Trabajo Religión  ( PALESTINA ) Lucas
Ahora  Antes   Ejer 1 Mapa  Físico
Mapa  Político
Palestina, la tierra donde nació Jesús, era en esa época, una provincia del Imperio Romano. Tras la conquista que fue en e...
Organización política. En la administración política de Palestina en tiempos de Jesús destacan: Herodes I el Grande y sus ...
Las clases sociales de Palestina se dividen en: -Clase alta:  Sumos sacerdotes, Jefes romanos, grandes terratenientes, ric...
Otros grupos: Otros grupos: - Los campesinos :  Poseían algunas tierras de cultivo, que apenas les proporcionaban lo sufic...
La Ley Era la Palabra de Dios, que guiaba la vida de los judíos. Se leía diariamente, pero de forma solemne y más extensa ...
La Sinagoga Era el lugar donde se reunían los judíos para rezar.  De manera solemne, estas reuniones tenían lugar el sábad...
2- Realizar el ejercicio de la página 54 Completa las casillas del cuadro. Fariseo (Nicodemo) Jn  3,1-3 Perdonó los pecado...
<ul><li>4. Del evangelio que te toca trabajar busca información de los siguientes aspectos: </li></ul><ul><li>Que se sabe ...
Lucas y Timoteo escaparon, probablemente porque no eran judíos. Cuando Pablo partió de Filipos, Lucas se quedó, con toda p...
Anunciación  Lucas 1, 26-38:  “El ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios, vas a concebi...
Jesús en medio de los doctores  Lucas 2, 40-50: A los tres días lo encontraron en el templo sentado en medio de los doctor...
Transfiguración  Lucas 9,28-36: Pedro dijo: “Maestro, ¡qué bien se está aquí! Hagamos tres tiendas: una para ti, otra para...
Ejer 6:   ¿Que hechos ocurren en estas ciudades? Sidon, Cesarea de Filipo, Cafarnaun, Canaan, tiberíades, Monte Tabor, Naz...
Simón Pedro les dice: «Voy a pescar». Le contestan ellos: «También nosotros vamos contigo». Fueron y subieron a la barca, ...
<ul><ul><li>-Gerasa : Apenas salió de la barca, vino a su encuentro, saliendo de entre los sepulcros, un hombre con un esp...
-Sícar : El Evangelio de Juan nos narra el encuentro que le cambió la vida a la mujer samaritana con Jesús. Junto al pozo ...
- Emaús:   Aquel mismo día iban dos de ellos a un pueblo llamado Emaús, que dista sesenta estadios de Jerusalén,    y conv...
Jericó:  Cuenta la leyenda que, cuando Jesús se retiraba a orar al desierto, la Rosa de Jericó, arrastrada por los vientos...
Betania :   La resurrección de Lázaro.  La salida de Jesús fue hacia Betania. Dos días antes de partir había recibido la n...
Belén : En aquel tiempo Augusto César (Octavio) ordenó un censo para ser realizado a toda la gente y para esto era requeri...
Fin Víctor. M, Víctor. R, Guillem, Sergio, Irene. N
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Trabajo Reli Palestina

9,116
-1

Published on

Fet per Guillem, Irene N., Victor R., Victor M, i Sergi

1 Comment
2 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
9,116
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
81
Comments
1
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Trabajo Reli Palestina

  1. 1. Trabajo Religión ( PALESTINA ) Lucas
  2. 2. Ahora Antes Ejer 1 Mapa Físico
  3. 3. Mapa Político
  4. 4. Palestina, la tierra donde nació Jesús, era en esa época, una provincia del Imperio Romano. Tras la conquista que fue en el año 63 a.C. y culminó con la toma de Jerusalén por Tito en el año 70 d.C.. Palestina quedó dividida en siete administraciones: Idumea, Samaria, Judea, Galilea, Traconítida, Decápolis y Perea. Sociedad de Jesús. El dominio de Palestina por los Romanos supuso para los palestinos el contraer obligaciones y obtener ciertos beneficios. Obligaciones: Estaban obligados a pagar dos tipos de impuestos a Roma: -Impuestos directos, que consistían en pagar una cantidad de dinero en función de las propiedades que poseían. -Impuestos indirectos, o porcentajes que debían pagar por las compras o ventas que efectuaban. Los palestinos no podían aplicar sentencias de muerte sin el permiso de Roma, aunque sí podían celebrar juicios. Beneficios: Los palestinos se beneficiaban de la red de vías de comunicación que Roma construyó. Podían utilizar el sistema de correos que la organización administrativa de Roma creó. Podían utilizar las numerosas obras públicas construidas por los romanos: acueductos, teatros, fuentes; las cuales mejoraban las condiciones de vida de los palestinos. Los romanos respetaban la religión judía, sus leyes e instituciones. Les permitían celebrar el sábado (día sagrado), quedar exentos del servicio militar y celebrar juicios civiles y religiosos. Los palestinos vivieron también etapas conflictivas. El hecho de estar sometidos por los romanos, inquietaba a algunas clases sociales judías, que conspiraban constantemente contra las autoridades de Roma. Las tropas invasoras reaccionaban brutalmente contra cualquier intento de rebelión, y llegaron a tener represalias muy duras. Un ejemplo de esta dureza es la crucifixión de mil judíos en las murallas de Jerusalén por orden del gobernador romano Poncio Pilato. Ejer 2.
  5. 5. Organización política. En la administración política de Palestina en tiempos de Jesús destacan: Herodes I el Grande y sus sucesores; el gobernador romano Poncio Pilato y el Sanedrín. Y el emperador de Roma cuando nació Jesús era Octavio Cesar Augusto. Poncio Pilato Fue gobernador romano en Judea del año 26 al 37 d. C; Así pues, bajo su mandato se desarrolló la predicación y muerte de Jesús. Su misión era controlar las siete administraciones de Palestina, nombrar o destituir al sumo sacerdote. Cobrar los impuestos que imponía Roma y autorizar la ejecución de la pena de muerte. Se le describe como un hombre inflexible, arbitrario y despiadado. Ordenó una matanza de galileos en el templo y posteriormente, otra de samaritanos. El Sanedrín Era el órgano de gobierno propiamente judío. Su nombre significa &quot;sentarse juntos, consejo&quot;. Ejercía el poder Legislativo (elaborar y aprobar las leyes), el judicial (juzgar los delitos contra las leyes), y el ejecutivo (hacer cumplir la ley). Estos poderes estaban limitados por las autoridades romanas. Así, si el Sanedrín, por ejemplo, condenaba a alguien de muerte, no podía aplicarse la sentencia sin la autorización del gobernador romano. Ejercía también de corte suprema religiosa; es decir, fijaba la doctrina religiosa, establecía el calendario litúrgico y regulaba la vida religiosa del país. El Sanedrín estaba compuesto por 71 miembros pertenecientes a tres clases: -Los ancianos: (senadores o presbíteros) eran casi todos miembros de la aristocracia y hombres de negocios -Los sumos sacerdotes: eran, en su mayoría saduceos. -Los letrados o maestros de la ley; fariseos en su mayor parte. El presidente del Sanedrín era el sumo sacerdote. Su función era gobernar el país bajo el control de Roma.
  6. 6. Las clases sociales de Palestina se dividen en: -Clase alta: Sumos sacerdotes, Jefes romanos, grandes terratenientes, ricos comerciantes, jefes de recaudadores de impuestos. - Clase media: Artesanos, recaudadores, maestros de la ley, sacerdotes. - Clase baja: Pueblo (campesinos, pescadores, pastores), enfermos, pobres, esclavos, leprosos… Estructura religiosa de Palestina En Palestina, la religión tenía gran importancia y estaba muy unida a las cuestiones sociales y políticas, por eso las autoridades religiosas y políticas eran las mismas. Sacerdotes : Su misión era la dedicación al culto. - Los que pertenecían al grupo social de los saduceos . Realizaban las funciones de culto en el templo de Jerusalén. - Los sacerdotes rurales, que vivían de algún oficio . Su nivel socioeconómico era bajo. (Los levitas eran los ayudantes de los sacerdotes). Fariseos: Se consideraban los buenos, los cumplidores y por eso no se relacionaban con el pueblo ni con los saduceos. Pertenecían a la clase media (artesanos) y eran para el pueblo, sus guías espirituales, porque los consideraban cultos y sabios. Abundaban entre ellos los maestros de la Ley. Sus ideas se fundamentaban en una estricta fidelidad a la Ley. Este grupo social fue el que más presionó para condenar a muerte a Jesús. Saduceos: Eran de clase social alta y pertenecían a la aristocracia. Tenían grandes propiedades y eran los principales sacerdotes; su influencia era muy poderosa. Políticamente colaboraban con los romanos para mantener el poder. Zelotes: Eran fanáticos de la Ley, de situación social baja. Políticamente estaban en contra de los romanos y fomentaban frecuentes rebeliones y escaramuzas. Esenios: Su nombre significa &quot;los devotos, los silenciosos &quot;. Eran una especie de monjes austeros y sacrificados, que vivían en comunidades monásticas en el Qumrán; cerca del Mar Muerto. Rezaban y meditaban sobre las Escrituras, esperando la venida del Mesías. Helenistas: Eran los judíos nacidos fuera de Judea, en las colonias del norte de África y del Mediterráneo oriental. Su lengua era el griego. En Jerusalén y otras ciudades del país, tenían su sinagoga propia, donde leían la Biblia y rezaban en Griego.
  7. 7. Otros grupos: Otros grupos: - Los campesinos : Poseían algunas tierras de cultivo, que apenas les proporcionaban lo suficiente para sobrevivir. - Los jornaleros o trabajadores: En paro muy a menudo. - Los pequeños artesanos de aldea : Realizaban diferentes tareas: herreros, carpinteros, albañiles… - Las mujeres, los niños, los esclavos no judíos , los pastores asalariados, los pecadores y los publicanos : Que eran los encargados de recaudar los impuestos. - Los mendigos y los enfermos : La falta de alimento y de higiene en las capas más bajas de la sociedad traía como consecuencia que, además de hambrientos, la mayor parte de los mendigos estuviera enferma. Estas enfermedades podían ser físicas: ceguera, lepra o psíquicas: afecciones mentales o nerviosas. A causa del desconocimiento de estas enfermedades, los enfermos eran considerados poseídos. La vida de estas personas era muy dura. Además de su miseria material, la gente los consideraba impuros. Pensaban que si estaban enfermos era porque habían cometido un pecado y Dios les había castigado. Por eso nadie se acercaba a ellos ni dejaban que se acercasen. Por toda esta gente es por la que Jesús sentía una predilección especial, hasta jugarse la vida por ellos.
  8. 8. La Ley Era la Palabra de Dios, que guiaba la vida de los judíos. Se leía diariamente, pero de forma solemne y más extensa el sábado, día festivo del pueblo de Israel. Los Judíos sentían una veneración especial por la Ley. El templo de Jerusalén Era uno de los lugares más importantes de Israel. Toda la vida de los Israelitas giraba en torno al Templo. Era el símbolo de la presencia perpetúa de Dios en medio del pueblo. Los judíos de todo el mundo, solos o en grupo acudían a él al menos una vez al año para rezar. En el Templo se enseñaba el contenido de la Biblia y se cantaban los salmos, mientras los sacerdotes ofrecían sacrificios a Dios. Servía también para repartir dinero y alimento a los pobres. Además de ser casa de oración, era el lugar donde se guardaban los tesoros, tanto de la nación como los particulares. Era el centro de la vida del país: comercio, banco, parlamento, punto de encuentro. Estaba situado en el monte Sión, en lo más alto de Jerusalén. Fue construido por Salomón y destruido por los babilonios en el año 587 a. C., fue reconstruido en el año 515 a.C. tras lo cual volvió a ser destruido varias veces. Herodes I el Grande comenzó a reconstruirlo hacia el año 20 a.C. y se terminó de construir en el año 64 d.C. Seis años más tarde, fue destruido definitivamente por Tito. En la actualidad se conservan solo las murallas, el Muro de las Lamentaciones, donde los judíos van a rezar.
  9. 9. La Sinagoga Era el lugar donde se reunían los judíos para rezar. De manera solemne, estas reuniones tenían lugar el sábado. En ellas rezaban la profesión de fe o credo judío. La sinagoga también servía de escuela. Los evangelios nos cuentan que, durante su juventud, Jesús frecuentó la sinagoga de Nazaret y Cafarnaún. Las fiestas Las fiestas judías tenían un carácter religioso. Las más importantes son tres: La Pascua, Pentecostés y Tiendas. En ellas, el pueblo se reunía para reforzar su fe. Ambiente religioso del pueblo de Israel En todos los países y pueblos existen o han existido personas en las que la gente tiene puesta su esperanza. La gran esperanza para el pueblo judío a lo largo de la historia era la espera del Mesías. Los profetas habían anunciado que Dios intervendría para poner fin al sufrimiento humano y para sanar las dolencias de los enfermos enviando un Mesías. Pero no todos tenían la misma idea sobre el Mesías que iba a venir. Cada uno se imaginaba o esperaba un Mesías diferente. Grupos o personas Cómo imaginaban al Mesías: - Los romanos: Un líder político que podía provocar una revuelta. - Los sacerdotes : No esperaban al Mesías, se sentían autosuficientes. - Los fariseos : El Mesías se haría presente, cuando todo el pueblo practicase La Ley de Moisés - El pueblo: Alguien que los iba a liberar de la opresión de los romanos y hiciera justicia.
  10. 10. 2- Realizar el ejercicio de la página 54 Completa las casillas del cuadro. Fariseo (Nicodemo) Jn 3,1-3 Perdonó los pecados a la pecadora. Fariseo/Pecadora Lc 7,36-49 Les hizo una critica y les dijo que serian juzgados severamente. Maestros de ley/Fariseos Mc 12,38-40 Los defendió de los fariseos. Publicanos/Pecadores Mc 2,15-17 Extendió la mano, lo tocó y quedó sano. Leprosos Mt 26,1-4 Extendió la mano, lo tocó y quedó sano. Enfermos Mt 8,1-4 Actitud de Jesús Grupo social Pasaje del evangelio
  11. 11. <ul><li>4. Del evangelio que te toca trabajar busca información de los siguientes aspectos: </li></ul><ul><li>Que se sabe del autor?, - Data de composición, - Destinatarios, - Características y - Símbolo del Evangelista. </li></ul>LUCAS Lucas era natural de Antioquía , por lo tanto no era judío , esto se ve cuando Pablo lo separa de los circuncidados, además de ser un hombre más de educación griega y de profesión médico. Estaba quizás también emparentado con el diácono Nicolás. Según reza la tradición, perteneció a los setenta, esto es del grupo de seguidores de Jesús , pero según la exégesis las fechas de la escritura de sus obras no concuerdan en el tiempo. Sí sabemos que su evangelio fue dictado por la Virgen María y que los Hechos de los Apóstoles es una continuación del mismo, es el más largo y el mejor redactado por su elaboración exquisita del griego como solo una persona culta y sabia podía hacer en esa época. Se hizo cristiano mucho después y conoció a María en una visita que hizo junto a Pablo. De esto se desprende que Lucas era seguidor de Pablo. Hizo muchos viajes junto a : Saulo de Tarso En su camino por la evangelización, por lo que se sabe Pablo no era un hombre sano y quizás necesitó de la ayuda de Lucas para sus viajes. fue reconocido por el espíritu pitón. Vio a Pablo y Silas detenidos, arrastrados ante los magistrados romanos, acusados de alborotar la ciudad, &quot;siendo judíos“ azotados con varas y echados a prisión.
  12. 12. Lucas y Timoteo escaparon, probablemente porque no eran judíos. Cuando Pablo partió de Filipos, Lucas se quedó, con toda probabilidad para continuar el trabajo de evangelista. San Jerónimo cree que es muy probable que San Lucas sea &quot;el hermano, cuyo renombre a causa del Evangelio se ha extendido por todas las Iglesias&quot;, y que fue uno de los portadores de la carta a Corinto. Poco después, cuando San Pablo volvió de Grecia, San Lucas le acompañó de Filipos a Tróade, y con él hizo el largo viaje por la costa descrito en Hechos 20. Subió a Jerusalén, estuvo presente en el tumulto, vio el ataque al apóstol. Los biblístas están seguros de que fue un continuo visitante de San Pablo durante los dos años de prisión en Cesarea. Fue partícipe del naufragio y estuvo junto a Pablo en Roma por un período considerable, pues se sabe por las Epístolas a los Colosenses y a Filemón, y se le menciona en los saludos dados: &quot;Os saluda Lucas, el médico querido&quot; Se cuenta que fue martirizado. Está escrito en Griego entre los 80 y los 90 d.C., destinado a los Griegos convertidos al cristianismo que no conocen ni las escrituras, ni las costumbres judías, él se dedica a enseñarselas. Muestra como Jesús visita a su pueblo y viene a manifestarle su amor. Es el que más insiste en la bondad de Jesús, su perdón y misericordia. Es muy duro con los ricos. Su símbolo es el toro.
  13. 13. Anunciación Lucas 1, 26-38:  “El ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios, vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. El será grande y será llamado Hijo del Altísimo (...). Dijo María: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tú palabra.” (NAZARET) Nacimiento Lucas 2, 1-21: Mientras estaban allí se cumplió el tiempo del parto, y dio a luz a su hijo primogénito; lo envolvió en pañales y lo reclinó en un pesebre, porque no encontraron sitio en la posada. Había en la misma región unos pastores acampanados al raso, guardando por turno sus rebaños. Se les presentó el ángel del Señor, y la gloria del Señor lo envolvió con su luz. Ellos se asustaron. El ángel dijo: “No tengáis miedo, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo. En la ciudad de David os ha nacido un niño envuelto en pañales acostado en un pesebre (BELEN) Circuncisión y presentación en el templo Lucas 2, 22-38: “ Ahora, Señor, puedes dejar morir en paz a tu siervo, porque tu promesa se ha cumplido: Mis propios ojos han visto al Salvador que has preparado ante todos los pueblos, luz para iluminar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.” (JERUSALEN). Ejercicio 5: Observa la siguiente imagen: Busca como relatan los siguientes hechos de la vida de Jesús el Evangelio que te toca trabajar. Indica la cita i un fragmento del texto.
  14. 14. Jesús en medio de los doctores Lucas 2, 40-50: A los tres días lo encontraron en el templo sentado en medio de los doctores, oyéndolos y preguntándoles. Todos los que le oían estaban admirados de su inteligencia de sus respuestas. Al verlo, se quedaron maravillados; y su madre le dijo: “¿Por qué has hecho esto? Tu padre y yo hemos estado buscando muy angustiados”. ( JERUSALEN). Bautismo Lucas 3, 21-22: Después de bautizar Juan al pueblo y a Jesús, aconteció que, mientras Jesús estaba orando, se abrió el cielo, descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como una paloma, y se oyó una voz del cielo “Tú eres mi hijo amado, mi predilecto”. (RIO JORDÁN). Elección de los primeros discípulos Lucas 5, 1-11: Al ver esto Simón Pedro, cayó a los pies de Jesús diciendo: “Señor, apártate de mí, que soy un hombre pecador”. Y es que tanto el como sus compañeros habían quedado pasmado ante la pesca realizada y lo mismo Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. (TIBERIADES). Sermón de la montaña. Bienaventuranzas Lucas 6, 20-23: “ Dichosos los pobres, porque es el reino de Dios. Dichosos los que ahora tenéis hambre, pues seréis hartos. Dichosos los que ahora lloráis, porque reiréis. Dichosos seréis si os odian los hombres, si os expulsan, os insultan y proscriben vuestro nombre como infame por causa del hijo del hombre”. (CAFARNAÚN)
  15. 15. Transfiguración Lucas 9,28-36: Pedro dijo: “Maestro, ¡qué bien se está aquí! Hagamos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”. No sabía lo que decía. Mientras el estaba diciendo esto, vino una nube, los discípulos se asustaron. Y una voz desde la nube dijo: “Éste es mi hijo, el elegido, escuchadlo”. (MONTE TABOR). Pasión y Muerte Lucas 22-23: Jesús decía “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. Y se repartieron sus vestidos a suertes. El pueblo estaba mirando. Las mismas autoridades se burlaban, diciendo: “Ha salvado a otro; que se salve a sí mismo, si es el Mesías de Dios, el elegido”. (JERUSALÉN). Resurrección Lucas 24: Estaban hablando de todo esto, cuando Jesús mismo se presentó en medio de ellos y les dijo: “La paz este con vosotros”. Aterrados y llenos de miedo, creían ver un espíritu. (JERUSALEN).
  16. 16. Ejer 6: ¿Que hechos ocurren en estas ciudades? Sidon, Cesarea de Filipo, Cafarnaun, Canaan, tiberíades, Monte Tabor, Nazaret, Nain, Gesrasa, Sícar, Emaús, Jericó, Jerusalem, Betània, Bethlem, Jordà. Sidon: Al entrar en Sidón, Jesús y sus asociados pasaron por un puente, el primero que muchos de ellos habían visto nunca. Mientras caminaban por él, entre otras cosas, Jesús dijo: &quot;Este mundo no es más que un puente; podéis atraversarlo, pero no deberíais pensar en construir una morada encima de él.&quot; Mientras los veinticuatro empezaron sus trabajos en Sidón, Jesús fue a quedarse en una casa situada exactamente al norte de la ciudad, en el hogar de Justa y de su madre Berenice. Todas las mañanas, Jesús enseñaba a los veinticuatro en la casa de Justa, y durante la tarde y la noche se marchaban a Sidón para enseñar y predicar. Cesarea de Filipo: El Salvador se reunió con Sus discípulos en Cesarea de Filipo. Allí Pedro dijo que el Salvador es “el Cristo, el Hijo del Dios viviente”, y el Salvador le prometió “las llaves del reino de los cielos” Cafarnaun: Es conocida por los cristianos como &quot;la ciudad de Jesús&quot;; nombrada en el Nuevo Testamento, fue uno de los lugares elegidos por Jesús de Nazaret para trasmitir su mensaje y realizar algunos de sus milagros. Canaà: Jesús convirtió el agua en vino: al tercer día se hicieron unas bodas en Canaà de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús. Y fue también llamado Jesús y sus discípulos a las bodas. Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: Vino no tienen. (...) Y estaban allí seis tinajuelas de piedra para agua, conforme a la purificación de los Judíos, que cabían en cada una dos o tres cántaros. Les dijo Jesús: Henchid estas tinajuelas de agua. E alzáronlas hasta arriba. Y les dijo: Sacad ahora, y presentad al maestro. Y presentáronle. Y como el maestro gustó el agua hecha vino (...), llama al esposo y les dijo: Todo hombre pone primero el buen vino, y cuando están satisfechos, entonces lo que es peor; mas tú has guardado el buen vino hasta ahora.“ Tiberíades: Jesús les proporcionó una gran cantidad de peces: En aquel tiempo, Jesús se apareció otra vez a los discípulos a orillas del mar de Tiberíades. Se manifestó de esta manera. Estaban juntos Simón Pedro, Tomás, llamado el Mellizo, Natanael, el de Caná de Galilea, los de Zebedeo y otros dos de sus discípulos.
  17. 17. Simón Pedro les dice: «Voy a pescar». Le contestan ellos: «También nosotros vamos contigo». Fueron y subieron a la barca, pero aquella noche no pescaron nada. Cuando ya amaneció, estaba Jesús en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Jesús les dijo: «Muchachos, ¿no tenéis pescado?» Le contestaron: «No». Él les dijo: «Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis». La echaron, pues, y ya no podían arrastrarla por la abundancia de peces. Monte Tabor: En aquel tiempo, Jesús tomó aparte a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos a un monte alto y se transfiguró en su presencia. Sus vestiduras se pusieron esplendorosamente blancas, con una blancura que nadie puede lograr sobre la tierra. Después se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro le dijo a Jesús: “Maestro, ¡qué a gusto estamos aquí! Hagamos tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”. En realidad no sabía lo que decía, porque estaban asustados. Se formó entonces una nube, que los cubrió con su sombra, y de esta nube salió una voz que decía: “Este es mi Hijo amado; escúchenlo”. En ese momento miraron alrededor y no vieron a nadie, sino a Jesús, que estaba solo con ellos. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó que no contaran a nadie lo que habían visto, hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos. Ellos guardaron esto en secreto, pero discutían entre sí qué querría decir eso de ‘resucitar de entre los muertos’ Nazaret: Jesús fue con sus seguidores a Jerusalén para celebrar allí la fiesta de Pascua Nain: resurrección del hijo único de una mujer viuda por parte de Jesús
  18. 18. <ul><ul><li>-Gerasa : Apenas salió de la barca, vino a su encuentro, saliendo de entre los sepulcros, un hombre con un espíritu malo. Este hombre vivía en los sepulcros y nadie podía sujetarlo, ni siquiera con cadenas. Varias veces lo habían amarrado con grillos y cadenas, pero él los hacía pedazos y nadie podía dominarlo. Andaba siempre, día y noche, entre los sepulcros y por los cerros, gritando y lastimándose con piedras. Cuando divisó a Jesús, fue corriendo, se puso de rodillas   y gritó muy fuerte: «¿Qué tienes que ver conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te ruego, por Dios, que no me atormentes.»   Es que Jesús le había dicho: «Espíritu malo, sal de este hombre» </li></ul></ul><ul><ul><li>Y como Jesús le preguntó: «¿Cómo te llamas?», contestó: «Me llamo Multitud, porque somos muchos» Y rogaban insistentemente a Jesús que no los echara de la región. Había allí una gran manada de cerdos, comiendo al pie del cerro. Los espíritus le rogaron: «Mándanos a esta manada y déjanos entrar en los cerdos». Y Jesús se lo permitió. Entonces los espíritus malos salieron del hombre y entraron en los cerdos. En ese mismo instante dichas manadas se arrojaron al lago, desde lo alto del precipicio y allí se ahogaron. </li></ul></ul>Purpose
  19. 19. -Sícar : El Evangelio de Juan nos narra el encuentro que le cambió la vida a la mujer samaritana con Jesús. Junto al pozo de Sicar, una mujer se encuentra con alguien a quien no conocía: Jesucristo. Este encuentro de la mujer con Jesús está marcado por un diálogo ascendente, en el que comenzando por lo externo (la búsqueda de agua de un pozo), se va adentrando hasta llegar al corazón (el calmar la sed de Dios que todo hombre tiene), lo que claramente provoca el cambio en la mujer. Eso se llama conversión, y este texto es un claro itinerario de ese proceso de vida al que se nos invita con insistencia durante la Cuaresma. Jesús fué a una ciudad de Samaria, llamada Sicar, junto a la tierra que Jacob dio a su hijo José. Estaba allí el pozo de Jacob. Jesús, fatigado por el viaje, se sentó así junto al pozo. Era aproximadamente, la hora sexta, mas o menos medio día.   &quot; Una mujer de Samaria, llegó a sacar agua del pozo; y Jesús le dijo: «Dame de beber.» Sus discipulos habían ido a la ciudad, a comprar provisiones. La Samaritana le dijo: «Como! tú siendo Judío, me pides de beber a mí, que soy mujer Samaritana!» Porque, los judíos y samaritanos, no se trataban entre si. Jesús le respondió: «Si tu conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber, eres tu quien le pediría, y él te daría agua viva.» La mujer le dijo entonces: «Señor, tu no tienes con que sacarla, y el pozo es profundo. ¿De donde pues tienes el agua viva? ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dió este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus rebaños?» Respondió Jesús y le dijo: «Cualquiera que beba de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás. El agua que yo le daré, será en él, una fuente de agua que brote para la vida eterna.» La mujer de nuevo respondió: «Señor, dame esa agua, para que nunca más yo tenga sed, y que yo no tenga que venir a sacarla de aquí!» &quot;
  20. 20. - Emaús: Aquel mismo día iban dos de ellos a un pueblo llamado Emaús, que dista sesenta estadios de Jerusalén,   y conversaban entre sí sobre todo lo que había pasado. Mientras conversaban y discutían, el mismo Jesús se acercó a ellos y caminó a su lado;   pero sus ojos estaban como incapacitados para reconocerle.   Él les dijo: «¿De qué discutís por el camino?» Ellos se pararon con aire entristecido.   Uno de ellos, llamado Cleofás, le respondió: «¿Eres tú el único residente en Jerusalén que no sabe las cosas que han pasado allí éstos días?» Él les dijo: «¿Qué cosas?» Ellos le dijeron: «Lo de Jesús el Nazoreo, que fue un profeta poderoso en obras y palabras delante de Dios y de todo el pueblo;   cómo nuestros sumos sacerdotes y magistrados le condenaron a muerte y le crucificaron.   Nosotros esperábamos que sería él el que iba a librar a Israel; pero, con todas estas cosas, llevamos ya tres días desde que esto pasó.   El caso es que algunas mujeres de las nuestras nos han sobresaltado, porque fueron de madrugada al sepulcro   y, al no hallar su cuerpo, vinieron diciendo que incluso habían visto una aparición de ángeles que decían que él vivía.   Fueron también algunos de los nuestros al sepulcro y lo hallaron tal como las mujeres habían dicho, pero a él no le vieron.» (En verde lo del gafe)   Él les dijo: «¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que dijeron los profetas!   ¿No era necesario que el Cristo padeciera eso para entrar así en su gloria?»   Y, empezando por Moisés y continuando por todos los profetas, les explicó lo que había sobre él en todas las Escrituras.   Al acercarse al pueblo a donde iban, él hizo ademán de seguir adelante.   Pero ellos le rogaron insistentemente: «Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado.» Entró, pues, y se quedó con ellos.   Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando.   Entonces se les abrieron los ojos y le reconocieron, pero él desapareció de su vista. Se dijeron uno a otro: «¿No estaba ardiendo nuestro corazón dentro de nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?»   Y, levantándose al momento, se volvieron a Jerusalén y encontraron reunidos a los Once y a los que estaban con ellos,   que decían: «¡Es verdad! ¡El Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón!»   Ellos, por su parte, contaron lo que había pasado en el camino y cómo le habían conocido al partir el pan.   Porque ninguno de nosotros vive para sí mismo; como tampoco muere nadie para sí mismo.   Si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así que, ya vivamos ya muramos, del Señor somos.   Porque Cristo murió y volvió a la vida para eso, para ser Señor de muertos y vivos.   Pero tú ¿por qué juzgas a tu hermano? Y tú ¿por qué desprecias a tu hermano? En efecto, todos hemos de comparecer ante el tribunal de Dios,   pues dice la Escritura: ¡Por mi vida!, dice el Señor, que toda rodilla se doblará ante mí, y toda lengua bendecirá a Dios.   Así pues, cada uno de vosotros dará cuenta de sí mismo a Dios. Porque el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad. Cuando no esté clara la volunta de Dios, dice san Ignacio que usemos la discreción de espíritus. Donde está el espíritu del Señor resucitado, hay libertad, hay paz, hay gozo, hay luz. Si hay esto, señal de que está el Señor, en eso que pretendo decidir. Piénsalo en la oración. Si te invade este sentimiento de gozo, de libertad, de paz, de luz, es el Señor. Si por el contrario nos invade la tristeza, la duda, la perplejidad, la complicación, no es señal del Señor. Aunque esto no sea infalible, ayuda mucho. Mas todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Señor, nos vamos transformando en esa misma imagen cada vez más gloriosos: así es como actúa el Señor, que es Espíritu.   Después que les lavó los pies, tomó sus vestidos, volvió a la mesa, y les dijo: «¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis `el Maestro' y `el Señor', y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, os he lavado los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros. Porque os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros. «En verdad, en verdad os digo: no es más el siervo que su amo, ni el enviado más que el que lo envía.   «Sabiendo esto, dichosos seréis si lo cumplís. 18  No me refiero a todos vosotros; yo conozco a los que he elegido; pero tiene que cumplirse la Escritura: Revitalizar nuestro interior.
  21. 21. Jericó: Cuenta la leyenda que, cuando Jesús se retiraba a orar al desierto, la Rosa de Jericó, arrastrada por los vientos, se detenía dulcemente a sus pies y, de madrugada, después de abrirse con el rocío de la noche, ofrecía al Maestro las gotas de agua de sus ramitas. Jesús las tomaba con las yemas de sus dedos, llevándolas a los labios para calmar su ardiente sed. Conmovido, la bendijo. Extendida esta leyenda con el paso de los años a otras naciones y otros continentes, diferentes etnias han considerado la Rosa de Jericó como Flor Divina, reconociéndola, además, como portadora de beneficiosos efluvios. Coinciden también muchas ramas del mundo esotérico en atribuirle especiales propiedades, acogiéndola como el talismán vivo más escaso y deseado. Existe la firme creencia, arraigada en muchos pueblos de la Tierra, de que quien adopta y cuida una Rosa de Jericó, debidamente preparada con el Ritual Arameo de la Esperanza, atrae milagrosamente hacia sí y los suyos PAZ, AMOR, SALUD, FUERZA, FELICIDAD, SUERTE EN LOS NEGOCIOS, HABILIDAD EN EL TRABAJO, BIENESTAR ECONÓMICO… Jerusalén: Entrada mesiánica de Jesús en Jerusalén Al día siguiente, al enterarse la numerosa muchedumbre que había llegado para la fiesta, de que Jesús se dirigía a Jerusalén, tomaron ramas de palmera y salieron a su encuentro gritando: « ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor, y el rey de Israel!» Jesús, habiendo encontrado un borriquillo, se montó en él, según está escrito: No temas, hija de Sión; mira que viene tu rey montado en un pollino de asna . Esto no lo comprendieron sus discípulos de momento; pero cuando Jesús fue glorificado, cayeron en la cuenta de que esto estaba escrito sobre él, y que era lo que le habían hecho. La gente que estaba con él cuando llamó a Lázaro de la tumba y le resucitó de entre los muertos, daba testimonio. Por eso también salió la gente a su encuentro, porque habían oído que él había realizado aquel signo. Entonces los fariseos se dijeron entre sí: «¿Veis cómo no adelantáis nada?; todo el mundo se ha ido tras él.»
  22. 22. Betania : La resurrección de Lázaro. La salida de Jesús fue hacia Betania. Dos días antes de partir había recibido la noticia de la agonía de Lázaro. Jesús va a Betania consciente de la muerte de su amigo. Se marchó dispuesto a resucitarlo, sabiendo que este milagro acabaría costándole la vida. Ya a las puertas de Betania Jesús se encuentra con numerosos judíos que habían venido de Jerusalén para acompañar a las dos hermanas. A continuación tiene lugar el diálogo con Marta y luego el diálogo con María. El llanto de María caló hondo en el Señor; estremecido, Jesús llora y va al sepulcro. A continuación tiene lugar el impresionante milagro de la resurrección de Lázaro. Las repercusiones del prodigio alarmaron a los fariseos y a los sumos sacerdotes, miembros del Sanedrín. Se convoca entonces a una reunión plenaria y, abandonando las perplejidades anteriores, el Sanedrín decide la muerte de Jesús. Si bien no se divulgó esta decisión, de todas formas el Sanedrín dio mandato oficial de captura. Entonces Jesús se retira a Efraín, una aldea apartada, en el límite con el desierto de Judea. En ella permanecerá Jesús hasta que inicie su último viaje a Jerusalén.
  23. 23. Belén : En aquel tiempo Augusto César (Octavio) ordenó un censo para ser realizado a toda la gente y para esto era requerido que todos fueran a la ciudad o al pueblo de sus propias familias, para registrar las contribuciones impuestas por los Romanos. José, siendo de la casa y linaje de David tenía que ir desde Nazareth en Galilea a Belén en Judea, cerca de 6 millas de Jerusalén. María fue con él montada en burro. Era un viaje de tres o cuatro días. En lugar de estar en su casa en relativa comodidad, Ella fue, porque el tiempo del nacimiento de su niño estaba cerca, y la profecía era que el Mesías iba a nacer en Belén. Caía la tarde cuando llegaron y no había habitación para Ellos en la posada. Por un instante Ella estuvo preocupada y preguntándose por qué la Gran Ley no había provisto una habitación, sabiendo que Ella iba a estar allí, pero instantáneamente se relajó, recordando que debía permanecer armoniosa. José fue y encontró un lugar en un establo, una cueva en la ladera de la montaña. En ese tiempo, las viviendas y los establos estaban a menudo situados en cuevas en conexión unas con otras. María había estado renuente y prefería estar en casa, ya que el escenario no habría sido el adecuado para que la misión de Jesús pudiera comenzar. Sin embargo, Ella voluntariamente pasó esas privaciones para realizar la profecía porque había sido profetizado que el niño Cristo nacería en Belén, por ello fue con José. Era cerca del ocaso cuando entraron a la cueva. Se dice que José fue a buscar una partera y encontró a una mujer mayor, hebrea, que era de Jerusalén. Ellos estuvieron en la cueva después del ocaso. Cuando entraron, vieron que el lugar estaba lleno de luz. Era tan intensa que no podían ver, era más brillante que el Sol. Jesús nació cerca de la medianoche. Durante todo el alumbramiento el lugar estaba lleno de incandescente luz. Luego decreció y pudieron ver a María con el niño en sus brazos lactando. La partera estaba muy agradecida por tener el privilegio de ser testigo. Dio alabanzas y gracias, y fue curada de una larga enfermedad por tocar al niño. En el momento del nacimiento de Jesús, un Ángel apareció a los pastores que atendían sus rebaños en los campos que estaban alrededor. El ángel les dijo que en Belén, el pueblo de David, había nacido un Salvador, quien era el Cristo, y que ellos encontrarían al niño yaciendo en una cuna. Luego apareció con el Ángel una multitud de seres cantando sus alabanzas. “Gloria a Dios en las Alturas, y en la Tierra Paz a los Hombres de Buena Voluntad”. A ese coro, los pastores escucharon cantar alegres Hosannas de “Paz en la tierra, a los hombres de Buena Voluntad Cuando los Ángeles se fueron, los pastores viajaron a Belén para verlo. Encontraron a María, a José, y al bebé en la cuna. La cueva parecía un templo para ellos, por la descarga de radiación hecha por la presencia de los Seres Divinos. Después de haber visto el niño, ellos entendieron que el Ángel les había hablado refiriéndose a Él. Todo esto, fue manifestación de Dios. Apareció la estrella y fue vista sobre el establo, no solo por los pastores, sino también por otros en la posada. Vieron su brillante luz, y sintieron las vibraciones, que les generó un sentimiento de asombro. Esta Estrella era del propio Ser Divino de Jesús, esto es, una radiación, una manifestación de Su Cristo Propio. Es la misma Estrella que los Reyes Magos vieron en sus países, y mediante la cual los Tres siguieron al niño Cristo. El fue llamado Jesús, como el Arcángel Gabriel lo había dicho. Jordán: EL BAUTISMO DE JESÚS EN EL JORDÁN Entonces se presenta Jesús, que viene de Galilea al Jordán, a donde Juan, para ser bautizado por él. Pero Juan trataba de impedírselo diciendo: «Soy yo el que necesita ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?. Jesús le respondió: «Deja ahora, pues conviene que así cumplamos toda justicia.» Entonces le dejó. Una vez bautizado Jesús, salió luego del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba como una paloma y venía sobre él. Y una voz que salía de los cielos decía: «Este es mi Hijo amado, en quien me complazco.»
  24. 24. Fin Víctor. M, Víctor. R, Guillem, Sergio, Irene. N
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×