Your SlideShare is downloading. ×
01 293 302
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

01 293 302

227
views

Published on

El mural del Cabildo de Gran Canaria, texto de Natalia Ferrando

El mural del Cabildo de Gran Canaria, texto de Natalia Ferrando


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
227
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. VECUETA,Número l . octubre 1993, (293-302) 293 EI mural del Cabildo Insular de Gran Canaria de JesúsArencibia
  • 2. ntroducción mo intentando sostencr o agarrar la nasa dan- La obra elegida para esta interpretación es do cierta sensación de desequilibrio, el el Mural de la Sala de Sesiones del Cabildo de paisaje es inexistente. no hay ni montañas ni Gran Canaria. realizado en 1954 por el artista mar. sólo cielo Son celajes que nos recuerdan canario Iesiís Arencihia i l Y 1 1 - 1 Y Y 7 i Hemor los de I'~jrnermanchar de colorido marrones seleccionado este mural precisamente por su y azules algo desvaidos En el fondo, debajo significación dentro de la fecunda producción de la nas2 y en medio de los dos grupos, apc ai.t;stica de /,,cl-,~i~ia ,que d e s a i i ~ l l ¿ l ~ ims se vislui-i-ibiala esqúim de una rasa düi; u tanto para edificios ci~ilesconlo religiosos de se apoyan varios renics. Sorprende que en Pretendemos con este trabajo acercarnos a la esta escena de pescadores no hay2 ningún obra de arte, al sentimiento que la generó y re- pescado. los únicos aninales son dos simples construirla a través del sentimiento que gene- gallinas situadas sobre la punta delantera de ra en el espectador A interpretar la obra de l la barca. artc, al intencar llegar a SU comprcnsi5n sólo En la escuina izquierda aparecc la firma pretendemos comunicar algo sobre eila y des- del artista y la fecha I E S ~ C A I Z E U C I B I 1 ~ 4 . A t-cdr así !rdhre!!de!!~id histfiri-d vr~rque consideramos que al escribir sobre la historia A.2. Segunda Escena. de una obra la misión del historiador del Arte Escena marinera comptiesta por once tigura-. es iidcer d c iiiier~i~t'didri~ id vbra y el re- eiii~e Üe Yquieldd d ~ e l e ~ i l ddPdleCY0 dU5 I I U I I I - ceptor brcs el del fondo está en la sombra y sólo se La primera impresi61-ial entrar en )a Sala ve su cabeza, lleva un sonibrero de pala deshi- de Sesiones es de grandiosidad, son tres pa- 1ac:haciopor las purtas y una especie de cesto ños. el central y do5 laterale5 pero el central kl otro. con cnmisa rola, vacía una ce5:a de la está dividido en dos partes pues en medio del que cae una cascada de peces azules Dos paramento se encuentra u n retrato del Rey niuieres venden pescado: la primera, cargada D luan Carlos, este rctrato es posterior, firma- con u n cesto rebozantc, gira su cabcza como d o por Ciriln Siuárez y fechado en 1978 Fl mii- voceando SLI mercancía I a cle atrás. muy son- rai fue encargado durarite Id dirlddurd y aiile- rieii:e, sc~stiriiesobre su i a b e ~ au n eriorriie riormente en vez del retrato de D. luan Carlos cesto también repleto y en su mano derecha estaba el de rrancisco rranco, asi qiir aunque lleva una balan73 Un homhre ?e agacha aga- sea t n paiioj decorado-. hablaremos de cuatro< rranao por las agallas un pescado muy gran- esceizas. de. Detrás, tres hombres arrastrar, una barca sobre la que aparecen cuatro figuras que des- cargan la pesca. son dos mujeres y dos hom- Descripción Formal bres, uno Ilevd dl Iiumbro u n cesto y el de la esyuirid cierrctid está escorzado y sopla cor, A Paño Central. l fuerza una caracola tl centro cle la composi- A l Primera Fscena riór; sería el mris'il de1 hnrcn qiie tiene siin 1.7. Está situada a la izquierda del cuadro del rey vela desplegada. Es una escena marinera Centra !a imagen m a gran nasa compuesta por tres aros. a cada la- B) Paño izquierdo d o de ésta quedan dos grupos homogéneos Escena dramática después de u n naufragio de personajes. Las tiguras de la izquierda for- en la que veinte marinos descargan el cuerpo man una estructura piramidal; son c¿iatro per- del ahogado de una barca destrozada que un sonajes que se superponen unos a otros co- camello transpor:,? en su lomo El centro de la
  • 3. El mural del Cabildo Insular de Gran Canaria de JesúsArencibia - 297 Cubre la escena una especie de palio de re- y falleció el 1 O d e enero de 1993. De forrna- des son pescadores que en procesión balan a ción autodidacta comienza a frecuentar muy pronto la Escuela Luján Pérez. hecho la virgen El costalero de la derecha lleva al cue- éste que destacamos pues la Escuela dejó llo un gran escapulario, los demás con las cabe- zas cubiertas soportan el peso de una gran conen él su sello indiscutiblc. cl indigcnismo cha o venera sobre la que está la imagen Se Esto, unido a su amistad con el artista Nés- amontonan los personales oferentes, una muler tor de la Torre, son influencias fundamenta- les que nos ayudaran en la comprensión es- sostiene en alto un gran pescado, lleva la cabe- za descubierta porque el sombrero cae hacia tética d e este mural que analizamos. Igual atrás y queda flotando en el aire el humo que d e fundamental en su formación pictórica aparece es de un sahumador de talla típica ca-serán sus estudios en la Academia d e Bellas naria, que sostiene un hombre a su lado lusto Artcs dc San Fernando cn Madrid, donde re- cibió enseñanzas de 1942 a l Q A 7 , especia!¡- dehalo de1 hram riel fnrnirin qiie tira de iina de las cuerdas quc sostiene el techo de redes, elzándose en pintura mural con Daniel Váz- quez Díaz resto de la cuerda se enrrolla jiisto en la esquina inferior izquierda del mural, debajo de este at- Ya en Las Palmas corinieii~a recibir [Iurlle- d lante. Un joven sentado tira de la cuerda que rosos encargos muralcs. Es neccsario scñalar sostiene la otra punta del palio de red. ambosaquí que Arencibia, con anterioridad a la reali- en posturas muy escorzadas Son dos figuras zación de este mural dcl Cabildo, ya había espléndidas que reflejan una gran fuerza tantorealizado otros. por su inusculdturd como por la tensión Iísica - Los frescos para el baptisterio de la que mantienen Tres hombres que cargan can- Iglesia de San Juan en Telde (1948) diles o lámparas de tipo marinero, de gran ta- - El gran lienzo para la Sala de espera de maño dos hombres soplan sendas caracolas la antigua terrriirial del AeropuerLo de Gran marinas. Un hombre de pelo negro y camisa ro- Canaria, Gando (Telde, 1948) ja con rasgos de indígena parece vocear algo, - Tres paños para el presbiterio de la pues coloca una mano en la boca y grita o can-Iglesia de Santa Isabel de Hungria en kscale- ritas I 1948) ta; en la otra porta un gran palo que con la pun- ta superior toca el palio. Debajo de este hombre - Ln el hotel Santa Catalina decora varias dependencias r r ~ a n d o gran ciclo pictórico peculiar. otro hace el gesto de implorar con las un rnaiios juriias y de su cuello cuelga un escapu- de temas canarios. lario enorme. Abajo una pareja se abraza en una - Realiza dos grandes lienzos para el Co- postura muy torzada Mencionar que en la es- bierno Civil. uno en la Sala de Recepciones o quina inferior izquierda, detrás de un montón Salón de Embaladores y otro en el comedor. de ~1uerda, aprecia !a figura horrosu de iin se - En e! mismo Cabildo a !e hablan en : hombre calvo que podría ser el mismo que apa- cargado y realizado las tres sobrepuertas de la Sala de Plenillos. rece en idéntica situación en el paño de enfren- te, en la escena del camello Es por eso que cuando el Presidente del Destacar el abigarramiento y la sensaciónCabildo, por ese entonces D Matías Vega, le de muchedumbre que experimentamos al encarga a principios d e la década de los contemplar esta procesión marinera cincuenta el gran muial d e la Sala de Sesio- nes, ya era un artista d e reconocido renom- Arencibia Muralista bre no s6ln nor siis expnsirinnps d e nhra El artista canario I ~ u CONZALEZ E N C I B I d e caballete sino como muralista d e presti- s AR A nació en Tamaraceite (Gran Canaria) en 19 1 1 gio
  • 4. 298 Nataliu Fermdo Rodriaues - ~ . -~ . . -- l . Información Oral. detalles que me habían resultado curiosos El propio artista nos contaba cómo a princi- como por elemplo el de las dos gallinas sobre pios de los anos cincuenta le hicieron varios la barca, que no me resultaba corriente dentro encargos. 171 del mural del Cabildo fue una pe- de una escena marinera, el artista me dilo que tición anterior al del Hotel Santa Catalina, pe- en una visita a Fuerteventura, cuando llegaron ro como el hotel estaba pendiente de fecha de a Corralejo el pueblo estaba desierto porque inauguración, el propio Matias Vega permitió todos, incluidos los pescadores, habían ido a que terminara antes e! compromiso con el la zafra, a recoger tomates, y lo unico que vio Hotel y realizara posteriormente la obra de la sobre las barcas fucron dos gallinas. Esta ima- Sala de Sesiones gen de desolación y tristeza del pueblo vacío Los cuatro enormes lienzos, a pesar de sus se le quedó grabada y cuando pintaba el mu- grandes dimcnsioncs: los dos Iatcralcs midcn ral se le vino a la cabeza esta escena de aban- aprnximadamente seis metrnc. r k altn nnr dono 1 llego le nreyiintP por la procesión 51 ocho metros dc largo y los ccntralcs seis me- quiso reflepr alguna c r concreto y me dilo tros por seis metros. no fueron pintados in si- que cuando él era joven se intentó restaurar tu sino que el artista los trabajó en la antigua una dntigud procesión que redlizdbd Id coIrd- ermita de Tamaraceite, que se encontraba ce- día de San Telmo la procesion de dos ma- rrada en ese momento. Luego se trasladaron reantes)) conocida popularmente como la enrrollados hasta el Cabildo, donde fucron «Catunba» pero quc no prosperó La inspira- pegados a la pared con una cola de origen ve- ción d e esta escena se basa en el recuerdo de getal, u n almidón rriuv ligero que rlo periuilicd este rito populdr a la conseriación del lino de que está com- Cuando le comenté que me parecía que la puesto el lienzo. escena de los marineros con !os remos en alto Eii cudriLo a los lenias u~ili~ados, jesús tenía una fuerte influencia de Las Lai~zas» de Arencibia contaba que quiso expresar las ale- Velázquez e r la rendición de Rreda contestíi grías y las tristezas de los hombres y mujeres <No lo niego Velazquez es maestro indiscuti- que viven del mar Se inspiró para ello eri los ble y buscliié Id verlitdl c c i i i r w 1 5 rleiiieiito» pescadores de San Cristóbal y en personales populares quc él conocía. como la muler que 2. Influencias. La Escuela Luján Pérez y el pregona pescado en la escena de la derecha Indigenismo. del pdño central que era una vendedora que A Don Jesús Arencibia no le gusta que le ta- se ponía enfrente del Mercado de Vegueta y chen de indigenista, quizás como a cualquier que un clía siguió mientras ésta cogía la gua- otro artista le moleste que le cuelguen una eti- gua para San Cristóbal, él se montó también y queta y no consideren su evolución posterior fue tomando apuntes durante todo e! trayecto. y su pasr por otras tendencias como e! expre- El hecho despertó las suspicacias de la mujer, sionismo. Pero es innegable que en sus pri- que muy enfadada le amenazó con avisar a su meras etapas y en sus murales queda la huella marido. Otro personaje popular que retleló en indeleble del sello indigenista que dejo la Es- este mural fue el sepulturero d e Tamaraceite, cuela en los artistas que la frecuentaban. apodado «el Tolita)).Es el viejo de cara y nariz Arencibia comenzó a asistir despuéq de la ex- colorada que aparece de semiperfil entre los posición colectiva que hicieron los alumnos marineros de los remos en la escena del ca- en 1929, allí conoció a Oramas, a Abraham mello ('ardenes a Iiian laén y tuvo como profesores Después de la primera visita al mural le a Fray Lesco, a Santiago Santana y a Felo hilan- pregui-ité a Arencibia el porqué de algunos zón y es indudable la influencia qiie éstos OUrvcrsdal <leLas Panias do (,re, Canara i t o e c a U n u e s t s r s Memma D g a l e C a n i r i s 2015
  • 5. El mural - - del Cabildo Insular de Gran Canaria de les¿s Arercibia --- ~- -- 29 9 ejercieron sobre los alumnos. Aunque la t s - Doramas a contemplar a Nestor pintando cuela propugnaba la libertad de acción y d e los estudios preliminares para el c h e r n a d e aprendizaje del aiumnado y deseaban mante- la Tierra» Fsta i~fliiencianestoriana se p i ~ e - ner pura la espontaneidad del artista, hay que de comprobar perfectamente en el mural recoriocer q u e iiiuclius de ellcs, iiniliiyenclri a iliir anal17aino~ r i t e tiahalo Tanto en el m Arencibia, repetirian una tipología étnica de canon hercúleo de sus personales como en los campesinos canarios con rasgos muy mar- la tcmatim pucs nos rccucrda a! alegre des cados y iina forma miiy concreta de represen- file de nlarineros del mural d e Nestor para el tar la flora y el paisaje insular Cdsiriv d e Tener fe di. 1934 y uue Arericibid jesús .nrencibiatome un camino muy par- habia estudiado ticular que lo ha caracterizado durante inu- Otra intlciencia notable fue la ejercida por chos &os y que dú:i hoy eii día se refle a en Aguiar y sobre todo por su <(Friso isleño)>tam- ,,,r . ,r,ri-,rinnrir .""~ .'"~'",L..>, nnr ,,>.: rLn 'f"n "r.i' m r i , - "1 U" 6n LnU n AU ?U mI iI n n l- ' " " U 1 1 l l Li hlén para e! Casino de Tenerife fechado en e! to de las manos y los pies de sus persondjei. rriisrrio dilo que el de Nestvr Esta deformación muscular de sus figuras le Nestor Arencibia y Aguiar forman el gran han dado un sello y una personalidad incon- trio de muralistas canarios pero destacar que fundibles. Destacamos la importancia del len- Arencibia ha realizado a gran escala la pintura guaje de los gestos, de las manos y los pies en sobre e muro con más de veinte murales de tvdd Id vbrd del piritor, en riiuctias ocasiones graiides dimensionei las manos se extienden y se abren en primer t6rmii-o F s t ~reciirsn lo iitI7aria niiichn m25 en su etapa expresionista, como fórmula para Valoración Estética captar el dolor y la tristeza del hombre. Arencibia para este mural eligió una temática Este mural de la Sala de Sesiones corres- marinera, son escenas de pescadores en sus ponde a una etapa postacadéniica pues ya tareas cotidianas, en una ocasión de duelo habia pasado por la Real Academia de San por iin naufragio y en una procesiór- En 511 Fernando, que depuro la influencia de la Luján mayoría son escenas profanas menos esta úl- Pére7 Pero todavía podpmos apreciar en él las tima, p r o PS innrgahle que en todo ello sp re- caracteristicas arriba indicadas, observamos a fleja un fuerte sentimiento religioso o ni& unos marineros de fuertes músculos y de ras- bien del misticismo que caracteriza la obra de gos étnicos muy acusados Incluso las muie- Arencibia Es u n artista ascético que se apartó res q u e aparecen e n el lienzo tlenen eso? pirs e n lo? iiltimos tiempo? d r las corrientes nio- y manos enormes, en los que ya incidimos en dernas, pero que en el momento de realizar el análisis formal esta obra, primera mitad de la década de los u - 1 - rpuCa u t La L > C u c1-, u l a l l n C I C-L- 1 C m t la -1- 1 !a L P I- z* I - -:-^..^-e^ ciiicuri ^^^ (La, ~ ^^-+:-:^-+- ~ 1 J ,. u 33 t I L I I I I I C L I L C ~ t ..^I:-:^^:^I-^I - ^ IC~I~IV>IUCILI C I - ~ viene a Arencibia otra influencia fundamen- pular era muy apreciado tanto por la sociedad tal en su pintura, el conocer a Uéstor Martín quc dctcntaba cl podcr y que hizo el encargo Fernández d e la Torre le lleva a valorar las ri- diirante el Régimen, como por el pueblo llano, quezas naturales d e nuestra tierra como aunque hay que reseñar que esta obra quie- fuente de inspiración. los cascríos, la flora nes la contemplaban en realidad eran los canaria y las gentes del pueblo serán temas miembros del Cabildo y los asistentes a algu- recurrentes en su obra. Pero sobre todo la nas scsioncs públicas. forma d e tratar hié~tor figuru h~!m,?nz, !a cuc r!m e n c c n t r ~ m pues que en ecm u ñ ~ s ~s escorzos, impactó profundamente en el al- se valoraba un cierto tipismo y a veces des- ma dc Arcncibia quc confesaba ir al Parque graciadamente, un folclorismo mal interpreta-
  • 6. Rodriguez Nntalia Feurm~do d o de las corrientes regionalistas que impera- sepultado en las mismas arenas de landía. co- ban. locándose encima de la sepultura una cruz de Arencibia sigue la tradición de los muralis- piedras. También le contaba cómo para ente- tas canarios mencionados en el apartado an- rrar en Pájara y debido a la distancia, un fami- terior (Nrt.stor y Aguidr) que pdra encargos ofi- liar tenía que adelantarse hacia la villa para ir ciales habian elegido una temática isleña, encargando la cala, saliendo posteriormente unas veces campesina y otras, como ésta que al encuentro del cadáver que era transportado estudiamos, marinera Los otros abundaron en una especie de parihuela. desde las costas en el aspecto festivo de estos temas pero le- de landia a lomos del camello sús Arencibia, dcbido a su caráctcr tan espe- Lo único que ha hecho el artista ha sido cial al que antes denominábamos ascético, sustituir con su imaginación esta parihuela místico o religioso, escoge una vía diferente y por una barca y así tenemos explicada esa cu- nlnc-mn p,u.>,,,u U,," A-. ,u,, n - n - y Ir,> - T-s- ,,Tnn P n ¡ n f i ~ w : - Ui L 6 < , 1 1 1 4 * .L ;>- UIILiLI, 1 , ..:--.. a a i iu $<-..-.. A-l ""--ll- iiguLa u r i 'aiiiriiv A-1 uri -..- " 1 i i i u i a i A - 1" P"l" A - ur ia aaia ur tezas del Mar~. Sesiones del Cabildo de Gran Canaria. Esta dualidad se aprecia ya en las dos es- La alusión a las lanzas Velazqueñas, en la cenas que componen el pan0 central, por un escena de los marineros con sus remos en alto, lado las nasas vacías y las barcas varadas re- es muy clara. El artistd busca así la verticalidad presentan el esfuerzo de los pescadores en En cuanto a la escena del tercer paño. la época de pobre~a, faltd de pesca, pero que de procesión de los marineros, casi con toda cer- siguen arreglando sus redes pues es su único teza es la Virgen del Carmen, patrona del Mar, m d i n de vida Al ntrn lado la escena de la ale- a'incye Ar~nribia inspirara en esa ((Catum- se gría, del gozo d e una buena captura, que per- ba» o procesión de Los Maredrites o cófrades mite vender su mercancía como hacen las mu- de San Telmo, puede perfectamente ser cual- leres que alegramente vocean con sus cestos quiei procesiún inaiineia de cualy uier pueblo repletos, la balanza simbolizaría la venta. En de nuestra isla, tradición fuertemente arraiga- este bullicioso conjunto de figuras destaca el da y que aíln hoy se practica hombre que vacía un ccsto del que sale una Para comprender la valoración estética catarata de pescados azules. Es la representa- que en ese año de 1954 se daba a esta obra ción de la abundancia, iconográficar-rierite recogeremos aquí un extracto de un artículo asociada al cuerno de la fortuna. publicado en el periódico «Falange»el 23 de En la pared izquierda se representa la par- julio y en el que Luis Doreste Silva se retiere al te negativa y cruda de la realidad son los sii- miiral con estas palahras- frimientos de los marineros tras un naufragio. «( ...) Plreiicibia ha llevado a los pafios altos ofronto- La curiosa utilización de un camello, simbolo izes de la Sala de Actos del Cabildo, unas maqnas alego- .:.-:c:---1- -1- L L- 1- . L I ~ I I I C d U UUtZ L d l l d l I d > , C U I I I U L l d l l > p U I L C I U l IC- i-iiij bre tiene su origen en la inspiración que Aren- l...)ofrece un frenesídel motivo u n apretado arrebato cibia recibió desde Fuerteventura por parte de de vigorosas jiyuras huinanas en moi~imiento, torsos los los relatos de una tía suya muy anciana que magníficos eiz giros violentos de músculos inflados, acu- residía en Pájara y que pasaba los veranos en sado reiterado el escorzo de los brazos coi~gestionados Gran Canaria. Ella le contaba cómo realizaban hasta la deformaci511 ... los enterramientos en landia; pues aunque el 1..) Las criaturas del jardín decorativo de lesus Aren- cemcntcrio oficial estaba en Pájara, debido a cibia construidas en el canón hercúleo y de libertad vo- 12 enorme distancia, c~iando alguien f!!ocTa !untariusa. su.nrugido r! ~scmariu r!? c ! ? ! vibra- debido a causa de enfermedad infecciosa te- ci5i.i ewquisita de la paleta, arnzonizador incomparable niendo que ser enterrado rápidamente, era plcno de pod~rscductorM L ( E S ~ Y jesús h w ~ c i b i a ~ O
  • 7. El mural del Cabildo Ins~lar Gran Canaria de JesúsArencibia de 30 1 .4sí terminaba Doreste Silva este inflama- colorido en los celajes de la esquina que linda d o clogio periodístico dcl que sólo hcmos en^ con la escena de la nasa, cronológicamente tresacado unas estrofas. El crítico llama «vi- sería lo siguiente en acontecer. Después de la bración exquisita de la paleLa» dl colorido que desgracia los pescadores arreglan sus redes, esta muy bien logracio, los fondos nunca rie- a e ahí el vacío y la trisreza de esta imagen, nen paisaje pero sí unos celales de increíble luego todo lo contrario, la alegría y la claridad sensibilidad. de la escena de la descarga del barco, es la En la escena de las nasas, de la falta de victoria d e la luz y tinalmente el agradeci- sustento, de la tristeza y cl vacío, unos nuba- miento de los marinos que en procesión sa- rrniies osrliros se ciernen sobre los persona- can a la virgen 17s el atardecer que dará oaso a jes. En cambio, en la de la abundancia y Id d k - u n nuevo día. gría de los cestos cargados de pescados, el El color tamhien está utilizado para resal- cielo es de un azul celeste con toque? liláceos, tar a los personajes más elaborados pucs la es un cielo limpio, nítido y sobre todo alegre y mayoría de los hombres llevan sólo unos pan- luminoso. En la del naufragio pasa del azul os- talones muchas vcccs rcmangados pero a los curo tormentoso a un rojizo que se va aclaran- quc quicrc destacar los viste con una camisa d o hacia la derecha. Refleio de Id desespera- azul, como el joven que sobre su brazo parece ción de los afectados por la desgracia es este soportar el peso de toda la escena de la nasa fondo turbio pero impresionante. Es como SI o el indígena de pelo largo y negro qiie parece la noche de tormenta estuviera detrás de los gritar en la procesión, que lleva una camiseta marinos que llegan al amanecer y el día fuera roja Son Ins tonos rojos los menas utilizados abriéndose paso según avanza el camello con cn cl conjunto gcncral pcro los usa para dar su fúnebre carga. En carribiu, la escena de la toques de importaiicia en algún lado concre- procesióri.tiene como lorido un ocdso, pues la LO. Predoiiiinari los tonos vetdes y azules y 1117 esta detrás de la imagen de la virgen y los abunda el gris verdoso o azulado. personajes están a su sombra. Arencibia ha «jugado> con el espacio, la El jucgo del color y de la luz está cuidado- luz v el color para crear una armonía de com- samente pensado, no cs casual, cstamos con- posición en la quc luego ha inmcrso un tropel vencidos de que es intencionado. de personajes que desfilan ante nuestros Este análisis del colorido de los d a l e s o j ~ b~nuchos . con fuertes escorms. en postu- nos lleva a realimr una nueva ordenación li- ras pocas veces serenas, siempre luchando de !as ~ ~ a ters o e n a sdespu& CI_ela no- ~ . contra la inmovi!ibx! Los ha mlocado a cada che de tormenta y amaneciendo llegan los lino m su sitio de una forma deliberada pen- marineros con el cuerpo de su compañero sada para crear algo, ese algo que se introdu- el s u h - ciiiogdciu y id U d l ~ d ¡ ~ ~ L I U L ~ & x ~ U i t . C 't. ri-Iiiüestio subcür-fsiieiitecuaridü lo obsei: do camello, el día avanza y nay una relación de vamos. BOTAL.Valcriano ti redisr/io pli~c[ito Ejpona de iqoo- en Fernandc ~ n t o i o g í u CASTR,) O I ~ ~ G O , B criti:n del Arte i2n51- 1 y36 EJiiioiies Península Mad~id, 1967 iinrioi santa Cruz de Teneritc, 1957 C a t ~ l o ~ c d c I ~ ~ c x p o s i c ó n d c l o s é Vbala ¡Par& Barcelona, iivs FLi?R4NLiO ROI)I:I;IIF/ Natalia «Los ~ u r a i e sde lesús i 99n .4rencibia en la evmita de Santa Cdtalina Pueblo Ca-
  • 8. 302 Natalia Ferrando Rodríl~wz nario)» IX Coloqltio de Historia Caniirio Americauia Las Pal- HisLoria Cdndriu C ~ e r i ~ d nL d i Pdlrnas d e Gran Ca- d, m a s de Gran Canaria, IOYO naria. 19% ( e n prensa1 -<La inspiracion de lesus Arencibia e n tuerteventiirau F R G A C i i o ~~ 7 ,~ a r m e n /~ C Artist;is Pldrlicoj de la Academia de dc V Jorn<ldas cstudtoj sobre FurrLevci~iurn Laflzarore Puerto y Canarias. Santa Cruz de Tenerife. 1951 del Rosario, 1951 (en prensa) IICCRiCUEZ UDRESIt, luan La Escupla de Artes deco~ativ~~s de -al n s mi rales he lesús Arencibian Catiilogo Erpoiició~ Liilin P i r a El M u s e o Canario, 75-76, Las P d m x Antolóqica lesiis Arentibio Las Palmas d e Gran Canaria 1962 1991 VVAA I lisloria aei Artr eri Canarias Edirca, Las Pairnas, -«Los rriurdles de lesus A r e n c i b i a ~Aquayro Gran Cana- 1982 ria, n'' 1193, Las Pairnas 1991 VVAA Hon~enaje lesiis Arercibio EUP d e EGB d r I.ai Pal- a -oLos 3 v i d a a o s d e la gesta colombina» X Calmuic dc mas, 1982