaban la vía libre a los Panzers. La 7ma División Panzer estaba al mando de uno de los generales alemanes más exitosos de la guerra, el General Rommel, que en esta oportunidad estaba bajo las órdenes de su gran maestro, el General Guderian. Mapa general de la Campaña de Francia La Blitzkrieg en acción La Blitzkrieg puesta en práctica en Polonia volvió a dar resultados, pues las fuerzas aliadas quedaron acorraladas y no les quedó otra alternativa que embolsarse alrededor de Dunkerke, plan que los ingleses habían establecido de antemano, para poder evacuar sus fuerzas por el único puerto viable de la zona. El frente los días 12 y 13 de Mayo de 1940 Los caminos franceses estuvieron totalmente bloqueados por civiles y militares tratando de escapar hacia el sur, mientras los alemanes instalaban estaciones de radio, en apariencia francesas, para irles indicando a los civiles cuales eran las vías que debían tomar para escapar de los invasores. Por supuesto que las vías eran las que congestionaban más los caminos que bloqueaban a las fuerzas aliadas, mientras mantenían libre aquellas que les servían de rutas de abastecimiento a los alemanes. Dinant los días 14 y 15 de Mayo de 1940 Como parte de la Blitzkrieg, la aviación golpeaba la retaguardia aliada en los puntos coordinados por radio con las fuerzas terrestres, mientras que fuerzas paracaidistas aterrizaban detrás del enemigo para preparar el camino a los blindados. Un arma que resultó letal para los aliados, fue el cañón antiaéreo 88 que era usado en su versión antitanque.
  • 48. Sedan el día 14 de Mayo de 1940 Vano intento aliado Uno de los intentos para contener a las fuerzas de Guderian, ocurrió el 21 de Mayo en Arras, cuando acorazados ingleses (74 carros y 3 batallones de infantería), trataron de cortar a la 8ava Panzer Divisionen, pero fueron interceptados por la 7ma Panzer de Rommel, quien desbarató el ataque con ayuda de los Stukas. El 27 de Mayo, las fuerzas de Guderian estaban en Calais El frente entre los días 14 y 24 de Mayo de 1940. Luego de Las Ardenas, las fuerzas alemanas flanquean por el sur y presionan a los aliados contra el mar, quedando cercados el 1er Ejército Francés, la Fuerza Expedicionaria Británica y el Ejército Belga en Flandes. Entre los días 14 y el 24 de Mayo de 1940 se completa el cerco. Primer error alemán En lo que se constituyó en un enigma de la campaña, de improviso, Hitler ordenó detener la marcha de las fuerzas Panzers, para que la Luftwaffe terminara el trabajo. Ahí se cometió el primer error de la campaña de Francia, pues Goering no tenía realmente un plan para realizar tal tarea y a ello se unió el mal tiempo reinante en la zona. Cuando Hitler ordena reiniciar el avance de los acorazados, ya era tarde para capturar a la Fuerza Expedicionaria Británica, la cual, preparada con tiempo para la evacuación, logró salvar al grueso de la fuerza. Dunkerque, 25 a 31 de Mayo de 1940 Dunkerke Entre los días 25 y 31 de Mayo, los alemanes presionan a las fuerzas aliadas acorraladas alrededor de Dunkerque, mientras unidades de infantería refuerzan el flanco sur y aseguran la ribera norte del río Somme con varias cabezas de puente en la ribera sur. De cualquier forma, la suerte de Francia y los Países bajos estaba echada. En menos de un mes, la Blitzkrieg eliminó toda resistencia aliada. Entre el 26 de Mayo y el 2 de Junio, la resistencia aliada se limitó a proteger el perímetro de Dunkerke, por donde escaparon los ingleses y un reducido grupo de tropas francesas y belgas. Del 5 al 12 de Junio Las fuerzas alemanas giran al sur y ocupan París el día 14. De allí se dirigen al sur hasta la frontera española. La línea Wygand Mientras los alemanes estaban acorralando a los aliados en Dunkerque, los franceses prepararon las defensas en la Línea Defensiva Weygand al sur del Somme. El frente durante los días 4 al 14 de Junio de 1940. Luego de la rendición de las fuerzas francesas y belgas y la huida de los británicos, las fuerzas alemanas consolidaron toda el área al norte del río Somme y prepararon la ofensiva final hacia el sur. Asalto final y Armisticio. Las fuerzas alemanas comenzaron la ofensiva al sur del Somme, en dirección a París el día 4 de Junio. Mientras las fuerzas acorazadas alcanzaban París el día 14, se reagrupaban los ejércitos que lanzarían la última ofensiva hacia el sur.
  • 49. El frente entre el 4 al 22 de Junio de 1940 A Francia, no le quedó otra alternativa que aceptar las condiciones del alto al fuego impuesta por los alemanes y en consecuencia el 22 de Junio de 1940, se firma el armisticio en Compiegne. De acuerdo con el armisticio, las tropas alemanas se retiran del sur de Francia donde se establece el gobierno francés, usando como capital a la ciudad de Vichy. Cabe resaltar que la Línea Sigfrid, fue rodeada y se rindió sin mayor trámite y el Fuerte Eben Emael con una dotación de 1200 hombres, fue reducida mediante una fuerza de asalto de sólo 85 hombres, que aterrizaron sobre la fortaleza, sin que de ella saliera un solo disparo de cañón. Caída de Rotterdam: Capitulación de Holanda (14 -5-1940) La acción que sella la derrota de Holanda es la caída de Rotterdam. Esta ciudad y puerto de los Países Bajos en la Holanda meridional se comunica con todo el país por mar y por medio de la gran red de canales del río Rhin. Objetivos Cuando se inicia la invasión, uno de los principales objetivos era el Fuerte Eben Emael, el Canal Alberto y sus puentes en Bélgica. En Holanda era el puerto de Rotterdam y los puentes Moerdijk, Rotterdam y Dordrecht que se encuentran en la desembocadura del Rhin y del Mosa. Por ahí debían pasar los tanques del General Rudolf Schmidt del XXXIX Cuerpo de Ejército. Junkers Ju 87 Stuka Las fuerzas Las acciones son encomendadas a las tropas aerotransportadas, cuyos paracaidistas debían formar las cabezas de puente para asegurar los accesos hasta la llegada de las fuerzas blindadas. Coincidiendo con la teoría de la Blitzkrieg, la aviación prestaba el apoyo necesario mediante los bombarderos en picada Stuka, los Heinkel y los transportes Junkers 52. Estos últimos tenían una misión muy importante y era asegurar los aeropuertos y carreteras detrás de las líneas enemigas, manteniéndose firmes hasta la llegada de los Panzers y la infantería.
  • 50. Paracaidista alemán Mando holandés Las fuerzas armadas holandesas estaban bajo las órdenes del General Winkelman y la plaza de Rotterdam bajo el comando del Coronel Scharoo. Sacro confía en las posibilidades de las fuerzas holandesas, pues no creía mucho en la superioridad de los alemanes quienes serían contenidos por la Waterlinie. Las defensas La carretera La Haya-Rotterdam era de vital importancia para los planes alemanes, pero no contaban con que los holandeses estarían preparados para recibir a los transportes que aterrizarían en las carreteras. Todo ello ocurrió debido a que el Coronel Hans Oster de la Abwehr le comunicó al agregado militar holandés en Berlín la fecha del ataque. Bote neumático alemán El 10 de Mayo despegan los Ju 52 llevando a las fuerzas de la 22 División Aerotransportada totalmente equipadas. Al llegar, la primera oleada, al punto de aterrizaje los Ju 52 se estrellan contra las barras de hierro que los holandeses habían clavado en las carreteras, para impedir el tráfico de los blindados. Los aviones volcaron y se destrozaron o se incendiaron. La infantería holandesa parapetada a los lados de las carreteras, dispara contra las tropas alemanas que tratan de salir de los aviones destrozados y contra los aviones que tratan de aterrizar o de abortar el aterrizaje. Algunas tropas logran agruparse y formar una pequeña línea defensiva, mientras los demás aviones se alejan de la trampa. Los demás aviones en su base de Sennelager listos para despegar son alertados por radio y abortan la misión.
  • 51. Puente Moerdijk En el aeródromo Rótterdam-Waalhaven y en los puentes de Moerdijk la misión alemana se realiza exitosamente con el apoyo de los Stuka que bombardean las defensas holandesas. Los paracaidistas alemanes saltan en las inmediaciones de los puentes, en la carretera y línea férrea, capturándolos. Junkers Ju 52 Waalhaven El aeropuerto de Waalhaven es capturado por el asalto de los paracaidistas del 3er Batallón del 1er Regimiento al mando del capitán Karl-Lothat Schulz. Una vez formada la cabeza de puente los Ju 52 aterrizan llevando a las tropas aerotransportadas. Antes de que los holandeses puedan darse cuenta, a pesar de su resistencia tratando de derribar a los Junkers, el aeródromo está en manos alemanas. Cambio de planes El General Graf Sponeck tiene como misión entrar en La Haya con fuerzas de la 22 División, después de capturar los aeropuertos de Katwijk, Ypenburg y Loosduinen en las suburbios de la capital, debe ocupar el Palacio Real y las oficinas de gobierno. Los holandeses están preparados. En Ypenburg derriban a todos los transportes menos 2 que logran escapar. La segunda oleada lleva al propio general Sponeck y se encuentra con la pista llena de aparatos derribados poco antes de aterrizar. Sponeck ordena proseguir al aeródromo de Loosduinen donde se encuentran con el mismo panorama de aviones destruidos. Finalmente los Ju 52 aterrizan en un claro seguidos por los demás aparatos. Sponeck logra reunir un millar de soldados y se comunican por radio con el comando del General Kesselring quien le ordena que abandone el ataque a La Haya y se dirija a Rotterdam Puente Willemsbrücke en Rotterdam se encuentra otro objetivo importante que es el Willemsbrücke sobre el río Nuevo Mosa. Este puente es vital para tomar el puerto de Rotterdam y asegurar la llegada de refuerzos. Se utiliza a los especialistas de la 11 Compañía del 16 Regimiento de Infantería y la 11 de paracaidistas. Estas tropas al mando del Tte. Schrader llegan a la escena en viejos hidroaviones He-59. Esos efectivos están equipados con balsas neumáticas y luego de tocar agua al norte del puente se lanzan al río y capturan el puente y otros aledaños. Heinkel He 59 Hacia el frente, en tranvía Los paracaidistas se lanzan en un estadio de fútbol y forman una fuerza de 50 hombres que ya se encuentra en medio de la ciudad. Atraviesan Feyenoord pero nadie los reconoce, debido a que el casco de los paracaidistas es redondo y no tiene la protección en la nuca. Los pocos habitantes que caminan por las calles a las 6:30 AM, los toman por tropas holandesas, pues hasta los uniformes son diferentes a los grises de la infantería. Para llegar lo más rápido posible, se dividen en dos grupos; una parte aborda un tranvía después de someter al conductor y el otro grupo lo hace en automóviles civiles. Al llegar al Willemsbrücke encuentran a los hombres de la 11 Compañía que defienden la cabeza de puente. Los holandeses se defienden con todo y diezman a los atacantes que ven reducidas sus fuerzas de 170 hombros a apenas 60, hasta que llegan las fuerzas del 16 Regimiento de Infantería que aterrizó en Waalhaven. Se acaba el tiempo El 14 de Mayo, la lucha es desesperada, hasta que surgen en escena las fuerzas avanzadas del General Hubicki, cuyos blindados refuerzas a las tropas alemanas. La defensa holandesa es ventajosa porque mantienen posiciones estratégicas, mientras que las fuerzas alemanas están separadas, unas al norte y otras al sur. La lucha es pareja y el tiempo se acaba. Los mandos alemanes deciden que es tiempo de terminar con la resistencia holandesa tratando de evitar pérdida de vidas civiles. El coronel Scharroo sigue pensando que tiene la situación bajo control.
  • 52. Heinkel He 111 Orden de bombardeo Los alemanes conminan a los holandeses a rendirse puesto que en cualquier momento la ciudad puede ser bombardeada. Scharroo se mantienen firme y no quiere tranzar. El comandante del 18 Ejército General von Küchler ordena terminar cuanto antes la operación. Scharroo no cede y a las 13:00 despegan los he 111 que tienen como objetivo Rotterdam 13:30 PM Se determina que la señal luminosas roja indicará que las tropas holandesas capitularon y deben cambiar el objetivo a las fuerzas británicas en Amberes. Las escuadrillas llegan a la ciudad en medio de espesa neblina. El primer grupo de aviones al mando del Tte. Höhne lanza las primeras bombas marcadoras, mientras los generales Student y Schmidt se percatan que la ciudad será destruida. Ordenan lanzar una bengala roja, aunque las fuerzas holandesas no han capitulado aún, pero la niebla impide que los aviones que siguen a la escuadrilla marcadora puedan ver la señal. Hóhne ordena cambio de rumbo pero ya el infierno se desata sobre la parte antigua de Rotterdam Mueren 900 civiles, 30 mil casas de madera son destruidas en 700 acres y Scharroo viendo que es inútil toda resistencia capitula. Operación Dynamo (27-5-1940) A fines de mayo de 1940, la situación de la Fuerza Expedicionaria Británica en Francia era desesperada, al quedar acorralada en la ciudad de Dunkerque. Todo hacía presagiar que si el Alto Mando Británico ordenaba la resistencia hasta el último hombre, el resultado sería una masacre de proporciones incalculables. quot;Dunkerquequot;: Acuarela del pintor C. Cundall Súbitamente las fuerzas alemanas detuvieron su avance y el frente se estabilizó a 250 km de la costa. Viendo que había la posibilidad de realizar la evacuación, inmediatamente los británicos pusieron en marcha la Operación Dynamo (Dínamo) que se llevó a cabo entre los días 27 de mayo y 4 de junio de 1940. En nueve días 337 mil soldados del ejército anglo-francés de los cuales 224.535 eran soldados británicos y 112.546 eran franceses, lograron ser evacuados. En la operación participaron 32 buques de guerra británicos acompañados por 635 embarcaciones auxiliares voluntarias, o requisadas, de todos los tipos imaginables, yates, barcos pesqueros, remolcadores, chalupas etc. Los grandes barcos mercantes no podían ser empleados debido a que las aguas de Dunkerque son muy bajas, aún hoy cuando la marea está baja es posible ver los restos de los buques hundidos. Por tanto la operación requería de gran número de naves de poco calado, las que siguieron una de tres rutas: La Ruta “Y” desde el faro de North Goodwin hasta la boya Kwinte a norte y de ahí a lo largo de la costa hasta Dunkerque con rumbo sur. La Ruta “X” desde el mismo faro, directamente hasta las playas francesas y la Ruta “Z” desde Dover hasta la boya No. 6 y de ahí al norte hasta Dunkerque. La primera de las rutas era la más segura y la más peligrosa era la Ruta “Z” porque se aproximaba a Calais, donde los alemanes habían ya desplazado la artillería de campaña y los temibles antiaéreos 88.
  • 53. Lo importante era embarcar... Después confiar en la buena suerte. Otro peligro para las naves de rescate era la cantidad de desperdicios flotando, todos restos de los barcos hundidos y además de las minas, los submarinos alemanes y las lanchas torpederas. A eso se añadía la gran cantidad de cadáveres que flotaban a la deriva en toda la costa. En la ruta de regreso, los barcos cargados de soldados se detenían por los restos flotantes causando un embolsamiento de buques, que se exponían al ataque de los aviones alemanes. Por otro lado, en la noche, por seguridad, las embarcaciones navegaban sin luces provocando colisiones y mayores retrasos. En las playas de Dunkerque, cualquier cosa servía para hacer un espigón de atraque para las pequeñas embarcaciones. Como lo que sobraban eran vehículos y desperdicios, estos eran acumulados en las orillas para servir de punto de atraque a las embarcaciones menores. Las pérdidas en buques fue tan grande que el Almirantazgo Británico ordenó que los destructores, que eran las naves más idóneas para la evacuación, pero que eran vitales para la defensa de Gran Bretaña, abandonaran la operación dejando sólo las naves más antiguas y los barcos auxiliares. El día 4 de junio a las 02:23, fue suspendida la Operación Dynamo, al resultar para entonces imposible acercarse a la playa. La ofensiva alemana se había reanudado y los 40.000 hombres que quedaban en el sector no podían ya ser rescatados. Los franceses trataron de abrirse paso al interior en un quot;sálvese quien puedaquot; con la ventaja de estar en casa, pero los británicos optaron por la rendición. Pese al éxito de la evacuación, 700 tanques, 2400 cañones y 50.000 vehículos de todas clases fueron abandonados en las playas de Dunkerque, y en el mar, 235 embarcaciones habían sido hundidas. Los británicos dejaron en Francia 68.111 hombres muertos y los franceses habían sufrido 2.000.000 de bajas de las cuales 90.000 eran muertos, el resto eran prisioneros, heridos y desaparecidos. Evacuación británica de Creta (28-5-1940) Iniciadas la invasión alemana de Yugoslavia y Grecia, el Alto Mando Británico sabía que toda resistencia era inútil. Los impreparados y mal equipados ejércitos yugoslavo y griego habían sucumbido a la poderosa Wehrmacht apoyada por la impecable cobertura aérea de la Luftwaffe, y por su parte las fuerzas británicas también se encontraban incapaces de detener el avance alemán. Ante la inevitable derrota, sólo les quedaba como opción la retirada a Creta desde los puertos griegos de Sphakia y Heraklion y para ello, desde Londres radiaron la orden de retirada.
  • 54. Generales Blamey, Wilson y Freiberg en Grecia, 1941 En el Campo Kokinia a las afueras de Atenas, hileras de camiones eran, cargados con las pertenencias de altos oficiales y diplomáticos, mientras las fuerzas alemanas avanzaban por la costa de las Termópilas a lo largo del Golfo de Corinto. Para la protección del Peloponeso el General Wilson trasladó dos escuadrones del 4to de Húsares a la zona de Patras para impedir cualquier intento de desembarco alemán desde Naupaktos y le encargó a la Misión Yak -una suerte de grupo de comandos expertos en demoliciones al mando de Peter Fleming- el bloqueo de la carretera entre Missolonghi y Naupaktos para retrasar el mayor tiempo posible el inevitable avance alemán por la costa occidental. Toda la Bahía del Pireo fue bloqueada con restos de buques semidestruidos por los bombardeos dejando libres, hasta último momento, los muelles de embarque. Como parte de la evacuación, al atardecer del día 22 de abril unos 40 prisioneros alemanes fueron llevados a las bodegas del buque SS Elsi, custodiados por soldados australianos. El barco zarpó con todos los civiles que pudo recibir y llegó a salvo a la Bahía de Suda en Creta, el 29 de abril, donde desembarcaron justo antes que aparecieran los Stukas y lo enviaran al fondo del mar. Soldados griegos en Albania 1940. El mismo día 22, miembros femeninos de la Casa Real Griega abordaron un hidroavión Sunderland en Phaleron, porque el barco en el que debían ser transportados fue hundido el día anterior mientras estaba acoderado al muelle. Entre los reales pasajeros se encontraban Frederica, Princesa de la Corona y sus dos hijos; Constantin, que luego perdió el trono de Grecia y Sophia, que hoy es reina de España, acompañadas por una nana escocesa. Para efectos protocolares, Joyce Britten-Jones, amante del Rey Georgios fue nombrada quot;Dama En Esperaquot; de la Princesa de la Corona. Joyce Britten-Jones ha sido una de las pocas concubinas reales de la historia que ha sido recordada con admiración, porque nunca estuvo involucrada en entredichos o intrigas palaciegas y en buena cuenta se comportó admirablemente en las épocas de crisis. El esposo de la Britten-Jones era un alcohólico capitán del Black Watch, un cuerpo de los Highlanders, que fue Ayuda de Campo del Virrey de la India cuando el Rey Georgios visitó ese país después de ser reinstalado en el trono de Grecia en 1935 por el General Kondylis. Georgios se divorció de la Princesa Elizabeth el 6 de julio de ese año. En esas circunstancias Georgios II y la señora Britten-Jones se conocieron y comenzaron su relación adúltera. La influencia británica de Britten-Jones sobre el rey de Grecia hizo que el Primer Ministro Eden exigiera un pasaje aéreo para llevarla a Grecia desde Londres, vía El Cairo, en el mes de Marzo. Sin embargo el esfuerzo
  • 55. hecho por los miembros de seguridad no pudo impedir que se filtrara la noticia de su viaje. En el mismo avión se encontraba el General Charles De Gaulle, quien exigió que primero descendiera de la nave la señora Britten- Jones para él hacerlo inmediatamente después acompañado por los acordes de La Marsellesa. Finalmente, a comienzos de abril, Joyce Britten-Jones llegó a Atenas, poco después que Alemania inició la invasión de Grecia. Neozelandeses capturados por el Grupo Ramcke El Rey Georgios II, junto con su hermano Paul, Príncipe de la Corona, y una comitiva compuesta por el Premier Emmanuel Tsouderos, Sir Michael Palairet y el Coronel Blunt Agregado Militar británico, abandonaron Grecia al día siguiente en otro hidroavión Sunderland. Antes de partir, el Coronel Blunt tuvo un altercado con Peter Fleming reclamándole a Fleming que la Misión Yak se había formado para operar detrás de las líneas enemigas protegiendo la evacuación y si la Misión Yak se dirigía a Creta se convertían en desertores. El protegido de Churchill no hizo el menor caso a la advertencia. Peter Fleming y la Misión Yak se embarcaron en el vapor Kalanthe, totalmente lleno de civiles, personal de la embajada y oficiales de alto rango, quot;para protegerlo de los ataques aéreosquot; con cuatro ametralladoras Lewis. Durante la noche el Kalanthe cruzó el archipiélago de Milos y al amanecer se ocultó en la isla desierta Poliaigos desembarcando a los pasajeros que permanecieron en ella todo el día. La tripulación griega se mantuvo a bordo haciendo reparaciones y con las calderas funcionando para zarpar apenas fuera necesario. En el buque permaneció también la Misión Yak como medio de protección, pero Peter Fleming no pudo controlar su espíritu de explorador y bajó a tierra regresando en la tarde. Pasadas las 5 PM aparecieron en el horizonte tres bombarderos Junkers 88 y las ametralladoras Lewis entraron en acción. En la primera pasada las bombas erraron el blanco pero después una cayó en medio del buque. El Kalanthe voló y la explosión mató a nueve e hirió a seis personas, entre tripulantes y pasajeros. Peter Fleming resultó ligeramente contuso al igual que muchos pasajeros y otros miembros de la Misión Yak. Tres días después, los supervivientes y heridos fueron rescatados por isleños de Kimolos que aparecieron en un caique o perama (pequeña embarcación a vela de dos mástiles). Vientos en contra obligaron a la embarcación a recalar en la isla volcánica Santorini, pero poco después una erupción volcánica hizo entrar en pánico a los náufragos pensando que se trataba de otro bombardeo. Afortunadamente en Santorini había un pequeño vapor de carga que llevaba a Creta a un pequeño destacamento de la policía. Los náufragos abordaron la nave y se dirigieron a Creta, llegando a Heraklion sin mayores novedades. Se dice que en El Cairo, Fleming se puso un vendaje en la cabeza y se colgó en el pecho una condecoración de la Orden de Servicios Distinguidos obtenida con quien sabe qué subterfugios. Fleming era envidiado por muchos en Atenas y El Cairo debido al tratamiento especial que recibía porque su padre fue amigo de Churchill y por ello se puede dudar un poco sobre este episodio, aunque cuando se trata de evitar ser capturado cualquier cosa vale. A todo esto, en Atenas el olor a papeles quemados inundaba la ciudad. De la Embajada Británica y el Hotel Gran Bretaña se elevaban pequeñas columnas de humo procedentes de las piras de documentos, especialmente los de material cifrado y los libros de códigos, incinerados por explícitas órdenes de Londres. Los efectivos de la división cretense la pasaron peor, porque quedaron cercados en un bolsón junto con sus familiares cercanos en el frente albanés. El General Papasteriou, Comandante en Jefe de la unidad se las arregló para escapar a Creta abandonando a sus hombres. La libertad no le duró mucho tiempo pues fue asesinado en Kastelli Kissamou por un sargento de policía durante una violenta protesta debida precisamente a la deserción del general. Después de la evacuación británica de Grecia, Churchill le envió al General Wavell en Egipto un mensaje diciendo: quot;Hemos pagado nuestra deuda de honor con mucho menos pérdidas que las que me temía.quot; En efecto, los británicos perdieron 2000 hombres, entre muertos y heridos más 14.000 que fueron hechos prisioneros de los 58.000 efectivos enviados a Grecia. En cuanto a material el asunto fue dramático. En su desesperación por huir, los británicos abandonaron 104 tanques, 40 cañones antiaéreos, 192 piezas de artillería de campo, 164 cañones antitanques, 1812 ametralladoras, 8000 vehículos de transporte, 209 aviones de los cuales 72 fueron derribados, 55 destruidos en tierra por la Luftwaffe y 82 destruidos durante la evacuación. Además dejaron regados por los caminos una incalculable cantidad de material, suministros y municiones. Estas enormes pérdidas no justificaron los deseos de Churchill de animar a EEUU para unirse en la lucha contra Alemania, pues Roosevelt no se dio por enterado, aunque influyó en el Congreso para la sanción de la Ley de Préstamos y Arriendos. Pero, lo peor no había pasado, los alemanes no podían dejar Creta en manos británicas, porque para los Balcanes constituía una seria amenaza. Publicado: Marzo/22/2008
  • 56. Actualizado: 04/09/2009 19:15:42 ¡Este artículo ha sido actualizado después de tu última visita! - LIBRO: Crete, the battle and the resistance por Antony Beevor Operación Cycle (10-6-1940) Antes de empezar la guerra, la Fuerza Expedicionaria Británica contaba con dos divisiones en Francia, la 1ª División Blindada y la 51ª División Highlanders. Además, entre civiles y militares, habían unos 150.000 hombres empleados en las bases y en comunicaciones, los cuales al momento en que el Gabinete de Guerra Británico tomó la decisión de evacuar a todas las fuerzas y la mayor cantidad de equipo posible, ya no eran necesarios en Francia y por tanto debían ser los primeros en ser retirados del continente. Pero para retirar tan enorme número de hombres era necesario enviar una fuerza de apoyo que fue la 52ª División. Concluida la Operación Dynamo, mediante la cual el grueso de la Fuerza Expedicionaria Británica más efectivos franceses y polacos fueron evacuados de Dunkerque, los mandos militares británicos hicieron un balance de las tropas Aliadas en la costa francesa. Siendo muy numerosas, el Gabinete de Guerra tomó la decisión de intentar el rescate del mayor número de rezagados que fuera posible, antes de que se vieran forzados a rendirse. Destructor HMS Vega Como parte de la Operación Ariel los británicos consideraron el bloqueo del puerto de Dieppe. El 10 de junio, el capitán G. A. Garnons-Williams al mando del destructor HMS Vega recibió órdenes de hundir dos de los destructores de su flotilla en la entrada del canal, el tercer buque minó la salida para evitar el bloqueo de la entrada al puerto. Destructor HMS Codrington. El 4 de diciembre de 1939 llevó al Rey George IV en una visita rápida a Francia
  • 57. El 01 de junio el HMS Codrington evacuó al General Montgomery en Dunkerque y el día 10 a la familia real de Holanda. Antes del bloqueo de Dieppe, a fines de mayo, una compañía de demolición fue encargada de destruir las instalaciones del puerto de Le Havre, antes que la Luftwaffe bombardeara continuamente el área hasta el día 7 de junio, causando la destrucción de todas las instalaciones portuarias. El día 9 de junio, el destructor HMS Codrington líder de la 19ª Flotilla de Dover, compuesta por ocho destructores británicos y canadienses, más embarcaciones menores, salieron de Portsmouth y se estacionaron al día siguiente en aguas afuera de Le Havre, listas para evacuar al resto de las tropas. En botes y chalupas desembarcaron grupos encargados de organizar la evacuación. La 51ª División británica junto con fuerzas francesas se replegaron hacia Le Havre después del ataque alemán desde Rouen hasta St. Valery-en-Caux. Hubo bombardeos de la Luftwaffe, pero aparte del hundimiento del HMS Bruges, entre el 12 y el 13 de junio, con el apoyo de cazas británicos pudieron evacuar un total de 11.059 efectivos. Destructor HMS Ambuscade En St. Valery-en-Caux, parte de los efectivos de la 51ª División y fuerzas francesas quedaron embolsadas por fuerzas Panzer. La noche del día 11, cuando los británicos quisieron intentar el rescate, los franceses recibieron la orden de deponer las armas y con ello el intento quedó frustrado pues los alemanes se encontraban muy cerca y ocupaban las alturas del puerto haciendo imposible la aproximación de los buques. Un intento británico para desalojar a los alemanes de las alturas fue rápidamente repelido y seis mil hombres incluyendo el Estado Mayor de la 51ª División Highlanders se rindieron. En el mar, 67 mercantes y 140 embarcaciones menores, la mayoría sin equipos de radio, deambularon ante la costa rescatando algunos extraviados en las playas. Los destructores HMS Bulldog, HMS Boadicea y HMS Ambuscade fueron dañados por la artillería de campaña alemana. Así terminó la Operación Cycle, pero no la evacuación de todas las tropas rezagadas. Destructor HMS Bulldog Publicado: Julio/28/2006 Actualizado: 04/09/2009 19:16:08 ¡Este artículo ha sido actualizado después de tu última visita! Operación Ariel Antes de empezar la guerra, la Fuerza Expedicionaria Británica contaba con dos divisiones en Francia, la 1ª División Blindada y la 51ª División Highlanders. Además, entre civiles y militares, unos 150.000 hombres empleados en las bases y en comunicaciones, los cuales al momento en que el Gabinete de Guerra Británico tomó la decisión de evacuar a todas las fuerzas y la mayor cantidad de equipo posible, ya no eran necesarios y por tanto los primeros en ser retirados del continente. En cambio, para apoyar la evacuación de todas sus fuerzas, los británicos enviaron a la 52ª División.
  • 58. quot;Dunkerquequot;. Acuarela de C. Cundall Concluida la Operación Dynamo, mediante la cual el grueso de la Fuerza Expedicionaria Británica más efectivos franceses y polacos fueron evacuadas de Dunkerque, los mandos militares británicos hicieron un balance de las tropas Aliadas en la costa francesa. Siendo muy numerosas, el Gabinete de Guerra tomó la decisión de intentar el rescate del mayor número de rezagados que fuera posible, antes de que se vieran forzados a rendirse. Era parte de la operación incentivar mediante coacción psicológica, la evacuación del mayor número posible de empleados y obreros especializados de las bases, astilleros y puertos franceses, los cuales eran necesarios para reforzar el esfuerzo de guerra británico, evitando que fueran utilizados por los franceses y alemanes después del armisticio. El inicio de la operación fue fijada para el día 15 de junio de 1940. Operación Ariel El 14 de junio París fue ocupado por fuerzas alemanas. La Operación Ariel comenzó el 15 de junio de 1940 en el puerto de Cherburgo y continuó durante 10 días. Con la enorme flota mercante y pesquera británica y de los barcos de guerra y cargueros franceses que pudieran escapar de Francia, fueron evacuados los rezagados desde las playas cercanas a los puertos de Saint-Malo, Brest, Sainte-Nazaire y La Pallice, en la costa atlántica francesa, hasta la frontera con España. Incluso se utilizaron trasatlánticos que sólo meses antes transportaban turistas, como el SS Arandora Star, SS Strathaird, SS Otranto, SS Lancastria, el SS Ettrick y los polacos Batory y Sobieski, además de otros. Las fuerzas navales de superficie alemanas no eran suficientes como para tomar el control de las aguas del Canal Inglés (Canal de la Mancha) y eso era algo que les permitiría a los británicos intentar la evacuación de las fuerzas rezagadas. Hoy se sabe que apenas había 7 submarinos alemanes operando en la zona y estaban en desventaja al no poder maniobrar con facilidad en aguas poco profundas. Por otro lado, los británicos sabían que el Gran Almirante Raeder no arriesgaría los grandes buques de la Kriegsmarine para impedir la evacuación, porque en Dunkerque tampoco tomó ese riesgo. Difícilmente podrían haber salido de puertos alemanes sin ser detectados por las patrullas británicas y en Scapa Flow, la Flota Metropolitana estaba lista para intervenir si ello hubiera ocurrido.
  • 59. Le Havre Al mando del General Charbonneau, los franceses establecieron dos líneas de defensa en el Puerto de Brest. La primera línea formaba un semicírculo a 30 Km. del puerto y la segunda se hallaba en otro semicírculo de entre 12 y 15 Km. del centro de Brest. Para evitar un inútil derramamiento de sangre, el Mariscal Petain había ordenado cesar el fuego, mientras negociaba el armisticio con los alemanes. Las unidades británicas rezagadas al mando del Coronel W.B. Mackie, eran asistidas por personal del destructor HMS Broke para destruir todo el material y estructuras de los puertos, mientras oficiales navales supervisaban la evacuación. Para el 17 de junio todas las tropas que estaban fuera de la línea del frente habían sido evacuadas. Desde el puerto de Brest hasta el 18 de junio embarcaron 28.145 británicos y 4439 soldados franceses, polacos y canadienses. Los franceses estaban muy molestos por la huida de las tropas británicas, y en los meses y años siguientes esos sentimientos se harían sentir en los altos mandos de ambos países en Londres. La línea del frente se encontraba inexplicablemente detenida a más de 250 Km. de la costa, pero el ataque de la Luftwaffe continuaba en el puerto de Brest, mientras las aguas del puerto eran minadas por los aviones alemanes. Sin embargo los franceses lograron embarcar 900 toneladas de oro y divisas del Banco de Francia zarpando rápidamente rumbo a Canadá y las colonias francesas de África. Terminada la evacuación fueron incendiados los depósitos de combustible en los puertos. Acorazado Jean Bart en Casablanca Durante la tarde del día 18 de junio el Almirante Laborde ordenó que todas las unidades navales francesas, más de 70 buques de la armada y 28 mercantes, zarparan rumbo al África. Al mando del General Béthouart, en todas las naves se embarcaron el mayor número de las derrotadas fuerzas procedentes de Noruega. En los puertos
  • 60. franceses quedaron dos buques británicos, el mercante Dido de 3500 toneladas y el barco de cabotaje Luffworth de 279 toneladas. Para los británicos el nuevo acorazado francés Jean Bart que estuvo en dique seco fue una preocupación y enviaron al Vicealmirante T.J. Hallet en el destructor HMS Vanquisher para asegurarse que la nave no cayera en manos de los alemanes. Trabajando aceleradamente el personal del dique seco logró terminar los trabajos y el día 19 salía del dique. Hubiera querido Hallet que el Jean Bart se dirigiera a un puerto inglés, pero una vez en la bahía se aproximaron destructores franceses para escoltarlo a Casablanca. Hallet se quedó con los crespos hechos esperando en la Bahía Quiberon pero impotente al ver que la flotilla francesa tomaba rumbo al sur para dirigirse a Casablanca. Tres buques fueron hundidos por acción de las minas magnéticas, el Capitán Maurice Eugene de la Société Les Cargos Algériens con una carga de vinos en las bodegas se hundió cerca al arrecife de Vandée después que sus 39 tripulantes lograron ponerse a salvo. El remolcador Provençal se hundió luego de la explosión de una mina y la corbeta francesa Amiens de la Clase Vauquois de 850 toneladas, sucumbió de igual forma. HMS Arethusa Ese mismo día 18 empleados de la embajada británica junto con el embajador Sir Ronald Campbell procedentes de Burdeos embarcaron en el HMS Arethusa. Campbell se quedó unos días más embarcándose finalmente en el HMS Galatea buque insignia del Almirante A. T. B. Curteis comandante del 2º Escuadrón de Cruceros. El HMS Arethusa regresó a Londres el día 20 llevando al Presidente de Polonia y parte de su Gabinete. El día 19 el Almirante Nasmith envió a Bayonne los transatlánticos Batory y Sobieski, Ettrick y Arandora para embarcar tropas polacas que se sabía se aproximaban a ese puerto. En los dos días siguientes fueron evacuados unos 9000 efectivos polacos y civiles en los buques polacos, moviendo el resto de las naves a St Jean-de-Luz donde había mejores facilidades para la operación de evacuación. Las operaciones continuaron hasta el 24 cuando las autoridades francesas ordenaron cesarlas el día 25 debido a la firma del armisticio. Esa tarde el Almirante Curteis había cambiado su bandera al crucero antiaéreo HMS Calcutta cuando chocó con el destructor canadiense HMCS Fraser causando un gran número de víctimas. Playas de Crozon Al finalizar el día 19, las fuerzas alemanas ocuparon Crozon. Las primeras tropas alemanas entraron en Brest a las 21:30 horas tomando prisioneros a los últimos soldados franceses que quedaban en armas. Algunas tropas francesas todavía intercambiaban fuego con los alemanes cerca a Landivisau, pero en Brest los alemanes demandaron la rendición de la plaza o someterse al bombardeo por la Luftwaffe y tres divisiones Panzer. El Vicealmirante Traub, el General Picard-Claudel y el General Charbonneau recibieron la autorización para rendir las armas en Bretaña. El cese al fuego se hizo efectivo a las 19:00 en el norte y las 20:30 en el sur. Al día siguiente el Contralmirante Lothar von Arnauld de la Perière tomó el mando de la Base Naval de Brest, mientras el Capitán de Vaisseau Le Normand se hizo responsable del personal francés.
  • 61. Arrastrero La Tanche En los demás puertos se sucedieron escenas similares. El 18 de junio en Lorient, 15 buques de guerra y 35 barcos mercantes lograron escapar. El arrastrero La Tanche tocó una mina y se hundió cerca a la boya de Truis que marca la entrada a Lorient. Ese viejo buque oceanográfico (1918) convertido en pesquero llevaba 30 tripulantes y 200 personas más a bordo, incluyendo soldados polacos, aviadores franceses, mecánicos y marineros. Después de la explosión sólo quedaron con vida 12 personas. El Almirante de Penfenteny rindió el puerto de Lorient el 21 de junio y al día siguiente, 22 de junio de 1940, Francia firmó la rendición. La mayor catástrofe marítima ocurrió en Saint Nazaire donde el SS Lancastria abarrotado de tropas británicas fue hundido por aviones Dornier Do 17. No se ha podido determinar el número de tropas que llevaba el barco pero al menos se tiene la certeza que pasaban de 6000 personas. El capitán Sharp, comandante del barco junto con algunos supervivientes fue llevado a Londres donde después de las investigaciones, que quedaron en absoluto secreto quot;para no mellar la moral británicaquot;, recibió el mando del SS Antonia y luego el de otro barco de la misma naviera, el SS Laconia, barco que el 12 de setiembre de 1942, fue hundido por el submarino U-156. El capitán Sharp, presunto responsable de la tragedia del Lancastria, se hundió con su barco. SS Lancastria Mediante las operaciones Ariel y Cycle fueron evacuadas 144.171 británicos, 18.246 franceses, 24.352 polacos, 4.938 checos y 163 belgas. Esas fuerzas sumadas a las 27.936 evacuadas de Dunkerque y 337.829 evacuadas mediante la Operación Dynamo hacen un total de más de medio millón de efectivos, además de un número incalculado de civiles, muchos de ellos expertos en diferentes actividades. Fueron embarcados también 310 cañones, 2292 vehículos y 1800 toneladas de suministros. Alemania había derrotado a Gran Bretaña, Francia y los Países bajos, pero ese resultado le daba una victoria moral a los Aliados. La decisión de Hitler de detener la ofensiva a 250 Kms de la costa, dejando escapar medio millón de fuerzas experimentadas en combate más equipo, presagiaba el fracaso del intento de invadir las islas británicas. Operación Wikinger (22-06-1940) A lo largo del conflicto la principal desventaja que tuvo la Kriegsmarine fue la falta de coordinación con la Luftwaffe y sobre todo de la carencia de una fuerza aeronaval (Marineflieger), que operara bajo el comando de la Kriegsmarine. El Comandante General de la Luftwaffe, Herman Göring, que presumía tener poder sobre todo lo que volaba, era reacio a poner a disposición de la Kriegsmarine las unidades que esa fuerza requería para exploración y cobertura aérea, tipo de operaciones que en el caso del Ejército de Tierra (Heeres) sí estaban coordinadas dentro del marco táctico de la Blitzkrieg. Click para ampliar
  • 62. Cuando la Luftwaffe brindaba apoyo a la Kriegsmarine lo hacía a través de una complicada y nada eficiente cadena de comando que comprometía el buen desarrollo tanto de las operaciones navales como las de las operaciones aéreas. Esa mala coordinación dio como resultado un inadecuado apoyo aéreo, mala cobertura y pérdida de vidas y equipo debido a fuego amigo. Las primeras operaciones de la Kriegsmarine en el Atlántico fueron las realizadas por el Graf Spee, el Scharnhorst y los cruceros auxiliares, contra las flotas mercantes aliadas y el minado de las aguas en el Mar del Norte, tanto para la propia defensa de los puertos alemanes, como las ofensivas contra las costas británicas. 1ª Flotilla de destructores alemanes Clase Lebercht Maas El minado de las aguas costeras alemanas estuvo a cargo torpederas, destructores, cruceros ligeros y hasta embarcaciones civiles convertidas para tal fin. Para el minado de las aguas enemigas, fueron empleados destructores que tenían una capacidad de 60 minas y operaban en escuadrillas de 2 a 4 naves. Estas operaciones fueron sorpresivas para los británicos, porque el Almirantazgo nunca intuyó la posibilidad de ese tipo de misiones realizadas por destructores, sino más bien por submarinos y aviones en operaciones nocturnas. Sin embargo desde octubre de 1939 hasta febrero de 1940, los destructores alemanes realizaron once de estas misiones que hundieron cerca de 80 buques mercantes aliados. Los vigías costeros británicos, cuando los detectaron, nunca sospecharon de quot;los destructores que patrullabanquot; las costas inglesas, pensando que eran naves de la Royal Navy en misiones de rutina y no buques alemanes sembrando de minas las costas británicas. Operación Wikinger En esos primeros meses de guerra, el Almirantazgo Británico ordenó la exploración de las costas alemanas para verificar el estado de las defensas incluyendo las zonas minadas y para ello envió barcos pesqueros con el apoyo de submarinos. Las patrullas de la Luftwaffe sospechaban, que esos barcos aparentemente en faenas de pesca en realidad realizaban misiones militares y en alguna oportunidad hasta descubrieron submarinos en las cercanías de esas naves. La Kriegsmarine decidió implementar la Operación Wikinger para interceptar los barcos pesqueros el día 22 de febrero de 1940, empleando la 1ª Flotilla de Destructores con base en Wilhelmshaven, compuesta por los buques Z-16 Friedrich Eckoldt (Comandante Berger), Z-4 Richard Beitzen, Z-13 Erich Koellner, Z-6 Theodor Riedel, Z-3 Max Schulz y Z-1 Lebercht Maas. Friedrich Eckoldt A mediados de febrero de 1940 la Kriegsmarine solicitó el apoyo aéreo de la Luftwaffe para investigar actividad pesquera en el área del Banco Dogger donde fueron detectados los barcos pesqueros sospechosos. Coincidencialmente, la Luftwaffe le ordenó a la X Fliegerkorps, realizar misiones de reconocimiento en el área solicitada e interdicción en las costas británicas. El día anterior a la Operación Wikinger, la X Fliegerkorps dispuso la exploración e interdicción con dos escuadrones de bombarderos medianos Heinkel He 111 pertenecientes al grupo KG26, de la costa inglesa desde las Islas Orkney hasta el estuario del Támesis. La orden incluía atacar cualquier buque que se encontrara en el área de operaciones, pero explícitamente prohibía el ataque a naves fuera del área marcada para las operaciones. El día 22 de febrero de 1940, a la hora establecida temprano en la mañana, los bombarderos medianos He 111 no pudieron despegar por problemas climáticos y el vuelo fue cancelado hasta las primeras horas de la tarde cuando el tiempo mejoró y se dio luz verde para la misión.
  • 63. Richard Beitzen Entre las 13:00 y las 15:00 horas la Kriegsmarine se puso en contacto con varias unidades de la Luftwaffe solicitando cobertura aérea para los seis destructores, primero a la Seeluftstreitkräfte (Aviación Naval de la Luftwaffe) para que enviaran aviones de reconocimiento en la ruta por delante de los buques y la segunda al Jagdfliegerführer (Comando de Caza de la Seeluftstreitkräfte) con base en Wiesbaden, solicitándole escolta de caza para la tarde del día siguiente y para la siguiente mañana que era el momento calculado para el regreso. Ninguno de esas dos unidades de la Luftwaffe tenía comunicación con el X Fliegerkorps, por tanto no se enteraron de que en su ruta y a la misma hora habría una escuadrilla de destructores realizando otra misión. Lebercht Maas A las 17:45 los aviones Heinkel He 111 del 4to Escuadrón del grupo KG26 en Neumünster se prepararon a despegar. Entre los aviones se encontraba el aparato 1H+IM al mando del Feldwebel Jäger con las órdenes de atacar cualquier barco enemigo que tuvieran a la vista en la costa británica en un sector al sur de Humber. El avión de Jäger puso rumbo al norte y cruzó la Isla de Sylt, al norte de Alemania, cambiando de rumbo hacia el oeste con curso a 241 grados para dirigirse a su zona de operaciones. Theodor Riedel A las 19:00 horas los destructores entraron al canal Weg I de ingreso al área minada conocida como quot;Westwallquot; que protegía la costa. Siguiendo el curso de 300 grados, los destructores marchaban en una línea de a uno a través del canal libre de minas navegando a 25 nudos. A esa misma hora el avión de Jäger estaba dirigiéndose a la costa inglesa cuando descubrió una estela y al frente la sombra de una nave que pensó podía ser un mercante británico. En el mar, a las 19:15 los vigías del destructor Friedrich Eckoldt escucharon un avión aproximándose aunque no lo pudieron divisar. Pocos minutos después, el bombardero mediano bimotor de Jäger pasó a 500 metros de altura sobre la flotilla, pero llamó la atención de los marinos que no se identificara. El avión se alejó tal vez una milla y luego regresó sobrevolando la escuadrilla de destructores que mantenían el rumbo a 25 nudos, finalmente desapareció de la vista en la noche con buena luz de luna.
  • 64. Bombardero mediano Heinkel He 111 Minutos más tarde el avión regresó y el comandante de la flotilla ordenó reducir la velocidad a 17 nudos para no dejar la estela. Para entonces los marinos alemanes dudaban de la identidad del avión y comenzaron a pensar que se trataba de un avión enemigo, probablemente de patrulla y que estaba coordinando el ataque con otras naves de superficie o tal vez con otros aviones enemigos. Los comandantes de los destructores Richard Beitzen y Erich Koellner ordenaron abrir fuego con ametralladoras de 20 mm y el avión respondió el fuego. Uno de los artilleros del último destructor en la línea, el Max Schulz, reportó que se trataba de un avión alemán pues había distinguido la Cruz Gamada en el ala. Sin embargo el intercambio de fuego fue suficiente para que todos pensaran que se trataba de un avión enemigo. Por su parte Jäger también pensó que se trataba de una nave enemiga pues de lo contrario no habrían abierto fuego, por lo que había ordenado a sus artilleros responder el fuego. El avión volvió a desaparecer en la noche mientras todos los tripulantes de los destructores estaban en alerta, esperando un nuevo ataque. A las 19:43 el Max Schulz, la última nave en la línea, informó por radio al comandante de la flotilla en el Friedrich Eckoldt, que habían detectado al avión acercándose a popa de la nave, saliendo de una negra nube que ocultaba la luna. Poco después Jäger lanzaba tres bombas de 50 Kg. Dos bombas cayeron en el agua detrás del Lebercht Maas, mientras los seis destructores disparaban al avión con todo lo que tenían, pero la tercera bomba le dio de lleno entre la cubierta de proa y la primera chimenea, parte de la tapa de regala voló tan alto como volaba el avión. El Lebercht Maas dio un salto, escoró y giró a estribor alejándose de la formación. El Lebercht Maas radió un mensaje pidiendo ayuda y los otros 5 destructores dieron media vuelta para auxiliarlo. No se veía fuego a bordo de la nave, pero disminuyó su velocidad hasta detenerse. El Friedrich Eckoldt se acercó al averiado destructor para auxiliarlo mientras se hacían los preparativos para el rescate. Cerca de las 20:00 cuando el Friedrich Eckoldt se encontraba a 500 metros del Lebercht Maas, las ametralladoras AA de popa del navío herido de muerte comenzaron a disparar nuevamente. Jäger había girado para volver a poner su avión en curso de bombardeo. Dos nuevas explosiones ocurrieron en el Lebercht Maas, la primera bomba cayó al mar a popa de la nave y la segunda y tercera cayeron delante y detrás de la segunda chimenea. El barco se partió en dos y se hundió arrastrando a 330 tripulantes. Jäger niveló el avión para ponerlo rumbo a la costa inglesa y continuar con su misión, cuando observó las otras estelas dejadas por los destructores cuando dieron meda vuelta para socorrer al Lebercht Maas. Anotado el hundimiento Jäger volvió a girar para poner rumbo a la costa inglesa y observó las estelas de los otros barcos. Los destructores se acercaron para socorrer a la tripulación lo más rápido posible, pues en esos momentos la temperatura del agua era de 3 grados, suficiente para matar a cualquier naufrago en minutos. Los destructores Erich Koellner, Friedrich Eckoldt y el Richard Beitzen habían ya lanzado los botes cuando se escuchó otra explosión. Los vigías del Richard Beitzen informaron sobre un nuevo ataque a otro destructor, pero nadie escuchó los motores de un avión. El Theodor Riedel que estaba a 1000 metros de la explosión se dirigió al lugar cuando del centro de operaciones del buque informaron la presencia de un submarino a estribor detectado con el sonar pasivo. Sonó la alarma en todos los destructores. El Theodor Riedel comenzó a rastrear al submarino y lanzó cuatro cargas de profundidad las que explotaron tan cerca del destructor que el sistema hidráulico del timón se descompuso, dejando al buque navegando en círculos hasta que lograron ponerlo en función manual con los controles mecánicos. Los otros tres destructores continuaron rescatando a los náufragos cuando a la 20:09 los vigías de babor reportaron la presencia de un submarino. El jefe de la flotilla ordenó suspender el rescate y atacar al submarino para evitar se cazados uno por uno. Además del hundido Lebercht Maas, ahora el Max Schulz tampoco respondía las llamadas por radio. El caos cundió en la flotilla recibiendo informes del avistamiento de un periscopio cada minuto. Los nerviosos vigías comenzaron a informar sobre torpedos en curso de colisión y periscopios por todos lados incluso confundidos con los restos del naufragio. Al avanzar el Erich Koellner a toda máquina, hizo escorar el bote que remolcaba con los supervivientes y se volcó. A las 20:36 el Comandante Berger ordenó cesar la búsqueda del submarino ante el temor de perder otra nave. Regresaron donde fueron hundidos los buques para subir a los náufragos en los botes, pero no encontraron a nadie con vida en el agua. En los 25 minutos que duró la búsqueda del submarino, la mayoría de los tripulantes habían muerto por hipotermia y ahogados. El regreso a puerto fue trágico al sacarse la cuenta de los rescatados. Apenas 60 de los 330 tripulantes del Lebercht Maas habían sido rescatados. Ninguno de los 308 tripulantes del Max Schulz pudieron ser salvados.
  • 65. Mientras los oficiales de los destructores que navegaban de regreso en el Mar del Norte no podían saber lo que en realidad había sucedido, los mandos navales del Marinegruppe West en Wilhelmshaven recibían contradictorios informes sobre el combate y poco a poco fueron desenredando la madeja que mostró la cruda realidad de lo que había pasado. A las 20:30 el Friedrich Eckoldt había informado que el Lebercht Maas había sido hundido por un bombardero. Media hora después recibieron el informe del hundimiento del Max Schulz, lo más probable debido al ataque de un submarino. Después de este informe ordenaron abortar la misión y regresar a puerto, mientras analizaban la situación. En el Estado Mayor del Marinegruppe West no podían pensar que se podía producir un ataque submarino en el canal de acceso al campo minado. Más bien concluyeron que los destructores podían haberse desviado del curso y entrado en el campo de minas, o chocado con alguna mina que invadió el canal de acceso, eso era factible porque la última inspección del canal no fue reciente, sino que fue hecho tres semanas antes. A las 23:00 llegó un mensaje por teletipo del X Fliegerkorps en Hamburgo, dando cuenta del ataque de uno de los bombarderos a un barco de unas 3000 toneladas que navegaba con rumbo 300 grados a las 19:50 y que la nave había sido hundida en unas coordenadas que estaban a 50 millas de distancia del lugar en que fueron hundidos los destructores. Sin embargo la hora, el rumbo y el tamaño del buque parecían indicar que se trataba de los destructores Lebercht Maas y Max Schulz Avanzada la noche, los aviones y los destructores llegaron a sus bases y se hizo evidente que lo que había sucedido, fue el ataque de un He 111 a los destructores de la Operación Wikinger. Durante el día fue enviada una patrullera al lugar del siniestro pero no encontró ningún superviviente, sino apenas algunos restos del naufragio. Una comisión a bordo del Admiral Hipper investigó los hechos ocurridos la noche del 22 de febrero de 1940 y determinaron que ni la Kriegsmarine ni la Luftwaffe informaron a los miembros de las escuadrillas sobre las operaciones que se llevarían a cabo esa noche. El X Fliegerkorps envió por teletipo el mensaje avisando que la flotilla del KG26 realizaría operaciones de búsqueda e interdicción entre las 19:30 y las 00:00 horas, pero el Marinegruppe West no informó el hecho a los destructores, que en esos momentos estaban en camino. Sólo informaron de manera general a quot;todos los destructores del Mar del Nortequot; los datos meteorológicos y el comunicado sobre un bombardero británico que había sido derribado, pero nada sobre la operación de la Luftwaffe. Una inspección del área por unidades barreminas mostró minas británicas que fueron sembradas entre los días 9 y 10 de febrero por la 20 Flotilla de Destructores británica. Eso dejó una duda sobre si el Lebercht Maass fue hundido por la segunda bomba que hizo blanco o si fue que chocó contra una de las minas británicas o una mina alemana. El resultado final de la investigación del suceso determinó que hubo una inadecuada comunicación entre la Luftwaffe y la Kriegsmarine y por tanto se eximió a todos los oficiales de responsabilidad alguna en el incidente. Publicado: Julio/22/2008 Actualizado: 04/09/2009 19:17:33 ¡Este artículo ha sido actualizado después de tu última visita! LIBRO - Records of the German Naval High Command (Guides to the Microfilmed Records of the German Navy, 1850-1945, No. 3) por United States National Archives and Records Administration (Corporate Author), Germany Kriegsmarine Oberkommando (Corporate Author), Timothy Mulligan Ocupación Alemana de las Islas del Canal Inglés (30-6-1940) Las islas, Jersey (116 km²), Guernsey (78 km²), Alderney (7,8 km²), Sark (5,45 km²), fueron las únicas islas de Gran Bretaña, que fueron ocupadas por fuerzas alemanas. Las dos islas principales, Jersey y Guernsey fueron bombardeadas, y tropas alemanas desembarcaron sin oposición dos días más tarde. La situación en las islas fue de hecho más dura que lo que se pensó alguna vez y hay pruebas de colaboración de las autoridades de la isla en el empadronamiento, la captura y la deportación de civiles.
  • 66. Oficialmente al nombre de las islas se le antepone quot;Bailiwickquot;, como Bailiwick Jersey y Bailiwick Guernsey. El nombre viene de quot;Bayliffquot; que es la primera autoridad política de cada isla. Así, cada Bailiwick tiene su propio Bayliff (gobernador) desde que las islas fueron divididas en dos jurisdicciones en el siglo XIII. Estas islas del Canal Inglés (Canal de La Mancha) frente a las costas de Normandía, son británicas desde la época de los Vikingos, aunque hay influencia francesa. Policía británico le abre la puerta al Mayor Albrecht Lanz, Comandante Militar de la isla en Guernseney A la Isla de Guernsey, con sus 44.000 habitantes de la época, pertenecen también Alderney, Sark, Herm, Jethou, Brecqhou, Burhou, Lihou y otros islotes, Pero, aunque la defensa de todas estas islas es responsabilidad del Reino Unido, no forman parte de él, sino que son parte de la Corona, como dependencia. Igualmente, a la Isla de Jersey con 41.101 habitantes censados por los alemanes el 10 de agosto de 1940, pertenecen otros islotes no habitados, como Minquiers, Écréhous, Pierres de Lecq, etc. Cuando Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania, el 4 de setiembre de 1939, el Almirantazgo Británico consideró las islas como indefendibles por encontrarse muy cerca a la costa francesas y por tanto al alcance de la aviación alemana. Las islas estaban en muy buena posición para vigilar el tráfico marítimo en el Canal, pero su defensa habría sido muy costosa para Gran Bretaña e imposible de mantenerla en el tiempo. Por tanto, a pesar de la oposición de la mayoría de los altos oficiales, la decisión de no defenderlas fue tomada, aunque la desmilitarización fue mantenida en secreto. Se permitió decidir a los pobladores si evacuaban o permanecían en las islas. En Alderney el gobierno local recomendó la evacuación y así lo hicieron los pobladores, que abandonaron la isla. Guernsey evacuó a todos los niños en edad escolar, dándoles a los padres la opción de quedarse con sus hijos o evacuar con ellos. En Jersey la mayoría de los pobladores decidieron quedarse en la isla. En Sark la autoridad recomendó a todos quedarse y así lo hicieron. El 21 de junio de 1940, comenzaron a llegar los primeros barcos para evacuar a la población, en momentos en que muchos todavía no habían decidido si irse o quedarse. Eventualmente se marcharon 21,000 personas de Guernsey, incluyendo 5000 niños y los maestros de las escuelas. Los vuelos de reconocimiento de los alemanes no les permitieron determinar de manera concluyente si las islas se encontraban desmilitarizadas o si serían defendidas, en consecuencia el Alto Mando alemán decidió bombardear el 28 de junio de 1940 previo al desembarco de tropas. Los puertos de Guernsey y Jersey fueron destruidos. Lo que parecía una hilera de camiones con tropas fueron camiones cargados con tomates para ser llevados a Inglaterra y fueron también bombardeados. En el transcurso del día murieron 33 civiles en Guernsey y 11 en Jersey. Al finalizar el día, en el noticiario de las 9PM la BBC informó que las Islas del Canal Inglés estaban desmilitarizadas. Al día siguiente el gobierno británico le pidió al embajador de EEUU que le comunicara a la Cancillería alemana que en las islas no habían efectivos militares. Batallón de Reichsarbeitsdienst (Fuerza Auxiliar de Trabajo) desfilando en Guernsey Posteriores vuelos de reconocimiento confirmaron que no quedaban fuerzas británicas en la isla y el 30 de junio el piloto de uno de los aviones de reconocimiento, el Capitán Liebe-Pieteritz aterrizó en Guernsey. Las autoridades se rindieron oficialmente al solitario piloto. El OKW designó a la 216 División de Infantería para la ocupación de las islas. Dos batallones al mando del Mayor Albrecht Lanz fueron los encargados de la ocupación de Guernsey. Jersey se rindió el 01 de julio a dos destacamentos al mando del Capitán Gussak, Alderney fue ocupada el 2 de julio; un pequeño destacamento se trasladó a Sark que se rindió oficialmente el 4 de julio. Los dos batallones de infantería establecieron puestos de observación y de artillería antiaérea y prepararon la llegada del resto de la división. Guarnición alemana en las islas del Canal Inglés Servicio Guernsey Jersey Alderney Total Infantería 4150 3900 800 8850 Antitanques 430 360 - 790 Panzer 180 130 20 330 Artillería Aérea 520 820 70 1410
  • 67. Artillería Naval 1130 1120 150 2400 Ingenieros 90 360 10 460 Comunicaciones 180 120 70 370 Suministros 720 1150 200 2070 Luftwaffe 1850 1450 1050 4350 Kriegsmarine 1420 1890 150 3460 Construcción 310 150 150 610 TOTAL 10980 11450 2670 25100 No están incluidos el personal de la Organización Todt, ni el destacamento de las SS en Alderney. A todo esto, Churchill no se resignaba a perder las islas, más por prestigio que por valor militar o estratégico. El 2 de julio le pidió al General Ismay preparar unos planes para matar o capturar a los invasores, planes que luego se desarrollarían como la Operación Anger/Ambassador. El 7 de julio aterrizó secretamente el Segundo teniente Hubert Nicolle para recolectar información. Tres días después aterrizaron en Guernsey el Segundo Teniente Philip Martell y el Segundo Teniente Desmond Mulholland, vestidos de civil; Nicolle fue evacuado por el mismo avión. El 15 de julio un intento de desembarcar a 140 comandos (Operación Ambassador) resultó en un total fracaso y los dos oficiales quedaron abandonados a su suerte. Finalmente, logran conseguir dos uniformes y se entregan a los alemanes el 28 de julio. El 4 de setiembre nuevamente aterrizan en Guernsey Hubert Nicolle y el Segundo Teniente James Symes, para determinar el tamaño de la guarnición alemana. Dos días después el plan para recoger a los dos hombres falla y se ven obligados a permanecer cinco semanas en casas de familiares y amigos de Symes. En octubre los alemanes sospechan la presencia de personal militar británico y ofrecen una amnistía para ser tratados como prisioneros de guerra si se entregan. El 21 de octubre, cuando se cumple el plazo de la amnistía, Nicolle y Symes se entregan. Trece amigos y familiares son arrestados y enviados a la prisión de Midi en París, donde el padre de Symes sumido en una terrible depresión, se suicida. Los civiles son liberados el 30 de diciembre y regresados a Guernsey, mientras los dos oficiales son enviados a un Campo de Prisioneros. Terminan así las operaciones de espionaje para recuperar las islas. Coronel Rudolf Graf von Schmettow El 19 de setiembre de 1940 el Capitán Gussak deja Jersey. Las responsabilidades militares son asumidas por von zu Waldeck y las civiles las asume el Coronel Schumacher Comandante del Feldkomandatur 515. Una semana después, el 26 de setiembre, llega el Coronel Rudolf Graf von Schmettow, designado Comandante Militar de las islas. Después del asunto de los espías capturados, se resuelve cumplir la Directiva de Hitler de deportar a todos los residentes no nacidos en las islas. Eso incluye a los judíos y las autoridades civiles cooperan con los alemanes en el empadronamiento para hacer cumplir la orden. En junio, la 319 División de Infantería releva a la 216 División. El Mayor General Erich Müller reemplaza a von Schmettow como Comandante Militar de las islas. Schmettow permanece como comandante en Jersey. Hitler ordena el reforzamiento de las defensas de las islas con fortificaciones. Se ordena el envío de miembros de la Organización Todt para realizar las obras, junto a un Batallón de Ingenieros y civiles, entre los que se encuentran prisioneros españoles, rusos y franceses. El día 25 de junio se emite la orden de que todo el tráfico automotor circule por la derecha. El 12 de setiembre, Gran Bretaña ordena la captura e internamiento en campos de Concentración de los civiles alemanes en Irán. En represalia, Hitler ordena el internamiento en Pripet Marshes (entre Rusia Blanca y Ucrania) de 10 civiles de las islas, por cada alemán internado en Irán. Los habitantes de las islas son escudriñados para detectar reservistas, ex oficiales y clasificarlos de acuerdo a las tendencias políticas y religiosas. Sin embargo por causas que no se conocen las deportaciones ordenadas por Hitler no se llevaron a cabo. quot;Marinepeilständequot; (Torre de observación naval) El 4 de octubre de 1941, renuncia el Coronel Schumacher por motivos de salud y es reemplazado por el Coronel Knackulss. Hitler exige poner énfasis en las fortificaciones. Teme que un ataque británico sea explotado por razones propagandísticas, aunque el OKW sabe el poco valor militar de las islas y la imposibilidad de ser defendidas por los británicos. La guarnición alemana en las Islas del Canal Inglés era enorme. Además de los efectivos militares hubo 16.000 hombres de la Organización Todt, encargados de la construcción de fortificaciones y demás obras civiles. Aunque la tropa no estaba destinada a vigilar o combatir a los civiles residentes, sino prevenir cualquier intento británico por recuperarlas y estar preparados para la eventual invasión de Inglaterra, en Guernsey había un soldado alemán por cada dos habitantes. La 319 División de Infantería estaba perfectamente conformada,
  • 68. aunque a lo largo de los años de ocupación, las tropas veteranas necesarias en el Frente del Este, fueron reemplazadas por jóvenes de 17-18 años. La Kriegsmarine tenía a su cargo la operación y mantenimiento de las baterías costeras y como era usual la Luftwaffe era responsable de las baterías antiaéreas. Asiento de una batería de 30,5 cm. En Guernsey había 15 baterías costeras, 5 en Alderney y 8 en Jersey. La batería más grande era la Batería Mirus que contaba con 4 cañones de 30,5cm que pertenecieron al acorazado soviético Imperator Alexandr Troti. Las islas contaban además con enormes quot;Marinepeilständequot; (torres de observación) para el control de fuego naval. Todo este complejo formaba parte de la Muralla del Atlántico. El 21 de abril de 1942, son deportadas tres mujeres judías extranjeras, solteras, a Francia y enviadas después a Auschwitz. En mayo son enjuiciados 17 policías de Guernsey acusados de robar en almacenes alemanes. Las penas para esos hombres son severas y desde ese momento la policía de las islas es puesta bajo directa supervisión alemana. Sabiendo que la prohibición de no escuchar emisiones de las BBC de Londres no se estaba cumpliendo, Knackfuss informa a las autoridades civiles la decisión de confiscar todos los aparatos de radio de acuerdo al Artículo 53 de la Convención de Ginebra. La orden se hizo efectiva desde el 30 de mayo en Guernsey y desde el 6 de junio en Jersey. En Jersey se confiscan 10.500 receptores y comienzan a circular panfletos diciendo que las autoridades alemanas no tienen derecho a confiscar los bienes de la población civil. Los hermanos Gallichan responsables de los panfletos son apresados y condenados a prisión. En setiembre de 1942 Hitler se entera que las deportaciones no se han realizado y ordena cumplir con la Directiva. El 16 de setiembre son deportadas 280 personas de Jersey el 18 de setiembre otras 346. En 1943 von Schmettow fue ascendido a Mayor General y reemplaza al Mayor General Müller como Inselkommandanten (Comandante Militar de las Islas). Batería camuflada como una casa rural. Después de la Invasión de Normandía, el Día-D las comunicaciones desde Francia con las islas se cortan y por tanto no llegan suministros. El Alto Mando Aliado decide no invadir las islas del Canal, sino dejarlas como un bolsón para que capitulen por inanición, tendiendo un cerco marítimo. Para menguar la crisis de reservas de alimentos en las islas, el Gobernador militar de Francia contempla la posibilidad de evacuar de las islas a Gran Bretaña a los civiles no involucrados en la producción de alimentos y bienes de primera necesidad. De esa forma esperaba poder mantener garantizados los suministros de boca de la guarnición, puesto que el transporte desde Francia estaba siendo poco menos que imposible. Con la caída de Saint Malo (Francia) en agosto, la comunicación marítima con las islas quedó cortada definitivamente y la 319 División y los habitantes de las islas quedaban abandonados a su suerte. Los Aliados aprovechan la difícil situación y comienzan una ofensiva psicológica lanzando, panfletos tratando de obtener la rendición de la guarnición. El 01 de setiembre el SHAEF lanza dos cartas en las islas, dirigidas a von Schmettow quien ordena una reducción en los alimentos para los civiles o la evacuación a Inglaterra. El suministro de gas llega a su fin en Jersey. Von Schmettows rehúsa conferenciar con parlamentarios aliados enviados a la costa de Guernsey. Nido de ametralladoras El gobierno de Gran Bretaña es informado por la Embajada de Suiza sobre la situación de los habitantes de las islas y la disposición de los alemanes para facilitar la evacuación por medio de la Cruz Roja Internacional. El Estado Mayor General está dispuesto a enviar alimentos, pero Churchill se opone pidiendo que se fuerce a la rendición de los alemanes. Los alemanes inician una intensiva búsqueda de recursos alimenticios en todas las islas decomisando los alimentos almacenados. El plan de evacuación es reconsiderado y rechazado, por el temor a que se filtre información de inteligencia y la pérdida de mano de obra. Berlín solicita a Gran Bretaña el envío de 20 toneladas de papas para aliviar la hambruna. Las carencias llegan a otros límites, como la falta de material quirúrgico y medicinas, por lo que las operaciones se limitan a casos de vida o muerte. A fines de octubre los alemanes informan una suficiente cosecha para alimentar a las tropas hasta mayo de 1945, pero para los civiles sólo alcanza hasta el mes de enero. La situación médica llega a su clímax. Falta insulina y los medicamentos no son suficientes para atender a todos los pacientes. Los médicos deciden dosificar en partes iguales a todos los pacientes, lo que puede significar la muerte para algunos, pero la vida para otros, que pasan a recibir regímenes especiales. En 1944 la actriz alemana Lil Dagover hizo un viaje a las islas para entretener y elevar la moral de las tropas alemanas, aunque eso no servía para reducir las carencias de productos básicos. El 7 de noviembre, Churchill cede a las presiones del Gabinete porque el temor de estar alimentando a los alemanes cambia, al considerar que las islas en esos momentos, virtualmente son un gran campo de prisioneros a los que hay que alimentar. El suministro de gas en Guernsey llega a su fin. Por fin Churchill accede que el barco SS Vega de la Cruz Roja zarpe de Lisboa llevando a Guernsey 750 toneladas de alimentos. Antes de finalizar la guerra el SS Vega hizo otros cinco viajes llevando ayuda a las islas. En enero de 1945 cesa el suministro de electricidad en Jersey cuando los médicos alemanes reportan síntomas de desnutrición entre las tropas alemanas, mientras que tropas seleccionadas reciben dieta especial para entrenar asaltos a las costas de Francia. El 27 de febrero de 1945 el Mayor General von Schmettow, después de soportar una larga campaña por desacreditarlo fue reemplazado por el Vicealmirante Hüffmeir, ex comandante del acorazado Scharnhorst, quien manifestó estar dispuesto a hacer cumplir las órdenes de Berlín.
  • 69. En la madrugada del 9 de marzo de 1945 un contingente de tropas alemanas desembarca en Granville, Francia. Toma de sorpresa a las tropas estadounidenses y captura un cargamento de suministros. Luego sigue una incursión en la Península de Cotentin, estallando cargas de demolición en Malzan. El Vicealmiramte Louis Mountbatten trazó los planes para la Operación Constellation, pero no fue necesario ponerla en práctica para tomar las islas por la fuerza. El 8 de mayo otro contingente alemán desembarca en Francia y captura suministros, pero Hüffmeir no acepta rendirse, sin embargo decide permitir que los habitantes de las islas escuchen el mensaje de Churchill con motivo de la victoria. Al día siguiente, a las 8 de la mañana, le anuncia a la población que la guerra terminó. Depone las armas y el Brigadier Snow desembarca con la Fuerza 135. El 9 de mayo el HMS Bulldog atraca en el puerto de Saint Peter y los alemanes firman la capitulación. El HMS Beagle desembarca tropas en Jersey. La guarnición del islote de Minquiers fueron las últimas tropas alemanas en rendirse en las islas del Canal. El 23 de mayo de 1945, esos soldados, en total estado de inanición fueron recogidos por un bote pesquero francés y llevados a Inglaterra. Publicado: Febrero/18/2009 Actualizado: 04/09/2009 19:19:47 ¡Este artículo ha sido actualizado después de tu última visita! Bibliografía - LIBRO: ATLANTIC WALL: CHANNEL ISLANDS: Jersey, Guernsey, Alderney, Sark - LIBRO: The German Cccupation of the (Battleground Europe) por George Forty Channel Islands por Charles Cruickshank Ver detalles en Amazon Ver detalles en Amazon - LIBRO: The British Channel Islands Under - LIBRO: The Model Occupation: The Channel German Occupation, 1940-1945 por Paul Islands Under German Rule 1940-1945 por Sanders Madeleine Bunting Ver detalles en Amazon Ver detalles en Amazon
  • 70. Asalto Collar (24-06-1940) Desde abril de 1940, el Primer Ministro Winston Churchill estaba muy mortificado por la lentitud en la preparación de una operación de asalto contra los territorios ocupados por los alemanes debido que no se terminaba el entrenamiento de los nuevos Comandos. Por esa razón presionó duramente para acelerar el proceso y la primera misión le fue encargada a una Compañía Independiente. Stella Plague. Las playas de la costa francesa son de arena y aguas bajas, muy diferentes a lo que se encontraían después los Comandos en las Islas del Canal. Las compañías independientes fueron creadas en abril de 1940 con voluntarios de la Segunda División de la Línea Territorial del Ejército, como quot;compañías de guerrillerosquot;, específicamente para realizar incursiones en Noruega después de la ocupación alemana. Cada una de las 10 unidades conformadas consistían de 21 oficiales y 268 soldados entrenados para operar en unidades autónomas. Después de escasos días de entrenamiento, cinco las compañías fueron embarcadas en barcos de transporte y enviadas a Noruega. Para el día 10 de junio, todas ellas estaban de regreso, con gran número de bajas y en total descomposición después de una desastrosa campaña en Noruega. Afortunadamente para los británicos, las otras cinco compañías se encontraban intactas y seguían entrenando en Glasgow. La nueva Compañía Independiente No 11, al mando del Mayor Ronnie Tod, fue formada el 14 de junio de 1940 con voluntarios de escocia, para realizar operaciones especiales. Con un complemento de 25 oficiales y 350 soldados fue trasladada a Southampton y asignados para realizar el Asalto Collar* dispuesta para efectuarse durante la noche del 24 al 25 de junio de 1940. Fueron usados los botes de salvamento de la RAF, para desembarcar a 120 hombres de la Compañía Independiente No 11, al sur de Boulogne-sur-Mer y Le Touquet, al mando de su mismo jefe, el Mayor Tod. Dos grupos salieron de Newhaven y se dirigieron en dos botes a las playas de Hardelot y Berck-sur-Mer y un tercer bote, que salió de Dover, desembarcó en la playa de Stella Plage. El objetivo era hacer un reconocimiento y capturar alemanes. El grupo que salió de Dover desembarcó se topó intempestivamente con un pelotón de alemanes en bicicleta. El blanco era muy fácil, pero un oficial que debió hacer el primer disparo manipuló mal el arma y se le cayó el cargador en el momento crítico del encuentro con los alemanes, justo antes de apretar el gatillo. En la balacera que siguió resultó levemente herido el Teniente Coronel Dudley Clarke, quien fue en calidad de observador. . El resultado de la operación no fue muy halagador, aunque la herida de Clarke no fue muy grave pues sólo una bala le rozó el cuello y la oreja y pudo evacuar por sus propios medios. Se presume que al menos dos alemanes resultaron muertos. A pesar del escaso valor militar de la operación, el evento fue usado para sacar provecho propagandístico, ocupando varios centímetros en los periódicos británicos. Pero, para el Primer Ministro, eso era un completo desastre por lo que insistió en mejorar la eficacia de las operaciones o terminar disolviendo esas unidades. Sin embargo, desde el 30 de junio cuando los alemanes invadieron las Islas del Canal Inglés, insistió en que se preparase otra incursión, aunque en un lugar menos peligroso, la Isla de Guernsey. * No confundir el Asalto Collar con la Operación Collar del 12-11-1940 en el Mediterráneo. Publicado: Febrero/23/2009 Actualizado: 04/09/2009 19:20:50 ¡Este artículo ha sido actualizado después de tu última visita! Bibliografía - LIBRO: ATLANTIC WALL: CHANNEL ISLANDS: Jersey, Guernsey, Alderney, Sark - LIBRO: The German Cccupation of the (Battleground Europe) por George Forty Channel Islands por Charles Cruickshank
  • 71. Ver detalles en Amazon Ver detalles en Amazon - LIBRO: The Model Occupation: The Channel - LIBRO: The British Channel Islands Under Islands Under German Rule 1940-1945 por German Occupation, 1940-1945 por Paul Madeleine Bunting Sanders Ver detalles en Amazon Ver detalles en Amazon Operación Ambassador (15-07-1940) Apenas ocupadas las Islas del Canal Inglés por las tropas alemanas, el Primer Ministro Winston Churchill comenzó a presionar para que se realizaran acciones contra los invasores. Probablemente pensó que la guarnición no era muy grande, como efectivamente inicialmente no lo fue, y que un ataque temprano, si bien no liberaría las islas, por lo menos sería un buen golpe propagandístico. Pero los británicos también tenían la necesidad de poner a prueba el nuevo grupo de Comandos recién formado por el Teniente Coronel Dudley S. Clarke. Churchill escribió un memorando dirigido a los integrantes del Gabinete de Guerra diciéndoles que si era cierto que unos cientos de alemanes habían desembarcado en Jersey o Guernsey, debían hacerse planes para enviar a un grupo de comandos en la noche y matar o capturar a los invasores, porque esa era exactamente la ocasión que se prestaba para demostrar la verdadera capacidad de la nueva unidad de Comandos.
  • 72. HMS Scimitar Lo inmediato era utilizar espías para evaluar la real fortaleza de los alemanes y efectivamente así fue ordenado. El 7 de julio aterrizó secretamente en Guernsey el Segundo Teniente Hubert Nicolle para recolectar información sobre las tropas alemanas. Tres días después aterrizaron en Guernsey el Segundo Teniente Philip Martell y el Segundo Teniente Desmond Mulholland, vestidos de civil; Nicolle fue evacuado por el mismo avión y en Londres entregó el informe sobre las fuerzas enemigas. HMS Saladin Finalmente el Gabinete de Guerra decidió realizar la operación en Guernsey desembarcando, en la parte sur de la isla, tres grupos separados de comandos con un total de 140 hombres. Fueron seleccionados el Grupo de Comandos No 3 y la Compañía Independiente No 11. La Operación Ambassador estaba en marcha. La Tropa H del Grupo de Comandos No 3 haría ataques de diversión mientras que el grupo mayor conformado por la Compañía Independiente No 11, al mando del Mayor Ronnie Tod atacaría el campo aéreo. Lancha de salvataje La fecha elegida para comenzar la operación fue la noche del 14 al 15 de junio de 1940 y el objetivo eliminar a las tropas alemanas, tomar prisioneros y destruir los aviones que se encontraban en el campo aéreo de Guernsey. Se usó una flotilla de dos destructores el HMS Scimitar y HMS Saladin, para llevar al grupo de comandos y desembarcarlos en seis lanchas de rescate de las usadas por la RAF para rescatar pilotos derribados en el Canal Inglés.
  • 73. Esa noche, los efectivos del No 11 fallaron en el desembarque porque dos de las lanchas se partieron por la mitad al chocar contra unas rocas debido a fallas en la navegación. Sólo un grupo de 40 hombres del Comando No 3, al mando del Teniente Coronel Durnford-Slater lograron llegar a la costa en Telegraph Bay, al oeste de la Península de Jarborough. Un grupo equivocó la ruta por fallas en el compás y desembarcó en la Isla de Sark. El otro grupo debía enviar patrullas para ubicar a los alemanes en la Península de Jarborough. No encontraron a ningún alemán, excepto unas barracas vacías y un nido de ametralladoras también vacío, por tanto, Durnford- Slater ordenó la retirada. Dirigiéndose a la playa vieron una línea telegráfica y la cortaron, En el mar, la marejada era muy fuerte y por tanto las lanchas se alejaron 100 metros de la orilla, por lo que los soldados debían dirigirse hacia ellas. Tres de los hombres no sabían nadar y se quedaron en tierra a la espera que los rescataran dos días después, sin embargo, al día siguiente fueron capturados por los alemanes. Para embarcar las armas fue utilizado un bote de goma, pero en el segundo viaje chocó contra las rocas y uno de los tres tripulantes se ahogó. La Operación Ambassador fue un tremendo fracaso, en el que no se cumplieron ninguno de los objetivos. Churchill ordenó que no se realizaran otras tontas operaciones como Ambassador en Guernsey. Lo cierto fue que los comandos no estaban bien entrenados, la operación no fue bien preparada, las embarcaciones podían cumplir sus funciones de rescates de pilotos, pero no eran adecuadas para desembarcos de comandos y la inteligencia fue deficiente y con informes falsos o desactualizados. Todo eso demostró la poca preparación, falta de previsión e inadecuados recursos para realizar una operación de esa naturaleza. Al fracasar la operación Ambassador, los espías, el Segundo Teniente Philip Martell y el Segundo Teniente Desmond Mulholland quedaron abandonados en la isla y tuvieron que rendirse a los alemanes. Italia invade a Francia (21-6-1940) El 10 de junio de 1940, a las 4pm el embajador francés en Roma, Francois-Poncet, informa por teléfono a la cancillería en París, que Italia ha declarado la guerra mediante una nota diplomática. Poco después en la Plaza Venecia de Roma, Mussolini le habla al país mediante un discurso que se haría famoso. Discurso de Mussolini Primer bombardeo y respuesta Al día siguiente, después de la declaración de guerra y el discurso de Mussolini en la Plaza Venecia de Roma, no hay grandes novedades, excepto por la incursión de fuerzas británicas que bombardean Turín. En represalia, la Real Aviación Italiana lleva a cabo una serie de incursiones en Toulon, Hyeres, Saint-Raphael, Calvi, Bastia y Bizerta. Las escuadrillas italianas fueron recibidas con fuego de ametralladoras antiaéreas y el bombardeo resultó impreciso. Mussolini solicita flak A la vista de los resultados, Mussolini telefoneó a Hitler solicitándole 50 baterías antiaéreas con sirvientes y municiones -para reforzar el Piemonte y la Liguria- a cambio de una división blindada italiana. Las bajas por el bombardeo en Turín, fueron de 14 civiles muertos y una treintena de heridos.
  • 74. Pero, de acuerdo con la Directiva del Duce, las fuerzas de tierra tomaron un bajo perfil y esperaron. Sin embargo, los preparativos para la inminente invasión italiana a Francia, también se hicieron esperar y esto les costaría muy caro. La frontera entre Francia y los Alpes presentaba una calma, no cónsona con las acciones que deberían tomar las fuerzas italianas apenas Mussolini lo ordenara. Bombardeo de Génova El día 14 de junio, Génova fue bombardeada por una fuerza aeronaval francesa compuesta por 4 cruceros pesados, Foch, Algerie, Dupleix y Colbert acompañados por 4 flotillas de cruceros ligeros. La respuesta italiana no causó mucho daño pues sólo logró hacer blanco en el crucero ligero Albatross, por el fuego de una batería costera de 152mm, sin embargo, el buque logró regresar a Toulon. Al día siguiente, Hitler le informó a Mussolini que la ayuda Italiana en el frente francés no era necesaria, pero que si Italia quería actuar por su cuenta, eso era decisión del gobierno italiano. El mismo día 15 de junio, Mussolini le ordenó al General Badoglio que iniciara el ataque terrestre, pero Badoglio le respondió que necesitaría cuando menos 25 días de preparación. Francia solicita el Armisticio Hitler por su parte, el día 17 de junio, le informó a Mussolini sobre la solicitud del gobierno francés para conversar un armisticio, sugiriendo que se iniciaran conversaciones en Munich. AL día siguiente, Mussolini se reúne con Hitler en Munich manifestándole que los franceses no le habían solicitado el armisticio. Hitler les comunicó a los franceses que solicitaran el armisticio a Italia, como condición para iniciar las conversaciones. Mussolini ordena el ataque terrestre El día 21 de junio, Mussolini ordenó a las fuerzas acantonadas en la Liguria y Piemonte que iniciaran la ofensiva contra la Costa Azul. El objetivo era la ocupación de una gran franja de territorio cerca a Niza, con 19 divisiones, formadas por el Grupo de Ejercitos del Oeste compuesto por el 1er Ejército - General Pietro Pintor y 4to Ejército - General Alfredo Guzzoni.
  • 75. Pero la euforia del Duce por conquistar los territorios franceses, como si fuera un paseo, se convirtió en una acción militar más difícil que lo que imaginó. Las fuerzas francesas, cual fiera herida, presentaron férrea oposición a las escasamente preparadas fuerzas italianas. Italianos desde el este y alemanes desde el oeste La ofensiva italiana mostró debilidad en los mandos y una mal planificada línea de abastecimientos. Las fuerzas francesas, en inferioridad numérica, se las arreglaron para presentar una buena línea defensiva. Sólo después de enormes esfuerzos, las fuerzas italianas lograron pasar la frontera en Saint Louis y alcanzar Menton. Mientras las fuerzas italianas atacaban desde el este, los alemanes empujaron a lo largo del Valle del Ródano, en vista de lo cual, el General Orly dividió sus fuerzas una hacia el noroeste, para contener a los alemanes, y la otra hacia el sureste, para detener a los italianos. 4 batallones franceses defienden la frontera Las fuerzas italianas atacaron a los franceses a todo lo largo de la frontera. En el norte 12 batallones avanzaron hacia Bourg-Saint-Maurice y Petit Saint-Bernard. Las defensas francesas eran apenas 4 batallones con 44 cañones. Las fuerzas italianas cercaron a los franceses en el paso Petit Saint-Bernard, pero no pudieron capturarlo. Los defensores de La Turra En Maurienne los italianos lograron una fuerte y decidida penetración, tratando de capturar los pasos de Mont- Cenis, Sollieres, Bellecombe y Clapier. El fuerte de La Turra fue severamente bombardeado, pero los franceses resistieron los ataques, hasta el final de la ofensiva. Al final de las operaciones Mussolini ordenó liberar con honores a los defensores de La Turra. Más al sur, las fuerzas francesas fueron obligadas a replegarse hasta la represa de La Tuille, pero en Briaton los Howitzer franceses de 280mm lograron silenciar las baterías italianas. El 22 de junio, los italianos continuaron la ofensiva, siendo contenidos en todo el frente excepto en la Costa Azul, donde lograron tomar buenas posiciones en el área de Menton. Orden de cese al fuego El 23 de junio, las fuerzas francesas siguen conteniendo los ataques italianos, quienes no logran hacer avances importantes. Ese mismo día, hacia las 9PM, llegaron las órdenes de cesar el fuego a partir de las 12:35AM. Luego de las escaramuzas que suceden a todo cese al fuego, el 25 de junio terminaron las hostilidades en todo el frente, entrando en vigor el armisticio Franco-Italiano. Las bajas La fiera resistencia presentada por los franceses le causó a los italianos 600 muertos y más de 2000 heridos en sólo cuatro días. Los resultados fueron pobres y muy sangrientos para las fuerzas italianas y para el gobierno de Mussolini resultaban una jornada poco gratificante. Desde el ángulo político, la posición de Mussolini era comprometida en especial ante su aliado alemán, que arrollaba los territorios aliados con las fuerzas Panzer. Territorialmente, Mussolini logró muy poco ante un país que estaba sumido en la desesperación ante la inminente capitulación. Hitler no deseaba humillar a la Francia vencida, puesto que necesitaba de su concurso para contener los arrebatos británicos. Por tanto, el ataque italiano puso a Alemania en una encrucijada, entre lo que debía hacer con Francia y la actitud que debía presentar ante su aliado. La delegación italiana Los delegados italianos para la firma del Armisticio con Francia fueron: el General del Ejército Pietro Pintor (Presidente); General Vecchiarelli; Almirante Goiran; General de Aviación Pellegrini; Ministro Plenipotenziario Vitetti; Inspector General Lazzari; Coronel Vaglieco y el profesor Bosco experto en derecho Internacional. Después del Armisticio del 24 de junio, Italia logró apenas una angosta franja de territorio francés y algunas concesiones en África, aparte de poder utilizar el puerto de Gibuti en la Somalia Francesa. Batalla de Inglaterra Preludio en Alemania Preludio en Alemania Es más que evidente, que Adolfo Hitler no tuvo intenciones de hacerle la guerra a Gran Bretaña y menos invadirla. Se sabe que nunca, antes de 1940, en sus discursos o escritos, ni tampoco en los círculos allegados al Führer, se mencionó la posibilidad de un enfrentamiento armado con Gran Bretaña. Más bien, Hitler abrigó la esperanza de que los ingleses quot;entrarían en razónquot;, aceptando y adhiriéndose al quot;Nuevo Ordenquot;, en el que Alemania sería el gran líder de Europa, en una corte donde Italia e Inglaterra jugarían un papel importante, pero secundario y dejándose dirigir por el quot;Gran Reich de los mil añosquot;. Pero, las ilusiones de Hitler quedaron frustradas cuando el 18 de Junio de 1940, la BBC irradió el discurso que Winston Churchill pronunció en la Cámara de los Comunes, dejando bien en claro que: Discurso de W. Churchill 18/6/40 quot;...lo que el General Weygand ha llamado La Batalla de Francia, ha terminado. La Batalla de Bretaña está por comenzar. De esta batalla dependerá la supervivencia de la civilización cristiana. De ella dependerá nuestra propia vida británica y con ello la continuación de nuestras instituciones y nuestro imperio. Toda la gloria y el poder de nuestro enemigo pronto se volverá contra nosotros. Hitler sabe que él debe aniquilarnos en esta isla, o perderá la guerra...quot; Respuesta alemana La respuesta alemana fue una incursión aérea de ejercicio de navegación, compuesta por 9 bombarderos Heinkel 111 del Grupo de Combate (KG) 26. El líder de la formación se mantuvo a 6000 metros de altura, mientras que los 8 aparatos restantes bajaban hasta 1400 metros sobre Londres. Como no podía ser de otra forma, los 8 aparatos fueron derribados por la artillería antiaérea y sólo el líder del escuadrón regresó ileso.
  • 76. Heinkel 111 Para Alemania, en ese momento Francia y los Países Bajos, eran la base de operaciones para realizar la invasión de las islas británicas y lo único que se interponía entonces entre las fuerzas alemanas y las defensas británicas era el Canal Inglés o Paso de Calais, que en el lado más estrecho tiene apenas unos 40 Kms de mar. Luftwaffe vs RAF El primer paso necesario para asegurar el éxito de una invasión era mantener la supremacía aérea destruyendo a la Fuerza Aérea Inglesa. En Junio de 1940, por demás evidente, que la Luftwaffe era mucho más poderosa que la RAF. Es cierto también que Inglaterra no arriesgó su fuerza aérea durante la Campaña de Francia, porque para los británicos la medida lógica era reservar los magros recursos militares para la defensa del suelo inglés. Por esa razón también, uno de los misterios de la guerra es, por qué los alemanes no aniquilaron a la Fuerza Expedicionaria Británica (FEB) en Dunkerque; para algunos historiadores no fue sino una prueba más, de que Hitler quería evitar un enfrentamiento con Inglaterra, para otros, la incompetencia de Goering que no supo como acometer una acción de esa naturaleza. Plan de Raeder Los únicos planes militares, para una eventual invasión a Inglaterra, los elaboró el jefe supremo de la Kriegsmarine, el Gran Almirante Raeder en 1939. El plan de Raeder más que alentar a la invasión, lo que pretendía era advertir al Mando Supremo sobre las dificultades que se presentarían en caso de que fuera necesario acometer tal operación. Al culminar la invasión de Francia y los Países Bajos, Raeder pensó que era el momento de presentar su plan a Hitler. Gran Almiranter Raeder Raeder estaba consciente del costo que tuvo para la Kriegsmarine la invasión a Noruega donde la Armada llevó en sus espaldas todo el peso de la operación. En su plan contra Inglaterra el Gran Almirante, por el contrario, pretendía que la Wehrmacht asumiera mayor responsabilidad en las acciones. Sin embargo, fuera como fuere, la operación tendría que ser marítima por sobre todas las cosas. El 21 de Mayo, Raeder presentó a Hitler el plan y logró el efecto deseado, pues el Führer dispuso que no se adoptase ninguna medida de preparación para una posible invasión a Inglaterra. quot;¿Y ahora, qué?quot; El 20 de Junio, a vísperas de capitulación de Francia, Raeder volvió a hablar con Hitler sobre el tema y advirtió, que la superioridad aérea era imprescindible para el éxito de tal empresa y acotó, que a Luftwaffe era muy
  • 77. inferior a la RAF. De cualquier forma, en los mandos militares, a partir del 22 de Junio de 1940, surgió la pregunta, quot;¿Y ahora, qué?quot; Europa continental estaba en manos del Eje. ¿Se quedaría Inglaterra como pasiva espectadora? Opinión de Jodl El General Jodl, Jefe del Estado Mayor de la Wehrmacht, manifestaba en las reuniones de Estado Mayor, que la victoria final sobre Inglaterra era sólo cuestión de tiempo. Foto autorizada del: Deutsches Historisches Museum, Berlin Decía Jodl: quot;Ya no son posibles las operaciones ofensivas en gran escala del enemigo, debido a que ya no puede luchar por la victoria sino por preservar sus posesiones y su prestigio mundial. De acuerdo a todas las predicciones, se inclinarán por hacer la paz cuando comprendan que pueden lograrlo a un costo muy pequeño. Por eso, invadir a Inglaterra debería ser el último recurso contra ese país, que ya se encuentra debilitado militar y económicamente y sin capacidad ofensiva en el aire.quot; Hitler cambia de parecer Sin embargo, el 2 de Julio de 1940, el Comando General de la Wehrmacht (OKW) señalaba, que el Fuehrer había dispuesto que bajo determinadas condiciones, siendo lo más importante la supremacía aérea, se podría plantear un desembarco en Inglaterra y que, a pesar de no estar decidido, debían elaborarse los planes necesarios para tal eventualidad. ¿Y el material? Lo que temía Raeder estaba por suceder. Ante esa orden de preparar planes de invasión y sabiendo él, que los ingleses no se dejarían amilanar fácilmente, estaba seguro que a la orden de preparación le seguiría la orden de ponerla en práctica. Su gran temor era, que las fuerzas alemanas no habían realizado anteriormente una operación de tal envergadura y por tanto no había precedentes. Tampoco existían los transportes adecuados, ni la Luftwaffe estaba preparada para dar un apoyo aéreo adecuado y por último, la Kriegsmarine no tenía la capacidad numérica para poder defender a las fuerzas de desembarco contra toda la flota inglesa que acudiría al Canal Inglés apenas se conociera la inminencia de la invasión. Improvisar No cabía otro camino que la improvisación y para ese efecto se recolectaron desde barcazas hasta vapores, a todo lo largo de la costa francesa, belga y holandesa. Todo lo que flotara y tuviera un motor, servía después de recibir algunas modificaciones imprescindibles. El Plan León Marino, del Mariscal de Campo von Brauchitsch estaba en marcha. Publicado: Setiembre/22/2005 Actualizado: 04/09/2009 19:30:56 ¡Este artículo ha sido actualizado después de tu última visita! Bibliografía - El III Reich, La Batalla de Inglaterra, Anesa/Anoger - La Batalla de Inglaterra, General Luftwaffe Werner Kreipe. LIBRO: Allied Photo reconnaisance of WWII, Chris Staerck LIBRO: Great Battles of World War II, John Macdonald
  • 78. Ver detalles Ver detalles en Amazon Preludio en Inglaterra Preludio en Inglaterra No sólo Inglaterra, sino el mundo entero, daba por descontado que tarde o temprano la Blitzkrieg se trasladaría a las islas británicas puesto que, nada podía impedir, que la poderosa maquinaria de guerra alemana, que en sólo semanas había aniquilado a todas las potencias continentales, arremetería contra el siguiente enemigo que se mantenía en pie. Sir Winston Churchill Foto autorizada de: Deutsches Historisches Museum, Berlin Salvando las reservas En previsión de lo que estaría por suceder, Churchill ordenó que dos cruceros transportaran a Canadá 1800 millones de libras esterlinas en oro, de las reservas del Banco de Inglaterra. El propio Churchill no veía posibilidades de defender las islas y pensaba que la única posibilidad era evacuar lo que quedaba, para continuar la lucha desde Canadá. Recursos humanos y materiales En Dunkerque pudieron salvar a 225 mil soldados británicos que regresaron que regresaron a las costas inglesas sin equipo. De los 600 carros enviados a Francia con la Fuerza expedicionaria Británica (FEB), sólo volvieron 9. De los 1000 cañones enviados al continente regresaron apenas 12 embarcados los primeros días de la evacuación. Estos estos escasos contingentes se le sumaron a las 12 divisiones pobremente equipadas e incompletas que se encontraban en las islas británicas. Esta era la composición de las fuerzas de defensa para proteger 800 Kms de costas. Posición de Halifax
  • 79. Lord Halifax, Ministro de Asuntos Exteriores, era partidario de comenzar conversaciones de paz con Hitler. Quizás su posición, se debía al hecho de que al verse Gran Bretaña imposibilitada de cumplir con los acuerdos de defensa mutua con Polonia y Francia, no le había quedado otro remedio que declarar la guerra, antes de caer en el ridículo. Pero lo cierto era que Gran Bretaña no estaba en condiciones de enfrentarse a tan poderoso contrincante. Aunque, si bien es cierto que no todos los ingleses estaban de acuerdo en ir a la guerra con Alemania, la mayoría, la clase popular sobre todo, sí estaba dispuesta a no dejarse doblegar o al menos pensaban vender muy cara la derrota. ¿Hubo un empate? Para el resto de los británicos, Francia había sido vencida y se podía considerar que había un empate con Alemania, cosa que podía desembocar en la paz, pero pensaban que Hitler no había dado señales inequívocas de que tal posibilidad podía convertirse en realidad. La mayoría de los políticos ingleses pensaban, que si los alemanes consideraban que Inglaterra estaba vencida, sin capacidad militar ni económica, era porque no pensaban seriamente en la posibilidad de llegar a la paz por la vía de las conversaciones pacíficas. No creían que Hitler tuviera intenciones de conversar de potencia a potencia, sino que más bien pretendía actuar como el vencedor magnánimo que daría concesiones para pactar la paz. Por otro lado, no era admisible pretender, que los ingleses esperarían pasivamente una invasión. Condiciones de Hitler En su alocución del 19 de Julio de 1940, ante el Reichstag, Hitler manifestó que no exigiría a Inglaterra la rendición de las armas, y que le permitiría conservar su forma de gobierno. Sin embargo le exigiría la devolución de las antiguas colonias alemanas de ultramar y el compromiso de no inmiscuirse más en los asuntos de Europa continental. Discurso de Hitler en el Reichtag, respondiéndole a Churchill Dijo Hitler: quot;De Gran Bretaña sólo escuchamos llantos --no de la gente, sino de sus políticos-- diciendo, la guerra debe proseguir. No sé si esos políticos tienen una idea cabal sobre lo que eso significaría. Es cierto que ellos declaran que seguirán adelante con la guerra aún si Gran Bretaña pereciera, porque la continuarían desde Canadá. Difícilmente puedo creer que ellos pretendan que todos los ingleses se vayan a Canadá. Probablemente, sólo esos caballeros que están interesados en la guerra irán allá. Creo que la gente se quedará en Inglaterra y... ciertamente verán la guerra con ojos diferentes, que con los que la verán los llamados líderes en Canadá.quot; quot;El señor Churchill, sin duda estará en Canadá, con el dinero y los niños que los principales interesados en la guerra habrán enviado. Para los otros millones de personas, empezarán grandes sufrimientos. El señor Churchill, por una vez deberá creerme, cuando profetizo que el gran Imperio será destruido... un Imperio que nunca ha sido mi intención destruir o dañar.quot; quot;En esta hora, siento que es mi deber de conciencia, hacer un llamado a la razón y el sentido común de Gran Bretaña. No veo razón para que esta guerra continúe.quot; Se le pedía mucho sacrificio al León Inglés, que por siglos fue imperialista y colonialista y que siempre impuso su voluntad por la fuerza de las armas. No podía claudicar al defender su propio suelo y su derecho de potencia continental. quot;Lo haremos solos...quot; Obviamente Churchill tenía sus propios planes y estos comprendían involucrar a EEUU en la contienda, para equilibrar las fuerzas. Aún, en el peor de los casos, si las islas eran invadidas y doblegadas, la lucha se seguiría desde América. Pero, para el indomable Churchill, claudicar no era una posibilidad. Churchill estaba decidido a pelear hasta el final: quot;Si fuese necesario, lo haremos solos.quot; Sin embargo, era factible que Inglaterra pudiera defenderse durante años, pero era imposible que pudiera vencer a Alemania. Por ello, Churchill tenía que forzar a como diera lugar a su amigo Roosevelt para que entrara en la guerra, pues sabía que era la única forma de vencer a su encarnizado enemigo. Halifax habla solo Los opositores a Churchill, no encontraron en Alemania al interlocutor para conversar sobre la paz. Luego del discurso de Hitler, el propio Ministro de Asuntos Exteriores, Lord Halifax, difundía por radio la negativa inglesa a las aspiraciones de Hitler. Halifax, sin embargo, no estaba dispuesto a quemar su casa para combatir a los
  • 80. alemanes, porque decía que podía abandonarla para recuperarla después. El 25 de Mayo cuando las FEB fueron repelidas por el incontenible avance alemán, Lord Halifax pedía en consejo de ministros, que tal vez se podría lograr mejorar la situación, pidiendo la mediación de Italia, que todavía no había declarado la guerra a Francia. En tanto los británicos no fueran bombardeados, para él cabía la posibilidad de conversar, en vez de seguir con las declaraciones encendidas de Churchill. Halifax deseaba que la política de Inglaterra estuviera signada por el sano juicio y no por denuncias airadas y altisonantes. Solicitud del rey de Suecia Alemania pidió la intervención del Vaticano y de Suecia. Ante el pedido del Rey Gustav V de Suecia, que trabajó activamente para lograr la paz negociada, Churchill le respodió: Sello postal con la imagen del Rey Gustav V de Suecia quot;...Antes de siquiera poder considerar esas propuestas, serán necesarias garantías efectivas por medio de hechos, no palabras, de que Alemania permitirá la restauración de la libertad e independencia de Checoslovaquia, Polonia, Noruega, Dinamarca, Holanda, Bélgica y sobre todo Francia.quot; Todos juntos contra Alemania Finalmente, Halifax vio que no era posible llegar al entendimiento con Hitler y optó por plegarse a la línea de Churchill. No habían ni posibilidades de paz ni de victoria, por tanto sólo quedaba la vía de la resistencia armada. El embajador americano Kennedy -padre del asesinado Presidente Kennedy- trataba de influir ante Roosevelt para darle todo el apoyo requerido a Churchill, mientras que el General Marshall le recomendaba, no entregar un solo fusil más a los ingleses, puesto que, para él, esa guerra estaba perdida. Roosevelt cede Roosevelt desconfiaba de la política de Halifax y Chamberlain, pero el 3 de Julio, cuando en Oran Churchill ejecutaba un golpe brutal contra la flota francesa, la confianza entre ambos se fortaleció. Sólo era cuestión de tiempo, para que, por medio de artilugios, Churchill lograra involucrar a Roosevelt en la guerra. Fraklin D. Roosevelt
  • 81. Finalmente, cuando Roosevelt anuncia su candidatura presidencial, por primera se refiere a Alemania como quot;el enemigo.quot; Para entonces, los pacifistas ingleses, vieron hundidas sus esperanzas y Churchill se convenció de que era cuestión de tiempo para forzar la entrada de Roosevelt en la guerra. Por el momento, tenía que planificar la defensa, lo mejor posible y pensar cuidadosamente cómo arrastrar a Estados Unidos a la guerra. Bibliografía - El III Reich, La Batalla de Inglaterra, Anesa/Anoger - La Batalla de Inglaterra, General Luftwaffe Werner Kreipe.

×