Your SlideShare is downloading. ×

Emilia rodríguez

198

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
198
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Emilia RodríguezDurante su vida se dedicó a crear en la clase obrera la conciencia de la unidad sindicalpara contrarrestar la opresión de que era objeto.Emilia Rodríguez nació en Zamora, Salamanca, España, en 1882. A los quince añosconoció a Vicente Lípiz, un dirigente anarco-sindicalista con el que contrajo matrimonioy se inició en el aprendizaje de la unidad gremial como una forma de organizaciónliberadora para las clases que menos tienen.Emilia se inició así como oyente al acompañar a Vicente en las asambleas para organizara las y los trabajadores agrícolas de Salamanca. Pero el liderazgo de él como parte de laConfederación Nacional de Trabajadores los llevó a Navarra para escapar de la guardianacional por sus ideas libertarias y en contra del Estado y la iglesia.Es así que Emilia se asentó en Pamplona, al lado de Vicente y aprendió a confeccionarzapatos, oficio del que se mantuvieron. Ella cumplió con los compromisos laboralescuando Vicente se ausentó a causa de sus ideales.En 1906 y con dos hijos, Emilia emigró a Cuba al lado de Vicente. Fue en esta tierracaribeña donde su espíritu indómito habría de tomar dirección al convertirse endirigente y líder del movimiento azucarero de Matanzas.Para Emilia lo más importante era la libertad individual, que al sumarse al colectivopermite la riqueza generosa de compartir lo que se es y tiene con las demás personas,sin que en ello medien leyes y burocracias.En 1907, año de su llegada, Emilia participó en la primera excursión anarco-sindicalistapor las provincias de Matanzas y Las Villas para organizar a los azucareros. Estaactividad habría de costarle la cárcel.En 1912, su actividad anarquista la llevó a ser electa Presidenta del Congreso Obrero deCruces, Las Villas. Por el hecho de ser mujer fue elegida por sus correligionarios, ya quelas fuerzas públicas no perseguirían a una mujer.Emilia, partidaria de la diversidad, organizó para el primero de mayo en Matanzas lafiesta de la solidaridad de las naciones y expuso en el desfile que las pluralidad racial yétnica no es una barrera para la concordia, señalando que la convivencia debería existiraun con las naciones enemigas que habían participado en la reciente primera guerramundial.Emilia, al lado de sus 2 hijas, Ofelia y Armonía, y de sus 4 hijos Vicente, Graciano,Progreso y Universo, fundó el Teatro obrero para representar y educar a las y los
  • 2. trabajadores sobre las condiciones de cómo enfrentar en colectivo, con la huelga, laopresión del capital.Cada centavo recibido en estas funciones se destinó a darle de comer y atender a lasviudas, huérfanas y huérfanos de la clase obrera.Desde su trinchera, Emilia luchó por vencer la opresión de las mujeres y en más de unaocasión arengó a los trabajadores para reconocer que si de verdad apostaban a lucharcontra la opresión la primera que tenían que combatir era la explotación de las mujeresen el hogar y la fábrica, porque si no su lucha sólo era un puñado de palabras.Durante su participación en el Primer Congreso Feminista de Cuba acudió vestida demanera sencilla para escandalizar a las mujeres burguesas que luchaban por el voto.Emilia propuso luchar por la emancipación primero, ya que de nada sirve el voto si aunse está bajo el yugo de un varón.Su actividad en contra de la dictadura de Machado en Cuba hizo que la expulsaran de laisla, deportándola con toda la familia a España como extranjera perniciosa. A su llegadase integró a través del sindicato de la piel a la Federación Anarquista Ibérica, lo que lallevó a ser parte de las fuerzas de la República en contra del fascismo de Franco.Enfrentó el exilio y la estancia en un campo de concentración francés.En ese mismo año de 1939 fue repatriada a Cuba y continuó con sus actividades, sin quenadie recuerde las luchas anarquistas, y sin un hogar propio para habitar.Esta doble marginalidad de mujer y anciana la llevó a replantear qué pasa en la vida delas mujeres que militan por una causa. Concluyó que no importa la lucha, la igualdad esel campo prioritario para el reconocimiento del esfuerzo colectivo.Emilia murió calladamente el 21 de mayo de 1962, a la edad de 80 años en Matanzas,Cuba, y nos heredó su lucha incansable por la igualdad de las mujeres y elreconocimiento de los derechos de las mujeres trabajadoras.

×