Maltrato a la mujer, conferencia

3,946 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,946
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
948
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Maltrato a la mujer, conferencia

  1. 1. “VIOLENCIA DE GÉNERO: MALTRATO A LA MUJER” Catalina Arrobo Andrade 26 de Enero, 2012Me siento muy emocionada y feliz de haber podido venir a Loja, a mi tierra,invitada por el Liceo de Loja, porque yo también al igual que ustedes chicos/as,estudié ahí, en el Campus Armenia, junto a esa maravillosa montaña que cobijanuestros pensamientos y a ese río que permite que fluyan las ideas; por eso, paramí el Liceo, no es solamente el lugar donde me eduqué, sino donde tambiéndonde aprendí a compartir, a sonreír, a vivir con intensidad mi infancia y miadolescencia y es por eso, que hoy estoy aquí (del otro lado, salí de Loja en el año2003 para estudiar la Universidad, y no se imaginan, la alegría que siento de ahorapoder transmitirles algo de lo que la vida durante este tiempo me ha enseñado),por eso, voy a exponerles a ustedes una de las experiencias, quizás la másimportante, que estoy teniendo ahora en mi vida como mujer y como profesionalde Psicología Clínica. Se me ha pedido que hable acerca de la violencia de géneroe intrafamiliar, de esta situación que sobretodo nos afecta a las mujeres, a lasniñas, a las adolescentes.Resulta que yo trabajo en la Casa de Refugio Matilde, Fundación especializada enel trabajo de la violencia intrafamiliar y de género, que funciona en la ciudad deQuito desde hace 21 años y que lleva el nombre de la precursora de los derechosde las mujeres, la lojana, Matilde Hidalgo Navarro de Prócel, que exigió su derechoa la educación laica y al sufragio para las mujeres, siendo la primera Bachiller deLoja y del País, la primera Licenciada en medicina egresada de la Universidad delAzuay, constituyéndose así en la primera Médica del Ecuador, doctorada en laUniversidad Central de Quito, la primera sufragista del Ecuador y de Latinoamérica,la primera Concejala del cantón Machala, la primera Vicepresidenta del Concejo deMachala, la primera mujer candidata a diputada y primera diputada electa por Lojaen comicios populares. Para nosotras, pionera del feminismo en nuestro país. Sunombre, su vida y su legado a las mujeres ecuatorianas son fuente de inspiración yde fortaleza para trabajar por el derecho a una vida libre de violencia, y es queciertamente el legado que nos deja Matilde Hidalgo de Prócel, es el que impulsa acontinuar la lucha por los derechos de las mujeres, la igualdad de condicionesentre hombres y mujeres y la equidad de género, por lo que tenemos quesentirnos orgullosos/as de ser lojanos y lojanas, de tener una Matilde HidalgoNavarro que es un ejemplo de lo que se puede hacer y lograr si nos loproponemos!
  2. 2. La Casa de Refugio Matilde recibe temporalmente en el servicio de albergue amujeres, a sus hijos e hijas, que han sufrido algún tipo de violencia y requieren unlugar de protección y seguridad donde permanecer temporalmente mientras sesupera la crisis violenta que vivieron, sirviendo de soporte para hacer una pausa enla violencia y poder continuar, puesto que este lugar se constituye en un espaciode acogida, de continencia que les permite un momento de tranquilidad y paz parareflexionar acerca de las situaciones vividas.Tomar la decisión de salir del hogar no es tan sencillo, pues eso tiene altos costosemocionales para todo el grupo familiar. “Generalmente son varias causas las queprovocan la salida, luego de varios intentos previos de alejarse de la situación deviolencia.” (Gloria Camacho, Mujeres al borde. Refugiadas colombianas en elEcuador, Quito, UNIFEM Primera Edición, Febrero 2005, p. 50). La mayor parte delas mujeres que han sido víctimas de violencia intrafamiliar han esperado, hansoportado diferentes formas de maltrato físico, psicológico y sexual por años hastaque cuando algo estalla con más fuerza, es cuando toman la decisión de huir, debuscar ayuda, de salvaguardar su integridad personal y la de su familia. Justamentepor esto, la Casa de Refugio Matilde se encamina a trabajar con enfoque dederechos, sobre el fortalecimiento y empoderamiento de las mujeres,reconociéndolas como sujetos de derechos con autonomía y posibilidad paradecidir situaciones de su vida y para hacer un corte al ciclo de la violencia, para novolver a ser violentadas.Pero, ¿qué es la violencia de género?, seguro que ustedes la conocen, la han vivido,la han visto en amigas, parientes, conocidas, porque a pesar de que las mujeres, loshombres, las niñas, los niños, todos y todas, nacemos iguales, con los mismosderechos y con las mismas oportunidades, existen desiguales condiciones queprovocan violencia.Históricamente las mujeres han venido soportando diferentes formas de violenciasocialmente aceptadas, plenamente justificadas y por lo tanto, naturalizadas. Aesto, se suman las causas estructurales que se han ido instaurando en nuestrasociedad, y que generan diferencias abismales ocasionando desigualdades entrehombres y mujeres que perduran durante todo el ciclo de la vida, y que además dedesvalorizar, reprimir y violentar a la mujer, ubican al hombre en una posición depoder, de superioridad.Así pues, en los patrones culturales, se demuestran “actitudes o conductas queperpetúan y generan prácticas que entrañan violencia o coacción basada engénero, puesto que se reproducen en la atribución de funciones estereotipadas ahombres (niños, jóvenes y adultos), y mujeres (niñas, jóvenes y adultas) en las que
  3. 3. se considera a los niños, niñas, adolescentes y mujeres como subordinados.”(PNEVG, Pág. 13) En este sentido, es preciso tener presente, que las relacionesviolentas, también pueden darse entre padres/madres e hijos/as, maestros/as yalumnos/as; pues para que alguien ejerza su poder, necesita un otro que esté endesiguales condiciones, capacidades, experiencias, etc.De este proceso histórico se desprende la conceptualización de la violencia degénero que tiene su origen en los roles asignados desde lo social y lo cultural a lomasculino y lo femenino, asociando al primero con conductas agresivas, fuertes,valientes, y catalogando al segundo, como lo pasivo, lo débil, lo delicado; y es queprecisamente estos factores son los que ubican a las mujeres en condición desubordinación y discriminación frente a los hombres.Ahora bien, ¿porqué esta asignación de roles en nuestra sociedad resultaconflictiva? Como está descrito en el PNEVG (Pág.15), “existen factores de riesgoque potencian las causas estructurales de la violencia basada en género, asociadostanto a las víctimas como a los agresores, así en nivel individual, el haberpresenciado violencia a edades tempranas o haber sido víctima de ella, o el usardrogas o alcohol; en nivel de familia o de pareja, cuando existen comportamientosautoritarios, o disparidad en el control de los ingresos; en nivel de la comunidad, laalta tolerancia a la violencia contra las mujeres, niños, niñas y adolescentes o ungrado elevado de impunidad en los delitos sexuales; en nivel social, cuando no secambian prácticas sociales discriminatorias contra las mujeres, niños, niñas yadolescentes y se las normaliza; y finalmente, en nivel de Estado cuando no segarantizan los derechos humanos de las mujeres, niños, niñas y adolescentes.”En este sentido, todos y todas somos parte responsable y activa en el ejercicio deuna vida libre de violencia, pues, como se explicó anteriormente, hay factores deriesgo reales que se convierten en generadores de violencia, de discriminación, dedesigualdad, que son poco visibles o no tomados en cuenta, ya que además, unamujer que se encuentra dentro del círculo de la violencia, la gran parte de las vecesse asume como culpable justificando los actos violentos como una forma de“merecido castigo”, por tal o cual actitud o acción en relación con su pareja.Por esto, resulta importante analizar los conceptos que existen sobre las diferentesformas de violencia contra las mujeres y las niñas.La violencia física, tal vez es la más “popular” y conocida en todos los medios,pues se trata de algo evidente en el cuerpo de una persona que ha recibido golpes,patadas, empujones, ataque con armas u otros objetos, causando daños físicos (enalgunos casos irreparables), ligados a un sentimiento de dolor y sufrimiento. Datosestadísticos (PNEVG) demuestran que el 40% de las mujeres entre 15 y 49 años de
  4. 4. vida, señalan haber sufrido algún tipo de maltrato en su vida; así pues, se estimaque dos millones cuatrocientos cincuenta y cinco mil trescientas dos mujeres, sonvíctimas de alguna forma de violencia física en Ecuador. En algunas ocasiones, estaforma de violencia, ha llegado a ser tan fuerte, que ha dejado secuelas graves en elcuerpo de la persona agredida, requiriendo bastante tiempo para su recuperación,o incluso llegando a la muerte.Por otra parte, la violencia psicológica, traducida en insultos, amenazas,chantajes, indiferencia, humillación, se ha convertido en una fuerte agresión que sibien, como señala Rosario Gómez en su libro Un lugar para pensar en mi, en ti, ennosotras, esta forma de violencia no deja huellas visibles en el cuerpo, si mina lentay progresivamente las capacidades y la autoestima de la mujer, sin que muchasveces ni ella misma se percate de la situación. El 40% de las mujeres ecuatorianas,reportan haber sido partícipes pasivas, es decir observadoras de violenciapsicológica cuando eran menores de 15 años, mientras que el 25% reportaronhaber sido violentadas psicológicamente durante el mismo período de edad.(PNEVG)Existe otro tipo de violencia, se trata de la violencia sexual, que se manifiestacuando existen relaciones sexuales forzadas, acercamientos íntimos o insinuacionessexuales no deseados, acciones para comercializar o utilizar la sexualidad dealguna persona, tanto en el ámbito familiar como en el social. La violencia sexualincluye el uso de fuerza física para lograr algo, humillación sexual, prostituciónforzada, comercialización de mujeres, prohibición del uso de métodosanticonceptivos, etc. La violencia sexual se da mayormente entre miembros de lamisma familia, puede ser entre la pareja, abuso del padre o padrastro a los hijos/as,o también por parte de personas de confianza.La desigualdad económica en tanto que la mujer tiene un salario inferior al de supareja, o bien no trabaja y espera los ingresos de su pareja para solventarnecesidades de la casa, es catalogada como una forma de violencia patrimonial oeconómica, puesto que además de producir desigualdad, es la misma sociedad laque reduce las posibilidades de acceso a un trabajo bien remunerado, impidiendoque la mujer actúe y tome decisiones, incrementando así los abusos en contra dela mujer y propiciando violencias basadas en género. Esto también significadespojar a la mujer de los bienes materiales y recursos económicos logrados consu trabajo, puede ser tierra, vehículos, electrodomésticos, etc.Y finalmente, es importante mencionar, que hay otra lugar donde la mujer tambiénes violentada, y es en el ámbito político, puesto que ahí, muchas mujeres sondiscriminadas, desvalorizadas, no reciben un trato similar al de los hombres que
  5. 5. incursionan en esta rama, y muchas de las veces, esto impide que avancen en unacarrera política, o que decidan salir de ahí.Todas las formas de violencia descritas, se producen en nuestra sociedad,“independientemente de cuál sea el estrato social al que la mujer pertenece, de susolvencia económica o de su grado de instrucción” (R. Gómez, Pág. 46), lo querompe con la idea tradicionalista de que el maltrato a la mujer o a los niños yniñas, se da exclusivamente en familias de escasos recursos económicos o condificultad de acceso a educación; ratificando así, que el origen de la violencia degénero está en la asignación de los roles de lo masculino y lo femenino quegeneran relaciones de poder históricamente discriminatorias y violentas.Es por esto que la violencia intrafamiliar, es considerada como un problema desalud pública, puesto que afecta al desarrollo personal y social de los gruposhumanos, desestabilizando los núcleos familiares.Nadie está libre de esta violencia, por eso yo les invito a valorar el trabajo que elLiceo de Loja está iniciando, con el lanzamiento del AÑO DE LA ARMONÍA YBUENA CONVIVENCIA, puesto que este es un punto de partida para que todos ytodas tengamos una vida libre de violencia en el hogar, en la escuela, en las calles,en la sociedad. Para mí, es importante llegar a ustedes, para que al tomarconciencia de este problema social comencemos a trabajar contra la violencia, nonos quedemos de brazos cruzados, no importa si somos pequeños o grandes, noimporta la edad ni los gustos que tengamos. Todos y todas podemos hacer algocontra la violencia; empezando por conocer nuestros derechos.Gracias al trabajo de las organizaciones de mujeres en Ecuador, se han idologrando algunos avances para que este problema de la violencia vaya cesando; asípues, se ha creado el Plan Nacional para la erradicación de la violencia de génerohacia niñez, adolescencia y mujeres, así como trabajos para evitar la violenciasexual en el ámbito educativo, que dan cuenta de grandes esfuerzos en bienestarde todos y todas, principalmente de las niñas, las adolescentes y las mujeres. Poreso es fundamental que trabajemos juntos, y que en el Liceo de Loja y en nuestroshogares, podamos ir incorporando cada vez más un trato igualitario entre hombresy mujeres, que respetemos los derechos y oportunidades con los que nacemos yque hagamos un trabajo conjunto para avanzar fortalecidos y fortalecidas hacia laequidad de género, la igualdad en derechos y la no violencia, para de esta formafomentar la creación de relaciones más humanas, en donde todos y todastengamos la posibilidad de ir construyendo el camino de la vida y de empezar adar pasos grandes en los cambios que queremos lograr.
  6. 6. BIBLIOGRAFÍA: • Gómez Rosario (y otros), Un lugar para pensar en mi, en ti y en nosotras, Quito, Adoum Ediciones, 1997 • Camacho Gloria, Mujeres al borde. Refugiadas colombianas en el Ecuador, Quito, UNIFEM Primera Edición, Febrero 2005 • Plan Nacional para la erradicación de la violencia de género hacia niñez, adolescencia y mujeres. (PNEVG)

×