• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Ensayo Castoriadis
 

Ensayo Castoriadis

on

  • 1,777 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,777
Views on SlideShare
1,296
Embed Views
481

Actions

Likes
0
Downloads
17
Comments
0

1 Embed 481

http://carlosmurillo.wordpress.com 481

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Ensayo Castoriadis Ensayo Castoriadis Document Transcript

    • LA DEMOCRACIA COMO PROCEDIMIENTO Y COMO RÉGIMEN CORNELIUS CASTORIADIS T RADUCCI Ó N DE A URELIA A LVAREZ U RBAJTEL b.5E El tema mismo de nuestra discusión traduce y es un absurdo, en el que cayeron tanto Marx como expresa la crisis que atraviesa actualmente el el anarquismo. movimiento democrático, Su elección está No hay ser humano extra-social; no lo hay ni comocondicionada, en efecto, por la aparición de una concepción realidad, ni como ficción coherente de “individuo”de la “democracia” que hace de ella un simple humano como sustancia a-, extra- o pre-social. Noconjunto de “procedimientos”, y corta así con todo el podemos concebir un individuo sin lenguaje, porpensamiento político previo. Éste veía a la democracia ejemplo, y sólo hay lenguaje como creación e institucióncomo un régimen, indisociable de una concepción social. Esa creación y esa institución no puedensustantiva de los fines de la institución, política y de una verse, sin caer en el ridículo, como resultados de unavisión, de una intención del tipo de ser humano que le cooperación deliberada de los “individuos” -ni decorresponde. Cualesquiera que sean los ropajes filosóficos, una suma de redes “intersubjetivas”: para que hayaes fácil ver que una concepción de mero procedimiento intersubjetividad, debe haber sujetos humanos y la posibilidadde la “democracia” encuentra su origen en la de que comuniquen- dicho de otro modo,crisis de las significaciones imaginarias que conciernen seres humanos ya socializados y un lenguaje que noa las finalidades de la vida colectiva, y apunta también podrían producir ellos mismos como individuos (unoa ocultar esta crisis al disociar toda discusión relativa a o varios: “redes intersubjetivas”) pero que deben recibiresas finalidades de la “forma del régimen” político, al de su socialización. La misma consideración valeeliminar en último caso la idea misma de tales finalidades. para mil facetas más de lo que llamamos individuo. LaEs manifiesto el lazo profundo que vincula a esta “filosofía política” contemporánea -como por ciertoconcepción con lo que llaman, de manera bastante irrisoria, lo esencial de lo que se ve como ciencia económica-el individualismo contemporáneo; volveré después está fundada sobre esa ficción incoherente de un individuo-a esto. Hay que empezar por el principio. sustancia, bien definido en sus determinaciones esenciales fuera o antes de toda sociedad: sobre este absurdo se apoyan necesariamente tanto la idea de la democracia como simple “procedimiento” como elDiscutir acerca de la democracia es discutir acerca de seudo “individualismo” contemporáneo. Pero fuera de lapolítica. Ahora bien, la política no existe en todas sociedad, el ser humano no es ni bruto, ni Diospartes ni siempre; la verdadera política resulta de una creación (Aristóteles); simplemente no es, no puede existir físicamente,social-histórica escasa y frágil. Lo que por ni sobre todo psíquicamente. El hopful andnecesidad existe en toda sociedad es lo político: la dreadful monster -el recién nacido humano-, radicalmentedimensión -explícita, implícita, a veces casi inasequible-, inapto para la vida, debe ser humanizado, y esta que tiene que ver con el poder, a saber la humanización es su socialización, trabajo propio de lainstancia (o las instancias) instituidas que pueden emitir sociedad mediatizada e instrumentado por el entornoexhortaciones sancionables y que deben de incluir inmediato del infans. El ser-sociedad de la sociedad,siempre, explícitamente, al menos lo que llamamos un son las instituciones y las significaciones imaginariaspoder judicial y un poder gubernamental’. Puede haber sociales que encarnan esas instituciones y que las hacensociedades sin estado -las ha habido, y esperamos que existir en la efectividad social. Esas significacioneslas haya de nuevo-, a saber, sin aparato burocrático le dan un sentido -sentido imaginario, en la acepciónjerarquicamente organizado, separado de la sociedad y profunda del termino, es decir, creación espontánea epor encima de ella. El Estado es una creación histórica inmotivada de la humanidad- a la vida, a la actividad,que podemos fechar y localizar: Mesopotamia, el Este y a las preferencias, a la muerte de los humanos, y alel Sureste asiáticos, la Mesoamérica precolombina. ES mundo que crean y en el cual los humanos deben vivirposible, concebible, deseable, una sociedad sin tal Estado. y morir. La polaridad no es la que hay entre individuo Pero una sociedad sin instituciones de poder explícitas y sociedad -porque el individuo es sociedad, un fragmento O CTUBRE DE 1995
    • CORNELIUS CASTORIADISal mismo tiempo que una miniatura o, más -la sociedad siempre contiene, en su institución ybien, una especie de holograma del mundo social- , sus significaciones imaginarias, un impulso hacia elsino la que hay entre psique y sociedad. La psique debe porvenir, y el porvenir excluye una codificación (o unaser domada, mal que bien, debe aceptar una “realidad” mecanización) previa y exhaustiva de las decisionesque para empezar, y en cierto sentido hasta el que se deben tomar.final, le es radicalmente heterogénea y ajena. Esa “realidad” Resulta de ello la necesidad de instancias explícitamentey su aceptación son obra de la institución. Los instituidas que puedan tomar decisiones sancionablesgriegos lo sabían; los modernos lo ocultaron en gran acerca de lo que se debe hacer y lo que no, esparte en función del cristianismo. decir que puedan legislar, “ejecutar”, zanjar los litigios y La institución -y las significaciones imaginarias gobernar. Las dos primeras funciones pueden estar -yque implica- sólo puede existir si se conserva, si es han estado, en la mayoría de las sociedades arcaicas-apta para sobrevivir: la tautología darwiniana, aquí enterradas en la regulación consuetudinaria, las dostambién, encuentra un terreno de aplicación fecundo. últimas no. Finalmente y por encima de todo, ese poderSe conserva también por medio del poder -y ese explícito es la garantía instituida del monopolio de laspoder existe primero como infra-poder radical, siempre significaciones legítimas en la sociedad considerada.implícito. Usted nació en Italia en 1954, en Francia Lo político es todo lo que atañe a ese poder explícitoen 1930, en los Estados Unidos en 1945, en Grecia en (los modos de acceso a éste, la manera apropiada de1922: no lo decidió, pero ese hecho determinará lo gestionarlo, etcétera).esencial de su existencia: su idioma, su religión, el 99% Este tipo de institución de la sociedad abarca la casi(en el mejor de los casos) de su pensamiento, aquello totalidad de la historia humana. Son las sociedadespara lo cual desea vivir y acepta (o no acepta) morir. heterónomas: ciertamente, crean sus propias institucionesEsto es mucho más, e incluso otra cosa, que el simple y significaciones, pero ocultan esta auto-creación,“estar ahí en un mundo” no elegido (la Geworfenheit de cuando la imputan a un origen extra-social, exterior enHeidegger). Este mundo no es uno, o el mundo a secas, todo caso, a la actividad efectiva de la colectividad cones un mundo social-histórico, formado por sus instituciones existencia efectiva: los antepasados, los héroes, los dioses,y que contiene, de modo indescriptible, innumerables Dios, las leyes de la historia o las del mercado. Entransformados de la historia precedente. esas sociedades heterónomas, la institución de la sociedad Desde su nacimiento, el sujeto humano está atrapado se da en la clausura del sentido. Todas las preguntasen un campo social-histórico, colocado a la vez que puede formular la sociedad considerada puedenbajo el dominio del imaginario colectivo que instituye, de encontrar respuesta en sus significaciones imaginariasla sociedad instituida y de la historia cuya institución y las que no pueden, no es tanto que estén prohibidas,es el desenlace provisional. La sociedad sólo puede, en sino que son imposibles, mental y psíquicamente, paraprimer lugar, producir individuos sociales conformes a los miembros de la sociedad.ella y que la producen a su vez. Aun si se nace en una Hasta donde se sabe, esta situación sólo fuesociedad conflictiva, el terreno del conflicto, lo que está quebrantada dos veces en la historia: en la Grecia antigua yen juego, las opciones, están dados de antemano; aun en Europa occidental; somos las herederos de estesi hay que volverse filósofo, será esa historia de esa filosofía rompimiento; y es lo que nos permite hablar como lo hacemos.el punto de partida de la reflexión, y no otra. Aquí El rompimiento se expresa con la creación de Zaestamos mucho más allá, o más acá, de toda intención, política y de la filosofía (de la reflexión). Política:voluntad, maniobra, conspiración, disposición de toda cuestionamiento de las instituciones establecidas. Filosofía:institución, ley, grupo o clase asignables. cuestionamiento de los idola tribus, de las representaciones Al lado, o “por encima” de ese infra-poder implicito, admitidas por la colectividad.siempre hubo y siempre habrá un poder explícito, En esas sociedades, la clausura del sentido se rompe,instituido como tal, con sus dispositivos particulares, o al menos tiende a romperse. Esta ruptura -y lasu funcionamiento definido, las sanciones legítimas actividad de cuestionamiento incesante que la acompaña-que puede establecer. La existencia necesaria de ese poder implica el rechazo de otra fuente de sentidoes el resultado de por lo menos cuatro elementos: que la actividad viva de los humanos. Por lo tanto -el mundo “pre-social” como tal siempre amenaza implica el rechazo de toda “autoridad” que no dierael sentido instaurado por la sociedad; cuenta ni razón, que no justificara la validez de derecho -la psique de los humanos singulares no está y de sus enunciados. Casi de inmediato resulta lonunca puede estar completamente socializada y que sigue:exhaustivamente conforme a lo que las instituciones le -la obligación para todos de dar cuenta y razónpiden; (logon didonai) de sus actos y de sus palabras; -existen otras sociedades, que ponen en peligro el -el rechazo a las “diferencias” o “alteridades” sentido instaurado por la sociedad considerada; (jerarquías) previas en las posiciones respectivas de los24 VUELTA 227
    • LA DEMOCRACIA COMO PROCEDIMIENTO Y COMO RÉGIMENindividuos, por lo tanto el cuestionamiento de todo poder postura teórica; ésta aparece como una reacción casique resulte de ello; epidérmica a una situación histórica de dimensiones -la apertura de la cuestion de las buenas (o mejores) descomunales -la emergencia del totalitarismo- queinstituciones, en tanto que dependen de la actividad exigía un análisis de la cuestión política mucho masconciente y explícita de la colectividad -por lo profundo. El objeto de la política no es la felicidad, sinotanto también de la cuestión de la justicia. la libertad. La libertad efectiva (no discuto aquí la Es fácil ver que estas consecuencias llevan a considerar libertad “filosófica”) es lo que llamo autonomía. Laa la política como un trabajo que toca a todos los autonomía de la colectividad, que sólo puede realizarsemiembros de la colectividad de que se trata, que presupone mediante la auto-institución y el auto-gobierno explicitos,la igualdad de todos y que apunta a hacerla efectiva es inconcebible sin la autonomía efectiva de los-también por lo tanto un trabajo de transformación individuos que la componen. La sociedad concreta, lade las instituciones en el sentido de la democracia. que vive y que funciona, no es otra cosa que los individuosPodemos entonces definir a la política como una actividad concretos, efectivos, “reales”.explícita y lúcida que atañe a la instauración de las Pero también es cierto lo contrario: la autonomía deinstituciones que se desean, y a la democracia como el los individuos es inconcebible e imposible sin la autonomíaregimen de auto-institución explícito y lúcido, -tanto de la colectividad. Pues ¿qué significa, cómo escomo sea posible-, de las instituciones sociales que posible, que presupone la autonomía de los individuos?dependen de una actividad colectiva explícita. ¿Cómo se puede ser libre si se esta sometido a la Apenas es necesario añadir que esta auto-institución ley social por la fuerza? Hay una primera condición: sees un movimiento que no se detiene, que no necesita tener la posibilidad efectiva de participar en laapunta a una “sociedad perfecta” (expresión que carece formación de la ley (de la institución). Sólo puedo serde sentido) sino a una sociedad tan libre y justa como libre sometido a la ley si puedo decir que esa ley es miasea posible. A este movimiento lo llamo el proyecto de -si he tenido la posibilidad efectiva de participar enuna sociedad autónoma que, si se logra, debe establecer suformación y en su posición (aun si mis preferenciasuna sociedad democrática. no han prevalecido). Como la ley es necesariamente Surge una primera pregunta, que efectivamente se universal en su contenido, y en una democracia, colectivaha hecho en la historia: ¿por que queremos, por que en su origen (teóricamente, esto no está cuestionadodebería quererse un regimen democrático? No la discutire, por los que se apegan a los procedimientos), resultapero me limitaré a observar que formular esta pregunta que la autonomía (la libertad efectiva) de todos, en unaimplica ya que debemos (o deberíamos) vivir en democracia, es y debe ser una preocupación fundamentalun regimen en que todas las preguntas puedan hacerse de cada uno. (El “olvido” de esta evidencia es-y el regimen democrático es eso mismo. una de las innumerables trampas del seudo- “individualismo” Sin embargo, también es inmediato que semejante contemporáneo) . Pues la calidad de la colectividadinstitución -en que toda pregunta se puede formular, que decide sobre nosotros nos interesa deen que ninguna posición, ningún estatuto, están dados manera vital -de otro modo, nuestra propia libertado garantizados de antemano- define a la democracia se vuelve políticamente irrelevante, estoica y ascética.como un régimen. Volveré a esto. Tengo un interés positivo fundamental (e incluso egoísta) de vivir en una sociedad mas cercana a la de El BanqueteII o a la de El Padrino o a la de Dallas. Mi propia libertad, en su realización efectiva, esta en función de laSe ha objetado que esta visión implica una concepción libertad efectiva de los demás. Esta idea es ciertamentesustantiva de la felicidad de los ciudadanos, con lo cual incomprensible para un cartesiano o un kantiano.desemboca fatalmente en el totalitarismo (postura No hay duda de que el despliegue y la realizaciónexplícitamente afirmada por Isaiah Berlin e implícita en de esa libertad presupone disposiciones institucionaleslas argumentaciones de Rawls y de Habermas)3. precisas, incluyendo ciertamente disposiciones “formales” Nada, en lo que acabo de decir, alude a la “felicidad” y “de procedimiento”: los derechos individualesde los ciudadanos. Se pueden entender las (un Bill of Rights), las garantías judiciales (due process ofmotivaciones históricas de estas objeciones -desde la law, nullum crimen nulla poena sine lege), la separaciónfamosa aseveración de Saint Just: “la felicidad es una idea de los poderes, etcétera. Pero las libertades que resultannueva en Europa”, hasta la monstruosa farsa de los regímenes son estrictamente defensivas. Todas esas disposicionesestalinianos, al pretender que obraban para la presuponen -es el postulado tácito mas o menosfelicidad del pueblo, y que la realizaban: “la vida se ha general en lo que se conoce como filosofía políticavuelto mejor; camaradas. La vida se ha vuelto más alegre”, moderna- que enfrente hay un poder extraño a ladeclaraba Stalin en el apogeo de la miseria y del terror colectividad, que no se puede desplazar ni mermar, poren Rusia. Esas motivaciones no bastan para justificar la esencia hostil y peligroso, cuya fuerza se trata de limitar O CTUBRE DE 1995 25
    • en lo posible. Esto sólo es la filosofía tácita de las en la esfera privada/pública, el agora. Paradójicamente,Comunas inglesas ante el Monarca, y la posición explícita las seudo -“democracias” occidentales contemporáneasde los textos fundadores de la Constitución americana. volvieron de hecho en gran parte privada a la esferaQue unos siglos después, los “pensadores políticos” de pública: las decisiones importantes de verdad se toman enla modernidad tengan todavía un comportamiento psíquico secreto y tras los bastidores del Gobierno, del Parlamento,e intelectual del estilo de: “Soy de su Excelencia el de los Aparatos de los partidos. Una definiciónmuy sumiso y muy obediente servidor” (Eu. Excellenz de la democracia tan buena como cualquier otra es: eluntertänig gehorsamster Dienes)’ sólo extrañará a los que régimen en que la esfera pública se hace real y efectivamentenunca reflexionaron sobre la curiosa relación entre la pública es de todos, está efectivamente abierta amayoría de los intelectuales y los poderes establecidos’. la participación de todos. Libertad al amparo de la ley -autonomía- significa El oikos, la casa-familia, la esfera privada, es el lugarparticipación en la posición de la ley Es una, tautología en el que, formalmente y en principio, el poder nodecir que esta participación sólo realiza su libertad puede ni debe intervenir. Como para todos los temassi es posible para todos por igual, no en la letra de la en ese terreno, aun eso no puede ni debe tomarse deley, sino en la efectividad social. Resulta entonces de modo absoluto: la ley penal prohibe atentar contra lainmediato la absurda oposición entre igualdad y libertad, vida o la integridad corporal de los miembros de lacon la que nos machacan los oídos desde hace décadas. familia, aun en los gobiernos mas conservadores laA menos que se tomen con acepciones totalmente instrucción de los niños es obligatoria, etcétera.aparentes, ambas nociones se implican recíprocamente6. El agora, el mercado-lugar de reunión, es el lugar enLa posibilidad efectiva y equitativa de participar exige que los individuos se encuentran libremente, discuten,la concesión efectiva para todos de las condiciones de establecen contrato entre ellos, publican y comprancualquier orden de esta participación. Las implicaciones libros, etcétera. También aquí, formalmente y en principio,de esto son a todas luces inmensas; abarcan una el poder no puede ni debe intervenir -y aquíparte considerable de la institución global de la sociedad; tampoco esto se puede tomar de modo absoluto en ningunopero el punto arquimediano es por supuesto la de los casos. La ley impone el respeto a los contratospaideia, en el sentido mas profundo y mas permanente, privados, prohibe el trabajo de los niños, etcétera.y a la que volveré. En realidad, no acabaríamos de enumerar los puntos en No es posible entonces realizar aún una “democracia los cuales, y las disposiciones por las cuales, el poder,de procedimiento” que no sea un fraude, a menos hasta en los Estados mas liberales (en el sentido delque se intervenga profundamente en la organización liberalismo capitalista), interviene en ese terreno (ejemplosustantiva de la vida social. del presupuesto, que se tocara mas adelante, etcétera).III La ecclesia’, termino que aquí se utiliza metafóricamente7, es el lugar del poder, el dominio público/público.El griego antiguo y la practica política de los atenienses El poder comprende a los poderes, y estos deben estarnos ofrecen una valiosa distinción -y en mi opinión, a la vez separados y articulados. Lo he explicado ende validez universal- entre tres esferas de las actividades otra partes, por lo que me limitare aquí a unos cuantoshumanas, que la institución global de la sociedad puntos importantes para la presente discusión.debe separar y articular al mismo tiempo: el oikos, el Si se considera concretamente la actividad de lasagora y la ecclesia, que se pueden traducir libremente diferentes ramas del poder, esta claro que en ningúnpor: la esfera privada, la esfera privada/pública, y la esfera terreno se puede pensar Q adoptar decisiones sin tomar(formal y fuertemente) pública, idéntica a lo que en cuenta consideraciones sustanciales. Esto vale tantollame mas arriba el poder explícito. Anoto de paso que para la legislación como para el gobierno, para la “ejecución”esta distinción fundamental esta ahí en los hechos y en como para lo judicial.el lenguaje, pero no fue explicitada como tal en la época En efecto, es imposible imaginar una ley que noclásica, y ni siquiera, salvo en parte, por el pensador resuelva cuestiones sustantivas, salvo precisamente lasclásico de la democracia, Aristóteles. Esas esferas sólo leyes de procedimiento, y quizá ni eso. Ni siquiera lase distinguen con claridad (y se articulan propiamente) prohibición del homicidio es evidente -como lo pruebanen un régimen democrático. En un régimen totalitario las múltiples restricciones, excepciones, y cualificacionespor ejemplo, la esfera pública en principio lo absorbe que la circundan siempre y en todas partes.todo. Al mismo tiempo en realidad no es nada pública Lo mismo sucede en lo que toca a la “aplicación” de-es la propiedad del Aparato totalitario que posee y esas leyes, trátese de lo judicial o de lo “ejecutivong. Elejerce el poder. Las monarquías absolutas tradicionales juez no puede (y en todo caso no debe) ser nunca unrespetaban, en principio, la independencia de la esfera Parugraphenautomat, porque siempre hay “vacíos deprivada, del oikos, e intervenían sólo moderadamente derecho” (Rechtslucken), pero sobre todo porque siempre26 V UELTA 227
    • LA DEMOCRACIA COMO PROCEDIMIENTO Y COMO RÉGIMENhay una cuestión de interpretación de la ley, y de que la tradición o la sociedad -que finalmente es lomodo más profundo, una cuestión de equidad1O. m i s m o - produce “espontáneamente” es bueno o loInterpretación y equidad son inconcebibles sin invocar o menos malo posible equivale evidentemente a comprometerse recurrir al “espíritu del legislador”, es decir a sus a demostrar, cada vez y en cada ejemplo preciso, “intencionesn” y los valores sustantivos a los que éstas en que y por que es así, y por lo tanto, a entrar en lasupuestamente apuntan. Lo mismo en lo que toca a la discusión sustantiva.administración, en la medida en que ésta no podría Como nadie en plena posesión de sus facultades “aplicar” leyes y decretos sin interpretarlos. Lo mismo, rebatiría esas constataciones, la duplicidad de la posición ante todo, en lo que toca al Gobierno. La función ligada al procedimiento se vuelve clara: no se trata degubernamental es “arbitraria”. Se desenvuelve en el marco negar que unas decisiones que afectan a cuestiones de la ley, está atada por la ley (hablo, claro, de lo que es sustanciales deban tomarse de cualquier modo, cualquiera supuestamente el caso en los regímenes “democráticos” que sea el tipo de régimen considerado, sino de afirmar occidentales), pero dicha función en general ni aplica que, en un régimen “democrático”, sólo importan lani ejecuta las leyes. La ley (en general, la Constitución) “forma” o el “procedimiento” según los cuales se toman dice que el Gobierno debe depositar cada año ante el esas decisiones -o bien que esta “forma” o “procedimiento” Parlamento un proyecto de presupuesto, y que éste por si solos caracterizan a un régimen como (que, en dicho caso, comparte una función gubernamental, “democrático”. y no “legislativa”) debe votarlo, tal cual o Admitamos que así sea. Mas todo “procedimiento” enmendado; no dice, y nunca podría decir, lo que debe debe ser aplicado por seres humanos. Y esos humanoshaber en ese presupuesto. Claro que es imposible imaginar deben ser tales que puedan, deban o se obliguen a aplicarun presupuesto que no este completamente ese procedimiento según su “espíritu”. ¿Quiénesembebido de decisiones sustantivas, tanto del lado de las son esos seres, y de dónde vienen? Sólo la ilusión ganancias como de los gastos, y que no se inspire en metafísica -la de un individuo-sustancia, preformado en objetivos ni “valores” que busca realizar. De modo mas sus determinaciones esenciales, para el cual la pertenencia general, todas las decisiones gubernamentales no triviales a un medio social-histórico definido sería. tan conciernen y comprometen al porvenir, en una accidental como el color de sus ojos- permitirfa oscuridad radical y radicalmente inevitable. Tienden a esquivar esta pregunta. Aquí se postula la existencia efectiva orientar la evolución de la sociedad, en la medida en (estamos en la política efectiva, y no en las que esta depende de aquellas, hacia una dirección más ficciones “contra-factuales”), la existencia de átomosbien que hacia otra. ¿Cómo podrían tomarse sin apelar, humanos, ya dotados no sólo de “derechos”, etcétera, aun tácitamente, a opiniones sustantivas? sino de un perfecto conocimiento de las disposiciones Se podría decir: todas esas decisiones explícitas (y del derecho (sin lo cual habría que legitimar una división sobre todo legislativas y gubernamentales) podrían del trabajo establecida de una vez por todas entre muy bien apuntar sólo a la conservación del estado de “simples ciudadanos” y jueces, administradores, legisladores, cosas existente -o a preservar la libertad de la sociedad etcétera). Esos átomos por sí mismos tenderían (no “política”), a sacar de ella misma y a desplegar inevitable e independientemente de toda formación, las “formas de vida sustanciales” que le plazca. Este historia singular, etcétera, a comportarse comoargumento contiene, sin embargo, aunque sea sólo átomos jurídico-políticos. Esta ficción del horno judicus implicitamente, una afirmación de valoración positiva de es tan irrisoria e inconsistente como la del homo economicus, las formas y de los contenidos que ya existen en la vida y la metafísica antropológica que ambas presuponen social -sean herencia de tiempos inmemoriales o es la misma. producto de la actividad contemporánea de la sociedad. En el sentido del “procedimiento”, los humanos (o Para tomar el ejemplo más familiar al lector actual, el una parte suficiente de ellos) deberían ser puros ‘liberalismo” extremo se resume en una afirmación de intelectos jurídicos. Pero los individuos efectivos son otra sustancia: lo que los “mecanismos del mercado” o la cosa. Es obligado tomarlos como vienen, siempre formados “libre iniciativa individual”, etcétera, producen, es por la sociedad, con sus historias, sus pasiones, “bueno” o “lo menos malo posible”, o bien: no se puede sus pertenencias particulares de todo tipo; tal como ya hacer ningún juicio de valor acerca de eso. (F. von los elaboró el proceso social-histórico y la institución Hayek, por ejemplo, sostiene simultánea o sucesivamente dada de la sociedad. Para que sean distintos, sería necesario ambas afirmaciones, que evidentemente se que esa institución, en aspectos sustanciales y contradicen.) Decir que no se puede hacer ningún juicio sustantivos, fuera distinta. Supongamos incluso que de valor sobre lo que la sociedad produce “espontáneamente” una democracia, tan completa, perfecta, etcétera, como lleva al nihilismo histórico total, y equivale a se quiera, nos caiga del cielo: esa democracia sólo afirmar por ejemplo que cualquier régimen (estaliniano, podrá durar unos cuantos anos si no procrea individuos nazi u otro) es igual a cualquier otro. Decir que lo que le correspondan, y que sean, primero y ante todo, O CTUBRE DE 1995
    • CORNELIUS CASTORIADIScapaces de hacerla funcionar y de reproducirla. No el “Estado de ley” (Gesetzstaat)13, sólo lo es en la medidapuede haber sociedad democrática sin paideia en que va mas allá de la simple conformación ademocrática. “procedimientos”: en la medida que la cuestión de la Salvo que haya una incoherencia, la concepción del justicia se plantea e incluso afecta las reglas jurídicasprocedimiento está obligada a introducir subrepticiamente ya planteadas. Pero la cuestión de la justicia es la cuestión -0 llegar a- por lo menos dos juicios sustanciales de la política, tan pronto como la institución de laa la vez y de hecho: sociedad ha dejado de ser sagrada o tradicional. El -las instituciones efectivas, dadas, de la sociedad, “reino de la ley”, a partir de entonces, no puede esquivarson, como están, compatibles con el funcionamiento la pregunta: ¿qué ley, por que esta ley y no otra?de procedimientos “verdaderamente” democráticos; Incluso la respuesta “formalmente democrática”: la ley -los individuos, como los produce esa sociedad, es ley porque es la decisión de la mayoría, no puedepueden hacer funcionar los procedimientos establecidos contestar la pregunta: ¿y por que debe ser así? (porsegún su “espíritu” y defenderlos. supuesto, dejo de lado la pregunta de si lo es realmente). Estos juicios tienen presuposiciones múltiples, y Si la justificación de la regla de la mayoría es estrictamenteacarrean numerosas consecuencias. Sólo mencionare “de procedimiento” -por ejemplo, que todados presuposiciones; la primera es que de nuevo nos discusión debe terminar- entonces cualquier reglaencontramos aquí la cuestión fundamental de la igualdad, tendría también justificación: sortear la decisión, porno en el sentido sustantivo, sino primero en su ejemplo. La regla mayoritaria sólo puede justificarse sisentido estrictamente lógico, ya establecido por Platón se admite el mismo valor, en el dominio de lo contingentey Aristóteles12. Siempre hay una inadecuación de la materia y de lo probable, para las doxae de individuospor juzgar con respecto a la forma misma de la ley libres”. Pero si ese mismo valor no debe quedarse como-pues la primera es necesariamente concreta y singular, “principio contra-factual”, una maña seudo-trascendental,y la segunda abstracta y universal. Esta inadecuación entonces el trabajo permanente de la instituciónsólo puede ser compensada con el trabajo creador de la sociedad es hacer a los individuos de taldel juez “que se pone en el lugar del legislador” -lo modo que se pueda postular razonablemente que susque implica que apele a consideraciones sustantivas. Lo opiniones tienen el mismo peso en el dominio político.cual va necesariamente mas allá de todo espíritu de Una vez mas, resulta que la cuestión de la paideiaprocedimiento. no se puede eliminar. La segunda presuposición es que para que los La idea de que se pueden separar el “derecho positivo”individuos sean capaces de hacer funcionar los procedimientos y sus procedimientos de los valores sustantivos esdemocráticos según su “espíritu”, es necesario un espejismo. La idea de que un régimen democráticoque una parte importante del trabajo de la sociedad y podría recibir de la historia, ready mude, individuosde sus instituciones este dirigida hacia la procreación democráticos que lo hartan funcionar también lo es. Talesde individuos que correspondan a esa definición, es individuos sólo pueden ser formados en y por unadecir mujeres y hombres democráticos incluso en el paideia democrática, la cual no se da como una planta,sentido del termino que se refiere estrictamente al sino que debe ser un objeto central en las preocupacionesprocedimiento. Pero entonces hay que enfrentar el dilema: políticas.o bien esa educación de los individuos es dogmática, Los procedimientos democráticos forman una parteautoritaria, heterónoma -y la pretendida democracia importante, ciertamente, pero sólo una parte, de unse vuelve el equivalente político de un ritual religioso. régimen democrático. Deben ser verdaderamenteo bien los individuos que deben “aplicar los procedimientos” democráticos en su espíritu. En el régimen ateniense, el -votar, legislar, ejecutar las leyes, gobernar- primero que se pueda llamar democrático, a pesar dehan sido educados de manera critica. En este todo, los procedimientos fueron instituidos no comocaso, ese espíritu critico tiene que ser valorado, como simples “medios”, sino como momento de encarnacióntal, por la institución de la sociedad -y la caja de Pandora y de facilitación de los procesos que lo realizaban.del cuestionamiento de las instituciones existentes La rotación, el sorteo, la decisión posterior a la deliberaciónqueda abierta, la democracia se convierte de nuevo de todo el cuerpo político, las elecciones, losen movimiento de auto-institución de la sociedad -es tribunales populares, no descansaban solamente en undecir un nuevo tipo de régimen en todo el sentido del postulado de la igual capacidad de todos para asumirtermino. los cargos públicos: eran las piezas de un proceso político Tanto los periodistas como los filósofos políticos educativo, de una paideia activa, que apuntaba aque parecen ignorarlo todo acerca de las largas disputas ejercer, y por lo tanto a desarrollar en todos, las capacidadesde la “filosofía del derecho” desde hace dos siglos, correspondientes y a aproximar así lo masa menudo nos hablan del “Estado de derecho”. Pero si posible el postulado de la igualdad política y la realidadel “Estado de derecho” (Rechtsstaat) es otra cosa que efectiva.28 VUELTA 227
    • LA DEMOCRACIA COMO PROCEDIMIENTO Y COMO RÉGIMENIV lucha por la democracia apunta a instaurar condiciones reales que permitan a todos ejercer efectivamente esos Ciertamente, las raíces de esas confusiones no son sólo derechos. A cambio, la denuncia falaz del carácter “formal” “ideales”, es decir que deben buscarse esencial o de los derechos y las libertades “burgueses” tuvo exclusivamente en “ideas falsas” -tampoco son sólo “materiales”, resultados catastróficos, al servir de trampolín a la en el sentido de la expresión, consciente o no, instauración del totalitarismo leninista y de cobertura a su de intereses, pulsiones, posiciones sociales, etcétera. Se continuación por el estalinismo. hunden en el imaginario social-histórico del periodo Por lo tanto, esas libertades y esos derechos no son “político” moderno, ya desde su prehistoria, pero “formales”: son parciales, y en la realidad social efectiva, sobre todo en su carácter antinómico. No se puede esencialmente defensivos. Por la misma razón, no empezar a dilucidarlas aquí. Sólo tratare de resaltar son “negativos”. La expresión de I. Berlin pertenece al algunos puntos sobresalientes de la constelación de contexto y a la herencia social-histórica a que aludí al ideas en y por la cual ese imaginario se expresó en la principio. Corresponde a la actitud subyacente, casi esfera política. permanente, de las sociedades y de las poblaciones Empezare in media res. Es conocida la crítica uniforme europeas (y claro que no sólo a ellas, pero aquí hablamosque el marxismo hacía de los derechos y las libertades de ellas) hacia el poder. Cuando al fin se rompe, al “burgueses” y que se remonta, pese a lo que se haya menos en parte, el imaginario milenario de la Realeza dicho, al mismo Marx: se trataría de libertades y de de derecho divino (ratificado y reforzado por el Cristianismo:derechos simplemente “formales”, establecidos más o “todo poder viene de Dios”), sigue subsistiendomenos en los intereses del capitalismo. Es una crítica con de todos modos la representación del poder comoculpas múltiples. Esos derechos y esas libertades no distinto a la sociedad, enfrente de ella, oponiéndose a ella.surgieron con el capitalismo, ni fueron otorgados por El poder son “ellos” (us and them, se dice también eneste. Reivindicados en un principio por la proto-burguesía inglés), es hostil en principio, se trata de contenerlo ende las comunas desde el siglo X, fueron arrancados, los límites y de defenderse contra el. Sólo durante lasconquistados, impuestos por luchas seculares del épocas revolucionarias, en Nueva Inglaterra y en Francia,pueblo (en las cuales no sólo los estratos desfavorecidos la frase we the people, o el termino: la Nación,jugaron un papel importante, sino a menudo tambien adquiere un sentido político, y se declara que la soberaníala pequeña burguesia). Ahí donde sólo se pertenece a la nación -frase que por otra parte seraimportaron, por ejemplo, fueron casi siempre débiles y rapidamente vaciada de su contenido mediante la “representación”.frágiles (véanse los paises de América Latina o Japón). En este contexto, se entiende que losAdemás, esos derechos y esas libertades no corresponden derechos y las libertades lleguen a ser consideradosal “espíritu” del capitalismo: este exige mas bien el como medios de defensa contra un Estado todopoderosoone best way de Taylor o la ‘jaula de hierro” de Max Weber. y esencialmente extraño.Asimismo, es falsa la idea de que serían la presuposición A esas libertades “negativas”, las únicas aceptablespolítica de la competencia en el mercado según I. Berlin, este opone una idea de la libertad “positiva”económico y de que correrían parejas con ella; este es emparentada con la concepción democráticasólo un momento del capitalismo, ni espontáneo (véase antigua (griega) según la cual todos los ciudadanos tienena Polanyi) ni permanente. Si se considera la tendencia que participar en el poder. Esta idea, según él, seríainterna de éste, se llega al monopolio, al oligopolio o a potencialmente autoritaria ya que presupondría la imposiciónlas coaliciones entre capitalistas. Tampoco esas coaliciones de una concepción positiva y colectivamenteson una presuposición del desarrollo del capitalismo (políticamente) determinada, del Bien común, o del(véanse también Japón o los “dragones” asiáticos). bien vivir. Las fallas del razonamiento son múltiples.Al fin y sobre todo, no son para nada “formales”:’ La libertad efectiva (más que “positiva”) de todoscorresponden a rasgos vitalmente necesarios en todo régimen mediante su participación en el poder no implica unademocrático. Pero son parciales, y como se indicó concepción del Bien común antes que cualquier decisiónal inicio del texto, esencialmente defensivas. Aun el legislativa, gubernamental o aun judicial tomadacalificativo de “negativas” (I. Berlin) es inadecuado. El por “representantes”, ministros o jueces profesionales.derecho de reunirse, de manifestarse, de publicar un Como se dijo antes, nunca puede haber un sistema deperiódico o un libro no es “negativo”: su ejercicio forma derecho, por ejemplo, que sea completamente (o aunun componente de la vida social y política y puede esencialmente) Wertfrei, neutro en cuanto a los valores.tener, incluso tiene necesariamente, efectos importantes El reconocimiento de una esfera libre de “actividad privada”en ésta. Es distinto si puede ser entorpecido por las -sean cuales sean las fronteras- viene de lacondiciones efectivas o, como hoy en los países ricos, afirmación de un valor sustantivo que pretende valervolverse mas o menos fútil por la desertificación política universalmente: es bueno para todos que los individuosgeneral. Precisamente, una parte mayoritaria de la se muevan libremente en el interior de esferas de O CTUBRE DE 1995 29
    • CORNELIUS CASTORIADISactividad privada reconocidas y garantizadas por la ley tiempos y en todas partes y, por ende, establecida deLa delimitación de dichas esferas, el contenido de las cierto modo a priori. Ahí está la raíz del “error” de lasanciones eventuales de su transgresión por otros, mayoría de los filósofos que han escrito sobre política,debe necesariamente apelar a otra cosa que a una y del error simétrico de los demás, que para evitar elconcepción formal de la ley, como sería fácil demostrarlo absurdo de las consecuencias de esa solución -Platón,en cualquier sistema de derecho positivo. (Para tomar por ejemplo, legisló los modos musicales permitidos ysólo un ejemplo, es imposible definir una escala de prohibidos para toda “buena” sociedad- llegaron agravedad de los delitos y de las penas sin “comparar” el rechazar la pregunta misma y la dejaron al libre albedríovalor de la vida, de la libertad -prisión-, del dinero, de cada quien.etcétera). No puede haber filosofía que defina para todos lo Hay otra confusión implícita en la argumentación que es la felicidad, y sobre todo que quiera imponerlade Berlin: la confusión entre el Bien común y la felicidad. por decisión política. La felicidad pertenece a la esferaEl fin de la política no es la felicidad, que sólo privada y a la esfera privada/pública. No pertenece a lapuede ser un asunto privado15, es la libertad o la autonomía esfera pública/pública como tal. La democracia, comoindividual y colectiva. Pero no puede ser sólo la régimen de libertad, ciertamente excluye una “felicidad”autonomía, porque entonces se caería de nuevo en el que podría hacerse, en sí misma o en sus “medios”,formalismo kantiano y en todas las criticas justificadas políticamente obligatoria. Más aún: ningunade las que este fue objeto desde el origen. Como lo filosofía puede definir en ningún momento un “bienmencioné en otra parte16, queremos la libertad a la vez común” sustantivo -y ninguna política puede esperarpor ella misma y para hacer algo con ella, para poder que la filosofía haya definido semejante bien comúnhacer cosas. Ahora bien, o no podemos hacer solos una para actuar”.parte enorme de esas cosas, o éstas dependen mucho Pero las preguntas que se le plantean a la esferade la institución global de la sociedad, y en general, pública/pública (a la legislación, al gobierno) ni siquieraambas cosas a la vez. Lo cual implica necesariamente pueden ser discutidas sin una vista al bien común. Eluna concepción, así sea mínima, del Bien común. bien común es a la vez una condición de la felicidad Es seguro -10 recordé al principio de este texto- individual y, más allá, concierne a las obras y las empresasque Berlin no ha creado esta confusión, simplemente la que la sociedad, con o sin felicidad, quiere verha compartido. Viene de lejos, y es aun mas necesario realizadas.disiparla. La distinción que se debe restablecer es antigua Esto no sólo concierne al régimen democrático. El(y los teóricos modernos tienen aun menos excusas análisis ontológico muestra que ninguna sociedad puedepor olvidarse de ella). Es la distinción entre la felicidad, existir sin una definición, más o menos segura, deasunto estrictamente privado, y el Bien común (o la valores sustantivos compartidos, de bienes socialesbuena vida) impensable sin apelar al dominio público e comunes (los public goods de los economistas sólo constituyenincluso público/público (el poder). Es, en términos una parte). Esos valores forman una partediferentes pero que enriquecerán la discusión, la distinción esencial de las significaciones imaginarias sociales queentre la eudaimonia, la felicidad, que no es se instituyen cada vez. Definen el empuje de cadaeph’hemin, no depende de nosotros, y el eu zein , el bien sociedad; proporcionan normas y criterios no formalmentevivir, que depende en gran parte de nosotros, individual instituidos (por ejemplo, los griegos distinguíany colectivamente (pues depende tanto de nuestros entre dikaion y kalon); finalmente subtienden al trabajoactos como de lo que y de los que nos rodean y, en un institucional explícito. Un régimen político no puedenivel a la vez mas abstracto y más profundo, de las ser totalmente agnóstico en términos de valores (moralesinstituciones de la sociedad). Se pueden contraer ambas o éticos). Por ejemplo, el derecho no puede sinodistinciones al decir que la realización del bien común expresar una concepción común (o dominante yes la condición del bien vivir. aceptada mal que bien) sobre el “mínimo moral” que Pero ¿quién determina o define al bien vivir? Tal implica para la vida en sociedad.vez uno de los motivos principales de la confusión que Pero esos valores y esa moralidad son creacióncircunda la pregunta sea que la filosofía pretendió que colectiva anónima y “espontánea”. Pueden ser modificadospodía proporcionar esta determinación o definición. bajo la influencia de una acción meditada yLo anterior, porque el papel de pensadores de la política deliberada -pero esta tiene que acceder a capas distintasfue jugado sobre todo por filósofos, y estos quisieran, del ser social-histórico que las que concierne ladebido a su profesión, determinar de una vez por acción política explícita. En todo caso, la cuestión deltodas a la vez una “felicidad” y un “bien común”, y de bien común pertenece al ámbito del hacer social-histórico,ser posible hacerlos coincidir. En el contexto del no al de la teoría. La concepción sustancial delpensamiento heredado, esta determinación no podía ser bien común es creada social-históricamente -y estáen efecto sino universal, válida para todos en todos los claramente detrás de todo derecho y de todo procedimiento30 VUELTA 227
    • LA DEMOCRACIA COMO PROCEDIMIENTO Y COMO RÉGIMENmiento. LO cual no nos lleva al simple “relativismo” si de modo extraño al ser humano singular, bajo elvivimos en un régimen democrático, en que la interrogación título de Geworfenheit, abandono o el ser-arrojado)permanece abierta efectivamente, lo que presupone que hace que haya ser, que ese ser se manifieste comola creación social de individuos capaces de un mundo, que en ese mundo haya vida, en esa vidainterrogarse efectivamente. Aquí encontramos de nuevo una especie humana, en esa especie tal formaciónal menos un componente del bien común democrático, social-histórica y que en esa formación, en tal momentosustantivo e irrelativo: la ciudad debe hacer todo y en tal lugar, surgido de uno entre millones de vientres,lo posible para ayudar a los ciudadanos a volverse aparezca ese pedazo de carne que grita y no otro.efectivamente autónomos. Esto es primero una condición Pero ambas, política democrática y filosofía, praxis yde su existencia en cuanto ciudad democrática: una pensamiento, pueden ayudarnos a limitar, o mejor, aciudad está hecha de ciudadanos, y un ciudadano es transformar, la enorme parte de contingencia queaquél que es “capaz de gobernar y ser gobernado” determina nuestra vida, por la libre acción. Sería ilusorio(Aristóteles). Pero esto es también, como se dijo, una decir que nos ayudan a “asumir libremente” lascondición positiva del bien vivir de cada uno, que circunstancias que nunca elegimos y que nunca podriamosdepende de la “calidad” de los demás. Y la realización de elegir. El hecho mismo de que un filósofo puedaese objetivo: ayudar a los individuos a volverse autónomos, pensar y escribir que la libertad es la conciencia de lala paideia en la acepción más fuerte y más profunda necesidad (aparte de toda consideración sustantiva endel término, es imposible sin decisiones políticas cuanto al sentido de esta frase) está condicionado porsustantivas -que por otra parte no pueden sino miríadas no enumerables de otros hechos contingentes).tomarse en todo tipo de régimen y en cualquier caso. La simple conciencia de la infinita mezcla de La democracia como régimen es entonces a la vez el contingencia y de necesidad -de contingencia necesaria yrégimen que intenta realizar, tanto como sea posible, la de necesidad a fin de cuentas contingente- que condicionaautonomía individual y colectiva, y el bien común tal lo que somos, lo que hacemos y lo que pensamoscomo lo concibe la colectividad interesada. está lejos de ser libertad. Pero es condición de esa libertad, condición requerida para emprender lúcidamenteV las acciones que puedan llevamos a la autonomía efectiva en el plano individual y en el plano colectivo.El ser humano singular reabsorbido en “su” colectividad-en la que evidentemente no se encuentra sino NOTASpor casualidad (la casualidad de su nacimiento en tal 1 Véase mi texto “Pouvoir, politique, autonomie” (1988). retomadolugar y en tal tiempo); ese mismo ser desvinculado de en Le Monde Morcelé - Les Carrefours du labyrinthe III. París Letoda colectividad, que contempla en la distancia a la Seuil, 1990, pp. 117-124. 2 Sanciones legitimas en relación con el derecho positivo, no en losociedad y busca ilusoriamente tratarla a la vez como absoluto.un artefacto y un mal necesario: son dos resultados del 3 Para Habermas, véase en último término “Three Models of Democracy”mismo desconocimiento, el cual se abre en dos niveles: en Constellations, Vol. I, no 1, abril de 1994, pp. l-10. 4 Fin de la dedicatoria de la Crítica de la razón pura, fechada en -como desconocimiento de lo que son tanto el ser kônigsberg, 29 de marzo de 1781, al Freiherr von Zeidlitz, Ministrohumano singular como la sociedad. Es lo que muestra de estado del Rey de Prusia.el análisis de la humanización del ser humano como 5 Véase mi texto “Les intellectuels et l’ histoire” (1987, retornado en Le Monde morcelé, op. cit., pp. 103-111.socialización, y la “encarnación” -materialización de lo 6 Véase mi texto “Nature et valeur de l´égalité”, (1981), retomado ensocial en el individuo; Domaines de l’homme- Les Carrefours du labyrinthe II, París, Le -como desconocimiento de lo que es la política en Seuil, 1986, pp. 307-324. 7 Término que empleo simbólicamente (y no por abuso de lenguaje).cuanto creación ontológica en general -creación de La Asamblea ateniense no ejercía el poder judicial, y no bacíaun tipo de ser que se da explícitamente, así sea en parte, más que supervisar al “ejecutivo” en el sentido dado aquí al términolas leyes de su propia existencia -y al mismo tiempo, (administración). 8 Véase mi texto “Fait et a faire”. en Autonomie et auto-transformationen cuanto proyecto de autonomía individual y de la societé, la philosophie militante de Cornélius Castoriadis, Génovacolectiva. 9 París, Droz, 1989, en particular pp. 500-513. En los hechos, la política democrática es la actividad Lo que se llama “ejecutivo” en el lenguaje filosófico y constitucionalista moderno, en realidad se divide en dos: poder (o función )que intenta reducir, hasta donde sea posible, el gubernamental, y poder (o función) administrativo. El “Gobierno”,carácter contingente de nuestra existencia social-histórica en cuanto gobierno, no “ejecuta” leyes, en lo esencial actúa (gobierna)en sus determinaciones sustantivas. Ni la politica en el marco de las leyes. La administración, en la medida en que no puede ser integralmente “mecanizada”, no puede tampocodemocrática en los hechos, ni la filosofía en la idea, escapar de las cuestiones de interpretación, como las que se evocanpueden por supuesto eliminar lo que, desde el punto más adelante en el texto. 10 Véase mi análisis de las concepciones de Aristóteles al respecto ende vista del ser humano singular e incluso de la humanidad “Valeur, égalité, justice, politique: de Marx a Aristote et d’ Aristoteen general, aparece como la casualidad radical a nous” (1975). retomado en Les Carrefours du labytinthe, París Le(a la que Heidegger apuntaba en parte, pero que limitaba Seuil, 1978, especialmente pp. 274-306. O CTUBRE DE 1995 31
    • CORNELIUS CASTORIADIS 11 No se trata por supuesto de las intenciones “históricamente atestiguadas”, l6 Véase mi texto “La polis grecque et la création de la democratie” sino de la inserción necesaria -y problemática- de toda (1982), retornado en Domaines de l’homme, op. cit., en particular clausula particular en el sistema jurídico en conjunto, el cual pp. 287-296. evoluciona en principio continuamente. 7 l Ciertamente, sería difícil para un filósofo sostener que una sociedad 12 Véase mi texto citado en la nota 10, supra. en que la filosofía es imposible, vale, a sus ojos, tanto como 3 l Desde largos siglos antes de la Revolución francesa, la Monarquía, otra en que se practica. Pero a menos de una dilucidación adicional absoluta o “ilustrada”, realizaba en la mayoría de los países de (y larga) del contenido del termino filosófico, eso no define Europa occidental un “Estado de ley”. “Hay jueces en Potsdam”, le políticamente a una clase de sociedades. Hubo una (al menos cierta) replicaba el molinero prusiano a Federico el Grande. filosofía en la India y en China (por no hablar del Islam o de la l4 Mas o menos así lo justificaba Aristóteles en La Constitución de los Europa medieval). Lo que no implica que una sociedad de castas atenienses, XLI. o con un mandarinato equivalga políticamente a una sociedad 15 Véase el parágrafo “Racines subjectives du projet révolutionnaire” democrática. en la primera parte (1964-1965) de mi libro L’lnstitution imaginaire de la Société, París Le Seuil, 1975. pp. 126-127. Bosco DI CIPRESSI, 18.05.199032 VUELTA 227