• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
De Spinoza A Kant
 

De Spinoza A Kant

on

  • 3,092 views

 

Statistics

Views

Total Views
3,092
Views on SlideShare
3,071
Embed Views
21

Actions

Likes
1
Downloads
0
Comments
0

3 Embeds 21

http://www.slideshare.net 10
http://docentesenextremadura.wikispaces.com 9
http://preguntario.blogspot.com 2

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    De Spinoza A Kant De Spinoza A Kant Presentation Transcript

    • El problema del conocimiento Spinoza, Locke, Berkeley, Hume Kant
    • Spinoza (1632-1677)
      • Descartes: dos sustancias: res cogitans (pensamiento) y res extensa (materia).
      • Spinoza: sólo hay una sustancia: Deus sive natura (Dios, es decir: la naturaleza).
      • Pensamiento y extensión son dos atributos o formas de aparición de Dios.
        • Comienza la no distinción entre pensamiento y materia.
    • John Locke (1632-1704)
      • ¿De dónde recibe el ser humano sus ideas y conceptos? ¿Podemos fiarnos de lo que nos cuentan nuestros sentidos?
      • Distingue entre “ideas simples” (sensaciones) e “ideas compuestas” o “ideas de reflexión de los sentidos”.
      • La conciencia no es siempre una receptora pasiva. Ordena y elabora todas las sensaciones que entran poco a poco en la conciencia .
    • Locke: cualidades primarias y secundarias
      • Cualidades primarias : la extensión de las cosas: su peso, forma, movimiento, número.
        • Podemos estar seguros de que los sentidos reproducen las verdaderas cualidades de las cosas.
      • Cualidades secundarias : color, olor, sabor o sonido.
        • No reflejan las verdaderas cualidades que son inherentes a las cosas mismas, sino que sólo reflejan la influencia de la realidad exterior sobre nuestros sentidos.
    • David Hume (1711-1776)
      • Distingue entre impresiones e ideas.
        • «Impresiones»: la inmediata percepción de la realidad externa.
          • Me quemo la mano.
        • «Ideas»: el recuerdo de una impresión de este tipo.
          • El recuerdo que tengo de cuando me quemé la mano.
      • Tanto una «impresión» como una «idea» pueden ser o simples o compuestas.
    • Hume: la idea del “yo”
      • La sensación de tener un núcleo inalterable de personalidad es falsa. La idea del «yo» es en realidad una larga cadena de impresiones simples que nunca se perciben simultáneamente.
      • No es más que «un manojo o un montón de juicios diferentes que se suceden el uno al otro con una rapidez increíble, y que están constantemente en cambio y movimiento».
    • El yo: una ficción
      • No tenemos ninguna «personalidad» que este detrás o debajo de tales juicios y estados de ánimo que van y vienen.
      • Como una película compuesta de imágenes que no están conectadas entre sí.
    • La idea de causalidad
      • Vemos una piedra que cae al suelo, y lo atribuimos a la fuerza de gravedad. Pero nadie nunca ha visto la gravedad.
      • Pensamos que siempre será así porque siempre ha sido así.
      • La “causalidad” es un hábito de la mente: somos esclavos de nuestras expectativas.
      • La expectación de que lo uno siga a lo otro no está en los mismos objetos, sino en nuestra conciencia. Pasamos del post hoc , al ergo propter hoc injustificadamente.
    • Berkeley (1685-1753)
      • Las cosas en el mundo son como las sentimos, pero no son «cosas».
      • Locke: las cualidades primaras pertenecen al mundo exterior.
      • Berkeley: lo único que existe es lo que nosotros percibimos. Pero no percibimos la «materia», sino nuestras ideas, sensaciones o percepciones.
        • Se puede sugestionar a una persona para que “perciba” cosas que no existen.
    • La causa de nuestras ideas
      • Mi propia alma puede ser la causa de mis propias ideas, como cuando sueño, pero solamente otra voluntad o espíritu puede ser la causa de aquellas ideas que constituyen nuestro mundo «material».
      • Todo «se debe al espíritu que causa “todo en todo” y gracias a lo cual “todas las cosas subsisten” (Dios).
      • Dios esta «íntimamente presente en nuestra conciencia y suscita en ella toda esa multitud de ideas y sensaciones a las que estamos constantemente expuestos»
    • El tiempo y el espacio
      • Berkeley no sólo duda de la realidad material. También duda que el «tiempo» y el «espacio» tengan una existencia absoluta o independiente.
      • También nuestra vivencia del tiempo y del espacio puede ser algo que sólo se encuentre en nuestra conciencia.
    • Kant (1724-1804)
      • Lo que les ocupaba a todos los filósofos en la época de Kant era: ¿qué podemos saber del mundo?
      • Se mencionaron dos posibilidades: ¿el mundo es exactamente como lo percibimos? ¿O es como se presenta a nuestra razón?
      • Kant opinaba que tanto la percepción como la razón juegan un importante papel cuando percibimos el mundo.
    • Kant: racionalismo y empirismo
      • Kant está de acuerdo con Hume y empiristas en que todos nuestros conocimientos sobre el mundo provienen de las percepciones.
      • Pero también hay en nuestra razón importantes condiciones de cómo captamos el mundo a nuestro alrededor.
      • Hay ciertas condiciones en la mente del ser humano que contribuyen a determinar nuestro concepto del mundo.
    • Las condiciones de nuestra sensibilidad
      • Todo lo que vemos lo percibiremos ante todo como un fenómeno en el tiempo y en el espacio .
      • Kant llamaba al Tiempo y al Espacio «las dos formas de sensibilidad» del hombre.
      • Estas dos formas de nuestra conciencia son anteriores a cualquier experiencia . No somos capaces de quitarnos las «lentes» de la razón.
    • La conciencia
      • La conciencia del ser humano no es una «pizarra» pasiva que sólo recibe las sensaciones desde fuera. Es un ente que moldea activamente.
      • La propia conciencia contribuye a formar nuestro concepto del mundo. Como el agua que se echa en la jarra… (Compárese con Santo Tomás.)
    • El giro copernicano
      • No sólo es la conciencia la que se adapta a las cosas. Las cosas también se adaptan a la conciencia.
      • Kant lo llamaba el «giro copernicano» en la cuestión sobre el conocimiento humano.
    • Causalidad
      • La ley causal rige siempre y de manera absoluta simplemente porque la razón del hombre capta todo lo que sucede como una relación causa-efecto.
    • Noúmeno y Fenómeno
      • Kant está de acuerdo con Hume en que no podemos saber nada seguro sobre cómo es el mundo «en sí». Sólo podemos saber cómo es «para mí», es decir, para todos los seres humanos.
      • Kant hizo una clara separación entre la «cosa en sí» y la «cosa para mi». Nunca podremos saber del todo cómo son las cosas «en sí». Sólo podemos saber cómo las cosas aparecen ante nosotros.
    • ¿Podríamos haber sido creados distintos? La causalidad forma parte de nuestra constitución. ¿Y de los gatos?
    • Materia y forma
      • Según Kant hay dos cosas que contribuyen a cómo las personas perciben el mundo.
      • Una son las condiciones exteriores, de las cuales no podemos saber nada hasta que las percibimos. A esto lo podemos llamar el material del conocimiento.
      • La segunda son las condiciones internas del mismo ser humano, por ejemplo, el que todo lo percibimos como sucesos en el tiempo y en el espacio y, además, como procesos que siguen una ley causal inquebrantable. Esto lo podríamos llamar la forma del conocimiento.
    • La imposibilidad de la metafísica
      • Cuando se refiere a las grandes cuestiones filosóficas, propias de la metafísica, Kant opina que la razón opera fuera de los límites del conocimiento humano.
      • Rechaza las pruebas de la existencia de Dios. Ni la razón ni la experiencia poseen ningún fundamento seguro para poder afirmar que existe un dios. Para la razón es tan probable como improbable que haya un Dios.
    • Fe y razón. Postulados prácticos.
      • Donde fracasan la experiencia y la razón surge un vacío que puede llenarse de fe religiosa.
      • Pero Kant no se contentó con afirmar que estas cuestiones últimas tienen que dejarse en manos de la fe del hombre, sino que también era prácticamente necesario para la moral de los hombres suponer que tienen un alma inmortal , que hay un dios , y que el hombre tiene libre albedrío . (Postulados prácticos de la razón.)
    • La razón práctica
      • Según Kant todos los seres humanos tenemos una «razón práctica», es decir una capacidad de razonar que en cada momento nos dirá lo que es bueno y lo que es malo moralmente.
      • La capacidad de distinguir entre el bien y el mal es tan innata como las demás cualidades de la razón. Dado que es anterior a cualquier experiencia, es «formal», es decir, no está relacionada con determinadas situaciones de elección moral. (No es relativista.)
    • El imperativo categórico
      • «Siempre debes actuar de modo que al mismo tiempo desees que la regla según la cual actúas pueda convertirse en una ley general»: cuando yo hago algo tengo que asegurarme que desearía que todos los demás hicieran lo mismo si se encontrasen en la misma situación.
      • Sólo así actuamos de acuerdo con la ley moral que llevamos dentro.
    • Tratar a las humanidad como fin
      • No debemos «utilizar» a otras personas con el fin de conseguir ventajas para nosotros mismos, pues toda persona es una finalidad en sí.
      • Pero no sólo se refiere a los demás, también es válido para uno mismo. Tampoco tenemos derecho a usarnos a nosotros mismos como un mero medio para conseguir algo.
    • Validez de la moral
      • Según Kant, la ley moral es tan absoluta y de validez tan general como por ejemplo la ley de causalidad, que tampoco puede ser probada mediante la razón, y que, sin embargo, es totalmente ineludible. Nadie desea refutarla.
    • Ley moral y libertad
      • Sólo cuando sabemos que actuamos respetando la ley moral actuamos en libertad.
      • Únicamente cuando cumplimos nuestra «razón práctica», que hace que podamos realizar elecciones morales, tenemos libre albedrío. Porque cuando nos doblegamos ante la ley moral somos nosotros mismos los que creamos la ley por la que nos guiamos.
    • Ley y libertad
      • Cuando uno elige no comportarse mal, aunque vaya en contra de los propios intereses, entonces actuamos con libertad.
      • No se es libre ni independiente cuando uno simplemente se deja guiar por sus deseos. Se requiere independencia y libertad para elevarse por encima de los deseos de uno.