NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~22~~TTrraadduucciiddoo eenn ee...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~33~~
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~44~~ÍndiceSinópsis 6Prólogo 7C...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~55~~Capítulo 25 252Capítulo 26...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~66~~SinópsisAlos diecisiete añ...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~77~~PrólogoRonnieMirando por l...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~88~~— Tienes que comer, cariño...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~99~~Ronnie se cruzó de brazos,...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1100~~Cuando su madre terminó ...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1111~~Capítulo 1RonnieSeis mes...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1122~~Ronnie miró por la venta...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1133~~de hacer agradable el vi...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1144~~— Eso no es culpa mía. É...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1155~~Su madre no le hizo caso...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1166~~como la de ella, pero úl...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1177~~— Estoy segura de que la...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1188~~Capítulo 2SteveSteve Mil...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1199~~Desde que su padre murió...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2200~~Ahora creía que la respu...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2211~~Jonah se ajustó las gafa...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2222~~Detrás de ella, Steve no...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2233~~Después de descargar las...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2244~~— Steve… acerca de eso.....
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2255~~lleva al parque cada fin...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2266~~— Sí. — Dijo — Le creo.—...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2277~~Steve sabía lo difícil q...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2288~~Steve se unió a su hijo ...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2299~~— ¿Y qué? Es divertido, ...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3300~~Capítulo 3RonnieLa feria...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3311~~Distraída, tropezó con u...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3322~~obsesionadas con los dos...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3333~~pasos, sintió a los espe...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3344~~***Su camisa no estaba a...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3355~~Realmente deseaba que el...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3366~~La chica gótica se echó ...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3377~~Uno tenía una ceja perfo...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3388~~— Te has perdido tu opor...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3399~~prácticamente a las rodi...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4400~~— ¿De qué estás hablando...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4411~~Ronnie tenía que estar d...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4422~~Sin esperar una respuest...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4433~~Capítulo 4MarcusÉl sabía...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4444~~— ¿Y? eso debería cubrir...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4455~~— No conoces a Blaze, ta...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4466~~dinero. Tenía sentido, ¿...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4477~~Echando un vistazo a la ...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4488~~Capítulo 5WillSin import...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4499~~alguien había sido herid...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~5500~~Ashley sonrió. Su top bl...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~5511~~— De ninguna manera — di...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~5522~~— Así que estábamos habl...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~5533~~— Algo así.— ¿Estás loco...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~5544~~— Mi punto es, ella es c...
NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~5555~~Se levantó de la mesa, p...
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn

929 views
870 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
929
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
56
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

The last song___nicholas_sparks__by_abookworld-d5g7bqn

  1. 1. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~22~~TTrraadduucciiddoo eenn eell FFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ppoorr eell aappooyyoo ddee:: MMaarriiaann,, MMeellaa,, DDaarrkkSSccaarr2266,, DDaannii,, CCuukkeettaa__lllluummiinnoossaa,,BBlluueeMMoooonn**,, TTaammmmyy,, LLuunniittaa,, LLuurreexxooccuulllleenn__sshhaaddooww,, BBlluuee RRaaiinn,,MMeelloo,, FFlloorreenn,, VVaammppiirraabbrriiiinn,, VVaannee DDhhaammppiirr,, PPaaaauuccuulllleenn,, PP!!nnkkPPaanntteerr,, SSaannddrriiuuxx__1188,, TTrriinniittyy,, EElllliiee yy TTiibbaarrii..CCoorrrreeggiiddoo ppoorr:: TTiibbaarrii,, EElllliiee,, NNeerruu yy SSeelleennee..GGrruuppoo ddee AAppooyyoo:: VVaanniillllee,, CCyyeellyy DDiivviiNNNNaa,, EElllliiee,, PPiillaarr,, DDaarrkkSSccaarr2266,, MM@@ddddyy,,KKuuaammii,, BBiiaannccaalluuccaass yy TTiibbaarrii..RReeccooppiillaaddoo yy RReevviissaaddoo ppoorr:: TTiibbaarrii yy EElllliieeDDiisseeññaaddoo ppoorr:: AAnnjjhheellyyGGrraacciiaass aa TTooddaass ppoorr ssuu aayyuuddaa ppaarraappooddeerr rreeaalliizzaarr eessttee pprrooyyeeccttoo..
  2. 2. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~33~~
  3. 3. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~44~~ÍndiceSinópsis 6Prólogo 7Capítulo 1 11Capítulo 2 18Capítulo 3 30Capítulo 4 43Capítulo 5 48Capítulo 6 62Capítulo 7 72Capítulo 8 75Capítulo 9 83Capítulo 10 92Capítulo 11 102Capítulo 12 113Capítulo 13 131Capítulo 14 158Capítulo 15 171Capítulo 16 174Capítulo 17 182Capítulo 18 192Capítulo 19 200Capítulo 20 211Capítulo 21 221Capítulo 22 229Capítulo 23 231Capítulo 24 243
  4. 4. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~55~~Capítulo 25 252Capítulo 26 258Capítulo 27 285Capítulo 28 288Capítulo 29 299Capítulo 30 310Capítulo 31 315Capítulo 32 327Capítulo 33 337Capítulo 34 347Capítulo 35 351Capítulo 36 379Capítulo 37 380Epílogo 386
  5. 5. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~66~~SinópsisAlos diecisiete años de edad, Veronica "Ronnie" Miller la vida sele pone boca abajo cuando sus padres se divorciaron y su padre se mudó desdeNueva York a Wilmington, Carolina del Norte. Tres años después, sigueenojado y alejados de sus padres, especialmente a su padre... hasta que sumadre decide que sería en el mejor interés de todo el mundo si se pasó elverano en Wilmington con él. Padre de Ronnie, un ex pianista y maestra, esvivir una vida tranquila en la playa de la ciudad, inmersa en la creación de unaobra de arte que se convertirá en la pieza central de una iglesia local. La historiaque se desarrolla es una historia inolvidable sobre el amor en sus múltiplesformas — el primer amor, el amor entre padres e hijos — que muestra, ya quesólo una novela puede Nicholas Sparks, las muchas maneras en que lasrelaciones profundamente sentida puede romper nuestros corazones ... ysanarles.
  6. 6. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~77~~PrólogoRonnieMirando por la ventana del dormitorio, Ronnie se preguntó si el Pastor Harris yaestaba en la iglesia. Se suponía que así era, y mientras miraba las olas rompiendo sobrela playa, se preguntó si todavía era capaz de observar el juego de luces que fluían através de la vidriera por encima de él. Tal vez no…, la ventana se había instalado hacemás de un mes, después de todo, y probablemente estaba demasiado preocupadacomo para notar nada más. Sin embargo, esperaba que alguien nuevo en la ciudad sehubiera topado con la iglesia esta mañana y experimentado la misma sensación deasombro que había tenido ella la primera vez que había visto la entrada de luz a laiglesia, en ese día frío de noviembre. Y ella esperaba que el visitante se hubiera tomadoalgún tiempo para considerar de dónde había venido la ventana, y admirar su belleza.Había estado despierta durante una hora, pero ella no estaba lista para afrontar el día.Las vacaciones se sentían diferentes este año. Ayer, se había llevado a su hermanomenor, Jonah, a dar un paseo por la playa. Aquí y allá había árboles de Navidad sobrelas cubiertas de las casas por las que pasaban. En esta época del año, tuvieron la playacasi para ellos solos, pero Jonah no mostró ningún interés por las olas o las gaviotasque le habían fascinado sólo unos meses antes. En cambio, había querido ir al taller, yella lo había llevado allí, aunque él se hubiera quedado sólo unos minutos antes de lasalida sin decir una sola palabra.En la mesilla de noche situada junto a ella había una pila de fotografías enmarcadas dela alcoba en la pequeña casa de playa, junto con otros elementos que había recogido esamañana. En el silencio, ella los estudió hasta que fue interrumpida por un golpe en lapuerta. Su madre asomó la cabeza.— ¿Quieres desayunar? He encontrado un poco de cereales en el armario.— No tengo hambre, mamá.
  7. 7. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~88~~— Tienes que comer, cariño.Ronnie siguió mirando a la pila de fotos, sin ver nada en absoluto.— Yo estaba equivocada, mamá. Y no sé qué hacer ahora.— ¿Te refieres a tu padre?— Sobre todo.— ¿Quieres hablar de ello? — Cuando Ronnie no respondió, su madre cruzó lahabitación y se sentó a su lado. — A veces te ayuda si hablas. Has estado muy calladaestos dos últimos días.Por un instante, Ronnie se sintió aplastada por recuerdos que la abrumaban: el fuego yla reconstrucción posterior de la iglesia, la vidriera de colores, la canción quefinalmente ella había terminado. Pensó en Blaze, Scott y Marcus. Pensó en Will. Ellatenía dieciocho años y recordó el verano en que había sido traicionada, el verano enque había sido detenida, el verano en que se había enamorado. No había sido hacetanto tiempo, pero a veces sentía que había sido una persona totalmente distinta poraquel entonces.Ronnie suspiró.— ¿Qué pasa con Jonah?— Él no está aquí. Brian lo llevó a la zapatería. Él es como un cachorro. Sus pies estáncreciendo más rápido que el resto de su cuerpo.Ronnie sonrió, pero su sonrisa se desvaneció tan rápido como había llegado. En elsilencio que siguió, ella sintió que su madre le recogía el pelo largo y lo giraba en unacola de caballo suelta en la espalda. Su madre lo había estado haciendo desde queRonnie era una niña. De una manera extraña, ella todavía lo encontraba tranquilizador.No es que ella lo admitiría alguna vez, por supuesto.— Te diré lo que hay que hacer. — Su madre continuó mientras se fue al armario yponía la maleta sobre la cama — ¿Por qué no me lo cuentas mientras hacemos elequipaje?— No sabría ni por dónde empezar.— ¿Qué tal por el principio? ¿Jonah mencionó algo acerca de las tortugas?
  8. 8. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~99~~Ronnie se cruzó de brazos, sabiendo que la historia no había comenzado allí. — Norealmente. — Dijo — Aunque yo no estaba allí cuando sucedió, creo que el veranocomenzó realmente con el fuego.— ¿Qué fuego?Ronnie llegó a la pila de fotos en la mesilla de noche y suavemente quitó un artículo deperiódico desgarrado que había entre dos fotos enmarcadas. Le dio el papel deperiódico amarillento a su madre.— Este fuego. — Dijo — El de la iglesia.SOSPECHA DE FUEGOS ARTIFICIALES ILEGALES EN LA IGLESIA DEBLAZE PASTOR HERIDOWrightsville Beach, Carolina del Norte.Un incendio destruyó el edificio histórico de la Primera Iglesia Bautista en la víspera de AñoNuevo, y los investigadores sospechan que fueron los fuegos artificiales ilegales. “Los bomberosfueron convocados por una llamada anónima a la iglesia situada frente a la playa después de lamedianoche y encontraron llamas y humo que salían de la parte posterior de la estructura”, dijoTim Ryan, jefe del cuerpo de bomberos de Wrightsville Beach. “Los restos de un cohete debotella, un artificio de pirotecnia aéreo, se encontraron en el lugar de origen de las llamas”.El Pastor Charlie Harris estaba dentro de la iglesia cuando comenzó el fuego y sufrióquemaduras de segundo grado en sus brazos y manos. Fue trasladado al Centro MédicoRegional de New Hanover y se encuentra actualmente en la unidad de cuidados intensivos.Era el segundo incendio de una iglesia en unos cuantos meses en el condado de New Hanover.En noviembre, la iglesia de la Buena Esperanza de Covenant, en Wilmington, fuecompletamente destruida. "Los investigadores todavía lo están tratando como sospechoso, ycomo un caso de incendio potencial en este punto", señaló Ryan.Los testigos aseguran que menos de veinte minutos antes de que el fuego se iniciara, vieronlanzar los cohetes de botella desde la playa detrás de la iglesia, probablemente por la celebracióndel Año Nuevo. "Los cohetes de botella son ilegales en Carolina del Norte, y son especialmentepeligrosos, teniendo en cuenta las condiciones de sequía reciente”, advirtió Ryan. "Este fuegodemuestra la razón del por qué. Un hombre está en el hospital y la iglesia es una catástrofetotal”.
  9. 9. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1100~~Cuando su madre terminó de leer, miró hacia arriba y se encontró con los ojos deRonnie. Ronnie dudó, pero luego, con un suspiro, empezó a contar una historia quetodavía veía completamente sin sentido para ella, incluso con el beneficio de laretrospección.
  10. 10. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1111~~Capítulo 1RonnieSeis meses antes.Ronnie se sentó cabizbaja en el asiento delantero del coche, preguntándose por quédemonios sus padres la odiaban tanto.Era la única cosa que podría explicar por qué estaba aquí visitando a su padre, en estaaxila del sur de algún lugar dejada de la mano de Dios, en vez de pasar tiempo con susamigos de regreso a casa en Manhattan.No, ignora eso. No sólo estaba visitando a su padre. ‚Visitar‛ implicaba un fin desemana o dos, tal vez incluso una semana. Suponía que podía vivir con una visita.¿Pero quedarse hasta finales de agosto? ¿Prácticamente todo el verano? Eso era eldestierro, y para la mayoría de las nueve horas que les había llevado bajar, se habíasentido como una prisionera a punto de ser trasladada a una cárcel rural. No podíacreer que su madre le estuviera haciendo eso.Ronnie estaba tan envuelta en la miseria, que le llevó un segundo reconocer la sonatade Mozart, nº. 16 en Do Mayor. Era una de las piezas que había interpretado en elCarnegie Hall hacía cuatro años, y sabía que su madre había puesto la canción paraRonnie, mientras dormía. Muy mal. Ronnie se inclinó para apagarlo.— ¿Por qué has hecho eso? — Dijo su madre frunciendo el ceño — Me gusta escuchartetocar.— No.— ¿Qué tal si bajo el volumen?— Sólo apágalo, mamá. ¿Está bien? No estoy en el mejor estado de ánimo.
  11. 11. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1122~~Ronnie miró por la ventana, sabiendo muy bien que los labios de su madre acababande formar una línea apretada. Su madre hizo eso muchas veces durante estos días. Eracomo si se magnetizaran sus labios.— Creo que vi un pelícano cuando cruzamos el puente a Wrightsville Beach. —Comentó a su madre forzadamente.— ¡Caramba, que se hinchan! ¡Tal vez debería llamar al Cazador de Cocodrilos!— Él murió. — Dijo Jonah, su voz flotando desde el asiento trasero, los sonidosmezclados con los de su Game Boy. A sus diez años, su hermano era todo un dolor—en—el—culo adicto a la Game Boy — ¿No te acuerdas? — Prosiguió — Fue muy triste.— Claro que me acuerdo.— No suena como si lo recordaras.— Bueno, lo hice.— Entonces, ¿no deberías haber dicho lo que acabas de decir?Ella no se molestó en responder por tercera vez. Su hermano necesitado siempre laúltima palabra. Eso le volvía loca.— ¿No has podido conseguir dormir nada? — Su madre le preguntó.— Hasta llegar a aquel bache. Gracias por eso, por cierto. Mi cabeza prácticamenteatravesó el cristal.Su madre tenía la mirada fija en la carretera.— Estoy contenta de ver que tu siesta acaba de ponerte en un mejor estado de ánimo.Ronnie estalló su burbuja de chicle. Su madre odiaba eso, y era la razón principal por laque había hecho eso casi sin parar cuando habían comenzado a bajar por la I—95. Lainterestatal, en su humilde opinión, era en este punto uno de los tramos de la carreteramás aburridos jamás concebidos. A menos que a alguien le gustara mucho la comidarápida grasienta, los cuartos de baño asquerosos en las áreas de descanso, y losmillones y millones de pinos, que podrían calmar a una persona tanto como paradormirse con su monotonía hipnóticamente fea.Ella había dicho exactamente esas palabras a su madre en Delaware, Maryland, yVirginia, pero su madre nunca había hecho caso de los comentarios. Aparte de tratar
  12. 12. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1133~~de hacer agradable el viaje, ya que sería la última vez que la verían por un tiempo, sumadre no estaba hecha para las conversaciones en el coche. No se sentía cómodaconduciendo, lo que no es de extrañar pues, o bien montaba en el metro o caminabahasta el lugar donde quería llegar. En el apartamento, aunque... esa era una historiadiferente. Mi madre no tuvo reparos en meterse las cosas ahí, y el portero del edificiohabía venido dos veces en el último par de meses para pedirles que las guardaranabajo. Su madre probablemente creía que cuanto más fuerte gritara acerca de lascalificaciones de Ronnie, o sus amigos, o el hecho de que Ronnie continuamente hicieracaso omiso de su toque de queda, o el incidente − sobre todo el incidente −, sería m{sprobable que Ronnie se preocupara.Bueno, ella no era la peor madre. Ella realmente no tenía nada. Y cuando ella se sentíagenerosa, Ronnie podría incluso admitir que era muy buena en lo que respecta a lasmadres. Sólo que su madre estaba atascada en algún salto en el tiempo raro en el quelos niños nunca crecían, y Ronnie deseaba por enésima vez que ella hubiera nacido enmayo en lugar de agosto. Cuando ella cumpliera los dieciocho años, su madre no seríacapaz de obligarla a hacer nada. Legalmente, ella tendría la edad suficiente para tomarsus propias decisiones, y digamos que venir aquí no estaba en su lista de tareaspendientes.Pero ahora, Ronnie no tuvo otra opción. Debido a que todavía tenía diecisiete años.Debido a un truco del calendario. Porque su madre la concibió tres meses antes de loque debería. ¿Qué fue eso? No importa cuánto había pedido Ronnie o se había quejadoo gritado o gimoteado ferozmente sobre los planes de verano, no había conseguido niel más pequeño pedazo de diferencia. Ronnie y Jonah iban a pasar el verano con supadre, y eso era definitivo. No hay peros que valgan, fue la forma en que su madre lohabía expresado. Ronnie había aprendido a despreciar esa expresión.Justo al lado del puente, el tráfico de verano se había reducido a una fila de coches apaso de tortuga. A un lado, entre las casas, Ronnie vislumbró el océano. ¡Yupi! No lellamó la atención que le hubiera dado en otras circunstancias.— De nuevo, ¿por qué nos estás haciendo esto? — Ronnie se quejó.— Ya hemos pasado por esto. — Respondió su madre — Tenéis que pasar tiempo convuestro padre. Os echa de menos.— ¿Pero por qué todo el verano? ¿No podría ser sólo un par de semanas?— Necesitáis más de un par de semanas juntos. No lo has visto en tres años.
  13. 13. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1144~~— Eso no es culpa mía. Él es el que se fue.— Sí, pero tú no has respondido a sus llamadas. Y cada vez que venía a Nueva Yorkpara veros a ti y a Jonah, no le hacías caso y te ibas con tus amigos.Ronnie estalló su chicle de nuevo. Por el rabillo del ojo, vio a su madre hacer unamueca de dolor.— Yo no quiero hablar con él o verlo. — Dijo Ronnie.— Simplemente trata de llevarte mejor con él, ¿de acuerdo? Tu padre es un hombrebueno y te quiere.— ¿Por eso se fue?En lugar de responder, su madre miró por el espejo retrovisor.— Tú has estado esperando esto con impaciencia, ¿no, Jonah?— ¿Estás bromeando? ¡Esto va a ser grande!— Me alegro de que tengas una buena actitud. Tal vez podrías enseñársela a tuhermana.Él resopló.— Sí, claro.— Yo no veo por qué no puedo pasar el verano con mis amigos. — Ronnie se quejórecordando que no había llegado todavía. Aunque sabía que las posibilidades eranescasas o nulas, todavía albergaba la fantasía de que podía convencer a su madre devolver en el coche.— ¿No querrás decir que prefieres pasar toda la noche en los clubes? No soy ingenua,Ronnie. Yo sé lo que pasa en ese tipo de lugares.— Yo no hago nada malo, mamá.— ¿Qué pasa con tus notas? ¿Y tu toque de queda? ¿Y…?— ¿Podemos hablar de otra cosa? — Interrumpió Ronnie — ¿Como por qué es tanimprescindible tener que pasar tiempo con mi padre?
  14. 14. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1155~~Su madre no le hizo caso. Por otra parte, Ronnie sabía que tenía toda la razón parahacerlo. Ella ya había respondido a la pregunta más de un millón de veces, inclusoaunque Ronnie no quisiera aceptarlo.El tráfico finalmente comenzó a moverse de nuevo, y el coche avanzó unos cincuentametros antes de llegar a otra detención. Su madre bajó la ventanilla y trató de rebasar alos coches que tenía delante.— Me pregunto lo que estará pasando. – Murmuró — ¿Siempre hay tanto tráfico aquí?— Es la playa. — Jonah se ofreció — Está siempre llena de gente.— Son las tres de la mañana de un domingo. No debería estar lleno de gente.Ronnie puso las piernas en alto, odiando su vida. Odiando todo lo relacionado conesto.— Oye, ¿mamá? — Preguntó Jonás — ¿Papá sabe que Ronnie fue arrestada?— Sí. Él lo sabe. — Respondió ella.— ¿Qué hará?Esta vez, Ronnie respondió. — Él no hará nada. Lo único que le importaba era el piano.Ronnie odiaba el piano y juró que nunca lo tocaría de nuevo, una decisión, aunquealgunos de sus antiguos amigos pensaban que era extraño, ya que había sido una parteimportante de su vida desde que la conocían. Su padre fue una vez profesor enJulliard, había sido su maestro también y, durante mucho tiempo, había estadoconsumida por el deseo no sólo de tocar, sino de componer música original con supadre.Ella era buena, también. Muy buena, en realidad, y debido a la conexión de su padrecon Julliard, la administración y los maestros eran bien conscientes de su capacidad. Elrumor comenzó a extenderse lentamente por el oscuro mundo de ‚la música cl{sica eslo m{s importante‛ que constituía la vida de su padre.Un par de artículos en revistas de música clásica seguidos, y una piezamoderadamente en The New York Times, que se centró en la relación padre—hija quevino después, todo lo cual condujo finalmente a un aspecto codiciado en la serieJóvenes Intérpretes en el Carnegie Hall cuatro años antes. Que, según ella creía, era elpunto culminante de su carrera. Y fue un punto culminante, ella no era ingenua sobrelo que había logrado. Ella sabía lo raro que era que se presentara una oportunidad
  15. 15. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1166~~como la de ella, pero últimamente se había encontrado a sí misma preguntándose si elsacrificio había valido la pena. Nadie, aparte de sus padres, probablemente recordabael rendimiento, después de todo. O incluso le importaba. Ronnie había aprendido que,a menos que tuvieras un vídeo popular en YouTube o pudieras realizar presentacionesfrente a miles de personas, la habilidad musical no significaba nada.A veces deseaba que su padre le hubiera enseñado a tocar la guitarra eléctrica. O, almenos, clases de canto. ¿Qué se suponía que podía hacer con la habilidad de tocar elpiano? ¿Enseñar música en la escuela local? ¿O tocar en algún vestíbulo del hotelmientras la gente estaba en recepción? ¿O continuar la dura vida de su padre? Mira loque había conseguido gracias al piano. Había terminado renunciando en Julliard paraque pudiera salir a la carrera como concertista de piano y se encontró tocando enlugares ‚baratos y de mal gusto‛* para un público que apenas llenaba las primeras dosfilas. Viajó cuarenta semanas al año, lo suficiente para crear tensión en el matrimonio.Lo siguiente que supo es que su madre estaba gritando todo el tiempo y su padre seretraía en sí mismo, como de costumbre, hasta que un día simplemente no regresó deuna gira por el sur. Por lo que sabía, no estaba trabajando durante todos estos días. Nisiquiera estaba dando clases particulares.¿Cómo resolviste esto, papá?Sacudió la cabeza. Ella realmente no quería estar aquí. Dios sabe que ella no queríatener nada que ver con nada de esto.— ¡Hey, mamá! — Jonah llamó. Se inclinó hacia delante — ¿Qué hay ahí? ¿Es unarueda de la fortuna?Su madre estiró el cuello tratando de ver alrededor del coche, en el carril de al lado deella.— Creo que sí, cariño. — Respondió ella — Debe de haber un carnaval en la ciudad.— ¿Podemos ir? ¿Después de cenar todos juntos?— Tendrás que preguntárselo a tu padre.— Sí, y quizás después, todos nos sentaremos alrededor de una hoguera y asaremosmalvaviscos**. — Ronnie intervino — Como una gran familia feliz.Esta vez, ninguno de los dos le hizo caso.— ¿Crees que tiene otras atracciones? — Preguntó Jonah.
  16. 16. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1177~~— Estoy segura de que las tiene. Y si tu padre no quiere montar en la rueda, estoysegura de que tu hermana irá contigo.— ¡Impresionante!Ronnie se hundió en su asiento. Se preguntó cómo su madre podía sugerir algo así.Todo era demasiado deprimente para creerlo.______________* En inglés utiliza la expresión hecha ‚Rinky—dink‛, que surgió en EE.UU a comienzos del s.XX. (N. del C.)** Malvaviscos: Son las nubes de golosina. En España se conocen como jamones. (N. del C.)
  17. 17. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1188~~Capítulo 2SteveSteve Miller tocaba el piano con gran intensidad, anticipando la llegada de sus hijos encualquier momento. El piano estaba situado en una pequeña alcoba fuera de lapequeña sala de la cabaña que él llamaba hogar. Detrás de él estaban los objetos querepresentaban su historia personal. No era mucho. Aparte del piano, Kim había sidocapaz de embalar sus pertenencias en una única caja, y había tardado menos de mediahora en ponerlo todo en su lugar. Había una foto de él con su padre y su madre cuandoera joven, otra foto de él tocando el piano cuando era adolescente. Éstas estabanmontadas entre dos de los títulos que había recibido, uno de Chapel Hill, y el otro de laUniversidad de Boston, y, debajo de ellas, había un certificado de reconocimiento deJulliard después de haber enseñado durante quince años.Cerca de la ventana había tres calendarios enmarcados delineando sus fechas. Másimportante, sin embargo, había media docena de fotografías de Jonah y Ronnie,algunas pegadas en la pared o enmarcadas y, sentado frente al piano el piano, cada vezque las miraba se acordaba de que, a pesar de sus buenas intenciones, nada habíaresultado de la manera en que esperaba.La luz del sol de la tarde entraba inclinada a través de las ventanas, haciendo al interiorde la casa parecer congestionado, y Steve podía sentir las gotas de sudor comenzando aformarse en su frente. Afortunadamente, su dolor de estómago se había reducidodesde la mañana, pero había estado nervioso durante días, y él sabía que iba a volver.Él siempre había tenido un estómago débil; a los veintitantos años, había tenido unaúlcera y fue hospitalizado por diverticulitis*; cerca de los treinta años, habían tenidoque extirparle el apéndice después del estadillo que tuvo mientras Kim estabaembarazada de Jonah. Comía Rolaids como si fueran dulces, tomaba Nexium desdehacía años, y aunque sabía que probablemente podría comer mejor y hacer másejercicio, dudaba de que alguno de los dos pudiera ayudarlo. Los problemas deestómago eran de familia.
  18. 18. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~1199~~Desde que su padre murió, hacía seis años, él había cambiado; y desde el funeral sehabía sentido como si hubiera estado en una especie de cuenta regresiva. En ciertomodo, suponía que lo había estado. Hacía cinco años que había renunciado a suposición en Julliard, y un año después de eso había decidido probar suerte comopianista de concierto. Hace tres años, él y Kim decidieron divorciarse, y menos de docemeses más tarde, las fechas de la gira comenzaron a disminuir, hasta que finalmente seterminaron por completo. El año pasado, él se había mudado de vuelta aquí, a laciudad donde había crecido, al lugar que nunca pensó que vería de nuevo. Ahoraestaba a punto de pasar el verano con sus hijos, y aunque trató de imaginar lo que elotoño le traería una vez que Ronnie y Jonah estuvieran de vuelta en Nueva York, sólosabía que las hojas se tornarían amarillas antes de volverse rojas, y que en la mañanasus respiraciones saldrían en pequeñas bocanadas. Hacía mucho tiempo que habíarenunciado a tratar de predecir el futuro.Esto no le molestaba. Sabía que las predicciones no tenían sentido, y, además, queapenas podía comprender el pasado. En estos días, todo lo que podía decir con certezaes que era normal en un mundo que amaba lo extraordinario, y la realización de ello lodejó con un vago sentimiento de decepción ante la vida que había llevado. Pero, ¿quépodía hacer? A diferencia de Kim, que había sido extrovertida y gregaria, él siemprehabía sido más reticente a mezclarse con la multitud. Aunque tenía algo de talentocomo músico y compositor, le faltaba el carisma o la simpatía o lo que fuera quelograba destacar a un intérprete en el mundo del espectáculo. A veces, incluso admitióque había sido más un observador del mundo que un participante de él, y enmomentos de dolorosa honestidad, a veces creía que era un fracaso en todo lo que eraimportante.Tenía cuarenta y ocho años. Había terminado su matrimonio, su hija lo evitaba, y suhijo estaba creciendo sin él. Mirando atrás, sabía que no tenía a nadie a quien culparmás que a sí mismo, y más que nada, esto era lo que quería saber: ¿Es todavía posiblepara alguien como él experimentar la presencia de Dios?Hace diez años, nunca se hubiera imaginado pensando en algo así. Dos años, incluso.Pero la mediana edad, a veces creía, lo había hecho tan reflectivo como un espejo.Aunque en un tiempo había creído que la respuesta estaba de alguna manera en lamúsica creada por él, ahora sospechaba que había estado equivocado. Cuanto máspensaba en ello, más se daba cuenta de que, para él, la música siempre había sido unmovimiento que lo alejaba de la realidad, en lugar de ser un medio para vivir en ellamás profundamente. Tal vez experimentó la pasión y la catarsis en las obras deTchaikovsky o una sensación de logro cuando él había escrito sonatas por su cuenta,pero ahora sabía que enterrarse a sí mismo en la música tiene menos que ver con Diosque un deseo egoísta de escapar.
  19. 19. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2200~~Ahora creía que la respuesta verdadera estaba en algún lugar entre el amor que sentíapor sus hijos, en el dolor que experimentaba cuando se despertaba en la casa tranquilay se daba cuenta de que ellos no estaban allí. Pero incluso entonces, sabía que habíaalgo más.Y de alguna manera, esperaba que sus hijos le ayudaran a encontrarlo.***Unos minutos más tarde, Steve notó que el sol se reflejaba en el parabrisas de unacamioneta polvorienta en el exterior. Él y Kim la habían comprado hacía años parasalidas de fin de semana a Costco y vacaciones familiares. Se preguntó de pasada si ellase había acordado de cambiar el aceite antes de comenzar el viaje, o incluso desde queél se había ido. Probablemente no, decidió. Kim nunca había sido buena en cosas comoesas, razón por la cual él siempre había tenido que encargarse de ellas.Pero esa parte de su vida había acabado.Steve se levantó de su asiento, y al momento en que salió al porche, Jonah ya estabafuera del coche y corriendo hacia él. Estaba despeinado, sus gafas estaban torcidas, ysus brazos y piernas estaban tan delgados como lápices. Steve sintió un nudo en lagarganta, le recordó una vez más lo mucho que se había perdido en los últimos tresaños.— ¡Papá!— ¡Jonah! — Steve gritó mientras cruzaba la arena rocosa que constituía su patio.Cuando Jonah saltó a sus brazos, todo lo que pudo hacer fue sólo mantenerse erguido.— Estás tan grande — Dijo.— ¡Y tú te has vuelto más pequeño! — Dijo Jonah — Estás flaco ahora.Steve abrazó a su hijo fuerte antes de bajarlo al suelo. — Me alegro de que estés aquí.— Yo también, papá. Mamá y Ronnie pelearon todo el tiempo.— Eso no es divertido.— Está bien. Las ignoraba.— Ah. — Respondió Steve.
  20. 20. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2211~~Jonah se ajustó las gafas sobre el puente de la nariz. — ¿Por qué no nos dejó mamávolar hasta aquí?— ¿Le preguntaste a ella?— No.— Tal vez deberías.— No es importante. Sólo era curiosidad.Steve sonrió. Había olvidado lo locuaz que su hijo podía ser. — Hey, ¿es ésta tu casa?— Esa es.— ¡Este lugar es increíble!Steve se preguntó si Jonah lo decía en serio. La casa no era nada impresionante. Era pormucho la más antigua propiedad en Wrightsville Beach, y estaba atrapada entre dosenormes casas que habían sido construidas en los últimos diez años, lo que la hacíaparecer aún más diminuta. La pintura se desprendía, en el techo habían desaparecidonumerosas tejas, y el pórtico se estaba pudriendo... no lo sorprendería si la siguientetormenta la arrancara desde sus cimientos, lo que sin duda le agradaría a los vecinos.Desde que se había mudado, ninguna familia había hablado con él.— ¿Tú crees? — Dijo.— ¿Hola? Está justo en la playa. ¿Qué más se puede pedir? — Hizo un gesto hacia elocéano — ¿Puedo ir a echar un vistazo?— Claro que sí. Pero ten cuidado. Y permanece detrás de la casa. No vayas por fuera.— Trato hecho.Steve le vio correr fuera antes de girarse para ver a Kim acercarse. Ronnie tambiénhabía salido del coche, pero permanecía aún cerca de él. — Hola, Kim — Dijo.— Steve. — Ella se acercó a darle un abrazo breve — ¿Estás bien? – Preguntó — Te vesdelgado.— Estoy bien.
  21. 21. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2222~~Detrás de ella, Steve notó a Ronnie lentamente abriéndose paso hacia ellos. Le llamabala atención lo mucho que había cambiado desde la última foto que Kim le habíaenviado por correo electrónico. Atrás quedó la niña que recordaba, y en su lugar estabauna mujer joven con una raya púrpura en su largo cabello castaño, esmalte de uñasnegro, y ropa oscura. A pesar de los evidentes signos de rebelión adolescente, volvió apensar en lo mucho que se parecía a su madre. Algo bueno, también. Estaba, pensó, másencantadora que nunca.Se aclaró la garganta. — Hola, cariño. Es bueno verte.Cuando Ronnie no respondió, Kim frunció el entrecejo. — No seas grosera. Tu padrequiere hablar contigo. Di algo.Ronnie se cruzó de brazos. — Muy bien. ¿Qué tal esto? No voy a tocar el piano para ti.— ¡Ronnie! — Steve podía oír exasperación de Kim.— ¿Qué? — Ella sacudió la cabeza — Pensé que lo mejor era sacarlo del camino loantes posible.Antes de que Kim pudiera responder, Steve sacudió la cabeza. Lo último que queríaera una discusión. — Está bien, Kim.— Sí, mamá. Está bien. — Dijo Ronnie — Tengo que estirar las piernas. Voy a dar unpaseo.A medida que se iba pisando fuerte, Steve vio a Kim luchar contra el impulso dellamarla de vuelta. Al final, sin embargo, no dijo nada.— ¿Viaje largo? — Le preguntó, tratando de aligerar el estado de ánimo.— Ni siquiera te lo imaginas.Él sonrió, pensando que, por un instante, era fácil imaginar que aún estaban casados,ambos en el mismo equipo, ambos aún enamorados.Excepto, por supuesto, que ya no lo estaban.***
  22. 22. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2233~~Después de descargar las maletas, Steve se fue a la cocina, donde sacó cubitos de hielode la antigua hielera y los dejó caer dentro de los vasos no coincidentes que habíanvenido con la casa.Detrás de él, oyó a Kim entrar en la cocina. Tomó una jarra de té dulce, sirvió dos vasosy le dio uno a ella. Fuera, Jonah estaba alternativamente persiguiendo y siendoperseguido por las olas, mientras las gaviotas revoloteaban.— Parece que Jonah se está divirtiendo. — Él dijo.Kim dio un paso hacia la ventana. — Él ha estado emocionado por venir durantesemanas. — Ella vaciló — Él te extrañaba.— Yo también lo he extrañado.— Lo sé. — Ella dijo. Tomó un sorbo de su té antes de mirar alrededor de la cocina —Así que éste es el lugar, ¿eh? Tiene... carácter.— Por ‚car{cter‛, asumo que has notado el techo con goteras y la falta de aireacondicionado.Kim esbozó una breve sonrisa.— Sé que no es mucho. Pero es tranquilo y puedo ver salir el sol.— ¿Y la iglesia te permite quedarte aquí de forma gratuita?Steve asintió. — Pertenecía a Carson Johnson. Era un artista local y, cuando murió, dejóla casa a la iglesia. El pastor Harris dejará que me quede hasta que esté listo paravender.— ¿Y cómo es vivir en casa? Quiero decir, tus padres solían vivir a, ¿qué? ¿Trescuadras de aquí?Siete, en realidad. Cerca. — Está bien. — Se encogió de hombros.— Está tan lleno ahora. El lugar realmente ha cambiado desde la última vez que estuveaquí.— Todo cambia. — Dijo él. Se apoyó en el mostrador, cruzando una pierna sobre laotra — Entonces, ¿cuándo es el gran día? — Preguntó, cambiando de tema — Para ti yBrian.
  23. 23. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2244~~— Steve… acerca de eso...— Está bien. — Dijo, levantando una mano — Estoy contento de que encontraras aalguien.Kim lo miró fijamente, claramente debatiéndose si aceptar sus palabras o zambullirseen el territorio sensible.— En Enero. — Ella dijo finalmente — Y quiero que sepas que con los niños… Brian nopretende ser alguien que no es. Te agradaría.— Estoy seguro de que lo haría. — Él dijo, tomando un sorbo de su té — ¿Cómo sesienten los niños acerca de él?— A Jonah parece gustarle, pero a Jonah le gustan todos.— ¿Y Ronnie?— Ella se lleva bien con él, tan bien como contigo.Él se rió antes de notar su expresión de preocupación. — ¿Cómo está ella en realidad?— No lo sé. — Ella suspiró — Y no creo que ella lo sepa, tampoco. Ella está en esaetapa oscura, de mal humor. Ignora su toque de queda, y la mitad del tiempo no puedoconseguir m{s que un ‚lo que sea‛ cuando trato de hablar con ella. Trato de hablarcosas típicas de adolescentes, porque recuerdo lo que era... pero... — Ella sacudió lacabeza — Viste la forma en que estaba vestida, ¿no? ¿Y su cabello y ese maquillajehorrible?— Mmm.— ¿Y?— Podría ser peor. — Kim abrió su boca para decir algo, pero nada salió, Steve sabíaque tenía razón — Cualquiera que sea la etapa por la que está pasando, cualquiera quesea tu temor, Kim, Ronnie aún sigue siendo Ronnie.— Supongo. — Reconoció. Antes de sacudir la cabeza — Sé que tienes razón. Es sóloque es tan difícil últimamente. Hay momentos en que sigue siendo tan dulce comosiempre. Al igual que con Jonah. A pesar de que pelean como perros y gatos, todavía lo
  24. 24. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2255~~lleva al parque cada fin de semana. Y cuando él tenía problemas en matemáticas, leenseñó todas las noches. Lo cual es extraño, porque apenas pasa cualquiera de susmaterias. Y no te he dicho esto, pero la hice tomar el SAT* en febrero. Ella se equivocóen todas las preguntas. ¿Sabes cuán inteligente hay que ser para fallar cada una de laspreguntas?Cuando Steve se rió, Kim frunció el ceño. — No es gracioso.— Es un poco divertido.— Tú no has tenido que lidiar con ella en estos últimos tres años.Él hizo una pausa. — Tienes razón. Lo siento. — Tomó su vaso de nuevo — ¿Qué dijoel juez con respecto al robo en la tienda?— Lo que te dije por teléfono. — Dijo con una expresión resignada — Si no se mete enmás problemas, será borrado de su registro. Si lo hace de nuevo, sin embargo... — Ellase fue apagando.— Tú estás preocupada por eso. — Él comenzó.Kim dio la vuelta. — No es la primera vez, ese es el problema. – Confesó — Ellaadmitió haber robado el año pasado una pulsera, pero esta vez dijo que estabacomprando un montón de cosas en la farmacia y no pudo contener todo, así que metióel brillo labial en su bolsillo. Ella pagó todo lo demás, y cuando veo el video, parece serun error honesto, pero...— Pero no estás segura.Cuando Kim no respondió, Steve sacudió la cabeza. — Ella no está dentro del perfil de‚Los M{s Buscados de Estados Unidos‛. Ella cometió un error. Y siempre tuvo buencorazón.— Eso no significa que esté diciendo la verdad ahora.— Y no quiere decir que mintió, tampoco.— ¿Así que tú le crees? — Su expresión era una mezcla de esperanza y escepticismo.Él viajó a través de sus sentimientos acerca del incidente, como lo había hecho unadocena de veces desde la primera vez que Kim se lo había dicho.
  25. 25. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2266~~— Sí. — Dijo — Le creo.— ¿Por qué?— Porque es una buena chica.— ¿Cómo lo sabes? — Preguntó ella. Por primera vez, sonaba enojada — La última vezque pasaste tiempo con ella, estaba terminando la escuela media. — Se apartó de élentonces, cruzando los brazos mientras miraba por la ventana. Su voz sonó amargadacuando dijo — Podrías haber vuelto, ¿sabes? Podrías haber enseñado en Nueva Yorkde nuevo.No tenías que viajar por todo el país, no tenías que mudarte aquí… podrías haberformado parte de sus vidas.Sus palabras le picaron, y sabía que ella tenía razón. Pero no había sido tan simple, porrazones que ambos sabían, aunque no lo reconocían. El cargado silencio pasó cuandoSteve finalmente se aclaró la garganta. — Sólo estaba tratando de decir que Ronniesabe diferenciar lo bueno de lo malo. Por mucho que afirma su independencia, todavíacreo que es la misma persona que siempre fue. En las cosas que realmente importan, noha cambiado.Antes de que Kim pudiera deducir cómo o si ella debía responder a su comentario,Jonah entró por la puerta principal, sus mejillas enrojecidas. — ¡Papá! ¡He encontradoun taller genial! ¡Vamos! ¡Quiero mostrártelo!Kim arqueó una ceja.— Está en la parte de atrás. — Dijo Steve — ¿Quieres verlo?— ¡Es increíble, mamá!Kim miró de Steve a Jonah, y viceversa. — No, está bien. – Dijo — Eso suena más comoalgo de padre e hijo. Y, además, realmente debería irme.— ¿Tan pronto? — Preguntó Jonah.***
  26. 26. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2277~~Steve sabía lo difícil que esto iba a ser para Kim, y él respondió por ella. — Tu madretiene un largo viaje de regreso. Y, además, quería llevarte esta noche al carnaval.¿Podríamos hacer eso en su lugar?Steve vio los hombros de Jonah encogerse una fracción. — Creo que está bien. — Dijo.Después de que Jonah le dijera adiós a su madre, sin Ronnie aún a la vista y, segúnKim, con pocas probabilidades de que volviera pronto, Steve y Jonah se acercaron altaller, un edificio con un techo de chapa inclinado que había venido con la propiedad.Durante los últimos tres meses, Steve había estado casi todas las tardes aquí, rodeadode basura y una variedad de pequeñas láminas de vidrio de color que Jonah estabaahora explorando. En el centro del taller había una gran mesa de trabajo con elcomienzo de una vidriera, pero Jonah parecía mucho más interesado en las extrañaspiezas de taxidermia encaramadas en los estantes, la especialidad del anteriorpropietario. Es difícil no quedar fascinado por las criaturas disecadas, o por la cabezade la zarigüeya injertada en el cuerpo de un pollo.— ¿Qué es esto? — Preguntó Jonah.— Se supone que es arte.— Pensé que el arte era como pinturas y otras cosas.— Así es. Pero a veces el arte es otras cosas, también.Jonah arrugó la nariz, mirando al medio—serpiente—medio—conejo. — No se vecomo el arte. — Cuando Steve sonrió, Jonah indicó a la ventana de vitraux sobre lamesa de trabajo — ¿Eso también era suyo? — Preguntó.— En realidad, eso es mío. Estoy haciéndola para la iglesia de calle abajo. Se quemó elaño pasado, y la ventana original fue destruida en el fuego.— Yo no sabía que tú podías hacer ventanas.— Lo creas o no, el artista que solía vivir aquí me enseñó.— ¿El tipo que hizo los animales?— El mismo.— ¿Y tú lo conocías?
  27. 27. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2288~~Steve se unió a su hijo en la mesa. — Cuando yo era niño, me escapaba aquí cuando sesuponía que debía ir a los encuentros de estudios de la Biblia. Hizo las vidrieras de lamayoría de las iglesias de por aquí. ¿Ves la foto en la pared? — Steve apuntaba a unapequeña foto de Cristo Resucitado pegada a uno de los estantes, fácil de perderse devista en el caos — Espero que luzca así cuando haya terminado.— Impresionante. — Dijo Jonah, y Steve sonrió. Obviamente, era la palabra favorita deJonah de nuevo, y se preguntó cuántas veces la oiría este verano.— ¿Quieres ayudarme?— ¿Puedo?— Yo contaba con eso. — Steve le dio un codazo suave — Necesito un buen asistente.— ¿Es difícil?— Yo tenía tu edad cuando empecé, así que estoy seguro de que serás capaz demanejarlo.Jonah tomó con cautela un trozo de vidrio y lo examinó, sosteniéndolo a la luz, suexpresión seria. — Estoy bastante seguro de que puedo manejarlo, también.Steve sonrió. — ¿Todavía vas a la iglesia? — Le preguntó.— Sí. Pero no es la misma a la que íbamos. Es a la que Brian le gusta ir. Y Ronnie nosiempre va con nosotros. Ella se encierra en su habitación y se niega a salir, pero encuanto nos vamos, ella va a Starbucks para pasar el rato con sus amigos. Pone a mamáfuriosa.— Eso pasa cuando los niños se convierten en adolescentes. Ponen a prueba a suspadres.Jonah puso el vidrio de vuelta sobre la mesa. — Yo no lo haré. — Dijo — Yo siemprevoy a ser bueno. Pero no me gusta la nueva iglesia mucho. Es aburrida. Así que quizásno vaya a esa.— Muy bien. — Hizo una pausa — He oído que no jugarás al fútbol este otoño.— No soy muy bueno en ello.
  28. 28. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~2299~~— ¿Y qué? Es divertido, ¿verdad?— No cuando otros niños se burlan de ti.— ¿Se burlan de ti?— Está bien. No me molesta.— Ah. — Dijo Steve.Jonah movió sus pies, con algo obviamente en su mente. — Ronnie no ha leído ningunade las cartas que tú le enviaste, papá. Y no toca el piano más, tampoco.— Lo sé. — Respondió Steve.— Mamá dice que es porque tiene el síndrome premenstrual (PMS*).Steve casi se ahogó, pero se repuso rápidamente. — ¿Sabes siquiera lo que esosignifica?Jonah empujó sus gafas hacia arriba por su nariz. — Ya no soy un niño. Significasíndrome de estar enfadada con los hombres (‚Pissed at Men Syndrome‛).Steve se rió, erizando el pelo de Jonah. — ¿Qué tal si vamos a encontrar a tu hermana?Creo que vi que se fue hacia el festival.— ¿Podemos montar en la rueda de la feria?— Lo que tú quieras.— Excelente.____________* Diverticulitis: Es una hinchazón (inflamación) de una bolsa anormal en la pared intestinal. (N.del C.)* La Prueba de Razonamiento SAT (Scholastic Aptitude Test, anteriormente ScholasticAssessment Test) es una prueba estandarizada para la admisión a la universidad en los EstadosUnidos. (N. del T.)
  29. 29. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3300~~Capítulo 3RonnieLa feria estaba llena de gente. O más bien, se corrigió Ronnie, el Festival de Mariscosde la Playa de Wrightsville estaba repleto. Mientras pagaba por un refresco en uno delos puestos de concesión, podía ver a los coches aparcados en caravana a lo largo de losdos caminos que conducen hasta el muelle, e incluso a unos pocos adolescentesemprendedores conseguir dinero alquilando las entradas de sus casas, aquellas máscercanas a la acción.Hasta ahora, sin embargo, la ‚acción‛ era aburrida. Suponía que había estadoesperando que la rueda de la fortuna fuera un elemento permanente y que el muelleofreciera tiendas y grandes almacenes, como en el paseo marítimo de Atlantic City. Enotras palabras, esperaba que fuera el tipo de lugar en el que pudiera verse pasandodurante el verano. No tuvo esa suerte. El festival estaba ubicado temporalmente en elestacionamiento al extremo del muelle, y en su mayoría se parecía a la feria de unpequeño condado. Los paseos desvencijados formaban parte de una feria ambulante, yel estacionamiento estaba forrado con cabinas de juego demasiado caros y concesionesde alimentos grasientos. Todo el lugar era algo… asqueroso.Aunque nadie más parecía compartir su opinión. El lugar estaba lleno. Viejos yjóvenes, familias, grupos de estudiantes de escuela intermedia viéndose unos a otros.No importaba en qué camino fuera, siempre parecía estar luchando contra la marea decuerpos. Cuerpos sudorosos. Grandes cuerpos sudorosos, dos de los cuales estabanaplastándola entre ellos cuando la multitud llegó a una parada inexplicable. No cabíaduda de que ambos habían optado tanto por la salchicha frita como por la barra detocino frito que había visto al pasar en un stand. Ella arrugó la nariz. Asqueroso.Detectando una abertura, se escapó de los paseos y las cabinas de juego del carnaval yse dirigió hacia el muelle. Afortunadamente, la multitud siguió adelante mientras semovía por el muelle, pasando cabinas que ofrecían manualidades hechas en casa parala venta. No podía imaginarse a si misma comprando alguna de ellas... ¿quien en latierra querría un gnomo construido enteramente de conchas de mar? Pero,evidentemente, alguien estaba comprándolas, o las cabinas no existirían.
  30. 30. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3311~~Distraída, tropezó con una mesa ocupada por una anciana sentada en una sillaplegable. Vestida con una camisa estampada con el logo del SPCA*, tenía el peloblanco y una cara alegre. El tipo de abuela que probablemente pasaba todo el día horneandogalletas antes de la Nochebuena, pensó Ronnie. En la mesa delante de ella había folletos yun frasco de donaciones, junto con una caja de cartón grande. En su interior habíacuatro cachorros grises, uno de los cuales saltó sobre sus patas traseras para mirar porencima del lado de la caja.— Hola, pequeñín — dijo.La anciana sonrió. — ¿Quieres sostenerlo? Él es el divertido. Yo lo llamo Seinfeld. — Elcachorro dio un ladrido agudo.— No, está bien. — Él era lindo, sin embargo. Muy lindo, aunque ella no creía que elnombre le fuera bien. Y sí quería alzarlo, pero sabía que no iba a querer devolverlo si lohacía. Ella tenía una debilidad por los animales en general, especialmente losabandonados. Al igual que estos pequeños. — Ellos van a estar bien, ¿verdad? No vas atener que ponerlos a dormir, ¿no?— Van a estar bien — respondió la mujer —. Por eso hemos puesto esta mesa. Así lagente puede adoptarlos. El año pasado encontramos hogares para más de treintaanimales, y estos cuatro ya han sido adoptados. Estoy a la espera de los nuevospropietarios para que los recojan cuando se vayan. Pero hay más en el refugio si teinteresa.— Sólo estoy de visita — respondió Ronnie, mientras un rugido les llegó desde laplaya. Estiró el cuello, tratando de ver. — ¿Qué está pasando? ¿Un concierto?La mujer sacudió su cabeza. — Voleibol de playa. Han estado jugando durante horasalgún tipo de torneo. Deberías ir a ver. He oído los gritos todo el día, por lo que losjuegos deben ser muy emocionantes.Ronnie pensó en ello. ¿Por qué no? No puede ser peor que lo que está ocurriendo aquí. Lanzóun par de dólares en el frasco antes de dirigirse hacia las escaleras.El sol estaba descendiendo, dando el océano un brillo como de oro líquido. En la playa,unas pocas familias restantes se congregaron sentándose sobre toallas cerca del agua,junto con un par de castillos de arena a punto de ser arrastrados por la marea alta. Lasgolondrinas entraban y salían del mar, a la caza de cangrejos.No tardó mucho en llegar a la fuente de la acción. A medida que avanzó su caminohacia el borde de la playa, se dio cuenta de que las otras chicas en la audiencia parecían
  31. 31. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3322~~obsesionadas con los dos jugadores a la derecha. No era ninguna sorpresa. Los dostipos — ¿de su edad? ¿Mayores? — eran de la clase a los que su amiga Kaylarutinariamente describía como ‚golosinas para la vista‛. Aunque ninguno de ellos eraexactamente el tipo de Ronnie, era imposible no admirar sus largos y muscularescuerpos y la forma de en que se desplazaban por la arena.Especialmente el más alto, con pelo castaño oscuro y una pulsera de macramé en sumuñeca. Kayla definitivamente se habría concentrado en él, siempre iba por los másaltos; del mismo modo en que la rubia en bikini cerca de la línea estaba obviamenteconcentrada en él. Ronnie había notado a la rubia y a su amiga de inmediato. Ambaseran delgadas y bonitas, con dientes cegadoramente blancos, y, obviamente,acostumbradas a ser el centro de atención y tener a chicos babeándose por ellas.Estaban separadas de la multitud y animaban con delicadeza, probablemente para noestropearse el pelo. Bien podrían haber puesto carteles anunciando que estaba bienadmirarlas desde la distancia, pero que no se les acercaran demasiado. Ronnie no lasconocía, pero ya no le caían bien.Volvió su atención hacia el juego justo cuando los chicos lindos anotaron otro punto. Yluego otro. Y otro más. Ella no sabía cómo estaba el marcador, pero eran obviamente elmejor equipo. Y, sin embargo, mientras observaba, ella en silencio empezó a animar alos chicos del otro equipo. Tenía menos que ver con el hecho de que ella siempreapoyaba al más débil, lo cual hacía, y más que ver con el hecho de que la parejaganadora le recordaba a los mimados tipos de escuelas privadas que a veces seencontraba en los clubes, chicos del estilo de Dalton y Buckley en el Upper East Side*que pensaban que eran mejores que los demás simplemente porque sus padres eranbanqueros o inversionistas.Ella había visto lo suficiente de la llamada ‚gente privilegiada‛ como para reconocer auno de sus miembros cuando lo veía, y apostaría su vida a que esos dos eran sin dudaparte de la masa popular de por aquí. Sus sospechas se confirmaron después del puntosiguiente, cuando el compañero del chico de cabello castaño le guiñó el ojo a la amigabronceada de la muñeca Barbie de tamaño real cuando se dispuso a servir. En estaciudad, toda la gente atractiva claramente se conocía.¿Por qué no se sintió sorprendida por eso?El juego de repente parecía menos interesante, y se volvió para irse cuando otroservicio cruzó la red. Vagamente escuchó a alguien gritando mientras el equipocontrario devolvió el servicio, pero antes de que hubiera tomado más de un par de
  32. 32. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3333~~pasos, sintió a los espectadores a su alrededor empujándose unos a otros, haciéndolaperder el equilibrio por un instante.Un instante demasiado largo.Se volvió justo a tiempo para ver a uno de los jugadores corriendo hacia ella a todavelocidad, su mirada intentado seguir la trayectoria de la pelota descarriada. No tuvotiempo para reaccionar antes de que se estrellara contra ella. Ella sintió que él laagarraba de los hombros en un intento simultáneo a detener su impulso y evitar sucaída. Sintió un tirón en el brazo por el impacto, y vio casi con fascinación como la tapasalió volando el vaso de plástico, el refresco hizo un arco en el aire antes de caer, justosobre su cara y su camisa.Y entonces, en un momento, todo había terminado. De cerca, vio que el jugador de pelocastaño la miraba con los ojos llenos de espanto.— ¿Estás bien? — Jadeó.Podía sentir la soda cayendo por su rostro y empapando su camisa. Vagamente, oyóque alguien en la multitud empezaba a reír. ¿Y por qué no deberían de reírse? Si había sidoun día fantástico.— Estoy bien — espetó.— ¿Está segura? — la voz del chico era entrecortada. Si contaba para algo, parecía estarrealmente arrepentido. — Te atropellé bastante fuerte.— Sólo… déjame ir — dijo entre dientes.Él no parecía darse cuenta de que aún estaba agarrándola por los hombros, y susmanos instantáneamente liberaron la presión. Dio un paso hacia atrás yautomáticamente tocó su brazalete. Lo giró casi ausente. — Lo siento mucho. Yo ibapor la pelota y...— Sé lo que estabas haciendo — dijo —. Sobreviví, ¿vale?Con eso, se dio la vuelta, deseando nada más que salir de allí lo más pronto posible.Detrás de ella, oyó a alguien gritar — ¡Vamos, Will! ¡Volvamos al juego! — Peromientras se abría paso entre la multitud, era consciente de alguna manera de lacontinua mirada del chico sobre ella hasta que desapareció de la vista.
  33. 33. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3344~~***Su camisa no estaba arruinada, pero eso no la hacía sentir mucho mejor. A ella legustaba esta camisa, era un recuerdo del concierto de Fall Out Boy al que había asistidocon Rick el año pasado, para el cual había salido a escondidas de su casa. A su madrecasi le había dado un ataque, y no simplemente porque Rick tenía un tatuaje de unatelaraña en el cuello y más piercings en las orejas que Kayla, sino porque habíamentido acerca de a dónde iba, y no había llegado a casa hasta la tarde del díasiguiente, ya que habían terminado visitando la casa del hermano de Rick, enFiladelfia. Su madre le había prohibido ver o hablar con Rick otra vez, una regla queRonnie rompió al día siguiente.No era que ella amara a Rick, francamente, ni siquiera le gustaba mucho. Pero ellaestaba enfadada con su mamá, y se sintió bien en ese momento. Pero cuando llegó a lacasa de Rick, ya estaba drogado y borracho de nuevo, tal como lo había estado en elconcierto, y se dio cuenta de que si seguía viéndolo, iba a continuar ejerciendo presiónsobre ella para que probara lo que sea que él estaba tomando, al igual que lo habíahecho la noche anterior. Pasó sólo unos minutos ahí antes de dirigirse a la Plaza de laUnión por el resto de la tarde, sabiendo que habían terminado.Ella no era una ingenua acerca de las drogas. Algunos de sus amigos fumabanmarihuana, unos pocos cocaína o éxtasis, y uno incluso tenía una costumbredesagradable de metanfetamina. Todos excepto ella bebían los fines de semana. Cadaclub y fiesta al que iba brindaba fácil acceso a todo eso. Sin embargo, parecía que cadavez que sus amigos fumaban o bebían o tomaban las píldoras que juraban hacían quela noche valiera la pena, pasaban el resto de la noche arrastrando sus palabras o consensación de vértigo o vómitos o perdiendo totalmente de control y haciendo algorealmente estúpido. Algo que generalmente involucraba a un chico.Ronnie no quería ir allí. No después de lo que le sucedió a Kayla el invierno pasado.Alguien, Kayla nunca supo quién, le introdujo una sustancia en su bebida y, aunque notenía más que un vago recuerdo de lo que pasó después, estaba segura que recordabaestar en una habitación con tres chicos que había conocido esa noche. Cuando sedespertó a la mañana siguiente, sus ropas estaban esparcidas por la habitación. Kaylanunca dijo nada más, prefería fingir que nunca había sucedido, y lamentaba haberledicho a Ronnie siquiera eso, pero no era difícil para conectar los puntos.Cuando llegó al muelle, Ronnie tiró su vaso de refresco medio vacío y secó con furia sucamisa con la servilleta húmeda. Parecía estar funcionando, pero la servilleta estabadesintegrándose en pequeños copos blancos que se parecían a la caspa.Genial.
  34. 34. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3355~~Realmente deseaba que el chico hubiera chocado con otra persona. Ella sólo estuvo allípor ¿cuánto, diez minutos? ¿Cuáles eran las probabilidades de que se hubiera giradoen el mismo instante en que la pelota salía volando hacia ella? ¿Y que estuvierasosteniendo una soda entre una multitud en un partido de voleibol que ni siquieraquería ver, en un lugar en el cual no quería estar? En un millón de años, lo mismoprobablemente nunca podría volver a ocurrir. Con probabilidades como esa, deberíahaber comprado un billete de lotería.Y luego estaba el chico que la chocó. Un lindo chico de pelo castaño y ojos marrones.De cerca, se dio cuenta que era m{s guapo que lindo, sobre todo cuando tenía esa…expresión de preocupación. Podría haber sido parte del grupo popular, pero en elnanosegundo que sus ojos se encontraron, tuvo la extraña sensación de que él eraalguien real entre todos los chicos.Ronnie sacudió su cabeza para despejar su mente de pensamientos tan locos. Esevidente que el sol estaba afectando su cerebro. Satisfecha de haber hecho lo mejor quepudo con la servilleta, recogió el envase de soda. Tenía planeado lanzar el resto, perocuando se dio la vuelta sintió al envase atascarse entre ella y alguien más. Esta vez, nopasó nada en cámara lenta, el refresco inmediatamente cubrió el frente de su camisa.Se quedó inmóvil, mirando su camisa con incredulidad. Tienes que estar bromeando.Frente a ella estaba una muchacha de su edad sosteniendo un granizado, al parecer tansorprendida como ella. Estaba vestida de negro, y su cabello oscuro colgaba en rizosrebeldes que enmarcaban su cara. Como Kayla, tenía por lo menos media docena depiercings en cada oreja, destacados con un par de cráneos en miniatura que colgabande sus orejas, y su delineador y sombra de ojos oscuros le daban un aspecto casisalvaje. Mientras los restos de la soda empapaban la camisa de Ronnie, la chica—góticaseñaló con su granizado hacia la mancha.— Apesta ser tú — dijo.—¿Te parece?— Al menos combina con el otro lado ahora.— Oh, lo entiendo. Estás tratando de ser graciosa.— Ingeniosa me gusta más.— Entonces deberías haber dicho algo como ‚Tal vez deberías atenerte a los vasitosanti—derrame‛.
  35. 35. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3366~~La chica gótica se echó a reír, un sonido sorprendentemente femenino. — Tú no eres depor aquí, ¿verdad?— No, soy de Nueva York. Estoy aquí visitando a mi papá.— ¿Para el fin de semana?— No. Para el verano.— Realmente apesta ser tú.Esta vez, fue el turno de Ronnie a reír. — Soy Ronnie. Es una abreviatura de Verónica.— Llámame Blaze*.— ¿Blaze?— Mi verdadero nombre es Galadriel. Es de El Señor de los Anillos. Mi madre es muyrara.— Por lo menos no te llamó Gollum.— O Ronnie. — Con una inclinación de la cabeza, gesticuló por encima de su hombro.— Si quieres algo seco, hay unas camisas de Nemo en la cabina de allí.— ¿Nemo?— Sí, Nemo. ¿De la película? ¿Pescado Naranja y blanco, aleta estropeada? ¿Quedaatrapado en un tanque de peces y su papá va a encontrarlo?— No quiero una camiseta de Nemo, ¿de acuerdo?— Nemo es genial.— Sí... si tienes seis años — Ronnie replicó.— Haz lo que quieras.Antes de Ronnie pudiera responder, vio a tres hombres abriéndose paso a través deuna multitud. Se destacaban de la muchedumbre de playa por sus pantalones cortosrotos y tatuajes, mostrando el pecho desnudo debajo de las chaquetas de cuero pesado.
  36. 36. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3377~~Uno tenía una ceja perforada y llevaba un equipo de música anticuado, otro tenía unacamiseta blanqueada y los brazos completamente cubiertos de tatuajes. El tercero, aligual que Blaze, tenía el pelo negro largo contrastando con su piel de color blancolechoso. Ronnie se volvió instintivamente hacia Blaze, sólo para darse cuenta de que sehabía ido. En su lugar estaba parado Jonah.— ¿Qué derramaste en tu camisa? — Preguntó — Estás toda mojada y pegajosa.Ronnie buscó a Blaze, preguntándose dónde se había ido. Y por qué. — Sólo vete, ¿deacuerdo?— No puedo. Papá te está buscando. Creo que quiere que vuelvas a casa.— ¿Dónde está?— Se detuvo para ir al baño, pero él debería estar aquí en cualquier momento.— Dile que no me viste.Jonah pensó en ello. — Cinco dólares.— ¿Qué?— Dame cinco dólares y me voy a olvidar que estás aquí.— ¿Hablas en serio?— No tenemos mucho tiempo — dijo —. Ahora son diez dólares.Sobre la cabeza de Jonah, vio a su padre buscándolos en la multitud a su alrededor.Instintivamente se agachó, sabiendo que no había manera de que pudiera colarse pordelante de él. Miró a su hermano, el chantajista, que evidentemente se había dadocuenta también. Era lindo y lo amaba, y respetaba sus habilidades de chantaje, peroaún así, él era su hermano pequeño. En un mundo perfecto, estaría de su lado. ¿Pero loestaba él? Por supuesto que no.— Te odio, lo sabes — dijo.— Sí, te odio también. Pero todavía te va a costar diez dólares.— ¿Qué hay de cinco?
  37. 37. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3388~~— Te has perdido tu oportunidad. Sin embargo, tu secreto estará a salvo conmigo.Su padre todavía no los había visto, pero estaba más cerca.— Bien —dijo entre dientes, hurgando en sus bolsillos. Pasó más de un billete arrugadoa Jonah. Mirando por encima del hombro, vio a su padre moviéndose en su dirección,su cabeza todavía yendo de lado a lado, y ella se agachó en la cabina. Sorprendiéndola,Blaze se apoyaba contra la pared de la cabina, fumando un cigarrillo.Ella sonrió. — ¿Problemas con tu papá?— ¿Cómo puedo salir de aquí?— Eso depende de ti. — Blaze se encogió de hombros — Pero él sabe la camisa quellevas puesta.***Una hora más tarde, Ronnie estaba sentada junto a Blaze en uno de los bancos cerca delfinal del muelle, aburrida, pero no tan aburrida como lo había estado antes. Blazeresultó ser una buena oyente, con un extraño sentido del humor y, lo mejor de todo,parecía amar a Nueva York tanto como Ronnie lo hacía, aunque nunca había estadoallí. Hizo preguntas acerca de los edificios: Times Square y el Empire State Building yla Estatua de la Libertad, trampas para turistas que Ronnie trató de evitar a toda costa.Ronnie le siguió la corriente antes de describir al verdadero Nueva York: los clubes enel Chelsea, la escena musical en Brooklyn, y los vendedores callejeros en el BarrioChino, donde se puede comprar discos pirateados o carteras falsificadas de Prada ocasi cualquier cosa por centavos de dólar.Hablar acerca de esos lugares le hizo desear absolutamente volver a casa en vez deestar aquí. Cualquier lugar excepto aquí.— No habría querido venir aquí tampoco — Blaze estuvo de acuerdo —. Confía en mí.Es aburrido.— ¿Cuánto tiempo llevas viviendo aquí?— Casi mi vida entera. Pero al menos me visto bien.Ronnie había comprado la camisa del estúpido Nemo, sabiendo que ella hacía elridículo. El tamaño que había en la cabina era sólo extra—grande, y le llegaba
  38. 38. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~3399~~prácticamente a las rodillas. Lo único bueno que tenía era que una vez que se la puso,había sido capaz de deslizarse oculta tras su padre. Blaze había tenido razón con eso.— Alguien me dijo que Nemo era genial.— Ella estaba mintiendo.— ¿Qué estamos haciendo todavía aquí? Mi papá probablemente se ha ido por ahora.Blaze se volvió. — ¿Por qué? ¿Quieres volver a la feria? ¿Tal vez ir a la casa embrujada?— No. Pero no tiene que haber algo más que juegos.— Todavía no. Más tarde lo habrá. Pero por ahora vamos a esperar.— ¿Para qué?Blaze no respondió. En su lugar, se levantó y se dio la vuelta, frente a las aguas negras.Su pelo se movía en la brisa, y parecía mirar a la luna. — Te he visto antes, ¿sabes?— ¿Cuándo?— Cuando estabas en el juego de voleibol. — Hizo un gesto hacia abajo el muelle —.Yo estaba allí.— ¿Y?— Tú parecías fuera de lugar.— Entonces tú…— Por eso yo estaba de pie en el muelle. — Saltó para arriba sobre la barandilla y sesentó frente a Ronnie —. Yo sé que no quieres estar aquí, pero ¿qué hizo tu papá paraque te enojes tanto?Ronnie se secó las palmas en sus pantalones. — Es una larga historia.— ¿Vive con su novia?— Yo no creo que tenga una novia. ¿Por qué?— Considérate afortunada.
  39. 39. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4400~~— ¿De qué estás hablando?— Mi padre vive con su novia. Esta es su tercera desde el divorcio, y es la peor porlejos. Es sólo unos pocos años mayor que yo y se viste como una stripper. Por lo que sé,ella era una stripper. Me pone enferma cada vez que tengo que ir allí. Es como si nosupiera cómo actuar en torno a mí. Un minuto trata de darme consejos, como que es mimadre, y al minuto siguiente está tratando de ser mi mejor amiga. La odio.— ¿Y vives con tu madre?— Sí. Pero ahora ella tiene un novio, y él está en la casa todo el tiempo. Y es unperdedor, también. Lleva este peluquín ridículo, porque se quedó calvo cuando teníaveinte o algo, y él siempre me está diciendo que tengo que darle a la universidad unaoportunidad. Porque cree que me importa lo que piensa. Está todo jodido, ¿sabes?Antes de que Ronnie pudiera responder, Blaze saltó hacia abajo. — Vamos. Creo queestán a punto de empezar. Tienes que ver esto.Ronnie siguió a Blaze por el muelle, hacia una multitud que rodeaba a lo que parecíaser un espectáculo de calle. Sorprendida, se dio cuenta de que los ejecutantes eran lostres tipos matones que había visto antes. Dos de ellos tenían música de break dance atodo volumen en el cuadro de auge, mientras que el que tenía el pelo largo y negroestaba en el centro haciendo malabarismos con lo que parecían ser pelotas de golfencendidas en llamas. De vez en cuando detenía los malabares y sostenía las pelotas,girándolas entre los dedos o en el dorso de la mano y pasándolas a lo largo de un brazohasta llegar a la otra. Dos veces, cerró su puño sobre la bola de fuego, casiextinguiéndola, sólo para mover la mano, permitiendo que las llamas escaparan por lapequeña abertura cerca de su pulgar.— ¿Lo conoces? — Dijo Ronnie.Blaze asintió. —Es Marcus.— ¿Está usando algún tipo de capa protectora en las manos?— No.— ¿No duele?— No si sostienes la bola de fuego correctamente. Es impresionante, sin embargo, ¿noes cierto?
  40. 40. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4411~~Ronnie tenía que estar de acuerdo. Marcus extinguió dos de las bolas y luego volvió aencenderlas al tocar la tercera. En el suelo yacía un sombrero de mago con la aberturahacia arriba, y Ronnie vio como la gente comenzó a tirar el dinero en ella.— ¿De dónde saca las bolas de fuego?— Él las hace. Puedo mostrarte cómo. No es difícil. Todo lo que necesitas es unacamiseta de algodón, hilo y aguja, y algún líquido para encendedores.A medida que la música seguía sonando, Marcus tiró las tres bolas de fuego hacia eltipo con el corte mohicano y encendió dos más. Los malabares iban y venían entreellos, como si fueran payasos de circo utilizando bolos, más rápido y más rápido, hastaque un tiro falló.Sólo que no lo hizo. El tipo de la ceja perforada la atrapó al estilo de pelota de fútbol ycomenzó a hacerla rebotar de un pie al otro, como si fuera nada más que una pelota degoma. Después de extinguir tres de las bolas de fuego, los otros dos hicieron lo mismo,el grupo entero pateando las dos bolas de fuego de ida y vuelta entre ellos. La multitudcomenzó a aplaudir, y el dinero llovía en el sombrero a medida que la música llegaba asu fin. Entonces, todas a la vez, las bolas de fuego restantes fueron capturadas yapagadas al mismo tiempo cuando la canción terminó.Ronnie tuvo que admitir que nunca había visto nada igual. Marcus se acercó a Blaze yle dio un largo y prolongado beso que parecía tremendamente inadecuado en público.Abrió los ojos despacio, mirando directamente a Ronnie antes de alejar a Blaze.— ¿Quién es esa? — Preguntó, señalando en la dirección de Ronnie.— Esa es Ronnie — dijo Blaze —. Ella es de Nueva York. Acabo de conocerla.El tipo del mohawk, y el del piercing en la ceja se reunieron con Marcus y Blaze en suescrutinio, lo que hizo a Ronnie sentirse claramente incómoda.— Nueva York, ¿eh? — Preguntó Marcus, tirando de un encendedor de su bolsillo yencendiendo una de las bolas de fuego. Tomó la bola en llamas inmóvil entre el pulgary el dedo índice, lo que Ronnie se preguntara una vez más cómo podía hacerlo sinquemarse.— ¿Te gusta el fuego? — Dijo.
  41. 41. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4422~~Sin esperar una respuesta, arrojó la bola de fuego en su dirección. Ronnie saltó fuera desu trayectoria, demasiado sorprendida para responder. La pelota cayó detrás de ellamientras un agente de policía se precipitaba hacia adelante para acabar con el fuego.— Ustedes tres — gritó, señalándolos —. Fuera. Ahora. Les he dicho antes que nopueden hacer su pequeño show en el muelle, y la próxima vez les juro que los voy aencerrar.Marcus levantó las manos y dio un paso hacia atrás. — Estábamos a punto de irnos.Los chicos cogieron sus abrigos y empezaron a moverse hasta el muelle, hacia losjuegos de carnaval. Blaze los siguió, dejando a Ronnie sola. Ella sintió al oficial mirarla,pero no le hizo caso. En cambio, dudó brevemente antes de ir tras ellos.__________* SPCA: Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales. (N. del C.)* Blaze: llama, incendio, fuego. (N. del C.)
  42. 42. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4433~~Capítulo 4MarcusÉl sabía que ella los seguiría. Ellos siempre lo hacían. Especialmente las nuevas chicasen la ciudad. Esa era la cosa con las chicas: Peor él las trataba, ellas más lo buscaban.Ellas eran así de estúpidas. Fiables, pero estúpidas.Él se apoyó contra la maceta en la fachada del hotel, Blaze envolvió sus brazosalrededor de él.Ronnie estaba sentada al frente de ellos en una de las bancas; a su lado, Teddy y Lancepronunciaban mal sus palabras cuando intentaban llamar la atención de las chicas quepasaban delante de ellos. Ellos estaban ya borrachos como el infierno, estaban un pocoborrachos incluso antes del show y, como siempre, todos excepto las chicas más feaslos ignoraron. La mitad del tiempo, incluso él los ignoraba.Blaze, mientras tanto, estaba mordisqueando sobre su cuello, pero él ignoró eso,también.Estaba harto del modo en que ella siempre se colgaba de él cuando estaban en público.Harto de ella en general. Si ella no fuera tan buena en la cama, si no supiera las cosasque realmente lo excitaban, él la habría botado un mes atrás por una de las tres, cuatroo cinco otras chicas con las que él con regularidad dormía. Pero ahora mismo no estabainteresado en ellas, tampoco. En cambio, miró fijamente hacia Ronnie, gustándole laraya púrpura en su pelo y su pequeño cuerpo delgado, el efecto brillante de su sombrade ojos. Era del tipo de lujo, estilo zorra, a pesar de la camiseta estúpida que estaballevando. Le gustó mucho esto.Él empujó contra las caderas de Blaze, deseando que ella no estuviera aquí. — Ve atraerme algunas papas fritas — dijo. —Tengo hambre.Blaze se retiró. — Sólo me quedan un par de dólares. — Él podía escuchar el lloriqueoen su voz.
  43. 43. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4444~~— ¿Y? eso debería cubrirlo. Y asegúrate de no comer ninguno de ellos, tampoco. — Éllo quiso decir. Blaze se estaba volviendo un poco suave en el vientre, un poco hinchadaen la cara. Sin sorpresas, considerando que ella últimamente ha estado bebiendo casitanto como Teddy y Lance.Blaze hizo un espectáculo de hacer pucheros, pero Marcus le dio un pequeño empujóny ella se dirigió a una de las cabinas de alimento. La fila era de al menos seis o sietepersonas, y mientras ella alcanzaba el final, Marcus se paseó hacia Ronnie y tomóasiento al lado de ella. Cerca, pero no muy cerca. Blaze era del tipo celosa, y él noquería que ella espantara a Ronnie antes de que él tuviera una oportunidad deconocerla.— ¿Qué piensas? — él preguntó.— ¿Sobre qué?— El show. ¿Habías visto alguna vez algo como esto en Nueva York?— No — ella admitió —. No lo había hecho.— ¿Dónde te estás quedando?— Justo abajo en la playa en un pequeño camino. — Él podía decir por su respuestaque estaba incómoda, probablemente porque Blaze no estaba aquí.— Blaze dice que dejaste plantado a tu papá.En respuesta, ella simplemente se encogió.— ¿Qué? ¿No quieres hablar sobre eso?— No hay nada que decir.Él se inclinó hacia atrás. — Tal vez solamente no confías en mí.— ¿De qué estás hablando?— Tú hablas con Blaze, pero no conmigo.— Ni siquiera te conozco.
  44. 44. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4455~~— No conoces a Blaze, tampoco. Sólo la encontraste.Ronnie no parecía apreciar sus respuestas rápidas. — Sólo no quiero hablar con él, ¿ok?Y no quiero tener que pasar mi verano aquí, tampoco.Él empujó el cabello fuera de sus ojos. — Entonces vete.— Sí, correcto. ¿Dónde se supone que vaya?— Vallamos a Florida.Ella parpadeó. — ¿Qué?— Conozco a un chico que tiene un sitio allí justo fuera de Tampa. Si quieres, te llevaré.Podemos quedarnos ahí todo lo que quieras. Mi coche esta ahí.Ella lo miró fijamente como si estuviera en shock. — No puedo ir a Florida contigo.Yo… yo acabo de conocerte. ¿Y qué sobre Blaze?— ¿Qué sobre ella?— Estás con ella.— ¿Y? — él mantuvo su cara neutral.— Esto es demasiado extraño. — Sacudió su cabeza y se puso de pie —. Pienso que iréa ver cómo le va a Blaze.Marcus metió la mano en su bolsillo por una bola de fuego. — Sabes que estababromeando, ¿cierto?En realidad, él no había estado bromeando. Él había dicho esto por la misma razón quele lanzó la bola de fuego. Para ver cuán lejos él podía empujarla.— Sí, okay. Está bien, todavía voy a hacia allá para hablar con ella.Marcus la vio irse con paso airado. Tanto como él admiraba esa dinamita en supequeño cuerpo, no estaba seguro de qué hacer con ella. Ella vestía a la par, pero adiferencia de Blaze, no fumaba o mostraba interés alguno en ir a fiestas, y tenía lasensación que había más de ella de lo que estaba diciendo. Él se preguntaba si ella tenía
  45. 45. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4466~~dinero. Tenía sentido, ¿cierto? ¿Departamento en Nueva York, casa en la playa? lafamilia tiene que tener dinero para permitirse cosas así.Pero… entonces otra vez, allí no había posibilidad de que ella encajara con las personasde por aquí que aquí tienen dinero, al menos los que él conocía. Entonces ¿De qué tipoera? Y ¿por qué esto importaba?Porque a él no le gustaban las personas con dinero, no le gustaba la forma en que ellosalardeaban sobre eso, y no le gustaba el modo en que ellos pensaban que eransuperiores a otros por eso.Una vez, antes de que él se hubiera separado, había oído a un niño rico en la escuelahablando sobre el nuevo bote que obtuvo por su cumpleaños. No era un esquifepedazo de mierda: era una Boston Whaler de veintiún pies como GPS y sonido, y elniño seguía fanfarroneando sobre cómo él lo iba a usar todo el verano y acoplarlo a lasgradas en el club de campo. Tres días después, Marcus le prendió fuego al bote y lo vioarder desde detrás del árbol de Magnolia en el decimosexto verde.No le dijo a nadie lo que había hecho, por supuesto. Le contaba a una persona, y bienpodría haberle confesado a los polis. Teddy y Lance eran casos en punto: mantenlos enuna celda y se vienen abajo tan rápido como se cierre la puerta.Ese era el por qué él insistía en que ellos hicieran todo el trabajo sucio estos días. Lamejor manera de impedirles hablar era asegurarse que ellos eran aún más culpables delo que él era.Hoy día, ellos fueron los que robaron la bebida, lo que golpearon al tipo calvo hastadejarlo inconciente en el aeropuerto antes de tomar su cartera, los que dibujaron laesvástica* en la sinagoga. Él no necesariamente confiaba en ellos, ni siquiera legustaban especialmente, pero siempre acompañaban sus proyectos. Ellos servían a unobjetivo.Detrás de él, Teddy y Lance continuaban actuando como los idiotas que eran, y con laida de Ronnie, Marcus estaba inquieto. No tenía la intención de quedarse aquí toda lanoche, sin hacer nada.Después de que Blaze regresara, después de que comiera sus patatas fritas, él calculóque irían a vagar. Ver qué salía a colación. Nunca sabía qué podría pasar en un lugarcomo este, o en una noche como esta, con gente como esta. Una cosa era segura:después de un show, siempre necesitaba algo… más. Signifique lo que signifique.
  46. 46. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4477~~Echando un vistazo a la cabina de alimentos, vio a Blaze pagando por las patatas fritas,Ronnie directamente detrás de ella. Él miró fijamente a Ronnie, otra vez deseando queella lo mirara, y tarde o temprano, ella lo hizo.No demasiado, sólo una ojeada rápida, pero eso era suficiente para hacer que él sepreguntara de nuevo cómo sería ella en la cama.Probablemente salvaje, él pensaba. La mayor parte de ellas lo eran, con la clase correctade estímulo.____________* Signo nazi. (N. del T.)
  47. 47. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4488~~Capítulo 5WillSin importar lo que estaba haciendo, Will siempre podía sentir el peso del secretoejerciendo presión sobre él. En la superficie, todo parecía normal. En los últimos seismeses, había ido a clases, jugaba al baloncesto, asistió a la fiesta de graduación, y segraduó de la escuela secundaria, estudios superiores. No ha sido todo perfecto, porsupuesto. Hace seis semanas, él había roto con Ashley, pero no tenía nada que ver conlo que había sucedido esa noche, la noche que nunca podría olvidar. La mayoría deltiempo, era capaz de mantener la memoria bajo llave, pero de vez en cuando, en susratos libres, todo volvía a él con la fuerza intensa y visceral*(1). Las imágenes nuncacambiaban o desaparecían, las imágenes nunca se veían borrosas en los bordes. Comosi lo viera a través de otros ojos, se veía a sí mismo corriendo por la playa y agarrandoa Scott, ya que él miraba el fuego ardiendo.— ¿Qué demonios hiciste? — Recordó haber gritado.— ¡No es mi culpa! — Scott había gritado atrás.Fue sólo entonces, sin embargo, que se dieron cuenta de que no estaban solos. En ladistancia se dio cuenta de Marcus, Blaze, Teddy y Lance observándolos, y supoenseguida que habían visto lo que pasó.Sabían que...Tan pronto como se apoderó de su teléfono celular, Scott le detuvo.— ¡No llames a la policía! ¡Ya te dije que fue un accidente! — Su expresión erasuplicante —. ¡Vamos, hombre! ¡Me lo debes!La cobertura informativa había sido amplia el primer par de días, y había visto lossegmentos y leído los artículos en el periódico con un nudo en el estómago. Una cosaera la cobertura de un incendio accidental. Tal vez podría haber sido accidental. Pero
  48. 48. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~4499~~alguien había sido herido esa noche, y sentía una oleada nauseabunda de culpa cadavez que pasaba por el sitio. No importaba que la iglesia estuviera siendo reconstruida oque el pastor hacía tiempo que había sido dado de alta del hospital, lo que importabaera que él sabía lo que había sucedido y que no había hecho nada al respecto.Me lo debes...Esas eran las palabras que más le obsesionaban.No simplemente porque Scott y él habían sido muy buenos amigos desde el jardín deinfancia, por otra razón más importante. Y a veces, en medio de la noche, permanecíadespierto, odiando la verdad de esas palabras y deseando una manera de hacer lascosas bien.Curiosamente, fue el incidente ocurrido en el partido de voleibol de ese día lo quehabía disparado las memorias de aquella vez. O más bien, había sido la chica con laque había chocado. Ella no se había interesado en sus disculpas, y a diferencia de lamayoría de las chicas de aquí, no había tratado de ocultar su enojo. Ella no se hervía afuego lento y no había chillado, era dueña de sí misma de un modo en que la catalogóde inmediato como diferente.Después de que ella salió corriendo, se había terminado el juego, y tuvo que admitirque había perdido un par de tiros que normalmente no perdería. Scott le veía con esamirada furiosa, tal vez por el juego de la luz, miraba exactamente como lo había hechoen la noche del incendio cuando, Will había sacado su teléfono celular para llamar a lapolicía. Y eso fue todo lo que faltó para establecer los recuerdos perdidos otra vez.Él había sido capaz de aguantar hasta ganar el juego, pero después de haberterminado, había necesitado algún tiempo a solas. Así que se había acercado a la feria yse detuvo en un stand de esos juegos caros, imposibles—de—ganar. Se disponía adisparar un balón sobre—inflado en el borde un poco demasiado alto cuando oyó unavoz detrás de él.— Aquí estás — dijo Ashley —. ¿Estabas evitándonos?Sí, pensó. En realidad, eso hacía.— No — respondió él —. No he lanzado un tiro desde que terminó la temporada, yquería ver qué tan falto de práctica estoy.
  49. 49. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~5500~~Ashley sonrió. Su top blanco, sandalias, y pendientes colgantes acentuaban sus ojosazules y cabello rubio para un efecto máximo. Se había cambiado el equipo de voleibol.Típico, ella era la única chica que había conocido que llevaba cambios de ropacompletos como norma regular, incluso cuando se iba a la playa. En la fiesta degraduación en mayo pasado, se había cambiado tres veces: un traje para la cena, otropara el baile, y una tercera para la fiesta más tarde. Ella efectivamente había traídoconsigo una maleta, y luego de posar para las fotografías, él había tenido que cargar lamaleta hasta el coche. Su madre no había encontrado extraño que ella hubieraempacado como si estuviera partiendo de vacaciones en lugar de a un baile. Peroquizás eso fue parte del problema. Ashley lo había llevado a ver el interior del armariode su madre, la mujer debe haber tenido un centenar de diferentes pares de zapatos yun millar de trajes diferentes. Su armario podría haber albergado un Buick*.— No me dejes que te detenga. No me gustaría hacerte perder un dólar.Will se volvió, y después de colocarse sobre el borde, envió el balón hacia el arco de lacanasta. Este rebotó en el aro y el tablero antes de caer dentro. Ese fue uno.Dos más y en realidad iba a ganar un premio. Cuando la pelota rodó hacia atrás, eltrabajador de la feria lanzó furtivamente una mirada a Ashley. Ashley, por su parte, noparecía haber notado siquiera la presencia del trabajador. Cuando la pelota rodó por lared y volvió a él, lo cogió de nuevo y miró al trabajador.— ¿Alguien ha ganado hoy?— Por supuesto. Hay muchos ganadores cada día. — Él siguió mirando a Ashleymientras respondía.No es sorpresa. Todo el mundo siempre se fija en Ashley. Ella era como una señal deneón para cualquier persona con una onza de testosterona. Ashley dio otro pasoadelante y se apoyó en la cabina. Ella sonrió a Will de nuevo. Ashley nunca había sidomuy sutil. Después de ser coronada como la reina del baile, ella había llevado la tiaratoda la noche.— Has jugado bien hoy — dijo —. Y tu servicio ha mejorado mucho.— Gracias, respondió él.— Creo que eres casi tan bueno como Scott.
  50. 50. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~5511~~— De ninguna manera — dijo. Scott había estado jugando voleibol desde que teníaseis años; Will había tomado el juego sólo después de su primer año.— Soy rápido y puedo saltar, pero no tengo el juego completo como Scott.— Sólo estoy diciendo lo que vi.Centrándose en el borde, Will exhaló, tratando de relajarse antes de rodar el balón. Eslo mismo que su entrenador siempre le había dicho que debía hacer en la línea de tiroslibres, no que alguna vez pareció mejorar su porcentaje. Esta vez, sin embargo, lapelota chasqueó a través de la red. Dos de dos.— ¿Qué vas a hacer con el animal de peluche si ganas? — ella preguntó.— No lo sé. ¿Lo quieres?— Sólo si quieres que lo tenga.Él sabía que ella quería que se lo ofreciera a ella en lugar de preguntar por ello.Después de dos años juntos, hay pocas cosas que no sabía de ella. Tomó el balón,exhaló de nuevo, y dio su disparo final. Éste, sin embargo, fue un toque muy duro, y lapelota rebotó en la llanta trasera.— Estuvo cerca — dijo el trabajador —. Hay que tratar de nuevo.— Sé cuando retirarme.— Te diré algo. Tomaré un dólar menos. Dos dólares por tres tiros.— No, está bien.— Dos dólares y voy a dejarlos a los dos tomar los tres tiros. — Agarró la pelota,ofreciéndosela a Ashley. — Me encantaría verte intentarlo. — Ashley se quedómirando el balón, es obvio que ni siquiera había contemplado tal idea. Probablementeno.— No lo creo — dijo Will —. Pero gracias por la oferta. — Se volvió hacia Ashley —.¿Sabes si Scott todavía está por aquí?— Está en la mesa con Cassie. O al menos ahí es donde estaban antes de venir a hablarcontigo. Creo que le gusta. — Se dirigió en esa dirección, con Ashley a su derecha.
  51. 51. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~5522~~— Así que estábamos hablando — dijo Ashley, sonando casi casual — y Scott y Cassiepensaron que podría ser divertido ir a mi casa. Mis padres están en Raleigh* paraalgún evento con el gobernador, por lo que tendríamos el lugar para nosotros.Will sabía lo que venía. — No lo creo — dijo.— ¿Por qué no? No es como si algo interesante estuviera sucediendo aquí.— Simplemente no creo que sea una buena idea.— ¿Es porque rompimos? No es como si quisiera que volviéramos a estar juntos.Razón por la cual viniste al torneo, pensó. Y se vistió así esta noche. Y vino a buscarme. Ypropuso ir a su casa, ya que sus padres no están en casa. Pero no dijo esas cosas. Él no estabade humor para discutir, ni tampoco quería hacer las cosas más duras de lo que ya eran.Ella no era una mala persona, simplemente no era para él.— Tengo que ir a trabajar mañana por la mañana temprano, y me pasé todo el díajugando al voleibol en el sol — dijo —. Sólo quiero ir a dormir.Ella lo agarró del brazo, llevándolo a una parada. — ¿Por qué no contestas misllamadas?Él no dijo nada. No había nada que decir.— Quiero saber lo que hice mal — preguntó ella.— Tú no has hecho nada malo.— Entonces, ¿qué es?Cuando él no contestó, ella le dio una sonrisa suplicante. — Ven y vamos a hablar deeso, ¿de acuerdo?Él sabía que merecía una respuesta. El único problema era que se trataba de unarespuesta que ella no quería oír.— Como dije, estoy cansado.***— ¡Estás cansado! — dijo Scott gritando —. ¿Tú le dijiste que estabas cansado y queríasir a dormir?
  52. 52. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~5533~~— Algo así.— ¿Estás loco?Scott miró a través de la mesa. Cassie y Ashley hacía tiempo que se habían dirigido elmuelle para hablar, sin duda, la disección de todo lo que había le había dicho a Ashley,agregando drama innecesario a una situación que probablemente debiera haberpermanecido en privado. Con Ashley, sin embargo, siempre había drama. Tuvo larepentina sensación de que el verano iba a ser largo.— Estoy cansado — dijo Will — . ¿Tú no lo estás?— Tal vez no escuchaste lo que estaba sugiriendo. ¿Yo y Cassie, tú y Ashley? ¿La casade sus padres en la playa?— Ella lo mencionó.— ¿Y aún seguimos aquí porque...?— Ya te lo dije.Scott sacudió la cabeza. — No... mira, ahí es donde me pierdes. Se utiliza la excusa de‚estoy cansado‛ con tus padres cuando quieren que laves el coche, o cuando te dicenque te levantes para que puedas llegar a la iglesia. No cuando se trata de unaoportunidad como esta.Will no dijo nada. Aunque Scott era sólo un año más joven, estaba en el último año enLaney High School en el otoño, a menudo actuaban como si Will fuera su mayor ysabio hermano.Excepto la noche en la iglesia...— ¿Ves a ese tipo de allá en el stand de baloncesto? Él está allí todo el día tratando deconseguir gente en el juego para ganar algo de dinero y comprarse un poco de cervezay los cigarrillos al final de su turno. Simple. Sin complicaciones. No es mi tipo de vida,pero lo puedo entender. Pero tú, yo no te entiendo. Quiero decir... ¿has visto esta nocheAshley? Ella es preciosa. Luce como las chicas en Maxim.— ¿Y?
  53. 53. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~5544~~— Mi punto es, ella es caliente.— Lo sé. Estuvimos juntos por un par de años, ¿recuerdas?— Y yo no estoy diciendo que tengas que volver con ella. Todo lo que estoy sugiriendoes que los cuatro nos dirijamos a su casa a pasar un buen rato, y ver qué pasa.Scott se recostó en su asiento. — ¿Y por otro lado? Todavía no entiendo por quérompiste con ella en primer lugar. Es obvio que todavía está interesada en ti, y ustedessiempre parecían perfectos juntos.Will sacudió la cabeza. — No éramos perfectos juntos.— Tú has dicho eso antes, pero ¿qué significa eso? ¿Es ella, como... psicópata o algo asícuando estaban solos? ¿Qué pasó? ¿La has encontrado sobre ti con un cuchillocarnicero, o la has visto aullar a la luna cuando fuiste a la playa?— No, nada de eso. Simplemente no funcionó, eso es todo.— Simplemente no funcionó — dijo Scott repitiendo — ¿Puedes incluso escucharte a timismo?Cuando Will no mostró signos de ceder, Scott se inclinó sobre la mesa. — Vamos,hombre. Haz esto por mí, entonces. Vive un poco. Es vacaciones de verano. Una por elequipo.— Ahora suenas desesperado.—Estoy desesperado. A menos que te comprometas a ir esta noche con Ashley, Cassieno ir{ conmigo. Y estamos hablando de una chica que est{ dispuesta a ‘Romance de laPiedra’. Ella quiere ‘Liberar a Willy’.— Lo siento. Pero no puedo ayudarte.— Bien. Arruina mi vida. A quién le importa, ¿verdad?—Vas a sobrevivir. — Hizo una pausa —. ¿Tienes hambre?— Un poco — Scott gruñó.— Anda. Vamos por unas hamburguesas con queso.
  54. 54. NNiicchhoollaass SSppaarrkkss TThhee LLaasstt SSoonnggFFoorroo ddee PPuurrppllee RRoossee ~~5555~~Se levantó de la mesa, pero Scott siguió haciendo pucheros. — Necesitas para practicarel saque — dijo, refiriéndose a los primeros juegos de voleibol —. Enviaste la pelota acualquier dirección. Era todo lo que podía hacer para mantenernos en juego.— Ashley me dijo que yo era tan bueno como tú.Scott resopló y se elevó de la mesa. — Ella no sabe de lo que está hablando.***Después de permanecer en línea para sus alimentos, Will y Scott se movieron al puestode condimentos, donde Scott inundó su hamburguesa en Ketchup. Se salió por loslados cuando Scott puso el pan de nuevo.— Eso es repugnante — comentó Will.— Escucha esto. Había un tipo llamado Ray Kroc y comenzó una pequeña empresallamada McDonalds. ¿Has oído hablar de él? De todos modos, en su hamburguesaoriginal, en muchos aspectos, la hamburguesa americana original, claro está, insistió enque se añada Ketchup. Debería decirte lo importante que es para el sabor general.— Sigue hablando. Eres tan fascinante. Voy a buscar algo de beber.— Tráeme una botella de agua, ¿quieres?Mientras Will se alejaba, algo blanco brilló por él, partiendo en la dirección de Scott,Scott también lo vio, e instintivamente se lanzó fuera del camino, dejando caer suhamburguesa con queso en el proceso.— ¿Qué diablos crees que estás haciendo? — Scott exigió, volteándose. En el suelohabía una caja de papas a la francesa. Detrás de él, Teddy y Lance tenían sus manosmetidas en los bolsillos. Marcus estaba de pie entre ellos, tratando de parecerinocentes.— Yo no sé de qué estás hablando — respondió Marcus.— ¡Esto! — Scott gruñó, pateando la caja hacia ellos.Fue el tono, Will pensó, lo que hizo que todo el mundo que les rodeaba se tensara. Willsentía los pequeños cabellos de su cuello erizarse, hormigueando en lo palpable, casi

×