Your SlideShare is downloading. ×
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Es la oracion_del_eclipse
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Es la oracion_del_eclipse

90

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
90
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. La oración del eclipse [ Español – Spanish – �‫] إﺳﺒﺎ‬Muhammad ibn Salih Al-Uzaimin 2011 - 1432
  • 2. ‫﴿ ﺣﺎﻜم ﺻﻼة الﻜﺴﻮف ﴾‬ ‫» ﺑﺎلﻠﻐﺔ اﻹﺳﺒﺎﻧﻴﺔ «‬ ‫�ﻤﺪ ﺑﻦ ﺻﺎﻟﺢ اﻟﻌﺜﻴﻤ�‬ ‫2341 - 1102‬
  • 3. Primer Jutba:Alabado sea Al-lah, Quien mostró a Sus siervos señalescomo pruebas y dirigió a quien Él quiso por el caminode la reflexión para que entendiera y apreciara esasseñales, para que de ese modo se encaminara por lavía de la salvación. Doy testimonio de que nada ninadie merece ser adorado sino Al-lah, Único y sinasociados, el Creador y Quien decreta todo asunto; ytestifico que Muhammad es Su siervo y Profeta, lapersona más elocuente y veraz que ha existido, que lapaz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con susfamiliares, con todos sus discípulos y todos aquellosque les siguieron por la senda recta.¡Hermanos y hermanas! Teman a Al-lah y reflexionessobre las señales que existen en la creación de loscielos y la tierra, ya que en estas hay signos para lagente que razona. Observen y mediten sobre los sietecielos superpuestos, la forma en que Al-lah los elevócon Su poder y los mantiene firmes por Su misericordiay dominio para que no se caigan y aplasten a Sus 3
  • 4. siervos. Mediten sobre la forma en que los construyó,sin hendiduras ni fisuras y la maravillosa forma en quelos adornó con luceros, colocando en ellos estrellasincandescentes y lunas resplandecientes. Piensenahora en las órbitas que Al-lah trazó para cada estrella,luna, planeta y constelación, todo gira en un ordensorprendente, nada se sale del camino que se lemarcó, así se mantendrá la creación hasta que Al-lahdecrete su destrucción. ¡Alabado sea Al-lah! Todo giraen un orden determinado, Él es Todopoderoso.Siervos y siervas de Al-lah, ciertamente el sol y la lunason dos de las señales en las que se manifiesta elpoderío, sabiduría y misericordia de Al-lah. Al pensaren la grandeza de estas creaciones y el orden quesiguen en su órbita se nos manifestará el poderío yseñorío de Al-lah. Si analizamos la precisión de susórbitas y los beneficios que su curso trae a la creación,notaremos la omnisciencia de nuestro Creador y Sugran misericordia. ¿No es acaso por Su sabiduríainfinita que los caminos que siguen nuestro astro ysatélite natural los lleva a que se crucen y cubran de 4
  • 5. nuestra vista su resplandor e incandescencia en lo queconocemos como eclipse? ¡Claro que sí! Con estesigno, el eclipse, se atemoriza a los siervos de Al-lahpara que se arrepientan y supliquen el perdón de Al-lah, Lo adoren como se debe y Lo enaltezcan por Sugrandeza. En la época del Profeta Muhammad, que lapaz y las bendiciones de Al-lah sean con él, hubo uneclipse solar, él corrió temeroso, arrastrando su bata,hacia la mezquita y mandó a llamar a la oración. Lagente se reunió, entonces el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, se adelantó e hizo dosRaka’as (genuflexiones), en cada una de ellas hizo dosRuku’ (inclinaciones) y dos Suyud (postraciones). Inicióhaciendo el Takbir (decir Al-lahu Akbar [Al-lah está porencima de todo]), luego recitó el Sura Al Fatiha (laApertura) y seguidamente un Sura muy largo, casicomo el Baqara (la Vaca); algunos de sus discípuloscayeron de cansancio por lo largo de la recitación y eltiempo que estuvieron de pie mientras recitaba esteSura. Posteriormente hizo el Ruku’ demorándose enesta posición, después dijo erigiéndose: Samia’ Al-lahuLiman Hamidahu, Rabbana Wa Lakal Hamd (Al-lah 5
  • 6. escucha a quien le alaba, oh Señor nuestro, para Ti sontodas las alabanzas), y volvió a recitar el Fatiha y otroSura larga, diferente al que antes había recitado.Nuevamente hizo Ruku’ y lo extendió bastante, yerigiéndose como antes lo hizo dijo: Samia’ Al-lahuLiman Hamidahu, Rabbana Wa Lakal Hamd, y semantuvo un largo rato de pie. Hizo el Suyud y prolongóel tiempo que se mantuvo en esta postura, después sesentó y se demoró un buen tiempo, tras el cual sepostró otra vez permaneciendo así varios minutos. Denuevo se puso de pie prolongando el tiempo quepermaneció en esta posición, no tanto como en laprimera Raka’, igualmente se inclinó y permaneció unbuen rato, menos que en la primera parte, y dijo alerguirse: Samia’ Al-lahu Liman Hamidahu, Rabbana WaLakal Hamd, y seguidamente recitó el Coránprolongando su lectura, también menos tiempo queantes. Volvió a hacer Ruku’ y después hizo los dosSuyud, tomándose su tiempo pero no tanto comoantes, y finalmente hizo los dos saludos con los queconcluyó la oración, cuando ya el eclipse había pasado.Durante el Suyud se le escuchó la súplica en la que le 6
  • 7. pedía a Al-lah que liberara a su gente del castigo: “¡OhAl-lah! ¿Acaso no me prometiste que no los castigaríaestando yo con ellos? ¡Oh Al-lah! ¿Acaso no meprometiste que no los castigarías mientras que ellossuplicaran Tu perdón?”.Luego hizo un Jutba en el que exhortó fuertemente alos presentes, iniciando con exaltaciones de Al-lahpropias a Su grandeza, y posteriormente dijo:“Ciertamente el sol y la luna son dos señales de lossignos de Al-lah, no se eclipsan por la muerte deninguna persona o por el nacimiento de alguien. Asíque cuando vean este suceso, apresúrense a laoración, a la mezquita, el recuerdo de Al-lah, lassúplicas y el arrepentimiento”. En otra trasmisión desu sermón se relata que dijo: “Supliquen, den caridad yoren”. Luego dijo: “¡Oh Umma (nación) deMuhammad! Por Al-lah, no hay nadie más celoso conSus siervos y siervas que Al-lah, por lo que no Le gustaque se hundan en la lujuria y la fornicación. ¡Oh Ummade Muhammad! Les juro por Al-lah que si ustedesconocieran lo que yo conozco reirían muy poco, pero 7
  • 8. llorarían mucho. No hay nada de lo que se les haprometido y advertido que no lo haya visto duranteesta oración, se me reveló que serán expuestos agrandes tribulaciones en sus tumbas muy pronto”,luego los instó a que suplicaran a Al-lah que los librarade semejantes tribulaciones. Y dijo: “Ciertamente vi elfuego y cómo sus brazas se aplastaban entre sí, poreso me hice para atrás en la oración, porque temí queme alcanzara su ardor; y vi a ‘Amru Ibn Luhaiarrastrando sus vísceras; y vi a la mujer que mantuvo aun gato encerrado, al que no alimentaba y no dejabaque saliera para buscar su propia comida, por lo quemurió, allí en el fuego. Luego se me mostró el Paraíso,esto cuando vieron que traté de moverme haciaadelante, pues trate de alcanzar con mi mano susfrutos, para mostrárselos a ustedes, pero sentí que eramejor que no lo hiciera…”.Así, gente de la Umma de Muhammad, el eclipse es unsuceso aterrador, esto se destaca de lo queexperimentó con sus propios sentidos nuestro amadoProfeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de 8
  • 9. Al-lah sean con él. Por lo que debemos seguir suejemplo y acudir inmediatamente a las mezquitascuando ocurra un evento como este para hacer lo queél nos ordenó: la oración, súplicas, pedir perdón y darcaridad, para que de esta forma nos libremos de lascalamidades. Durante el eclipse, el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam, estableció comocaridad la liberación de los esclavos, afirmando queesta acción liberaría a la persona del castigo terribledel fuego. Existen muchos motivos para que Al-lahcastigue a la humanidad, y el eclipse puede ser unaseñal del castigo de Dios, por lo que debemosapresurarnos en realizar acciones como: la oración, lasúplica, el arrepentimiento y la caridad, para que deesta forma nos libremos del mal que puede acontecer.Musulmanes y musulmanas, si sucede un eclipseacudan a las mezquitas, no importa que sea de día ode noche, pues el Profeta Muhammad, que la paz y lasbendiciones de Al-lah sean con él, así lo ordenó sinmencionar alguna excepción; esto porque dicho acto,acudir a la mezquita para hacer la oración del eclipse, 9
  • 10. es la manera que tenemos de prevenir que nos afectealgún mal.Esta oración se hace en el mismo tiempo en el queestá ocurriendo este sorprendente evento natural, noimporta que llegue en un tiempo prohibido paraobservar otras oraciones, como después de haberhecho la oración del Fayer (el alba), cuando el sol estésaliendo, etc. Y sepan que la Sunna es que se cumplacon esta oración en congregación y en la mezquita, talcomo lo hizo el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihiwa sal-lam. Hombres y mujeres la deben hacer, claro,cada quien en el lugar que corresponde en lamezquita. Si una persona por alguna razón no puede ira la mezquita, es válido que la haga sola; sin embargo,la oración en congregación tiene mayor recompensa.Dijo Al-lah, el Todopoderoso y Omnisciente: “Entre Sussignos están la noche y el día, el Sol y la Luna; sirealmente es a Él a Quien adoráis, entonces noadoréis al Sol ni a la Luna prosternándoos ante ellos,sino adorad a Al-lah y prosternaos ante Él[solamente], pues es Quien os ha creado.” 10
  • 11. Que Al-lah nos bendiga con lo que leamos yentendamos del Corán, y nos beneficie con lacompresión de Sus sabios signos.Le pido a Al-lah perdón por nuestras faltas. Háganloustedes también.Segundo Jutba:Alabado sea Al-lah, Señor de los mundos, y pido a Élpaz y misericordia para con quien fue enviado comomisericordia para toda la creación, para su familia ytodos sus discípulos.Hermanos y hermanas, teman a Al-lah, esfuércensepor entender y aprender cada vez más de Su religión, ydediquen todo lo que puedan de su tiempo en conocerlos límites que Él, Altísimo sea, definió y reveló a SuProfeta Muhammad, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam.Recuerden que si Al-lah quiere el bien par uno de Sussiervos, le da el entendimiento en los asuntos de lareligión. Sepan, queridos hermanos y hermanas, que 11
  • 12. uno de los asuntos más importantes que todomusulmán y musulmana debe conocer, es lorelacionado a la forma en que se debe hacer laoración, para observarla como se debe; pues laoración, además de ser el segundo pilar del Islam, es lacolumna que mantiene erguida la religión.Uno de los asuntos ignorados o mal entendidos pormuchos de los orantes es el Suyud As-Sahu. Este Suyudfue dictaminado bajo ciertas condiciones, por lo quetiene reglas y razones específicas que deben serconocidas por todos los musulmanes, para que sepaqué hacer en determinadas circunstancias en las quehay que hacerlo.Las razones por las que hay que hace Suyud As-Sahu,de forma general, son tres: a) Adicionar algo que no sedebe en la oración, b) Dejar de hacer algo, y c) Dudar sise hizo o no algo.En cuanto a adicionar algo en la oración, si el orantehace un Ruku’, Suyud, se pone de pie, o incluso haceuna Raka’ completa o más, por demás, debe hacer 12
  • 13. Suyud As-Sahu después de haber hecho el Salam (elsaludo con el que concluye la oración), como lesucedió al Profeta Muhammad, que la paz y lasbendiciones de Al-lah sean con él, e hizo; Ibn Mas’ud,que Al-lah esté complacido con él, dijo: “En unaocasión, el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu ‘alaihi wasal-lam, rezó cinco Raka’at (plural de Raka’) en laoración del Dhuhur, entonces le preguntaron: ‘¿Seincrementó el número de Raka’at de esta oración?’,dijo: ‘¿Por qué?’, le replicaron: ‘Hiciste cinco Raka’at’,entonces hizo dos Suyud después de haber hecho elSalam” [Registrado por Al Yama’a: Bujari, Muslim, AbuDawud, At-Tirmidhi, An-Nasai’ e Ibn Maya]. Quien estérezando y se dé cuenta de que ha aumentado algo queno debía en la oración, debe parar inmediatamente,completar lo que le falta de la oración, si le hizo faltaalgo por supuesto, hacer el Salam y luego hacer elSuyud As-Sahu.Igual sucede con la persona que hace el Salamolvidándose de algo en la oración, por lo que esta nose considera completa. En el caso de que se acuerde 13
  • 14. de su omisión y no haya pasado mucho tiempodespués del Salam, se pone de pie, completa suoración –es decir, hace lo que le falta– y luego,seguidamente del Salam hace el Suyud As-Sahu. Loanterior se basa en lo que se registró en As-Sahihain(Bujari y Muslim) de Abu Huraira, que Al-lah estécomplacido con él, quien relató que el ProfetaMuhammad, que la paz y las bendiciones de Al-lahsean con él, rezó en la oración del Dhuhur o la del‘Aser dos Raka’ nada más. Una vez hizo el Salam, leinformaron que había olvidado el resto de la oración,así que se puso de pie, completó lo que le faltaba, ytras haber hecho el Salam, hizo dos Suyud As-Sahu yluego hizo nuevamente el Salam.Pero en el caso de que el musulmán o la musulmana seacuerde de su omisión luego de pasados algunosminutos o haya anulado el Wudu’ (la ablución), debehacer nuevamente toda la oración, porque no espermitido que complete lo que le faltó de la oraciónuna vez haya pasado mucho tiempo o haya anulado suWudu’. 14
  • 15. En cuanto a la segunda razón por la que se debe hacerSuyud As-Sahu, es decir, dejar de hacer alguna cosa, siel orante olvida un Wayib de los Wayibat de la oración(los Wayibat –deberes– de la oración son las cosas quesi se dejan intencionalmente, entonces se invalida todala oración, pero si se deja por olvido la oración esválida, sin embargo se debe hacer Suyud As-Sahu)debe hacer Suyud As-Sahu antes del Salam por suomisión sin intención. Tenemos que si, por ejemplo, nohace el primer Tashah-hud (testimonio) y se pone depie para hacer la tercera Raka’a de una oración de treso cuatro Raka’at, sin haberse sentado y hecho elTashah-hud luego del segundo Suyud de la segundaRaka’, no regresa al anterior paso para hacer eltestimonio sino que completa su oración, pero debehacer dos Suyud As-Sahu antes del saludo con el quefinaliza la oración, por su omisión. ‘Abdul-lah IbnBuhaina relató que el Mensajero de Al-lah, sal-lal-lahu‘alaihi wa sal-lam, se levantó para la tercera Raka’a sinhaberse detenido para el Tashah-hud, por lo que leavisaron diciéndole: “Subhanal-lah (gloria a Al-lah)”,pero él no volvió sino que siguió con la oración; y al 15
  • 16. final, antes del Salam, hizo el Suyud y luego saludó”.[Bujari y Muslim: Mut-tafaq ‘Alaihi]. Otro ejemplotenemos en olvidar decir Subhana Rabbial ‘Adhim(gloria a mi Señor el Majestuoso) en el Ruku’, no decirSubhana Rabbial A’la (gloria a mi Seño el Altísimo) enel Suyud, o no hacer el alguno de los Takbir durante laoración, claro, menos el primero.La tercera y última razón por la que se debe hacerSuyud As-Sahu es la duda de si se hizo o no algo de laoración. En caso que se dude si se hizo tres o cuatroRaka’at, de una oración de cuatro Raka’at, porejemplo, debe basarse sobre lo que más seguridadtiene, es decir, que hizo tres Raka’at, pues lo que estádudando es sobre la cuarta, así que hace la cuartaRaka’a y después, antes del Salam, hace Suyud As-Sahu. El Profeta Muhammad, que la paz y lasbendiciones de Al-lah sean con él, dijo: “Si alguno devosotros duda en su oración y no sabe cuánto harezado, si tres o cuatro Raka’at, que aleje la duda yactúe sobre lo que está seguro. Y luego que seprosterne dos veces antes del saludo final. Así, si rezó 16
  • 17. cinco Raka’at, su oración será impar, y si rezóexactamente cuatro serán una humillación paraSatanás, pues él no pudo confundirlo en la oración”[Muslim y Ahmad]. Ahora bien, si en el caso es quedude sobre el número de Raka’at que ha realizado,tres o cuatro, pero luego de una pequeña revisiónmental confirmó el número de genuflexiones que hizo,entonces se basa en su confirmación y termina suoración, y luego de hacer el saludo final hace dosSuyud As-Sahu, tal y como se confirma en lo registradoen Bujari y Muslim de Ibn Mas’ud, que Al-lah estécomplacido con él, quien relató que el Mensajero deAl-lah, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean conél, dijo: “Si uno de ustedes duda en su oración, querevise para que pueda despejar su duda, luego quecomplete su oración y después del Salam que haga dosSuyud As-Sahu”.Estos son entonces, hermanos y hermanas en la fe, losprincipios del Suyud As-Sahu que todos debemosconocer. Hemos podido entender de esta cortaexplicación, que este Suyud se hace antes o después 17
  • 18. del saludo final con el que se concluye la oración. Deesta manera, tenemos que Suyud As-Sahu se hacedespués del Salam en tres casos: el primero, cuando seaumenta algo en la oración; el segundo, cuando sehace el saludo final sin haber completado la oración,por omisión involuntaria de una o más partes de ella; yel tercer caso, cuando se duda sobre si se hizo o noalgo de la oración, pero luego de revisar, estandotodavía en la oración, se confirma lo que elimina laduda. Los demás casos obligan a que se haga antes dehacer el saludo final de la oración.Musulmanes, curiosamente encontramos que muchosde nuestros hermanos al ver que alguien hace SuyudAs-Sahu luego del Salam se sorprenden e incluso locensuran, esto sucede porque desconocen el veredictode la Shari’a sobre este asunto, su falta deresponsabilidad respecto al conocimiento de susdeberes religiosos mínimos y/o a que en muchasmezquitas los Imames que dirigen la oración no lopractican, sea porque crean que este Suyud se haceantes del Salam sin importar el caso o la razón por la 18
  • 19. que se deba hacer, porque ellos mismos, siendoImames, no conocen las reglas de la Shari’a alrespecto, o porque temen que los reprochen ycritiquen, lo que no es excusa para dejar de hacer loque ordenó y estableció el Profeta y Mensajero de Al-lah, Muhammad, que la paz y las bendiciones de Al-lahsean con él. Lo correcto es que ellos, como guías yresponsables de las comunidades musulmanas bajo sujurisdicción, enseñen y practiquen la Sunna a esterespecto, es decir, que hagan el Suyud As-Sahu antesdel Salam cuando el caso lo amerite, y que lo hagandespués de este saludo cuando sea obligatoriohacerlo; para que de esta manera la gente aprenda,conozca y practique lo que es debido, y que suserrores sean corregidos. Además, de esta manera,quien enseñe esta Sunna se estará haciendo acreedora la gran recompensa que Al-lah ha dispuesto paratodo aquel que enseñe y guie hacia el bien y reviva lasSunnas olvidadas o dejadas de practicar.Dijo Al-lah, Altísimo sea: “Al-lah quiere aclararos ymostraros el camino correcto de quienes os 19
  • 20. precedieron, y absolveros. Al-lah es Omnisciente,Sabio. Al-lah quiere absolveros, mientras que quienessiguen sus pasiones quieren que os extraviéiscompletamente. Al-lah quiere facilitaros las cosas, yaque el hombre fue creado débil.”Pidan bendiciones por el Profeta Muhammad, talcomo Dios se los ordena: “Ciertamente Al-lah y SusÁngeles bendicen al Profeta. ¡Oh, creyentes! Pidanbendiciones y paz por él”; y dijo el ProfetaMuhammad, sal-lal-lahu ‘alaihi wa sal-lam: “Quienpide a Al-lah una bendición para mí, Al-lah lorecompensa por esta acción con diez bendiciones”.¡Oh Al-lah! Da bendiciones y paz a nuestro ProfetaMuhammad, a sus familiares, a todos sus discípulos y aquienes sigan su guía de buena manera hasta el Día delJuicio. ¡Oh Al-lah! Da tu complacencia a todos losdiscípulos de Tu Mensajero, de quienes fuerondestacados Abu Baker, Omar, ‘Uzman y ‘Ali.Complácete también con todos los seguidores de estasnobles personas, quienes siguen su guía hasta el Día 20
  • 21. del ajuste de cuentas, y con nosotros los presentes,pues Tú eres en verdad el más Clemente.¡Oh Al-lah! Enaltece y dignifica al Islam y a losmusulmanes, protégenos del mal de nuestrosdetractores, y líbranos de los problemas delencarecimiento de los productos, la propagación deenfermedades, de la usura y el interés monetario, deladulterio y la fornicación, de los terremotos, de lasdificultades y las tribulaciones, y de la perversión ycorrupción oculta y evidente.¡Oh Al-lah! Perdónanos y perdona a nuestroshermanos creyentes que ya fallecieron, y no hagas queen nuestro corazón se encierre el desprecio y el odiopor los que han creído en Ti como se debe. Tú eres elmás Bondadoso y Misericordioso. 21

×