Bocamina concepcion
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Bocamina concepcion

on

  • 561 views

Fallo por

Fallo por

Statistics

Views

Total Views
561
Views on SlideShare
238
Embed Views
323

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

3 Embeds 323

http://www.lanacion.cl 320
http://www.slideee.com 2
http://lanacion.cl 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Bocamina concepcion Bocamina concepcion Document Transcript

  • Foja: 395 Trescientos Noventa y Cinco Concepción, veintinueve de mayo de dos mil catorce. Visto: A fojas 3, Sebastián Inostroza Díez, en representación de Sindicatos Independientes de Trabajadoras Pescadoras y Recolectoras de Algas y Actividades Conexas de la Caleta Lo Rojas y de toda la jurisdicción de la VIII Región y por Sindicato de Trabajadores Independientes Procesadoras de Productos del Mar del Borde Costero Caleta Lo Rojas; Sindicato de Trabajadores Independientes Recolectores de Orilla y Afines de Coronel; Sindicato de Trabajadores Independientes Pescadores Armadores y Ramos Afines de la Pesca Artesanal de Coronel, Sindicato de Pescadores Artesanales, Tripulantes Artesanales de Cerco y Ramos Afines; Sindicato de Trabajadores Independientes de Pescadores Artesanales Caleta Lo Rojas; Sindicato de Trabajadores Independientes, Pescadores Artesanales y Actividades Conexas de las Caletas del Pueblo Hundido, La Conchilla y el Morro de Lota, interpone recurso de protección en contra de ENDESA S.A., por el acto ilegal y arbitrario consistente en la operación del proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina 2 unidad”, sin contar con una Resolución de Calificación Ambiental que lo autorice. Indicó que, con fecha 25 de noviembre de 2011, ENDESA ingresó al sistema de evaluación ambiental el proyecto ya individualizado mediante una simple declaración de impacto ambiental. Las obras que se modifican se clasifican en tres grupos: 1.- Obras relacionadas con la optimización de la Segunda Unidad, que corresponden a las modificaciones que son necesarias desde el punto de vista del diseño de ingeniería, 2.- Manejo de insumos y residuos, y 3.- Adecuaciones de seguridad y respaldo, necesarias para asegurar la operación de la Segunda Unidad. Con fecha 15 de junio de 2012, la Excma. Corte Suprema al fallar sobre apelación de sentencia recaída en el recurso Rol 1919- 2011 de la Corte de Apelaciones de Concepción, ordenó que, previo a la construcción del proyecto, el titular debía ingresarlo al sistema de evaluación ambiental vía Estudio de Impacto Ambiental (Rol 3141- 2012). Con fecha 26 de noviembre de 2013, a través de la formulación de cargos efectuada por la Superintendencia del Medio Ambiente tomaron conocimiento que el aludido proyecto de optimización opera sin contar con la autorización ambiental respectiva, en contravención
  • a lo ordenado por la Corte Suprema. De tal hecho ilegal y arbitrario, se tomó conocimiento mediante la reformulación de cargos efectuados por la Superintendencia del Medioambiente mediante ordinario 973 de fecha 26 de noviembre de 2013. Afirma que la actuación de la recurrida es ilegal por cuanto implica una evidente contravención de normas legales al operar un proyecto sin tener la RCA respectiva y en expresa contravención a lo ordenado por el máximo Tribunal del país. Es arbitraria porque no existe razón para proceder como lo ha hecho. Además, se vulneran las siguientes garantías constitucionales: 1.- La igualdad ante la ley (19 N°2), ya que nadie puede operar un proyecto de inversión que requiera ingresar al servicio de evaluación ambiental sin contar con la aprobación ambiental respectiva; 2.- La igual protección de la ley en el ejercicio de sus derechos (19 N° 3), al desconocer arbitrariamente el derecho de la comunidad de Coronel para conocer los riesgos ambientales que supone el proyecto a través de la evaluación respectiva previo a su construcción y puesta en marcha; 3.- El derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación (19 N°8), debiendo velar el Estado por su respeto a través de los instrumentos de gestión ambiental establecidos en la Ley 19.300 sobre Bases Generales del Medio Ambiente, modificada por la Ley 20.417, cuya piedra angular es el denominado sistema de evaluación de impacto ambiental. Operar un proyecto al margen de la institucionalidad ambiental es evidentemente atentatorio del derecho a vivir en un medioambiente libre de contaminación, por cuanto deja entregado al mero capricho o arbitrariedad del titular del proyecto las condiciones en las que se va a construir el proyecto, los impactos ambientales tolerables, las medidas de compensación, reparación, etc. Solicita la paralización del proyecto Central Termoeléctrica Bocamina 2ª Unidad, en especial todo lo que se refiere a las modificaciones correspondientes al proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina 2ª Unidad” mientras no se otorguen las debidas garantías ambientales mediante la evaluación de impacto ambiental del proyecto a través de un Estudio de Impacto Ambiental como lo ordenó la Excma. Corte Suprema. A fojas 61, Jorge Becar Pereira, informando por la recurrida solicita el rechazo del recurso. En primer lugar, sostuvo la falta de legitimación activa de los recurrentes, Sindicatos que accionan directamente sin argüir representación alguna de sus afiliados o personas naturales que pudiesen verse afectadas con los hechos que fundan el recurso. Estas organizaciones no son titulares de los derechos que reclaman vulnerados y no representan a persona alguna que pueda reclamar
  • titularidad a su respecto. Aun actuando en representación de sus afiliados carecen de facultades legales para ello, atento a lo resuelto en el artículo 220 del Código del Trabajo. En segundo lugar, afirmó que los hechos que motivan el recurso de protección ya se encuentran sometidos al imperio del derecho y el recurso de protección no puede ser utilizado como sustituto jurisdiccional. Por estos sucesos la Superintendencia de Medio Ambiente formuló cargos e instruyó un procedimiento sancionatorio en contra de Endesa, adoptándose las debidas medidas del caso. Además, argumentó que se solicitó en el recurso una serie de medidas de competencia de otro órgano de la administración, sujeto también a control jurisdiccional posterior. En efecto, la Ley 20.417, publicada en el Diario Oficial de 26 de enero de 2010 en su párrafo 1°, Título III otorga competencia a la Superintendencia del Medio Ambiente para el ejercicio de la potestad sancionatoria respecto de estas materias (artículo 35), así como para adoptar las medidas cautelares que el caso exija. Ni la Constitución ni la ley autorizan que por la vía de una acción cautelar como es el recurso de protección se sustituya al órgano llamado por la ley a pronunciarse sobre estas materias y cuyo pronunciamiento, en este caso concreto, se encuentra pendiente. La acción de protección se está usando como un sustituto jurisdiccional del procedimiento administrativo, lo que está vedado y no puede ser admitido. Añadió que conforme al artículo 64 de la Ley N° 19.300 sobre Bases Generales de Medio Ambiente, la Superintendencia tiene la potestad exclusiva para fiscalizar el cumplimiento de la resolución de calificación ambiental que ampara el Proyecto en cuestión. Así lo dispone también el artículo 2° inciso 1° de la Ley Orgánica Constitucional que crea la Superintendencia, Ley 20.417 al señalar que: “La superintendencia de Medio Ambiente tendrá por objeto ejecutar, organizar y coordinar el seguimiento y fiscalización de las Resoluciones de Calificación Ambiental…y de todos aquellos otros instrumentos de carácter ambiental que establezca la ley”, norma reiterada en el artículo 3° de la misma ley, al detallar sus funciones. El Ordinario de 26 de noviembre, en virtud del cual la Superintendencia del Medio Ambiente reformula cargos a Endesa por el proyecto Bocamina II, se enmarca dentro de un proceso de fiscalización llevado a cabo por dicho organismo en el ejercicio de las facultades que la ley le encomienda, de conformidad a las disposiciones citadas y de acuerdo al proceso establecido en el Título II de la Ley 20.417 llamado precisamente “De la Fiscalización Ambiental”. Dicho procedimiento no solo se encuentra pendiente sino
  • que, particularmente, entre las infracciones que imputa, se encuentran las contempladas en los literales a) y b) del artículo 35 y que motivan el presente recurso de protección. Además, aseveró que la Unidad 2 de Central Termoeléctrica Bocamina cuenta con Resolución de Calificación Ambiental y su operación se ha ajustado a las exigencias ambientales de dicha resolución. Indicó que no es efectivo que esté operando una Central que no cuenta con autorización; que se esté contraviniendo lo dispuesto por la Excma. Corte Suprema; y que se pretenda desconocer el derecho de la comunidad de Coronel de conocer los riesgos ambientales que supone el proyecto. En cuanto a lo primero manifestó que el Complejo Termoeléctrico Bocamina está compuesto de dos unidades. La primera de ellas corresponde a una instalación cuya data es previa a la vigencia del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. La segunda unidad de la Central se sometió al procedimiento de evaluación de impacto ambiental, a mediados del año 2006, mediante la presentación del Estudio de Impacto Ambiental “Ampliación Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, obteniendo Resolución de Calificación Ambiental mediante Resolución Exenta Nº 206, de 2 de agosto de 2007, aclarada por la Resolución Exenta Nº 229, de 21 de agosto de 2007, y por la Resolución Exenta Nº 285, de 8 de octubre del mismo año, y modificada por la Resolución Exenta Nº 66, de 12 de marzo de 2009, todas de la Comisión Regional del Medio Ambiente de la Región del Bío Bío. Agregó que la Unidad 2, actualmente en operación, corresponde a la implementación del Proyecto “Ampliación Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, al cual se incorporaron ajustes de diseño que no modificaron las características esenciales del proyecto aprobado ni sus efectos evaluados y que, en ningún caso, generan un riesgo para la salud de la población ni al medio ambiente. Se estimó que tales modificaciones no eran sustantivas, pues no eran susceptibles de generar nuevos impactos distintos de los evaluados ambientalmente, ni riesgos en los componentes ambientales relevantes. En efecto, conforme a la Ley Nº 19.300 requiere evaluación de impacto ambiental la ejecución o modificación de un determinado listado de proyectos o actividades establecido en esa normativa legal. Su representada ponderó los antecedentes y concluyó de buena fe que los ajustes incorporados no requerían de una nueva evaluación ambiental y que, por tanto, podían ser ejecutadas sin necesidad de contar con una nueva resolución de calificación ambiental; pero, posteriormente se concluyó que era necesario obtener una resolución
  • de calificación ambiental respecto de éstos, lo que se efectuó, en primer término, mediante el ingreso en el mes de noviembre de 2011 de una Declaración de Impacto Ambiental (DIA), correspondiente al Proyecto “Optimización Central termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”; avanzado el proceso de evaluación ambiental, en junio de 2012 la Excma. Corte Suprema acogió un recurso de protección, ordenando el reingreso del proyecto a través de un Estudio de Impacto Ambiental. Dicho Estudio fue presentado ante el Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) de la Región del Bío Bío, a comienzos de diciembre de 2013, sin embargo por errores formales fue retirado, reingresándolo con fecha 18 de diciembre del mismo año. Explicó que el tiempo transcurrido entre la sentencia y el ingreso del Estudio se debió a la complejidad y necesidad de ingresar un EIA de calidad y no a una intención de eludir el cumplimiento del fallo judicial. Aseveró que en su operación la Unidad 2 de la Central Termoeléctrica Bocamina ha debido ajustarse a las exigencias establecidas en la Resolución Exenta Nº 206/2007, en cada uno de los aspectos aludidos por el recurrente, por lo cual carece de asidero la alegación de que la Unidad 2 operaría actualmente en los hechos sin contar con autorización ambiental. Además, si se incurriere en alguna infracción o incumplimiento de tales exigencias, ellas quedarán sujetas a las potestades de fiscalización y sanción de la Superintendencia del Medio Ambiente. Más allá de la incorporación de ajustes de diseño, la operación de la Central, en sus elementos centrales, se encuentra sujeta a las condiciones y exigencias establecidas en la ya citada RCA, a saber: 1) Capacidad de generación, se aprobó una potencia instalada de aproximadamente 350 MW y, desde su entrada en operación a la fecha no ha excedido esa potencia máxima, como media horaria; 2) Emisiones atmosféricas, La Segunda Unidad de la Central cumple y ha cumplido, durante toda su operación, con las tasas de emisión comprometidas (Tabla 11), así como los límites establecidos en el DS. Nº 13/2011, norma de emisión para centrales termoeléctricas; 3).- Sistema de refrigeración de la planta (aducción de agua), según la Resolución el agua de mar necesaria para refrigerar el condensador de la turbina de vapor será provista por un sistema de agua de circulación, a razón de 45.000 m3/h, cuando la Segunda Unidad de la Central Bocamina opere a su potencia máxima continua. Durante el período comprendido entre la entrada en operación de la Central y la presente fecha se han mantenido los valores medios ponderados de caudal de agua de refrigeración inferiores a los 45.000 m3/h.; 4).- Descarga de aguas de refrigeración, cumple con los parámetros establecidos en la Tabla Nº 4 (descarga de residuos líquidos a cuerpos de agua marinos dentro de la zona de protección litoral) del DS Nº
  • 90/2000, del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, que contiene la norma de emisión para la regulación de contaminantes asociados a las descargas de residuos líquidos a aguas marinas y continentales superficiales. Añadió que la actual operación de la Unidad 2 no ha generado un cambio significativo en el comportamiento de pluma térmica, según fuera evaluada ambientalmente, ni se han generado efectos ambientales distintos a los evaluados (Informe Técnico de Modelación Dinámica de Pluma Térmica. Complejo Termoeléctrico Bocamina, preparado por COSTASUR Consultores Ambientales, de octubre de 2013). Afirmó que no existen impactos ambientales distintos a los evaluados, ni riesgo para la vida y salud de la población ni el medio ambiente, producto del ajuste de diseño del proyecto, que ameriten dar lugar a las medidas de protección solicitadas. Producto de estudios de ingeniería realizados a partir del año 2008 el titular optimizó el diseño de la Segunda Unidad, mejorando su funcionamiento en términos ambientales y de seguridad (tanto para el suministro energético como para sus instalaciones), sin modificar las características esenciales del proyecto aprobado, y sin alterar o agregar nuevos efectos ambientales desfavorables al medio ambiente, respecto del proyecto aprobado. A nivel específico, la optimización de diseño tuvo por objetivo ajustar obras, elementos y acciones que permiten a la Segunda Unidad mejorar sus aspectos ambientales y de seguridad. De este modo, los ajustes de diseño y la operación del Proyecto en los términos construidos, no han generado efectos ambientales mayores o distintos a los evaluados. Para optimizar la generación de energía se requirió realizar los siguientes ajustes: (i) cambio del tipo de generador de vapor (caldera), (ii) cambios al sistema de refrigeración con agua de mar y (iii) aumentar la potencia nominal del turbogenerador. Ninguno de estos ajustes ha implicado que los efectos ambientales del Proyecto evaluado se haya alterado o aumentado, y menos aún, generado un riesgo en el medio ambiente y la salud de la población. Incluso, respecto de ciertas emisiones y manejo de insumos, éstos han implicado una optimización ambiental con efecto positivo en los impactos del Proyecto calificado por la RCA 206/2007. En el caso del generador de vapor, la modificación del tipo de caldera implicó un aumento en la tasa de generación de vapor de la caldera, con menor consumo de combustible y, por tanto, menores emisiones totales en operación normal. Además, el proyecto optimizado eliminó el uso de petróleo pesado para las partidas y detenciones de la caldera, empleando únicamente petróleo liviano
  • ASTM Nº 2, lo que se traduce en la disminución de las emisiones por el uso de este combustible. Respecto de las características del carbón a emplear, la Segunda Unidad está empleando carbón de unas características que permiten cumplir con las tasas de emisión comprometidas en la RCA y los límites establecidos en el D.S. Nº 13/11, norma de emisión para Centrales Termoeléctricas. Por tanto, el cambio del tipo de caldera implica una mejora ambiental para el proyecto, al permitir reducir sus emisiones y ser más eficiente en el uso de sus insumos. El sistema de refrigeración instalado para la Segunda Unidad es equivalente, en cuanto al diseño, al sistema del Proyecto aprobado por la RCA 206/2007, en cuanto contempla las obras y sistemas auxiliares (sistema de filtrado y control de succión), los cuales se construyeron en los términos aprobados por la RCA 206/2007, contando – además- en el punto de captación de agua de mar con una rejilla vertical perimetral en torno a la bocatoma del sifón. En lo que se refiere al aumento del caudal de agua de mar para refrigerar el condensador (de 45.000 m3/h a 50.000 m3/h aproximados), se aclara que aunque se diseñó un ducto con una capacidad de succión de 5.000 m3/h adicionales, durante el período comprendido entre la entrada en operación de la Central y la presente fecha, se han mantenido valores medios ponderados de caudal de agua de refrigeración inferiores a los 45.000 m3/h. Por otra parte, destaca que el trazado de la tubería de aducción (sifón) fue modificado respecto de lo indicado en el proyecto original, cambio que se estimó por la autoridad ambiental que no constituía un cambio de consideración, conforme da cuenta la Resolución Exenta Nº 324/2009 de la COREMA de la Región del Bío Bío. Adicionalmente, se instaló un sistema de reducción de ingreso de biomasa. Respecto del canal de descarga de las aguas de refrigeración, el informante reconoce que su georeferenciación no fue precisa en el EIA presentado en el 2006, reproduciéndose ésta en la resolución de calificación ambiental del proyecto. No obstante ello, la empresa siempre ha entendido que la descarga del efluente de la Segunda Unidad corresponde a una descarga a orilla de playa y ha operado bajo este convencimiento. Sin perjuicio de ello y de lo que en definitiva se resuelva en el procedimiento de sanción en curso ante la SMA, la operación de ducto en los términos construidos no ha generado efectos ambientales distintos a los evaluados, conforme se acredita en “Informe Técnico Estudio de Modelación Dinámica de Pluma Térmica. Complejo Termoeléctrico Bocamina”, preparado por COSTASUR Consultores Ambientales, de octubre de 2013, y en Informe “Análisis Preliminar de los Resultados del PVA del Medio Marino Complejo
  • Termoeléctrico Bocamina”, preparado por la Gerencia de Proyectos de la recurrida. Concluyó que no contar con una obra de descarga que penetre en el mar 30 metros desde el borde de la playa no ha generado un cambio significativo en el comportamiento de la pluma térmica, evaluada en el procedimiento de evaluación ambiental del Proyecto “Ampliación Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”. Asimismo, hizo presente que la descarga de la Segunda Unidad actualmente cumple con los límites establecidos en la Tabla del D.S. Nº 90/00 del MINSEGPRES, según se acredita con los últimos seis Informes Mensuales de resultados monitoreo de la descarga. Turbogenerador de 370 MW. Señaló que dentro de los ajustes de diseño del proyecto se instaló una turbina con una capacidad nominal de potencia de 370 MW, esto es, con 20 MW adicionales de capacidad de potencia a los contemplados en la RCA 206/2007. Sin embargo, su representada, a la espera de contar con una resolución de calificación ambiental que la autorice, desde su entrada en operación a la fecha, ha mantenido una operación ajustada a dichas condiciones, sin exceder la potencia máxima de 350 MW como media horaria. Manejo de insumos y residuos. Como parte del proceso de ingeniería de detalle de las obras de la Segunda Unidad se realizó optimización de diseño y de manejo de los insumos del proyecto, los cuales constituyen una mejora ambiental, que en ningún caso ha significado la generación de efectos distintos a los evaluados, y menos la generación de riesgo o daño inminente en el medio ambiente o en la salud de las personas; por el contrario, afirmó, estos ajustes, principalmente, en lo que se refiere al acopio y transporte de los insumos y a la gestión de residuos, disminuyen las emisiones de material particulado, ruido e impacto vial. En lo que se refiere a la generación de residuos líquidos, su representada, en la ejecución del proyecto decidió diseñar la planta de tratamiento para tratar la totalidad de los Riles que genera la Segunda Unidad en un único sistema, el cual incluye el tratamiento del sistema colector de agua lluvia de la Segunda Unidad. Esta optimización del manejo de aguas lluvias y su tratamiento constituye una mejora evidente, que no modifica los efectos del proyecto aprobado, ni genera riesgo en la salud de la población y el medio ambiente. Otras adecuaciones de seguridad y respaldo. No operan en forma continua, lo que tiene especial incidencia en las emisiones. Destaca, en primer lugar, el aumento de la capacidad de la planta de agua desmineralizada, que pasa de 20 m3/h a 40 m3/h, lo que implica la incorporación de un nuevo módulo a esta planta de
  • tratamiento, pero no constituye un cambio mayor, dado que operan por turno, es decir, no existe una operación conjunta de los módulos de la planta. En el caso de compresores (sistema de aire comprimido) y generadores, si bien existe un aumento en las respectivas capacidades, se trata de instalaciones de respaldo, que solo funcionan en situaciones de emergencia y que, por lo mismo, no implican un aporte relevante en las emisiones del proyecto, manteniéndose el cumplimiento de la normativa aplicable. En lo que respecta a las medidas de implementación de ruido para la Segunda Unidad, existe una optimización continua respecto de lo originalmente comprometido en la Resolución exenta Nº 206/2007, por cuanto se ha mejorado el estándar de las medidas de control de ruido con miras a asegurar el cumplimiento de la norma de emisión actualmente vigente (DS Nº 146/1977), así como de la norma que entrará próximamente en vigencia (DS Nº 38/2011). Entre las medidas ya implementadas se encuentran la realización de monitoreos mensuales de ruidos por equipo, estudios de remodelación y generación de mapas de ruidos para identificación de las principales fuentes emisoras en ambas unidades, el desarrollo de ingeniería básica y de detalle para la implementación de soluciones en las principales fuentes de emisiones, la construcción y montaje de soluciones de atenuación de ruido, la actualización, continuación de modelaciones y campañas de levantamiento de ruido para evaluar la efectividad de las medidas implementadas y, de ser necesario, desarrollar medidas complementarias; asimismo se ha optimizado el cierre acústico perimetral de la Central. Ajustes en la disposición general de las instalaciones, equipos y obras permanentes junto a las características de la chimenea y salida de gases, referidas a su diámetro superior, temperatura de salida, velocidad de salida de gases y ubicación. Estos cambios de disposición y características no son significativos desde el punto de vista de la generación de los efectos del proyecto ni menos han generado riesgo en el medio ambiente y la salud de la población. De otro lado, afirmó que no existe afectación – en grado de privación perturbación o amenaza – de los derechos constitucionales invocados. En cuanto a la igualdad ante la ley, pretenden los recurrentes reclamar que a su respecto existiría un trato discriminatorio, ya que la recurrida habría operado una Central Termoeléctrica sin contar con la autorización ambiental respectiva, lo que no es efectivo. Además la naturaleza jurídica de los recurrentes (sindicatos) dificulta avisorar a su respecto alguna clase de discriminación en relación a la aplicación de la ley.
  • En relación a la igual protección de la ley en el ejercicio de sus derechos, recuerda que carece de tutela a través del recurso de protección, en todo caso el presupuesto fáctico en que descansa el recurso no es efectivo, por cuanto el proyecto fue sometido a evaluación ambiental y sus optimizaciones se encuentran actualmente en trámite ante el órgano competente y las infracciones que se le imputan están pendientes ante el órgano competente. Respecto al derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación, como ya se afirmó, las variables ambientales del proyecto se han comportado de conformidad a lo previsto, sin generarse impactos adicionales a aquellos que fueron debidamente evaluados. A fojas 102, 103,104 y 136 Sonia Riffo Vásquez, Marisol Ortega Aravena, Eugenia del Carmen García y Mirtha Saavedra Nova, algueras y Luis Villablanca Rivas, Marcos Bello Ferro y Manuel Gutiérrez Aburto, pescadores, se adhieren al recurso de protección, comparecencia que es admitida a fojas 135 y 137. A fojas 138 informa la Superintendencia del Medio Ambiente señalando que es un servicio público creado para ejecutar, organizar y coordinar la fiscalización y seguimiento de los instrumentos de gestión ambiental que establece la ley, así como imponer sanciones en caso que se constaten infracciones que sean de su competencia. Señaló que se encuentra conociendo cuatro denuncias fundadas en hechos similares a los que motivaron la acción de protección, pero presentadas por personas distintas a los recurrentes. En razón de ello se procedió a incoar el respectivo procedimiento administrativo sancionatorio, con la correspondiente formulación de cargos, actualmente en trámite. Específicamente mediante ORD. U.I.P.S. Nº 603, de 29 de agosto de 2013, se formularon cargos a Endesa S.A. por: (i) Incumplimiento a la RCA 206/2007; y (ii) El incumplimiento del requerimiento de información solicitado en el numeral 16 del punto 9 del acta de fiscalización ambiental de fecha 13 de febrero de 2013, por parte de funcionarios de la Superintendencia. Con fecha 30 de septiembre de 2013 Endesa S.A., en conformidad al artículo 42 de la Ley Orgánica de la Superintendencia del Medio Ambiente y a los artículos 6 y siguientes del DS Nº 30/2012 del Ministerio del Medio Ambiente, que aprueba el Reglamento sobre programas de cumplimiento, autodenuncia y Planes de Reparación del Ministerio de Medio Ambiente, presentó un Programa de Cumplimiento; con la misma fecha presentó sus descargos.
  • Mediante ORD. U.I.P.S. Nº 739, de 3 de octubre de 2013, se rechazó el programa de cumplimiento presentado por Endesa S.A., atendido a que éste no cumplía con el criterio de eficacia exigido por la normativa vigente y, además, porque según su contenido su naturaleza jurídica no correspondía a un programa de cumplimiento. Posteriormente, atendidos los nuevos antecedentes recibidos, mediante ORD. U.I.P.S. Nº 976, de 26 de noviembre de 2013, se procedió a reformular cargos a Endesa S.A. por: (i) incumplimiento a la RCA Nº 206/2007; (ii) el incumplimiento del requerimiento de información solicitado en el numeral 16 del punto 9 del acta de fiscalización ambiental de fecha 13 de febrero de 2013, por parte de funcionarios de la Superintendencia; (iii) el incumplimiento del requerimiento de información solicitado en el numeral 45 del ORD. U.I.P.S. Nº 603, y (iv) el inicio de la operación del proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad” que modifica el proyecto “Ampliación Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, sin contar con Resolución de Calificación Ambiental. El procedimiento se encuentra individualizado bajo el expediente rol D-015-2013, y todos y cada uno de los actos del mismo están publicados en el Sistema Nacional de Información sobre Fiscalización Ambiental. En cuanto al fondo del asunto, el Servicio estima que el recurso de protección no es un medio idóneo para resolver asuntos que son competencia de órganos de la administración del Estado especializados. De acuerdo a la Ley Orgánica de la Superintendencia del Medio Ambiente, dicho órgano es el ente especializado para fiscalizar los incumplimientos de los instrumentos de gestión ambiental y aplicar las sanciones respectivas, cuando corresponda, por lo tanto la denuncia de los recurrentes debió ser dirigida a ese servicio, ya que en los procedimientos administrativos llevados adelante por la Superintendencia del Medio Ambiente los recurrentes pueden hacer valer los mismos derechos e intereses que alegan vulnerados en la presente acción. Citó jurisprudencia de la Excma. Corte Suprema (6183-2013). A fojas 147, informa el Director Ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental, señalando que Endesa S.A. es titular de la resolución de calificación ambiental (RCA) respecto del proyecto denominado “Ampliación Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, contenida en la Resolución Exenta Nº 206, de 2 de agosto de 2007, dictada por la Comisión Regional del Medio Ambiente de la Región del Bío Bío (COREMA), aclarada en tres oportunidades, con fecha 21 de agosto de 2007, mediante Resolución Exenta Nº 229; con
  • fecha 8 de octubre de 2007, mediante Resolución Exenta Nº 285; y con fecha 12 de marzo de 2009, mediante Resolución Exenta Nº 66. Con fecha 25 de noviembre de 2011, el titular ingresó al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) el proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad” a la Dirección Regional del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de la Región del Bío Bío mediante una Declaración de Impacto Ambiental (DIA). La Confederación Nacional de Federaciones de Pescadores Artesanales presentó ante la I. Corte de Apelaciones de Concepción un recurso de protección en contra del proyecto (rol 1919-2011), recurso que fue rechazado con fecha 9 de abril de 2012, posteriormente la Excma. Corte Suprema (rol 3141-2012) revocó dicho fallo y acogió la acción constitucional, disponiendo su reingreso al SEIA mediante un Estudio de Impacto Ambiental (EIA), el cúmplase es de fecha 25 de junio de 2012. Con fecha 3 de diciembre de 2013, Endesa S.A. ingresó un EIA que da cuenta del proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”; con fecha 10 de diciembre lo retiró y el 18 de diciembre de 2013 ingresó un nuevo EIA, el que fue admitido a tramitación. A fojas 167, El Director Regional del Servicio de Evaluación Ambiental Región del Bío Bío informó que la Central Bocamina Primera Unidad posee una potencia de 128 MW y su puesta en servicio data de 1970, razón por la cual no fue evaluada por el SEIA. El Proyecto Ampliación Central Bocamina Segunda Unidad fue aprobado ambientalmente por Resolución Exenta Nº 206/2007, de fecha 2 de agosto de 2007. Consistió en construir y poner en servicio una Segunda Unidad de generación termoeléctrica, en la Central Bocamina; de acuerdo a la información entregada por el titular esta unidad estaría equipada con tecnología de combustión de carbón pulverizado, de aproximadamente 350 MW de potencia instalada, utilizando carbón bituminoso y sub-bituminoso como combustible. La zona de emplazamiento del proyecto corresponde a la Región del Bío Bío, Provincia de Concepción, comuna de Coronel; la segunda unidad se situará a 30 kilómetros al sur de Concepción en el sector Lo Rojas, en un terreno aledaño a la primera unidad de la Central Bocamina. Con fecha 25 de noviembre de 2011 Endesa presentó al SEIA la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, por medio de la cual, a través de la aplicación de un conjunto de modificaciones, se
  • introducirían mejoras a la central aprobada en el año 2007, mediante la resolución antes señalada, como por ejemplo: el cambio del tipo de caldera, lo que conlleva la redistribución de los equipos y obras de la Segunda Unidad, traduciéndose en un ahorro en los consumos de energía internos y en un aumento posible de 20 MW de potencia, llegando hasta 370 MW de potencia bruta normal. En razón de la sentencia de la Excma. Corte Suprema (rol 3141-2012) que revocó otra de la Corte de Concepción (rol 1919-2011), se puso término a dicho procedimiento de Evaluación Ambiental, toda vez que se resolvió judicialmente que se debía ingresar nuevamente al SEIA mediante la presentación de un Estudio de Impacto Ambiental. Hizo presente que su repartición carece de las facultades para establecer un plazo a la empresa para cumplir con tal obligación. Con fecha 3 de diciembre de 2013 Endesa ingresó el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, posteriormente desistido. Luego, con fecha 18 de diciembre del mismo año es reingresado para su evaluación ambiental, encontrándose en tramitación, habiéndose remitido a los órganos con competencia ambiental en la materia para que estos se pronuncien a su respecto. De acuerdo a la información entregada en el EIA las obras y actividades que fueron modificadas con respecto al proyecto originalmente aprobado en el año 2006 y, que estaban también descritas en la DIA son las siguientes: Primer grupo: obras relacionadas con la optimización de la Segunda Unidad, que corresponden a modificaciones necesarias desde el punto de vista del diseño de ingeniería. Con el fin de optimizar la generación de energía, se realizó el cambio del tipo de generador de vapor (caldera), lo cual, a la vez, requirió de la modificación del sistema de refrigeración con agua de mar y del turbogenerador. Segundo Grupo: manejo de insumos y residuos. Carbón, modificación del sistema de transporte, almacenamiento y manejo en cancha de carbón; Caliza, optimización en el sistema de almacenamiento; Agua industrial, modificación de los estanques de almacenamiento; Petróleo diésel, modificación de los estanques de almacenamiento; Otros insumos, modificación en la capacidad de las bodegas de almacenamiento; Cenizas, optimización del sistema de abatimiento de material particulado y sistema de almacenamiento de cenizas volantes y de fondo; y Residuos líquidos, integración del sistema de tratamiento de Riles.
  • Tercer grupo: adecuaciones de seguridad y respaldo, necesarias para asegurar la operación de la Segunda Unidad. Planta de agua desmineralizada; Transformadores eléctricos; Sistema de generación de aire comprimido; Generador diésel de emergencia y Medidas de mitigación de ruido. Obras nuevas respecto del proyecto aprobado: Sistema de colección y tratamiento de aguas lluvias para el sistema de manejo de carbón. Obras que se eliminan respecto del proyecto aprobado: Estanque de almacenamiento de petróleo ASTM Nº 6 de 1.000 m3. Adicionalmente, se incorpora en el EIA, como parte de las obras de optimización, para evitar el ingreso de especies a través de la aducción de agua de mar de la Primera y Segunda Unidad de la Central Bocamina, un sistema de reducción de ingreso de biomasa. También, en relación al medio ambiente humano se da cuenta de acuerdos y negociaciones con interesados directos e indirectos del proyecto, cuestión que no fue abordada en la DIA del 2012, lo anterior en el marco del artículo 13 bis de la Ley Nº 19.300 sobre Bases Generales del Medio Ambiente, modificada por la Ley Nº 20.417, que establece “Los proponentes deberán informar a la autoridad ambiental si han establecido, antes o durante el proceso de evaluación, negociaciones con los interesados con el objeto de acordar medidas de compensación o mitigación ambiental”. Finalmente, respecto a si producto de las modificaciones introducidas al proyecto se habrían o no generado nuevos impactos ambientales, indica que el proceso de evaluación ambiental de las citadas modificaciones está recién comenzando, por lo cual no es posible emitir un pronunciamiento fundado sobre dicha materia. A fojas 180 (213), se ordenó acumular al presente recurso de protección el rol Nº 19.307-2013. A fojas 202, comparece Lorenzo Soto Oyarzún, abogado, en representación de Juan Carlos Sánchez Neira y de todas las personas naturales que se individualizan en el mandato que acompaña (todos pescadores artesanales, algueros y mariscadores que ejercen sus actividades en la comuna de Coronel), interponiendo recurso de protección en contra de la empresa Endesa S.A., en razón del acto arbitrario e ilegal consistente en la operación del proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina 2 Unidad”, sin contar con una Resolución de Calificación Ambiental (RCA). Hizo presente que la Unidad 1 del mismo complejo termoeléctrico funciona también sin RCA, por tratarse de un proyecto
  • de construcción anterior a la entrada en vigencia de la Ley de Bases Generales del Medio Ambiente. Agregó que con fecha 15 de junio de 2012 la Excma. Corte Suprema ordenó que la recurrida debía ingresar el proyecto de optimización al sistema de evaluación ambiental vía Estudio de Impacto Ambiental. Con fecha 28 de noviembre de 2013 la Superintendencia del Medio Ambiente hizo públicos los cargos formulados en contra de Endesa S.A. por operar el proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina 2 Unidad”, sin contar con RCA que lo autorice. Detalló el proyecto desarrollado y expresó que el Informe de Fiscalización ambiental da cuenta que la turbina instalada en la Unidad II posee una capacidad de generación de 370 MW, capacidad que difiere con lo indicado en la respectiva RCA 206/2007; del examen de la información de los caudales informados (febrero), se constatan valores de caudales para la Unidad II que se presentan fuera del rango establecido por la aludida RCA; la ubicación de la chimenea de la Unidad 2 no corresponde a lo presentado en el plano de ubicación del proyecto ni en la evaluación de calidad de aire (modelación de dispersión atmosférica de contaminantes) de la RCA 206/2007, emplazándose aproximadamente a unos 200 metros lineales de la ubicación indicada en la modelación de dispersión atmosférica, y aproximadamente a 150 metros de la ubicación proyectada en el plano (puede generar desplazamiento de los puntos de máximo impacto para cada contaminante evaluado y un cambio en las concentraciones estimadas para éstos); la obra de descarga se emplaza en una zona intermareal, en un punto ubicado aproximadamente a 7 metros hacia el mar, distinta de la señalada en la RCA (a 30 metros); se constató una modificación en el sistema de descarga de Riles de la Unidad 1, con signos de data reciente, correspondiente al abovedamiento y cierre perimetral del mismo; Se determinó que no estaba operativo el sistema de desulfurizador de la Unidad 1; en el manejo de las condiciones atmosféricas (Nº 15 del informe) se señaló “para el parámetro SO2 durante el mes de julio de 2012, emitiendo 16,92 ton/día y para el parámetro NOx durante los meses de febrero, marzo, abril y diciembre de 2012, emitiendo 5,29; 5,59; 5,35 y 5,95 ton/día, respectivamente”. Añadió que el hecho de construir y operar el complejo termoeléctrico Bocamina sin contar con ningún tipo de autorización ambiental implica una evidente vulneración de la normativa medio ambiental y una clara contravención a lo ordenado por la Excma. Corte Suprema. La actuación es arbitraria porque no existe razón que justifique operar el proyecto al margen de toda legalidad e ignorando una orden expresa emanada del Máximo Tribunal del país.
  • Manifestó que el sistema de evaluación de impacto ambiental es de carácter preventivo y por lo tanto la tramitación del Estudio respectivo debe ser anterior a la construcción y operación del proyecto. Citó jurisprudencia de la Corte Suprema (1960-2012). Sostuvo, en primer lugar, la vulneración del derecho a la igualdad ante la ley, pues la operación de un proyecto sin contar con la respectiva RCA supone un privilegio a favor de la empresa recurrida y una discriminación arbitraria en contra de los recurrentes por cuanto implica que existen personas que no deben someter su accionar a la legislación nacional dejando a los recurrentes en la más absoluta indefensión. En segundo lugar, la igual protección de la ley en el ejercicio de sus derechos, toda vez que la Corte Suprema ha establecido que el proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina 2 Unidad” debe ser evaluado mediante un estudio de impacto ambiental previo a su construcción, a lo que la recurrida ha hecho caso omiso, desconociendo arbitrariamente el derecho que asiste a la comunidad de Coronel para conocer los riesgos ambientales que supone el proyecto, a través de la evaluación ambiental respectiva, previo a su construcción y puesta en marcha. Y, finamente, el derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación, debiendo el Estado velar para que este derecho no sea afectado y tutelar la preservación de la naturaleza, constituyendo los instrumentos de gestión ambiental establecidos en la Ley de Bases Generales del Medio Ambiente, en especial el sistema de evaluación de impacto ambiental, los instrumentos de los que se ha dotado el Estado para velar por que este derecho no sea afectado, con visión preventiva. Solicitó la paralización inmediata del complejo Termoeléctrico Bocamina Unidades 1 y 2, por tiempo indefinido y mientras éste no se someta a una nueva y completa evaluación que contemple los efectos del proyecto como un solo todo, o las medidas que la Corte determine, para reestablecer el imperio del derecho, con costas en caso de oposición. A fojas 223, el abogado Jorge Becar Pereira, por Endesa S.A., informa manifestando que el recurso de protección es inadmisible por extemporáneo, pues los recurrentes han señalado como fundantes de su recurso, entre otros, una serie de hechos que constan en un Informe de Fiscalización Ambiental, de fecha 22 de julio de 2013. Es de público conocimiento la existencia de un sistema que permite acceder en línea a través de la página web de la SMA a toda la documentación relativa a procesos de fiscalización y sancionatorios seguidos por ese organismo, tal informe fue publicado el 30 de agosto de 2013, pudiendo tener acceso a él. Así, al menos
  • respecto de los hechos que se indican en los numerales 1 a 6 del recurso y que se extraen directamente del informe es dable sostener que han estado en conocimiento de ellos desde el 30 de agosto de 2013, excediendo el plazo fijado para recurrir en el respectivo Auto Acordado. En cuanto al fondo, señaló que los hechos que motivan el recurso ya se encuentran sometidos al imperio del derecho, razón por la cual ésta no es la vía idónea. La Superintendencia de Medio Ambiente, en conjunto con otros organismos con competencia sectorial (Sernapesca y Directemar), en el marco de las actividades de fiscalización programadas para el año 2013, realizaron una inspección y fiscalización en la Planta, Unidades I y II, fiscalización que se extendió durante gran parte del primer semestre del año 2013 y que concluyó en un informe de Fiscalización Ambiental. Considerando tal informe y denuncias presentadas, la SMA formuló cargos a Endesa mediante resolución de 29 de agosto de 2013; luego los reformuló por resolución de 26 de noviembre de 2013; allí se formulan cargos por la operación del proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, sin contar con RCA que lo autorice (incluido tener una capacidad de generación de 370 MW lo que difiere de lo indicado en la RCA 206/2007 y la ubicación de la chimenea); la omisión de contar con una obra de descarga que penetre en el mar 30 metros y no encontrarse operativo el sistema de desulfurización de la Unidad I de la Central. Tales hechos fueron mencionados por los recurrentes en su recurso. Respecto de los demás hechos contenidos en el recurso (capacidad instalada de generación de Unidad II de 370 MW; caudales informados en febrero para Unidad II fuera de rango de RCA; cambio de ubicación de chimenea de Unidad II y modificación al sistema de descarga de Riles de la Unidad I) ellos se encuentran considerados en el Informe de Fiscalización Ambiental de la SMA de 22 de julio de 2013 y no fueron estimados como infracciones para efectos de la formulación de cargos, ni en la primera resolución de 29 de agosto de 2013, ni en la resolución de reformulación de cargos, de 26 de noviembre de 2013, procedimiento sancionatorio que se encuentra en curso (expediente Nº D-015-2013). Agregó que el proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad” ya fue ingresado a evaluación ambiental mediante EIA presentado el 18 de diciembre de 2013, actualmente en etapa de participación ciudadana y a la espera de los informes requeridos a los organismos técnicos competentes. Afirmó que con el recurso se pretende interferir en los procedimientos ya iniciados y que se adopten judicialmente decisiones
  • de carácter técnico a lo que las autoridades administrativas competentes ya están abocadas y cuyas decisiones, en el caso de la SMA, se encuentran sujetas a control jurisdiccional posterior. Incluso podrían generarse decisiones contradictorias (Corte de Concepción 408-2013, confirmado por Corte Suprema 6.183-2013). Sostuvo, además, que el recurso de protección no puede ser usado como sustituto jurisdiccional. Lo planteado en el recurso dice relación con discusiones ambientales de fondo que exceden el marco de la presente acción constitucional de emergencia. De acuerdo al artículo 35 de la Ley Nº 20.417 la SMA tiene la competencia exclusiva para el ejercicio de la potestad sancionadora de las infracciones que allí se indican, facultándola para adoptar la medida de paralización de la Central (artículo 48) como cautelar o provisoria, en el marco del procedimiento de fiscalización o como sanción, debiendo siempre consultarse al Tribunal Ambiental competente. Aseveró que, de conformidad al artículo 64 de la Ley Nº 19.300, la Superintendencia tiene la potestad exclusiva para fiscalizar el cumplimiento de la resolución de calificación ambiental que ampara el Proyecto en cuestión. Así lo dispone también el artículo 2° inciso 1° de la Ley Orgánica Constitucional que crea la Superintendencia, Ley 20.417, norma reiterada en el artículo 3° de la misma ley, al detallar sus funciones. La Resolución de 26 de noviembre de 2013, en virtud de la cual la SMA reformula cargos a Endesa por el proyecto Bocamina II, se enmarca dentro de un proceso administrativo sancionatorio llevado a cabo por dicho organismo, en el ejercicio de las facultades que la ley le encomienda, de conformidad a las disposiciones citadas y de acuerdo al proceso establecido en los Títulos II y III de la Ley 20.417 llamado precisamente “De la Fiscalización Ambiental” y “De las Infracciones y Sanciones”, respectivamente, y cuya decisión es revisable por el Tribunal Ambiental competente, según el artículo 56 de la Ley Orgánica de la Superintendencia en relación con los artículos 5 y 17 de la Ley Nº 20.600. Entre las infracciones que se imputan a Endesa se encuentran las contempladas en los literales a) y b) del artículo 35 y que motivan el presente recurso de protección. En consecuencia, existe un procedimiento contemplado en la ley, al que su parte tiene derecho y se encuentra actualmente en desarrollo; entonces, no parece proporcionado que esta Corte, conociendo por la vía de la protección, y teniendo únicamente presente como antecedente la reformulación de cargos de la SMA, acoja el presente recurso. Sostuvo la ausencia de vulneración de las garantías constitucionales invocadas. Respecto a la igualdad ante la ley, no
  • ha existido privilegio alguno respecto de Endesa ni discriminación arbitraria en perjuicio de los recurrentes, por los hechos que motivan el recurso ha sido fiscalizada por la SMA y algunos de ellos fueron calificados como infracción a la normativa ambiental por la autoridad competente, dando origen a un procedimiento sancionatorio en desarrollo. No se constata un trato desigual con el recurrente que pueda ser calificado como arbitrario o caprichoso. En relación a la igual protección de la ley en el ejercicio de sus derechos, no es un derecho protegido por esta acción constitucional, no obstante ello, indicó que su representada ingresó un EIA el 18 de diciembre de 2013, en tramitación, justificando la demora en relación al fallo de la Corte Suprema (Rol 3141-2012) por la complejidad técnica que involucra. Finalmente, en cuanto al derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación, conforme lo dispone el artículo 20 inciso 2º de la Constitución el recurso especial de protección ambiental solo procede respecto de actos u omisiones ilegales, excluyéndose expresamente la arbitrariedad; desde ahí sostiene que el recurso quedó limitado a una acción de control por parte de la actuación de los órganos del Estado, debiendo circunscribirse el análisis a determinar si existe o no violación de los componentes reglados, quedando limitado al control de legalidad formal, no corresponde sustituir la discrecionalidad técnica aplicada por los órganos del Estado con competencia sectorial, siendo lo apropiado dejarla en manos de la Administración. Los recurrentes han estimado que por la sola formulación de cargos de la SMA se ha vulnerado la garantía en análisis, sin embargo, para determinar si efectivamente existe vulneración de la referida garantía es necesario precisar si la acción que se imputa ha significado contaminación en los términos definidos en el artículo 2º de la Ley Nº 19.300, o bien que esa conducta hubiere afectado a la salud de la población o causado daño grave e inminente al medio ambiente, lo que no ha ocurrido. Precisó que existen hechos indicados en el informe de fiscalización ambiental de la SMA respecto de los cuales se estimó no existir mérito para formular cargos (que la turbina instalada en la Unidad II posea una capacidad de generación de 370 MW; que los valores de caudales informados en febrero para Unidad II estuvieran fuera del rango establecido en RCA 206/2007; la ubicación de la chimenea de la Unidad II; y la modificación en el sistema de descarga de Riles de la Unidad I), por estimar que ellos no calificaban como infracción en los términos señalados en el artículo 35 de la Ley Nº 20.417. En lo que dice relación con los hechos indicados en el recurso y respecto de los cuales sí se formularon cargos, esto es: la operación del proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina 2
  • Unidad” sin contar con una RCA; obra de descarga ocurre a 7 metros hacia el mar, en circunstancias que lo autorizado era que debía adentrarse 30 metros en el mar; no tener operativo el sistema de desulfurización de la Unidad I, manifestó lo siguiente: El Complejo Termoeléctrico Bocamina está compuesto de dos unidades. La primera de ellas operativa desde 1970 y la segunda (Ampliación Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad) evaluada ambientalmente a través de un EIA calificado favorablemente, obteniendo RCA mediante Resolución Exenta 206/2007, aclarada por la Resolución Exenta Nº 229/2007 y por la Resolución Exenta 285/2007, y modificada por la Resolución Exenta 66/2009, todas de la Comisión Regional del Medio Ambiente de la Región del Bío Bío. La Unidad II, en operación hasta diciembre recién pasado, ha sido operada con apego a la RCA 206/2007, a la cual se incorporaron ajustes de diseño derivados del mayor desarrollo de ingeniería del mismo, que no modificaron las características esenciales del proyecto aprobado ni sus efectos evaluados y que, en ningún caso, generan un riesgo para la salud de la población ni al medio ambiente. En efecto, más allá de la incorporación de ajustes de diseño a la Central, su operación se encuentra sujeta a las condiciones y exigencias establecidas ambientalmente en la citada RCA, habiéndose limitado su potencia a los 350 MW. La capacidad de generación aprobada era de 350 MW; dentro de los ajustes de diseño del proyecto, se instaló una turbina con una capacidad nominal de potencia de 370 MW, esto es, con 20 MW adicionales, sin embargo su representada, a la espera de contar con una RCA que la autorice, desde su entrada en operación a la fecha en que se encontraba autorizada para operar, mantuvo una operación ajustada a dichas condiciones, no excediendo la potencia máxima de 350 MW como media horaria. Emisiones atmosféricas, La Segunda Unidad de la Central cumple y ha cumplido, durante toda su operación, con las tasas de emisión comprometidas, así como los límites establecidos en el DS. Nº 13/2011, norma de emisión para centrales termoeléctricas. Sistema de refrigeración de la planta (aducción de agua), según la Resolución el agua de mar necesaria para refrigerar el condensador de la turbina de vapor será provista por un sistema de gua de circulación, a razón de 45.000 m3/h, cuando la Segunda Unidad de la Central Bocamina opere a su potencia máxima continua. Durante el período comprendido entre la entrada en operación de la Central y hasta el 5 de diciembre de 2013 a las 12 horas (fecha desde la cual se encuentra paralizada la Central), se han mantenido los valores
  • medios ponderados de caudal de agua de refrigeración inferiores a los 45.000 m3/h. Descarga de aguas de refrigeración, cumple con los parámetros establecidos en la Tabla Nº 4 (descarga de residuos líquidos a cuerpos de agua marinos dentro de la zona de protección litoral) del DS Nº 90/2000, del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, que contiene la norma de emisión para la regulación de contaminantes asociados a las descargas de residuos líquidos a aguas marinas y continentales superficiales. En los seis últimos informes mensuales de resultados de monitoreos de la descarga de la Unidad 2, ésta cumple plenamente con los límites establecidos en la Tabla Nº 4. Añadió que la actual operación de la Unidad 2 no ha generado un cambio significativo en el comportamiento de pluma térmica, según fuera evaluada ambientalmente, ni se han generado efectos ambientales distintos a los evaluados (Informe Técnico de Modelación Dinámica de Pluma Térmica. Complejo Termoeléctrico Bocamina, preparado por COSTASUR Consultores Ambientales, de octubre de 2013). No obstante lo anterior, el proyecto “Optimización de Central Termoeléctrica Bocamina Unidad II” fue ingresado al SEIA por la vía del EIA el 18 de diciembre de 2013, tramitación que actualmente se encuentra en etapa de participación ciudadana y a la espera de los informes de los organismos técnicos competentes al efecto. Hizo presente lo dispuesto en el artículo 11 ter de la Ley Nº 19.300, a saber: “En caso de modificarse un proyecto o actividad, la calificación ambiental deberá recaer sobre dicha modificación y no sobre el proyecto o actividad existente, aunque la evaluación de impacto ambiental considerará la suma de los impactos provocados por la modificación y el proyecto o actividad existente para todos los fines legales pertinentes”. Y argumentó que lo que los recurrentes pretenden es cuestionar la validez de la evaluación ambiental a que fue sometido en su oportunidad el proyecto Bocamina II Unidad, lo que es improcedente. Citó jurisprudencia (Corte de Apelaciones de Concepción rol 1210-2011, considerandos séptimo y octavo). Respecto al cargo por omisión de contar con una obra de descarga de residuos industriales líquidos del sistema de refrigeración del condensador, que penetre en el mar 30 metros, desde el borde de la playa, en circunstancias que la descarga ocurre a 7 metros hacia el mar, en la rompiente de olas; expresó que si bien existe una diferencia en la georreferenciación de la solución de descarga indicada en RCA 206/2007, lo cierto es que esta modificación fue indicada por Endesa en Adenda Nº 1 del Proyecto de Ampliación de la Unidad II, en
  • respuesta a ICSARA Nº 1 en relación con las observaciones presentadas por la Gobernación Marítima, indicando, respecto de las obras de descarga del agua de mar que comprenderá, entre otras obras, un canal abierto de hormigón que terminará en la obra de descarga que penetrará 30 metros al mar desde el borde de la playa. Agrega que “Sin embargo, se rectifica que el proyecto considera un canal abierto de hormigón que terminará en la zona de rompiente de olas (playa), tal como está construido el actual canal de descarga de la Primera Unidad”, tal como ocurre en los hechos. No se presentó reclamación sobre el unto y se estimó que aquello había sido corregido en los términos precisados en la Adenda Nº 1. En todo caso, afirmó, que la operación del ducto en los términos construidos no ha generado efectos ambientales distintos a los evaluados: no ha ocasionado un cambio en el comportamiento de la pluma térmica ni en los demás parámetros evaluados en el procedimiento de evaluación ambiental del proyecto “Ampliación Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, así consta en “Informe Técnico Estudio de Modelación Dinámica de Pluma Térmica, Complejo Termoeléctrico Bocamina”, elaborado por COSTASUR Consultores Ambientales, de octubre de 2013, y en “Análisis Preliminar de los Resultados del PVA del Medio Marino Complejo Termoeléctrico Bocamina”, preparado por la Gerencia de Ingeniería de Endesa. Asimismo, hizo presente que las descargas de la Segunda Unidad cumplen con los límites establecidos en la Tabla Nº 4 del D.S. Nº 90/2000 del MINSEGPRES, según consta en Informes Mensuales de Resultados Monitoreo de Descarga para los meses de septiembre a diciembre de 2013. En lo relativo a que el sistema de desulfurización de la Unidad I no estaba operativo al momento de la inspección. Explicó que dentro del proceso de la quema de combustibles fósiles realizada por las Centrales Termoeléctricas para la generación de energía, se emiten compuestos y sustancias tales como SOx, HCI, HF, NOx, CO y material particulado. En ese contexto el desulfurizador es un sistema de abatimiento de dióxido de azufre (SOx), ácido clorhídrico (HCI y ácido fluorhídrico (HF), cumpliendo con los estándares de calidad y seguridad que exige la autoridad. El corazón del sistema es el “absorvedor” que tiene en su interior bancos de duchas que se encargan de rociar en contra de los flujos de gases una mezcla acuosa de piedra caliza y agua, para que posteriormente este flujo compresible siga su trayectoria hacia la chimenea. La exigibilidad de la medida de instalación de desulfurizador en la Unidad I fue precisada a solicitud de Endesa por la Resolución Exenta
  • 229/2007 de la COREMA Región del Bío Bío que dispuso en lo pertinente: “El comienzo de las operaciones de la central será factible sólo cuando operando la Unidad 2, simultáneamente salga de servicio la Unidad 1; con la finalidad de incorporar su desulfurizador, y vuelva a iniciar sus operaciones, debiendo, la fecha precisa de salida de operación de la unidad 1, coordinarse con el CDEC-SIC, previo informe de la CNE, a efecto de evitar riesgos de interrupción de suministro de energía”. En escrito de formulación de descargos presentado por Endesa ante la SMA de 23 de diciembre de 2013 fue reconocido el cargo, no obstante que, aun cuando no se encontraba operativo el desulfurizador de Bocamina I, sí estaba en proceso de construcción, cuestión que consta a la SMA. El retardo en su implementación se debió a: i) Desfase en el desarrollo de ingeniería para la incorporación del desulfurizador, que no era parte del proyecto sometido inicialmente a evaluación y no se contemplaba en su diseño de ingeniería original y ii) Búsqueda de soluciones que fuesen adecuadas para dar cumplimiento a las exigencias para el parámetro dióxido de azufre de la futura norma de emisión de termoeléctricas, que a esa fecha se encontraba en estudio y que fue dictada en el año 2011. Sólo una vez definida la norma de emisión fue posible determinar la tecnología adecuada para dar cumplimiento a los valores límites de emisión de la nueva norma (Decreto Nº 13/2011 del Ministerio del Medio Ambiente), lo que fue informado por Endesa al Servicio de Evaluación Ambiental Región del Bío Bío con fecha 12 de enero de 2011. Precisó que el objeto de la instalación de un desulfurizador en la Unidad I era el control de las emisiones del Proyecto en la calidad del aire y, de acuerdo a los resultados de monitoreo de emisiones se acredita que las tasas de emisión del parámetro SO2 no han sido superadas durante la etapa de operación del Proyecto, los que son remitidos bimensualmente a la SMA. Para ello Endesa adoptó una serie de medidas de control operacional (cambio en el suministro de carbón por uno de menor contenido de azufre; procedimiento de manejo de emisiones en chimenea de ambas unidades ante eventos de latencia o superación puntual de emisiones comprometidas ajustando la carga de la unidad térmica afectada hasta llegar a las tasas de emisión admitidas. A mayor abundamiento, la calidad del aire en el área de influencia del proyecto se ha comportado conforme a lo previsto en el proceso de evaluación ambiental, según consta en registros de datos de la red de monitoreo y representación gráfica de los resultados de monitoreo de la calidad del aire para el parámetro SO2 desde el inicio de operación del proyecto a la fecha. De modo que
  • no se ha generado el efecto que la implementación del desulfurizador buscaba mitigar, cumpliéndose las tasas de emisión comprometidas. En consecuencia, producto de estudios de ingeniería realizados a partir del año 2008, Endesa optimizó el diseño de la Segunda Unidad, mejorando su funcionamiento en términos ambientales y de seguridad, tanto para el suministro energético como para sus instalaciones, sin modificar las características esenciales del proyecto aprobado y sin alterar o agregar nuevos efectos ambientales desfavorables al medio ambiente respecto al proyecto aprobado. Así, los ajustes de diseño y la operación del Proyecto en los términos construidos, no han generado efectos ambientales mayores o distintos a los evaluados. De otro lado, afirmó la improcedencia de la medida de paralización inmediata del Complejo Termoeléctrico Bocamina, Unidades I y II. Los hechos contenidos en el informe de fiscalización ambiental y la reformulación de cargos se encuentran sometidos al imperio del derecho ante el organismo con competencia en la materia, con facultades sancionadoras, susceptibles de revisión ante el Tribunal Ambiental competente. También a la luz de la nueva normativa ambiental de que se ha dotado nuestro país recientemente, normativa que contempla la paralización como medida a adoptar antes o durante la tramitación de un procedimiento sancionatorio y con el carácter de esencialmente provisoria, en caso de resultar pertinente. Para que sea procedente la paralización o suspensión de funcionamiento deben existir a lo menos antecedentes graves que permitan sostener que existe un riesgo de daño inminente al medio ambiente o a la salud de las personas, no bastando la sola formulación del cargo. Así lo ha entendido el Segundo Tribunal Ambiental en resolución de 19 de diciembre de 2013 a propósito de la solicitud de la SMA de autorización de medida provisional y parcial contenida en el artículo 48 letra c) de la Ley Constitucional de la SMA (LOSMA) de las modificaciones, obras y actividades desarrolladas en la Fundición y Refinería Ventanas de Codelco, en consideración a que dichas obras y actividades no habrían sido sometidas al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. A su juicio “…el solo hecho de que las mencionadas obras o actividades no hayan ingresado al SEIA, no es en sí mismo un motivo suficiente para autorizar el tipo de medidas provisionales como las solicitadas por el Superintendente, ya que siempre se requerirá acompañar los antecedentes suficientes e idóneos para evaluar si existe o no un riesgo de daño inminente al medio ambiente o a la salud de la población, según lo establecido en el inciso primero del artículo 48 de la LOSMA”.
  • Aseguró el informante que, en la especie, no existe ningún antecedente acompañado por los recurrentes que permita acreditar la existencia de un riesgo de daño inminente al medio ambiente o a la salud de la población que amerite la adopción de una medida como la solicitada en lo petitorio del recurso; por el contrario, durante el proceso de operación de las Unidades I y II, desde octubre de 2012 y hasta comienzos de diciembre recién pasado se ha dado cabal cumplimiento a las normas sobre emisión comprometidas y autorizadas por la ley, no existiendo riesgo de daño al medio ambiente o a la salud de la población. Solicitó el rechazo del recurso, con costas. A fojas 250, el Director Regional del Servicio de Evaluación Ambiental amplía su informe, dentro del ámbito de sus competencias. En relación a los alcances del proyecto Optimización Central Bocamina 2ª Unidad, indicó que se encuentra actualmente ingresado al SEIA, con peticiones pendientes de respuesta a diferentes órganos técnicos de la Administración del Estado, y con un proceso de participación ciudadana abierto. Atendido ello, expresa, no es posible efectuar un pronunciamiento en relación al alcance del proyecto, sin antes cumplir con las etapas legales y reglamentarias que correspondan y con la información de los órganos técnicos estatales que han sido consultados. En cuanto a la obligación de ingreso del proyecto al SEIA, manifiesta que de acuerdo a lo resuelto por la Excma. Corte Suprema, éste debía ingresar el EIA y lo hizo; en lo que respecta a las modificaciones de los proyectos y la necesidad de que éstos ingresen al SEIA, ello debe ser analizado caso a caso, no se puede emitir un pronunciamiento en base a meras hipótesis, por cuanto ello tiene directa relación con las características del proyecto y/o modificación del mismo. La construcción de un proyecto o de una modificación sin la previa autorización ambiental, cuando proceda, debe ser fiscalizada y sancionada por la Superintendencia del Medio Ambiente y no el SEA, lo mismo acontece con el cumplimiento de la RCA. A fojas 256 El Superintendente del Medio Ambiente complementa su informe expresando que su organismo es el servicio público creado para ejecutar, organizar y coordinar la fiscalización y seguimiento de los instrumentos de gestión ambiental que establece la ley, así como imponer sanciones en caso que se constaten infracciones que sean de su competencia. Agregó que sobre el caso del presente recurso se encuentra conociendo de cuatro denuncias fundadas en hechos similares a los que motivan esta acción cautelar, pero presentadas por personas distintas a los recurrentes; se inició el respectivo procedimiento administrativo sancionatorio, con la
  • correspondiente formulación de cargos (rol D-015-2013); fue iniciado en virtud del ORD/VIII Nº 10147E del Director del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, el cual remitió la denuncia del Senador Alejandro Navarro en contra de Endesa S.A., por la muerte masiva de especies hidrobiológicas (langostinos y otras especies marinas) en la Bahía de Coronel, sector Lo Rojas; a dicha denuncia se sumó la de doña Betty Gómez por los mismos hechos (3 de junio de 2013). Agregó que mediante ORD. U.I.P.S. Nº 603 de 29 de agosto de 2013 se formularon cargos a Endesa por incumplimiento de las normas, condiciones y medidas establecidas, principalmente, en los considerandos 3.3, 4.2.1, 4.2.2, 6.1 y 7.9 de la RCA 206/2007 y el incumplimiento del requerimiento de información solicitado en el numeral 16 del punto 9 del acta de fiscalización ambiental de fecha 13 de febrero de 2013. Con fecha 6 de septiembre de 2013 se incorporaron al expediente sancionatorio las denuncias de don Luis Morales Riffo y Ángel Flores Bravo, por ruidos molestos, emisión de cenizas y gases de los mencionados proyectos de Endesa. El 16 del mismo mes, se recibió denuncia de don Hernán Pinochet de la Paz, por realización de obras no contempladas en la RCA ya señalada. El 30 de septiembre de 2013 Endesa presentó un Programa de Cumplimiento y sus descargos. El programa de cumplimiento fue derivado a la División de Fiscalización de la Superintendencia, para los efectos de determinar el cumplimiento de la normativa vigente, pronunciándose, mediante Memorándum DFZ Nº 685/2013, que la revisión del plan de acciones propuesto con relación a los hechos infraccionales consignados en los numerales 13.1 y 13.2 de la formulación de cargos, permite desprender que tales acciones no tienen por objeto volver al cumplimiento del instrumento regulatorio incumplido, procediendo a rechazarse el aludido programa (ORD. U.I.P.S Nº 739 de 3 de octubre de 2013), por no cumplir con el criterio de eficacia exigido por la normativa vigente y, además, por su naturaleza jurídica no correspondía a un programa de cumplimiento. Añadió que, con los nuevos antecedentes recibidos, mediante ORD. U.I.P.S. Nº 976, de 26 de noviembre de 2013, se procedió a reformular cargos a Endesa por incumplimiento de las normas, condiciones y medidas establecidas, principalmente, en los considerandos 3.3, 4.2.1, 4.2.2, 6.1 y 7.9 de la RCA 206/2007; incumplimiento del requerimiento de información solicitado en el numeral 16 del punto 9 del acta de fiscalización ambiental de 13 de febrero de 2013; incumplimiento del requerimiento de información solicitado en el numeral 45 del ORD. U.I.P.S Nº 603, y el inicio de la operación del proyecto “Optimización Central Termoeléctrica
  • Bocamina Segunda Unidad”, que modifica el proyecto “Ampliación Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, sin contar con RCA. Agregó que con fecha 3 de diciembre se recibieron las denuncias de don Arnaldo Gajardo Cruz y de doña Ruth Vallejos Parra por la emisión de ruidos molestos, y además en el segundo caso por emisión de cenizas. Con fecha 23 de diciembre de 2013, Endesa presento sus descargos respecto de la reformulación de los mismos. Mediante ORD: U.I.P.S Nº 53 de 14 de enero de 2014 se procedió a citar a declarar a don Alfonso Giaretti, representante legal de la Empresa Ingeniería y Construcción Tecnimontt Chile Compañía Limitada; Mario Enero, Jefe de Central Termoeléctrica Bocamina; Eduardo Ruiz, Director de Proyecto de la Central; e Ignacio Salinas, Director de Construcción de la Central. Concluyó señalando que no puede pronunciarse sobre el fondo del asunto en virtud de las razones legales que indicó. A fojas 266, informa doña Andrea Reyes Blanco, Fiscal Instructora del Procedimiento Sancionatorio D-015-2013, señalando que en la actualidad se encuentra instruyendo el procedimiento aludido, iniciado con fecha 26 de noviembre de 2013, de conformidad a lo dispuesto en el artículo 49 de la Ley Orgánica de la Superintendencia del Medio Ambiente (LO-SMA), con la formulación precisa de cargos en contra de Endesa, titular del proyecto “Ampliación Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad” calificado ambientalmente favorable mediante Resolución Exenta 206/2007. Añadió que dentro de las infracciones por las que se formuló cargos se encuentra la operación por parte de Endesa de todo o parte del proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, sin contar con una RCA. A la fecha del informe (12 de febrero de 2014) se encontraba examinando el mérito de los antecedentes, además existen personas citadas a declarar. En consecuencia, no ha emitido dictamen aun y por ello se ve impedida de pronunciarse en los términos requeridos por la Corte. A fojas 315 informa el Fiscal Adjunto del Ministerio Público, don Alvaro Hermosilla Bustos, manifestando que con fecha 4 de junio de 2012 se inició de oficio la investigación RUC 1200530126-0, en consideración a las informaciones de prensa de la región, que daba cuenta que en la comuna de Coronel la Termoeléctrica Bocamina I y II estaría causando graves daños al operar en la Bahía de Coronel,
  • afectando en forma importante a los recursos marinos que sirven de sustento a los pescadores de la zona; se despachó orden de investigar a la BIDEMA (Brigada de Investigación de Delitos Medio Ambientales y Patrimonio Cultural) de Valdivia y a la SEMA (Sección de Ecología y Medio Ambiente) del Lacrim Central, ambos de la Policía de Investigaciones de Chile. En la carpeta investigativa rolan, además, informes de la Armada de Chile que dan cuenta de mediciones desde el año 2006 al 2011 relativas a los hechos investigados. La investigación fue asignada a la Fiscal doña Ana María Aldana, quien ha concurrido al sitio del suceso en reiteradas oportunidades y se está a la espera de informes IP Medioambiental Nº 123 de 9 de septiembre de 2013 que se encuentra asociado al análisis de mercurio en cenizas mediante técnica analítica de absorción atómica, lo que está pendiente por la sección de microanálisis, además de la remisión del informe de sitio de suceso y resultados de análisis de muestras tomadas por personal de la PDI desde el Golfo de Arauco hasta la Bahía de Coronel, concurrencias realizadas entre el 24 al 28 de marzo. Añadió que, con fecha 20 de diciembre de 2013, se agruparon las causas RUC 1300277478-4, 1300315761-4 y 1300340046-2, todas relativas a denuncias de pescadores de la Caleta Lo Rojas de Coronel, que daban cuenta de la varazón de jaibas y otros organismos en las orillas de la Bahía de Coronel, situación que se repitió a los pocos días con langostinos, fenómeno que se fue reiterando al pasar los días. En tales causas se han despachado numerosas órdenes de investigar. La causa, así agrupada, se encuentra vigente y desformalizada; se han recepcionado numerosos informes de la Brigada de Investigación de delitos medio ambientales y patrimonio cultural de la PDI, además de informes periciales de la sección de ecología y medio ambiente, los cuales han recogido evidencia en distintos momentos y lugares, todos relativos a los hechos denunciados y materias de las querellas; también constan declaraciones de personas encargadas de ambas termoeléctricas investigadas, esto es, Bocamina (Endesa) y Santa María de Coronel (Colbún S.A.). Con fecha 1 de marzo de 2014 se recibió el resultado de la orden de investigar encargada a la BIDEMA, en su informe se concluye que se hace necesario para comprobar o descartar las hipótesis formuladas, se haga un estudio en todo el Golfo de Arauco hasta la Bahía de Coronel, diligencias que se instruyeron y están pendientes sus resultados. CONSIDERANDO: Primero: Que, el recurso de protección de garantías constitucionales establecido en el artículo 20 de la Constitución
  • Política de la República, constituye jurídicamente una acción constitucional de urgencia, de naturaleza autónoma, destinada a amparar el legítimo ejercicio de las garantías y derechos preexistentes que en esa misma disposición se enumeran, mediante la adopción de medidas de resguardo que se deben tomar ante un acto u omisión arbitrario o ilegal que impida, amague o perturbe ese ejercicio. Por consiguiente, resulta requisito indispensable de la acción de protección la existencia de un acto u omisión ilegal -esto es, contrario a la ley, según el concepto contenido en el artículo 1° del Código Civil- o arbitrario -es decir, producto del mero capricho de quien incurre en él- y que provoque algunas de las situaciones o efectos que se han indicado, afectando a una o más de las garantías -preexistentes- protegidas, consideración que resulta básica para el análisis y la decisión del recurso que se ha interpuesto. Segundo: Que, se desestimará la alegación de falta de legitimación activa de los recurrentes de fojas 3, planteada por el abogado de Endesa S.A. al momento de informar, toda vez que no estamos en presencia de un proceso de lato conocimiento sujeto, en cuanto a la comparecencia, a los requisitos formales previstos en la ley procesal común, sino frente a una acción constitucional de naturaleza tutelar, de tramitación simple y de urgencia, de modo que existe amplitud de criterio en lo relativo al recurrente, pudiendo solicitar la protección cualquier persona, natural o jurídica, por sí o a favor de otro, alegando la privación, perturbación o amenaza en el legítimo ejercicio de los derechos constitucionales que señala el artículo 20 de nuestra Carta Fundamental. En consecuencia, ni la forma en que comparecen los recurrentes, ni la circunstancia de no coincidir tal actuación con los fines principales de estas organizaciones, de acuerdo a lo previsto en el artículo 220 del Código del Trabajo, son un obstáculo para conocer del fondo de lo solicitado, especialmente si se tienen en cuenta las características del derecho contemplado en el artículo 19 Nº 8 de la Constitución, cuyo titular es también la sociedad toda como ente colectivo. La protección debida por el Estado a las personas no solo incide en la vigencia del derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación, bajo una consideración colectiva, pero actual. También involucra el deber de la autoridad de proteger el medio ambiente con visión de futuro. Este derecho fundamental de tercera generación tiene también fundamento ético en la idea de solidaridad intergeneracional, de modo que debemos cautelar las condiciones ambientales del planeta para que las futuras generaciones tengan una vida digna, promoviendo un desarrollo sustentable que sea
  • respetuoso de las condiciones de vida de los sujetos que se espera que nazcan, los cuales merecen vivir en un planeta que los pueda albergar (Principio 3 de la Declaración de Río de Janeiro de 1992). Tercero: Que, asimismo, se desestimará la alegación de extemporaneidad del recurso de protección de fojas 202, pues el acto ilegal y arbitrario en contra del cual se recurre está constituido por la operación del proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, sin contar con una Resolución de Calificación Ambiental que lo autorice, del cual tomaron conocimiento objetivo recién el 26 de noviembre de 2013, con ocasión de la formulación de cargos efectuados al respecto por la Superintendencia del Medio Ambiente. En consecuencia, contado el plazo de treinta días a que alude el Auto Acordado, desde esa oportunidad concreta, no hay tal extemporaneidad, pues el recurso fue presentado el día 24 de diciembre del mismo año. Cuarto: Que, desde las alegaciones efectuadas en la causa por recurrentes y recurridos, unido a la información proporcionada por los organismos técnicos respectivos y aquella otra aportada por la copiosa prueba documental agregada a los autos, es factible dar por acreditados los siguientes hechos: 1.- Que el Complejo Termoeléctrico Bocamina, de propiedad de Endesa S.A., se compone de dos unidades. La primera de ellas data de 1970, con una potencia de 128 MW, y la segunda denominada “Ampliación Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, sometida al procedimiento de evaluación ambiental, mediante la presentación de un Estudio de Impacto Ambiental, obtuvo Resolución de Calificación Ambiental, contenida en la Resolución Exenta Nº 206, de 2 de agosto de 2007, aclarada en virtud de las Resoluciones Nº 229 y 285, de 21 de agosto y 8 de octubre de 2007, respectivamente, y modificada por Resolución Nº 66, de 12 de marzo de 2009, todas de la Comisión Regional del Medio Ambiente de la Región del Bío Bío. Este nuevo proyecto consistió en construir y poner en servicio una segunda unidad de generación termoeléctrica en la Central Bocamina, equipada con tecnología de combustión de carbón pulverizado, de aproximadamente 350 MW de potencia instalada, entrando en operación en el mes de octubre de 2012. Enunciado que fluye del informe del Director Ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental de fojas 147 y siguientes; del informe del Director Regional del Servicio de Evaluación Ambiental de fojas 167, y de lo señalado por la propia recurrida en sus informes. 2.- Que, en fecha no determinada desde la obtención de la RCA (según la recurrida desde el año 2008), a la Segunda Unidad de la
  • Central Hidroeléctrica Bocamina se le realizaron ajustes de optimización de su diseño derivados del mayor desarrollo de ingeniería, tendientes a mejorar su funcionamiento, tales como: el cambio del tipo de generador de vapor (tipo de caldera); cambios al sistema de refrigeración con agua de mar (sistema de filtrado y control de succión), aumentando el caudal de agua de mar para refrigerar el condensador (de 45.000 m3/h a 50.000 m3/h aproximados); cambio del trazado de la tubería de aducción (sifón); aumento de la potencia nominal del turbogenerador (instalación de turbina con una capacidad de potencia de 370 MW); ajustes en el acopio y transporte de los insumos y a la gestión de residuos; aumento de la capacidad de la planta de agua desmineralizada (pasó de 20 m3/h a 40 m3/h), incorporando un nuevo módulo a la planta de tratamiento; aumento en las capacidades de los compresores y generadores; cambio de ubicación y diámetro de la chimenea, sin que, previo a la ejecución de tales modificaciones, se haya presentado ninguno de los instrumentos de gestión ambiental contemplados en la ley. Proposición que se obtiene de los informes de la recurrida de fojas 61 y de fojas 223; contrato ACB-003.06 “Suministro llave en mano de una Planta de Generación Térmica a Carbón de 370 MW”, suscrito el día 25 de julio de 2007 entre Endesa S.A. y el Consorcio formado por Maire Engineering SPA, Mairengineering do Brasil Construcao e Administracao de Projetos Ltda, Ingeniería y Construcción Tecnimont y Compañía Limitada (custodia 38231), con plazo de finalización de las obras 14 de junio de 2010; correos de Tecnimont a Endesa y de respuesta, de los años 2011 y 2012, relativas al aludido contrato, donde se alude a una distinta disposición de la planta en relación a la RCA, especialmente en la ubicación de ambas chimeneas y algunos edificios, también respecto de la autorización de producción máxima de 350 MW. 3.- Que, posteriormente, el 25 de noviembre de 2011, Endesa S.A. ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de la Región del Bío Bío Declaración de Impacto Ambiental (DIA) correspondiente al Proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, que consistía en un grupo de modificaciones tendientes a mejorar la Central aprobada en el año 2007, dentro de las cuales se contemplaba el cambio del tipo de caldera, lo que conlleva la redistribución de los equipos y obras, y un aumento posible de 20 MW de potencia. Dicho proceso concluyó anticipadamente sin calificación ambiental, en razón de lo resuelto por la Excma. Corte Suprema en causa rol 3141-2012 y da cuenta de ello la Resolución Exenta Nº 154 del Servicio de Evaluación Ambiental de la Región del Bío Bío, de fecha 4 de julio de 2013.
  • Hecho que se desprende del informe de la recurrida de fojas 61 y siguientes; Informe del Director Ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental de fojas 147 y siguientes; Informe del Director Regional del Servicio de Evaluación Ambiental de fojas 167; y del documento que rola a fojas 315 de la causa rol Nº 1919-2011, tenida a la vista. 4.- Que, por sentencia ordenada cumplir con fecha 25 de junio de 2012, la Excma. Corte Suprema, en causa rol Nº 3141-2012 (Rol Nº 1919-2011 de la Corte de Apelaciones de Concepción), ordenó el reingreso del proyecto, aludido en el numeral precedente, a través de un Estudio de Impacto Ambiental, lo que fue cumplido por la empresa el día 18 de diciembre de 2013, encontrándose en actual tramitación. Las obras y actividades que fueron modificadas, respecto al proyecto originalmente aprobado, dicen relación con la optimización de la Segunda Unidad, así en la generación de energía se realizó el cambio del tipo de generador de vapor (caldera), lo cual, a la vez, requirió de la modificación del sistema de refrigeración con agua de mar y del turbogenerador; manejo de insumos y residuos (Carbón, modificación del sistema de transporte, almacenamiento y manejo en cancha de carbón; Caliza, optimización en el sistema de almacenamiento); agua industrial, modificación de los estanques de almacenamiento; petróleo diésel, modificación de los estanques de almacenamiento; en otros insumos, modificación en la capacidad de las bodegas de almacenamiento; Cenizas, optimización del sistema de abatimiento de material particulado y sistema de almacenamiento de cenizas volantes y de fondo; Residuos líquidos, integración del sistema de tratamiento de Riles; además se contemplan adecuaciones de seguridad y respaldo, Planta de agua desmineralizada; Transformadores eléctricos; Sistema de generación de aire comprimido; Generador diésel de emergencia y Medidas de mitigación de ruido. Además, existen obras nuevas respecto del proyecto aprobado: Sistema de colección y tratamiento de aguas lluvias para el sistema de manejo de carbón; y se eliminan otras: Estanque de almacenamiento de petróleo ASTM Nº 6 de 1.000 m3. Adicionalmente se incorpora, para evitar el ingreso de especies a través de la aducción de agua de mar de la Primera y Segunda Unidad de la Central Bocamina, un sistema de reducción de ingreso de biomasa. También, en relación al medio ambiente humano se da cuenta de acuerdos y negociaciones con interesados directos e indirectos del proyecto. Acontecimientos que fluyen del informe del Director Regional del Servicio de Evaluación Ambiental de fojas 167; causa rol Nº 1919- 2011 de la Corte de Apelaciones de Concepción (3141-2012 Corte Suprema), tenida a la vista.
  • 5.- Que, con fecha 4 de junio de 2012, el Ministerio Público inició de oficio la investigación RUC 1200530126-0, desde la información aportada por la prensa local, que daba cuenta de supuestos daños generados en los recursos marinos en la Bahía de Coronel por la operación de la Central Termoeléctrica Bocamina I y II. A dicha investigación se agruparon las causas RUC 1300277478-4, 1300315761-4 y 1300340046-2, todas desformalizadas y en tramitación. Hechos que se obtienen del informe del Fiscal Jefe del Ministerio Público de Talcahuano, don Alvaro Hermosilla Bustos de fojas 315. 6.- Que, ante denuncias efectuadas personas naturales, la Superintendencia del Medio Ambiente inició un procedimiento administrativo sancionatorio, rol D-015-2013, formulándose cargos en contra de Endesa S.A., inicialmente con fecha 29 de agosto de 2013 y, posteriormente, con fecha 26 de noviembre de 2013, por los siguientes conceptos: (i) incumplimiento a la RCA Nº 206/2007; (ii) incumplimiento del requerimiento de información solicitado en el acta de fiscalización ambiental de fecha 13 de febrero de 2013; (iii) incumplimiento del requerimiento de información solicitado en ORD Nº 603; y (iv) el inicio de la operación del proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, que modifica el proyecto “Ampliación Central Hidroeléctrica Bocamina Segunda Unidad” sin contar con Resolución de Calificación Ambiental. También se observó en la fiscalización la omisión de contar con una obra de descarga que penetre en el mar 30 metros y no encontrarse operativo el sistema de desulfurización de la Unidad I, imputación esta última reconocida por Endesa, señalando que estaba en proceso de construcción. Circunstancias obtenidas desde los informes de la Superintendencia del Medio Ambiente de fojas 138 y de fojas 256; informe de la recurrida de fojas 223; informe de la Fiscal instructora del procedimiento sancionatorio en la SMA de fojas 266. 7.- Que la operación de la Central termoeléctrica Bocamina Unidades I y II presenta riesgos medio ambientales en al menos los siguientes aspectos: a) alteraciones sobre el medio ambiente acuático marino y respecto de la abundancia y biodiversidad de las comunidades y especies hidrobiológicas (alteración de la productividad primaria), en razón del significativo caudal de agua de mar succionada para sus procesos de enfriamiento, donde va incorporada biota, además por el uso de cloro y otros componentes químicos utilizados como anti incrustantes y el aumento de temperatura (10º C) de los efluentes; b) alteración en la calidad de
  • agua del medio marino; c) efectos en las aguas subterráneas (niveles de mercurio y sulfato sobre la norma de riego en Fundo Millabú) por las cenizas generadas en los procesos de combustión; d) Concentración sobre la norma de cromo y mercurio en tales cenizas (residuos peligrosos por toxicidad extrínseca); e) Generación de residuos industriales líquidos; y f) Emisiones atmosféricas provenientes de la utilización del carbón (dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno y material particulado). Aseveraciones que se infieren de los informes Técnicos Sectoriales de Sernapesca de 15 de junio de 2012 y de 20 de julio de 2012 (custodia 38231); Informe Pericial Medio Ambiental Lacrim Central PDI Nº 42/2013, de 5 de abril de 2013 (misma custodia); Informe Pericial Medio Ambiental Nº 123 de 9 de septiembre de 2013; Informe Policial Nº 57/1099, de 8 de marzo de 2013, emitido por BIDEMA de la PDI; Informe Pericial Medio Ambiental Nº 19 de 18 de febrero de 2013, emitido por Lacrim Central de la PDI; Informe Pericial Medio Ambiental Nº 121, de 19 de agosto de 2013, emitido por el Lacrim Central de la PDI (custodia 38212). 8.- Que, durante la tramitación del Estudio de Impacto Ambiental al proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, los organismos con competencia ambiental que han participado en la revisión formularon observaciones, entre las cuales se solicitó acreditar la información relativa a que “Las actividades durante la fase de construcción de la Segunda Unidad no fueron modificadas respecto de lo indicado en el proyecto aprobado”; acreditar el manejo de todos los aspectos ambientales asociados a la etapa de construcción, de acuerdo a la RCA 206/2007 y de permisos ambientales sectoriales (generación, manejo y disposición de residuos sólidos y líquidos, manejo ambiental de emisiones atmosféricas, especialmente ruido); acreditar los volúmenes de áridos utilizados y su procedencia. Lo anterior también es aplicable a la construcción de los sistemas de succión y descarga de aguas de refrigeración, su concordancia con los permisos sectoriales y concesiones marítimas. En Tabla 1.26 concentración de aluminio, cadmio, hierro, manganeso, sólidos sedimentables, sólidos suspendidos y valores de ph y temperatura que superan el límite establecido en la Tabla Nº 4 del DS Nº 90 del MINSEGPRES, debiendo complementar el sistema de tratamiento de Riles para abatir los contaminantes que no podrán ser eliminados del efluente mediante separación física. No explica claramente cómo mitigará la influencia que puede tener la solución de aguas lluvias propuesta para Canchas de Carbón sobre la red primaria en el Plan Maestro de Evacuación de Aguas Lluvias de Coronel. Respecto del sistema de reducción de ingreso de biomasa, deberá presentar una alternativa con las mejores tecnologías
  • disponibles para tal efecto, detallando las labores de mantención y/o reparación a las que serán sometidas las estructuras de filtros que se ubicarán en el medio marino, señalando su duración, frecuencia, destino final de los residuos generados y registro mediante video o fotografías submarinas. Incorporar un acápite especial sobre la instalación y operación del sistema de control de ingreso de biomasa piloto. Los dispositivos diseñados para evitar la succión de organismos hidrobiológicos no es suficiente. Respecto de la descarga de agua desde el sistema de refrigeración al medio marino es deseable que ésta se realice a mayor profundidad y distancia de la costa, a baja velocidad y temperatura. Deberá precisar los factores de emisión y/o fórmulas de cálculo para determinar valores de emisiones atmosféricas de SO2, Nox, y MP. Enunciados que se desprenden del informe Consolidado Nº 1 de Solicitud de Aclaraciones, Rectificaciones y/o Ampliaciones al Estudio de Impacto Ambiental del proyecto aludido, de fecha 12 de marzo de 2014. Quinto: Que, para un adecuado análisis del tema sometido a nuestra decisión resulta relevante precisar lo resuelto por la Excma. Corte Suprema en la causa rol Nº 3141-2012, antecedente directo de la presente acción de protección. En la causa aludida la Confederación Nacional de Federaciones de Pescadores Artesanales de Chile recurrió en contra de la Comisión de Evaluación Ambiental del Bío Bío por haber admitido a tramitación una Declaración de Impacto Ambiental, para el proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, solicitando dejar sin efecto tal examen de admisibilidad y se ordene que sea presentado como Estudio de Impacto Ambiental. En primera instancia, la Corte de Apelaciones de Concepción (rol 1919-2011) rechazó el recurso por sentencia de 9 de abril de 2012, sin costas, por estimar que el acto reclamado no era un acto decisorio del problema de fondo sino intermedio, de mero trámite, que no significaba una conculcación de garantías constitucionales (considerando 5). Apelado el referido fallo, la Excma. Corte Suprema lo revocó mediante sentencia de 15 de junio de 2012, acogió la protección y ordenó que el titular del proyecto antes mencionado presente un Estudio de Impacto Ambiental a la Comisión de Evaluación de la Región del Bío Bío. Para resolver de ese modo tuvo en consideración que la modificación en análisis contemplaba un conjunto de obras y
  • actividades que tienen efecto en la disposición general de los equipos, incidiendo de manera importante y determinada en la Segunda Termoeléctrica. En consecuencia, a la luz de los principios de prevención y de responsabilidad, sólo un EIA permitirá establecer si las modificaciones introducidas importarán un mejoramiento ambiental y no un peligro o daño para el entorno (motivos 5, 6 y 7). Solicitados los apercibimientos del Auto Acordado respectivo, para la ejecución de lo resuelto, mediante presentación de fojas 355 (11 de diciembre de 2013), la Corte de Concepción previamente solicitó informe a Endesa S.A. por resolución de fojas 358 (13 de diciembre de 2013), lo que se cumplió a fojas 373 (20 de enero de 2014), expresando el abogado de dicha empresa que con fecha 18 de diciembre de 2013 fue ingresado el EIA a que se refiere la sentencia de protección. Sexto: Que, también es preciso tener en cuenta lo decidido en la causa rol Nº 372-2013 de la Corte de Apelaciones de Concepción, por sentencia de 3 de octubre de 2013, donde se rechazó el recurso de protección. En dicha acción constitucional personas naturales recolectoras de orilla, pescadores artesanales y sindicatos afines recurrieron en contra de Endesa S.A. en razón de los varamientos de jaibas en caleta Lo Rojas de Coronel, el 16 de marzo de 2013, y de langostinos el 22 del mismo mes y año, además por la succión de recursos hidrobiológicos por los ductos de aducción de las Termoeléctricas Bocamina I y II, y que sus ductos de evacuación arrojan algas, crustáceos, langostinos, jaibas y peces menores, violando la ley y vulnerando sus derechos a vivir en un medio ambiente libre de contaminación y desarrollar sus actividades económicas. El motivo del rechazo dice relación con la circunstancia de que los mismos hechos se encontraban sometidos al imperio del derecho, tanto en sede penal como administrativa (considerando 7º) y porque otros aspectos del recurso, tales como si la Central Bocamina opera al margen de la ley, por no contar con una evaluación integrada y sin informe de la autoridad pesquera, fueron controvertidos por la recurrida, escapando al ámbito y finalidad de la acción constitucional deducida, atendido su carácter cautelar urgente (considerando 8º). Apelado dicho fallo por los recurrentes, la Excma. Corte Suprema, por sentencia de 9 de enero de 2014 (Rol Nº 9852-2013) revocó lo decidido y, en su lugar, acogió el recurso de protección, ordenando que la recurrida realice las operaciones de la planta de generación termoeléctrica Bocamina I y II sólo si su funcionamiento no importa en la succión de las aguas amenazas ni daño a especies y
  • recursos hidrobiológicos y cumpla, estrictamente, con la correspondiente Resolución de Calificación Ambiental, debiendo en consecuencia la autoridad ambiental fiscalizar ese funcionamiento de manera periódica para así evitar el ingreso de biota en la bocatoma de agua de mar; y, en caso contrario, adoptar todas las medidas que las circunstancias determinen, entre ellas la paralización del funcionamiento de la central hasta que se subsane su incorrecta operación. Nuestro Máximo Tribunal, en esa oportunidad, sostuvo que la acción de protección no puede ser excluida, ya se hayan impetrado y se encuentren vigentes otras acciones y medidas reservadas a los procedimientos ordinarios que la institucionalidad establece y contempla para el particular, pues precisamente el específico carácter de los hechos denunciados en un recurso como éste obliga a reaccionar de forma urgente y perentoria, en el caso que el mérito de los antecedentes exija actuar de este modo, prevención que por lo demás se encuentra explicitada en el tenor del artículo 20 de la Constitución Política y que resulta consustancial a la potestad conservadora que entrega a la instancia jurisdiccional, de manera que los derechos que reconoce y garantiza el texto constitucional encuentren efectivo amparo para su vigencia. Además afirmó que a la fecha no hay garantía ni existe certeza de que la recurrida haya adoptado las medidas necesarias para que los hechos que la autoridad competente califica como “infracciones graves a la legislación ambiental” se hayan revertido, hechos que innegablemente a lo menos importan una amenaza a la garantía consagrada en el número 8º del artículo 19 de la Carta Fundamental, ya no tan solo de la persona de los recurrentes sino que de toda esa comunidad, dadas las particularidades del caso de que se trata (considerandos 3º y 8º). A fojas 283 de la causa aludida se decretó el cúmplase respectivo, con fecha 28 de enero de 2014. A fojas 298, informó el Superintendente del Medio Ambiente, en cumplimiento del fallo precedente, las actividades de fiscalización realizadas el día 16 de enero de 2014. Respecto de la Central Termoeléctrica Bocamina I se observó la succión y retención de algas verdes, pardas y rojas, además de bivalvos en el sistema de filtros de reja fija; la cantidad de biomasa retenida era variable, considerando que el sistema de limpieza de los sistemas de reja fija y móvil opera dependiendo de la cantidad retenida; la succión de macroalgas evidencia que los organismos pueden sobrepasar la red perimetral instalada para su retención, incluso en condiciones oceanográficas normales; y el sistema de protección de la campana de succión de Bocamina I presenta una
  • falla en su instalación que afecta directamente la eficiencia de retención de recursos hidrobiológicos. Con fecha 21 de enero de 2014 Endesa les comunicó que entre las 01:00 AM y 03:00 AM el sistema de succión de agua de enfriamiento para la Central Termoeléctrica Bocamina I succionó peces de talla y cantidad desconocida, frente a lo cual y por ser incompetente para ejercer sus facultades respecto de ese proyecto, informó a los organismos sectoriales, solicitando realizar actividades de inspección al personal de SERNAPESCA, a fin de verificar el estado de la red anchovetera y cortina de burbujas que debe estar instalada en torno a la campana de succión; verificar la existencia en la playa (entorno al canal de descarga) de cadáveres de peces; concurrir a la casa de bombas de la Central para verificar que no estén succionando más peces u otros recursos hidrobiológicos relevantes, y si lo hay cuantificar; interrogar al personal de INPESCA presente en las instalaciones, que se dedica al muestreo de los organismos retenidos por el sistema de rejas fijas y móviles y requerir los registros del muestreo de la succión de peces incluyendo la estimación de la biomasa succionada; y verificar la situación del canal de retorno que está a las espaldas de la casa de bombas y que conecta con el canal de descarga. En relación a Bocamina II se constató que pese a que dicha Unidad no se encuentra en funcionamiento, se constata el ingreso de microalgas al área próxima a la campana de succión; que la existencia de la red anchovetera perimetral destinada a controlar el ingreso a las proximidades del sifón de succión de agua para enfriamiento de la Central no ha sido efectiva; dejando constancia en el acta la siguiente exigencia: el titular deberá asegurar inmediatamente la correcta operación del sistema de retención control que eviten el ingreso de biomasa a los sistemas de succión en operación. Tales hechos constan en el Informe de Fiscalización denominado “Central Termoeléctrica Bocamina DFZ-2014-002-VIII- RCA-IA” (fojas 304 a 379), derivado a la Fiscal Instructora del procedimiento administrativo sancionatorio rol D-015-2013, seguido en contra de Endesa S.A. Mediante Resolución Exenta Nº 39, de fecha 28 de enero de 2014, el Superintendente del Medio Ambiente, a solicitud de la Fiscal instructora, en el contexto del procedimiento administrativo D-015- 2013 y en virtud de una fiscalización realizada el día 16 de enero de 2014 y la información relativa a dos eventos más de succión, dispuso la medida provisional de clausura total y temporal del proyecto “Central Termoeléctrica Bocamina Primera Unidad”, por el término de 15 días corridos; asimismo ordenó a Endesa la adopción de las siguientes medidas provisionales: a) Reparar todas las medidas propuestas y autorizadas por el Servicio de Evaluación Ambiental
  • mediante Resolución Exenta Nº 241/2013, de fecha 27 de septiembre de 2013, la cual se pronunció sobre la consulta de pertinencia de ingreso al SEIA relativa a la ejecución de “Prueba Piloto en los Sifones de la Primera y Segunda Unidad de la Central Termoeléctrica Bocamina”; b) Una vez reanudada la operación de la Central, el titular debe realizar el muestreo diario de biomasa retenida en los sistemas de filtro de ambas Centrales, debiendo reportar semanalmente los resultados a la Superintendencia del Medio Ambiente; c) En caso de un nuevo incidente de succión masiva de recursos hidrobiológicos equivalente a los ocurridos el año 2013 y 2014, el titular deberá reportar inmediatamente a la Superintendencia del Medio Ambiente; d) Adicionalmente, el titular deberá evaluar la eficiencia de las medidas aprobadas, y de ser necesario, proponer nuevas medidas que logren dar una respuesta efectiva al impacto ambiental relacionado, de manera de evitar un incidente de succión de biomasa. Sin perjuicio de lo anterior, en caso que Endesa adopte las medidas necesarias que garanticen que no se verificarán nuevos eventos de succión de biomasa que signifiquen al menos una amenaza de daño al medio ambiente, podrá hacer llegar los antecedentes necesarios a la Superintendencia, para efectos de alzar anticipadamente la medida de clausura temporal. Séptimo: Que, en las acciones de protección acumuladas, objeto de la presente sentencia, se reclama por la operación del proyecto “Optimización Central termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad” sin contar con una RCA que lo autorice, sin embargo sus peticiones son diferentes, en el primer recurso se solicita la paralización de la Segunda Unidad y en el segundo la paralización de ambas unidades, por tiempo indefinido mientras no se someta a una nueva y completa evaluación que contemple los efectos del proyecto como un solo todo. Sobre el particular debemos realizar una primera precisión, ya que si bien tales Unidades forman un solo Complejo Termoeléctrico destinado a la generación de energía eléctrica, desde la perspectiva del control jurídico medio ambiental presentan realidades diversas, ya que la Unidad I data del año 1970 y, por ende, no está sometida al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental regulado en la Ley Nº 19.300 sobre Bases Generales del Medio Ambiente, en tanto que la Unidad II, previo a su construcción, fue sometida a Evaluación de Impacto Ambiental, obteniendo la titular, Endesa S.A., la respectiva Resolución de Calificación Ambiental, a la cual se encuentra sujeta, correspondiendo la fiscalización de su operación a la Superintendencia del Medio Ambiente.
  • No corresponde, en consecuencia, aplicar las mismas exigencias regulatorias en ambos casos, salvo en lo que dice relación a las normas máximas que determinan los niveles de contaminación no toleradas por nuestro sistema jurídico en general, por constituir éstos un peligro para la salud de las personas, para la calidad de vida de la población, para la preservación de la naturaleza o para la conservación del patrimonio ambiental. No se puede exigir, entonces, que la recurrida se someta, respecto a la Unidad I, a la obligación de presentar alguno de los instrumentos de gestión ambiental destinados a evaluar el impacto ambiental de la Central Termoeléctrica. Conviene también distinguir entre la existencia de un impacto ambiental y de un daño ambiental. El primero consiste en la alteración del medio ambiente, provocada directa o indirectamente por un proyecto o actividad en un área determinada, en tanto que el segundo, se configura por toda pérdida, disminución, detrimento o menoscabo significativo inferido al medio ambiente o a uno o más de sus componentes (artículo 2º literales e y k de la Ley Nº 19.300). El impacto es tolerado jurídicamente, en tanto se mantenga bajo los niveles regulados, quedando sujeto su causante a la realización de acciones de mitigación del mismo, de acuerdo a lo decidido en la respectiva Resolución de Calificación Ambiental; el daño ambiental, en cambio, constituye un acto antijurídico que puede ser sancionado. Octavo: Que, los hechos descritos en los numerales 7 y 8 del considerando cuarto dan cuenta, de impactos ambientales generados por la Central Termoeléctrica Bocamina Unidades I y II, algunos ya considerados en la RCA 206/2007, otros no regulados, incluso se mencionan determinados efectos contaminantes, por presencia de compuestos y sustancias en niveles y concentraciones sobre la norma permitida (artículo 2º letras c y d de la Ley Nº 19.300). Además, se han denunciado acciones supuestamente contaminantes respecto de las cuales no existe certeza acerca de su ocurrencia, aportando las partes elementos de información que llegan a conclusiones opuestas, como ocurre con los informes ya señalados y aquellos otros elaborados por SERPRAM S.A., de fecha 14 de marzo de 2014, que opera y mantiene los sistemas de medición continua de las Unidades I y II de la Central cuestionada; el Instituto de Investigación Pesquera Octava Región S.A. INPESCA; Gerard Ingeniería Acústica SPA; PROSUB; CDEC-SIC; Acta de Inspección Personal por Notario de 6 de marzo de 2014 (Custodia 37928); Informe Técnico de Modelación Dinámica de Pluma Térmica, elaborado por COSTASUR, octubre de 2013 (Custodia 37122). Noveno: Que, atendida la naturaleza de la presente acción constitucional, tutelar y de emergencia, sólo corresponde otorgar la
  • protección requerida en aquellos aspectos que no se encuentran ya sometidos al imperio del derecho y, por ende, no tutelados debidamente. En lo que respecta a la alegación de incumplimiento de lo decidido por la Excma. Corte Suprema en la causa rol Nº 3141-2012, no hay tal, pues, como quedó demostrado, ya se cumplió con la única obligación allí impuesta, a saber, la presentación del EIA para el proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad”, con fecha 18 de diciembre de 2013. En cuanto a la succión de especies y recursos hidrobiológicos en las bocatomas de agua de mar de las Unidades I y II, nuestro Máximo Tribunal en la causa Rol Nº 9852-2013, adoptó medidas en protección de los derechos amenazados y afectados, al mantener la operación de la Central Bocamina en tanto no se genere dicho efecto nocivo, debiendo cumplir la Unidad II lo previsto en la RCA vigente, disponiendo, además, que la autoridad ambiental efectúe las respectivas fiscalizaciones periódicas y adopte, en su caso, todas las medidas que las circunstancias determinen, entre ellas la paralización de su funcionamiento mientras no se subsane su incorrecta operación. La ejecución del fallo consta en el mismo expediente con lo informado por la Superintendencia del Medio Ambiente, con ocasión de la primera fiscalización realizada el día 16 de enero de 2014, disponiendo el Superintendente la medida provisional de clausura total y temporal de la Unidad I (la Unidad II se encontraba paralizada judicialmente), por el término de 15 días corridos con instrucciones de adoptar medidas provisionales de reparación, muestreos, reportes y evaluaciones para evitar otros sucesos similares. De otro lado, se investiga en sede penal el eventual daño ambiental generado por las Centrales Termoeléctricas que se emplazan en la Bahía de Coronel, incluido el riesgo por residuos industriales peligrosos y emisiones atmosféricas. Asimismo, se inició un procedimiento administrativo sancionatorio ante la Superintendencia del Medio Ambiente, rol D- 015-2013, donde se formularon cargos a Endesa S.A., entre otros, por el inicio de la operación del proyecto “Optimización Central Termoeléctrica Bocamina Segunda Unidad” sin contar con RCA. Como puede observarse, los impactos ya producidos, si bien pueden catalogarse de ilegales, desde que han excedido los niveles permitidos por la norma y han generado efectos en el medio ambiente que pueden ser calificados como antijurídicos, ya han sido cubiertos por los diversos mecanismos de protección, a cargo de las autoridades sectoriales respectivas y el eventual daño ambiental está siendo
  • investigado en sede penal por el Ministerio Público, de modo que a su respecto no se divisan medidas útiles adicionales que decretar. Décimo: Que, no obstante lo anterior, ante la probabilidad de que se generen impactos ambientales nuevos, no regulados o no previstos a causa de la operación de la Central Termoeléctrica Bocamina Unidades I y II, a partir de los hechos concretos ya acaecidos, esta Corte considera que debe tutelar los derechos de los recurrentes y de la comunidad de Coronel en general a vivir en un medio ambiente libre de contaminación, velando así por su vigencia y la preservación de la naturaleza, en los términos previstos en el artículo 19 Nº 8 de la Constitución Política de la República y artículo 1º de la Ley Nº 19.300. Lo anterior viene impuesto, además, desde la consideración del llamado principio preventivo, que subyace, a modo de postulado implícito, en nuestro ordenamiento jurídico ambiental, debiendo los órganos del Estado prevenir la producción de daño ambiental, mediante la adopción de las medidas necesarias para anticiparse a la producción del mismo. En consecuencia, no basta que los organismos estatales sectoriales formulen observaciones en el procedimiento de evaluación de impacto ambiental, como ha ocurrido en la especie, pidiendo aclaraciones, rectificaciones y/o ampliaciones al EIA presentado por Endesa, sino que además deben desplegar su actividad fiscalizadora y, eventualmente, sancionatoria si se acredita una infracción de las normas de calidad y emisión, así como cualquier otra regulación que busque prevenir el daño ambiental. Del mismo modo, se requiere estructurar un conjunto completo de regulaciones protectoras, sujetos a estándares ambientales coherentes con los compromisos internacionales contraídos por Chile. Se dispondrán, por lo tanto, medidas anticipatorias que permitan evitar o aminorar las consecuencias adversas significativas para el medio ambiente, descartando la medida extrema de paralización de la operación de ambas Unidades, en razón de que los fines preventivos aludidos pueden ser obtenidos desde la adopción de otras providencias menos intensas. Undécimo: Que, en los términos expuestos, no se desvirtúa la naturaleza y misión de la presente acción constitucional descrita en el artículo 20 de la Carta Fundamental, a través de la intervención en el conflicto planteado de un modo respetuoso con el debido proceso y la tutela judicial efectiva, sin pretensiones de sustituir las otras vías procesales de conocimiento profundo y técnico de los temas
  • planteados, algunos de los cuales ya están siendo conocidos por la nueva institucionalidad medio ambiental. Insistimos que estamos frente a una garantía instrumental, que implica la intervención de los tribunales, de una manera rápida y efectiva, cuando aparecen afectados ciertos derechos y libertades de las personas. Se trata, pues, de una vía directa de petición de protección. Por lo demás, tal consideración resulta coherente con lo establecido en el artículo 25.1 de la Convención Americana de Derechos Humanos, en tanto asegura que toda persona tendrá derecho a un recurso sencillo y rápido o a cualquier otro recurso efectivo ante jueces o tribunales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales. Desde tal perspectiva, la acción de protección, debe ser entendida como una tutela privilegiada, esto es, bajo condiciones de rapidez, informalidad, sumariedad, preferencia y efectividad. Por ello se ha afirmado jurisprudencialmente que este instituto busca reparar de inmediato la juridicidad quebrantada en un procedimiento expedito y rápido, que debe resolver breve y sumariamente las situaciones de facto que perturben o alteren el orden jurídico establecido, sin perjuicio de los derechos que los afectados puedan hacer valer ante las autoridades o los tribunales. Con lo razonado y lo dispuesto en el artículo 20 de la Constitución Política de la República y Auto Acordado de la Excelentísima Corte Suprema sobre Tramitación del Recurso de Protección de Garantías Constitucionales, y sus modificaciones, se declara: I.- Que SE DESESTIMA la alegación de falta de legitimación activa de los recurrentes de fojas 3, planteada por la recurrida. II.- Que SE RECHAZA la alegación de extemporaneidad planteada por la misma parte respecto del recurso de fojas 202. III.- Que SE ACOGEN, sin costas, los recursos de protección deducidos a fojas 3 y 203, por las personas y organizaciones allí individualizadas en contra de Endesa S.A., sólo en cuanto se ordenan las siguientes medidas tendientes a precaver el derecho de los recurrentes y de la comunidad de Coronel a vivir en un medio ambiente libre de contaminación: a) Endesa S.A. arbitrará los mecanismos, acciones y arreglos necesarios para que la operación de las Unidades I y II de la Central Termoeléctrica Bocamina no genere daños ambientales e impactos no previstos en la Resolución de Calificación Ambiental 206/2007, por emanaciones en el aire, descargas de residuos peligrosos, líquidos o
  • sólidos, emisión de ruidos molestos superiores a las reguladas en dicho instrumento o en la normativa sectorial respectiva. Asimismo, instalará a la brevedad el desulfurizador en la Unidad I. b) La Superintendencia del Medio Ambiente, Sernapesca, la Secretaría Regional Ministerial de Salud, la Dirección Regional de Aguas, todas de la Región del Bío Bío, así como la Dirección de Obras Municipales de Coronel, la Dirección de Territorio Marítimo y la Superintendencia de Electricidad y Combustibles fiscalizarán periódicamente, dentro de sus respectivas competencias, el funcionamiento de la aludida Central Termoeléctrica Unidades I y II, con el fin de evitar situaciones que afecten la calidad del aire, del agua y de suelo en el área de influencia de dichas instalaciones, adoptando, en su caso, las medidas y sanciones que correspondan. Ofíciese para el debido cumplimiento de lo resuelto. En razón de lo decidido, una vez ejecutoriada la presente sentencia quedará sin efecto la orden de no innovar decretada a fojas 42. Redacción del Ministro Rodrigo Cerda San Martín. Regístrese, notifíquese y archívese, si no se apelare. No firma el Ministro Suplente señor Camilo Álvarez Órdenes, no obstante haber concurrido a la vista de la causa y al acuerdo, por haber cesado en sus funciones. Rol Nº 18.988-2013 (Acumulada Rol Nº 19.307-2013). Sr. Cerda Sr. Ortega
  • PROVEIDO POR LOS MINISTROS DE LA TERCERA SALA señor Rodrigo Cerda San Martín, Suplente Camilo Álvarez Órdenes y el Abogado Integrante señor Waldo Ortega Jarpa. No firma el Ministro Suplente señor Camilo Álvarez Órdenes, por haber cesado en sus funciones. ELÍ FARIAS MARDONES Secretario Subrogante En Concepción, a veintinueve de mayo de dos mil catorce, notifiqué por el Estado Diario la resolución precedente. ELÍ FARIAS MARDONES Secretario Subrogante