• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Falacias No Formales
 

Falacias No Formales

on

  • 28,706 views

 

Statistics

Views

Total Views
28,706
Views on SlideShare
28,573
Embed Views
133

Actions

Likes
1
Downloads
196
Comments
0

10 Embeds 133

http://filosofiaensecundariayutu.blogspot.com 65
http://www.slideshare.net 34
http://filosofiasinprozac.blogspot.com 11
http://filosofiaensecundariayutu.blogspot.com.ar 10
http://filosofiaensecundariayutu.blogspot.com.es 3
http://profefilosofialiceo.blogspot.com 3
http://filosofiaensecundariayutu.blogspot.mx 3
http://www.filosofiaensecundariayutu.blogspot.com 2
http://filosofiaensecundariayutu.blogspot.co.uk 1
http://www.profefilosofialiceo.blogspot.com 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Falacias No Formales Falacias No Formales Presentation Transcript

    • FALACIAS NO FORMALES
      • Este tema pertenece a la unidad de Teoría de la Argumentación y Lógica, del Programa de 2º año de Bachillerato.
    • ¿Qué es una falacia? Las falacias son aquellos argumentos no deductivos que se usan pretendiendo la misma fuerza de los argumentos deductivos, pero que no lo consiguen de ninguna manera, ni siquiera con algún grado de probabilidad. En las falacias, la verdad de las premisas, no logra garantizar la verdad de la conclusión, aunque suelen tener una forma que parece persuadir que son correctos. Los argumentos sirven, como sabemos, para sostener la verdad de una conclusión. Con frecuencia, sin embargo, los construimos mal, con lo que su finalidad no se alcanza. También con frecuencia, empleamos argumentos aparentes con el fin de engañar, distraer al adversario o descalificarlo. A todas las formas de argumentación que encierran errores las llamamos falacias. El término procede del latín fallatia , que significa engaño. Podemos distinguir entre falacias formales (que se refieren a la estructura de los argumentos) y no formales (que se refieren al contenido de los argumentos) Tanto las falacias formales como las no formales tienen una cosa en común: adoptan la apariencia de un argumento e inducen a aceptar una conclusión que no está debidamente justificada.
    • Definición de Falacia Una falacia es un error de razonamiento. De la manera en que los lógicos utilizan el término, no designa cualquier error o idea falsa, sino errores típicos que surgen frecuentemente en el discurso ordinario y que tornan inválidos los argumentos en los cuales aparecen. (...) La segunda forma en que el argumento puede fracasar en el intento de establecer la verdad de su conclusión es que sus premisas no la impliquen. Aquí nos hallaremos en la región específica del lógico, cuyo interés principal es el de las relaciones lógicas entre las premisas y la conclusión. Un argumento cuyas premisas no implican su conclusión es un argumento cuya conclusión puede ser falsa aun si todas sus premisas fueran verdaderas. En estos casos, el razonamiento no es bueno y se dice que el argumento es falaz, o que es una falacia.(...) En lógica, se acostumbra reservar el término “falacia” para los argumentos que, aun cuando sean incorrectos, resultan persuasivos de manera psicológica. Algunos argumentos son incorrectos en forma tan obvia que no pueden convencer ni engañar a nadie. Pero las falacias son peligrosas porque la mayoría de nosotros llegamos alguna vez a ser engañados por ellas. Por tanto, definimos una falacia como un tipo de argumento que parece ser correcto pero que demuestra, luego de examinarlo, que no lo es. Irving Copi, Introducción a la lógica, Eudeba, Buenos Aires, 1990.
    • Tipos de Falacias Distinguiremos a) Falacias de atinencia: 2 tipos de Falacias cuando las premisas no resultan pertinentes para probar la conclusión por la manera en que se relacionan los conceptos. Atinencia es conexión. La conexión entre premisas y conclusión es psicológica, pero no lógica. b) Falacias de ambigüedad: cuando las premisas no resultan pertinentes para probar la conclusión debido al uso de términos ambiguos que se emplean en más de un sentido, o con más de un criterio en la misma argumentación.
    • Falacias de atienencia 1) Argumento por la ignorancia (argumento ad ignorantiam) 2) Apelación inapropiada a la autoridad (argumento ad verecundiam) 3) Pregunta compleja 4) Argumento contra el hombre (argumento ad hominem) Falacias 5) Accidente De 6) Accidente inverso Atinencia 7) Causa falsa 8) Petición de principio (petitio principi) 9) Apelación a la emoción (argumento ad populum) 10) Apelación a la piedad (argumento ad misericordiam) 11) Apelación a la fuerza (argumento ad baculum) 12) Conclusión Inatinente (Ignoratio elenchi )
    • Falacias de ambigüedad A) Equívoco Falacias B) Anfibología de C) Acento ambigüedad D) Composición E) División
    • FALACIAS DE ATINENCIA
    • 1) Argumento por la ignorancia Se comete cuando se sostiene que una proposición es verdadera simplemente sobre la base de que no se ha demostrado su falsedad, o que es falsa porque no se ha demostrado su verdad. Del hecho que no podemos confirmar o rechazar una proposición por nuestro desconocimiento acerca de ella, no es posible establecer su falsedad o verdad, respectivamente. Por ejemplo caería en esta falacia quien pretendiera que Dios no existe porque no hay aún prueba en contrario, o quien afirmara que Dios existe porque tampoco hay todavía prueba en contrario.
    • 2) Apelación inapropiada a la autoridad Se comete cuando se apela al sentimiento de respeto por personas reputadas como famosas, o como autoridad en algún campo, para ganar el asentimiento de una conclusión pero en otro campo. Este tipo de falacia, suele ser muy visible cuando la persona o personas a partir de la cual se busca el asentimiento de una conclusión, no tiene ninguna relación con la argumentación que se quiere dar. En publicidad este tipo de argumentaciones falaces son muy frecuentes, por ejemplo ocurre cuando se presenta al deportista X, fumando una marca de cigarrillos Z, o a una actriz exhortando al uso de algún producto y se nos pide que hagamos lo mismo solo porque esa persona lo usa. Por supuesto no siempre que aparece una figura así buscando identificación se comete una falacia. Para determinarlo es necesario ver la construcción del argumento. La falacia se da cuando se utiliza a una persona por su fama en un campo determinado y se utiliza su fama y prestigio en otro campo totalmente distinto. Un tipo de argumentación como esta no siempre es falaz, dado que se puede utilizar el criterio de una persona para un campo que sí es su especialidad. Véase que ya el nombre dado a esta falacia nos advierte que consideramos que hay apelaciones apropiadas a alguien que es una autoridad en un cierto campo.
    • 3) Pregunta compleja Ocurre cuando se hace una pregunta tal que se presupone la verdad de lo que se pregunta. Por lo tanto la respuesta, sea cual sea, siempre confirmará lo preguntado. El truco está en que se formulan varias preguntas en una. Generalmente esto va acompañado de la petición de responder sí o no. Suele tomar la forma de una pregunta doble y la falacia se evitaría haciendo las dos preguntas por separado. Por ejemplo, ocurriría si alguien preguntara a otra persona, supongamos en un juicio, si es verdad o no que su adicción al alcohol lo llevó a robar dinero de la empresa. Si el interrogado sólo dijera no, podría su interrogante querer afirmar que es adicto al alcohol.
    • 4) Argumento contra el hombre Dentro de esta falacia podemos encontrar distintas variantes: estamos frente a una de ellas (ataque al hombre ofensivo) cuando no se ataca a los argumentos del oponente sino a las características personales (nacionalidad, religión, ética, etc. ) del que argumenta. También se comete esta falacia (ataque al hombre circunstancial) cuando se ataca lo que alguien dice porque quien lo dice no se comporta de esa manera; es decir cuando se ignora la cuestión relativa a la verdad o falsedad de sus propias afirmaciones y se trata de probar el argumento atacando las circunstancias del oponente.
    • 5) Accidente Ocurre cuando consideramos como verdadero en particular lo que es verdad en general. Suele ocurrir esto al manejar equivocadamente los argumentos de tipo estadístico. Que de cada cinco personas una nazca en China, no significa que todos aquellos que tienen cinco hijos tienen uno que es chino. También se cae en esta falacia cuando se afirma una regla general en circunstancias excepcionales. Del hecho de que no se deba manejar a cierta velocidad no se extrae que en una circunstancia de peligro, para escapar de un grupo de asesinos, por ejemplo, uno no deba sobrepasar el límite de velocidad permitido. A veces puede ocurrir que a partir de un enunciado general que es verdadero se concluya algo que no lo es en el caso particular. Generalmente ocurre por una confusión de clases. Por ejemplo: “Yo no he matado a ningún ser humano. Todos los vampiros mueren cuando se les clava una estaca en el corazón. A este individuo yo le clavé una estaca en el corazón y murió. Así que era un vampiro”.
    • 6) Accidente inverso Ocurre cuando consideramos como verdadero en general algo que sólo es verdad en ciertos casos particulares. Caen en esta falacia cierto tipo de razonamientos inductivos. Los razonamientos inductivos siempre pueden fallar al pasar de la verdad de las premisas a la verdad de la conclusión. Sin embargo una buena inferencia inductiva puede hacernos pensar que una determinada conclusión posiblemente sea cierta. Esto ocurre generalmente cuando teniendo dentro de una especie o grupo ciertos elementos o casos con características específicas, pasamos a generalizar de forma descuidada las características específicas y se las aplicamos al grupo o a la especie. Un ejemplo de ello sería el siguiente caso: “Dado que la morfina es necesaria para los enfermos de cáncer, y para disminuir sus dolores es bueno suministrársela; debería suministrarse morfina a todos los pacientes que presenten dolores.”
    • 7) Causa falsa Ocurre cuando porque ciertas cosas ocurrieron juntas, o una seguida de la otra, asumimos que una es causa de la otra, sin atender a otras posibles causas. Muchas veces esos fenómenos tienen una causa común que los explica. Es célebre el ejemplo de que del hecho de que pueda probarse que en los lugares donde hay más alta tasa de natalidad hay mayor cantidad de cigüeñas no puede deducirse que la causa de ello son, precisamente, las cigüeñas. O aquel que ante una gripe, decidió abrir las ventanas de su casa y tomar aire frío; una vez curada su gripe le adjudicó la causa a tomar aire frío. También se causa esta falacia cuando se afirma una causa que aunque verdadera, resulta insignificante al lado de otras causas que determinan el fenómeno, o cuando luego de dos eventos ocurre otro y tomamos por causa el que no lo es.
    • 8) Petición de principio Ocurre porque la verdad de la conclusión se asume en las premisas, es decir cuando se toma como premisa del razonamiento la misma conclusión que se quiere probar. Muchas veces las premisas están expresadas de tal manera que parecen querer decir algo diferente de lo que se quiere probar, aunque un análisis más atento demostraría que quieren decir lo mismo. Un argumento de estas características siempre es válido pero lo es trivialmente. Se lo considera una falacia, porque no explica nada. “ Un buen libro siempre es bueno para el alma, porque el espíritu siempre se beneficia con la buena literatura” En relación con esta falacia está lo que se llama definición circular, donde aquello que se define forma parte de la definición. Por ejemplo: “Un individuo es humano si y solo si tiene padres humanos”.
    • 9) Apelación a la emoción Ocurre cuando en vez de presentar verdaderas pruebas para garantizar lo que se quiere concluir, lo que se hace es movilizar al interlocutor por medio de la sensibilidad. Es muy común tanto en publicidad como en política. “Llegó la bebida joven. Búscala ya” o “Hemos apoyado esta medida porque nos parece que el país exige de todos una muestra de entrega y de patriotismo”
    • 10) Apelación a la piedad Ocurre cuando las emociones de piedad y altruismo son las emociones principales a las que se apela. Se trata de que se crea lo que se dice porque quien lo dice está o estaría, si no se le cree, en una situación lastimosa. “No voy a hablar ahora de todo el dolor que he padecido, de toda mi entrega, de las cosas que he postergado por este proyecto que someto a vuestra aprobación...”
    • 11) Apelación a la fuerza Ocurre cuando se abandona toda razón para fundamentar algo y se pasa directamente a la amenaza del uso de la fuerza para hacer aceptar una conclusión. “ Debes arregla tu habitación ahora porque si no tendrás prohibido salir el fin de semana”.
    • 12) Conclusión Inatinente Si bien en el fondo ninguna falacia prueba lo que quiere, este término se utilizará para designar a otro tipo de falacias de atinencia que no caigan dentro de las clasificaciones anteriores. En términos generales estamos frente a esta falacia cuando un razonamiento que se supone dirigido a probar una conclusión en particular es usada para probar una conclusión diferente. Un ejemplo de ellos sería: “Es necesario apoyar este paquete de medidas económicas porque es necesario tomar una serie de medidas económicas para mejorar la economía, reducir el déficit fiscal y generar más trabajos”. Esta es una manera de desviar la cuestión y no probar lo que se pretende sino que se acepten otros valores que todos consideran como buenos.
    • FALACIAS DE AMBIGÜEDAD
    • A) Equívoco Ocurre cuando dentro de un mismo contexto se utiliza una palabra o una expresión con un sentido en las premisas y otro en la conclusión. Suele ser el error más evidente y por ello se utiliza mucho en el humor. El consabido “Nadie puede arreglar este país. Vote a Nadie”, utiliza este recurso, tal como los chistes con “doble sentido”. Otro ejemplo es cuando se utiliza un término relacional, que depende del contexto en dos sentidos diferentes: “Todo hombre grande es un gran hombre”, “un edificio pequeño es un objeto pequeño”.
    • B) Anfibología Ocurre cuando se utilizan enunciados cuya construcción gramatical los vuelve ambiguos. Generalmente se trata de expresiones que dan lugar a comentarios humorísticos, como la solicitud de trabajo que dice “Inútil sin experiencia” o el aviso de venta de “medias para hombres de lana”.
    • C) Acento Ocurre cuando a partir de darle más peso a algunas palabras del enunciado se sacan conclusiones que no se darían si se consideran las mismas palabras de otra manera. Son frecuentes en frases parcializadas de discusiones o exposiciones públicas, o en periódicos sensacionalistas, así como en la propaganda comercial que intenta crear la impresión de que un producto cuesta menos de lo que realmente cuesta. Es decir cuando no se tiene debida cuenta del uso que suele darse, en cierto contexto, a ciertas expresiones. Del enunciado “Difícilmente va a llegar a ser un buen jugador de fútbol” se comete una falacia de acento si se concluye que va a llegar a ser un buen jugador de fútbol aunque le va a costar mucho trabajo y dificultades.
    • D) Composición Ocurre cuando se afirma sobre el todo lo que sólo es cierto de las partes. Por ejemplo, ocurriría si se pretendiera sostener que dado que cada órgano del cuerpo humano tiene una función específica, entonces el ser humano tiene una función específica en el mundo. O decir que, como las partes de una máquina son livianas, entonces la máquina también lo es.
    • E) División Ocurre (al contrario de la de Composición) a las partes se les adjudican las propiedades del todo, como si el todo fuera una simple sumatoria de las partes. En verdad el conjunto de las partes puede tener propiedades que cada parte no posee por sí sola. Por ejemplo, se cae en esta falacia cuando se atribuyen a las partes propiedades que valen para el colectivo. Que el seleccionado uruguayo sea bueno competitivamente no significa que cada jugador que pertenezca al seleccionado lo sea.
    • BIBLIOGRAFÍA Irving Copi, Introducción a la lógica, Eudeba, Buenos Aires, 1990.