Your SlideShare is downloading. ×
Posibilidades didáctivas de la informática
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Posibilidades didáctivas de la informática

182

Published on

Breve descrición del documento...

Breve descrición del documento...

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
182
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. POSIBILIDADES DIDÁCTICAS DE LA INFORMÁTICA EN EDUCACIÓN Dr. Isidro Moreno Herrero Departamento de Didáctica y Organización Escolar Facultad de Educación. Universidad Complutense de Madrid1. INTRODUCCIÓN Se puede afirmar que los dos pilares básicos que sustentan y caracterizan alas sociedades desarrolladas son la economía y la información. La economía haceposible el desarrollo de la tecnología y ésta, a su vez, desarrolla sistemas cada vezmás complejos de tratamiento y almacenamiento de la información. La informaciónadquiere una dimensión no sólo tecnológica sino económica y social. Esta idea se repite cada vez más de manera que parece que vamos tomandoconciencia de las implicaciones sociales que, en general, el desarrollo de lastecnologías de la información conlleva. Tanto es así que ya se empieza a nombrar ala sociedad presente y futura como la sociedad del saber. Pero este apelativoresulta quizá paradójico cuando precisamente ese desarrollo ayuda a incrementarlas diferencias entre los países desarrollados y los países pobres, o en vías dedesarrollo, como eufemísticamente se dice. Lo cierto es que el desarrollo tecnológicoha trastocado y, a veces, vulnerado todos los órdenes: social, económico, político,científico, cultural, natural, etc. Es posible que la educación cobre ahora mucha más relevancia comoactividad cuya función sea el desarrollo de la capacidad de manejar críticamente lainformación, e incluso de participar en la creación de los nuevos significados. Nosreferimos a la educación en un sentido amplio. No sólo a la educación formal,también a la educación no formal y, sobre todo, a la educación desde todos losámbitos sociales. El reto ante la imparable mundialización y tecnologización de la sociedadexige de los centros educativos, de los métodos de enseñanza y, sobre todo, de laspersonas unos modelos de organización y de trabajo que permitan hacer frente alas nuevas demandas educativas. El profesorado deberá desempeñar otros papelespara los que, además, deberá formarse. El alumnado será cada vez másprotagonista de su propio aprendizaje. Algunas de las conclusiones que proponenlos expertos acerca del cambio educativo desde la perspectiva de la sociedad de lainformación son contundentes: eduquemos a los estudiantes para su futuro, no en elpasado. En este artículo se pretende que el lector o la lectora conozca la nuevafunción del profesorado, el papel que juega el alumnado en el aprendizaje; distingalos distintos marcos de referencia y criterios de selección; contemple la tecnologíainformática como material curricular y conozca las posibilidades didácticas de ésta.Isidro Moreno Herrero, 2004 1
  • 2. 2. CONTENIDOS POSIBILIDADES DIDÁCTICAS DE LA INFORMÁTICA La función del Tecnología informática profesorado como medio para la enseñanza El papel del alumnado y el Marcos de referencia aprendizaje Posibilidades Fundamentación didácticas Función educativa Tipo de aplicación Contenidos: genéricos Criterios de específicos Funcionalidad Estructura: Didácticos abierta Herramientas Técnicos cerrada2.1. La nueva función del profesorado Conviene reflexionar sobre el nuevo papel que debe empezar a desarrollar elprofesorado, pues al fin y al cabo es el elemento mediador del aprendizaje de losalumnos. Frente a los agoreros que anuncian la sustitución del profesorado por lossistemas tecnológicos de información y comunicación, se puede afirmar que enabsoluto ocurrirá nada semejante pues, como dicen Cabero, Duarte y Barroso(1998) (...) por muchos medios tecnológicos, y nuevas y avanzadas tecnologías de la información y comunicación que se introduzcan en los centros, el profesor sigue siendo el elemento más significativo en el acto didáctico. La contundencia de esta cita puede justificar la respuesta ante los queproclaman la desaparición del profesorado. Obviamente el profesorado junto con elalumnado se convierten en elementos notables del acto didáctico. Lo que esevidente es que el papel del profesorado no será el mismo pues deberádesempeñar otras funciones. En este sentido algunos autores (Blázquez, 1994;Alonso y Gallego, 1996; Cebrián de la Serna, 1996; Cabero, Duarte y Barroso,1998) señalan cuáles serían las funciones de estos nuevos profesores y urgen en elaspecto de la formación, tanto inicial como permanente, con el fin de capacitar alprofesorado para desempeñar su nuevo papel. A este último aspecto se debeprestar especial atención. Las exigencias de la integración de los medios en la enseñanza vienen desdetodos los ámbitos, el propio mercado, los intereses de los padres hacia sus hijos, losnuevos saberes, las propias características ventajosas de los medios para algunasIsidro Moreno Herrero, 2004 2
  • 3. tareas, y un largo etcétera. Pero esta integración pasa inexorablemente por laformación. Otro aspecto que se debe de tener en cuenta es la propia actitud delprofesorado hacia los medios, que junto con la necesidad de formación, serán laspiezas clave para el desarrollo satisfactorio del nuevo papel que ha de desempeñar.Se plantea ahora la clásica dicotomía de enseñar para los medios y enseñar conlos medios que podemos convertir en formación para los medios y formación con losmedios. El conocimiento técnico de los medios, su aplicación en las distintassituaciones de enseñanza, el uso crítico y el cambio metodológico a que dan lugar,los aspectos semióticos de significado y contenido, la sistematización de los nuevosconocimientos, son aspectos que señalan algunos autores acerca de la formacióndel profesorado. Nuestra opción sigue en esa línea, si bien haciendo una matización entreaspectos que corresponderían más al ámbito de la teoría y los que estarían más enel de la práctica. No obstante esta separación tiene un carácter meramente funcionalcon el fin de aclarar algunos de los aspectos, pues ambas, teoría y práctica, debenmantener una relación dialéctica ya que no se puede dar la una sin la otra (MorenoHerrero, 2000). En el ámbito de la teoría podemos contemplar, en primer lugar, laactitud positiva que el profesorado debe tener hacia los medios en general. Es, sinduda, un factor clave pues sin aquélla no es posible un acercamiento a los mediosen condiciones de ejercer sobre éstos un apropiado aprovechamiento de susfunciones. Lo que nos lleva seguidamente al conocimiento técnico, con el fin decomprender los sistemas en que están basados dichos medios así como suslenguajes específicos y los significados a que dan lugar. Estos aspectos debendarse en el marco de la formación requerida para el conocimiento, uso y selección,es decir, en el marco de la formación para los medios. Finalmente, el aspecto másimportante es la actitud crítica ante éstos. Actitud que debe impregnar a todos losdemás aspectos y ser el motor de reflexión y de análisis que nos permita tomar unaopción ideológica sobre el modo y los fines de utilización de los medios, así como delos diversos contenidos que transmiten. Los aspectos anteriores encuentran su materialización en el ámbito de lapráctica. En este caso el primer aspecto es, quizá, el cambio metodológico queimplicaría un desarrollo coherente de los aspectos citados. La utilización de lastecnologías de la información y la comunicación en la enseñanza suponennecesariamente una adecuación de las distintas actuaciones docentes a los diversosmodos y posibilidades de los medios, en el sentido de que el que aprende seconvierte en verdadero protagonista; y por otro lado, los elementos curricularesdeberán reorganizarse en función de la nueva forma de enseñar. A su vez, losmedios se convierten en facilitadores de nuevos aprendizajes en un doble sentido:los que implícitamente poseen, programas o contenidos específicos, nuevoslenguajes y significados, nuevas formas de comunicación, etc; y los que empleadoscomo mediadores de otros contenidos y aprendizajes son capaces de generar. Eneste último caso nos referimos al empleo de los medios como un recurso para elaprendizaje. Asimismo, los medios tecnológicos se convierten en instrumentos deexpresión y comunicación cuando, desde una perspectiva crítica, los ponemos anuestro alcance, construyendo y dando significado a mensajes y desarrollandonuestros propios sistemas de comunicación. Unido a la actitud crítica a la quehacíamos referencia, se impone la lectura y análisis crítico de los mensajesconstruidos por otros y la mediación que ejercen en todos los ámbitos de la vida.Isidro Moreno Herrero, 2004 3
  • 4. En la siguiente tabla se resumen los aspectos que se deberían tener encuenta para la formación: Ámbito de la teoría Ámbito de la práctica 1. Cambio metodológico. 1. Actitud positiva hacia los medios tecnológicos. 2. Facilitadores de nuevos aprendizajes. 2. Conocimiento técnico. 3. Utilización como recurso en la enseñanza y en el aprendizaje. 3. Formación para la selección y uso. 4. Instrumentos para la expresión y la 4. Conocimiento de los distintos comunicación. lenguajes y significados. 5. Análisis crítico de los contenidos. 5. Actitud crítica. A partir de todo lo dicho hasta ahora podemos deducir algunas de lasprincipales funciones que deberá desarrollar el profesorado. Alonso y Gallego(1996), proponen quince funciones básicas. Éstas son: 1. Favorecer el aprendizaje de los alumnos como principal objetivo. 2. Utilizar los recursos psicológicos del aprendizaje. 3. Estar predispuestos a la innovación. 4. Poseer una actitud positiva ante la integración de nuevos medios tecnológicos en el proceso de enseñanza-aprendizaje. 5. Integrar los medios tecnológicos como un elemento más del diseño curricular. 6. Aplicar los medios didácticamente. 7. Aprovechar el valor de comunicación de los medios para favorecer la transmisión de información. 8. Conocer y utilizar los lenguajes y códigos semánticos (icónicos, cromáticos, verbales.). 9. Adoptar una postura crítica, de análisis y de adaptación al contexto escolar, de los medios de comunicación. 10. Valorar la tecnología por encima de la técnica. 11. Poseer las destrezas técnicas necesarias. 12. Diseñar y producir medios tecnológicos. 13. Seleccionar y evaluar los recursos tecnológicos. 14. Organizar los medios. 15. Investigar con medios e investigar sobre medios.2.2. La tecnología, el alumnado y el aprendizaje Si hemos hablado de las nuevas funciones que deberá desarrollar elprofesorado, otro tanto deberemos hacer en lo que respecta al papel que deberádesempeñar el alumnado. Pensar en los alumnos es pensar en el aprendizaje, puesobviamente son sus principales protagonistas, al menos desde el punto de vista dela educación formal. En este punto cabe preguntarse también sobre qué tipo deenseñanza requiere el alumno y, por extensión, la sociedad en general. A propósitodel tipo de sociedad en la que estamos embarcados Tiffin y Rajasinghan (1997, 25)se preguntan:Isidro Moreno Herrero, 2004 4
  • 5. Las escuelas tal y como las conocemos están diseñadas para preparar a las personas a vivir en una sociedad industrial. ¿Qué tipo de sistema se necesita para preparar a las personas a vivir en una sociedad de la información? Probablemente algunas de las nuevas funciones del profesorado que se hanmencionado vayan encaminadas a dar respuesta a esta pregunta, y junto a ellastambién debemos contemplar nuevas formas de enseñar y de aprender. En estesentido Tiffin y Rajasinghan (1997) aventuran que a medida que el desarrollo de larealidad virtual, las telecomunicaciones y la inteligencia artificial consolidan supresencia, la preparación de las personas para vivir en una sociedad de lainformación debería fundamentarse «en un sistema que se base en lastelecomunicaciones y no en el transporte». (p. 26). Por lo que apuestan por uncambio drástico en la enseñanza que se materializa en lo que llaman la clasevirtual, es decir, la enseñanza o, más propiamente, el aprendizaje a distancia. De momento estamos quizá en la transición de la sociedad industrial a lasociedad de la información y, por fortuna, la clase es real. En el aula todavía seproducen aprendizajes y fuera de ésta es evidente que también. La incorporación delas tecnologías en los centros educativos, en las aulas, no ha supuesto aún uncambio sustancial en la metodología ni en la forma de acceder a la información.Donde sí se ha producido este cambio ha sido en los sistemas de procesamiento deinformación y en los medios de comunicación social que han sabido aprovechar latecnología para desarrollar complicados códigos simbólicos, sobre todo la televisión,capaces de modificar hábitos y costumbres sociales; y generadores de unpensamiento visual en detrimento, a veces, del pensamiento verbal. Tiffin yRajasinghan (1997, 33) afirman que: La televisión, en cierto modo, nunca funcionó en las escuelas. Sin embargo, ha llegado a ser el gran educador de nuestra época. El lenguaje icónico ha calado hondo y de forma tan rápida que contemplamossus mensajes de forma acrítica y sin llegar a entender muy bien su contenido. Latelevisión como soporte paradigmático de este tipo de lenguaje ya no es el reflejo dela realidad social, sino que somos nosotros quienes pretendemos reflejarnos en larealidad virtual que nos presenta. Como dice Postman (1991) parafraseando aMcLuhan, el medio es la metáfora, el Gran Hermano que nos entretiene. Ante esta realidad los objetivos educativos deben cambiar. Vizcarro y León(1998, 16) afirman que este cambio en los objetivos debe privilegiar: La comprensión, la comunicación tanto oral como escrita, la autonomía en el aprendizaje, la obtención, selección y análisis crítico de la información y la resolución eficiente de problemas. Ahora más que nunca el papel del alumno es el de protagonista de su propioaprendizaje, es a la vez aprendiz y experto. El volumen de información es tan grandeque se requieren nuevas maneras de conocer y de comprender, lo que implica unmodelo de enseñanza que favorezca un aprendizaje más autónomo, construidosobre los conocimientos existentes, capaz de dar significado a la realidad y capazde producir abstracción y transferencia. Un aprendizaje, por tanto, que capacite para comprender los múltipleslenguajes generados por los sistemas tecnológicos y que permita a su vez laconstrucción de nuevos mensajes. La capacidad de comprender se convierte en unelemento básico del aprendizaje, a este respecto Nickerson (1995) estima que seIsidro Moreno Herrero, 2004 5
  • 6. produce comprensión cuando se han desarrollado, entre otras, las capacidades deaplicación del conocimiento de forma apropiada en distintas situaciones, producciónde representaciones cualitativas adecuadas, realización de analogías pertinentes ypredicción del efecto de cambios en estructuras o procesos. Todo lo anterior debe acercarnos a un sistema de enseñanza que desarrolleen las personas actitudes, capacidades y habilidades suficientes para manejar lainformación. Birenbaum (1996) sintetiza de la siguiente manera las competenciasbásicas que se requieren de un individuo en la edad de la información : • Competencias cognitivas como solución de problemas, pensamiento crítico, formulación de preguntas pertinentes, búsqueda de la información relevante, realización de juicios informados, uso eficiente de la información, realización de observaciones, investigaciones, invención y creación, análisis de datos o presentación de trabajos y conclusiones de forma eficiente, tanto oralmente como por escrito. • Competencias metacognitivas que le capaciten para la autorreflexión y la autoevaluación. • Competencias sociales que le permitan participar y, en su caso, dirigir discusiones de grupo, persuadir, trabajar cooperativamente, etc.; y, finalmente, • Disposiciones afectivas que hagan posible un trabajo eficaz, tales como la perseverancia, la motivación intrínseca, un buen nivel de iniciativa y una actitud responsable, así como la percepción de autoeficacia, o la suficiente independencia, flexibilidad y capacidad para enfrentarse a situaciones frustrantes cuando resulte necesario. Quizá lo dicho hasta ahora pueda interpretarse como una concepcióndemasiado individualista del aprendizaje frente a otras concepciones más colectivas,e incluso frente a la idea del derecho que tienen todas las personas a aprender. Elproblema no es fácil. Por un lado el aprendizaje desde el punto de vista de la adquisición delconocimiento es de naturaleza idiográfica y, por tanto, es uno solo quien aprende yes un solo estilo de aprendizaje el que desarrolla. Por otro lado, apostamos por unaprendizaje colectivo, comunicativo y comprensivo, esto es, no excluyente, quesuponga procesos de aprendizaje entre iguales, el intercambio de significados yexperiencias y la participación crítica y activa en espacios de comunicación quepermitan establecer acuerdos universales. Estas dos concepciones, en aparienciacontrapuestas, son más bien complementarias. Con la primera se hace referencia ala adquisición del conocimiento en sí, en el interior del individuo, proceso en el quesin duda se establece algún tipo de interacción; la segunda concepción, la colectiva,se relaciona más con los procesos metodológicos, las técnicas de adquisición deconocimientos y las interacciones que se establecen en los procesos comunicativos. Desde esta perspectiva las tecnologías de la información y la comunicaciónpueden ejercer una función primordial si sabemos ponerlas a nuestro servicio.Aunque la tendencia actual hace hincapié en aprendizajes individuales, el alumnofrente al ordenador, enseñanza asistida por ordenador (EAO), las aulas Apple delfuturo (ACOT -Apple Classrooms of Tomorrow-), etc., sería una buena estrategiaaprovechar esos aprendizajes individuales para organizar un buen programa deatención a la diversidad, así como para compartir los conocimientos con los demás.Para ello basta con crear situaciones propicias en las que en grupos pequeños o engran grupo deban poner en juego los conocimientos. El ordenador, el vídeo, la radioo la prensa pueden ser elementos motivadores. Un reciente informe sobre elimpacto del ordenador en el aula (informe Tecnología y Aprendizaje, 2004) pone demanifiesto cómo el uso del ordenador puede ser beneficioso y favorecerIsidro Moreno Herrero, 2004 6
  • 7. especialmente al alumnado con menos conocimientos y menos interés por lamateria. Como ya se ha dicho las tecnologías de la información y la comunicación nohan terminado de conquistar las aulas. Algunas opiniones apuntan hacia el hecho dela pérdida de credibilidad del profesor al tener que competir en términos de cantidadde información con la que puede proporcionar la informática; otras opiniones, enparte consecuencia de las primeras, anuncian la desaparición paulatina del papeldel profesor y, quizá más tarde de éste mismo, en el momento en el que las aulasestén informatizadas. Pero como se ha apuntado, el profesorado no desaparecerá.Sí deberá desempeñar otras funciones y buena parte de éstas ya se han señalado.También el alumnado deberá cambiar y para ese cambio necesita al profesor porque¿quién si no va a preparar a los alumnos para que sean capaces de buscarinformación, seleccionarla, estructurarla y valorarla?2.3. La tecnología informática como medio para la enseñanza Las tecnologías de la información y la comunicación desde la perspectiva desu uso como medio didáctico y como material curricular son una herramienta queayuda, tanto a los alumnos y a las alumnas como al profesorado, en la construccióndel conocimiento, de nuestro conocimiento. De forma gráfica tendríamos: CONOCIMIENTO Tecnologías de Uso como medios y Facilitadores la información y materiales didácticos la comunicación Construcción de nuestro conocimiento La planificación y desarrollo de determinadas tareas estará en función de laorganización de determinados medios o materiales. Cabe preguntarse en primerlugar: ¿qué tecnología elegiremos? La respuesta a esta pregunta nos la da otrapregunta: ¿qué escuela queremos? Desde el punto de vista de la práctica docentees posible tomar decisiones relativas a distintos ámbitos del quehacer didáctico. Unade las formas de desarrollar y concretar el currículum es precisamente la deconfeccionar y seleccionar los materiales curriculares. Los medios tecnológicos de procesamiento de la información, los mediosaudiovisuales, los medios de comunicación social, así como sus distintos soportes ycontenidos podemos considerarlos con toda legitimidad materiales curriculares. Anadie se le escapa la importancia que tienen éstos en el desarrollo curricular.Podríamos definirlos, como la herramienta de la que nos servimos para laconstrucción del conocimiento (Moreno Herrero, 96). Prácticamente en casi todas las situaciones de enseñanza aparece el empleode materiales didácticos de todo tipo y en cualquier soporte. Muchos procesos deaprendizaje están mediados por el empleo de algún tipo de material y de algunatecnología, sobre todo audiovisual o informática, lo que condiciona incluso la formaIsidro Moreno Herrero, 2004 7
  • 8. de aprender. Por otra parte, determinados materiales tecnológicos afianzan cada vezmás su presencia haciéndose, en muchos casos, imprescindibles. La cuestión, portanto, es enseñar y aprender con y para los medios. Desde la consideración de los medios como materiales curriculares ydidácticos la cuestión clave estará en su utilización y su selección con la intención deaplicarlos convenientemente a las distintas situaciones educativas y, también, deaprovechar al máximo todas sus características técnicas y sus posibilidadesdidácticas. Desde el punto de vista de su utilización didáctica, la tecnología informáticaentendida como material curricular debe reunir algunos criterios de funcionalidad(Moreno Herrero, 96). Estos criterios son: • Deben ser una herramienta de apoyo o ayuda para nuestro aprendizaje, por tanto, • deben ser útiles y funcionales. Y, sobre todo, • nunca deben sustituir al profesorado en su tarea de enseñar, ni al alumnado en su tarea de aprender. • Su utilización y selección deben responder al principio de racionalidad. Luego... • se deben establecer criterios de selección; finalmente, • desde una perspectiva crítica, se deben ir construyendo entre todas las personas implicadas en el proceso de aprendizaje. Desde una perspectiva crítica es preciso someter cualquier tecnología,entendida como material didáctico o no, a un profundo análisis. A nuestro análisis,desde nuestras necesidades e intereses, con nuestras concepciones e ideas; todoello, a su vez, debe plasmarse en un proyecto de centro para que sea el referente detoda la tarea educativa.2..4. Marcos de referencia Es preciso establecer criterios que orienten el proceso de análisis y uso de latecnología informática y, sobre todo, establecer pautas para la adquisición, laselección y la aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación. Eneste sentido Squires y McDougall (1994) hablan de la necesidad de tener presenteslos distintos marcos de referencia a la hora de seleccionar los medios. En concreto yrefiriéndose sólo al software educativo, hacen un minucioso análisis de las distintastentativas y propuestas existentes sobre los criterios de selección. Concluyen suanálisis clasificando esos criterios en tres grandes grupos: por el tipo de aplicación,referido a las tareas que pueden desarrollar los programas; por su función educativa,en relación con lo que el software es capaz de realizar, haciendo hincapié en eldiseño; y por la fundamentación educativa, es decir, por los distintos paradigmas queinspiran su uso. De este modo tendríamos que tener en cuenta en primer lugar el aspecto delas ideas o cómo fundamentamos nuestra práctica. Detrás de los usos están deforma explícita o implícita las teorías y racionalidades que los inspiran. Tres de estasteorías conforman sendos modelos curriculares que a su vez inspiran otros tantosusos de los medios tecnológicos. Un uso transmisor-reproductor, orientado por lateoría curricular técnica cuyas características principales serían la linealidad en eldiseño, la escasa adecuación a la realidad y el papel reproductor y ejecutor delprofesorado de las orientaciones que le llegan dadas. Un segundo uso práctico,según el modelo curricular práctico o interpretativo, caracterizado, entre otras cosas,por el análisis de la realidad para dar significado a todas las situaciones, diseñosabiertos que tienen en cuenta esa realidad y utilización recursiva de los medios queIsidro Moreno Herrero, 2004 8
  • 9. permite aprender y utilizar sistemas de representación para desarrollar elpensamiento, solucionar problemas e interpretar y relacionarse con el medio físico,social y cultural. Por último, la teoría crítica del currículum inspiraría el uso crítico,transformador, en el que los medios serían utilizados como elementos de análisis yreflexión sobre la práctica incidiendo en la propia realidad con el fin de transformarlay mejorarla. Una posible forma de concretar y establecer criterios de uso en nuestrapráctica debería tener en cuenta, además de la fundamentación educativa, al menostres marcos de referencia como son la funcionalidad de los medios, susposibilidades didácticas; y los aspectos técnicos. Algunos criterios relacionados conestos tres referentes pueden ser: a) Sobre la funcionalidad: • Los sistemas tecnológicos cubren las necesidades del centro. • Su incorporación contribuye a mejorar la organización pedagógica. • Son viables en términos coste/beneficios. • Ubicación y acceso fáciles. • Permiten facilidad para el aprendizaje y sencillez de manejo. • Permiten la flexibilidad de uso. • Garantizan la privacidad de la información. • Facilitan el descubrimiento de nuevos usos. • Son buenos recursos para el aprendizaje y para la enseñanza. • Adaptabilidad a informes y documentos legales de normativa vigente y a la creación de nuestros propios documentos, etc. b) Sobre las posibilidades didácticas: • Responden a la concepción que tenemos sobre educar, enseñar. • Responden a nuestros planteamientos didácticos y metodológicos. • Permiten la manipulación en función de nuestras necesidades. • Ayudan a la realización de proyectos de innovación. • Permiten adaptar el trabajo a las necesidades educativas y organizativas del centro. • Permiten realizar las distintas secuencias de objetivos, contenidos, actividades, evaluación de las distintas asignaturas. • Permiten adaptar las actividades a las necesidades e intereses del alumnado, atendiendo a la diversidad. • Predisponen y motivan para trabajar en equipo, individualmente, tanto al alumnado como al profesorado. • Permiten organizar actividades de motivación, de aplicación, de síntesis, de refuerzo, de ampliación, etc. • Favorecen el aprendizaje significativo, las relaciones interpersonales, el conocimiento de la realidad, la utilización de distintos lenguajes, la colaboración y cooperación, etc. c) Sobre los aspectos técnicos: • Adquisición fácil y servicio técnico de posventa. • Económicos. • Sencillez de manejo y manipulación. • Mantenimiento sencillo o de fácil control • Móviles, estáticos. • Permiten la producción de materiales de paso, de software. • Adecuados a nuestras instalaciones y necesidades. • Utilización flexible.Isidro Moreno Herrero, 2004 9
  • 10. • Posibilidad de interacción con otros medios, etc. • Utilización modular de los paquetes integrados, que permita el uso de programas individualmente o de forma integrada. • Actualización de las aplicaciones, que permita su puesta al día. • La posibilidad de trabajar en un entorno multiárea y multiusuario, redes.2.5. Posibilidades didácticas Podría decirse que las posibilidades didácticas de los medios informáticos soninfinitas, tantas como ideas se nos ocurran. La facilidad que hoy en día brinda latecnología para diseñar materiales, actividades, programas, etc. permite organizarnuestra práctica con multitud de recursos. La función educativa de la tecnologíainformática es cada vez más importante y está presente cada vez más en lassituaciones de enseñanza. Entre otras, algunas de las funciones son: motivación,nuevos estímulos para el aprendizaje, activación de respuestas, obtención deinformación, estimulo de la práctica y la actividad, nuevos contenidos de aprendizaje,nuevos recursos, etc. Un aspecto a tener en cuenta es el tipo de aplicación. En general la mayoríade los programas informáticos responden en cuanto a su contenido a dos tipos:genéricos, con contenidos variados que no son necesariamente educativos; yespecíficos, con contenidos educativos específicos de las distintas áreas o temasconcretos. Según su arquitectura y funcionalidad se pueden clasificar también enprogramas cerrados y abiertos. Los primeros son los programas que no admitenninguna manipulación, sólo se ejecuta lo que hay programado; ejemplo de éstos sonla mayoría de los CD-ROM que hay en el mercado. Los segundos permiten alusuario diseñar actividades e incluso programar y construir sus propios materiales;es el caso de las llamadas herramientas de autor. Sobre estas últimas vamos profundizar más. De fácil manejo son lasherramientas propias del entorno windows que permiten crear actividades sencillas.No referimos al bloc de notas, al WordPad y al programa de dibujo Paint; sobre todoeste último que permite realizar ilustraciones que luego se podrán insertar en otrosprogramas más complejos. Los programas de presentaciones (tipo powerpoint)ofrecen también altas posibilidades de manejo y son útiles para muchas actividades. Entre las herramientas más utilizadas en el ámbito educativo cabe citar elprograma Clic que, gracias a su autor Francesc Busquets, puede bajarse de internetde forma gratuita (www.xtec.es/recursos/clic). Es un programa para el desarrollo yrealización de actividades educativas que aprovecha las ventajas que ofrece elentorno operativo windows. De este forma se pueden integrar recursos multimediade uso simple ya que desde el sistema operativo se pueden controlar los lectores deCD-ROM, las tarjetas de sonido, los sistemas de vídeo, etc., haciendo posible así eldiseño y desarrollo de aplicaciones en las que el usuario pueda generar y manipulareste tipo de materiales, ampliando las posibilidades expresivas y creativas queofrece el ordenador. El programa NeoBook que sirve para crear un sinfín de publicacioneselectrónicas. Éstas son algo así como "páginas" en pantalla donde se puede colocartexto, gráficos, controles de interfaz, etc.; permite organizar todo en una solaaplicación y ejecutarla desde Windows. Viene acompañado de otra herramienta muyútil: neo Toon, que permite realizar animaciones. Al ser una herramientadesarrollada por una marca comercial hay que comprarla (www.wska.com/spain/).Isidro Moreno Herrero, 2004 10
  • 11. Hot Patatoes, es un conjunto de seis utilidades para crear exámenes yejercicios en la red. Es gratuito sólo se requiere un registro. University of Victoria(www.uvic.ca) Finalmente, el sistema hipertextual es el que origina las famosas páginas web.La creación de documentos hipertextuales permite organizar actividades de lasllamadas interactivas, pues en estos documentos electrónicos podemos incluirademás del texto, imágenes fijas y en movimiento, sonidos, enlaces a cualquiersitio, etc. Algunas herramientas para construir hipertextos son tan sencillas como elcomposer del navegador Netscape; algunos procesadores de texto a partir de susversiones 2000 incorporan esta función; o bien, programas específicos de creaciónde páginas web como FrontPage, o Dreamweaver. Como decíamos las posibilidades didácticas son muchas, desde todas lasáreas de conocimiento es posible utilizar y adaptar la tecnología informáticadiseñando programas, utilizando aplicaciones educativas, accediendo a lainformación que ofrece el sistema de internet, comunicándonos mediante lasposibilidades del correo electrónico, los chat o las videoconferencias.3. SÍNTESIS En la llamada sociedad de la información el nuevo papel del profesoradodeberá orientarse al desempeño de otras funciones. La actitud positiva delprofesorado hacia los medios, junto con la necesidad de formación, serán las piezasclave para el desarrollo satisfactorio del nuevo papel que ha de desempeñar. Elalumnado también modifica su papel, se convierte en verdadero protagonista delaprendizaje desempeñando el doble papel de maestro y aprendiz. El volumen de información es tan grande que se requieren nuevas manerasde conocer y de comprender, lo que implica un modelo de enseñanza que favorezcaun aprendizaje más autónomo, construido sobre los conocimientos existentes,capaz de dar significado a la realidad. Un aprendizaje, por tanto, que capacite paracomprender los múltiples lenguajes generados por los sistemas tecnológicos y quepermita a su vez la construcción de nuevos mensajes. Las tecnologías de la información y la comunicación desde la perspectiva desu uso como medio didáctico y como material curricular son una herramienta queayuda, tanto a los alumnos y a las alumnas como al profesorado, en la construccióndel conocimiento. Es preciso establecer criterios que orienten el proceso de análisisy uso de la tecnología informática y, sobre todo, establecer pautas para laadquisición, la selección y la aplicación de éstas. Todo ello desde el marcoreferencial de la fundamentación educativa, es decir, desde los distintos modelosque inspiran su uso. Las posibilidades didácticas de los medios informáticos son ricas yabundantes. Hemos establecido una sencilla clasificación atendiendo al tipo deaplicación, referido a las tareas que pueden desarrollar los programas; y a lasfunciones en relación con lo que el software es capaz de realizar.Isidro Moreno Herrero, 2004 11
  • 12. 4. BIBLIOGRAFÍA BÁSICAAGUADED, J.I. y CABERO, J. (Dirs.) (2002). Educar en red. Internet como recurso para la educación.Archidona: Ediciones Aljibe.(El libro trata de las posibilidades educativas de internet, desde su utilización para la búsqueda deinformación hasta cómo diseñar páginas web. Son interesantes los capítulos dedicados a internet ysu relación con algunas áreas como Lengua y Literatura, Ciencias Sociales, Idiomas, etc.).CROOK, CH. (1998). Ordenadores y aprendizaje colaborativo. Madrid: MEC-Morata.(La tesis principal de la obra es cómo las nuevas tecnologías pueden reforzar la experiencia social delaprendizaje y de la enseñanza. El autor sostiene que los ordenadores pueden facilitar unascondiciones adecuadas para la colaboración eficaz y de esta manera mejorar la dimensión social dela educación).SALINAS, J., AGUADED, J.I., CABERO, J. (2004). Tecnologías para la educación. Diseño,producción y evaluación de medios para la formación docente. Madrid: Alianza, col.: Psicología yEducación.(El libro plantea cuestiones muy interesantes y actuales, desde cómo elaborar páginas web, hastacómo diseñar proyectos de innovación educativa desde la perspectiva de la elaboración de materialesdidácticos. Se ofrece una amplia guía para producir y diseñar materiales multimedia).5. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICASALONSO, C . y GALLEGO, D. (1996). Formación del profesorado en Tecnología Educativa. EnGALLEGO, D., ALONSO, C. y CANTÓN, I. (Coord.) (1996). Integración curricular de los recursostecnológicos. Barcelona: Oikos-tau.BIRENBAUM, M. (1996). Assessment 2000: Towards a pluralistic approach to assessment. EnBIRENBAUM, M. y DOCHY, F. (Eds.) (1996). Alternatives in assessment of achievements, learningprocesses and prior knowledge. Boston: Kluwer, 3-29.BLÁZQUEZ, J. (1994). Propósitos formativos de las nuevas tecnologías de la información en laformación de maestros. En BLÁZQUEZ, J., CABERO, J. y LOSCERTALES, F. (Coords.) (1994).Nuevas tecnologías de la información y comunicación para la educación. Sevilla: Alfar, 257-268.CABERO, J., DUARTE, A. y BARROSO, J. (1998). La piedra angular para la incorporación de losmedios audiovisuales, informáticos y nuevas tecnologías en los contextos educativos: la formación yel perfeccionamiento del profesorado. En EDUTEC. http://www.uib.es/depart/dceweb/revelec8.htmlCEBRIÁN DE LA SERNA, M. (1996). Una nueva necesidad, una nueva asignatura. En SALINAS, J. yotros (coods). Redes de comunicación, redes de aprendizaje, Edutec95. Palma de Mallorca:Universidad de las Islas Baleares, 471-476.MORENO HERRERO, I. (1996). Las nuevas tecnologías como nuevos materiales curriculares. EnEducación y Medios, nº2, 40-47.MORENO HERRERO, I. (2000). Sociedad y educación digital-paracual.com. En Revistainteruniversitaria de Tecnología Educativa. nº 0, 75-91.NICKERSON, R. S., PERKINS, D. y SMITH, E. (1994). Enseñar a pensar. Aspectos de la aptitudintelectual. Barcelona: Paidós/MEC.POSTMAN, N. (1991). Divertirse hasta morir. El discurso público en la era del “show business”.Barcelona: Ediciones de la Tempestad.SQUIRES, D. y McDOUGALL, A. (1997). Cómo elegir y utilizar software educativo. Madrid:Morata/PaideiaTIFFIN, J. y RAJASINGHAM, L. (1997). En busca de la clase virtual. La educación en la sociedad dela información. Barcelona: Paidós.VARIOS. (2004). Informe Tecnología y Aprendizaje. www.piloto.librosvivos.netIsidro Moreno Herrero, 2004 12

×