• Like
Facundo Quiroga
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Facundo Quiroga

  • 1,537 views
Uploaded on

 

More in: Education , Travel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
1,537
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
12
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Facundo Quiroga Agustín López Caruezo Martín Radovitzky
  • 2. Introducción
    • Fue un importante caudillo argentino, partidario de un gobierno federal durante las guerras internas en el país para la decisión de un gobierno que una a todas las provincias.
  • 3. Datos Personales
    • Nace en San Antonio, La Rioja, en el año 1788. Fallece en Barranca Yaco, Córdoba, el 16 de Febrero de 1835.
    • Tenía como apodo “Tigre de los Llanos”
    • Era federal .
    • Era ganadero y estratega militar.
  • 4. Biografía
  • 5. Niñez
    • Hijo de un hacendado, nació perteneciendo a un buen sector social. Su educación fue relativamente buena, a pesar de las limitaciones para el aprendizaje en la zona de Los Llanos, La Rioja.
  • 6. Primer Cargo Militar
    • A la edad de 27 años (1815) viaja a Buenos Aires. Allí recibe alguna formación militar. Dos años más tarde es nombrado capitán de las milicias de la comarca, grupo con el que lucharía para ayudar al ejército de los Andes.
  • 7. Disputas Políticas en La Rioja
    • Hasta el año 1819 el poder territorial de La Rioja se encontraba disputado por dos familias, los Ocampo y los Dávila. Al comienzo, Quiroga apoyó a los Ocampo.
    • Ese mismo año, la provincia fue invadida por los “Auxiliares de los Andes” (San Juan). Los Riojanos perdieron la capital, por lo que Quiroga se retiró a Los Llanos. En octubre de 1820 regresó y derrotó a los invasores, liderados por Francisco Aldao. Después de estos sucesos, comenzó a desconocer la autoridad de Ocampo, por lo que comenzó a apoyar a los Dávila. Con ayuda de este, Nicolás Dávila obtuvo el cargo de gobernador de La Rioja. “Los Auxiliares de los Andes” se incorporaron a sus fuerzas luego de su derrota.
  • 8. Cargo de Gobernador
    • Los Dávila comenzaron a sentirse amenazados por el poder que comenzó a conseguir Quiroga en el pueblo. Luego de dar a conocer su enfrentamiento, Miguel Dávila fue eliminado tras perder un duelo con Quiroga, por lo que este asumió el puesto de Gobernador, cargo al que luego renunciaría cuatro meses después. Quiroga se había convertido en el indiscutido caudillo de los riojanos.
  • 9. Medidas Económicas
    • Quiroga aprovechó los grupos riojanos y porteños a su disposición para explorar minas de cobre y plata en la zona. Gracias a esto, pudo acuñar su propia moneda en el año 1821. En el 1824, comenzaron a tener mayor aceptación, y comenzaron a expandirse por todas las provincias.
  • 10. Ideologías de Quiroga
    • Hasta ese momento, Facundo era un militar destacado con cierta inclinación a imponer su voluntad sin consideraciones, pero de ninguna manera un caudillo violento o sanguinario. Tampoco se inclinaba decididamente hacia el federalismo ni hacia el unitarismo. Más tarde declararía que era unitario por convicción, pero que se hizo federal porque ésa era la voluntad de los pueblos.
  • 11. Rivalidad con Rivadavia
    • Rivadavia, ministro de gobierno porteño, concedió a empresas británicas extraer minerales de las minas riojanas (sobre las cuales no tenía ningún poder). Este fue el comienzo de la rivalidad entre estos dos personajes históricos.
    • También consideró perjudicial para la autonomía de su provincia la leva obligatoria realizada en Catamarca y Tucumán, para la guerra del Brasil. Además, concedió la libre elección de religión, siendo Quiroga un hombre muy religioso. Utilizaba banderas sus tropas con la siguiente inscripción:
  • 12. Inclinación Política
    • Por estas razones y además inconvenientes con la religión (Quiroga era un hombre muy religioso) decidió librar la lucha contra los unitarios. Rivadavia había sido electo presidente del congreso general de 1824, pero no se pudo llegar a un acuerdo en cuanto a la constitución. La política de Rivadavia era centralista, decidía imponer su voluntad a toda costa, despreciando a caudillos como Quiroga. Esto causó que en plena guerra con el Brasil, Facundo desatara una rebelión desde las provincias del interior contra el indiscutido antifederalismo porteño.
  • 13. Adquisición y Pérdida de Catamarca
    • En 1825 se pudo evitar un enfrentamiento interno gracias a la intervención de Quiroga, que no quería que las provincias del interior perdieran poder u organización. Gutiérrez, gobernador de la provincia, violó el acuerdo formulado y reanudó con la guerra civil, tomando en cuenta la intervención de Facundo como en su contra. Pero Quiroga invadió y venció. Gutiérrez, derrocado, pidió la ayuda de Lamadrid, gobernador de Tucumán. Este logró reponer a Gutiérrez como gobernador. Nuevamente, Facundo se dirigió a Catamarca, venció, y fue tras Tucumán. En el límite de las dos provincias, se enfrentó a Lamadrid, el 17 de octubre de 1826. Lo creyó muerto, y dio por terminada la campaña.
  • 14. Campaña en San Juan
    • Se apoderó de San Juan, dejando como gobernador a un pariente suyo. El congreso sancionó ese mismo año (1826) una constitución unitaria, rechazada por casi todas las provincias.
    • Cuando Facundo se enteró de que Lamadrid había sobrevivido y se había apoderado de Tucumán nuevamente, además de colocar a Gutiérrez como gobernador de Catamarca y haber invadido Santiago del Estero, volvió a entrar en campaña.
    LAMADRID
  • 15. Victoria Definitiva
    • Aliado con Juan Felipe Ibarra, atacó Tucumán. Venció a Lamadrid definitivamente en Julio de 1827.
    • Luego de las batallas, pidió una indemnización por los gastos producidos por las batallas. Al negarse la legislatura, escribió:
    "... si no se me satisface antes de las dos horas de este día, me haré pagar, no la suma de 24.000 pesos, sino todos los gastos que he hecho, y todas las pérdidas que he sufrido en mis negocios. Cuidado, pues, no haya equivocación. Las generosidades tienen sus límites... pasada la hora mencionada, sin haber recibido la pequeña suma que pido, empezaré a hacer sentir inmediatamente los estragos de la guerra."
  • 16. Control de Cuyo
    • Desde ese momento, Quiroga tuvo control sobre La Rioja y Catamarca, y una fuerte influencia sobre Santiago del Estero y Córdoba. Este gran poder aceleró la renuncia de Rivadavia del gobierno nacional.
  • 17. Problemas en Córdoba
    • En el año 1829, el Gral. José María Paz invadió Córdoba, destituyendo al gobernador, Bustos. Este pidió ayuda a Quiroga, quien atacó Córdoba. Logró tomar la capital, pero para no perjudicar a los ciudadanos, se retiro para enfrentar directamente a Paz. Pero salió derrotado. Al día siguiente, cuando Paz volvía a la ciudad, Quiroga intentó atacarlo nuevamente, pero salió derrotado y tuvo que volver a su provincia. Paz describió el ataque de la siguiente manera:
    • "... la operación militar más arrojada de la que he sido testigo o actor en mi larga carrera... Me he batido con tropas más aguerridas, más disciplinadas, más instruidas, pero más valientes, jamás."
  • 18. Oposición en La Rioja
    • Cundo Facundo regresó, se encontró con mucha gente que festejaba su derrota contra Paz, por lo que mandó fusilar a 10 personas, y ordenó que toda la población se traslade a Los Llanos, y que queme lo que no se pueda llevar. Le escribió una carta a Paz, advirtiendo que volvería a invadirlo:
    • "...las armas que hemos tomadas en esta ocasión no serán envainadas sino cuando haya una esperanza siquiera de que no serán los pueblos nuevamente invadidos. Estamos convenidos en pelear una vez para no pelear toda la vida. Es indispensable ya que triunfen unos u otros, de manera que el partido feliz obligue al desgraciado a enterrar sus armas para siempre."
  • 19. Segunda Invasión
    • A continuación invadió Córdoba por segunda vez, dividiendo sus tropas en dos columnas; una, bajo su mando directo, avanzó desde San Luis por el sur, mientras la otra, mandada por el gobernador riojano Benito Villafañe, marchaba por el norte. Paz decidió salirle al cruce a Quiroga. El gobernador porteño Juan Manuel de Rosas envió dos mediadores a tratar de evitar la batalla, pero Paz los utilizó para engañar a su enemigo: los envió a su campamento e inmediatamente avanzó hacia el ejército federal. Creyendo que todavía estaba en vigencia una tregua, Quiroga fue sorprendido y derrotado el 25 de febrero de 1830 en la batalla de Oncativo.
  • 20. Un Triste Final
    • Quiroga huyó hacia Buenos Aires, mientras Paz invadía las provincias que el riojano había dominado y formaba una Liga Unitaria, generalmente llamada Liga del Interior, de la cual Paz era el jefe militar y político. Para Quiroga, todo había terminado.
  • 21. El Saqueo de Lamadrid
    • El general Lamadrid, que no había podido enfrentar a Quiroga en la batalla, fue nombrado gobernador de La Rioja. Se dedicó a perseguir a los federales y fusilara decenas de ellos. También a saquear los bienes de Quiroga, entre ellos, los "tapados" de dinero (bolsas enterradas en medio del campo, en lugares conocidos sólo por el dueño), a los que accedió por medio del soborno y la tortura. Una de las personas que Lamadrid torturó fue la madre del general Facundo Quiroga, que fue obligada a barrer la plaza de La Rioja cargada de cadenas.
  • 22. La Venganza de Quiroga
    • Eso fue demasiado: Quiroga pidió a Rosas fuerzas con que regresar a la lucha. Como el gobernador porteño (junto al santafesino Estanislao López estaban invadiendo Córdoba, sólo le pudo dar unos 450 delincuentes y vagos de la cárcel.
    • Facundo los entrenó con cuidado, y pronto los convirtió en soldados. A principios de 1831, Quiroga avanzó por el sur de Córdoba hacia Cuyo. En el camino se le unieron varios soldados desertados del ejército de Paz.
  • 23. La Toma de La Rioja
    • Ocupó la villa de Río Cuarto después de una violenta batalla, y poco después derrotó sobre el río Quinto al coronel Juan Pascual Pringles, que fue muerto por un oficial ante quien no se quiso rendir. El coronel Pringles, héroe de la campaña de San Martín al Perú, era muy respetado por Quiroga, que gritó al oficial que lo había matado:
    • "¡Por no manchar con tu sangre el cadáver del valiente coronel Pringles, no te hago pegar cuatro tiros ya mismo! ¡Cuidado, otra vez, miserable, que un vencido invoque mi nombre!"
  • 24. Una Importante Conquista
    • Pocos días después enfrentaba en Mendoza al gobernador José Videla Castillo, y salió victorioso. Con esta victoria consiguió el control de San Luis y Mendoza, mientras sus partidarios recuperaban San Juan y La Rioja.
  • 25. Perdida de Control
    • Unos días más tarde, recibió la noticia de que su mejor amigo, el general Villafañe, había intentado regresar desde Chile, donde había estado exiliado. Pero en el camino se había cruzado con un oficial unitario que lo había asesinado. Perdió los estribos, y cometió el acto más monstruoso de su carrera: mandó fusilar a todos los prisioneros de Río Cuarto y de Rodeo de Chacón que estaban en el cuartel: en total, veintiséis muertos. Fue el único asesinato en masa que ordenó Quiroga, a pesar del mito establecido por Sarmiento, de que mataba gente cada vez que le venía en gana.
  • 26. Fin de la Liga Unitaria
    • Por su parte, Paz fue capturado por las fuerzas de Estanislao López, y el mando pasó a Lamadrid. Éste se retiró a Tucumán, para hacerse fuerte en su propia provincia. Hasta allí lo fue a buscar Quiroga, que lo venció (por tercera vez).
    • Esta batalla terminó con la Liga Unitaria.
    • Estando en Tucumán, envió a la esposa del general Lamadrid (refugiado en Bolivia) a su encuentro, sin molestarla y con escolta oficial; también le envió una carta, recordándole el trato que él había dado a su madre. La terminaba con una despedida digna de su autor:
    • "¡Adiós, general, hasta que nos podamos juntar para que uno de los dos desaparezca!, porque esta es la resolución inalterable de su enemigo Facundo Quiroga."
  • 27. La Confederación Federal
    • El control de la Confederación Argentina pasó a estar en manos de los federales. En particular, de Rosas, López y Quiroga. Mientras Rosas logró mantener buenas relaciones con ambos, Quiroga y López comenzaron a tener problemas. En primer lugar, Quiroga pretendía tener algún derecho sobre Córdoba, donde López había nombrado un gobernador a un federal de su mayor confianza. También tuvo problemas por un caballo, que había sido de Facundo pero estaba en poder de López.
  • 28. Quiroga en Buenos Aires
    • Quiroga pasó los siguientes años en Buenos Aires, donde desempeñó un papel relevante: allí se debatía si el país debía darse o no una Constitución federal. Quiroga era partidario de una rápida organización nacional, pero otros caudillos — especialmente Rosas — no estaban de acuerdo, ya que sostenían que aún debía esperarse a que maduren las condiciones.
    • En Buenos Aires, Quiroga se dedicó a la administración de la estancia que compró en San Pedro. En esa misma zona viven aún sus descendientes, entre los cuales varios heredaron su nombre completo de Facundo Quiroga.
  • 29. Conquista del Desierto
    • Quiroga fue el comandante de la campaña al desierto del año 1833. Pero, en la práctica, la llevaron a cabo el gobernador de Mendoza, José Félix Aldao, los gobiernos de San Luis y Córdoba, y el ex gobernador porteño Rosas, que fue quien más provecho obtuvo con la misma.
  • 30. Guerras Internas
    • A fines de 1834 estalló una guerra civil entre las provincias de Salta y Tucumán, cuyos gobernadores,Pablo Latorre y Alejandro Heredia, se habían enemistado por la autonomía de la provincia de Jujuy. El gobernador Manuel Vicente Maza envió a mediar al general Quiroga, con instrucciones especialmente escritas para él por Rosas, que lo acompañó un tramo del viaje.
  • 31. Resolución de la Guerra Civil
    • En el viaje de ida, varios amigos le avisaron que los Reinafé querían matarlo; pero desoyó los avisos y siguió camino sin problemas. Al llegar a Santiago del Estero se enteró de que la guerra civil en el norte había finalizado y que Latorre había sido asesinado. Se dedicó a mediar para lograr una serie de tratados entre las provincias del norte, entre cuyas cláusulas figuraba la autonomía jujeña.
  • 32. La Muerte de Quiroga
    • Iniciado su camino de regreso a principios del año siguiente, tuvo nuevos avisos sobre que había planes para asesinarlo. Pero tal vez tenía más miedo a pasar por cobarde que a la muerte. El 16 de febrero de 1835, una partida al mando del capitán de milicias cordobés Santos Pérez emboscó su carruaje en los breñales de un lugar solitario llamado Barranca Yaco, en el norte de la provincia de Córdoba. Quiroga se asomó con tono envalentonado (algo que le había dado buen resultado en las batallas) por la ventana de la galera exclamando: “¿Quién manda a esta partida?” siendo -como toda respuesta- muerto de un tiro en un ojo por Santos Pérez. Su cuerpo fue luego tajeado y lanceado, y todos los demás miembros de la comitiva fueron asesinados también. Entre ellos se contaba su secretario, el ex gobernador de la provincia de San Luis, José Santos Ortiz y un niño.
  • 33. Imagen de la Muerte de Quiroga
  • 34. Después de la Muerte
    • El cuerpo de Quiroga fue inhumado en la Catedral de Córdoba, aunque luego a petición de su viuda -Dolores Fernández- y del mismo Rosas fue enterrado en un panteón aún existente en el cementerio de la Recoleta de la ciudad de Buenos Aires.
    • Al saberse quién había sido el asesino, el cargo sobre el asesinato de Quiroga recayó sobre los hermanos Reinafé. Éstos fueron derrocados y ajusticiados unos años más tarde junto a Santos Pérez. Los opositores a Rosas lo acusaron de estar tras el homicidio. Tal vez fue asesinado por venganza, pero también para favorecer a Estanislao López; si fue así, el plan fracasó por completo: López perdió el control de Córdoba y Entre Ríos, y también mucho de su prestigio. Todo el poder en la Argentina pasó rápidamente a Rosas.
  • 35. Datos de su vida
  • 36. Quiroga y su vida religiosa
    • Una curiosidad suya era el conocimiento que tenía de La Biblia, de la cual lograba citar de memoria páginas enteras. De hecho, una de las acciones que iniciaron su rivalidad con Rivadavia fue que este prohibió la enseñanza católica obligatoria. Al ser este un hombre muy religioso, comenzó a crear una rivalidad.
  • 37. El Reconocimiento de Sarmiento a Facundo Quiroga
    • Domingo Faustino Sarmiento escribió un libro llamado “Civilización y Barbarie”
    • Una sección de este libro está dedicada a describir a Facundo Quiroga, uno de sus enemigos. Aprovechó para describirlo como un bárbaro, una persona nada civilizada.
    • Estos hechos históricos fueron luego desmentidos, por el mismo sarmiento y por algunos historiadores.
  • 38. Misterios de su tumba
    • El misterio del paradero de los restos de Facundo Quiroga fue develado por un grupo de arqueólogos e historiadores, que encontró su ataúd dentro de una pared del cementerio porteño de La Recoleta.
    • El ataúd fue descubierto mediante un dispositivo electrónico, en posición vertical, como indicaba la leyenda popular, empotrado en una pared de la bóveda familiar, bajo tierra, informó el Instituto Nacional de Investigaciones Históricas "Juan Manuel de Rosas", a cargo de este emprendimiento que comenzó en el 2004.
    • Tras su asesinato en Barranca Yaco, el cuerpo del General Facundo Quiroga descansó en la catedral de Córdoba, hasta ser traído a Buenos Aires para las honras fúnebres ordenadas por Juan Manuel de Rosas. Los pobladores salían a la ruta, para honrar el paso del cortejo con el cuerpo del General Quiroga. 
  • 39. Monumentos y calles de Facundo Quiroga
    • Av. Ciudadela y Gral. F. Quiroga.
    • Monumento
    • a Facundo
    • Quiroga
  • 40. El caballo de Quiroga
    • La rivalidad entre López y Quiroga tuvo visos muy singulares; Quiroga poseía un caballo llamado "El Moro", del cual se decía que adivinaba si vencería o no en la batalla. En cierta ocasión, "El Moro" fue encontrado en Córdoba por hombres de Estanislao López, quien se apropió del animal. Quiroga amenazó con una guerra a López. Rosas medió entre ambos, aunque nunca se logró la devolución del caballo. López enfrentó nuevamente a Quiroga, diciéndole que "El Moro" era un "matungo", un caballo de poco valor.
  • 41. El Moro de Quiroga
    • Quiroga tenía un moro, animal de linda estampa, fortachón, de pecho abierto y de sangre vivaracha.
    • Era de buenos ollares y altazo de riño nada. De justa luz bajo el cuerpo y de vista como brasa.
    • Siete cuartas generosas levantaría de alzada. (Pongamos tres dedos más, proporción de buena casta).
    • Coscojero y braceador y de ley acreditada, a cien leguas de La Rioja no admitía comparancia.
    • Puro músculo la cruz y medio fino de cañas, de tan blandito de boca la intención adivinaba.
    • Tenía los morros negros como de noche cerrada. Las ranillas y los vasos, ya de negros relumbraban.
    • La cara era pura sombra, y una negrura tamaña como hasta el segundo nudo de los remos le alcanzaba.
    ¡Y qué decir de la cola, si ni el cuervo tendrá el ala con ese fulgor retinto de moro de tanta estampa! En un manto gris parejo el pelaje le brillaba, más al filo del verano, cuando iba entrando en mudanza. De puro voraceador, el general lo aperaba un poco al uso llanista y otro al que se le antojaba. Un par de estribos chilenos iba luciendo con ganas. Eran de los de baúl, con labraduras bizarras. Más fiestero que un domingo, empezando por las matras, un recado de mi flor calidad le acreditaba. Cóndores y bolivianos a una sota le apostaba como se largaba al monte, metiendo miedo a las ánimas. Fue varón de tres pasiones: puñal, amor y baraja. Como otras tantas culebras, le devoraban el alma. Por ser de quien era, el flete se merecía por marca una "M" como de muerte con una flor enlazada. Era pingo de respeto, de condición ponderada. Onzas y soles orondos se confiaban a sus patas. Amagándole la espuela, ya se moría de ganas y en un galope limpito, las leguas se trajinaba. El sobrepuesto, del lujo ya era cosa temeraria. Le reventaban claveles en las esquinas bordadas. Flete con un Potosí en riendas y cabezadas, se mostraba regalón de ir refucilando plata, pues era plata el fiador, con más antojos que dama, y plata los pasadores y las virolas de plata.
  • 42. Unos lo tenían por brujo y otros por pingo de cábala, desde que en toda ocasión Quiroga lo consultaba. No hubo caso ni suceso que el moro no adivinara: lo mismo anunciaba triunfos que otra suerte de las armas. (Quiroga no lo montó en esa ocasión contraria, y el moro era de opinión de no presentar batalla). De halago, se lo prestó a ese otro varón de entraña, López -don Estanislao que Santa Fe gobernaba. Tanto se le aficionó que dio en ponerle su marca, haciéndolo de su silla para ocasiones de gala. Vaya a saber en qué montes entregó -si tuvo- el alma, como que siendo tan brujo, no sería cosa extraña. Quiroga llevó la muerte en la punta de su lanza. Tanto cantaba una flor como lucía una daga. Nadie lo enfrenó después del revés de La Tab1ada, y ni al mismo general dejó que se le sentara. Apenas desensillado -puro relincho y pujanza en unas carreras locas, las crines le tremolaban. Hacía sonar las coscojas con una inquietud tamaña. A cruzados y trabados les corría con ventaja. Animalito aparente, era de virtudes raras y medio facultativo en cuestión de adivinanzas. Se habrá echado a bien morir en unas blanduras pampas, él, que tenía el cuero duro, hecho a jarillas y zarzas. Le obedecería aún la cabeza levantada. Los ojos, como parados de mirar a la distancia. Se le habrá representado un entrevero de lanzas, un paisano barba crespa, algunas tierras sin agua... ¡Quién sabe si se repite moro de tanta ventaja! No se le supo la cría, pero con lo dicho, basta...
  • 43. Resumen
    • “ Juan Facundo Quiroga fue un militar excepcionalmente valiente, decidido y capaz, cuya mayor desgracia fue medirse dos veces con el único general que era superior a él (José María Paz). Se fue haciendo progresivamente más cruel, empujado por la crueldad de sus enemigos — especialmente de Lamadrid quien había vejado o afrentado a los parientes más queridos de Quiroga — y por la frustración de la derrota. Aprovechaba estratégicamente el terror que su imagen creaba a su alrededor, aunque esa imagen era más ficticia que real.
    • Como político, era un federal convencido que defendió la autonomía de su provincia y de sus provincias vecinas, pero que nunca se decidió a luchar por la organización constitucional del país. Al final de su vida cayó envuelto en confusas luchas por el poder a nivel nacional, rodeado de conspiraciones que él había contribuido a crear.”
  • 44. Videos
    • http:// www.youtube.com / watch?v = 27VYqfxLaBs
    • http://www.youtube.com/watch?v=f33eeaBWiw4
    Línea del Tiempo
    • http :// www.dipity.com / FacundoQuiroga /Facundo-Quiroga/