El triunfo del héroe criollo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

El triunfo del héroe criollo

on

  • 2,079 views

Ensayo analítico de la novela En este país (1920) de Luis Manuel Urbaneja Achelpohl

Ensayo analítico de la novela En este país (1920) de Luis Manuel Urbaneja Achelpohl

Statistics

Views

Total Views
2,079
Slideshare-icon Views on SlideShare
2,079
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
7
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    El triunfo del héroe criollo El triunfo del héroe criollo Document Transcript

    • 501332553340-542290-3175REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA<br />UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA EXPERIMENTAL LIBERTADOR<br />INSTITUTO PEDAGÓGICO DE MIRANDA<br />JOSÉ MANUEL SISO MARTÍNEZ<br />DEPARTAMENTO DE EXPRESIÓN Y DESARROLLO HUMANO<br />LITERATURA VENEZOLANA<br />El triunfo del héroe criollo<br />(Una visión temática de la novela En este país)<br />Profesor: Participante:<br />Marlene Arteaga QuinteroMelina Morillo <br />C.I.: 13 137 423<br /> <br />La Urbina, 2011<br />El triunfo del héroe criollo<br />Luis Manuel Urbaneja Achelpohl, inaugura el criollismo en Venezuela con su novela En este país (1920). Esta es una historia ambientada en la guerra civil venezolana, que nos cuenta como este naciente estado quedó diezmado y en muy precarias condiciones producto de las distintas guerras. El autor a través de sus veinte capítulos, evidencia el estado de miseria en el que estaban sumidos nuestros campos. Además, muestra a una aristocracia criolla, que ve desaparecer paulatinamente sus tan cultivados privilegios como resultado de las constantes pugnas por el control de un territorio que quedó reducido a fragmentos. <br />Sin embargo, son esos “pedazos de país” los que se adjudicaron los militares, en pago de sus servicios a la nación durante la Guerra de Independencia, dejando como saldo dos clases sociales antagónicas, una pobre envuelta en ruinas y otra aristócrata en franca decadencia. Este momento en la historia fue aprovechado por diversos hombres para lograr el tan ansiado ascenso social. Paulo Guarimba, es uno de ellos, un “héroe criollo” que se impone ante la decadente aristocracia venezolana.<br />Por otro lado, el mestizo que asciende a pesar de los prejuicios de la sociedad, es tan sólo un tópico para exponer el hecho de que el criollismo parte de lo criollo, de lo que es de la tierra y sabe a ella. Si bien, un hombre que escala posiciones desde la servidumbre hasta los más encumbrados cargos gubernamentales, no es un “héroe absoluto”. Paulo Guarimba se labró, como un Hércules venezolano, un destino más favorable a pesar de su origen humilde. Lo que constituye un patrón de lucha y constancia en el arduo camino hacia el ideal y el meritorio avance hacia el corazón de su dama, lo que representa mucho más que un argumento; es en palabras de Díaz Seijas “la semilla de la genuina novela venezolana.”<br />El ascenso de un General y la debacle de un soñador<br />La historia de dos jóvenes enamorados que deben enfrentar el dilema de pertenecer a clases sociales desiguales puede encontrarse en distintas obras de la <br />literatura universal. Sin embargo, el amor de Paulo, un peón de la hacienda de los Macapo, y Josefina, la hija mayor de los dueños de la hacienda, muestran cómo a través del servicio militar un hombre humilde accedió a una mejor posición, al igual que en su momento lo hiciera nuestro prócer de la independencia, José Antonio Páez, permitiéndole superarse a través de la lucha armada y hacerse merecedor del amor de una mujer con una mejor posición que la de él. <br />Por otro lado, surge un personaje contrario a Guarimba, Gonzalo Ruiseñol, el ejemplo de la ilustración y las ansias de progreso, en una actitud propia del positivismo y puede evidenciarse cuando éste asegura que: “… Mis aliadas, las máquinas, los arados, los hierros, los que habrán de transformar La Floresta…” (p. 81) Pero el progreso es tan solo vapor en el aire, porque una serie de eventos desafortunados truncan su porvenir y por no adherirse a una facción política determinada es forzado a reducir sus sueños a la “paz del archivo”. Convirtiéndose en la más clara evidencia de que si alguna vez tuvimos un futuro prospero y promisorio se disolvió entre guerras y guerrillas. <br />Este soñador en desgracia, representa el camino a la inversa que recorre un héroe venido a menos. Después de contar con avances tecnológicos y animales de primera en su valiosa propiedad, pasó a ver como sus risibles parientes, Los Pichirre, tomaban posesión de ésta echando por tierra todo su esfuerzo. Adicionalmente, a la pérdida de su patrimonio el ingenioso Gonzalo Ruiseñol debió sufrir el apresamiento en una de las más crueles prisiones de nuestra historia, La Rotunda, lo que signo su trayecto a la debacle total.<br />Por otro lado, Macapos y Pichirres, son los adversarios naturales de Paulo, pues rehúyen de la miseria personificada en un hombre de rostro ovalado y “tristeza displicente”. Ambas familias, al igual que otras de su condición, ven en el joven del campo una bestia de carga más, dispuesta a servir a sus amos; y así lo manifiesta don Modesto Macapo al decir: “A Paulo es un servicio el que le hacen, porque con la disciplina del cuartel, aprenderá a distanciar las personas y obedecer sin replicar.” (p. 171), lo que constituye otra dificultad que debe superar nuestro héroe, la aceptación. Ya que únicamente, siendo el General Guarimba, éste logrará ser recibido en los grandes salones de sus antiguos señores.<br />Un lenguaje, una historia <br />Mientras que, el autor a través de su omnisciente narrador cuenta una historia, las “ambiguas palabras” de Josefina van narrando otra distinta. En medio de su aparente debilidad, esta serena dama, recorre agrestes veredas desde Los Dos Caminos hasta la ciudad de Petare donde la recluta tiene cautivo a su amado Paulo. Mientras el autor nos describe a una amante mujer, que busca incansable, el rostro de su infortunado amor; las palabras de Josefina parecen decir: “aquí te espero…”, “conviértete en un caballero…”, “la distancia no podrá separarnos…”, “tu lucha es mi lucha…”; todo este universo de anhelos y promesas resumidos en un simple “Paulo, ¡hazte General!” (p. 180)<br />Adicionalmente, esta obra combina dos lenguajes. Uno culto, llamado voz del autor, un lenguaje propiamente literario, y es al que Lapesa alude como una ampliación y enriquecimiento del léxico que “afina los matices significativos” de las formas expresivas y puede verse en la obra en capítulos como Las Nupcias, donde una singular descripción como: “El sol amanecía más temprano y rubio. Mayo comenzaba. Vestía primavera su cerúlea gasa sembrada de rosas y jazmines.” (p. 319) impregna con matices líricos la narración.<br />Igualmente, puede apreciarse en el capítulo XIV, donde se recrea la marcha de los soldados utilizando para tal fin metáforas, epítetos e imágenes en lugar de un lenguaje llano y simple al expresar lo siguiente: “… en lo que la tierra comenzó a emborracharse de sol, (…) el fresco y los aires a refugiarse en los lejanos y profundos barrancones (…) todo (…) desapareció con las azules neblinas de la sierra al claro billar del sol.” (p. 215). En los ejemplos anteriores se aprecia una precisión léxica al usar no sólo oraciones complejas, sino que además el autor incorpora elementos poéticos no habituales en la narrativa.<br />Por otro lado, puede apreciarse un lenguaje inculto, propio del hablar de los personajes, estando presente en la interacción de los mismos. En él se encuentran errores de sintaxis y articulación, al referenciar alteraciones fonéticas y morfológicas de las palabras propias del español de Venezuela, cuando Paulo dice: “─¡Don Gonzalito! ¡Don Gonzalito! Toiticos son los mismos…” (p. 78). Además, aparece el uso de jergas militares como: “… oído al tambor!”, “¡Batallón! ¡A formar…” (p. 191) Todo esto, para destacar una de las características más relevantes del criollismo, el hecho de que el autor sea capaz de convertir en literatura el lenguaje coloquial.<br />Conclusiones <br />Finalmente, Paulo Guarimba se sobrepone a la adversidad y supera su condición social tras enfrentarse a los diversos obstáculos que le impedían alcanzar el amor de Josefina. Con su ascenso a General, escala las posiciones económicas y políticas que representan no sólo el acceso al amor de su dama, sino que también, de forma figurada, le abren las puertas al progreso.<br />En conclusión, Paulo Guarimba, es un luchador para quien el hecho de no saber leer ni escribir no le impidió salir triunfante ante la adversidad e imponerse ante una clase social que no consentía la integración de un hombre de su humilde condición. Este mestizo, es sinónimo de vernáculo, de héroe (escrito en criollo). Es el brote producto de una “nación violenta” signada por las guerras.<br />Para finalizar, podemos asegurar que el Criollismo en Venezuela surge como resultado del característico estilo de vida de nuestro país. Para los criollistas no bastó con “reflejar” una realidad propia, sino que fue necesario plasmar ideas con un sentir genuinamente venezolano; recreando muchos de los problemas que ha enfrentado la sociedad venezolana. Sin embargo, En este país, viene a ser un reflejo de la crisis de la clase dominante y un ejemplo de lucha y constancia para aquellos que guardan con celo el anhelo o la promesa fecunda de superar los obstáculos para alcanzar el objeto de sus deseos. <br />REFERENCIAS<br />http://www.literaturadevenezuela.com/html/literatura_venezolana.html<br />Lapesa, R. (1968) Introducción a los estudios literarios. Salamanca: Anaya<br />Medina, J. (1998). Literatura y lingüística. Maracaibo: ISSN 0716-5811 <br />Miliani, D. (2003). Tríptico venezolano. Narrativa. Pensamiento. Crítica. Biblioteca Virtual Universal<br />Sambrano Urdaneta, O.; Miliani, D. (1971). Literatura Hispanoamericana Vol I. Caracas: Monteávila<br />Urbaneja Achelpohl, LM. (1920). En este país. Caracas: Editorial Victoria<br />