Your SlideShare is downloading. ×
Revoltats          Indigneu-vos!          (Stéphane Hessel)          http://pitxaunlio.blogspot.com/search/label/revoltatR...
Indigneu-vos!INTRODUCCIÓ:De la intel·ligència occidental es podria esperar que mirés la crisi de cara, abans de refugiar-s...
Indigneu-vos!El motiu de la resistència és la indignació:Gosen dir-nosque    l´Estat     ja   no    pot      garantir     ...
Indigneu-vos!algú que se´n    beneficia,   compadiu-vos-en   i   ajudeu-lo    aconquerir-los.Dues visions de la història:....
Indigneu-vos!món vast i notem que és interdependent. Vivim en una inter-connectivitat que no havia existit mai fins ara. P...
Indigneu-vos!inacceptables per als qui les pateixen. Per tant, es potdir que el terrorisme és una forma d´exasperació. I q...
Indigneu-vos!desenvolupament històric, que l´esperança sempre ha estatuna de les forces dominants de les revolucions i de ...
Indigneu-vos!El pensament productivista, fomentat per Occident, haconduït el món cap a una crisi de la qual cal sortir atr...
Indigneu-vos!REVOLTATS (SELECCIÓ DE TEXTOS) :http://pitxaunlio.blogspot.com/search/label/revoltatTEXT 1: La sociología que...
Indigneu-vos!muy poco de la gente. Miramos de reojo, quizás porque nos avergüenza nuestra ignorancia,nuestra incapacidad d...
Indigneu-vos!TEXT 4: Hace unos días, un grupo de jóvenes portugueses fueron convocados paramanifestarse por las calles de ...
Indigneu-vos!Fernando Vallespín, "Seamos realistas, todo es imposible", El País, 18/03(2011TEXT 5: Nadie predijo aquello, ...
Indigneu-vos!TEXT 6: Mientras el potencial corporativo de Twitter ha ido dándose por hecho, el debate quelo rodeaba perdía...
Indigneu-vos!gloriosos años del Estado del bienestar propio de nuestras sociedades desarrolladas. Encuanto a los países en...
Indigneu-vos!global, Hot- Spot Shield, los internautas egipcios pudieron conectar con seguridad otros proxys,o sea, direcc...
Indigneu-vos!limitaciones y frustraciones. Pero la irrupción de las redes sociales como motor de cambio esya irreversible....
Indigneu-vos!para reclamar el fin de la corrupción y la reforma del injusto sistema político, como hacen losjóvenes árabes...
Indigneu-vos!combinació explosiva. Els estudis econòmics mostren que el veritablement important delsresultats dun país és ...
Indigneu-vos!cap raó perquè origini una altra perspectiva política. Opino que al final dun procés daquesttipus haurem assi...
Indigneu-vos!Atenas del siglo V antes de Cristo, la de los filósofos, rendía honores a sus tiranicidaslegendarios, Harmodi...
Indigneu-vos!fuerzas de transformación social, un momento en el que "todo parecía posible", fue despuéspoco a poco sofocad...
Indigneu-vos!Entonces, ¿adónde debería ir Mubarak? La respuesta a esta pregunta también está clara: a LaHaya. Si hay algui...
Indigneu-vos!instante, es menester servirlo y acudir a él como hicieron sobre todos los populistas rusos tanmagníficamente...
Indigneu-vos!El predominio sobre lo político del actual discurso económico reduccionista, que aniquila laposibilidad de re...
Indigneu-vos!TEXT 20: A The Independent, Robert Fisk denuncia la hipocresia dels intel·lectuals francesosque afirmen o ins...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Revoltats

977

Published on

Recull de textos relacionats amb el malestar social davant la crisi mundial.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
977
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Revoltats"

  1. 1. Revoltats Indigneu-vos! (Stéphane Hessel) http://pitxaunlio.blogspot.com/search/label/revoltatRecull d´articles: Manuel Villar PujolIES GUILLEM CATÀ
  2. 2. Indigneu-vos!INTRODUCCIÓ:De la intel·ligència occidental es podria esperar que mirés la crisi de cara, abans de refugiar-seals seus despatxos privats per opinar-ne. Que prengués nota dels desperfectes, que sentís elscrits dels desnonats, que mesurés lamplitud de les frustracions causades o dels projectes devida avortats. Però els intel·lectuals no han comparegut, encara que sels esperava i selsespera.La fondària daquestes expectatives explica lèxit espectacular dun llibret, de no més de 30pàgines, titulat Indignez-vous! i del qual shan venut, a França, més de 600.000 exemplars. Elseu autor, Stéphane Hessel, de 93 anys, no és un nom qualsevol. Antic resistent, condemnat amort pels nazis, corredactor de la Declaració Universal dels Drets Humans i advocat de moltescauses perdudes, ha agafat la ploma per denunciar la dictadura internacional dels mercatsinternacionals, la desigualtat creixent entre els que no tenen gairebé res i els que hoposseeixen tot, les amenaces a la pau i lamnèsia generalitzada. El vell intel·lectual haexpressat el malestar del nostre temps, i ens convida a la indignació: «Desitjo que trobeu unmoment dindignació. Això no té preu. Perquè quan una cosa ens indigna, ens convertim enmilitants, ens sentim compromesos i llavors la nostra força és irresistible». El llibre, silenciat enun principi pels mitjans benpensants, ha corregut com la pólvora de boca en boca fins aconvertir-se en un fenomen social.El pamflet del nonagenari Hessel és un crit de protesta. Si ha aconseguit connectar amb tantscontemporanis és perquè expressa com estan vivint la crisi. El desencadenant de la justícia solser un gest dindignació, un irat ¡no hi ha dret! davant de determinades circumstàncies. El queés sorprenent és labsència dun discurs que doni el degut valor teòric a totes aquestesexperiències dinfelicitat que van dun extrem a laltre del planeta. Els polítics haurien dedesconfiar de laparent calma amb què sestan encaixant totes aquestes reformes estructuralsque només es justifiquen en funció de la competitivitat. Hi ha un malestar real i no hi ha unaelaboració teòrica a la seva altura.Reyes Mate, El coneixement, ¿valor o preu?, El Periódico de Catalunya, 16/02/2011http://www.elperiodico.cat/ca/noticias/opinio/20110216/coneixement-valor-preu/765824.shtmlPRÒLEG: JO TAMBÉ (José Luis Sampedro)Al principi sorprèn. Què passa? De què ens alerten? El món gira cada dia. Vivim endemocràcia, en l´estat del benestar de la nostra meravellosa civilització occidental.Aquí no hi ha guerra, no hi ha ocupació. Això és Europa, bressol de cultures. Si, aquestés l´escenari i el seu decorat. Però de debò estem en una democràcia? De debò sotaaquest nom governen els pobles de molts països? O fa temps que s´ha evolucionatd´una altra manera?Actualment, a Europa i fora d´ella, els financers, culpables indiscutibles de la crisi, jahan superat l´esvoranc i continuen la seva vida com sempre sense grans pèrdues. Encanvi, les seves víctimes no han recuperat la feina ni el seu nivell d´ingressos. L´autord´aquest llibre recorda com els primers programes econòmics de França després de laSegona Guerra Mundial incloïen la nacionalització de la banca, tot i que després, enèpoques de bonança, això es va anar rectificant. En canvi ara, la culpabilitat del sectorfinancer en aquesta gran crisi no sols no hi ha conduït, sinó que ni tan sols s´haplantejat la supressió del mecanismes i operacions d´alt risc. No s´eliminen elsparadisos fiscals ni es duen a terme reformes importants del sistema. Els financers ambprou feines han suportat les conseqüències dels seus excessos. És a dir, els diners i elsseus amos tenen més poder que els governs. 2
  3. 3. Indigneu-vos!El motiu de la resistència és la indignació:Gosen dir-nosque l´Estat ja no pot garantir els costos d´aquestesmesures ciutadanes. Però com pot ser que avui faltin dinersper mantenir i prolongar aquestes conquestes si laproducció de riquesa ha augmentat considerablement des del´Alliberament, un període en què tot Europa estavaarruïnada? Només pot ser perquè els poder dels diners, tancombatut per la Resistència, mai no ha estat tan gran,insolent, egoista amb tots, des dels seus mateixos serventsfins a les més altes esferes de l´Estat. Els bancs ara japrivatitzats es mostren sobretot preocupats pels seusdividends i pels elevats salaris dels seus directius, i nopas per l´interès general. La distància entre els méspobres i els més rics no havia estat mai tan important, imai no s´havia fomentat tant la cursa pels diners, lacompetició.El motiu de base de la Resistència era la indignació.Nosaltres, els veterans dels moviments de resistència i deles forces combatents de la França lliure, demana, a lesjoves generacions que facin viure i que transmetinl´herència de la Resistència i els seus ideals. Els diem:agafeu el relleu, indigneu-vos! Els responsables polítics,econòmics, intel·lectuals i el conjunt de la societat no hade claudicar ni deixar-se impressionar per l´actualdictadura internacional dels mercats financers, que amenaçala pau i la democràcia.Desitjo que tots, cadascun de vosaltres, tingueu el vostremotiu d´indignació. És necessari. Quan alguna cosat´indigna, como jo vaig estar indignat pel nazisme, llavorset tornes militant, fort i compromès. Vas a parar a aquestcorrent de la història, i el gran corrent de la històriacal que continuï gràcies a cada persona. I aquest correntes dirigeix cap a més justícia, més llibertat, però noaquella llibertat incontrolada de la guineu al galliner.Aquests drets, que la Declaració Universal va redactar enformat de programa el 1948, són universals. Si us trobeu 3
  4. 4. Indigneu-vos!algú que se´n beneficia, compadiu-vos-en i ajudeu-lo aconquerir-los.Dues visions de la història:... el meu optimisme natural,que vol que tot el que és desitjable sigui possible, emportava més aviat cap a Hegel. El hegelianisme interpretala llarga història de la humanitat com si tingués unsentit: és la llibertat de l´home que progressa etapa rereetapa. La història està feta de conflictes successius, éscom l´assumpció dels desafiaments. La història de lessocietats progressa i, al final, quan l´home ha assolit laseva llibertat completa, tenim l´Estat democràtic en laseva forma ideal.Evidentment hi ha una altra concepció de la història. Elsprogressos duts a terme per la llibertat, lacompetitivitat, la cursa cap al “sempre més”, tot plegat espot viure com un huracà destructor. És així com representala història un amic del meu pare, l´home que va compartiramb ell la tasca de traduir a l´alemany A la recerca deltemps perdut de Marcel Proust. És el filòsof alemany WalterBenjamin. Havia extret un missatge pessimista d´un quadredel pintor suís Paul Klee, l´Àngelus Novus, en què lafigura de l´àngel obre els braços com volent contenir irepel·lir una tempesta que ell identifica amb el progrés.Per a Benjamin, que se suïcidarà al setembre del 1940 perfugir del nazisme, el sentit de la història és laprogressió irresistible ce catàstrofe en catàstrofe.La indiferència: la pitjor de les actituds: És cert, lesraons per indignar-se avui poden semblar menys evidents, obé és que el món és massa complex. Qui mana, qui decideix?No sempre és fàcil distingir-ho entre tots els corrents queens governen. Ja no ens les hem d´haver amb una petita elitamb unes martingales que entenem clarament. Es tracta d´un 4
  5. 5. Indigneu-vos!món vast i notem que és interdependent. Vivim en una inter-connectivitat que no havia existit mai fins ara. Però, enaquest món, hi ha coses insuportables. Per veure-les, calmirar bé, buscar. Jo els dic als joves: busqueu una mica,ho trobareu. La pitjor de les actituds és la indiferència,dir “Passo de tot, ja m´espavilo tot sol”. Si us comporteuaixí, perdeu un dels components essencials que formal´ésser humà. Un dels components indispensables: lafacultat ñ indignació i el compromís que en deriva. (...)Constato amb plaer que, durant les últimes dècades, s´hanmultiplicat les organitzacions no governamentals, elsmoviments socials com ara ATTAC (Associació per a laFixació d´Impostos en les Transaccions Financeres), la FIDH(Federació Internacional dels Drets Humans), Amnistia ...,que són molt actives i eficients. És evident que per sereficaç avui cal actuar en xarxa, aprofitar tots els mitjansmoderns de comunicació.Jo els dic als joves: mireu al vostre voltant, hi trobareuels fets que justifiquen la vostra indignació: eltractament que es dóna als immigrants, als sense papers,als gitanos. Trobareu situacions concretes que us portarana donar curs a una acció ciutadana forta. Busqueu i hotrobareu!La meva indignació a propòsit de Palestina: ...Evidentment, crec que el terrorisme és inacceptable, peròcal reconèixer que quan un poble està ocupat amb unsmitjans militars infinitament superiors, la reacció popularno pot ser només no violenta.A Hamas li serveix de res enviar coets a la ciutat deSederot? La resposta és que no. No serveix a la seva causa,però aquest gest es pot explicar per l´exasperació delshabitants de Gaza. En la noció d´exasperació, cal inclourela violència com una conclusió lamentable de situacions 5
  6. 6. Indigneu-vos!inacceptables per als qui les pateixen. Per tant, es potdir que el terrorisme és una forma d´exasperació. I queaquesta exasperació és un terme negatiu. No ens hauríemd´exasperar, hauríem de tenir esperança. L´exasperació ésuna negació de l´esperança. És comprensible, diria gairebéque és natural, però no pas per això és acceptable. Perquèno permet obtenir els resultats que eventualment potproduir l´esperança.La no-violència, el camí que hem d´aprendre a seguir: Esticconvençut que el futur pertany a la no-violència, a laconciliació de les cultures diferents. És per aquesta viaque la humanitat haurà d´accedir a la seva pròxima etapa. Iaquí, estic d´acord amb Sartre, no podem excusar elsterroristes que tiren bombes, però els podem comprendre.Sartre escriu el 1947: “Reconec que la violència, enqualsevol de les formes en què es manifesti, és un fracàs.Però és un fracàs inevitable perquè estem en un univers deviolència. I si és cert que recórrer a la violència contrala violència pot fer que es perpetuï, també és cert que ésl´única manera de fer que s´aturi” (“Situation del´écrivain” en 1947, Situations II, Paris, Gallimard, 1948)Jo hi afegiria que la no-violència és un mitjà més segurque fer que s´aturi. No podem donar suport als terroristescom Sartre va fer en nom d´aquest principi durant la guerrad´Algèria, o arran de l´atemptat dels Jocs Olímpics deMunic, el 1972, comès contra els atletes israelians. No éseficaç i el mateix Sartre acabà preguntant-se, al final dela seva vida, sobre el sentit del terrorisme i al final vadubtar de la seva raó de ser. Dir “la violència no éseficaç”. En la noció d´eficàcia cal que hi hagi unaesperança violenta, és en la poesia de GuillaumeApollinaire, “Que violenta és l´esperança”, no en política.Sartre, al març del 1980, tres setmanes abans de morir,declarava: “Cal intentar explicar per què el món d´avui,que és horrible, només és un moment en el llarg 6
  7. 7. Indigneu-vos!desenvolupament històric, que l´esperança sempre ha estatuna de les forces dominants de les revolucions i de lesinsurreccions, i com encara sento l´esperança com la mevaconcepció del futur” (“Maintenant l´espoir ... (III)” a LeNouvel Observateur, 24 de març de 1980)Cal entendre que la violència gira l´esquena a l´esperança.Cal que preferim l´esperança, l´esperança de la no-violència. És el camí que hem d´aprendre a seguir. Tant perla banda dels opressors comdel oprimits, cal arribar a unanogociació per fer desaparèixer l´opressió; i això permetràdeixar de tenir violència terrorista. És per això que nohem de deixar acumular gaire odi.En el missatge de mandela o de martin Luther King trobatota la seva pertinència en un món que ha superat laconfrontació de les ideologies i el totalitarismeconqueridor. És un missatge d´esperança en la capacitat deles societats modernes per superar els conflictes a travésd´una comprensió mútua i una paciència vigilant. Perarribar-hi, cal basar-se en el drets, i la seva violació,sigui quin sigui l´autor, ens ha d´indignar. No podemtransigir en el tema dels drets.Per una insurrecció pacífica: He observat –i no sóc pasl´únic- la reacció del Govern israelià confrontat al fetque cada divendres els ciutadans de la petita ciutat deBil’in, a Cisjordània, van fins al mur contra el qualprotesten sense tirar pedres, sense fer servir la força.Les autoritats israelianes han qualificat aquesta marxa de“terrorisme no violent”. No està malament … Cal serisraelià per qualificar de terrorista la no-violència.Sobretot, cal sentir-se incòmode per l´eficàcia de la no-violència que suscita el suport, la comprensió, l´ajut detots els qui en el món se senten adversaris de l´opressió. 7
  8. 8. Indigneu-vos!El pensament productivista, fomentat per Occident, haconduït el món cap a una crisi de la qual cal sortir através d´una ruptura radical amb la fuga cap endavant del“sempre més”, en l´àmbit financer però també en l´àmbit deles ciències i les tècniques. Ja ha arribat el moment queprevalguin les preocupacions entorn de l´ètica, la justíciai l´equilibri sostenible, perquè ens amenacen els riscosmés greus. Poden posar fi a l´aventura humana sobre unplaneta que es pot fer inhabitable per a l´home. (...)Com acabar aquesta crida a indignar-se? Recordant unavegada més que, arran del seixantè aniversari de laResistència, el 8 de març de 2004, nosaltres, els veteransdels moviments de Resistència i de les forces combatents dela França lliure (1940-1945), dèiem que, en efecte, “elnazisme ha estat vençut gràcies al sacrifici dels nostresgermans i les nostres germanes de la Resistència i de lesnacions Unides contra la barbàrie feixista. Però aquestaamenaça no ha desaparegut del tot i la nostra còlera contrala injustícia es manté intacta”.No, aquesta amenaça no ha desaparegut del tot. De lamateixa manera, continuem apel·lant a “una veritableinsurrecció pacífica contra els mitjans de comunicació demasses que només proposen com a horitzó per a la nostrajoventut el consum de masses, el menyspreu pels més feblesi per la cultura, l´amnèsia generalitzada i la competició aultrança de tots contra tots”.A aquells que faran el segle XXI els diem amb tot el nostreafecte: “CREAR ÉS RESISTIR. RESISTIR ÉS CREAR”.Stéphane Hessel, Indigneu-vos!, Pròleg José LuisSampedro,Columna Edicions/Destino, Barna 2011 8
  9. 9. Indigneu-vos!REVOLTATS (SELECCIÓ DE TEXTOS) :http://pitxaunlio.blogspot.com/search/label/revoltatTEXT 1: La sociología que a lo largo de los últimos años se viene construyendo en torno a lasconsecuencias del uso de Internet ha insistido en el carácter dinámico y cada vez más fugaz delos intercambios humanos, insinuando que la dependencia creciente del ciberespacio podríasuponer, a medio plazo, nuestra metamorfosis en seudocuerpos o almas puras que acabaríanvolcando toda su energía espiritual en la Red. Esta hipotética conversión de los internautas enángeles cibernéticos queda refutada por los hechos acaecidos en Túnez o Egipto y los que hoyestán ocurriendo en Libia. Al constituirse en movimientos de masas, los levantamientossociales se han hecho necesariamente materiales, deviniendo una verdadera revolución depersonas: cuerpos visibles y completos que, retando al poder constituido, se manifiestan comotales en el espacio público. Si estos cuerpos, finalmente, mantienen su inercia unitaria, sutozudez física a dejarse desplazar por dicho poder, entonces la resolución de esta puesta enescena es, tal y como ha ocurrido, inmediata: si se decide a ejercer la violencia sobre la masade manifestantes, es el Estado el que gana la partida (recordemos casos análogos como los deTiananmen, el cruel desalojo de la instant city de los saharauis en El Aaiún o la vesánicarepresión en Libia devenida ya cruenta guerra civil); si, por el contrario, es el poder estatal elque se muestra vacilante, son los revolucionarios los que se hacen con el triunfo y el régimenominoso acaba cayendo. Este sentido material, corporal de la revolución democrática en lospaíses árabes se ha podido constatar, desde el origen, en el hecho simbólico que desencadenótodo el proceso: la autoinmolación de un joven vendedor callejero, Mohamed Buazizi, comoprotesta porque la policía le había arrebatado el carrito de verduras con el que se buscaba lavida. Fue, de este modo, un acto físico, brutal, ejercido sobre su propio cuerpo por un serhumano, y no los angélicos intercambios de sujetos anónimos refugiados en la Red, el queprendió la llama en Oriente Próximo.Olvidado por la tradición filosófica, el cuerpo ha sido a lo largo de los dos últimos siglos el armade choque de las revoluciones de Occidente y parece ser que seguirá desempeñando estafunción en las nuevas que se avecinan. En un mundo cuya realidad merma de espesor día adía, el cuerpo adquiere un prestigio, un aura mayor cuanto más dudosa sea la condición de loreal. Por otra parte, los roles tradicionales que el espacio público y deliberativo propio de lamodernidad desempeñaban en nuestras sociedades están siendo asumidos por un nuevociberespacio democrático, que sustituye al antiguo allí donde existía (Occidente) o se instaladonde no había ninguno, como en Túnez o Egipto. Junto a este espacio de comunicación -seavirtual o no- existe un segundo espacio: aquel que es el medio propio de la acciónrevolucionaria de los cuerpos, la tradicional escenografía política que sigue hoy desempeñandosus funciones propias, bien como elemento simbólico (las manifestaciones del Primero deMayo en Occidente, por ejemplo), bien como verdadera trinchera para el cambio político (desdeTiananmen hasta Tahrir). Como han demostrado los hechos -en El Cairo, en Bengasi, enBahréin- los agentes cibernéticos pueden ocupar el primer espacio, pero nunca el segundo. Deeste modo, el destino de los modelos de control político -sean espaciales o virtuales- esentreverarse, contaminarse mutuamente. Para cambiar la realidad no basta con aprovechar lasventajas que la rapidez y la relativa seguridad de la comunicación digital suponen paraconstituir la opinión pública, sino que esta debe acompañarse necesariamente de la fuerza dela masa ciudadana, dispuesta a ejercer la violencia sin desprenderse, en ningún momento, delaura de la que todavía gozan los cuerpos en la época de su presunta reproductibilidad técnica.Son ellos, no Twitter ni Facebook, los que están derribando a las dictaduras.Eduardo A. Prieto, Internet y la rebelión de los cuerpos, El País, 09/04/2011http://www.elpais.com/articulo/opinion/Internet/rebelion/cuerpos/elpepiopi/20110409elpepiopi_11/Tes?print=1TEXT 2: Hay una oración finlandesa que algunos viejos murmuran con el alba: "Señor, si mellamas, te sigo de buen grado, pero no esta noche". Podemos verla hoy como el comienzo deun sutil manifiesto de rebeldía. A propósito de lo que ocurre en los países árabes, en laresabiada Europa se habla mucho del petróleo, como si fuese el fátum que todo lo mueve, pero 9
  10. 10. Indigneu-vos!muy poco de la gente. Miramos de reojo, quizás porque nos avergüenza nuestra ignorancia,nuestra incapacidad de predecir, de notar el calor específico de la humanidad en lo queconsiderábamos irrecuperables yacimientos catastróficos. Son mayorías jóvenes quienesimpulsan esta onda emancipadora. Y salvo en Libia, por culpa del sátrapa, utilizando solo lasbalas del deseo. Mientras tanto, los jóvenes en la vieja Europa democrática han sidoenvejecidos, en el sentido de hacerlos invisibles. Algo de responsabilidad tendrá la izquierdadel ni fu ni fa. Y mucha la exposición a los becquereles de los estupefacientes mediáticos. Perola sociedad tiene su instinto de supervivencia cuando la democracia se encoge. Es la nuevaResistencia de los viejos. Una vanguardia que proclama, a la manera de Walter Benjamin, quela revolución necesaria no consiste en "acelerar" la historia (hacia el desastre) sino activar un"freno de alarma". Son las voces insobornables de Chomsky, Stephane Hessel, Sampedro,Viçens Navarro, Osvaldo Bayer, Rossana Rossanda y tantos otros que hoy tienen la edadque tendría nuestra República.Manuel Rivas, Viejos rebeldes, El País, 09/04/2011http://www.elpais.com/articulo/ultima/Viejos/rebeldes/elpepiult/20110409elpepiult_1/Tes?print=1TEXT 3: Aquesta crisi té una cosa molt sorprenent: no té icones. De la del 29 quedaran lesimatges de gent suïcidant-se a Wall Street; la del 73 la recordarem pels espots de la televisióbritànica en què un futbolista i la seva dona ens explicaven que al vespre, a casa, tho podiespassar molt bé sense tele i sense gastar llum. Daquesta crisi fonamentalment hi ha fredesestadístiques: els milions deuros perduts aquí i allà, els immensos deutes acumulats i elsmilions de persones a latur. I alguna imatge ballardiana desquelets dimmenses urbanitzacionsinacabades o barris de Califòrnia de cases tancades i rètols que indiquen que estan sotacontrol judicial. És una crisi financera i el diner porta camí daconseguir el privilegi de lainvisibilitat: el traginen dun cantó a laltre, saltant fronteres amb el simple gest de polsar unatecla de lordinador.Però, sobretot, aquesta crisi no té imatges del malestar: amb prou feines hi ha contestació. Lacrisi dels 80 va produir icones dimpacte a la cultura popular a través del cinema, com elsquinquis . Les lluites de resistència són a la memòria de les regions més afectades per lesgrans reconversions industrials. Ara, no. El pessimisme és nota en latmosfera social, però elmalestar no acaba daflorar, com reprimit per por a danys pitjors. Segur que hi té molt a veurelatur, que genera un grau dincertesa descomunal. És rar, tanmateix, que amb un 40% daturjuvenil, els joves -que a la segona meitat del XX van aparèixer com subjecte polític- no es facinnotar. Ells també tenen por?La invisibilitat mediàtica de les víctimes de la crisi obliga a preguntar-se qui són. El sociòlegFermín Bouza deia que latur ha afectat especialment els obrers qualificats, però també lesnoves classes mitjanes i els obrers no qualificats. També en són víctimes els propietaris depetites empreses que se nhan anat en orris i els sectors de classes mitjanes de tota la vida queshan vist abocats a un abisme de precarietat que mai shaurien imaginat. Entre tots ells segurque hi ha persones que senten pudor de mostrar la situació en què es troben, espantadesperquè no sesperaven a arribar a aquest punt i que temen que, si hi ha soroll, serà pitjor. I sónmolts, també, els immigrants que prefereixen passar desapercebuts per la precarietat de laseva posició.Probablement, aquest trets psicològics i de posició expliquen una situació social tan pocaconflictiva. Ni senyals dagitació i de protesta ni augment significatiu de la delinqüència.Probablement hi ha una economia submergida que aguanta molts cops. Que vagi amb compteel govern espanyol, que sembla que vol fer-la aflorar, perquè podria rebentar lúltimestabilitzador. I, tanmateix, el silenci del joves sorprèn. Potser és lexpressió duna crisi de lesformes de lluita convencionals, que han quedat obsoletes mentre les noves -les xarxes socials-no han acabat de prendre cos. Però sense icones de la protesta, en la societat de la imatge, elsperdedors estan tràgicament condemnats a loblit. Sacabarà la crisi i molts no hauran mirat maials ulls un aturat. Ni tan sols per televisió.Josep Ramoneda, Una crisi sense imatges, Ara, 03/04/2011 10
  11. 11. Indigneu-vos!TEXT 4: Hace unos días, un grupo de jóvenes portugueses fueron convocados paramanifestarse por las calles de su país. Su lema era Este no es país para jóvenes, y con elloquerían denunciar la situación de precariedad y falta de expectativas en que se encuentran.Los jóvenes franceses de los liceos ya se habían sumado antes a las manifestacionesconvocadas por los sindicatos con motivo de la prolongación de la edad de jubilación. Cabe,pues, preguntarse si estamos ante algún tipo de reacción de este grupo social frente a lasobvias dificultades que encuentran para buscar empleo estable y hacerse un hueco digno en lasociedad. ¿Estamos ya ante una potencial rebelión de jóvenes que han conseguido al fin"indignarse", como les pide el nonagenario Sthéphane Hessel en su panfleto, o son merasexpresiones aisladas de descontento? Y, si no, ¿hasta cuándo van a esperar para hacerse oírcon fuerza en el escenario público? Bajo las condiciones de un paro juvenil que supera el 40%en la Europa meridional, o condenados, en el mejor de los casos, a una indefinida situación demileuristas permanentes o a la emigración, el milagro es que no lo hayan hecho antes.Cada vez que intuimos una revuelta juvenil no podemos evitar volver la vista a losacontecimientos de finales de los años sesenta, la edad dorada de este tipo de rebeliones.Entonces, sin embargo, quienes se lanzaban a la calle no lo hacían ya tanto por mejorar supropia situación objetiva, cuanto por introducir cambios profundos en la organización generalde la sociedad y la política. Se trataba además en gran medida, como observaría RaymondAron al ver las algaradas de mayo del 68, de "hijos de papá tocados por la gracia", deestudiantes inquietos vástagos de las clases medias en ascenso que no se daban porsatisfechos con el "represivo" orden de sus padres. Frente al crecimiento puramentecuantitativo y el despilfarro de la "sociedad opulenta" (Galbraith) reclamaron una nueva eimprescindible valoración de los elementos cualitativos que estaban siendo negados por unsistema capitalista únicamente atento al beneficio y la "productividad". Fueron, pues,"posmaterialistas" sin saberlo, antes de que el sociólogo Ronald Inglehard diera con el términoy el concepto. El objetivo a batir era la autoridad, una autoridad a la que había que oponersecasi por principio para liberar lo soterrado; aquello que ansiamos pero que se nos impideimaginar como realizable (Marcuse). De ahí que su eslogan de seamos realistas, pidamos loimposible acabara siendo literalmente cierto. No conseguirían cambiar las bases del sistemacapitalista, pero sí lograron transmutar las costumbres sexuales y las principales fuentes deautoridad.El mundo al que hoy se enfrentan los jóvenes se les presenta en cambio como un lugar en elque ya nada parece posible. Salvo algunos grupos minoritarios, su objetivo no es otro que eladaptarse a lo dado. No les guía ninguna utopía de cambio social. Su máxima aspiración esencontrar un hueco en el que poder guarecerse dentro del sistema. Pero eso es precisamentelo que no consiguen en esta sociedad de la precariedad que les afecta a ellos más que a nadie.Han descubierto con horror que el sistema establecido no está haciendo honor a lostradicionales pactos generacionales, que ha incumplido sus promesas. Se formaron mejor ymás intensamente que cualquier generación anterior para terminar encontrándose ante laaterradora sensación de sentirse prescindibles. Son los paganos de un mundo que ya hadejado de creer en el futuro, temeroso de todo cambio, y en el que la idea de progreso se haacabado por identificar con el que todo siga igual. Quizá de esto venga su crecienteescepticismo hacia la política establecida.Allí donde hay miedo al futuro no puede haber, sin embargo, un lugar en el que los jóvenespuedan desplegar todo el potencial que atesoran. Son los grandes desaprovechados, y superplejidad va en aumento a medida que crece su impotencia. Los jóvenes sesentaochistas,hijos del baby-boom, se sabían poderosos por su mera fuerza demográfica. En nuestrassociedades envejecidas, donde casi forman una minoría, no tienen ni siquiera el consuelo deconseguir llamar la atención de la política como fuerza con capacidad para decidir unaselecciones; tampoco encuentran un discurso que les muestre una salida y les alivie de suorfandad.Que no se nos olvide. Las grandes revueltas -y aquí las de los países árabes pueden ser unnuevo ejemplo- siempre se han gestado por parte de grupos que vieron cegadas susexpectativas de ascenso social. Atentos a los jóvenes. 11
  12. 12. Indigneu-vos!Fernando Vallespín, "Seamos realistas, todo es imposible", El País, 18/03(2011TEXT 5: Nadie predijo aquello, pero todo el mundo podía explicarlo después". Se dijo de otrarevolución, pero vale para esta."Para ser sinceros, pensábamos que íbamos a durar unos cinco minutos", recuerda uno de losorganizadores de la manifestación original del 25 de enero con la que comenzó esta revoluciónegipcia. "Pensamos que nos detendrían enseguida". Si hubiera sido así, si las fuerzas deseguridad de Mubarak hubieran vuelto a matar al feto en el vientre, Internet estaría ahora llenode artículos de expertos que tratarían de explicar por qué "Egipto no es Túnez". Por elcontrario, la Red está llena de explicaciones improvisadas pero de una certeza aplastantesobre lo que nadie había previsto. Son las falsas ilusiones del determinismo retrospectivo.Por consiguiente, antes de seguir, hagamos dos profundas reverencias. La primera, y másprofunda, a los que iniciaron esto, corriendo un gran peligro personal, sin ningún apoyo de unOccidente teóricamente defensor de las libertades y contra un régimen que recurre de formahabitual a la tortura. A ellos van toda mi admiración y todo mi respeto. Y en segundo lugar, hayque inclinarse ante la diosa Fortuna, lo imprevisto, que, como observó Maquiavelo, explica lamitad de todo lo que ocurre en la vida de los seres humanos. Ninguna revolución haconseguido avanzar jamás si no cuenta con unos individuos valientes y buena suerte.Una correosa víctima de esta revolución, de cuya muerte deberíamos alegrarnos, es la falaciadel determinismo cultural, y en concreto la noción de que los árabes y los musulmanes noestán preparados para las libertades, la dignidad y los derechos humanos. Su "cultura", nosaseguraban Samuel Huntington y otros, les programaba para otra cosa. Que se lo digan a lagente que baila en la plaza de Tahrir. Eso no quiere decir que los modelos religioso-políticosdel islam, tanto radical como conservador, y los legados específicos de la historia árabemoderna, no vayan a hacer que la transición a una democracia liberal consolidada sea másdifícil de lo que fue, por ejemplo, en la República Checa. Claro que sí. Todavía es posible que,al final, las cosas salgan terriblemente mal. Pero la idea tan condescendiente de que "esonunca podría ocurrir allí" ha quedado refutada en las calles de Túnez y El Cairo.Y, ya que hablamos de determinismos, deshagámonos de otro. En las etiquetas como "Larevolución de Facebook", "La revolución de Twitter" y "La revolución de Al Yazira", volvemos aencontrarnos con el espectro del determinismo tecnológico. Después de hablar con algunosamigos en El Cairo, no me cabe la menor duda de que todos estos medios han desempeñadoun papel muy importante en la organización y la multiplicación de las protestas populares quecomenzaron el 25 de enero. Mientras escribo este artículo, he ido observando el crecimiento dela página de Facebook creada por los egipcios para "autorizar" a Wael Ghonim -el directivo deGoogle liberado hace unos días de la cárcel y recién designado héroe de la revolución- ahablar en su nombre. La primera vez que la visité, a las 8.51 de la mañana del miércoles, tenía213.376 seguidores; dos días después, tenía 285.570. Antes, Ghonim había organizado, conseudónimo, otra página en Facebook que contribuyó a las protestas y cuenta ya con más de600.000 seguidores.Como sucedió en Túnez, lo que crea el efecto catalítico es la combinación de las redessociales de Internet y telefonía móvil con el viejo superpoder de la televisión. La cadena detelevisión Al Yazira ha ofrecido un relato fascinante de una lucha de liberación con materialsacado de blogs e imágenes borrosas tomadas con teléfonos móviles. Ghonim se convirtió enun héroe popular porque poco después de salir de prisión apareció en un programa de latelevisión egipcia que le permitió llegar por primera vez a un público de masas. Es decir, lastecnologías de la comunicación, viejas y nuevas, son muy importantes; pero ni impiden que losmovimientos populares de protesta acaben aplastados, como se vio en Bielorrusia e Irán, nideciden el resultado; y el medio no es el mensaje.Timothy Garton Ash, Acertar con los pasos siguientes, El País, 12/02/2011http://www.elpais.com/articulo/opinion/Acertar/pasos/siguientes/Egipto/elpepiopi/20110212elpepiopi_11/Tes?print=1 12
  13. 13. Indigneu-vos!TEXT 6: Mientras el potencial corporativo de Twitter ha ido dándose por hecho, el debate quelo rodeaba perdía interés a favor de otros asuntos. Uno, planteado por Nicholas Carr, es hastaqué punto nuestro cerebro está siendo transformado por tecnologías como Twitter,perjudicando nuestra capacidad para concentrarnos y reflexionar. Defiende que Internet nosestá volviendo idiotas, mientras otros argumentan lo opuesto, que la tecnología nos obliga aevolucionar como especie. En cualquier caso, la herramienta, han reconocido psicólogos comoSteven Pinker, engancha a nuestro cerebro gracias a la constante llegada de paquetes deinformación. Nada le atrae más que las pequeñas novedades. Actualizar. Ver mensajesnuevos. Actualizar. Mirar mensajes directos.El segundo de los debates ha pasado en pocos meses de los teóricos de la red a lostelediarios. ¿Puede cambiar el mundo Twitter gracias a sus portentosas capacidades para lacomunicación? Hace solo un año, la pregunta podía provocar risa. Ya no. Cuando la web deWikileaks fue inutilizada por la empresa que gestionaba sus DNS, los usuarios difundieron ensegundos por toda la red las nuevas direcciones. Las acciones de Anonymous corren porTwitter como la pólvora. La red social ha sido básica para el último reverdecer del ciberactivimoespañol, catalizado en las protestas contra la ley Sinde, desde la creación del manifiesto endefensa de los derechos fundamentales en diciembre de 2009, hasta la última campaña#nolesvotes , que defiende un voto de castigo a los partidos que apoyaron la ley antidescargas.Su eslogan es, directamente, un hashtag."Twitter es la clave. Es la herramienta de los activistas", explica el abogado Carlos Sánchez-Almeida , el primero en lanzar el hashtag #nolesvotes. Viejo conocedor de los movimientos deprotesta en la red española desde los noventa, afirma que, a diferencia de entonces, lavelocidad de esta nueva herramienta hace inmediatas las acciones de "guerrilla". En solo unatarde, y gracias a Twitter, los usuarios se organizaron para crear y coordinar 80 gruposregionales para la campaña.Un ejemplo del poder revolucionario tuitero incluso sin Twitter es cómo usa la red desde Cubala activista Yoani Sánchez . No puede ver su cuenta por la censura en la isla, así que tuitea aciegas desde su móvil. A cambio, recibe SMS desde todo el mundo de sus 100.000 seguidoresque le han ido informando, por ejemplo, de lo que sucedía en Libia o Egipto. Después, lasnoticias vuelan al estilo cubano, en CD o memorias USB. Y en las rebeliones de los paísesárabes , Twitter ha ayudado en la organización de los activistas y servido como caja deresonancia internacional de sus acciones. Cuando Mubarak ordenó a los proveedores deInternet desenchufar el país, usuarios de todo el mundo ayudaron a los egipcios a saltarse ladesconexión y Twitter se alió con Google para crear un sistema que les permitiera tuitearmediante una llamada telefónica local."Las revoluciones, ni estas ni ninguna, no son producidas por Twitter o cualquier otratecnología de comunicación, pero sin Twitter y otras redes sociales no habrían tenido la formaque tienen, no habrían sido tan espontáneas, ni de difusión tan rápida, ni tan autoorganizadasde forma flexible y poco controlable, sin partidos de vanguardia ni autoproclamados líderes",explica por correo el catedrático de sociología Manuel Castells, una autoridad en lasrelaciones entre comunicación y poder. "Por eso yo las llamo wikirrevoluciones (comoWikipedia), movimientos sociales autogenerados y autoorganizados, que se basan en redeshorizontales de comunicación y confianza entre la gente, que empiezan en Twitter y Facebooky acaban en la calle y, cuando es necesario, en las barricadas, como en los tiempos heroicos.Pero para llegar a las barricadas hay que pasar por la red. Estas son las revoluciones denuestro tiempo, protagonizadas por jóvenes con los medios propios de su generación, lasredes sociales".Delia Rodríguez, Twitterrevolución, El País semanal, 13/03/2011http://www.elpais.com/articulo/portada/Twitterrevolucion/elpepusoceps/20110313elpepspor_8/TesTEXT 7: El pueblo había desaparecido. Filósofos, políticos, analistas: en Occidente todosconcordaban en el aburguesamiento de las clases trabajadoras, aunque sólo fuera por los 13
  14. 14. Indigneu-vos!gloriosos años del Estado del bienestar propio de nuestras sociedades desarrolladas. Encuanto a los países en vías de desarrollo, estaba claro que, sometidos como lo estaban adictaduras férreas nutridas por Occidente, su estancamiento casi catatónico era la garantía deun orden mundial muy conveniente.Dos acontecimientos quebraron nuestras sólidas convicciones. Primero, el despertar auténticode tres pueblos árabes que lograron el asombroso resultado de echar a un par de dictadorescon sus cómplices, de arrinconar a un tirano loco, de aterrorizar a unos cuantos más y de minarlas bases de regímenes corrompidos exigiendo elecciones libres en nombre de la democracia.Un pueblo enfurecido pero no violento, acuciado por la miseria y la sed de libertad, en cuyalucha se fundían las diferencias de clase y de religión. La historia de Túnez, de Egipto y deLibia no ha terminado; pero ha comenzado bien.En la democracia, en cambio, parecía inútil buscar al pueblo y esperar que se expresase: paraeso tenía representantes, unos partidos convertidos, según Juan I. Macua, en agencias decolocación, una casta dirigente elegida –es verdad– y pagada en principio para hablar en sunombre. Con eso, la acción democrática parecía reducida al proceso electoral. Toda búsquedainquieta o sentimental del colectivo que se agrupaba bajo ese nombre terminaba en la nochede los tiempos: 1789, la Comuna de París, Garibaldi, Steinbeck, las grandes huelgas… Y sinembargo, según un sondeo hecho por la revista Philosophie, frente a lo que ya se llama endemocracia “la crisis de la representación”, el 66% de los franceses se declara favorable a queciudadanos “por sorteo”, como en Atenas, compongan comités populares para controlar laacción de los elegidos locales. Y que una ley sea revisada automáticamente si unamanifestación de un millón de personas lo pide.Nicole Thibon, El pueblo existe, Público, 06/03/2011http://blogs.publico.es/dominiopublico/3107/el-pueblo-existe/TEXT 8: Un nuevo espectro recorre los salones del poder en el mundo: la libre comunicaciónen las redes de internet. Ministros y ministras sin decencia legislan, contratan policíasinformáticos y censores, amenazan, sancionan, encarcelan y en algunos casos, como a JalidSaid en Alejandría, matan por colgar un vídeo en YouTube. Saben que se juegan su negocio,porque el poder siempre se ha basado en el control de la comunicación. Pero su esfuerzo esvano. Aunque castiguen al mensajero no interceptan el mensaje. En democracia, porque aúnhay protección judicial de la libertad de expresión.Los tribunales frenaron en sus intentos censores a Bill Clinton, a Blair, a Sarkozy, a GonzálezSinde, entre otros. En países autoritarios, como China, los censores dependen de robotsprogramados mediante palabras clave, por lo que basta con no utilizarlas. Facebook o Twitterestán bloqueados en China, pero hay otras redes sociales chinas y sobre todo blogs y chatscuya infinidad hace difícil su control. Así que los gobiernos están empezando a diseñarsistemas para desconectar internet y las redes móviles en momentos de crisis. Eso hizoAhmadineyad en el 2009 y Mubarak entre el 27 de enero y el 1 de febrero.No hay un botón de mando que permita desconectar todas las redes con pulsarlo (aunque elCongreso estadounidense lo tiene en estudio). Lo que hizo Mubarak fue ordenar verbalmente alos principales proveedores de servicio de internet (IPS) que desconectaran a Egipto de la redglobal reprogramando los códigos de acceso. La desconexión afectó a 3.500 rutas BGP de losIPS egipcios. Se mantuvo todavía el proveedor del grupo Noor, que conecta la bolsa egipcia,pero también interrumpió el servicio dos días después. El apagón no fue total porque existenpequeños proveedores independientes, pero afectó al 93% del tráfico. Simultáneamente, sedesconectaron las redes móviles y la recepción del satélite de Al Yazira.Y ahí surgió la solidaridad de la comunidad internauta global, personas y empresas, así comola creatividad de los jóvenes egipcios. Los manifestantes se conectaron por variosprocedimientos. La red hacker Tor, un proxy que redirecciona con anonimidad tráfico eninternet por una red de ordenadores voluntarios, recibió mensajes por teléfono que eranremitidos a conexiones de internet aún abiertas en Egipto o en la red de fibra óptica Europa-Asia que se mantuvo operativa aunque desde Egipto no se pudiera conectar. Mediante otra red 14
  15. 15. Indigneu-vos!global, Hot- Spot Shield, los internautas egipcios pudieron conectar con seguridad otros proxys,o sea, direcciones de internet alternativas con conexión disponible. Teléfonos inteligentes(como iPhone) se usaron como módems para conectar a internet mediante llamadasinternacionales por líneas de teléfono fijas que no se interrumpieron (el país no podía quedarsesin teléfono). Algunas empresas, como la francesa NDF, ofrecieron su conexión mediantellamadas a un número de París. Máquinas de fax, usadas desde universidades, establecieronconexión con estas redes, enviaron y recibieron mensajes que eran reenviados por fax dentrodel país.(…) Lo importante fue la combinación de múltiples medios de comunicación, incluyendo grafitisy las redes personales que se formaron en el espacio urbano ocupado. Algunos activistaspublicaron un manual de cómo comunicarse por cualquier medio y lo distribuyeron a manoentre los manifestantes. Los medios de comunicación, como Al Yazira, cubrieron la informaciónen directo, y aunque el acceso a su satélite estuvo cortado en los cinco días de apagón,imágenes e informaciones se transmitieron desde Egipto por teléfono vía satélite, se colgaronen YouTube y se recibieron en el país por los múltiples canales reseñados.(..) Pero el motivo fundamental del restablecimiento del servicio de internet fue la inutilidad dela medida. Cuando Mubarak se dio cuenta del peligro las redes sociales internautas ya habíanpasado del ciberespacio al espacio urbano. Una vez conectadas en su vivencia, lacomunicación por internet siguió siendo importante en lo global, pero ya no era decisiva en lolocal. La gente ya había perdido el miedo. Ahí fue cuando Mubarak decidió usar lo de siempre:violencia e intimidación. Como sucedió luego en Irán, Bahréin, Siria, Yemen, Argelia, Jordania,Marruecos, Kuwait, Libia. Pero los gobiernos ya han perdido la batalla de las mentes. Y esta sedecidió en las redes de internet. De eso están tomando buena nota en todo el mundo, incluidoslos países democráticos, en ambos lados de la barricada.Manuel Castells, La gran desconexión, La Vanguardia, 26/02/2011http://www.lavanguardia.es/opinion/articulos/20110226/54120006572/la-gran-desconexion.htmlTEXT 9: El año 1968 representó la aparición de la juventud como nuevo sujeto político. DeTokio a Berkeley, de México a París, de Milán a Praga, un sinfín de movilizacionesantiautoritarias, cada una de ellas con sus peculiaridades locales específicas, dieron cuenta deque el aumento de la esperanza de vida daba coherencia social y significación política a unafranja de edad a la que hasta entonces no se le habían atribuido intereses propios: los jóvenes.Aquellos jóvenes, al meter una cuña en las viejas estructuras culturales y morales de las dosculturas de la guerra fría, abrieron la transición liberal que culminaría con el hundimiento de lossistemas de tipo soviético.Ahora, las revueltas árabes de 2011 es probable que queden para la historia como símbolo delmomento en que nació otro sujeto político: las redes sociales. Con la clase obrera fragmentadaen grupos de intereses diversos y, a menudo, contradictorios, con los valores de la burguesíadesvencijados por la arrogante hegemonía del poder financiero, se venía buscando un nuevosujeto de cambio. Ya está aquí.Un nuevo modo de producción -la sociedad de la información- necesita nuevas formaspolíticas. La crisis ha acabado con la utopía del fin de la historia, de la superación del conflictoy de la inutilidad de la política. Y han aparecido estos nuevos sujetos políticos queidentificamos como redes sociales. Empieza otro flirteo entre lo nuevo y lo viejo que cristalizaráen nuevas formas de institucionalización.No estoy haciendo pronósticos sobre el destino de las revoluciones árabes. En Egipto,técnicamente lo que tenemos es un golpe de Estado incruento que ha llevado a una juntamilitar a asumir todos los poderes. Las primeras promesas son esperanzadoras: nuevaConstitución, nuevas elecciones. Pero Mohamed Tantaui, el líder de los militares, es un hombreinvolucrado en el régimen anterior hasta las cejas. ¿Será el buen traidor, como fue el rey JuanCarlos entre nosotros, o será el encargado de cambiar lo mínimo para que no cambie nada? Laexplosión ha llevado las reivindicaciones sociales a la calle, lo que puede tensar las cosas. Elestado de revuelta es por definición provisional. El día después siempre lleva consigo 15
  16. 16. Indigneu-vos!limitaciones y frustraciones. Pero la irrupción de las redes sociales como motor de cambio esya irreversible.Naturalmente, el primer problema que aparece es cómo traducir la indignación de las redessociales en proyecto político. Y todo el mundo está pensando en qué partidos políticosasumirán la representación de la revuelta. El propio El Baradei ha pedido a los militares queretrasen las elecciones para dar tiempo a crear los partidos que Egipto hoy no tiene. Pero lacuestión es: ¿pueden salir de las redes sociales partidos como los que conocemos? ¿Otenemos que empezar a pensar en organizaciones de otro tipo más permeables, menoscerradas y, por tanto, menos abocadas a la obediencia incondicional y a los incontrolablesmanejos de los aparatos? Todo nuevo sujeto político es portador de una utopía. En este caso,quizá el defecto utópico esté en la forma de organización.Las informaciones de Wikileaks sobre el enriquecimiento de los autócratas árabes han sido unode los catalizadores de las protestas. En contra de lo que dice el simplismo occidental, lasrevueltas no tienen tanto que ver con la miseria y la desesperación como con el deseo de losciudadanos de disponer de sus vidas y de acabar con la humillación sistemática a la que lessometen Gobiernos indecentes. La estrategia de las redes sociales ha ido directamente alobjetivo: descabezar el régimen, sin perderse en rodeos por las vías tradicionales delantiamericanismo y del antisemitismo. Lo cual es una relevante novedad en el mundo árabe.Las líneas fronterizas de los combates ideológicos están cambiando.Las redes sociales significan la multiplicación y la propagación de la información hasta límitesinsospechados. Es una nueva cultura que mezcla la relación punto a punto -el individualismo,la gran conquista de la modernidad que ha llegado a amenazar la misma idea de sociedad enlos últimos años- con la realidad de una conexión constante, creativa y amplificada con losdemás. Este fenómeno transversal que son las redes rompe la sumisión al Uno que, comoexplicó La Boétie, ha conformado la servidumbre voluntaria y la cultura del miedo que tieneatrapados a los ciudadanos. Todo lo oculto puede disolverse con los rayos de las redessociales. Esta es la gran arma y el gran problema. ¿Se lo van a permitir? ¿Se lo podránimpedir? No hay consolidación de un nuevo sujeto político sin confrontación.Josep Ramoneda, Un nuevo sujeto político, El País, 20/02/2011TEXT 10: En la ribera sur que hay al otro lado del mismo Mare Nostrum en el que nos bañamostodos los veranos, las masas urbanas y los universitarios en paro de los países árabes nosestán dando una lección de civismo, al arriesgar su integridad física reclamando libertad,derechos, democracia y lucha contra la corrupción. Lo cual nos llena de orgullo a los europeos,por cuanto tiene de reconocimiento de la superior legitimidad de nuestros sistemas políticos porparte de nuestros ancestrales adversarios históricos (desde la expansión del islam y lasCruzadas hasta el demasiado reciente colonialismo).Pero si contemplamos la cuestión con mayor distanciamiento crítico, prescindiendo deprejuicios etnocéntricos, deberemos reconocer que nuestro complejo de superioridad parecedel todo desenfocado. ¿Seguro que nuestras decadentes democracias son éticamentesuperiores a sus cleptocracias autoritarias? Pero entonces, ¿por qué las hemos venidoapoyando, y continuaremos haciéndolo con las dictaduras que sobrevivan, pese a cuanto ahoradigamos con cínica hipocresía? ¿No será que en el fondo nuestros sistemas son demasiadoparecidos a los suyos, por impecablemente democrática que sea nuestra fachada jurídica? Alplantear esa inquietante posibilidad cabe llegar a una desalentadora sospecha, y es que losmanifestantes árabes quizá estén pecando de ingenuos, si piensan que la democracia de estiloeuropeo les va a redimir y salvar de su actual desesperación política.Es posible que mis sospechas sean demasiado exageradas, pues lo que parece seguro es quela juventud árabe envidia desde luego todas nuestras libertades. Ahora bien, aquí tambiénpodríamos decir como Lenin: ¿libertad para qué? Es verdad que nuestros universitarios estáncasi tan desempleados como los suyos, y si quieren medrar también tienen que emigrar aReino Unido (los médicos) o a Alemania (los ingenieros). Pero al menos, nuestros jóvenesgozan de toda clase de libertades. Una libertad que no invierten en masivas manifestaciones 16
  17. 17. Indigneu-vos!para reclamar el fin de la corrupción y la reforma del injusto sistema político, como hacen losjóvenes árabes, sino que la gastan en masivos botellones (¡incluso en el Paraninfo de laUniversidad Complutense!) o masivas descargas ilegales de música y cine gratuitos, mientrasesperan sine die que sus familias o las autoridades les busquen empleo fijo. Ya sé que estoycayendo en la demagogia, pero es que hay cosas indignantes. Y para evitar la caída en estascomparaciones odiosas, tratemos de hacer otras que resulten más justas.La comparación entre los sistemas sociales del norte y del sur del Mediterráneo arrojaabismales diferencias tanto demográficas (género, familia y estructura de la población) comoeconómicas (estructura productiva y distribución de la renta) y educativas (alfabetización,escolarización, secularización). Pero en materia de sistemas políticos las semejanzassubterráneas son demasiado insidiosas como para pasarlas por alto. La única diferencia,aunque muy significativa, es el grado de limpieza, pluralismo y libertad de las eleccionespresidenciales y legislativas. Al norte del Mediterráneo hay auténtica incertidumbre electoral,pues nunca se sabe quién va a ocupar el poder tras vencer en los comicios. Mientras que en elsur, en cambio, las elecciones están amañadas y no alteran el acceso al poder (exactamenteigual que en la Restauración de Cánovas de hace un siglo, que tanto enorgullece a la derechaespañola). De ahí que, con arreglo a la definición minimalista (o electoral) de la democracia,podamos decir que nuestros sistemas son plenamente democráticos y los del Magreb no loson.Pero en todo lo demás, y sobre todo por cuanto afecta al ejercicio ordinario del poder efectivo,nuestros sistemas políticos son demasiado parecidos. Solo citaré cinco rasgos análogos: 1) lapoblación no se siente en absoluto representada por una clase política que se comporta comouna casta predatoria o parasitaria; 2) el poder siempre se ejerce en beneficio privado de susredes clientelares con excluyente sectarismo; 3) los niveles de flagrante corrupción política sonciertamente escandalosos dada su patente impunidad; 4) no existe imperio de la ley ni culturade la legalidad porque la justicia está politizada y subordinada al poder político; y 5) lasinstituciones carecen de autoridad legítima porque el poder siempre está personalizado aescala tanto estatal (presidencialismo) como local (caciquismo). Y para advertir estasinquietantes semejanzas no hay más que comparar a Gadafi con Berlusconi o a Ben Ali conCamps: la diferencia es que los magrebíes ya se han hartado de sus dirigentes mientras quelos italianos o los valencianos todavía los reeligen con indulgencia plenaria.Enrique Gil Calvo, Comparaciones, El País, 21/02/2011TEXT 11: El món sencer celebra la revolució democràtica de Tunísia, que ha desencadenatuna cascada desdeveniments en altres parts de la regió -en particular a Egipte- ambconseqüències incalculables. Els ulls del món estan posats ara en aquest petit país de 10milions dhabitants per aprofitar els ensenyaments que es desprenguin de la seva recentexperiència i veure si els joves que van derrocar a un autòcrata corrupte poden crear unademocràcia estable i que funcioni.En primer lloc, els ensenyaments. Per començar, no nhi ha prou que els governs contribueixina un creixement suficient. Al cap ia la fi, el PIB va créixer un 5%, aproximadament, a Tunísia alllarg dels 20 últims anys, i es citava amb freqüència a aquest país perquè podia presumir dunade les economies amb millors resultats, en particular dins de aquesta regió.Tampoc és suficient seguir els dictats dels mercats financers internacionals: així es podenaconseguir bones qualificacions dels bons i agradar als inversors internacionals, però això nosignifica que augmenti la creació de llocs de treball o el nivell de vida de la majoria delsciutadans. De fet, en el període anterior a la crisi de 2008 va resultar evident la fiabilitat delmercat de bons i de les agències de qualificació. Que ara no vegin amb bons ulls el pas deTunísia de lautoritarisme a la democràcia no redunda en el seu crèdit ... i no shauria doblidarmai.Ni tan sols nhi ha prou que simparteixi una bona educació. Arreu del món, els països estanesforçant-se per crear llocs de treball per als que sincorporen per primera vegada al mercatlaboral. No obstant això, un elevat atur i una corrupció omnipresent constitueixen una 17
  18. 18. Indigneu-vos!combinació explosiva. Els estudis econòmics mostren que el veritablement important delsresultats dun país és que hi hagi una sensació dequitat i joc net.Si en un món amb escassesa de llocs de treball, que tenen connexions polítiques elsaconsegueixen, i si en un món de riquesa limitada, els funcionaris governamentals acumulenmasses de diners, el sistema inspirarà indignació davant semblants iniquitats i contra elsperpetradors daquests delictes. La indignació contra els bancs dOccident és una versió méssuau de la mateixa exigència bàsica de justícia econòmica que vam veure per primera vegadaa Tunísia i ara a tota la regió.Joseph E. Stiglitz, El catalizador tunecino, Negocios. El País, 13/02/2011http://www.elpais.com/articulo/primer/plano/catalizador/tunecino/elpepueconeg/20110213elpneglse_4/Tes?print=1TEXT 12: Insistim: un govern enderrocat per la violència popular (i en especial per la joventut,que va ser la punta de llança), és un fenomen rar per al qual, si volem trobar un precedentsemblant, cal retrocedir trenta anys, és a dir, a la revolució iraniana de 1979. Trenta anysdurant els quals va prevaler la convicció que aquests fenòmens ja no eren possibles. És, enparticular, el que proclamava la tesi coneguda com «la fi de la història». Aquesta tesievidentment no significava que ja no passaria res més. «Fi la història» volia dir «fi delsesdeveniments històrics», fi del que lorganització del poder podia tornar a posar en joc gràciesa un moment en què, com deia Trotski, «les masses fan la seva aparició en la Història ». Latrajectòria normal de les coses era laliança de leconomia de mercat i la democràciaparlamentària, aliança que era lúnica norma sostenible de la subjectivitat general. Aquest és elsignificat del terme «globalització»: aquesta subjectivitat convertida en subjectivitat mundial. Laqual cosa, daltra banda, no és incompatible amb les guerres punitives (Iraq, Afganistan), lesguerres civils (en els degradats Estats africans), la repressió de la Intifada palestina etc. Així, elmés fascinant dels esdeveniments de Tunis és la seva historicitat, la posada en evidència dunacapacitat intacta de creació de noves formes dorganització col·lectiva.Al conjunt format per leconomia de mercat i la democràcia parlamentària, concebut com unsistema insuperable, proposo nomenar: «Occident» que, daltra banda, és com ell mateixsautodenomina. Entre altres noms que circulen, podem assenyalar «comunitat internacional»,«civilització» (on es contraposa, com correspon, a diverses formes de barbàrie, vegeulexpressió «xoc de civilitzacions»), «potències occidentals» ... Recordo que fa més de trentaanys lúnic grup que reivindicava aquest nom sistemàticament - «Occident» -, era un petit grupfeixista armat amb barres de ferro (amb el qual vaig tenir un xoc en la meva joventut). Que unaparaula pugui canviar de referent de manera tan espectacular només pot significar que elmateix món va canviar. El món ja no té la mateixa transcendència.(...) Sobre quins criteris es poden valorar els disturbis? En primer lloc hauria dexistir una certaempatia amb ells, condició del tot necessària. Hi ha el reconeixement de la seva capacitatnegativa, el poder deshonrat senfonsa, almenys els seus símbols. Però què és el que safirma?La premsa occidental ja va respondre dient que allí sestà expressant un desig dOccident. Elque es pot assegurar és que es tracta dun desig de llibertat i que tal desig és, sense discussió,un desig legítim davant dun règim tan despòtic i corromput com el de Ben Alí. Què aquestdesig com a tal sigui un desig dOccident és més dubtós.Cal recordar que Occident com a potència fins ara no ha donat cap prova que es preocupidalguna forma dorganitzar la llibertat en els llocs on intervé. El que compta per a Occident és:«Estan amb nosaltres o no?", Donant a lexpressió «estar amb nosaltres» el significat depertànyer a leconomia de mercat, si és necessari en col·laboració amb una policiacontrarevolucionària. (...)Com definir un moviment que es pot reduir a un «desig dOccident»? Podríem dir, i aquestadefinició es pot aplicar a qualsevol país, que es tracta dun moviment que es concreta en lafigura duns disturbis «antidéspota» la potència negativa i popular pren la forma de la massa i lapotència afirmativa no té més normes que les que prevalen a Occident. Un moviment popularque respon a aquesta definició té moltes possibilitats de esgotar-se en les eleccions i no hi ha 18
  19. 19. Indigneu-vos!cap raó perquè origini una altra perspectiva política. Opino que al final dun procés daquesttipus haurem assistit a un fenomen dinclusió occidental. El que ens diu la premsa occidental ésque aquest fenomen és la sortida inevitable del procés de les revoltes, en aquest cas a Tunísia.(...)El que seria un canvi de veritat seria una sortida dOccident, una desoccidentalización », iaquesta prendria la forma duna exclusió.Alain Badiou, A propósito de los disturbios en general y los de Túnez en particular, 12/02/2011http://www.rebelion.org/noticia.php?id=122251TEXT 13: Reflexionar no consiste en dar un acelerón para ponerse a la altura e incluso pordelante de un acontecimiento que nos corta la respiración. Aparte de la admiración quedespiertan las muchedumbres capaces de superar el miedo, examinemos lo que ha pillado porsorpresa y desprevenidos a los prejuicios.Primer prejuicio: a la antigua polarización entre dos bloques le sucede el conflicto de"civilizaciones". Segundo prejuicio, alternativo: a la guerra fría le suceden la paz de la economíaracional y el fin de la historia sangrienta. Un doble error que queda al descubierto con lasimplosiones de "la excepción árabe", puesto que estas deshacen ferozmente la falsacoherencia de los bloques étnicos y religiosos, el "mundo árabe" y la "civilización del islam".¿Cuántas veces nos han machacado que la libertad y la democracia no importaban nada en la"calle árabe" mientras durase el conflicto palestino-israelí? El hecho de negarse a remitir a lascalendas griegas o a Jerusalén la cuestión de la sumisión se consideraba, en los salones y lasuniversidades, el colmo de la indecencia eurocéntrica, fanática de los derechos humanos o...sionista. Pero ahora, a partir de enero de 2011, ya no puede hablarse de fatalidad en el Magrebni en Oriente Próximo. Pase lo que pase, acojamos esta conmoción con "una simpatía deaspiración que raya con el entusiasmo", como decía Kant de la Revolución Francesa, pese aque desaprobaba muchas de sus peripecias.La globalización en la que está sumido el planeta desde hace 30 años no se limita a losaspectos financieros y económicos. También contribuye a transmitir a través de las fronteras unvirus de libertad que, a veces, sale vencedor (las revoluciones de terciopelo) y, a veces,tropieza con la brutalidad de los aparatos político-militares, laicos, en Tiananmen (1989), ocelestiales, en Irán (2009). No importa: la juventud globalizada no deja de clamar con supresencia física (y con sacrificios si es necesario) y con gritos (a menudo digitales): "¡Vete!". Lapasión tunecina estremece de inmediato la fortaleza egipcia. Una especie de bomba atómicaespiritual sacude las servidumbres ancestrales, que resultan ser voluntarias y, por tanto,voluntariamente destruibles.Jamás hay que lamentar la caída de un tirano. Si me alegré inmensamente con el fin de lossátrapas comunistas de Europa del Este, y también con los de Salazar y Franco, y con el deSadam Husein, ¿por qué iba a apenarme la salida de Ben Ali y, espero que pronto, deMubarak? Ellos mismos tienen la culpa de que sus súbditos los expulsen o no les echen demenos. Lo que viene a continuación no está escrito; después del Sah llegó Jomeini. ¿Y qué?¿Voy a reprochar al rey de reyes que no haya derramado más sangre en el choque final, o másbien que derramara demasiada los años anteriores?Un levantamiento popular que acaba con un régimen despótico se llama revolución. Todas lasgrandes democracias occidentales reconocen en ella sus orígenes violentos, en especial laFrancia de Saint-Just: "Las circunstancias solo son difíciles para quienes retroceden ante latumba". El asesinato de Khaled Said, un joven internauta muerto de una paliza a manos de lapolicía de Alejandría, en vez de servir de intimidación, galvanizó. Facebook y Twitter seconvirtieron en el equivalente al samizdat (de los tiempos soviéticos), y la fina franja formadapor los internautas, en las llamas de una disidencia.Encendida por unos cuantos que no dudaron en sacrificarse, como Mohamed Bouazizi en SidiBouzid, la chispa que ha prendido fuego a la tiranía corre a través del espacio y el tiempo. La 19
  20. 20. Indigneu-vos!Atenas del siglo V antes de Cristo, la de los filósofos, rendía honores a sus tiranicidaslegendarios, Harmodio y Aristogitón.La libertad, el poder de los contrarios, alberga "el abismo más profundo y el cielo más sublime"(Schelling). La trayectoria de Europa nos dice que una revolución conduce a todo, al biencomún de una república y al terror, a las conquistas y a las guerras. Mientras en El Cairo elpoder se tambalea, Teherán celebra el 32º aniversario de su revolución con una fiesta deahorcamientos y cuerpos salvajemente torturados. Egipto -¡Dios no lo quiera!- no es el Irán deJomeini, ni la Rusia de Lenin, ni la Alemania de la revolución nacional socialista, y seencaminará hacia donde decidan su juventud ávida de respirar y comunicarse, sus hermanosmusulmanes, su ejército ambiguo y solapado, sus pobres y sus ricos, separados por años luz.Tengamos en cuenta que en Egipto hay un 40% de muertos de hambre y un 30% deanalfabetos. Eso hace que la democracia sea difícil y frágil, pero no imposible, porque, en casocontrario, los parisinos no habrían tomado jamás la Bastilla. Añadamos (tras los sondeosllevados a cabo en junio de 2010 por Pew) que el 82% de los egipcios musulmanes desea laaplicación de la sharia y la lapidación de las adúlteras, el 77% considera normal que se corte lamano a los ladrones y el 84% propugna la pena de muerte para quien cambie de religión. Todoesto es lo que impide ver el futuro con ingenuidad y excesivo optimismo. Francia tardó dossiglos en pasar de las revoluciones repetidas a la república democrática y laica. En Rusia yChina, no parece que el plazo vaya a ser menor... si es que llega a completarse el proceso.Incluso Estados Unidos, que creía haber alcanzado el cielo en 10 años, se ilusionó, pero sufrióla terrible Guerra de Secesión, la lucha de clases y la de los derechos civiles; un largo combatede dos siglos en el que florecieron las razones y las uvas de la ira.Decir Revolución y Libertad no es decir necesariamente democracia, respeto a las minorías,igualdad entre los sexos, buenas relaciones con los demás pueblos. Todo eso está porconquistar. Demos la bienvenida a las revoluciones "árabes", que están destrozando la falsafatalidad. Pero, por favor, no exageremos la adulación: todavía tienen por delante todos lospeligros, incluso los más graves. No hay más que recordar nuestra historia: el futuro no tienegarantías.André Glucksmann, El fin de la fatalidad, El País, 08/02/2011http://www.elpais.com/articulo/opinion/fin/fatalidad/elpepiopi/20110208elpepiopi_4/Tes?print=1TEXT 14: En las revueltas de Túnez y Egipto hay algo que no puede por menos de llamarnospoderosamente la atención, y es la patente ausencia del fundamentalismo islámico: siguiendola más pura tradición democrática laica, la gente se ha limitado a levantarse contra un régimenopresivo y corrupto, y contra su propia pobreza, para exigir libertad y esperanza económica. Elcínico postulado liberal de cuño occidental, según el cual en los países árabes lasconcepciones realmente democráticas únicamente están presentes en las élites más abiertas,mientras que a la gran mayoría de la población solo la puede movilizar el fundamentalismoreligioso o el nacionalismo, ha quedado desmentido. Evidentemente, la gran pregunta es: ¿quéocurrirá el día después? ¿Quién se alzará con el triunfo político?En Túnez, cuando se constituyó un nuevo Gobierno provisional, de él quedaron excluidos losislamistas y la izquierda más radical. Los demócratas petulantes reaccionaron diciendo:"bueno, son fundamentalmente lo mismo, dos extremos totalitarios", pero ¿son las cosas tansimples? ¿Acaso a lo largo del tiempo quienes se han venido enfrentando no han sidoprecisamente los islamistas y la izquierda? Aunque unos y otros estén momentáneamenteunidos contra el régimen, cuando se acerquen a la victoria su unidad se resquebrajará y seembarcarán en un combate a muerte, con frecuencia más cruel que el librado contra suenemigo común.¿Acaso no asistimos precisamente a esa pugna después de las últimas elecciones iraníes? Loque cientos de miles de partidarios de Musavi defendían era el sueño popular que alentó larevolución jomeinista, es decir, libertad y justicia. Aunque ese sueño fuera una utopía, entre losestudiantes y la gente corriente supuso una imponente explosión de creatividad política ysocial, de experimentos y debates organizativos. Esa auténtica apertura que desató inusitadas 20
  21. 21. Indigneu-vos!fuerzas de transformación social, un momento en el que "todo parecía posible", fue despuéspoco a poco sofocado cuando las fuerzas vivas islamistas se hicieron con el control político.Aun ante movimientos abiertamente fundamentalistas, hay que tener cuidado de no perder devista el componente social. A los talibanes se los suele presentar como un grupofundamentalista islámico que se impone mediante el terror; sin embargo, cuando en laprimavera de 2009 ocuparon el valle paquistaní del Swat, The New York Times informó de quehabían fraguado "una revolución de clase que explota las profundas fisuras existentes entre unpequeño grupo de terratenientes acaudalados y sus desposeídos arrendatarios". Si al"aprovecharse" de los sufrimientos de los campesinos lostalibanes estaban "dando la voz dealarma sobre los riesgos que pesan sobre Pakistán, que sigue siendo mayormente feudal",¿qué es lo que impedía a los demócratas partidarios de ese país, así como de EE UU,"aprovecharse" igualmente de esos sufrimientos, tratando de ayudar a los campesinos sintierra? ¿Acaso las fuerzas feudales paquistaníes son el "aliado natural" de la democracialiberal?Es inevitable llegar a la conclusión de que el auge del radicalismo islámico fue siempre elreverso de la desaparición de la izquierda laica en los países musulmanes. Cuando Afganistánaparece retratado como el ejemplo más extremo de país fundamentalista musulmán, hay quepreguntarse si todavía alguien se acuerda de que hace 40 años era un país con una sólidatradición laica en el que un poderoso partido comunista se hizo con el poder sin contar con laUnión Soviética. ¿Adónde fue a parar esa tradición laica?Resulta esencial situar en ese contexto los acontecimientos que están teniendo lugar en Túnezy Egipto (y en Yemen y... ojalá hasta en Arabia Saudí). Si la situación se "estabiliza", demanera que los antiguos regímenes sobrevivan con ciertas operaciones cosméticas de carácterdemocrático, se generará una insuperable oleada fundamentalista. Para que sobrevivan loselementos clave del legado democrático, sus partidarios precisan de la ayuda fraterna de laizquierda radical.Si nos ubicamos de nuevo en Egipto, veremos que la reacción más vergonzosa ypeligrosamente oportunista fue la de Tony Blair, tal como la recogió la CNN: el cambio esnecesario, pero debería ser un cambio estable. Hoy en día, un "cambio estable" en Egipto solopuede significar un compromiso con las fuerzas de Mubarak por medio de una ligeraampliación del círculo de poder. Por eso hablar ahora de transición pacífica es una obscenidad:al aplastar a la oposición, el propio Mubarak la hizo imposible. Una vez que lanzó al Ejércitocontra los manifestantes, la opción estuvo clara: o bien una transformación cosmética en la quealgo cambie para que todo siga igual o bien una auténtica ruptura.Aquí está por tanto el quid de la cuestión: no se puede decir, como en el caso de Argelia haceuna década, que permitir unas elecciones auténticamente libres equivalga a entregar el poder alos fundamentalistas islámicos. Israel se quitó la máscara de la hipocresía democrática y apoyóabiertamente a Mubarak, y, al apoyar al tirano objeto de la revuelta, ¡dio nuevas alas alantisemitismo popular!Otra de las preocupaciones de los demócratas es que no haya un poder político organizadoque llene el vacío cuando Mubarak se vaya: por supuesto que no lo hay; ya se ocupó él de queasí fuera, reduciendo cualquier posible oposición a la condición de ornamento marginal. Demanera que el resultado será como el del título de la famosa novela de Agatha Christie, Yentonces no quedó ninguno. Según el razonamiento de Mubarak, o él o el caos; pero es unrazonamiento que va en su contra.La hipocresía de los demócratas occidentales es asombrosa: antes apoyaban públicamente lademocracia, pero ahora, cuando el pueblo se alza contra los tiranos para defender, no lareligión, sino una libertad y una justicia laicas, se muestran "profundamente preocupados"...¿Por qué esa preocupación? ¿Por qué no alegrarse de que la libertad tenga una oportunidad?Hoy día, el lema de Mao Zedong resulta más pertinente que nunca: "bajo los cielos hay caos:qué magnífica situación". 21
  22. 22. Indigneu-vos!Entonces, ¿adónde debería ir Mubarak? La respuesta a esta pregunta también está clara: a LaHaya. Si hay alguien que merece sentarse allí, es él.Slavoj Zizeck, Caos bajo los cielos: qué magnífica ocasión, El País, 03/02/2011TEXT 15: En el camp de la física s´anomena “massa crítica” a la quantitat mínima de materialque cal perquè es mantingui una reacció nuclear en cadena. Des de fa uns anys, les ciènciessocials han adoptat metafòricament aquest concepte per referir-se a la quantitat de personesnecessàries per activar un fenomen que després adquireix una dinàmica pròpia. En Wikipèdiapot trobar-se un exemple banal que il·lustra a la perfecció aquest ús. Quan una persona s´aturaal carrer i mira el cel, no acostuma a succeir absolutament res. La gent continua el seu camí,ignorant-la. Quan tres individus es detenen i miren cap a dalt, potser algunes persones s´higiren encuriosits, però continuen caminant. Només quan s´hi acumula un determinat nombre devoyeurs (que pot variar en funció de factors urbanístics, culturals o d´altra índole), els vianantstendeixen majoritàriament a plantar-se per observat els cels. És a aquest nombre al ques´anomena “massa crítica”.(...) Des de fa un parell o tres d´anys, les preguntes sobre si era possible i de quina maneraassolir la massa critica necessària perquè l´activisme polític per interneT portés en Egipte i enels països veïns a accions significatives de resistència era present a la blogosfera,particularment en les reflexions al voltant del Moviment 6 d´abril, que està interpretant un paperdeterminant en les mobilitzacions actuals. Els fets han respòs afirmativament a la primerad´aquestes preguntes. I els analistes polítics occidentals, en la seva major part desmentits peraquesta resposta, ofereixen ràpides, simptomàtiques i divergents respostes per a la segona.Sigui quina sigui la sortida a la situació creada, la revolució egípcia posa de manifest. I en aixòrecorda, corregit i augmentat per les noves tecnologies, el que va succeir en els païsossocialistes fa dues dècades, que és un error donar per fet sense més que cal molts requisits dedifícil compliment perquè en un determinat indret s´assoleixi aquella massa crítica necessàriaperquè una cosa porti a una altra. Tant en orient com en Occident, la distància entre laindiferènciao el cabreig i la resistència només semblarà infinita mentre no s´hi franquegi.Josep Maria Ruiz Simon, La masa crítica, La Vanguardia, 01/02/2011TEXT 16: El pueblo –en caso de ser evocado– parece asociarse más bien a la radicalidad, a uncambio absoluto y total, que a las reformas paulatinas y negociadas. Desde este punto de vista,es a la vez positivo –vector necesario de la liquidación de un orden insoportable– y negativopor ser susceptible de desbordamientos y actos de violencia extrema.Es ambivalente: encarna la legitimidad; es, pues, necesariamente justo. Pero también es capazde los peores excesos, hasta el punto de que se le imputan instintos siempre sospechosos, elgusto por la sangre.El pueblo que invocan los políticos y los intelectuales, al que aluden los historiadores, es esatotalidad de una colectividad, sobre todo nacional –el pueblo francés, por ejemplo; perotambién sólo una parte de ella: la gente de recursos modestos, la plebe, los hombres y mujeresprecisamente del pueblo, para no decir el populacho... En suma, el pueblo así considerado esel conjunto de la comunidad en cuestión, pero sin incluir a las élites ni a las clasesprivilegiadas.El pueblo de los novelistas y de los historiadores, sobre todo los del siglo XIX, es unconglomerado relativamente amorfo de individuos; no está estructurado, organizado; no distademasiado de la imagen de la muchedumbre o de la masa o bien de un símbolo, de unpersonaje que lo encarna, por ejemplo Gavroche (personaje de Los miserables).De hecho, el pueblo es predemocrático. Se halla adornado de todas las virtudes, aun lasatribuibles a la democracia, cuando se alza por una causa justa, ya se trate de poner fin a unasituación de opresión o a una grave injusticia pero también de responder a una amenaza a lapatria cuando es generoso y se identifica con una lucha de signo humanitario. Así, en un 22
  23. 23. Indigneu-vos!instante, es menester servirlo y acudir a él como hicieron sobre todos los populistas rusos tanmagníficamente descritos por Franco Venturi (Los intelectuales, el pueblo y la Revolución.Historia del populismo ruso en el siglo XIX, París, Gallimard, 1972, 2 vol.), pero también, encierto sentido, numerosos movimientos izquierdistas de los años setenta. Y este pueblo objetode las alabanzas de políticos e intelectuales que puede decepcionarles sin querer hacer suyassus ideas de cambio revolucionario, puede ser incapaz de comprender que le hanencomendado una visión histórica; he ahí una fuente importante de terrorismo que se trae acolación cuando el pueblo no se adecua a su noción de modo que los protagonistas políticos eintelectuales siguen hablando en su nombre de forma crecientemente artificial.Porque el pueblo, en ocasiones, dista notablemente de encarnar los bellos y nobles valoresque algunos se complacen en atribuirle. El populismo, cuando lo halaga, se tiñe fácilmente ensu caso de notas racistas o xenófobas, se convierte en seguida en demagogia y apunta muchomás en la dirección de los instintos que de los valores. Tal ambivalencia otorga al concepto untono de encanto y seducción. Cuando la democracia se ha asentado de modo firme y dinámico,el pueblo, ya se trate de una realidad o de un ideal, no precisa ser movilizado como tal; lasfuerzas políticas apelan en mucha mayor medida al ciudadano y a sus derechos y losintelectuales no necesitan apelar a él para hacer comprender sus razonamientos; el debatepuede articularse. Pero cuando la democracia es débil e incluso inexistente, “decorativa” segúnnos ha dicho el presidente ruso Medvedev en el foro de Yaroslav (octubre del 2010), cuando elautoritarismo o la dictadura imponen su opresión, entonces el pueblo puede convertirse en unavoz, en un fragor para poner fin, mediante su movilización, a la dominación y a la injusticiaextrema.El pueblo, inútil de algún modo en democracia, se convierte entonces en una realidadadecuada, oportuna; se le espera para imponer medidas de progreso y justicia y, precisamente,para traer la democracia. Y, en tal espera, puede perfectamente convertirse en su contrario. Tales la lección de los regímenes que se apoyan, al menos en ciertos periodos de su historia, enuna movilización popular, incluso en el modelo del totalitarismo: el nazismo, como elestalinismo, no se comprenden sin hacer referencia a una fuerte dinámica popular.Las democracias occidentales, si son realmente aptas y satisfactorias en el plano político, nodeberían dar a la noción o a las realidades de pueblo un lugar importante. Sin embargo,experimentan dificultades considerables que motivan que se haya podido hablar deposdemocracia con la correspondiente distancia que se abre entre las élites, los expertos, losmedios de comunicación, el poder político y la población. En esta perspectiva, no es imposibleque la idea de pueblo recobre una cierta actualidad. Que se revele no sólo predemocrática,sino también posdemocrática.Michel Wieviorka, ¿Y el pueblo?, La Vanguardia, 11/01/2010http://www.lavanguardia.es/opinion/articulos/20110111/54099538665/y-el-pueblo.htmlTEXT 17: Cómo es que ha mudado en sumisión esa rebelión de las masas que dio título al libromás famoso de Ortega y Gasset, publicado hace 80 años? Lo ocurrido en los últimos tiemposparece confirmarlo otorgando actualidad a otro libro bastante más antiguo: Discurso sobre laservidumbre voluntaria, de La Boétie.En contra de lo que preveía nuestro insigne filósofo, no es esa “casta de hombres-masa-rebeldes” la que pone hoy en peligro los logros de la civilización. Como tampoco es el“advenimiento de las masas al pleno poderío social” la que acarrea la degradación cultural encurso. Frente al elitismo culturalista que asociaba la regresión a los fenómenos de masificacióny empoderamiento de las masas, esta regresión viene asociada hoy al comportamiento de laspropias elites político-empresariales y de las relaciones de dominación imperantes. Son estaselites, que deciden y hacen los grandes negocios de espaldas a la mayoría, las que orientan elpanem circensis de la llamada sociedad de consumo y la selección social de las ideas acordecon sus intereses. Con la ventaja de que los productos culturales y de ocio, unidos a losartefactos de la sociedad de consumo, no sólo entretienen y adormecen a la gente, sino queespolean sus deseos y afanes de lucro y, con ello, ese individualismo insolidario asociado auna ideología económica servil al ciego instinto de promoción competitiva. 23
  24. 24. Indigneu-vos!El predominio sobre lo político del actual discurso económico reduccionista, que aniquila laposibilidad de reconsiderar las metas de la sociedad y, por ende, de cambiarla, remata eldesarme ideológico orientado a perpetuar el statu quo capitalista. En suma, que el gran engañode nuestro tiempo estriba en hacer creer que las democracias de hoy día trabajan en favor deuna sociedad de individuos libres e iguales, cuando de hecho promueven valores y relacionessociales que arrojan el resultado contrario. Son precisamente los valores mezquinos y lasrelaciones desiguales y opresivas que imperan los que hacen que el comportamiento servil y eltrabajo alienado sean la norma. Es el miedo a perder el empleo, el estatus o a versediscriminado lo que induce normalmente a las personas a someterse y censurarse “por supropio bien”, sin necesidad de represiones explícitas. Estas sólo aparecen cuando lasexcepciones rompen la regla, cuando los controladores aéreos se rebelan o cuando Wikileaksilumina las vergüenzas del poder.José Manuel Naredo, La sumisión de las masas, Público, 21/12/2010TEXT 18: Els bàrbars que habiten al centre són aquells que callen, que utilitzen el seu silencicom un crit. Són l’home anònim que el poder tracta d’identificar. La pregunta ara és: “qui hi hadarrere de l’abstenció en les últimes eleccions?” Els científics socials intenten interpretar elsilenci per tranquil·litzar el poder. Però les enquestes serveixen de ben poc, ja que l’homeanònim se’n riu quan respon incansable: “jo vull viure i que em deixin tranquil, que s’oblidin demi…”. L’home anònim s’absté o vota segons li interessa. L’ús del silenci és el seu gest radical. Iquan vota, obre un espai de l’anonimat que engoleix, per exemple, José María Aznar, presidentdel Govern espanyol. Va ser el 14 de març del 2004, poc després dels atemptats de Madrid.L’home anònim és un bàrbar perquè no creu en la democràcia.“No crec en l’honradesa de cap autoritat mentre no la demostri amb fets continuats i, si éspossible, sense escarafalls. Sabeu quin és el meu problema i crec que el de molta gent? Que jano creiem. Potser no hem cregut mai, però ens pensàvem que no teníem res a perdre en lliurarla nostra confiança. Ara que hem perdut la confiança, els polítics haurien de sentir la glaçadorasoledat de les urnes buides”.L’home anònim, perquè ja no creu, viu en i pel present. No es deixa mobilitzar veritablement, seserveix de l’espai públic en la seva més absoluta superficialitat. Els fins comuns, tant se li’nfoten; davant l’altre sent més aviat indiferència, i no té cap sentit històric. Sap que la cohesiósocial és un engany. Consumeix compulsivament, per oblidar la nostàlgia d’un nosaltres?Aparentment, és profundament nihilista. Viu. Viu amb el seu malestar encara que hagi derecórrer als ansiolítics, als antidepressius, etc. N’hi ha que no poden més i, davant de lahumiliació que és la precarització de la seva vida, esclaten. Oposen la seva desesperació aaquesta realitat que els envolta i no els deixa respirar. L’home anònim, perquè viu al centre, nopot afirmar, com feia un jove grec durant la sublevació de desembre del 2008: “No tenim res aperdre. Què importa el que vulguem?”. L’home anònim, malgrat tot, se sent a prop d’ell.Santiago López Petit, Espai públic o espais de l´anonimat, Barcelona Metrópolis nº 79, Estiu2010http://www.barcelonametropolis.cat/ca/page.asp?id=23&ui=416TEXT 19:Un solo hombre libre basta para probar que la libertad no ha muerto.Hay que criticar la dominación, porque la servidumbre domina. Que haya esclavos «felices» nojustifica la esclavitud.Tiqqun, Y bien... ¡la guerra! , Minerva 15, Círculo de Bellas Artes de Madrid, 2010http://www.circulobellasartes.com/ag_ediciones-minerva-LeerMinervaCompleto.php?art=436&pag=1#leer 24
  25. 25. Indigneu-vos!TEXT 20: A The Independent, Robert Fisk denuncia la hipocresia dels intel·lectuals francesosque afirmen o insinuen que els àrabs no estan preparats per gaudir les llibertats que nosaltresgaudim. Fisk es queda curt. No són només els intel·lectuals francesos. És Occident, desdIsrael fins a Samuel Huntington, passant per la mateixa Ayaan Hirsi Ali, qui argumenta a LeMonde que la cultura de la submissió dels àrabs és incompatible amb la democràcia. Vaja: noés més o menys això el que deien sobre nosaltres en els anys setanta i sobre elsllatinoamericans i els habitants dEuropa de lEst en els vuitanta i noranta? Ningú està preparatper a la llibertat, igual que ningú està preparat per fer el polvet de la seva vida, però sha de serun perfecte imbècil per no fer-lo. I la depressió post coitum? Arribarà, és clar: els àrabsdescobriran molt aviat que la democràcia no és el paradís, que no li torna a un tan maco ni tanric com Brad Pitt i Angelina Jolie i que només és el millor instrument polític inventat fins ara, esduran una decepció, igual que ens la portem nosaltres i els llatinoamericans i els habitants delEuropa de lEst, i alguns acabaran menyspreant la democràcia com la menyspreem nosaltres,com tants acaben menyspreant a la dona de la seva vida. Ningú ha dit que els egipcis hagin deser més sensats que nosaltres.Javier Cercas, La historia secreta de las revueltas árabes, El País semanal, 06/03/2011http://www.elpais.com/articulo/portada/historia/secreta/revuelta/arabe/elpepusoceps/20110306elpepspor_2/Tes?print=1TEXT 21: Les xarxes socials han tingut un paper important. Hi ha tres factors que expliquen elque ha passat: el polvorí, la metxa i lespurna. El polvorí és la situació social, la metxa són, enaquest cas, les xarxes socials i la metxa, la mort del jove tunisià al desembre. La conjunciódaquests tres elements va fer esclatar el polvorí, però encara hem danalitzar més coses comquins elements socials intervenir i el grau de penetració daquestes xarxes en la població. Sócescèptic, perquè les revolucions shan anat succeint al llarg de la història i es van dur a termesense Twitter ni Facebook.El punt fonamental és que sha demostrat que les xarxes socials poden contribuir a la rebel·lia,que poden accelerar-la i provocar un major impacte informatiu, però no sha demostrat queserveixin per prendre el poder.Parlar daquestes revoltes com revolució Twitter és exagerat. Serveixen com a eines per a lesrevolucions de la mateixa manera que en un altre temps sutilitzaven els fusells o la televisió.Crec que Al-Jazira ha jugat un paper més transcendental i que ha sorgit un model mixt dusosdels mitjans de comunicació. Si volem utilitzar bé les xarxes socials, hem dentendre a lavegada les seves virtuts i els seus límits.(...) En totes les revolucions o processos polítics intervenen les tecnologies. Amb Gorbatxov, vatenir una gran importància el fax. O en els cops destat del segle passat, el primer que feien elscolpistes era prendre la tele. Avui seria impossible prendre totes les televisions i tancar lesmilers de webs que hi ha.Sense cap dubte. Xina i lIran han demostrat que poden controlar la xarxa i a Egipte, Facebookha servit per localitzar, detenir i controlar els activistes més molestos. És una realitat que nopodem oblidar. Cal veure els dos elements de la situació.Francis Pisani, “Twitter no sirve para tomar el poder”, entrevista de Pau Echauz, LaVanguardia, 11/04/2011http://www.lavanguardia.es/vida/20110411/54138785443/francis-pisani-twitter-no-sirve-para-tomar-el-poder.html 25

×