Resumen de la violencia y los medios de comunicación

  • 3,444 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
3,444
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
9
Comments
1
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. “MUJER, VIOLENCIA Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN” En estos momentos sin duda los medios de comunicación reflejan un mayornúmero de casos de violencia contra la mujer. Si antes un femicidio era simplementeuna nota más de la “crónica roja”, ahora el caso suele ir comentado y subrayado conreferencias al problema social de las agresiones contra las mujeres, pero la tendencia esa potenciar cada vez más, el dramatismo y el victimismo. Se subraya la historia personaldando escaso margen a la información de expertos/as que podría, junto al casoindividual tratado, dar información positiva de avance, de salidas con el objetivo de quequienes estén viendo, escuchando o leyendo la noticia y se encuentren en similaressituaciones, se animen a denunciar y a salir de su problema. La violencia de género es un tema que concierne a la sociedad en su conjunto. ElEstado es el primer responsable de asegurar una vida digna hacia las mujeres,entendiendo que el maltrato en todas sus expresiones es un dispositivo arraigado en lasociedad. De ahí, que el abordaje de la violencia contra las mujeres en los medios decomunicación, resulta una tarea imperiosa, tanto por su significancia en los diversossoportes comunicacionales, como la modificación de los estereotipos sociales.A) TRATAMIENTO INFORMATIVO DE LA VIOLENCIA DOMÉSTICA CONTRALAS MUJERES. El objetivo es proponer un espacio de reflexión sobre el tratamiento de laviolencia doméstica contra las mujeres en los medios de comunicación, así como laelaboración de un protocolo, con las aportaciones de profesionales, juristas,organizaciones de afectadas y agentes sociales, que permita tratar el tema con lanecesaria sensibilidad. La violencia doméstica contra las mujeres constituye un grave problema socialconsecuencia de la dominación ancestral que el hombre ejerce sobre la mujer, y quepresenta profundas raíces sociales y culturales. Es un problema, por tanto, que se debeenmarcar dentro de la definición de violencia contra las mujeres, y que tiene que ver conel papel de sumisión al que la mujer ha sido durante siglos relegada. La inmediatez que requiere la elaboración de informaciones para la radio, lasediciones digitales de la prensa, la competencia de los programas de sucesos ymagacines, hace que la reflexión sobre las noticias de malos tratos sea en ocasionesescasa o nula, con todos los riesgos que ello conlleva a la hora de valorar, sopesarversiones y testimonios, e investigar las causas y las circunstancias de la noticia.
  • 2. Sería importante que en las redacciones de los periódicos, de las televisiones ylas emisoras de radio, y en las agencias de noticias y de publicidad se alentara lavaloración y el debate del trabajo realizado y que sirvieran para generar un cambio deactitud respecto al problema de la violencia doméstica contra las mujeres, buscando ladignificación del mensaje informativo. De la misma manera se apunta como necesaria laespecialización y por consiguiente la formación, no sólo de las personas que trabajancon este tipo de noticias, sino de todas las personas que informan sobre ellas. La escasa educación audiovisual del público con el espectáculo como referencia,y la búsqueda de audiencia por encima de consideraciones éticas, nos sitúa en ocasionesante perversiones informativas que en nada contribuyen a una mejor comprensión delproblema. En el caso de la televisión existe un mensaje verbal, y un mensaje no verbal.Determinado tipo de escenografías, vestuario o puestas en escena no ayudan a dar altema de la violencia doméstica contra las mujeres la importancia y gravedad que semerece. Se observan significativas diferencias en el tratamiento de este tipo de noticiasen los espacios informativos y en el área de programas. Los informativos, en general,han comenzado a tomar todas las prevenciones ante noticias de malos tratos para evitarlos riesgos a los que se está aludiendo. En el tratamiento informativo debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:La valoración.- No es una noticia convencional y, por tanto, debe valorarse con las debidas cautelas.- Evitar el efecto narcotizante- No justificar el morbo con el interés socialEl contenido.- Es necesaria una rigurosa investigación.- No vale como referencia la plantilla habitual de una noticia de sucesos.Atención a los testimonios cercanos al agresor o la víctima.- Consultar opiniones de personas expertas, sentencias judiciales, campañas deinformación y prevención, ayudan a ubicar adecuadamente el problema.- Es importante destacar las denuncias previas, procesos judiciales pendientes, órdenesde alejamiento, etc.
  • 3. La forma.- Identificar claramente la figura del agresor.- Cautela en la identificación de la víctima.- Evitar la criminalización de las víctimas.- La reconstrucción de los hechos es un recurso no exento de riesgos.- Los recursos estéticos y la narrativa habitual en los reportajes de los programas desucesos no debe utilizarse en la realización de noticias sobre violencia contra lasmujeresEl lenguaje.- Un lenguaje puramente informativo y una buena dosis de sensibilidad.- Calificación.- Cuidado con los adjetivos.B) LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES EN LOS MEDIOS DECOMUNICACIÓN. Los medios de comunicación de masas entendiendo estos de forma general, nosólo la prensa, la radio, la televisión o la publicidad sino también el cine, los cómics, losvideojuegos, la música o Internet han insistido tercamente y siguen persistiendo enrepresentar de forma tradicional a las mujeres y las relaciones entre estas y los hombres;es decir, las relaciones entre las personas, en relación al género, se basan en relacionesde dominación y subordinación. Es todavía frecuente que tanto en los programas como en la publicidad se siganreproduciendo estereotipos y roles sexistas que, bien de una manera abierta o bien de unmodo más encubierto, contribuyen a perpetuar situaciones de desigualdad, deprevalencia de un sexo sobre otro, que pueden favorecer la aparición de manifestacionesde violencia”. La identificación de la víctima y del agresor es un tema polémico desde elmomento en que entran en conflicto las normas éticas generalizadas en el periodismocon la considerada como eficaz medida en la lucha contra la violencia por parte deorganizaciones de mujeres expertas en este tema.
  • 4. “Los medios de comunicación, suelen estar involucrados en la construcción de lasidentidades de género”. Ahora bien, se nos plantea la siguiente pregunta: ¿Cómo se representan a lasmujeres y a los hombres?. No obstante de forma cualitativamente diferente; mientrasque los hombres son representados en profesiones consideradas de más estatus social(políticos, deportistas, empresarios) las mujeres son representadas, en la televisión, enprimer lugar, como „vox populi‟ (de cada dos mujeres que son entrevistadas en lostelediarios, una pertenece a esta categoría) y en segundo lugar, como estudiantes. Lasmujeres apenas salen en los medios y cuando salen, su imagen va asociada a la falta deestatus y poder. Los hombres, por el contrario, son ampliamente representados y susimágenes son más diversas y abarcan posiciones de más poder. La investigación es concluyente. Por un lado, las representaciones de las mujeresque seleccionan los medios, mayoritariamente, se circunscriben al papel de ilustracióncomo vox populi, de víctimas y de personajes del mundo de la farándula y de la realeza;en mucha menor proporción, sin apenas representación, políticas y mujeres queparticipan en el mercado de trabajo en cualquier profesión. Esta es la razón por que losorganismos internacionales exigen de las industrias mediáticas, entre otros sectores,elaborar imágenes equilibradas, plurales y no estereotipadas sobre las mujeres. Por otrolado los hombres, son mayoritariamente elegidos para hablar y aparecer en losinformativos de radio y televisión. Además de ser representados en una más ampliavariedad de profesiones respecto a las mujeres y los que obtienen mayor índice derepresentación pertenecen a colectivos profesionales considerados de más estatus social. Las noticias son parte del problema de la violencia contra las mujeres sirepresentan a las víctimas como responsables de su propio abuso. Si se preguntan quéha hecho la mujer para provocar o causar la violencia. Cuando excusan al agresorporque “estaba obsesionado”, “estaba enamorado” o de cualquier otra forma; y encuarto lugar, cuando representan al agresor como un monstruo o un psicópata mientrasignoran la naturaleza sistemática de la violencia contra las mujeres.
  • 5. Un ejemplo de lo que se debería hacer sería reflexionar sobre la imagen queconstruimos de victimización de las mujeres: debemos dejar de hablar de que ha habidosesenta mujeres víctimas de la violencia doméstica y referirnos a sesenta hombresviolentos que han acabado con la vida de otras tantas mujeres. Debe equilibrarse,también, la cantidad de información de declaraciones sobre el agresor (procedentes de lapolicía y del estamento judicial, fundamentalmente) y sobre la víctima (sobre la que,parece que generalmente no se encuentra información más allá de las declaraciones delvecindario sobre que “parecía que no era una mujer maltratada”.C) REPRESENTACIÓN DE GÉNERO EN LOS INFORMATIVOS DE RADIO YTELEVISIÓN. Tenemos que ser consciente de la influencia que los medios de comunicaciónejercen en el proceso de socialización de las personas en la medida en que ayudan amodelar su pensamiento, a adaptarse a la realidad, a encontrar modelos deidentificación; en una palabra, a entender el mundo. Esta sensibilidad especial queda reflejada en la implementación de los sucesivosplanes de igualdad de oportunidades, en donde se viene recogiendo como uno de susobjetivos fomentar una imagen equilibrada y no estereotipada de las mujeres en losmedios de comunicación. Los medios de comunicación (impresos, audiovisuales oelectrónicos) elaboran representaciones de la realidad que, como señala la investigacióny la literatura sobre género, ayudan a las personas a modelar su pensamiento, aadaptarse a la realidad, a encontrar modelos de identificación y a entender el mundo. Por otro lado, tenemos que tener en cuenta qué papel llevan a cabo las mujeres ylos hombres en las noticias audiovisuales, las profesiones y puestos que ocupan en lasociedad que los medios representan, los temas o asuntos públicos en que unas y otrostienen mayor o menor presencia, y la forma en que las noticias muestran a mujeres yhombres. En las noticias que se emiten, se recogen actitudes, pensamientos, valores,declaraciones y formas de ver la vida que corresponden, de forma dominante, a loshombres alrededor de los cuales gira la vida política, económica y deportiva.
  • 6. Si partimos de la idea de que es imprescindible superar las diferencias de géneropara armonizar la vida privada (de la que nadie puede sustraerse durante significativosperiodos de tiempo a lo largo de su existencia) y pública, es necesario mirar losacontecimientos que se producen en el mundo desde una perspectiva más amplia, queincluya valorar los hechos de siempre, y otro tipo de acontecimientos quecontinuamente están teniendo lugar en el mundo y que sólo pueden ser rescatados de larealidad si ampliamos el software de nuestra mente. En definitiva, los medios audiovisuales constituyen el vehículo mayoritario através de cuyas imágenes y palabras la población española se hace una idea de cómo esel mundo y de los acontecimientos que ocurren en él. Los contenidos que elaboran losmedios, como ya se señaló al principio, invitan a la audiencia a hacer una lecturapreferente de los motivos y las circunstancias en las que se producen losacontecimientos objeto de las noticias. En la medida en que los programas másprestigiados de los medios audiovisuales son los informativos y estos formatosconstituyen el punto de referencia por excelencia, parece sensato recomendar laatención al problema que venimos señalando.D) CON LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES NO SE JUEGA. VIDEOJUEGOS,DISCRIMINACIÓN Y VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES. Los videojuegos fomentan un conjunto de roles y estereotipos discriminatorioshacia las mujeres. Los personajes femeninos sufren una absoluta invisibilidad y, enocasiones, se fomenta la violencia de género. La violencia contra las mujeres, ademásde ser la violación de los derechos humanos más habituales y extendidos porque afecta aun mayor número de personas, es también la violación más oculta y la que permanecemás impune. En este punto, Amnistía Internacional quiere subrayar que larepresentación discriminatoria de las mujeres en el mercado de los videojuegos y elfomento del abuso de sus derechos humanos no es motivo directo de la violencia degénero. Sin embargo, la difusión de estos valores, a través de los videojuegos, sícontribuye a normalizar y asentar prejuicios, roles y estereotipos contrarios a la defensade los derechos humanos de las mujeres y a la igualdad de género, que arraigados enotros muchos ámbitos de la sociedad conforman el caldo de cultivo de la violenciacontra las mujeres.
  • 7. El fomento y promoción, en algunos de los videojuegos analizados, de laviolencia contra las mujeres por el hecho de ser mujeres, es la primera de las denunciasque Amnistía Internacional quiere expresar su gravedad. Por ejemplo la serie GRANDTHEFT AUTO (GTA), una de las sagas de videojuegos más vendidas en el mercado estambién una de los títulos más criticados cuando se habla de violencia explícita ygratuita. GTA III ya fue duramente criticado por la opinión pública y las autoridades porcontener excesos en su trama contra mujeres en ejercicio de la prostitución. Losvideojuegos fomentan la discriminación hacia las mujeres porque las excluyen y apartana la invisibilidad, porque restringen su protagonismo relegándolas a papelessecundarios, porque en muchos casos las presentan como “objetos” de los hombres,siendo uno de los estereotipos más comunes el de la mujer-prostituta. El abuso de los derechos humanos sigue siendo el contexto mayoritario en eldesarrollo de los videojuegos, hecho alarmante atendiendo a la clasificación por edad demuchos videojuegos inferior a la debida y agravado por la falta de reclamaciones ysanciones por parte de los consumidores sobre el etiquetado. Aclarar que los internautasmenores de edad no encuentran ninguna cortapisa ni recomendación durante el acceso auna descarga de videojuego tanto para PC como para tecnología móvil. Así pues podemos decir que el mercado de los videojuegos edita títulos quepromocionan la vulneración de los derechos humanos. La discriminación contra lasmujeres se extiende del mercado de juegos para videoconsolas y PC hasta el entornoInternet que además adolece de control e información al acceso de los menores de edaden la descarga de videojuegos. Amnistía Internacional concluye, en este sentido, que el Estado Español estáincumpliendo los compromisos alcanzados tras la ratificación de la Convención sobre laEliminación de todas las Formas de Discriminación de la Mujer hace ya 20 años. Sinembargo, la conclusión que más le preocupa, tras el estudio de las principales revistasespecializadas en videojuegos es que estas publicaciones disponibles para todos lospúblicos, mantienen el abuso de los derechos humanos y su promoción a través dellenguaje y de las imágenes, lenguaje que hace referencia a las mujeres, donde se agravay redunda los estereotipos recogidos en los videojuegos, e imágenes que llevan a primerplano el personaje femenino como reclamo de atención al lector, siendo este personajegeneralmente secundario en el argumento del juego.
  • 8. E) LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES EN EL RELATO MEDIÁTICO. A la televisión le reprochamos múltiples males, unos justificados y otros notanto. Nuestro juicio dependerá de muchas variables. Como muestra, un pequeñísimobotón: ¿qué es la telebasura?, ¿qué criterios aplicamos para clasificar a un programa yno a otro en ese apartado?. Por ejemplo, los programas dirigidos fundamentalmente aun público femenino son calificados con suma facilidad como telebasura y que lapermisividad es mayor con los que interesan a otros públicos. Aclarar que el cine oscila básicamente entre dos extremos: la ocultación y ladelectación visual, ocultación en las películas que intentan reflejar la realidad cotidianaen la que vivimos (comedias, dramas, melodramas) y regodeo en los géneros que basansu eficacia y su gancho en el terror, la violencia, el enfrentamiento de buenos y malos. ¿Por qué lo que no quiere hacer el cine es hablar de la violencia existente, esaque tantísimas mujeres sufren, ni de las circunstancias y condicionantes reales que laacompañan y espolean?. Destacar por último, que los medios audiovisuales fabrica y modula no sólo, nisiquiera principalmente, nuestro discurso racional, sino y sobre todo, nuestros mapasemocionales. Con los discursos audiovisuales (sean o no de ficción) se da pues estedoble problema añadido: tienen una gran fuerza educadora, es decir, nos afectanmucho emotivamente y, además, estamos muy desvalidos frente a ellos porque, ciertosmecanismos que actúan de filtros y sensores con los mensajes orales, resultanineficaces con la imagen narrativa.F) MUJER, ¿LA SAL DE LA TIERRA, LA LUZ DEL MUNDO?. El dominio social, político, religioso y simbólico del hombre sobre la mujerquizás haya sido la ley más general que ha actuado como hilo conductor de la historia ydesde la noche de los tiempos. De todas las descripciones antropológicas e históricaspodríamos sacar la conclusión de que el androcentrismo es uno de los prejuicios másgraves y castradores que ha tenido la convivencia entre los seres humanos. Elandrocentrismo consiste en considerar al hombre como el centro del universo, como lamedida de todas las cosas, como el único observador válido de todo cuanto acontece ennuestro mundo, como el único capaz de dictar leyes, de imponer la justicia y degobernar el mundo (Moreno, 1986).
  • 9. Las estructuras y estrategias de dominación masculina son el producto de untrabajo continuado y permanente y, por tanto, de carácter histórico. Aquí no sólosituamos la violencia física y simbólica ejercida contra de la mujer en al ámbitodoméstico sino también la ejercida por las instituciones: Familia, Escuela, Iglesia,Religión y Estado. En cuanto a la religión, una de las ideologías de género más ampliamentedifundidas tiene como objetivo explícito la conservación de un monopolio masculinosobre los mitos y rituales que sacralizan las creencias sobre el origen de la Humanidad:se trata de complejos ritos de iniciación secretos para los hombres donde está excluida,incluso bajo amenaza de muerte, la mujer (Harris,1991). De la escuela, podemos mencionar que la doble función (formación intelectual yformación social) no pasa de ser un espejismo tras el cual encontramos otra realidadbien distinta. La escuela ha sido denunciada como mecanismo reproductor de lasociedad en donde se inserta y de transmisora de las diferencias y relaciones de poderque se instauran como intocables entre las personas. Para Moreno (1986) la escuela es un lugar privilegiado para aprender a ser niñoo niña. Pero la escuela debería enseñar a pensar en vez de enseñar lo que otros hanpensado, enseñar a cuestionar en vez de obedecer, enseñar a conseguir la autonomíapersonal y la crítica de la realidad en la que se vive con una actitud transformadora. Deforma general, la escuela transmite sistemas de pensamiento y actitudes sexistas quemarginan a la mujer y la consideran un elemento social de segunda categoría. Cuandoniños y niñas ingresan en un centro educativo ya tienen interiorizadas pautas decomportamiento y expectativas propias de cada sexo. Y es en el juego libre dondepodemos comprobarlo, cuando las niñas suelen identificarse con enfermeras, hadas,peluqueras, mamás que limpian o cuidan a sus hijos… y los niños sueñan a ser Zidane,Batman o Supermán… Estos modelos están para ser imitados pero no para sertransgredidos.
  • 10. Si avanzamos un poco más, decir que las tecnologías incluso las nuevastecnologías, como el arte, la política o la ciencia llevan el estigma masculino. Pongamoscomo ejemplos: un simple procesador de textos que nos ilustrará lo que queremosseñalar: si buscamos la sinonimia que el programa administra para «hombre» elresultado será: persona, varón, esposo o niño. Al repetir la operación con «mujer», nossorprende no encontrar la acepción «persona» y en su lugar: señora, joven y esposa. Un«hombre público» lo es en función de cualquier dignidad o cargo. En cambio una«mujer pública» tiene connotaciones peyorativas desde un punto de vista social.«Fulano» puede ser una persona indeterminada, pero «fulana» dice una de lasacepciones del Diccionario de la Real Academia de la Lengua es «Ramera, mujer devida airada», etc. La publicidad no siempre tuvo un carácter sexista. La presión consumista,incitada y alentada por los intereses de los productores de mercancías se plasmó en unmodelo informativo atomizado e individualizado a las pulsiones y el mundo onírico decada yo para ver en la posesión de bienes y servicios no sólo un estatus de privilegio ydistinción sino una vía de autorrealización personal. Los lenguajes persuasivos de losmedios pueden convertir una realidad gris en un cuento de hadas electrónico. Cualquiermujer, y a través de la intervención mágica de un producto, puede llegar a ser Bella,Admirada, Deseada…Así, el modelo normativo de la mujer publicitaria se centra conbastante frecuencia en los significados culturales del desnudo, reminiscencias o ecos dela representación de la segunda mujer. Hoy, y lamentablemente siempre, el interminable abanico de intolerancias de lacondición humana tiene nombre de mujer: la pobreza, el analfabetismo, la violenciasexista… (Guzmán, Correa y Tirado, 2000). La violencia contra las mujeres es pues, unproblema social de dimensión planetaria. La representación de la mujer en los mediostiene un sesgo netamente estereotipado y se circunscriben, con una mayoríaabrumadora, a ser ilustraciones visuales de vox populi, de víctimas y de personajes delmundo de la farándula y de la nobleza. Escasas son, por tanto, representaciones demujeres con poder económico, empresarial o profesional (se podría argumentar queescaso es también su número). Y esto se refleja en el tema de la representación de laviolencia contra las mujeres en los medios.
  • 11. Por todo lo que hemos comentado, es muy complejo redactar/emitir una noticiaque hable sobre el asesinato de una mujer a manos de un hombre. La presión de unaredacción informativa, intereses comerciales y formas estereotipadas larvadas en lainformación, arrojan más tinieblas sobre la víctima. En algunos casos se exculpa alagresor por ser «una persona estupenda» de la que nadie habría imaginado que llegara aese extremo. Para finalizar y como conclusión podemos afirmar los siguientes comentarios: o Nuestras identidades han sido profundamente marcadas desde la primera socialización en la familia y como elemento definitorio de nuestra personalidad: ser hombre o ser mujer es lo primero que distingue a los seres humanos y lo que organiza y rige patrones de comportamientos, actitudes y expectativas. o Las estructuras sociales van por delante del cambio ideológico. o Harán falta muchas generaciones para desterrar de nuestro subconsciente colectivo tanta marea negra de intolerancia. o Cambian las leyes, pero no las costumbres y quizás esto ocurra porque aún no hemos aprendido a tener «miradas diferentes» que acepten la igualdad de mujeres y hombres (Camps, 1998), tanto en la universalidad de los derechos humanos como en el pequeño universo de lo doméstico., de lo profesional, de lo personal y de todas sus esferas vitales. o Tenemos motivos más que suficientes como para no sentirnos orgullosos de nuestra propia condición humana. Sin embargo, eso no nos debe impedir soñar con la utopía de otro mundoposible, porque en realidad, ser hombre… ser mujer… qué importa, si se tiene unaperla en las entrañas para poder ser la sal de la tierra y la luz del mundo.