Periodico de textos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Periodico de textos

on

  • 300 views

 

Statistics

Views

Total Views
300
Views on SlideShare
300
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Periodico de textos Periodico de textos Document Transcript

  • 1 Descubren templo de Ehécatl de la antigua México-Tenochtitlan Mitologia de Ehecatl “el dios del viento” Ehécatl CIUDAD DE MÉXICO.- Los restos de un templo circular de la antigua México-Tenochtitlan, que de acuerdo con el plano reconstructivo del centro cere- monial mexica, podría ser el más importante dedicado a Ehécatl-Quetzalcóatl, dios del viento, fue descubierto por especialistas del INAH, atrás de la Catedral Metropolitana. Por su ubicación y cercanía con el Templo Mayor del recinto sagrado, concuerda con lo asentado en la representación hecha por el arqueólogo y ar- quitecto Ignacio Marquina en 1960, según el cual en estas inmediaciones, a espaldas de la Catedral Metropolitana, se en- contraba el templo más impor- tante dedicado a Ehécatl- Quetzalcóatl. ese recinto se extendía por aproximadamente un cuadrán- gulo de 500 metros. El descubrimiento se registró en un predio de la calle de Guatemala número 16, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, como resultado de más de dos meses de trabajo arqueológico por parte de expertos del PAU. Allí han salido a la luz los vestigios de lo que fuera la parte posterior de una plataforma prehispánica de dos cuerpos y que debió medir en su conjunto cerca de 32 metros de longitud; así como de un templo circular adosado, cuyo diámetro oscilaría en los 14 metros. La edificación presenta dos etapas constructivas y por sus caracte- rísticas arquitectónicas corresponden a la Etapa VI del Templo Mayor (1486 d.C.-1502 d.C.), época de auge del imperio azteca Ehécatl trabajaba con el dios de la lluvia Tláloc, limpiando el aire antes de descender la lluvia. hacia los comienzos del Quinto Sol (la era actual de acuerdo a las creencias aztecas), Ehécatl sopló sobre Nanautzin, el dios de la luz, y Tecciztécatl, el dios Luna, después de que estos se sacrifica- ran a sí mismos sobre una hoguera para convertise en dioses del Sol y la Luna. Los vientos de Ehécatl pusieron a los dos astros en movimiento del modo en que se aprecia cotidiana- mente. Este mito se refleja en el nombre calendárico de la era: Cuatro Movimiento. El mensajero Códice Borgia Se cree que fue escrito antes de la conquista de México, en algún lugar en el sur o el oeste del estado mexicano de Puebla. Sigue pag. 3 Entrevista de el Dios del viento Ehécatl. Ehecatl, dios del aire, del viento, de la noche. Deidad invisible e impalpable. Tiene como aspectos propios a las cuatro direcciones, las cuatro fuentes de los vientos. Sigue pag. 5 Silbato de la muerte, generador de ruido con aeroducto tubular o ehecachichtli Es de un generador caos y ruido con aeroducto tubular. Sigue pag. 7 Mexico-Tenochtitlan 28, Septiembre 2013 Los restos de un templo circular de la antigua México- Tenochtitlan. "La espiritualidad es eterna, hoy con nombres nuevos, religiones nuevas, oraciones nuevas, llamamos y rezamos a los elementos de la naturaleza que tanto adoraron los sabios de la antigüedad"
  • 2 Con esa cifra diaria de usuarios, la estación Pino Suárez alcanza anualmente los 54 millones de visitas, lo que la convierte es una de las tres más transitadas de las 175 estaciones de todo el sistema, que diariamente en conjunto transporta entre 4.5 y 4.8 millones de personas. “zona arqueológica" más pequeña de la pirámide de Ehécatl. Es la “zona arqueológica" más pequeña, pe- ro la más visitada; está en el Metro Pino Suá- rez. La pirámide de Ehécatl, “la zona arqueológi- ca” más pequeña de México, ubicada en la estación del Metro Pino Suárez de la Ciudad de México, puede ser admirada en un año por 54 millones de personas, cifra 21 veces superior al sitio de Teotihuacan, que acoge en el mismo periodo a poco más de 2.5 mi- llones de visitantes. Aunque el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) no la considera una zona arqueológica debido a que no se encuentra registrada administrativamente con tal denominación, es una de las más co- nocidas por el público pese a su tamaño, se sitúa en un área de sólo 88 metros cuadrados y sus proporciones apenas alcanzan 10.7m x 7.6m x 3.7m. El adoratorio a Ehécatl entrará en un proce- so de conservación y restauración, durante tres semanas, con el objeto de rescatar y asegurar la permanencia de la única estruc- tura prehispánica bajo resguardo del Siste- ma de Transporte Colectivo Metro, institu- ción que alcanzó un convenio de colabora- ción con el INAH a través de su Dirección de Estudios Arqueológicos. La mayor parte de las estructuras fueron afectadas durante la construcción del metro, que no podía detener el avance de sus obras en aras del desarrollo, sin embargo se pudo rescatar este monumento por su localización y estado de conservación que data del año 1400, también se encontraron algunas piezas depositadas en su interior como ofrendas. Una de las características del templo, es que cuenta con cuatro etapas o periodos de cons- trucción estructural, similares a los del Tem- plo Mayor y cuenta con una base circular que sirvió como pedestal para colocar la representación de la deidad en su parte su- perior. Otro proyecto adjunto a la restauración de la pirámide es la actualización de la documentación del archivo, la colocación de mamparas y vitrinas informativas en sus costados y una exposición gráfica, planeada para mediados de año en la misma estación Pino Suárez, con la cronografía del hallazgo hasta nuestros días. La Dirección de Estudios Arqueológicos tiene en sus archivos no sólo el proceso de rescate y excavación que co- menzó en 1967 a cargo del arqueólogo catalán Jordi Gussinyer, sino que también posee una historiografía de cada elemento en- contrado en toda el área y su ubicación geográfica exacta durante las obras de construcción del Metro. Samuel Ayala Luévanos, gerente de Atención al Usuario del Metro, informó que la afluencia que circula cada día por la corresponden- cia de Pino Suárez, fluctúa entre 150 y 200 mil usuarios diarios, ahí confluyen las dos líneas de metro más antiguas del país, por lo que era necesario preservar el monumento prehispánico emble- mático de la estación y restituir los elementos que conforman el entorno de la conocida pirámide. Personas viendo la estructura arqueológica del metro Esta es la Piramide de Ehecatl encontrada durante la construccion de la linea 2 del metro
  • 3 Contenido del Códice Borgia Se cree que fue escrito antes de la con- quista de México, en algún lugar en el sur o el oeste del estado mexicano de Puebla. El códice Borgia forma parte del Grupo Borgia, al que da nombre. El códice está escrito sobre piel de ani- mal (casi seguramente piel de venado) plegada en 39 hojas. Cada hoja es un cuadrado de 27 cm por 27 cm (11 x 11 pulgadas), con una longitud total de casi 11 metros (35 pies). Todas las páginas menos la última están escritas e ilustra- das por ambas caras, lo que supone 76 páginas con contenido. El códice se lee de derecha a izquierda. El códice Borgia recibió su nombre en honor del cardenal italiano Stefano Bor- gia, su propietario hasta su adquisición por parte de la Biblioteca Vaticana. En 2004, Maarten Jansen y Gabina Aurora Pérez Jiménez propusieron que fuera rebautizado con el nombre indígena de Yoalli Ehecatl, "Noche y viento" en náhuatl, aunque aún no está claro que sus autores fueran nahuas. El códice Borgia fue trasladado a Euro- pa, probablemente a Italia, a principios de la época colonial española en Méxi- co. Fue redescubierto en 1805 por Ale- xander von Humboldt entre las propie- dades del cardenal Stefano Borgia. El códice Borgia está guardado en la Bi- blioteca Apostólica, en el Vaticano. Páginas 1 a 8: Las primeras ocho pági- nas contienen los símbolos de los 260 días del calendario Tonalpohualli. Páginas 9 a 14: Las páginas 9 a 13 están divididas en cuatro partes. La página 14 está dividida en nueve secciones. Páginas 15 a 17: Las páginas 15 a 17 muestran a las divinidades asociadas con el parto. Páginas 18 a 21 Páginas 22 a 28 Páginas 29 a 46: Las páginas de la 29 a la 46 del códex son la sección más ex- tensa del documento, así como la más enigmática. Aparentemente narran un viaje, pero la compleja iconografía y la falta de documentos comparables han llevado al desarrollo de una serie de interpretaciones distintas. Páginas 47 a 56: Las páginas 47 a 56 muestran una serie de divinidades, sa- crificios y otra iconografía compleja. Páginas 57 a 60: Las páginas de la 57 a la 60 permitían al sacerdote determinar las perspectivas favorables o desfavorables de los matrimonios en función de los nú- meros contenidos en los nombres de los contrayentes. Páginas 61 a 70: Las páginas 61 a 70 son similares a la primera sección, mostrando varios símbolos diarios en torno a distintas escenas con divinidades. Páginas 71 a 76: La página 71 muestra a Tonatiuh, el dios del Sol, recibiendo san- gre de un pájaro decapitado. En la página 72 aparecen cuatro divinidades con sig- nos diarios conectados a partes de sus cuerpos. En la página 73 aparecen los dio- ses Mictlantecuhtli y Quetzalcóatl sentados espalda contra espalda, de forma se- mejante a la página 56. Códice Borgia Página 26 del Códice Borgia. Página del códice Borgia donde se mues- tra a Ehécatl, dios del viento
  • 4 Descubren otra etapa constructiva del templo a Ehécatl-Quetzalcóatl Comentario: JuanManuelReyes. Construccionesquecomolasqueyaestabanconcluidas, fuerondemolidasocubiertasporlaarquitecturadelos invasoresespañoles.Ciertamenteeldañoalas construccionesdeunaculturanoseequiparaconlos crímenescontralospobladoresdelamismaque definitivamentesondeesahumanidad,perorepresentan latácticadelodiodelosinvasores,deborrartodoslos símbolosdelaculturaarrasada,porelloyjuntoconla clasificacióndecrímenesdeesahumanidad,debede instituirsecomotalesladestruccióndelelpatrimonio culturaldelassociedadessaqueadasydestruidaspor losinvasores. Felicidadesporelhallazgo. La estructura data de 1481 a 1486 dC, infor- man arqueólogos. De la Redacción. Un equipo de arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) localizaron una nueva etapa constructiva del templo dedicado a Ehé- catl- Quetzálcoatl, dios del viento, en la calle de Guatemala, en el Centro Históri- co. Durante las excavaciones, como parte del Programa de Arqueología Urbana (PAU), se detectó la estructura que data de los años 1481 a 1486 dC. Los vestigios descubiertos consisten en un muro del cuerpo circular del basa- mento y restos de estuco. Con este ha- llazgo suman ya tres las fases de cons- trucción del antiguo adoratorio localiza- do el año pasado en un predio de la ca- lle de Guatemala, detrás de la Catedral Metropolitana. Hasta la fecha los arqueólogos han exca- vado 30 de los 34 metros de longitud de la plataforma del que se considera fue el adoratorio prehispánico más importante utilizado por los mexicas para rendir culto al dios del viento. “En 2010, cuando se halló el templo – explicó Barrera–, se pensó que tenía un diámetro de 14 metros y tras la excava- ción se ha establecido que en realidad son 18 metros. Plataforma y cuerpo circular Raúl Barrera responsable del PAU, dijo que los nuevos vestigios corresponden de manera cronológica a la fase V del Templo Mayor (1481 a 1486 dC), la cual se suma a las dos de la edificación des- cubiertas en enero de 2010, de las cua- les Ehécetl informó en su oportunidad. Durante su participación en el ciclo de conferencias conmemorativas por los 33 años del descubrimiento del monoli- to de la Coyolxauhqui, el arqueólogo informó que durante la primera tempo- rada de exploraciones realizadas en torno a dicha edificación prehispánica, se ha logrado avanzar en la excavación y consolidación de ese templo prehis- pánico formada por una plataforma y un cuerpo circular adosado. “En 2010, cuando se halló el templo – explicó Barrera–, se pensó que tenía un diámetro de 14 metros y tras la excava- ción se ha establecido que en realidad son 18 metros. El templo de Ehécatl-Quetzalcótl, aña- dió, es uno de los más representativos de la época precolombina, pues todo indica que su frente principal, con su templo circular, estaba dirigido al Tem- plo Mayor, concretamente hacia el lado del adoratorio a Tláloc. Trabajos de excavación en el predio de Guatemala 16, donde especialistas del PAU, del INAH, realizan la investigación y deli- mitación del antiguo edificio mexica Personas analizando el templo. Raúl Barrera informó que en docu- mentos históricos los cronistas fray Bernardino de Sahagún, Diego Du- rán y Bernal Díaz del Castillo descri- ben que la entrada principal de ese templo tenía la forma de fauces de una serpiente y por ahí accedían los guerreros y los sacerdotes.
  • 5 Ehecatl, dios del aire, del viento, de la noche. Deidad invisible e impalpable. Tiene como aspectos propios a las cua- tro direcciones, las cuatro fuentes de los vientos. Ehécatl trabajaba con el dios de la lluvia Tláloc, limpiando el aire antes de des- cender la lluvia. hacia los comienzos del Quinto Sol (la era actual de acuerdo a las creencias aztecas), Ehécatl sopló sobre Nanautzin, el dios de la luz, y Teccizté- catl, el dios Luna, después de que estos se sacrificaran a sí mismos sobre una hoguera para convertise en dioses del Sol y la Luna. Los vientos de Ehécatl pu- sieron a los dos astros en movimiento del modo en que se aprecia cotidiana- mente. Este mito se refleja en el nombre calendárico de la era: Cuatro Movimien- to. Ehécatl, Como lo representaban los aztecas? -como un Dios negro portando una mas- cara roja puntiaguda. Alrededor de mi cuello portaba un collar con una concha de moluscos de la que provenia el silbi- do del viento. Como lo representaban los Nahuas? -Con la mascara de la muerte y cráneo enormemente grande o desnudo, con boca de labios alargados de la cual sale el viento. Como le llamaba a cada dirección donde mandaba el viento? -a pues cuando el aire soplaba desde el oriente, donde está el Tlalocan, el Paraíso, lo llamaban Tlalocayotl; cuan- do soplaba desde el norte, donde esta el Mictlan, el infierno, lo llamaban Mictlantecuhtli, cuando soplaba desde el poniente, donde habitan las mujeres que mueren de parto, Dihuatecayotl, cuando soplaba desde el sur, donde están las diosas, Huitznahua. Como lo invocaban los maestros? -encendiendo tres velas de cera vir- gen en el altar de mi templo. Usted que hace Ehécatl? -Enseñaoa salir en cuerpo astral, ayu- do en los grandes y pequeños viajes, en el trabajo diario, etc. Si me lo suplican, les retiro una vieja enfermedad, un mal, un amigo, un mal vecino, etc., pero exigo pago por sus dádivas. El que me demanda algo tiene que hacer desinteresadas y buenas obras entre los hombres sin distinción de raza, credo o clase. Sin embargo, para los Tlamatini- me Nahuas, que enseñaban que solo con flores y cantos puede el hombre encontrar la verdad, Xiuhtecuhtli, Chalchiuhtlicue, Tlá- loc, Ehecatl, no suman dioses sino números, leyes, fuerzas, atributos, efluvios, pensamientos de Dios, pero ninguno de ellos es el verda- dero Dios: Ipalnemohuani. Entrevista por: Montserrat F.G. Entrevista de el dios del viento Ehecatl Cerámica de las américas sobre el dios del viento.
  • 6 Quetzalcóalt-Ehécatl murió cuando el príncipe tenía apro- ximadamente 9 años (en el año 9- Acatl), Chimalma lo concibió al tra- garse una piedra preciosa (dice la leyenda, lo que la convierte en vir- gen), en lo referente a su padre, existen pruebas de que efectiva- mente vivió, lo que reafirma la exis- tencia de Quetzalcóatl. Supuestamente cuando su madre murió, Mixcóatl mandó a su hijo al cuidado de sus abuelos maternos, quienes eran de origen maya. Al morir su padre, Quetazalcóatl lo en- terró en Quilaztli (Cerro de la estre- lla, Culhuacán). Partió de su tierra y en el año 12-Acátl llegó a Tollantzin- co (hoy Tulancingo Hidalgo, Méxi- co), allí vivió aproximadamente 4 años….. hasta aquí llega esta parte de la historia, existen mucho mitos y leyendas al respecto, en próximos artículos veremos más de este Dios- Hombre. Sin duda, Quetzalcóatl es un dios muy importante en el panteón Tolte- ca, Azteca y Maya (Kukulcán), este Dios era un dios dual, esto es, dos divinidades en una (a parte de su concepción como ser humano), se- gún el códice Teleriano-Remenensis y el Vaticano Latino 3738, Tonacate- cuhtli al crear el universo y nuestro planeta, dividió con un soplo el agua del cielo y la tierra, dándole forma al planeta como hoy lo conocemos, al termino de la creación, sopló de nuevo y dió vida a su hijo Quetzal- cóatl con la misión de redimir al mundo con su penitencia y su sacri- ficio, por esto, el hijo de Tonacate- cuhtli al nacer de un soplo divino, es también el dios del viento Ehécatl. El símbolo del dios del viento es el caracol pues hace sonar la voz divi- na al pasar por su espiral y Quetzal- cóalt lo lleva como pectoral, este pectoral es el Ehecailacozcatl o Ca- racol Joya del Viento. Este dios tiene una personalidad divina y una per- sonalidad humana, lo que nos lleva a analizar los "diversos" Quetzalcóatls. Como sucede con los grandes maes- tros, el lugar de nacimiento de Quet- zalcóatl se lo disputan varios sitios, según Fray Andrés de Olmos, nació en un lugar llamado Michatlauhco, lo que hoy sería Amatlán ( Estado de Morelos , México) pegado a Te- poztlán, este lugar no es un pueblo, es una poza de agua y tiene una pla- ca que hoy se lee "La Magdalena Amatlán, tierra natal de Ce-Acatl Topiltzin Quetzalcóatl, rey del Impe- rio Tolteca, años 843 a 895. Aquí dió sus primeros pasos con sus sanda- lias de oro". Ce-Acatl significa el año de su naci- miento que sería Uno-Caña, To- piltzin se refiere a su linaje real, sig- nificando noble príncipe, y Quetzal- cóatl que significa Serpiente Emplu- mada, supuestamente era hijo del rey Mixcóatl (o Camaxtli) y su ma- dre Chimalma, se cuenta que su ma- dre murió al dar a luz y su padre Ehécatl, dios del viento. Mitologia mesoamericana, Quetzalcoatl.
  • 7 Funcionalmente, es de un generador caos y ruido con aeroducto tubular. Proviene del Mazatepetl (en Nahuatl es Cerro del Vena- do y ahora es llamado Cerro del Judío). Este tipo de generador de ruido singular se ha asociado a la muerte y con rituales del inframundo, porque normalmente tiene un rostro de calavera como decoración que cubre el frente de su cámara de caos y rui- do. También se ha llamado silbato de aire, aerófono de doble diafragma, flauta de muelle de aire, etc., pero su designación y usos originales se perdieron y se olvidaron como resultado de la invasión, las matanzas y las masacres de hace cinco siglos, así como por las colonizaciones y otras influen- cias culturales posteriores. El fragmento de generador de ruido con aeroducto tubular es extraordinario, porque es el primero que permite examinar su estructura y di- mensiones internas a simple vista, sin tener que utilizar radiografías o tomografías computarizadas, mismas que son difíciles de obtener en nuestro país2 . Lo especial de este fragmento es que ya no tiene el rostro de la calavera del frente que formaba el resonador, ni la parte superior del aeroduc- to tubular. Es el primer artefacto de viento antiguo de este tipo singular que ha podido examinar directamente el autor. Este tipo de generador de ruido es el que hacen al- gunos artesanos y músicos que también los tocan, pero no se había examinado a fondo uno antiguo, ni se conocían todas sus carac- terísticas organológicas, morfológicas y, sobre todo, constructivas y acústicas. Estos generadores de ruido antiguos son muy singulares y exclusivos del México Antiguo, ya que no se han encontrado en zonas de otras culturas antiguas. El caso analizado es importante y el contenido del estudio se orienta a los interesados en la morfología, construcción y sonidos de los generadores de ruido antiguos de barro. Inicialmente, el fragmento se examinó el día 24 de octubre de 2006 con la anuencia y sugerencia de Francisco Rivas Castro, investiga- dor de la Dirección de Estudios Arqueológicos (DEA) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), con objeto de apoyarlo en la elaboración de sus estudios e informe sobre los objetos rescatados en el Mazatepetl. Rivas es uno de los pocos responsables de proyectos arqueológicos que han permitido el estudio y la divulgación de fragmentos de silbatos de ba- rro antiguos que han sido rescatados. Algunos antecedentes se pueden ver en un estudio abierto en la red sobre el Ehecachichtli (designación inventada por el autor, en honor a Ehecatl). Silbato de la muerte Generador de ruido con aeroducto tubular o ehecachichtli Vista de frente del fragmento de silbato o sonador de la muerte del Mazatepetl Ehécatl representado en el silbato de la muerte.
  • 8 Proporciona vida a lo que esta inerte. Ehécatl se enamoro de una muchacha humana de nombre Mayáhuel, y brin- do a los hombres la capacidad de amar para que ella pudiera correspon- derle a su ardorosa pasión. Su senti- miento amoroso se ha simbolizado con un árbol bello y frondoso, que crece en el lugar en el que Ehécatl arribo a la tierra. Los templos de Ehécatl comúnmente poseían forma circular, a fin de tener menor resistencia al viento y facilitar su circulación. El viento por ser invisi- ble requiere de una representación metaforica. Algunos dicen que los Ehecatotontli son “los vienteci- llos”, pero mas bien son las mul- tiples partículas de energía que constituyen el aire, y mismas que le dan movimiento. A semejanza de Ehécatl, pero tan pequeños que son invisibles, los Ehecatotontli se reproducen por millares y forman culebras de aire, ráfagas, vandavales, borras- cas, golpes de viento, trombas, según cuantos sean y con que intensidad actúen. Ehécatl y los Ehecatotontli Estatua de Ehécatl. Caricatura de Quetzalcoatl.