• Like
88
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
352
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
2
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Miguel Alfonso Martínez-EchevarríaLOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA 88
  • 2. Miguel Alfonso Martínez-EchevarríaLOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA
  • 3. febrero 2003 © Instituto Empresa y Humanismo Universidad de Navarra ISSN: 1139 - 8698 Depósito Legal: NA 638/87Edita: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra, S. A. Diseño y producción: ENLACE Comunicación Multimedia
  • 4. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMO ÍndiceBases para una teoría de la empresa ......................................................... 5 El sentido de la producción económica ............................................... 5La producción en el mundo antiguo ....................................................... 11 La concepción materialista de la producción y la incomprensión del comercio .......................................................................................... 11 La aparición de la sociedad comercial y el concepto mecanicista de producción ....................................................................................... 16La crisis de la concepción materialista de la producción ..................... 26 Libertad de comercio, división de la labor y nuevo orden revolucionario ....................................................................................... 26 Las instituciones y la producción ....................................................... 28 La producción sin labor y las máquinas como solución ................... 31 El extraño caso de una división de la labor que no requiere labor . 35 Marx o el paroxismo de la producción materialista .......................... 38Las primeras teorías de dirección de factorías ....................................... 44 La división de la labor y el gobierno despótico ................................. 44 El panóptico o la factoría como reformatorio .................................... 51 La dirección como pedagogía .............................................................. 54 Owen: el directivo como reformador social ....................................... 59 La dirección entre la técnica y la filantropía ...................................... 63 La dirección como tecnología ............................................................. 68Conclusiones ............................................................................................. 72Bibliografía ................................................................................................. 75Notas .......................................................................................................... 76 LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 3
  • 5. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMONota Biográfica Miguel Alfonso Martínez-Echevarría es Catedrático de Economía yProfesor Ordinario de la Universad de Navarra. Es también Académicocorrespondiente de la Real Academia de Ciencias Económicas y Finan-cieras y Profesor Honoris Causa de la Universidad Católica de BuenosAires. En la actualidad es subdirector del Instituto Empresa y Huma-nismo. LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA4 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 6. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOBases para una teoría de la empresaEl sentido de la producción ción, ya que todo se limita a man-económica tener un modelo de vida: el de ca- Suele ser corriente que los ma- da especie. En ese sentido, las ho-nuales de Economía más al uso jas y los frutos no son propiamentedefinan la empresa como el lugar productos del árbol, sino más bienen el que se realiza la producción. del hombre, como luego se expli-Aunque esta manera de definir la cará. Hablar de producción en sen-empresa es en principio aceptable, tido pleno es, por tanto, algo pro-no deja de ser parcial y poco preci- pio e inseparable de la vida huma-sa. En realidad se limita a remitir na: algo surgido de la inteligencia yal concepto de producción que, de la libertad. La vida del hombre noalgún modo, se da por conocido o, se limita a la reproducción biológi-lo que es peor, se supone que no ca, a repetir un modelo que le vie-pertenece a la Economía. Parece ne dado, sino que de algún modopor tanto conveniente aclarar pri- tiene que ser diseñada. Por decirlomero en qué consiste la produc- de otro modo, el hombre produceción y, más en concreto, en qué porque es dueño de su propia ac-consiste eso que se llama produc- ción, porque su vida no se ajusta ación económica. Sólo una vez ex- un modelo perfectamente estable-plicado este importante concepto cido que tiene que reproducir.será posible clarificar cuál es la na- Los individuos de las especiesturaleza y la función de la empresa. animales y vegetales, precisamen- Desde el punto de vista etimo- te porque no son dueños de su ac-lógico, la producción parece refe- ción, se comportan siempre delrirse a la operación vital de dar lu- mismo modo, reproducen la mis-gar a algo. Por ejemplo, se suele ma vida bajo las mismas circuns-decir que un árbol produce hojas o tancias. Siguen unas pautas defrutos, mientras que una piedra, conducta que no les es posibleque carece de vida, es incapaz de modificar. Por contraste, el hom-producir nada. En realidad, en el bre, en cuanto que tiene dominiocaso de la vida animal y vegetal se- de su acción, puede hacer muchasría más propio hablar de reproduc- cosas y de muchas maneras. Es de- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 5
  • 7. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOcir, su acción es intencional y deli- condiciones del medio. Sólo en elberada. No está determinada por caso de la vida humana los princi-las circunstancias, sino que el pios de acción son libres. Sin salir-hombre puede modificar el curso se físicamente de su entorno, elprevisto de los procesos naturales. hombre lo trasciende y lo domina.Por ejemplo, un manzano sólo Esto explica por qué el hombre ca-puede reproducirse; en cambio, el rece de medio, en el sentido dehombre puede producir cosas muy que no está condicionado por sudiferentes a partir de los procesos entorno y vive en un mundo, ennaturales: desde hábitos morales o una elaboración intelectual del en-intelectuales hasta los artefactos torno que se distiende en el tiem-más insospechados. po y en el espacio, llegando tanto a En un sentido más amplio, la lo que todavía no está presente co-producción supone algún tipo de mo a lo que ya sucedió y ha dejadomovimiento hacia una finalidad. de estar presente.En el caso de los géneros de vida La inteligencia humana exploramás elementales, ese movimiento y descubre posibles modos de ac-se lleva a cabo de modo automáti- ción, pero es la voluntad la que de-co y no deliberado, como simple cide y gobierna. Es precisamentereacción a estímulos del medio. esta articulación entre inteligenciaPor ejemplo, una semilla puesta y voluntad la que libera al hombreen las condiciones apropiadas ger- de la tiranía del medio y hace posi-mina de acuerdo con un proceso ble la producción económica. En elperfectamente previsible, que la caso hipotético pero imposible delleva a convertirse en una planta que el hombre tuviese sólo inteli-de su especie. En los tipos de vida gencia, sin voluntad, sería capaz deanimal superiores ese movimiento diseñar distintos modos de hacerse hace cada vez más complejo e (para lo cual necesitaría algún cri-independiente del entorno. Pero terio exógeno de distinción), peroen todas las formas de vida no hu- en ningún caso podría decidirsemanas, los principios de acción por un modo de hacer, es decir, pornunca son plenamente autóno- iniciar libremente la acción. Acaba-mos. De un modo u otro esos seres ría por morirse, como le ocurría alestán como incrustados en las famoso asno de Buridán, o actua- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA6 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 8. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOría movido por algo externo al que esa misma variedad de mielagente, como en efecto sucede con sólo la puede apreciar el hombre,los otros animales. En ese sentido, pero no la abeja.los brutos no pueden tener pro- El hombre, al ver más allá de laducción económica, ya que no de- inmediatez sensible del entorno,ciden sobre su acción, sino que es- capta la unidad esencial que haytán guiados por factores que que- debajo de la diversidad de todasdan más allá de su control. las cosas. Delante, por ejemplo, de Mientras los individuos de cada una vaca, el hombre ve algo queespecie de animal se alimentan de está más allá de lo inmediato, co-un mismo modo, los hombres pue- mo carne, leche, queso, terneros,den hacerlo de muchas maneras. cuero, intercambios, dinero, etc.,Pueden, por ejemplo, ayunar o in- etc. Es decir, puede llegar a ver al-cluso dejarse morir por inanición. go tan abstracto como la utilidad,Ciertamente, para alimentarse el o unidad y complementariedad dehombre necesita de los procesos los bienes, concepto que hace po-de la naturaleza, pero sólo una vez sible el intercambio y la coordina-que los ha situado en su propio ción de las distintas actividadesmundo con el concurso de su inte- humanas; es decir, el hombre ve enligencia y voluntad. Puede, por último término el concepto de di-ejemplo, recolectar los frutos de la nero y sociedad.tierra o llevar adelante un cultivo Hemos dicho que lo propio desistemático: todo depende de su los animales es la reproducción, laintención, de sus conocimientos y repetición incesante de un mismode las circunstancias en que se en- proceso circular, destinado a lacuentre. Por contraste, un animal, simple subsistencia, que es la mis-por ejemplo la abeja, elabora miel ma en todos los individuos de lade acuerdo con un proceso que no especie. Sin embargo, lo propio depuede dejar de seguir. Aunque la producción económica, la queexiste miel de brezo y miel de ro- lleva adelante el hombre, es que semero, ello no se debe a una elec- trata de un proceso abierto y libre,ción libre de las abejas, sino que que en principio no está perfecta-es consecuencia del entorno en mente establecido y por eso mis-que se encuentran. De tal modo mo permite el crecimiento del LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 7
  • 9. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOagente. La producción económica una vida humana. En otras pala-se convierte en palestra donde el bras, una cultura, un lenguaje y unhombre puede generar hábitos instrumento. En este sentido, elbuenos o malos. En otras palabras, lenguaje, junto a la mano, constitu-el fin de la producción humana no yen los instrumentos por excelenciase reduce a la subsistencia de la de la producción económica.especie, como sucede a los otros La producción económica no seanimales, sino que sobre todo basa primariamente en el esfuerzoconsiste en diseñar un posible tipo corporal, como sucede en la repro-de vida humana, algo al mismo ducción animal, sino en las opera-tiempo personal y social. Cuando ciones de su inteligencia y volun-el hombre produce el mundo de tad, que son lo propio del hombre.los artefactos, de modo insepara- La observación de las condicionesble mejora o empeora sus poten- morfológicas del cuerpo humanocias superiores en el plano de su revela que no está preparado parainterioridad individual; mientras sobrevivir con el simple esfuerzo fí-tanto, en el plano objetivo de lo sico, como les ocurre a los otroscolectivo y externo, crea condicio- animales: no dispone, por ejem-nes que potencian o reducen la ca- plo, ni de fauces, ni de garras, ni depacidad de todos. Por tanto, es pezuñas ni de cuernos, etc., que leequivocado, o muy reduccionista, adapten de modo automático apresentar la producción económi- unas funciones biológicas prede-ca como un proceso que puede lle- terminadas que resultan impres-varse a cabo sin afectar para nada cindibles para subsistir en su pro-al desarrollo, positivo o negativo, pio medio. Se trata de un cuerpode las potencias superiores del “hominizado”, carente de especiali-hombre. Hablar de producción zación, y que por eso mismo expre-económica es referirse, aunque sea sa la apertura a la trascendenciade forma implícita, a unos fines propia de la vida humana. Su gar-más elevados que los simplemente ganta y su mano han sido capacita-biológicos o de subsistencia. das para el lenguaje, para dar ex- La producción económica supo- presión a su inteligencia, verdade-ne por tanto un mundo previo de ra fuerza sobre la que se apoya laconocimientos de lo que debe ser vida humana. LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA8 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 10. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMO Mediante el lenguaje, los hom- un sistema ordenado de intercam-bres pueden compartir un mismo bios. Por ejemplo, la rueda hacemundo, lo cual plantea de modo referencia al automóvil, al motor,inmediato el problema de la esca- al volante, a la carretera, a la gaso-sez cuando, a través de la mano, lina, etc., etc. El hacha hace refe-quieren poseer todas las cosas que rencia a la operación de cortar ma-conocen y comparten. Pero en la dera y remite al árbol, a la leña, almisma causa del conflicto, en la fuego, etc. Un martillo hace refe-apertura del hombre a todas las rencia a la operación de clavar y,cosas, radica la solución. El cono- por tanto, a los clavos, a la madera,cimiento de la unidad práctica de al hierro, etc. Esta relación entrelas cosas, o utilidad común de to- todos los útiles constituye la esen-das ellas, hace posible el intercam- cia del dinero. De tal modo que sebio y el dinero, que es un medio de puede decir que el dinero está pre-enfrentar el problema de la esca- sente en todo tipo de intercam-sez. De este modo, el dinero, en bios, incluso en aquellos casos encuanto expresión de esa utilidad que no hace falta recurrir a su sím-común de los bienes, desempeña bolo material visible. En otras pa-una función similar al lenguaje. labras, intercambio y dinero sonAmbos vendrían a ser expresión posibles porque el hombre, me-del dominio que el hombre tiene diante su conocimiento, construyesobre las cosas. un mundo, un plexo ordenado de El mismo hecho de la escasez, relaciones entre los hombres a tra-fenómeno que sólo se le plantea al vés de las cosas. Construye en elhombre, pone a prueba sus capaci- plano conceptual y simbólico unadades superiores para alumbrar unidad que no es patente en elposibles soluciones. Por una parte, plano empírico de lo sensible.le lleva a reconocer la necesidad Teniendo en cuenta, como se hade la propiedad: que las cosas ten- dicho, que la finalidad última de lagan sus dueños; a su vez, como to- producción económica es el creci-das las cosas constituyen un plexo miento de una vida humana, ha-de relaciones de diferencia y com- bría que evitar presentar la propie-plementariedad, tienen una utili- dad como algo subordinado a ladad común, que hace vislumbrar funcionalidad del intercambio y a LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 9
  • 11. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOla producción. En realidad es exac- laciones de intercambio y, por tan-tamente al revés. El fundamento to, de un reparto de tareas y fun-de la propiedad no es primaria- ciones. Es algo que se va constitu-mente utilitarista, sino consecuen- yendo con el paso del tiempo ycia del dominio del hombre sobre que depende de la cultura y cir-su propia acción. En este punto, la cunstancias de cada comunidad.propiedad jurídica, o reconocida Por ejemplo, en una comunidad fa-socialmente, se fundamenta en miliar unos se encargan de hacerese otro sentido ontológico y radi- las camas, otros de hacer la comi-cal del dominio humano. El hom- da, etc., y todos se ayudan mutua-bre no es propietario para que la mente a vivir una vida lo más hu-producción sea más eficiente, sino mana posible. Pero tampoco, y aque la producción económica es pesar de las apariencias, realizanposible en la medida en que el estas funciones aisladamente, sinohombre puede ejercer de propieta- que siempre hacen referencia a losrio en su sentido más fundamen- otros, a una comunidad más am-tal. Siempre son las potencias su- plia, la aldea o la ciudad, dondeperiores las que hacen posible la muchas otras familias se coordi-producción económica. nan de diversos modos a la hora Si la producción económica su- de llevar adelante la división de ta-pone lenguaje, propiedad e inter- reas y de organizar los intercam-cambio, esto quiere decir que sólo bios. Todo ello presidido por el lo-es posible en el seno de una comu- gro de una vida lo más humana po-nidad. Mientras que en la repro- sible, que se da primariamente enducción animal el ciclo de subsis- las familias, donde se desarrollan ytencia se desarrolla en el silencio y viven las personas.cerramiento del proceso biológi- Así pues, la producción es unaco, la producción económica es actividad que supone un beneficiopor sí misma un continuado tejer para una comunidad, que mantie-de relaciones humanas a través y ne o incrementa los intercambioscon ocasión de las cosas. Esto nos que la constituyen y que facilita eladelanta una pista muy clara sobre establecimiento de una vida hu-la naturaleza de la producción eco- mana. Esto implica que la produc-nómica: se trata de un plexo de re- ción económica es un aspecto de LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA10 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 12. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOtoda actividad humana y la llevan a te monetario. En último término,cabo todas las personas e institu- depende y se subordina a los finesciones que constituyen la socie- de la comunidad en la que se desa-dad. Pero hay unas instituciones rrolla.particulares, las empresas, que Por ahora, las ideas que se hanrealizan un tipo de actividad pro- esbozado en este primer apartadoductiva y que se regulan por la di- son suficientes para adentrarnosferencia entre el flujo de entrada y en la historia de cómo han ido sur-salida de dinero que provocan sus giendo las diversas teorías de lacompras y ventas de bienes y servi- producción y de la empresa. Con-cios. Se trata, por tanto, de una for- forme vayamos avanzando en suma especial de producción econó- análisis tendremos ocasión demica, la que se regula directamen- descubrir cuál es la naturaleza dete por la obtención de un exceden- la empresa.La producción en el mundo antiguoLa concepción materialista de la que era realizada por hombres yproducción y la incomprensión constituía una forma de vida abier-del comercio ta a la mejora. Eran éstas activida- des de interacción con los proce- Es posible que la vida de los sos naturales, aunque habían sur-hombres más primitivos fuese en gido en último término del conoci-su apariencia muy parecida a la de miento y del lenguaje. Es decir, es-otros animales superiores. Por tas actividades se llevaban a acaboejemplo, gran parte de su actividad en el seno de algún tipo de comu-consistía en recolectar frutos, cazar nidad en unas circunstancias con-animales o pescar. Se trataba de cretas y de acuerdo con una cultu-algo muy parecido al tipo de de- ra y unas tradiciones. Prueba depredación que practicaban otros ello es que en todos los pueblosmuchos animales; sin embargo, se antiguos tanto la caza como latrataba de una verdadera produc- agricultura tenían una patente di-ción económica, en la medida en mensión cultural y religiosa, mani- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 11
  • 13. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOfestación del modo propio de en- ma de ganados, de tierras y de es-tender la vida humana y el mundo clavos, es decir, eran quienes po-de cada comunidad. En cualquier dían situarse más allá de las ur-caso, es evidente que para todas gentes exigencias de la superviven-esas comunidades primitivas la cia. La vida propiamente humanasubsistencia no era un fin en sí comienza más allá de la supervi-mismo, sino que aspiraban a un ti- vencia: cuando se domina y se dis-po de vida que juzgaban adecuada pone.al hombre. Es interesante observar que la Lo propio de la producción eco- idea primitiva de riqueza suponenómica, en cuanto orientada al in- disponer de cosas vivas, de ani-tercambio y la relación, es la gene- males y plantas, que tienen fru-ración de un excedente, ya que sin tos naturales. Pero, por razonesél no hay posibilidad de llevar a ca- que ahora no son del caso, elbo el intercambio. En la produc- hombre primitivo, en vez de atri-ción de los animales no hay gene- buir la génesis de la riqueza alración de excedente: se limitan a lo dominio sobre su propia acción,necesario para el mantenimiento por lo general lo atribuyó a la vi-de la especie, ni más ni menos. Por talidad y fecundidad de los pro-eso se suele decir que lo propio cesos naturales. El prejuicio dedel hombre no es tanto la especie asignar el origen de la riqueza acomo la historia. las fuerzas de la materia y no a Los mismos conceptos de ri- las potencias más altas de la na-queza y de lujo que están en la ba- turaleza humana perduró durantese de la producción económica im- mucho tiempo. Por ejemplo, anteplican la idea de excedente o supe- el hecho de lo que sucede con elración de la simple supervivencia. grano de trigo, que se siembra yEsto tiene que ver con la capaci- produce sesenta o setenta gra-dad del conocimiento humano pa- nos, la tendencia ha sido a pen-ra conectar cosas que están más sar que ese excedente tenía suallá del aquí y ahora. En todas las origen en la capacidad germinati-culturas de la antigüedad los ricos va de la tierra y no en la organiza-eran quienes disponían de grandes ción social que hace posible laexcedentes, normalmente en for- agricultura. LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA12 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 14. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMO El prejuicio que ha entendido la particulares a un fin más amplio oproducción económica como un común. Por supuesto que paraproceso biológico que se desarro- producir se requiere de los proce-lla y está localizado en los campos sos de la materia, pero no sólo dey en las granjas, en un ámbito que ellos, pues desde un punto de vis-se considera previo y separado de ta meramente físico esos procesosla vida política, ha sido persisten- no son más que transformación dete. El origen de este planteamiento unas sustancias en otras. Porpuede estar en una actitud que ejemplo, cuando el grano de trigoconsideraba que la vida sólo es se multiplica en el seno de la tie-propiamente humana cuando se rra, no lo hace a partir de la nada,sitúa más allá de lo biológico y se sino con el concurso de otras sus-libera de las exigencias de su cor- tancias que están en el aire, elporalidad. En el mundo antiguo agua o la tierra, y que son impres-hubo una manifiesta tendencia a cindibles para la germinación ysituar la parte de la sociedad que crecimiento del grano. El exceden-se dedicaba a la producción en un te surge cuando esos procesos deámbito que se juzgaba como no transformación son parte de unapropiamente humano, pero que re- determinada forma de organizar ysultaba necesario para que unos coordinar los intercambios en elpocos pudieran dedicarse a vivir seno de una determinada comuni-una existencia propiamente huma- dad. Es decir, cuando se diseñanna. Sólo los que quedaban libera- con vistas al entramado de objeti-dos de las exigencias del duro es- vos que persigue una comunidad.fuerzo corporal, de los llamados Si cada uno de los miembros detrabajos serviles, vivían una vida una comunidad tratase de resolverdigna del hombre. por sí mismo sus carencias, no ha- Como se ha dicho, el excedente bría necesidad de generar exce-de la producción económica sólo dente, pero no se trataría propia-tiene sentido desde la perspectiva mente de una comunidad, sino dede los intercambios que tienen lu- un agregado de individuos. Porgar en algún tipo de comunidad eso, la producción económica, enhumana, es decir, en la prosecu- cuanto intercambio de excedentes,ción de una ordenación de fines no puede considerarse como un LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 13
  • 15. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOrequisito previo a una comunidad, se fueron haciendo cada vez mássino como manifestación material patentes, en la medida en que lasy externa de las relaciones huma- formas de comunidad también senas que la constituyen. El exceden- fueron haciendo más complejas yte de la producción tiene su raíz úl- empezaron a manifestarse formastima en la misma sociabilidad hu- de creación de riqueza que muymana. poco tenían que ver con los proce- Cuando en el siglo XVIII surgie- sos vitales de los animales o lasron las primeras teorías de la pro- plantas. Éste fue el caso de la pro-ducción económica, la influencia ducción artesanal, en la que sede un ambiente intelectual domi- modificaban artificialmente subs-nado por una extraña conjunción tancias inermes. Un molinero, porde racionalismo y empirismo facili- ejemplo, se limita a moler el granotó que se confirmara el antiguo y a convertirlo en harina, sin queprejuicio de que el excedente de la en esa transformación intervengaproducción se debía sólo a la capa- ningún proceso vital. Ante fenóme-cidad germinativa de la tierra, y no nos de este tipo, llevados de sua la sociabilidad humana. Los arraigado prejuicio, los antiguos, yfisiócratas1, primera escuela mo- con ellos los fisiócratas, sostuvie-derna de Economía, llegaron a es- ron que en el caso de la artesaníatablecer que el excedente agrícola no había verdadera producción, yase debía a que la cantidad de trigo que no había excedente o multipli-que los campesinos producen era cación vital de la substancia, comomenor que la cantidad de trigo que pensaban que ocurría en la agricul-necesitaban consumir para llevar a tura. Ello no dejaba de constituircabo esa producción. Ni se les pa- un problema, pues resultaba pa-saba por la cabeza que ese modo tente que los artesanos represen-de medir el excedente presuponía taban una verdadera ventaja parauna organización social y una dis- la comunidad, que de algún modotribución de la propiedad, ya vi- necesitaba ser compensada. La so-gente en la Francia de finales del lución fue establecer que los arte-siglo XVIII. sanos eran improductivos aunque Las limitaciones de este enfo- necesarios, y por eso tenían dere-que materialista de la producción cho a consumir una parte del único LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA14 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 16. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOexcedente verdadero, el que se ge- comercio genera un excedente anera en la agricultura y la ganade- través del uso de dinero hizo quería. Pero, ¿cuál era el origen de ese no sólo fuese mal entendido, sinoderecho? considerado una actividad en la De todas maneras, el fenómeno que se encerraba una cierta torpe-que constituyó un verdadero reto a za. Tuvo que pasar mucho tiempola visión materialista de la produc- hasta que se descubrió que la ri-ción no fue la aparición del artesa- queza no proviene de la materiali-nado sino la del comercio. En la dad de las cosas, sino del modo enoperación que desarrollan los co- que éstas se insertan en el entra-merciantes ni siquiera se realiza mado de las relaciones humanasuna modificación artificial de una que configuran una comunidadsustancia inerme, como sucedía en política.el caso de los artesanos, sino que Para los antiguos, la produccióntodo se reduce a un intercambio. era un proceso puramente biológi-¿Cómo era posible que comprando co, situado en el ámbito de louna cosa en un sitio y vendiéndola pre-político; fuera de ese ámbitoen otro el comerciante obtuviese no podía generarse ningún tipo deun excedente? Desde una visión excedente. En consecuencia, el co-materialista de la producción, la mercio o intercambio era algo im-única explicación posible del exce- productivo, no se basaba en la ge-dente generado por el comercio neración de excedente, sino enera una extraña e increíble alqui- una estricta igualdad de los obje-mia, en la que una cantidad inicial tos intercambiados. Era ésta unade oro se transmutaba durante un igualdad que se buscaba en la ma-tiempo en mercancía y volvía luego terialidad de lo intercambiado, ya transmutarse en una cantidad de que se suponía independiente deoro mayor que la inicial. Ahora las condiciones sociales de la co-bien, si el excedente sólo podía munidad en que se llevaba a cabo.surgir de lo biológico, de ningún De todas maneras, persistía unmodo podía emanar de una sus- problema: ¿por qué se llevaba atancia inerme como el oro. cabo? Durante siglos, esta dificultad El dinero, en cuanto representa-para entender el modo en que el ción de la intercambiabilidad de LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 15
  • 17. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOtodas las cosas, era por tanto algo Esta antigua concepción mate-inaccesible para la mentalidad de rialista de la producción se mantu-los antiguos. Éstos consideraban vo hasta finales del siglo XVIII yque el dinero era la misma mate- durante gran parte del XIX2. En es-rialidad del oro, una sustancia te tiempo se le siguió consideran-inerme que sólo servía como pa- do un fenómeno biológico ajeno ytrón para medir la estricta igualdad previo al ámbito de las relacionesde valor de todas las mercancías. humanas, un proceso mediante elEn consecuencia, y bajo ningún que una sustancia viva se multipli-supuesto, el dinero podía engen- caba, siempre que se pusieran lasdrar dinero. Esta actitud fue res- condiciones que facilitasen la ferti-ponsable de que durante mucho lidad de lo biológico. La vida ver-tiempo la producción y el inter- daderamente humana comenzabacambio, la empresa y el mercado, cuando se traspasaba el misterio-se considerasen realidades separa- so y siempre oscuro ámbito de ladas, e incluso opuestas. fecundidad de los procesos vitales. En cuanto expresión de la utili- La aparición de la sociedaddad común de todas las cosas, el di- comercial y el conceptonero está presente en todos los in- mecanicista de produccióntercambios y, por tanto, en todo pro-ceso de producción, aunque sólo se A finales del siglo XVIII y princi-haga visible, mediante símbolos co- pios del XIX, la incesante acumula-mo el oro y la plata, en los procesos ción de mejoras científicas y técni-de intercambio que suponen un in- cas permitió nuevos y más segurostervalo de tiempo entre la compra y modos de navegación. Por un lado,la venta. Por eso, el dinero se hace se pudo agotar en poco tiempo lanecesariamente visible con el co- casi totalidad de los posibles des-mercio, que requiere comprar en un cubrimientos geográficos y, porsitio, transportar y vender en otro lu- otro, se dio un fuerte crecimientogar. El dinero, en cuanto símbolo, se del comercio entre las naciones.convierte entonces en un instrumen- En algún tipo de industrias, comoto imprescindible para saber si ese la de los tejidos de lana, el comer-comercio es efectivamente ventajo- cio había comenzado dos siglosso o no para la comunidad. antes, pero se trataba de un fenó- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA16 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 18. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOmeno localizado en naciones como los soberanos de esos estados seEspaña e Inglaterra. Sólo a partir vieron obligados a solicitar créditode finales del siglo XVIII el comer- a los más ricos comerciantes, quecio llegó a convertirse en un fenó- en poco tiempo adquirieron granmeno general, tanto en lo que se poder y ascendencia sobre losrefiere a las mercaderías, como al asuntos de Estado. Incluso algu-número de países implicados. nos de ellos llegaron a ser enno- El progresivo crecimiento del blecidos por sus soberanos, con-volumen de comercio interior y ex- virtiéndose así en una nueva y po-terior dio lugar a la aparición de derosa aristocracia de origenuna cada vez más poderosa clase burgués3.social, cuya riqueza no surgía de la Este nuevo modo de enriqueci-posesión de la tierra, como era lo miento mediante el comercio y eltradicional, sino de los grandes uso del dinero, tuvo especial rele-fondos monetarios empleados pa- vancia en Holanda a lo largo del si-ra el desarrollo del comercio. Era glo XVII4. Este pequeño país llegó aésta una clase social fundamental- ser el paradigma del progreso y elmente urbana, surgida sobre todo bienestar que podían alcanzarseen grandes ciudades con fácil acce- mediante el fomento del comercioso a los puertos de mar, y que riva- y el cultivo de los hábitos burgue-lizaba cada vez más en riqueza y ses. A pesar de una casi total au-poder con la tradicional clase so- sencia de recursos naturales, y gra-cial de los terratenientes, la aristo- cias al desarrollo de una muy bue-cracia rural, acostumbrada a vivir na marina, Holanda llegó a desa-en sus propias tierras. rrollar un floreciente comercio con Uno de los factores que facilitó casi todos los puertos de las cos-la influencia política de esta nueva tas occidentales europeas. Inicial-clase social fue que los grandes mente ese tráfico comercial fue ca-fondos monetarios de que dispo- si exclusivamente de salazones denía eran imprescindibles para arenques, pero poco a poco se fuemantener los ejércitos casi perma- extendiendo a toda clase de mer-nentes que los nacientes estados caderías, hasta desarrollar una rednecesitaban para asegurar su do- comercial imponente que llegó aminio. De tal modo que muchos de negociar con todo tipo de produc- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 17
  • 19. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOtos y con todos los países impor- de los pobres”, una gran preocupa-tantes de Europa. ción para los sucesivos gobernan- Por contraste, en otros países tes ingleses desde hacía casi uncomo Inglaterra, donde el comer- siglo5.cio se desarrolló a partir de la in- Ante esta situación de crecien-dustria doméstica de tejidos de la- te desintegración social surgieronna, el proceso de enriquecimiento en Inglaterra dos grandes corrien-presentaba luces y sombras. Se ge- tes de opinión opuestas, tanto a laneraba una gran riqueza, pero se hora de diagnosticar sus causas,distribuía de modo desigual. Junto como a la de proponer soluciones6.a una clase comerciante cada vez Para los que podrían considerarsemás rica y poderosa, era cada vez partidarios de una actitud conser-mayor el número de gentes que se vadora, las causas de esos malesquedaban sin medios de vida y residían en la extensión del librecaían en la pobreza. Por otro, la ne- comercio que, impulsado por unacesidad de obtener lana en gran- ganancia monetaria aparentemen-des volúmenes y el alto precio al- te sin límite, estaba corrompiendocanzado por esta mercancía habían la tradicional cohesión social ba-hecho que muchos de los antiguos sada en la producción agrícola, enterratenientes, animados por es- la que como correspondía a lostas expectativas de ganancias, se procesos biológicos, la gananciadecidieran a emplear sus tierras en era limitada y previsible. La solu-el desarrollo de una ganadería in- ción que proponían era la vuelta altensiva. Eso exigía el cerramiento orden tradicional basado en la pro-de las tierras, que acabó con la piedad de la tierra y el estableci-práctica tradicional de mantener- miento de restricciones al comer-las en régimen comunal o abierto. cio y a la ganancia monetaria. EnEl resultado fue que una parte im- último caso, y como solución deportante de la población, que tra- urgencia al lacerante problema dedicionalmente vivía de la apertura los pobres, propugnaban el esta-de esas tierras, tuviera que practi- blecimiento de las llamadas “leyescar la mendicidad. Se planteó así de pobres”, que obligaban a los te-de forma cada vez más aguda lo rratenientes, enriquecidos me-que se vino a llamar “el problema diante el “cerramiento” de las tie- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA18 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 20. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOrras comunales, a subvencionar a mercio y de la búsqueda privadalos más desfavorecidos de su pro- de la ganancia monetaria no sólopio distrito, con cargo a sus nuevas no disolvía la cohesión social, sinoganancias. La otra corriente de que era la única solución posibleopinión, la de los partidarios de al problema de los pobres. Estauna actitud innovadora, sostenía justificación teórica7 dio lugar a loque la causa de los problemas de que desde entonces se conoce co-la sociedad británica radicaba pre- mo “Economía Política”.cisamente en el exceso de trabas y El éxito que rápidamente alcan-controles sobre el comercio y en zó la propuesta teórica de Smithlos frenos morales y legales im- pudo deberse a que no rompió conpuestos al deseo de ganancia pri- las concepciones tradicionales devada. La solución que proponían la producción y del comercio. Esera seguir el ejemplo de Holanda. decir, sostuvo que el origen de lasEs decir, hacer todo lo posible para nuevas riquezas no provenía ni delconvertir a Inglaterra en una socie- comercio ni del dinero, actividadesdad basada en el comercio y en la que, de acuerdo con el prejuiciobúsqueda privada de la ganancia tradicional, seguía considerandomonetaria. Para eso, recomenda- como estériles o improductivas, si-ban fomentar la libertad de comer- no de un proceso mecánico, la “di-cio, la industria y la navegación, así visión de la labor”, que tenía lacomo un uso extensivo del dinero. misma naturaleza que la agricultu-Por supuesto, se oponían abierta- ra y la ganadería, pero con la ven-mente a las “leyes de pobres”, que taja de que crecía con el aumentoconsideraban un freno al enrique- de la ganancia monetaria.cimiento privado y a la libertad de Para explicar que la causa delcomercio. enriquecimiento de las naciones Adam Smith, que se encontraba era el aumento continuo del proce-entre los partidarios de lo que po- so de la “división de la labor”,dríamos llamar “solución holande- Smith tomó como punto de refe-sa”, o fomento a ultranza de la li- rencia una hipotética situación enbertad de comercio, se propuso la que los hombres vivían aisladosproporcionar una justificación teó- y sólo disponían de su propia la-rica de cómo la extensión del co- bor. En tal situación, cada hombre LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 19
  • 21. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOremediaría sus propias necesida- tir valor, pero de ningún modo lodes con su labor y cuando, por creaba. Como puede verse, Smithejemplo, recogía frutos de la natu- no se apartaba lo más mínimo deraleza, se hacía propietario de esos los antiguos prejuicios sobre la na-frutos, ya que les incorporaba su turaleza de la producción y el inter-labor. Una vez así obtenidos, los cambio.bienes se intercambiaban en razón Una vez superada esa hipotéticade la labor que incorporasen. Por situación inicial de producción yejemplo, si para capturar un castor apropiación, realizada de formase requerían seis unidades de la- aislada, lo propio de las socieda-bor, y para capturar un ciervo se des desarrolladas sería, segúnnecesitaban dieciocho, entonces Smith, que ninguno de sus miem-un ciervo se intercambiaría por bros satisfaciera sus necesidadestres castores. Se deduce que para exclusivamente a partir de su pro-Smith la producción y la propiedad pia labor, sino mediante la “divi-constituían un mismo fenómeno, sión de la labor”. Para eso era ne-cuya única causa era la labor incu- cesario que previamente se hubie-rrida. De este modo, la labor, en- ra generado una acumulación, tan-tendida como el esfuerzo y el sufri- to de propiedades como de cono-miento corporal que un hombre cimientos, que hiciera posible latendría que hacer para satisfacer “división de la labor”.por sí mismo sus necesidades, al- Una consecuencia inmediata dego individual, objetivo y perfecta- lo anterior es que las mercancíasmente mensurable, constituía la que se producían en las socieda-fuente y raíz de toda riqueza. des desarrolladas ya no incorpora- El intercambio se presentaba ban sólo labor, como en la situa-como algo que tenía lugar después ción más primitiva, sino tambiénde la producción. Era una opera- algo que dependía del proceso so-ción improductiva, en la que no cial de acumulación de riquezas yhabía generación de excedente, ya conocimientos. Aunque podría pa-que se basaba en la estricta igual- recer que la creación de riqueza te-dad cuantitativa de la labor que in- nía que ver con la densidad de lascorporaban las mercancías inter- relaciones sociales, Smith mantu-cambiadas. Se limitaba a transmi- vo el antiguo prejuicio de la esteri- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA20 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 22. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOlidad del intercambio, y sostuvo gunda, al proceso mecánico de laque, a pesar de todo, éste se lleva- producción manufacturera. De es-ba a cabo sobre la estricta igual- te modo, distinguía entre el sectordad cuantitativa de la parte de la- improductivo de la sociedad -losbor que las mercancías incorpora- aristócratas, sus criados o servido-ban. res, el clero, los jueces y oficiales El empirismo de Smith le llevó del rey, etc.-, que sólo se dedica-a sostener que la causa de la ri- ban al intercambio y al consumo, yqueza de las naciones residía en la el sector productivo -los campesi-acumulación de artefactos u obje- nos, artesanos, obreros, etc.-, quetos materiales, y no en el creci- generaban las riquezas. Comomiento de la densidad de relacio- puede verse, una vez más Smithnes e instituciones sociales. Era no se apartaba de la distinción tra-ésta una acumulación causada y dicional, al menos desde los tiem-causante de la “división de la la- pos de Platón, entre el sectorbor”, un proceso que para Smith pre-político y privado, donde seera tan natural y objetivo como los llevaba a cabo la producción, y elprocesos biológicos. Dicho en sector público, donde se desarro-otras palabras, la manufactura no llaba lo que se juzgaba como ver-era algo improductivo, como se dadera vida humana.había pensado hasta entonces, si- Para explicar en qué consistíano que generaba un aumento ob- el proceso de la “división de la la-jetivo del producto físico final; es bor”, Smith recurría a su famosodecir, se comportaba de modo ejemplo de lo que sucedía en elmuy parecido a como la tierra interior de una fábrica de alfile-multiplica el grano que se siem- res: las tareas que podría realizarbra. un solo artesano se dividían en- Conviene advertir que Smith tre muchos obreros, de formadistinguía claramente entre “divi- que, al posibilitarse una mayorsión del trabajo” (division of work) y velocidad en la ejecución, se lo-“división de la labor” (division of la- graba que de una misma canti-bour)8. Con la primera parecía refe- dad de labor se obtuviera mayorrirse a la estructura política e insti- cantidad de producto. Este incre-tucional de la sociedad; con la se- mento de riqueza era atribuible LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 21
  • 23. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOsegún Smith al modo mecánico bor” y no a la extensión del co-de utilizar la labor. mercio. Así como para los antiguos, la A este respecto, es muy esclare-riqueza surgía en una instancia cedora la postura de Smith respec-previa al comercio y a las relacio- to al dinero: no lo consideraba ex-nes sociales, para Smith emana- presión de la utilidad común, oba ya de la fecundidad de los manifestación objetiva de la socia-campos, pero también de la efi- bilidad humana, sino acumulaciónciencia mecánica en el uso de la de bienes previamente produci-labor. De este modo, el valor de dos. Tenía una visión materialistalas cosas no tenía nada que ver del dinero: éste consistía en fon-con la estructura de relaciones de dos de cosas reales ya existentes ola sociedad, sino con un proceso producidas. En este sentido, paranatural y determinista, ya fuera llevar adelante la “división de la la-biológico, como en el caso de la bor” se requería dinero, acumula-agricultura, o mecánico, como en ción previa de fondos de mercan-el caso de la industria. cías que permitiera adelantar el La extensión del comercio era, sustento de los obreros y disponeren opinión de Smith, una conse- de las materias primas necesarias.cuencia directa del creciente pro- El resultado final de ese procesoceso de “división de la labor”, pe- era un incremento de la cantidadro no al revés. El comercio se ba- de dinero, es decir, del fondo desaba en el intercambio, que era cosas reales y tangibles de que seuna tendencia natural del disponía al principio. Para Smith,hombre9 y se limitaba a hacer cir- el dinero era estéril, su incrementocular la riqueza previamente sólo podía ser resultado de la “di-creada, ya que por sí mismo era visión de la labor” y en ningún ca-improductivo y estéril, de tal mo- so de sí mismos, ya que se tratabado que sólo en la medida en que de una sustancia inerme, algohabía más mercancías había más neutral tanto respecto de la pro-comercio, y no al revés. El pro- ducción como del intercambio.greso de la sociedad se debía pri- Al igual que en cualquier otromariamente a la productividad proceso natural, la “división de lamecánica de la “división de la la- labor” también tenía, para Smith, LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA22 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 24. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOun límite que no se podía traspa- bor” en la producción de cada mer-sar. Este límite venía dado por el cancía, o número óptimo de obre-“precio natural”, o coste mínimo ros trabajando en cada taller.de cada mercancía en términos de Esto quiere decir que, segúnlabor requerida. Mientras no se Smith, el rendimiento de los fon-hubiera alcanzado esa situación de dos de dinero decaería con su pro-máxima “división de la labor”, para pia acumulación, en la medida encada mercancía existía un “precio que la “división de la labor” se hi-de mercado” superior al “precio na- ciese más intensa y fuera imitadatural”. Esa diferencia era la que, se- por otros competidores. Recono-gún Smith, animaba a los propie- cía, por ejemplo, que los salarios ytarios de fondos de dinero, en bus- los beneficios más altos se daríanca de ganancia, a intensificar la “di- en aquellas industrias en las que lavisión de la labor” de todas las “división de la labor” estuviese enmercancías hasta alcanzar el “pre- sus inicios. De este modo introdu-cio natural” de todas ellas, por de- jo una idea destinada a perdurarbajo del cual no era posible au- hasta nuestros días en el seno dementar “la división de la labor”. muchas teorías económicas: en la Por otro lado, como la unidad economía hay un componente realnatural e indivisible de labor era, y objetivo, regulado por los proce-para Smith, la que podía aportar el sos naturales o técnicos de pro-cuerpo de cada obrero, la “división ducción, y otro componente subje-de la labor” tenía también un lími- tivo y perturbador, causado por laste natural, que provenía del núme- pasiones y los intereses de losro de obreros que podían llevar hombres. Esta idea, como veremosadelante una tarea sin molestarse más adelante, fue clave en losunos a otros y sin que descendiera planteamientos de Marx.la productividad. De tal modo que De todas maneras, a Smith leel nivel de ocupación correspon- interesaba destacar sobre tododiente al logro del “precio natural” que la extensión de la “división dede todos los productos sería tam- la labor”, impulsada por la búsque-bién el de pleno empleo de todos da de la ganancia, creaba riquezalos obreros, que a su vez sería el para todos y daba solución al “pro-nivel óptimo de “división de la la- blema de los pobres”. Ésta era una LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 23
  • 25. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOalternativa mejor que las “leyes de firmemente convencido de que lapobres”, que forzaban a los ricos a “división de la labor” y la conse-subsidiar a los pobres, convirtien- cuente extensión del comerciodo a estos últimos en parásitos. eran las únicas soluciones posiblesPor contraste, la extensión de la al “problema de los pobres”. En“división de la labor” permitía a los otras palabras, que una sociedadpobres ganarse la vida por sí mis- movida por el deseo de gananciamos, al tiempo que los convertía tenía dentro de sí un principio deen fuente de riqueza para los ricos. moderación que le llevaba a la in-Además, al bajar el precio de todas tegración social y al bienestar delas mercancías, aumentaba el bien- todos.estar de todos. Los problemas y las contradic- La Economía Política elaborada ciones que subyacen en el plantea-por Smith permitía explicar que la miento de la Economía Política defunción social de los comerciantes Smith empezaron a surgir cuandoera tan importante o más que la trató de explicar el reparto del pro-desempeñada por los terratenien- ducto obtenido por el proceso detes. Así como estos últimos obte- la “división de la labor”. En una so-nían la riqueza haciendo trabajar a ciedad de hombres libres ese re-los pobres en sus campos, los co- parto sólo podía hacerse mediantemerciantes, mediante el empleo de contratos establecidos entre indivi-sus fondos monetarios, obtenían la duos iguales. Contratos que, segúnriqueza haciendo trabajar a los po- su propia teoría de la justicia debres en sus talleres, en los que se los intercambios, sólo debían reali-llevaba a cabo la “división de la la- zarse si llevaban incorporada labor”. Sin embargo, aunque la tierra misma cantidad de labor. En tal ca-constituía un recurso limitado y fi- so, el salario, o retribución de losjo, el dinero podía acumularse obreros, debía coincidir con la to-mientras hubiera labor sin em- talidad de la producción, en la queplear. Es decir, la acumulación de había quedado incorporada la la-dinero por parte de los ricos era la bor de los obreros. Pero entoncescondición imprescindible para la no quedaría nada para la ganancia,creación de puestos de trabajo pa- o retribución del capitalista. Parara los pobres. Por eso Smith estaba salir de esta dificultad Smith expli- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA24 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 26. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOcó el salario como retribución sufi- to real del volumen de producción,ciente para reponer la labor gasta- o sea, se trataba de algo indepen-da por el obrero en cada jornada, diente de la venta efectiva de eselo cual permitía asignar el resto al producto. De este modo, la riquezacapitalista. Pero en tal caso la ga- se producía dentro de la empresa,nancia del capitalista no se debía con independencia del resto de laal incremento de riqueza que teóri- sociedad.camente generaba en “la división Esto explica que en ese primiti-de la labor”, sino a un reparto arbi- vo esquema de empresa la misióntrario. Esta grave dificultad ponía de lo que hoy llamaríamos empre-de manifiesto que, o la producción sario fuera relativamente sencilla:se explicaba desde la distribución se limitaba a llevar adelante la “di-y el intercambio, o ésta se conver- visión de la labor” aplicando sustía en una pura arbitrariedad. Éste fondos a la producción de las mer-fue el punto más débil del enfoque cancías que reportaran mayor ga-de Smith y el causante de las críti- nancia, es decir, aquéllas en lascas que acabaron por demoler los que la diferencia entre el “precioprincipios de la Economía Política. de mercado” y el “precio natural” Como puede verse, la primera fuera mayor. De ese modo, sin pre-teoría moderna de la empresa, ela- tenderlo, el empresario contribuíaborada por Smith en el seno de su a conseguir el “precio natural” deEconomía Política, la describía co- todas las mercancías. En realidadmo el lugar donde bajo el impulso ni siquiera tenía que encargarse dede la ganancia monetaria se lleva- llevar adelante la “división de la la-ba a cabo la “división de la labor” bor”, ya que al tratarse de un pro-de manera contractual, es decir, el ceso natural y objetivo, de resulta-proceso de generación de riqueza. do único, su realización no plan-Adam fue, por tanto, el primero en teaba problemas. El empresario depresentar la empresa como un me- Smith no tenía que preocuparse decanismo esencial para explicar el vender, ni de diseñar nuevos pro-progreso y la riqueza de las nacio- ductos os procesos. Se movía ennes. Sin embargo, conviene no ol- un mundo en el que la inversión sevidar que, para Smith, ganancia convertía necesariamente en ri-monetaria era sinónimo de aumen- queza. LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 25
  • 27. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOLa crisis de la concepción materialista de laproducciónLibertad de comercio, división de Para que el sistema de “libertadla labor y nuevo orden natural” funcionase, para que to-revolucionario dos los propietarios de fondos de dinero pudieran emplearlos en Al igual que otros miembros donde más les conviniera, era ne-distinguidos de la Ilustración esco- cesario un sector productivo cons-cesa, al elaborar su Economía Polí- tituido por empresas muy peque-tica, Smith pretendía sobre todo ñas y muy parecidas en tamaño, deproporcionar una explicación del tal modo que ninguna tuviera unprogreso de la humanidad 10 . En poder de monopolio. Tenía que ha-otras palabras, quería determinar ber por tanto una tendencia haciala causa endógena de la continua una sociedad igualitaria, con mul-mejora del aspecto objetivo y ex- titud de empresas muy pequeñas,terno de la historia. En su opinión, con beneficios mínimos, que die-esa marcha hacia el progreso y el ran pleno empleo a todos los obre-bienestar era inexorable, siempre ros, aunque con salarios mínimos.que no se pusiesen obstáculos a lo Éste constituía un extraño tipo deque él llamaba “sistema de liber- sociedad que podría calificarse co-tad natural”, o tendencia natural mo una mezcla curiosa de republi-de todos los hombres a conseguir canismo y espíritu burgués, en lasus pasiones e intereses. Si esto se que los individuos que buscabanlograba llegaría un momento en su propio interés caminaban haciaque se daría una división óptima una creciente igualdad en la distri-del trabajo, es decir, un sociedad bución de las riquezas. Una socie-con un adecuado tamaño producti- dad en la que habría progreso, civi-vo y una división óptima de la la- lización y bienestar para todos. Labor, de tal modo que todas las única condición para llegar a ella,mercancías se venderían a su “pre- según Smith, era luchar decidida-cio natural”. De esta forma se al- mente por eliminar todo tipo decanzaría el máximo bienestar. monopolio y privilegio que impi- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA26 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 28. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOdiese el desarrollo de la libertad de en el fundamento del nuevo poderfabricación y de comercio. político revolucionario. Así como No puede por tanto causar ex- en el Antiguo Régimen la condi-trañeza que los más radicales de ción de propietario de la tierra ha-los revolucionarios franceses11, co- bía sido el título de acceso al po-mo por ejemplo Condorcet, hicie- der político, en la nueva sociedadsen una lectura revolucionaria de revolucionaria, la labor, aporta-la Economía Política de Smith. La ción básica de cada individuo a laconclusión a la que llegaron es que riqueza común y raíz de la igualdadSmith se contradecía al sostener de derechos de todos los hombres,que el camino para el logro del era el nuevo título igualitario de“precio natural” era la supresión de acceso al poder político. En lugartodo monopolio y privilegio si, al de defender la propiedad de la tie-mismo tiempo, mantenía el princi- rra y los privilegios que se siguenpio de la propiedad privada de los de esa propiedad, como había su-fondos de dinero, ya que la propie- cedido en el Antiguo Régimen, eldad constituía, en opinión de Con- nuevo régimen revolucionario de-dorcet, la fuente y raíz de todos los bía dirigir sus esfuerzos a garanti-privilegios y monopolios. Para lo- zar el acceso de todos al progreso ygrar la sociedad futura en la que de el bienestar social.modo definitivo se produjese la Para los revolucionarios mássuperación del “problema de los radicales sólo la acción revolucio-pobres”, lo que en el nuevo len- naria de suprimir los derechos deguaje revolucionario pasó a lla- propiedad de los grandes capita-marse la “cuestión social”12, era ne- les monetarios permitiría la reso-cesario eliminar de una vez por to- lución de la “cuestión social”.das la propiedad privada de los Smith se había equivocado al su-medios de producción. poner que la búsqueda de la ga- Además, si según Smith la ri- nancia limitaría el poder de losqueza tenía su fuente en la labor, grandes comerciantes y propieta-única pertenencia de los pobres, y rios, y que llegaría un momentoestos últimos constituían el con- en que se lograría una economíacepto revolucionario de pueblo, la de “precios naturales” y máximolabor debía por tanto constituirse bienestar social. LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 27
  • 29. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMO A partir de este momento, gran Para llevar adelante la demos-parte de la tarea de los seguidores tración de su tesis, Malthus plan-de Smith, sobre todo de los que se teó una especie de límite a la “divi-daban cuenta de que el manteni- sión de la labor”, que no proveníamiento del derecho de propiedad de su propia estructura interna, co-era para su maestro una condición mo había dicho Smith, sino de al-clave para el mantenimiento de las go exógeno como la fertilidad de lalibertades políticas, consistió en tierra. Dicho en otras palabras, lallevar a cabo una revisión crítica de “división de la labor” estaba limita-los principios de la Economía Polí- da por el volumen de las cosechastica, que evitara las conclusiones agrícolas. Es decir, el logro delrevolucionarias. Esto llevó en un “precio natural”, del máximo bie-primer momento a la crisis del nestar posible, no era algo que pu-concepto materialista de produc- diese llevarse a cabo con total in-ción y, posteriormente, a su com- dependencia de la cantidad de tie-pleta superación. Todo esto es lo rra fértil disponible. En tal caso,que a grandes rasgos nos propone- carecía de fundamento la tesis re-mos exponer a continuación. volucionaria de que el problema de los pobres se resolvería sin másLas instituciones y la producción eliminando la propiedad privada Uno de los primeros en reaccio- de los fondos productivos, úniconar contra las conclusiones revolu- obstáculo al logro de la economíacionarias fue Malthus, quien se de los “precios naturales”, o divi-propuso demostrar que sin las ins- sión óptima de la labor.tituciones y, de modo especial, sin En opinión de Malthus, la “divi-la propiedad era imposible alcan- sión de la labor” no podía ser lleva-zar el estado de bienestar avistado da a cabo sin atender a la marchapor la Economía Política. Cual- de la agricultura, pues eso llevaríaquier intento de suprimir el princi- a un grave desajuste social. En unpio de propiedad no sólo no lleva- primer momento, la mejora de losría al progreso y al bienestar de la salarios y el aumento del empleo,humanidad, sino que provocaría provocado por el incremento de laun retroceso hacia un estado de “división de la labor”, favorecería elruina moral y de miseria colectiva. ascenso de la población. Pero, se- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA28 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 30. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOgún Malthus, ese aumento de po- hacía en progresión geométrica.blación necesitaría un correspon- Malthus se atrevió a calificar comodiente aumento del “grano”, desig- “ley de la población” a esta afirma-nación genérica del alimento. De ción carente de rigor y, por tanto,tal modo que la “división de la la- indemostrable y que, en el mejorbor” podía llevarse a cabo siempre de los casos, se limitaba a estable-que el crecimiento de las cosechas cer algo tan evidente como que pa-de grano lo permitiera, ya que en ra vivir hay que comer13. Para Mal-otro caso el precio del trigo empe- thus, esta supuesta ley de la pobla-zaría a subir y, al tener que pagar ción actuaba como un mecanismosalarios más altos, los beneficios de regulación natural encargadode la “división de la labor” decae- de corregir el crecimiento excesivorían, con lo que ésta se interrumpi- de la población. Si, por ejemplo,ría, generándose desempleo y po- impulsada por una excesiva exten-breza. sión de la “división de la labor”, la El planteamiento de Malthus población llegase a crecer más rá-arrojaba una sombra sobre el opti- pido que los alimentos, prontomista diseño que Smith había he- aparecerían el hambre, la miseria,cho del porvenir de la humanidad. el vicio y la mortalidad, haciendoDe algún modo representaba una que la población volviese a una ta-vuelta al antiguo prejuicio de que sa de crecimiento compatible conlos procesos artesanales eran por la de los alimentos.sí mismos improductivos y de que Para Malthus, las institucionesen realidad la verdadera y única tenían como función moderar y fre-producción era la que provenía de nar la concupiscencia procreativala fertilidad de la tierra. de los pobres, impidiendo así que Para presentar de modo más se desatase la acción reguladoradramático su tesis de la necesaria de la “ley de la población”. Median-coordinación entre la “división de te este complicado y retorcido ra-la labor” y los procesos biológicos zonamiento, Malthus pretendíaMalthus sostuvo, sin ninguna justi- hacer ver que la “división de la la-ficación convincente, que mien- bor” no era un proceso autónomotras los alimentos aumentaban en o totalmente natural, sino que ne-progresión lineal, la población lo cesitaba del concurso de las insti- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 29
  • 31. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOtuciones. No es éste el momento no sólo depende de la propia es-de exponer las raíces de la visión tructura mecánica interna de la “di-tan negativa que Malthus tenía de visión de la labor”, sino tambiénlas instituciones, pero sí es nece- del resto de las condiciones insti-sario resaltar que fue el primero en tucionales de la sociedad.ligar la producción con la estructu- La visión de Malthus sobre lara institucional de la sociedad. evolución de la sociedad comercial Desde el punto de vista de Mal- no puede ser más pesimista si sethus, los propietarios de fondos compara con la visión del progresomonetarios no debían guiarse so- de la humanidad tal como la en-lamente por la ganancia que sigue tendía Smith. Malthus llegaba a laa la “división de la labor”, ni limi- triste conclusión de que el “proble-tarse a un proceso determinista de ma de los pobres” no podía resol-acumular e invertir, sino que ade- verse ni recurriendo a las “leyes demás tenían que estar vigilantes pa- pobres” ni extendiendo “la divisiónra no generar una sobreproducción de la labor”. La “ley de la pobla-que disparase el mecanismo co- ción” dejaba bien claro que los po-rrector de la “ley de la población”. bres estaban condenados a ganarUn aumento excesivamente rápi- un salario de subsistencia, que de-do de beneficios y salarios podría pendía de la fertilidad de la tierra.llevar a un aumento excesivo de la En consecuencia, todo intento depoblación, y poner en peligro el mejorar su condición, ya fuese me-crecimiento equilibrado de la eco- diante un subsidio o mediante unnomía. De este modo, Malthus se crecimiento excesivo de los sala-convirtió en el primero en advertir, rios, no sólo no les ayudaría a saliren contra de lo que pensaba de su dura condición, sino que ha-Smith, que no todo aumento de la ría crecer la población cada vez“división de la labor” genera rique- más deprisa hasta desatar el meca-za, sino que a partir de un cierto nismo corrector de la “ley de la po-punto puede ser negativo para el blación”, que volvería a su tamañobienestar de la sociedad. En otras natural. La condición obrera sepalabras, aunque sea de un modo convertía para Malthus en una es-un tanto confuso, Malthus trataba pecie de maldición de la que difí-de decir que la creación de riqueza cilmente se podía escapar. LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA30 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 32. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMO La única esperanza que cabía a ban a los pobres a llevar una vidalos pobres era enseñarles cómo honesta, sobria y laboriosa, contri-funcionaba la terrible amenaza del buyendo así a la creación de rique-mecanismo corrector de la “ley de za y al bienestar de todos.la población”, de tal modo que Preocupado por descubrir unaprendiesen a vivir con modera- modo de aumentar la producciónción y pusiesen los medios para no de alimentos, Malthus intentócaer en la miseria y la desespera- aplicar la “división de la labor” ación. Había que dejarles muy claro las tareas agrícolas, algo que le lle-que dependían de sí mismos, y vó a descubrir lo que ahora se co-que los ricos no tenían ninguna noce como ley de la productividadresponsabilidad hacia ellos ni po- marginal decreciente de la labor.dían ayudarles de ninguna manera. Es decir, la existencia de una rela-Esta postura fue muy bien recibida ción funcional óptima entre la can-por amplios sectores de la emer- tidad de labor empleada y la canti-gente clase empresarial, que se dad de tierra cultivada, de tal mo-veía así liberada de la angustiosa do que la primera unidad de laborresponsabilidad que Smith había era la más productiva, pero las uni-puesto sobre sus espaldas. El úni- dades sucesivas iban teniendo unaco modo de ayudar a los pobres productividad cada vez menor, has-era darles a conocer la dureza de ta llegar un momento en el que és-su destino para que se esforzasen ta se hacía nula o negativa. Es de-por ser virtuosos y trabajadores, cir, la producción de alimentos nosabiendo que sólo así, y a duras podía aumentarse a base de ponerpenas, se podrían mantener por más personas a trabajar sobre laencima del umbral de la miseria. misma cantidad de tierra.La motivación de los obreros nopodía ser la acumulación que, fue- La producción sin labor y lasra de excepciones fortuitas, les es- máquinas como solucióntaba vedada, sino el miedo al ham- Aunque David Ricardo14 nuncabre y la miseria. La naturaleza, sa- se atrevió a negar que la “divisiónbiamente, había puesto los aguijo- de la labor” fuese la fuente de ri-nes del hambre y la pobreza como queza, no obstante y a partir de laspoderosos estímulos que obliga- reflexiones de Malthus, puede afir- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 31
  • 33. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOmarse que describió procesos de precio llevó a muchos propietariosgeneración de riqueza que nada te- a poner en cultivo tierras menosnían que ver con el uso de la labor, fértiles o más alejadas de los nú-sino con cambios que afectaban a cleos de población, que hasta en-la situación de la sociedad. De este tonces no compensaba cultivar ymodo, sin proponérselo, sus apor- habían permanecido baldías. Lataciones resultaron decisivas para notable subida de los ingresos dela superación definitiva de la rígida los terratenientes y también de losconcepción materialista de la pro- dueños de las parcelas que siem-ducción. pre habían sido cultivadas, en las La admiración y el respeto que que los costes de producción se-Ricardo sentía hacia Smith y su guían siendo los mismos, llamó lateoría materialista de la produc- atención de Ricardo. A la vista deción, le impidieron rechazarla este fenómeno, llegó a la conclu-abiertamente. Eso le llevó a soste- sión de que en la renta de la tierraner una ambigua teoría dualista de había un componente que teníala producción, según la cual, algu- que ver con el empleo de la labor,nas cosas tenían valor por su sin- y otro que tenía que ver con ungularidad o rareza, y otras por la efecto diferencial propio de cadacantidad de labor que incorpora- parcela, que dependía de su fertili-ban. Esta postura dejaba en evi- dad o de su cercanía a las vías dedencia la falta de generalidad de la comunicación. Este segundo fac-teoría de la producción sostenida tor podía verse afectado por cam-por Smith. bios en la situación de la socie- Ricardo describió cómo el blo- dad, como por ejemplo el bloqueoqueo comercial impuesto por Na- naval de Napoleón. Estas circuns-poleón a Gran Bretaña en los pri- tancias no sólo habían aumentadomeros años del siglo XIX fue cau- la renta de la tierra, favoreciendo asante de creación de riqueza sin la antigua clase social de los terra-afectar para nada a la cantidad de tenientes, sino que el mayor pre-labor empleada. La imposibilidad cio del trigo había obligado a losde importar trigo, causada por el empresarios a pagar salarios másbloqueo, hizo que pronto empeza- elevados, con lo que se habían re-se a escasear. Lo elevado de su ducido sus ganancias. Esta expli- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA32 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 34. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOcación de Ricardo debería haberle no podía ser una actividad pura-llevado a la conclusión de que la mente natural, que se mueve en el“división de la labor” no es un pro- plano de lo prepolítico, sino queceso natural que por sí mismo su éxito dependía de las situacio-crea la riqueza, sino que depende nes que se establecieran para lade las condiciones generales de la convivencia social.sociedad. A pesar de todo, nunca Otra prueba más de que Ricar-llegó a reconocer que la produc- do nunca llegaría a librarse de lación depende de los costes, y que concepción materialista de la pro-éstos a su vez dependen de las cir- ducción es su justificación de lascunstancias concretas de cada so- ventajas de introducción de ma-ciedad. Eso le llevó a un irresolu- quinaria en el proceso de “divisiónble enfrentamiento entre la crea- de la labor”16. Ricardo se dio cuen-ción y la distribución social de la ta de que la utilización de máqui-riqueza, a los que siempre consi- nas tiene el mismo efecto que underó dos problemas distintos. aumento de la población, pues Si en opinión de Ricardo la ponía en marcha el mecanismo defuente de la riqueza y del progreso la “ley de la población”. En efecto,seguía siendo la “división de la la- al disminuir la demanda de laborbor”, pero ésta podía verse afecta- bajaban los salarios, empeorabada negativamente por fenómenos la condición de los obreros y secomo el bloqueo naval, la solu- provocaba un descenso efectivoción era crear las condiciones para de la población. Aunque la intro-que la “división de la labor” pudie- ducción de las máquinas se pre-se recuperar su ventaja. Con este sentase como una medida pura-fin propuso liberalizar el comercio mente técnica, destinada a mejo-del trigo que los terratenientes ha- rar la eficiencia en el uso de la la-bían logrado impedir, a pesar de bor, en realidad se trataba de unaque el bloqueo y la guerra ya ha- medida política que afectaba a subían concluido, con la disculpa de demanda. Quedaba claro que bajolo que había sucedido15. Con estas ningún concepto la producciónpropuestas, Ricardo, sin advertir- podía considerarse un proceso delo, estaba demostrando, por la vía naturaleza técnica, algo neutral yde los hechos, que la producción prepolítico. LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 33
  • 35. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMO Esta misma explicación de las describir procesos en los que seventajas de las máquinas pone de dejaba claro que la generación demanifiesto que la causa de que la riqueza tenía que ver con la crea-“división de la labor” genere rique- ción de algún tipo de ventaja dife-za no está en ella misma, sino en rencial, que podía ser permanentela ventaja diferencial que supone. y no imitable, como en el caso dePor ejemplo, Ricardo sostenía con la fertilidad o ubicación de las tie-gran acierto que el primer fabrican- rras, o transitoria e imitable, comote que se decidiera a introducir ocurría con la introducción de ma-maquinaria tendría una ventaja quinaria. Pero en ninguno caso lle-comparativa transitoria, una singu- gó a conectar el origen de la rique-laridad temporal que le daría un za con la ventaja de la cambianteaumento también temporal de be- estructura de la sociedad, y seneficios que, por imitación de los mantuvo fiel a la idea de Smith deotros fabricantes, acabaría por ser que el origen del excedente tieneeliminado. De este modo, la singu- que ver con el proceso natural y lo-laridad o efecto diferencial en el calizado de la “división de la la-modo de hacer es, en último térmi- bor”.no, el causante de la riqueza, algo Todavía más asombrosa fue suque sólo es posible con referencia persistencia en mantener el con-a las circunstancias de una socie- cepto materialista de producción,dad. después de su brillante análisis del De lo que no llegó a darse cuen- fundamento del comercio interna-ta Ricardo es de que la introduc- cional. Partiendo, por razones deción de la maquinaria elimina el lí- simplicidad, del caso de dos paí-mite del cuerpo humano como ses, por ejemplo Inglaterra y Portu-unidad básica de la labor. Circuns- gal, que produjesen sólo dos mer-tancia que, como luego veremos al cancías, por ejemplo tejidos y vino,hablar de Babbage, implica una in- trató de establecer las razones delcompatibilidad con la idea intercambio entre esas dos nacio-Smithiana de competencia o “sis- nes. Supuso que en el caso de In-tema de libertad natural”. glaterra producir ambas mercan- En cualquier caso, fue mérito de cías representaría un coste de tresRicardo haber sido el primero en y seis unidades de labor, respecti- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA34 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 36. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOvamente; en el caso de Portugal re- cia para ambos. De este modo, lapresentaría un coste de cuatro y competencia no consiste tanto enocho unidades de labor, respecti- eliminar monopolios mediante lavamente. Según la teoría de Smith, imitación de lo que hacen los de-en tal supuesto no habría posibili- más, como sostenía Smith, sinodad de comercio, ya que Inglaterra sobre todo en la introducción detendría ventaja absoluta en la pro- novedades que otorguen una sin-ducción de ambos bienes porque gularidad, permanente o transito-los producía con menos labor. Sin ria. Por ello, la razón última de laembargo, Ricardo se dio cuenta de producción o creación de riquezaque mediante el intercambio am- tiene que ver con la existencia debos países podían salir ganando, un cierto grado de monopolio dife-ya que cada uno de ellos podía es- rencial.pecializarse en el producto cuyaventaja relativa fuera mayor: es de- El extraño caso de una divisióncir, Inglaterra en la producción de de la labor que no requiere labortejidos, y Portugal en la produc- Al matemático francés G.F.ción de vinos, de tal modo que, Prony17, tras leer las reflexiones demediante el comercio, ambos paí- Smith sobre las ventajas de la “di-ses consiguieran las dos mercan- visión de la labor”, se le ocurriócías con mayor abundancia y facili- que éste podía ser un buen proce-dad que si se autoabastecieran. De dimiento para liberarse él mismoeste modo, Ricardo fue también el de la tediosa tarea de construir ta-primero en poner de manifiesto blas de logaritmos. Lo más intere-que la creación de riqueza se debe sante de este caso es que la “divi-a la ventaja del intercambio, a la sión de la labor” se aplicaba a algodivisión internacional del trabajo. que no era una mercancía en el Con este análisis del comercio sentido clásico del término: a na-Ricardo venía a reconocer que el die se le ocurriría sostener que unintercambio no existe porque las logaritmo lleva labor incorporada,mercancías contengan la misma y que por eso mismo tiene valor.cantidad de labor, sino porque las Con ese fin, Prony descompuso elpartes aprecian una ventaja mutua proceso de cálculo de logaritmosobjetiva, que se traduce en ganan- en una secuencia de operaciones LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 35
  • 37. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOalgebraicas lo más sencillas posi- ño en función de que podía dispo-bles, es decir, en una sucesión de ner de personas que sólo sabíansumas y restas, de tal modo que sumar y restar, o que podíancada una de esas operaciones las aprender fácilmente, y de que le re-pudiesen realizar personas que só- sultaba ventajoso pagarles en lu-lo supiesen sumar y restar. Prony gar de realizar él mismo esa tarea.diseñó un método para aplicar los El experimento de Prony pusoprincipios de la “división de la la- de manifiesto que la ventaja de labor” a un proceso que en sí mismo “división de la labor” en realidadno requería labor, sino simples nada tenía que ver con la supuestaoperaciones mentales; un proceso existencia de la labor, sino con lasque por ser de naturaleza lógica diversas posibilidades que lospodía llegar a separarse totalmen- agentes tienen de hacer las cosaste de la ejecución humana. De he- en el seno de las cambiantes cir-cho, hoy día, una calculadora de cunstancias de la sociedad. Tam-bolsillo calcula logaritmos a un poco tenía nada que ver con el nú-coste despreciable y con una velo- mero de logaritmos producidoscidad casi instantánea, sin que el por unidad de labor. De hecho, eshombre tenga que intervenir para muy posible que un buen matemá-nada. Se trataba del primer caso tico sea capaz de calcular logarit-de una “división de la labor” sin la- mos de modo mucho más rápido, ybor y que no obstante genera ri- con mucha mayor seguridad, quequeza. un grupo de medio analfabetos a El análisis de la experiencia de los que se organiza para llevar aProny revela que en ella se daban cabo esa tarea. Si se recurriese portodos los elementos de la produc- ejemplo a una medida absoluta deción económica. En primer lugar, coste, como podría ser el consumose trataba de una tarea que podía de grano por individuo, resultaríarealizarse de muchas maneras y que el consumo de un solo mate-que, por tanto, admitía una gran mático es considerablemente infe-variedad de diseños, en función de rior al de las cuarenta o sesentala intención del agente y de los re- personas que harían falta para sus-cursos de que dispusiera. En este tituirle. Es decir, no existe un crite-caso concreto, Prony hizo su dise- rio absoluto para medir la ventaja LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA36 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 38. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOque reporta seguir un método u Al introducir esta distinción en-otro; todo depende de las conve- tre mano de obra cara y mano deniencias personales y de sus cir- obra barata, Babbage daba por su-cunstancias. En conclusión, la ex- perado el concepto de labor comoperiencia de Prony revelaba que la sustancia única, homogénea e in-producción económica era sobre mutable. No obstante, sostuvo quetodo un modo de organización so- la producción era un proceso me-cial. cánico consistente en la reducción Cuando Babbage18 tuvo noticias de costes, entendidos éstos comode la experiencia llevada a cabo algo objetivo. En otras palabras,por Prony se dio cuenta de que, todo se reducía a un aumento con-efectivamente, la ventaja de la “di- tinuado de la eficiencia de un pro-visión de la labor” no residía en el ceso, que para Babbage era único ymodo de usar la labor, que en este objetivo. De este modo, la máqui-caso ni siquiera se necesitaba, sino na y su aumento continuado deen sustituir una habilidad tan es- rendimiento quedaban constitui-casa como la de un matemático dos como las fuentes únicas debien entrenado, por una habilidad riqueza19.tan común como saber sumar y Según este planteamiento, lle-restar. En otras palabras, que la garía un momento en que las má-“división de la labor” no crea rique- quinas permitirían una reducciónza porque aumente la cantidad de tan notable del coste unitario queproducto por unidad de labor em- un solo fabricante podría hacerpleada, como había sostenido frente a toda la demanda del mer-Smith, sino por el ahorro que re- cado. Incluso algunos llegaron apresenta sustituir mano de obra hablar de un mundo utópico en elcara por mano de obra barata. En que, gracias a máquinas cada vezel caso de la fábrica de alfileres de más perfectas, la producción seríaSmith, la ventaja provenía de susti- un proceso totalmente automati-tuir un buen artesano, que domina zado que se llevaría a cabo sin latodas y cada una de las fases del intervención del hombre. Duranteproceso, por gentes sin mucho en- mucho tiempo, la reducción detrenamiento que sólo saben hacer costes se entendió como un proce-una de ellas. so físico objetivo. LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 37
  • 39. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMO Un grave inconveniente de este greso y el bienestar de la sociedadmodo tan mecanicista de entender exigían la eliminación de la propie-la producción es que la continua dad privada de los medios de pro-reducción de costes unitarios obje- ducción.tivos exige el diseño de máquinascada vez más grandes y específi- Marx o el paroxismo de lacas, con lo que sólo compensaría producción materialistaincurrir en sus elevados costes de Las ideas de Marx sobre la pro-fabricación si los volúmenes de ducción se forjaron en el contextoproducción fuesen enormes. Esta de su peculiar interpretación de lainversión sólo se llevará a cabo si historia, inseparable de su Filoso-sólo queda un fabricante en el fía materialista y dialéctica. Desdemercado de ese producto. Se llega- su punto de vista, la “división de laba así a una conclusión opuesta a labor” no era sólo un modo de lle-la de Smith, que había dicho que var adelante la producción, sino lael “precio natural”, el coste míni- expresión absoluta de las leyes di-mo, se lograría cuando en el mer- námicas de la materia que gobier-cado de cada producto hubiese nan la marcha de la historia. De es-una multitud de pequeñas empre- te modo, Marx convirtió la “divi-sas fabricando el mismo producto. sión de la labor” en una especie deEs decir, esta situación sólo se al- elemento nuclear de un proceso decanzaría una vez eliminados todos producción cósmico y determinis-los privilegios y monopolios que ta, que no tenía nada que ver niimpidiesen entrar y salir libremen- con la libertad de la acción huma-te de los mercados. Según el plan- na, ni con la voluntad, ni siquierateamiento de la producción defen- con el conocimiento.dido por Babbage, el “precio natu- En cualquier caso, Marx mantu-ral” se lograría cuando en el merca- vo y exageró el viejo prejuicio dedo existiese una sola empresa que considerar la producción como untuviese el monopolio del producto. proceso natural. La historia de laLos aparentes seguidores de las humanidad desde sus inicios noteorías liberales de Smith venían a había sido más que un continuadodar la razón a los revolucionarios proceso de incremento de la “divi-que habían sostenido que el pro- sión de la labor” que, mediante LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA38 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 40. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOuna curvatura de la labor sobre sí que distinguía al hombre de losmisma, genera el capital, multipli- otros animales no era su condiciónca y potencia los efectos de las su- política, como había sostenidocesivas divisiones de la labor y Aristóteles, sino ese carácter evo-provoca de este modo una conti- lutivo de autoproducción, que im-nua aceleración de una historia re- plica la transformación de la socie-ducida a progreso. Era éste un pro- dad y el mundo.ceso carente de sujeto personal, El mismo concepto de indivi-resultado anónimo de la labor, una duo no era para Marx un absoluto,fuerza oscura que emana de la pro- una naturaleza fijada desde siem-pia dinámica de la materia a través pre, que estaba más allá del deve-de la humanidad. nir histórico, sino el resultado de En ese modo de desenvolverse una continua evolución, algo surgi-la sociedad y la historia se plan- do de las condiciones de produc-tean, según Marx, continuos con- ción que se habían ido sucediendoflictos entre fuerzas antagónicas, a lo largo de la historia. El concep-que sólo pueden resolverse en su- to de individuo habría surgido co-cesivas síntesis superadoras. En el mo antagónico al de sociedad,seno de esas síntesis están los gér- provocando un conflicto crecientemenes de nuevos antagonismos que se resolvería en una nueva si-que plantean nuevos conflictos, y tuación de síntesis en la que se al-así sucesivamente. La historia se canzaría la definitiva liberación deldesenvuelve mediante un proceso individuo. Éste sería el final de ladialéctico, que habría comenzado historia: el surgimiento del comu-en los albores de la humanidad nismo o paraíso terrenal definitivo,con la pulsión biológica del orga- en el que los individuos serían fi-nismo más primitivo que luchaba nalmente libres y estarían en per-por afirmarse frente a su medio, y fecta armonía con su medio. Se ha-que ha continuado en forma de bría logrado entonces la situaciónuna lucha titánica por sobrevivir de definitiva de máxima cohesión so-organismos cada vez más comple- cial, en la que sin embargo cadajos, hasta llegar a manifestarse en uno viviría para sí mismo.la pasión burguesa por la posesión Al desarrollar una intuición quey el enriquecimiento. Para Marx, lo estaba como en germen en la con- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 39
  • 41. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOcepción de la historia de Smith, ficaba este proceso, siguiendo aMarx distinguió entre el desarrollo Hodgskin, de “robo legal”. La im-determinista de la producción y las posición de las condiciones capita-perturbaciones que introduce el listas de producción se basaba encontexto social de cada época. dos ficciones: por un lado, en la in-Desde ese punto de vista, la “divi- troducción de la propiedad privadasión de la labor”, tal como la expli- del capital, fuente de todos los pri-ca Smith en su ejemplo de la fábri- vilegios y monopolios; por otro, enca de alfileres, no era más que una el diseño de una competencia arti-de las sucesivas fases que la pro- ficial entre los obreros por losducción había adoptado a lo largo puestos de trabajo. De este modo,de la historia: un tipo de produc- para ser contratado el obrero seción deformado por las condicio- veía obligado a realizar una jorna-nes de la estructura capitalista de da de trabajo más larga que la quela sociedad. Es decir, una clase de sería suficiente para lograr su sub-“división de la labor” caracterizada sistencia; por otra parte, esto erapor la distinción y el creciente an- para lograr un aumento continua-tagonismo entre la labor y el capi- do del beneficio y un incesantetal, entre pobres y ricos20. crecimiento del capital. En otras Para Marx, las condiciones capi- palabras, se aplicaban al proleta-talistas de producción habían sido riado unas condiciones de pobrezacreación de la clase dominante de que no eran naturales.los propietarios, que habían deter- El concepto capitalista de pro-minado que para que un obrero piedad privada del capital imponíapudiera trabajar, debía entregar a los pobres la necesidad de nouna parte del producto de su labor trabajar al soportable ritmo natu-al capitalista que le contrataba. De ral, el adecuado para conseguir laese modo, habían impuesto la dis- supervivencia, sino al frenético rit-tinción entre “precio natural”, o re- mo impuesto por la insaciable an-tribución de todo el producto de la sia de ganancias de los capitalis-labor, y “precio social”, que era el tas. Además, permitía convertir la“precio natural” una vez desconta- labor de los pobres en una mer-da la parte que el empresario se cancía separada y opuesta a suapropia como beneficio. Marx cali- propio producto. De este modo, se LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA40 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 42. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOcreaba una división entre una clase imprescindible para multiplicar eldominante y otra clase dominada, producto de la labor, fuente del au-que actuaban como antagonistas y mento incesante del beneficio,que acabarían por destruirse. Se constituía el germen de muertedesencadenaba así un drama de que, según Marx, afectaba al capi-intensidad creciente, una lucha de talismo. Esto era lo que provocabaclases, en la que se entrecruzaban que el sistema fuera cada vez másrelaciones de dependencia y de inviable e inestable, que tuvieraconflicto y que, según el devenir crisis y convulsiones cada vez másdialéctico, tenía que desembocar graves, que acabarían por destruir-en crisis y posterior superación. lo. Beneficio y capital eran para En opinión de Marx, todos losMarx los dos rasgos propios de la esfuerzos de Smith para explicar elproducción capitalista. El benefi- beneficio del capitalista, como re-cio, motor de la producción, no era sultado del proceso mecánico deotra cosa que parte del producto la “división de la labor”, no eranque le correspondía al obrero, re- más que un modo de ocultar quesultado de su explotación impues- su verdadero motor era quedarseta por el sistema capitalista. El ca- con parte del producto que le co-pital, entendido como incesante rrespondía al obrero. Sostener, co-proceso acumulativo de medios de mo hacía Smith, que en el seno deproducción e impulsado por el de- la “división de la labor”, considera-seo de ganancia monetaria, se do local y parcialmente, se genera-convertía en un instrumento im- ba un ahorro de labor era una fic-prescindible para llevar adelante la ción. Esto quiere decir que, paraexplotación del obrero. Esto era al- Marx como para todos los anti-go parecido, según Marx, a una es- guos, no puede haber generaciónpecie de demiurgo del mundo mo- de excedente en el intercambio, yaderno que, al tiempo que creaba que éste sólo puede llevarse a ca-un proletariado cada vez más ex- bo si hay igualdad física de algúntenso y empobrecido, sin el cual tipo de sustancia, cosa que por lono tenía sentido, se le oponía y lo demás es patente si se tiene enexplotaba. Pero esta misma nece- cuenta su continua defensa de lasidad de acumulación del capital, esterilidad del dinero. LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 41
  • 43. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMO La propiedad privada de los me- ducción que llevasen a la armoníadios de producción era para Marx de intereses en una sociedad sinun diseño artificial que no se sos- clases.tenía por sí mismo y que necesita- Sólo cuando hubieran desapare-ba por tanto del apoyo de la con- cido las clases sociales, cuando secepción burguesa del Estado. Ésta suprimiera la propiedad privada y elera la razón de que, en el seno del uso clasista del poder, podría des-capitalismo, se le atribuyera al Es- aparecer el Estado, sumido en eltado una existencia separada de la seno del proceso productivo21. En-sociedad civil. Para Marx, como pa- tonces aparecería una nueva socie-ra Rousseau y Saint Just, propiedad dad en la que ya no habría antago-y poder eran la misma cosa, de tal nismo entre el individuo y comuni-modo que los conceptos capitalis- dad, en la que habría desaparecidotas y burgueses de propiedad, em- el poder y la autoridad.presa, leyes y Estado no eran más Entre las numerosas contradic-que una superestructura mediante ciones que hay en el pensamientola cual, por imperativos de las con- de Marx destaca su manera ambiva-diciones materiales de producción, lente de entender la “división de launa clase explotaba a otra. labor”. Por un lado, puesto que re- De la misma forma que hasta en- ducía todo a tareas sencillas y repe-tonces el Estado había sido un ins- titivas, la “división de la labor” em-trumento de explotación en manos brutecía y depravaba moralmente alde los capitalistas, había que con- obrero, ya que eliminaba la necesi-seguir, según Marx, que la revolu- dad de conocimiento y habilidad,ción pusiera el Estado al servicio de reduciendo la actividad humana alos intereses de los proletarios, me- “labor”22, a simple repetición monó-diante el establecimiento de una tona de esfuerzo corporal. Con ellodictadura del proletariado. Para eso convertía al “homo faber”, imagenbastaba con suprimir la propiedad propia del artesano, en “homo labo-privada de los medios de produc- rans”, imagen propia del obrero so-ción. Sólo en ese nuevo marco crea- metido al movimiento uniforme ydo por la revolución sería posible regular de la máquina. Pero, poruna nueva “división de la labor”, otro lado, Marx consideraba tam-unas condiciones naturales de pro- bién que era un proceso liberador, LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA42 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 44. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOya que llegaría un momento en el tica, en el gobierno de la ciudad.que el progreso de la tecnología Por contraste, Marx proponía quepermitiría que la producción se rea- mediante ese gran esclavo que eralizase sin intervención humana, sin la producción automatizada llega-labor. De tal modo que, siguiendo ría un momento en que todos, nola peculiar evolución dialéctica de sólo los dueños, podrían dedicarsela historia que defiende Marx, cuan- al “tiempo libre”, es decir, a perse-to más embrutecido estuviese el guir sus intereses particulares, loobrero, más próximo estaría el mo- cual era muy distinto de la vida po-mento en el que las máquinas aca- lítica. En tal caso, el “tiempo libre”barían por librarlo de la esclavitud debía entenderse como tiempo dede la producción. Sólo cuando se consumo, cosa por otro lado inevi-alcanzasen las futuras condiciones table, ya que si no esa gigantescade producción, en el seno de una máquina automatizada de produc-sociedad sin clases, sería posible la ción carecería de función.automatización total de la produc- Como puede comprobarse, ención y se alcanzaría la liberación fi- el planteamiento de Marx desapa-nal de la labor. Sólo entonces el rece la empresa como elemento“reino de la libertad” sustituiría al básico de la iniciativa particular y“reino de la necesidad”. como pieza clave para crear socie- El destino último de la produc- dad y riqueza. En cuanto procesoción sería por tanto la multiplica- global y determinista, la produc-ción incesante del “tiempo libre”, ción se sitúa más allá del designiohasta llegar a la supuesta situación de los hombres, y la empresa capi-de liberación, en la que el hombre talista sólo es una fase transitoriano tenga necesidad de recurrir a la de deformación del proceso natu-labor. Desde esta perspectiva, ral de la “división de la labor”, unMarx planteó una contradictoria e modo de llevar a cabo la explota-inexplicable alternativa entre una ción de la clase de los pobres aesclavitud productiva y una liber- manos de los intereses de la clasetad improductiva23. Para Aristóte- de los ricos, un robo disfrazado deles, la dedicación en exclusiva de falsa teoría de la producción. Unalos esclavos a la labor permitía a vez superada la fase capitalista desus amos centrarse en la vida polí- producción aparecerá la futura em- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 43
  • 45. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOpresa socialista, que sólo será una var a cabo el proceso global de ladependencia administrativa, algo producción de la forma más efi-técnico y neutral, que permitirá lle- ciente posible.Las primeras teorías de dirección de factoríasLa división de la labor y el jor modo de darlo a conocer paragobierno despótico así lograr mayor cuota de mercado. Sólo en tiempos muy recientes, Se daba por supuesto que los pro-prácticamente desde mediados del ductos existían desde siempre,siglo XX, la dirección de empresas se que los procesos artesanales de fa-ha convertido en un tema muy im- bricarlos era también perfectamen-portante. Hasta entonces no se ha- te conocidos y que lo único quebía descubierto que el éxito de la había que hacer era llevar adelanteempresa tiene mucho que ver con lo la “división de la labor” de esosque sucede a su alrededor, con el procesos.modo de relacionarse con el resto de El único problema de direcciónla sociedad. El interés por el gobier- con que se enfrentaba ese primiti-no de las empresas ha ido tomando vo empresario era mantener el or-cuerpo en la medida que se ha em- den y la disciplina en los talleres,pezado a superar la visión materia- para que la “división de la labor”lista del proceso productivo. pudiese llevarse a cabo de forma No tiene pues nada de extraño ordenada y eficiente. Para eso, re-que cuando Smith introdujo el sultaba imprescindible que losconcepto moderno de empresa, al obreros no perdieran el tiempo enmantener la antigua concepción de los talleres y se ajustaran a la se-la producción como proceso natu- cuencia de movimientos mecáni-ral, localizado y determinista, la di- cos necesaria para la coordinaciónrección de la empresa se conside- del reparto de tareas entre muchasrase como algo irrelevante. personas. Para resolver este pro- El empresario de Smith no ne- blema, puesto que se trata de uncesitaba diseñar un producto ade- proceso natural o técnico, someti-cuado al mercado, ni buscar el me- do a la necesidad y con solución LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA44 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 46. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOúnica, bastaba con algo tan simple despótico. Por último, y en un sen-como el gobierno despótico. tido claramente impropio, se pue- El gobierno despótico supone de también llamar gobierno des-que el proceso está perfectamente pótico al que se ejerce sobre niñosestablecido y que sólo hay que se- y esclavos, que se supone que, porguir una instrucciones sencillas y algún motivo, no son de hecho ounívocas. Por ejemplo, en el caso de derecho dueños de su acción.de clavar un clavo con un martillo, Lo característico del gobiernolos movimientos que deben hacer despótico es la ausencia de discur-la mano y el martillo se ajustan so o de palabra, de tal modo queplenamente a las condiciones del se realiza en el silencio propio delgobierno despótico. Éste se ade- ámbito de lo prepolítico. Esta au-cúa a aquellas situaciones en las sencia de discurso es consecuen-que existe una patente desigual- cia de que el diseño se supone per-dad entre quien ordena y quien fectamente establecido, de tal mo-ejecuta, de tal modo que este últi- do que sólo se puede realizar demo debe considerarse instrumento una manera, y basta con el quedel primero. En sentido estricto, el ejecute lo que se ordena. En el ca-gobierno despótico es el que se so del instrumento inerme, esa or-ejerce sobre un instrumento iner- den se realiza a través de la mano,me, por ejemplo el que ejerce la símbolo de poder. En el caso delmano sobre el martillo, o el timo- instrumento animado, como losnel sobre el barco. En un sentido animales, hay que vencer una cier-más amplio, pero menos propio, ta resistencia mediante el recursopuede considerarse gobierno des- al premio y al castigo, “al palo y apótico el que se ejerce sobre ani- la zanahoria”.males: en cuanto que no son ins- El gobierno despótico se verifi-trumentos inermes ni son dueños ca de manera paradigmática en lade su acción, se les puede obligar a máquina, que sólo puede ejecutarque ejecuten una determinada lo que está establecido por su di-operación, aunque ejerzan una seño. Para ponerla en marcha bas-cierta resistencia. Por ejemplo, ta con apretar un botón o accionarquien dirige una yunta de bueyes un resorte. En el caso de los ani-ejerce un cierto tipo de gobierno males, se hace también necesario LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 45
  • 47. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOmantener una continua vigilancia esclavos, que eran los encargadossobre el modo de ejecutar para de llevarla a cabo, estaban someti-que se realice según lo diseñado. dos a una especie de gobierno des- El gobierno despótico no es pótico. Se les consideraba instru-adecuado para los hombres24, ya mentos en manos de sus amos. Seque la acción humana requiere daba por supuesto que lo únicoapertura a la mejora, supone nove- que tenían que hacer era ejecutardad en el modo de hacer. Por eso, las órdenes de sus dueños. Desdecuando se aplica a los hombres, ese punto de vista, se considerabacomo sucede en el caso de los ni- que no había mucha diferencia en-ños, debe transformarse poco a tre uncir a la noria un asno o un es-poco, mediante el aprendizaje, en clavo. La ventaja del esclavo res-gobierno político, que requiere pecto del asno es que entiendeplenitud del uso de la razón o do- mejor lo que se quiere que haga,minio sobre la propia acción. Con pero tiene el inconveniente delos niños, es bueno ir empleando, que, por eso mismo, puede opo-en la medida en que van crecien- nerse o modificar la voluntad deldo, la palabra y el discurso, para amo y realizar la tarea de otra ma-enseñarles de ese modo la forma nera. Por eso, cuando lo que se de-de gobernarse a sí mismos. Incluso sea es llevar a cabo un verdaderocuando se aplica a los animales, gobierno despótico, es mejor unque tienen una capacidad muy li- asno que un esclavo, y todavía me-mitada de aprendizaje positivo, jor una máquina. El gobierno des-hay que enseñarles a adaptarse a pótico sólo es adecuado paralo que el hombre quiere que ha- aquellas operaciones en las que nogan. En el caso de su aplicación a cabe aprendizaje: sólo se puedenhombres adultos, como es el caso hacer de un modo único y de formade los esclavos, no se trata estric- muy repetitiva.tamente de gobierno despótico, si- Adam Smith entendía la produc-no de una deformación del gobier- ción como un proceso mecánico,no político. pero tan natural y prepolítico como En el mundo antiguo, en el que los biológicos; por eso considerabala producción se consideraba un que la función del obrero en el pro-proceso biológico y prepolítico, los ceso de la “división de la labor” de- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA46 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 48. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMObía limitarse a ejecutar una misma La prueba más patente de quey muy simple operación de forma Smith entendía así la producciónrepetitiva, con el mayor ritmo posi- es que manifestó de forma explíci-ble. Esto explica que muy pronto el ta su preocupación por que la “di-ideal de la “división de la labor” visión de la labor” llevase al em-fuese la máquina, que realizaba brutecimiento y degradación moralesas operaciones mucho más rápi- del obrero25. Con la extensión de lado, de forma infatigable, sin errores “división de la labor” aumentaríany sin posibilidad de insubordina- la riqueza y el bienestar de la so-ción. Al confundirse la producción ciedad, pero cada vez sería mayorcon la ejecución, tal como sucedió el número de gentes embrutecidasdesde Smith hasta Babbage, el por la simple ejecución rutinariaideal de la producción fue sustituir de la labor, que llevaría a los obre-al obrero por máquinas. ros a comportarse de modo pareci- La producción quedaba enton- do al de las abejas en la colmena.ces reducida a la fabricación, y el Con esta observación, Smith veníaideal de una empresa sería un en- a reconocer que el hombre no estátramado de máquinas que, coordi- hecho para la simple ejecución ninadas por cadenas de transmisión, debe por tanto ser sometido al go-actuase como un solo y gigantesco bierno despótico.mecanismo. Éste se pondría en Para que el hombre se perfec-marcha con sólo apretar un botón cione y progrese es imprescindibleo accionar una palanca, y produci- que se enfrente a problemas quería sin mayores problemas la ma- pongan a prueba sus potencias su-yor cantidad de mercancías con el periores: la inteligencia y la volun-mínimo de energía. En tal caso, tad. Sólo mediante ese continuadopara dirigir una empresa bastaría ejercicio de superación puede de-con el gobierno despótico, ya que sarrollar su carácter y aprenderen el fondo se trataría de un con- unas habilidades que le facilitenjunto de piezas y engranajes que una vida propiamente humana. Sise mueven de modo necesario e los hombres sólo tuviesen que en-inevitable, de acuerdo con un dise- frentarse a instrumentos que seño establecido de forma previa e sometiesen sin resistencia a su po-inalterable. der, no podrían desarrollar su inge- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 47
  • 49. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOnio y su carácter, con lo que queda- embrutecido que casi olvida el usorían estancados, o lo que es peor, de la palabra y embota su capaci-embrutecidos. El mismo Smith lle- dad de apertura a los demás.gó a reconocer que es mejor mane- Todo lo dicho anteriormente esjar un animal, que presenta una una prueba más de que la concep-cierta resistencia, como por ejem- ción materialista de la producciónplo conducir a un asno por un ca- impone una visión deformada y re-mino difícil, que manejar un ins- ducida del pleno sentido del traba-trumento que no presta ninguna jo humano. No obstante, Smith,resistencia. que en este aspecto seguía pen- El artesano adquiere su maes- sando como un hombre de la anti-tría en la medida en que se ve obli- guedad, consideraba que la “divi-gado a superar la resistencia de la sión de la labor” podía llevarse amateria al tipo de forma que le cabo sin especial problema, y quequiere imponer. El domador, al bastaba con la vigilancia de unmismo tiempo que tiene que supe- obrero de confianza encargado derar la resistencia del animal a se- mantener la disciplina y el buenguir la conducta que le quiere im- orden dentro del taller. Si cadaponer, adquiere el arte de la doma. obrero sabía lo que tenía que ha-Pero lo que verdaderamente ejerci- cer, bastaba con que alguien leta las capacidades más altas del controlara y le obligara a ajustarsehombre no es el ejercicio del go- al ritmo y la cadencia establecida.bierno despótico, sino la conviven- Esta propuesta de llevar adelantecia con los otros hombres, cuando la producción se ajustaba al modotiene que aprender a coexistir y tradicional de trabajar en la agri-trabajar con otros, cuando tiene cultura servil o esclavista, en laque convencer con la palabra y ser que un esclavo o siervo de confian-convencido por los demás. Como za vigilaba a todos los demás. Perosostenía la Filosofía Política clási- en realidad se trataba de algo muyca, el hombre sólo es libre entre distinto, ya que la “división de lasus iguales. Si se le mantiene labor” implica, desde el punto desiempre entre animales, y no diga- vista del obrero, una separaciónmos entre máquinas, el hombre se cada vez mayor entre el diseño y laconvierte en un esclavo, en un ser ejecución. Esto desde luego no su- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA48 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 50. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOcedía en la agricultura tradicional, sufrible. Además, en los primerosen la que a pesar de todo el escla- mercados de trabajo, en muchosvo mantenía alguna capacidad en casos se impusieron condicionesel diseño de su propia acción. laborales excesivamente duras e Smith no llegaría a ser cons- insanas. La situación de los obre-ciente de las enormes dificultades ros en los primeros momentos depsicológicas y sociales que supo- la industrialización fue en algunosnía aplicar ese modo de entender aspectos peor que la de los escla-la producción. Éste fue uno de los vos o siervos, pues aunque estosproblemas más graves a los que últimos eran instrumentos de sustuvo que enfrentarse la sociedad dueños, por ser de su propiedad,europea del siglo XIX26. En último no eran forzados de esa manera, yatérmino, era fruto de una visión que no les convenía que se debili-materialista de la producción, que tasen o enfermasen, y tampoco losllevó a imponer un tipo de gobier- empleaban como medio de enri-no despótico, impropio del hom- quecimiento.bre, y que envilece tanto o más al Cuando se intenta que el traba-que lo ejerce, como al que lo pade- jo humano quede reducido a labor,ce. a ejecución repetitiva de un movi- Mientras los hábitos producti- miento muy simple, el obrero sevos de la agricultura consistían en aburre o se cansa, y con facilidadllevar adelante tareas que iban tiende a abandonar esa tarea o acambiando en cada una de las realizarla sin atención e interés.épocas del año, y que se realizaban Este cansancio y aburrimiento noal ritmo pausado de los procesos provienen sólo de su cuerpo, sinobiológicos, la división mecánica de principalmente de su espíritu, quela labor que se llevaba a cabo en se embota y resiste ante la puralos talleres era siempre la misma, ejecución. Es cierto que en todoperfectamente prevista y realizada trabajo humano hay un inevitablede forma repetitiva, a un fuerte rit- componente de ejecución, peromo. Esto hizo que el paso de la tiene que estar siempre compensa-agricultura a la industria represen- do con otros componentes, comotase para algunos de los primeros la intención y el diseño. De esteobreros industriales un trance in- modo habrá una posibilidad de LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 49
  • 51. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOcrecimiento personal, de iniciativa razón política. Asignar a un obreroy de dominio sobre la propia ac- una tarea no sólo consiste en si-ción. tuar una fuente de movimiento en No es el hombre el que tiene una cadena de causas mecánicas,que adaptarse a la máquina, sino sino que sobre todo consiste en in-al revés. El que trabaja en un pro- tegrar la acción de una persona enyecto común de producción tiene la totalidad de la acción productivaque disponer de la posibilidad de que se quiere llevar adelante, loaportar algo propio, debe tener cual es un proceso que desbordauna cierta libertad para diseñar el ampliamente el simple movimien-modo de ejecutar, o al menos una to mecánico. El error de entenderforma de expresar libremente su la producción como simple “divi-voluntad de cooperar en el proyec- sión de la labor” consiste en darto, que es otra manera de partici- por supuesto que es posible aislarpar en su diseño. En este sentido, la asignación técnica de un puestoningún hombre puede estar some- de trabajo del sistema lingüístico ytido a un gobierno despótico, ya psicológico de significados queque siempre es copropietario de la constituyen las relaciones sociales.empresa a través de su voluntad y En otras palabras, mientras en lade sus conocimientos. La misma máquina el diseño y la ejecuciónteoría de la propiedad esbozada son la misma cosa, en el obrero, lapor Smith, fundada en la pura cor- ejecución de un modo u otro re-poralidad de una labor realizada quiere participar de un diseño conen soledad y aislamiento, explica el que tiene intención de colabo-en gran parte las graves dificulta- rar.des teóricas y prácticas que surgie- A partir de la teoría de la pro-ron en los primeros talleres organi- ducción de Adam Smith, y hastazados según el esquema de la “di- principios del siglo XX, se desarro-visión de la labor”. lló una gran batalla en los talleres Cuando en el seno de un taller por aplicar el modelo teórico de lase asignaban tareas a personas, no “división de la labor”. Al principio,se actuaba exclusivamente de todo el esfuerzo de los directivosacuerdo con la razón técnica, sino -en realidad capataces de confian-principalmente de acuerdo con la za que controlaban el orden en los LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA50 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 52. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOtalleres- consistió en lograr una trabajo les llevó a constituir la la-clase obrera disciplinada, someti- bor en medida del valor y de la ri-da a las exigencias de los movi- queza, en cuanto expresión objeti-mientos secuenciales y mecánicos va de lo penoso, del coste que ha-de las máquinas. A continuación bía que pagar para satisfacer lasse exponen algunas de estas pri- propias necesidades. El valor demeras visiones de cómo se podía las cosas remitía a las penas y su-facilitar la imposición de la “divi- frimientos de quien las producía.sión de la labor”, que ponen de Este pesimismo antropológico lesmanifiesto todos los malentendi- impidió ver que, junto al dolor y aldos y prejuicios que hubo que su- sufrimiento, el trabajo también lle-perar hasta que llegó el momento vaba consigo la posibilidad de cre-de desarrollar una verdadera teoría cimiento de las capacidades másde la producción económica, más nobles de la vida humana. Por eso,ajustada a un sentido pleno del desde la perspectiva utilitarista, eltrabajo humano. hombre rico es aquel que no tiene que trabajar, es decir, que puedeEl panóptico o la factoría como disponer de labor ajena, del puroreformatorio esfuerzo físico de otros. Reducido La filosofía utilitarista que está a simple labor, el trabajo no enri-detrás de la reducción de la pro- quece al hombre, sino que lo em-ducción a la “división de la labor” brutece.entiende que el hombre se mueve Siguiendo esa especie de fata-por dos poderosas fuerzas: el ansia lismo estoicista que subyace en elde placer y el miedo al dolor. Esta utilitarismo, Bentham considera-filosofía quedaba patente en el ba27 que la “división de la labor” nomodo en que Smith y todos sus se- sólo debía entenderse como unguidores entendían el sentido del instrumento de enriquecimientotrabajo. Reducido a labor, a puro de la sociedad, sino que, precisa-esfuerzo corporal, el trabajo se mente por su dura disciplina, po-consideraba un castigo, una activi- día constituir un medio excelentedad propia del bruto, una maldi- para socializar a los pobres; es de-ción o una pena de la que conviene cir, para inculcarles unos hábitoshuir. Esa percepción negativa del de conducta que al mismo tiempo LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 51
  • 53. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOponían su labor al servicio del grar que los díscolos obreros rusosbienestar de la sociedad, los con- aprendieran a ejecutar las tareasvirtieran en gentes felices, dentro productivas de modo regular y me-de su desgraciada e inevitable con- tódico. Se trataba de un edificiodición. La conjunción del miedo construido en forma de estrella,de los pobres al hambre y a la mi- con muchas puntas o esquinas, deseria, a la amenaza del mecanismo tal manera que los obreros estu-regulador de la “ley de la pobla- viesen aislados e incomunicados yción”, junto al insaciable deseo de pasasen la jornada de trabajo enriqueza de los ricos, constituían soledad, llevando adelante unapara Bentham los dos vectores de simple tarea, aunque sin dejar porempuje cuya resultante impulsaría eso de estar permanentemente vi-el avance de la sociedad a un con- gilados por un guardián invisibletinuado y gradual aumento del que, emplazado en el centro delbienestar. edificio, pudiese controlar a todos Para vencer la resistencia de los los obreros de un solo vistazo, sinpobres a las duras exigencias de la que ellos pudiesen verle. Esta vigi-“división de la labor”, Bentham lancia, se decía, se llevaba a cabopropuso la utilización generaliza- en interés del prisionero para queda de un modelo de factoría, cono- no perdiera el grado máximo decido desde entonces como “panóp- atención. La finalidad de este dise-tico” y diseñado de tal manera que ño era imponer un tipo de raciona-fuese más sencillo lograr la adap- lidad a las conductas de los obre-tación de los pobres más díscolos ros, unas pautas de comporta-y perezosos a las exigencias de la miento orientadas al logro de lamoderna producción basada en la máxima cantidad de producto por“división de la labor”. Se trataba de obrero y jornada.un establecimiento, en parte facto- El mismo diseño del panópticoría y en parte prisión, diseñado por confirma la idea de que para Ben-su hermano Samuel cuando traba- tham, como para mucha gentes dejaba en Rusia como ingeniero na- su tiempo, la “división de la labor”val al servicio de Catalina la Gran- no era más que un puro mecanis-de. Se le ocurrió entonces que ese mo para que los obreros desempe-diseño sería un buen modo de lo- ñasen funciones muy próximas al LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA52 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 54. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOde las piezas que forman parte de tirse bajo la amenaza del “ojo om-un engranaje. La idea de aislar e nisciente” producía la conductaincomunicar a los obreros en sus adecuada a la voluntad del déspo-puestos de trabajo pone de mani- ta sin rostro.fiesto que la labor y la producción Como afirmaba Leslie Stephen28se entendían como algo prepolíti- el panóptico era para Bentham elco, como una pura ejecución cuasi paradigma de lo que debían ser lasfisiológica que no requería de la modernas factorías; un lugar don-palabra ni la relación mutua. Los de emplear la labor de los pobres,obreros, como piezas de un meca- en lugar del vapor, para de ese mo-nismo, estaban unos junto a otros do reformar y hacer felices a esosy actuaban de forma coordinada, infelices; un lugar donde todos sepero ni se comunicaban ni com- vigilarían mutuamente y donde separtían un mismo proyecto. El me- lograría la armonía de intereses in-ro hecho de un vigilante central e dividuales. De este modo la facto-invisible, el único que lo ve todo y ría se convertía en una especie decapta la racionalidad total del pro- prótesis social destinada a asegu-ceso, expresa muy bien la idea de rar que los pobres se comportasenque todo el proceso de la “división del modo racionalmente exigidode la labor” era un instrumento en por la concepción mecánica de lamanos de ese agente impersonal y producción. “Un molino en el quesin rostro, que gobernaba de forma moler a los bribones convirtiéndo-despótica. La factoría venía a ser los en honrados y a los perezososcomo un gigantesco organismo en en trabajadores”29, y que ademásel que toda su fisiología estaba daría dividendos, como lo hacía elperfectamente establecida y deter- Banco de Inglaterra. Virtud y riquezasminada hasta sus más mínimos serían por fin una misma cosa.detalles, y en el que sólo cabía la En el panóptico no podía dejarmás estricta ejecución de lo que de plantearse el insoluble proble-había sido previamente diseñado. ma de todo utilitarismo: ¿quién vi-Esta era una imagen deformada y gila al vigilante? Para que el vigi-terrorífica de lo que Bentham en- lante no se desviase de la misióntendía como algo parecido a la de educar a los obreros y se logra-providencia: sólo el terror de sen- se el máximo excedente producti- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 53
  • 55. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOvo, Bentham proponía que éste lle- nóptico era el mejor modo de edu-vase adelante su tarea mediante car a los hombres en el trabajo.un contrato que le diese participa-ción en las ganancias. De este mo- La dirección como pedagogíado, guiado por la búsqueda de su Dentro de esa mentalidad filan-propio interés, quedaba garantiza- trópica e ilustrada de educar a losda una buena administración. El obreros sin contar con ellos, consi-vigilante del panóptico se conver- derándolos como niños o menorestía así en el primitivo prototipo del de edad que necesitaban ser ense-directivo que lleva adelante la pro- ñados y entrenados para adaptarseducción con vistas a su propio be- a las nuevas exigencias de la “divi-neficio. Pero en este caso era ade- sión de la labor”, se encuadranmás educador y maestro, una es- también las aportaciones de An-pecie de tirano benévolo que dis- drew Ure30 sobre el modo de orga-ponía de un poder tan absoluto co- nizar y dirigir los talleres.mo para determinar las condicio- Médico de formación, tras reali-nes laborales de todos los que allí zar un detenido y bien documenta-trabajan. Se trataba de un poder do estudio31 sobre la situación sa-totalitario, un ojo vigilante y ame- nitaria y sociológica de las facto-nazador que no sólo impedía la rías de su época, en el que detalla-realización del mal, sino sólo la ba con mucha crudeza las condi-mera posibilidad de su realización. ciones en las que vivían muchos La recomendación de Bentham obreros, propuso un grupo de me-era que este sistema se extendiera didas y recomendaciones a los en-a factorías, manicomios, hospita- cargados de los talleres para lograrles, escuelas, etc. Sólo su aplica- el máximo de eficiencia productivación generalizada ayudaría a au- con el máximo de bienestar.mentar la felicidad de todos. El Como consideraba inevitableproyecto del panóptico fracasó por intensificar la “división de la labor”la simple razón de que no se co- y aumentar la velocidad de ejecu-rrespondía con el verdadero senti- ción, creía que era necesario bus-do de la producción económica y car un sistema para entrenar a losdel trabajo. Ni tan siquiera desde obreros de modo que aprendiesenel punto de vista filantrópico el pa- a trabajar a un ritmo constante y LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA54 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 56. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOsostenido, sin el que era imposible todo funciona sin anomalías ni su-m a n t e n e r l a n e c e s a r i a c o o r- frimientos, en una factoría bien or-dinación 32 . El principal inconve- ganizada los obreros no sólo noniente que surgía era que la mayo- sufrirían sino que llevarían a caboría de los obreros que se incorpo- sus tareas con la soltura con la queraban a las factorías provenían del un músculo desempeña su funcióncampo, eran gentes acostumbra- cuando no hay nada patológicodas al ritmo pausado y poco siste- que se lo impida. En cuanto hom-mático de las tareas propias de la bre formado en la Medicina, paraagricultura o la ganadería. Habían Ure, el modelo de la “división de laabandonado el campo porque ya labor” era el modelo de la divisiónno les permitía vivir, además, por de funciones que se da en los orga-lo general llevaban bastante tiem- nismos. Era ésta una prueba máspo sin trabajar, y se habían acos- de la persistente tendencia a redu-tumbrado por tanto al desorden de cir la producción económica a unla holganza. Los problemas para simple proceso material, como elacostumbrarlos al ritmo rápido e de todos los organismos vivos.incesante de las máquinas no eran La misión de quien tuviese lade poca monta. obligación de dirigir un taller se re- El objetivo que Ure se propuso ducía, para Ure, a desarrollar unafue establecer unos criterios para especie de gimnasia laboral o fi-seleccionar y entrenar a los obre- sioterapia destinada a que losros, de tal modo que llegasen a cuerpos y fuerzas de los obreros seadaptarse al nuevo domus de la em- acostumbrasen a los nuevos movi-presa industrial. Se trataba de una mientos y ritmos impuestos porverdadera domesticación encami- las máquinas. Como esto requeríanada a lograr que esos obreros lle- una gran plasticidad de los cuer-gasen a realizar sus tareas de mo- pos, y una ausencia de vicios endo muy parecido a como las partes sentido contrario, recomendabade un organismo realizan sus fun- que lo más conveniente era selec-ciones fisiológicas: en perfecta cionar jóvenes adolescentes quecoordinación funcional entre unas dispusieran de la plena plasticidady otras. De igual modo que en la fi- física y psicológica necesaria parasiología de los organismos sanos desarrollar los hábitos corporales y LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 55
  • 57. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOpsicológicos requeridos. En su opi- lla. Se enfrentaban nada menosnión, había quedado suficiente- que a la tarea de llevar a cabo unmente demostrado que las perso- cambio de mentalidad social, denas que hubiesen superado la pu- superar la tradicional mentalidadbertad y proviniesen de la agricul- paternalista de condescendenciatura eran prácticamente incapaces hacia los pobres y de hacerles verde adaptarse a las necesidades del que no les quedaba más remedionuevo sistema productivo. Esta ac- que someterse a las nuevas condi-titud revela hasta qué punto per- ciones de la “división de la labor”.sistía la idea, más o menos cons- Para eso había que imponer unaciente, de que los obreros debían disciplina de trabajo extraordina-ser considerados como gentes que riamente dura, de la que no se co-de un modo u otro siempre perma- nocían antecedentes33. Esto exigíanecían en condiciones políticas de que el directivo o jefe de un tallerminoría de edad. fuese una personalidad fuerte y Siguiendo el principio malthu- dominante, dotada de unas espe-siano de que los ricos no tenían ciales condiciones para el mando.ninguna responsabilidad ni obliga- De todas maneras, para Ure, lación respecto a los pobres, Ure máquina era el gran aliado en estasostenía que la aceptación de esa dura tarea del directivo, en la me-nueva disciplina industrial no sólo dida en que facilitaba el entrena-mejoraría los beneficios, sino que miento de los obreros y mejorabaera la única solución que estaba al las condiciones de trabajo. La in-alcance de los pobres, si realmente troducción de tantas máquinas co-deseaban escapar de la dura tira- mo fuese posible no sólo aumen-nía de la “ley de la población”. Sólo taba los beneficios, como habíanquien fuese capaz de adaptarse a observado Ricardo y Babbage, sinolas nuevas exigencias de la “divi- que actuaba como prótesis contrasión de la labor” acabaría por me- la indisciplina y el comportamien-jorar su condición y saldría de la to errático. La máquina, con su rit-miseria. Ure reconocía también mo fuerte y regular, imponía unaque la tarea que les correspondía a dura e impersonal disciplina allos directores de las nuevas facto- obrero que la atendía. Pero, al mis-rías industriales no era nada senci- mo tiempo, aliviaba su situación, LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA56 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 58. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOya que le libraba de las tareas más la Iglesia por humanizar las condi-pesadas y monótonas, permitien- ciones de vida de los pobres, per-do que se dedicara a labores mu- sistía la mentalidad pagana decho más soportables, como la su- considerar a los obreros y campe-pervisión y alimentación de las sinos como gentes de condiciónmáquinas. De manera muy signifi- inferior, que sólo podían ser gober-cativa y reveladora, Ure recomen- nadas de modo despótico y trata-daba a los patronos que trataran a das con suma dureza. Aunque eslos obreros como máquinas vivas, cierto que por lo general las condi-mucho más delicadas y valiosas ciones del trabajo agrícola eranque las simples máquinas. El obre- menos exigentes que la disciplinaro, más caro y de conducta más de las factorías, el modo de tratar aproblemática que la de una máqui- los campesinos era igual de rudo.na, en la medida de lo posible de- Para Ure, como para muchos debía sustituirse por una máquina. El sus contemporáneos, gran parteideal de factoría era para Ure aqué- de la culpa de la pobreza se debíalla que disponía de muchas máqui- precisamente a esa disciplina másnas y unos pocos obreros jóvenes34 floja y tolerante de los terratenien-que, con agilidad y rapidez, traba- tes, que fomentaba un tipo de per-jaban en varias máquinas al mis- sonas dependientes y con pocamo tiempo, logrando la máxima disposición a la honradez y al tra-armonía y velocidad de ejecución. bajo regular y esforzado. De todas maneras, las propues- Si como pensaban Ure, Mal-tas de Ure no resultaban tan llama- thus y Bentham, la pobreza erativas y chocantes en el ambiente consecuencia de la indolencia y lade su época. Contra la falsa ima- pereza, había que hacer todo logen difundida por el Romanticis- posible para reformar el caráctermo de que, con anterioridad a la de los pobres mediante la imposi-Revolución Industrial, regía un ción de una estricta disciplina, quemundo presidido por una visión les llevase a las virtudes de la labo-paternal y comunitaria de las rela- riosidad, la sumisión y el ahorro.ciones entre los siervos y sus seño- Todo valía, ya fuese la educaciónres, la realidad era que, en muchos en la “ley de la población”, la apli-casos y a pesar de los esfuerzos de cación de sistemas como el panóp- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 57
  • 59. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOtico o un entrenamiento más o me- bían contribuir al fomento de la lec-nos coercitivo. Sin embargo, resul- tura de las Sagradas Escrituras, ytaba asombroso que a pesar de la establecer con ese fin escuelas do-insistencia de todos en que la nue- minicales para obreros. Con su apo-va producción industrial requería yo a estas instituciones, los empre-una nueva mentalidad y una nueva sarios serían los nuevos educado-cultura, nadie parecía darse cuenta res de los pobres, les proporciona-de que por eso mismo, la produc- rían respetabilidad e integración ención no podía ser un simple proce- el naciente orden industrial y, loso material. que era más importante, bienestar Al perseguir el enriquecimiento, para todos ellos. De este modo, selos empresarios realizaban una ta- expresaba una visión utilitarista derea de difusión de la inteligencia y la religión y la moral, entendida co-de los sentimientos morales y po- mo instrumento al servicio de unnían de manifiesto a los obreros orden social orientado al enriqueci-cuáles debían ser sus verdaderos miento de unos pocos y a la confor-intereses. Educar a los pobres en midad de la mayoría. Era éste unservicio de la industria era hacerlos modo excelente de lograr obrerosútiles para ellos mismos. Ure, de disciplinados y sumisos.acuerdo con Smith, sostenía que la Al igual que el resto de la socie-Divina Providencia había logrado dad británica de su tiempo, Ureque el interés de todos se orienta- confundía el éxito económico conse, sin pretenderlo, al logro del in- la virtud y atribuía un papel cuasiterés general. providencial al deseo de enriqueci- En el plano de la filantropía, una miento de los nuevos empresariosextraña combinación de pietismo y industriales, que se juzgaba comoutilitarismo, Ure consideraba que la un medio excelente para mejorar laeducación moral y religiosa de los educación y la condición de los po-obreros era el único modo de miti- bres. Ure invocaba y defendía la in-gar su dura condición. La mala in- dependencia de los obreros y, porclinación de la naturaleza humana otro lado, consideraba indispensa-podía corregirse entre la población ble un fuerte e indiscutible lideraz-laboral mediante la benevolencia go moral y efectivo de los ricos so-social de los industriales, que de- bre los pobres. LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA58 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 60. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOOwen: el directivo como otro, según sean las condicionesreformador social sociales y el entorno vital en el que Smith había manifestado su se desenvuelve. Así pues, lo impor-preocupación de que la progresiva tante era organizar la “división deextensión del comercio y la “divi- la labor” en condiciones que no re-sión de la labor” llevase a una so- sultasen embrutecedoras para losciedad más rica pero con una cla- obreros. Para eso, no había que re-se obrera más extensa y más em- nunciar al aumento de ganancias;brutecida. En este punto, Owen se bastaba con interesarse por la si-proponía35 demostrar que Smith tuación de los obreros, a los quese había equivocado y que la ca- Owen gustaba llamar de modopacidad de transformación social muy revelador, y típico de la época,de la “división de la labor”, usada “máquinas vivientes”.adecuadamente, podía multipli- A partir de una filosofía muy si-car el bienestar de la humanidad milar a la que había llevado a Ben-sin destruir el sentido de comuni- tham a recurrir al panóptico, Owendad, sin crear una clase de hom- se propuso diseñar el entorno so-bres envilecidos y depravados. cial en el que se desenvolvía la “di-Con este fin no se propuso elabo- visión de la labor”, no sólo en lorar una teoría, sino diseñar sus que se refería al orden en el inte-empresas de tal modo que pudie- rior de los talleres, sino tambiénran servir como ejemplo práctico en lo relativo a la vida fuera del ta-de lo que debería ser la nueva so- ller, es decir, en todo el ámbito vi-ciedad industrial basada en la “di- tal de los obreros. Era éste un en-visión de la labor”. Con el apoyo foque de la producción manifiesta-de muchos otros socios, entre mente totalitario, en el que todoellos Bentham, estableció una in- giraba alrededor de un determina-dustria de hilaturas en New La- do modo de entender la produc-nark (Escocia), en la que puso en ción. En el diseño de Owen el “ojopráctica sus ideas de reforma so- del vigilante” del panóptico debíacial. extender su mirada más allá de los La naturaleza humana, según muros de la factoría, para conver-Owen, tiene carácter plástico. Pue- tirse en un déspota benévolo, res-de moldearse en un sentido o en ponsable de diseñar un ambiente LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 59
  • 61. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOen el que educar integralmente a ña comunidad al servicio de unalos obreros, con vistas no sólo al idea que, a pesar de su apariencialogro de ganancia, sino también al filantrópica y de la indudable me-bienestar de toda la humanidad. jora a corto plazo de la condición Mediante la factoría de New La- material de los obreros, resultó te-nark, una especie de orden social rriblemente opresiva para todos yen miniatura, Owen quería mostrar acabó en un rotundo fracaso. A pe-a todo el mundo cómo a partir de sar de los avances sociales que lalos nuevos principios de la “divi- contribución de Owen supuso ensión de la labor” era posible re- su época, el pequeño y agobiantecrear en la moderna sociedad in- mundo que construyó en New La-dustrial algo muy parecido al tradi- nark era un auténtico sistema so-cional sentido comunal de unas cial totalitario, algo inhumano eidealizadas aldeas rurales. Ambos irreal, una extraña isla de relacio-modelos de sociedad se basaban nes mecanicistas en medio de laen la subordinación de los pobres espontaneidad y libertad de las re-a los ricos. Owen se proponía de- laciones típicas de la sociedadmostrar que era posible una espe- real. En New Lanark, las exigenciascie de síntesis entre tradicionalis- de la “división de la labor” se dis-mo y progresismo, entre la supues- frazaban de filantropía, y las viejasta integración política y social del relaciones de subordinación políti-Antiguo Régimen y el progreso de ca de los pobres a los ricos se im-la moderna producción. Se trataba ponían de forma despótica, bajo lade un sentido de comunidad com- apariencia de un falso paternalis-patible con el logro de la ganancia mo.privada por parte de los propieta- Lo que podría llamarse teoríarios del dinero. de la dirección36 de Owen se basa- Dentro de la factoría de New La- ba en la imposición arbitraria denark todos los aspectos de la vida una estricta disciplina, y en una su-de los obreros estaban sometidos puesta eficiente organización queal logro de la eficiencia productiva. afectaba tanto a lo que sucedíaOwen no veía el menor inconve- dentro como fuera de los talleres.niente en llevar a cabo una mani- Todo se fundamentaba en unas re-pulación de la vida de una peque- laciones con los obreros en parte LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA60 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 62. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMO“autoritarias” y en parte, como di- lugares de esparcimiento. Se lesría Mill, “amables, morales y senti- proporcionaba entretenimiento,mentales”. En cualquier caso, al fi- bailes y música, y se manteníannal, todo dependía de la arbitrarie- elevadas normas morales, tantodad de Owen, fuente del poder ab- para los viejos como para los jóve-soluto de aquel pequeño micro- nes, mediante un sistema públicocosmos, cuyo juicio sobre lo que de premios y castigos. Las perso-era bueno para los obreros se con- nas debían ir limpias y bien cuida-sideraba inapelable, y cuyo interés, das; se les trataba con generosidadconveniencia y pequeñas ambicio- y se les dotaba para las necesida-nes, prevalecían en todas las deci- des de la vida. Había horarios re-siones. Entrar en la factoría de gulados para todos, educación pú-New Lanark era incorporarse a una blica, comida a cargo de la empre-especie de comunidad de adorado- sa durante el trabajo37, implicaciónres de la eficiencia productiva: algo y ayuda directa de la empresa enque no dejaba de tener un cierto los proyectos de la comunidad.carácter cuasi religioso. En nombre Los salarios monetarios que allí sede ese objetivo había que ocupar- percibían eran considerablementese tanto del cuerpo como del alma inferiores a los que pagaba la com-del obrero, pero desde luego siem- petencia pero, sumadas las retri-pre subordinado a los intereses u buciones que los obreros percibíanopiniones de los dueños que, co- bajo otras formas de prestacionesmo tiranos benévolos, actuaban no monetarias, eran algo más ele-como sumos sacerdotes de esa vados que el promedio de la indus-nueva divinidad. tria. El resultado de esta peculiar Los obreros de New Lanark sa- forma de retribución era una pro-bían que mantendrían su empleo ductividad altísima comparada conaunque no hubiese trabajo, que se la de los talleres de hilaturas de lales daría educación, tanto a los competencia.adultos como a los niños, a los Owen sometió todo, hombres,que no se les permitía trabajar, que máquinas, ambiente, disciplina,dispondrían de escuelas y econo- etc., a la productividad y la ganan-matos, de calles limpias y bien or- cia. Profesaba una especie de reli-denadas, de viviendas sanas y de gión del industrialismo en la que LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 61
  • 63. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOtodas las energías físicas y morales cación explícita al sentido funcio-debían dedicarse a la eficiencia de nal de la religión en la organizaciónla producción. Todavía hoy día, de la sociedad. Como otros mu-muchos empresarios, no necesa- chos, pensaba que solución a losriamente socialistas, piensan de problemas de la modernidad eramodo muy parecido a Owen, y le una especie de vuelta al pasado, unconsideran38 un precursor de las nuevo totalitarismo basado en lamodernas teorías de la dirección religión de la eficiencia y el progre-de personal. so de la humanidad. La raíz del desarraigo social que Owen estaba convencido de quese había manifestado con la impo- el camino a seguir para superar lassición de la “división de la labor” crisis de la sociedad industrial eraresidía, según Owen, en el espíritu una reforma de la conciencia hu-individualista de la Economía Polí- mana por medios no revoluciona-tica. Hacía falta crear una fuerte rios. Había que comenzar por unconciencia del origen social de las mejor conocimiento de la nuevamotivaciones humanas. El indivi- sociedad industrial. Por eso sugi-duo era una construcción de la so- rió a las autoridades del condadociedad, y ésta era lo verdaderamen- de New Lanark que la sociedad delte real e inmortal: el individuo sólo futuro debía construirse a partir deltenía sentido si se mantenía some- “núcleo social” que representabatido a las exigencias de lo social39. su modelo de empresa-comunidadEn opinión de Owen, la aparición o “aldea industrial”. La situación dedel individualismo antisocial se de- los pobres o de la clase obrera nobía al Cristianismo que, a partir de era primariamente un problemaLutero había renunciado a la idea económico, sino esencialmente so-de comunidad y a la tarea de domi- cial. La influencia de Owen se ma-nar la tierra. En su lugar, había apa- nifestó en Inglaterra y en muchosrecido una ascética pietista y anti- otros países de Europa en un am-social, centrada en la perfección plio movimiento de cooperativas.del individuo y despreocupada del En la década de 1820 Owen alimen-orden del mundo. Es muy revela- tó un combativo movimiento sindi-dor que, como todos los primeros cal, que más tarde dio lugar al “car-socialistas, Owen hiciese una invo- tismo”. LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA62 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 64. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOLa dirección entre la técnica y la En el seno de la empresa, don-filantropía de se lleva a cabo la “división de la Las consideraciones de John labor”, sólo cabía el gobierno des-Stuart Mill sobre la organización y pótico, propio de los procesos téc-dirección de empresas son muy nicos de salida única. En este sen-interesantes, ya que son represen- tido, Mill sostenía que ni la políti-tativas de la situación en la que se ca, ni la educación tenían cabidaencontraba la Economía Política en la “división de la labor”. Alpoco antes de que entrase defini- adiestramiento de los obreros notivamente en crisis. Esta situación se le podía llamar educación. Millse caracterizaba por la existencia no compartía la idea de quienes sede continuas contradicciones y proponían emplear la “división deauténticas incoherencias, a las la labor” como un método de refor-que se había llegado como conse- ma social de los obreros, ya fuesecuencia del mantenimiento, pese recurriendo al panopticismo de Ben-a todas las críticas, de la concep- tham, o al totalitarismo de las al-ción materialista de la produc- deas industriales de Owen.ción. Mill estaba convencido de La única manera de contrarres-que la producción era efectiva- tar este indeseable efecto defor-mente un proceso objetivo y neu- mador de la “división de la labor”tral, sometido a las leyes necesa- era establecer un sistema de edu-rias de la técnica, pero al mismo cación nacional gratuita para hijostiempo no dejaba de reconocer de obreros: “una educación desti-que era necesario aplicar criterios nada a difundir el buen sentido en-sociales o políticos a la hora de tre el pueblo”40. Una educación so-llevar a cabo la distribución del bre principios utilitaristas que noproducto. De este modo, afirmaba sólo debía incluir virtudes intelec-la existencia de un dualismo en la tuales, sino también virtudes mo-Ciencia Económica: de un lado la rales, y que debía orientarse sobreteoría de la producción, de carác- todo a fomentar las relacionester técnico y prepolítico, y de otro amistosas entre patronos y traba-la teoría de la distribución, que se jadores, con vistas a formar unaregía por principios de altruismo y comunidad de intereses. En cual-filantropía. quier caso, se trataba de una edu- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 63
  • 65. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOcación para obreros, es decir, desti- cia a aquellos que sólo disponíannada a prepararlos para adaptarse de brazos: una recomendación tí-a la producción, ya que desgracia- pica de las contradicciones del uti-damente, por las inevitables razo- litarismo reformista de Mill, quenes encerradas en la “ley de la po- parecía no caer en la cuenta de queblación”, estaban destinados a vi- cuanto mayor fuese la cultura devir bajo los inhumanos requeri- los obreros, mayor sería su frustra-mientos técnicos del capital. Se ción en una tarea tan embrutece-trataba de una educación que ve- dora como la “división de la labor”.nía a ser una especie de nueva “ley Pero, por otro lado, se daba cuentade pobres”, orientada a suminis- de que el éxito de la produccióntrar a los obreros los medios que dependía de la cualidad de losles permitiesen aceptar y afrontar agentes que la realizaban, de lacon mayor facilidad la dura condi- singularidad en el modo de hacerción con la que inevitablemente las cosas. Mill reconocía que sólotenían que enfrentarse. Era éste un mediante la superación de retosplanteamiento propio de alguien, era posible forjar el carácter y do-como Mill, partidario de un utilita- tar a los trabajadores de energíasrismo reformista, que entendía físicas y espirituales.que la educación era la panacea Otra de las típicas contradiccio-para el logro de la cohesión y ar- nes en las que cae Mill es su defen-monía social. Algo que, aunque en sa, según una arraigada mentali-apariencia no tenía mucho que ver dad estamental, de que los pobrescon lo que se había propuesto sólo podían emplear su labor si losOwen, en realidad era un modo ricos aumentaban sus ahorros; almucho más sutil de lograr el mis- mismo tiempo, no por eso los ri-mo objetivo. cos debían estar “in loco parentis” Aunque la producción depen- respecto a los pobres, guiándoles ydiese del uso de la labor, de la eje- reprimiéndoles como si se tratasecución, había que contar con la in- de niños o dementes. Esta defensateligencia de los obreros para au- de la autonomía política de los po-mentar la productividad del traba- bres resultaba contradictoria conjo. Como acostumbraba a decir su radical y “natural” dependenciaMill había que dotar de inteligen- del previo logro de los intereses de LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA64 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 66. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOlos ricos. Haciendo eco a Malthus, teoría de la dirección. Por ejemplo,Mill sostenía que, de todos modos, insistía en algo tan evidente comolos ricos no podían hacer nada pa- que un obrero libre es mucho másra mejorar la condición de los po- productivo que un esclavo, enbres, sino contribuir a proporcio- cuanto que resulta más barato denarles una educación “realista” que mantener, menos costoso de vigi-lograse un “buen comportamiento lar y se le puede pagar un salariode las clases trabajadoras”, algo inferior al coste de mantenimientobeneficioso para todos. En una ac- de un esclavo. Otra de estas ideastitud muy típica de Mill, proponía es que cuanto mayor era la auto-huir de todo extremismo: tanto de nomía de un obrero y más discipli-la truculencia de las soluciones del nado estaba por las leyes de latipo panóptico, como de las ideas producción, mayor era su capaci-estrafalarias de la supresión de la dad de generar riqueza. Finalmen-propiedad. Lo acertado sería, en su te, Mill hablaba del efecto mágicoopinión, un “obrero razonable”, al- de la propiedad en el fomento deguien convenientemente domesti- la creación de riqueza: podía decir-cado para ajustarse a las inexora- se que “convierte la arena en oro”.bles condiciones de la producción. En realidad, todas estas ideas noCon obreros de este tipo se ahorra- eran más que análisis utilitaristasba esfuerzo en vigilancia, se au- de las instituciones sociales y se li-mentaba considerablemente la mitaban a señalar cosas evidentes,producción y se lograba paz y ar- sin entrar en las razones de fondo.monía en la sociedad. En definitiva, se trataba de un Mill, que tenía una preocupa- mundo utilitarista donde las rique-ción sobre todo sentimental y fi- zas, la libertad y las virtudes forma-lantrópica por la situación de la ban una misma cosa.clase obrera, resumía su posición Puede decirse que la causa deen un elenco de principios que, en que Mill recurriera con frecuenciasu opinión, debían regular el trato al sentimentalismo y a la filantro-entre directivos y obreros. En reali- pía es que no sabía como resolverdad, se trataba de eslóganes efec- la dicotomía y absoluta separacióntistas, que no pueden ser conside- entre producción y distribución, talrados verdaderos principios de una y como se manifiesta en su Econo- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 65
  • 67. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOmía Política. Esto le llevó a conti- la creación de riqueza. Su mismonuas contradicciones expresadas consejo de sacar el mayor rendi-en forma de buenos deseos e in- miento de las herramientas y má-tenciones, como cuando manifes- quinas, en el sentido de que setaba que “la finalidad del progreso usasen durante el mayor tiempono debe ser tan sólo situar a los posible, pone de manifiesto hastaseres humanos en condiciones que qué punto estaba influido por la vi-no tengan que depender los unos sión mecanicista que Babbage te-de los otros, sino permitirles traba- nía de la producción. No se le ocu-jar mediante relaciones que no en- rría pensar que la fuente del valortrañen subordinación” 41 . Mill no reside en la creación de esa singu-veía esto incompatible con dedicar laridad diferencial en el modo delargos razonamientos a demostrar servir y adaptarse a las circunstan-la inevitable necesidad de la rela- cias del entorno, como podía ha-ción de dependencia de los traba- ber deducido de la teoría de la ren-jadores respecto del ahorro de los ta expuesta por Ricardo. Eso expli-capitalistas. En realidad, Mill no ca por qué para Mill la extensiónadmitía más que un tipo de racio- de la “división de la labor” y elnalidad, la consecuencialista o ins- bienestar de la sociedad depen-trumental, y esto le cerraba el ca- dían del ahorro monetario de losmino a cualquier intento de expli- ricos.car el concepto de bien común. También por influencia de Mill, que había leído con dete- Babbage43, Mill reconocía que la di-nimiento y admiración los trabajos visión del trabajo lleva de formade Babbage42, reconocía expresa- inexorable a la formación de em-mente que la mayor ventaja de la presas industriales de gran tama-división del trabajo residía en apli- ño. Ese inevitable aumento de lascar a cada operación la cantidad empresas exige reunir volúmenesexacta de fuerza y destreza que se mucho mayores de capital, que só-necesitaba, ahorrando así costes lo se pueden lograr mediante lalaborales. Estaba convencido de suma de una multitud de peque-que la velocidad en la ejecución y ñas aportaciones. Esto daba lugarla productividad de la máquina a que las grandes empresas indus-constituían las razones últimas de triales adoptasen la forma jurídica LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA66 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 68. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOde sociedades por acciones44. Se lariados, no dejaban de ser másproducía así, por el lado del capi- que delegados de la asamblea detal, un proceso simétrico, que dis- propietarios, por lo que con facili-curría en el mismo sentido al de la dad podían actuar por propio inte-progresiva “división de la labor”. rés. Se planteaba así el problemaMientras más se divide la labor, de las relaciones entre democraciamás hay que dividir el capital en y creación de riqueza, algo clara-pequeñas participaciones, de tal mente político que, una vez más,modo que a la aparición del obrero ponía de manifiesto que no era po-aislado en su puesto, que sólo eje- sible la drástica separación entrecuta una pequeña operación, le co- producción y distribución que conrresponde la aparición del accio- tanta fuerza Mill trataba de defen-nista, un propietario aislado que der.cada vez tiene menos dominio so- En su opinión, para dirigir estebre la empresa. La producción, en- tipo de grandes empresas indus-tendida como la continua reduc- triales se requerían dos cualida-ción de un supuesto coste objetivo des completamente distintas: leal-y absoluto, como había propuesto tad y celo. La lealtad, según Mill,Babbage, llevaba consigo la diso- implicaba que la tarea de los direc-lución de la propiedad privada. tivos asalariados quedara sujeta a Este nuevo tipo de empresas un conjunto de reglas, de tal modofundadas en la división tanto de la que fuera fácil detectar cuándo selabor como del capital, las grandes habían violado, y cuando se podíasociedades anónimas, planteaba exigir una responsabilidad, que in-un problema de dirección, del que cluyera incluso la pérdida del em-Mill sólo avanzó vagas intuiciones. pleo. Era éste un modo de enten-Del mismo modo que los obreros der la lealtad y el celo que dejabano podían diseñar su trabajo, los muy claro lo lejos que estaba Millnuevos accionistas tampoco po- de entender que el éxito en un ne-dían dirigir, y tenían que delegar gocio requiere un conocimiento yesa tarea en asalariados. Incluso una creatividad que no pueden de-los miembros del Consejo de Ad- finirse de antemano, ni mucho me-ministración, órgano encargado de nos reducirse a reglas precisas. Devigilar a los nuevos directivos asa- todas maneras, un hombre inteli- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 67
  • 69. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOgente como Mill intuyó que la ta- ciente de utilizar las máquinas; derea de la dirección es mucho más este modo surgía la tecnología. Fi-complicada de lo que su propia nalmente, por encima de la tecno-teoría de la producción le permitía logía estaba la estructura producti-establecer. va de la sociedad45, resultado del impacto de las condiciones políti-La dirección como tecnología cas sobre ella. Como ya hemos tenido ocasión Para Marx, la tecnología era unde exponer, en opinión de Marx, la tipo especial de ciencia, un conoci-sociedad y la historia son el resul- miento objetivo que se ocupaba detado de un proceso cósmico de la relación entre las máquinas y losproducción. Gobernado por las obreros que las manejaban, confuerzas ciegas de la materia, ese vistas al máximo rendimiento pro-proceso se dirige a una solución ductivo. El objeto de la tecnologíaúnica, que desde el principio ha era por tanto la organización cien-estado implícita en esas fuerzas tífica de la producción. En esteque lo desencadenan de modo im- sentido, la organización y direcciónpersonal. Resulta sorprendente de los procesos productivos eran,que en la base y fundamento de to- para Marx, una rama de lado este progreso Marx sitúe a los ingeniería 4 6 , un tipo de conoci-descubrimientos científicos, que miento que habría surgido a lo lar-no sabe como explicar y a los que go del siglo XIX con el progreso dede hecho considera un “regalo de la industrialización. Según Marx,los dioses”. De este modo, el desa- en los tiempos en que Smith des-rrollo de la “ciencia”, un proceso cribía lo que sucedía en el interiorintelectual, quedaba convertido en de su famosa factoría de alfileres,un agente exógeno del desenvolvi- la tecnología estaba en sus iniciosmiento de la historia. La técnica y no era posible distinguir consurgía a partir de los principios exactitud entre lo propio de la téc-científicos y se materializaba en nica y el modo de llevar adelante laforma de máquinas y artefactos. “división de la labor”. El artesana-Ahora bien, como la técnica se do, que era lo que en realidad des-desenvuelve en un contexto, era cribía Smith, admitía una cierta fle-necesario buscar el modo más efi- xibilidad a la hora de organizar y LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA68 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 70. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOllevar a cabo el trabajo. A finales cal”, deformadora y no neutral, de-del siglo XIX, sin embargo, la ma- terminada por el poder político dequinaria había adquirido un nota- la clase social compuesta por losble peso en el proceso productivo propietarios del capital. Sólo eny, según Marx, se había descubier- una sociedad sin clases, la tecno-to la existencia de unos criterios logía quedaría finalmente liberadacientíficos y objetivos a la hora de de los aspectos políticos que la de-organizar la “división de la labor”. formaban, y se pondría de mani- Por su propio carácter científico, fiesto su natural neutralidad so-la tecnología era para Marx algo cial. En esa sociedad sólo quedaríaneutral y objetivo, es decir, deter- la dimensión horizontal de la tec-minaba el óptimo de producción nología, y la producción estaría go-de forma socialmente neutral, o bernada por las puras exigenciassea, sin explotar al obrero. No obs- de la técnica, con lo que el únicotante, la tecnología podía verse de- gobierno necesario para llevar ade-formada por factores políticos, lante la producción sería necesa-dando lugar a condiciones sociales riamente despótico. Algo que, se-de producción que no permitían el gún parece, Marx consideraba neu-logro de un óptimo de producción tral y no explotador. Por contraste,y que, al mismo tiempo, provoca- en la empresa capitalista, dondeban la explotación de los obreros. existe una sesgada y deformadoraEsto sucedía en lo que Marx llama- dimensión vertical, había un go-ba condiciones capitalistas de pro- bierno político que para Marx eraducción: una manera artificial de por esencia violento y explotador.alterar la neutralidad de la tecno- Las condiciones capitalistas delogía mediante la introducción de producción provocaban un costela propiedad privada de los medios social, un conflicto de clases, quede producción. De ese modo, a lo se traducía en la reducción de laque se podría llamar dimensión eficiencia natural de la tecnología.“horizontal” de la tecnología, algo Al buscar el interés de una clase, yobjetivo y neutral, directamente no el de toda la sociedad, el capi-determinado por las condiciones talismo impedía que el procesotécnicas de producción, se le su- productivo, guiado por la neutrali-perpondría una dimensión “verti- dad de la tecnología, alcance su LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 69
  • 71. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOmáximo de eficiencia. Sólo en una más terrible la amenaza de la pér-sociedad sin clases serían posibles dida de empleo, único modo delas condiciones que permitieran la asegurar que los obreros acepta-máxima eficiencia de la produc- rían las condiciones cada vez másción. duras de la producción. La introducción de la propiedad El rasgo más importante de laprivada de los medios de produc- deformación que provocaba la pro-ción no sólo hacía perder neutrali- piedad privada de los medios dedad social a la tecnología, sino que producción sobre la tecnologíaprovocaba la competencia entre consistía en dejar indeterminadolos productores, con lo que se lo- el rendimiento de la labor. Estograba que la empresa capitalista permitía convertir el “proceso la-sólo fuera viable si mantenía un boral” en un mecanismo políticoaumento continuado de benefi- de explotación de una clase porcios. Esto se traducía en una cons- otra. Era entonces posible distin-tante presión sobre los obreros, a guir entre la labor, o capacidad físi-los que se les hacía saber que sólo ca de realizar el trabajo, y el modopodrían mantener sus puestos de de usar esa labor en el seno deltrabajo siempre que obtuvieran proceso productivo. El rendimien-más producto de su labor. Esto só- to de la labor quedaba al arbitriolo era posible mediante una acu- del empresario capitalista, que de-mulación excesiva del capital, con terminaba el ritmo y la intensidadun uso destructivo de las máqui- de su uso. Esto implicaba que lanas. Pero este mismo aumento in- aceptación por parte del obrero decesante de la productividad provo- la autoridad del capitalista respec-caba como reverso un incesante to al modo de llevar adelante elcrecimiento del desempleo, una proceso laboral pasaba a formardemanda cada vez menor de labor, parte del contrato laboral. El pro-que se hacía cada vez más innece- ceso laboral dejaba entonces desaria. Éste era un resultado que, ser algo objetivo, determinado porpor otro lado, según Marx, resulta- estrictos criterios científicos, paraba imprescindible para el funcio- depender de factores políticos quenamiento del sistema capitalista, no podían establecerse con preci-ya que necesitaba hacer cada vez sión científica en el contrato labo- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA70 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 72. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOral. El resultado era que el benefi- existía en el mercado, a la subordi-cio de la empresa capitalista, ele- nación de la labor al capital quemento clave para su subsistencia, exigía el funcionamiento de la em-pasaba a depender del logro de la presa capitalista.mayor cantidad de producto a par- La figura del empresario capita-tir de la capacidad de labor com- lista era para Marx una parte inte-prada en el mercado. En otras pa- grante del mecanismo de explota-labras, pasaba a depender de la ción, destinada a desaparecer porhabilidad de los empresarios para la propia dialéctica del procesoexplotar o hacer rendir al máximo productivo capitalista. Con la lle-a los obreros. La empresa capita- gada del socialismo, el empresariolista se convertía entonces en un capitalista sería sustituido por uncampo de batalla en el que los em- ingeniero que se limitaría a ajustarpresarios trataban de extraer el el proceso productivo a los princi-máximo a los trabajadores y éstos, pios científicos y objetivos, pro-lógicamente, trataban de resistir- pios de una tecnología que habríase. recuperado su natural neutralidad El recurso de los defensores del política. Era éste un modo de en-capitalismo al argumento de la tender la función del empresarioigualdad y neutralidad del merca- que, a pesar de todo, era conse-do laboral era, para Marx, un modo cuente con lo que pensaba Smith,de ocultar las verdaderas razones ya que según este autor, la funciónpara el empleo de una tecnología esencial del empresario consistíaineficiente y explotadora. En el es- en acumular capital con la confian-quema capitalista, el vínculo entre za de que la “división de la labor”la empresa y el resto de la socie- se desarrollaría de acuerdo condad se planteaba a través del mer- unas leyes naturales o necesarias.cado laboral, cuya pieza clave era Influido por Thünen47, Marx seun contrato que incluye la acepta- dio cuenta de que el capitalista po-ción implícita por parte del obrero día tomar el capital prestado delde la jerarquía interna de la empre- banco, considerando el interés delsa. De este modo, vía contractual, capital como un descuento del be-se producía, según Marx, un salto neficio. De este modo, el sistemadesde la aparente igualdad que crediticio tendería a constituirse LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 71
  • 73. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOen un gigantesco mecanismo so- que, para Marx, el concepto decial de centralización de capitales, propiedad monetaria tendiera aque destruiría el carácter privado subordinar al propio capitalista,de la propiedad y llevaría a la abo- que para llegar a poseer tenía quelición misma del capital. El siste- ser “diligente, sobrio, económico,ma crediticio y la tendencia al au- prosaico”.mento continuado de las escalas A pesar de la aguda sensibili-de producción impulsarían nue- dad de Marx para denotar la natu-vas formas jurídicas, como la so- raleza cambiante y evolutiva delciedad anónima o por acciones, capitalismo, su socialismo le im-que llevarían a una concentración pidió observar en toda su profun-y centralización del capital y que, didad los cambios estructuralessegún Marx, serían la demostra- que tuvieron lugar en el mundoción palpable de que la industria empresarial en los años 40 y 50moderna podía funcionar mejor del siglo XIX, con la aparición desin la intervención de la propie- las sociedades de responsabilidaddad privada48. La sociedad anóni- limitada, los grandes almacenes,ma no era más que una transición la distribución por correo, las ca-hacia nuevas formas de explota- denas de tiendas de distribución yción. No deja de ser significativo la venta a plazos.Conclusiones En las páginas anteriores se ha de la ganancia monetaria, se lleva-expuesto cómo durante el trans- ba a cabo la producción.curso de un siglo, desde mediados La producción, por su parte, sedel siglo XVIII hasta mediados del entendía como un proceso pura-siglo XIX, se fueron poniendo los mente material o mecánico, que seprimeros fundamentos de lo que desarrollaba en el seno de los ta-hoy se conoce como teoría de la lleres y que mediante la transfor-empresa. Al final de ese periodo la mación de unas sustancias enempresa quedó definida como el otras causaba, por sí mismo, la ge-lugar en el que, bajo la búsqueda neración de la riqueza. De este mo- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA72 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 74. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOdo, manteniendo un antiguo y constituye una ganancia, así comoarraigado prejuicio, la producción una condición previa para llevarse desarrollaba en un ámbito natu- adelante cualquier tipo de produc-ral que nada tenía que ver con la ción posterior. De este modo, laestructura de la vida social, o pro- simple acumulación de los produc-piamente humana. tos fabricados era acumulación de Es interesante señalar que, des- riqueza. Dicho de forma más ro-de el principio, el concepto de em- tunda: la ganancia se generaba enpresa estuvo ligado al concepto de el proceso de fabricación, con in-mercado, aunque manteniendo dependencia de que lo producidouna clara separación entre su natu- tuviese venta en el mercado. El di-raleza y funciones. Para Smith, el nero, por tanto, no era representa-mercado no era el ámbito donde ción de la utilidad común, de la es-se creaba la riqueza, sino el medio tructura de las relaciones de la so-por donde circulaba. La riqueza só- ciedad, sino la materialidad de laslo se creaba en los talleres me- cosas ya producidas y acumuladas.diante la “división de la labor”. Por Este primer modo tan rudimen-eso, la única tarea de esta primiti- tario y forzado de entender la em-va concepción del empresario era presa era consecuencia de la difi-aportar los fondos necesarios para cultad que entonces existía parallevar adelante la “división de la la- superar el antiguo prejuicio quebor”. entendía la producción como un También desde el principio el proceso natural, autónomo y pre-motivo del empresario para llevar vio al ámbito social. Desde estea cabo la “división de la labor” fue punto de vista, toda ganancia o ex-la obtención de una ganancia mo- cedente tenía que ser un fruto na-netaria. Pero, a pesar de designar tural, algo objetivo y tangible. Porcomo monetaria a esa ganancia, eso, Smith insistía una y otra vezen realidad se trataba de algo real, en que la ganancia se generaba enun aumento físico y objetivo del la “división de la labor”, que era unproducto final, causado por la “di- proceso tan natural como el de lavisión de la labor”. Era algo similar agricultura y que consistía en unal trigo cosechado que se guarda aumento objetivo de las cosas. Enen el granero y cuya acumulación consecuencia, el comercio y el di- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 73
  • 75. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOnero sólo podían entenderse como Esta primera concepción tanmedios neutrales de transmitir la materialista o mecanicista de lariqueza generada en la producción. empresa, tan desligada de la socie-Por eso, en esta primera teoría se dad y el mercado, hizo que cual-presentaba a la empresa como el quier teoría de la dirección resulta-lugar donde se producía la riqueza se superflua. Si toda la tarea de lay se consideraba al mercado como empresa se reducía a llevar adelan-algo ajeno y desconectado de su te la “división de la labor”, algoproceso de creación. mecánico y en consecuencia nada También conviene señalar que complejo, bastaba con una especieera típico de esta primitiva visión de gobierno despótico, más o me-de la empresa dar por supuesto que nos mitigado que, al considerar acada mercancía constituía algo los obreros como menores deexistente desde siempre y que se edad, les entrenaba para adaptarsefabricaba de acuerdo con un proce- a los ritmos mecánicos de las má-so único y perfectamente estableci- quinas, responsables últimas de lado: lo podía llevar a cabo tanto un creación de riqueza.solo artesano, como un grupo de Las continuas contradicciones eobreros, sin que por eso el produc- incoherencias que fueron surgien-to o el proceso quedasen afectados. do a medida que se ponían enLo mismo sucedía con la labor, que práctica este modo tan materialis-se suponía una realidad objetiva, ta de entender la producción y lahomogénea y perfectamente men- empresa y, sobre todo, las sucesi-surable. Puede decirse que la pro- vas aportaciones teóricas de Mal-ducción se desarrollaba en un mun- thus, Ricardo y Babbage, llevaron ado en el que las mercancías, los la crisis definitiva de esta primeraprocesos y la labor eran similares a teoría de la empresa.las ideas perfectas y eternas de la fi- Después de esa crisis, hacia fi-losofía de Platón. Esto explica que, nales del siglo XIX y hasta media-en un primer momento, la “división dos del XX, se inició un largo deba-de la labor” se entendiese como un te científico sobre la verdadera na-proceso objetivo y neutral que tenía turaleza de la producción y sobreun óptimo absoluto, más allá de las la teoría de la empresa, que sólocircunstancias contingentes. ahora empieza a producir sus fru- LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA74 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 76. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOtos. Ha sido necesario todo ese unos prejuicios tan arraigados so-tiempo para empezar a liberarse de bre el sentido del trabajo humano.Bibliografía Appleby, J. (1978), Economic Thought and sis Doctoral inédita leída en la Universi-Ideology in Seventeenth Century England, Prin- dad de Navarra, Pamplona.ceton University Press, Princeton. George, C.S. (1972), The History of Ma- Arendt, H. (1958), The Human Condition, nagement Thought, Prentice Hall, NuevaChicago University Press, Chicago. York. Arendt, H. (1965), On Revolution, Viking Halévy, E. (1972), The Growth of Philoso-Press, Nueva York. phical Radicalism, Faber and Faber, Lon- Babbage, C. (1830), On the Economy of dres.Machinery and Manufactures, Irish Univesity Hirschman, A.O. (1997), The PassionsPress, Shannon. and the Interests. Political Arguments for Capi- Bell, D. (1992), El fin de las ideologías. So- talism before its Triumph, Princeton Universi-bre el agotamiento de las ideas políticas en los ty Press, Princeton.años cincuenta, Ministerio de Trabajo y Se- López Alonso, C. (1986), La pobreza enguridad Social, Madrid. la España medieval. Estudio histórico-social, Bendix, R. (1956), Work and Authority in Ministerio de Trabajo y Seguridad Social,Industry, University of California Press, Madrid.Berkeley. Llorca Albero, V. (1998), El socorro de los Calderón Cuadrado, R. (1997), Armo- pobres: libertad o regulación. El proyecto huma-nía de intereses y modernidad. Radicales del pen- nístico de Vives y la crítica de Soto, Tesis doc-samiento económico, Civitas, Madrid. toral inédita leída en la Universidad de Navarra, Pamplona. Dickson, P.G.M. (1993), The FinancialRevolution in England. A Study in the Develop- Macintyre, A. (1994), Justicia y racionali-ment of the Public Credit 1688-1756, Gregg dad: conceptos y contextos, Eiunsa, Barcelo-Revivals, Londres. na. Duncan, W.J. (1991), Grandes ideas en di- Martínez-Echevarría y Ortega, M.A.rección de empresas: lecciones de los fundadores y (1983), Evolución del Pensamiento Económico,de los fundamentos de la práctica directiva, Díaz Espasa-Calpe, Madrid.de Santos, Madrid. Malthus, T.R. [1793 (1993)], Ensayo so- Ferrer Regales, M. y Peláez López, A. bre el principio de la población, Alianza, Ma-(1996), Población, ecología y medio ambiente, drid.Eunsa, Pamplona. Mill, J.S. [1848 (1995)], Principios de García Sánchez, J. (1998), Economía y Economía Política, Fondo de Cultura Eco-sociedad en el pensamiento de Karl Polanyi, Te- nómica, México. LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 75
  • 77. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMO Murphy, J.B (1993), The Moral Economy Rodriguez Lluesma, C. (1997), Los mo-of Labor. Aristotelian Themes in Economic dales de la pasión. Adam Smith y la sociedad co-Theory, Yale University Press, New Haven. mercial, Ediciones Universidad de Nava- rra, Pamplona. Owen, R. [1825 (1977)], A New View ofSociety, Everymans Library, Londres. Smith, A. [1776 (1983)], Investigación de la naturaleza y causas de la riqueza de las nacio- Pérez López, J.A. (1991), Teoría de la ac- nes, Orbis, Barcelona.ción humana en las organizaciones. La acciónpersonal, Rialp, Madrid. Smith, A. [1759 (1997)], La teoría de los sentimientos morales, Alianza, Madrid. Polanyi, K. (1944), The Great Transfor-mation. The Political and Economic Origin of Smith, A. [1762-3 (1995)], Lecciones so-our Time, Beacon Press, Boston. bre Jurisprudencia, Comares, Granada. Pollard, S. (1987), La génesis de la direc- Ure, A. (1835), Philosophy of Manufactu-ción de empresa moderna, Ministerio de Tra- rers, Charles Knight, Londres.bajo y Seguridad Social, Madrid. Urwick, L. y Brech, E.F.L. (1970), The Ricardo, D. [1821 (1985)], Principios de eco- Making of Scientific Management, Isaac Pit-nomía política y tributación, Orbis, Barcelona. man, Londres.Notas1. Para todos los conceptos relacionados 11. Ver Halévy, E. (1972).con la Historia de la Teoría económica 12. Ver Arendt, H. (1965).ver Martínez-Echevarría, M.A. (1983). 13. Ver Ferrer, M. y Peláez, A. (1996).2. Ver García Sánchez, J. (1998). 14. David Ricardo (1772-1823), nacido en3. Ver Dickson, P.G.M. (1993). Londres, trabajó con éxito como inter-4. Ver Appleby, J. (1978). mediario financiero en la Bolsa de esta5. Para el caso de España ver Llorca Al- ciudad. Fue miembro del Parlamento.bero, V. (1998) y López Alonso, C. (1986). 15. Al acabar la guerra contra Napoleón6. Ver Hirschman, A.O. (1997). se desató una batalla parlamentaria en-7. Para situar a Smith en su contexto es tre los partidarios de poner restriccionesmuy interesante ver Calderón Cuadrado, a las importaciones de trigo, como Mal-R. (1997). thus, y los partidarios de la liberalización del comercio del grano, como Ricardo.8. Ver a este respecto, por ejemplo, la pá-gina 350 de The Wealth of Nations. La cita co- 16. Sobre este tema del empleo de la ma-rresponde a la edicición de Andrew Skinner quinaria ver Ricardo, D. (1817), cap. 31.en Penguin Classics, Londres, 1996. 17. Ver Murphy, J.B. (1993), pp. 161-163.9. Ver Rodriguez Lluesma, C. (1997). 18. Charles Babbage (1792-1871) estudió10. Ver Macintyre, A. (1994). en la Universidad de Cambridge, donde LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA76 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría
  • 78. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMOtambién fue profesor de Matemáticas. 25. Smith, A. (1776), p. 99, vol. III.Fue fundador de la Royal Astronomic Society 26. Ver Urwick, L. y Brech, E.F.L. (1970).y el primero en desarrollar las ideas de 27. Ver Halévy, E. (1972).una secuencia automáticamente contro-lada para realizar cálculos digitales. Di- 28. Citado por Polanyi, K. (1944), p. 114.señó asimismo las tarjetas perforadas 29. Citado por Bell, D. (1992), p. 253.que durante un tiempo fueron esenciales 30. Andrew Ure (1778-1857) nació enen el funcionamiento de las computado- Glasgow y obtuvo un título en Medicina.ras electrónicas. Fue escritor científico y profesor de Quí-19. Para todos estos temas ver Babbage, mica. Ocupó una cátedra de Filosofía na-C. (1830). tural en la Andersonian University.20. Marx llegó a esta visión a partir del 31. Ver Ure, A. (1835).concepto de producción que tenían los 32. Ver Bendix, R. (1956), p. 59.llamados socialistas ricardianos como, 33. Sobre este tema ver Pollard, S. (1987),por ejemplo, William Thompson (1775- pp. 131 y ss., donde se relatan las dificul-1833), John Gray (1799-1850) y Thomas tades de las primeras industrias textilesHodgskin (1787-1869). a las que se refiere Ure.21. La idea de que la política, en su caso 34. Sostenía que el empleo de niños noel Estado, no era más que una función de era tan malo e inhumano como se pre-la economía no era una idea original de tendía, ya que los niños se lo pasabanMarx, sino que la tomó de los economis-tas clásicos, aunque él llegó a la conclu- muy bien trabajando con las máquinas.sión de que era un instrumento que po- Afirmaba que quienes explotaban a losdía resultar superfluo. Para los econo- niños eran otros obreros que los emplea-mistas clásicos la política sólo tenía sen- ban como ayudantes. La reunión detido para defender la propiedad privada: obreros incitaba a la violencia e interfe-si ésta desaparecía no tenía sentido el ría en su libertad. Ver Bendix, R. (1956),mantenimiento del Estado. Ver Arendt, p. 90.H. (1958), p. 45. 35. Robert Owen (1771-1858) nació en22. Marx, con un modo de hablar fisioló- Gales y fue empresario del ramo textil.gico, definió la labor como “el metabo- 36. Ver Bendix, R. (1956), pp. 49-51.lismo del hombre con la naturaleza”, en 37. Ver Duncan, W.J. (1989), pp 134-136.el que la labor y el consumo forman 38. Ver George, C.S. (1972), p. 149.parte del siempre repetido ciclo de lavida. En el fondo, estaba de acuerdo con 39. Ver Polanyi, K. (1944). Por cierto, estela idea de Smith de que la labor era la autor siempre manifestó una gran admi-fuente de toda la riqueza. ración por Owen.23. Ver Arendt, H. (1958), p. 116. 40. Ver Mill, J.S. (1848), p. 340.24. Ver Pérez López, J.A. (1991). 41. Ver Mill, J.S. (1848), p. 653. LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA Miguel Alfonso Martínez-Echevarría 77
  • 79. CUADERNOS EMPRESA Y HUMANISMO42. Ver Mill, J.S. (1848), p. 134. 48. A la larga, la apropiación individual43. Ver Mill, J.S. (1848), p. 136. de riqueza no respetaría a la larga la pro- piedad privada más que la propuesta de44. Ver Mill, J.S. (1848), p. 140. socialización del proceso de acumula-45. Ver Murphy, J.B. (1993), pp. 164-173. ción. En el fondo, lo privado no hacía46. Una idea que también propuso J.S. más que obstaculizar el desarrollo de laMill con su famosa distinción entre pro- “productividad” social. Al final habríaducción y distribución. que negar la propiedad privada a favor47. Johann Heinrich von Thünen (1783- del proceso siempre creciente de la ri-1850), economista y terrateniente alemán. queza social. Ver Arendt, H. (1958), p. 73. LOS ORÍGENES DE LA TEORÍA DE LA EMPRESA78 Miguel Alfonso Martínez-Echevarría