Your SlideShare is downloading. ×
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Sentencia Caso Orellana
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Sentencia Caso Orellana

2,346

Published on

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
2,346
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
16
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 1 C/ ENRIQUE ALFREDO ORELLANA CIFUENTES. DELITO: ABUSO SEXUAL, VIOLACIÓN IMPROPIA y ABUSO AGRAVADO RUC 1000763258-K RIT 282-2012 Santiago, nueve de octubre de dos mil trece. VISTO Y CONSIDERANDO: PRIMERO: Intervinientes. Que entre los días dieciséis de agosto y veinticinco de septiembre del año en curso, ante el Cuarto Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago, integrado por los jueces don Cristian Soto Galdames, quien presidió, doña Isabel Espinoza Morales, y doña Laura Andrea Assef Monsalve, se llevó a efecto audiencia de juicio oral en los autos R.I.T. 282-2012, seguido contra el acusado ENRIQUE ALFREDO ORELLANA CIFUENTES, de 42 años de edad, nacido el 05 de noviembre de 1970, cédula nacional de identidad N° 10.328.132-6, casado, economista, domiciliado en Capuchinos Nº 697, comuna de Santiago, representado legalmente por los abogados privados, Francisco Cox Vial, Raúl Neira Vásquez, y Guillermo Cantil Hein. La acción penal fue sostenida por el Ministerio Público, representado por el Fiscal Patricio Macaya Silva, con domicilio y forma de notificación registrados en el Tribunal. Es parte querellante, acusadora particular y demandante civil, doña Yamile Caba Quezada, representada por el abogado don Fernando Monsalve Arias, con domicilio y forma de notificación registrados en el Tribunal. I.- EN CUANTO A LA ACCIÓN PENAL. SEGUNDO: Acusación. Los hechos materia de la acusación fiscal, según aparece del auto de apertura, son los siguientes: “En fechas indeterminadas desde el mes de agosto de 2009 hasta el mes agosto de 2010, en días y horas distintos, mientras las menores de iniciales S.E.O.C, nacida el 11 de octubre del año 2000, P.V.O.C. nacida el 28 de enero de 2006 y C. D. J. O. C., nacida el 25 de julio de 2007, iban de visita al domicilio de su padre, el acusado, Enrique Orellana Cifuentes, al inmueble ubicado en Calle Catedral Nº 2025, departamento N° 309, comuna de Santiago y posteriormente al domicilio ubicado en calle Capuchinos Nº 697, comuna de Santiago, éste procedió a realizar actos de significación
  • 2. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 2 sexual y relevancia a cada una de sus hijas, consistentes en tocar con sus manos los pechos, vagina y ano de sus hijas, como asimismo introducirles tanto los dedos como el pene en el ano de las niñas”. Los hechos de la acusación particular son los siguientes: “En circunstancias que el imputado es el padre biológico y de filiación matrimonial de las menores S.E.O.C, nacida el 11 de octubre del año 2000, P.V.O.C, nacida el 28 de enero de 2006 y de C.D.J.O.C, nacida el 25 de julio de 2007, y en el marco de un régimen de visitas desde el mes de agosto de 2009, en el cual el imputado se lleva a las niñas en fechas indeterminadas en días y horas distintas a su domicilio ubicado en calle Catedral N° 2025 departamento N° 309, de la comuna de Santiago, y posteriormente a su actual domicilio ubicado en Calle Capuchinos N° 697 de la misma comuna; ha procedido, en forma reiterada, en diversas ocasiones y días, desde agosto del año dos mil nueve y hasta agosto dos mil diez ha realizar actos de significación sexual y relevancia a cada una de sus hijas, consistentes en tocar con sus manos los pechos, vagina y ano de las niñas, como asimismo introducirles dedos y penetrarlas analmente”. A juicio del Ministerio Público y de la acusadora particular, los hechos descritos son constitutivos de los delitos de violación impropia, abuso sexual y abuso sexual agravado en carácter de reiterado, ilícitos previstos y sancionados respectivamente en los artículos 362, 366 bis en relación al 366 ter y 365 bis, todos del Código Penal, cada uno de ellos en grado de desarrollo consumado, fueron perpetrados por el acusado en calidad de Autor, de conformidad a lo establecido en el artículo 15 N° 1 del Código Penal. Según el Ministerio Público perjudica al acusado, en todos los hechos motivo de esta acusación, la agravante contemplada en el artículo 13 del Código Penal. Según la acusadora particular, al acusado le favorece la minorante de responsabilidad criminal prevista en el artículo 11 N° 6 del Código Penal, esto es, la irreprochable conducta anterior, en tanto le perjudica la circunstancia agravante de responsabilidad criminal contemplada en el artículo 13 del Código Penal, esto es, ser las agraviadas las hijas del acusado, lo que se acredita con los certificados de nacimiento de las niñas afectadas. Además, tiene la agravante del artículo 12 N° 1, el cometer el delito contra las personas con alevosía, entendiéndose que la hay cuando se obra a traición o sobre seguro; 12 N° 5, esto es “actuar con
  • 3. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 3 premeditación conocida o emplear astucia…”; 12 N° 6, esto es “abusar de la superioridad de su sexo, de sus fuerzas … en términos que el ofendido no pudiera defenderse con probabilidades de repeler la ofensa”; 12 N° 7, esto es “Cometer el delito con abuso de confianza”; y 12 N°18, esto es, “Ejecutar el hecho con ofensa o desprecio del respeto que por la dignidad, autoridad, edad o sexo mereciera el ofendido, o en su morada, cuando él no haya provocado el suceso” . La Fiscalía y la acusadora particular solicitan se aplique al acusado una pena de presidio perpetuo calificado, más las accesorias legales, incluidas las especiales del artículo 372 y 372 ter del Código Penal y costas, como autor de los delitos objeto de la presente acusación. EN CUANTO A LA ACCIÓN CIVIL. TERCERO: Que, Fernando Monsalve Arias, en representación de doña Yamile Caba Quezada, interpuso demanda civil de indemnización de perjuicios contra el acusado Enrique Alfredo Orellana Cifuentes, cédula de identidad N° 10.328.132-6, ingeniero comercial, con domicilio en Capuchinos 697, comuna de Santiago, representado legalmente por el abogado Francisco Cox Vial, con el objeto de que sea condenado a indemnizar los perjuicios ocasionados a su representada y a las víctimas por el delito de violación impropia, abuso sexual y abuso agravado en carácter de reiterado, descritos y sancionados en los artículos 362, 366 bis en relación al 366 ter y 365 bis, todos del Código Penal, todos en grado de desarrollo de consumado. Funda la demanda civil en los hechos materia de la acusación particular ya reproducidos, y en que la conducta delictiva del acusado y demandado civil ha provocado tanto en ellas como en su madre, Yamile Caba, sufrimiento, dolor, angustia, miedo, vergüenza, ansiedad, problemas en el colegio y tratamientos psicológicos, causado por quién debía ser el protector de ellas y por quién sentían un amor inconmensurable, por ser el padre. Tanto así, que nunca dijeron nada de lo que les ocurría por miedo. El daño causado tanto a las niñas como a la madre, quien ha debido enfrentar todo lo que ha significado este proceso junto a sus hijas (exámenes, interrogatorios, cuestionamientos, entre otros) es irreparable, por cuanto nada cambiará el hecho de haber sido el padre quien violó y abusó reiteradamente de sus hijas. De esta forma, siempre estará presente el recuerdo doloroso de estos años y este proceso judicial en ellas, en su madre y en su entorno más cercano; más aún, las consecuencias de estos
  • 4. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 4 hechos en ellas si bien ya se han visto reflejados en sus conductas, pueden ser permanentes o requerir de forma constante de atención psicológica u otros soportes profesionales como apoyo para desenvolverse en la vida. A las víctimas, el padre les ha quitado la posibilidad natural de ser niñas con una vida normal y acorde a su edad, fueron vulneradas reiteradamente y sin compasión alguna. Si bien el daño no será reparable de una forma total, porque el recuerdo de haber sido dañadas por su propio padre permanecerá en ellas, la ley ha previsto como medio de reparación la indemnización por daño moral. Así, solicita respecto de cada una de las niñas, S.E.O.C, P.V.O.C. y C.D.J.O., víctimas de los delitos cometidos por su padre, que se condene al demandado al pago de una suma de doscientos millones de pesos ($200.000.000) por cada una de ellas, es decir, la suma de seiscientos millones de pesos ($600.000.000) o la suma mayor o menor que considere el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal, todo ello por daño moral. Respecto de la madre de las niñas ya individualizadas, Yamile Caba Quezada, se condene al demandado civil Enrique Orellana Cifuentes, al pago de la suma de doscientos millones de pesos ($200.000.000) o la suma mayor o menor que determine el Tribunal Oral en lo Penal, por daño moral. Dichas sumas deberán ser reajustadas, según la variación del I.P.C, entre la fecha en que quede la sentencia firme o ejecutoriada y la fecha real de pago, junto con las costas de la causa. CUARTO: Alegatos de la Fiscalía. Que, en su alegato de apertura la representante del Ministerio Público ratificó los hechos de la acusación. Indica que el caso de hoy es un claro ejemplo de lo que constituye una agresión sexual reiterada en el contexto de una relación familiar. Tiene condiciones distintas, tiene relación como padre y abusador, se da una ambivalencia, lo que produce que este tipo de develaciones no es fácil que se efectúen, y cuesta superar. Señala que incluso se modificó la norma permitiendo que puedan denunciar una vez que los hijos cumplan la mayoría de edad. Estos hechos ocurrieron cuando las menores tenían 3, 4 y 9 años, y han transcurrido tres años, con el consiguiente cambio o desarrollo educacional, una de ellas comenzó con clases de educación sexual en el colegio. El tribunal tendrá que juzgar una violación reiterada de un padre contra sus tres hijas ocurrido entre agosto dos mil nueve a agosto dos mil diez, época en que los progenitores se separan yéndose a vivir el padre solo
  • 5. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 5 a un departamento en calle Catedral, y luego a una casa en calle Capuchinos con su nueva pareja, y en este tiempo las agredió. Los hechos los comenzó a conocer la madre de manera accidental, sorpresiva y traumática. La señora Yamile Caba el dieciséis de agosto dos mil diez, va al Colegio Mariano a reunión con la directora, para ver la problemática conductual que presentaba Sofía. La directora le dijo que su profesora jefe le dijo que cada vez que las niñas regresaban de las visitas con el padre los fines de semana, llegaban distintas. Sofía era retraída, tímida, no quería ver los fines de semana a su padre. La directora le dice a la madre si no es raro que no quiera ir a ver al padre, la niña volvía ansiosa, se masturbaba compulsivamente, situación de largo tiempo, y esa hermana le dice que las lleve a hacer un examen, o que haga denuncia. La señora Yamile Caba inicia un largo peregrinaje a partir de ese momento, buscando justicia. Pide hora con psicólogo para ese día, pero no alcanzó a llegar, el día martes las lleva al pediatra de toda la vida, el doctor Wolff, que sólo constata lesión en un brazo de las niñas; las deriva a un ginecólogo, que no encuentra nada, le dice que no tiene los elementos adecuados y le sugiere ir al Servicio Médico Legal; la ginecóloga le dice a la directora que vio algo extraño, y que por eso las derivó al Servicio Médico Legal. Al día siguiente se les efectúan las pericias por el doctor Roncone, doctor con vasta experiencia en vaginas y anos a través del instrumento colcoscopio (una gran lupa) elemento invasivo que permite amplificar lo que ve el médico. Este doctor revisa a las menores, sin establecer mayor diálogo con ellas, sino con la madre quien iba a denunciar por abuso sexual, pero gran sorpresa el doctor encuentra en las tres menores penetraciones anales con objeto contundente, y las fijaciones fotográficas tomadas, darán cuenta de que sí hubo lesiones, y sí hubo penetraciones, el doctor es funcionario de un organismo técnico, organizado, imparcial, objetivo, sin interés, sin saber qué niñas tenía delante, revisa niñas de apellido Orellana. Y la madre ahí se entera que sus hijas habían sido objeto de violaciones reiteradas, a partir de esta situación comienza un largo camino, las niñas fueron revisadas con un procedimiento invasivo, comenzando para ellas todo este trauma, se sometieron a pericias sicológicas, siquiátricas, y de reparación, incluso la madre se efectúa una pericia siquiátrica para acreditar que no tiene sicopatía ni deseos de venganza.
  • 6. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 6 Todo esto para establecer que ellas son víctimas de los hechos acusados, y que el autor que es el padre niega a practicarse cualquier pericia siquiátrica. Además de ello, la menor Sofía que había sido tratada desde siempre a tratamientos sicológicos y siquiátricos, para ver un cambio de conducta, siendo atendida por la sicóloga Ximena Rojas Retamal, quien la atiende desde el año 2006, y les dice a ambos padres que existen signos de abuso sexual, los dos padres dicen que no, y lo relacionan con la situación de bullying de la Scuola Italiana, omitiéndose esta línea. Desde ahí el padre nunca más apareció en las consultas de esta sicóloga. Además declarará la profesora hermana Isidora, que señalará cómo llegaba Sofía luego de ver al padre los fines de semana, y cómo cambió desde que no fue más; también declararán los funcionarios carabineros que estaban en el Servicio Médico Legal, como Solange Tapia Quila, quien toma declaración a Sofía sin intervención de la madre, así como las declaraciones de Rose Marie Fuenzalida, María Luisa Díaz Robles y Marcela Concha, quienes periciaron a las menores concluyendo que es un relato válido y creíble, también el perito Raúl Molina Bravo, que evaluó a la madre, concluyendo que no tiene sintomalogía. Escucharemos a la defensa, que traerá a un seudo perito Leonardo González Wilhem, que carece de las competencias profesionales, no es ginecólogo, es Doctor pero su tesis fue de accidentes de tránsito, trabajó en el Servicio Médico Legal de Temuco, pero informando sobre lesiones, siendo sancionado por faltas a la probidad. Su pericia es una pericia de antecedentes y de fotos pixeladas de mala calidad, y concluye que el doctor Roncone se equivoca, quien tiene más de 20 años de experiencia. También escucharemos a la sicóloga Greter Macuran, quien siempre por la defensa declara que los relatos no son creíbles, que los relatos no son válidos que todo está mal, pericia a Sofía y Catalina, y hace metapericias a las tres, y dice que no tiene sesgo. Escucharemos declaraciones de personas que conocieron al acusado en ámbito laboral, que era excelente funcionario, trabajador, pero que nada aportan para esclarecer estos hechos. Con la declaración de la madre, sicólogos, psiquiatras, peritos, médicos, funcionarios policiales, y eventualmente las menores, se probará más allá de toda duda razonable que entre agosto de dos mil nueve y agosto de dos mil diez, fueron abusadas y violadas analmente por el padre.
  • 7. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 7 En el alegato de clausura, refirió que es categórica la responsabilidad de Enrique Orellana, porque un médico del Servicio Médico Legal, estableció que habían lesiones anales, cuestión indesmentible, quien explicó de manera gráfica que el daño que había podido constatar en las menores era progresivo, de Catalina dijo que tenía un ano relativamente con cierta forma, el ano de Paz tenia ciertas deformaciones, y el de Sofía tenía su arquitectura totalmente destruida, él pudo observar desgarros más grandes a las 12 y a las 6, esto lo dijo Enrique Roncone, perito que examinó a las menores, el 19 de agosto de dos mil diez, cuando la madre fue a efectuar la denuncia, que no sabía quiénes eran las menores, que pudo observar con colposcopio, y tiene más de 20 años de experiencia desde que egresa de la escuela. Esta pericia la hizo del examen clínico viendo directamente lo que percibía en ese momento, respecto de cada niña, usando el colposcopio, y haciendo fijación fotográfica, dijo que había tono anal disminuido pero que no era observado a través de las fotos, por lo que el perito de la defensa no pudo constatar lo anterior, ya que sólo observó fotos, que en su momento dijo que eran de mala calidad, además de analizar los antecedentes que le entregó la propia defensa, y que no tiene experticia en sexología forense, por tanto no tiene el desarrollo clínico necesario, y sólo defiende los intereses de la parte que lo presenta. Asimismo, la médico Paulina Merino al no tener los instrumentos adecuados, esto es, colposcopio derivó a las menores al Servicio Médico Legal, encontrándose en las menores un daño, esto es, lesiones anales. El doctor Roncone no tenía interés en encontrar daño en las niñas, sólo señaló lo que vio a través de su experticia y lo que observó por colposcopio. Además hay que señalar que el acusado efectuó una manipulación permanente y constante en sus víctimas en un contexto de Violencia Intrafamiliar, la madre no denunció por sí sola, sino a instancias de la directora del colegio, quien le dijo que la niña no quería ir a ver el padre, que llegaba mal los lunes luego de ir a ver al padre, que la masturbación compulsiva era constante, que la llevara a una evaluación. La madre va donde una sicóloga a pedirle que las niñas no pernocten con el padre, luego la madre va donde el doctor Wolff, quien merece dudas su credibilidad en cuanto al tema de las fotos, que no fueron mostradas a la doctora Paulina Merino, va al juzgado de menores, buscando ayuda. Llega la madre al Servicio Médico Legal, y por primera vez escucha la
  • 8. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 8 madre a su hija Sofía decir lo que le hacia el papá, a la funcionaria de carabineros Solange Tapia Quila en un relato espontáneo y libre, que al final le hizo preguntas para aclarar los hechos. No es una denuncia motivada por Yamile Caba, sino que motivada por terceros. La hermana Isidora profesora jefe de Sofía dijo que ésta era inteligente, callada, que le contó que no quería ir donde el padre, y que cuando no fue estaba muy contenta, que los lunes cuando llegaba después de visitar al padre, era terrible como llegaba, también dijo que luego de hablar con el padre que era o un tremendo padre, o era un farsante. Agrega que con los correos electrónicos queda evidenciado que era un manipulador permanente y constante como agresor sexual. Además se escuchó el relato de las tres menores, en que Sofía decía que el papá se subía arriba de ella, que le dolía todo el cuerpo, que esto era un secreto, lo que es común y típico de las agresiones sexuales intrafamiliares. Sofía estaba incómoda y evitativa, coincidente con lo que dijeron las peritos, y este tribunal deberá darles credibilidad. La perito Macuran dijo que la niña tenía ropa inapropiada que le quedaba chica, es solo para justificar los honorarios. Paz dijo que su papá le pegó con un palo en el poto en las noches, no sabía cómo explicarlo, dijo que el palo era como una gota de agua, lo que las máximas de la experiencia llevan a decir que un palo con forma de gota de agua, no puede ser inducido por un tercero, y no ha vuelto a sentir ese dolor. Catalina dijo que su padre le metía un cable en el poto, le costó mucho contar lo que había vivido, esto lo pudo apreciar el tribunal directamente. También se escuchó a la doctora Marcela Concha, que dijo que el relato y testimonio de Sofía eran creíbles de acuerdo al SVA, distinto de lo concluido por la perito Macuran quien no tiene rigor y se basó en antecedentes entregados de manera selectiva por la Defensa, efectuando pericias y metapericias de las niñas, y llegando a pronunciarse sobre las pericias sexológicas del Servicio Médico Legal. Los peritos presentados por la Defensa tienen un interés al ser contratados por éstos. En relación con Catalina la psiquiatra Fuenzalida, dijo que fue muy difícil conseguir relato pero que había indicadores de maltrato, con Paz no hubo relato, porque no hubo vínculo, pero no importa porque el tribunal la observó, los hechos se prueban con la declaración de
  • 9. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 9 las niñas y con los informes del doctor Roncone. Se demostró que la madre no puso ningún impedimento a que el padre viera a las niñas, con el acuerdo de visitas, lo declarado por la propia abogado del acusado, y por los innumerables correos electrónicos en ese sentido. La madre siente culpa por no haberse dado cuenta antes, del daño que han estado sufriendo sus hijas. No existe el síndrome de alienación parental reconocido por la asociación de sicólogos de Estados Unidos. En este caso hay violación porque hay lesiones, hay daños, ocurrieron en los años dos mil nueve y dos mil diez, tanto en el departamento del padre de calle Catedral, y en casa de Capuchinos, la madre desconocía que existía el departamento. La señora Saxton, señaló que había conversado con la hermana Daniela, y que ésta le dijo que le había señalado a la madre que podía haber una situación de abuso. Por todos estos antecedentes entiende que se probó más allá de toda duda razonable que Enrique Orellana agredió sexualmente a sus tres hijas durante los años dos mil nueve y dos mil diez, en calle Catedral y Capuchinos, y que no hay ningún elemento capaz de generar una duda razonable de que las lesiones de las niñas no pudieren haber sido provocadas por el acusado. En la réplica, el Ministerio público señaló que la defensa dijo que el doctor Roncone no había dicho que el tono del esfínter anal no se podía apreciar en fotografías pero sí al momento de hacerse el examen clínico, por tanto no puede ser remplazado un examen clínico con fotos, como lo hizo el perito de la Defensa; el Sr. Ronconeha trabajado toda su vida en el área ginecológica, revisando zona perianal, a diferencia del doctor González, que no trabaja con colposcopio, nunca ha profundizado temas de sexología forense, ni publicado algo respecto de ese tema. El doctor Roncone dijo que realizado el examen, si tiene dudas puede hacer más exámenes, lo que no ocurrió en este caso; además que el doctor dijo que trabajaba dos tardes y un turno de 24 horas rotativo los fines de semana; Yamile Caba luego de la declaración de Sofía ante la carabinero de Tapia, se entera de que se trataba de una violación, no antes; las fotos que exhibió la defensa, referidos a un atlas, no corresponde; el que no haya habido sangre, puede haberse debido al uso de algún lubricante; Catalina no dice que los hechos hayan ocurrido dos horas antes, además las niñas han tenido una evolución por el transcurso del tiempo, pero el núcleo duro de la denuncia se ha mantenido siempre; el doctor Wolff y la
  • 10. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 10 doctora Ximena Sepúlveda, tenían un conflicto de intereses grave al ser accionistas de la Clínica Las Condes, ya que no se dieron cuenta de lo que sucedía, y el doctor Wolff temía una demanda civil contra él y la clínica. Respecto de haber encontrado pornografía en el computador institucional del acusado habla de que es una persona capaz de sobre pasar todos los límites; Sofía señaló que tuvo un brazo quebrado, y que el papá le frotó los pechos; a las niñas les costó mucho declarar, todas hablaban de un dolor, y no fueron inducidas; el doctor Roncone no cortó y pegó la pericia en sus conclusiones, tiene experiencia y experticia suficientes, y ningún interés particular en el caso. QUINTO: Alegaciones de la querellante. Hoy damos inicio a un juicio complejo por la materia, los hechos, y porque es el tercer juicio oral, conociendo las declaraciones de los dos primeros juicios. Por la materia es porque se acusa a Enrique Orellana que abusó sexualmente y accedió carnalmente vía anal a sus tres hijas, es difícil imaginar que un padre viole a sus hijas y cree que demostrarán más allá de toda duda razonable, que el acusado sí violó a sus hijas, cuando se encontraban a su cuidado, menores de edad que apenas sabían hablar, no podían hablar por su capacidad, también por el tiempo transcurrido, por los juicios realizados, la defensa apelará a que no se declarará como se hizo en el primer juicio, esto no es contradicción eso es normalidad Este juicio es paradigmático, nos encontramos ante una violación o ante lo que pretende la defensa de una conspiración entre la madre, su familia, el Servicio Médico Legal, y la institución schoenstatiana. Pero la lógica, las máximas de la experiencia dirán con las declaraciones de los testigos, que no fue planificada la denuncia, la madre no denunció primero en carabineros ni en fiscalía, fue un proceso distinto, funcionarios públicos periciaron a las niñas y encontraron lesiones en las niñas de violación anal, si no se logra condenar no hay otra prueba en Chile que sirva para acreditar una violación. No hay certeza de que las niñas declaren por el daño que presentan y no tienen el alta médica para comparecer. Los hechos ocurrieron en dos lugares distintos, en uno vivía absolutamente solo, en el otro vive acompañado de su actual pareja y familia, la teoría de la defensa se basa solo en este segundo lugar. No hay prueba de que las niñas no hayan pernoctado solas con el padre en el primer domicilio. Para condenar no es posible considerar que el violador
  • 11. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 11 tenga una cara especial o ropa especial, no se puede acreditar o descartar un delito por la apariencia, siempre se alega inocencia, y excepcionalmente confiesan. Considera que la prueba es consistente con la acusación fiscal y de su parte y es consistente con los hechos, son tres hijas violadas. Respecto de la acción civil se sostiene, sabiendo que su resultado es inútil, sabe que no podrán cobrar, el padre debe cuatro meses de pensión de alimentos, pero ni se podrán cobrar. Sostiene que la prueba será contundente para condenar. En su alegato de clausura, señala que es culpable el imputado de acceder carnalmente a sus tres hijas menores de edad, desde agosto de dos mil nueve y agosto de dos mil diez, en dos domicilios en calle Catedral y calle Capuchinos. La certeza al señalar la culpabilidad, por la materia, por tratar de probar algo difícil de imaginar que un padre violente sexualmente accediendo carnalmente con sus dedos y pene a sus hijas, pero es claro por la prueba presentada, los relatos o frases o palabras de la víctimas y las anteceden físicos, muchas veces se tiene sólo uno, en este caso están ambos, de tres víctimas, que presentan relato o frases concordantes con un relato de agresión en su sexualidad e imputabilidad directa del acusado y las tres presentan antecedentes físicos de la agresión sexual. El tribunal debe con lógica y experiencia juzgar y con estos antecedentes que dan las niñas y el examen físico determinar. La duda que pretende plantar la defensa es respecto de los relatos, se cuenta la historia familiar, se desarrollará una hipótesis de una denuncia falsa de que Yamile armó con las hermanas y la perito Macuran de un síndrome de alienación parental, esta hipótesis el tribunal la debe sopesar con toda la prueba y determinar si se le da credibilidad a los relatos de las niñas. Esta parte cree que se ha cumplido con el estándar de convicción, porque la única persona que no le da credibilidad a las niñas (G. Macuran), que efectuó las pericias y metapericias de todas las niñas, no siguiendo a un profesor o referente a seguir, además que efectuó sus pericias de credibilidad teniendo a priori características de personalidad de la madre, a quien no perició, indicando que tiene todas las características de una padre alienador. El tribunal en su contexto es quien determina la credibilidad de los relatos de las niñas.
  • 12. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 12 Hay ciertos antecedentes no controvertidos: que existe una separación entre Enrique Orellana y Yamile Caba, que existió una relación directa y consentida entre todo el año dos mil nueve y hasta marzo de dos mil diez, y luego con acuerdo judicial desde marzo y hasta agosto dos mil diez, y que las niñas concurrían con el papá al departamento de calle Catedral. Nadie conoció este departamento ni pernoctó con las niñas, Sofía dormía en un sillón cama, Catalina y Paz dormían en la cama con el padre. La madre no concurre nunca directamente a hacer una denuncia, la madre tiene una reunión con la directora del colegio, luego va donde el doctor Wolff, quien deriva a la doctora Paulina Merino, quien no encuentra antecedentes clínicos a simple vista, pero que ella le recomienda que vaya donde un abogado o al Servicio Médico Legal; luego de todo esto la madre concurre al Servicio Médico Legal, este es el recorrido de la madre, y demuestra que no es una denuncia falsa. Lo que sí ocurre son ciertos dichos, palabras o frases de las tres menores, que tienen distinta interpretación de las peritos, pero las niñas son claras en imputar al padre que les hacía cosas malas, que les pegaba en el poto, que les metía un dedo. Catalina habla de un cable y también un clavo en el poto, como dos hechos distintos. Paz dice que el papá le hizo cosas malas, que le contó a la mamá en el auto. ¿Cómo justificamos estos relatos? Son de connotación sexual, la única posibilidad para controvertir aquello es el síndrome de alienación parental, que es controvertido, que es inducción de un relato que lleva a una denuncia falsa cuando los padres están separados. De ninguna de las niñas se tiene antecedente respecto de alguna inducción de relato. La testigo de la defensa Ximena Sepúlveda, dijo que la menor Paz no puede ser inducida, entonces como va a ser inducida respecto de algo mucho mayor que es una violación o agresión sexual. Las tres menores no pueden ser inducidas por un síndrome de alienación parental. No hubo obstrucción de contacto con las niñas y el padre, no se cumple porque hubo incluso visitas consensuadas. Respecto de la denuncia es evidente que con las pruebas se denuncia, que el padre es malo, no se cumple porque las niñas quieren que vuelva el padre, dicen que el padre está loco; y consecuencias en las niñas, lo que existe por las secuelas emocionales y físicas sobre todo de Sofía que fue violentada sexualmente por el padre.
  • 13. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 13 Se acreditó que no existe inducción en las niñas, no existe alienación parental, sí existen imputaciones directas concordantes con la edad de las menores, con los daños sufridos y con las pericias sexológicas. En cuanto a los antecedentes físicos, concordantes con la acusación, el tribunal debe fallar con la lógica y la experiencia, saber sopesar la prueba que llevará a dar convicción de que no es lo mismo el perito González presentado por la defensa que el perito Roncone. El perito González no tiene experticia en sexología forense, nada en el ámbito de anos y vaginas, su experiencia son sólo tres pericias sexuales, en contrapartida con el doctor del Servicio Médico Legal, con más de 17 años de experiencia, manejando el instrumental necesario, que no tuvo dudas respecto de antecedentes físicos en los anos de las menores de lesiones físicas concordantes con penetración. Respecto de las demás pruebas de testigos que dan cuenta que llegaba bien a su trabajo, no modifica en nada el hecho de que un violador no llegara bien a su trabajo, nunca se va a saber si se hizo un peritaje de control de impulsos sexuales, u otro peritaje que avalara la tesis del Ministerio Público, de acuerdo a las garantías. Las pruebas respecto del abuso, según los testimonios de las niñas, y de la violación por el informe sexológico, son contundentes y claras. No hay un estándar mayor que escuchar relatos en el tiempo sustentados, y a su vez antecede físicos efectuados por un experto. La acción civil se sustenta en el daño sicológico demostrado, el daño causado a las víctimas dan cuenta de un daño moral extenso. En su réplica, expone que la defensa planteó un esquema referido a lo que dijeron las niñas, lo que es un alegato de clausura normal, pero el considerar que cada víctima declare igual en cada declaración o juicio declaren exactamente lo mismo siempre, es irrisorio, porque la experiencia nos indica lo contrario, en dos años y seis meses, es imposible mantener textual el primer relato; además se contrapone a los dichos por Ximena Sepúlveda que dijo que Paz no podía ser inducida, pero las testigos De Garrido y Gómez, dicen que Paz y Catalina, señalaban que la nueva pareja era una bruja mala y que se los dijo la mamá. La defensa se basa en una teoría de la conspiración, entre el Ministerio Público, el doctor Roncone, el querellante, la teoría es que el doctor Roncone efectuó un falso examen, sabiendo que las niñas periciadas eran sobrinas de Sheila Caba. Respecto de las pautas de
  • 14. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 14 consenso la defensa le preguntó al doctor Roncone que si existiese alguna duda en un examen, entonces se pueden hacer más exámenes, por lo que el doctor no ha incumplido ninguna pauta aplicable en el SML, este doctor se manejó con las pautas chilenas que se aplican a todos los chilenos. SEXTO: Alegaciones de la Defensa. Por su parte, la defensa del imputado en su alegato de apertura, manifestó que este es un caso complejo, especialmente porque todo el mundo asume que el acusado era culpable, fue detenido en presencia de la televisión en horario prime, lo que afecta porque las contradicciones en este juicio en relación a los anteriores son mayores. En cuanto al Sr. Roncone, ginecólogo experto en órgano sexual femenino, no en el ano, en el primer juicio dice conocer a Sheila Caba, recuerda el año en que estudió y la especialidad, en el segundo juicio no recordaba nada, es relevante porque Roncone trató de ocultarlo en el juicio, además después con la primera declaración de nulidad, se les da una pauta de errores cometidos por el Ministerio Público y querellante en el primer juicio, y así Roncone dice que las fotografías fueron sin pujo, a diferencia del primer juicio, en que dice que no recuerda. Además Sheila Caba en el primer juicio dice que estuvo todo el día en el Servicio Médico Legal, y no así después, la señora Sheila tiene una participación activa, además la señora Greter Macuran hace dos pericias y tres metapericias, y el Sr. Roncone hace las tres pericias sexológicas de las niñas. Qué sentido tiene tener tribunales imparciales y objetivos si la respuesta la darán los profesionales del Servicio Médico Legal. Respecto de Catalina y Paz, las conclusiones son las mismas, fue cortar y pegar, por lo que tratarán de acreditar que él no es competente, no es especialista en medicina legal, trabajó sólo cuatro meses en dicho Servicio, su especialidad es gineco obstetra, y su perito Sr. González, tiene especialidad de medicina legal, que tiene conocimientos, que estudió, versus el informe formulario del Sr. Roncone, que cometió errores, las primeras declaraciones prestadas por Paulina Rodríguez Directora del colegio, Cristina De Mussy, profesora de Sofía, les dice que la razón principal para no ver al padre fue que habían otros hijos, que son los hijos de su nueva pareja, y cuando Enrique lleva a las niñas por primera vez a casa de su pareja fue porque estaban esos hijos, la psiquiatra Ximena Sepúlveda de la Clínica Las Condes, jamás vio o percibió algún signo de abuso sexual, la única que vio algo de abuso sexual fue Ximena Rojas,
  • 15. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 15 nadie más, ni la madre tenía ese conocimiento y nadie le advirtió esta situación de abuso anterior. Respecto de las profesoras en sus primeras declaraciones dicen que las niñas iban mal aseadas, Sofía tenía problemas masturbatorios pero que venían de antes, nadie dice nada de Paz y Catalina, y ellas hablaban y rezaban pidiendo que el papá volviera a la casa y dejara a la bruja malvada que se lo había llevado, esa expresión se las enseñó la madre, presentarán correo electrónico de Sofía con el papá que quería estar sola con él, no con los otros niños. Después de que sale en las noticias que Enrique Orellana es detenido por violar a sus hijas, el Sr. Roncone dirá que hay desgarro y cicatriz antigua que implica un sangramiento previo, y nadie vio nada de ello, y no hay pruebas de otra mancha más que de sangre. El propio carabinero Hernández, declara que el sitio del suceso estaba tal cual, no había sido limpiado con cloro o algún similar. Las personas cambian su declaración cuando esto salió en la televisión, cambia la declaración de la directora del colegio, la madre dice que nadie le advirtió nada del abuso, la Sra. Debussy y las conductas masturbatorias de Sofía también van variando; el perito Sr. González, dirá que no hay nada, él envió las fotografías a la experta Joyce Adams experta en EEUU, también declarará Greter Macuran, que indica que respecto de Sofía está en ciernes de un síndrome de alienación parental, dará cuenta de lo mal llevado de la entrevista de Catalina, situación que tanto los dos tribunales que lo vieron concluyeron que la entrevista fue mal llevada, y la perito le sugirió las respuestas. Este será el juicio en que la rigurosidad de las declaraciones será importante, no puede haber declaraciones acomodaticias, lo cierto es que se produce consternación y contaminación en los relatos de todos, de las niñas, por el entorno familiar, la Sra. Sheila Caba dijo que la noche anterior vio algo blanquecino en el potito de Catalina, lo que implica que la noche anterior habría sido violada, lo que no es tal, y no se condice lo que dijo el Sr. Roncone en que el fin de semana del quince de agosto de dos mil diez las niñas no fueron violadas. Cuando declaró Sofía en el primer juicio dijo que el papá le metía el pene en la vagina, y el Sr. Roncone dijo que el himen estaba intacto, y en el segundo juicio dijo que el papá metía el pene en el ano, y le tocaba los senos; también cambia la declaración de Catalina en el primer juicio dijo que le metía un clave (cable) de televisión el papá y Mateo de tres años, lo
  • 16. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 16 que muta a que el papá le metió clavos en el potito, se concluye que el interrogatorio fue sugestivo, hay una gran contaminación por todos los declarantes. Declarará Ximena Sepúlveda, psiquiatra diciendo que Sofía está muy enojada con el padre participando activamente en el conflicto de la separación, y le escribe que quiere verlo solo, las niñas quieren al papá. Estamos hablando de violación con cicatrices de desgarros antiguos, implica una dinámica distinta de la del abuso. El papá ha hecho todo por sus hijas, él aprendió italiano para enseñarle a su hija, él las llevaba al doctor, hay pequeños matices que importan de sobre manera como se declare en este juicio, y lo harán valer para lograr acreditar la inocencia de su representado. En el alegato de clausura, la defensa indicó que estos casos son complejos, la duda razonable juega en contra de una persona equivocada, al tratar de proteger a los menores se amparan en la duda razonable, pero quienes tienen que probar son los acusadores y se ha logrado acreditar que Enrique Orellana es inocente de todos los cargos imputados. El perito González, tiene una visión sobre las pericias, es independiente de quien le paga, y si se considera que lo dicho por el Servicio Médico Legal es indubitado, habría que cerrar a los Tribunales. El sistema permite a la Defensa contratar sus propios peritos, en este sentido Greten Macuran estuvo presente en las pericias de credibilidad del Servicio Médico Legal y grabó las entrevistas, no así las propias peritos de dicha institución. Los informes sexológicos dicen que hay daño y se acompañaron imágenes, pero no existe cadena de custodia de las fotografías, no dan confianza de que éstas fueron tomadas a las niñas, sí hay cadena de custodia de la sangre, entonces porqué no de las imágenes, incluso estas se acompañaron a instancias de su parte, y esos anos no están dañados. El perito González dijo que había hecho tres pericias de esa naturaleza, conocía la bibliografía a diferencia del señor Roncone, los peritos y testigos que presentaron no acomodaron sus declaraciones, a diferencia de la señora Yamile Caba. Es un caso difícil porque el daño ya está hecho, la familia ya está destruida, su parte solo en este juicio pudo ver después de tres años a las niñas.
  • 17. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 17 Cree que sí hay contaminación de relato con modificaciones sustanciales en ellos. Es importante ver el contexto en el cual se dan las declaraciones, la psiquiatra Ximena Sepúlveda, dice que el problema de la dinámica familiar en la cual vive Sofía, era que los padres parecían hijos, estaban invalidados como padres, Sofía sufre ansiedad por separación vinculado a la figura de apego con la madre, tenía sobrepeso, problemas de bullying, aparecen conductas masturbatorias, la prueba documental N° 163, del doctor Wolff, dice que la agresividad de Sofía aparece cuando se ausenta el padre. Una violación anal concluye la pericia del Sr. Roncone, explicando el doctor González que cuando éstas suceden se compromete piel, tejido y músculos, siendo una lesión sumamente dolorosa, que sangra abundante, que destruye músculos, que deja cicatrices, uno no ve a un niño queriendo que el padre vuelva, o rezando para que vuelva y se aleje de la bruja malvada. El doctor Wolff vio periódicamente a Sofía, jamás detectó en ella heridas sangrantes ni en las otras niñas. Llegó a su consulta por infecciones urinarias, claramente revisó la zona vaginal y anal. Dijo que el padre iba que aparecía preocupado, no como la conclusión de la testigo De Mussy que podía ser farsante porque no la saludaba cuando era profesora de Tecnología y Religión de Sofía, y que no la llevó al colegio el año dos mil diez. La doctora Sepúlveda no vio la necesidad de derivar a Sofía a otro especialista, no encontraron ni asociaron la masturbación de Sofía con tema de abuso. La única persona que encontró algo de abuso era la sicóloga Ximena Rojas, que ni siquiera le contó a la co-tratante psiquiatra Sepúlveda. La sicóloga Saxton tampoco indica nada. Sofía habría sufrido bullying en el Colegio Mariano, le decían gorda, pareces elefante, según la prueba documental N° 168 y 169. También el doctor Wolff dijo que Sofía sufría alucinaciones, era una niña cristal. En el informe de la señora De Mussy que el año dos mil nueve, Sofía tenía masturbación, y el informe dice que los lunes eran terribles, no dice cada 15 días. Además lo dicho por las profesoras de Paz y Catalina dicen que las niñas pedían que el papá volviera a la casa.
  • 18. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 18 Otro antecedente que se trató de ocultar fue el hecho de que ya había habido al interior de la familia de Yamile Caba, una denuncia por abuso. Sofía sabia información relativa a la infidelidad del padre, que tenía una amante, a la psiquiatra Sepúlveda le dijo que se sentía invisible, desplazada, que el padre no la veía, de hecho en un mail al padre le dice que lo quiere ver pero sin Jenniffer y sus hijos. En constancia de veintitres de abril la madre dice en carabineros que el padre devolvió a Sofía a la casa y se llevó a las pequeñas a casa de Jenniffer. La señora Yamile, dice que son mentiras lo que dijo la directora del colegio, de que habían problemas de abuso, lo que ocurrió era que la sicóloga Saxton le dice a la madre que el padre pensaba pedir la custodia de las niñas, y da fe de esto, los correos electrónicos de Yamile Caba a la psiquiatra Sepúlveda. La madre va al Servicio Médico Legal a instancias de Sheila Caba, quien le dice “que se venga al Servicio Médico Legal”, lugar en el que ella habría estado, y en que fueron atendidas por el profesor de ésta, doctor Roncone. Respecto de la develación, la versión de la madre fue distinta de la dicha a carabineros que a la dada a la perito Fuenzalida, y a la perito Concha. Las acciones posteriores a la develación, fueron que la madre llevó a las niñas al pediatra, quien indica que le mostró unas fotografías, la deriva a otro profesional, la madre al día siguiente las lleva al Tribunal de Familia, no al Servicio Médico Legal. La doctora Merino no vio lesiones en las niñas, no le dice que vaya al Servicio Médico Legal y sí mucha rabia de la madre contra el padre. Además hay inconsistencias de las declaraciones de Sofía, que han ido cambiando, demostrándose que está inducida, que en ella sí habría síndrome de alienación parental, Paz y Catalina no se acuerdan de él, y hablan de papá malo. Sofía dice que el papá le hizo daño en la casa de Jenniffer, en la pieza de Colomba, en la cama, lugar en el que habían varias camas, que peritadas solo se encontró restos de leche. Respecto de Paz, ésta señaló a la perito Díaz Robles que le pegaba en la espalda y en el potito con la mano, en el primer juicio dice que no sabe con qué le pegaba el papá, y en este juicio con un palo, esto demuestra
  • 19. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 19 que ha habido contaminación, la madre contó que esto lo hablan en familia, Sofía va a marchas, tiene Facebook, tiene horarios relajados. Curiosamente esto comienza con la supuesta de develación de Paz con quien su representado tenía el vínculo más estrecho, y que se quería ir a vivir con él. Respecto de Catalina, su pericia adolece de todos los errores imaginables, y en su relato en el primer juicio dice que le metían clavos en el potito, y en este cable, enchufe de televisión, y clavo. Estas niñas ven las noticias del juicio, las imágenes de los jefes, los abogados del papá y que la mamá llora por ellas. Las pericias hechas por el doctor Roncone, se debe decir que llevaba solo cuatro meses en el Servicio Médico Legal, contratado por once horas semanales, domingos, sábados y festivos, pero la pericia fue un jueves. No conoce bibliografía básica ni pautas de consenso internacional, no tiene la experticia necesaria, a diferencia del perito González, que tiene conocimientos en el tema. El doctor Roncone hace las tres pericias, y habla y tiene conocimiento de Sheila Caba, la madre además indica que ella vio la pantalla o monitor, a diferencia de lo dicho por el perito que dice que las madres nunca ven las pantallas, por eso la madre llama a la directora del colegio diciendo que las niñas fueron violadas y que el padre iba a ser detenido. El doctor Roncone no constató que Sofía había sufrido de constipación, no constató que tenían Paz y Sofía vulvovaginitis, las conclusiones de Paz y Catalina son exactamente iguales, en el primer juicio no pudo afirmar con certeza que las fotografías habían sido tomadas con o sin pujo, y en este juicio dice que sin pujo. Respecto de que en las fotografías no aparece el tema del tono del esfínter, nunca dijo eso el doctor Roncone, confunde pliegues anales con los desgarros, no los ubicó en cuanto a color, tamaño, longitud, si hubo fisuras, no los ubicó de acuerdo a las manecillas del reloj, no efectuó manometría o ecografía rectal, para verificar si había desgarro, o lesión. También dijo que las niñas no pudieron ser violadas analmente en los últimos siete días, luego al decirse que los desgarros eran antiguos indica que tenían una antigüedad de seis meses. Insiste por todo lo anterior en la absolución de su representado.
  • 20. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 20 En la réplica, la defensa indicó que el tono del esfínter dilata el ano, entonces el sentido del colposcopio es tomar fotografías y que distintos expertos puedan evaluarlas. El doctor González, sí tiene experiencia y conocimientos, la ciencia va avanzando y esas son las pautas de consenso que trajo este doctor; las fotografías que se mostraron son del doctor Mirhe, respecto de personas con dilatación anal parcial, descartándose que hayan sufrido agresión sexual. En cuanto al contrato del doctor Roncone se lo leyó y éste lo reconoció. En cuanto al tema del uso del lubricante es la primera vez que lo escucha, siendo incompatible con la teoría de la existencia de heridas o desgarros. Las niñas evolucionan, pero cambiar de lo que dijo Sofía en el primer juicio “mi papá me mostraba el pene y me lo metía por la vagina”, es muy distinto, a la acusación. En cuanto a Paz en el primer juicio mi papá me pegaba con la mano, y ahora es con un palo, y Catalina del cable al clavo. Las niñas han estado sin contacto con el padre por más de tres años, pero han estado en permanente contacto con las noticias del juicio y el hablar estos temas en familia. El doctor Wolff no tiene porqué venir a mentir diciendo el tema de las fotos y la madre no declaró que fue a verlo, a increparlo. La siquiatra Sepúlveda tiene experticia y declaró que cuando tiene duda de abuso la deriva a un especialista, pero que en este caso no la tuvo. Mantiene la inocencia de su representado. SÉPTIMO: Declaración del acusado. Que, habiendo sido debida y legalmente informado sobre su derecho a guardar silencio, el acusado decidió declarar como medio de defensa, indicando en resumen que: “Todo este infierno que vive él y sus hijas comenzó en mayo de dos mil nueve, en que comenzó una nueva relación de pareja. Llevaba casi trece años de relación con su mujer y once de matrimonio, que estaba desgastado no lo satisfacía como pareja, habían pasado momentos muy complejos, problema de los dos en términos de responsabilidad, roles y derechos, y es así como comenzó una nueva relación de pareja a fines de mayo de dos mil nueve, mientras se encontraba
  • 21. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 21 todavía viviendo junto a su ex mujer e hijas. Luego, su compromiso con su nueva relación fue superior, decidiendo que no podía seguir casado pero su mayor preocupación eran sus hijas, eran su razón de vivir, se levantaba a las cinco de la mañana, preparaba la colación a Sofía, la levantaba vestía e iba a dejar al colegio, trabajaba todo el día y llegaba les contaba cuentos para ir a dormir, eran su razón de vida, pero temía que su ex mujer no fuese capaz de cuidar apropiadamente a sus hijas. Su ex mujer a fines de agosto de dos mil nueve se enteró de que estaba con otra persona, lo llamó al teléfono cincuenta veces, tuvo una crisis, dejó a las niñas en la casa de su mamá. Fue a buscarlas donde la suegra, sólo le entregaron a la Sofía que le hablaba de divorcio, que ellos se iban a separar, y él le dijo que siempre las iba a querer. Después les entregaron a las más chicas, las llevó a la casa, las acostó y se durmieron. Su ex mujer no llegó a dormir; al día siguiente iban a una actividad del colegio estaban listos, cuando llegó la mamá, fueron todos a la actividad y luego de ello en la casa ella volvió a salir, el domingo llegó en la tarde tipo tres de la tarde, muy alterada, haciendo escándalo, le quería pegar. Él salió con las niñas donde su madre, al regresar lo estaban esperando cuatro personas: su ex mujer, la madre de ésta, una tía, y su hermana mayor, pidiendo explicaciones. Dice que nunca fueron una familia nuclear, sino que sus hijas y él fueron abducidos por la familia de ella. Agrega que en su casa vivió Sheila (hermana menor de su ex mujer), una tía, luego la mamá de ella, otra hermana, hasta el hermano. Ese día él tomó un poco de ropa en una maleta y se fue porque fueron incapaces de armar una familia, estaba harto de esas cosas. Se fue a casa de su actual pareja Jenniffer, luego arrendó un departamento en calle Catedral para vivir solo, había iniciado una terapia a comienzos de agosto con un sicólogo. Dice que casi no usó el departamento porque prácticamente vivía con Jenniffer, su idea era llevar a las niñas y que alojen ahí, pero las niñas entre agosto y diciembre de dos mil nueve, las vio los sábados entre las 12:00 y las 19:00 horas, y la frecuencia de las visitas, sólo dependía del humor de la madre. Nunca las vio los domingos, y nunca pernoctaron en el departamento de calle Catedral, sino que las llevaba al parque, al cerro, a casa de su madre, salían a comer, hacían muchas actividades al aire libre. En ese tiempo la relación con su ex mujer se volvió muy extraña, él
  • 22. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 22 llevó mal su separación no fue claro en dar las reales razones, luego porque intentaron regresar darse una nueva oportunidad, y luego se apuró en llevar a las niñas a conocer a su nueva familia. Su ex mujer se dedicó a desprestigiarlo en las redes sociales, reventó las tarjetas de crédito y tarjetas de casas comerciales (en una semana gastó entre cuatro a cinco millones), le exigía plata, le decía que no podía ir al gimnasio, salir de vacaciones, que no le pasaba lo suficiente, que las abandonó. A fines del año dos mil nueve, le demandó alimentos por casi 3 millones mensuales, lo que era su sueldo, y no podía asumir por las deudas que contrajo en el período del matrimonio, agrega que vivía usando las tarjetas de crédito, recibía el sueldo las pagaba, y volvía a usarlas, no le alcanzaba el sueldo pese a que era bueno, por las deudas, su mujer se operó por problemas de salud, la familia de ella vivía a sus expensas, y sólo el asumía los gastos, vivía endeudado con tarjetas y créditos que pagar. Después de eso tuvieron un acercamiento, fines de dos mil nueve, principios de dos mil diez, la relación mejoró, le permitieron irse con las niñas de vacaciones, una semana a la playa junto a su madre y hermana, terminó con Jenniffer, le dijo que estaba tratando de retomar su matrimonio, se fue a vivir a Catedral, trató de retomar con su ex mujer, quien fue con Sofía a su oficina, también su ex mujer fue una noche a su nuevo departamento, pero en aquella noche vio como era ella, y en esa visita vio todo lo que trató de no ver en los trece años de relación de pareja, vio también como era Jenniffer quien era una mujer excepcional. Luego de esa reunión a fines de enero de dos mil diez, decidió terminar el matrimonio se lo dijo a su ex mujer, quien lo tomó muy mal. En esa época pesaba ciento treinta kilos, se operó estuvo con licencia, y la ex mujer, no lo dejó ver más a las niñas, sólo pudo ver a Paz el veintitrés de enero de dos mil diez, día de su cumpleaños, en donde la llevó a almorzar con su mamá, y luego fueron al cine. En febrero no vio a sus hijas, excepto la noche del terremoto, en que llegó a verlas, las encontró en el auto con la ex mujer, llevándolas donde su suegra, y vio que no hubiera daños en la casa; al día siguiente trató de ayudar a ordenar, su ex mujer le pidió que vuelvan a vivir juntos, pero él le dijo que el matrimonio se había acabado. En la audiencia de conciliación de alimentos ofreció dos millones incluyendo todo, lo que era más de la mitad de su sueldo, para que lo dejara
  • 23. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 23 tranquilo, y ella no aceptó, pese a que la jueza le recomendó hacerlo. En marzo vio a las niñas para comprar uniformes, nada más, luego a fines de marzo, en una nueva audiencia hizo la misma oferta, de dos millones, y al final su ex mujer aceptó el trato, se pagaron platas retroactivas, como de un millón y medio, además se fijó el régimen de visitas de viernes a las 20:00 horas hasta el domingo a las 20:00 horas, fin de semana por medio, además podía llevarlas al colegio los lunes, miércoles y viernes, desde el treinta y uno de marzo de dos mil diez. La primera visita que tuvo con las niñas fue el segundo o tercer fin de semana de abril, en ese tiempo ya había regresado con Jenniffer y estaba viviendo con ella desde marzo, pero mantuvo el departamento de calle Catedral para hacerlo más fácil para las niñas. En la primera visita, fue a buscarlas a las19:00 horas, le entregaron a Paz y Catalina, a Sofía no, porque tenía una actividad del colegio, la mamá la fue a dejar cerca de la medianoche, y lo primero que le dijo a razón de nada fue “mira si tú me haces cualquier cosa, yo voy a llamar al fono abusos, porque mi mamá me lo dijo”. Esto lo asustó porque en la familia de su ex mujer, su hermana Araceli en el año mil novecientos noventa y ocho, denunció por abusos a su ex marido cuando se estaban separando, Araceli se lo contó a todo el mundo, y luego Mauricio volvió a la casa, y el tema se acabó. Tuvo hasta discusiones con su ex mujer por esta situación que le pareció espantosa, que lo acusa, vuelven a la casa y luego hasta otro hijo tuvieron, y esa situación de abuso era una mentira. A él le dio susto porque pensó que su mujer podía ir por el mismo carril. En la mañana del día siguiente, las niñas pequeñas despertaron, tomaron desayuno, se levantaron, Sofía se quedó viendo tele, llevó a las pequeñas a comprar al supermercado yogurt, cuando volvió Sofía estaba rara, quería ir a Fantasilandia, no podía ir con las tres, le explicó, pero ella se enojó, gritó, y la fue a dejar a la casa de la mamá, luego llevó a las hijas pequeñas a casa de Jenniffer, donde la conocieron junto a sus hijos. Al día siguiente empezaron mails de amenaza, mensajes de texto con amenazas, él habló con su sicólogo, y abogadas de familia quienes le dijeron que no podía quedarse sólo con las niñas, después de lo dicho por Sofía. En la segunda visita, el fin de semana siguiente llevó a las niñas a casa de Jenniffer, las chicas estaban contentas, todo estaba bien hasta el sábado en la noche que Sofía llamó a la mamá, con quien no sabe que hablaron pero que sólo decía que no, y lloraba gritando, le quitó el teléfono y
  • 24. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 24 lo escondió, él junto a Jennifer trataron de calmar a Sofía y al día siguiente fueron a una parcela de su cuñado, todo estuvo normal. Luego de esto empezaron una serie de problemas, su ex mujer supo quién era su nueva pareja, comenzaron más amenazas, le decía que lo iban a llamar de la fiscalía y lo iban a encerrar, también le mandaba mails diciendo que quería ser su amante, que volviera con ella. Cuando iba a buscar a las niñas para llevarlas al colegio, la Sofía empezaba a decirle llorando que “tú dejaste a mi mamá, mi mamá sufre”, y las más chicas tranquilas, como si estuvieran acostumbradas, y Sofía lloraba. La ex mujer también subía a su auto y se iba siguiéndolos al colegio, cuando llegaban al colegio, Sofía se bajaba del auto y se iba llorando donde la mamá, quien les decía a los apoderados que el papá las había abandonado, la cosa cada vez era peor, Sofía lloraba más, esto duró dos semanas, luego decidió no ir más a dejarlas al colegio, porque era un estrés sobre todo para Sofía, esto ocurrió en mayo de dos mil diez. Las niñas más chicas iban sucias, sin lavarse la cara, en el auto llevaba toallas húmedas y las limpiaba y peinaba. El fin de semana del veintiuno de mayo quería ir a la playa con las niñas, pero su ex mujer no las dejó, el fin de semana siguiente les pasó sólo a las dos menores, y salió con ellas, todo estuvo normal, y ocurrió que cuando las iba a dejar a la casa de la mamá, la Pacita lo pasaba mal, diciéndole que no se quería ir, le caían lágrimas, cuando llegaban a la casa de Teruel, le pedía “papá quédate conmigo”, y la mamá en vez de contenerla la dejaba en la puerta de la casa, cerraba la reja de la calle, y la dejaba ahí sola, él se quedaba con la niña, con las manitos juntas a través de la reja, no podía ni abrazarla, hasta que a los veinte minutos llegaba una tía y se la llevaba. Con Paz tenía una relación súper especial eran muy apegados. El día del padre de junio de dos mil diez, fue Sofía con las más chicas le llevaron regalos una foto del Baúl de la abuela y regalos del colegio, ese día guardó el fono de Sofía en un cajón y estuvo todo el fin de semana tranquila y contenta. Luego para el fin de semana largo del dieciseis de julio no se las pasaron, y para el fin de semana del treinta de julio fue la última vez que fue que vio a Sofía. Habían ido a una mediación porque se quería cambiar de casa la ex mujer, le pedía $1.500.000, él le ofreció la mitad, y se iban a cambiar ese fin de semana, le envió el mail para coordinar el retiro de las niñas, le dice la
  • 25. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 25 mamá que Sofía no iba a ir, y que iban a estar en casa de la abuela, cuando llegó a buscarlas estaba Sofía también, se subieron al auto, la mamá se le cruzó en el auto y bajó a Sofía del auto, la llevó a la farmacia, a los cinco minutos volvió con la niña y le dice “acuérdate de lo que te dije”, cuando llegaron a la casa de Jenniffer, Sofía le pidió el teléfono que quería hablar con la mamá, al principio no la dejó, luego gritó tanto que se lo pasó, llamó a la mamá, hubo más gritos, los niños de Jenniffer se asustaron, y ésta le pidió que se la lleve, se la llevó de inmediato, se calmó, y la dejó en la casa de la abuela. El fin de semana del quince de agosto de dos mil diez, llegó a buscarlas el viernes a las 20:00 horas no había nadie, esperó como una hora, en la casa nueva de Bustos, Sofía se baja y le dice que no va a salir con él, porque ella no quería estar con Jenniffer, quería estar sola con él, se llevó a las dos más chicas estuvo todo bien, y el domingo cerca de las 19:00 horas, llega Pacita a la cocina, le dice que se cambie de ropa para irse con la mamá, se puso a llorar, y le dice que se quiere quedar con él a vivir, le dijo que le preguntara a la mamá, y si decía que sí, él se la llevaba, la Catalina escuchó y también quería, la Pacita se bajó del auto feliz, se despidió de él, y nunca más la ha visto, hace tres años. Ahí comenzó este infierno, nunca ha tocado violado o abusado, ha tenido que ver a sus hijas sufriendo, a su familia, a su madre, él no puede hacer nada por ellas, él no ha hecho esta barbaridad, él no ha hecho nada, ha pasado ocho meses preso, si fuera culpable se hubiera arrancado, cuando lo buscaban estaba en Noruega, hizo escala en París, pero él no se arrancó porque él no lo ha hecho. Estuvo preso, luego con arresto domiciliario, que cumplió. Estuvo tres meses sin cautelares, dice que es inocente y quiere que sus hijas crezcan sabiendo la verdad. Está aquí sabiendo que es inocente. Preguntado por la Defensa, cuando vivía con Sofía, ella es su hija mayor, la vida le cambió completamente, el sentido de la responsabilidad, de que no se podía morir porque qué iba a pasar a esa niñita, el embarazo de su ex mujer fue bastante complejo tuvo un accidente vascular, el último trimestre la pasó en el hospital con colestasia, diabetes gestacional, hipertensión, y todas las enfermedades asociadas, debía moverse el bebé, él llegaba del trabajo y le hablaba a la guata, le hablaba Sofía, y se movía, y cuando nació a las 19:30 horas despertaba cuando él llegaba de la oficina. Sofía era consentida por todos, su salud no era muy buena, tenía una
  • 26. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 26 displasia de caderas, luego tuvo infecciones urinarias a repetición, hasta que llegaron con el pediatra Dr. Wolff, quien dijo que tenía un problema de desarrollo de sus genitales y por eso hacía infecciones a repetición, y cuando creciera se le iba a pasar, se le dio un remedio, luego del año ya no tuvo más infecciones, luego empezaron resfriados, y todas las “itis” alrededor de los tres años, se le recortó las amígdalas y adenoides, la tuvieron un mes encerrada, en enero de dos mil cuatro, como se resfriaba mucho, ya no era amigdalitis sino por bronquitis obstructiva, la tuvieron hasta hospitalizada por virus sincicial, y el Doctor Wolff, les dijo que a los 5 años se les podía pasar y eso ocurrió. La Sofía se crió como hija única, muy regalona de él, era agrandada, y le gustaba conversar con él, le gustaban el hombre araña, el rey león, le gustaban los cuentos aunque no sabía leer, él le compraba libros de cuentos en EEUU, contaban cuentos juntos, hacían juntos historias. Sofía a los tres años comenzó con problemas de masturbación, cuando fue al jardín infantil, la tía del jardín los llamó y contó, pero ellos no se imaginaron eso, fueron al pediatra quien les dijo que era normal, que no se preocuparon, después en el año dos mil cinco entró a Pre kinder en la Scuola Italiana y su situación se complicó, ese año su ex mujer, quedó embarazada, él hizo un viaje a Inglaterra donde permaneció como dos o tres meses, en su ausencia su ex mujer se fue a vivir a Concepción a la casa de su mamá que era profesora básica, pero tenía que dar el examen de la evaluación docente, que no quiso dar, consiguiéndose una licencia siquiátrica, viniéndose a vivir a su casa en Santiago. En ese tiempo vivía Sheila con ellos desde el año dos mil, la tía Margarita, cuidadora de la casa, y a fines de dos mil cinco, llegó entonces también a vivir a su casa la suegra, con su madre, y otra hermana con una especie de retardo mental. Cuando llegó de Inglaterra encontró a todos estos parientes de su ex mujer viviendo en su casa, le dijo a ésta que no correspondía, pero ella se enojó, y como estaba embarazada de Paz, no volvió a decir nada. Cuando nació Paz en enero de dos mil seis, se complicó mucho Sofía, por el nacimiento, y porque la madre se perdió en el espacio, estaba muy gorda con ciento veinte kilos, no se preocupaba de las niñas, Sofía perdió mucha contención y apoyo, quien más se preocupaba de ella era la tía Mayo y él. También comenzó el tema del bullying, que se hizo crítico en la mitad del dos mil ocho. A mitad del año dos mil seis le pagó una operación para bajar de peso, le vino una trombosis en el estómago, le diagnosticaron
  • 27. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 27 trombofilia, empezó una onda mística, y a fines de dos mil seis quedó embarazada de la Catita, a fines del dos mil siete, estaba Sofía con problemas en el colegio, Pacita pequeña, el embarazo de la Catita, los problemas de salud de la ex mujer, a su suegra que vivía con ellos, no le pagaban licencias y tenía cuatro adultos más viviendo en su casa, no le alcanzaba el sueldo. Sofía empezó a subir de peso, el doctor Wolff la derivó a psiquiatra, llegando donde Ximena Sepúlveda quien diagnosticó ansiedad, que no era masturbación por sexualidad, sino por manejo de ansiedad, les dijo que no la retaran y que le dijeran que no era una conducta para hacerla en público, sino en privado, también empezó a ir a terapia sicológica con Ximena Rojas. Los niños le decían que era gorda, negra, y cochina, la aislaban, no la dejaban jugar en los recreos, no la invitaban a los cumpleaños, fue muchas veces a hablar al colegio con la profesora y directora. En el dos mil siete le diagnosticaron problemas de concentración debiendo tomar medicamentos. En marzo del año dos mil ocho, Sofía lo empezó a pasar muy mal, estaba en un curso que era muy efervescente, por ejemplo un niñito lanzó una silla a un ventanal quebrándolo, Sofía tenía susto del colegio, de los compañeros, estaba gordita, y empezó con más frecuencia la masturbación. También empezó con problemas del idioma italiano, él había hasta tomado clases de italiano para ayudarla. Los compañeros la molestaron mucho más diciéndole cochina, hedionda, negra, gorda, un día volvió sólo con una hoja y un lápiz, le habían sacado los útiles que había dejado en el casillero, él la acompaña al día siguiente para buscarlos, cuando de repente llega la auxiliar con los cuadernos que le habían tirado en la basura, todos chorreados de mugre. Una profesora la retó delante los niños, fue terrible para ella, le dieron más pastillas, fue tanto que la psiquiatra le dio licencia para ver cómo iba la cosa, luego de ello, les recomendó cambiarla de colegio, dejaron reclamos, y su ex mujer envió cartas al colegio, al Ministerio de Educación. A mediados dos mil ocho, Sofía llegó al Colegio Mariano, porque Sheila era del movimiento Schoenstatiano, y los ayudó, él no intercambió palabras con la directora. En un principio Sofía estuvo mejor, bajó el tema de la masturbación, y en el año dos mil nueve a principios comenzaron los problemas porque le dijeron que era gorda, cochina, que transpiraba mucho, que era un elefante, parecía un hipopótamo, la llevó a nutriólogo, a nutricionista, la llevaba al parque, le hacía colación sana, le mandaba fruta.
  • 28. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 28 Él se despertaba a las cinco de la mañana a hacer colación, la levantaba, despertaba a las chicas y se iba con Sofía caminando treinta minutos al colegio. Indica que Sofía al final pernoctó junto a él, una noche en el primer fin de semana en el departamento de Catedral cuando le dijo lo del fono abuso, luego otro fin de semana en mayo cerca del día de la madre, y la tercera vez el fin de semana del día del padre. Respecto de su relación con Paz, desde el día que salió de la clínica era responsabilidad suya, la mamá no tenía leche, su cuna estaba a su lado y se despertaba él en la noche a encargarse de ella, y también tenía una relación especial con su padre. Cuando se separó Pacita tenía 3 años, y lo pasó muy mal fue la peor, porque eran uña y mugre, salían juntos, iban a nadar, cuando se fue de la casa la Pacita lo pasó pésimo, y su ex sabía que la afectaba al dejarla llorando en la puerta de la casa, iba sucia al colegio, la mandaba con trapos a su casa, y él con Jenniffer le compraron ropa. Respecto de su relación con Catalina, la más chica estuvo menos tiempo con ella, su embarazo se dio de manera imprevista, ya tenía su ex mujer diagnosticada la trombofilia, fue un embarazo muy complicado, de cuidado, y cuando nació tenía labio leporino, lo que fue una sorpresa, la pusieron en la fundación Gantz, la operaron, estaba bien, y tenía 2 años cuando se separaron, quien más la cuidaba era la tía Mayo, y su suegra, el año dos mil diez entró al medio menor del Colegio Mariano, la Pacita estaba en el medio mayor, lo llamaron a mediados de julio de dos mil diez, por el problema de aseo y que llegaban sin útiles, que la mamá no iba a las reuniones, ni citaciones, él pidió reuniones con cada una de las profesoras, quienes le decían que llegaban sucias, con la carita sin lavar, que en el rezo de las mañanas la Pacita siempre pedía que el papá volviera a la casa. Las niñas el fin de semana que fueron al departamento de calle Catedral, que era un departamento de soltero, en una cama matrimonial durmió él con la Paz y Catalina, y en el living en un sillón cama, durmió Sofía. En la casa de Capuchinos tiene en el segundo piso tres dormitorios, en uno duerme él y Jenniffer, en otro los mellizos, y en el de Colomba, había una cama en que dormía ésta, y tenía además cama nido, más otra cama en que dormía Sofía, Catalina en la cama nido, y Pacita en el sillón cama. Es una casa antigua del año 1917, que suena como condenado, que están todas las habitaciones comunicadas entre sí, las niñas durmieron en la pieza con Colomba.
  • 29. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 29 Exhibición de documentos exclusivos de la defensa N° 1, N° 2, N° 3, N° 4, Sofía quería estar con él, pero no con Jenniffer ni sus hijos, en otro Sofía se muestra preocupada por la mamá, que lloraba y sufría, le pedía que volviera a casa con un ramo de flores. Trabaja en el Banco Central desde el año mil novecientos noventa y tres, en septiembre de dos mil nueve lo nombran Gerente del mismo. Sus amigos son de la universidad, de su lugar de trabajo, hizo clases en la universidad. Su ex mujer no se llevaba mal con su familia, ni con su papá, las niñas iban bien contentas, en especial Pacita. Cuando el papá murió de un infarto, su ex mujer leyó un discurso en su funeral, de su esfuerzo en haberlos educado, de su relación con su mamá, de su máxima aspiración que él y su hermana fueran algo más, el papá fue obrero. Su papá no tenía un video de una violación de una niña de cinco años, ni su hermana mayor le pidió hacerle sexo oral. El jueves diecinueve de agosto estaba en Oslo participando en un seminario, ese día en la tarde noche lo llama la hermana, diciéndole que la había llamado la ex mujer diciéndole que había violado a las niñas, pensó que era una locura más de ella, y no le tomó más asunto, al día siguiente lo llamaron del Banco diciéndole que carabineros lo está buscando para tomarlo detenido, él no ha hecho nada, hizo conexión en París, y llegando a Chile, en Policía Internacional lo tomaron detenido con la prensa presente. En enero de dos mil diez se llevó a las niñas a Punta de Tralca cinco días de lunes a viernes, estaba con su madre, con actividades de niños, todo estuvo bien. Contrainterrogado por el Ministerio Público, responde que en mayo del año dos mil nueve, comenzó una relación de pareja con Jenniffer, a quien conoció en el año dos mil cinco o dos mil seis, pero la relación como tal comenzó en mayo de dos mil nueve, y mantuvo esa relación paralela hasta agosto de dos mil nueve, en que tomó la decisión de irse, en ese período dormía con su ex mujer y las niñas en la misma cama. El departamento que arrendó en calle Catedral lo usó cinco o seis veces entre septiembre de dos mil nueve a enero de dos mil diez, en mayo de dos mil diez lo entregó. A mediados de enero de dos mil diez terminó con Jenniffer, se hace ejercicio de contradicción exhibiéndosele declaración, que reconoce firma y fecha, respecto de su separación con Jenniffer fue para retomar su
  • 30. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 30 matrimonio con la señora Yamile, responde que los dos conversaron sobre la posibilidad de retomar su matrimonio, él principalmente preocupado por sus hijas. Responde que no le contó en la época de pololeo a Yamile, que su hermana mayor le solicitaba que le practicara sexo oral, que no ha sido abusado, y respecto de que tenía una clave que decía “abusado” era por los apremios económicos, que le requería su ex mujer, en que como él se había ido de la casa, necesitaba una nana, entonces él le escribe un correo electrónico, diciéndole que ya había pagado (las imposiciones) y la clave es “abusado”, porque sentía que lo que hacía ella era un abuso. No recuerda a Patricia Providel López como dirigente del Banco Central. Dolly Belani no es cierto que hizo una denuncia de agresión sexual contra él, ella no fue despedida, renunció voluntariamente tenía problemas de desempeño, y renunció voluntariamente negociando una compensación económicas. Desconoce si había material pornográfico en su computador de la oficina. Autorizó que revisen su computador por medio de su abogado, se encontraron correos y otro material de la carpeta de investigación, nunca vio material de ese tipo en la carpeta de investigación. Se exhiben imágenes del N° 6 de otros medios de prueba del auto de apertura del Ministerio Público, en que se vieron imágenes y fotografías de contenido sexual pornográfico, responde que no sabe sobre este contenido y da a conocer el sistema de filtros sobre spam en el Banco Central. Cuando se separó de su señora habían dos perros chicos, tenían unos peces y una jaula con unos conejos, pueden ser diez no sabe el número exacto. No es cierto que la casa de Teruel la tuvo que dejar su ex mujer porque se le reventaron las cañerías y reventó el calefont, contrató un maestro que encontró perros muertos en las cañerías, entregó la casa, en pésimas condiciones, sin ampolletas y enchufes, paredes rayadas y se llevó hasta cajones de un mueble adosado a la pared, pago más de un millón y medio de pesos en el arreglo, ya que estaba a su nombre el arriendo. Respecto del cuidado de las niñas quien tenía el mayor cargo de responsabilidad lo tenía él, no la madre, se preocupaba de su alimentación, de darles su papa, y vestirlas cuando llegaba a la noche ya estaban
  • 31. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 31 acostadas. Responde que su ex mujer le ayudaba en las cosas de la casa, como comprar, administrar dinero, en cuanto a la educación de sus hijas su crianza, que es estar con las niñas y con su familia mientras él trabajaba, en cuanto a la mantención económica no. Fue Sofía donde la sicóloga Ximena Rojas, quien le hizo exámenes y la evaluó, luego los citó para darles a conocer ese resultado, nunca dijo que había algún antecedente o indicio de abuso por el tema de masturbación compulsiva de Sofía. En abril de dos mil diez las niñas fueron una vez al departamento de Catedral, y antes en el año dos mil nueve, las veía los sábados desde el medio día a las siete de la tarde, y no las llevaba porque al departamento porque no tenía nada de muebles. Sus hijas no tienen lesiones anales, hay un perito que dice que las niñas no tienen lesiones anales, y una experta internacional Joyce Adams dijo que las niñas no tienen lesiones. Le preocupó la masturbación compulsiva de Sofía la llevó a sicólogo, psiquiatra, natación, flores de bach, la llevó a pediatra, entre otras cosas. Puede ser que le haya dicho a su ex mujer que se preocupara de ella que buscara un trabajo, para que se distrajera. En el año dos mil ocho vivían seis adultos y tres niños en su casa, él estaba a cargo de todo, le pasaba un millón de pesos a ex mujer, no sabe en qué gastaba la plata, tuvo un problema de pago con las tarjetas, lo llevaron a dicom, y ella contestó que era su problema, al igual que en marzo de dos mil diez. En junio de dos mil diez, comenzó a pedir disculpas por los problemas que tenía de dinero, y llamó ella sola a una ejecutiva del Banco Estado para arreglar su situación, pero él no le dio más importancia. No recuerda que la ex mujer le haya dicho eres el padre de mis hijas nunca te negaré verlas, se le exhibe el documento N° 118 del auto de apertura, y reconoce tal correo. Dice que su ex mujer conocía el departamento de calle Catedral, incluso señala que en ese domicilio es donde lo notificaron de la demanda de alimentos el año dos mil nueve. En el correo veintidós de octubre de dos mil nueve, le dice la ex mujer que no solo debe ver a Sofía, sino también a Catalina y a Paz que necesitan estar con él, se le exhibe el documento N° 97 de la prueba del Ministerio Público, reconociendo tal correo. Indica que respecto del documento N° 92, le dice que ella está
  • 32. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 32 tranquila y puede ver a las niñas cuando quiera, lo reconoce y agrega que es así porque dependía de su humor si veía a las niñas o no. Se enteró de los hechos en el aeropuerto cuando la fiscal Arancibia lo tomó detenido por los cargos, antes lo supo un día viernes en que le dijeron algo por teléfono pero sin saber los cargos, su familia buscó un abogado, con quien conversó brevemente, y luego cambió de defensa al abogado Cox. Posteriormente se enteró de que había un informe de lesiones anales de sus hijas, supo que se estaba indagando sobre terceros (una ex pareja de su ex mujer). Sus hijas no fueron a su departamento de calle Catedral en el año dos mil nueve, se separó de Jenniffer a mediados del año dos mil nueve y retomó a fines de enero de dos mil diez, respecto de su relación matrimonial estaba agotada, tenía sentimientos por su señora, la quería y sentía cariño, pero no sentía que era lo que quería como pareja. Dice que estuvo en febrero de dos mil diez en Washington, se le exhibe documento N° 149, que dice “estoy en el departamento de Washington esperando, te quiero”, ella escribió poesías, pensamientos, se inspira en él, según el correo, que reconoce. En correo del diecinueve de octubre de dos mil nueve, le envía a su ex mujer, según el documento N° 103, diciendo que “no te preocupes amada”, indica que lo reconoce pero no está completo es la página uno de cinco, dice que ambos fueron sarcásticos en relación a sus responsabilidades, ella a su vez lo trata de príncipe azul, y de Romeo. En el documento N° 77, de treinta de noviembre de dos mil nueve, reconoce que en ese correo hablan de las niñas y que estaban empezando a conversar sobre volver, pero lo principal era respecto de las niñas, que se habían enfermado de la guatita pero que él las llevó a comer al Tip y Tap. El veinticinco de agosto del año dos mil nueve, en un correo le dice a su ex que “necesita estar solo necesita tiempo para él, las niñas van a estar bien”, es el documento N° 111. Luego el veintisiete de agosto de dos mil nueve, en documento N° 110, su ex mujer contesta contándole que tiene entrevista en el colegio por la Sofi, que ella tiene nuevo número celular, le decía que podía ir a buscarlas el domingo, le dice “eres un excelente padre”, lo reconoce y señala que refleja los ires y venires de su ex mujer, agrega que al final nunca las pudo ver los domingos, pese al ofrecimiento de ella en el mail. Respecto de los cheques que dio en el colegio Schoenstatt, dio orden
  • 33. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 33 de no pago, porque estaba preso y no tenía como pagar y si se los cobraban iba a perder su trabajo, su hermana habló con la directora, para que él no pierda el trabajo, luego pidió permiso sin goce de sueldo, hasta mediados de julio, y ahora está con licencia por estrés post traumático, no recibiendo dinero, en estos momentos apenas recibe algo con lo que paga deudas y su defensa. Reitera que él nunca ha violado ni abusado a sus hijas ni a nadie. Su mujer no tenía que hacer la denuncia porque es una falsedad, y es denuncia falsa, pero cualquier padre o madre en caso de sospecha de abuso sexual, sí debe hacer la denuncia. No hizo denuncia por amenazas para no tener más problemas con la ex mujer, quien llamaba al banco, a los amigos, hablaba mal de él en redes sociales. En la última semana de enero de dos mil diez se operó por tema gástrico, no recuerda cuanto tiempo estuvo de licencia, vio a la Catalina y a Paz para el cumpleaños de esta última. En documento N° 136, de fecha veintiuno de junio de dos mil nueve, la mamá le envía correo a la sicóloga de Sofi diciendo que el papá no va a comprar más los remedios, que la niña está ansiosa, responde que esto no es efectivo. Respecto de su negativa a haberse practicado un informe siquiátrico, dice que no lo hizo porque fue aconsejado por su defensa y porque estaba en tratamiento sicológico en ese tiempo, y ese profesional ha venido a declarar en los dos juicios. Respecto del documento N° 92, de fechas once y doce de noviembre de dos mil nueve, dice que son una serie de correos, en que él le señala a su ex que le diga cuánto dinero necesita, y le dice que ella decidió que no podía ver a las niñas todos los días, solo un día a la semana, le habla mal de él a las niñas, ella responde que no quiere hacerle daño, y que es mejor que se lleva a las niñas fin de semana por medio para que ella pueda organizarse, y que no corresponde que le pague el gimnasio. En el proceso de catequesis de Sofía en el año dos mil nueve participó activamente, pero no en el año dos mil diez, porque su ex mujer se dedicó a hablar mal de él con todos los apoderados del colegio, y consideró que no correspondía participar en reuniones junto a ella, pero sí fue a las citaciones del colegio. En el documento N° 44 de fecha 02 y 04 de junio de dos mil diez, lo
  • 34. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 34 reconoce pero dice que comienza con un correo de una apoderado de la Pacita respecto de una colecta para una canasta familiar, que él responde diciendo que la madre es la encargada de las cuestiones domésticas, con copia a la madre, quien a su vez le responde diciéndole que él es el apoderado de las niñas y en especial de Sofía, reitera que no participó por los problemas con la madre, y cuando lo contacta la sicóloga del colegio, fue porque estaba preocupado por las niñas. Contraexaminado por la parte querellante, responde que su ex mujer informó a una perito del Servicio Médico Legal que hubo un antecedente de abuso sexual en su familia, efectuado por su hermana Araceli, quien al declarar en el otro juicio negó el hecho, dijo que era por violencia de su ex marido, y que desconocía por qué su hermana Yamile había dicho que fue por una situación de abuso sexual. No ha visto a sus hijas en los juicios orales, solo de espaldas y por televisión, las ha escuchado que lo acusan, en el primer juicio Pacita no dijo nada, en el segundo dijo que él le pegó con un palo, Catalina no lo nombró, nombró a Mateo, a Santiago. En abril de dos mil diez las tres hijas lo visitaron en el departamento de calle Catedral, primero llegó él con las niñas pequeñas, luego Sofía porque tenía reunión de catequesis, las niñas pequeñas estaban durmiendo, Sofía llegó y le dijo lo del fono abuso y se durmió. Jamás ha violado a ninguna de sus hijas. Al día siguiente, salió a comprar con las niñas pequeñas, y cuando volvió Sofía estaba rara porque quería ir a Fantasilandia. Se le contrasta respecto del primer juicio, que sólo dice que Sofía quería ir a Fantasilandia, en el segundo dice que Sofía estaba loca solo quería ir a Fantasilandia. Y en este juicio dice que no hay cambio de declaración, insiste en que cuando llegó de las compras, Sofía quería ir a Fantasilandia y se puso rara. Dice que no son idénticas con las mismas palabras, pero tienen la misma idea. Mientras se encontraba solo con Paz y Catalina, fueron alrededor de media hora, 45 minutos, las pasó a buscar tipo diecinueve horas donde la mamá, fue a llevarlas a comer donde su madre, llegaron cerca de las 23:15 ó 23:30 horas, y nunca violentó sexualmente a sus hijas. Repreguntado por su defensa, el documento N° 110 es de fecha veintisiete de agosto de dos mil nueve, el documento N° 111 es de fecha veinticinco de agosto de dos mil nueve, se separó el veintitres de agosto de dos mil nueve.
  • 35. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 35 Respecto de los documentos N° 18 y 19 de 12 y 13 de noviembre de dos mil nueve, dan cuenta que la madre le informa de que hay una reunión de catequesis, le pide que asista, y coopere con algo para comer, respondiendo él que no asistirá después de lo mal que ha hablado a los apoderados, y que le depositará una suma de dinero”. Haciendo uso del derecho a señalar palabras finales, expone que nunca ha cometido ninguna de las atrocidades que se le achacan, que quiere a sus hijas, que siempre les envía un beso de buenas noches, y que aunque nunca las vuelva a ver, las va a querer siempre. OCTAVO: Descripción de la prueba rendida por el Ministerio Público. Para acreditar los hechos de la acusación y la concurrencia de los requisitos normativos del tipo penal, el Ministerio Público presentó la siguiente prueba: 1.- Declara Paulina Fabiola Rodríguez Barrios, cédula de identidad N° 9.258.499-2, religiosa, directora del Colegio Mariano, quien debidamente juramentada en suma expone, que pertenece a la congregación de Schoenstatt, su nombre religioso es Daniela, conoció a Sofía Orellana Caba, la familia ingresó el segundo semestre del año dos mil ocho, por un cambio de colegio por bullying, sugerido por su sicóloga, este proceso de ingreso fue difícil, la niña venía dañada sicológicamente tratándose, fue difícil su proceso de adaptación, fue derivada al departamento de apoyo escolar, era muy retraída, tímida, le costaba expresarse, se notaba muy triste, y que se comenzó a masturbar en la sala de clases, reiteradamente se movía en la silla y se ponía a transpirar, la profesora trataba de tranquilizarla que se lave la cara, se le adjudicó esta situación a la conducta de bullying, venía con mucha ansiedad, comía ansiosamente, transpiraba mucho. Desde que llegó la segunda semana comenzó con la masturbación. En el año dos mil nueve se logró contener y adaptar más en el curso, de a poco se fue integrando, se hizo un grupo de amigas, se veía contenta en el patio, la masturbación continuó pero se hizo menor, a fines dos mil nueve volvió con mayor frecuencia y ansiedad, sus notas las bajó, se preocuparon tomaron contacto con la familia, y se enteraron por la mamá del proceso de separación, en el año dos mil diez, continuó la conducta muy permanentemente, la hermana Isidora tomó contacto con la familia, se veía muy angustiada, lloraba, estaba triste, comenzaron una serie de entrevistas del departamento de apoyo escolar a la mama al papá, para
  • 36. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 36 que retome su tratamiento sicológico, su conducta de masturbación continuó, en abril de dos mil diez, la profesora jefe tomó contacto con la mamá, que estaba angustiada con el proceso de separación, no podía creer que el marido se había ido con otra persona, le contó sus problemas económicos y que la niña no podía ir al sicólogo porque no tenía plata; en mayo citaron a los padres para hablar de las tres niñas, no fueron ninguno de los dos, alrededor de junio el papá fue a entrevista con la sicóloga, el papá se mostró muy preocupado quería entrevista con las tres profesoras jefes, vino una entrevista con la profesora de Sofía, la hermana Isidora, le contó que la niña necesitaba sicólogo o psiquiatra él dijo que la mamá recibía plata suficiente para acudir; después al continuar con la conducta citaron a mamá a reunión con sicóloga antes de vacaciones de invierno, la mamá no entendía por su problema emocional la necesidad de sicólogo de la niña; al regreso de vacaciones Sofía no asistió, se preocuparon y no se acuerda si ella citó a la mamá, o si la mamá la pidió hubo una entrevista de la mamá acompañada por su hermana mayor Araceli, la madre estaba preocupada por la separación, por no tener dinero, y le plantea que Sofía no quiere ver al papá, si eso no le parece raro, unido a que sigue con la conducta masturbatoria, le dice que tiene sospecha de que está siendo abusada la niña, y que la lleve a un centro asistencial para ser evaluada y salir de la duda. La mamá la miró con cara de asombro, no podía creerlo, lloraba, la hermana trató de contenerla, le dijo que la lleve a un ginecólogo infantil. Al día siguiente la llamó diciendo que llevó a las niñas a una ginecóloga de la Clínica Las Condes, que había sido ex alumna, que encontró signos de abuso y que la llevara al Servicio Médico Legal, fue una conversación difícil, luego llamó a la ginecóloga Paulina Merino, ex alumna, no sabía que era ginecóloga infantil, y le dice que las niñas tenían signos de abuso y las derivó al Servicio Médico Legal. Luego la llamó la madre y que había signos de abuso en las niñas, que el papá estaba en el extranjero y que iba a ser detenido en los próximos días. En un principio a las compañeras les extrañó que Sofía transpiraba mucho, no se dieron cuenta de la masturbación, era de contextura gordita, más de una vez la molestaron, trataron de controlar esa situación, logró hacerse amigas, y estaban preocupadas de ella cuando no volvió al regreso del año dos mil diez.
  • 37. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 37 No le había tocado niña tan grande como Sofía con conductas masturbatorias, es esperable en niños pre escolares, pero no de su edad, era una reacción compulsiva no consciente, en el año dos mil diez, la hermana Isidora fue su profesora jefe. Esta información ha sido recolectada a través del tiempo. La hermana Isidora le comentó lo que pasaba con Sofía, las entrevistas con los papás, le decía que la niña era muy retraída, que no sabía cómo ayudarla, recordaba la entrevista con el papá, que le llamó la atención la preocupación del papá. Cuando iba a dejar a las niñas el papá era serio, distante, por eso le llamó la atención este cambio y le dice que el papá era un farsante o un papá ejemplar. La madre estaba muy descompuesta por el tema de la separación, por el tema económico, pero la situación de abuso la sorprendió y la angustió, se sintió desbordada. Le preguntó a la doctora ginecóloga porque era una ex alumna a la que le tenía confianza, fue de curiosidad que llamó. Paz ingresó en el año dos mil nueve, a nivel medio mayor, y Catalina cree que el año dos mil diez a nivel medio menor, las tres son muy retraídas y tímidas, fue un período de adaptación difícil, les costaba separarse de sus padres, y en el año dos mil diez, faltaron mucho el primer semestre a clases, y les costó mucho adaptarse. Se notaba que eran retraídas les costaba dejar a la mamá, eran tímidas, que no era normal en niñas de tres y cuatro años. En el año dos mil nueve a finales de año, tomaron contacto con la madre por la conducta masturbatoria de Sofía y ella informó que estaban en proceso de separación. La profesora jefe Isidora, de Sofía le contó que la niña no quería ver al padre, lo que la madre confirmó en la entrevista. Si la madre no hacía la denuncia, la tenía que hacer ella, lo tenía claro. La madre nunca le habló de un posible abuso, salió como iniciativa de ella el que la lleven a un centro asistencial por el tema de la masturbación y que no quería ver al padre. La madre le dijo de los problemas económicos, que no tenía plata para arreglar las cañerías, las niñitas iban desaseadas, entonces no podían bañarse, esto ocurrió en el año dos mil diez. No recuerda alguna mención respecto de un cambio de casa.
  • 38. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 38 A raíz de la denuncia toman preso al papá un sábado, pensó en hablar con la administración para que no se les cobren los cheques, el día lunes conversó con el administrador para no cobrar los cheques, por caridad cristiana, a fines de ese año, recibió un par de cartas de él, que le agradecía que no hubiera cobrado los cheques y peguntándole por cómo estaban las niñas, que esto era una mentira, que era una venganza de la mujer, y que cuando saliera lo pagaría. A las dos semanas recibió llamado de la hermana diciendo que tenían muchos problemas y que no podían pagar los cheques. Sofía no alcanzó a hacer su primera comunión, la mamá se molestó mucho con el colegio, ellos querían que esto no trascendiera, pero la mamá y su familia se alejaron. La impresión de la madre era que quería mucho a sus hijas, y a su marido que tenía un matrimonio perfecto y de pronto se le cayó el piso, estaba desbordada no podía contenerse a sí misma, era una mujer que estaba complicada emocionalmente. Preguntada por la parte querellante, responde que después de la entrevista con la mamá con toda esta situación, tuvo una entrevista con la hermana de la madre Sheila Caba, no la conocía de antes. No conoce al Dr. Roncone. No le sugiere a la madre que vaya a ver a la doctora Paulina Merino, sabía que era doctora pero nada más, a la madre no le dijo el lugar donde ir, ni la persona, sólo le dijo que vaya a un centro asistencial. En la declaración del veinte de agosto de dos mil diez no hace muchas menciones que hace ahora, antes no las conocía, y ahora da cuenta de informaciones obtenidas con profesoras, coordinadoras, informes, ella recopiló tal información. Contraexaminada por la Defensa, indica que no hace actualmente clases, pero observa o acompaña las clases, y señala que rutina es sinónimo de clases, en un colegio. Estuvo en Alemania en principios de septiembre, reasumiendo la dirección del colegio a fines de ese mes. Las conductas masturbatorias de Sofía fue más tranquila en el año dos mil nueve, la conducta continuó pero sin la frecuencia del primer semestre del año dos mil diez, la niña estaba más tranquila y adaptada. Tenía esta información de antes, pero el que una niñita se masturbe en una sala de clases no es normal, ella no participa en todas las reuniones o coordinaciones, entonces ella recopiló tal información con los registros del colegio. En el año dos mil nueve se enteró de la conducta masturbatoria de
  • 39. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 39 Sofía, pero el carabinero no lo colocó en la declaración, y a ella no le gustó tal declaración porque el carabinero no logró escribir lo que ella expresó. Se efectúa ejercicio para evidenciar contradicción, exhibiéndosele su declaración efectuada ante Carabineros, indica que ella nunca le dijo al carabinero que Sofía se tocaba sus partes íntimas, sino que Sofía se movía en la silla y transpiraba. Indica que cree que el carabinero no mintió sino que interpretó lo que ella dijo. Se efectúa ejercicio para evidenciar contradicción, exhibiéndosele su declaración efectuada ante Carabineros, en que señala que Sofía había comenzado a tocar sus partes íntimas desde hacía un mes a la fecha, indica que no es cierto, y que firmó algo que no debía haber firmado. No sale en la declaración que ella era la que había tomado la iniciativa respecto de señalarle a la madre que podía haber abuso, no pensó que era importante, esa declaración ocurrió al día siguiente de que se supiera que habían signos de abuso en las niñas y nadie podía imaginar nada. No quedó escrito que ella como Directora con obligación de denunciar iba a hacerlo, si no lo hacía la madre. No recuerda cuando fue la conversación con la profesora jefe de Sofía respecto de que la niña no quería ver al papá, debe haber sido la semana anterior, pero no recuerda, porque nadie se imaginaba esta situación. Prestó una segunda declaración el diecisiete de mayo de dos mil once, efectuada ante Fiscalía, en que dice que la madre le había dicho que Sofía no quería ir a ver al papá en la entrevista, y lo reafirma porque es lo que dijo, pero dijo más cosas de lo que está ahí, y no aparece que la profesora jefe le había dicho lo mismo, pero indica que se lo dijo y no quedó escrito. En esa declaración sí está la mención de que la profesora jefe le manifestó que el padre estaba muy preocupado por la situación de sus hijas, y que quería una reunión con las tres profesoras jefes de las niñas, y quería que lo mantuviesen informado. No tiene explicación de porqué la señora Yamile Caba madre de las niñas, indicó en una entrevista que ella nunca le habló o dijo algo de abusos, pero insiste en que ella tomó la iniciativa. No recuerda si la profe jefe de Sofía le había manifestado que el papá quería pedir la tuición de las niñas.
  • 40. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 40 Sofía no sufrió bullying porque requiere ser continuado en el tiempo, fue una conducta aislada porque se intervino con el curso, las compañeras la querían. Se le exhibe documento de la defensa N° 25, de fecha uno de julio de dos mil diez, que da cuenta de informe escolar, hecho por la profesora jefe de Sofía, en que señala que niños la tratan de “gorda o pareces elefante”, indica que eso lo dijo, y que había sido tratado. Las vacaciones de invierno fueron en julio segunda semana más o menos, y la niña no volvió a clases después de las vacaciones, y reitera que Sofía no sufrió bullying en el colegio, sino que fue un hecho aislado, y tratado por el colegio. No recuerda haber sabido que al cumpleaños de Sofía en octubre de dos mil nueve, sólo llegaron cinco niñas. No observaron comportamientos de masturbación respecto de Paz y Catalina, su conducta llorosa y emocionalmente complicada era normal o esperable por el proceso de separación que vivido. Se le exhibe declaración de veinte de agosto de dos mil diez efectuada ante Carabineros, que indica que las niñas tenían comportamiento normal para su edad, responde que otra vez, el carabinero no expuso lo que ella dijo. Se contrasta su declaración con lo declarado en el primer juicio, en que indicó que “el comportamiento de Paz y Catalina, era normal, eran retraídas, pero como cualquier niño”. La doctora Paulina Merino le dijo que había encontrado signos de abuso en las niñitas y que las había derivado al Servicio Médico Legal, se le exhibe su declaración en Fiscalía prestada el diecisiete de mayo de dos mil once, en que dice que había revisado a las niñas y las derivó al Servicio Médico Legal, sin hacer referencia a que había situación de abuso, respondiendo que ella no recuerda si le dijo al asistente fiscal sí había o no, signos de abuso. Responde que la señora Yamile la llamó desde el Servicio Médico Legal y le dijo que a las niñas se le encontraron signos de abuso profundos, pero no recuerda si le dijo abuso o violación, se le exhibe nuevamente la declaración que indica que las niñas habían sido violadas por período prolongado en el tiempo, y lo reconoce. No recuerda a qué hora ocurrió este llamado. Repreguntada por el Ministerio Público, dice que la motiva la caridad y responsabilidad moral frente al hecho concreto, nadie le ha dicho que debe o no decir en este juicio.
  • 41. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 41 Repreguntada por la parte querellante, sobre la declaración prestada en fiscalía el diecisiete de mayo de dos mil once, respecto de las conductas masturbatorias de Sofía se atenuaron el año dos mil nueve, acentuándose a fines de ese año, y con mayor intensidad durante el año dos mil diez. En la reunión con la madre le indicó a ésta, que su profesora jefe le había dicho que Sofía no quería ver al padre, y si eso no le parecía raro, junto a las conductas masturbatorias. 2.- Luego depuso, Cristina Gueneau De Mussy Crorkan, cédula de identidad N° 15.377.018-2, quien debidamente juramentada expone que es religiosa movimiento Schöenstatt, nombre religioso hermana Isidora, ha declarado en los dos juicios anteriores, desde el año dos mil ocho hasta el año dos mil diez, trabajó como profesora básica, el año dos mil ocho, hacía clases de religión, el dos mil nueve tercero básico, y el dos mil diez, cuarto básico. Fue alumna suya los tres años Sofía, quien llegó el segundo semestre del dos mil ocho desde la Scuola Italiana por problemas de bullying, tenía conductas masturbatorias de moverse en la silla transpirando mucho y comiendo ansiosamente, es tímida pero inteligente muy capaz en la parte académica, pero su ansiedad influía en su comportamiento. El año dos mil nueve Sofía estaba más adaptada al curso; el año dos mil ocho, fue difícil el cambio ella había sido rechazada y le costó adaptarse. El dos mil nueve se pudo adaptar mejor, tenía su espacio en el curso, buen rendimiento en ciencias y tecnología, participaba en clases; el dos mil diez tomó el curso tuvo muchas más horas de clases, fue la profesora jefe, tenía mucho más contacto, con ella y la familia, se enteró de que los papás se habían separado, estaba más triste y seria, le influyó mucho el tener que compartir su familia y su papá, bajó mucho las notas, le costaba concentrarse, ella es muy hermética, le cuesta expresarse, como dos veces le comentó algo más, una vez llegó muy triste, porque el papá no la dejó llamar a la madre, en el régimen de visitas de ese fin de semana, le extrañó porque Sofía se acercó a ella a contarle, y otra vez en junio le comentó que no quería ir a ver al papá porque estaban los otros niños, porque tenían que compartir al papá. Es muy inteligente captaba lo que estaba pasando, sabía que las cosas no estaban bien en la casa, veía a la mamá no estar bien y que le contaba a las personas que no estaban bien.
  • 42. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 42 El primer comentario debe haber sido la segunda semana de mayo, y la otra vez en junio, fue un viernes, y el lunes cuando llegó al colegio, le preguntó cómo le fue el fin de semana, y la niña respondió “bien hermana no fui”. Los problemas de masturbación a las dos semanas de clases, cuando llegó el dos mil ocho, se notó porque lo hacía en las horas de clases, era constante le hacía tres horas de clases; el dos mil nueve le hizo mucho más clases, pero la conducta disminuyó; el dos mil diez, la conducta se volvió a acentuar, en especial los días lunes, dice que eso se lo contaron los demás profesores y también el departamento de psicología, en general era que uno o dos veces al día se masturbaba con la silla, se ponía a transpirar, y tenía que ir a lavarse la cara, no era consciente para la niña. En su experiencia ninguna otra niña se masturbaba, por problemas de bullying o de separación de los papás. Tenía otros alumnos cuyos papás se estaban separando y se ponen mucho más tristes, pero no se masturbaban. En el año dos mil diez le comentó a la directora sobre los problemas de Sofía, que se masturbaba, que estaba ansiosa. Tuvo una reunión con la mamá en el año dos mil diez, y a veces a la salida del colegio o en los pasillos del mismo, le decía que estaba preocupaba por la conducta de Sofía y le recomendaba que iniciara un tratamiento, pero la mamá siempre le respondía que estaba sin dinero, estaba llorando, que el marido se le había ido de la casa. En la reunión de abril que tuvo con ella le pidió que Sofía fuera a sicóloga, que iniciara un tratamiento, pero la mamá estaba desbordada, no recuerda en qué ocasión le dijo que no tenía dinero y que el papá sólo le daba 700 mil pesos. La presentación personal de Sofía un tiempo llegó con el jumper sucio con pasta de dientes, explicación que la madre atribuyó a que se le rompieron las cañerías, no tenía agua y no podía lavar, cree que fue en abril o mayo de dos mil diez, pero no recuerda la fecha. Indica que en el año dos mil diez se acentuó mucho más la conducta masturbatoria. Conocía a las hermanas menores pero no en profundidad. El departamento de psicología citó a los padres, pero no llegaron, finalmente el papá fue a entrevista con la sicóloga, solicitando entrevista con cada profesora jefe de las niñas. Ella lo citó y en esa reunión le informó que Sofía se masturbaba en clases, que había bajado las notas, necesitaba continuar su tratamiento sicológico, él le dio su correo para que
  • 43. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 43 lo mantuviera informado, esto fue a fines de julio o principios de agosto, porque no le llegaban la información y le pidió reserva para no tener problemas con la madre. Le pareció un papá muy receptivo, pero en los años anteriores cuando el papá iba a dejar a la niña al colegio sólo saludaba y nada más, lo encontraba muy parco y distante, en la reunión que tuvo después con la directora, le contó que le parecía raro que el papá ahora estuviese tan receptivo, y le comentó que o era un muy buen papá o era un farsante. Al papá no lo había visto en todo el año. Respecto de años anteriores ella no era profesora jefe entonces no tenía reunión con los apoderados, sí supo que de acuerdo a los registros habían sido informados sobre la situación de Sofía, los padres, en los años 2008 y 2009. En la entrevista al papá le dijo lo importante que era que Sofía continuase con su tratamiento sicológico, a lo que el papá le respondió que le daba a la mamá la suma de $1.600.000, muy distinto de lo dicho por la mamá. Dice que vio al papá muy parco al saludar en las mañanas el año 2008, y 2009. En general Sofía el año dos mil nueve tenía su espacio en el curso, se atrevía a dar su opinión e invitar a jugar, el año 2008, no tenía ese espacio. La conducta de masturbación siempre se la atribuyó al bullying que disminuyó el dos mil nueve, pero que el año dos mil diez se acentuó e imaginaron que era por su realidad familiar de la separación de los padres. Nunca se imaginó que lo de la masturbación se debía por otra causa, y la mamá tampoco, quien estaba tan desbordaba, no estaba en sus casillas para buscar soluciones, no cumplía su rol porque no podía más. La directora después de que tuvo entrevista con la mamá, le comentó a ella si Sofía no tendrá las conductas masturbatorias, porque estaba siendo abusada, y le contó que se lo había dicho a la madre para que la lleve a algún centro asistencial. Sofía era muy inteligente, tenía una buena capacidad de abstracción, dice que el año dos mil ocho tuvo notas normales, y el año dos mil nueve fue súper bueno, en tanto el año dos mil diez, bajó mucho su rendimiento no solo en sus ramos, sino en matemática, en lenguaje. La parte de expresión oral le costaba al ser una niña tímida, no tenía buena ortografía. Dejó de ver a Sofía después de las vacaciones de invierno del año dos mil diez. Conoció a Sofía el año 2008 conversó con ella en clases, era muy tímida hablaba muy poco, el dos mil nueve, hablaba mucho más, el año
  • 44. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 44 dos mil diez, conversó mucho más con ella, y sus respuestas eran monosílabas, salvo las dos veces que le hizo comentarios. Ella tenía que interpretar sus caras y expresiones y lenguaje no verbal. No ha visto a Sofía desde que se fue del colegio, su único interés es que salga la verdad, no ha visto a la madre ni a nadie de su familia. Preguntada por la parte querellante, Sofía ingresó a mitad de año del 2008, por haber sido víctima de bullying en la Scuola Italiana aceptando que se integrara, el proceso de admisión es todo un proceso de entrevistas a los padres, a la niña, y la última palabra la tiene la directora. Conoce a la tía de la niña Sheila Caba, en el año 1998 por movimiento Schöenstatt la conoció en un campamento, luego en el año 2008 se rencontró cuando ella estaba en el santuario y se le acerca Sheila Caba, y le cuenta que su sobrina es Sofía Orellana, la vio algunas veces mientras Sofía asistió al colegio y desde que se fue nunca más la ha visto. No conoce al doctor Roncone. Sofía era muy obesa, transpiraba mucho, después de correr quedaba chascona y no le importaba mucho, si la molestaban no debe haber sido frecuente, ella no lo percibió ni las otras profesoras se lo comentaron, la deben haber molestado como a cualquier niño, porque los niños se expresan así “la gorda, o la flaca”, los padres tampoco nunca le dijeron que la molestaban. Tenía amigas pero dos o tres, pero como estaba muy gorda con problemas en las rodillas en el año dos mil diez no podía correr. Entre los años 2008 a dos mil diez, no tenía educación sexual, sino lo previo como educación de valores básicos para moverse en la sociedad. No conoce a Paulina Merino, sabe que es ex alumna del colegio y que es doctora que evaluó a las niñas, se lo dijo la directora, diciéndole además que había encontrado signos de abuso y las había derivado al Servicio Médico Legal. La última vez que vio a Yamile Caba fue en junio o julio de dos mil diez, no ha visto a alguien de su familia, y nadie le ha dicho qué decir. Contraexaminada por la Defensa, el año 2008 fue profesora jefe de Sofía, Clarita Retamales, y el año dos mil nueve, Viviana Fernández, dice que no han declarado ninguna de las dos, le consta que la fiscal en los juicios anteriores sólo citó a declarar a las profesoras jefes de las niñas en el año dos mil diez.
  • 45. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 45 Fue profesora de religión de Sofía en el 2008, quien tenía todos los ramos típicos en que su profesora jefe le hacía matemáticas y otro ramo que no recuerda, pero tenía también otros profesores de asignatura, y además la profesora jefe hacía orientación y consejo de curso. Sus movimientos en la silla eran oscilantes, incluso la profe jefe Clarita Retamales le dijo que llegaba a jadear como perro, y esto lo recordó ahora, no lo había mencionado antes ni en sus declaraciones en fiscalía o en los otros juicios. Recuerda haber prestado declarado ante carabineros, en donde no declaró el que Sofía le había comentado que no quería ir a la casa del papá, y que el lunes estaba contenta por no haber ido, dice que el carabinero no tomó nota de todo lo que dijo en la hora y media de declaración, y que transcribió en una plana. Dice que por lo abrupto de esa declaración ella no entró en detalles. Cuando declaró sí sabía que el papá estaba siendo investigado por abusos, y ya había hablado con la directora que le contó que habían sido llevadas las niñas a la doctora Merino, que había encontrado algo, y que habían ido al Servicio Médico Legal. En el primer juicio oral, dice que no declaró el que Sofía estaba contenta por no haber ido donde el papá, en el segundo juicio sí lo dijo. En la declaración de carabineros no quedó tampoco el comentario de que Sofía le dijo que estaba triste porque el papá no la dejo llamar por teléfono a la mamá, no recuerda si lo dijo en el primer juicio oral. Escuchada la pista de audio se escucha que responde que Sofía no quería ir a la casa del papá, y nada más, señala que en el segundo juicio fue más detallista, y expresa que recuerda que la niña le dijo que no quería ir donde el papá porque estaban los otros niños, cree que era difícil para ella por el proceso de separación, y conocer a esa nueva familia. Reitera que durante un tiempo llegó con deficiencias en su presentación personal que tenía jumper con manchas de pasta de dientes, lo que ocurrió no recuerda si una semana o más, pero se enteró luego que tenía las cañerías rotas. En la declaración que tomó carabineros aparece que Sofía tenía presentación personal deficiente, explica que no dio todos los detalles, y que firmó tal declaración porque si bien no estaba completa, no había nada aberrante.
  • 46. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 46 En el primer juicio no hizo mención de la prohibición del padre a llamar a la mamá el día de la madre, en el segundo juicio cree que sí lo hizo. Respecto del campamento al que asistió con Sheila Caba, asistieron más de 200 niñas, indica que 240 al parecer, y Sheila era una más, y quien la reconoció en el colegio fue ella. No recuerda que la sicóloga del colegio, le haya dicho que el papá quería pedir la tuición de las niñas. Una niña que ha sufrido bullying en un colegio, y es cambiada a otro colegio en donde es recibida con “gorda, negra, pareces elefante” obvio que recibe ello con dolor. Indica que no recibió antecedentes de ello de parte de profesores ni padres de Sofía. No recuerda haber hecho el informe escolar en donde se menciona que la niña le dijeron “gorda, negra, pareces elefante”, se le contrasta con el documento N° 25 de la Defensa, y dice que aparece su nombre, el logo del colegio, y señala que es seguramente hecho por ella para pedir ayuda al sicólogo, y es cierto que dice “a veces le dicen negra, pareces elefante…”, lo que no es bullying porque no es permanente. Dice que el bullying es una conducta persistente y constante en el tiempo, y lo que llamaba la atención de la niña eran sus conductas masturbatorias, su cara triste, pero estaba con amigas. Se le exhibe el informe para recordar si se refiere a las conductas masturbatorias de Sofía, y señala que no dice nada de esa situación, sí dice que se encuentra en tratamiento sicológico y farmacológico. En el informe dice que las conductas masturbatorias eran persistentes en el año 2008, y no se hace mención respecto del año dos mil nueve, y dos mil diez. Preguntada por el Tribunal, la niña no volvió nunca más luego de las vacaciones de invierno del año dos mil diez. Repreguntada por el Ministerio Público, se le exhibe declaración prestada ante carabineros, el día 06 de septiembre de dos mil diez, para efectos de refrescar memoria, en donde señala que la niña se masturbaba en los años 2008, 2009, y dos mil diez. Con el tiempo pudo reflexionar y tomar distancia de los hechos. 3.- También prestó declaración Matilde del Carmen Guzmán Jara, cédula de identidad N°11.912.321-6, Cabo 1° de Carabineros, quien debidamente juramentada expone que el día diecinueve de agosto de dos mil diez se encontraba de guardia en el Servicio Médico Legal como a las trece treinta horas se presenta la señora Yamila Caba, quien había sido
  • 47. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 47 derivada por el 4° Tribunal de Familia de Santiago. Le dijo que el año mil novecientos noventa y ocho se casó con Enrique Orellana, tuvieron tres hijas de nueve, cuatro y tres años, en agosto de dos mil nueve el marido se va de la casa, desde marzo de dos mil diez se fijaron visitas por un tribunal de familia, fin de semana por medio desde el día viernes al domingo a las veinte horas. Dice que ella se da cuenta que desde abril de dos mil diez las niñas al llegar del domicilio paterno llegaban agresivas, se aislaban, lloraban, la menor Catalina, despertaba llorando diciendo “papá no”. En agosto de dos mil diez, el padre las va a buscar Sofía se negó ir, sólo se llevó a Paz y Catalina, las regresa el quince de agosto, luego al día siguiente encontró llorando a Paz en el dormitorio, le pregunta a la niña qué le pasaba, quien le contó que el papá le echaba hipoglós en el potito, y se toca en la vagina por encima de ropa, y le tocaba las tetitas, la madre la revisa y ve que tenía irritada la vagina. Le preguntó a Catalina, y dice que también a ella le echaba hipoglós en el potito y se tocó la vagina haciendo el movimiento con la mano, le pregunta a Sofía y le dice que cuando era chica también a ella se lo hacía, y que en una oportunidad el papá le había dicho que eso era un secreto y que no se lo contara a la mamá. La mamá con esta información, va el día dieciocho de agosto de dos mil diez, a la Clínica de Las Condes, luego a Tribunal de Familia, donde la derivan al Servicio Médico Legal, se contacta con fiscalía, quien indica que se les tome declaración a la señora Yamile, ella la tomó y otra colega a la víctima en presencia de la madre, e hicieron las órdenes para pericia sexológica. La señora Yamile fue a denunciar por abuso sexual, sólo refirió tocaciones, estaba muy afectada. Respecto del estado emocional de la víctima Sofía, da cuenta que ella no tomó su declaración sino otra colega, y le contó esto a la madre y a la niña, diciéndole que iba a declarar ante la cabo Tapia, que si se sentía mal, se lo dijera a la cabo, y si quería en cualquier minuto podía terminar de declarar. No había nadie más además de la madre y las niñas. Preguntada por la Querellante, dice que la pericia era sexológica, el fiscal Marcelo Cabrera Pérez, dio la orden, había dos doctores de turno, no recuerda los nombres, ella confecciona la minuta y se la entrega a los doctores quienes determinan quién la efectúa. No conoció a Sheila Caba. Contraexaminada por la Defensa, las niñas estaban en la sala de espera de la oficina de partes, mientras le tomaba la declaración a la
  • 48. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 48 madre, cuya declaración comenzó a las 14:30 horas. La señora Yamile le manifiesta que el padre se había ido con otra mujer. No le dijo que ella u otro familiar había visto diarrea compulsiva de las niñas, o algo blanquecino como semen en las niñas, o que habían llegado lesionadas; no le dijo que algún otro facultativo hubiere encontrado signos de abuso en las niñas, sólo le dijo que las había llevado a la Clínica Las Condes donde le tomaron unas muestras, tampoco le dijo que la directora del colegio le había dicho que denuncie por sospecha de abuso. 4.- Asimismo, se presentó en estrados, Solange Macarena Tapia Quila, cédula de identidad N° 14.007.906-5, Cabo 1° de Carabineros, quien debidamente juramentada expone que le tomó declaración a Sofía en el año dos mil diez, de nueve años, tomó la declaración en presencia de la madre, por protocolo, en dependencias de la oficina de carabineros del Servicio Médico Legal. Indica que su padre Enrique las tocaba a ella y a sus dos hermanas siempre que van a su casa, ella duerme en un sofá cama, en el living y las hermanas dormían con él, ahí el papá la tocaba por debajo del pijama, le tocaba sus partes y senos, y le metía algo por el potito, cree que un dedo. Además le cuenta un episodio de julio de dos mil diez, en donde en la casa de la pareja del papá le hicieron dormir en pieza de Colomba, en la noche había llegado su padre se acercó a su cama, la empezó a tocar luego le metió algo grande y blando por el potito, dice que le dolió, luego se durmió, y no sabe si le hizo algo a sus hermanas. Agrega que cuando era chica el papá la llevaba al baño, la daba vuelta y le ponía hipoglós en el potito, le metía algo grande y blando, que el papá se movía, que a ella le dolía y era un secreto que no se lo tenía que decir a la mamá. La menor estaba nerviosa pero colaboró en la entrevista, la madre no intervino sólo escuchó. Dice que el papá la ponía de guatita, esto se lo preguntó, lo demás la niña relató sola. Preguntada por la parte querellante, responde que cada vez que iba a la casa del padre la hacía dormir en un sofá cama, que le hacía tocaciones por debajo del pijama cama, y en ocasiones le metía su dedo en el potito. Preguntada por la Defensa, responde que esta declaración fue a las 17:05 horas, no le hizo preguntas a la madre, la niña le dijo que el papá no le pegaba, respecto del hecho que sucedió en la casa de la nueva pareja del
  • 49. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 49 papá, ella le preguntó a la niña si le había hecho algo a las hermanas, a lo que la niña respondió que no sabe porque se quedó dormida. Se le exhibe la declaración para manifestar contradicción, y responde que la niña cuando se refirió a los hechos cuando era chica, la llevaba al baño, el papá le ponía hipoglós, y le metía algo grande y blando, ella no veía, y pensó que era un dedo. La testigo indica que cuando la niña era pequeña y el papá la llevaba al baño y le ponía hipoglós, era cuando el papá se movía. Respecto del episodio de la casa de la nueva pareja, habría ocurrido el treinta de julio de dos mil diez, y no sabe la niña si les hizo algo a las hermanas, porque se quedó dormida. 5.- Después testificó Yamile Esther Caba Quezada, cédula de identidad N° 10.982.315-5, quien debidamente juramentada expone que se casó en enero de 1998 con Enrique Orellana, terminando el veintiuno de agosto de dos mil nueve, el veintitrés se va de la casa, dice que se pone extraño cuando fallece el papá en agosto, en que llega tarde y le dice que va donde la madre, pero lo encontró natural. El 21 de agosto de 2009, iba con Sofía en el auto y en una intersección en Ñuñoa la chocan por atrás, lo llama para pedirle el número de póliza, no le contesta numerosos llamados, lo va a buscar al banco, pero los guardias le dicen que ya se había retirado a las cinco de la tarde. Luego él la llama y dicen que conversarán en la casa, y fue a dejar a su hija a la casa de su madre, en donde le cuentan que una hermana de ella lo vio besándose con otra mujer, y una periodista también, se sube a su auto, llorando, dejó a las niñas en casa de su mamá y sale a caminar, fue a casa de una amiga, llega a la casa tarde. Enrique estaba acostado, ella quería hablar, y él con actitud violenta se niega le dice “no voy a hablar contigo”, ella se va a la pieza de al lado a dormir, lloró toda la noche. Al día siguiente tenían que ir a catequesis, ella con gafas para que no se note que ha llorado, él estuvo con el celular todo el rato, se enoja cuando le dice que sea respetuoso, en la casa almorzaron, luego se llevó a las niñas a la casa de la mamá de él. Ella fue al santuario a rezar, habló con una monja, volvió a la casa. Su ex con las niñas llegaron tarde, y al día siguiente salieron de nuevo donde la mamá de él. Esa noche a las 20:00 horas las niñas estaban viendo tele en la pieza de ella, entra a la pieza y echa su ropa en un bolso o maleta y se va sin dar ninguna explicación.
  • 50. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 50 No tuvo indicios de nada antes, sí un mes antes le pasó $600.000 para que administre la plata, antes ella le rendía cuentas, y ella quería comprar casa, y él le decía que no, que tenía información confidencial, que no era el momento. Después que él se va de la casa, se tratan de poner de acuerdo para los dineros, dice que él se había hecho imprescindible en la casa, él iba al supermercado, a la feria, todos los veían como una familia ideal. Desde los seis meses Sofía tenía infecciones urinarias, llegaron donde doctor Wolff, le hacen estudio, y no le encontraron nada, luego vivieron en psiquiatras y sicólogos, era la niña muy miedosa se hacía pipí, tenía pesadillas, el doctor ve que tiene un cuadro ansioso severo, y la derivan a terapia. La niña se empezó a masturbar antes de salir a caminar en el andador, en la silla del auto, y ella no encuentra respuesta, le hicieron muchos exámenes, cuyos resultados decían que no tenía nada. En el jardín la llamó la directora para contarle que se masturbaba y ella no sabía qué hacer. Los fines de semana tenía crisis de llanto, pataletas, decía que se quería morir. Luego entró a la Scuola Italiana, en donde comenzó de nuevo con la conducta, la socialización era difícil, ella se hacía amiga de las mamás, para ayudarla, pero las niñas la rechazaban. Ella la metió a natación (en Iván Zamorano, luego en el Estadio Italiano), a la niña le gustaba, pero empezó a subir de peso, las apoderados le hablaron de una sicóloga barata, y empieza a ir, la niña estaba medicamentada iba a psiquiatra, además de la sicóloga. Vivían en una casa grande en Teruel en las condes, con 5 habitaciones, con Enrique se repartían los quehaceres. La Sofía podía estar todo el sábado con crisis, lloraba toda la tarde, pataleaba, gritaba, decía que se quería morir, ella la abrazaba la contenía le preguntaba si algo pasaba en el colegio. En esa casa había 27 animales, perros, gatos, conejos, ratones, cuyes, peces, incluso pollos. Sofía quería ser veterinaria, y enrique le compraba animales por esa razón. Él día que se fue Enrique no dio explicaciones a nadie, creía ella, pero la realidad fue distinta. Ella llevó a Sofía a una terapia integral donde ella también tomó terapia para poder ayudar a Sofía para que pueda socializar. El día lunes siguiente van a terapia, ella llora y Sofía le dice “mamá llora porque yo he llorado tres días”, y le cuenta que el día viernes el papa les había contado que se iba a ir de la casa.
  • 51. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 51 El día 29 de agosto empiezan a contactarse por mail, en donde le reprocha que su familia estaba siempre con ellos, pero dice que eso no es cierto, que Sheila su hermana menor, vivió con ellos 8 años, pero su mamá pagaba una pensión de $100.000, y también vivió con ellos su tía Mayo. En agosto le sale a recibir afuera, trata de pedirle explicaciones no se las da, pero entra a jugar con las niñas en el patio y luego se va. Después las visitas los sábados, en septiembre para el 18 las niñas lo estaban esperando pero él no va. Luego ella puso candado en la entrada un día de semana a las 20:00 horas, él llega agresivamente, le grita diciéndole que le había quitado a las niñas, y que iba a llamar a carabineros, ella se asustó y llamó a Araceli su hermana, estuvo como una hora afuera, y llama a carabineros, y deja una constancia. En agosto cuando su papá muere llaman de la Clínica Indisa a las 3 de la mañana, él no se inmutó, nunca lo vio llorar, más lloró ella y eso que se llevaba mal con el papá por lo sarcástico que era con Sofía. Era muy fuerte el cambio de actitud, era más agresivo sobretodo con Sofía, en los mail ella le indicaba las cosas que se necesitaba para la casa de la feria, él no se quería desligar de la casa. Los fines de semana salía con las niñas a la casa de la mamá. Catalina tenía 2, Paz 3 y Sofía 8, las niñas salían con él y llegaban tristes, él llegaba a las 8, ó a las 9, ó a las 10, no era muy ordenado. Ella no trabajaba sólo trabajó un tiempo, no le daban permiso para ir a ver a la Sofía que estaba en la clínica con virus sincicial, y renunció. En octubre celebraron el cumpleaños de Sofía en el Parque Arauco, en patinaje en hielo, Enrique pagó, pero Sofía quería un perro, el papá se lo había prometido, y no se lo llevó. En la casa los dejó solos pero escuchó gritos, vio que el papá estaba agresivo con la niña diciéndole que no le iba a comprar perro, y lo echó de la casa. La frecuencia de las visitas era todos los sábados por el tema de la feria, no los domingos. En noviembre el papá llevaba a las niñas al colegio, ella seguía en terapia y le envió mail diciendo que no iba a seguir con los mails pidiéndole cosas de la casa. El cambió mucho con las niñas, se volvió super agresivo, para enseñarle a andar en bici a Sofía la retaba era agresivo. A las niñas en noviembre las llevó al pediatra porque Paz estaba con mucha ansiedad, Sofía se volvió para adentro y Catalina se refugiaba en su mamadera, las
  • 52. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 52 niñas llegaban tristes de la casa de la madre del papá, en donde les hablaban mal de ella que era gastadora, sucia, y que por eso se fue de la casa. La Catalina se parece a su madre y se siente no querida por el padre y su familia. Lo demanda por el tema del control del dinero, van a mediación, y él no llegó, lo demanda por pensión alimenticia, y empieza a tratar de conquistarla con correos, mensajes de texto, esto fue en noviembre, diciembre y enero de dos mil diez. La navidad la pasó con las niñas pero lo invitó a almorzar, tenían nana peruana que preparó algo rico, él almorzó, le dio un solo regalo a cada niña y luego se va. Era su cumpleaños el día 26 y caía día sábado, pidió que no salieran con él ese día, y salieron con el papá el domingo. Las niñas le hablaron de un departamento, fue la primera vez que supo del departamento, él le dijo que era cerca del metro Santa Ana. Dice que lo demandó dando domicilio en el Banco Central. El treinta y uno de diciembre se lleva a las niñas, y le dice que está arrepentido de lo que hizo que quiere recuperar a la familia, ella le dice que por las niñas lo podría perdonar, pero que termine con la otra persona, y le da dos semanas. Él se lleva a las niñas una semana entera, del cuatro al diez de enero se las lleva a Punta de Tralca con su mamá, en un auto chico porque le gusta dar lástima. Ella le pasa un celular a Sofía para que la llame y nunca lo hizo. Desde agosto a enero ella jamás le impidió ver a las niñas, porque tiene muy claro el concepto de familia, nunca le habló mal de él, distinto de lo que le decía el papá y la abuela paterna. Ella les decía a las niñas que el papá estaba un poco estresado, que por eso lo hacía. Al regreso del viaje, las niñas llegaron muy distintas, Catalina dejó de controlar esfínter, Paz empezó a hablar como guagua, Sofía dice que no se acuerda de nada, que no tiene memoria. Al regreso decide ir con Sofía a visitarlo al Banco Central, a su nueva oficina de gerente, las trató muy agresivo, les dio plata para almorzar, se fueron y en la tarde él la llama agresivamente por alta voz y le corta. Ella sabía del departamento porque las niñas le decían, la Paz y Catalina dormían con él, y Sofía en un sillón cama. Ella fue a conocer el departamento en enero, en la visita encendió un cigarro, él se enojó, luego le pidió que deje a la otra, que trabajaba en el Banco Central, y que debía
  • 53. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 53 dejar de trabajar en el Banco o si no, que él se retire del mismo. Agrega que sólo estuvo en el departamento5 minutos. Después él la llama por altavoz de nuevo, diciéndole que lo había ido a amedrentar al departamento, ella le dice que no fue a eso, y que está grabando la llamada, él se pone nervioso y le corta. El día del cumpleaños de Paz, veintiocho de enero, la va a buscar muy agresivo, le tira un diario por la cabeza, le trata de pegar un golpe de puño, porque no tenía lista a la Catalina, ella se asustó pero no hizo nada. Sofía estaba en Concepción. En febrero se perdió el papá, ellas se fueron dos semanas a Concepción, volvieron al día del terremoto cuando ellas estaban en el auto llega él y las encamina a la casa de su mamá. En marzo, aun no había salido la demanda de pensión, las niñas necesitaban la lista de útiles, continuaron las visitas lo vieron bastante por la compra de útiles y ropa. La Paz empezó muy agresiva contra ella, y contra las hermanas, Catalina empezó a hablar como guagua, y Sofía se encerraba a leer en su pieza. El régimen de visitas se reguló el treinta de marzo de viernes a domingo a las 20:00 horas. La pensión se fijó al final en $2.000.000, pero no pagó enero y febrero ella lo perdonó en $700.000 por cada uno de esos meses. Las visitas comienzan el primer fin de semana de abril, en que las retira el sábado y las reintegra el domingo. La Sofía se quebró el brazo derecho, no pudieron ubicar al papá, en el inicio de la época de colegio, y la niña le cuenta después que cuando iban al departamento y se metía a la ducha, el papá la enjabonaba y la manoseaba. El fin de semana siguiente fueron las tres con el papá, y la Sofía la llama a las once de la noche, le decía llorando que se quería ir de ahí, ella llamó al 149 le dijeron que no podía hacer nada, ella dejó constancia. Después de ese fin de semana las niñas volvieron muy tristes. Un día el papá fue a buscar a las niñas para ir a dejarlas al colegio, Sofía llega llorando al colegio tenía prueba de matemáticas en que quedó en blanco, entonces ella dejó constancia de nuevo. La vez siguiente que las fue a buscar ella también tomó el auto y se adelantó para llegar al colegio, para que cuando Sofía llegara, la viera y le diera un abrazo para que no quede en blanco. El papá retaba mucho a Sofía en el auto y le hablaba mal de ella.
  • 54. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 54 El papá en mayo dejó de ir a buscarlas para ir al colegio y ella dejó constancias. En abril lleva a las niñas al Buin Zoo y luego las lleva a dormir a la casa de su nueva pareja, les dice que es una amiga, Sofía no fue, porque no quería estar con el papá, le decía que el papá era malo y que le daba pena que hablara mal de ella. En mayo las niñas tenían pesadillas, estaban agresivas, la casa empezó a fallar, él se hizo inubicable, y lo quería ubicar porque la tina de arriba se había tapado, había un problema de desagüe en la lavandería, estaban rotas las cañerías, ella se contactó con la corredora Cecilia Gómez, para que se repare, ella también habló con Cristian el esposo de la corredora le contó de las actitudes de Enrique, el que se molestó con ese amigo por tomar partido. Las niñas estaban con actitudes violentas, botaban su ropa del closet, desordenaban todo, Catalina tiró por la ventana a los gatitos chicos quedaron quebrados y se murieron. El perro también se murió, y lo vio Sofía. Pidió mediación para el cambio de casa, llegaron los dos, ella se fue con las niñas a un departamento en Bustos a una cuadra del colegio, el veintisiete de julio. En junio la llaman del colegio porque las niñas llegan muy raras luego de las visitas domiciliarias al papá, Paz estaba muy difícil y agresiva, y Sofía dejó de ir a ver al papá desde junio, porque la trataba muy mal, hizo una denuncia por maltrato sicológico, porque se portaba con ella como un perro. En junio la Paz y Catalina después de las visitas domiciliarias, llegaban con el potito cocido que atribuía a que se hacían pipí. En total siete veces fueron donde el papá. La Paz le cuenta que el papá la tiró por la escalera, la niña se hacía pipí, la lleva donde Ximena para que la evalúe, y le dice que hubo un episodio de maltrato, pero nada más. Dice que del colegio la llamaron pero se sentía muy cuestionada, tuvo una reunión con la sicóloga que le dice que las niñas estaban como la mona, que tuvieron una entrevista con el papá, le dice que las niñas estaban gordas, ella sintió que era para controlarla en lo que cocinaba, lo que gastaba. Después pide una reunión con la hermana Daniela y fijando fecha para el 16 de agosto.
  • 55. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 55 En abril le pidió a Ximena que le haga un informe para que no pernocten con el papá, ésta le responde que primero le haga una carta a la subdirectora Chomalí de la Clínica Las Condes, quien no le contestó y no le dio el informe. Cuando va a ver a la hermana Daniela tiene una actitud distinta de la de la sicóloga, le dice que las niñas cuando van a la casa del papá llegan distintas, que en esa casa hay malas costumbres, le dice que vaya a un especialista, que la evalúen, y ella las lleva a donde el doctor Wolff. El día domingo quince las niñas venían muy mal, Pacita con fiebre y Catalina muy mal, muy tristes, y al momento de hacerlas dormir Paz trataba de no quedarse dormida pataleaba, gritaba, y Catalina al ver gritar a su hermana también gritaba. El día lunes dieciséis de agosto de dos mil diez, va a buscar al colegio a Paz y Catalina, la Pacita se sube adelante, Catalina atrás, y la primera le dice que se encerró en el baño porque quería estar con la Catalina y la tía no la dejó, y se hace pipí en el auto, ella la abrazó. Salió en la tarde con las niñas en el auto, Sofía adelante y las pequeñas atrás, y Pacita llorando le dice que el papá le echa hipoglós en el potito, que le dolía, le pregunta donde y le muestra su potito; Sofía como en una catarsis le dice mamá créele porque a ella también se lo hacía cuando era chica y l papá le decía que era un secreto, que no le contara a nadie si no la iba a matar; Catalina no dijo nada, iba con su mamadera. Pidió hora para el día siguiente con una sicóloga barata de Integramédica a las 18:00 horas. Ese día veía el potito rojo, rojo de las niñas, que no dejaban que las tocara. El día martes va con Paz a la consulta de la sicóloga, quería que le dieran un certificado para que constataran lesiones para que las niñas no fueran más allá, ella llegó tarde y perdió la hora. En la noche mientras trataba de controlar a Paz y a Catalina, de repente Sofía empieza a gritar y llorar en su pieza, diciendo que su papá es malo, y que se había acordado que cuando la hacía dormir el papá le tocaba por debajo del pijama las tetitas y el potito. El miércoles va donde el doctor Wolff, a esperar sobrecupo habla con él y le cuenta lo que le dijeron las niñas, él las evaluó, ella siente que fue muy frío con las niñas, primero a Sofía, luego a Paz que tenía un moretón, el doctor no le da el certificado. Él la deriva a una ginecóloga obstetra, que no tenía hora y no las puede recibir, y le dan cupo con la doctora Merino.
  • 56. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 56 Ingresa primero y le cuenta todo, la doctora le dice que no les pregunte nada a las niñas que ella sabe cómo preguntar, las niñas le cuenta a Merino, que le dijo que tenía el potito irritado, revisa a las niñas y le dice que tenían el himen intacto, la doctora era amiga de la hermana Daniela, y se lo dice a las niñas, y le da el teléfono de la hermana. La doctora le toma muestras a las niñas, y no le da un informe. Se va a su casa, de nuevo en la noche Paz gritaba y le pegaba mucho, Sofía decía que se quería morir, también gritaba Catalina. Al día siguiente fue a Tribunal de Familia, que le dijeron fuera al Servicio Médico Legal donde llegaron a las 11:30 ó 12:00 horas. Entra a una antesala saca número, estaba con Aracely y Yarlin, da sus datos, y dice que va por denuncia de abuso, ingresa y espera que los atiendan, les compraron dulces a las niñas aunque habían llevado cocaví, las niñas estaban muy apegadas a ella, cuando la llaman decide ingresar a la sala de carabineros, porque eran mujeres, hace su declaración muy confusa por todo lo que estaba pasando, y luego llaman a las niñas para hacerle los exámenes, le dice a un doctor porqué fue, no recuerda si la primera fue Sofía, la revisan, y la ponen en cuatro patitas y a través de un televisor ve la imagen del examen, ella vio lesiones, sale la niña, no recuerda mucho de ese día, sentían rabia, pena e impotencia, pasan luego Paz y luego Catalina les hacen el mismo examen, y luego pasa a declarar Sofía, quien estaba muy nerviosa y cuenta que ese hombre le metía algo por el potito. Dice que ella estaba tranquila cuando le dijeron lo del himen intacto, pero con esto de que le metió algo por el potito, que a ella le dolía mucho, diciendo que le metía el dedo, y la carabinero le pregunta si el dedo era duro o blando, al principio dijo duro, luego dijo blando. Sofía se puso nerviosa ella le tomó las manos estaba con mucha angustia, y en ese momento ella se enteró de que había violación, sale y le cuenta a su hermana quien le dice “dónde estabas tú”, fue terrible, cree que Sofía termina de declarar a las 18.00 horas. Yarlin le contó que Sofía le había dicho que se sentía aliviada, Catalina se había quedado dormida, y Paz daba vueltas. Ella llama a la hermana de Enrique y le cuenta lo que le había hecho a las niñas, y la hermana se reía, no llamó a Enrique porque no tenía su número, llamó a Cecilia, y luego a la hermana Daniela que estaba muy preocupada. En el Servicio Médico Legal los carabineros mandaban fax, la llama Natalia Callejas de Fiscalía que quería hablar con ella, para darle el
  • 57. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 57 resultado de los informes, era muy tarde las niñas estaban en el auto, le dice lo de las violaciones que no había sido una vez sino muchas veces y le dice lo que viene. Le dijo que los informes decían que Sofía tenía desgarros, cicatrices antiguas, y las dos más chicas tenían lesiones y desgarros. Dice que no se imaginaba esto era un hombre perfecto, no se imaginó que esto podía haber sucedido, se siente muy culpable porque no pudo defender a sus hijas, cuando botó a Paz por las escaleras, y la Ximena no la ayudó, y con el cambio de casa, y el colegio. Está dolida con el colegio porque nadie llamó para saber cómo estaban las niñas, Enrique no pagó el colegio y las niñas no pudieron seguir estudiando y Sofía no pudo terminar su primera comunión, y se quedó en soledad junto a sus hijas esperando que alguien las llame. El doctor del Servicio Médico Legal sólo le pidió datos al comienzo, y después no supo más de él. Preguntada por la parte querellante, responde que en diciembre del dos mil nueve se fueron todos los fines de semana con el papá, pero desde la segunda semana empiezan las niñas a hablar de un departamento, pero también que iban donde la abuela, pero derechamente en enero sólo hablan de ese departamento ubicado en Catedral no recuerda el número, dice que a ese lugar fueron unas 7 veces, y Sofía hablaba que ella dormía en el sillón cama y las pequeñas con el papá, siempre fueron las tres, pero a veces le devolvían a la Sofía. Le facilitó un celular a Sofía para que la llame porque como no quería estar con el papá, que estaba muy agresivo, así la podía contactar cuando quisiera, incluso se lo escondió en la maleta para que pudiese llamarla la vez que salió con el papá para el día de la mamá, y otra vez la llamó pero escuchó un forcejeo entre el papá y la niña, y la comunicación se cortó. La pareja de Enrique es Jennifer y las lleva a pernoctar la segunda semana de abril en que se llevó a las niñas, pero devuelve Sofía y llevó a las pequeñas al Buin Zoo con Jennifer y sus hijos, y las llevó a pernoctar a la casa de ella, sabe dónde queda teóricamente, en calle Capuchinos y que habían tres niños, sabe sus nombres, el nombre del padre de ellos, lo averiguó con un amigo carabineros. Las niñas empiezan con un cuadro ansioso en el dos mil nueve, Paz se hacía daño con el chupete, se hacían pipí en el día y la noche, tenían pesadillas, Catalina le tenía miedo a todo al teléfono, al timbre a todo,
  • 58. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 58 hasta el día de hoy es un drama para que se queden dormidas, en ese tiempo sólo querían estar con ella y se aferraban a ella, pensaban que ella se iba a morir. La Sofía viene con un cuadro muy largo, ella se refugia en los libros y es difícil que diga lo que piensa, la Paz y la Catalina agreden mucho a Sofía. Sofía de pequeña tiene problemas graves de autoestima, y para socializar con los compañeros cuando estaba en la Scuola Italiana, ella siempre iba a los cumpleaños, para generar empatía se hacía amigas de las mamás de los niños, la masturbación comenzó antes del año y recurrieron a muchos especialistas, en la Scuola hubo un problema real de bullying. Los especialistas le daban como razón el bullying, pero Ximena Rojas los citó a los dos con el papá y les dice que la niña es posible que tenga algún episodio de abuso, ella se queda extrañada y Enrique impávido, y ella recuerda que una vez cuando Sofía era muy pequeña un compañero entró al baño, y que otra vez un compañero le dio un beso, esto fue cuando iba a la Scuola no recuerda la fecha, pudo ser cuando tenía 6 ó 7 años. Esto lo conversó con Enrique y no encontraron nada. El episodio de bullying lo atribuye la psiquiatra Ximena Sepúlveda, a todo esto. Enrique hizo cartas al colegio, al Ministerio de Educación, y a los apoderados. Paz y Catalina agredían a Sofía porque piensan que lo que les pasó es por culpa de la hermana, le pegan y Sofía aprendió a no defenderse por la baja autoestima, les dijeron a las niñas que eso les pasó por la culpa de la hermana. Cuando en la Clínica Las Condes, va donde la especialista no la conocía de antes, el doctor Wolff le da otro nombre pero no tenía hora. Al Servicio Médico Legal fue con su Araceli Caba y Yailyn Herrera, quienes las ayudaron a contenerla, en la Clínica Las Condes también estuvieron ellas dos acompañándola. La hermana viajó para acompañarla a la reunión el lunes 16 de agosto del colegio. En el Servicio Médico Legal mientras a ella le toman declaración estaban las niñas junto a Aracely y Yailyn. Ella declara sola todo lo que Sofía le había dicho la noche anterior, y en el auto, dice que estaba muy sobrepasada, no podía creerlo. Paz y Catalina no declararon en el Servicio Médico Legal, imagina que porque son muy niñas.
  • 59. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 59 Su hermana Sheila llegó al Servicio Médico Legal, pero no habló mucho con ella, porque ella la desesperaba. Apareció de repente y después se fue porque estaba trabajando. Las niñas después del Servicio Médico Legal las niñas van a declarar Pacita al OS9 con la sicóloga, quien se la devuelve porque se había echo pipí. Dice que Sofía nunca más se masturbó, las niñas pequeñas hasta el día de hoy se hacen pipí, y se tiene que levantar dos veces en la noche al baño, Sofía se siente culpable porque no pudo defender a las hermanas, y le reprocha de porqué ella no la defendió, la Paz tiene rabia y dice que el papá es malo, y la Catalina no recuerda tanto, pero está muy hiperactiva. Ahora van a red de salud pública. Como mamá se siente muy mal, culpable porque no se pudo dar cuenta, y da la lucha para que otras mamás se den cuenta y puedan defender a sus hijas. Sofía empieza a recordar y la llama, las niñas no dejan que nadie las toque, y se aguantan en el colegio hasta la tarde el hacer cacuca, y han tenido que recordar una y otra vez y no pueden salir de este círculo. Las niñas están en el colegio, y les ha ido bien, dice que las niñas solo quieren que las escuchen y les crean. No ha inventado todo esto ni les ha dicho a sus hijas que mientan. Contraexaminada por la Defensa, responde que las visitas de las niñas al papá de agosto a diciembre era los sábados, en agosto una vez, en septiembre fue pero no hasta después del 18 de septiembre, en octubre da cuenta del día de cumpleaños de Sofía, en noviembre hubo pero no dice cuando, en diciembre salía con las niñas, no da fechas indica que no fue el sábado 26 que era el día de su cumpleaños, dice que iba sábados y que le llevaba cosas de la feria. La segunda semana de enero de dos mil diez las niñas salieron con Enrique a Punta de Tralca. No supo lo de la operación, las niñas le dijeron que les mostró un tajo en la guata. Después de la semana de Punta de Tralca, fue un lunes 11 de enero con Sofía a darle la sorpresa y conocer su oficina de gerente en el Banco. Lo vuelve a ver el 23 de enero para el cumpleaños de Paz, no recuerda si lo vio entremedio. En febrero lo vio el día del terremoto, en que la encamina a ella y las niñas a la casa de su mamá. Al día siguiente la ayuda a ordenar las cosas
  • 60. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 60 caídas, pero fue triste porque la agredió mucho, diciéndole que le daba asco estar con ella, no dejó constancia policial. En marzo lo ve por las comprar de los útiles. En abril comienzan las visitas domiciliarias. El 10 de junio de dos mil diez concurre a la comisaría de Las Condes a dejar constancia que Enrique Orellana que mantiene visitas con sus hijas ordenadas por el 4°Juzgado de Familia, los fines de semana por medio de viernes a domingo, y que el fin de semana del 23 de abril el padre salió con las niñas pero devuelve a Sofía y lleva a las niñas Catalina y Paz a dormir a la casa de su nueva pareja. En el primer juicio oral dijo que sus hijas le dijeron que el papá tenía un departamento nuevo a comienzos de enero de dos mil diez, indica que es cierto lo dicho ahora, porque ella se hizo un mapa conceptual entre el primer y el segundo juicio. Se escucha audio del primer juicio oral, que dice que el papá se buscó un departamento que usó desde principios de enero hasta mayo de dos mil diez. Dijo que Sofía dejó de ir a las visitas con el papá en junio, no recuerda. Respecto de la sicóloga Ximena Rojas y la evaluación que le hizo a Sofía uno de los test que usó el test del paragua para indicar que hubo abuso. Recuerda haber declarado ante Fiscalía el veintiuno de agosto de dos mil diez, indicó que sicóloga y psiquiatra le dijeron que Sofía se masturbaba porque tenía un medio ambiente adverso y problemas de autoestima, lo hacía por placer, pero nunca le señalaron la posibilidad de que esté siendo abusada. Solicita la defensa incorporar prueba nueva respecto de una entrevista dada por la testigo a The Clinic on line, el día 05 de mayo de 2013, que incorpora mediante lectura resumida certificado ante notario público Clovis Toro Campos, 13° Notaría Pública de Santiago, “ ¿cómo te diste cuenta?….el 2006 cuando tenía seis añitos comenzó tratamiento con sicóloga Ximena Rojas, porque sus compañeros como consecuencia de su conducta comenzaron a maltratarla, empezó tratamiento con psiquiatra Ximena Sepúlveda, nadie se dio cuenta de nada, creían que la masturbación era consecuencia del maltrato…el dos mil diez él conversó con el pediatra y la psiquiatra diciéndoles que yo estaba loca y que le quería acusar de cosas horribles….el lunes 16 de agosto en reunión con la
  • 61. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 61 Directora, no se le habla de abuso, sino que están raras, que una fue sin calcetín, que se encierran en el baño, y cambia después en su declaración ante la justicia, para resguardarse y porque tienen responsabilidad como colegio…. el papá de él era muy raro, una vez se ufanó de tener una película donde violaban a una niñita de cinco años, tenía películas porno, no me extrañaría que lo hubiera abusado (a Enrique)… le pidió a las niñas que cuenten la verdad ante la justicia… no tengo internet en casa…” Recuerda que sí dio la entrevista anterior, y también reconoce que dio una en la revista Paula, en donde dice que Paz se negaba a dormir hacía pataleta, y le decía que el papá le había metido un palo en el potito, se niega a responder y no pidió rectificación a ese medio de prensa. Le respondió un mail a Enrique Orellana, el 10 de diciembre, diciéndole que la clave de previred era “monito”, y que éste responde listo la clave es ahora abusado, y ella le contesta “pobrecitoooooo”, dice que sí y era porque él siempre se victimizaba. Recuerda mail del diecisiete de mayo de dos mil diez en que el padre le dijo que entre sus atribuciones podía pedir la tuición de las niñas, que eso involucra exámenes sicológicos a ambos y a las niñas. La testigo lee otros mails para aclarar el contexto, y lo reconoce. Respecto de una respuesta de la sicóloga Ximena Sepúlveda que le dice que el padre si puede pedir la tuición de las niñas, y que es casi imposible que eso suceda, lo reconoce. Respecto de la reunión que tuvo con la sicóloga Charlotte Saxton, la reconoce y dice haberla grabado, porque ella no tenía tino para tratarla, no recuerda si le pidió o no autorización para ello. Se efectúa ejercicio para evidenciar contradicción respecto de declaración efectuada ante Fiscalía el 28 de febrero de 2011, que dice que la grabación de la sicóloga Charlotte Saxton en julio de dos mil diez, fue tomada sin consentimiento de ella, reconoce tal situación. No sabe si ha sido citada a declarar como imputada por esa grabación. No sabe si el Sr. Orellana le dijo a la sicóloga Saxton que estaba evaluando la posibilidad de pedir la tuición de las niñas. La doctora Merino no le dice que encontró signos de agresión sexual, sólo le dice que el día viernes haría su informe sobre lo que encontró. Se enteró de que la doctora Merino está ligada al Schoenstatt, cuando entra a hablar con ella y le cuenta lo que está sucediendo, y le dice que no le diga
  • 62. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 62 nada a las niñas que ella tiene una manera de preguntar, dice que entre toda la información que le dio, es que las niñas estudiaban en el colegio Mariano, y ella dice que estudió en ese colegio, y le dice eso a las niñas, estuvo acompañada todo el tiempo por su hermana Araceli. No sabe por qué Araceli declara que su hija Catalina es la que se dio cuenta de que tenía una medalla de Schoenstatt. Respecto de llamar a la hermana Daniela, ella le dio el teléfono a la doctora Merino, indica que ya no recuerda cómo fue. Dice que para tratar de empatizar con las niñas la doctora habló mucho del colegio, y les dijo que es amiga de la hermana Daniela. En el primer juicio dijo que el cambio fuerte de las niñas fue cuando se quedaban a dormir en casa de Jennifer, lo que reconoce. No recuerda haberle dicho a su hermana Sheila que las niñas Paz y Catalina llegaron de la visita con diarrea con mucosa y blanquecina, que parecía semen. Respecto de que la directora le haya dicho que si ella no denunciaba por abuso lo iba a tener que hacer ella, no lo recuerda. Se efectúa ejercicio de escuchar pista de audio del primer juicio, en donde dice que eran puras mentiras lo dicho por el colegio. El día veintiséis de abril de dos mil diez envía mensajes de texto a Enrique Orellana, de manera sucesiva indicando información que averiguó sobre nombre de su pareja, dirección, nombre de los hijos, reconoce tal hecho y agrega que lo averiguó por medio de un amigo carabinero, del que no recuerda nombre. En diez de mayo de dos mil diez, envía una serie de mensajes de texto al acusado, diciéndole que lo importante son las niñas, que quería hablar con el acusado de las niñas, y finaliza diciéndole que le va a llegar citación de Fiscalía y Tribunal de Familia. Dice que los reconoce, y quería saber por qué el acusado tenía esa actitud con las niñas. Reconoce que el quince de mayo de dos mil diez, le envía mensaje de texto diciéndole “te extraño, que nadie hace el amor como tú, te amo”, dice que fueron estrategias que no resultaron. El 17 de mayo le envía mensaje de texto diciéndole si quiere ser su amante, dice que fue por su estrategia para averiguar qué le pasaba a las niñas. Su hermana Sheila estudió medicina en la Usach, e hizo internado en distintos lugares como Hospital El Pino, y San José. El día en que
  • 63. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 63 estuvo en el Servicio Médico Legal, ella fue un momento solamente porque tenía que trabajar. Respecto de si estuvo con ella y las niñas todo el día en el Servicio Médico Legal, responde que hay que preguntárselo a ella. La nana en este tiempo era la señora Juana Molina, a fines del dos mil nueve, y cuando nombraron al acusado gerente del Banco Central le dijo que si ella no tenía a Enrique, ninguna mujer lo iba a tener, respondiendo la testigo que ella no dijo eso. Reconoce haber llevado a Sofía a una marcha anti violadores y abusadores sexuales, en junio de 2013, a petición de Sofía. Ha hecho talleres sobre prevención de abuso sexual, recorriendo el país. Sofía tiene un Facebook en que dice le gusta a Cosein y Promujer, no tienen acceso a internet más que de su celular. No recuerda haberle dicho a la perito del Servicio Médico Legal Rose Marie Fuenzalida, que evaluó a Catalina, que su hermana se separó porque el padre había abusado de su sobrina, se le exhibe esa parte del informe para refrescar memoria, dice que reconoce que está escrito, pero no recuerda haber dicho eso, dice que recuerda haber dicho violencia intrafamiliar. Se le vuelve a exhibir por contradicción, que dice que esposo le pegó, y abusó sexualmente de su sobrina, en que su hermana denunció pero estaba prescrita. Recuerda haber dado entrevista a CNN a periodista Matilde Burgos, en que le dice que fueron tan evidentes las lesiones de las niñas, que las llevó ahí mismo al Servicio Médico Legal. Repreguntada por el Ministerio Público, responde respecto de la entrevista al medio The Clinic, la dio en un contexto de dolor. Después de hablar con la hermana Daniela el día de la reunión, va a buscar a las hijas, pide hora con sicóloga para el martes a las 18:00 horas, ya no confiaba en Ximena Sepúlveda, luego el martes lleva a la hija a la sicóloga pero pierde la hora, llama a Wolff le dan hora para el miércoles, le atiende , le deriva a ginecóloga obstetra que no tenía hora, le dan hora con la Merino, al otro día va al Tribunal de Familia y después llega al Servicio Médico Legal. La hermana Daniela le dice que estaban afectadas con la conducta de las niñas, y le da instrucciones como llevar a las niñas a evaluar.
  • 64. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 64 Repreguntada por la parte Querellante, respecto de la constancia del 23 de abril, en que dice que Sofía ejerce control sobre las niñas, es que Sofía es muy maternal con las hermanas. No hizo esta denuncia porque el padre iba a pedir la tuición de las niñas, sino porque sus hijas fueron violadas, ella no ha inducido a sus hijas. 6.- Asimismo, declaró Ximena Angélica Rojas Retamal, cédula de identidad N° 10.908.593- 6, quien debidamente juramentada expone que es sicóloga conoció a Sofía derivada por Mariela Norambuena, dentro del primer semestre del año 2006, llegó a su consulta por una situación escolar que estaba viviendo además de una serie de sintomatología preocupante dentro del caso que no estaba necesariamente relacionada con el bullying que estaba sufriendo dentro de la Scuola Italiana. Sofía no se veía bien, lo estaba pasando mal en el colegio, tenía una conducta masturbatoria en una niña de seis años, es una conducta extraña, llamaba la atención, la llevan a la consulta ambos padres. Cuando se le deriva la niña, solicita a los padres que vayan juntos, para que les cuenten el motivo de la consulta, luego trabaja sola con la niña dos sesiones o tres dependiendo del ritmo del niño, luego recoge la información y construye hipótesis de posibles cuadros que suponen ciertas situaciones, llamando finalmente a ambos padres, para dar a conocer sus conclusiones. Con los niños se aplican técnicas que permiten recolección de información con dibujos, juegos, setting clínico (lo que el niño habla comenta y como se relaciona con el profesional). Con Sofía tuvo un par de sesiones, atendió de manera sistemática a un año o año y medio, con lapsos de tiempo no continuado. Se le exhibe declaración de fecha febrero de 2011, que prestó ante Carabineros, para evidenciar contradicción, desde entonces se atendió 2 años de forma sistemática, y luego un año de manera no continuada. Reconoce esa declaración, pero indica que no recuerda cuando comenzó a atenderla, sabe que el año escolar ya estaba en curso, y sabe que terminó de atenderla a fines del 2008. Con la información recopilada de los niños, llama a los padres a una sesión especial de devolución, dándoles hipótesis que puede plantar del caso, para ir con los padres cerrando las conclusiones. A los padres les indico que había problemas de autoestima, además un tema de maltrato escolar y que la sintomatología preocupante podía ser compatible con maltrato tipo abuso sexual. Se lo indicó a ambos padres, la conducta
  • 65. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 65 masturbatoria sumado a toda la demás sintomatología daba presumir que se estaba ante un maltrato con connotación sexual, reitera que se lo señaló a ambos padres. Los padres respondieron que el tema del maltrato en el colegio les hace sentido, respecto del tema maltrato con abuso sexual se preocupan, pero se focalizan en el tema del maltrato en el colegio, y que el probable abuso también lo focalizan en el colegio. No se planteó como alguna conducta que pudiere darse en el contexto familiar, ni fue planteado por ninguno de los dos padres. Desde ahí ella toma a Sofía, en un trabajo terapéutico reparatorio de fortalecimiento de sus recursos personales y se busca información en el colegio, se triangula información, fue tres veces a la Scuola Italiana a conversar con la profesora jefe, con una coordinadora, y a ellas les planteó la posibilidad de que si era posible que en el cuadro de bullying que estaba sufriendo Sofía, también pudiere haber una situación de abuso sexual, respecto de algún administrativo, profesor, u otro. El colegio fue muy poco cooperador y no le dio importancia a la posible situación de abuso sexual, del bullying lo tenían claro porque era algo conocido y objetivo, responsabilizaban a la niña de la situación de bullying por ser retraída. Quiere dejar claro que esto fue a través de un proceso no inmediato, en una de las oportunidades, se conversa sobre la posibilidad de cambiar a Sofía del colegio, por cómo ella se estaba sintiendo en el colegio. Pasan varios meses en que Sofía es definitivamente cambiada de colegio, durante el transcurso del año escolar. La respuesta de los padres en cuanto a la posibilidad de estar sufriendo abuso sexual, los padres señalaron que si se diera era en el colegio. Desde esa entrevista nunca más vio al padre. Cuando llamó de nuevo a los padres, éste no volvió a ir, sino sólo a la madre. Ella fue la primera en señalar que podía haber alguna sintomatología de abuso sexual, que era la conducta masturbatoria como conducta clara, y además una de las pruebas que realiza con los menores cuando los evalúa en que dibujan a su familia, dibuja al padre, madre y ella del mismo tamaño, pero ella vestida de la misma forma que la madre. Esta situación se interpreta como de parentalización de un niño, en que adoptan o asumen un rol de ese progenitor dentro de la familia. En el colegio no se le da el peso al caso, y se concentra todo en el maltrato escolar. La madre se centra en el bullying escolar, en la
  • 66. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 66 sensibilidad de Sofía, tiene el recuerdo muy vago de haber vuelto a conversar con la madre respecto de la posibilidad de haber abuso sexual. La madre era muy preocupada no puede deshabilitarla era activa y preocupada respecto de lo que le pasaba Sofía, se movilizaba en función de ayudar a Sofía. Preguntada por la parte querellante, responde que el bullying es maltrato escolar de pares hacia ella, constatado no sólo por la sintomatología que presentaba Sofía en su autoestima y el relato que daba, sino que en el colegio se aceptó que los compañeros la molestaban, y se daban en situaciones complejas. No circunscribió la hipótesis de parentalización y masturbación, a una situación de abuso, porque los padres en esa sesión lo asimilan a la cercanía de la niña a la madre, y por eso quedaron con el foco de maltrato escolar. El asumir un rol adulto no tiene relación con el maltrato entre pares, y la conducta masturbatoria quedó como sintomatología que quedaba suelta en el tema del maltrato. Contrainterrogada por la Defensa, responde que efectuó post título de infanto juvenil, no como especialista en abuso sexual. Se escucha audio del primer juicio oral, en que indica no tener especialización en abuso sexual. Tiene un post título en sicoterapia humanista y experiencial. Llegó derivada por el Centro de Niños Índigo Chile, son niños con sensibilidad especial que se preocupan de temas más adultos. Se le exhibe declaración prestada ante Carabineros para evidenciar contradicción, respecto de la fecha en que comenzó a atender a Sofía, en los años 2077 y 2008, reconoce la declaración y dice que no aparece mencionado el año 2006. Se escucha audio del primer juicio oral para evidenciar contradicción sobre que no puso en conocimiento de la Scuola Italiana la hipótesis de abuso, distinto de lo dicho en este juicio. Asimismo se le exhibe declaración de 22 de febrero de 2011, que reconoce y en que tampoco aparece nada sobre que informó a la Scuola Italiana sobre la hipótesis de abuso. Tampoco informó a Ximena Sepúlveda psiquiatra de Sofía sobre tal hipótesis de abuso, ya que ella tenía otra hipótesis diagnóstica, dice que no le informó porque no tenía por qué informarle.
  • 67. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 67 No hizo denuncia sobre abuso sexual, ni en Carabineros ni en Tribunales de Familia, porque ella sólo hizo una hipótesis del caso, y sólo se hace en casos en que los padres estuvieren inhabilitados en su rol paterno. El vínculo terapéutico con Sofía fue positivo, y nunca le dijo que estaba siendo abusada, ni violada por su padre; tampoco la madre nunca le manifestó que la niña estuviese siendo abusada o violada por el padre. Responde que no está familiarizada con GünterKöhnken, quien en el artículo “Anomalías en la conducta, indicadores de abuso sexual”, pero comparte opinión en cuanto a que con sólo dibujos no se puede determinar abuso sexual. Respecto de que solo existan indicadores de abuso sexual, responde que ella solo puede presumir que hubo una situación que contrasta con el diálogo de los padres, la conducta era la masturbación, pero que se apoyaba además en el tema de la parentalización. Dice que en su opinión la primera hipótesis de que hay abuso sexual es por la presencia de conducta masturbatoria. Se escucha audio del primer juicio oral, para evidenciar contradicción, en que dijo que la niña estaba en el dibujo tomada de la mano sólo del padre, responde que de alguien estaba tomada de la mano, lo importante era que estaba entre padre y madre, del mismo tamaño de los padres, esos son datos de la parentalización. Se vuelve a escuchar audio de juicio oral, en que indica los tres eran del mismo tamaño. Una relación simbiótica es una relación en que se confunden las identidades. No puede decir mucho de la relación de Sofía con el papá, sólo que le tenía cariño. Del posible abuso sexual no indagó en la identidad de alguien, salvo cuando fue a la Scuola Italiana a averiguar, pero más allá de eso no. Ni la ficha clínica ni el dibujo fueron acompañadas a la Fiscalía. Repreguntada por el Ministerio Público, responde que no tiene ningún interés en este juicio, más que haber sido sicóloga tratante de Sofía. Respecto de la comunicación con Ximena Sepúlveda fue por correo electrónico, no recuerda haber hablado por teléfono con ella, como sus hipótesis eran distintas respecto de Sofía, no indagó más, ella pensaba que era una niña ansiosa, caprichosa, con dificultades interpersonales no hubo acuerdo respecto de los posibles cuadros o diagnósticos sobre el caso, incluso no pensaba que había bullying en el caso de Sofía.
  • 68. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 68 Respecto de su especialización no tenía estudios sobre delitos de abuso sexual, no tiene especialización en esos títulos, sino especialización clínica infanto juvenil, en que se trataban temas de abuso y maltrato. Conoció a Sofía antes de que hubiese denuncia de abuso sexual por parte de la madre. La madre es una madre con habilidades parentales presentes, madre activa, preocupada, pendiente de ponerse en el lugar de su hija. Repreguntada por la parte querellante, responde que cuando trató a Sofía, no sabe si ella visitaba a su padre en algún departamento. Hasta la fecha en que estuvo como terapeuta de Sofía, no sabe que develó algún episodio de violación. Repreguntada por la Defensa, responde que desestima hablar con Ximena Sepúlveda sobre el abuso sexual, sólo habló con ella por el tema del bullying. 7.- Luego depuso S.E.O.C., doce años de edad, dice que sabe por qué está aquí, vino a contar lo que le pasó. Su papá le hacía cosas malas, él se subía encima suyo, no sabe qué le hacía pero le dolía, le dolía todo el cuerpo. Se lo hacía en su casa y en casa de Jennifer. En un sillón cama en el living dormía en casa del papá, iba con sus hermanas Paz y Catalina, ellas dormían con el papá en una cama de dos plazas. Se subía arriba de ella en la cama o en el sillón cama donde estaba acostada. En casa de Jenniffer dormía en la pieza de Colomba, y pasaba lo mismo. No había contado antes porque se va acordando. El papá decía que no tenía que contar nada, porque era un secreto, que no podía contar porque le iba a hacer algo a las hermanas o iba a matar a la mamá. Pero le hizo algo a Paz y Catalina, les hizo lo mismo, las tocaba y acostaba y todo eso. Cuando el papá se subía encima de ella, sólo sentía dolor, no sabe por qué sentía dolor. A veces le tocaba los pechos. Recuerda que habló con Carabineros, y les dijo que él la tocaba, y que le metía un dedo, no recuerda que más dijo. Le metía el dedo en el potito, pasaba en su casa y en la casa de Jennifer, ella cree que era un dedo. Ahora cree que era el pene, porque estaba sin pantalones, esto pasaba en la noche, las hermanas dormían. Con Paz a veces pelean, pero se quieren harto igual, no sabe por qué pelean, se enoja sola. Paz y Catalina le contaron que el papá les metía un clavo en el potito, le contaron como hace un año atrás, cuando ya no vivían con el
  • 69. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 69 papá. A sus hermanas no les gusta la música lenta, porque el papá ponía esa música cuando les hacía cosas malas. A ella le dejó de pasar eso cuando tenía 10 años. Contó todo esto en los juicios anteriores. Ha ido al médico, a Ximena Sepúlveda no le contó porque su papá le dijo que esto era un secreto, y que si contaba iba a matar a la mamá y le iba a hacer lo mismo a las hermanas. Llevó el celular al departamento del papá, pero éste no quería que llamara a la mamá desde su casa, y ella quería hablar con la mamá. No recuerda algo de los brazos. Cuando iba al departamento del papá, no se bañaba solita la ayudaba éste, porque tenía una fractura con yeso en el brazo, y el papá le frotaba harto los pechos. Además en este departamento ella dormía en el sofá cama, pero no escuchaba nada de las hermanas, cree que ellas dormían. El secreto que tenía con el papá se lo contó a la mamá cuando las hermanas también hablaron. Ahora se siente mejor. Su papá trabajaba en el Banco Central, y ella fue a su oficina. Cuando pasaban estas cosas, sentía dolor, y no lo ha vuelto a sentir. Preguntada por la parte querellante, responde que le contó esto a la madre en el año dos mil diez. La última vez que vio al papá fue el año dos mil diez, y ese año fue la última vez que le pasó. Recuerda que fueron hartas veces que el papá le hizo “eso”. Dice que fue unas 8 veces a casa de Jenniffer, y al departamento del papá no recuerda pero fueron más veces. No sabe cuántas veces pasó eso en uno u otro lugar. No ha visto más al papá porque no quiere que le vuelva a hacer lo mismo que a las hermanas. Sabe diferenciar entre verdad y mentira, ha dicho la verdad. Preguntada por la Defensa, se escucha audio del primer juicio oral, “¿puedes explicarnos en qué consistían esas cosas malas? Él le mostraba el pene y se lo metía en su vagina”, explica que supo este año en clases de educación sexual dónde está la vagina. Se escucha audio del primer juicio oral, para evidenciar contradicción, “¿dónde está tu vagina? La menor mostró entre sus piernas”. Se escucha audio del primer juicio, para refrescar memoria, respecto del lugar específico donde sentía dolor “dijo entrepierna, y mostró esa zona”, explica que se va acordando con el tiempo.
  • 70. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 70 En casa de Jenniffer jugaba con Colomba, hija de Jennifer, dormía en la pieza de Colomba, ésta dormía en un sillón cama, sus hermanas en otras camas, ella en la cama de la nana en la misma pieza. Estaba acostada en la pieza de Colomba cuando pasaban cosas. No recuerda en qué posición, se escucha audio de primer juicio oral, “¿cómo se acostaba cuando ocurría esto? Boca arriba. Se escucha audio de primer juicio oral para evidenciar una contradicción, con respecto de que le tocaban los pechos, “no se acuerda si pasaba algo más, además de subirse encima”, explica que se va acordando de más cosas con el tiempo. Le gustaba a veces, ir donde el papá cuando estaban separados. Se escucha audio del primer juicio oral, para evidenciar una contradicción, en que a la misma pregunta había respondido, “sí le gustaba ir donde el papá, porque lo quería”. Dejó de ir donde el papá, se escucha audio de primer juicio oral, “dejó de ir a verlo porque cuando iba donde el papá le quitaba el celular y no la dejaba llamar a la mamá”, explica que es un factor de por qué no iba. Cuando el papá se separó, quería estar con él, y no con Jennifer y sus hijos, no le caía bien la Jennifer. 8.- Después declara P.V.O.C., de siete años, cursa 2° año básico, dice que son tres hermanas, Sofía, Catalina y ella. Su papá se llama Enrique no lo ha visto hace tiempo, porque le hizo cosas malas y lo echaron a la cárcel. Le pegaba con un palo en la casa, les pegaba en el auto y les tiraba tierra y le decía que no dijera nada o si no, iba a matar a la mamá. Le pegaba en el potito con un palo. También las amarró con un cable y las ponía en la ventana, y otras veces las tiraba por la escalera, esto ocurrió en la casa que vivían todos juntos, en el edificio no. No recuerda haber visitado al papá en otra parte. Cuando le pegaba con el palo, le pegaba sólo en el potito porque era muy fuerte muestra zona glútea. No sabe por qué le pegaba. Ella estaba en una pieza que les tenía con la Sofía, la Catalina, y la hija de la Jenniffer. Ella vio el palo, tenía una parte redonda y la otra como una gotita de agua, lo tenía escondido, pero no sabe de dónde lo sacaba. Le pegaba con el palo en la noche, cuando ella estaba durmiendo y se despertaba, sintiendo qué le pegaba, no sabe explicar cómo le pegaba en el potito. Le pegaba sólo en el potito, no sabe nada más del palo. Dice que todos los días en la noche les pegaba a ella y a sus hermanas de la misma
  • 71. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 71 forma, le pegó a ella quedó llorando, y vio que después le pega con el palo a las otras dos hermanas, que lloraban y gritaban, esto ocurría en la pieza que tenían en el segundo piso de la casa de Jennifer. No sabe por qué les pegaba. No le contó a su mamá porque el papá le dijo que iba a matar a la mamá. Le contó a los 4 años a su mamá, quien le dijo que eso no estaba bien y lloró. Después fueron donde los carabineros. Nadie más le ha pegado, sólo su mamá en el potito con la mano. El dolor que sintió con el papá no sabe explicarlo, algunas veces los ha vuelto a sentir cuando su mamá le pega. Sabe que a Catalina en la noche le hacía lo mismo, le pegaba con un palo mientras Catalina pegaba patadas, sólo pasaba en la noche. Preguntada por la Defensa, se escucha audio del primer juicio oral, respecto de con qué le pegaba, “no sabe con qué le pegaba”. Ha venido dos veces antes, y antes no se acordaba, pero ahora se acordó. Se escucha audio del segundo juicio oral, sobre si ella había visto el palo, “no recuerda haberlo visto”, dice que ahora recién se acordó. 9.- También declara C.D.J.O.C., de seis años, va a kínder, dice que son tres hermanas Sofía, Paz, y ella. Su mamá se llama Yamile, no se acuerda del nombre del papá, no lo ha visto, pero se acuerda cuando era chica la amarraba y tiraba a una escalera de al fondo, ahí tenía como 3 años. Se acuerda que le enterraba un cable en el poto, cable que estaba enchufado donde se enchufan las teles, lo sacaba y después lo enterró a las 3 hermanas en el poto (Sofía, Paz y ella), ella sentía dolor, el papá no decía nada. No ha vuelto a sentir ese dolor, sólo le pasó una vez. Preguntada por la parte querellante, responde que ayer le contó a su mamá y hermanas esta situación. Lo contó también una vez cuando volvían del colegio, y se quedaron en la casa. Preguntada por la Defensa, responde que no recuerda el nombre pero sí el rostro de la amiga del papá, tenía pelo negro, igual que su mamá, usaba tacos y a veces zapatillas, tenía como cuatro hijos, y después se casó con su mami. Se escucha audio del primer juicio oral, respecto de las cosas malas que le hacía el papá, “le ponía un clavo en el poto…” explica que le enterró dos cosas el clavo y el enchufe.
  • 72. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 72 No recuerda nombre de hijos de Jennifer, sólo uno se llamaba Valeria y un niño Nico. En carácter de peritos declararon los siguientes: 1.- Enrique Germán Antonio Roncone Ditzel, cédula de identidad N° 8.496.567-7, quien debidamente bajo promesa expone que el día 19 de agosto del año dos mil diez, acudieron al Servicio Médico Legal a las 15,30 horas, tres menores Catalina, Paz Victoria y Sofía, acompañadas de su madre quien relató que en las visitas de las menores a casa del padre, éste tocaba aparentemente sus pechos y vagina. La primera menor Catalina de tres años, al examen físico se veía como menor normal, destacaba labio leporino operado. Al examen genital bajo visión colposcópica, los órganos genitales eran de una niña, la vulva normal, monte de venus sin vello, labios mayores, labios menores y clítoris normal, himen de borde neto rosado y sin lesión evidente. Al examen de la región anal, la piel perianal era normal y los pliegues mucocutáneos se encontraban ausentes, y el orificio anal se encontraba dilatado a expensas de múltiples desgarros, el tono del esfínter anal impresionaba clínicamente disminuido. Conclusión: menor al momento del examen se encontraba no desflorada y en la región anal se encontraban múltiples desgarros e hipotonía del ano, que puede ser explicado con penetración con objeto contuso en forma reiterada. La segunda menor Paz Victoria cuatro años, al examen físico general impresionaba normal, destacaba en el brazo derecho una equimosis circular de 2 centímetros. Al examen genital bajo visión colposcópica, los órganos genitales eran de una niña, la vulva normal, monte de venus sin vello, labios mayores, labios menores y clítoris sin lesiones traumáticas, himen de borde neto rosado y sin lesión evidente. Al examen de la región anal, la piel perianal era normal y los pliegues mucocutáneos ausentes, y el orificio anal se encontraba dilatado a expensas de múltiples desgarros antiguos, el tono del esfínter anal impresiona clínicamente disminuido. Conclusión: menor al momento del examen no se encuentra desflorada y las lesiones en la región anal por los desgarros e hipotonía del esfínter anal, son explicables por penetración anal con objeto contuso en forma reiterada. Sofía nueve años, al examen físico general normal. Al examen genital bajo visión colposcópica, encontró genitales femeninos, monte de venus sin vello, labios mayores, labios menores y clítoris normal, himen de
  • 73. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 73 borde neto rosado sin lesiones traumáticas. Al examen de la región anal, la piel perianal era normal, los pliegues mucocutáneos disminuidos, asimétricos, y el orificio anal se encontraba dilatado a expensas de dos desgarros, a las 12 y a las 6 con la menor en posición genupectoral, el tono del esfínter anal impresiona clínicamente disminuido. Conclusión: menor al momento del examen no se encuentra desflorada y en la región anal se encuentra orificio anal dilatado a expensas de desgarros e hipotonía del esfínter anal, que son explicados por penetración anal con objeto contuso en forma reiterada. Preguntado por Ministerio Público, indica que estudió en la Universidad de Chile entre 1986 a 1993, con especialidad en obstetricia y ginecología de 1993 a 1996. Práctica profesional en el Hospital El Pino desde el año 1996 al 2003, como médico gineco-obstetra, usaba colposcopio instrumento que sirve para aumentar la visión, como un telescopio. En el año 2003, comenzó como docente en La Universidad de Santiago, llegando el año 2005 al Hospital San José, llegando pacientes con papanicolau alterado, y otras patologías cervicales, el año 2012 por junio asumió la subdirección de la dirección de Post grados de ciencias médicas en la Universidad de Santiago, en diciembre del 2012, se le nombra como Director de Post grado y post título de tal universidad. Al Servicio Médico Legal llega en abril de dos mil diez, primero tuvo una práctica asistida con el doctor Rósmanich en enero, febrero y marzo, y tuvo adjunto a un turno desde abril. Tiene 17 años de gineco obstetra, y en el año 1996 comenzó a usar el colposcopio. Es miembro de la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología, y de la Sociedad Americana de Ginecología y Obstetricia. Trabajó dos años en el Servicio Médico Legal, salió porque empezó a asumir responsabilidades administrativas en el cargo de Director de post grado de la universidad. Como profesor estuvo encargado con alumnos de 5° año, con una relación estrecha, luego pasa a ser encargado de los internados, y luego pasa a encargarse de los Post grados. La relación es que alumnos de 5° año, pasaban tres veces al año, y se hacían seminarios con trabajos. Siempre iba acompañado de alumnos de 5° e internado cuando iba a pabellón u otras actividades asistenciales en el Hospital. Se exhiben de otros medios de prueba del Ministerio Público, las set de fotografías N°4, que da cuenta de dos imágenes contenidas en el informe sexológico N° 2319, en que se ve un ano con ausencia de pliegues
  • 74. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 74 mucocutáneos, con múltiples desgarros, el esfínter del tono anal impresionaba disminuido, corresponde a Catalina. Las menores están en una camilla ginecológica, acompañada de la madre en la cabecera, se acerca con el colposcopio y hace el aumento necesario y captura la imagen. En posición genupectoral no se produce esa imagen si estuviera normal el ano. Se aprecia mucosa anal; set de fotografías N° 3, con dos imágenes contenidas en el informe sexológico N° 2318, corresponde a Paz Victoria, deforme en su arquitectura por presencia de múltiples desgarros. Las mucosas cicatrizan entre 7 a 15 días, desgarro antiguo es superior a ello, un desgarro fresco tendría presencia de sangre. La posición en que se toma la foto no implica que se dilate el ano de esa forma, en un ano normal no debería verse la mucosa; set de fotografías N° 2, que corresponden a tres imágenes contenidas en el informe sexológico N° 2317, de Sofía en que se aprecian pliegues asimétricos, con presencia de desgarros a las 12 y a las 6, es un ano desgarrado, este ano es mucho más dañado, que los otros. Al fondo se aprecia mucosa. Indica que malformaciones congénitas en las tres menores es demasiado raro, y la constipación, no hay antecedente, y en Paz Victoria tuvo un antecedente de encopresis, en que se defecan, que es lo opuesto a constipación. Comparando las fotos de las tres niñas, la menor Catalina aún conserva la arquitectura normal de un ano, la segunda Paz, lo presenta en menor medida, y la tercera Sofía, ya no presenta arquitectura de forma anal normal. El examen se efectuó en presencia de la madre, la técnico paramédico, y la niña en posición genitopectoral, para dar una revisión a la zona perianal, y luego con el colposcopio se efectúa una mayor visión de acercamiento y se fijan las imágenes. En caso de duda se pueden pedir exámenes clínicos complementarios, como ecografías transrectales y manometrías de esfínter, en caso de duda clínica, sirve para medir el tono del esfínter anal, que va a medir si hay o no daño. Dice que en general no se informan los resultados de los exámenes a las madres. No había visto antes a las menores ni a la madre.
  • 75. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 75 En el día a día de las pericias hay un box, que se van atendiendo por orden, él iba los martes y miércoles al Servicio Médico Legal en las tardes, tenía su turno. No conoce a nadie de los intervinientes en este juicio, tiene ningún interés especial en el juicio. Preguntado por la parte querellante, responde que conoce a Sheila Caba, tuvo relación con ella mientras fue alumna de 5° y de internado. No la vio el día del peritaje, sí le contaron que había una doctora que quería hablar con él, la vio se presentó, y le dijo que eran sus sobrinas las periciadas, no le dio el resultado del peritaje, ni ha vuelto a tener relación con Sheila Caba. No estima que hubo conflicto de interés en este caso, porque primero hizo el peritaje y luego se presentó Sheila. Hay un protocolo para efectuar las pericias que conocen todos los que efectúan peritajes. No se habla de algún doctor con especialidad determinada, pero en la unidad de sexología del Servicio Médico Legal en Santiago, todos son médico cirujanos con especialidad de gineco obstetras. El examen es sin pujo, de la manera más normal posible. Cuando hay una menor que no se quiere hacer el examen está considerado que no se lo hagan. En este caso las menores accedieron a realizarse el examen en presencia de la madre y de la técnico paramédico, no señala en su informe que está sin pujo, porque lo normal es hacer fotografías sin pujo. Estuvo alrededor de dos años en el Servicio Médico Legal, y debe haber efectuado alrededor de 400 a 500 pericias anuales. Ha tenido cerca de 4 informes con este tipo de lesiones. Anatómicamente el esfínter anal tiene un esfínter externo que es musculatura estriada, voluntaria, que participa en el reflejo defecatorio, y tiene un esfínter interno con musculatura lisa, involuntaria que es la última porción del intestino grueso, que miden 5 milímetros, que a ojo descubierto no pueden visualizar. En las fotografías que se vieron son el ano, la parte del esfínter externo, en que por la dilatación se ve la mucosa rectal, lo que en un ano sano no debiera verse. No tiene dudas de sus conclusiones en sus tres peritajes. Contraexaminado por la Defensa, responde que siempre ha trabajado en gineco obstetricia. En cuanto a que lo único que examina son órganos genitales femeninos, dice que no, él ve al paciente en su totalidad, revisa la presión, el abdomen, las mamas, en general, y termina revisando
  • 76. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 76 los órganos genitales, pero primero efectúa una anamnesis que es la historia clínica. El especialista en la patología anal es el proctólogo, pero los médicos generales pueden efectuar exámenes tanto a hombres como a mujeres, porque son idénticos. No tiene especialidad de ginecólogo infantil, ni de médico legista. Antes de entrar al Servicio Médico Legal no tenía experiencia en ver lesiones de delitos sexuales, si llegaba alguien así lo derivaban al Servicio Médico Legal. En esta institución ingresa el 1° de abril de dos mil diez. Fue contratado por 11 horas semanales. Pidió un permiso sin goce de sueldo en el año 2011, mientras salía un tema administrativo con un cargo de más horas en la universidad. Estaba contratado en turno de sexología forense de sábado, domingo y festivos, pero era rotativo en turnos de 24 horas además del turno preestablecido en la semana. Antes de entrar al Servicio Médico Legal no había emitido pericia sexológica, ni declarado en juicio de esta naturaleza. El contacto con Sheila Caba fue el día que lo buscó luego del peritaje. Se efectúa ejercicio para manifestar contradicción, escuchando audio de primer juicio oral, en que indica que Sheila Caba fue alumna de internado diferenciado en obstetricia, diciendo que es neuróloga, y que ella fue alumna primero en 5° año y luego como alumna interna. Cuando examinó a las menores no sabía que habían sido vistas por los doctores Wolff y Merino, sólo supo un tiempo después cuando le pidieron una ampliación del informe, que fueron examinadas y con presencia de la ficha clínica. En la anamnesis de Sofía señala que no recuerda si consume medicamentos, se efectúa ejercicio para refrescar memoria, reconoce el informe como suyo, y reconoce que dice que no consume medicamentos, que no había sido operada ni hospitalizada. Respecto de las horas de atención a las niñas el primero de Sofía a las 15,41 horas, el segundo a Paz Victoria comenzó a las 15,48 horas, y el tercero de Catalina a las 16,10 horas. A Sofía la examinó en posición genupectoral las rodillas hacia el pecho, al igual que a las hermanas. Señala que la dilatación anal vista en las fotos no es posible verla en una persona con ano normal. Se cita una fuente que da cuenta que a niños no abusados examinados en una posición genupectoral un 52% presentó dilatación de esfínter anal externo, y un 13% presentó una
  • 77. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 77 dilatación anal total. Se efectúa ejercicio para evidenciar contradicción escuchando el audio del segundo juicio oral, en que dice que la dilatación de los orificios anales, se encuentran clínicamente dilatados hay uno que es lineal, y otro que se ve claramente destruida la arquitectura que tiene casi la forma de estrella y otro completamente dilatado, estando esos anos dilatados, pero no existe en nuestro lenguaje dilatación total o parcial, sí de los pliegues mucocutáneos. No constató que hubiera constipación en ninguna de las niñas, por la edad los antecedentes son pedidos a la madre. En la ampliación de informe tampoco, pero en la segunda menor se señalaba que tuvo encopresis. No constató presencia de vulvovaginitis en ninguna de las niñas. Desgarro anal se refiere a que la mucosa anal es continua, pero si no hay continuidad se entiende que es un desgarro, pueden ser producidos por constipación, malformación congénita o por penetración. Los desgarros de mucosas se clasifican en recientes si son de menos de 7 días tienen presencia de sangre en la mucosa, y mayor a 7 días en que va cicatrizando la mucosa y se va destruyendo la arquitectura de la mucosa anal. La mucosa cicatriza muy rápido, dice que los desgarros no son recientes, pero como está la estructura de la mucosa deben ser antiguos. Se escucha pista de audio de primer juicio oral, en que señala que a nivel de mucosas una lesión antigua tiene más de siete días, pero en el caso de las niñas tiene un tiempo de más de seis meses de agresión. Si las niñas hubiesen sido penetradas analmente en menos de 7 días habrían tenido que sangrar, aunque como estos anos estaban dilatados, a lo mejor esta mucosa había perdido elasticidad y podían ser complacientes frente a la penetración, pero a lo mejor si hubiera habido más fuerza le podría haber producido un nuevo desgarro, se escucha audio de primer juicio oral, si la última agresión hubiere sido siete días atrás, habrían encontrado una lesión sangrante y no fue lo encontrado. Respecto de ninguna de las niñas está determinado cuanto tenía la dilatación. Siempre que hay dilatación anal puede ser por los tres causas que ya ha dicho. Impresiona clínicamente como disminuido, es una apreciación personal según el examen, la experiencia, no está contrastado con
  • 78. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 78 ecografía transrectal ni con manometría, no lo sugirió, porque no tuvo duda. En los informes periciales no se cita bibliografía, porque es solo un informe clínico. Para el aplanamiento de pliegues, también existen las otras hipótesis que son los otros diagnósticos diferenciados, que son los que ya ha señalado. El aplanamiento de pliegues puede deberse también a la relajación de esfínter externo. Se citan estudios internacionales sobre pautas de consenso en esta temática y sobre la publicación de Joyce Adams que no conoce. Aparece en dos de las menores que hay ausencia de pliegues, y en una presencia de pliegues asimétricos, que implica que esta última tendría todavía tonicidad muscular, dice que solo la presencia de los pliegues no le puede dar un diagnóstico, tiene que ver el contexto general de las fotografías que se mostraron. Se escucha audio de primer juicio oral, el tema del borramiento de los pliegues mucocutáneos va pasando mientras la agresión es más reiterada, puede ser que la tercera peritada haya tenido menos tiempo de agresión. Las conclusiones de Sofía y Catalina son exactamente iguales, se le exhiben las pericias para refrescar memoria, en que el punto 3) es igual en la letra a). No está consignado en el informe de ninguna de las menores que hubiesen deposiciones en alguna de ellas, si hubiere habido se hubiere puesto. Señala que las fotografías fueron tomadas sin pujo, se escucha pista de audio de primer juicio oral, es difícil recordarlo pero generalmente son tomadas sin pujo, pero no podría afirmarlo. Repreguntado por el Ministerio Público, responde que cuando perició a las menores lo hizo bajo la visión del colposcopio. Hay diagnósticos diferenciados, no revisó en las fichas de las niñas que hubiere antecedente de constipación, solo en la segunda menor un hecho aislado de encopresis. La conclusión del informe de Sofía y Catalina, en el punto 3) decía al examen extragenital no se aprecian lesiones. Cuando se penetra por primera vez analmente a una persona, si se revisa como desgarro fresco antes de que se produzca cicatrización habrá
  • 79. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 79 presencia de sangre. Pero si es reiterado a medida que el esfínter va perdiendo elasticidad o tono podría no sangrar pero depende la fuerza de la penetración en que podría volver a sangrar. Indica que lesión antigua es que esté cicatrizada con más de 15 días, dice que en general estos anos están dañados, pero sin lesiones actuales. Repreguntado por la parte querellante, responde que sus conclusiones con la ampliación del peritaje, respecto de Catalina no había nada destacable, de la segunda menor, tuvo el antecedente del episodio de encopresis, y consulta al psiquiatra por agresividad, y la tercera consultas siquiátricas. Repreguntado por la Defensa, al decir que no hay lesiones actuales, es cuando ven un desgarro de mucosa fresco debe haber sangre, lo que no vio, sino que vio mucosa cicatrizada. Es cierto que el punto 1), 2) y 3) de los informes que se le exhibieron son iguales. 2.- Marcela Paulina Concha Cáceres, cédula de identidad N° 9.890.843- 9, psiquiatra de niños y adolescentes del Servicio Médico Legal, quien debidamente bajo promesa expone que, efectuó pericia de evaluación de credibilidad de relato de abuso sexual, evaluación de existencia de ganancias secundarias, de posible existencia de acomodación y daño emocional, de Sofía, efectuó lectura de antecedentes, entrevista estructurada tanto a madre, como peritada, entrevista individual con peritada y entrevista individual con la madre, se solicitaron pruebas proyectivas efectuadas por otro profesional, luego conclusiones. Las conclusiones fueron que se trata de una escolar mayor de tres hermanas, de padres separados hacia un año, con una separación conflictiva, por régimen de visitas y pensión de alimentos, y porque el padre había iniciado prontamente una relación de pareja, la escolar aparecía como conocedora de toda la temática y afectada también; nació producto de un embarazo de alto riesgo, la madre tuvo varias patologías durante el embarazo, como colestasia, trombofilia, preclamsia, pielonefritis, pero fue de término por cesárea, no recibió lactancia materna, descrita como niña de un temperamento de adaptación lenta, es relevante porque se asocia a síntomas ansiosos que comenzó a presentar de muy pequeña; la madre señala que en el andador se habría masturbado, doctor Wolff lo descartó; tuvo infecciones urinarias a repetición, infecciones respiratorias a repetición.
  • 80. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 80 La conclusión en cuanto a la validez del testimonio, aparece como relato creíble, da un relato entregando datos generales, relato lógico, no estructurado, con detalles de las personas y situaciones, señala contexto, recuerda desde los tres años, no para atrás, dice que el papá le echaba hipoglós en el potito y que le dolía, y a veces le tocaba el potito y las tetitas cuando la hacía dormir, esto habría parado un poco cuando nacieron las hermanas. Cuando los papás se separaron esto no ocurrió en las visitas de los sábados, sino que volvió a ocurrir cuando iba a pernoctar con el papá, y dormía en el sillón cama, y las hermanas en la cama de dos plazas con el papá. Proporciona detalles superfluos como la caja de cigarros que encontró, lo que le pareció raro porque el papá no fumaba y lo enlaza con la pareja del papá que ella se entera y se lo cuenta a la madre. Entrega detalles de la forma abusiva, que a veces la tocaba n la casa de Jennifer le tocaba tetitas o potito cuando la hacía dormir, le metía el dedo o algo que le dolía mucho, en el potito, y le muestra zona glútea. Describe el último episodio que tenía grabado, era domingo, se levantó no recuerda la hora, estaban todos en pie, fue la última en levantarse, tomó jugo con huevos, jugó con Colomba a las muñecas, estaba aburrida, y el papá la hizo subir al segundo piso y la tocó de nuevo en el potito, que describe como doloroso. Está también el criterio de perdón al agresor, ya que dice que el papá no está bien de la cabeza, debe estar loco, y que espera que se mejore para que vuelva a la casa, que lo conversó con Paz, ella dijo ¡Sí…!, habría estado contenta con esta situación. Está el criterio 19, que tiene que ver con la descripción global de la situación, que la niña describe sin violencia ni agresividad, sino de manera progresiva, en cuanto a primero que le ponía hipoglós, y luego va avanzando en el tiempo. Con respecto de la validez, su relato tiene 12 criterios que se debe colocar en un contexto, para ver si todo lo que ella ha dicho puede dársele validez o no, se revisan 4 criterios: 1) evaluar características sicológicas del peritado, poniendo énfasis en el lenguaje, si es propio o no genuino, el afecto si es consistente, ella presenta afecto a veces de vergüenza, o de culpa, con mucha contención, con manejo de emociones, hace esfuerzo por mantener el control, tiene una defensa maniaca, pero no tiene sicopatología, mantiene juicio de realidad normal.
  • 81. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 81 2) características de la entrevista, si es una entrevista que cumple con los análisis de validez del testimonio, ella tuvo una entrevista individual, y además con perito adjunto, y una psiquiatra en formación, se cuida que no hayan preguntas inductoras. 3) motivaciones para acusar en falso, en este caso hay un conflicto conyugal hay que ver si la niña está siendo influenciada por la madre o tuviese una ganancia por mentir, o un tema de alienación parental, descartando lo anterior en el presente caso, porque aparece imagen ambivalente del padre, es capaz de reconocer que el papá es inteligente y que tiene posibilidad de mejorarse, tiene un sentimiento de pérdida familiar, perdieron status familiar, dificultad económica, se tuvieron que ir a casa de otra persona de allegada, la madre estaba muy afectada, decía que la había llevado a tantos profesionales, desde muy pequeña estuvo en tratamiento por la masturbación, por la ansiedad y llantos compulsivos, y nadie vio nada, solo una sicóloga le dijo una vez que podía estar siendo abusada, y ella pensó en una situación del colegio, pero nunca pensó en un tema de abuso por el padre. Indica que no le parece que la niña tenga una imagen francamente deteriorada del padre, sino que aun tiene una imagen que todavía intenta rescatar, no le parece que exista una intención clara de introducir una imagen negativa de él. 4) consistencias con otras declaraciones prestadas por la peritada, existiendo el tema del tocaciones del hipoglós, la idea de que algo se le metía en el potito y le dolía. En el tema de las ganancias, surge de su relato que no vio que le metía, ella estaba de guatita, pensaba que era el dedo, y le dolía harto, y en carabineros le preguntaban, le preguntaban, y preguntaban si era el pene, y ella se puso nerviosa, pero pensaba que no, esto sirvió para considerar que no había inducción. Respecto de la madre su entrevista y relato era consistente, con las declaraciones anteriores, con la historia clínica, también con el resultado del informe del Servicio Médico Legal, plantea que se trata de un relato válido, con presencia de criterios creíbles. En cuanto al daño emocional, la niña presenta una historia de desarrollo compleja, con alta ansiedad, con temperamento de adaptación lenta, aparece precozmente dificultad masturbatoria, con dificultad en el manejo de emociones, con llantos explosivos, dificultad de adaptación con el grupo de pares, la niña le responde que y dice que baja su
  • 82. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 82 concentración, baja notas tanto por los hechos abusivos, como por la separación de los padres, como elementos de daño emocional, apareciendo en ella sentimientos de culpa, pensando que por ella se produjo la separación de sus padres. Preguntada por el Ministerio Público, tiene especialización en siquiatría infanto juvenil en la Universidad de Chile, es docente en tal institución, y en un diplomado. Trabaja en el Servicio Médico Legal desde el 2004. En este caso se solicitó una evaluación sicológica proyectiva a fin de buscar indicadores de daño asociado a maltrato o abuso sexual y además integración de figuras parentales. Las conclusiones se realizan en el marco de validez de testimonio, que tiene tres requisitos: 1) hacer una entrevista no segada, que facilite un relato espontáneo, 2) hacer listado de validez de testimonio, que tiene 4 puntos fundamentales que ya refirió, y que pretende distinguir las hipótesis de duda planteadas por UdoUndeuch, creador de este sistema, como hipótesis producto de sicopatología, o hipótesis de relato sugerido, o relato que existió pero se agregan cosas, luego que ocurrió pero se cambia el agresor, o el que realmente ocurrió, y 3) análisis de credibilidad del relato, en que al relato transcrito se le aplican los criterios de realidad, cuales están presentes y cuáles no. Desde antes de que ella llegara al Servicio Médico Legal, ya se ocupaba esta metodología. Dice que solo el 42 % de las pericias del Servicio Médico Legal daban resultado de válido y creíble. El testimonio de validez es distinto de la credibilidad del relato, que es buscar los criterios sólo en el relato, este último es verificar o hacer un checklist del relato y se hace interjueces, con al menos dos peritos que lo efectúan. Distinto del testimonio de validez, que se evalúa la entrevista, el contexto, el lenguaje utilizado, si es consistente con otras informaciones, si hay sicopatologías invalidantes. Se puede dar credibilidad en un relato, pero que no se da el testimonio de validez por no sustentarse en el contexto, falta de espontaneidad, motivaciones erradas, cambio de agresor. Relato de Sofía era creíble, testimonio válido, para el relato pero para el nivel de daño pidió evaluación proyectiva. El relato de Sofía fue espontáneo, porque le dice que cuando vivía con el papá era malo porque el papá le metía la manito en el potito, no recuerda si dijo algo más. Se efectúa ejercicio para refrescar memoria, exhibiéndole el informe que
  • 83. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 83 realizó, reconoce el informe, y señala que “no le gustaba… me metía la manito en el potito, el dedo, no sé era grande y blando…”. La niña tenía la idea de que lo del hipoglós ocurría en el baño, y una vez en el dormitorio de Colomba, hija de Jenniffer, y también en el departamento que tenía un sofá cama en el living, señaló que en ese lugar había empezado de nuevo, pero no da más detalles. Le dice que la ponía de cabeza, pero se retracta y le dice que de guatita. El que haya dicho que le dolía es relevante porque lo asume desde lo que le sucedía, igual que el susto. La niña le dijo que era en el potito, y le hace gesto de su zona glútea. El último hecho que le relata dijo que fue un fin de semana el día domingo, en que no sabe a qué hora se levantó ella fue la última, bajó a tomar desayuno huevos, con jugo, estaba en el sofá jugando con Colomba a las muecas, estaba aburrida, el papá la llama, subió al segundo piso, en la pieza de Colomba, y la puso de guatita y le metió algo blando y grande en el potito. Durante el relato dijo que pensaba que a sus hermanas no les pasaba nada. Y dice que decidió develar cuando se entera que a sus hermanas también les pasaba algo, pero no recuerda que le haya dicho algo más. Se le exhibe para refrescar memoria el informe, en que ella le pregunta si había develado a alguien, y le contesta la niña que no, pero que decidió hablar cuando Paz dijo que el papá le metía un clavo en el potito. La niña le dijo que el papá no estaba bien de la cabeza, pensaba que estaba loco, al principio pensaba que los papás hacían eso a los niños, luego pensó que no. Sofía planteaba mecanismo que se guarda las cosas, se olvida. Ella no se lo había contado a nadie, lo reprime por mucho tiempo, y lo va diciendo cuando Paz habla, le dice a la mamá, “créele porque a mí me pasó lo mismo”. En muchos momentos Sofía decía no me acuerdo, no quiero recordar más, ella ocupa un medio de defensa maníaco, que trata de olvidar. El examen mental descrito en el informe señala que tiene un ánimo bajo con sentimientos de vergüenza, culpa, tristeza, y dice también del mecanismo de defensa maniaco. Todo esto es por lo que le hizo el papá, como lo de la separación. Sofía dice que el papá el día previo le contó que se iba a ir de la casa. Ella menciona que no contó porque el papá iba a decir que era mentira, que no le iban a creer, y tenía miedo que el papá iba
  • 84. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 84 a ir a la casa a matarla porque estaba loco. Quería que el papá se mejore y no vuelva más a hacerle daño. Tiene 12 criterios de credibilidad del relato. También conversó con la madre, era concordante con lo dicho por la menor, en cuanto a antecedentes mórbidos, develación y tema de la separación. Preguntada por la parte querellante, responde que entrevistó a Sofía en una sala espejo, un sistema de audio, es una sala pequeña y el peritado daba la espalda al espejo. Habitualmente no ocupan esa sala, pero lo hacen cuando hay un perito adjunto, o es segunda entrevista o hay peritos en formación, en este caso había perito adjunto y psiquiatra en formación, en la sala sólo estaba ella con la entrevistada, no tuvo interacción con la perito adjunto. A la madre de la menor la entrevistó, no la conocía de antes, ni conocía a nadie de su familia. A las otras niñas no las perició, porque se trata de que las entrevisten distintos peritos para disminuir el sesgo, ya que se han visto errores cuando un mismo perito efectúa pericias de varias menores, pueden contaminar sus conclusiones. Preguntada por la Defensa, hizo un diplomado en siquiatría forense, no recuerda el número de horas, dice que en Estados Unidos hay un caso en que en un jardín infantil se acusó a un profesor, pero inducidos por un perito, por eso mismo se trata en el Servicio Médico Legal que distintos peritos efectúen las pericias cuando hay involucrados varios niños. Fratría Sofía es la mayor de tres hermanas, describe que vive con ellas y 4 adultos, en un departamento de dos habitaciones, duermen en colchonetas. En la entrevista de la madre con la niña dicen que tiene notas del 5,8 al 6,2. Dice que le gusta jugar computador y ver programas de televisión, le gustan los programas de asesinos, indica que de acuerdo a estudios y su experiencia niños sobre 7 años, pueden distinguir perfectamente lo que es fantasía de lo que es realidad. Se lee diario El Mercurio de fecha 16 de agosto de 2013, del profesor Antonio Manzanero, que refiere a que si no se pregunta de manera adecuada, puede corromper la memoria, respondiendo que las primeras entrevistas son marcadoras para obtener relato espontáneo. Cuando entrevistó a Sofía ya estaba siendo atendida por el CAVAS y por otra sicóloga. Sofía dice que le gusta el computador tenía Facebook. Le
  • 85. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 85 pregunta si tiene amigas, y le dice que en el colegio sí, pero que no se juntan porque casi nadie la pesca, la niña le dice que se siente triste. La niña le dice que le gusta de la mamá es que sale adelante, también le dice que la mamá no tiene nada de malo, que a veces se pone pesadita y se enoja. Le gustaba ver programas de adolescentes embarazadas, y su mamá no la había dejado. Le dice que no le da miedo la sangre, la ha probado. Del papá no le gusta nada, luego le dice en que es inteligente. Le comenta que su mamá empezó a investigar y encontró a una señora medio gordita y rubia con el papá que luego se tiñó el pelo negro igual que la mamá. Le comenta que el papá cuando la hacía dormir, el papá la tocaba y no le decía nada. Respecto de que le metía algo blando y grande se lo dijo a ella dos veces, y lo dijo en sus otras declaraciones. En el informe relata que cuando estaban todos despiertos, y la llama al segundo piso, le metió algo grande y blando, que pensaba era un dedo. Sofía no le dice nada de que el papá había dicho que era un secreto, la madre es quien señaló que el papá se lo había comentado. Existe una diferencia entre lo dicho por la madre y lo dicho por Sofía en cuanto a que la niña nunca dijo a nadie, se le había olvidado, y cuando Paz dice que el papá le metió un clavo en el poto, ella empezó a recordar un poco, en cambio la mamá dice que cuando iba en el auto Paz le dice lo del hipoglós, y Sofía le dice mamá créele, porque es verdad, era un secreto con el papá, la mamá prefirió no ahondar y pidió hora a sicóloga que pierde. Y en otro viaje en auto Pacita le dijo que el papá le metió un clavo, y ahí Sofía empezó a decir más cosas también, ella pensó que se trataban de dos episodios o momentos distintos que describe cada una. Se le exhibe el informe para evidenciar contradicción, respecto del momento de la develación, que reconoce e indica que es el evento en que Paz dice que el papá le ponía hipoglós en el potito. Dice que cuando la madre se angustiaba y lloraba en la entrevista fueron cuando le contó el episodio de que Enrique se había ido con otra mujer, y cuando se dio cuenta que quitó sus fotos de la oficina. El relato que hace Sofía de cuando el papá se volvió loco, fue cuando las llevó a la casa de Jennifer, y cuando se quedó en blanco en la prueba de matemáticas fue porque se quedó pensando en lo que el papá le hacía, y en la situación de la separación. Ella le pregunta, ¿en qué te quedaste pegada? No responde el episodio de tocaciones ni hipoglós, sino que en el hecho de que el papá se iba de la casa y se iba a divorciar.
  • 86. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 86 La niña le dice que estaba yendo a una sicóloga que trabaja en Concepción que le dijo que no era su culpa que los papás se separen que era porque ya no se amaban. La madre manifestó que estaba frío, distante, que había perdido interés en las niñas, que las invitaba al departamento y se dedicaba a ver fútbol. Sofía se sentía culpable del conflicto conyugal de sus padres. En el Servicio Médico Legal, no descontextualizan las frases o colocan en cada criterio de credibilidad el párrafo que se trate, sino que colocan el relato textual, pero no la entrevista completa. El doctor, Günter Köhnken, dice que hay un abuso en Chile de las pruebas proyectivas, responde que se encuentra de acuerdo, que las pruebas proyectivas son válidas para la evaluación de daño, no para la validez de testimonio y credibilidad de relato. Dice además que para casos de abuso sexual hay un conjunto de constelaciones de síntomas que pueden constituir antecedente de abuso. Repreguntada por el Ministerio Público, responde que las sintomatología que puede presentar un niño con abuso sexual o maltrato puede ser baja autoestima, percepción del entorno amenazante, alteraciones en la psicosexualidad, eso les ayuda a decir que esos antecedentes los orienten a concluir que puede presentar algún caso de abuso sexual. 3.- Ximena Marcela Navarro Coydan, cédula de identidad N° 10.986.775- 6, sicóloga forense del Servicio Médico Legal, quien debidamente juramentada, expone que evaluó a Sofía el veintisiete de octubre de dos mil diez, de 10 años de edad, la evaluó a solas con dos entrevistas el mismo día, a solicitud de la doctora Marcela Concha para efectuarle una evaluación complementaria de tipo proyectiva, el objetivo específico es pesquisar si existen indicadores proyectivos asociados a daño por abuso sexual, y evaluar percepción de figuras parentales, el objetivo general es entregar información sicológica para que la perito pueda ir profundizando, complementando o descartando sus hipótesis en relación al daño asociado a abuso sexual. La evaluación proyectiva es aplicarle una batería de test predeterminada por el Servicio Médico Legal por protocolo, según la edad del niño y el objetivo de la evaluación, en este caso se le aplicó a la niña un test narrativo CAT A, test gráficos de persona bajo la lluvia, de la familia, de la casa.
  • 87. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 87 El Test narrativo son 10 láminas de animales en situaciones humanas, que el niño debe contar una historia de acuerdo a la imagen. Test bajo la lluvia, casa, familia en movimiento, se le pueden hacer preguntas abiertas, no se coloca en el informe la respuesta de cada ítem sino que se informa la integración de todos los resultados. Luego la información se triangula, se coloca aquella información que se repite de manera de unidad lógica, y se entregan al otro profesional para que desarrolle sus hipótesis, de manera más completa, en este caso están hechas estas evaluaciones como complementarias. La niña se observa obesa, limpia, ordenada, se muestra colaboradora, se muestra espontánea, con buena capacidad de concentración y atención, ánimo neutro, se muestra evitativa a responder sobre situaciones que generan un conflicto en ella, en relación a los resultados obtenidos de la triangulación de la información da cuenta que es una chica que presenta un funcionamiento emocional y funcional de evitar los conflictos, y presenta necesidades de aprobación, y estos dos aspectos hacen que se comporte inicialmente complaciente o con una simpatía forzada, que es un mecanismo de actuar sobre adaptado. Es una niña que presenta mecanismos de defensa disociativos, entre el área afectiva, y el área conductual, tiende a negar las emociones disfóricas como la pena, la rabia, de miedo hace como que no están tales emociones; es una niña que presenta un desarrollo de la identidad alterado, con una imagen corporal negativa, donde hay una imagen de evitación o de rechazo de su cuerpo, y de la sexualización de su cuerpo es decir con aquellos aspectos que diferencian a una niña de una mujer, o una mujer de un hombre. Presenta una autoestima deteriorada que se basa en una imagen corporal negativa, y que a ella le permite justificar y explicar los sentimientos de rechazo que ella percibe de sus pares como de los adultos, es una niña que presenta muchas necesidades orales, que se relaciona con necesidades nutricionales como afectivos, en ella se manifiesta con el comer, que se refuerza porque ella presenta muchas ansiedades difusas, porque presenta una dificultad en el control de impulsos, porque de modo inconsciente relaciona el comer con la satisfacción de necesidades afectivas, y de cariño, y porque también hay afectos no resueltos en ella; tiene indicadores proyectivos de preocupación sexual; a nivel familiar se siente discriminada respecto de sus hermanas, se siente más normada y
  • 88. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 88 menos atendida que las hermanas menores, pero por sus características de mayor dependencia emocional, y necesidades afectivas no resueltas, lo percibe así. Percibe tensión permanente en la relación de los padres, tendiendo a negar este conflicto que visualiza; no logra percibir el hogar (padres y hermanas) como lugar de contención afectiva, eso hace que en ella emerjan impulsos agresivos encubiertos respecto de las figuras parentales, ya sea porque no se siente satisfecha en sus necesidades de contención o por las dinámicas de tensión que ella estaba observando. La figura materna (madre) la ve como en un esfuerzo por estar dispuesta y atenta a la figura paterna (padre), aun cuando exista distancia física entre ellos. Percibe elementos positivos y negativos de cada padre, a la figura materna la ve cumpliendo un rol proveedor, pero agotada física y sicológicamente, no logrando cumplir de manera oportuna con sus otras necesidades afectivas, la percibe cumpliendo un rol normativo, pero de manera irritable con uso de amenaza, pero sin castigo físico, con sentimiento de culpa de la figura materna, esta inconsistencia en la forma que se ejerce el rol hace que la niña muestre conflictos en la relación madre-hija por estas inconsistencias. La figura del padre, la percibe de manera predominante negativa, pero es una figura significativa emocionalmente, de manera ambivalente, con aspectos buenos y otros malos, por un lado se ha ido transformando en una figura enferma y loca, pero con posibilidad de rehabilitarse, y a la vez como una figura cercana, afectiva y lúdica, pero esa figura que tiene sus propias necesidades orales de demanda, que si no son satisfechas de manera inmediata pueden generar el rechazo de ella, y a ella le cuesta tolerar el rechazo. En relación a las relaciones interpersonales, muestra dificultad de adaptación en el medio social, lo que se manifiesta en la capacidad de establecer relaciones interpersonales, con indicadores de inmadurez, de evitación, inmadurez emocional, presenta sentimientos de estigmatización, se siente sola, rechazada, aislada por su grupo de pares, con una cierta nostalgia y logra percibir ambivalencia por esta dificultad que tiene en el ámbito relacional de los pares, tiende a percibir el rechazo de los otros. Concluye que es una niña que presenta un desarrollo evolutivo alterado, en el área emocional y en el área relacional. Niña con indicadores proyectivos que se asocian a niños víctima de maltrato, tales como
  • 89. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 89 autoestima deteriorada, dificultades en la adaptación social, un desarrollo de la identidad alterado que se basa en esta imagen negativa, presenta sentimientos de estigmatización, presenta ansiedades difusas de tipo persecutorias y tipo depresiva, y presenta una preocupación sexual. Respecto de la percepción de las figuras parentales presentan elementos positivos y negativos cada uno, la madre cumple con rol proveedor, normativo y afectivo pero con deficiencias, irritable en el normativo, no cumpliendo oportunamente el afectivo, y agotándose, no logrando integrar las distintas funciones de su rol de manera adecuada. Al padre lo percibe ambivalente, como una figura mala, loca, enferma pero que se puede mejorar, es una figura afectiva y cercana, pero a la vez genera sentimientos de amenaza y rabia hacia él, pero como una persona lúdica. Lo importante es que la niña es capaz de entregar aspectos positivos y negativos de cada uno, lo que da cuenta de que no se da o no hay una inoculación de elementos negativos de un padre hacia otro. Sugiere que continúe en sicoterapia, la madre sea apoyada para reforzar su rol en los distintos aspectos, y que la niña sea integrada al colegio. Preguntada por el Ministerio Público, es sicóloga de la Universidad de Chile, diplomado de esa misma universidad sobre pruebas proyectivas, diplomado en la Universidad Católica sobre maltrato infantil. La doctora Concha le encargó la realización de la evaluación proyectiva, y tenía muy pocos antecedentes de la entrevista que la niña y la madre le dieron a la psiquiatra. El proceso de triangular la información ayuda a hacer limpieza de los indicadores de abuso sexual, se tienen abiertas todas las posibilidades cuando se tiene un indicador, y en la medida en que aparece un indicador que se va reforzando por las áreas, se va determinando de manera independiente haciendo este cruce de información. No existe un trastorno asociado a abuso sexual, se debe triangular la información y encontrar la constelación que haga sentido. Respecto de la menor presenta un funcionamiento evitativo de enfrentamiento al conflicto, por ejemplo dice que tiene sueño cuando se le pide que cuente la historia de las láminas, cuenta historia resumida. Las emociones disfóricas, son emociones asociadas a la rabia, pena. Son negativos. La niña tiene una imagen corporal negativa que tiene que ver con que se rechazan o evitan aspectos de la corporalidad, que tienen que
  • 90. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 90 ver con la sexualización del cuerpo, es decir, aquellas características que diferencian a una niña de una mujer, que hace que la imagen se vaya distorsionando. En la mente de la niña los temas que tienen que ver con temáticas sexuales, aparecen de manera recurrente en los test gráficos, referidos a como se enfrentan la sexualidad consigo mismo, y con el otro. Los mecanismos de disociación es un mecanismo que pueden ser usadas por todas las personas, pero se vuelve patológico cuando se rigidiza y se vuelve habitual, es cuando se actúa de manera no integrada en estos tres aspectos, lo que se piensa, siente, o lo que se siente respecto de lo que se hace, como por ejemplo los profesionales cuando tienen que atender alguien que se está muriendo tienen que dejar de lado su emocionalidad, y actuar racionalmente para ayudarlo, pero cuando esto se vuelve habitual separar lo que pensamos, con los que sentimos con lo que hacemos, hay partes de la vida que no pueden integrarse, ni repararse, quedan como paréntesis, y no pueden repararse ni aprender de ellas. Tiene una manera de ver ambivalente la figura del padre porque tiene presentes elementos positivos y negativos asociados a él, lo que hace que tenga una posición ni negativa ni positiva, respecto de la madre es más positiva, pero hay elementos negativos en los dos. Cuando se trabaja con niños víctima de abuso sexual, aparecen dos temas como el mecanismo de defensa, como el disociativo que en los niños abusados parece rigidilizado, que les permite distanciar lo que están sufriendo en términos corporales a lo que están sintiendo, como por ejemplo que estén pensando en cualquier otra cosa cuando están siendo tocados. En caso de abuso sexual intrafamiliar crónico es común que se perciba la figura del agresor como ambivalente, cuando no hay violencia para ejercer la agresión, en esos casos coexiste la visión del agresor como una figura que puede cumplir positivamente algunas funciones, como la de afecto, pero paralelamente y disociadamente aparece esta otra conducta del agresor que es abusar sexualmente. La niña tenía una imagen ambivalente del padre, y aparecen indicadores proyectivos como víctima de maltrato, que sería consistente con ser víctima de abuso. No todas las niñas de 9 años tienen temas de preocupación sexual asociados a los otros elementos presentes en la niña, como sentimientos
  • 91. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 91 de estigmatización, baja autoestima, identidad alterada, imagen corporal con rechazo de ciertos elementos asociados a la sexualidad o corporalidad, la suma de todos estos elementos no es común. Puede señalar que su función es determinar si existen o no existen indicadores de abuso sexual, en la pericia coloca lo que se encuentra en la misma, ella debe aportar la respuesta a la pregunta planteada por la psiquiatra, que fue “si existen indicadores de daño asociado a abuso sexual y cuál es la imagen de las figuras parentales”, y la respuesta fue que había indicadores de maltrato genérico en la niña, y la características de las figuras parentales que ambos tienen características positivas y negativas. Respecto de la figura del padre de mala, enferma y loca, dice que puede rehabilitarse, o superarse. Preguntada por la Defensa, ha participado en mesas de trabajo sobre abuso sexual del Ministerio Público. Aplicó test gráficos y narrativos como test proyectivos de Sofía. La niña al momento de la entrevista estaba sin escolarización, y tenía momentos laxos de sueño de noche y de día. Se le habían efectuado test proyectivos hacía poco en una consulta. Sofía presenta conducta alimentaria alterada, que se manifiesta con la obesidad, participando en un círculo vicioso la niña y la madre. Sofía se sentía discriminada frente al trato que se da entre las hermanas menores, se siente menos atendida y más normada que las hermanas menores, y ella se percibe como una hija mañosa cuya conducta disruptiva agota las figuras parentales, ella percibe que se da una distribución diferenciada de los afectos por parte de las figuras parentales, se exhibe informe para refrescar memoria, que reconoce y del que señala que las figuras parentales son padre y madre. Sofía posee impulsos agresivos encubiertos hacia sus figuras parentales, que pueden ser reactivos a sus necesidades de atención no satisfechas y/o a dinámicas familiares. La figura materna es vista preocupada o interesada en estar a disposición de la figura paterna y en mantener contacto con él aunque exista distancia entre ambos, y que Sofía percibe la dinámica reiterativa de tensión no resuelta entre ambas figuras parentales, aunque intente negar el conflicto. En cuanto al rol paterno es percibido como una persona que se transformó en mala, enferma, y loca.
  • 92. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 92 Al momento de la evaluación concluye que la niña algunos indicadores que se asocian a maltrato en el sentido genérico de la palabra, sin indicar si es por abuso sexual, y responde que no está señalado porque lo implica, dice que maltrato por abuso está incluido dentro de la hipótesis, es una de las variables, igual a negligencia, maltrato activo físico y abuso sexual. No se incluye la separación de los padres como maltrato genérico. No era parte de su tarea investigativa ahondar en si hubo o no síndrome de alineación parental, o inoculación, que debía efectuar en ello la psiquiatra que le pidió la aplicación de test proyectivo. Repreguntada por el Ministerio Público, responde que el hecho de que Sofía tenga impulsos agresivos encubiertos contra las figuras parentales, no es tan extraño, suele ocurrir cuando no se satisfacen las necesidades básicas de los niños, estas emociones negativas pueden aparecer, están encubiertas porque no es una intención de dañar a las figuras paternas, sino que a partir de esa rabia es que aparecen tales impulsos. La niña sentía respecto del padre, que era una figura amenazante hacia ella, se efectúa exhibición de su informe para efectos de refrescar memoria, lo que se refleja en el contenido de muerte en las láminas, la niña tenía la idea de rabia hacia el padre, pero que se podía rehabilitar. 4.- María Luisa Díaz Robles, cédula de identidad N° 10.667.048-k, quien debidamente juramentada, expone que es funcionaria sicóloga del OS9 de Carabineros, efectuó toma de declaración el veintiuno de agosto de dos mil diez, respecto de la menor Paz de 4 años, por denuncia de abuso sexual contra el padre, y en el mes de septiembre efectuó pericia de credibilidad del relato a la misma niña, con metodología de dos entrevistas semi estructuradas con ésta, evaluar posibles daños asociados a los hechos asociados, se entrevistó a la madre, se instruyó de la carpeta informativa, y test proyectivo de la familia. Paz presentó una conducta evitativa, bastante timidez en el contacto interpersonal, dio relato genérico y escaso, evita contactarse con la evaluadora, contó que el papá le pegaba en el edificio donde vivía, una vez en la casa del papá, en la zona de glúteos, lo hizo frente a las otras hermanas, en la pieza del padre sobre la cama, y también vio que lo hizo lo mismo a las otras hermanas.
  • 93. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 93 El relato fue muy escueto no pudo evaluarse con la metodología del SVA, la niña no mostraba signos perturbadores en lo emocional, lenguaje bastante escaso, evaluación sin resultado determinado, no se pudo determinar su credibilidad de relato. Preguntada por el Ministerio Público, responde que fue complejo interactuar con Paz, en la entrevista de la pericia, le dijo que el papá le pegaba en zona glúteos y espalda en la habitación del departamento del padre, dijo que fue con la mano, no vio, pero sintió el dolor. El padre estaba sentado en la cama, y ella de guatita en la cama, el padre le dijo que lo hacía porque la quería, dijo que vestía pantalones rosados, polera blanca, y otra polera bajo la primera prenda, mencionó que las hermanas estaban presentes, y que vio cuando se lo hacía a Sofía y decía no papá no lo hagas más. Bajo la metodología del SVA, no es posible descartar la credibilidad del relato, pero tampoco puede evaluarlo, porque carece de narrativa libre lo que es esencial para efectuar la narración. En su experiencia con las menores no hay experiencia única depende de la edad del tipo de abuso, cronicidad, tipo de vínculo con el abusador, en su experiencia en niños de 3-4 años, tienen dificultad en evocar la experiencia de abuso como autobiográfica, es una narrativa un poco más desafectada emocionalmente. Paz lo que narra es una visión genérica, como una experiencia de tipo familiar no como un hito importante dentro de su vida, lo que es usual en esta edad. Al final de la entrevista se orinó en su ropa, lo que no es usual, pero la madre menciona dentro de los antecedentes relevantes que la niña no tenía control de esfínter nocturno, pero ocurrió de día. Que el papá le pegó, se lo contó a la mamá y a la profesora del colegio, la tía Ivonne del colegio, no menciona cuando, porque no tenía capacidad de circunscribir temporo espacialmente cuándo habrían ocurrido los hechos, sólo el lugar que era el departamento del papá. En su conclusión, dice que no puede aseverar ni descartar la ocurrencia, porque no pudo aplicar la metodología del SVA. Revisó la declaración de la madre en la 48° Comisaría y la de Sofía, también se entrevistó a la madre para obtener antecedentes biográficos de la niña, y descartar una posible ganancia secundaria, en ese momento no se evidenciaron elementos de ganancia secundaria de la madre.
  • 94. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 94 Preguntada por la Defensa, responde que la niña dice textual “mi papá me pegaba en la espalda, me pegaba ahí y ahí (espalda y zona glútea) y luego dice espalda y potito”, y le pegaba con la mano, y vio que hizo lo mismo con Catalina y Sofía pegarles con la mano en el potito y en la espalda, menciona que el papá estaba sentado en la cama con ropa. En su informe respecto de la memoria semántica, dice que no se aprecian signos emocionales asociados al hecho, impresionando como una evocación de memoria semántica, más que episódica, esto es, el recuerdo de algo verbalizado pero no incorporado a la experiencia y sin darle un significado que pudiere perturbarla. En su tercera conclusión dice que en su relato no refiere situación de connotación sexual, dice que explícitamente no lo refiere. Y en la cuarta conclusión señala que no se aprecian signos clínicos de perturbación emocional o daño emoción al asociado al hecho, al momento de la evaluación. Repreguntado por el Ministerio Público, responde que cuando se orinó en sus ropas, la niña ya estaba en la etapa de cierre, con la madre que la había ido a buscar a la sala, para la despedida. Repreguntado por la Defensa, responde que Paz cuando se separó de la madre, no tuvo problemas para separarse de ella. 5.- Rose Marie Fuenzalida Cruz, cédula de identidad N°10.408.826-0, quien debidamente bajo promesa, expone que es psiquiatra del Servicio Médico Legal, en septiembre de dos mil diez evaluó a Catalina, de 3 años, sobre credibilidad de relato y eventual existencia de ganancias secundarias. Según protocolo del Servicio Médico Legal, leyó los antecedentes, se entrevistó con la niña y la madre, luego sólo a la madre y finaliza con entrevista a la niña, que fueron tres, los días 1, 7, y 14 de septiembre, se efectuó el análisis según SVA, para analizar la validez del relato si es que lo hay, para potenciar o descartar hipótesis alternativas. Al momento de la evaluación, la niña se encontraba aseada, con cicatriz de labio leporino, con respiración bucal con escurrimiento de saliva, mostró cooperación parcial, rayó dibujos, jugó con juguetes, pero cuando se le preguntaba por cosas de familia como nombres de hermanas o mamá, no respondía y dibujaba haciendo rayas muy compulsivamente, su lenguaje acorde a su edad, voz nasal y congestionada, muchas veces en la entrevista comía galletas cuando no quería hablar de algo, no se le entendía nada, su lenguaje comprensivo era acorde a una niña de tres
  • 95. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 95 años, en cuanto a narrativa estaba muy interferida en situaciones emocionales, si se les hablaba de mascotas hablaba muy bien, pero si eran cosas relacionadas con la carpeta de investigación, cambiaba el tema y no respondía, su desarrollo cognitivo era acorde a su edad, con desarrollo preoperacional que corresponde a su edad, desde el punto de vista afectivo, estaba muy hiper alerta a todos los sonidos que estaban afuera, con problemas para desapegarse de la madre. De los hitos de la entrevista en sí, el primer día luego de la entrevista con la madre, ingreso bien, pero cansada, estaba muy congestionada, se le hicieron preguntas sugestivas que respondió no sugestivamente, suspendiéndose a una segunda entrevista, que ingresó ansiosa, llorosa, acompañada por la mamá, sale ésta, empezaron a interactuar, pero preguntas de con quien vive, no respondía, se le dice que están ahí para conversar con niños para saber que les ha pasado, ella responde ¡no!, se le pregunta si había venido antes a ese lugar, y dice ¡no! Se le pregunta si la vio el doctor, y dice ¡no! Pide a su madre, y se ponen a jugar harto rato, y cuando van a hacer preguntas quiere hacer pipí, van a buscarla, mamá no estaba, fue a buscar el celular, pero la niña se angustió porque no estaba, pero quedó ansiosa, volvió a entrar a la entrevista, tratando de bajar la angustia, pero de la familia no respondía, sí hablaron de mascotas, dice que su mamá es Yamile, que es linda, del papá dice que es lindo, sale de la sala de nuevo, pero no es posible continuar con la evaluación, suspendiéndose para el 14 de septiembre, en que acudió la mamá y la abuela, la niña entra ansiosa, luego al estar más tranquila, se le pregunta por la familia, y dice que quiere estar con la abuela, le pregunta por mascotas, le pregunta por la heridita que le revisó el doctor, y dice la del labio? Luego empiezan a jugar con muñecos, dijo que en ninguna parte le hacen cariño, entonces le pregunta si el papá le había echo heriditas, a lo que responde diciendo que “él le ponió un clave en el potito, un clave de televisión”, dice que estaban jugando con Mateo con una zapatilla, y la Colomba estaba y se fue, respondiendo muy desorganizado el relato, le pregunta si eso pasó o se lo contaron, responde que no, Del análisis de las entrevistas la niña entrega un muy breve relato, dice que el padre “le ponió un clave en el potito”, palabras espontáneas de la niña, es un relato muy escueto, no pudiendo analizarse bajo la metodología del SVA, lo que no es posible descartar la agresión sexual.
  • 96. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 96 Si compara este relato con el resto de las variables, no tienen ganancias, ni se aprecia que haya habido sugestión, usa palabras propias de ella, no se aprecia ni presionada ni motivada a hablar. En cuanto a lo que la madre dijo que la niña dijo es que habría dicho que vio que el padre habría puesto de potito a la hermana en casa de Jenniffer, y que le habría puesto un clavo en el potito, pero no está segura de esa palabra. Es importante la inmensa ansiedad que presentaba ya que era mayor a lo esperado para su edad, con mucha contricción a hablar y a participar. La niña entregó un relato escueto, acorde a su edad, no aparece sugestionada, no tiene motivaciones gananciales, viene resistente a dar información, no desea hablar de su familia en general, usa palabras muy propia de ella, sin intervención de terceros adultos, no sugestionada, no viene motivada o presionada a hablar, recién en la tercera entrevista le da el breve relato, lo que es consistente con el resultado del examen ginecológico y con el relato que la madre dijo que le dio la niña, que sería que vio que a su hermana el papa la puso de potito y que la habría defendido la Jennifer, y respecto de ella la niña le dijo que el papá le puso no recordaba la madre la palabra exacta si era clavo, consistente en que a ella le dijo clave. En su informe colocó la evidente afectación emocional del punto ansiosos, si ansiedad era mayor a lo esperado a la situación y a su edad, que la interfería, estando hiperalerta en la evaluación reticente a hablar de estos temas con mucha contricción lo que es comprensible por la dinámica familiar de separación de los padres, y a una posible vulneración sexual. Preguntada por el Ministerio Público, responde que es médico cirujano, de la Universidad de Valparaíso, con especialidad en siquiatría infanto juvenil, en la Universidad de Chile. Trabaja en el Servicio Médico Legal desde el año dos mil cuatro. Ha efectuado alrededor de mil doscientas pericias, con un 40 ó 42% de relatos obtenidos, y nunca ha obtenido un relato analizado de un menor de cuatro años, esto es porque la realidad de la población chilena los niños hablan mucho menos, no teniendo la capacidad de entregar relato los niños de menos de esa edad. Entrevistó a la madre el primero de septiembre de dos mil diez, muy angustiada, muy desorganizada en dar la información, lo que es propio cuando se está muy ansioso. En las entrevistas se escucha a la madre o adulto responsable, la entrevista conjunta es para conocer de la situación,
  • 97. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 97 y variables asociadas, para determinar si hay alguna situación que pudiere influir en el relato del niño, es parte del protocolo del Servicio Médico Legal, tiene relación con la metodología propiamente tal. Cuando se entrevista con la madre de la niña, se busca conocer cómo se conocieron los hechos de la investigación, como influyó la separación, cuáles eran las palabras de la niña, si le dio credibilidad a los dichos de la niña, todo esto para ver si la niña estaba influenciada, la madre dice que el padre era preocupado por ellas, nunca hubiese pensado que agrediera sexualmente a las niñas, incluso con el tema del hipoglós, sólo porque la niña (Sofía) le dijo que el papá decía que era un secreto, le informó de la reunión con la directora del colegio quien le dijo que pusiera atención porque las niñas no querían ir donde el papá, y en una reunión con la sicóloga del colegio, se vio criticada en su labor de madre, y se molesta porque ésta le dice que si no ha denunciado por abuso sexual, y ella sólo quería que hubiese habido una preparación previa para decirles a las niñas lo de la nueva pareja del papá, y que no quería que pernocten por lo mismo, en casa del papá, que esta reunión habría sido previa a la entrevista con Paulina (hermana Daniela). El fin de semana previo al que hace la denuncia es cuando se produce la develación, pero Sofía desde antes no quería ir donde el papá porque era malo, no era el mismo de antes. No fue la mayor, sino solo las menores que llegaron muy mal, llorositas, mañosas, después de esta última visita. La madre cuando va a la entrevista con la hermana Paulina, en el auto de regreso una niña lloró y le dice que el papá le hizo daño, y se hizo pipí. Y en otro trayecto en auto, Paz lloró, y le dijo a Sofía que le dolía porque el papá le echó hipoglós en el potito, y Sofía le dice a la mamá créele porque a mí me hizo lo mismo, y era un secreto. Eso habría ocurrido en varias tandas dentro del auto, la madre esta información la dice muy desestructurada y desordenada. No recuerda las palabras exactas que le dice la hermana Daniela a la madre, cree que no las deje donde el papá, se le exhibe su informe para refrescar memoria, que reconoce y dice que las niñas no están bien, que algo les está pasando que no las deje ir. La madre le pide una hora a Integramédica, llegan atrasadas la pierden, y va el día miércoles donde el doctor Wolff al que le cuenta lo que les está pasando a las niñas, luego a una ginecóloga.
  • 98. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 98 A la madre le llama la atención lo del secreto, porque es algo que se está ocultando al resto de las personas, entonces esto de ponerle hipoglos y que le dolía, y que era un secreto, le llama la atención, no el hipoglos sino el secreto. El tema del secreto es parte de las dinámicas propias de la interacción sexual abusiva, es una imposición tácita o directa que hacen los agresores a los niños, y que hacen crónica la situación. La madre aclara que al ver a Paz llorando y a Sofía que no le responde porque tiene mala memoria, no quiso preguntar más, no quiso interferir más. Catalina habría visto que el papá puso de potito a Paz, y que la defendió Jennifer. Cuando la madre le dice lo del hipoglos, le pregunta si no habrá sido muy brusco el papá, diciendo que Sofía le dijo que era un secreto. Respecto del papá el último tiempo sólo le dijo que cambió de ser cercano, pendiente, preocupado, a menos preocupado que no las llamaba por teléfono. También le dijo que la madre denunció al papá por maltrato sicológico en favor de Sofía porque él y la abuela le decían que su mamá es una cochina y que por eso se habrían separado los padres, y no sabía en qué estado estaba esa denuncia. La madre le dijo que la sicóloga del colegio le habría preguntado si había denunciado por abuso sexual, respondiéndole enojada que no. También dijo que el padre de las niñas le habría contado que mucho tiempo atrás la hermana le habría obligado a hacerle sexo oral, y que el padre de él, abuelo de las niñas, era burdo para hablar y poco afectuoso, y hacia bromas de violación. Respecto de su familia le dice que una sobrina habría sido abusada hacía muchos años atrás. La madre a pesar de estar refiriendo toda esta situación estaba perpleja, y hablaba bien del papá como muy preocupado, presente, que llevaba a las niñas al médico, que jugaba con las niñas. Respecto de Catalina la madre le dijo que tenía mucho miedo del hoyito de la tina, estaba muy ansiosa, pero de las tres hijas era la que estaba mejor, habría controlado esfínter, muy alerta de Paz, si ésta lloraba, ella también, estaba con mucho miedo, pero era fuerte. Quería que se les crea a las niñas, y reparación para ella. En cuanto las visitas le dice que pensó que Enrique iba a preparar a las niñas para presentar su nueva pareja, y fue de sopetón, de un día para
  • 99. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 99 otro las llevó para allá. La madre dijo que Sofía se dio cuenta de que no era una amiga, sino algo más. Contó que para el día de la mamá, Sofía quería comunicarse con su madre, y no había podido. En relación a Catalina presentaba ciertos mutismos cuando se le preguntaba cosas de su familia, como con quien vives, como se llama tu mamá, o sus hermanas, la niña quedaba en silencio, la explicación es que hay mucha angustia en temáticas familiares por la contricción de su mundo afectivo, esta ansiedad junto con lo anterior, era comprensible por la separación de los padres, y también por haber sufrido una agresión sexual. La niña ingresó con dificultad a la sala espejo, lo que es esperable por su edad, pero cuando salió y no vio a la mamá, se colocó mucho más ansiosa, y angustiada. En la primera entrevista se le hacen preguntas sugestivas, respondiendo sin sugestión, incluso la corrige. Le pasó a la niña una silueta de niña, es solo la orilla, no sexualizado, para que dijese donde le gustaba ser acariciada, pero Catalina no entendió la premisa, y se puso a pintarla, se buscaba que hable de lo que le ha pasado. La forma en que Catalina narraba no era constante temáticas de familia no respondía, sí sobre otros temas, muchas veces estaba callada, quien más hablaba era ella, en el informe sus preguntas están en cursiva, sino respondía se colocaba así, o se colocaba su respuesta. Quien transcribe esto es ella misma. La palabra clave y ponió, no se había usado en ningún momento hasta que la niña las dijo. La niña no dijo relato susceptible de ser analizado, en cuanto a credibilidad, pero su testimonio sí puede ser analizado en cuanto a validez del testimonio, pese a lo escueto del relato, la niña presentó un testimonio válido en cuanto a que habría sido vivencial, nace de su experiencia, no inducido, no se apreció a que estuviese influenciada, estaba reticente para hablar, su develación no fue inducida, no había presión de terceros, ni aparece como sugestionable, y la consistencia con el otro relato que le dio a la madre, y con el resultado de sexología forense, eran todas variables asociadas a la validez del testimonio presente. La develación espontánea es en cuanto a que vio lo que le pasó a las hermanas, lo dijo sin presiones; no hay motivos gananciales, y la niña de tres años no tiene alcances de lo que es una mentira, por tanto no hay ganancias secundarias, sólo dice del papá que es lindo.
  • 100. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 100 Preguntada por la Defensa, responde que no figura que se haya grabada la entrevista, porque la metodología de SVA se incluyen. Se dice en las conclusiones cuáles era las hipótesis de duda, en que no se aprecia sugestionable, ni con motivaciones para declarar en falso, ni sugestionable frente a terceros. En cuanto a la crianza de la niña, decía cuidada por ambos padres hasta antes de la separación, y por tía abuela. Respecto del último fin de semana en que salieron con el papá las niñas habían llegado mañosas, pero sin problemas con Catalina para acostarla, y Paz estaba llorosa. Se exhibe informe para evidenciar contradicción, reconoce su informe y lee, que el papá las pasa a dejar a la misma hora, Pacita con fiebre, y vieron una película, cuando las fue a acostar Paz pataleó y no quiso que le ponga pijama. La palabra entonces es que las niñas venían cansadas, no mañosas. Se exhibe informe para refrescar memoria, lo reconoce y responde que la mamá habló de la hermana Daniela. La madre señala que cuando va a buscar a Paz y a Catalina al colegio, la niña había llorado en el colegio, lloró en el auto, y le responde a la mamá que el papá es malo. Cuando a la madre se le pregunta cómo se dio eso de que empezó a hablar cosas, responde que “cuando Sofía recordó el episodio del hipoglos, entonces vio que la acogimos y quisimos proteger”, se exhibe informe para refrescar memoria, responde que sí eso es lo que dijo la madre. La madre le dijo como uno de los ejemplos de lo que Paz dijo que le hizo el papá, es que éste la tiró en la cama, se toca el brazo y la pierna, y le habría hecho ese moretón. Luego la madre le pregunta a Sofía y ésta dice “mamá yo tengo muy mala memoria”, la madre le insiste “hija tus hermanas están dañadas necesito saber qué es lo que estaba pasando”, lo que reconoce y dice que ocurrió en la tercera ocasión en que Paz lloraba. La señora Yamile le pregunta a Catalina “¿y tú Catita qué hiciste? ¿Alguien defendió a Paz? Sí la Jennifer, y estaba el Mateo y también le tocó el potito a Paz. También Paz le dijo que Jennifer la defendió. La señora Yamile le dice que todas las develaciones siempre las han hablado en familia, esto es, en presencia de la madre, de la tía abuela, abuela y Yarlyn.
  • 101. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 101 Respecto de la agresión sexual de la sobrina de la Yamile, efectuada por el padre, y también de violencia intrafamiliar del marido a la esposa, le dijo que se denunció por abuso sexual, pero estaba prescrita. Respecto de que las niñas salieron con la nueva pareja, la madre le dijo que no hubo ninguna preparación, y cuenta el incidente del día de la madre, en que salieron con el padre, quien las llevó a casa de su pareja, y Sofía llamó a la madre diciéndole “nos trajo para acá, no quiero estar acá…”, y la madre quedó llorando haciendo una denuncia al fono abuso. El diálogo del helado de vainilla no está transcrito, ocurrió en la primera entrevista para ver cómo responde la niña a las preguntas sugestivas. Se exhibe párrafo donde niña le habla del papá y no aparece que se encuentre angustiada o comiendo compulsivamente o dibujando compulsivamente. Respecto del ejercicio de pintar la silueta de la niña donde le gusta que le hagan cariño, Catalina pinta las piernas, luego pinta los pañales, pero dice que no le gusta que le hagan cariño en los pañales. En las tititis (pechos) no le gustan que le hagan cariño, y en la guatita sí, le responde que en sus pechitos o pañales, nadie le ha hecho cariño. Catalina responde que no le han hecho cariño en todas partes de su cuerpo, salvo en la guatita que dijo que sí y no al mismo tiempo. Respecto de la herida que le vio el doctor, dice que nadie se lo hizo, que no, pintando compulsivamente y atenta a ruidos externos, le responde que no, cuando le pregunta si el papá le hizo una heridita en el potito. En cuanto al clave Catalina le dice que es un “clave” de televisión, que ayer le ponió en el potito, cuando estaban peleando (medio tartamuda), luego dice que estaban jugando, con Gaspar y Mateo, éste hizo algo en la zapatilla del papi (algo ininteligible), cuando estaba con la Colomba, luego se fue la Colomba, y no sabe qué pasó, pero no responde más sobre el “clave” de televisión; responde que no sabe dónde pasó eso. Cuando le pregunta si esto es algo que le contaron, la niña responde que no, o si es algo que le pasó, la niña responde que no sabe. Y cuando le pregunta quien le hizo eso del cable de televisión, la niña le responde que el Mateo, luego dice que Mateo y Santiago le punieron el cable a la Paz; le pregunta quien le hizo lo del cable, la niña responde que el papá y Mateo, y pasó una vez, negando si fue muchas veces, pero después ya no quiso contestar más, cuando se le pide que explique una vez más.
  • 102. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 102 Se incorporó enseguida como prueba documental, lo siguiente: 1.- Certificado de nacimiento de las niñas S.E.O.C, nacida el 11 de octubre del año 2000, P.V.O.C. nacida el 28 de enero de 2006 y C.D.J.O.C, nacida el 25 de julio de 2007. 2.- Certificado de matrimonio de Enrique Alfredo Orellana Cifuentes y Yamile Esther Caba Quezada, celebrado el 23 de enero de 1998. 3.- Certificado extendido por doctor Eduardo Wolff, el 09 de diciembre de dos mil diez, respecto de cuadros clínicos de Sofía. 4.- Certificado extendido por doctor Eduardo Wolff, el 04 de marzo de 2011, respecto de cuadros clínicos de Paz. 5.- Copia de constancia policial efectuada el diez de junio de dos mil diez, ante la 17° Comisaría de Las Condes, por incumplimiento del padre del retiro de las niñas del hogar paterno para llevarlas al colegio. 6.- Copia de constancia policial realizada el diez de mayo de dos mil diez, ante la 17° Comisaría de Las Condes, dando cuenta de que el padre llevó en contexto de visitas a las niñas a un domicilio distinto, y no permitiendo que la hija mayor la llame por teléfono. 7.- Copia de constancia policial realizada el veinte de mayo de dos mil diez, ante la 17° Comisaría de Las Condes, dando cuenta de que en contexto de separación de padres y régimen de visitas se ha provocado una serie de trastornos ansiosos, a Sofía quien no se siente querida por el padre, sugiriéndose que no pernocte en su casa, según psiquiatra tratante Ximena Sepúlveda. 8.- Correo electrónico de fecha ocho de julio de dos mil diez, entre Enrique Orellana y Yamile Caba (N° 30 del auto de apertura). 9.- Correo electrónico de fecha 08 de mayo de dos mil diez, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 53 del auto de apertura). 10.- Correo electrónico de fecha 27 de octubre de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 88 del auto de apertura). 11.- Correo electrónico de fecha 03 de septiembre de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 117 del auto de apertura). 12.- Correo electrónico de fecha 11 de junio de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 140 del auto de apertura). 13.- Correo electrónico de fecha 24 de agosto de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 118 del auto de apertura), introducido en la declaración del acusado.
  • 103. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 103 14.- Correo electrónico de fecha 22 de octubre de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 97 del auto de apertura), introducido en la declaración del acusado. 15.- Correos electrónicos de fechas 11 y 12 de noviembre de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 92 del auto de apertura), introducido en la declaración del acusado. 16.- Correos electrónicos de fechas 11 y 13 de febrero de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 149 del auto de apertura), introducido en la declaración del acusado. 17.- Correo electrónico de fecha 19 de octubre de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 103 del auto de apertura), introducido en la declaración del acusado. 18.- Correo electrónico de fecha 30 de noviembre de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 77 del auto de apertura), introducido en la declaración del acusado. 19.- Correo electrónico de fecha 25 de agosto de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 111 del auto de apertura), introducido en la declaración del acusado. 20.- Correo electrónico de fecha 27 de agosto de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 110 del auto de apertura), introducido en la declaración del acusado. 21.- Correo electrónico de fecha 21 de junio de 2009, de Yamile Caba a sicóloga Pilar Navarro (N° 136 del auto de apertura), introducido en la declaración del acusado. 22.- Correo electrónico de fecha 04 de junio de dos mil diez, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 44 del auto de apertura), introducido en la declaración del acusado. Asimismo, el Ministerio Público incorporó como otros medios de prueba, los siguientes: 1.- Set 3 fotografías contenidas en el informe sexológico N° 2317 (N° 2 del auto de apertura). 2.- Set 3 fotografías contenidas en el informe sexológico N° 2318 (N° 3 del auto de apertura). 3.- Set 3 fotografías contenidas en el informe sexológico N° 2319 (N° 4 del auto de apertura). 4.- Video del informe pericial N° 48 y 49/2010 (N° 6 del auto de apertura).
  • 104. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 104 NOVENO: Prueba de la Defensa. Para acreditar su teoría del caso, la Defensa presentó la siguiente prueba: Como prueba compartida con el Ministerio Público declaró Marcela Cristina De Mussy Crorkan, y Matilde Guzmán Jara, y además: 1.- Declaró Ximena Sepúlveda Tormo, cédula de identidad N° 8.321.854-1, quien debidamente bajo promesa expone que es médico cirujano y especialidad de siquiatría de la Universidad de Chile, conoce a Sofía el año dos mil siete, cuando tenía seis años de edad, fue llevada por sus padres preocupados por síntomas de ansiedad. Le costaba mucho separarse de su mamá, presentaba rechazo por ir al colegio, muchas pataletas, le costaba seguir normas, hacer caso, bañarse, obedecer, en el colegio era inhibida, tímida, pocas amigas, presentaba conductas masturbatorias en el colegio, se distraía mucho, le costaba concentrarse, se estaba atrasando en el aprendizaje, comía compulsivamente había ganado mucho peso, sobretodo en el colegio, pero principalmente se angustiaba cuando se separaba de la madre, lo que se llama ansiedad de separación, que es un síntoma normal en niños pequeños, que es presentar angustia cuando se separa de su figura principal de apego, pero a los seis años de edad se espera que el niño ya pueda separarse de su figura principal, pudiendo considerarse patológico si se presenta a esa edad. Este síntoma no es síntoma exclusivo de abuso sexual, puede asociarse a muchos síntomas siquiátricos. Sofía además presentaba otros síntomas, como el comer compulsivo y la masturbación compulsiva, todo esto recogido de la información dada por los padres que fueron juntos a las consultas, en el colegio se sentía más ansiosa, desprotegida, se sentía rechazada, con dificultades para establecer relaciones sociales, efectivamente la molestaban, se sentía más rechazada de lo que era en realidad, había elementos paranoides, dice que esto lo interpretó como una descarga de la angustia, en un momento pensó en un cuadro obsesivo, que la masturbación compulsiva se debía a eso, pero lo descartó, luego pensó en presencia de un eventual abuso, pero luego no le pareció por la presencia de un historia de desarrollo anormal en varios aspectos y por una historia familiar anormal con trastornos vinculares, pero la masturbación era el síntoma más relevante. En la casa a veces había conductas masturbatorias, pero más bien cuando la retaban.
  • 105. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 105 Estos papás eran papás-hijos, había una abuela y una tía de Yamile, que los tenían bastante desautorizados, los descalificaban y sobreprotegían a la niña, era bastante caótico el estilo de crianza, muy perturbadas, la mamá se sentía desautorizada, el papá también trataba de intervenir, y luego cuando la niña estaba bajo estrés en el período escolar volvía con esas prácticas. No es experta en abuso sexual, cuando sospecha recurre a dos peritos sicólogas Carla Álvarez u Alejandra Vidal, en el caso de Sofía no la derivó, porque cuando tuvo su hipótesis diagnóstica tuvo más fuerza otros diagnósticos y la descartó. El trastorno vincular explica que cuando el niño nace establece vínculos con las figuras de apego, que pueden ser normales y anormales, y en el caso de Sofía con su madre establecieron un patrón anormal, cuando la niña nació no se siguió el curso normal y esperable en el proceso de separación e individuación, se demoró en mucho en separarse de la mamá, y no pudo ir formando una identidad lo suficientemente segura, definida autónoma, con un yo bien organizado. Vio a la niña el 2007, 2008, 2009, y un par de veces el dos mil diez, los años anteriores unas cuatro veces por año. El vínculo que vio entre Sofía y su padre era un vínculo cariñoso, con ambivalencia cuando le imponía limites, igual había un grado de dependencia, pero no tan potente como el de la mamá, era un vínculo positivo. No recuerda haber recibido información de la sicóloga Ximena Rojas de que hubiera sospechado de haber visto signos de abuso. La niña fue a la Scuola Italiana, ahí es cuando la conoció, ella lo pasaba muy mal, al principio tenía dudas de qué tanto era construcción o percepción de la niña, y qué tanto de la realidad, pero con el informe escolar se dio cuenta de que sí había trato hostil de las demás niñitas, también había una acentuación de los hechos de parte de Sofía, pero ella sufrió mucho, al colegio se le escapó de las manos y tuvieron que cambiar a la niña de colegio a mitad de año, porque no se pudo solucionar. La mamá lleva a Sofía en el año 2009, antes de que se separaran, la niña ese año se pegó un salto en cuanto a madurez, con mejor expresión por vía verbal, le dice que estaba preocupada por el papá que estaba distraído, muy ido, como en otro mundo, que no la tomaba en cuenta, la mamá le dice que se había muerto el abuelo paterno, y pensó que podía
  • 106. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 106 estar con depresión, pero Sofía le dice que algo raro estaba pasando entre los papás, y creía que se iban a separar. Luego, en otra consulta, poco tiempo después, Sofía estaba muy preocupada por la mamá, quien está descontrolada, descompensada, grita, tira objetos, rompe cosas, pareciera que fue muy cercano a la separación. Y en una tercera oportunidad, Sofía le señala que no soporta a ninguno de los dos padres, que es como si ella no tuviera papás, se siente muy sola, muy abandonada, dice que son como dos cabros chicos. Ese año no ve al padre, y confronta a la mamá, quien le informa lo que ha estado pasando y su impresión es que el padre hizo abandono de la casa, se separa, sin considerar las necesidades afectivas de Sofía, quien se sintió muy abandonada, viviendo esta separación como altamente traumática, y sufrió muchísimo. Sofía en la época de separación, no siente rechazo por el papá tiene rabia, ella tenía todos los detalles de la separación que no debía haber manejado, de infidelidad del padre, de plata, de abogados, de los hijos de la polola del papá, cosas que una niñita no debía haber manejado, sentía muchos celos, miedo de que el papá se olvidara de ellas y asumiera una nueva familia, pero predominaba la rabia y furia. Ella sentía de los hijos de la polola del papá celos, sentía que ellos la pasaban muy bien, sintiéndose excluida. La última vez que vio a Sofía que fue en mayo de dos mil diez, aconseja que no pernocte en casa del padre, porque Yamile que estaba muy angustiada, desbordada le dice que la niña se quejaba de que el papá salía y las dejaba abandonadas en la casa; Sofía lo que le dijo fue que en la noche tenía mucho miedo, se sentía sola, y no podía ir a dormir con el papá como estaba acostumbrada cuando vivían con los papás, en que había una fusión en la vida familiar conyugal en que las niñitas dormían con los papás todos juntos en la misma cama, no había límites de ningún tipo, y ahora con el tema de la convivencia extremadamente prematura con las nueva pareja del padre, con límites no conversados, no elaborados, no programados. La Sofía estaba muy desbordada, transmitía que estaba angustiada, que no sabía cómo manejarlo, no tenía confianza con la pareja del padre, desconocía a este papá que se había ido de un día para otro de la casa, que en el período previo a la separación estaba raro, ido, deprimido, y la niña que tenía una historia de ansiedad de separación histórica,
  • 107. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 107 simplemente el nivel de angustia la superaba, la mamá quería un certificado para interrumpir las visitas, ella le sugirió hablar con el papá para mediar y tratar de que Sofía no pernocte en la noche, que era cuando se angustiaba más, no logró hablar con el papá pero le envió un correo. En la casa familiar cuando vivían todos juntos, vivían además con abuela y tía materna, la convivencia era caótica todos participaban de la educación de los niños, no había una constancia, en un momento uno ponía reglas, otro las levantaba, se descalificaban todos, daban reglas todos, lo que generaba una confusión muy grande en Sofía. En junio del dos mil diez ve a Paz. Yamile le dice que el motivo de la consulta es que Paz estaba muy angustiada en relación con las visitas con el papá, se hacía pipí en las noches, cuando volvía de las visitas, lo hacía con cambios de temperamento importantes, que le costaba mucho que se regulara, que volvía enojada con la mamá y que el papá la había golpeado; ella entrevista a Paz y el relato era que nada de esto había ocurrido, sino todo lo contrario con mucha pena porque echaba de menos al papá, y le sugiere que concurra a una evaluación más profunda para indagar más porque no se siente calificada para ello. Las conductas masturbatorias son como una forma de descargar la ansiedad, ella lo interpreta así en el caso de Sofía. Señala que el temperamento, que es un aspecto biológico que heredamos de la personalidad, hay una disposición a la angustia que se hereda, y Sofía tenía un temperamento con disposición a la angustia elevadísimo, la veía entrar y el nivel de ansiedad se respiraba. La angustia que es una emoción normal, es muy molesta, a veces intolerable, y todos nos defendemos de la ansiedad, de distintas maneras, las defensas pueden ser normales y otras no, la masturbación es una conducta que baja los niveles de conciencia de ansiedad. Entre Sofía y Yamile el trastorno de separación puede llamarse de distintas maneras un trastorno vincular, dificultades en el proceso de separación e individuación, trastorno de ansiedad, sobre identificación con la madre, desarrollo anormal de personalidad, entre otras. Preguntada por el Ministerio Público, responde que es jefe del departamento de siquiatría, no está contratada por la Clínica de Las Condes. Cuando se recibe un paciente con una serie de síntomas, se le puede hacer una serie de hipótesis, antes de hacer un diagnóstico y se pueden
  • 108. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 108 equivocar, cuando llegó Sofía desde su experiencia, todo lo que vio en ella se explicaba por trastorno familiar, trastorno de personalidad de la madre, trastorno del vínculo de la niña, con el desarrollo de anormalidad de la niña y el trastorno de ansiedad, y no le pareció que hubiese un abuso sexual, o algo que ameritara alguna evaluación en esa línea. Responde que se podría haber equivocado en su diagnóstico. No recuerda haberse contactado con Ximena Rojas, dice que no lo tiene consignado. Dice que es imposible el que ella no haya considerado el tema del bullying se manifestó desde el comienzo y recién en el año dos mil nueve, cambió la temática del bullying y tema escolar por la temática familiar. Ella intervino con el tema del cambio de colegio, incluso tuvo que dar certificado médico para que la pudieran aceptar en el otro colegio. En cuanto a la masturbación compulsiva, dice que en el colegio nuevo hubo un periodo largo que no tuvo, ya que se presentaba en los momentos de mayor estrés, no fue permanente, la Sofía era quien le decía que se presentaba la masturbación, cuando tenía más problemas a nivel social, cuando la molestaban y agredían más. En los años dos mil siete, dos mil ocho y dos mil nueve, las vio cada dos o tres meses, eso se llama intermitente. Respecto de lo que dijo en cuanto a que los “padres eran hijos”, no lo dijo en juicios anteriores, pero siempre lo tuvo en su mente, Sofía le dijo en una ocasión que los padres “parecían cabros chicos”, se cortaban los teléfonos, se gritaban, distinto de lo que se refirió ella en cuanto a que los padres eran hijos, en términos de la crianza. En la consulta de dos mil diez junio con Paz, sintió que Yamile quería interrumpir las visitas del padre, quería castigo, ella sintió que la quería manipular, y por eso la derivó a otro profesional para que la viera, hasta la última consulta que tuvo con Sofía pensó que era una preocupación genuina. Se exhibe su declaración prestada ante Carabineros de fecha siete de diciembre de dos mil diez, en que reconoce que la madre le solicitó emitir certificado médico para que la niña no pernoctara en el hogar del padre, a lo que se negó y la derivó a otro profesional, explica que cuando Yamile llevó a Sofía creyó y vio la angustia de la niña e intervino, cuando llevó a Paz, sintió que ese iba para algo más, se negó, y por ello la derivó a otro profesional diciendo que no estaba capacitada, y prefirió que la vea alguien neutro, ella sintió que la madre
  • 109. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 109 estaba manipulando sus servicios profesionales, pero como a la vez, se representó que podía ser verdad, prefirió derivarla. Responde que si hubiese sabido que Paz tenía una lesión en el antebrazo, no hubiere cambiado de opinión respecto de la madre. Dice que no había dicho antes lo de la manipulación en los otros juicios. Preguntada por la parte Querellante, responde que muchas veces respondía espontáneamente las preguntas aunque a veces no, dice que la mitad de las veces estaba con la mamá, era un tanto fantasiosa respecto del tema del colegio, las amigas, pero la sorprendió lo ajustada que estaba a la realidad en el tema de los padres y su separación. Respecto de los distintos síntomas de Sofía, ellos no podrían causar lesiones anales en ella, ni en otras personas. Repreguntada por la Defensa, responde que ha derivado en su consulta a pacientes que presentaban síntomas de abuso. Su relación con Sofía era buena, nunca le dijo que el papá la violaba. Paz le relata un contenido distinto de lo que le relata la madre en la consulta. Repreguntada por la parte Querellante, indica que Paz responde de manera independiente a lo que le dicen otras personas. Repreguntada por el Ministerio Público, responde que no es infalible, y que pudo equivocarse con la última postura. 2.- Luego declara, María Charlotte Saxton Sánchez, cédula de identidad N° 12.883.394-3, quien debidamente juramentada expone, que es sicóloga del Colegio Mariano, lleva seis años trabajando en ese lugar, ingresó el dos mil seis, conoce a Sofía Orellana, alumna del colegio desde el dos mil ocho al dos mil diez, realizó la entrevista de ingreso al colegio, a mediados de año ingresó a solicitud de los papás por bullying del colegio anterior. La niña estaba muy preocupada por la entrevista, aplanada afectivamente, con poca gesticulación, afectada por relatar situaciones del colegio anterior, muy tímida e introvertida, costó sacarle información. Para la situación de Sofía le pareció normal su comportamiento no para la edad. Durante el año dos mil ocho, se le derivó a solicitud de la profesora jefe, el treinta y uno de julio de ese año, al departamento de psicología, por conductas masturbatorias frecuentes durante la jornada escolar, dice que no conoce a Ximena Rojas, pero habló con la sicóloga tratante de Sofía, se le exhibe declaración para refrescar memoria,
  • 110. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 110 recuerda que habló con Ximena Rojas sicóloga, que le manifestó que las conductas masturbatorias se producían por una ansiedad que traía de la Scuola Italiana que eran agresiones físicas y verbales hacia ella. Catalina y Paz son hermanas de Sofía, dieron examen de admisión a fines de ese año, con dificultad para separarse de la madre, incluso a la menor se le repitió el examen de admisión no recuerda la fecha. Ni Catalina ni Paz, tenían problemas masturbatorios. Responde que en abril del dos mil diez la profesora jefe cita a la madre, dice que las tres niñas el año dos mil diez presentaban dificultades emocionales, por problemas familiares, se citaron a los padres con las profesoras jefes y con ella, no asistieron, luego cita a la madre, que asistió, y luego cita al padre quien fue a esa reunión y luego cita nuevamente a la madre con ella, en julio de ese año. Se le pregunta si en junio de dos mil diez la profesora jefe cita a la madre sola, no recuerda, se le exhibe declaración prestada ante Carabineros el seis de septiembre de dos mil diez, y lo reconoce, y agrega que la madre a esa reunión no asistió. La reunión que tuvo con el padre este le manifestó su intención de pedir la custodia de las niñas. Por reporte de las profesoras jefes se le comunicó que las niñas Paz y Catalina tenían problemas de aseo personal, citó a la mamá, quien asistió y le explicó que tenía un problema con las cañerías de la casa, que no podía reparar por dificultades económicas. No autorizó a señora Yamile a grabarle la entrevista. Preguntada por el Ministerio Público, responde que con aplanada se refiere a poca expresión facial, no se veía conectada con las emociones, Sofía no se conectaba con la pena que le estaba relatando, a la salida les pidió a los papás que se comuniquen con su psiquiatra tratante para que le bajen la dosis de medicamentos. Las conductas masturbatorias de Sofía durante el año dos mil ocho fueron persistentes, pese a que se le trataba de desviar su atención, ella siguió con frecuencia, y por ello se derivó al departamento de psicología del colegio, la niña ingresó al colegio luego de las vacaciones de julio, y el treinta y uno de ese mismo mes, ya estaba derivada a ese departamento de psicología. Ese mismo día de julio llamó a la mamá por teléfono, para contarle las dificultades de Sofía, quien le dio teléfono de la sicóloga que le manifestó que era debido al bullying y a la angustia de encontrarse con
  • 111. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 111 una escolar nueva, fue a la sala a verificar como estaba Sofía, para ver si lo estaba pasando mal, y ella la vio normal conversaba con su compañera de atrás y de adelante en el banco, en el recreo se veía bien, y no vio tanta angustia, ni sintomatología ansiosa, y concluyeron con el equipo que tenían que observarla más, no cuadraba la conducta. El año dos mil nueve tuvo reporte de los padres, de que ella transpiraba mucho, dice que la niña transpiraba mucho por la masturbación, pero no había motivos para su ansiedad, bajó ese año la frecuencia durante los primeros meses, y comenzó de nuevo luego de la separación de los papás. El año dos mil diez continuó. Con la profesora jefe de Sofía tenía una reunión mensual y se veían los casos de los niños derivados. La profesora le dijo que la conducta masturbatoria aumentaba los lunes, hablaron de que Sofía no quería ir donde el papá. Citó a la mamá tuvo una conversación con ella, y luego se desencadenaron todos estos eventos. Recuerda que la madre de Sofía le dijo que por problema económico no podía llevarla a tratamiento, esta conversación fue a raíz de que le solicitó que la llevara a terapia. No tiene reporte de agresión de Sofía en el colegio, y en el sociograma que hicieron en el colegio, Sofía no aparecía como rechazada. El tema de aseo personal, sólo es de las niñas menores, según el reporte de las profesoras jefes, no de Sofía, la madre le dijo que no tenía los medios económicos para solucionar el tema de las cañerías. La madre estaba preocupada por el desarrollo de las niñas, y la madre se enojó con ella porque le pidió que asistiera a tratamiento sicológico, diciendo la madre que no tenía dinero para ello. Luego de esta entrevista fue donde la directora, quien citó a la madre al día siguiente o subsiguiente, y en esa entrevista la hermana Daniela le dijo que algo raro estaba pasando. Respecto de la entrevista de la hermana Daniela con la madre, la primera le contó que asistió la madre, a quien le dijo que le preocupaba que Sofía no quería ir a la casa del padre, si no le parecía extraño esta situación le dijo que vaya donde alguien pueda ver qué está sucediendo, y luego al día siguiente se enteraron que la mamá las había llevado y se habían encontrado signos de abuso. En el reporte periódico de la profesora jefe de Sofía en el año dos mil diez, decía que había efectuado un par de mentiras, faltas a la veracidad,
  • 112. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 112 dice que hubo un par de situaciones en que claramente estaba mintiendo y no se retractaba, hablaron con la mamá y con la sicóloga tratante para contarle que había aparecido este antecedente para que lo tuviese en consideración. Repreguntada por la Defensa, responde que no sabía que le decían gorda, pareces elefante, ni que al cumpleaños del dos mil nueve fueron solo cuatro niñas, ni que Sofía dijo en el Servicio Médico Legal que en el colegio Mariano las niñas le decían juega allá. Se le exhibe la declaración prestada ante Carabineros, para refrescar memoria, indicando que no declaró antes que la hermana Isidora le había dicho que Sofía volvía terrible los lunes con conductas masturbatorias, porque nadie se lo preguntó antes. En cuanto a haber declarado sobre la reunión de la hermana Daniela con la madre, no lo declaró, ni hizo referencias a conductas masturbatorias durante el año dos mil nueve, diciendo que era porque la derivación fue el dos mil ocho, y entiende que continuaba la conducta. Repreguntado por la parte Querellante, responde que en el primer juicio oral dijo que la profesora jefe de Sofía le contó que eran espantosos los días lunes, porque se masturbaba constantemente, diciendo que sí. 3.- Después presta declaración, Marcela Isabel Gómez Pavez, cédula de identidad N° 16.621.020-8, quien debidamente juramentada expone que es educadora de párvulos, conoce a Catalina fue alumna suya en el año dos mil diez, el primer semestre, ella ingresó el año dos mil diez, bastante calladita le costaba hablar por su labio leporino, buena adaptación, niña muy normal. En reiteradas ocasiones le dijeron a mamá que niña llegaba muy desaseada al colegio, la niña no controlaba completamente esfínter. Respecto de la asistencia de la niña al colegio, se le exhibe declaración para refrescar memoria, que reconoce e indica que al comienzo fue regular, luego de la denuncia del padre asistió dos semanas, y después ya no fue más, ella volvió bien no presentaba ninguna dificultad. Respecto de la imagen de Catalina a su padre, era buena nunca dijo nada malo sobre él; de la nueva pareja, un día en que estaban en el área de la casita le preguntó qué había hecho el fin de semana, y le respondió que había estado con la bruja malvada que se había llevado a su papá, le preguntó quién le dijo eso, y le contesta que su mamá. Repreguntada por el Ministerio Público, responde que en el primer semestre estuvo en contacto con ella, babeaba un poco por el tema de la
  • 113. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 113 operación, no recuerda que la madre le haya hablado mal del padre ni de su pareja de éste. 4.- La Defensa ingresa como prueba documental la declaración prestada ante Carabineros, el seis de septiembre de dos mil diez, conforme lo dispone el artículo 331 letra b) del Código Procesal Penal de Carolina Pía De Garrido Bustos, educadora de párvulos del colegio Mariano, desde hace tres años a la fecha, en nivel medio mayor, siendo su alumna Paz Orellana Caba, de tres años y siete meses, que se desempeñó en marzo y abril normal acorde a su edad, cabe señalar que en la segunda semana de mayo comienzan conductas anómalas como se encierra en el baño, agresividad con compañeros, poca concentración en las actividades escolares, se aísla con facilidad, lo que duró hasta finales de julio. Al regreso de las vacaciones hubo un cambio de conducta positivamente, disminuyendo tales conductas, pero no logrando mayor desempeño, desde comienzos de este año, la menor siempre ha venido desaseada, pero nunca provocó rechazo entre los demás niños, por tal situación citó a la madre en reiteradas ocasiones, pero nunca concurrió, en relación a su padre, éste la venía a dejar en marzo de este año, y después no vino más, nunca se tuvo contacto con él, a pesar de que en las oraciones de la mañana, pedía que regresara a la casa, y en ocasiones en actividades simulaba hablar por teléfono con él, y decía que su padre se había ido con la bruja malvada, que tenía dos hijos más chicos que ella, y que por eso su mamá lloraba mucho. 5.- Después declara Eduardo Wolff Peña, cédula de identidad N° 6.375.736-5, quien bajo promesa, expone que es médico cirujano especialidad pediatra en el Hospital Calvo Mackenna, donde es jefe de ese servicio, trabaja en la Clínica Las Condes como consulta privada desde el año mil novecientos ochenta y siete, fue pediatra de las tres niñitas de la mayor desde el año, y las dos menores desde su nacimiento, hasta el año dos mil diez, llegaron a él porque Sofía sufrió una infección urinaria, es sub especialista en nefrología. Tenía controles habituales con cuadros virales, otitis, diarrea, un a parasitosis intestinal, un cuadro de constipación, pero nada complicado, un reflujo gastrosofágico, y cerca de los tres años presentó un cuadro ansioso, estaba desarrollando una obesidad mórbida, que le traía junto a otros elementos de su personalidad, problemas de relaciones ansiedad, irritabilidad, a los cinco años tiene consultas de ansiedad, irritabilidad y
  • 114. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 114 agresividad, tuvo fenómenos correspondientes a niños índigo, y él la derivó a psiquiatra. Es más apropiado decir niña cristal, la madre le dice que iban en la calle y la niña le decía que veía a personas que iban a morir, y que después se le aparecían, y se ponía muy ansiosa cuando el padre viajaba, cuando se ausentaba de la casa. Respecto de la masturbación lo tiene presente pero nada muy importante, sino como parte de este cuadro ansioso, ella se auto estimulaba. Derivó a psiquiatra, por estos trastornos, a nutrióloga por tema obesidad mórbida, y luego a ginecóloga, la última vez que la vio. Eran pacientes que asistían muchísimo a las consultas, muy preocupados los dos padres por las enfermedades de Sofía, consultaban bastante cuando se enfermaban las niñas, iban a la consulta fundamentalmente la madre Yamile, pero también el padre, él siempre vio muy buena relación entre Sofía y su padre, muy presente, y también lo vio cuando la niñita fue hospitalizada por un cuadro asmático con los dos padres muy presentes. En cada visita médica, se le efectuaba examen físico completo de Sofía, y no vio herida sangrante por violación anal de la niña. A Paz Victoria la vio en consultas desde su nacimiento sin consultas mayores, todo normal. Catalina, nació con labio leporino operada muy tempranamente, sin mayores patologías de niñita normal. Nunca vio alguna herida sangrante ni de Paz ni de Catalina. Recuerda que en julio o agosto de dos mil diez, concurre Yamile con las tres niñas, ya se había separado de su marido, para que las examine porque ella tenía evidencia de que habían sido violadas por el padre, y las examinó una a una. El padre nunca se acercó a él para decirle que la madre lo iba a acusar de cosas terribles. Examinó lo que corresponde a un pediatra, al examen externo fue normal, le llamó la atención de que Yamile le mostró fotos impresas de anos muy lacerados, y le pregunta si él observaba lo mismo, que se la habían dado en el Servicio Médico Legal, y él le dijo que no evidenció eso en las niñas, y la derivó a ginecóloga infantil para un examen más acucioso. Le dijo a Yamile que no encontró nada y ella lo confrontaba con las fotos, pero él le dijo, “Yamile yo no veo esto, mira tú”.
  • 115. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 115 No es anormal ver una equimosis en un brazo de un niño, porque los niños se golpean, cree que una vez consultó la madre por golpe en una escala pero nada anormal. Conversó con la ginecóloga que las vio en una conversación de pasillo, quien le dijo que no encontró nada, salvo vulvovaginitis y tomando muestras. Las infecciones urinarias en niñitas son anormales pero frecuentes. Preguntado por el Ministerio Público, responde que entiende que emitió certificados respecto de Sofía y Paz, que se le exhiben, respecto de Sofía no se señala tema de alucinaciones, no lo consideró así de fundamental. La última vez que las vio en agosto de dos mil diez, no recuerda fecha exacta, la madre fue por agresión sexual, a comprobar o reafirmar lo que ella tenía como un documento, se le exhibe declaración prestada ante Carabineros, el nueve de septiembre de dos mil diez, para evidenciar contradicción, “de la situación investigada quiero relatar que aproximadamente con un mes a la fecha, la madre concurrió a mi consulta con las dos niñas mayores, con el relato de una eventual agresión física y sexual aparentemente del padre, solicitándole que las examine, en el examen físico encontró una equimosis en el codo de la segunda hija que le dijo que se pegó con una cosa”, explica que la madre le dijo que iba a constatar agresión, pero él constató lesión en el codo, él no tiene colposcopio, no sabe si la ginecóloga tiene uno. Dice que como no encontró nada, derivó a la madre a una doctora que no tenía hora, y entonces la madre fue donde la doctora Merino. Las fotos las sacó Yamile de su cartera, eran impresas. No sabe que fue después al Servicio Médico Legal, no tiene colposcopio. En relación a Paz Victoria, no recuerda que haya emitido certificado de ella ni que haya presentado lesiones, se le exhibe para refrescar memoria, que reconoce de marzo de dos mil once, en él se señala que a los tres años y cuatro meses tuvo incontinencia urinaria y fecal, y un cuadro ansioso con agresividad, que según palabras de la madre habrían remitido espontáneamente, dice que en el período de separación de los padres habría presentado esta conducta, pero motivado por esta situación de estrés, no tiene recuerdos de haberla derivado. No tiene recuerdos de haber visto constipación complicada en ninguna de las niñas, quizás tuvo Sofía pero nada grave que ameritara un
  • 116. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 116 estudio mayor, tuvo por períodos que superaba con dieta y cambios de hábitos. No se acuerda de haber dejado constancia de ese cuadro en el certificado médico que efectuó de la niña. Se le exhibe el certificado médico de Sofía, para refrescar memoria, que reconoce y no dice que tuvo constipación. Dice que Sofía era retraída de difícil comunicación, era dócil en el examen médico. No tiene recuerdo de detectar agresiones sexuales, o físicas cuando tienen cuadros ansiosos, y no encontró nada en Sofía. Desde el año mil novecientos ochenta y cinco tiene su especialidad de pediatría y en su consulta privada no ha encontrado niños con signos de abuso. Preguntado por la parte Querellante, responde que no recuerda haber señalado que la madre le mostró fotos. Ni haber dicho nada en el primer juicio sobre las fotos. Repreguntado por la Defensa, se incorpora primero documento N° 19 exclusivo de esta parte consistente en la consulta médica ambulatoria, de Sofía Orellana Caba, de fecha treinta de mayo de dos mil siete, de seis años y siete meses, motivo de consulta a régimen por nutrióloga y con sicóloga, intolerancia a cambios ambientales, niña cristal visiones extrasensoriales, ansiosa, conductas auto estimulantes, incontinencia gotea orina, está a régimen por obesidad y derivada a sicólogo, al examen físico está normal, obesa, hipótesis diagnóstica trastorno de consulta, interconsulta a psiquiatra. Es por ello que habló de las visiones. La constipación es producida por malos hábitos en los niños con cierta dificultad de comer frutas, verduras jugos, y uno interviene en los dos ámbitos. Recuerda que en el segundo juicio sí dijo lo de las fotos. Repreguntado por el Ministerio Público, responde que a Sofía la vio desde que tenía un año hasta la última consulta en el dos mil diez. Recuerda que fue la última consulta en que vio a las niñas cuando la madre le muestra las fotos, si bien no recuerda la fecha exacta cree que fue en agosto de dos mil diez, y de inmediato la derivó a ginecóloga. En su declaración ante carabineros no señaló que Sofía estuviese con constipación, se le exhibe para refrescar memoria, y reconoce que no se señala. Repreguntado por la parte Querellante, responde que no recuerda si Paz y Catalina hubiesen padecido de constipación, se escucha
  • 117. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 117 transcripción del segundo juicio oral, en que dice que no lo tiene registrado. 6.- Posteriormente presta declaración doña Claudia Alejandra Lapechade González, cédula de identidad N°13.459.131-5, quien debidamente bajo promesa, expone que es abogado se dedica especialmente a Derecho de Familia, conoce a Enrique cuando la contactó por demanda de pensión de alimentos, efectuada por la madre en favor de sus hijas, en que demandaron reconvencionalmente de visitas, a principios de dos mil diez, en la primera audiencia no se alcanzó acuerdo, por el tema de alimentos por la administración de la pensión, la demandante estaba alterada (audiencia 10 de febrero) pero en la segunda audiencia el treinta y uno de marzo, llegaron a acuerdo de dos millones de pesos, que eran $700.000 en dinero efectivo, y el resto, mediante pagos directos efectuados por el padre, por seguro complementario, isapre, arriendo, colegios. Dice que era un buen acuerdo porque era la mitad del sueldo. La relación directa y regular del padre con las niñas, se estableció fin de semana por medio de viernes a domingo a las veinte horas, además de poder retirarlas del domicilio, llevándolas al colegio tres veces a la semana. En cuanto al régimen extraordinario se llegó acuerdo en lo normal. Un par de veces Enrique llevó a las niñas al colegio en marzo. Ella no tuvo contacto directo con Yamile, ya que ella estaba bastante alterada, en la sala de espera y en la audiencia misma, se dirigió ella con el abogado, la demanda de relación directa no se controvirtió, llegaron a acuerdo inmediato, no se dijo nada de abuso sexual o maltrato del padre hacia las niñas. No tiene conocimiento de que haya habido denuncias de violencia. Luego en mayo tuvo una reunión con Enrique, respecto del comportamiento de las niñas cuando iban al baño y se encerraban y le decían que él no podía entrar, si no iban a llamar a Carabineros, la mayor era principalmente quien hacía estos comentarios. Preguntado por el Ministerio Público, responde que la hija mayor era quien hacía estos comentarios. Las partes al parecer no tenía inconvenientes en esas materias en esa fecha, la madre el 18 de mayo hizo presentación personal, de que no iba a poder cumplirse el régimen con pernoctación de Sofía acompañando un certificado de su psiquiatra, diciendo que la niña se sentía muy desplazada, sentía celos, y se sugería no continuar con la pernoctación, el tribunal señaló que no se podía alterar.
  • 118. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 118 Cuando se alcanzó el acuerdo Enrique tenía como domicilio un departamento en calle Catedral, y las visitas podían desarrollarse en ese lugar o en otro. Preguntada por la parte Querellante, responde que acordaron el régimen de relación directa y regular en febrero, antes no sabe si tenía visitas, pero tiene entendido que antes de eso no tenían pernoctación. 7.- Después declara, Jacqueline Gissela Orellana Cifuentes, cédula de identidad N° 9.666.450.8, quien juramentada expone que es hermana del imputado, no recuerda año exacto en que éste comenzó a salir con Yamile Caba, cree que en mil novecientos noventa y seis u ocho, se relacionaba con ella en fiestas y celebraciones familiares, la relación con ella partió como muy caramelo, muy aprensiva con su hermano, luego se volcó a Sofía, y a las otras niñas, pero vio que no limpiaba caras, ni se dedicaba a ellas, lo hacía la tía Mayo. Se juntaban en casa de su mamá, las vio sucias, cochinas, un par de veces se les compró ropa, se les lavó las manos, la carita. Hubo un cambio. Respecto de las niñas con el padre, siempre jugando se veían bien, pero en el último tiempo Sofía tenía mucha información de la separación. La mamá de las niñas le contó en una ocasión que Sofía era niña índigo y veía muertos y a la virgen, pero nunca le preguntó a la niña. En la última casa vivía la “tía Mayo”, la Sheila, la mamá de ella, y la Yosi. Sheila era hermana de Yamile vivió con ellos como nueve años. El término de la relación de Enrique y Yamile no sabe cuando fue, sí sabe que Yamile la llamó una vez llorando diciéndole que Enrique se iba a ir, otra vez la llamó diciéndole que se había ido con otra mujer y también estaba llorando, después la siguió llamando pero con otro tono para averiguar quién era la otra persona, si era la solterona del Banco, que cambió filete por charqui. Sabe en palabras de Yamile que Sofía había sufrido en la Scuola Italiana de bullying, que la habían maltratado, tirado sus cosas en la basura, no tiene detalles sobre qué se hizo, sabe que iba a sicóloga. Dice que la casa estaba sucia, la que mandaba era la mamá de Yamile, la tía Mayo se encargaba de las niñas, y de la casa, su hermano barría, cortaba el pasto. Nunca vio a su hermano maltratando a las niñas. La relación de Yamile con su papá era nada extraordinario, él contaba chistes, muy simpático, no tenía videos ni revistas de pornografía,
  • 119. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 119 ni hacía chistes burdos o de mujeres. Su papá murió el año dos mil nueve, ella y su hermano estaban muy afectados, y Yamile se preocupó de algunos detalles, dio un muy lindo discurso. Cuando se separa su hermano, llevaba a las niñas donde su mamá, y así las podía ver ella también, al menos sábado por medio. Su hijo se llama Felipe Roberto y su hermano es quien le ha enseñado muchas cosas, tomando un papel de apoyo, su hijo lo adora. Nunca le solicitó a su hermano que le hiciera sexo oral. Preguntada por el Ministerio Público, responde que su hermano es un muy buen padre, atento a sus hijas, Yamile era descuidada. Hasta cuando fue a casa de Teruel había muchos animales. Al departamento de calle Catedral fue una vez a buscar una cama. Dice que no sabe si su hermano llevó a las niñas a ese lugar, sabe que llevaba a las niñas a almorzar a casa de su madre, y ella llegaba después, esto fue desde fines de ese año hasta principios de dos mil diez. Sabe que su hermano se separó después de la muerte de su padre que fue en mayo de dos mil nueve, y antes de diciembre de ese año, en que ella le envió regalos de Navidad a las niñas. Cuando visitó la casa de su hermano todavía estaba viviendo con Yamile; fue a cabañas del Banco Central antes y después de que se separaran. No recuerda cuando fue al departamento de calle Catedral. Dice que Yamile ha ido cambiando desde la relación del pololeo hasta lo que ha visto en los medios. Responde que no puede precisar si fue dos mil nueve o dos mil diez el que su hermano se fue a vivir con su nueva pareja. Repreguntada por la Defensa, de cuándo fue la última llamada de Yamile, señala que fue dos días antes de que encontraran a los mineros y le dijo “tu hermano abusó de las niñas, lo van a detener”, se trató de contactar con su hermano, que estaba en el extranjero. 8.- También declara Felipe Eduardo Argomedo Orellana, cédula de identidad N° 18.210.499-k, quien bajo juramento expone que su mamá es Jacqueline Orellana, su tío Enrique es su figura paterna, él lo ayuda, tenían muy buena relación, él vivía con su abuela igual que el tío, dormían juntos muchas veces porque se quedaba dormido jugando supernintendo, es un tipo amable, sincero, no es una mala persona, es una buena
  • 120. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 120 persona. Cuando se casó y tuvo hijos, lo vio menos porque se tenía que preocupar de sus cosas. La relación de Sofía con sus hijas era la mejor, le habría gustado tener un papá así. No tenía videos o revistas de pornografía ni Enrique ni su abuelo. Nunca su madre le solicitó practicarle sexo oral. Cuando durmió con su tío éste nunca lo tocó, ni se le insinuó. Preguntado por el Ministerio Público, conoció el departamento de calle Catedral fue una vez porque le regaló una cama, cuando se juntaba con él era en el Banco. No sabe si las niñas se quedaban a dormir ahí, él tampoco se quedó en ese lugar a pernoctar. Se quedó a pernoctar una vez en casa de Jennifer hace dos semanas, por una pelea que tuvo con la mamá. Sabe que Enrique llevaba a sus hijas a esa casa. Todo lo que se está diciendo de Enrique no es cierto, lo que sabe porque es una buena persona. No habló de sexualidad con Enrique porque para eso tienen a su madre. 9.- A su vez declara doña María Mónica Espinosa Errázuriz, cédula de identidad N° 7.023.201-4, quien debidamente bajo juramento expone que conoce a Enrique desde hace veinte años, cuando llegó a trabajar su gerencia, son amigos, él le enseña muchas cosas ella es secretaria y el economista, tiene paciencia y le ha ayudado, ha tenido muy buena relación con sus pares, nunca ha tenido un problema con nadie en el banco. Yamile no le gustaba, porque como ella era bien amiga con Enrique, a la primera no le gustaba que se juntaran. Vio a la hija mayor cuando la mamá la iba a dejar para que la lleve al pediatra, dentista, psiquiatra. La relación de Enrique y Yamile termina cuando se fue a vivir la suegra con su familión a casa de ellos, cree que ocurre en el año dos mil nueve. Dice que a Enrique le costó ver a sus hijas porque la mamá le puso problemas, las visitaba pero no, como debió ser legal. En el banco le decían guatón, era muy gordo, se operó por salud. A Yamile la vio poco en el Banco. La llamó en junio de dos mil diez, diciendo muchas cosas, sobre Enrique que tenía otra mujer, que lo iba a secar en la cárcel. También llamó a la gerente de recursos humanos, diciendo cosas.
  • 121. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 121 En el año mil novecientos noventa y cinco tuvo un accidente con su marido, ella estaba embarazada de ocho meses y tenía un niño de tres años, y quien la ayudó en todo momento fue Enrique. Cuando esto se supo en el año dos mil diez, Enrique estaba en Noruega. Preguntada por el Ministerio Público, responde que no sabía que tenía un departamento en calle Catedral, no pernoctó en casa de Jennifer, ni con Enrique y sus hijas. Preguntada por la parte Querellante, responde que cuando compartía con Enrique Orellana, en el Banco sus oficinas estaban a diez metros, no sabía que se encontró material pornográfico en el computador de él. No supo cómo comidillo del banco que Enrique tenía una amante en ese lugar, lo supo por la llamada de Yamile. 10.- Asimismo, declara Paulina María Merino Osorio, cédula de identidad N° 13.434.537-3, quien juramentada expone que es médico cirujano especialidad ginecóloga obstetra infantil de la Clínica Las Condes, recuerda que en agosto de dos mil diez examinó a las menores Orellana Caba, ella tenía consulta con espacio, entra la mama de la niñas, cree que con Paz, quería que le hiciese una evaluación ginecológica porque refería que el papá de las niñitas les tocaba la vagina, examinó a Paz, en la zona vaginal tenía vulvovaginitis tomó muestra, no le extrañó porque es el motivo más frecuente de consulta en niñitas y adolecentes con sobre peso producido por el roce, luego examinó a Catalina que no tenía nada, luego a Sofía la mayor, al examen fue similar al de Paz, con vulvovaginitis, y tomó muestras. La madre estaba muy angustiada, esperable por la historia que le contó de que las niñitas habrían sido abusadas. La actitud de la madre hacia el padre era de rabia por lo que les habría hecho a las niñas. La madre le decía a las niñas que le digan lo que le dijeron a ella, las niñas no se lo refirieron de forma espontánea, le sugirió que se contacte con su abogado o al Servicio Médico Legal. Se exhibe declaración prestada ante carabineros para evidenciar contradicción, reconoce la declaración “no obstante le aconsejé que se entrevistara con su abogado, en base a las sospechas que tenía respecto de las agresiones del padre hacia las niñas…”, no al Servicio Médico Legal, explica que en la declaración no aparece pero usualmente es lo que les dicen a todas las madres.
  • 122. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 122 La madre al principio en especial con la primera niñita, le decía con frecuencia que le refiriera lo que a ella le había dicho, pidiéndole a la madre que no lo hiciera más, no recuerda sobre las otras niñitas, se le exhibe declaración para refrescar memoria, y señala que la mamá les insistía a todas las niñas que le relaten lo dicho a ella, se exhibe nuevamente la declaración para evidenciar contradicción, “durante el tiempo que duró la entrevista de las tres menores, la madre de las niñas estaba en todo momento presente, quien en todo momento y mientras yo examinaba a las niñas me manifestó y le señalaba a las niñas que dijeran que su padre les había hecho ese tipo de lesiones, notando en la madre mucha rabia hacia el padre de las menores, tanto que llegó al extremo de consultarme que le dijera si sus hijas tenían o no una agresión sexual”. Tomó muestras de flujo vaginal completo de Paz y Sofía, el resultado era de flora vaginal normal en ambas, le avisó a la mamá, no sabe si los retiró del laboratorio, se le exhibe su declaración para refrescar memoria, que dice que la madre en su consulta nunca los fue a retirar, pero pudo haber ido al laboratorio a retirarlos. Conversó con la hermana Daniela, no recuerda quien llamó a quien, tiene su teléfono porque es ex alumna del Colegio Mariano, y porque ella fue su asesora en la juventud del movimiento Schoenstatt, en esa conversación no le señaló que encontró signos de agresión sexual. Preguntada por el Ministerio Público, responde que es natural que una madre muestre angustia en estos casos, ella no tiene colposcopio, lo que ella vio solo fue la vulvovaginitis, entonces le dijo a la madre que fuera con su abogado y vaya a un lugar más especializado. Recuerda que la consulta fue en agosto de dos mil diez, no sabe la fecha, se le exhibe su declaración para refrescar memoria, y señala que la consulta fue el día miércoles dieciocho de agosto de dos mil diez, a las dieciocho treinta horas. No sabe si fue derivada a ella, o si fue porque ella tenía hora desocupada, la madre no le mostró fotos, ni el doctor Wolff pediatra de las niñas, le habló de unas fotos. Preguntada por la parte Querellante, responde que la señora Yamile no le señaló que hubiese ido al Servicio Médico Legal antes de ir donde ella. Lo normal es derivar al Servicio Médico Legal porque no tienen la pericia ni los instrumentos para efectuar una evaluación con mayor profundidad, hay que hacer un examen colposcópico, fijar imágenes
  • 123. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 123 fotográficas, tomar examen de ADN, si es que hay que hacer, y eso no lo tienen montado. En la inspección de las niñas revisó himen y anos, pero no con instrumento, y encontró la vulvovaginitis, con eritema en la zona anal, pero producto de lo mismo, como una dermatitis de pañal. Les hizo preguntas a las niñas sobre su edad y colegio, y por eso supo que estaban en el colegio Mariano, y por red de apoyo habló con la hermana Daniela, en que habían tres niñitas del colegio en que la mamá tiene sospechas de abuso sexual, que ojalá que las apoyaran, y que ella encontró vulvovaginitis, en dos niñitas, pero no dijo que eso es abuso porque es un signo inespecífico. Repreguntada por la Defensa, responde que revisó los anos para ver hasta donde llegaba la vulvovaginitis, esta irritación de la piel, si hasta los glúteos, la región anterior, el ano, y cree que en una, en Paz se extendía hasta el ano, y dice que en muchos gérmenes provienen del ano en la vulvovaginitis. Los ginecólogos himen, vagina y clítoris, como la región anterior, la región posterior la ve o el gastroenterólogo o el cirujano infantil, dice que no tiene experiencia en eso. Repreguntada por el Ministerio Público, responde que no tiene expertiz para ver lesión en un ano, ni tiene instrumental para ver una eventual lesión en un ano. 11.- También declara Rocío Alexandra Rocco Meza, cédula de identidad N° 12.458.730-1, quien juramentada expone que conoce a Jennifer Hormazábal, porque sus hijas son compañeras de curso, su hija se llama y la hija de Jennifer, Colomba, y el fin de semana del treinta y uno de julio de dos mil diez, celebraron el cumpleaños de sus hijas juntas, llegó a ese cumpleaños Jennifer con Enrique, Santiago, Mateo, Colomba y dos niñitas. No conoce a la hija mayor de Enrique. 12.- Luego pasa a estrado, David José Salfate Rojas, cédula de identidad N° 12.066.712-2, quien debidamente juramentado expone que conoce a Enrique Orellana hace más de ocho años, desde que trabaja en el Banco central, no conoce a Yamile Caba, pero sí informalmente sabe de su relación, en sus actividades recreativas del banco, los niños comparten, en el balneario de Punta de Tralca los niños de las edades se juntan, en ese lugar Enrique, estaba con su mamá y las niñas estaban en cabañas conjuntas, las niñas se veían felices, y él estaba con su bolso, pañales,
  • 124. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 124 como un papá preocupado. También compartieron en otra oportunidad en una actividad deportiva, en que coincidieron con Enrique y su familia. Preguntado por el Ministerio Público, responde que no pernoctó con Enrique, que no recuerda si en alguna ocasión vio a Yamile, que supo 13.- Después declara Cristian Guillermo Cáceres Faúndez, cédula de identidad N° 10.739.256-4, quien juramentado señal que conoce a Enrique Orellana desde el año mil novecientos noventa y ocho fueron compañeros de carrera en la Universidad de Santiago, se considera amigo, conoce a Yamile Caba, desde antes de que se casaran, estuvo en el matrimonio que se celebró en Concepción. Tuvieron tres hijas Sofía, Paz y Catalina. Supo que en la Scuola Italiana Sofía tuvo un problema de bullying y pensaban en cambiarla de colegio. Él no vio nada extraño, Yamile hablaba de él como marido ideal, papá ideal, y ha sido fuerte este cambio a ser un papá brutal. En una ocasión se encuentran y le comenta que estaba complicado con su relación, esto fue en julio-agosto de dos mil nueve. En septiembre de dos mil nueve recibe llamada de Memé, que Enrique se había ido de la casa, se estaban separando, ella lo llamó muchas veces, como quince o veinte veces, después ya no le contestó el teléfono, en la segunda o tercera llamada le dice que Kike era gerente y se volvió loco con la plata, en otro llamado le dice que hay magia negra, brujería, y le dice calificativos de la nueva pareja. Ante la primera llamada trató de comunicarse con Kike, quien pensó que él estaba tomando partido, se enojó con él, y no volvieron a hablar. Su señora Cecilia Gómez, recibió llamado de Memé diciendo que Enrique va a ser detenido por violación, y luego recibe llamado de su cuñado avisándole que lo habían tomado detenido. Trató de buscar abogado para tomar la defensa de Kike. Él visitó la casa de Kike en Vaticano, con su señora hijas, y familia de Yamile. En una ocasión de vacaciones hicieron un asado con familia de Kike, que además estaba una hermana de ella, su marido y su hija, y antes de empezar Kike le dice que el marido de su cuñada había sido acusado de violar a su hija, como para avisarle. En Santiago una vez también vuelven al tema y le dice a Memé como tu hermana no hace nada. Vio a las niñas pero más que nada a Sofía a quien vio muy, muy cercana a su padre.
  • 125. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 125 Preguntado por el Ministerio Público, responde que se reunía con periodicidad con Enrique hasta el año dos mil nueve. En una ocasión enrique le contó que Sofía veía a la virgen y que Memé iba a hacer algo, pero no sabe algo más. No conoció departamento de calle Catedral, ni casa de Capuchinos. Preguntado por la parte Querellante, responde que no sabe cómo era la interacción de Enrique Orellana con sus hijas entre los años dos mil nueve y dos mil diez. 14.- Luego declara Cecilia Raquel Gómez Cruz, cédula de identidad N° 12.240.654-7, quien debidamente bajo juramento expone que conoce a enrique desde 1988, a través de su hermano porque estudiaron juntos en la universidad y por su marido porque eran amigos, su marido es Cristian Cáceres. Sabe que Enrique se casó con Yamile Caba, es muy preocupado por su familia e hijas, querendón, nunca vio ningún inconveniente. Supo del quiebre de la relación matrimonial por su marido, y luego por Yamile, supo que enrique se había ido de la casa, es abogada y administra propiedades, le arrendó una casa en la comuna de Las Condes a Enrique, la ubicada en Teruel, cuando él se fue de la casa, Yamile siguió viviendo ahí, visitó la casa una vez después de que se fue, y la casa estaba en menos que regulares condiciones, suciedad, excrementos de animales en el patio. En una oportunidad se les tapó el baño y tina del segundo piso, envió un gasfíter, quien encontró unos perros muertos. Cuando fue a ver la propiedad, vio a las dos niñas pequeñas, que estaban sucias y Yamile igual. Cuando Yamile se retira hubo que hacer reparaciones, de alrededor de un millón de pesos, pagando Enrique. Yamile se contactó en principio por el tema de la casa, y de que enrique se había ido, pero luego siguió llamando hablando todo tipo de improperios, pidió a su secretaria que no le pase las llamadas y le efectuó una especie de amenaza de que iban a saber de ella, porque tenía contactos. La llamó un día viernes para decirle que iban a detener a Enrique, y al día siguiente lo detuvieron. Preguntada por el Ministerio Público, responde que se juntaban pero más bien en relación con los amigos, su marido se juntaba a almorzar con Enrique. Con la familia más bien en el cumpleaños de su marido.
  • 126. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 126 No tiene conocimiento del año de construcción de la casa de Teruel, solamente la visitó antes de que la propiedad se entregara, Yamile le solicitó una serie de reparaciones, cuando había dado aviso de que iba a dejar la casa, mandando entonces un gasfíter. No supo cuando comenzó Enrique su nueva relación de pareja. Preguntada por la parte Querellante, responde que no conversó con Enrique Orellana sobre sus preferencias sexuales. 15.- Después declara José Fernando De Gregorio Rebeco, cédula de identidad N° 7.040.498-2, quien debidamente juramentado expone que conoce a Enrique Orellana desde el año dos mil uno, en el Banco Central, él estaba a cargo del equipo de proyecciones a corto plazo, luego en diciembre de dos mil siete cuando asumió como presidente del banco, trabajaron intensamente incluso fines de semana, hasta que se fue del banco tuvo contacto con él, en el año dos mil nueve hasta la detención de Enrique el trabajo era normal, las reuniones de coordinación eran los lunes en la mañana, y Enrique era secretario del banco que coordinaba, llevaba el material, hacía la tabla, además martes y jueves en la tarde eran esas reuniones de consejo, además una reunión los jueves en la mañana. A las reuniones del lunes en la mañana, llegaba normal igual que todos los gerentes. Enrique adquirió la calidad de gerente hacia el final del mandato de Vitorio Corbo. Nunca visitó la casa ni durmió en casa de él. No recuerda haber visto a las hijas Enrique, ni supo que tenía una relación extramarital con alguien del banco hasta que estalló la noticia. Preguntado por el Ministerio Público, no recuerda haber visto a su señora, puede que sí, pero no tiene recuerdo, no conoció el departamento de calle Catedral, ni supo que se incautó material pornográfico en el computador de Enrique. Al principio el trabajo los fines de semana eran en el banco, luego fue a través de correos electrónicos. Preguntado por la parte Querellante, responde que colaboró con dinero para la defensa de Enrique, y no sabe ni conversó nunca sobre las preferencias sexuales de éste. 16.- Declara Jenniffer Vanessa Hormazábal Moncada, cédula de identidad N° 12.692.344-9, quien bajo promesa indica que conoció a Enrique en el año dos mil cinco en el Banco Central, y en su rol de consultor de recursos humanos lo conoció, en mayo de dos mil nueve iniciaron una relación sentimental, sí sabía que era casado, ella estaba divorciada, se fueron a vivir juntos en agosto, le dijo que no podían estar
  • 127. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 127 en una relación paralela si quería formalizar con ella, le ayudó a buscar un departamento cerca de su casa, para estar con sus niñas, pero en realidad casi no lo ocupó porque se quedó en su casa. El tema de las visitas era irregular, de acuerdo al ánimo de la mamá, no quería llevarlas a su casa para protegerla a ella y a las niñas, las sacaba los sábados o a veces los domingos a la casa de la madre de él. Después de que las niñas visitaron su casa, la madre lo supo, y sí recibió mails tipo gansteriles, con su nombre, de sus hijos, de su ex marido, le rayaron el auto, la casa, persecución por redes sociales, a la casa, al trabajo, un infierno. Ella tiene tres hijos, Colomba de diez años, y Santiago y Mateo mellizos de seis años, para ellos Enrique es como su papá. Es súper participativo presente, lo ayuda en las actividades extra programáticas, el período que estuvo detenido ha provocado mucho daño en los niños que no entienden esa ausencia y la sienten como abandono. Por recomendación de fiscalía les pidieron que se hagan los niños un examen sexológico, y no tenían nada, Su ex marido Andrés Rubilar, nunca le ha pedido que Enrique se vaya, tienen los tres un muy buen vinculo, los niños les hablan bien de él, por lo que su ex marido está muy tranquilo, y jamás le ha pedido la custodia pudiendo hacerlo. Su casa es una casa antigua de mil novecientos diecisiete, refaccionada, segundo piso con piso de madera. En el segundo piso están los dormitorios, los de los niños están comunicados por una puerta. Sofía fue a la casa tres veces, para el día de la madre, le pareció raro, fue para el día del padre, y después un día antes del cumpleaños de su hija, en que hizo una pataleta horrorosa y a los veinte minutos se fue, ella le pidió que se la lleve porque estaban muy alterados y ansiosos sus hijos, las hermanas en cambio estaban tranquilas, como acostumbradas. La segunda visita que fue la del día del padre, la niña tenía muy mal aspecto, con la blusa de colegio sucia, con cebo. Esa visita transcurrió sin problemas, en tanto en la primera visita, luego de que habló con la mamá por teléfono, Sofía lloraba y le preguntaba si las había abandonado porque ella era millonaria, y cosas así. Las niñas se turnaban para dormir, en una cama, había cama nido, un sofá cama, con espanta cuco, y abierta la puerta hacia la pieza de los niños.
  • 128. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 128 Las visitas fueron complejas, ella ponía reglas o límites, y Sofía no tenía esas costumbres, quería dormir con el papá, y ella no la dejó, quería estar en internet hasta altas horas, y no las dejaban. La relación de las niñas con el papá nunca vio nada raro, estaban cómodas y con ansiedad por estar con el papá, pero lo pasaban bien, las niñas llegaban súper sucias, con ropa manchada, ella les compró ropa bonita, las dos más chicas se querían quedar a dormir con ellos. Nunca escuchó gritos de las niñas hacia algo que le estuvieran haciendo de parte del papá, los fines de semana hacía ella y Enrique las camas, nunca vio sangre o manchas en sábanas o pijamas usadas por las niñas. El segundo piso como tiene madrea antiguas suena mucho cada sonido. La última visita de Paz, fue de las habituales, las niñas al acercarse la hora de irse, lloraban, no querían cambiarse de ropa, no querían irse, paz le dijo si podía quedarse a vivir con ellos, le respondió que le pida permiso a la mamá para quedarse un día más, fue la última vez que las vieron. La semana siguiente tomaron detenido a Enrique. Preguntada por el Ministerio Público, responde que desde mayo dejó de trabajar en el Banco Central, ella renunció al banco de manera voluntaria, porque su situación en el banco era insostenible, el banco había sido un muy buen empleador, sobre todo después de la carta que mandó la madre de las niñas, con su abogado y que salió en CNN. Responde que en mayo de dos mil nueve, inició relación sentimental con el imputado, se le exhibe declaración prestada ante carabineros para evidenciar contradicción, reconoce la declaración prestada el siete de septiembre de dos mil diez, “en el mes de mayo de dos mil nueve, comenzó una relación…. Y decidieron irse a vivir juntos en mayo de ese año…” insiste en que en mayo de dos mil nueve iniciaron su relación en esa fecha. Ella convive con el imputado, pero no ha hablado con él de este caso, confía en la justicia, reconoce carta que envió a amor de papá, y dice que habló desde la emocionalidad y estaba molesta por el resultado del segundo juicio. Supo que Sofía tenían un problema de masturbación compulsiva, cuando enrique fue citado al colegio, ahí se enteró, supo que tuvo un problema muy grande bullying en la Scuola Italiana, pero más detalles no. En mayo de dos mil diez comenzaron las visitas de las niñas en su casa. Antes había visitas irregulares. Sabe que llevó a las niñas al
  • 129. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 129 departamento de calle catedral una vez, lo sabe porque ha sido la única vez que no durmió con ella, fue debut y despedida, porque Sofía amenazó con llamar a fono abuso, no recuerda cuándo habrá sido, le recomendó la abogado de familia que las visitas no sean a solas, luego comenzaron en su casa. Las visitas por tribunales se arreglaron en marzo de dos mil diez. Siempre ella ha estado presente mientras se desarrollaban las visitas, no sabía que Enrique tenía reuniones privadas con las niñas. Preguntada por la parte Querellante, responde que de agosto de dos mil nueve hasta mayo de dos mil diez, Enrique veía a sus hijas, ella no pernoctó con ellos en ese período, ni en su casa ni en otro lugar. A sus hijos se les hicieron exámenes en el Servicio Médico Legal, que no encontraron lesiones, supo después que encontraron lesiones en las hijas de él. 17.- Luego depone Marta Angélica Cuevas Reyes, cédula de identidad N° 8.129.775-4, quien bajo juramento expone que conoce a Enrique Orellana cuando trabajaba en el Banco Central, ya no trabaja ahí, dice que en el balneario de Punta de Tralca, lo vio en las vacaciones hace cuatro o cinco años atrás, recuerda que en una oportunidad en el casino estaban sentados en mesas contiguas, lo vio junto a su señora e hijas, sentado entre dos niñitas, una de ellas con sillita de niño, y les daba de comer, se veían bien, las pequeñas siempre saludando, corriendo, riéndose. En una oportunidad en otro año, lo vio con las niñitas y con la mamá de él, no con la señora, las niñitas estaban corriendo, jugando se veían bien sanas, se veía preocupado con ellas en la piscina, en todo contexto. Preguntado por el Ministerio Público, respecto de la época, dice que pudo ser entre el dos mil nueve y el dos mil diez. Siempre los vio en público con la familia presente. No sabía que se le encontró material pornográfico en el computador de Enrique Orellana. Preguntada por la parte Querellante, responde que la primera vez lo vio con su señora e hijas, en la segunda oportunidad lo vio con la mamá. No sabe lo que hacía con las niñitas en la dinámica de las visitas. También se presentaron como peritos los siguientes: 1.- Jaime Eduardo Hernández Vargas, cédula de identidad N° 10.323.544-8, quien debidamente bajo juramento expone que es Sargento 1° de Carabineros como perito se le encargó buscar en una diligencia material orgánico, específicamente espermatozoide, el día 21 de agosto de
  • 130. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 130 dos mil diez, en el domicilio ubicado en pasaje Capuchinos N° 697, comuna de Santiago, él fue como investigador, ejecutó la metodología, primero con inspección ocular, luego la descripción escrita, fijación planimétrica y fotográfica encontrada y finalmente un rastreo del mismo. Conclusiones: no encontraron ninguna evidencia orgánica que apunte a esta investigación. Era un domicilio resguardado por OS9, revisaron las vestimentas, ropas de cama y juguetes de dos habitaciones, con un objeto luminoso de luz ultravioleta, encontraron unas pequeñas muestras orgánicas que analizaron en el mismo lugar, y dieron como resultado leche. El piso era de madera antigua, desgastada. Preguntado por el Ministerio Público, responde que sólo se aplicó esa luz en los dormitorios de los niños, no en el matrimonial, revisó todas las prendas de vestir una a una, no sabe de quién era. 2.- Greter Macuran Nodarse, cédula de identidad N° 14.608.622-5, quien bajo promesa señala que es sicóloga viene en calidad de perito privado, se le pidieron tres cosas en este caso: observar las evaluaciones de credibilidad del testimonio de las niñas Catalina y Sofía, en el Servicio Médico Legal, y emitir una opinión sobre la credibilidad del testimonio de las niñas, que dieron lugar a dos informes, y a dos evaluaciones, y se le pidió revisar y hacer un análisis de parámetros de validez de 4 informes sobre pericias sicológicas, 1) un informe sobre la niña Paz, hecho en el OS9 de Carabineros, sobre la credibilidad del testimonio, de septiembre de dos mil diez, 2) informe de la psiquiatra Fuenzalida que evalúa a Catalina, en el Servicio Médico Legal, 3) informe de la psiquiatra Concha que evalúa a Sofía en el Servicio Médico Legal, y 4) informe de la pericia sicológica de la sicóloga Navarro hecho a Sofía en la misma institución. PERICIA DE CATALINA. Se le pidió asistir a las evaluaciones del Servicio Médico Legal, se utilizaron tres sesiones, con la psiquiatra Fuenzalida en sala espejo los días uno, siete y catorce de septiembre, el primer día la entrevista duró diez minutos, el segundo día treinta minutos, y el tercer día cuarenta y seis minutos. Todas las evaluaciones se efectuaron con audio, se transcribieron y sobre esto y el informe se aplicaron los análisis conforme a los criterios del SVA o análisis de validez de declaración, y la bibliografía actualizada en materia de evaluación sicológica forense.
  • 131. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 131 Para hacer este análisis se hizo lectura de antecedentes de la carpeta fiscal y sobre los dichos de la niña no se hace análisis de credibilidad, porque no entrega relato sobre eventos abusivos en la esfera de su sexualidad, sino que entrega ciertas frases que no cumplen los requisitos técnicos para ser analizadas bajo el procedimiento. Conclusiones: 1) la niña no entrega un relato sobre abuso sexual, por tanto no es posible pronunciarse sobre la credibilidad de su testimonio; 2) la niña muestra en la evaluación conductas propias de la presencia de un trastorno de ansiedad por separación es un trastorno de la vía vincular en relación con alteraciones del apego, con las figuras de apego primarias; y 3) la niña es evaluada bajo un protocolo de entrevista inválido que contiene errores graves de aplicación de la técnica de entrevista forense que contaminan el testimonio, y que son indicadores de sesgo confirmatorio del acusador. Responde que es sicóloga se tituló en la Universidad de La Habana, se tituló de Magíster en Psicología Clínica Infanto juvenil y Doctora en Psicología en la Universidad de Chile en materia de Evaluación de sicológica forense sobre delitos sexuales en niños, entre magíster y doctorado tienen nueve años de estudio aparte de los seis de la carrera. Se tituló en tesis doctoral con nota máxima. Relación laboral efectúa consultas privadas, como clínica infanto juvenil por diez años, y luego por diez años se desempeña como perito en causas de familia, penal, y docencia en pre grado y ahora en post grado, en Magíster y Diplomado. Además de hacer capacitaciones a través de la Academia Judicial, y la Defensoría Penal Pública. La APA es la agrupación norteamericana de psicología, cuyo reglamento genera impacto en el mundo internacional, en cuanto a aplicación de estándares en psicología forense en Chile, en que no tenemos reglas. “En Chile hay una gran dependencia de las pruebas proyectivas, - dibujos, test de Rochard - y deben deshacerse de ellas y la creencia que existen síntomas que pueden ser usados como indicadores de abuso sexual, es un sin sentido y carece de base científica…”, dice G. Köenken, en la editorial de El Mercurio de fecha veintisiete de enero de dos mil trece, respondiendo que está completamente de acuerdo y es la postura que viene sustentando desde hace más de diez años, y esta postura no es
  • 132. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 132 nueva, la psicología tiene certeza de estos desde al menos los últimos veinte años. Respecto de lo dicho por el doctor Antonio Manzanero en cuanto a “si no se pregunta de forma adecuada podemos generar relatos falsos, que podrán ser interpretados erróneamente como la confirmación de la sospecha después cuando acudimos al sistema policial y judicial, para que nos auxilien, pero para entonces ya puede ser tarde, el falso relato ya está implantado y no hay vuelta atrás, si se corrompe la memoria esta termina siendo parte de la biografía del niño, que realmente creerá que lo que recuerda es verdad…”, responde diciendo que está absolutamente de acuerdo, es lo que dicen los estudios y la ciencia sobre el testimonio infantil y es una postura coherente con lo dicho por Köenken, sobre lo que sucede cuando a esta posibilidad de contaminación y co-construcción de falso recuerdo se une un quehacer profesional poco experto, que parte de los mismos supuestos de sentido común que los padres y personas que no son expertas, y utilizando técnicas que no son adecuadas terminan favoreciendo la sobreestimación del diagnóstico de abuso, y él insiste además en que un mal peritaje o un peritaje efectuado no hecho de acuerdo a la ciencia, tiene consecuencias muy terribles para la vida del niño, de este niño que se evalúa, y para la vida de la familia, además del imputado, pero en especial el propio niño resulta gravemente afectado. El monitoreo de fuentes es el procedimiento a través del cual un sujeto es capaz de reconocer e identificar la fuente de origen de sus recuerdos, se debe discriminar de donde nace este reporte o recuerdo que el niño está ofreciendo, en la evaluación de credibilidad de testimonio, es fundamental para poder determinar de dónde nace este reporte que el niño está ofreciendo, para saber si esto nace únicamente de experiencias vivenciadas, y que no tienen su anclaje en experiencias previas con el mundo de la sexualidad ya sea a través de programas de televisión, o de contacto con pares, o tampoco está influenciado o contaminado por opiniones de terceros. Establecer cuál es el origen del testimonio y poder aceptar que la hipótesis de que el origen del testimonio sólo proviene de experiencias propias o vivenciadas por el niño, es el punto fundamental de los estudios sobre credibilidad del testimonio, y hoy día los estudios de SVA son confiables, pero las investigaciones continúan y hay un procedimiento llamado monitoreo de realidad, pensado en complementar los protocolos SVA para lograr determinar un mejor monitoreo de fuentes.
  • 133. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 133 En el año dos mil doce, efectuó peritajes como perito privado, sin interés por alguna parte especial. Nunca para el Ministerio Público. En este caso los honorarios fueron por todo el juicio de cuatro millones de pesos. Respecto de la pericia de Catalina no entregó relato, pero sí frases sobre el abuso, ella refiere que lo que la niña dice sobre el abuso no cumple con los requisitos técnicos para ser considerado un relato, y en ningún caso es una expresión espontánea, responde a intervenciones crecientemente sugestivas, y por esa línea contaminadoras y co- constructoras de testimonio falso con un potencial de agresión sicológica bastante relevante en la medida que la perito introduce los elementos del hecho investigado, y gracias a esas intervenciones sugestivas en la última sesión dice que “el papá le ponió un clave de televisión en el potito…” lo dice en un contexto de juego, en que Mateo se lo hizo a ella, y Santiago a la Paz. Para la valoración de esta frase, hay que enfocarse primero en cómo funciona la niña sicológicamente, para que este recuerdo pueda ser comprendido en el contexto de la persona en su totalidad. La evaluación de Catalina en cuanto a cómo funciona, en términos cognitivos dio como resultado que en términos cognitivos tiene un cierto retraso general para lo esperado para su edad, opera con pensamiento sensorio motor, este es el tipo de procesamiento que tienen los niños a la edad de dos años, está vinculado a las acciones, hay poco manejo de símbolos separados del objeto, es un explorador del entorno que pasa por la motricidad, o del sentir corporalmente, todo motor de tocar, nada intelectual; cuando aparece el pensamiento preoperacional que se ubica entre los dos y cinco a seis años es que va incorporando elementos simbólicos, más imaginativos, la fantasía es vital, es parte de su repertorio, Catalina está en transición en esta etapa, exhibiendo muy pocos elementos simbólicos, muestra dificultades de atención y concentración, que se vinculan además con dificultades en el lenguaje, y dificultades para seguir órdenes complejas, y de comprensión, que se vincula con un repertorio de vocabulario escaso para lo esperado. En cuanto a la vinculación con el entorno, exhibe un proceso de resolución de problemas es de ensayo y error. En cuanto a elementos afectivos, presenta un cuadro de trastorno de ansiedad por separación que es un trastorno vincular, que se diagnostica en los primeros años de vida, referido a la calidad de la relación sicológica
  • 134. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 134 entre el niño y la figura de apego principal, que en este caso es la madre, la niña exhibe emociones de naturaleza negativa vinculadas a la separación de la madre o a la expectativa de la separación, lo que genera entonces un comportamiento muy dependiente de la figura materna y con poca libertad sicológica para relacionarse con el resto. La ansiedad de la niña aumenta conforme dura el tiempo de la entrevista. En cuanto a afectos familiares no muestra una diferenciación de afectos ni hacia el padre ni hacia las hermanas, sobre estos temas se muestra evitativa y entrega poca información. La perito hace un intento para evaluar la sugestibilidad de la niña en la primera sesión al preguntarle si comió helado de chocolate o frutilla, la niña le dice que no comió helado, la perito le dice cómo si tu mamá me dijo que alguien comió helado, la niña responde que Paz, y la perito le dice que creía que era ella, y la niña responde no me acuerdo. Con este corto procedimiento muestra que es sensible a la sugestión, no lo dice en forma directa respecto de ella, sino que lo acomoda a la hermana, y luego ante insistencia señala que no se acuerda, la niña es sugestionable y acepta los elementos dados por la evaluadora, repitiendo lo que dice la evaluadora. La niña acepta los elementos sugestivos de la evaluadora y las incorpora y las responde. La evaluadora le pregunta si sabe lo que es verdad o mentira, y la niña dice que no, quedando inconcluso la evaluación en cuanto a regulación moral. La madre dice que con Catalina dice que ha hablado muy poco de esto, pero lo que ha hablado lo ha hecho en familia, con la madre, abuela, Yarlin, esto supone un contexto altamente sugestivo porque todas las niñas habrían hablado con estos adultos, lo que es contaminador, y no profundizado por la perito. La madre dice que no tuvo ninguna dificultad emocional a raíz de estos hechos, solo dice que en el último tiempo se había puesto más agresiva, se le exhibe su pericia para refrescar memoria, que reconoce y señala que la niña no tuvo cambios en el sueño ni en la alimentación. La madre le dijo a la evaluadora que a raíz de un supuesto episodio de violencia del padre hacia Paz, donde habría empujado a la niña, llevó a la niña a evaluación donde la psiquiatra Ximena Sepúlveda, pidiendo un certificado para que las niñas no fueran más donde el padre, quien no quiso darle tal certificado porque creía que estaban bien con el padre, se le
  • 135. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 135 exhibe su pericia para refrescar memoria, en cuanto a si el episodio de las escaleras era cierto o no, la psiquiatra le dice que efectivamente había pasado eso. La madre le dijo a la evaluadora hace referencia que el imputado le había contado sobre interacciones sexuales obligado por la hermana, y de que Yarlin habría denunciado a su padre por abuso sexual. El protocolo de la entrevista lo considera inválido porque es altamente sugestivo contaminador, instalador de falso testimonio de la niña, el peor error de un evaluador forense es que sus intervenciones dirijan el testimonio del niño, lo que ocurre en este caso, ya que le pregunta la perito en la segunda sesión si la niña había sido evaluada por un doctor en ese mismo lugar (Servicio Médico Legal), y en la tercera sesión le insiste, y que tenía una heridita, la niña le dice que sí y le muestra su labio leporino, al insistir que la heridita era en el potito, la niña no dice nada, luego le insiste si se la había hecho el papá y la niña le dice que no, que el papá le ponió un clave de televisión en el potito, y estas interacciones son representativas del error más importante y más relevante, el que menos debe cometer un evaluador forense que es introducir, guiar y condicionar la declaración de su evaluado, esto es un error elemental. Bajo un procedimiento de esta naturaleza la información que se recopila no es apta para ningún análisis de credibilidad. El elemento sugestivo es introducir al padre como figura dañosa, y el lugar físico donde se habrían producido los abusos, esto demuestra el sesgo del perito evaluador que busca confirmar los datos obtenidos de la carpeta de investigación. La niña lo que dice del papá es que es lindo y que de sorpresa lo encontró en un supermercado, que fue una sorpresa, y que a ella le gustó la sorpresa. La información que la niña provee no es una información válida, para la credibilidad del testimonio no es válida, y para la niña es un daño muy importante porque se le instala un falso relato de abuso, y empiezan a actuar como niños abusados, afectando la salud mental futura de este niño. Falso recuerdo es aquel no generado por las experiencias propias, sino instalado desde una construcción intelectual por el propio sujeto mezclando fantasía y realidad o inducido por terceros, esto último importa porque a los niños no se les entrena y se les dice repite esto y ellos repiten, sino que la manera de funcionar la sugestión es instalando un contexto
  • 136. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 136 que sirve para reinterpretar modificar o readecuar experiencias que un niño ha tenido y cuando se instala la idea de que el niño ha sufrido abusos sexuales, empieza a funcionar el propio mecanismo de construcción del niño y empieza a generar información sobre esta base. La memoria es un proceso de construcción y reconstrucción activa, es un proceso que tiene lugar en el minuto en que el sujeto es puesto en situación de recordar, y lo que se recuerda tiene relación con las experiencias que se vivieron, con quien es el sujeto en el minuto que recuerda, las condiciones sociales que rodean la emisión del recuerdo, no existe el recuerdo puro en la memoria. No se trata de niños entrenados para decir el discurso del abuso, son otros mecanismos que se generan como sugestión, en el caso de Catalinaes relevante que ella no genera información espontánea con la línea de abusos sexuales, o dañosos de su figura paterna, y sólo genera lo del clave de televisión, la madre dice que en el ambiente familiar dijo clavo, que es cercano a lo que habría escuchado. En la tercera sesión la evaluadora usa una figura de silueta corporal femenina para que marque con color las zonas donde le gustaba que le hacen cariño, y con otro color la zonas donde no le gusta, no entendiendo la instrucción. Dice que es un error porque no se deben usar procedimientos con siluetas corporales, no recomendado para trabajo corporal. El uso en general de muñecos no es indicado, porque suelen promover relatos o discursos en la línea del abuso sexual. A propósito de las características del funcionamiento sicológico de Catalina, con este cuadro de dependencia afectiva hacia las figuras de apego que supone una carencia afectiva y una necesidad de confirmación permanente por parte de las figuras de apego, hay que vincular el tema de las motivaciones para generar un testimonio falso en esta causa, debiendo incorporar los elementos derivados por la madre en las entrevistas, y de las inconsistencias que las conducta de la madre muestra respecto de cómo se habrían develado estos hechos y cómo se habría originado este primer conocimiento sobre estos hechos. La develación es el momento que el niño habla por primera vez el tema de los abusos, el proceso es muy importante, habla de la espontaneidad del discurso del niño, si sólo dijo cosas o también si hizo cosas, su afectación emocional, ante quien lo hace, que le dice tales personas, es importante por el contexto en que se puede contaminar.
  • 137. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 137 La madre dio dos versiones confusas, en el parte denuncia, dice que Paz dijo que el padre le puso hipoglós en el potito y que a ella le dolía y que la niña hizo gestos para explicar cómo habían sido estas acciones, luego dice la madre que revisa a la niña encontrando irritación en el potito y la vagina. Luego les pregunta a Sofía y a Catalina si el papá les había echado hipoglós en el potito, respondiendo Catalina que sí que el papá le había echado hipoglós en el potito y que le dolía, y que Sofía dijo que sí, pero cuando ella era chica. Esa versión dada por la madre es distinta de la que le entregó a la evaluadora, después que las niñas pasan el fin de semana donde el padre, ella va a buscar a las niñas al colegio, y la niña Paz estando con su hermana Catalina en el auto, le dice que ella había estado llorando, se había encerrado en el baño, y que el papá le había hecho daño, la madre dice que no siguió preguntando, y luego en la tarde, cuando se juntan todas nuevamente en el auto con Sofía, ésta le pregunta a Paz que le pasa, y la niña responde que el papá le ponía hipoglós en el potito y le dolía. Estas inconsistencias sobre como ocurre la develación, de si hay o no acciones o gestos involucrados aquí, de si las niñas Catalina y Sofía, dijeron espontáneamente o no, porque desde el parte denuncia no dijeron espontáneamente, ya que se les preguntó por el hipoglós, elementos que son importantes, porque el tema del hipoglós es muy persistente en las denuncias falsas. Su valoración en función de tales elementos unido a la conducta posterior de la madre donde lleva a las niñas primero donde el pediatra y luego donde la ginecóloga y decir que las niñas han sido abusadas, buscando un documento que diga que las niñas han sido abusadas, junto con este ambiente sicológico de conflicto y negatividad sobre la figura del padre, de data anterior al tema de los abusos, esta actitud de la madre frente al conflicto, más la fragilidad sicológica de Catalina, que la mala calidad de vinculación que no le da certeza sicológica muy probablemente hace que la niña reproduzca elementos que ha escuchado y que no tienen sujeción en experiencias propias. Preguntada por el Ministerio Público, responde que en organismos públicos sólo ha trabajado en Hogares del Sename, cuando no se hacían pericias sobre credibilidad. Una buena parte de sus pericias son solicitadas por las defensas alrededor de dos tercios, el resto ha sido para pericias de querellantes y trabajos en familia.
  • 138. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 138 Le pidieron hacer esta pericia en septiembre de dos mil diez, calzaron las fechas de la evaluación con su tiempo, le dio los antecedentes, lo pensó y dijo que sí. Dice que hizo pericia en el caso Tocornal, no lo recuerda exactamente sólo hizo peritaje de uno de los niños, no recuerda que fue lo que dijo. No recuerda exacto lo que dijo, pero si la temática de fondo en cuanto a una investigación del año mil novecientos noventa y ocho, que publicó la APA y que hace referencia a un meta análisis de relatos de niños entre mil novecientos sesenta y cinco y mil novecientos noventa y cinco, en Estados Unidos, ese estudio quería conocer las consecuencias de los abusos sexuales y afirmar si los abusos sexuales eran dañinos, y si ese daño era intenso y persistente en la vida del sujeto, y si había diferencias de género en relación a las consecuencias entre niños y niñas. En los años 80, se creía que el abuso sexual era eminentemente dañino en la historia futura del sujeto, luego que este daño es persistente e intenso, y luego que no había diferencias entre niños y niñas. La investigación mostró que el abuso sexual no es determinante en la sanidad y bienestar sicológico de los sujetos, sino que los problemas familiares discriminan nueve veces más que el abuso, es decir, el abuso sexual no siempre es dañino, por sí mismo, sino que hay un conjunto de factores que determinan si va a ser o no dañino. Cuando señala que si el abusado disfruta con el abuso según la investigación se reportó que los sujetos abusados presentaban elementos neutros o positivos frente a la experiencia de abuso, en hombres tres de cada diez, en niñas una de cada diez. La afirmación es válida para nuestro sistema procesal penal, en este tipo de delitos no hay huellas físicas, volviéndose una pieza fundamental la pericia de credibilidad de relato. Revisó algunos informes de la carpeta de investigación, como el sexológico de Catalina decía que se habían encontrado lesiones anales compatibles con el delito investigado, en el caso de los otros menores a los que se les efectuó (hijos de la pareja del imputado), no se encontraron lesiones. Responde que eso es un antecedente, pero debe realizarlo de manera independiente para que su trabajo no sea una mera confirmación del examen sexológico efectuado, sin sesgo determinado. Las pericias o trabajos que efectuó en este caso respecto de cada niña, no tienen sesgo que es una actitud mediante la cual el evaluador le
  • 139. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 139 hace preguntas al evaluado conduciéndola a la línea de hipótesis que ya tiene establecida, situación que no se da en su caso al no haber interrogado directamente a ninguna niña, luego no pudo influir en las respuestas dadas por la niña, además los evaluadores no transparentaron en sus informes todas las acciones que efectuaron, no pudiendo ser controlados por quienes los leen, tampoco lo hay en sus informes que son bastante extensos, y explican cada paso de su metodología, porque sus informes no están efectuados para ocultar o escamotear información. Dice que aparece como consultora externa de Forensic, pero no tiene ninguna ligazón con tal empresa, su nombre está usado en ese contexto. En su informe en la página siete, dice que la madre la había dicho a la evaluadora que le había pedido a la psiquiatra Ximena Sepúlveda un certificado para que no fueran donde el padre, esto era en general, pero era que no se quedaran en la noche, en particular. Se le exhibe su informe para efectos de refrescar memoria, en cuanto a que usó en el informe las palabras “muñecos anatómicos”, responde que dice que se usaron dibujos de muñecos anatómicos, lo insinuado es el cuerpo ya que está sin ropa, y la evaluadora pregunta sobre el cuerpo, el potito, la niña responde el pañal, dice que no vio ropa. Ella observando va escribiendo, el audio lo transcribe su secretaria que confronta con sus notas. Dice que hay inconsistencias en cómo relata la develación. La develaciones muy bien construidas no existe, se tiene que ver los elementos técnicos relevantes para la develación, que es el contexto y modalidad en que se efectuó. No observó el relato de la madre. Dado el cuadro de Catalina y las condiciones en que se produce el fenómeno de la develación es muy probable que los dichos de la niña respondan a una construcción familiar, más que ser representativos de su propia vivencia, obtenido esto de lo que escucha y analiza como resultado de esta investigación, esto está planteado en términos hipotéticos. Respecto de la ambivalencia de los abusos sexuales en el caso del abusador se puede dar tanto en caso de abusadores familiares, como fuera del círculo familiar, cuando hay un vínculo, habitualmente la ambivalencia afectiva se da con los niños y frente a las personas con quienes tienen afecto o problemas familiares.
  • 140. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 140 Cuando la niña señala que el papá le “ponió un clave”, dice que lo más probable dado el funcionamiento sicológico de la niña y el ambiente en el cual se produce ese contenido, es que sea una construcción de la niña en la línea de confirmar la dinámica familiar. El trastorno de ansiedad por separación puede ser diagnosticada por un psiquiatra o por un sicólogo. En el minuto de la entrevista no se describe la niña estuviera con problemas para ir al colegio, puede que sea un ambiente reconocido como estructurado y contenedor de la niña, la madre sí reportó que al comienzo de empezar a ir al colegio, si presentó un cuadro de ansiedad por separación. Preguntada por la parte Querellante, responde que la primera periciada fue Catalina, en sesión de uno de septiembre de diez minutos, el siete de septiembre por treinta minutos, y el catorce de septiembre dura cuarenta y seis minutos. La de Sofía comienza en octubre el día cinco en que se entrevista a la niña con la madre en conjunto, luego se hace evaluación de Sofía con la psiquiatra, por alrededor de una hora, el catorce de octubre se hace la entrevista a la madre por la psiquiatra, y luego el veintisiete de octubre, se hace la pericia sicológica de Sofía por alrededor de dos horas y cuarenta minutos. Sus pericias son efectuadas luego de haber visto las entrevistas de las niñas Catalina y Sofía. Respecto que no hubo sesgo por haber periciado a las tres niñas, porque en cada uno de los informes fue acuciosa y precisa respecto de informar lo que para esa niña y bajo sus condiciones de evaluación eran relevantes, en cada evaluación y por eso sus conclusiones son completamente diferentes, en cada niña, sus informes son hechos con rigurosidad y están las líneas de razonamiento que soportan cada una de las conclusiones que efectuó de las niñas. Vio a las niñas pero no las evaluó ni les hizo preguntas, estuvo en la misma sala de espera, sólo observó a través del espejo, las evaluaciones que se les tomaron a las niñas. No tiene estudios sobre ginecología, pero en su informe señala que el informe sexológico del Servicio Médico Legal, no resultan explicables desde una perspectiva lógica, dice que le parece curioso que los tres informes ginecológicos del Servicio Médico Legal, tuvieran la misma información, el cuestionamiento es que las conclusiones de esos exámenes son similares
  • 141. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 141 desde su punto de vista no experta. Cuando efectuó tales pericias no tenía contacto por esta causa ni sabía de los resultados de los informes de éste. PERICIA DE SOFÍA. Se hizo durante tres fechas en el Servicio Médico Legal por la psiquiatra Concha los días cinco, catorce, y veintisiete de octubre, en la primera la niña con la madre, luego a la entrevista sola, en la segunda la perito con la madre, y en la tercera la niña con la perito sicóloga. En las tres sesiones se observaron en sala espejo, se grabó y transcribió los audios, se realizó el estudio sobre credibilidad, si da elementos relativos sobre experiencias de transgresión sexual. La primera vez cuando tenía tres años, el papá le tocaba tetitas y potito cuando le ponía hipoglós, cuando la mamá cocinaba o salía a comprar. La segunda vez en el departamento del papá, cuando ellas se iban con el padre posterior a la separación, y el papá le tocaba por debajo del pijama las tetitas y el potito, la ponía de guata y le ponía algo en el potito, algo blando y que a ella le dolía. La tercera situación en casa de Jennifer, pareja del padre, que ubica en horas de la mañana donde habría despertado, habría tomado desayuno, se habría puesto a jugar con Colomba una mañana, el padre la llama al segundo piso, y el padre la habría puesto de guatita, le habría tocado el potito, le habría dolido y le habría puesto algo blando, dice con el dedo. Sobre estas tres situaciones y sus contenidos se realiza el análisis de credibilidad a través del protocolo de análisis de validez de la declaración se efectúa el análisis del contenido basado en criterios se encuentran en este relato aquellos indicadores de credibilidad que consideró presentes, que son 9, y luego sobre esa información se hace el chequeo de la validez, se estructuran las hipótesis a discutir, se discuten las hipótesis, y finalmente sus conclusiones sobre esta evaluación son las siguientes: 1) El testimonio de Sofía califica o se valora como un testimonio no creíble, se considera que hay una construcción de testimonio falso por presencia sicopatología, la obtención de ganancias personales y la inducción de terceros; 2) La niña presenta un cuadro de ansiedad generalizada, con síntomas depresivos y compulsivos en una estructura de personalidad neurótica; y 3) Se aprecia para el caso de Sofía la emergencia (origen, está comenzando a aparecer) de un cuadro de alienación parental.
  • 142. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 142 La evaluación de credibilidad de testimonio es de naturaleza sicológica, en chile en el Servicio Médico Legal la hacen psiquiatras, pero debiera ser efectuada por sicólogos. Ella muestra rivalidad fraterna con las hermanas, siente que a ella la retan y que la madre a las hermanas las tratan mejor. En el día cinco de octubre, la entrevista inicial es con Sofía y la madre, en donde se hablan sobre sus patologías. La niña dice que le gustan programas sobre asesinatos, muerte, embarazadas, y ve hasta altas horas de la noche sin supervisión, y en los test proyectivos da cuenta de este gusto, y de su interés por temas de sangre. La niña da cuenta de problemas de relación con los pares, en el colegio mariano, le dicen Sofía quédate allá, y no interactúa. Respecto del recuerdo de Sofía sobre su último cumpleaños ocurrió en una pista de patinaje, y que llegaron sólo cuatro amigas, ella patinó lo pasó bien, su mamá peleó en la casa con el papá y refiere que la primera le pegó al papá. No recuerda si la niña había dicho antes sobre la situación de violación anal, se le exhibe su pericia para refrescar memoria, la niña dice que no, se le olvidó y se había acordado cuando la hermana dijo que el papá le había metido un clavo por el poto, le preguntan cuál hermana y dice la Paz. Respecto de cómo la ponía el papá físicamente en momentos en que le tocaba el potito en el departamento primero dice de cabeza, luego explica con gestos que de guatita, hacia abajo. La niña sentada señala primero con la mano izquierda el potito, luego con la mano derecha. El tema del dolor es muy relevante para su discusión de hipótesis, y relevante a la hora de desechar esa hipótesis, la niña dice que sintió dolor, pero no hay ninguna manifestación corporal que acompañe esa expresión de dolor, y en términos del relato mismo cuando la niña explica de la situación del departamento en que el papá le habría tocado el potito, ella luego se durmió, lo que es técnicamente inesperado, ya que si se habla de una violación anal, está hablando de lo que significa el propio dolor que la niña relata, no se sabe qué pasa con ese dolor, es como si dejara de existir, la niña no lo vuelve a mencionar nunca, no lo menciona como una complicación en su vida cotidiana, que es lo que se espera, siendo un elemento importante para su conclusión.
  • 143. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 143 La niña da cuenta de susto, y también refiere el susto al finalizar una de estas acciones, una vez que habrían concluido estas tocaciones en el potito “me asusté”, este es otro elemento relevante porque da cuenta en el relato verbal, del estado sicológico interno de la niña, en que no se encuentra el susto en dimensión anticipatoria, por ejemplo no hay referencia en el relato que cuenta de cuando jugando con Colomba el padre le pide que suba al segundo piso, no hay ninguna referencia a los elementos anticipatorios que suponen un susto que se supone de la agresión que significa una violación anal que es un delito altamente agresivo. La madre dice que no quiere Sofía ir a la casa de Jenniffer es porque el padre no está mucho tiempo con ella, no le dedica tiempo, juega con los hijos varones de su pareja, y dice que si hubiera sido hombre no se habría ido de la casa, siendo permanente en el discurso de Sofía y de la madre, esto de mostrar este cambio de conducta que se quiere señalar respecto del padre en que cambia luego de la separación, el padre era ejemplar, era padre modelo, pero con la separación se vuelve al otro polo, siendo incluso agresivo con las niñas. La madre cuenta que después de que las niñas develaron y no pudieron conseguir certificados del pediatra y de la ginecóloga, estaba en Tribunal de Familia a preguntar qué podía hacer, llama a Sheila Caba hermana de la madre, le dice “estoy en el Servicio Médico Legal, vente para acá”. El hecho de que la niña haya estado en tratamiento del CAVAS al momento de hacerse la evaluación en el Servicio Médico Legal, es dañoso someter a los niños porque estas terapias tienen efectos de contaminador de testimonio e instalador de falsos recuerdos en la memoria del niño. Se le exhibe la pericia, para refrescar memoria, respondiendo que la madre del doctor Wolff, cuenta que Paz dijo que el papá le puso hipoglós y que le dolía y que le había hecho un moretón acá (por el brazo y la pierna) y la madre dice que no le gustó porque inducía mucho las preguntas que le hacía a la niña. El setting es la descripción que tiene que hacer el profesional respecto de qué va a pasar, de qué se trata, bajo qué condiciones se va a realizar, y habitualmente debiera incluir el consentimiento informado preguntando a la niña y a su adulto responsable, lo que no se hizo en el Servicio Médico Legal, ya que la psiquiatra le dice a Sofía que el fiscal le
  • 144. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 144 preguntará a ella después cómo se siente con lo que ha pasado, lo que es un error, porque da por sentado lo que le habría pasado y que eso tiene una consecuencia, es una mala manera de introducir el setting. No hay referencia de Sofía sobre lo que le decía el papá cuando las agresiones ocurrirían. Sofía da muy pocos detalles respecto de los abusos en sí mismos, pero señala en la línea del perdón del agresor, que el papá está mal de la cabeza, está loco, haciendo gesto con la mano. No recuerda cuando la niña dice que estaba loco, se le exhibe su pericia para refrescar memoria, empezó a pensar que el papá estaba loco cuando fue a la casa de Jenniffer. Sofía señaló que a la sicóloga de concepción le dijo que ella habría tenido la culpa de la separación de los padres. En cuanto a la evaluación sicológica de la niña, se hicieron pruebas de dibujo, prueba verbal, y el CATT A. en cuanto al dibujo del árbol, la niña dice que es la figura paterna, que ha hecho cosas malas, y que está al lado de la polola, que luego cambia y dice que “es su amante, amante, amante, porque ya tenía esposa…”, se le exhibe pericia para refrescar memoria, el árbol dice la niña que es hombre porque tiene pelo corto. Respecto del dibujo del hombre, dice que es Justin Bieber. De las láminas del Catt que observó Sofía es relevante para obtener información sobre la organización sicológica de la niña, en este tipo de pruebas se van a proyectar los elementos inconscientes de la niña, no está dirigiendo lo que va a decir, y como elementos interesantes en torno a la personalidad de Sofía, está la vinculación con la madre, en tres laminas en que aparece la madre realizando funciones de tal, pero en forma ineficiente (lámina de gallina y pollitos, figura del canguro), la niña señala finales que terminan bien, refiriéndose a felices, y a lo más dice cansados; respecto de la autoridad paterna y como se regula la niña (lámina león grande y ratón) la niña da cuenta de un ratón negociador, negocia para su bien, el ratoncito estaba feliz porque consigue lo que quiere, no hay conducta de temor o situaciones agresivas de la figura paterna hacia ella; en cuanto a la lámina de relación con los pares (tigre – monos) no hay elementos negativos, sino que se escapa sin problemas. En este sistema no hay láminas con estímulos sexuales, la cinco y seis se ve algo de sexualidad pero con los padres, y la niña señala que los ositos se inquietan y despiertan a los padres que están cansados, y en la otra los osos están durmiendo. La lamina del conejito está relacionada con las situación de
  • 145. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 145 abandono, el conejito está solo se consigue una muñeca con quien jugar. Se le exhibe pericia, y Sofía dice que pensaba que tienen dos hermanas que no la querían porque era gorda y se consiguió muñeca para no estar sola. En el test del hombre bajo la lluvia, la niña no refiere situaciones de conflicto, la niña tiene recursos para resolver problemas bajo estrés, en forma positiva para sí misma. La figura en movimiento aparecen cuatro figuras, el padre trabajando, madre tocando piano, hermano en el computador, e hija, explica que el papá está cansado porque trabaja mucho, la mamá feliz con la música, en cuanto a dinámicas de interacción, la mamá prefiere al hermano, el hermano prefiere a la mamá, y el papá y la hija se prefieren porque la hija quiere más al papá. El síndrome de alienación parental es un fenómeno observable en las situaciones de conflicto entre los padres, a propósito de los conflictos judiciales de los padres, y uno de los padres predispone a los hijos contra el otro, persiguiendo la muerte sicológica del padre alienado en la siquis del niño, se destruye la imagen del padre, habitualmente los niños no recuerdan a la figura del padre. Tiene 4 componentes: 1) obstrucción del contacto de los niños con el padre alienado; 2) la aparición de la denuncia de abuso sexual sobre alguno de los niños, porque la denuncia hace que desaparezca el padre rápidamente; 3) deterioro de la relación entre los niños y el padre, a raíz de la separación, antes de la separación era bueno, luego de la separación todo se vuelve malo en ese padre; y 4) las consecuencias sobre el niño alienado, que básicamente es la aparición de un cuadro de depresión y con una relación muy dependiente y fragilizada con el padre alienador. De las pruebas proyectivas de Sofía parece incongruente el relato de violación anal, porque este contiene o conlleva componentes físicos violentos, lo esperable es observar en el padre elementos dañosos y en el niño elementos de angustia respecto de la figura del padre. Llega a la conclusión de que se está iniciando las conductas que caracterizan el síndrome de alienación parental, básicamente en las conductas de la madre 1) victimizarse respecto dela figura del otro padre, y 2) contradicción entre decir que nunca habría pensado que los abusos eran posibles versus esto de tomar acciones inmediatas; tienen acciones de a lo menos de dificultar la vinculación del padre con las niñas, hay
  • 146. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 146 denuncias previas, el día de la madre llama a fono abuso, el tema de pedir certificados a los médicos, primero en ir al psiquiatra de Sofía, al pediatra a la ginecóloga, en la línea de obstruir el contacto; 3) luego aparece la denuncia de abuso sexual, en este caso siempre va de la mano del relato de los niños pequeños, que son los más sensibles a las influencias sugestivas o de contexto; y 4) aparece el cuadro depresivo de Sofía con ansiedades de muerte, de problemas de valoración con su propio cuerpo, tristeza, conducta hipervigilante en la línea de apoyar a la madre. Hay elementos para sostener que está apareciendo este síndrome. Sofía le gustaría parecerse a la madre en cuanto dice “vamos a salir adelante”, lo que puede significar que la denuncia de abuso una razón de cohesionar a la madre con las niñas, para seguir afrontando la vida sin el imputado, quien era el elemento equilibrador antes de la ruptura, pero con la separación el padre es el malo y esto le da la fuerza sicológica para ordenarse. No se aplicó el protocolo para ver la sugestibilidad de Sofía, es una parte de la evaluación de las entrevistas. El relato de Sofía, según sus conclusiones tiene nueve criterios de validez de un total de diecinueve. En el informe hizo el análisis de contenido basado en criterios, incluye en el informe la definición teórica del indicador, y luego colocar la frase del niño representativa del indicador, lo que permite a cualquier observador externo examinar y valorar si la puntuación es o no correcta. En su informe se manejan dos hipótesis respecto del testimonio de la niña, la primera que es creíble, se organizan los datos para sustentarlo, y se dice por qué esos datos en este caso son negados, y se organiza la hipótesis que se concluye, se dan los datos técnicos y que es lo que se valora respecto de esos datos. Es necesario citar bibliografía en el informe, porque ofrece el marco de referencia en el cual sustentan los juicios profesionales que se hacen en el informe. Responde que en el caso de Sofía habría ganancias personales, por cuanto con la percepción negativa de sus características en que no es preferida en detrimento de sus hermanas, el testimonio de la niña es muy potente en la hipótesis de la madre, es el relato significativo. Esto es por la imagen o autoestima muy deteriorada, en términos de contención y acogida sicológica.
  • 147. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 147 Preguntada por el Ministerio Público, responde que el Defensor le entregó impresos los antecedentes de la carpeta, no le costa que eran todos los antecedentes de la carpeta investigativa, pero le bastaban para efectuar el informe las declaraciones y antecedentes asociados a la develación, vio la declaración de la psiquiatra Ximena Sepúlveda prestada ante Carabineros, respecto de si era relevante o no, que esta doctora no estaba capacitada en el área, indica que la profesional sí era competente, ya que informó el cuadro que presentaba Sofía, la sicopatología y tratamiento seguido; son experticias distintas el ámbito clínico y el forense. La madre refiere que a propósito de un golpe que recibió Paz fue donde la psiquiatra a pedirle un certificado para interrumpir la pernoctación. El padre declaró que las visitas fueron llevadas a cabo, según el humor de la madre, lo importante para ella y que consignó en el informe es que la niña refirió que visitó al padre en el departamento de calle Catedral, pero no la fecha porque los niños no son capaces de dar o aportar fechas. Sobre si era relevante el dato de que las visitas regulares habían sido acordadas, refiere que el dato importante es que los padres no pudieron solucionar sus problemas y los tuvieron que judicializar, la madre obstaculizó el contacto de las niñas con el padre, que es una parte del síndrome de alienación parental, se refiere al fono maltrato, a las denuncias previas de maltrato hacia el padre; el contacto con los hijos es mucho más amplio que unas visitas, se trata de salidas, los espacios, cumpleaños, visitas, y todo lo que ello conlleva. La madre da cuenta de que lleva a las niñas al pediatra, en las dos evaluaciones y también en los antecedentes consta una declaración ante Carabineros del doctor Wolff. Señaló que Sofía era tímida, retraída, y de muy difícil comunicación. En su informe señala que las condiciones higiénicas fueron deficientes todo el año, se basó en la declaración de la profesora jefe Cristina De Mussy, quien señaló ello pero además indicó que habían mejorado, se le exhibe su informe para refrescar memoria, que reconoce y dice “condiciones de aseo todo el año fueron deficientes”, agrega que ella llegó antes, viendo llegar a las niñas quienes fueron peinadas en el mismo Servicio Médico Legal por la madre, y quien les dio desayuno en ese lugar, papas fritas y similares, tipo snack, indicando que hasta la madre llegó sin peinarse en una ocasión, agrega que las niñas llegaban desaseadas en
  • 148. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 148 condiciones de aseo y vestimenta, e incluso respecto de Sofía, más pequeña de la talla que requería. La declaración de la sicóloga del colegio Charlotte Saxton, la madre cuenta el tema de las cañerías, pero no lo transcribió porque no es observación de la sicóloga, sino relato de la madre a ésta, colocó lo que la sicóloga apreció u observó directamente. Respecto de lo que señaló la ginecóloga Merino, es un antecedente, pero para su informe lo relevante son los datos respecto de las niñas, no el hecho de que la profesional no tenía experticia ni instrumental, porque no es algo que ella pueda valorar, no se trata de la médico, sino de las niñas. No recuerda haber visto la declaración de Jenniffer Hormazábal, ésta estaba contenida dentro del informe pericial, pero sin embargo del informe pericial sólo recuerda la declaración de Wolff y de Merino, las otras declaraciones eran independientes. No tuvo a la vista la declaración de Paulina Rodríguez. En su informe dice que Sofía no se observa un compromiso corporal ni afectivo, mientras narra los supuestos eventos, lo pudo ver a través de la sala espejo que queda en paralelo, de perfil hacia ella. Esta conclusión parece distinta a lo expresado por la perito Concha, pero es coherente o coincidente con sus conclusiones, puesto que ésta intenta explicar la falta de emocionalidad relevante con mecanismos de defensa que inhiben la emocionalidad, la niña estaba de ánimo bajo, y remarca que ella lo interpretó como síntoma depresivo. No existen puntajes de corte en el SVA, no es matemático, la práctica dice que no son los números lo que lo determinan, ella encontró nueve, y no es cierto que desde once indicadores a dieciséis sería creíble, sino que hay chequear la validez conforme al proceso de desarrollo del evaluado. No observó detalles inusuales, ni superfluos en los relatos de la niña, porque en rigor da muy pocos detalles de las situaciones abusivas. Respecto del tercer relato dado por Sofía, cuando el padre la llama al segundo piso, en que cuenta que desayunó tarde, huevos con jugo, no lo considera superfluo, ya que es una adecuación contextual, cuenta lo que pasó antes, y después. La perito Concha escuchó de Sofía “yo estaba asustada…”, y en el informe de esta perito aparece “yo estaba acostada…”, porque eso escuchó, ella observó y colocó en el informe lo que transcribió, y escuchó de esas entrevistas.
  • 149. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 149 Cuando indica que Sofía tiene ganancias personales con la denuncia de los hechos investigados, se debe a las carencias afectivas que tiene, del problema de rivalidad con las hermanas, de la carencia en general de confirmación sicológica, y lo que esta denuncia significa para satisfacer esos elementos, estas ganancias personales se estructuran a partir del desarrollo sicológico de Sofía y sus carencias, es una manera de conducirse que le va reportando progresivamente beneficios sicológicos que antes no tenía. Sofía pensó que el papá estaba loco, cuando fue a la casa de Jenniffer, porque pensaba que eso no se le hacía a un niño. Respecto de las conductas evitativas son comunes en los casos de niños que han sido abusados. La niña ha sido tratada con doctores, y terapias durante casi toda su vida, y es poco probable que ninguno se haya dado cuenta de que la niña estaba con una situación de abuso. Dice que es probable que a partir de los problemas de infecciones urinarias y de higiene la niña pudiere haber comenzado con las conductas masturbatorias. Respecto del daño reportado por la niña es su afectación en la baja de notas y poca concentración, pero además la niña también incorpora los elementos del proceso de separación familiar. El síndrome de alienación parental no es una enfermedad mental, lo que no quiere decir que no exista. Preguntada por la parte Querellante, responde que no aparecieron correlatos corporales que denoten una situación de dolor, espera ver una contricción corporal de dolor, en casos de violaciones anales es bastante característica, esperaba una manifestación corporal que no se presentó. Los estudios de credibilidad valoran de manera muy importante los correlatos corporales. Primero trabajó el informe de Sofía porque era el más largo, con mayor información, luego el de Catalina. Cada evaluación fue efectuada por una profesional distinta, que usaron distintas técnicas, debería haber un solo protocolo para efectuar los peritajes, no respecto del perito. No sabe si se usa en el Servicio Médico Legal peritos distintos para evitar el sesgo. No sabe sobre lo que se realizó con Sofía en el CAVAS, no conoce sobre la sicoterapia que se pudo efectuar respecto de la niña, conoce la
  • 150. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 150 labor que se realiza como pericia de credibilidad, pero no como terapia reparatoria. Sobre si la perito Concha efectuó su evaluación bajo la metodología interjueces, no lo valida porque no se identifica este juez, no se sabe su experticia, ni sobre su resultado. Ella señala que la recomendación de que participen más de un perito es recomendable, pero no es una exigencia. No confrontó sus resultados con otro perito. METAPERICIA. Se le solicita hacer un análisis de parámetros validez de 4 informes forenses: a) informe de Paz hecho por psicóloga de Díaz del OS9 de Carabineros, b) informe de Catalina hecho por psiquiatra Fuenzalida, c) informe de Sofía hecho por psiquiatra Concha, d) informe de Sofía hecho por psicóloga Navarro. El análisis tiene como objetivo revisar que los elementos contenidos en el informe, ya estructurales como de contenido, estén conforme a los estándares metodológicos para este tipo de evaluación comparada con estándares internacionales, el análisis es de tipo comparativo, mediante cuestionario SQ 12 (sueco). Las conclusiones son las siguientes: a) Paz: informe de OS9 de carabineros, no hay relato de credibilidad y concluye que no se puede descartar ni confirmar los hechos, lo que no corresponde, ya que no se guarda distancia con la versión de la denunciante que es la madre, no se le efectúa una evaluación sicológica a la niña para valorar sus frases. Se utilizaron un par de pruebas proyectivas, pero no se usó un protocolo de entrevista para explicar las pruebas proyectivas utilizadas. b) Catalina: informe de psiquiatra Fuenzalida, la inclusión de harta información de la niña, es bueno, pero se informa un estado mental de la niña, mezclado con la pericia de credibilidad de testimonio, no se sustenta el procedimiento de que se haya utilizado el informe paso a paso, no se evalúan las características de psicológicas de la niña, lo que se traduce en que la perito dice que la niña no es sugestionable, y del informe se desprende fue sugestivo, y por último, no se analiza un descarte de hipótesis de responsabilidad que es el estándar más importante, no hay un estudio acucioso de los antecedentes de la situación de develación de Catalina, que es el punto mas relevante que debe ser investigado.
  • 151. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 151 c) Sofía: informe de la perito Concha comparte con el informe de Catalina, el incluir una parte significatica de la entrevista, mediante transcripciones, comparte objetivos siquiátricos y médico forenses, comparte la ausencia de hipótesis alternativas, y un precario e insuficiente tratamiento de la situación de develación. Además muestra una tendencia normalizadora del cuadro sicopatológica de Sofía, no se hace cargo de la sintomatología de la niña, no las estudia ni profundiza, ni incluye como características de ésta. Indica once criterios de credibilidad pero sin indicar cuáles son los fundamentos, no sustentándolos, y no se integra los resultados de la evaluación sicológica, sólo son referidos para el daño probable, pero no considerados para entender y valorar los elementos sicológicos que nutren a Sofía, ni para sustentar las hipótesis alternativas, ni la hipótesis que se sustenta. d) Sofía: informe de la sicóloga Navarro, parte con un objetivo de línea traumatogénica del abuso sexual, lo que es estéril, puesto que no existe una sintomatología precisa para determinar la existencia de abuso, se indica que hay indicadores de daño como maltrato en general, incluyendo cierta mención al elemento sexualizado, y no se valoran las hipótesis respecto del origen a partir de la dinámica o disfunción familiar, que es probablemente según la literatura la razón más factible para la emergencia de este tipo de síntomas que no tienen especificad sexual. Se usan las pruebas proyectivas para encontrar indicadores de daño, que son funciones que las pruebas no permiten. Preguntada por la Defensa, responde que dice del informe de Paz que no es tarea de la psicología afirmar o descartar si pasó o no el hecho, ya que la psicología sólo puede informar sobre la validez y confiabilidad de un recuerdo, del recuerdo que el sujeto tiene sobre un evento y establecer si ahí se encuentran indicadores que permitan afirmar que lo que el niño narra ha sido construido desde una vivencia personal. El chequeo de validez, es la tercera parte del procedimiento de análisis de validez de la declaración y brevemente incluye el diagnóstico de las características de personalidad del sujeto, el análisis de las motivaciones para declarar en falso, el análisis de la validez de la entrevista con la que se obtiene el relato, y el análisis de la consistencia y coherencia de todo el cuerpo de datos. Este chequeo de validez es la base
  • 152. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 152 para luego el planteo de hipótesis alternativas su discusión y posterior conclusión. Determinar la organización sicológica del evaluado es importante básicamente porque la valoración de credibilidad va a informar sobre características del proceso de recuerdo y de la construcción del proceso de un recuerdo del sujeto, informar sobre esto no puede hacerse separado de cuales son las habilidades cognitivas ni del comportamiento sicológico de un sujeto, porque en este contexto debe determinarse si lo que se recuerda es válido y confiable. No hay indicadores patognonómicos establecidos para el abuso sexual, se han hecho estudios e investigaciones previas que dan cuenta de que no es posible afirmar que ciertos síntomas indican la ocurrencia de una situación de abuso, este es un error de la práctica pericial chilena, pretender sustentar que el abuso sexual ha ocurrido por presencia de algún síntoma, la verdad es que la ciencia sicológica indica que no existe ningún síntoma patognonómico exclusivo que dé cuenta de que ha habido una situación de abuso. La memoria es el proceso fundamental, porque la credibilidad se establece sobre una declaración verbal de un recuerdo, siendo relevante en primer término cómo ocurre esta declaración verbal, en qué condiciones ocurre ésta, teniendo importancia el papel de la sugestionabilidad, y en segundo lugar, que características tienen los procesos de la memoria, y la ciencia ha mostrado que a distintas edades, hay distintas condiciones y características de memoria y también respecto de la sugestión, cómo avanza en términos evolutivos y cuales son los factores que la afectan, estos son dos de las líneas fundamentales de la psicología del testimonio. La ciencia respecto de los dibujos y juegos no son específicos para valorar la credibilidad, Köenken refiere que ningún procedimiento de evaluación sicológica proyectiva (dibujo y juego) es capaz de proveer información válida y confiable de indicadores de abuso, por el contrario en muchos casos son vías de co-construcción de falso relato o de contaminación de recuerdos. En la metapericia de Catalina, se señala que no hay una entrevista paso a paso, ya que no hay instalación del setting, que tiene ciertas particularidades que no ocurren en la pericia de esta niña; luego hay una evaluación de las condiciones vitales y características generales de la niña, que sí aparece; luego tiene la descripción de dos situaciones neutras, y el
  • 153. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 153 trabajo de recuperación y reconstrucción que no ocurre; luego el establecimiento del procedimiento de la diferenciación de verdad y mentira que queda trunco, y en el caso del procedimiento de la sugestionabilidad se elige un procedimiento que es insuficiente, y luego vienen las etapas del relato espontáneo y preguntas de confirmación y contrastación, y ninguno de estos elementos son trabajados de manera espontánea. El estándar es que la discusión de hipótesis alternativas sea transparente y visible y que el perito organice los datos en función de ella, hoy día el procedimiento del SVA es que el paso uno es la elaboración de hipótesis alternativas, y el perito a través de su procedimiento tiene que ir organizando los datos en torno a estas hipótesis que debe tener definidas antes de comenzar el proceso de evaluación del niño, el razonamiento del evaluador tiene que ser explícito. Catalina no entrega un testimonio analizable, y si no se consiguen o extractan de éste, los indicadores de validez, no hay elementos para establecer el chequeo de validez porque no hay indicadores de credibilidad porque el relato no ha sido apto para ser analizado. Dice que la niña se muestra sugestionable porque a través del informe ella no da relato espontáneo, y va respondiendo las mismas frases que le dice la evaluadora, que es una característica del bajo umbral de la sugestionabilidad que presenta. Respecto del informe de Sofía el mencionar los indicadores de credibilidad, no es suficiente, puesto que se debe describir el indicador y encontrar en el texto del relato del niño aquella frase que es sustenta el indicador, éste es el análisis de contenido, que se no efectuó en la pericia de la niña. En general debe haber una transcripción íntegra de la entrevista, ya que importa el relato de la niña y también porque el perito debe hacer un análisis crítico de la entrevista realizada. Respecto de Sofía es relevante su historial de desarrollo sicopatológico, ya que ha mostrado desequilibrios sicológicos desde temprana edad, con el cuadro de ansiedad por separación y la ansiedad generalizada con síntomas depresivos y compulsivos, hay en la avaluación de la niña, referencias a amenazas e ideación suicida, conductas casi bizarras de preferencia por la sangre y por probarla, una excesiva tendencia a la fantasía, al preferir programas de muy fuerte estimulación y de temáticas que no son propias de una niña, hay un conjunto de procesos
  • 154. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 154 que no son tomados en cuenta en esta pericia y no son ponderados para explicar como funciona la niña y por ende para validar o no su testimonio. Hay insuficiente tratamiento de la situación de develación en el peritaje de la psiquiatra Concha respecto de Sofía, no se hace cargo de las contradicciones entre lo que dice el parte denuncia, lo que dijo la madre a esa evaluadora, y ahí hay datos incoherentes respecto de cómo se habría producido la develación, lo que no es profundizado ni analizado. En cuanto a la evaluación de la perito Navarro, observó las láminas y test aplicados, y no observó en los dibujos ni test proyectivos preocupación o connotación sexual. Preguntada por el Ministerio Público, responde que sus conclusiones en las pericias y metapericias son concordantes. En sus conclusiones expresó que no existen indicadores de abuso sexual, y ningún síntoma es prueba de la ocurrencia del abuso sexual ni puede fundarse ciento que un síntoma responda a una evidencia del mismo, la sintomatología de un niño, cualquier síntoma que presente o la combinación de ellos, es producto de varias causas, la sintomatología es multicausal, y el elemento más importante son los problemas familiares. En relación con Sofía, la masturbación compulsiva no es por sí solo indicador de abuso sexual, la masturbación en la infancia es síntoma característico de los cuadros ansiosos, la ciencia no respalda que por sí solo o unido en combinación con otros síntomas, no existe combinación de signos particulares que llevan a determinar que existe abuso sexual. Respecto de las niñas, dice que la sugestibilidad es un elemento que se observa en la evaluación de Catalina, no de Sofía a quien no se le evaluó en ese sentido, y diría que no es necesariamente sugestionable, ella está construyendo información desde su organización sicológica, en la línea de confirmar las hipótesis familiares que son relevantes, distinto de Catalina a quien se le implanta información en la evaluación. Respecto de Paz no la evaluó. Preguntada por la parte Querellante, responde que efectúa las metapericias de metodología y procedimiento, después de haber efectuado la pericia de Catalina en que estableció que el protocolo de la entrevista era inválido. Asimismo, concluye respecto de la pericia de Paz que la sicóloga no guarda la adecuada distancia con la denunciante, con los elementos entregados por ella, no hay acceso a otra fuente de antecedentes, y la
  • 155. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 155 perito determina sin tener relato, sin tener síntomas en Paz, que no puede confirmar ni tampoco descartar la ocurrencia de los hechos investigados. Responde que la condición de pagada es una condición propia del sistema, no tiene una motivación particular o especial respecto de este juicio o defensa, no hay una preferencia, y se enmarca dentro de lo que cobra en cada trabajo, es un trabajo profesional, en cada informe fue rigurosa respecto de la información que ese análisis y datos permitían, su postura es coherente, no es un sesgo. No confirmó sus metaperitajes con alguien más, ella utilizó una guía de análisis, que está informado en su trabajo, bajo una cita bibliográfica, está identificado el protocolo y el análisis esta hecho sobre las bases de ese protocolo. 3.- Leonardo Andrés González Wilhelm, cédula de identidad N° 12.931.527-k, médico cirujano especialista en medicina legal, quien juramentado expone que concurre en calidad de perito. Efectuó informe pericial de antecedentes N° 112-0009, del año dos mil diez, de diecinueve páginas emitido el veintiuno de marzo de dos mil once al abogado defensor, el objeto establecido para la pericia era revisar los antecedentes y hallazgos evidenciados del examen sexológico de tres menores de edad: Sofía de nueve años, Paz de cuatro y Catalina de tres años. A fin de aclarar algunos aspectos de interés en la investigación, fundamentalmente la validez de las conclusiones del informe sexológico del Servicio Médico Legal. Metodología es un análisis inductivo diferencial del informe tenido a la vista, que son cuarenta y seis antecedentes de la carpeta de investigación, y veinticinco referencias bibliográficas (en especial publicación de hallazgos al examen anal en caso de supuestos delitos sexuales del Sr. Mihra del año 2001, y pautas de consenso para interpretación de hallazgos al examen sexológico de Joyce Adams, año 2009). La pericia de divide en: hechos materia de la investigación, en que se describe lo que se tuvo a la vista, con un resumen cronológico, integrando los distintos antecedentes de los cuales se dispuso; se dan cuenta de elementos coetáneos y anteriores, como las consultas efectuadas el dieciocho de agosto, a las menores ante el doctor Wolff (Paz y Sofía) y luego a la doctora Merino (las tres menores); luego al día siguiente por la atención del doctor Roncone en el Servicio Médico Legal; luego vienen antecedentes mórbidos, especialmente de la denunciante y de Sofía, y por
  • 156. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 156 último la parte analítica, se revisan los relatos de las menores tanto lo que consta que dijeron, como lo que dicen que ellas dijeron, con el objetivo de aclarar las dinámicas de las supuestas agresiones para hacer un cotejo con los hallazgos evidenciados en el examen, luego se revisan las fotografías en que a su entender, se visualiza una dilatación anal parcial, y según las interpretaciones de la bibliografía, esto se confronta con los análisis del doctor Roncone, dando cuenta de errores metodológicos e interpretativos en los tres informes de las niñas. Como conclusiones 1) los exámenes sexológicos efectuados a las tres menores tienen errores de interpretación que condujeron al establecimiento de conclusiones que no resultan sustentables desde el punto de vista científico; 2) no existen evidencia objetiva de daño en el del esfínter o canal, ya que la sola dilatación anal parcial, corresponde a un indicio del correcto funcionamiento de sus esfínteres anales, y 3) los hallazgos observables de las fotos tenidas a la vista de los exámenes sexológicos, esto es, dilatación anal parcial y aparente aplanamiento de pliegues anales, son hallazgos normales, más frecuentes en mujeres sobre todo si han sido examinadas en posición genupectoral, dichos hallazgos no permiten señalar inequívocamente que alguna de las menores haya sufrido un trauma contuso penetrante anal en algún momento de su vida. Luego vienen los anexos 1 y 2 que señalan los cuarenta antecedentes tenidos a la vista, del 3 al 6, las fotografías de las niñas del Servicio Médico Legal, y del 4.1 al 4.10 bibliografía y fotos, y el 5 las citas bibliográficas. Preguntado por la Defensa, responde que médico cirujano especialista en medicina legal, estudio en la Universidad La Frontera de Temuco, Magíster en Epidemiología Clínica en la misma casa de estudios, Diplomado en Medicina Legal, acreditado por la Sociedad Alemana de Medicina Legal, y Doctorado en Medicina, de la Universidad de Frankfurt, y está cursando un Diplomado en Delitos Sexuales en la Universidad de Chile. Objetivo de la pericia, revisar a la luz de la evidencia científica los antecedentes que se le remitieron, en particular los consistentes en el examen sexológico de las tres niñas, no se le pidió examinarlas directamente. De acuerdo a su metodología efectuó un análisis inductivo inferencial, esto es, a partir de lo que se conoce se busca inferir cuales son las hipótesis que mejor responden para poder explicar lo que se conoce, que consiste en la información consistía en los cuarenta y seis
  • 157. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 157 antecedentes detallados y las fotografías de los exámenes sexológicos, se añade la revisión de la bibliografía actualizada para el análisis. Se estructura la revisión de la información, con el cotejo correspondiente, se revisan los relatos, para tratar de precisar cuál es la eventual dinámica de la supuesta agresión, para determinar cuándo habría ocurrido, de qué forma, elementos importantes para después hacer el cotejo. No tuvo acceso directo las menores, pero sí a las fotografías, su importancia en las pericias sexológica es para objetivar para poder ser exhibida ante tribunales como un respaldo más objetivo lo encontrado, y permitir una nueva evaluación por una nueva persona sin tener que revisarse nuevamente al evaluado evitando su victimización. De las fotografías de las niñas se incorporan seis imágenes, dos de cada niña, tomadas con colposcopio. Fotografía N° 1, de Sofía. Aspecto colposcópico de los genitales externos de Sofía, no se observan desgarros, ni lesiones. Se observa una hipermia, compatible con el diagnóstico de la doctora Merino de vulvovaginitis. Se tomó muestra de flujo vaginal, que dio resultado negativo a enfermedad de transmisión sexual. El doctor Roncone no dijo nada. Se tomó Fotografía N° 2, de Sofía. Se observa aspecto colposcópico del ano, se ve ano parcialmente dilatado, relajado el esfínter anal externo, pero contraído el esfínter anal interno, se ve el canal anal, pero no hacia el interior del recto, no se ve la columna o ampolla rectal, se ve mucosa plegada sobre sí misma, se observa residuos de deposiciones, y esas líneas que se observan se ven los pliegues anales. No observa ningún desgarro antiguo, sólo observa dilatación parcial. La pauta de consenso de Adams, del dos mil nueve, coincide en afirmar que vamos a entender una lesión sugerente de trauma contuso anal, aquellas que comprometen en profundidad a lo menos el esfínter anal externo, es una lesión profunda, compromete piel, tejido subcutáneo y músculo, cuando se habla de músculo, se refiere a desgarro. En etapa aguda este tipo de lesión sangra mucho, con mucho dolor, no pudiendo pasara desapercibida, distinto a una fisura anal que no sangran profusamente. Cicatrización en la región anal es buena, la marca si es que queda depende de la profundidad, según Joyce Adams, un desgarro puede cicatrizar en catorce días. La correcta interpretación requiere el conocimiento de la lesión original. Según las
  • 158. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 158 pautas de consenso, otra persona debiera evaluar a partir de las fotografías. No observó desgarros ni a las 12 ni a las 6, no observó. Fotografía N° 3, de Paz. Se observa el himen de bordes netos, sin lesión y áreas de hiperemia, compatible con la atención de la doctora Merino, de vulvovaginitis, no hay lesiones. Se tomó muestra de flujo vaginal, que dio resultado negativo a enfermedad de transmisión sexual. Fotografía N° 4, de Paz. Se observa el ano con dilatación anal, con un espacio mayor al normal, pero se ven tejidos plegados sobre sí mismo, porque el esfínter anal interno se encuentra contraído, se ven una serie de líneas que son los pliegues anales, no se observan desgarros ni de cicatrización anal. Se ve congestión venosa a las 12 del reloj, producida por la posición del examen superior a dos minutos. La interpretación de ausencia de los pliegues anales ha cambiado, antes se pensaba que éstos se aplanaban con el elemento contuso o pene de manera reiterada, hoy se sabe que no es así, y que la dilatación anal parcial que es lo que presentan estas tres menores, propicia un aplanamiento aparente de pliegues por un efecto mecánico, que es más frecuente en mujeres, porque hay otra disposición de las fibras musculares que favorecen de dilatación parcial, y es más frecuente en la posición genupectoral, porque el esfínter se relaja. No observó desgarros, y menos múltiples como decía la pericia del Servicio Médico Legal, no señalando la ubicación, las pericias deben ser lo más objetivas y descriptivas, para que cualquiera leyendo las conclusiones pueda entender y representarse con precisión lo que se observó en el momento del examen, siempre debe identificarse en una lesión el color, forma, tamaño, dimensión, relación con puntos anatómicos y de movimiento, dando el mayor grado de detalla posible, y si se complementa con una imagen es mucho mejor, el reglamento del Servicio Médico Legal, N° 710 del año 2009, vigente al momento del examen de las niñas, indica como pauta que se deben obtener imágenes del examen con colposcopio. Se incorpora prueba documental N° 23 y 24 exclusiva de la Defensa, consistentes en resultados de exámenes médicos de flujo vaginal de Sofía y Paz Orellana Caba, respectivamente, con resultado normal para la primera y para la segunda normal con presencia de bacterias, compatible con la vulvovaginitis diagnosticada. Fotografía N° 5, de Catalina. Se observa el aspecto colposcópico de los genitales externos de la niña, sin lesiones ni desgarros.
  • 159. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 159 Fotografía N° 6, de Catalina. Se observa el aspecto colposcópico del ano, con dilatación parcial anal, viéndose en el fondo tejidos plegados sobre sí mismo, que da cuenta que el esfínter anal interno se encuentra contraído. No habría daño esfinterial, y la relajación que se ve tiene que ver con una relajación refleja producida por la posición y relajación de la evaluada. Respecto de los pliegues anales se aprecian y se ven, menos notorios atendida la relajación del ano, se aprecia congestión venosa, producto de la posición de la menor en el examen, no observa ninguna en esa imagen la existencia de desgarros antiguos, como refiere el informe del Servicio Médico Legal, no precisa ubicación. Las pericias deberían contar con una descripción de lo observado lo más detallado posible, para efectos de constatar cualquier tipo de lesiones. El doctor Wolff examinó a Paz y Sofía, el dieciocho de agosto de dos mil diez, y no dio cuenta de lesiones, ninguna de las niñas tenía algún tipo de indicios de agresión sexual al examen físico. En las fichas clínicas no había ningún antecedente de que las niñas tuviesen algún traumatismo agudo en la región anal, que ameritara algún tratamiento. En caso de encontrar alguna cicatriz es importante ser cuidadosos con la interpretación, si se ve una lesión por objeto contuso penetrante, en la región anal, conlleva la existencia de una lesión aguda con compromiso de músculo. En la pericia del doctor Roncone señala que el tono anal impresiona como clínicamente disminuido, es decir, que el músculo no se está contrayendo de forma adecuada, y por eso es que ve dilatación anal, no dice que exista la dilatación parcial anal, no lo considera, y además al decir impresiona clínica disminuido, se refiere a su apreciación personal, no objetivada con los exámenes adecuados para ello, que es una electro manometría ano-rectal, recomendado por la pauta o reglamento para efectuar estas pericias en el Servicio Médico Legal, en caso de sospecha del tono del esfínter anal alterado. Tal examen sirve para objetivar lo anterior y ver si el tono anal estaba hipertónico, hipotónico, o si estaba anal. Se exhiben anexos del peritaje, con las pautas de consenso de la doctora Adams del año dos mil nueve, un esquema de la anatomía ano- rectal, de su musculatura, de una imagen de un ano normal con dilatación anal parcial, imagen de un ano con cogestión venosa, e imagen de un ano con dilatación anal total en que se encuentran relajados ambos esfínteres observándose las columnas rectales. Indica que cuando la dilatación anal
  • 160. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 160 es superior a 2 centímetros se deberían hacer más estudios, como el examen nanometría no rectal. Por último se observa imagen comparativa de apariencia de ano antes y después de una maniobra de dilatación. Asimismo se exhibe una lista de diagnóstico diferencial de hallazgos al examen físicos de menores evaluados por presunta agresión anal, y dos pautas de la doctora Adams. En la pericia del doctor Roncone no había citas bibliográficas. Preguntado por el Ministerio Público, responde que en el año dos mil cuatro, tuvo una sanción administrativa. En el Servicio Médico Legal de Temuco desde agosto del dos mil uno hasta el dos mil cuatro, estaba contratado para ver pericias de lesiones, y no sexológicas, pero sí en los ocho años siguientes. Se le exhibe su informe para evidenciar contradicción, respecto de si había señalado que las fotografías de la pericia sexológica de las niñas tenían baja calidad técnica (tres de ellas), distinto de lo dicho en este juicio que se refiere a una sola fotografía. El colposcopio ya no es requisito para un examen sexológico en menores de edad, puesto que con cámaras digitales de muchos pixeles, es posible tomar imágenes con un alto aumento. Dice que teóricamente, respecto de las cicatrices al examen las pautas de consenso internacionales dicen al perito que debe ser muy cuidadoso en la interpretación de éstas sobre todo, si no tiene el antecedente de la lesión original, y otra cosa es el conocimiento de la fecha, de la supuesta agresión para la interpretación de los hallazgos, por ejemplo si se refiere a una supuesta agresión de ayer, y al examen se encuentra una lesión antigua, obviamente tiene importancia la fecha. Reitera que no observó desgarro en las tres menores, y sí observó una dilatación anal parcial. No sabe sus antecedentes clínicos de las fotos que mostró de los anexos. Preguntado por la parte Querellante, responde que los honorarios fueron dos millones ciento ochenta y cuatro mil pesos, reuniéndose con la defensa, una vez ante s de cada juicio, no recuerda si el defensor le dijo que desconfiaba del Servicio Médico Legal, las pericias que revisó son del doctor Roncone del Servicio Médico Legal, estaban entre los antecedentes las pericias sexológicas de los hijos de la conviviente del imputado, las vio pero no las revisó, no las ocupó para su pericia, en los tres casos se
  • 161. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 161 concluyó que no presentaban lesiones anales, por un doctor distinto del doctor Roncone. Dice que exámenes directos presenciales como pericia ha efectuado entre los últimos 5 años, han sido tres. Metodológicamente revisó primero los otros antecedentes, luego las fotografías, el doctor Roncone tuvo menos antecedentes que él para realizar el informe, primero tuvo el anamnesis luego efectuó el examen físico, en cambio él tuvo mucha más información importante para hacer el cotejo revisa que es lo que le cuentan versus que es lo que encuentra. No le consta que las fotografías sean de las niñas, sino que le consta que las fotografías venían con antecedentes del Servicio Médico Legal, que decían que eran de las niñas. Después de trabajar en el Servicio Médico Legal, trabajó en una institución pública como médico contralor del Compín. No ha trabajado haciendo pericias sexuales en algún organismo público. Se incorporó enseguida como prueba documental exclusiva de la Defensa, lo siguiente: 1.- Correos electrónicos de fechas 20 de febrero de 2010, 20 de junio de 2008, y 21 de julio de 2010, entre S.E.O.C. y Enrique Orellana (N° 1-4 del auto de apertura), introducido en la declaración del acusado. 2.- Correo electrónico de fecha 22 de abril de 2010, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 5 del auto de apertura). 3.- Correo electrónico de fecha 14 de mayo de 2008, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 6 del auto de apertura), respecto de situación de bullying a Sofía. 4.- Correo electrónico de fecha 27 de mayo de 2008, entre Yamile Caba y Carola Borja (N° 7 del auto de apertura), respecto de situación de bullying a Sofía. 5.- Correo electrónico de fecha 12 de mayo de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 8 del auto de apertura), respecto del fallecimiento del padre de éste. 6.- Correo electrónico de fecha 13 de agosto de 2008, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 9 del auto de apertura), respecto de la carta a la directora de la Scuola Italiana dando cuenta de la decisión de cambio de colegio de Sofía.
  • 162. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 162 7.- Correo electrónico de fecha 13 de agosto de 2007, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 10 del auto de apertura), respecto de tarea de italiano de Sofía. 8.- Correo electrónico de fecha 25 de agosto de 200, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 11 del auto de apertura), y reenvío a sicóloga Ximena Rojas, por ansiedad de Sofía. 9.- Correo electrónico de fecha 03 de septiembre de 2008, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 12 del auto de apertura), y reenvío a Ximena Rojas, respecto de solicitud de certificado de evaluación diferenciada en matemáticas de Sofía. 10.- Correo electrónico de fecha 30 de agosto de 2008, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 14 del auto de apertura), y reenvío a Ximena Sepúlveda, respecto de ansiedad de Sofía. 11.- Correo electrónico de fecha 11 de mayo de 2008, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 15 del auto de apertura), adjuntando certificado de la psiquiatra Ximena Sepúlveda. 12.- Certificado de Ximena Sepúlveda de 14 de mayo de 2010 (N° 17 del auto de apertura). 13.- SAF de Enrique Orellana, de 19 de agosto de 2010, en que aparecen como denunciado en dos denuncias por Violencia Intrafamiliar en maltrato habitual, de fechas 21 de septiembre de 2009, y 21 de abril de 2010 (N° 18 del auto de apertura). 14.- Certificado doctor Eduardo Wolff Peña, de fecha 30 de mayo de 2007, incorporado a través de la declaración como testigo de éste (N° 19 del auto de apertura). 15.- Hoja de consulta médica de doctor Eduardo Wolff, de la ficha médica de Sofía Orellana, de fecha 19 de noviembre de 2009 (N° 20 del auto de apertura). 16.- Hoja de consulta médica de doctor Eduardo Wolff, de la ficha médica de Paz Orellana, de fecha 19 de noviembre de 2009, incontinencia y encopresis, agresiva, examen físico normal, diagnóstico ansiosa (N° 21 del auto de apertura). 17.- Cartola de Isapre Banmédica, 5 hojas que refieren prestaciones médicas, sicológicas y siquiátricas entre el de 5 febrero de 2009, hasta 20 de marzo 2010 (N° 22 del auto de apertura). 18.- Correos electrónicos de fechas 12 y 13 de noviembre de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 18 y 19 del auto de apertura),
  • 163. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 163 introducido en la declaración del acusado, respecto de pasar a buscar a las niñas. 19.- Resultados de exámenes médicos de flujo vaginal, de P.V.O.C. y S.E.O.C., de fecha 18 de agosto de 2010 (N° 23 y 24 del auto de apertura), introducidos en la declaración del perito González. 20.- Informe Escolar de (S.O.C.) elaborado por la profesora jefe M. Isidora Gueneau de Mussy, del Colegio Mariano de Schoenstatt, de fecha 1 de Julio de 2010, incorporado mediante la declaración de ésta como testigo (N° 25 del auto de apertura). 21.- Informe Pedagógico - Primer Trimestre de (C.O.C.) elaborado por la Coordinadora de ciclo doña Marcela Alomar M. y por Educadora del nivel doña Marcela Gómez P., del Colegio Mariano de Schoenstatt, de fecha 6 de Julio de 2010 (N° 26 del auto de apertura). 22.- Informe Pedagógico - Primer Trimestre de (P.O.C.) elaborado por la Coordinadora de ciclo doña Marcela Alomar M y por la Educadora doña Carolina de Garrido B., del Colegio Mariano de Schoenstatt, de fecha 6 de Julio de 2010 (N° 27 del auto de apertura). 23.- Correo electrónico de fecha 13 de julio de 2010, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 28 del auto de apertura), da cuenta de que las niñas pasaron las vacaciones de invierno en Concepción, y llamada al banco. 24.- Correo electrónico de fecha 05 de julio de 2010, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 29 del auto de apertura), dando cuenta de que Enrique sólo ve a las niñas dos veces al mes. 25.- Correos electrónicos de fechas 11 y 13 de junio de 2010, entre Yamile Caba y Ximena Sepúlveda (N° 37 del auto de apertura). 26.- Correo electrónico de fecha 09 de junio de 2010, entre Yamile Caba y Ximena Sepúlveda (N° 40 del auto de apertura), en que la madre solicita un certificado a ésta en su calidad de siquiatra de S.E.O.C. 27.- Correo electrónico de fecha 04 de junio de 2010, entre Yamile Caba y Ximena Sepúlveda (N° 45 del auto de apertura). 28.- Correos electrónicos de fechas 19 y 20 de mayo de 2010, entre Yamile Caba y Ximena Sepúlveda (N° 49 del auto de apertura). 29.- Correos electrónicos de fechas 17 de mayo de 2010, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 50 del auto de apertura. 30.- Correo electrónico de fecha 08 de marzo de 2010, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 57 del auto de apertura).
  • 164. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 164 31.- Correo electrónico de fecha 10 de diciembre de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 74 del auto de apertura). 32.- Correo electrónico de fecha 16 de noviembre de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 95 del auto de apertura). 33.- Correo electrónico de fecha 03 de septiembre de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 117 del auto de apertura). 34.- Correo electrónico de fecha 06 de agosto de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 120 del auto de apertura). 35.- Correo electrónico de fecha 12 de mayo de 2009, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 146 del auto de apertura). 36.-Certificado médico del doctor Wolff respecto de S.E.O.C. y la ficha clínica de la menor de fecha 03 de marzo de 2011, entre Yamile Caba y Enrique Orellana (N° 163 del auto de apertura). 37.- Certificados extendidos por la psiquiatra Ximena Sepúlveda Tormo, sobre evaluaciones efectuadas a S.E.O.C., de fechas 12 de julio de 2007, 13 de abril de 2009, 09 de mayo de 2008, 11 de junio de 2008, y 10 de septiembre de 2010 (N° 166 del auto de apertura). 38.- Correo electrónico de fecha 18 de mayo de 2009, entre Yamile Caba y Ximena Sepúlveda (N° 168 del auto de apertura). 39.- Correo electrónico de fecha 18 de mayo de 2009, entre Yamile Caba y Pilar Navarro (N° 169 del auto de apertura). 40.- Correo electrónico de fecha 13 de abril de 2009, entre Yamile Caba y Ximena Sepúlveda (N° 173 y 174 del auto de apertura). Asimismo, la Defensa incorporó como otros medios de prueba, los siguientes: 1.- Lista de regalos de “Santa”, confeccionado por (S.O.C.), del año 2009. 2.- Tarjeta de navidad para Enrique Orellana en el año 2009. 3.- Corazón para Enrique que hizo Sofía cuando estaba en el jardín de la Scuola que dice: Papá te amamos mucho Sofía, del año 2003 ó 2004. 4.- Tres imágenes que dicen te queremos mucho de Sofía y Yamile Caba, el año 2003 ó 2004. 5.- Tarjeta que en su interior tiene una fotografía que dice: te amo papito mío, año 2007. 6.- Dibujo hecho por Sofía a Enrique, año 2007 ó 2008. 7.- Cuatro imágenes pintadas o confeccionadas por Sofía para Enrique, que le dieron para el día del Padre en el Colegio en el año 2009.
  • 165. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 165 8.- Tarjeta que desea feliz cumpleaños que hizo Sofía dice: feliz cumpleaños papito Mono, del año 2004. 9.- Seis páginas de Facebook con diversas fotografías, y el discurso que hizo Yamile Caba en el funeral del papá de Enrique Orellana. 10.- Tres páginas con diversas fotografías de Enrique Orellana y sus tres hijas Sofía, Paz y Catalina, en julio de 2007. DÉCIMO: Elementos del tipo penal y bien jurídico protegido. Que para que se configure el tipo penal de violación impropia, previsto y sancionado en el artículo 362 del Código Penal, por el cual, el Ministerio Público acusó, se requiere: a) que el sujeto pasivo del delito sea menor de 14 años de edad; y b) que la conducta del sujeto activo del delito, consista en el acceso carnal de la víctima, entendiéndose por tal, la introducción del pene en la vagina, en el ano o en la boca de la afectada, penetración que no requiere ser completa, sino que basta con el traspaso de los labios menores de la vagina, el esfínter del ano o los labios de la boca. Asimismo, para que se configure el delito de abuso sexual, previsto en el artículo 366 bis del Código Penal, por el cual el Ministerio Público acusó, deben concurrir los siguientes elementos: a) establecer que el sujeto pasivo del delito es menor de catorce años de edad y b) que la conducta llevada a cabo por el sujeto activo, consista en la realización abusiva de una acción sexual distinta del acceso carnal en contra de la víctima, entendiéndose por tal, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 366 ter, del mismo cuerpo legal, cualquier acto de significación sexual y de relevancia realizado mediante contacto corporal con la víctima, o que haya afectado los genitales, el ano o la boca de la víctima, aun cuando no hubiera contacto corporal con ella, y a la vez, con lo dispuesto en el artículo 365 bis, del mismo cuerpo legal, en que si la acción sexual consistiere en la introducción de objetos de cualquier índole, por vía vaginal, anal o bucal, o se utilizaren animales en ello. No debe perderse de vista, como criterio interpretativo, que tratándose de víctimas menores de edad, el bien jurídico protegido en tales figuras penales, es la indemnidad sexual, entendida como la facultad humana inviolable y como referente del derecho del menor al normal desarrollo y configuración de su sexualidad. UNDÉCIMO: Contexto. Que así las cosas, este Tribunal para analizar todas las probanzas que se rindieron en este tercer juicio, ha tenido muy presente las complejidades que tanto la materia, la edad y vínculos de las presuntas víctimas con el acusado, el tiempo transcurrido
  • 166. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 166 desde la época de los supuestos hechos y el difícil entorno familiar en que éstos se habrían desarrollado, entendiendo que en el contexto de la separación del matrimonio Orellana Caba, se produjeron múltiples dificultades. En ese sentido tanto por los relatos del acusado, como de Yamile Caba, madre de las niñas, el tribunal pudo conocer cómo se fue desarrollando la relación directa y regular del padre con las mismas, desde que se produjo la separación, esto es, el 23 de agosto de 2009, y hasta el 15 de agosto de 2010. DUODÉCIMO: Derecho a confrontar a testigos y peritos con declaraciones prestadas en los anteriores juicios anulados. Que estos sentenciadores al momento de valorar la prueba rendida, debieron hacerse cargo de las alegaciones de las partes respecto del contraste de testigos y peritos con sus propias declaraciones vertidas en los juicios anteriores anulados. Que entonces este tercer juicio oral, presentó la singularidad de abordar por primera vez el tema resuelto por la Excelentísima Corte Suprema (rol de ingreso N° 2866-13). En dicha resolución se estableció como interpretación jurisprudencial que los testigos y peritos, en virtud de lo dispuesto en los artículo 331 y 332 del Código Procesal Penal, pueden ser contrastados con sus declaraciones en juicios anulados, teniendo presente para ello que tal facultad de la defensa es esencial en el sistema contradictorio adoptado por el proceso penal chileno y respaldado normativamente en el artículo 14 N° 3, letra e) del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y en el artículo 8 N° 2 letra f) de la Convención Americana Sobre Derechos Humanos. La decisión del tribunal superior indicó que si bien el artículo 332 no contempla las declaraciones prestadas en un juicio oral anterior anulado, pues la disposición señala que se podrá leer en el interrogatorio del acusado o testigo parte o partes de sus declaraciones anteriores prestadas ante el fiscal, el abogado asistente del fiscal, en su caso, o el juez de garantía, cuando fuere necesario para ayudar la memoria del respectivo acusado o testigo, para demostrar o superar contradicciones o para solicitar las aclaraciones pertinentes. Tal mención al juez de garantía resulta un estándar satisfecho, por cuanto un testimonio recibido en esa instancia no puede sino darse en una audiencia cuya ritualidad deriva de los principios del juicio oral (inmediación, oralidad, publicidad, bilateralidad y contradicción entre otras).
  • 167. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 167 La interpretación descrita va en contra de una puramente ritual y formalista que no busca proteger ningún valor del sistema, por el contrario, la nueva doctrina evita que los testigos y/o peritos mejoren sus versiones en el segundo juicio sin la posibilidad de control adversarial con la herramienta procesal destinada para estos efectos, el artículo 332 del Código Procesal Penal. La resolución de la Excelentísima Corte expresa literalmente: “Tratándose de derechos o garantías procesales que integran el debido proceso, no es factible realizar respecto de ellos una interpretación restringida que entrabe las facultades de la defensa y en este sentido, cuando la ley autoriza el contraexamen con declaraciones previas, sin hacer distinción alguna, no corresponde a los jueces hacer distingos que reduzcan o limiten el legítimo ejercicio de los derechos reconocidos en la Constitución, la ley y los tratados internacionales vigentes.” Por cierto, el pronunciamiento referido dejó en claro que en lo que corresponde a la prohibición del artículo 334 del Código Procesal Penal, ésta “…afecta a los elementos que sirvieron de motivo a la invalidación, los que no podrían ser usados en un caso como el que se plantea en autos, desde que aquéllos probablemente habrán sido excluidos del nuevo juicio, precisamente por la sanción de nulidad o la infracción de garantías constitucionales. Sin embargo, si la invocación se hace a otros elementos de un juicio anulado, que no han sido las piezas que motivaron la invalidación, no se advierte cómo podría tal elemento caer en la prohibición del artículo 334 en análisis.” La Corte entonces desecha la tesis de que la inexistencia jurídica del juicio oral (resultado de la declaración de nulidad), también lleve aparejada la inexistencia fáctica de todo lo allí obrado. El tribunal de este tercer juicio cumplió con lo dispuesto por la Corte resolviendo los incidentes planteados sobre este punto ante las peticiones de la defensa, sirviendo de guía la primera resolución a propósito de la solicitud de contrastar a la testigo Paulina Rodríguez con su declaración en el primer juicio anulado, por eso, es conveniente volver a citar los argumentos en ese momento vertidos como explicación a la dinámica que luego se describirá en la valoración de la prueba rendida. En la oportunidad la fiscalía indicó que a su juicio era un error aquella interpretación de la Corte Suprema, pues la prueba declarada nula no podía ser usada en otro juicio oral, así dado que los juicios anteriores fueron declarados nulos, la prueba rendida en ellos es inexistente.
  • 168. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 168 La parte querellante, en tanto, no se opuso al ejercicio, pero pidió precisión en el mismo, pues ya la defensa lo habría abordado durante el interrogatorio del acusado. El tribunal acogió la petición de la defensa, entendiendo que la regla que estableció la Corte Suprema en su fallo es de aplicación general respecto de la posibilidad de contrastar a los testigos y peritos con sus declaraciones anteriores de manera amplia y sin limitaciones, restringiendo así los efectos jurídicos de las nulidades acogidas en virtud de los recursos interpuestos por las partes. Estos juzgadores agregaron que la contrastación debería realizarse conforme al artículo 41 del Código Procesal Penal, es decir, utilizando los registros de audio, medio oficial de registro de las audiencias orales. El tribunal dispuso de los medios técnicos que permitieron la realización de los mismos ejercicios planteados por la defensa, la fiscalía y el querellante. Así se logró un adecuado y ágil desarrollo sin que se produjeran incidencias mayores, distracción en la audiencia o estragos de cualquier especie en perjuicio de la oralidad o la ritualidad del juicio, sino por el contrario exigió a los intervinientes precisión, dominio acabado del caso y de los aspectos que requerían evidenciar a estos jueces. DÉCIMO TERCERO: Hechos no controvertidos. Que en este sentido se deben considerar como hechos no discutidos los siguientes: - el matrimonio existente entre Enrique Alfredo Orellana Cifuentes y Yamile Esther Caba Quezada, que fuera celebrado el 28 de enero de 1998, según consta del certificado de matrimonio; - son padres de las niñas S.E.O.C, nacida el 11 de octubre del año 2000, P.V.O.C. nacida el 28 de enero de 2006, y C.D.J.O.C, nacida el 25 de julio de 2007, según dan cuenta los certificados de nacimiento incorporados; - el quiebre matrimonial se concretó según los dichos de ambos cónyuges, el día 23 de agosto de 2009, fecha en que Orellana Cifuentes hizo abandono del hogar común; - a partir de tal fecha existió un régimen de relación directa y regular del padre con las niñas, consensuado con la madre, que duró hasta el 31 de marzo de dos mil diez, que consistía en salidas en general los días sábado, sin pernoctar; - a contar del mes de abril de dos mil diez y hasta agosto del mismo año, la relación directa y regular se comenzó a cumplir el acuerdo judicial, que se trataba de fin de semana por medio de viernes a domingo.
  • 169. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 169 DÉCIMO CUARTO: Presupuestos fácticos de la acusación. Que de acuerdo a los a la acusación los presupuestos fácticos de los tipos penales imputados que debieron probarse fueron: a) Acceso carnal vía anal a las tres menores de 14 años. b) Introducción de objetos vía anal a las tres menores de 14 años. c) Tocaciones en pechos, vagina y ano de las tres menores de 14 años. DÉCIMO QUINTO: Pruebas rendidas respecto del acceso carnal y/o introducción de objetos vía anal. Que se presentó como prueba directa sobre estos presupuestos los siguientes medios: a) Por la fiscalía: a. Declaración de las presuntas víctimas. b. Perito Enrique Roncone Ditzel. b) Por la defensa: a. Testigos doctores Wolff y Merino. b. Perito González Wilhem. DÉCIMO SEXTO: Hechos acreditados, situación de las niñas antes de la denuncia. Que tanto Ministerio Público como la Defensa, presentaron diversas probanzas en orden a que el Tribunal tomase conocimiento de la historia de vida del acusado la querellante y sus hijas, como un modo de reconstruir los hechos por los cuales se acusa. El imputado y Yamile Caba concuerdan en que Sofía al poco tiempo de vida sufrió de infecciones urinarias, situación que los condujo hasta un pediatra especialista en nefrología, el doctor Eduardo Wolff de la Clínica Las Condes. Este profesional continuó siendo el médico de cabecera de la niña y luego de sus hermanas. Fue éste quien conoció del sobrepeso y la conducta masturbatoria de Sofía alrededor de los tres años, según señaló algo normal para los niños de su edad, atribuyéndoselos a ansiedad, derivándola a una nutrióloga y a una psiquiatra infantil, esta última la doctora Ximena Sepúlveda del mismo establecimiento. La doctora Sepúlveda dijo en el juicio que controló periódicamente a Sofía desde el año dos mil siete hasta el dos mil diez, observando en ella un cuadro de ansiedad y trastorno vincular que provocaba en ella angustia que descargaba a través de conductas masturbatorias. A esta profesional le correspondió
  • 170. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 170 asistirla en la situación de maltrato escolar que sufrió en su colegio la Scuola Italiana consistente en discriminación de sus compañeros por su sobrepeso, tono de piel y sudoración permanente. Conjuntamente con estas atenciones médicas, la niña era llevaba a una terapia con la psicóloga Ximena Rojas, quien también abordó la ansiedad y el maltrato escolar que sufría Sofía. Esta profesional dijo que intentó intervenir a nivel del colegio para solucionar la problemática, pero que no tuvo cooperación del establecimiento, por lo que el grupo familiar decidió cambiar a la niña de colegio para el segundo semestre del año dos mil ocho. En la familia, Sofía, durante estos años, pasó de ser hija única a compartir, a los casi seis años, con dos hermanas pequeñas (nacidas los años 2006 y 2007 respectivamente). Sofía llegó entonces al colegio Mariano de Schöenstatt, en donde si bien mostró adaptación al cambio, mantuvo el cuadro ansioso y las conductas masturbatorias, el colegio derivó su caso a una unidad psicológica de apoyo. Esas conductas masturbatorias consistieron, según la directora del colegio Mariano, Paulina Rodríguez y la profesora jefe Cristina De Mussy, en movimientos continuos en la silla, lo que es muy distinto a lo transcrito por el funcionario policial investigador, quien consignó en la declaración de Rodríguez que: “Sofía se tocaba sus partes íntimas en la sala de clases”. En agosto del año dos mil nueve, el día veintitrés precisamente, el matrimonio Orellana Caba se quiebra y el padre abandona la casa. Sofía la hija mayor no alcanzaba los nueve años, Paz tres años y Catalina la menor únicamente dos. El padre mantiene el contacto con las niñas llevándolas ocasionalmente al colegio, los días sábados por la tarde y las fechas familiares importantes. Los padres tuvieron un intento de reconciliación a fines de ese año –según lo confirman numerosos correos electrónicos entre ellos de esa época- lo que fracasa en el enero del siguiente año. En ese verano las niñas pasaron solo una semana de vacaciones con el padre y su abuela –véase calendario de visitas- para luego ingresar a clases en marzo, esta vez las tres en el mismo colegio Mariano.
  • 171. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 171 A finales de ese mes se regulan las visitas (relación directa y regular del padre). En abril comienzan a visitar al padre en su departamento y luego en calle Capuchinos. A finales del primer semestre las profesoras jefes de las niñas piden citas con la madre con el fin de representarle la presentación personal de las niñas (desaseo), lo propio hace la psicóloga del colegio Charlotte Saxton. La directora Paulina Rodríguez, se reunió con la madre y su hermana el día 16 de agosto del año dos mil diez. DÉCIMO SÉPTIMO: Valoración de los antecedentes anteriores a la denuncia. Que las conclusiones expresadas en el considerando anterior se basan en el análisis de la prueba que a continuación se detalla. Que respecto de lo declarado por Yamile Caba, madre de las niñas, antes de la develación que éstas habrían efectuado -ya se explicaron las razones para desestimar sus dichos al respecto - es menester señalar que resulta necesario contrastar su testimonio con el de Paulina Rodríguez, Directora del Colegio Mariano, siendo importante destacar que hay una gran diferencia en lo declarado por ambas, en relación a la reunión que sostuvieron el día dieciséis de agosto de dos mil diez. La cuestión que surge aquí es sí la directora dijo o no a la señora Caba, sobre la sospecha de que Sofía estuviera siendo abusada, a raíz de no querer ir donde su papá y a la masturbación, para inmediatamente después sugerirle que la llevara a un centro asistencial para ser evaluada y salir de la duda. Estos dichos Yamile Caba los ha negado en distintos medios de comunicación (prueba sobre prueba admitida a juicio) y según su propio relato. Ahora bien, los dichos de la directora Paulina Rodríguez, tampoco constituyeron un aporte a la labor de estos jueces, puesto que no sólo quedaron en entredicho con la ya señalado, sino porque no concuerdan con la versión de la doctora Paulina Merino, quien examinó a las niñas el día dieciocho de agosto del dos mil diez. La profesional señaló conocer a Rodríguez desde hace veinticinco años, porque es ex alumna del Colegio Mariano, desde que ella tenía diez años, siendo su asesora espiritual a partir de ese tiempo, en el movimiento Schöenstatt. Esta testigo dijo que sin recordar quien llamó a quien, tomaron contacto telefónico el mismo día
  • 172. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 172 dieciocho de agosto. El contenido de esa conversación es el punto en conflicto, Rodríguez señaló que la doctora Merino le dijo que las niñas tenían signos de abuso y que las derivó al SML; en cambio Merino niega aquello indicando inclusive que no encontró ningún signo de abuso sexual. Con esta declaración de la testigo Rodríguez, es que describe en qué consistía la masturbación de Sofía, referido en el considerando anterior. Asimismo esta deponente señaló en este juicio, que Sofía ingresó el segundo semestre de dos mil ocho, al colegio, y que a las dos semanas comenzó con estas conductas de moverse constantemente en la silla, también en el año dos mil nueve, en donde la situación fue menor pero continuó, acentuándose a fines de ese año. Indicó que en el año dos mil diez, la conducta continuó muy permanentemente, dijo que esta información fue “recolectada” a través del tiempo, y que es cierto que en la declaración que prestó ante Carabineros se registró que “Sofía había comenzado a tocarse sus partes íntimas desde hacía un mes a la fecha”, lo que fue un error del policía. En este tema, la declaración de la profesora jefe de Sofía durante el año dos mil diez, Cristina De Mussy, como ya se dijo, fue clarificador respecto de esta conducta, a la que luego de la denuncia se atribuyó como de clara connotación sexual, cuando con anterioridad se situó y había tratado como parte del trastorno de ansiedad que padecía la niña, sumado al maltrato escolar que sufrió en su anterior colegio y que se mantuvo de manera menos intensa en el Colegio Mariano. Esta última idea afloró pese a la negativa de la directora, como de esta profesora jefa, puesto que en el informe escolar -documento N° 25 de la Defensa- realizado por ésta última, se consignó como relevante dentro del mismo, que a Sofía “… a veces le dicen negra, gorda, pareces elefante…”, hecho que estos sentenciadores aprecian como conductas despectivas que le habrían dicho compañeros de curso a la niña, constituyendo claramente una situación de maltrato escolar. Además en ese informe se da cuenta de la conducta masturbatoria de Sofía, indicándose que la niña estaba con tratamiento sicológico y farmacológico, que presentó tales conductas de manera persistente en el año dos mil ocho, no haciéndose mención alguna de aquello en el año dos mil nueve, ni tampoco en el año dos mil diez.
  • 173. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 173 Cabe destacar que este informe tiene fecha de julio de dos mil diez, o sea, antes de la denuncia y fue efectuado como el típico informe escolar que es presentado a los padres dentro del período escolar. Asimismo, esta misma testigo declaró que la conducta masturbatoria de Sofía durante el año dos mil diez, se acentuó “en especial los días lunes”, asumiendo que era por las visitas de la niña al padre, lo cual debe ser descartado como causa única y directa, puesto que del calendario de visitas que se ha dado a conocer, no fue ni con mucho frecuente que los días lunes fueran antecedidos de las visitas, de hecho en el período que va desde abril a las vacaciones de invierno del año dos mil diez, la niña vio al papá, sólo tres fines de semana. También da luces en cuanto a la conducta masturbatoria la testigo presentada por la defensa, Charlotte Saxton, quien es sicóloga del Colegio Mariano, y conoció a las niñas y la situación de Sofía, refiere que ésta ingresó al colegio el segundo semestre de dos mil ocho, siendo derivada a las dos semanas de ingreso al Departamento de psicología por las conductas masturbatorias que eran frecuentes durante la jornada escolar. La testigo dijo recordar que incluso habló con la sicóloga tratante Ximena Rojas, quien le señaló que tales conductas se producían por una ansiedad que traía de la Scuola Italiana, en la que hubo agresiones físicas y verbales hacia la niña. Luego dijo que en el año dos mil nueve los primeros meses bajó la frecuencia, comenzando de nuevo, luego de la separación de los padres, continuando el año dos mil diez. Reconoce que en el primer juicio oral dijo que la profesora jefe le contó que eran espantosos los días lunes, porque Sofía se masturbaba constantemente. Con lo expresado precedentemente, salta a la vista que las profesionales del colegio religioso interpretaron las conductas de Sofía y de su familia de manera prejuiciosa en contra del acusado contribuyendo así en agudizar el conflicto, sin tener elementos razonables para así sostenerlo. Que desde el punto de vista del desarrollo evolutivo de Sofía, ésta presentaba la conducta masturbatoria desde temprana edad, lo que fue considerado como algo normal en sus primeros años, según señaló el pediatra de la niña, el doctor Eduardo Wolff, por lo que la niña comenzó a ser atendida además por la psiquiatra Ximena Sepúlveda, cuando fue llevada por sus padres preocupados por síntomas de ansiedad.
  • 174. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 174 Sofía, a quien le costaba mucho separarse de su madre -según la testigo Sepúlveda- sentía rechazo por el colegio, hacía muchas pataletas, le costaba seguir normas y obedecer, presentaba conductas masturbatorias en el colegio y comía compulsivamente, entre otros síntomas; pero esta profesional expresa que lo principal era la angustia que presentaba cuando se separaba de la madre, a lo que llama ansiedad de separación. Sepúlveda indicó que todos esos síntomas fueron analizados en su conjunto, habiendo escuchado a los padres y a la niña, permitiéndole concluir que no estaba en presencia de una hipótesis de abuso sexual, sino más bien del trastorno de ansiedad ya mencionado. Señalando que se incrementaban tales conductas compulsivas -ya de masturbación, ya de comer en exceso- en el lugar en donde se sentía más desprotegida, más ansiosa, y claramente rechazada por sus pares. Indicó que esta situación provocó el cambio de colegio de Sofía, puesto que en la Scuola Italiana, la situación de bullying hacia la niña se fue incrementando con el paso del tiempo, haciéndose insostenible para ella. La conducta masturbatoria, a juicio de esta profesional, era como una descarga de la angustia que sentía la niña, lo que no encuadró dentro de una hipótesis de abuso sexual, atendida la historial de desarrollo anormal en varios aspectos presentes en ésta, así como por la historia familiar anormal con trastornos vinculares, consistentes en una dinámica familiar de confusión de roles, ya que la presencia de varios parientes en el hogar ocasionaba que varias personas daban instrucciones respecto de la crianza y normas de las hijas, desautorizándose unos con otros, no existiendo entonces una clara imposición de límites, sin que pudieran percibirse a los padres como figuras de autoridad significativa. Importante es indicar que la niña producto del maltrato sufrido en Scuola Italiana, comenzó un trabajo terapéutico reparatorio de fortalecimiento de sus recursos personales, efectuado con la sicóloga Ximena Rojas en años dos mil seis a dos mil ocho aproximadamente, quien al declarar en estrados manifestó que al hacer la evaluación de la niña, encontró que había problemas de autoestima y de maltrato escolar. Advirtió también en relación a la sintomatología de masturbación que aquello podía ser compatible con maltrato de tipo sexual, lo que indicó en una sesión a ambos padres, quienes no dieron otra explicación al tema más que como parte del maltrato escolar.
  • 175. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 175 Rojas indicó que por lo mismo, su hipótesis de abuso, la habría comunicado en la Scuola Italiana, pero que allí no tuvo ningún tipo de resultado o cooperación. Sin perjuicio de ello, se la contrastó con lo declarado por ella en el primer juicio oral, y con lo dicho en la investigación ante carabineros en febrero de dos mil once, apreciándose que en esas oportunidades no entregó información sobre la mentada hipótesis de abuso sexual al colegio. Además, señaló que al sostener comunicación con la psiquiatra tratante de la niña, esto es, doctora Ximena Sepúlveda, fue sólo por la situación de bullying, y que no le transmitió su tesis de abuso, porque como aquella tenía otra hipótesis diagnóstica, “no tenía por qué informarle”. Estos juzgadores aprecian que la pretendida trascendencia en torno a una advertencia previa de un posible abuso sexual sobre Sofía, no tuvo la relevancia ni pertinencia para resolver la causa, tanto porque según la propia testigo fue una tesis que nadie sostuvo en el tiempo, ni si quiera ella, como porque se refiere a un periodo cronológico totalmente distinto al planteado por los acusadores. Que finalmente no es posible llegar a una conclusión diferente si se consideran además los dichos del pediatra de Sofía, el doctor Wolff, y los de la perito Macuran. El primero, al dar cuenta de su historia clínica, refirió que ésta de pequeña presentó cuadros de infección urinaria a repetición, en sus palabras algo común y que luego cerca de los tres años comenzó con un cuadro de ansiedad y con las conductas masturbatorias, “nada importante, sino como parte del cuadro ansioso”. La segunda por su parte, al ser contrainterrogada por el Ministerio Público, responde que la conducta masturbatoria “es probable que pudiere haber comenzado, a partir de los problemas de infecciones urinarias y de higiene”, dando una hipótesis que puede ser considerada razonable sobre su origen. Que en cuanto a la situación de Paz y Catalina, como antecedentes fueron presentados, la declaración de la directora del colegio de éstas, la mencionada Paulina Rodríguez, quien al declarar sobre ellas señala que Paz ingresó el año dos mil nueve a nivel medio mayor, y Catalina al nivel medio menor, que eran muy retraídas y tímidas, que tuvieron un período de adaptación difícil, que les costaba separarse de la mamá… lo que no era normal a los cuatro y tres años. Luego al ser contrainterrogada por la Defensa refirió que esa conducta emocionalmente complicada era normal o
  • 176. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 176 esperable dentro del proceso de separación de los padres. En su declaración durante la investigación al respecto dijo que las niñas tenían un comportamiento normal para su edad, explicando que el carabinero no expuso en el acta lo que ella realmente dijo y luego en el primer juicio oral dijo el comportamiento de Paz y Catalina, era normal, eran retraídas pero como cualquier niño, quedando en evidencia una vez más que el testimonio de esta testigo fue mutando, cambiando o acomodándose a lo largo del tiempo, en perjuicio del acusado. También se presentaron los testimonios de las profesoras jefes de estas niñas en el año escolar dos mil diez, concurriendo a estrados Marcela Gómez, profesora de Catalina, quien señaló que era bastante calladita por el labio leporino, pero que tuvo buena adaptación, era normal y que en reiteradas ocasiones le dijo a la mamá que la niña llegaba muy desaseada al colegio, que no controlaba completamente esfínter. Manifestó también que luego de la denuncia sólo concurrió dos semanas más y que del papá nunca dijo nada malo, pero sí sobre la pareja de éste, que era una bruja malvada, y que su mamá se lo había dicho. El testimonio de la profesora de Paz, Carolina De Garrido, fue ingresado como prueba documental de acuerdo al artículo 331 letra b del Código Procesal Penal, efectuada el seis de septiembre de dos mil diez, ante carabineros. En ella dio cuenta que la niña en marzo y abril se desempeñó normalmente, pero que en mayo comenzó con conductas de agresividad, poca concentración, aislamiento, lo que duró hasta finales de julio de ese año, regresando de vacaciones de invierno con un cambio positivo, disminuyendo tales conductas. Indicó que la menor siempre asistió desaseada, citándose a la madre en reiteradas ocasiones, pero que nunca asistió. Contó además que la niña en las oraciones pedía que el papá regresara a la casa y hablaba que éste se había ido con la bruja malvada. De los testimonios de las profesoras jefes, se concluye que las niñas no tenían conductas anómalas, eran normales, querían al papá, sabían de su nueva pareja, a quien llamaban bruja malvada. Docentes que no observaron antecedentes conductuales de importancia que hubiesen podido evidenciar que estaban siendo agredidas en la esfera de su sexualidad. Importante es señalar en este momento, que la psiquiatra Ximena Sepúlveda, refirió sobre Paz, que su madre en el mes de junio del año dos
  • 177. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 177 mil diez, concurrió con ella a su consulta, toda vez que estaba muy angustiada en relación con las visitas con el papá, que se hacía pipí en las noches cuando volvía de las visitas, que presentaba cambios de temperamento importantes, volvía enojada y le dijo que el papá además la había golpeado. Ella dijo que entrevistó a Paz, pero que su relato era todo lo contrario a lo dicho por la madre y que la niña tenía mucha pena porque echaba de menos al papá. Incluso la facultativa señala que sintió que la Sra. Caba estaba manipulando sus servicios profesionales al intentar de alguna manera impedir el contacto del padre con las niñas, como una especie de castigo, tratando de impedir que pernoctaran con él, por lo que le sugirió que concurriera a una evaluación más profunda con otro profesional. En cierto modo, este relato es concordante con lo expuesto con el acusado, quien manifestó que la relación más estrecha la sostenía con Paz, y que en la última vez que vio a su hija, en la visita que concluyó el domingo quince de agosto de dos mil diez, Paz iba feliz de regreso porque su padre le había sugerido la posibilidad que se fuera a vivir con él siempre que la mamá lo aceptara. Con los antecedentes probatorios expuestos, analizados en concordancia con la prueba documental tenida a la vista, consistente en certificados médicos de las niñas Sofía y Paz, así como sus fichas clínicas, los correos electrónicos que envió Sofía al acusado, o los innumerables correos entre la Sra. Caba y el Sr. Orellana, que sirven para entender cómo se fue desarrollando el proceso de quiebre matrimonial y la manera indebida como fueron involucradas las niñas en ese proceso, se puede decir que a agosto del año dos mil diez, Sofía, Paz y Catalina eran niñas normales y que la primera sufría desde temprana edad un trastorno de ansiedad desconectado de algún tipo de agresión sexual. Por último, es dable señalar que cada una de las profesoras jefes de las niñas, indicó el tema del aseo personal de éstas, de Sofía la testigo De Mussy señaló que concurría con el jumper sucio con pasta de dientes, pero que la madre explicó que tenían un problema de cañerías en la casa y de dinero. En el caso de Catalina, la profesora Gómez, manifestó que concurría muy desaseada, que se lo dijo a la mamá en reiteradas ocasiones. Y en cuanto a Paz, la profesora De Garrido, señaló que siempre asistió desaseada, citando por ese motivo a la mamá, quien no asistió a sus llamados.
  • 178. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 178 Estas apreciaciones fueron compartidas por la perito de la Defensa, Greter Macuran, quien dio cuenta que vio a las niñas y a la madre de éstas, en los momentos previos a las evaluaciones en que participaron en el Servicio Médico Legal, llamándole la atención que llegaban desaseadas, con ropas que no correspondían a su edad, ni a su talla (en caso de Sofía), tomando desayunos poco saludables (tipo snack, papas fritas y similares), y peinándose en el mismo lugar. Estos sentenciadores apreciaron personalmente a cada niña, en una dependencia especial en la que se tomaron todos los resguardos pertinentes atendida su edad, la temática del juicio, y el hecho de que era la tercera vez que su adulto responsable las presentaba a declarar. En estas oportunidades lo observado fue similar a la apreciación dada por la perito Macuran, en cuanto a las deficientes condiciones de aseo personal de las niñas y de sus vestimentas. El tribunal interpretó lo observado no como un asunto de buen o mal gusto en el vestir, lo cual es enteramente subjetivo, sino que resultó patente la presencia de manchas, suciedad y mugre en la ropa de las niñas, como en sus calcetines y en su propio cuerpo, como alrededor de las muñecas, manos y uñas negras que mostraban Paz y Catalina; y en el caso de Sofía, la ropa que no correspondía a su talla, eran evidentes, siendo difícil de entender y comprender esta falta de higiene y aseo, que es signo del cuidado mínimo y básico que deben recibir los niños, y cuya responsabilidad recae en el adulto que detenta sus cuidados personales, lo que no es explicable por un problema económico ni tampoco por cañerías malas como se dio a entender en el colegio el año dos mil diez. DÉCIMO OCTAVO: Calendario de visitas. Que previo al examen de las niñas resulta imprescindible determinar las oportunidades de contacto del imputado con sus hijas, sobre todo porque se postuló por los acusadores que los ilícitos imputados se habrían cometido de noche cuando las niñas dormían y/o cuando estaban al cuidado del padre. Así, este Tribunal, haciendo un análisis exhaustivo de lo declarado en juicio tanto por el acusado, como por la querellante Yamile Caba, y contrastándolos con los demás antecedentes probatorios presentados, ha podido establecer como otros hechos acreditados un calendario aproximado de las visitas o contacto que hubo entre éste y las presuntas víctimas, desde el momento de la separación, esto es, el veintitrés de
  • 179. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 179 agosto de dos mil nueve, y hasta el último día en que las vio, el quince de agosto de dos mil diez, que es el siguiente: Año 2009. - Entre agosto y diciembre, las salidas eran los días sábados, en que el acusado llegaba con mercaderías y productos de la feria, se quedaba a veces un rato, o salía con las niñas a la casa de la abuela paterna de las niñas, devolviéndolas ese mismo día. Año 2010. - Visita 1. Entre el 04 y hasta el 10 de enero las niñas fueron con el padre y abuela paterna de vacaciones a Punta de Tralca. - Visita 2. El 23 de enero Orellana ve a Paz, por su cumpleaños, sólo por el día (no ve a Sofía que estaba fuera de Santiago, ni a Catalina que no estaba lista para salir). - Visita 3. El 27 de febrero, noche del terremoto, el padre va a ver a las niñas, las encuentra en el auto, y las lleva a casa de la abuela materna. - Visita 4. En marzo, el acusado ve a las niñas algunas tardes para efectos de las compras de ropa y útiles escolares. - Visita 5. La segunda semana de abril, las niñas van al departamento de calle Catedral, al llegar en la noche Sofía le señala al padre, que si le hace algo llamará al fono abuso. En la mañana del día siguiente devuelve a Sofía a casa de la madre. Las dos hijas pequeñas van al Buin Zoo con el padre, conocen a su nueva pareja e hijos de ésta. - Visita 6. Fin de semana del 10 de mayo, las niñas van al domicilio de calle Capuchinos, Sofía llama a la mamá por teléfono, se altera, el acusado esconde el celular para evitar problemas. - Visita 7. Fin de semana del 28 de mayo, sólo van Paz y Catalina al domicilio de Capuchinos. - Visita 8. Fin de semana del día del papá, en junio, van las tres niñas, al domicilio de Capuchinos, le llevan regalos al acusado. - Visita 9. El 30 de julio, sale el acusado con las tres niñas a casa de Capuchinos, al llegar Sofía se altera mucho, a los 20 minutos decide devolverla a casa de la abuela materna. Las niñas pequeñas se quedaron. Esta es la última vez que el padre ve a Sofía. - Visita 10. Fin de semana del 13 al 15 de agosto, el acusado sólo sale con Paz y Catalina a casa de Capuchinos. Esta es la última vez que el padre ve a las niñas.
  • 180. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 180 DÉCIMO NOVENO: Valoración probanzas en relación a la develación. Que teniendo en consideración lo anterior, corresponde analizar entonces, lo declarado por las niñas en la instancia de la develación, contando para ello con los dichos de la testigo Yamile Caba. Que para estos efectos es dable señalar que develación, significa correr el velo, es decir, dar a conocer una situación que se encontraba oculta, y que se refiere a la primera vez que son dados a conocer o son relatados o son descubiertos los hechos. Que en este caso según se expresó tiene como testigo, la madre de las niñas, quien a lo largo de la investigación varió su testimonio de manera ostensible, toda vez que en estrados en este juicio, refiere que el día dieciséis de agosto de dos mil diez, “Salió en la tarde con las niñas en el auto, Sofía adelante y las pequeñas atrás, y Pacita llorando le dice que el papá le echa hipoglós en el potito, que le dolía, le pregunta dónde y le muestra su potito; Sofía como en una catarsis le dice mamá créele porque a ella también se lo hacía cuando era chica y el papá le decía que era un secreto, que no le contara a nadie si no la iba a matar; Catalina no dijo nada, iba con su mamadera”. Que esta situación es distinta de la versión que relató la madre ante Carabineros el día diecinueve de agosto de dos mil diez, día en que efectuó la denuncia, puesto que en esa oportunidad, la querellante habría indicado en palabras de la testigo cabo 1° de Carabineros, Matilde Guzmán Jara, “…le pregunta a la niña (Paz) qué le pasaba, quien le contó que el papá le echaba hipoglós en el potito, y se toca en la vagina por encima de ropa, y le tocaba las tetitas, la madre la revisa y ve que tenía irritada la vagina. Le preguntó a Catalina, y dice que también a ella le echaba hipoglós en el potito y se tocó la vagina haciendo el movimiento con la mano; le pregunta a Sofía y le dice que cuando era chica también a ella se lo hacía, y que en una oportunidad el papá le había dicho que eso era un secreto y que no se lo contara a la mamá…”. Estas dos versiones que, a primera vista podrían aparecer como parecidas, o sin grandes contradicciones, en realidad estudiadas con la importancia que implica en un caso como éste, la posibilidad de ocurrencia de un atentado sexual en perjuicio de menores de edad, resultan ser del todo disímiles, contradictorias, con evidentes incongruencias no siendo posible a estos juzgadores, el pasarlas por alto.
  • 181. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 181 En efecto, es muy distinto lo señalado por la testigo en estrados, en cuanto a que Catalina la hija más pequeña y de tres años de edad, al momento de la supuesta develación, estaba sin decir nada, solo con su mamadera, a señalar como quedó expresado en la denuncia, que ésta le habría dicho a la madre, que a ella también el papá le echaba hipoglós en el potito y que le dolía, haciendo el gesto con la mano, mostrando su vagina. No es menor este cambio de versión, entendiendo que la madre es la única testigo de esta supuesta develación o divulgación que efectuaron las niñas, y la diferencia es total al señalar en un primer momento que la menor de las niñas también develó y señaló una imputación directa hacia el padre, mostrando con movimiento de mano lo que le habría hecho en la vagina, a decir a este Tribunal, que la niña no hizo nada, no dijo nada, solo estaba con su mamadera. Además, en cuanto a la niña que habría develado, esto es, Paz de cuatro años de edad al momento de este hecho, le habría indicado llorando que el papá le echaba hipoglós, que le dolía, y le muestra el potito, a los dichos que esta testigo ante la Carabinero Guzmán Jara, señaló en cuanto a que el papá le echaba hipoglós en el potito, y se toca en la vagina por encima de ropa, y le tocaba las tetitas, la madre la revisa y ve que tenía irritada la vagina. Es radical la diferencia entre lo dicho en uno u otro caso, es muy distinto decir hipoglós en el potito, y mostrarlo, que decir en la vagina y mostrar la vagina, apreciándose una acomodación en la información que esta testigo cuenta como hechos de la develación. Por último, respecto de lo que la madre informó como relato de Sofía la hija mayor, de nueve años al momento de la supuesta develación, también presenta diferencias, ya que según lo declarado en estrados por la testigo, la niña habría dicho como en catarsis, que le crea a Paz porque a ella también se lo hacía cuando era chica y el papá le decía que era un secreto, que no le contara a nadie si no la iba a matar, en cambio al momento de hacer la denuncia la madre contó que cuando era chica también a ella se lo hacía, y que en una oportunidad el papá le había dicho que eso era un secreto y que no se lo contara a la mamá. La diferencia está dada en lo que pasaría en caso de que Sofía hubiese contado, ya que en un inicio era un secreto que no debía ser contado a la mamá, en cambio al momento de este tercer juicio, se transformó en una amenaza de muerte hacia la madre.
  • 182. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 182 De la revisión de bibliografía asociada a delitos sexuales, es posible señalar que los autores entienden que la develación o divulgación, es un proceso que ocurre cuando se abre el tema de la agresión sexual, ya sea porque el niño o niña cuenta lo sucedido, o porque un tercero lo descubre, y en el caso de los niños pequeños, es por lo general revelada a causa del dolor, y en los adolescentes a causa de un conflicto de autonomía. En este caso la develación se habría producido en la hipótesis de revelación a causa del dolor, pero existiendo dos versiones para el mismo hecho, las dos dadas por la madre, no existiendo una explicación razonable que pueda explicar este cambio, los supuestos relatos de las niñas quedan en entredicho. Como se dijera también en el veredicto los dichos de la señora Caba no aparecen a juicio de este Tribunal como consistentes y claros, sino más bien erráticos, dispersos, con alto contenido emocional probablemente en parte debidos al dolor que le produjo el quiebre matrimonial. Así probablemente, estas las declaraciones erráticas, fueron interpretadas de la misma manera por el Ministerio Público, quien de todas formas en sede de clausura, le restó toda validez a lo declarado por la madre en relación al episodio de la develación. En efecto, se expresó que la investigación que precedió a este proceso no fue iniciada por una denuncia hecha por la madre, quien sólo con motivo de la declaración de Sofía ante Carabineros pensó por primera vez que se trataba de una violación y no de un abuso. El representante fiscal puso de relieve la labor que les habría correspondido a las religiosas, señoras Rodríguez y De Mussy en el descubrimiento de una situación que importaba un atentado sexual, tarea que es desestimada completamente por la madre, quien minimiza tales acciones, enfatizando que la primera noticia sobre un supuesto abuso surge espontáneamente del relato de sus hijas. En la misma línea, cabe destacar que la señora Caba expresó que en efecto, en forma previa a la develación que hizo su hija Paz, la psicóloga tratante de Sofía le habría noticiado que sus comportamientos pudieren ser demostrativos de una situación de abuso sexual, cuestión que ella desestima y lo interpreta como la ocurrencia de dos episodios que involucraban a niños compañeros de colegio de Sofía en la Scuola Italiana. Sin embargo, en ejercicio de contrastación con lo que ella declaró ante la Fiscalía el día veintiuno de agosto del dos mil diez, no hizo referencia
  • 183. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 183 alguna a que en forma anterior una profesional le había advertido de un posible abuso en Sofía, y es la propia Yamile Caba quien explica esta contradicción al decir “puede ser, porque ese día estaba muy complicada emocionalmente”. Esa misma “complicación emocional” fue la que apreció el tribunal en su declaración. VIGÉSIMO: Valoración de los testimonios de las niñas. Que al haber analizado lo que presuntamente habrían señalado las niñas a la madre en el tenor de la develación corresponde entonces, analizar los otros testimonios prestados por éstas, ya en Carabineros, ya en estos estrados, ya ante las peritos de credibilidad presentados. 1.- Sofía. En el caso de esta niña, al ser la mayor, ha sido quien más declaraciones ha dado, ha estado más expuesta, contaba con nueve años al momento de la denuncia. a) Declaración prestada ante cabo 1° Solange Tapia Quila, el día de la denuncia el diecinueve de agosto de dos mil diez, en que señaló tres eventos: que el papá la tocaba a ella y a sus dos hermanas siempre que iban a su casa, ella dormía en el sofá cama en el living y sus hermanas dormían con él en la pieza, ahí el la tocaba por debajo del pijama, le tocaba sus partes y senos, y le metía en ocasiones algo por el potito, cree que un dedo; cuenta un episodio de fecha treinta de julio de dos mil diez, en donde en la casa de la pareja del papá le hicieron dormir en pieza de Colomba, en la noche había llegado su padre se acercó a su cama, la empezó a tocar luego le metió algo grande y blando por el potito, dice que le dolió, luego se durmió, y no sabe si le hizo algo a sus hermanas; y como tercer hecho, relata que cuando era chica el papá la llevaba al baño, la daba vuelta y le ponía hipoglós en el potito, le metía algo grande y blando, pensó que era un dedo, que el papá se movía, que a ella le dolía y era un secreto que no se lo tenía que decir a la mamá. b) Declaración prestada en juicio, comienza diciendo que el papá le hacía cosas malas, en la casa (departamento) del papá en donde ella dormía en un sofá cama en el living y las hermanas con el papá en la pieza, también en casa de Jenniffer, donde ella dormía en la pieza de Colomba, el papá se subía arriba suyo, no sabe qué le hacía pero le dolía, no contó antes porque se va acordando y que el papá le decía que no contara nada. El papá le tocaba los pechos, y le metía un dedo en el potito, aunque ahora cree que era el pene porque estaba sin pantalones, y sus hermanas dormían. Cuando fue al departamento del papá tenía una
  • 184. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 184 fractura en el brazo, no se bañaba solita, el papá le frotaba harto los pechos, dice que el papá le hizo eso unas ocho veces en casa de Jenniffer, y en el departamento del papá fueron más veces. Asimismo, se efectuó ejercicio para evidenciar contradicción contrastando con lo que dijo en el primer juicio oral, en que señaló que el papá le mostraba el pene y se lo metía en la vagina, mostrando su entre pierna. c) Relato dado ante psiquiatra Marcela Concha perito del Servicio Médico Legal, en octubre de dos mil diez, quien señala que Sofía le habría contado que el papá le echaba hipoglós en el potito y eso le dolía, y que a veces le tocaba el potito y las tetitas cuando la hacía dormir, lo que habría parado un poco cuando nacieron las hermanas, pero comenzó a ocurrir de nuevo cuando una vez separados, el papá las llevó a dormir en su casa (departamento), en donde ella dormía en un sillón cama y las hermanas en la cama con el papá, y en casa de Jenniffer, le tocaba tetitas o potito cuando la hacía dormir, le metía el dedo o algo que le dolía mucho en el potito, mostrándole la zona glútea. Le describe la última vez que esto habría sucedido, un día domingo, en que fue la última en levantarse, tomó desayuno, jugó con Colomba, y el papá la llama al segundo piso, en donde le tocó de nuevo el potito, que describe como doloroso. La niña le dijo que no le había contado a nadie, pero que decidió hablar cuando Paz dijo que el papá le metía un clavo en el potito. No le dice nada de que el papá había dicho que era un secreto, quien le informa eso fue la madre, no la niña. Con el análisis minucioso de estas declaraciones contrastándolas entre sí, y con los demás antecedentes probatorios allegados al proceso, y considerando además el calendario de visitas y contactos de las niñas con el acusado, que se explicitó en el motivo décimo noveno, es posible señalar que ha habido un cambio de relato en los testimonios prestados por la niña. En efecto, Sofía da cuenta de tres episodios, el primero cuando era chica y el papá le ponía hipoglós en el baño, le dolía, que habría sido el supuesto evento develado a la madre, del cual incluso a la perito Concha le dice que lo contó cuando escuchó decir a Paz que el papá le puso un clavo en el potito, hecho del cual no se tenía noticia, por cuanto todo lo que se ha expresado de Paz en la develación, daba cuenta del hipoglós, no de un clavo; el segundo da cuenta de las idas a pernoctar al departamento del papá en calle Catedral, lugar en donde efectivamente Sofía dormía en el living en un sofá cama, mientras que las más pequeñas dormían con el
  • 185. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 185 dormitorio con el padre en la cama, indicando Sofía que en este lugar ocurrieron muchas veces los eventos de tocaciones y a veces meterle algo en su potito. El calendario de visitas, sin embargo, sitúa que en este lugar las niñas sólo habrían pernoctado en una ocasión, que fue en el mes de abril de dos mil diez, y que el padre enmarca en el aviso de Sofía de que si le hacía algo llamaría al fono abuso, y que la madre señala que recibió llamada de Sofía y ella denuncia al 149, en que a la mañana siguiente el acusado devuelve a la niña con la mamá, y con las pequeñas habría ido con Jenniffer al Buin Zoo. Llama la atención de que cuando la niña da cuenta de que el papá en ese departamento la ayudó a ducharse porque tenía un brazo con yeso, dice que le frotaba harto los pechos, pero no lo expresa como un tema de agresión sexual, sino más bien como un hecho más, y que el papá le habría metido algo en el potito, que creía que era un dedo, pero que ahora cree que es un pene, no es convincente, máxime si se piensa que una violación anal, implica uso de fuerza, ya que estamos hablando de una niña de nueve años, versus un adulto, la niña habla de que luego ella se durmió, lo que no es creíble si se piensa en el dolor que debió haber sentido, y en las molestias físicas que ello implica; y como tercer episodio, en casa de Jenniffer que dice habría ido unas 8 veces, pero que según el calendario habría ido dos veces quedándose a dormir, un fin de semana del mes de mayo que coincidió con el día de la madre, luego un fin de semana del mes de junio que coincidió con el día del padre, y una última visita el 30 de julio, en que no estuvo más de treinta minutos. Cabe señalar que en la pieza que dormían las niñas cuando pernoctaron en casa de Jenniffer, cuyas fotografías se exhibieron a este Tribunal, durante la declaración del perito Hernández, es una habitación con doble puerta, una que da al pasillo, otra que comunica a la pieza contigua (que era la de los niños Mateo y Santiago), y que contaba con tres camas, y un sofá cama, en ellas dormían, Catalina, Paz, Sofía y Colomba, considerar que en la noche el acusado al hacerla dormir la tocaba y le metía algo por el potito, no es posible de imaginar poniéndose en el contexto en que se desarrollaban, con cuatro niñas pequeñas en una pieza, dos niños en la pieza contigua, y con la propia pareja del acusado en la pieza matrimonial que estaba al otro lado.
  • 186. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 186 Además se debe señalar, que la niña es vaga en casi todas sus expresiones, y es bien particular que justamente tres años atrás, al momento de hacerse la denuncia ante la Cabo 1° Tapia Quila, justo haya recordado que la última vez que ocurrieron los hechos, fue en casa de Jenniffer, pareja del padre, indicando la fecha exacta de 30 de julio de dos mil diez, lo que no calza de ninguna manera, debido a que en esa oportunidad, Sofía se alteró bastante en la casa ubicada en calle Capuchinos, decidiendo el padre ir a dejarla de regreso donde la abuela materna, hecho conteste entre el acusado y la madre, por tanto cae por sí solo este relato. Que incluso en este sentido la Defensa presentó el testimonio de Rocío Rocco Meza, quien es apoderado en el mismo curso de la hija de Jenniffer, pareja del acusado, y quien señaló que el fin de semana del 31 de julio de dos mil diez, celebró el cumpleaños de su hija en conjunto con la hija de Jenniffer, Colomba, al que asistieron éstas junto a Enrique, Santiago, Mateo, y dos niñitas, señalando no conocer a la hija mayor del acusado. Por otro lado, no se explica el hecho de que en el primer juicio oral la niña haya señalado sin equívocos que el papá le mostró y le metió el pene por la vagina, señalando su entre pierna, no pudiendo darse crédito al cambio de que este año recién tiene clases de educación sexual, puesto que la imputación que hace es directa, y la diferencia de lugar entre potito y vagina, con nueve años de edad, y de acuerdo a lo que le indicó a la propia perito Concha, conocía la diferencia, puesto que a esta perito le refirió siempre de potito, mostrando su zona glútea. Como ya se expresó en el veredicto, este tribunal no esperaba que los dichos de la niña fueran idénticos en cada oportunidad en que fueron requeridos, sin embargo, una imputación penal no puede sustentarse en relatos que variaron en circunstancias esenciales como son las analizadas precedentemente. 2.- Paz. Es quien habría comenzado con la develación, declaró en el Tribunal y ante perito del OS9 de Carabineros, María Luisa Díaz, contaba con cuatro años al momento de la denuncia. a) Declaración prestada en juicio, en el cual refirió que su papá le pegaba con un palo en el potito, a ella y a sus hermanas. El palo lo vio, tenía una parte redonda y otra como una gotita de agua, estaba escondido pero no sabe dónde, esto ocurría en la noche, en casa de Jenniffer, ella estaba durmiendo y el papá le pegaba y ella despertaba, dijo que todos los
  • 187. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 187 días en la noche le pegaba a ella y a sus hermanas, Cata y Sofía, eso lo vio porque ella quedaba despierta llorando, no sabe por qué les pegaba. Se contrasta con audio del primer juicio oral, en que dijo que no sabe con qué le pegaba, y con el segundo juicio oral, en que no recuerda haber visto el palo, respondiendo que ahora se acordó. b) Relato dado ante psicóloga de OS9 de Carabineros, María Luisa Díaz Robles, en septiembre de dos mil diez, señalando que el papá le pegaba en la zona de los glúteos y espalda en la habitación del departamento del padre, dijo que fue con la mano, no la vio, pero sintió el dolor, mencionó que las hermanas estaban presentes, y que vio cuando se lo hacía a Sofía y a Catalina. Primero que todo se debe decir, que a juicio de estos sentenciadores, no se logró convicción que el relato de la niña tuviese alguna connotación sexual. Es más, hay diferencias en cuanto a sus dichos en el primer juicio en el cual dijo que no recordaba con qué objeto le pegaba el padre; luego a la perito le dijo que era con la mano; y en este tercer juicio, señaló que con un palo, el que incluso llegó a describir de una manera que sugiriera un pene u otro objeto fusiforme. Por otra parte la historia parece estar más cerca de la fantasía al contar episodios de maltrato como que las amarraba y dejaba colgando por la escalera o por la ventana. Esto pareciera motivado por un afán de contar cosas negativas del papá, un “papá malo”, reafirmado por expresiones tales como “ya lo echaron a la cárcel”. Es además inverosímil considerar que en casa de su pareja Jenniffer el acusado le pegaba con un palo en el potito, lo que también hacía a sus hermanas en la noche y que ellas gritaban y lloraban. En Paz impresionó que el dolor que sindica por la supuesta agresión del padre, lo haya vuelto a sentir o percibir, cuando su mamá le pega con la mano en el potito, cuestión que amén del tiempo transcurrido, refrenda la debilidad de afirmar en esos dichos la efectiva ocurrencia de una agresión sexual. 3.- Catalina. La de menor edad al momento de la denuncia, recién de tres años, declaró en el Tribunal y ante la perito psiquiatra. a) Declara en el Tribunal: “que no se acuerda del nombre del papá, que no lo ha visto. Se acuerda cuando era chica que la amarraba y tiraba por una escalera, que le enterraba un cable en el poto, el cable que estaba
  • 188. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 188 enchufado donde se enchufan las teles, dice que se lo enterró a las tres (, Sofía, Paz y a ella). Sentía dolor. Solo le pasó una vez, no ha vuelto a sentir ese dolor. En el primer juicio oral (contrastación mediante audio), Catalina dice que el papá le puso un clavo en el poto, ella explicó ahora que: me enterró dos cosas en el poto, el clavo y el enchufe. b) Relato efectuado ante la perito psiquiatra Rose Marie Fuenzalida del Servicio Médico Legal, en septiembre de dos mil diez, en esa oportunidad de acuerdo a la profesional la niña de manera espontánea no dice nada, sino que a instancias de preguntas de esta perito sobre si el papá le había hecho una heridita, la niña responde que le ponió un clave en el potito, y continúa contando una historia en que jugando con Mateo y Colomba, habría ocurrido lo anterior. Luego la perito dice que el relato de la madre era que la niña le habría dicho que a Paz la puso el papá de potito, y que Jenniffer la habría defendido. Este es el relato sin duda más breve de las tres hermanas, al tribunal contó que fueron dos situaciones distintas el clavo en el potito, y el enchufe. Se destaca que en un principio, con la perito, el episodio del enchufe fue contado en un contexto de juego entre el papá, los hijos de la pareja de éste, su hermana Paz y ella. En cambio, en este juicio, la niña le dio una connotación enteramente negativa a esta situación, realizada por este papá malo, al cual no recordaba, y ni siquiera ahora sabía su nombre. No es menor el hecho de que Catalina al momento de la denuncia tenía la mitad de la edad que tiene hoy día (tres años a la denuncia, seis años hoy), habiendo transcurrido la mitad de su vida sin contacto con su padre, pero sabiendo que es malo, y que le hacía cosas malas a ella y a las hermanas. Que al analizar en conjunto los relatos de las hermanas menores Paz y Catalina, la agresión sexual por parte del acusado no se configura, porque no se relata, no se da cuenta por ellas, siendo sus dichos solo frases escuetas, con una intensión de señalar que el papá es malo porque les hacía cosas malas. Cada una quiso explicar en qué consistía esta maldad, cambiando el énfasis de un episodio que se contó en un comienzo como un juego, a otro como algo derechamente negativo. Como se indicó ya en el análisis de los dichos de Sofía, y se adelantara en el veredicto, una imputación penal no puede sustentarse en relatos que no existieron como tal, salvo en frases que a juicio de estos sentenciadores, no fueron alusivas a algún tipo de agresión sexual.
  • 189. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 189 En este punto, es pertinente explicar que no se estima que las niñas vinieron a mentir a estrados, sino que se considera que la realidad en la que viven, su dinámica familiar -según ha dado cuenta la propia perito del Ministerio Público, psiquiatra Fuenzalida y de acuerdo a los dichos de su madre Yamile Caba- siempre las integró en este tema, lo han hablado en familia, esto es, en presencia de la madre, de la abuela, de la tía abuela, y de otras personas como la tal Yarlin, entre otros parientes maternos. Esta exposición de las tres niñas a una repetición constante de situaciones en las se identifica a la figura del padre como negativa ante el grupo familiar materno, permite sostener como una realidad la contaminación de sus relatos durante estos tres años a lo menos, lo que podría explicar sus múltiples cambios esenciales y contradicciones con versiones anteriores. Entonces, no resulta aventurado expresar que las niñas han crecido desarrollando y autoalimentando un recuerdo del padre que ha adquirido un carácter enteramente negativo, acorde con lo que expresaron en este juicio, en especial por Catalina, quien no recuerda al padre, ni siquiera su nombre, pero sí sabe que es malo, que les hizo cosas malas, y que sabe de este juicio, porque el papá tiene abogados malos, que hacen que su mamá llore, que ella llora por ellas, y que hay tres jefes sentados atrás. Esta situación refleja que a las niñas se les permite tener acceso a las informaciones referidas a la investigación y proceso, lo que constituye otro factor de contaminación de su relato, siendo por lo demás de sentido común que las temáticas judiciales en general, máxime si se trata de un juicio penal de esta naturaleza de imputaciones, no son pertinentes que sean conocidas por los niños o niñas involucrados, porque no son temáticas que les sean propias, o que puedan entender, siendo deber de sus adultos responsables actuar con toda la cautela y prudencia para que no se vean expuestos y dejarlos al margen, para proteger su debido desarrollo y bienestar integral. VIGÉSIMO PRIMERO: Valoración de las pericias de credibilidad. Que en cuanto a la valoración de las pericias de credibilidad que fueron presentadas en este Tribunal, consistentes en el trabajo efectuado por las psiquiatra Concha y psicóloga Navarro, respecto de Sofía, la psiquiatra Fuenzalida, respecto de Catalina, y por la psicóloga Díaz, respecto de Paz, así como la meta pericia o contra peritaje de la psicóloga Macuran, es conveniente reiterar que la labor de los jueces frente a los
  • 190. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 190 testimonios expertos debe ser de estudio y análisis riguroso especialmente de la metodología aplicada, ya que, como quedó en evidencia en este juicio, para un mismo hecho pueden resultar dos diagnósticos diametralmente opuestos. En este sentido corresponde señalar que todas las peritos involucradas en este juicio, efectuaron su peritaje con conocimiento de la carpeta investigativa, abriendo así una brecha sobre la probable contaminación de sus conclusiones, mismas cuyo objeto discutible podría llegar a pretender sustituir el razonamiento judicial. Sin perjuicio de ello, sus declaraciones deben ser de igual manera analizadas y contrastadas como cualquier otro medio de prueba, pero guardando la debida distancia de sus resultados, pues la calificación de suficiencia o insuficiencia de la versión de la víctima es una cuestión que los juzgadores resuelven en ejercicio de sus facultades privativas. Si bien las profesionales presentadas por el ente acusador son especialistas en el área que exponen, lo que permite determinar alguna idoneidad respecto al análisis del contenido de su pericia, la entrevista que realizaron a las distintas niñas, estas probanzas sólo pueden valorarse como un testimonio de oídas y no pericial, desde que las menores, al momento de los hechos imputados y de efectuarse la pericia, tenían nueve, cuatro y tres años de edad, declarando en este tercer juicio con doce, siete y seis años de edad. Sus relatos en sí fueron valorados libremente en concordancia con el análisis de la prueba rendida en el juicio, conforme el artículo 297 del Código Procesal Penal. En tal sentido, cabe señalar que esta labor pericial pretende ser una ayuda en la resolución del caso, sin embargo, no pueden constituirse los denominados “informes de credibilidad” en la “adjudicación de credibilidad” como función jurisdiccional, en tal sentido, se comparte lo señalado por el profesor Duce, al señalar “… una de las funcionales centrales de un juez en juicio es valorar la credibilidad de los relatos a partir de la información obtenida en juicio y percibida directamente. Admitir un testigo experto para declarar sobre ello, significa invadir la parcela de trabajo que es de responsabilidad exclusiva del juzgador y, en alguna medida, sustituirlo en su función…” (Duce, Mauricio. Formación y valoración de la prueba en el proceso penal, Editorial Abeledo Perrot, páginas 45 a 86).
  • 191. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 191 Del mismo modo, en lo que respecta al meta peritaje de la defensa, quien desarrolló su propio análisis y desacreditó las conclusiones de las otras peritos, dicha prueba siguiendo idéntico predicamento al peritaje principal, tiene escaso valor, desde que no es necesario el conocimiento experto para establecer la credibilidad de un testimonio, como ya se ha sostenido, porque ello es inherente al razonamiento judicial fundado en la acumulación de prueba y su análisis lógico. VIGÉSIMO SEGUNDO: Valoración de las pericias sexológicas. Que el Ministerio Público presentó en calidad de prueba pericial, la declaración del doctor del Servicio Médico Legal (en adelante o indistintamente, SML) don Enrique Roncone Ditzel, profesional a cargo del examen e informe sexológico que se practicara a las menores Orellana Caba el día jueves diecinueve de agosto de dos mil diez. En relación a esta prueba, surgió como primer inconveniente, la incidencia planteada por la defensa en orden a la fiabilidad de las fotografías que el Ministerio Público incorporó como parte integrante de este peritaje, dado que a juicio de los abogados del acusado, no constaba que dichas fijaciones hayan sido aparejadas con su debida cadena de custodia, y subsecuentemente, alegaron la falta de certeza sobre sí aquellas fotografías pertenecían a los anos de las hijas del acusado y no a otras personas, debido esencialmente al hecho de que las fotos fueron remitidas varios meses de iniciada la investigación y sólo a raíz de una petición de la defensa. Por su parte el Ministerio Público, señaló que el propio servicio fue quien, con posterioridad al envío del informe, hizo llegar las fotografías a Fiscalía junto con un oficio remisor. Sobre el punto, el propio médico Roncone señaló que cada una de las fotografías que le exhibían pertenecían a aquellas que él había obtenido en la oportunidad en que realizó la pericia, porque en cada fijación se apreciaba un título o mención al número del informe, y por ello sabía que una determinada fijación pertenecía a una cierta niña y no a otra. En su oportunidad, se consideró que esta incidencia planteada por la defensa, debía ser un elemento a estudiar justamente en la valoración de la prueba, y es por ello, que encabeza estas consideraciones. Sobre este particular, corresponde reconocer que la primera falencia con la que contó este antecedente, es precisamente lo incierto y la falta de celo de parte del SML y del Ministerio Público, en lo relativo a la remisión y
  • 192. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 192 agregación de las mentadas fotografías en la carpeta investigativa. Al parecer, los agentes se ampararon en las prácticas habituales y en la buena fe, sin embargo, tratándose de diligencias que inciden en una imputación penal de esta naturaleza estas prácticas son reprochables. Cabe preguntarse: ¿Qué es lo esperable?, ¿Que el tribunal y los intervinientes hagan un acto de fe, y de plena confianza en los auxiliares que recaban antecedentes, o bien que se proceda en forma rigurosa, sin dar cabida a suspicacias o entredichos? Esta discusión es relevante porque además de lo alegado por la defensa estas fotografías u otras de la misma naturaleza volvieron a aparecer en el juicio con la declaración del Dr. Wolff quien fuera el pediatra tratante de las niñas Orellana Caba, y que examinó a las pequeñas el día antes de hacerlo su colega Roncone. Al efecto, expresó que la madre le señaló la necesidad de constatar las agresiones sexuales sufridas por sus hijas, de las que ella tenía pleno convencimiento y que para acreditar sus dichos, le mostró fotografías que sacó desde su cartera, supuestamente pertenecientes a las niñas y obtenidas desde el Servicio Médico Legal. Señaló además, que examinó a cada una de las menores, no encontrando lesión alguna. Que este tribunal con estas dudas de base efectuó de todas formas el análisis del peritaje y de las fotografías como si se tratasen efectivamente de fijaciones obtenidas en la oportunidad señalada por el perito. En cuanto al fondo de la pericia en estudio, cabe señalar que el facultativo Roncone dio cuenta de haber examinado a las tres hijas del matrimonio Orellana Caba, denominadas en juicio como “Sofía”, “Paz” y “Catalina”. El médico señaló que las examinó individualmente, en compañía de su madre, quien habría aportado una anamnesis de cada una de ellas, sin que se vislumbraran antecedentes mórbidos de relevancia en esta etapa. Señaló que la madre nunca tuvo acceso a ver el examen génito anal mientras éste se efectuaba, ni a conocer sus conclusiones una vez finalizado éste. Expresó que en todas las niñas, el examen extra genital fue normal, salvo pequeños detalles, como la cicatriz por labio leporino de la más pequeña, Catalina; como asimismo, que al examen génito anal vislumbró en todas las niñas lesiones que denominó “desgarros” provocados “a expensas de penetración con objeto contuso en forma reiterada”. Sofía, mostraría dos desgarros, que indica estarían ubicados a las 12 y 6 horas -
  • 193. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 193 conforme los punteros del reloj-, y en el caso de Paz y Catalina, apreció desgarros múltiples. En todas, consideró que el tono del esfínter anal estaba clínicamente disminuido, y en Sofía señaló que los pliegues muco- cutáneos estaban disminuidos, mientras que Paz y Catalina, mostrarían ausencia de los mismos. Por último, y contestando las preguntas que se efectuaran en examen directo por el Fiscal, expresó que de las tres niñas que examinó puede señalar que Sofía resulta con más daño, puesto que en ella se observa una pérdida de la arquitectura del ano, forma que aún la mantienen las otras dos pequeñas, pese a la existencia de los mentados desgarros. Para explicar las conclusiones que se han citado en el párrafo anterior, el doctor Roncone se prevalió de seis fotografías, las que individualizó con números, y que corresponderían supuestamente cada una a los informes que realizó. En tres fijaciones se muestran la vagina de cada niña, y en otras tres, los anos. Se explicó por el médico Roncone que las fotografías habían sido captadas con un instrumental médico denominado “colposcopio”, el que definió como “un telescopio para visión cercana”. Pues bien, llamó la atención del tribunal, como primer punto, que en las fotografías estuvieran ausentes elementos que hiciera las veces de “testigo” en relación a las dimensiones de los presuntos hallazgos, e incluso a las dimensiones de los cuerpos fotografiados. Efectivamente, lo que pudimos apreciar fueron fotografías sacadas en una suerte de “macro visión”, pero sin ningún señalamiento de cuál es la potencia o envergadura del aumento que permite el colposcopio, esto es, cuantas veces se encontraba aumentada la visión. Este desconocimiento, hace que necesariamente se provoquen preguntas tales como, si en los anos se aprecia una dilatación o abertura, tales dilataciones ¿cuánto miden?, ¿a qué se asemeja?, ¿si están dilatados, qué ocurre con la funcionalidad de los mismos? Estas interrogantes en relación a las dimensiones, son absolutamente relevantes por cuanto permiten conocer cuáles fueron los hallazgos, la entidad de los mismos, y si ellos tenían o no repercusiones en la adecuada función del esfínter en las niñas. Los intervinientes, de hecho, efectuaron alegaciones que iban directamente en esta línea, ya que la defensa señaló que resultaba extraño que ni la madre ni los médicos tratantes de las niñas dieren cuenta de rasgos tales como sangramiento,
  • 194. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 194 encopresis (descontrol del esfínter anal) frecuente u otro similar, en tanto, el Fiscal señaló que tratándose de delitos cometidos en el marco de la violencia intrafamiliar, la experiencia dictaba que nunca se apreciaban tales indicios. Sin embargo, como jueces, no pudimos dilucidar si los presuntos hallazgos en efecto, eran compatibles con algún problema funcional (y luego distinguible para la madre o los cercanos de las niñas), puesto que, como se viene afirmando ni siquiera se nos señaló el tamaño de las dilataciones, máxime si los pretendidos desgarros de acuerdo al perito eran antiguos y no frescos o recientes (mayores a siete días). A mayor abundamiento, el perito en cuanto experto, no sólo debió haber descrito sus pretendidos descubrimientos, como por ejemplo, señalar coloración, dimensiones, ubicación de los supuestos desgarros (a excepción de lo concluido en Sofía), sino haber explicado desde su experticia qué es lo que se considera normal, para menores de la edad de las niñas objeto de su peritaje, y sobre qué bases científicas apoyó sus conclusiones clínicas. Se tiene presente en relación a lo anterior que cada perito expone en juicio su opinión, pero su “expertice” no convierte su parecer en “objetivo” per se, ya que debe sostener sus dichos precisamente en conocimientos profundizados y afianzados en el área que conoce. Sobre los desgarros propiamente tales, el facultativo no entregó ni siquiera una definición de ello, señalando al efecto que la mucosa anal era un continuo, y que la pérdida de ese continuo significaba la presencia de un desgarro. Ante la pregunta de cuál es la causa de la presencia de un desgarro en la zona anal, señaló que se conocían tres razones o posibles hipótesis diagnósticas, a saber, la existencia de episodios de constipación, la existencia de malformaciones congénitas, y la penetración. Agregó que en el caso particular de las niñas Orellana Caba, desestimó que los presuntos desgarros que vislumbró se debieren a constipación o malformaciones congénitas, porque no existían antecedentes clínicos que justificaran la primera hipótesis (fundado en la anamnesis que hizo la madre) y porque era “muy raro” encontrar malformaciones en tres hermanas. Sin embargo, también se le preguntó si es que existían otros exámenes que otorgaren mayor precisión a sus presuntas pesquisas, y respondió que en efecto, existía la nanometría y la ecografía transrectal, empero señaló que no recomendó la realización de ningún otro examen, porque no tenía duda.
  • 195. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 195 Pues bien, si el proceso penal es esencialmente contradictorio, los jueces apreciando una pugna de dos hipótesis antagónicas, preferirán aquella que sea capaz, -por medio de elementos de juicio-, de corroborar los hechos que en que cada una se sustenta. Para conocer cada uno de los elementos de juicio, no sólo cabe realizar exámenes de admisibilidad, sino también de la credibilidad y fuerza probatoria de cada medio. En este contexto, las conclusiones del doctor Roncone se vislumbran como afirmaciones subjetivas ausentes de una explicación asentada en su ciencia o arte, apta para ser comprendida y compartida por estos sentenciadores, y en consecuencia, para dar por cierto los hechos que supuestamente venía a acreditar. Impresionó negativamente que ante la posibilidad de objetivar sus hallazgos haya desestimado la realización de otros exámenes por no tener dudas, razón para estimar que su apreciación constituye un verdadero “argumento de autoridad”, ya que una afirmación tal como “no tener dudas” sin más, cierra toda posibilidad de entender los fundamentos de su decisión. La pericia del SML tampoco se apoyó en bibliografía o en otros antecedentes que hicieran comprensible sus asertos, ya que durante el examen de los intervinientes, surgieron dudas de la mayor relevancia. Así, por ejemplo, surgió la situación “del pujo”. Sin que se discutiera sobre los efectos de un pujo en la morfología de un ano, se le preguntó al doctor Roncone si las fotografías habían sido sacadas con o sin pujo, y se lo contrastó con lo que él había declarado en los juicios anteriores provocados a causa de esta misma investigación. Así, se conoció que en el primer juicio, ante la pregunta del tribunal sobre si las fotografías habían sido sacadas con o sin pujo, éste contestó que en general, son tomadas sin pujo, pero que no podía afirmarlo en este caso, y ante la misma pregunta en este tercer juicio, contestó que fueron tomadas sin pujo, ya que esa es la normalidad de todos los exámenes. Pero, y como se apuntara más arriba, no se nos señaló nada en relación a la práctica habitual de los exámenes, sobre las consecuencias de un pujo en pacientes como las pequeñas Orellana Caba, ni mucho menos antecedentes bibliográficos que permitieran conocer, comprender y compartir lo expuesto por el perito. Se le efectúan estos reproches de falta de rigor, tanto en la metodología como en la omisión de mayores explicaciones o definiciones avaladas por su ciencia, no sólo por considerar que lo esperable por un experto es precisamente que de cabal explicación de sus conclusiones, con
  • 196. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 196 apoyo en los principios y estado de su ciencia o arte, sino porque la experiencia forense del facultativo era reciente y exigua a la época de la realización de los exámenes de las niñas. Ciertamente, el propio doctor Roncone señaló que llevaba sólo cuatro meses desempeñándose como perito en el SML para agosto del año dos mil diez, y que su única instrucción forense previa, lo constituyó un periodo de observación de algunos días durante el término de tres meses, denominado “práctica protegida”. Sobre este punto, se afirmó por los acusadores en sus alegaciones de cierre, que el doctor Roncone era un médico de gran experiencia y con más de cuatrocientas pericias a su haber, sin embargo, a la fecha en que examinó y realizó los informes periciales en estudio, no había practicado semejante número de peritajes, y el único número que aportó en estrados, fue un aproximado total para el SML consistente en ochocientas pericias anuales. Luego, la reducida experticia, que en materia forense afirmó tener el propio facultativo Roncone (señaló textualmente que no contaba con la especialidad de ginecología infanto juvenil o de medicina legal), pudo haber sido superada con un peritaje nutrido y sólido, sin embargo, su exposición fue débil, con omisiones relevantes y abrió paso a importantes dudas que terminaron por afectar la totalidad de su labor. Por otra parte, la pericia del señor Roncone resultó discordante con otros medios de prueba aportados a este juicio, en mayor o menor medida. Así, y en forma menor, con lo declarado por la madre de las niñas, doña Yamile Caba Quezada, quien en estrados sostuvo que tuvo acceso visual a la pantalla que mostraba los anos de sus hijas, mientras el facultativo Roncone realizaba su peritaje, cuestión que es negada por éste último, quien ubica a la madre en la cabecera de la camilla clínica, sin que tal posición permitiera a ésta última apreciar la pantalla que él observaba; pero, de manera relevante se contrapone y se aparta con lo declarado por dos testigos comunes a todos los intervinientes, pero presentados por la defensa, a saber, el doctor Eduardo Wolff Peña y la doctora Paulina Merino Osorio. Efectivamente, la defensa presentó como prueba propia la declaración de los médicos Wolff y Merino que atendieron el día miércoles dieciocho de agosto de dos mil diez a la señora Yamile Caba, quien les informó que sus hijas habían sido agredidas sexualmente, y por tanto, requería de constatación médica de tal situación. En primer lugar, son
  • 197. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 197 examinadas por el doctor Wolff, médico pediatra de la Clínica Las Condes, quien era el médico de cabecera de Sofía desde que tenía un año y medio de vida, aproximadamente. El doctor Wolff no sólo relata la mayor parte del historial clínico de Sofía, sino en detalles aquella atención de agosto, que se llevó a cabo un día antes de que las niñas asistieran al SML. Noticiado que fuere por la madre de la posible existencia de una agresión sexual, el médico procede a examinar a todas las niñas Orellana Caba no apreciando -a ojo desnudo- la existencia de lesión alguna, o rastro siquiera de una agresión como la relatada por la madre, circunstancia que es comunicada en esos términos a la señora Caba. “Mira Yamile, mira tú”, señaló Wolff en estrados, que le habría dicho a la madre, para que ella se acercara a las niñas y viera por sus propios ojos que no tenían lesiones. Sin embargo, ésta habría sacado desde sus pertenencias unas fotografías, aludiendo ser de sus hijas y obtenidas en el SML, queriendo corroborar entonces lo que ella ya sabía, pero según los dichos del facultativo Wolff, él habría insistido en su posición, señalando que lo que él vio, distaba con mucho de lo que la madre le exhibía en las fotografías. Luego, y ante la insistencia de la señora Caba de acreditar las supuestas agresiones, es que el médico Wolff le habría recomendado dirigirse donde una ginecóloga infanto juvenil de la misma clínica, y así lograr tranquilidad. En ese mismo día, doña Yamile Caba afirma haber buscado sin éxito el examen de parte de la profesional recomendada por Wolff, pero logra que otra ginecóloga infanto juvenil de la clínica examine a sus hijas, la doctora Paulina Merino Osorio, quien figuraba con agenda disponible en ese momento. La doctora Merino expresó en estrados que doña Yamile Caba le dijo que sus niñas habían sido abusadas sexualmente por su padre, e instó a que sus hijas le contaran lo supuestamente sucedido, a lo que ella solicitó que guardara silencio con el objeto de efectuar la revisión solicitada de la mejor manera. Señaló entonces que examinó la zona génito anal de las tres niñas, y que no encontró lesión o rasgo alguno que acusara alguna circunstancia de anormalidad, encontrando solamente “vulvovaginitis” en Sofía y en Paz, describiendo este diagnóstico como un enrojecimiento en la zona de la vulva, más presente en la niña Paz, cuyo enrojecimiento se extendía hasta el ano y que interpretó como un “eritema de pañal”, por sus características. Añadió que tomó exámenes de flujo vaginal en estas niñas y que con posterioridad, los resultados de éstos fueron normales.
  • 198. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 198 Lo anterior sólo conduce al surgimiento de la interrogante ¿cómo es posible que dos profesionales que examinaron a las niñas Orellana Caba hayan descartado la presencia de toda evidencia física por agresión sexual, y que luego, en menos de veinticuatro horas, otro profesional concluya la existencia de múltiples lesiones a expensas de penetraciones reiteradas? El Ministerio Público en clausura, señaló que la respuesta estaba dada porque los dos primeros vieron a las menores “a ojo desnudo”, es decir, desprovistos del instrumental apropiado para este tipo de exámenes, cuestión que sí llevó a cabo el facultativo Roncone, ya que éste utilizó el colposcopio, herramienta que le otorga una visión aumentada de los cuerpos y en consecuencia, permite avizorar los hallazgos. Como se ha dicho latamente en forma precedente, no es posible conocer cuántas veces se aumentó la visión del médico gracias al uso del colposcopio, cuáles eran las dimensiones de los desgarros encontrados, y ningún otro antecedente que permitiera avalar las conclusiones del perito, puesto que éste no fue capaz de que explicar sus hallazgos, de permitir conocerlos, de informarnos cuál es su apoyo científico y el estado de su ciencia a ese momento, ya que se trató de un peritaje lacónico, desprovisto de apoyo bibliográfico y amparado en certezas personales desconocidas por estos jueces. Si se contaba con mayor tecnología y experiencia en el ámbito pericial, ¿por qué entonces el ente persecutor se conforma con esta parca pericia?, ¿por qué no solicitó las complementaciones que fueren necesarias para salir a derribar lo aseverado por los testigos Wolff y Merino? Es cierto que se pidió una complementación del peritaje, pero fue solicitada sólo en relación a los antecedentes clínicos anteriores de las niñas, tal y como el propio Roncone le contestara a una de las preguntas del abogado querellante, señalando que incluyó un episodio de encopresis en Paz y antecedentes de consultas psiquiátricas en Paz y en Sofía, pero en nada se alteran las conclusiones de su peritaje. El ginecólogo obstetra Dr. Roncone bien puede ser un profesional calificado en el ámbito clínico, pero no tenía al tiempo de realizar su pericia los estudios de medicina forense mínimos ni tampoco la experiencia exigible para abordar la pericia que debió realizar a las niñas Orellana Caba en agosto del año dos mil diez. Los acusadores no sólo han puesto en relieve la utilización de un determinado instrumental, la supuesta lata experiencia y experticia del
  • 199. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 199 doctor Roncone, sino que afirmaron que lo constatado por él era una prueba de carácter científica, “indesmentible” como lo afirmara expresamente el Fiscal. Lo cierto es que los peritos son un elemento probatorio más, ya que si bien debieran aportar una visión experta, no eximen a los jueces de examinar los hechos que el perito reporta. En efecto, los hechos acreditados deben ser determinados a instancias del razonamiento judicial fundado en el cúmulo de pruebas y su análisis lógico, estudio que debe realizarse en forma exhaustiva para cada medio. Luego, no se puede admitir ex ante la relevancia de una pericia por provenir ésta de un experto, o como se ha dicho en estrados de un organismo público, desinteresado e independiente. Afirmar lo contrario, importaría que el tribunal manifestara un acercamiento a la tesis del interviniente que se haga precisamente de probanzas fiscales, afectando con ello su independencia e imparcialidad. El tribunal debe otorgar mayor valor a las pruebas capaces de dar razón de los hechos que pretenden acreditar, exigencia que se hace aún más patente con los peritos, cuyo rol en juicio es “entregar la interpretación de una información que exige un conocimiento especializado, con el objeto de explicitar sus significados en términos comunes y exactos dirigidos a generar la convicción del tribunal, que, de otra manera, no podría generarse”.(“Proceso Penal”, Mauricio Duce y Cristián Riego, Editorial Jurídica, Santiago, primera edición año 2009, página 417). Finalmente, la defensa impugnó la pericia del doctor Roncone presentando la meta pericia (o contra pericia) efectuada por el doctor Leonardo González Wilheim, quien atacó principalmente las conclusiones de los informes sexólogicos del SML fundado en supuestos errores, así como también efectuó críticas a la metodología empleada. Sin perjuicio de que lo que se dirá sobre el fondo de esta prueba de contraste, cabe señalar que el aporte del señor González a la labor de estos sentenciadores consistió en ilustrar que para un mismo fenómeno, los profesionales de la medicina, pueden entregar explicaciones diversas. Lo anterior, viene a reforzar por un lado lo que los propios profesionales Roncone y González han sostenido de manera conteste, esto es, que la medicina no es una ciencia exacta; y en segundo término, viene a refrendar que la labor de los jueces frente a los testimonios expertos debe ser de estudio y análisis riguroso especialmente de la metodología
  • 200. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 200 aplicada, ya que, como quedó en evidencia en este juicio, para un mismo hecho pueden resultar dos diagnósticos diametralmente opuestos. El doctor González señaló que conforme a pautas de consenso internacionales vigentes en materia forense, cuyo origen lo sitúa en el trabajo liderado por la doctora estadounidense Joyce Adams, uno de los motivos frecuentes de error en los diagnósticos de supuestos atentados sexuales en niños, es interpretar la presencia de una dilatación anal parcial (hecho completamente normal) con un indicio o lesión provocada por penetración. Y expuso que en el caso particular, lo que observó el doctor Roncone es precisamente una dilatación anal parcial, manifestación regular y normal en los seres humanos, y que puede verificarse más en población femenina si se examina a las mujeres o niñas en posición geno pectoral, cuyo es el caso. Señaló que aquello que se concluyó como desgarros, no son más que pliegues anales, los que en ningún caso se observan ausentes o disminuidos, ya que incluso se aprecian en la fotografía restos de deposiciones que siguen la línea de tales pliegues, comprobando su existencia. En consecuencia, donde Roncone ve múltiples desgarros, González sólo aprecia normalidad, descartando tajantemente la existencia de lesión alguna en las fotografías de los anos periciados. Si bien, dentro del análisis de confiabilidad del peritaje que corresponde hacer, en el caso del señor González no podemos afirmar que sus conclusiones y las fuentes de aquéllas, sean en efecto consideradas como razonables y ciertas al interior de la comunidad científica a la que pertenece, toda vez que estos sentenciadores no pueden establecer con el solo mérito de las pruebas aparejadas a este tercer juicio, el estado de la sexología forense o de la medicina en general a nivel mundial, por cuanto este aspecto escapa del control que podemos efectuar. Lo anterior no es óbice para aseverar que su presencia en estrados, sus explicaciones y citas, permiten que nos ilustremos ante una segunda explicación posible y verosímil, para un mismo fenómeno observado. Subsecuentemente, ¿era esperable que pudiéramos compartir las conclusiones de una pericia somera, con explicaciones escasas, sin indicación de dimensiones, con omisión de datos certeros en relación al uso del instrumental del que se prevalió, con un nulo apoyo bibliográfico y que se hizo de febles razones tales como la ausencia de dudas?, ¿era esperable concluir que los presuntos hallazgos de esta pericia eran indesmentibles, haciendo un verdadero acto de fe en los profesionales del
  • 201. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 201 SML?, ¿era esperable que como jueces nos bastara para dar por acreditado la existencia de delitos tan graves como los que aquí se imputaron, con el sólo mérito de una pericia de calidad deficiente?. La respuesta es una sola. No. VIGÉSIMO TERCERO: Valoración de testigos de contexto y de conducta del acusado. Que en este sentido es posible evidenciar la existencia de dos grupos de testigos, que fueron presentados por la Defensa, a saber: a) Testigos de contexto en relación a la vida anterior del acusado y al conflicto provocado con ocasión del quiebre matrimonial: Se apreciaron en juicio las declaraciones de doña Claudia Lapechade, de doña Jacqueline Orellana Cifuentes, don Felipe Argomedo Orellana, de doña Mónica Espinosa Errázuriz, de don Cristián Cáceres Faúndez, de doña Cecilia Gómez Cruz, y de doña Jenniffer Hormazábal Moncada, quienes detalladamente dieron cuenta de la vida del acusado como miembro de una familia humilde, de esfuerzo, como se forjó sus estudios al alero de la educación pública, y que gracias a su trabajo logró posicionarse en una plaza de importancia para la economía nacional. Destacaron la integridad ética del acusado, quien se habría constituido constituyó en un pilar especialmente para quienes se sintieron cercanos a él por vínculos familiares o de amistad. También relataron las dificultades que el quiebre matrimonial trajo en la vida del acusado, tales como la salida del hogar común, las conflictivas visitas con las hijas de ambos, y la nutrida comunicación por vía telefónica y en correo electrónico entre ambos, así como ciertos eventos particulares como el cambio de casa de doña Yamile Caba el año dos mil diez, la judicialización de los acuerdos económicos y de relación directa y regular del acusado con las niñas, y antecedentes relativos a la existencia de la denuncia por abuso que culminara en la detención de Orellana Cifuentes. b) Testigos de conducta de Enrique Orellana: Depusieron en estrados, además, don David Salfate Rojas, don José De Gregorio Rebeco y doña Marta Cuevas Reyes, reportando que el acusado Orellana, en los ámbitos laboral y social, se comportaba como un individuo normal, un padre preocupado y un buen trabajador. VIGÉSIMO CUARTO: Afirmaciones asociadas a la prueba. Que en este punto, se analizarán dos afirmaciones levantadas por el Ministerio
  • 202. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 202 Público y por la defensa, con incidencia en sus teorías del caso, y que pretendía refrendar la prueba que cada uno presentó en juicio. La primera de ellas, formulada por el Ministerio Público, dice relación con la presencia de material pornográfico encontrado en el computador personal del acusado, ubicado éste en las dependencias del Banco Central y que fuere exhibido latamente en estrados -un archivo “power point” con imágenes de sexo explícito entre adultos (fiesta)-. Para engarzar esta prueba, con el resto de los antecedentes de cargo, se dijo por el Fiscal en sede de clausura, que quien era capaz de almacenar pornografía en un computador del Banco Central, era capaz de muchas otras cosas, máxime si había comparecido a declarar por la defensa un ex miembro -de alto rango- de la citada institución, reprochando con ello la presencia de su ex presidente el señor De Gregorio como testigo. Pues bien, la presentación de este antecedente, se vislumbró durante el juicio como una prueba impertinente, ajena a la propia teoría del acusador toda vez que le bastó a Orellana desconocer su procedencia y atribuirla a spam o correo basura –era un único archivo y no se conoció el modo en que se obtuvo- para desacreditar todo mérito probatorio en relación con los cargos imputados. Además aunque tal acto fuese voluntario, no se vislumbra en él delito alguno, ni siquiera una sugerencia en relación a un comportamiento o tendencia de parte del acusado, que pudiere construir un eventual reproche. Estos jueces debieran entonces apoyarse en prejuicios, para compartir las sugerencias veladas por el Fiscal, cuestión que no es labor de un tribunal de derecho. Misma suerte corren las alusiones al supuesto “poder” que una persona que almacena pornografía en un computador fiscal detenta, debido a que tales suspicacias por si solas no logran sustento lógico, pero que ni siquiera se pueden aunar a otros antecedentes del proceso, ya que la persona del acusado, tal y como lo reconociera inclusive su ex mujer, es un profesional que vivía conforme a su remuneración como dependiente, correspondiendo entonces restar todo valor a aquellas aseveraciones. Por último, se dijo por la defensa que parte de la prueba de cargo adolecía de la independencia necesaria, ya que en la persona del perito Roncone se apreciaba un conflicto de interés, toda vez su cercanía a la hermana de la querellante, doña Sheila Caba Quezada, quien habría sido su alumna supuestamente rencontrándose el día de la realización de los exámenes sexológicos. Se dijo expresamente por el abogado defensor que
  • 203. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 203 doña Yamile Caba inclusive asistió al SML el día diecinueve de agosto del dos mil diez a instancias de un llamado telefónico de su hermana Sheyla, quien le habría instruido para que concurriera aprovechando que ella se encontraba allí. Sobre este particular, todo señalamiento en relación al actuar de doña Sheila Caba resulta estéril, ya que no sólo no contó con la debida corroboración con otros antecedentes de prueba, sino que además no concurrió al juicio atendida razones de salud mental. VIGÉSIMO QUINTO: Victimización secundaria. Que el hecho que las niñas Orellana Caba fueran sometidas a múltiples interrogatorios y exámenes durante la investigación constituye un defecto de la práctica investigativa nacional que no dice relación con las medidas de protección de sus derechos que se tomaron en este tribunal al momento de concurrir, prestándose en aquella oportunidad las comodidades necesarias y acordes a sus cortas edades, en una sala especialmente acondicionada, con acceso diferenciado, sin contacto visual ni auditivo con el acusado, intervinientes o terceros, mediante circuito cerrado de televisión y restringiéndose además la publicidad de la audiencia. Que en tal sentido, llamó la atención a estos sentenciadores que a casi trece años de establecida la reforma procesal penal, las declaraciones previas de las niñas, a no ser de las prestadas en juicio, no se hayan registrado en soportes audiovisuales, que hubieran permitido fijar tempranamente sus dichos por el bien propio de su desarrollo y bienestar, del acusado y de los fines de la persecución penal. Que tal exigencia no resulta novedosa y apunta a la llamada victimización secundaria, según las Directrices sobre la justicia en asuntos concernientes a los niños víctimas y testigos de delitos, aprobadas por el Consejo Económico y Social de la ONU en el año 2005, especialmente la 31 letra a): “Limitar el número de entrevistas: deberán aplicarse procedimientos especiales para obtener pruebas de los niños víctimas y testigos de delitos a fin de reducir el número de entrevistas, declaraciones, vistas y, concretamente, todo contacto innecesario con el proceso de justicia, por ejemplo, utilizando grabaciones de vídeo;” VIGÉSIMO SEXTO: Fundamento de la Decisión Absolutoria. Que la decisión absolutoria se funda en que a juicio del tribunal, la prueba de cargo incorporada en el juicio oral, no logró superar el estándar de convicción contenido en el artículo 340 del Código Procesal Penal.
  • 204. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 204 Que en efecto, como ya se señaló en los considerandos precedentes, al momento de valorar la prueba, no fue posible tener por acreditados los hechos en los términos contenidos en la acusación de la fiscalía y de la querellante. Que en nuestro sistema procesal nadie puede ser condenado por delito sino cuando el tribunal que lo juzgare adquiriere, más allá de toda duda razonable, la convicción de que realmente se hubieren cometido los hechos punibles objeto de la acusación y que en ellos hubiere correspondido al acusado una participación culpable y penada por la ley (artículo 340). Que en tal sentido, analizada la prueba conforme a lo dispuesto en el artículo 297 del Código Procesal Penal y a la luz de los límites que estableció el legislador para su valoración (las máximas de la experiencia, los principios de la lógica y los conocimientos científicamente afianzados), se tiene que, tanto las contradicciones existentes en la evidencia de cargo, como la falta de ésta, impidieron que se formara convicción en estos jueces respecto de la efectiva comisión de hechos punibles. Que como se señalara en el veredicto y se refrendara en esta sentencia: “17.- ...La debilidad de la prueba pericial unida a la mellada credibilidad del relato de las niñas y a los antecedentes en contrario aportados por la defensa, se vuelven razones suficientes para mantener vigente la presunción de inocencia que beneficia al acusado.” Que la prueba de cargo no pasó con fortuna el testeo de la contrastación de la defensa propio del procedimiento adversarial del juicio oral chileno, por lo que la información que pudo incorporarse al tribunal para que decidiera el asunto no dio cuenta de atentados sexuales del imputado en contra de sus hijas. Por el contrario la defensa logró imponer su tesis acerca de la inocencia de su cliente apoyándose en buena medida en la propia prueba que originalmente presentaba la fiscalía como sus medios de acuerdo al auto de apertura. Que en síntesis la prueba de cargo no logró satisfacer los presupuestos fácticos que sustentaban su teoría legal por los delitos imputados, esto es, el acceso carnal vía anal de las tres menores de 14 años (artículo 362 del Código Penal), o bien la introducción de objetos vía anal a las tres menores de 14 años (365 bis), y finalmente cualquier acto de significación sexual de relevancia distinto al acceso carnal, como las
  • 205. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 205 tocaciones en pechos, vagina y ano de las tres menores de 14 años (artículos 366 bis en relación al 366 ter). Que a juicio de estos sentenciadores no se probó la existencia de la ocurrencia efectiva de hechos abusivos para la indemnidad sexual de las niñas menores de catorce años de iniciales S.E.O.C., P.V.O.C y C.D.J.O.C., descritas en la acusación, manteniéndose la presunción de inocencia en favor del acusado establecida en la ley, en la Constitución Política de la República y en los Tratados Internacionales de Derechos Humanos, citando al profesor y juez Mauricio Rettig Espinoza, todo ello en virtud del principio in dubio pro reo, como su principal manifestación (María Inés Horvitz Lennon, Julián López Masle, Derecho Procesal Penal Chileno, Editorial Jurídica de Chile, Tomo I páginas 81 y 82; Claus Roxin, Derecho Procesal Penal, Editores del Puerto página 111; Julio Mayer, Derecho Procesal Penal, Editores del Puerto, Tomo I. Fundamentos, página 495). VIGÉSIMO SÉPTIMO: En cuanto a la acción civil. Que conforme lo que se viene razonando, al no prosperar la acción penal principal, no podrá accederse a lo solicitado como indemnización de perjuicios en el capítulo de demanda civil, ya que no se ha logrado acreditar su presupuesto sustancial, a saber, la existencia de un hecho dañoso. VIGÉSIMO OCTAVO: Costas. Que, sin perjuicio a que los acusadores resultaron totalmente vencidos, se debe tener presente que a este juicio oral le preceden dos juicios con resultados dispares, lo que desde ya, se considera como motivo suficiente para litigar, y subsecuentemente, para que sean eximidos de toda condena a las costas de este proceso. Y visto lo anterior, y teniendo además presente lo dispuesto en los artículos 1, 14 N°1, 15 Nº 1, 362, 366 bis, 366 ter, 365 bis del Código Penal; y artículos 1, 8, 47, 152, 292, 295, 297 y siguientes, 325 y siguientes, 340, 341, 342, 343, 344, 348, 351 del Código Procesal Penal, se declara: EN CUANTO A LA ACCIÓN PENAL: I.- Que se ABSUELVE a al acusado ENRIQUE ALFREDO ORELLANA CIFUENTES, como autor de los delitos de violación impropia, abuso sexual y abuso sexual agravado, en carácter de reiterado, previstos y sancionados, respectivamente, en los artículos 362, 366 bis, en relación al 366 ter y 365 bis, todos del Código Penal, supuestamente ocurridos entre el mes de agosto de dos mil nueve hasta el
  • 206. CUARTO TRIBUNAL ORAL PENAL SANTIAGO PODER JUDICIAL 206 mes agosto de dos mil diez, en perjuicio de sus hijas S.E.O.C, nacida el 11 de octubre del año dos mil , P.V.O.C. nacida el 28 de enero de dos mil seis y C.D.J.O.C, nacida el 25 de julio de dos mil siete, en la comuna de Santiago. EN CUANTO A LA ACCIÓN CIVIL: II.- Que no se hace lugar a la demanda civil deducida por la parte querellante de Yamile Caba Quezada, contra ENRIQUE ALFREDO ORELLANA CIFUENTES. III.- Que no se condena en costas al Ministerio Público y a la parte querellante por haber tenido motivos plausibles para litigar. Devuélvase la documentación respectiva a los intervinientes. Redactada por la magistrada Laura Andrea Assef Monsalve. Regístrese, notifíquese, dése copia y archívese, en su oportunidad. RUC 1000763258-K RIT 282-2012. Dictada por la sala del Cuarto Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de la ciudad de Santiago, integrada por los magistrados titulares don Cristian Soto Galdames, quien presidió la audiencia respectiva, doña Isabel Espinoza Morales, y doña Laura Andrea Assef Monsalve.

×