Mario Paternina Payares Pagina www.notavallenata.com Correo mariopaternina@gmail.comTeléfonos: 3126110158 – 3013613435 Cor...
Mario Paternina Payares Pagina www.notavallenata.com Correo mariopaternina@gmail.comTeléfonos: 3126110158 – 3013613435 Cor...
Mario Paternina Payares Pagina www.notavallenata.com Correo mariopaternina@gmail.comTeléfonos: 3126110158 – 3013613435 Cor...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

De gallinas y verbos

465 views
356 views

Published on

Por Juan Gossain

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
465
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

De gallinas y verbos

  1. 1. Mario Paternina Payares Pagina www.notavallenata.com Correo mariopaternina@gmail.comTeléfonos: 3126110158 – 3013613435 Corozal - Sucre"De gallinas y verbos": Juan GossaínLa siguiente es la ponencia "De gallinas y verbos", del miembrocorrespondiente de la Academia Colombiana de la Lengua, Juan Gossaín,presentada en el IV Congreso Internacional de la Lengua Española en laciudad de Cartagena de Indias:"Aunque este diálogo haya sido convocado con el título de Periodismo yliteratura, yo no vengo a hablar aquí de literatura ni de periodismo. Vengo conel único propósito de defender la vida de un verbo en peligro. Habiéndomedeclarado su abogado de oficio, sin que nadie me haya delegadorepresentación alguna, pido el amparo de este tribunal supremo del lenguaje, elCongreso de la Lengua, para que se proteja la vida de mi cliente, el verboponer, uno de los más antiguos y útiles de nuestro idioma, atacado conalevosía y a mansalva por el verbo colocar, que lo está extinguiendo sinremedio, como ocurre con ciertas aves, el aire puro y numerosas especiesvegetales.Las primeras noticias sobre la aparición del verbo poner en la lengua castellanaaparecen registradas en la gramática de Nebrija, en 1492, pero no fue posibleencontrar rastros suyos antes de esa fecha.Quinientos años después, los colombianos, que se vanaglorian de hablar elespañol más castizo del mundo, decretaron la ejecución sumaria del verboponer porque les parece vulgar, indigno de la gente decente, casi obsceno,como si fuera una palabrota. La tragedia empezó el día en que alguna señoraremilgada, con ínfulas culteranas, se atrevió a repetir un proverbio catalán delsiglo diecinueve: sólo las gallinas ponen.Desde entonces, y con la fuerza demoledora de una sentencia bíblica, eldesdichado aforismo inició su carrera de éxitos hasta extenderse a velocidadessupersónicas por todo el cuerpo de la sociedad, de una manera espontánea yexpansiva, con la misma resonancia de una bomba de terroristas y conresultados similares.La plaga está adquiriendo unas proporciones tan apocalípticas que un amablecaballero de la ciudad de Cali acaba de enviarme de regalo una totuma dedulce de leche, que en su región bautizaron con el nombre de “manjar blanco” --demostración de que también florece la poesía en los diabéticos territorios delas golosinas-- pero advirtiéndome, eso sí, que lo guarde en la nevera “paraque no se coloque rancio”.
  2. 2. Mario Paternina Payares Pagina www.notavallenata.com Correo mariopaternina@gmail.comTeléfonos: 3126110158 – 3013613435 Corozal - SucreLos estragos de semejante terremoto son incontables entre la franja lunáticadel lenguaje. Y, tal como suele suceder con las enfermedades ponzoñosas, la“colocaderitis” rompió ya las fronteras colombianas y está haciendometástasis en la anatomía completa del idioma, desde la América Españolahasta los micrófonos de la propia España.Un periodista de Radio Nacional, en Madrid, recordaba a sus oyentes que losautomovilistas infractores “tienen plazo hasta julio para colocarse al día con elpago de las multas de tránsito”.Mucho me temo que los poetas, buenos y malos, deben prepararse paracontemplar, a la hora azul del crepúsculo, una coloca de sol. Reconozco que yomismo, acoquinado por las presiones de tanto esnobista que anda suelto, tuvevacilaciones para decidir si presentaba ante esta tertulia una ponencia o unacoloquencia.Siguiendo la enseñanza aristotélica, según la cual toda acción produce unareacción, estamos a punto de cumplir cinco años de haber creado laCongregación de Defensa del Verbo Poner, que inventamos en un noticiero deradio. No tiene sede ni sello, ni levanta actas de sus sesiones porque no sereúne nunca ni sus integrantes se conocen entre sí. Pero ahí estamos,incansables, dedicados a velar armas al pie de la cama de hospital de nuestroamigo moribundo.La acogida a esa imaginaria fundación ha sido estimulante y reanimadora. Unode sus cofrades, el profesor Álvaro Enrique Treviño, que ejerce funcionesacadémicas entre los estudiantes pobres de Cartagena de Indias, ciudadavezada en el arte de rechazar a cuanto pirata asome sus naves en elhorizonte, trátese de corsarios ingleses o de vocablos intrusos, se tomó eltrabajo de rastrear el asunto en las páginas de “Cien años de soledad”, nadamenos, obra maestra a la que este Congreso rinde tributo en sus cuarentaaños.Treviño encontró en la novela de García Márquez ciento sesenta y siete formasdiferentes del verbo poner y sólo ocho variedades de colocar, apropiadas todasellas, naturalmente, sin atropellarse a codazos, según el empleo correcto encada caso.A su turno, el ingeniero José Enrique Rizo Pombo, que en nuestra cofradíatiene a cargo la comisión de asuntos lexicográficos, también hipotética, estápreparando la primera edición del novedoso “Diccionario de sustituciones delverbo poner”.
  3. 3. Mario Paternina Payares Pagina www.notavallenata.com Correo mariopaternina@gmail.comTeléfonos: 3126110158 – 3013613435 Corozal - SucreSugiere, a guisa de ejemplo, que en lo sucesivo usemos antecolocar en vez deanteponer; que los músicos digan comcolocar música en lugar de componerla;que en las argucias de los dialécticos no se vuelva a hablar de contraponerargumentos, sino de contracolocarlos, y que admitamos aunque sea aregañadientes que ocolocar es la nueva forma de oponer ideas y razones.No quiero ni pensar, para mayor abundamiento, en lo que pasará el día queuna señorita pacata y distinguida exclame, con el refinamiento que exigenmaterias tan delicadas, que el baño está hecho para que el organismo puedadecolocar las escorias naturales.La verdad desoladora es que estamos perdiendo esta nueva batalla deGuadalete contra los impíos y los paganos. El verbo poner ha idodesapareciendo del habla cotidiana y del lenguaje escrito, ya sea en la prensao en los libros, desterrado, en efecto, al territorio infame del gallinero. A estepaso, muy pronto no será más que un anacronismo reservado a gramáticoscasposos, una estantigua, una sombra del pasado, una fantasmagoría.Sin embargo, nuestra venganza perpetua contra aquel aforismo malvadotendrá lugar el día en que una campesina de los Andes anuncie con sonorocacareo que su gallina “acaba de colocar un huevo”. La hecatombe definitivasobrevendrá cuando ya ni las gallinas pongan. Entonces habremos recorrido laparábola completa, el óvalo que se cierra, la emboscada que se atrapa a símisma y el alacrán que se muerde su propia cola.Invocamos la ayuda autorizada de cada uno de ustedes a fin de preservar lasupervivencia del verbo amenazado, en sus cátedras magistrales, en suslibros, en sus conferencias, en las columnas que escriban para la prensa, o enla simple conversación de cada día, pregonándolo de boca en boca, como unbostezo.Yo sé bien que esta es una propuesta pequeña y modesta, casi insignificante,ante un Congreso que se dispone --o se discoloca-- a estudiar asuntos tanserios y trascendentales como la diversidad del español, o sus relaciones conlas ciencias y las tecnologías modernas. Formulo esa modesta petición deayuda en mi carácter de creador de la mencionada Congregación Imaginaria deDefensa del Verbo Poner. A ella he dedicado los mejores años de mi vida y noencuentro nada que la justifique más. Anuncio, en consecuencia, que DonQuijote cabalga de nuevo".Juan Gossain

×