Your SlideShare is downloading. ×
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
El Desarrollo Prenatal
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

El Desarrollo Prenatal

7,213

Published on

Published in: Technology, Health & Medicine
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
7,213
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
45
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. ¿Cuándo comienza la vida?Por la Dra. Concepción Morales
    Nota: Enciende tus bocinaspara que escuches una canción
    Determinar el comienzo de la vida humana es un tema polémico. Para algunos es cuando el niño recién concebido se implanta en el útero de su madre. Otros creen que es cuando comienza a latir el corazón. Otros opinan que es cuando se corta el cordón umbilical. Y todavía otros creen que es cuando hay un sistema nervioso maduro y existe pleno uso de la razón. Pero la ciencia ha demostrado que la vida humana comienza mucho antes de las teorías apenas mencionadas.
    Como en todos los animales superiores, el ser humano tiene una reproducción sexuada. Depende de dos células: el espermatozoide (del hombre) y el ovocito (de la mujer), cada una de las cuales por separado es altamente especializada, pero no es un ser humano. Sin embargo, cuando estas dos células se unen en la concepción, llevando cada una su mensaje genético dentro de 23 cromosomas, entonces comienza la vida de un nuevo ser humano con sus 46 cromosomas.
    Desde ese instante ese nuevo ser humano ya tiene su sexo, que lo determina el espermatozoide, ya que todos los espermatozoides pueden ser X (que determina el sexo femenino) o Y (que determina el sexo masculino); mientras que los ovocitos sólo tienen el mensaje X. Si se une un espermatozoide con mensaje X con un ovocito, dará lugar a una niña con su mensaje XX. Si se une un espermatozoide con mensaje Y con un ovocito, comienza la vida de un niño con su mensaje XY.
    También en ese momento de la concepción está determinado el color de los ojos y de la piel, así como otras características físicas, incluso hasta la posibilidad de algunas de las enfermedades que este nuevo ser humano pueda sufrir en el futuro.
    Veamos qué camino recorren los gametos -- el espermatozoide y el ovocito-- antes de su encuentro.
    Cada mujer tienen aproximadamente 400 ciclos en su vida reproductiva. En cada ciclo llega a la madurez un ovocito, que al salir del folículo por acción de la hormona luteinizante es captado por las fimbrias de la trompa de Falopio y se encuentra con el espermatozoide en la unión de los dos tercios internos d ela trompa con el tercio exterior de la misma. El ovocito sólo vive un promedio de 12 horas si no es fecundado por el espermatozoide.
    En cada polución el hombre deposita un promedio de 300 millones de espermatozoides. Pero estos tienen que vencer muchos obstáculos para encontrarse con el óvulo. Al ser depositados en la vagina, los espermatozoides encuentran un medio ácido que es hostil para ellos, aunque están en el líquido seminal que amortigua la acidés. Posteriormente tienen que atravesar el tapón cervical mucoso, que puede ser más o menos denso dependiendo del momento del ciclo femenino. Llegan al útero de 4 a 5 millones de los aproximadamente 300 millones de espermatozoides que fueron depositados. En el útero, encuentran un medio alcalino, pero tienen que nadar contra corriente. A la trompa de Falopio llegan de 300 a 500 espermatozoides, pero sólo uno es nesario para la concepción.
    El espermatozoide está en contacto con la envoltura del ovocito, llamada zona pelúcida, durante 15 minutos y demora 7.5 horas en atravesarla. El espermatozoide entra en el ovocito moviéndose lentamente hasta que se encuentran los dos pronúcleos, el del espermatolzoide y el del ovocito. En este momento comienza una nueva vida humana: el cigoto, que es distinta del padre y de la madre, con una carga genética que tiene el 50 porciento de cada uno de los progenitories. A partir de ese momento, el nuevo ser humano ya tiene sexo y grupo sanguíneo, y aunque permanecerá dentro de su madre alrededor de 9 meses, dicho sexo y grupo sanguíneo pueden ser diferentes al de ella.
    En las primeras horas de vida puede haber una división y producirse la gemelación. Ello prueba que en el ser humano puede ocurrir temprano lo que en otras especies ocurre tardíamente. De hecho, durante los cuatro primeros dias de vida las células de este nuevo ser humano son tutipotenciales, o sea, que de ellas se puede derivar todo un nuevo ser. Durante los primeros seis días, vivirá dentro de la oolema como un huevo de gallina está en su cascarón. Durante estos seis días, no hay diálogo hormonal con la madre y recibirá una nutrición muy rudimentaria de la trompa. Luego, al cabo de esos seis días, el nuevo ser humano, en etapa de blastocisto, se implanta en el útero de su madre
    Existe el criterio erróneo de que por tener la posibilidad de la gemelación, estar las primeras células encerradas en la oolema, ser células tutipotenciales y faltar el diálogo hormonal con la madre en estos primeros estadios; que entonces no hay un embrión sino un pre embrión. Los que sostienen esta opinión consideran que aún no hay vida humana y que por tanto pueden usarse los dispositivos intrauterinos (DIU o IUD) o las hormonas que producen microabortos, como algunas de las mal llamadas píldoras anticonceptivas; la anticoncepción de emergencia o píldoras del dia siguiente; y la experimentación con embriones.
    Pero una vez que el ovocito es fecundado y comienza la vida del cigoto ha comenzado una nueva vida humana y todo lo que atente contra ella, sea un microaborto, un aborto, una enfermedad o un accidente, termina con la vida de una persona.
    La Dra. Concepción Morales es coordinadora de Pro-Vida Cuba y ejerce su especialidad de ginecología y obstetricia en el Hospital " Hijas de Galicia" , en La Habana.
    La mayoría de estas fuentes también le llaman al resultado de la concepción: embrión, feto o hijo. O sea, identifican al cigoto con un nuevo ser individual. Encontramos esta misma identificación en las definiciones de la concepción de otras autoridades importantes de la ciencia médica. Por ejemplo, el eminente investigador australiano y experto en el SIDA, el Profesor John Dwyer, ha descrito el momento en que el espermatozoide penetra el óvulo como la creación de un " único y nuevo individuo" (3). El Mosby's Medical, Nursing and Allied Health Dictionary define el embarazo de la siguiente manera: " En el preciso y único momento de la concepción, la mujer está embarazada con un nuevo ser individual" (4). El Profesor Drek Llewellyn-Jones, un muy conocido escritor sobre temas médicos, también ha definido la concepción y el comienzo del embarazo diciendo que cuando el material genético masculino del espermatozoide se une al material genético femenino del óvulo, " se forma un nuevo individuo" (5).
    Es importante observar también que tanto el Profesor Rahwan, como los siete diccionarios médicos que mencionamos, coinciden en que el término abortivo es la descripción biológica exacta de cualquier fármaco o dispositivo que cause una acción después de la concepción (6). Por su parte, el diccionario médico Mosby's, que también citamos, afirma que cualquier acción causada por un fármaco o dispositivo usado después de la concepción no puede llamarse una acción anticonceptiva(7).
    De manera que tenemos un gran número de eminentes personalidades y fuentes del campo de la medicina que afirman que el embarazo comienza en la concepción, que ésta consiste en la fertilización del óvulo por el espermatozoide, momento en el cual comienza a existir un nuevo ser humano individual, y que el aborto es una acción que impide la viabilidad de este nuevo ser en cualquier momento a patir de la fertilización o concepción hasta el momento del parto. Ninguna de ellas indentifica la concepción con la implantación, sino que afirma que este suceso tiene lugar varios días después de la fertilización.
    Conclusión
    ¿Qué hacemos entonces ante la divergencia de posturas con respecto al comienzo del embarazo y al momento a partir del cual ocurre el aborto? Lo más honesto que se puede hacer es lo siguiente:
    (a) Reconocer que las fuentes autorizadas que afirman que el embarazo comienza en la concepción -- momento a partir del cual cualquier acción que, interrumpiendo dicho embarazo, haga imposible la viabilidad del ser humano concebido, constituye un aborto -- son al menos tan numerosas y serias como las que afirman lo contrario.
    (b) Las autoridades que han redefinido el comienzo del embarazo como la implantación, y que basadas en dicha redefinición niegan que el aborto ocurra antes de ésta, parecen estar motivadas más bien por la preocupación de no llamarle abortivos a los métodos de la " anticoncepción de emergencia" y a otros métodos anticonceptivos que en los datos médicos.
    (c) Ante tal divergencia de opiniones con respecto a un asunto tan importante en el cual está en juego la vida de incontables seres humanos y ante la evidente necesidad de seguir lo mejor que la ciencia moderna nos ofrece, no queda otro recurso que pronunciarse en favor de la vida de dichos seres humanos. De otro modo se estaría corriendo el riesgo de condenar a la muerte a un enorme sector de la humanidad, cuyo único " delito" es no haber llegado todavía a implantarse en el útero de su madre.
    Pero hay más todavía. Recientemente Vida Humana Internacional recibió de su filial en Colombia (" Cultura de la vida humana" ) ejemplares de dos de los libritos de la oficina de Profamilia (la filial de la IPPF en ese país). Uno de ellos se titula Cuadernillo estudiantil: Fecundación, maternidad y lactancia, en el cual se afirma lo siguiente: " El sexo de la criatura queda establecido en el instante de la fecundación" (p. 4) y " se llama gestación al desarrollo de la criatura dentro del vientre de la madre desde el momento de la fecundación hasta que nace" (p. 13). El otro librito se titula Cuadernillo estudiantil: Novedades anticonceptivas y métodos en investigación, en el cual se afirma lo siguiente respecto de los métodos post-coitales, o sea, los que se utilizan como " anticoncepción de emergencia" : " Se denominan así aquellos métodos que se utilizan después de la relación sexual o para evitar que prosiga un embarazo no deseado" (p. 6). Luego pasa a describir estos métodos, que son las píldoras anticonceptivas, el dispositivo intrauterino y la RU 486.
    Evidentemente, si el comienzo de la gestación o del embarazo ha sido definido en el momento de la fecundación, se deduce que Profamilia está admitiendo que estos métodos son abortivos, pues el aborto es la interrupción del embarazo que resulta en la muerte de la " criatura" (como esta misma organización le llama al ser humano no nacido en su propia publicación). Por otra parte, como vimos al principio del artículo, el Dr. Juan Carlos Vargas, director científico de Profamilia, afirma que " no se trata de un aborto pues según un extendido criterio médico el embarazo comienza sólo cuando el óvulo fecundado se implanta en el útero" . En otras palabras, Profamilia se contradice al admitir que la " anticoncepción de emergencia" es abortiva.
    En conclusión, el aborto provocado, la fecundación invitro, la " anticoncepción de emergencia"  y otras formas de manipular o destruir la vida humana, tienen que ser absolutamente rechazadas. La ciencia, la ética y el sentido común nos indican que no tenemos otra alternativa.
    El desarrollo del cerebro del niño
    Por el Dr. Carlos Pérez Avendaño
    Nota: Enciende tus bocinaspara que escuches una canción
    El artículo principal de la revista " Time" de febrero 3, l997, se titula: " Cómo se desarrolla el cerebro de un niño." De alta calidad científica, este artículo está escrito para que sea comprendido por el público, aunque hay que reconocer que la enorme complejidad del misterioso cerebro, lo hace de difícil comprensión.
    Dificilísimo es para uno comprender cómo es que a las l0 semanas de embarazo, un niño embrión, que entonces tiene 6 centímetros de largo, interpreta dentro de su cabeza una perfecta sinfonía.
    Dice la Dra. Carla Shat de la Universidad de Berkely en California, que esa sinfonía, compuesta de señales eléctricas e interpretada por la más perfecta de todas las computadoras ahí misteriosamente escondida, va colocando en perfecto orden cada una de las l00 mil millones de esas células, que a la hora del nacimiento conforman el perfectísimo cerebro. ¡La más perfectísima de las obras salidas de las manos del divino alfarero!
    Materia animada hecha un algo capaz de sentir y expresarse. Capaz de oír (sin que le hayan enseñado cómo); capaz de chupar la leche, degustarla y tragarla (sin que le hayan instruido para que no se ahogue); capaz de sentir el abrazo y los besos de la madre (sin que le hayan dicho cómo es que habrá de sentir emociones); capaz de abrir la boca y llorar y gritar, cuando algo le disgusta (sin que ningún hermano le haya enseñado cómo hacerlo).
    Se ha descubierto que esa billonada de señales eléctricas, que no es un desordenado ruidero sino una ordenadísima sinfonía de mensajes que tienen todos una misma finalidad y un mismo destino; es lo que pone en orden toda esa materia. Es lo que conforma las células cerebrales (neuronas) y ubicándolas a cada una en su especialísimo lugar, las interconecta y construye así el cerebro. " Ese es probablemente el más conmovedor de nuestros descubrimientos" , afirma la Dra. Shatz.
    ¿Puede alguno de ustedes, estimados lectores, comprender lo que significa que en el tubo neural de un embrión (su cerebro) aparezcan 250,000 nuevas células por minuto y que cada una de ellas se mueve, se coloca, se interconecta y vuelve a bailar con la perfección del más perfecto de los ballets?
    La forma en que cada una de esas neuronas se conectan unas con otras es también incomprensible por su perfección. Es como si cada una de las 250,000 bailarinas que se incorporan al ballet, tuviera muchísimas manos y es así que se establece lo que el Dr. Goodman de Berkeley llama una cuadrillonada de interconexiones.
    No es una millonada, no es una billonada, no es una trillonada; es ni más ni menos, una cuadrillonada. Y usted estimado lector, ¿comprende lo que es una cuadrillonada de conexiones entre las cien mil millones de neuronas que al momento de nacer conforman el cerebro de un niño? ¿Es usted estimado lector capaz de percibir y entender esa inmensidad?
    Un principio pensante, una sinfonía de señales eléctricas que anima, ordena y conforma el cerebro y lo hace expresarse como el más extasiante de los ballets. Un pensamiento que nos hace existir.
    Por eso, cuando una mujer embarazada afirma que ella es dueña de su cuerpo y que ella puede hacer con su niño-embrión lo que se le venga en gana, es fácil encontrar la razón para explicarle que no es así. Es por pura ignorancia, que esa mujer cree ser dueña de la vida que lleva en sus entrañas.
    Nota: El Dr. Pérez Avendaño es médico de medicina interna en la práctica privada en Guatemala, y profesor de la Universidad Francisco Marroquín en dicho país.
    Genes y vida humana
    por el Profesor Jerome Lejeune
    Nota: Enciende tus bocinaspara que escuches una canción
    Este artículo es el testimonio que dio el Profesor Jerome Lejeune ante la Asamblea Legislativa del Estado de Louisiana (USA) el 7 de junio de 1990. El Dr. Lejeune, ya difunto, fue profesor de Genética fundamental de la Universidad de Paris y director de la Clínica genética del Hospital Pediátrico de París. El testimonio fue publicado en la revista All About Issues, Vol. No. 5, otoño de 1991, pp. 17-20. Derechos registrados por la American Life League, P.O. Box 1350, Stafford, VA. 22554, U.S.A., y traducido por el Dr. Armando Cifuentes Ramírez, Cali, Colombia.
    Señor Presidente:
    Es interesante constatar que las ciencias naturales y las ciencias jurídicas hablan, básicamente, el mismo lenguaje. Antes de que se pueda proclamar una Constitución se tiene que definir cuidadosamente cada una de sus condiciones. Y luego se tiene que votar para promulgarla. La Constitución natural del ser humano también tiene que ser definida cuidadosamente en todas sus características. A estas características las llamamos GENES que son transportados por los cromosomas. También hay un proceso de votación que es la fecundación. Solamente uno entre aproximadamente mil millones de espermatozoides será el escogido para producir el nuevo conjunto de información. Una vez que la cabeza del espermatozoide ha traspasado la zona pelúcida, (una especie de bolsa plástica que protege la vida del nuevo ser), llega el momento en que su Constitución humana es puesta a votación y promulgada.
    El fallo del Tribunal Supremo " Roe V. Wade" * afirmó que, puesto que desconocíamos el momento en que empieza la vida humana, somos libres para decidir tal o cual cosa. Desde entonces han transcurrido diez y siete años y la ciencia ha hecho un progreso vertiginoso. Quiero decirle cuánto mucho más conocemos hoy sobre el comienzo de la persona humana, de lo que sabíamos hace 17 años.
    La vida tiene una historia muy, muy larga. Ha sido transmitida desde hace milenios en el género humano. Pero cada uno de nosotros tiene un momento de iniciación preciso, que es aquel en el cual toda la información genética, necesaria y suficiente, se reúne dentro de una célula, el óvulo fertilizado, y este momento es el momento de la fecundación. No existe la más mínima duda sobre ésto.
    Sabemos que esta información está escrita en una especie de cinta que llamamos DNA (acido desoxirribo nucleico). Es una molécula larga en la que, por medio de un código específico, están definidas todas las características de la futura persona. La cinta que está dentro del espermatozoide mide exactamente un metro de longitud, dividida en 23 pedacitos o cromosomas, y hay otra cinta de un metro dentro del óvulo; de manera que podemos decir que al principio de nuestra vida tenemos dos metros de cinta, en los cuales todo está codificado. Como una ayuda para entender cómo son de diminutas estas dos tablas de la ley de la vida, tengamos presente que la molécula de un metro de largo se enrosca tan apretadamente que cabe fácilmente en la punta de un alfiler. La vida está escrita en un lenguaje fantásticamente reducido. Cuando se emitió el fallo " Roe V. Wade" sabíamos que la información se hallaba dentro de la primera célula, pero nadie podía leerla, y nadie era capaz de anticipar su modo de manifestarse para que al final la información llegara a ser alguien vivo que nos dijera: " Soy un ser humano" .
    Hoy sabemos que la vida es muy parecida a lo que sucede con una cinta magnética en la que se ha grabado música. En la cinta misma no hay notas. En la grabadora no hay músicos ni instrumentos. No obstante, debido a que la información ha sido codificada en el momento en que era recibida por un micrófono y luego transmitida a la cinta, el tocacintas puede leer dicha información, dar impulso a los altoparlantes, y así, lo que se reproduce no son los músicos ni las notas de la partitura, lo que se transmite, si usted está escuchando " la pequeña serenata" , es el genio de Mozart.
    Exactamente de la misma manera se ejecuta la sinfonía de la vida. Está escrita mediante un código muy especial en la molécula de DNA, y la primera célula es la primera parte del tocacintas magnético, que descifra el código y toca vida humana. Si la información que está dentro de la grabadora-esa primera célula-es información humana, entonces este ser es un ser humano. Sabemos que inicialmente hay un mensaje, y si este mensaje se deletrea al estilo humano, forma lo que es un ser humano. Comprendemos que la materia es solo materia. Pero la materia puede estar animada por determinada información que le da forma y permite la construcción de un nuevo ser. Ahora, dependiendo de si uno es un melómano o un aficionado, reconocerá más pronto o más tarde, que en el tocacintas se ha puesto un cassette de " la pequeña serenata" . Si usted es un melómano de verdad, al segundo compás reconocerá la música. Si es un aficionado necesitará escuchar toda la cinta antes de decir: " Ahora sé que se trata de la pequeña serenata" . La ventaja de la genética es que la ciencia es devota de la vida: nos damos cuenta de que se trata de la vida tan pronto se ejecutan los primeros compases.
    Este punto de vista acerca de los datos informativos no es una mera ilusión, ni es una hipótesis metafísica. Es pura ciencia. Quienes no quieren aceptar sus implicaciones dicen a menudo que la vida es simplemente un dinamismo, un movimiento continuo. Hoy en día, lamentablemente, se congelan embriones humanos. A medida que baja la temperatura, el tiempo se detiene; y cuando se alcanzan temperaturas muy bajas, el tiempo se suspende. Pero los seres humanos que han sido congelados no están muertos; recobrarán su propia autonomía y empezarán a ser ellos mismos otra vez. Así que sabemos que se ha interrumpido la dinámica, el movimiento; pero si no se ha destruído la información, la vida puede volver a comenzar. Hace 17 años no se podía decir nada acerca del contenido de la primera célula. Si se buscaba en su interior el mensaje genético que estaba codificado, se mataba a esa célula. Sucedía lo mismo con el embrión muy joven. Porque era imposible examinar el embrión de un día, de dos días o de una semana de edad y ver si tenía tal o cual característica, sin destruírlo, debido a la rudeza de la técnica.
    Ahora tenemos un extraordinario descubrimiento, hecho hace cuatro años y que se utiliza en los laboratorios desde hace dos años. De un embrión de tres días que tiene de cuatro a ocho células, se extrae, en forma muy cuidadosa, una de esas células perforando la zona pelúcida, sacando la célula y volviendo a cerrar el diminuto orificio. Entonces, de la célula, con una nueva técnica llamada PCR o " polimerización en cadena" se reproduce el DNA de esa célula única y se llega a tener suficiente cantidad de tal DNA para analizarlo. Con la técnica en referencia se reproducen millones de copias de la molécula inicial del DNA en 24 horas. Es casi como un milagro porque funciona más rápido que la misma vida, pero utilizando los mismos procedimientos, esto es, una enzima especial en un ciclo especial tal como sucede en la naturaleza. [Nota del editor: El Dr. Lejeune, cuya postura en defensa de la vida humana desde la concepción = fertilización fue bien conocida, no se está refiriendo aquí a la técnica de clonación o a ninguna otra manipulación de embriones humanos que no respete su vida o dignidad, sino solamente al estudio, sin ningún daño para el embrión humano, del DNA.]
    Hace menos de tres meses Monk y Holding publicaron en Inglaterra que, en su trabajo con embriones humanos producidos in vitro, habían podido extraer células de esos embriones, polimerizar el correspondiente DNA, examinarlo con determinado procedimiento y determinar si esos embriones incipientes eran masculinos o femeninos. [Nota del editor: De nuevo, el Dr. Lejeune de ningún modo está aprobando aquí la inmoral técnica de la fertilización in vitro que implica la destrucción de innumerables embriones humanos, sino sólo al hecho de que estos científicos pudieron constatar que efectivamente el sexo del ser humano se puede detectar desde los primeros momentos de su existencia.]
    Así, aún en un embrión de una semana de edad, con éstas nuevas técnicas podemos decir: " es un hombre " o " es una mujer" . Va más allá de lo imaginable que los abogados, al conocer de repente que este embrión de una semana es un muchacho o una chica, no quisieran reconocer al mismo tiempo que es una persona humana.
    Un segundo descubrimiento que cambió nuestra manera de considerar la composición genética humana en los últimos dos años fue hecho por Jeffries, otro colega inglés. Jeffries es un prominente especialista en DNA quien súbitamente tuvo la ingeniosa idea de que existían largos trechos del mensaje genético destinados únicamente a dar regularidad a las células. Por tal función específica podían resistir muchos cambios pequeños sin peligro para lo individual. Así cada uno de nosotros tiene, en la porción reguladora de nuestro sistema genético, un orden muy específico de los genes, todos los cuales son normales. Al tomar una célula y utilizar la polimerización en cadena, Jeffries pudo hacer muchas copias de esta parte del mensaje y trazar la información de una manera nueva.
    Es muy interesante como aparece el resultado. El DNA específico de cada persona, al terminar de usar todo el procedimiento técnico, parece un conjunto de rayas de distinto ancho y colocadas a diferentes distancias, que conforman un patrón propio para cada ser humano. Se parece mucho al código de barras que nos encontramos en los productos del supermercado. En vez de la etiqueta con el nombre y el precio del producto escritos en letras y números, se usan barras de diferente ancho y colocadas a diferentes distancias una de la otra; si ésto se lee con el sistema analizador, el computador del supermercado sabe exactamente qué producto usted está comprando y a qué precio. Es lo mismo que ahora podemos hacer con cada ser humano examinando su DNA. Podemos trazar un código de barras que es absolutamente específico para cada uno de nosotros.
    De hecho, si comparamos el código de rayas de una persona con los de su padre y su madre, podemos reconocer que la mitad de las líneas específicas de la persona también se encuentra en las del padre y la otra mitad en las de la madre; así se obtiene la absoluta definición de la herencia y podemos determinar con un error menor a una vez en diez mil millones, que esa persona es la descendiente biológica de este padre y esta madre.
    Tal determinación es muy importante en el caso en que la paternidad deba confirmarse. Estamos en capacidad de detectar, más allá de cualquier duda, quién es el padre biológico y en vez de considerar al bebé como un criminal que debe eliminarse por el aborto, la sociedad debe reconocerlo como un ser humano. Si se conocen la madre y el padre, el ser humano con un padre indigno debe ser la preocupación y no la víctima de la nación. Jeffries encontró que el mensaje genético del espermatozoide estaba acentuado en forma diferente al mensaje genético transportado por el óvulo. Cuando uno está estudiando algo y leyendo un libro, muy a menudo toma un lápiz y subraya una frase que le parece debe recordar; ya que es muy importante. Y a veces , pone una X sobre otro pasaje porque no lo necesita inmediatamente. Es exactamente lo que la naturaleza hace con la totalidad del mensaje genético.
    Expliqué que al principio de nuestra vida tenemos dos metros " de cinta" , pero he olvidado decirle que la cantidad de letras escritas en esos dos metros es cinco veces mayor que las de la Enciclopedia Británica. O sea que para imprimir el nombre de todas las bases que existen dentro de nuestro código genético, necesitaríamos cinco juegos de volúmenes del tamaño de la Enciclopedia Británica. Entendemos así por qué es muy prudente que la naturaleza subraye algunas frases, porque deben ser descifradas inmediatamente por la primera célula, y coloque una X en otras que van a ser usadas mucho más tarde en la vida. La célula no puede hacerlo todo al mismo tiempo, debe empezar por alguna parte.
    Y otro descubrimiento es que en los varones está subrayada una parte del mensaje y en las mujeres otra parte distinta, y el resultado explica dos misterios de la genética. Sabemos ya que a veces después de un coito normal resulta un embarazo sin que exista dentro un bebé; un embarazo falso. A veces da origen a la " degeneración molar" , situación muy peligrosa porque se puede convertir en cáncer. Hace unos diez años se descubrió que cuando ocurría la degeneración molar únicamente se formaban membranas cuya composición genética era de origen paterno. También se conoce una situación opuesta. A veces en uno de los ovarios de una muchacha joven y virgen un óvulo se multiplica y forma una teratoma. En este teratoma se encuentran elementos semejantes a la piel, las uñas, el cabello y los dientes. Se denomina " quiste dermoide" que en nada se parece a un bebé sino a algunas partes sueltas.
    El descubrimiento consiste en que el subrayado del mensaje masculino le dice a la primera célula cómo construir la membrana que va a proteger al bebé y cómo construir la placenta que tomará las provisiones de la sangre de la mamá; así, de hecho, el hombre tiene en la primera célula el deber de conseguir el alimento y construir el albergue, de construir la choza y salir a cazar. Por el contrario, el mensaje femenino es el de cómo formar diferentes partes que al ser ensambladas formarán un bebé. Es verdaderamente extraordinario que la división de las tareas que encontramos en los mayores, ya está escrita en el diminuto lenguaje de la genética en la primera célula de un milímetro y medio de ancho que es el epítome, el resumen, la disminución a la mínima expresión de la persona humana.
    Cuando se sigue observando el desarrollo, el estilo de subrayado va cambiando en cada división de la célula. La primera célula transmite el mensaje con algo de los subrayado borrado, así que las nuevas células empiezan a leer otras partes. Como resultado, la vida es muy parecida al desarollo profesional de un médico. Tal vez usted haya caído en cuenta que en Medicina, al terminar su carrera, el nuevo profesional puede volverse un médico general o un especialista. Un médico general aprende acerca de muchas, muchas enfermedades y a medida que pasan los años sabe menos y menos sobre más y más; cuando es un muy buen médico general sabe un poco de todo. Los especialistas hacen lo contrario. Aprenden más y más sobre menos y menos y al final un buen especialista sabe casi todo sobre muy poco. Así es como la naturaleza conduce el mensaje humano.
    La primera célula es generalista. No puede manifestar muchas coas, pero sabe algo de todo. Dice cómo construir una máquina que a la postre construirá el cerebro. Pero el motivo por el que esta primera célula, que sabe de todo, deba tener especialistas, es porque para que la célula especialista pueda manifestar su propia personalidad tiene que especializarse para que una célula haga las uñas, otra el sistema nervioso, y para que finalmente la totalidad manifieste al ser humano que existe desde la concepción (=fertilización)..
    Para recapitular lo que la ciencia nos enseña, Señor Presidente, diría, fuera de cualquier duda, que sabemos que en el principio existe el mensaje. El mensaje genético es vital y su manifestación es vida. Aún más brevemente diría, fuera de toda discusión, que si el mensaje es un mensaje humano, el ser es un ser humano.
    * El fallo " Roe v. Wade" legalizó el aborto a petición en EE.UU., enero 22 de 1973.
    FUENTE: Traducción al español de " Genes & Human Life" , publicado en ALL About Issues, Fall 1991, páginas 17-20.
    EL DNA: Argumento científico para poner fin a los abortos
    Por Joseph A. Wottering
    En años recientes las agencias de policía y de investigaciones, en EE.UU. y en otros países por todo el mundo, han comenzado a depender mucho del uso del DNA (Acido Desoxiribo Nucleíco), que se encuentra en cada célula humana, como la manera infalible de identificar a cada ser humano que haya vivido, que vive ahora o que vivirá en el futuro. La ciencia asegura ahora a la ley que el DNA de cada ser humano es absolutamente único e individual para siempre.
    El 29 de Abril de 1991 la cadena de TV CNN dió a conocer que el ejército de los EE.UU. ha reconocido la infalibilidad del DNA como medio de identificar a los humanos, y está en proceso de cambiar las tradicionales medallas de identificación por un sistema identificador DNA, que incluiría muestras de sangre. Las células retenidas en estas muestras serían suficientes, para poder hacer una identificación positiva del ser humano al cual pertenecía esa sangre.
    Por añadidura, un experto militar indicó durante el programa de televisión de CNN ya mencionado, que EE.UU. utilizó ese sistema de identificación DNA por lo menos parcialmente, en la guerra " Tormenta del Desierto" , y así se pudieron identificar piernas y otras partes del cuerpo, cosa que no hubiera sido posible lograr con los métodos antiguos.
    Aún más importante, la maravilla científica del DNA establece positivamente el hecho, de que por mandato de la naturaleza, la primera célula humana viviente, que se forma cuando el espermatozoide del hombre penetra el óvulo de la mujer, contiene un DNA que es exclusivo del nuevo ser humano al cual pertenece. Es indiscutible y demostrable que este DNA es diferente al DNA de los padres.
    Por lo tanto, desde el comienzo de esta primera célula en adelante, existe un nuevo y totalmente diferente ser humano. Si se destruye esa célula o las que después se desarrollarán, puesto que ese DNA humano no ha existido antes ni volverá a existir otra vez, sería como destruir para siempre toda una especie. Además, puesto que la ciencia del DNA establece que esta primera célula humana y todas las que después se forman sin duda alguna no son parte del cuerpo de otra persona, es muy reprensible que un gran número de mujeres en el mundo, sin razón, rehusen aceptar la infalibilidad del DNA como prueba de que desde su primera célula, el embrión en su vientre no es, con absoluta seguridad, parte de su cuerpo. Con esto se anula el argumento de que " soy libre de escoger lo que haga con mi propio cuerpo" .
    Por supuesto, comprendemos esta postura tan deshonesta al tomar en cuenta el hecho de que según nuestras leyes, el destruir una vida humana inocente es asesinato, y el asesinato premeditado se castiga con la pena de muerte. Todos los métodos de aborto obviamente son siempre premeditados. ¿Por qué a la matanza de un inocente ser que se puede identificar como humano se le llama aborto y no asesinato? Ni la ciencia ni nuestras cortes han dado respuesta a esta pregunta. Ni siquiera han tratado de dar una explicación seria públicamente. Hasta ahora las cortes sencillamente han permitido estos asesinatos de hecho, pero ahora el ejército ha dado su aprobación a la infalibilidad del DNA como medio de identificación, confirmando el hecho de que se trata de un ser humano desde las primeras células.
    Está claro pues, que comienza una nueva vida humana en el instante mismo de la concepción. Esto no es ya solamente la posición mantenida durante miles de años por todas las principales religiones, ahora es un hecho científico probado y aceptado, que se usa constantemente en beneficio de la dignidad de los muertos, de los derechos de los inocentes y de la seguridad de la sociedad en general, excepto en el caso de los que están por nacer. Solamente a ellos se les han negado todos los maravillosos beneficios que se derivan de la ciencia del DNA, a pesar de que como prueba éste, son seres humanos únicos e irremplazables, y el quitarles la vida es asesinato por definición. El aborto legalizado es una contradicción. En vista de todos estos hechos nos preguntamos: ¿cuanto tiempo más permitirá EE.UU. que su historia quede manchada por semejante contradicción?
    El maravilloso desarrollo del ser humano en el seno materno
    1) ¿Por qué es necesario tratar más detalladamente las primeras etapas de la vida del embrión humano?
    En el primer capítulo de nuestra obra anterior Vale la pena vivir, abordamos el tema de la maravilla de la vida humana en el seno materno. Sin embargo, no tratamos lo suficientemente el comienzo de la vida del ser humano y su desarrollo en las primeras etapas de su existencia, es decir, desde su concepción hasta su implantación en el útero de su madre.
    En este libro, queremos tratar este tema en más detalle. La razón de ello, como veremos en los siguientes capítulos, es que, desde hace algunos años, los ataques contra la vida humana en sus primeras etapas de existencia se han incrementado como nunca antes, particularmente en el mundo hispano. Incluso, el movimiento antivida pretende re-definir el comienzo del embarazo y, por consiguiente, el de la vida del ser humano, diciendo que éste ocurre en la implantación del nuevo ser humano en el útero de su madre, en vez de la concepción.
    Esta estrategia, como veremos más adelante en el próximo capítulo, es la que emplea el movimiento antivida para no llamarle “aborto” al efecto anti-implantatorio de la píldora “del día siguiente” (PDS) o “del día después” (PDD), así como a otros métodos abortivos. De esa manera, el movimiento abortista promueve dichos métodos en los países donde todavía el aborto es ilegal, como es el caso de la mayoría de los países del mundo hispano.
    Es necesario, por consiguiente, abordar el comienzo y el desarrollo de la vida del ser humano en sus primeras etapas de existencia con todo el rigor científico que se requiere, sin descuidar, al mismo tiempo, que el lenguaje utilizado sea asequible a todos. Al respecto, es importante señalar que los datos científicos que vamos a aportar sobre este tema no son nuestras opiniones, sino la explicación, con un lenguaje más simple, de lo que constituye el consenso de las más prestigiosas fuentes de la embriología humana del mundo contemporáneo. En el próximo capítulo, en la respuesta a la pregunta 5, presentamos una lista de 20 de esas fuentes, las cuales el lector podrá consultar a su conveniencia.
    2) ¿Cuándo comienza la vida humana?
    Hablando estrictamente desde el punto de vista científico, la pregunta “¿cuándo comienza la vida humana?”, no está bien formulada. La pregunta correcta es “¿cuándo comienza la vida del ser humano”? Ahora bien, para responder a esta segunda y auténtica pregunta, vamos a repasar algunos datos científicos acerca del comienzo de la vida de un nuevo ser humano.
    Todo organismo vivo tiene una calidad específica y un número específico de cromosomas, que distingue a cada miembro de una especie de las demás especies [1]. Los cromosomas son estructuras parecidas a hilos, que se encuentran en cada núcleo de cada célula y que portan los genes. Los genes son las unidades básicas que, a su vez, contienen los rasgos hereditarios de ese organismo vivo [2]. En el caso de los seres humanos, cada célula somática, es decir, cada célula del cuerpo, contiene 46 cromosomas [1].
    Sin embargo, también hay unas células humanas que solamente tienen 23 cromosomas. Esas células son los espermatozoides del hombre. Los espermatozoides son células germinales ya maduras [3]. Se les llama “germinales”, porque tienen la capacidad de hacer “germinar”, o dicho más correctamente, de engendrar a un nuevo ser humano, como explicaremos más abajo.
    La mujer también tiene unas células germinales, que cuando ya han madurado se llaman ovocitos [3]. Los ovocitos, a diferencia de los espermatozoides, tienen 46 cromosomas [3]. Sin embargo, como veremos en breve, llega un momento en que el número de cromosomas del ovocito se reduce a la mitad, quedándose también en 23, al igual que los espermatozoides.
    Las células germinales primitivas del hombre y de la mujer, respectivamente, pasan por un proceso de maduración que se llama gametogénesis. La gametogénesis es, pues, el proceso de “génesis”, es decir, de surgimiento, o más exactamente, de maduración de las células germinales primitivas del hombre y la mujer, respectivamente, y cuyo resultado es la formación de unas células germinales ya maduras [3], que se llaman gametos [4]. El gameto masculino se llama precisamente espermatozoide y el gameto femenino se llama ovocito.
    Cuando el espermatozoide y el ovocito se unen, es decir, cuando se da lo que normalmente llamamos “concepción”, pero cuyo nombre más exacto es fertilización, ocurre algo muy radical desde la perspectiva biológica. En el acto conyugal, el esposo deposita en la esposa unos 300 millones de espermatozoides, pero sólo uno llega a las trompas de Falopio de la esposa [5]. Si en ese momento se encuentra con un ovocito, que ha sido previamente liberado por uno de los dos ovarios de la esposa [6], entonces el espermatozoide lo fecunda o fertiliza, para dar comienzo a la existencia de un nuevo ser humano, el cual, en esa primerísima etapa, está compuesto de una sola célula y se llama cigoto [3,7]. En ese mismo proceso de la fertilización es cuando el ovocito pierde 23 de sus cromosomas y se queda con los otros 23, que al unirse a los 23 del espermatozoide completan los 46 característicos de la especie humana [1].
    Vamos a precisar más aún lo que hemos dicho. Los gametos (el espermatozoide del padre y el ovocito de la madre) dejan de ser lo que eran, para unirse y dar comienzo a la existencia de un nuevo y único ser humano viviente, que tiene los 46 cromosomas que lo identifican como un miembro de la especie humana. Antes de la fertilización, cada uno de los gametos, el espermatozoide y el ovocito, eran simplemente células que poseían vida humana, es decir, eran células humanas vivas. Pero, a partir de ese singular evento de la fertilización, es decir, de la unión del espermatozoide y del ovocito en una de las dos trompas de Falopio de la madre [5], ya no tenemos simplemente una “vida humana”, sino un nuevo ser humano viviente, radicalmente distinto, desde el punto de vista biológico, del espermatozoide y del ovocito. Al respecto, los especialistas en embriología humana Moore y Persaud nos enseñan lo siguiente: “El cigoto es la célula que resulta de la unión de un ovocito y un espermatozoide. El cigoto es el comienzo de un nuevo ser humano (es decir, el embrión)” [7].
    Por ello es que comenzamos la respuesta a la pregunta formulada arriba de “¿cuándo comienza la vida humana?” reformulando dicha pregunta en “¿cuándo comienza la vida del ser humano?” Y la respuesta a esta segunda y auténtica pregunta es que la vida del ser humano usualmente comienza en la concepción, o más exactamente aún, en la fertilización, es decir, en la unión del espermatozoide y del ovocito.
    La razón por la cual decimos que la vida del ser humano usualmente comienza en la fertilización, es porque, aunque en la inmensa mayoría de los casos es ahí donde comienza la vida del ser humano, hay casos excepcionales, como la gemelación (cuando surgen los gemelos), donde la vida del ser humano comienza de otra manera. De ello trataremos más adelante. Pero el asunto fundamental aquí es que la fertilización es definitivamente el momento en que comienza la vida de la mayoría de los seres humanos y que tanto éstos, como aquellos cuya vida comenzó de otra manera, portan los 46 cromosomas que los identifican como miembros de la especie humana.
    A continuación, vamos a profundizar más aún nuestro entendimiento del carácter único del nuevo ser humano que surge a partir de la fertilización.
    3) ¿Qué ocurre en la fertilización e inmediatamente después?
    La fertilización es un proceso que comienza cuando un espermatozoide hace contacto con un ovocito, y termina cuando los cromosomas maternos y paternos se mezclan, dando como resultado una célula que se llama cigoto. El cigoto ya es un ser humano viviente, que tiene los 46 cromosomas que distinguen a los miembros de la especie humana de cualquier otra especie [7,8].
    Inmediatamente después de completada la fertilización, el cigoto produce proteínas (los constituyentes esenciales de todas las células vivas) y enzimas específicamente humanas [9]. Las enzimas son “proteínas que actúan como catalíticos en reacciones químicas vitales” [10]. Una vez completada la fertilización, el cigoto comienza a dirigir genéticamente su propio crecimiento y desarrollo; y no su madre [11].
    Esto último demuestra una vez más que el nuevo ser humano es un organismo biológica e individualmente vivo, distinto de la madre e intrínsecamente independiente de ella (aunque no externamente, claro, como lo son también los niños pequeños). Es un miembro único e irrepetible de la especie humana. No se trata de una “una vida humana potencial”, sino de un ser humano con mucho potencial (si lo dejan seguir viviendo). El especialista en embriología humana, William Larsen, haciéndose eco de sus muchos otros colegas, lo expresa certeramente diciendo: “Comenzamos nuestra descripción del ser humano en desarrollo con la formación y la diferenciación de las células sexuales masculinas y femeninas o gametos, las cuales se unirán en la fertilización, para iniciar el desarrollo embrionario de un nuevo individuo” [12].
    Por otro lado, el espermatozoide y el ovocito, separadamente, no pueden convertirse, por sí mismos, en seres humanos. De hecho, en el caso del ovocito, si éste no es fecundado por el espermatozoide, sólo vive un promedio de doce horas [5] y los demás espermatozoides que no lograron fecundar al ovocito mueren en menos de 72 horas [13]. Además, tanto el ovocito como el espermatozoide solamente producen proteínas y enzimas propias de los gametos. Tampoco dirigen su propio crecimiento y desarrollo. En fin, no son individuos, es decir, no son miembros de la especie humana; sino sólo partes de un ser humano [1]. De nuevo, los gametos poseen vida humana, porque pertenecen a un ser humano; mientras que el cigoto es ya un ser humano.
    Hay otros elementos de capital importancia que debemos señalar en relación con la fertilización. Pero los vamos a dejar para cuando respondamos a las objeciones que se han presentado contra el carácter de ser humano del embrión.
    4) ¿Cuáles son las otras etapas del desarrollo del embrión humano?
    Al hablar de las otras etapas importantes en el desarrollo del embrión humano, debemos aclarar que el término científico de embrión es el que usualmente se utiliza, para referirse al ser humano desde la fertilización hasta el final de la octava semana de la gestación. A partir del comienzo de la novena semana hasta el parto, el término científico que usualmente se usa para referirse al ser humano no nacido es el de feto [14].
    Sin embargo, a pesar de que usualmente se le llama “embrión” al ser humano desde la fertilización hasta el final de la octava semana, también se utilizan otros términos científicos para referirse a ciertas etapas importantes del desarrollo del ser humano durante su fase embrionaria. Como ya hemos señalado, se le llama cigoto al ser humano en la primerísima etapa de su vida, es decir, en su mismo comienzo, cuando está constituido por una sola célula, apenas completada la fertilización y como resultado de ella [7].
    Una vez que surge el cigoto, éste no se convierte en otra cosa, sino que simplemente continúa creciendo y desarrollándose. De hecho, comienza un proceso que se llama mitosis. Este proceso es el de la división celular. Es decir, el cigoto se divide en dos células, luego en tres y luego en cuatro –y a partir de ahí se divide en múltiplos de dos: seis, ocho, diez, etc. [15]. A los cuatro días de concebido, cuando el embrión ya tiene doce células, se le llama mórula [16].
    De cinco a siete días de concebido, el embrión recibe el nombre científico de blastocisto [16]. Durante esos días, el embrión, que ha estado moviéndose a través de la trompa de Falopio donde fue concebido, llega y se implanta en el útero de su madre, donde permanecerá, creciendo y desarrollándose, hasta que nazca [14]. Es interesante y maravilloso constatar que, antes de su implantación, el embrión le envía señales hormonales al endometrio (que es la membrana que cubre el útero) [17], para indicarle que se prepare para la implantación y el endometrio le responde también hormonalmente [18]. Es como si el embrión le dijera a su madre: “¡Ya estoy aquí! ¡Por favor, prepárame una cunita!” Y la madre le responde: “¡Ven, hijito (o hijita), y acomódate aquí!”.
    Las hormonas son “sustancias químicas naturales del cuerpo que producen o estimulan la actividad de un órgano” [19]. Por ejemplo, la progesterona, que es una hormona segregada por los ovarios de la mujer [20], tiene por finalidad preparar el endometrio para la implantación y luego sostener el embarazo [21].
    5) ¿Cuáles son las principales objeciones contra el hecho de que el embrión es un ser humano?
    Como ya hemos señalado, los especialistas en embriología humana nos enseñan que la vida del ser humano no nacido se divide en dos grandes etapas, cuyos términos correctos son: embrión (desde su concepción hasta el final de la octava semana) y feto (desde el comienzo de la novena semana hasta el nacimiento). Por consiguiente, las principales objeciones contra el hecho de que el embrión humano desde su concepción en adelante es un ser humano, que vamos a presentar y a refutar en esta sección, son las siguientes [1]:
    -- El embrión no es un ser humano porque no luce como un ser humano.
    -- El “embrión” es simplemente un conjunto de células, una masa de tejido.
    -- El embrión y el embarazo en realidad comienzan en la implantación.
    -- El “embrión” en realidad no es un embrión hasta el día 14, sino sólo un “pre-embrión”.
    -- No puede haber ser humano hasta la aparición del cerebro en la octava semana.
    Después presentaremos sumariamente las etapas del desarrollo del ser humano en su fase fetal.
    6) ¿Qué podemos responder a los que dicen que el embrión no es un ser humano porque no luce como tal?
    Si esta objeción se limitara solamente a lo que aparenta ser, se trataría de un argumento muy tonto, superficial y supremamente ridículo. Sin embargo, en esta objeción se esconde un argumento contra el estatuto de ser humano del embrión que, aunque también falso, es más peligroso de lo que pensamos.
    Lo que en realidad esta objeción está planteando es que, como el embrión no luce como un ser humano más desarrollado (bebé recién nacido, niño, adulto, etc.), no es un ser humano, porque en ese proceso de desarrollo, según este argumento, hay cambios en el ser mismo de ese ser hasta que se convierte en ser humano. Es decir, para los que promueven esta objeción, las etapas del desarrollo del embrión, al no “lucir éste como un ser humano”, indican saltos evolutivos en el estatuto biológico del ser que se está gestando.
    Sin embargo, este argumento es totalmente falso desde el punto de vista biológico. Como ya hemos indicado, basándonos en los especialistas en embriología humana, las etapas del desarrollo del embrión humano no significan para nada aumentos en su calidad de ser hasta alcanzar el estatuto de ser humano, sino solamente etapas en las cuales crecen y se manifiestan cada vez más las características propias del ser humano.
    En realidad la objeción no toma en cuenta que el desarrollo del ser humano, desde su concepción en adelante, es un desarrollo contínuo y homogéneo. Es decir, es un desarrollo en el que, desde su comienzo en la concepción, ya es un ser humano que simplemente crece y se desarrolla, pero cuyo crecimiento y desarrollo no añaden nada de humanidad a ese ser, porque ya la tiene, sino sólo tamaño y desarrollo de sus distintos órganos y partes.
    ¿Cómo podemos demostrar esto que acabamos de afirmar? Muy sencillamente. La respuesta está en lo que ocurre en la fertilización, que ya hemos señalado arriba. Una vez completada la fertilización, el ser que resulta de ella, el cigoto, ya tiene los 46 cromosomas que lo distinguen como otro miembro más de la raza humana [1].
    Pero ello no es todo. Dijimos arriba que había otros aspectos de capital importancia de la fertilización que íbamos a abordar cuando enfrentáramos las objeciones contra el carácter de ser humano del embrión. Pues bien, uno de esos otros aspectos es que, una vez completada la fertilización y precisamente porque el cigoto ya tiene los 46 cromosomas propios del ser humano, ese cigoto posee toda la información genética que determinan sus características corporales, no sólo como un miembro más de la especie humana, sino como un individuo único e irrepetible de ella. En efecto, ya habíamos dicho que en los cromosomas se encuentran los genes, los cuales a su vez portan los rasgos hereditarios propios de cada ser humano individual. Esos rasgos son aportados por los 23 cromosomas de la madre y los 23 del padre [1,2].
    El cigoto, pues, tiene una configuración genética (el genotipo) única y distinta del padre y de la madre, que determina su sexo, su tipo de sangre, su tamaño, el color de la piel, etc., etc. Todo lo que ese ser humano es en ese momento y todo lo que luego, con su desarrollo, va a ir manifestando, está programado en esa primera célula, que llamamos cigoto y que es ya un ser humano. Sólo va a necesitar tiempo, alimentación y un ambiente adecuado para su crecimiento y desarrollo [1,2,14].
    El caso del sexo del cigoto o embrión es particularmente significativo. El padre del embrión es el que determina el sexo de este último. Ello se debe a que de los 23 cromosomas que aporta el espermatozoide, 22 son autosomas (= los cromosomas que no son ni masculinos ni femeninos [22]) y 1 es un cromosoma masculino (llamado Y) o femenino (llamado X); mientras que de los 23 cromosomas que aporta el ovocito de la madre, 22 son autosomas y 1 es siempre X. De manera que al unirse los 23 pares de cromosomas en la fertilización, dando como resultado el total de 46, el cigoto tiene 22 pares de autosomas, y un par de cromosomas unidos compuestos de XX (niña) o de XY (niño) [23].
    Hay, sin embargo, otro aspecto de esta misma objeción, que también debemos responder. Este otro aspecto podría presentarse de la siguiente manera: “Algunas etapas tempranas del desarrollo del embrión humano y del feto, como, por ejemplo, durante la formación de las ancestrales agallas o colas de los peces, demuestran que no es todavía un ser humano, sino sólo que está en proceso de llegar a serlo. Se trata simplemente de una ‘recapitulación’ de la evolución histórica de todas las especies” [24].
    A este fantasioso “argumento” respondemos simplemente citando a O’Rahilly y a Müller, dos de las más destacadas autoridades, a nivel mundial, del campo de la embriología humana:
    “La teoría que dice que las sucesivas etapas del desarrollo del individuo (ontogénesis) ‘recapitulan’ o corresponden a sucesivos ancestros adultos en la línea de una descendencia evolutiva (filogénesis), se hizo popular en el siglo XIX como la mal llamada ley biogenética. Esta teoría de la recapitulación, sin embargo, ha tenido una ‘lamentable influencia en el progreso de la embriología’ [aquí O’Rahilly y Müller están citando a de Beer, otro especialista en la materia] ... Además, durante su desarrollo, un animal se aparta cada vez más de la forma de otros animales. De hecho, las primeras etapas del desarrollo de un animal no son como las etapas adultas de otras formas, sino que se parecen solamente a las primeras etapas de esos animales” [25].
    En conclusión, podemos afirmar de forma inequívoca y categórica que el embrión humano o el feto en desarrollo no es un “pez” o una “rana”, sino un ser humano [26].
    7) ¿Qué podemos responder a los que dicen que el embrión no es un ser humano, porque es simplemente “un conjunto de células” o “una masa de tejido” y que es “parte de la madre”?
    Volvamos a explorar lo que ocurre en la fertilización y en las implicaciones de ello para el desarrollo ulterior del embrión humano. Ya hemos señalado que, una vez completada la fertilización, el cigoto que resulta de ella tiene una composición genética que le es propia y que es distinta del padre y de la madre, aunque proviene de ambos. Hemos dicho también, que en esa estructura genética está programado todo lo que es y desarrollará ese embrión humano. Ahora queremos añadir algo que en realidad ya dijimos, pero que aquí cobra una importancia especial. Dijimos que el embrión dirige su propio crecimiento [11]. Esta dirección está impartida en la programación genética que se encuentra en el cigoto como resultado de la fertilización.
    Vamos a explicar esto un poquito más. Hemos dicho que en cada célula del cuerpo humano hay 23 pares de cromosomas. Esos 23 pares de cromosomas son como unos hilos enrollados muy apretadamente que juntos forman un hilo grande, que si se desenrrollara mediría como un metro de largo. Ese “hilo grande” es una molécula de ADN (= Ácido Desoxiribo Nucleico), sin embargo, ¡la cantidad de materia que contiene es equivalente a la de dos aspirinas! Con todo, la importancia del ADN es capital, pues contiene la codificación genética que es única para cada persona [27]. Tan así es, que actualmente se utiliza el ADN para identificar, por ejemplo, los restos de personas que han muerto en la guerra [28].
    El ADN contiene el lenguaje de la vida, o mejor aún, “la sinfonía de la vida”, como ha dicho elocuentemente el eminente especialista en genética y el que descubrió la causa del Síndrome de Down, el ya difunto Dr. Jerome Lejeune [29]. Es decir, en el ADN de esa primera célula (el cigoto) que es ya el ser humano, están contenidos todos los “mensajes”, que luego irán manifestándose e “instruyendo” a ese organismo respecto de qué tiene que desarrollar, etc. Ello implica también que las células que componen al embrión en sus primerísimas etapas de desarrollo se comunican entre sí [30]. Es decir, forman un todo sincronizado. No son simplemente “un puñado de células” ni tampoco son “parte de la madre”, como algunos pretenden hacernos creer.
    8) ¿Qué podemos responder a los que dicen que el embrión y el embarazo comienzan en la implantación y no en la fertilización?
    Esta objeción la vamos a responder en detalle en el próximo capítulo, concretamente en la respuesta a la pregunta 5 del mismo.
    9) ¿Qué podemos responder a los que dicen que el “embrión” en realidad no es un embrión hasta el día 14, sino sólo un “pre-embrión”?
    El falso y anti-científico término de “pre-embrión” y el también falso argumento que lo acompaña, probablemente han hecho más daño al respeto debido a la vida humana en sus primerísimas etapas, así como a la ciencia misma de la embriología humana, que todas las demás objeciones que hemos presentado. Desde que este término fue inventado, a finales de los años 70, ha servido de base falsamente considerada “científica”, para justificar toda la gama que existe de experimentos destructores de embriones humanos, así como de las técnicas de reproducción asistida que implican la muerte de estos pequeños seres humanos, como la fecundación in vitro [31].
    El argumento del “pre-embrión” dice que aunque el “producto” de la fertilización es genéticamente humano, no es todavía “un individuo en desarrollo” y, por lo tanto, no es un embrión, sino un “pre-embrión”. En otras palabras, para lograr el estatuto de ser humano es necesario lograr primero “la individualidad de desarrollo” [32]. Resumiendo, los que proponen este argumento están diciendo que el embrión hasta el día 14 (desde la fertilización) no es un ser humano individual.
    El argumento consiste en decir que como las células del embrión antes del día 14 son totipotentes --es decir, cada una de ellas por separado se podría convertir en un individuo--, entonces no tenemos todavía un ser humano individual en esta etapa, porque, incluso, puede ocurrir la gemelación [33]. Hay que aclarar que la importancia que este argumento le da al día 14, radica en el hecho de que poco antes de ese día (el día 12) es que se forma la estría primitiva [34]. La estría primitiva es una banda de color oscuro que marca el futuro áxis longitudinal del embrión [35].
    Este argumento es simplemente un disparate desde el punto de vista de la embriología humana. La gemelación puede ocurrir después del día 14, como es el caso de los gemelos siameses [36].
    En realidad, ¿qué importa que las células del embrión humano en esa etapa sean totipotentes? Ya hemos señalado que éstas se comunican entre sí. Si el “mensaje” enviado desde la fertilización es que la gemelación va a ocurrir, ¿acaso no debemos respetar más aún a los dos seres humanos que hay presentes en esas células? ¿Y qué hay de los otros casos (que son la inmensa mayoría), en los que no se da la gemelación, no son acaso seres humanos individuales?
    El especialista en genética de origen italiano, Angelo Serra, lo explica muy certeramente al referirse al caso de los gemelos monocigóticos, es decir, de los gemelos que surgen de un solo cigoto en sus primeros días de vida: “Si, por la intervención de factores todavía no precisados, una parte de él –una célula o un grupo de células—se divide o se separa y consigue continuar su propio desarrollo, el hecho de que resulten dos individuos no demuestra en absoluto que en el embrión original esté ausente aquella unidad en la totalidad que consituye el individuo” [37].
    Lo que esto significa es que, en casos excepcionales, el comienzo de la vida de un ser humano (el gemelo que se separó), se puede dar en ese momento de la gemelación, en vez de en la concepción. Por ello, hay que precisar, como ya habíamos anticipado más arriba, que la vida del ser humano usualmente comienza en la fertilización, porque hay casos poco comunes, pero que suceden (la gemelación), en que dicha vida comienza un poquito después [38].
    Serra también se expresa muy certeramente respecto de la aparición de la estría primitiva, diciendo que ésta “representa el punto de llegada de un proceso ordenado en sus mínimas consecuencias... que se ha iniciado en el momento en que se formó el cigoto” [37]. En otras palabras, lo que este eminente científico italiano está diciendo corrobora lo que ya habíamos afirmado anteriormente, a saber, que en la fertilización se programó todo lo que luego se va a desarrollar y manifestar (incluyendo la estría primitiva) en la vida del embrión humano, “sin ninguna discontinuidad ... con una actividad intrínseca, un diseño proyectado y programado en su mismo genotipo” [37].
    Francamente, todo este argumento del dichoso “pre-embrión” no es otra cosa que un mito sin fundamento científico alguno. Volvamos a citar a O’Rahilly, quien es miembro de la directiva internacional de la Norma Embryologica, la entidad que determina los términos científicos correctos a ser usados en los textos de embriología humana de todo el mundo: “El mal definido e inexacto término de ‘pre-embrión’ ... Ese término no es usado en este libro” [39]. El emimente científico Jerome Lejeune también descarta este término diciendo: “No hay ninguna necesidad de una sub-clase que se llame ‘pre-embrión’. Antes del embrión lo que hay es un espermatozoide y un ovocito, eso es todo” [40]. El “pre-embrión” simplemente no existe, excepto en la mente de aquellos que lo han inventado.
    10) ¿Qué podemos responder a los que dicen que no puede haber un ser humano hasta la octava semana, cuando aparece el cerebro?
    Esta objeción intenta fundarse en la clásica definición filosófica de la persona humana como “una sustancia individual de naturaleza racional” [41]. Esta definición ha influido mucho en el pensamiento occidental, desde por lo menos la Edad Media hasta nuestro días [42].
    Sin embargo, aunque la definición en sí misma es correcta (aunque limitada), los que intentan utilzarla para descartar la naturaleza de ser humano del embrión hasta la aparición del cerebro funcional, se equivocan rotundamente. Y dicha equivocación se da tanto a nivel biológico como filosófico.
    A nivel biológico, tenemos que constatar, como dice Serra, que en el desarrollo del embrión humano “se da una intensísima vida de relación entre células, tejidos y órganos, mantenida por un continuo, intenso, ordenado y coordinado aumento de células nerviosas [ya] entre la cuarta y sexta semana, cuando aparece el tubo neural, se forman las vesículas cerebrales, empienzan a organizarse los nervios cerebrales y se dan las primeras manifestaciones morfológicas de la corteza cerebral” [43]. Es decir, en primer lugar, las bases del sistema nervioso y del cerebro se empiezan a establecer ya desde mucho antes que la octava semana, como nos acaba de señalar Serra.
    Pero dejemos que el científico italiano nos siga ilustrando sobre esta fase del maravilloso desarrollo del embrión humano: “Nos encontramos [en la octava semana] no ante una fase terminal de un proceso dinámico vital donde se inicia la desintegración del individuo. Al contrario, estamos en presencia de un proceso unitario y unificante de todas las partes que van apareciendo paulatinamente: es el sujeto humano en desarrollo que, por la ley ontogenética, exige una diferenciación gradual, y por tanto también la gradual formación de las estructuras cerebrales. Es una gradualidad que no supone saltos cualitativos, sino sólo crecimiento de expresión de las potencialidades ya inscritas en el cigoto” [43].
    Lo que Serra está diciendo, y que en realidad ya hemos dicho al responder a la objeción anterior, es que en el cigoto ya está contenido de forma programática, es decir, en su genotipo o composición genética, todo lo que ese ser humano es e irá desarrollando y manifestando con el tiempo, incluyendo la aparición gradual del cerebro. Cuando Serra habla de la “ley ontogenética”, se está refiriendo a lo que dice un poquito después, cuando afirma que el desarrollo del embrión se caracteriza por una “gradualidad que no supone saltos cualitativos, sino sólo crecimiento de expresión de las potencialidades ya inscritas en el cigoto”. Ello quiere decir que el embrión humano se va desarrollando sin que cambie o aumente su ser hasta convertirse en ser humano, sino que, dentro de ese desarrollo, sigue siendo lo que ya es desde su etapa de cigoto: un ser humano. De manera que “ontogénesis” simplemente significa el desarrollo de un ser sin cambios en cuanto a su estatuto de ser lo que ya es.
    Esta última constatación, que proviene del dato biológico, sirve también para responder al segundo aspecto de la objeción: el aspecto filosófico. No es el propósito de esta obra, ni tampoco tenemos el espacio, para adentrarnos en la cuestión filosófica del estatuto de persona humana. Dejamos esa importante cuestión a la amplia bibliografía que existe sobre el tema [44]. Simplemente queremos señalar que la naturaleza racional del embrión humano ya está presente en el cigoto, por cuanto en él ya está programada la aparición de su cerebro, que es el órgano que nos hace capaces, a los seres humanos, de la actividad racional.
    En esto último, hay que señalar algo muy importante. La definición clásica de persona humana, en la cual intenta falsamente basarse la objeción que estamos refutando, no habla de una actividad racional, sino de una naturaleza racional. Es decir, el ser de la persona humana tiene la capacitad inherente para desempeñar la función racional. Pero esa capacidad puede estar temporal o permanentemente impedida, por factores como el propio crecimiento, la enfermedad, la vejez o las lesiones causadas por accidentes. De otro modo, caeríamos en el peligroso y absurdo argumento de decir que tampoco los recién nacidos, los niños muy pequeños, las personas con limitaciones mentales, las personas en estado comatoso, los enfermos de Alzheimer y los ancianos en estado de senilidad, no son personas o seres humanos, es decir, miembros de la especie humana, porque no pueden desempeñar una actividad racional. Incluso, ¡tendríamos que negarle el estatuto de ser humano a las personas cuando están durmiendo!
    Hay algunos que hasta llegan a decir el sin sentido de que el embrión es un ser humano, pero no una persona humana. A esos tales podemos reponderles con la siguiente pregunta: ¿Acaso puede haber una ser humano, es decir, un miembro de la especie humana, que no sea una persona? ¿Y quiénes van a determinar, de todos los seres humanos que existen, quiénes son personas y quiénes no? Esa es una postura, además de falaz, muy peligrosa y egoísta, que sirve (y de hecho, ha servido), para justificar toda clase de atropellos contra los derechos humanos.
    11) ¿Cuál sería un breve resumen de las principales etapas del desarrollo del embrión humano?
    A continuación vamos a resumir brevemente todo lo que hemos dicho acerca del desarrollo del embrión humano. Añadiremos algunos otros datos importantes de esta fase embrionaria, la cual, como ya hemos señalado, va desde el comienzo de la vida del ser humano en la fertilización (la unión del ovocito y del espermatozoide), hasta el final de la octava semana:
    -- Cigoto: el embrión humano de un sola célula que resulta de la fertilización, la cual marca el comienzo de la vida del ser humano.
    -- Mórula: el embrión humano de doce células, a los cuatro días de la fertilización.
    -- Blastocisto: el embrión humano a los 5 ó 7 días de la fertilización, cuando está en proceso de implantarse en el útero de su madre. El proceso de la implantación puede durar hasta el 90 día después de la fertilización. En esa etapa, el embrión humano ya tiene 256 células [45].
    -- A los 14 días (dos semanas) de concebido, el período menstrual de la madre es suprimido por medio de señales químicas emitidas por el propio embrión humano. En esta etapa ya se han completado las primeras células del cerebro [45].
    -- A los 20 días (3 semanas), el corazón del embrión ya se encuentra en sus etapas avanzadas de desarrollo. Los ojos comienzan a formarse. El cerebro, la espina dorsal y el sistema nervioso están virtualmente completos [45].
    -- A los 24 días (3 semanas y media), el corazón del embrión ya comienza a latir [45].
    -- A los 28 días (4 semanas o 1 mes), los músculos del embrión se están desarrollando. Ya se pueden observar las protuberancias que se desarrollarán en las extremidades. Aparecen las primeras células neocórticas. La neocorteza es la sede del pensamiento y del raciocinio en todas sus complejidades, no se encuentran presentes en ningún otro mamífero. Para esta etapa, el tamaño del embrión ha aumentado 10 mil veces. Ahora mide 6 ó 7 milímetros (= ¼ de pulgada) de largo. La sangre fluye a través de sus venas, separadamente de la de su madre [45].
    -- A los 35 días (5 semanas), se está formando la glándula pituitaria [46]. La boca, los orejas y la nariz van tomando forma [45].
    -- A los 42 días (6 semanas o mes y medio), el embrión tiene ondas cerebrales, que pueden ser medidas con un electroencefalograma [46].
    -- A los 49 días (7 semanas), el embrión “nada libremente en el saco amniótico como un nadador natural” [47].
    -- A las 8 semanas, todos los órganos están presentes, completos y funcionando, excepto los pulmones. Responde al estímulo que se le proporcione al saco amniótico [45]. Comienza a tragar el líquido amniótico [48].
    12) ¿Por qué es necesario volver a tratar, aunque sea resumidamente, las otras etapas del desarrollo del niño no nacido?
    Volveremos a incluir, aunque con los necesarios retoques, las otras etapas del desarrollo del ser humano no nacido (desde que es un feto) hasta su nacimiento. Ello es necesario por dos razones.
    La primera de ellas es que el movimiento antivida continúa promoviendo, como nunca antes, la legalización del aborto quirúrgico en América Latina. Por ejemplo, ya muchos conocen la tragedia de Colombia, país cuyas leyes defendían al ser humano no nacido en toda circunstancia, pero donde, sin embargo, la Corte Constitucional, el 10 de mayo del 2006, sentenció a favor de la despenalización de este crimen en ciertos casos [48].
    La segunda razón es que ese mismo movimiento ativida está recrudeciendo aún más la práctica del aborto quirúrgico donde éste ya es legal. En España, por ejemplo, donde el aborto quirúrgico, desgraciadamente, es legal, los aborteros han comenzado a matar bebitos no nacidos de más de siete meses de gestación [49].
    Por consiguiente, es necesario insistir una vez más en la maravilla de la vida y del desarrollo del ser humano no nacido en todas sus etapas. Dejaremos para el capítulo 7 el tema de los principales argumentos y estrategias abortistas, así como sus correspondientes refutaciones.
    13) ¿Cuál sería un breve resumen de las principales etapas del desarrollo del niño no nacido en su fase fetal?
    Continuamos presentando las etapas principales del desarrollo del ser humano no nacido, ahora en su fase fetal, que va desde el comienzo de la novena semana hasta su nacimiento.
    -- A las nueves semanas, debido al uso extendido de la ecografía, sus padres u otras personas pueden ver al bebé no nacido moviéndose en el vientre materno [50].
    -- Entre las 10 y 11 semanas, el bebé puede “respirar” el líquido amniótico y puede orinar [51]. También puede agarrar objetos con sus manos [52]. A las 11 semanas, sus pies están perfectamente formados. Ya tiene uñas, párpados y huellas dactilares [53]. A partir de esta edad, solamente le falta crecer y madurar sus órganos, todos los cuales ya están presentes y funcionando. Ya tiene una estructura de esqueleto, nervios y circulación [54].
    -- A las 12 semanas, el bebé ya ha desarrollado las partes del cuerpo que hacen posible el sentir dolor, incluyendo todos los nervios, la médula espinal y el tálamo [55].
    -- A las 13 semanas, la expresión facial del bebé no nacido se parece a la de sus padres. Sus movimientos son vigorosos y elegantes. Sus cuerdas vocales ya están presentes y, en casos excepcionales, cuando ha entrado aire temporalmente al útero, se le ha escuchado llorar. Su sentido auditivo ya está presente también [45].
    -- A los 4 meses, la madre puede que sienta por primera vez los movimientos del bebé dentro de ella. Los movimientos rápidos de los ojos del feto, los cuales se pueden grabar, indican que está soñando. Si se hace brillar una luz muy intensa sobre el abdomen de la madre, el bebé moverá lentamente sus brazos para cubrirse los ojos. La música muy ruidosa causará que se cubra los oídos. Las conexiones entre la neocorteza y los músculos que la controlan comienzan a aparecer [45].
    -- A los 5 meses, el bebé ha formado sus propios hábitos de dormir y un ruido muy elevado, como un portazo, puede asustarlo. Una melodía suave puede adormecerlo [45].
    -- A los 6 meses o 24 semanas, el bebé ya pesa 640 gramos (unas 22 onzas) y mide
    aproximadamente 23 centímetros (unas 9 pulgadas). La mayoría de los bebés no nacidos a esta edad son viables, es decir, pueden sobrevivir fuera de su madre con la tecnología médica disponible [45]. Aunque, a decir verdad, la medicina avanza cada día más y, por lo tanto, la frontera de la viabilidad es cada vez más temprana. Por ejemplo, tenemos el caso de Kenya King, una bebé que nació a las 19 semanas (un poco más de los 4 meses y medio). Pesaba solamente un poco más de unos 375 gramos (18 onzas), cuando nació en el Estado de la Florida, en EEUU, el 16 de junio de 1985. En muchos países, es frecuente que la medicina salve a niños no nacidos, que logran nacer a las 21 ó 22 semanas de gestación [56].
    -- A los 7 meses, el bebé pesa más de 1 kilogramo (2,2 libras). Abre y cierra los ojos explorando su entorno. Reconoce la voz de su madre [45].
     
    A los 8 meses pesa más de 2 kilogramos (4,4 libras). Ahora su morada materna se ha congestionado. Si tuviera que nacer en este momento, su probabilidad de sobrevivir y de ser completamente normal sería de más del 90% [45].
    -- Normalmente a los 9 meses (40 semanas) es que el bebé está listo o lista para nacer. ¿Estamos listos nosotros para darle la bienvenida?
    14) ¿Dónde puedo encontrar más información sobre este tema?
    Vida Humana Internacional (VHI) tiene muchísima información sobre éste y otros temas en su portal http://www.vidahumana.org. En el caso del maravilloso desarrollo del ser humano en el vientre materno, recomendamos la sección “El desarrollo prenatal”, que se encuentra haciendo “click” en el ícono que tiene una foto de un bebé no nacido a las ocho semanas de concebido y que se encuentra en la parte superior izquierda de la misma página de entrada del portal de VHI. A esta sección también se puede tener acceso haciendo “click” en el siguiente enlace:
    http://www.vidahumana.org/vidafam/desarrollo/desarrollo_index.html.
    Estamos seguros que la combinación de textos y hermosísimas imágenes, incluyendo en “power point”, que allí se encuentran, no sólo será de mucha utilidad informativa para el visitante, sino también de gran satisfacción y deleite.
    Notas:
    [1]. B. Lewin, Genes III (New York: John Wiley and Sons, 1983), pp. 9-13; A. Emery, Elements of Medical Genetics (New York: Churchill Livingstone, 1983), pp. 19, 93. Fuente citada en Dianne N. Irving, M.A., Ph.D., “When Do Human Beings (Normally) Begin? ‘Scientific’ Myths and Scientific Facts”, International Journal of Sociology and Social Policy, febrero de 1999, 19:3/4:22-47, http://isacco.emeraldinsight.com/vl=8997774/cl=38/nw=1/rpsv/cgi-bin/linker?ini=emerald&reqidx=/cw/mcb/0144333x/v19n3/s4/p22 (se requiere subscripción, para poder tener acceso a este artículo en ese enlace). En este capítulo estamos siguiendo muy de cerca este artículo de la Dra. Irving y las fuentes que ella cita. La palabra “especie” designa una clase natural de ser vivos (véase Dr. Jerome Lejeune, ¿Qué es el embrión humano?, Lima: CEPROFARENA, 2001, p. 11. Esta pequeña obra es un extracto-resumen de Jerome Lejeune, ¿Qué es el embrión humano?, Madrid: Ediciones Rialp, 1993. La Dra. Irving es especialista en bioquímica y en filosofía. En relación con los 46 cromosomas, característicos de la especie humana, es cierto que algunos seres humanos, como los niños que tienen el Síndrome de Down, tienen un cromosoma de más. Sin embargo, los otros 46 son perfectamente normales y característicos de la especie humana. De hecho, el cromosoma adicional, que es el causante de los problemas en el desarrollo del cerebro, es también normal, es decir, perteneciente a la especie humana, sólo que está repetido. Por consiguiente, los niños que sufren de estos y otros defectos cromosomáticos son también claramente seres humanos. Cf. Dr. Jerome Lejeune, especialista en genética, The Concentration Can. When Does Life Begin? An Eminent Geneticist Testifies, San Francisco: Ignatius Press, 1992, p. 157. Cf. también Onyria Herrera McElroy, PhD, Lola L. Grabb, MA, Spanish-English, Englis-Spanish Medical Dictionary – Diccionario Médico Español-Inglés, Inglés-Español. Boston/Toronto/Londres: Little, Brown and Company, 1992, p. 309 y Taber’s Cyclopedic Medical Dictionary, F.A. Davis Company, M. Katherine Rice, Filadelfia, 16va edición, 1989, págs. 23 y 88.
    [2]. Cf. Dictionary of Medical Terms for the Nonmedical Person, 2nda edición,
    El desarrollo prenatal en el primer trimestre del embarazo
    El video " La biología del desarrollo prenatal" de National Geographic, presenta pruebas científicas en lo que concierne a la humanidad del niño por nacer, y su increíble y rápido crecimiento en el vientre materno.
    Aquellos que combaten la " pildora del dia después" por ser abortiva, encontrarán excelentes argumentos científicos en este video, con respecto a cuándo realmente comienza la vida de un ser humano y su desarrollo prenatal. " El embarazo humano tiene una duración de unas 38 semanas medidas a partir del momento de la fecundación o concepción, hasta el parto….Todas las edades embrionarias y fetales explicadas en este programa se cuentan a partir de la concepción….Desde el punto de vista biológico, 'el desarrollo humano comienza con la concepción', cuando la mujer y el hombre combinan cada uno 23 de sus propios cromosomas al unirse sus células reproductoras…Desde la concepción hasta el nacimiento y más allá, el desarrollo humano es dinámico, continuo y complejo." Es indudable que puesto que la " píldora del día después" puede impedir la implantación de la nueva vida humana en el seno materno y a menudo lo hace, actúa como abortivo y no anticonceptivo en esos casos.
    Durante las primeras 8 semanas luego de la concepción, al ser humano en desarrollo se le llama " embrión" , que quiere decir " crece desde adentro." A partir de la octava semana y hasta el nacimiento, se le llama " feto" , que quiere decir " hijo no nacido."
    De 24 a 48 horas a partir de la concepción y antes de la implantación (la cual no tiene lugar hasta pasada una semana o semana y media después de la concepción), se puede confirmar el embarazo detectando una hormona en la sangre de la madre.
    Con solo 3 semanas de concebido, el nuevo ser humano tiene ya un cerebro dividido en 3 secciones principales, se están desarrollando los aparatos respiratorios y digestivo, se han formado vasos sanguíneos y su corazón ha comenzado a latir. Entre la tercera y la cuarta semana se pueden identificar el cerebro, la médula espinal y el corazón, el cual late unas 113 veces por minuto y continuará latiendo por el resto de su vida. El aborto detiene para siempre un corazón humano. Los riñones aparecen a las 5 semanas. Entre la quinta y la sexta semana, el embrión comienza a hacer movimientos espontáneos. Si le tocan la zona de la boca retira la cabeza.
    A las 6 semanas y 2 días se pueden registrar sus ondas cerebrales y ya se está moviendo pero como todavía es muy pequeño, su madre no lo siente moverse hasta que tiene entre 14 y 18 semanas de concebido. Con solo 7 semanas, en la mujer por nacer ya se identifican los ovarios. En embriones de esa edad se ha observado hipo, así como movimientos en las piernas. La actividad del corazón a las 7 semanas y media es muy similar a la de un adulto.
    A las 8 semanas, el feto se vuelve más activo: gira la cabeza, extiende el cuello y se toca la cara con más frecuencia. Cuando se le toca abre y cierra los ojos, mueve la mandíbula, hace movimientos como para asir y estira los dedos de los pies. Sus riñones ya producen orina, excretada en el líquido amniótico. En los embriones varones, los testículos en desarrollo comienzan a producir y liberar testosterona. Sus huesos, músculos, nervios y vasos sanguíneos se asemejan mucho a los de los adultos. La criatura ha llegado al fin del período embrionario y posee ya más del 90% de las estructuras de los adultos. Esta es la etapa en que se llevan a cabo la mayoría de los abortos.
    Con solo 9 semanas de concebido, el feto se chupa el pulgar y traga el líquido amniótico. Puede asir un objeto, mover la cabeza, abrir y cerrar la boca, estirarse, suspirar, etc. Puede sentir el tacto ligero en la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies. ¿Siente la criatura el dolor cuando la están despedazando viva durante un aborto?
    A las 10 semanas bosteza y abre y cierra la boca con frecuencia. La mayoría de estos diminutos seres humanos en desarrollo se chupan el pulgar derecho. Los demás se chupan el izquierdo. Ya tiene huellas dactilares que son únicas y lo identificarán toda su vida. Inclusive, ya se puede conocer su sexo.
    ¿Puede caber duda alguna de que el aborto destruye un ser humano único e irremplazable?
    Notas:
    Para bajar el texto completo de este video en español en el cual se ha basado este artículo visite: http://www.ehd.org/pdf/BPD%204-26-2006%20Spanish.pdf . En portugués está en http://www.ehd.org/resources_bpd_illustrated.php?page=5&language=72 . El video está disponible en inglés y español pero por el momento solo en EEUU y el Canadá. Para ver este video en español visite: http://www.ehd.org/resources_bpd_illustrated.php?page=5&language=84 . Para adquirirlo visite : http://www.ehd.org/ehdstore/index.php?main_page=product_info&products_id=2 .
    Además recomendamos el video " Baby Steps" en español de American Life League. Es una excelente herramienta educativa, especialmente para los centros de ayuda a la mujer embarazada. Puede verlo y adquirirlo por solo $10 más costos de envío en http://www.babystepsdvd.com/spanish.htm . También recomendamos " En el vientre materno" de National Geographic, consulte http://www.videoseducativos.es/datoslibros.php?cod=232837.
    En http://www.ehd.org/movies.php?mov_id=200&cell=5 puede ver imágenes de bebés en desarrollo.
    El desarrollo prenatal
    1. Las primeras doce semanas
    Bebé a las 6 semanasleft0Pulse la foto para ver una imagen más grande
    Desde el momento de la concepción el nuevo ser humano ya posee toda la información genética que determina sus características físicas, tales como el color del pelo, el sexo, la estructura ósea, etc. Sólo necesitará tiempo, alimentación y un ambiente adecuado para su crecimiento y desarrollo. Su corazón comienza a latir entre los 18 y los 25 días, a los 42 días el esqueleto está completo, y a los 45 días hay actividad neurológica, ocurren reflejos y se pueden registrar los impulsos eléctricos de su cerebro.
    Este es un bebé de 8 semanasdentro de su bolsa de líquido amniótico. right0Pulse la foto para ver una imagen más grande
    A las 8 semanas se le puede hacer un electrocardiograma y detectar los latidos de su corazón. Si se le pone un objeto en la mano, lo agarra y sostiene. Se mueve en el líquido amniótico como si fuera un nadador innato.
    A las nueve o diez semanas entreabre los ojos, traga, mueve la lengua, y si se le toca la palma de la mano, hará un puño. Entre las once y doce semanas se chupa vigorosamente el pulgar y aspira el fluído amniótico.
    Piececitos de un bebé a las 10 semanasleft0Pulse la foto para ver una imagen más grande
    A las 10 semanas ya posee huellas digitales, el cerebro y todos los órganos del cuerpo ya están presentes. Durante esa etapa, si hacemos cosquillas en la nariz del bebé, éste moverá la cabeza hacia atrás para alejarse del estímulo.
    Bebé a las 12 semanasright0Pulse la foto para ver una imagen más grande
    A las 12 semanas, etapa durante la cual se llevan a cabo la mayoría de los abortos, su cuerpo está completamente formado, sus órganos ya están funcionando y puede sentir dolor.
    Véase: CatálogoLo que usted debe saber sobre el aborto.
    2. De las 14 a las 18 semanas
    A las 16 semanas, con sólo 16,5 cm de largo (6.5 pulgadas), el niño puede usar las manos para agarrar, puede nadar y hasta dar volteretas.
    Bebé a las 14 semanas. Foto del Dr. William Liley, Nueva Zelanda.right0Pulse la foto para ver una imagen más grande
    A las 16 semanas, con sólo 12.5 milímetros de largo, el niño puede usar las manos para agarrar, puede nadar y hasta dar volteretas.
    A las 18 semanas el niño es activo y energético, flexiona los músculos, da puñetazos y patea, ahora la madre siente sus movimientos. Antes del avance de la ciencia moderna, alguien dijo que en esta etapa: la edad de la " actividad" , la vida se iniciaba.
    Sin embargo, el desarrollo real del niño empezó en la concepción, 18 semanas antes.
    Mientras va creciendo dentro de la madre, el niño se desarrolla separadamente de ella, con su provisión y tipo de sangre individual y distinta de la de la madre. La vida del niño no es la vida de la madre, sino una vida separada e individual.
    FUENTE: Véase: Catálogo.
    3. Del quinto al noveno mes
    Al llegar el quinto mes ya ha transcurrido la mitad del embarazo. El feto mide aproximadamente 30 centímetros de largo. La madre ya siente sus movimientos. El feto puede reaccionar dando un salto, a los ruidos altos o alarmantes.
    Durante el sexto mes " comienzan a funcionar las glándulas sebáceas y sudoríparas. La delicada piel del bebé en desarrollo, está protegida del fluido amniótico que le rodea mediante un ungüento especial llamado vernix caseosa. Si el bebé naciese en este mes y recibiera los cuidados necesarios, podría sobrevivir."
    Durante el séptimo mes " el bebé ya utiliza cuatro sentidos: el de la vista, el del oído, el del gusto y el del tacto. También puede reconocer la voz de su madre."
    Durante el octavo mes " la piel comienza a hacerse más gruesa, tiene una capa de grasa almacenada debajo de ella con el fin de proteger y alimentar al bebé. Los anticuerpos se están desarrollando cada vez más. El bebé absorbe casi cuatro litros de fluido amniótico por día; el fluido es reemplazado completamente cada tres horas."
    Hacia el final del noveno mes " el bebé está listo para nacer. El término promedio de un embarazo es de 280 días desde el primer día del último período de la madre, pero esto es algo que varía. La mayoría de los bebés (85-95%) nacen entre el día 266 y el 294. Cuando llega este momento, normalmente el bebé pesa 3 ó 4 kilos, y su corazón bombea 1140 kilos de sangre por día. Es totalmente capaz de vivir fuera de la matriz."
    Bebé recién nacido
    " Cuando contemplo el cielo, obra de tus manos; la luna y las estrellas que has creado, ¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él; el ser humano, para darle poder? Lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y dignidad, le diste el mando sobre las obras de tus manos, todo lo sometiste bajo sus pies... Señor, dueño nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra!" (Salmo 8)
    Ver más imágenes del bebé en desarrollo
    El comienzo de la vida
    Vea y escuche " Una historia de amor"
    Véase también la sección sobre Aborto y Efectos abortivos de algunos anticonceptivos
    LOS BEBÉS RECUERDAN LA MÚSICA QUE ESCUCHARON ANTES DE NACER.
    Por el Padre Frank Pavone
    Cuando el Rey Salomón enfrentó las reivindicaciones contradictorias de dos mujeres sobre la maternidad de un niño recién nacido, encontró la verdad amenazando con cortar al bebé por la mitad.
    Sin embargo, si hubiera conocido la investigación del científico conductista Stephen Evans, habría pedido que se tocara la música favorita de cada madre.
    Stephen Evans ha realizado investigaciones que muestran cómo los bebés que escuchan determinadas piezas musicales mientras están en el seno materno recuerdan y reconocen esa música después del nacimiento. El Sr. Evans tomó selecciones musicales únicas e hizo que las madres las tocaran para sus bebés en el útero durante 16 minutos por día, siete días seguidos, en la vigésima semana de embarazo. Después recuperó la música de modo que el niño no volviera a escucharla hasta después del parto.
    Después del nacimiento, tocó la música para el niño y también para un grupo de control con niños que nunca la habían escuchado. Los resultados superaron sus expectativas. Mientras que un bebé cualquiera normalmente se calma al oír música, aquellos que habían oído la música a las veinte semanas estaban mucho más calmados que los otros que la oían por primera vez.
    Resultados similares en varias áreas de aprendizaje fetal, memoria fetal y psicología fetal han sido reportados en años recientes. Incluso hay asociaciones internacionales dedicadas a la psicología del bebé en el vientre.
    Una pregunta que surge naturalmente, por supuesto, es si aquellos que se consideran " pro-elección" (= proaborto) han oído acerca de estos hallazgos y si los mismos impactan su visión del aborto.
    Esta investigación afecta a mucha gente. Simplemente, cada vez más el " feto" se nos revela como el niño recién nacido, y permitir que se mate al feto comienza a aparecer tan poco atractivo como permitir que los recién nacidos sean asesinados.
    Pero algunos tratan de argumentar que la investigación sobre el feto no tiene nada que ver con el aborto. Psychology Today incluyó una historia en el número de septiembre de 1998 sobre la psicología fetal. Un recuadro al costado de la historia preguntaba: " ¿Cuál es el impacto sobre el aborto?" " Pienso que la investigación fetal no aclara la cuestión de ninguna manera," respondió la psicóloga Janet DiPietro. Otra psicóloga Heidelise Als dijo: " Si Ud. cree que la vida comienza en la concepción, entonces no necesita prueba de comportamiento fetal... Las circunstancias y creencias personales tienen mucho mayor impacto sobre la decisión."
    Ese tipo de divagación es bastante poco convincente. Cuando separamos las " creencias" de cualquier tipo de evidencia de apoyo, terminamos en un " fideismo" que el cristianismo siempre rechazó. La fe cristiana, incluso cuando trata de asuntos que no pueden demostrarse por la ciencia, está siempre ligada a motivos racionales para creer.
    Más aún, las víctimas de abuso en el pasado, como los afro-americanos que cargaron con la esclavitud y la segregación, o los niños afectados por el trabajo infantil, han visto reivindicados sus derechos en base a la evidencia acumulada del daño que se les había inflingido.
    Aunque algunos quieran negarlo, lo mismo está pasando con los no nacidos.
    El Padre Frank Pavone es un sacerdote de la organización " Priest for Life" (Sacerdotes Provida). Para ponerse en contacto con el Padre Frank Pavone, diríjase a: Priests for Life, PO Box 141172, Staten Island, NY 10314; USA. Tel: 888-PFL-3448, 718-980-4400; Fax: 718-980-6515; email: mail@priestsforlife.org;  web: www.priestsforlife.org.
    4. ¡NO A LA GUERRA!
    Por Adolfo J. Castañeda
    Me opongo a la guerra contra el dictador Sadam Hussein. Me preocupa el pobre pueblo iraquí, que ya ha sufrido bastante bajo el yugo de este guerrerista desquiciado con sed imperialista. Los niños, las mujeres, los ancianos de ese país no tienen por qué sufrir las consecuencias de la guerra contra el terrorismo. Me preocupa también la vida de tantos jóvenes soldados iraquíes, estadounidenses, ingleses, españoles, y de otros países, razas y culturas, que no pidieron esta guerra y que, sin embargo, están a punto de encontrarse en medio de ella. Me preocupa el estado emocional de los cónyuges, padres, hermanos, hermanas y demás familiares de estos jóvenes. Me preocupa la humanidad.
    Hay otros medios para mantener controlado al dictador iraquí: (1) continuar y reforzar las inspecciones, (2) seguir ejerciendo la vigiliancia militar, (3) continuar los esfuerzos diplomáticos (sobre todo como tan admirable y valientemente lo están haciendo el Santo Padre y demás miembros del Vaticano) y, lo más importante: (4) la oración que todo lo puede.
    He visto con admiración y aprobación las multitudinarias marchas, transmitidas por televisión, que se han llevado a cabo en varios continentes pidiendo la paz y diciéndole " no" a la guerra.
    Y yo me pregunto, sin dejar de valorar y sin dejar de estar de acuerdo con los que proclaman la paz, ¿por qué no se protesta por esta otra guerra contra la humanidad? Me estoy refiriendo a la guerra que el negocio mundial del aborto ha desatado, en forma sistemática, contra millones de seres humanos inocentes desde hace por lo menos 30 años. ¿Por qué no hay marchas multitudinarias, transmitidas por los medios, denunciando a la ONU, la IPPF, " Católicas por el Derecho a Decidir" , los gobiernos más poderosos del mundo (Estados Unidos, Japón, Canadá, la Unión Europea, etc) y otras entidades que promueven o apoyan económicamente este crimen contra la humanidad?
    En el mundo se cometen anualmente, según estadísticas de la propia ONU, unos 50 millones de abortos --sin contar los cientos de millones más causados por la píldora anticonceptiva, el dispositivo intrauterino, la " anticoncepción de emergencia" , el Norplant, la Depo-Provera y la píldora francesa RU-486. Discúlpenme si caigo como un cubo de agua fría en medio de toda este debate sobre la guerra contra el desgobierno de Sadam Hussein. No tengo la intención de disminuir en lo más mínimo el justo reclamo por la paz en esta coyuntura actual. Pero aquí hay algo que anda mal. En ninguna guerra de la historia se ha matado a tanta gente inocente como lo hace el aborto cada año en el mundo. Y sin embargo, son muy pocos los que protestan por ella. El Santo Padre, muchos obispos, sacerdotes, religiosos/as e incontables personas provida sí lo hacen; pero los poderosos no les prestan atención. ¿Hasta cuándo?
    El mundo se encuentra en un estado de negación en relación al aborto. No me refiero solamente a las mujeres que han abortado, a quienes el movimiento provida invita a la reconciliación con Dios y a la curación interior que sólo Él puede dar. Me refiero sobretodo a los gobernantes, a las autoridades, a los medios de difusión, a los que tienen voz y voto. ¿Hasta cuándo van a desestimar el clamor silencioso de tantas víctimas? ¿Hasta cuándo van a permitir que continúe el terrorismo mundial del negocio del aborto? ¿Hasta cuándo permitirán este genocidio silencioso?
    La lucha contra el aborto no es una guerra de tanques, misiles o aviones de combate. Es una lucha de la verdad contra la mentira; del amor contra el odio; de la solidaridad contra la indiferencia; de la generosidad contra el interés mezquino; de la paz contra la violencia.
    ¡No a la guerra!
    DESARROLLO PRENATAL
    PERÍODOS DE DESARROLLO
    Período Germinal (Desde la fecundación hasta las dos semanas):
    Período Embrionario (de la segunda semana a la octava semana)
    Período Fetal (de la octava semana hasta el nacimiento):
    AMBIENTE E INFLUENCIAS PRENATALES
    Factores biológicos:
    Factores relacionados al estilo de vida:
    Factores psico-sociales:
    FACTORES PSICO-SOCIALES:
    EMOCIONES DE LA MADRE
    EL ESTRÉS DURANTE EL EMBARAZO
    CONCLUSIÓN
    BIBLIOGRAFIA
    INTRODUCCIÓN
    Desarrollo: Un proceso de toda la vida
    Hace mucho tiempo la Psicología del desarrollo enfocaba casi toda su atención en el niño en desarrollo. Hoy día se reconoce que el desarrollo se extiende a lo largo de toda una vida. Aún más, se reconoce que hay un desarrollo de vital importancia antes del nacimiento.
    Es por eso que lo que se pretende a través de este trabajo es analizar un punto importantísimo del ciclo vital dejado de lado por tanto tiempo, al cuál le fue restada importancia y que a través de las últimas investigaciones se ha descubierto la gran influencia que puede ejercer en el futuro del nuevo ser.
    A través del presente se analizará el período prenatal, el proceso en sí, sus tres estadios y los diversos estímulos que pueden ser decisivos para el desarrollo y el futuro comportamiento del bebé, enfocándonos principalmente en las emociones de la madre y el desarrollo humano.
    DESARROLLO PRENATAL
    PERÍODOS DE DESARROLLO
    El nuevo ser concebido en el vientre pasa por tres períodos: germinal, embrionario y fetal. No se puede establecer con exactitud la edad prenatal debido a que nadie ha podido descubrir el momento exacto de la fecundación. Por lo general los médicos señalan la fecha de un embarazo de acuerdo con el último período menstrual o dos semanas después de dicho período.
    Período Germinal (Desde la fecundación hasta las dos semanas):
    El óvulo que ha sido fertilizado, cigoto, continúa su recorrido a lo largo de la Trompa de Falopio. Más o menos 30 horas después de la fertilización empieza el proceso de división celular. A las 72 horas de la fecundación se ha dividido en 32 células y un día más tarde en 70. Esta división continúa hasta que la célula inicial se transforma en los 800 mil millones o más de células especializadas, de las cuales está formada cada persona.
    Al cabo de tres o cuatro días la blástula recién formada entra al útero, dónde queda flotando por unos días más, hasta que su capa interna, llamada blastocito, empiece a adherirse al recubrimiento interno del útero (el endometrio), proceso al cual se le llama " implantación" . Aproximadamente 10 días después de que la blástula entra al útero, la implantación del blastocito se ha completado.
    Hay que agregar que algunas células que están alrededor de los bordes del blastocito, se agrupan a un lado para formar el " disco embrionario" , una masa celular engrosada, a partir de la cual se desarrollará el bebé. Esta ya comienza a diferenciarse en dos capas. La capa superior, el ectodermo, se convertirá en la capa más externa de la piel, las uñas, el pelo, los dientes, los órganos sensoriales y el sistema nervioso, incluyendo el cerebro y la médula espinal. La capa inferior, el endodermo, se convertirá en el sistema respiratorio. Más tarde, se desarrollará una capa intermedia, el mesodermo, que se diferenciará y transformará en la dermis (parte interna de la piel), los músculos, el esqueleto y los sistemas excretor y circulatorio.
    Durante el estadio germinal otras partes del blastocito se convierten en órganos de nutrición y protección: la placenta, el cordón umbilical y el saco amniótico. La placenta, está unida al embrión por el cordón umbilical, a través del cual pasan oxígeno y nutrientes al feto y salen los productos de desechos del cuerpo. La placenta también contribuye a combatir infecciones internas, hace inmune a varias enfermedades al niño antes de nacer, produce las hormonas que mantienen el embarazo. El saco amniótico es una membrana llena de líquido que encierra al bebé en desarrollo, lo protege y le da el suficiente espacio para moverse.
    Período Embrionario (de la segunda semana a la octava semana)
    Aproximadamente 14 días después de la concepción el blastocito se ha implantado en la pared uterina. Este período empieza al final de la segunda semana. El embrión se desarrolla a partir de una capa redonda de células en el centro del blastocito. Durante las primeras semanas, los embriones humanos tienen un cercano parecido a los embriones de otros vertebrados, el embrión tiene cola y rastros de branquias, que desaparecen rápidamente. La cabeza se desarrolla antes que el resto del cuerpo. Los ojos, la nariz y los oídos aún no son visibles al mes, pero ya se han formado la columna y el canal vertebral; aparecen pequeños brotes que se desarrollarán con brazos y piernas; el corazón se forma y comienza a latir, y otros sistemas corporales comienzan a tomar forma.
    Debido a la rapidez del crecimiento y del desarrollo en este período, el embrión es mucho más vulnerable a las influencias del medio ambiente prenatal. Casi todos los defectos del desarrollo al nacer ocurren durante el primer timestre crítico del embarazo.
    Período Fetal (de la octava semana hasta el nacimiento):
    Hacia las ocho semanas, con la aparición de las primeras células óseas, el embrión se transforma en feto. Para el final del primer timistre, el feto ya tiene la mayor parte de los órganos principales, se ha formado una gran cabeza y rostro, es posible detectar el latido cardíaco.Hacia el final del segundo trimestre el feto duerme, despierta, succiona y cambia de posición. Durante el tercer trimestre la cabeza y el cuerpo del feto se hacen más proporcionados. Tras haber desarrollado los últimos detalles el bebé está listo para nacer.
    A continuación presentaremos un cuadro sinóptico en donde detallaremos el desarrollo del nuevo ser , mes a mes:
    Primer MesEl nuevo ser ha crecido más rápidamente de lo que crecerá en cualquier otro momento de su vida, alcanzando un tamaño 10.000 veces mayor al del cigoto. Ahora mide de 0.8 a 1,5 centímetros de largo.La sangre circula por sus pequeñas venas y arterias. Su corazón late 65 veces por minuto. Ya tiene indicios de cerebro, riñón, hígado y aparato digestivo. El cordón umbilical, conducto vital que lo une con la madre, está funcionando. Si se observa muy detenidamente a través de un microscopio, es posible ver en la cabeza abultamientos que finalmente se transformarán en ojos, oídos, boca y nariz. Pero aún no se puede distinguir su sexo.Segundo MesEl embrión se asemeja ahora a un bebé proporcionado. Mide menos de 1,5 centímetros. Su cabeza tiene la mitad de la longitud total del cuerpo. Las partes faciales están claramente desarrolladas, con lengua y brotes de dientes. Los brazos tienen manos y dedos y las piernas tienen rodillas, tobillos y dedos. Ya posee una delgada capa de piel y podría marcar sus huellas con las manos y los pies.Los impulsos del cerebro del embrión coordinan la función de sus sistemas orgánicos. Los órganos sexuales se están desarrollando; los latidos del corazón son uniformes. El estómago produce jugos gástricos y el hígado, glóbulos rojos. El riñón recoge ácido úrico de la sangre. La piel es ahora suficientemente sensible como para reaccionar a estímulos táctiles. Si se toca suavemente a un embrión de 8 semanas reaccionará flexionando el tronco, extendiendo la cabeza y moviendo los brazos hacia atrás.Tercer MesAhora transformado en feto, mide cerca de 7 y ½ centímetros de longitud. Tiene uñas en los dedos de las manos y de los pies, párpados aún cerrados, cuerdas vocales, labios y nariz prominente. Su cabeza corresponde a un tercio de su longitud total y su frente es amplia. Ya se puede determinar su sexo.Los sistemas orgánicos ya están funcionando, de modo que el feto puede ahora hacer movimientos respiratorios, tragar y expulsar líquido amniótico de sus pulmones y ocasionalmente, orinar. Sus costillas y vértebras son de cartílago y sus órganos reproductivos internos tienen óvulos o espermatozoides inmaduros.Ahora tiene una variedad de respuestas especializadas: puede mover sus piernas, pies, pulgares y cabeza; puede abrir y cerrar su boca, así como tragar. Si se tocan sus párpados, mueve los ojos; si se toca la palma de su mano, reacciona intentando cerrarla; si se tocan sus labios, succionará y si se le roza la planta del pie, abrirá los dedos en forma de abanico.Cuarto MesEl tamaño del cuerpo aumenta en relación con la cabeza, la cual es equivalente a una cuarta parte de la longitud total. El feto mide ahora de 20 a 25 cm. El cordón umbilical es tan largo como el feto y continuará creciendo. La placenta está totalmente desarrollada.Ahora la madre puede sentir que el feto da patadas, en un movimiento conocido como vivificación. Las actividades reflejas que aparecieron en el tercer mes ahora son más enérgicas, debido al incremento del desarrollo muscular.Quinto MesMidiendo más de 30 cm. el feto comienza a mostrar signos de personalidad individual. Tiene pautas definidas de sueño y vigilia. Tiene una posición favorita en el útero, llamada su postura y se vuelve más activo (pateando, estirándose, retorciéndose, e incluso llegando a hipar). Las glándulas sudoríparas y sebáceas están funcionando. El sistema respiratorio aún no es adecuado para funcionar fuera del útero.En las cejas y pestañas ha empezado a crecer un vello grueso, en la cabeza un pelo suave y un vello lanoso llamado lanugo, que cubre el cuerpo, pero desaparece al nacer o poco después.Sexto MesLa tasa de crecimiento fetal ha disminuido ligeramente: ahora el feto mide cerca de 35 cm. Comienza a tener adiposidades debajo de la piel, los ojos ya están completos, se abren, se cierran y miran en todas direcciones. Puede mantener los movimientos respiratorios en forma regular durante 24 hrs.; lloran y pueden apretar el puño vigorosamente.Séptimo MesEl feto, que ahora mide mas o menos 40 cm., tiene ya pautas reflejas totalmente desarrolladas. Llora, traga y puede succionar su pulgar.Octavo MesEl feto mide entre 45 y 50 cm. Debido a sus condiciones de estrechez, sus movimientos están limitados. Durante este mes y el siguiente, se desarrolla una capa de grasa sobre todo el cuerpo del feto, lo cual lo capacita para adaptarse a la variación de temperatura fuera del útero.Noveno MesMás o menos una semana antes del nacimiento, el bebé deja de crecer, habiendo logrado una longitud aprox. de 50 cm. Las adiposidades continúan formándose, los sistemas orgánicos están funcionando en forma cada vez más eficiente, se incrementa el ritmo cardíaco y se excretan más desechos. Comienza a desvanecerse el color rojizo de la piel.
    AMBIENTE E INFLUENCIAS PRENATALES
    Factores biológicos:
    Son características propias de la madre y condiciones que generan riesgos biomédicos y obstétricos.
    Edad : Es un tópico muy asociado con el bienestar del feto. Por ejemplo, las madres adolescentes tienen mayor probabilidad de abortos, nacimientos prematuros y muertes nenonatales, que las madres en sus veinte años.
    Datos estadísticos actuales nos señalan que las mujeres mayores de 35 años corren riesgos progresivamente mayores durante el embarazo, entre ellos, aborto, complicaciones durante el embarazo y/o parto, mayor posibilidad de tener gemelos y anormalidades en el desarrollo.
    Enfermedades : Las mujeres embarazadas que tienen rubéola, toxoplasmosis, diabetes, sífilis, gonorrea y algunas otras enfermedades, tienen mayor probabilidad de dar a luz niños con defectos de nacimiento, incluyendo deficiencias visuales y auditivas (Algunas de estas se contagian al pasar por el canal de parto), retraso mental, daño cerebral y retardo en el crecimiento.
    Incompatibilidad del tipo de sangre : un problema causado por la interacción del ambiente prenatal con la herencia es la incompatibilidad del tipo de sangre entre la madre y el bebé, más comúnmente debida al factor Rh. Cuando la sangre del bebé contiene esta sustancia proteínica, pero la sangre de la madre no, los anticuerpos en la sangre de la madre pueden atacar al feto y llegar a provocar el aborto espontáneo, que el ninño nazca muerto, ictericia, anemia, defectos cardíacos, retraso mental o, incluso la muerte. Por lo común el bebé Rh positivo no se ve afectado, pero en cada nuevo embarazo aumenta el riesgo cada vez más. Ahora se le puede dar a la madre Rh negativa, una vacuna que, administrada dentro de los tres días previos al parto o del aborto, puede evitar que en su cuerpo se produzcan anticuerpos. Los bebés ya afectados por la enfermedad Rh se pueden tratar con repetidas transfusiones de sangre, algunas veces antes de nacer.
    Contaminación y radiación : Dentro de este aspecto encontramos principalmente sustancias químicas, metales pesados, contaminantes ambientales y efectos radiactivos. Por ejemplo los herbicidas como la dioxina se relaciona con una tasa alarmante de abortos, malformaciones y cáncer.
    Dentro de los contaminantes industriales, uno de los más nocivos es el PCB, que produce deficiencias en el desarrollo neonatal. También está el plomo, metal extremadamente tóxico, que produce bajo peso nenonatal, desarrollo neurológico lento e inteligencia reducida.
    Factores relacionados al estilo de vida:
    Son conductas que la persona ha transformado en habituales y cuyo origen puede estar tanto en lo psico-social como en lo biológico.
    Nutrición : Se dice que la carencia de vitaminas, minerales y proteínas en la dieta de las embarazadas puede afectar de manera adversa al embrión produciendo por ejemplo muertes neonatales, abortos y deformidades importantes, por ejemplo la falta de vitamina A o de calcio puede dar lugar a una dentadura inadecuadamente desarrollada en el niño.
    Una deficiencia proteíca puede causar retardo mental, nacimiento prematuro, poca resistencia a las infecciones o bajo peso neonatal.
    En el segundo trimestre del desarrollo fetal, una dieta pobre puede afectar gravemente el área psicológica del niño, porque durante este período crítico se incrementa el número de neuronas que sustentan la integridad del funcionamiento del cerebro. Por lo tanto, cualquier daño es irreversible.
    Narcóticos, sedantes y analgésicos : Pueden producir sangrados antes y después del parto (por ejemplo aspirina y heroína).
    Alcohol : Puede producir el síndrome de alcoholismo fetal, malformaciones en el desarrollo y retardo físico y metal.
    Tranquilizantes y antidepresivos : Se asocian regularmente a malformaciones congénitas.
    Nicotina : Influye en el bajo peso neonatal, produce retardo en el crecimiento, e incide en abortos espontáneos, nacimientos prematuros, muertes en el parto y muertes neonatales, así como en el riesgo de placenta previa. por otro lado, existe un riesgo 50% mayor de que éstos niños desarrollen cáncer durante la niñez.
    Cocaína : Abortos espontáneos, muerte neonatal, malformaciones en el bebé y síndrome de muerte súbita del lactante.
    Marihuana : Se asocia con el nacimiento prematuro y el bajo peso neonatal. Se la carazteriza como un teratógeno conductual porque afecta el funcionamiento de los niños después del nacimiento.
    Hormonas : Por ejemplo anticonceptivos orales. Afecta el desarrollo del feto, produciendo anormalidades cromosómicas y abortos espontáneos. También se han encontrado defectos cardiovasculares.
    Factores psico-sociales:
    Corresponden a las dimensiones relacionadas a la interacción directa de la mujer con su micro-ambiente, tales como la existencia de eventos vitales, el grado de distrés emocional que éstos generan, los recursos personales y el apoyo que le brinda su red social (soporte social).
    Más adelante profundizaremos más este último tipo de factor.
    A continuación se presenta un modelo integrador bio-psico-social propuesto por D. R. Rutter y Lyn Quine, quienes han hecho una buena revisión sobre los mediadores psicosociales y conductuales en los problemas que se suscitan durante el proceso gestacional.
    En la Fig. 1 se describe graficamente el modelo que busca integrar variables biológicas, psicológicas y sociales, relevantes para las condiciones del recién nacido.
    El modelo plantea que existen ciertas condiciones individuales, sociales y culturales que son el contexto donde se asientan los eventuales factores de riesgo para el estado del recién nacido.
    El modelo muestra la existencia de una fuerte interrelación entre los diferentes grupos de factores.
    La investigación futura en este campo puede utilizar este modelo como base y explorar las diferentes relaciones descritas (no sólo en su existencia, sino también en la fuerza de las asociaciones causales que éstas tengan).
    FACTORES PSICO-SOCIALES:
    EMOCIONES DE LA MADRE
    Nuestro destino está encapsulado en nuestros genes. Este dogma oficialmente conocido como " la primacía del ADN" , concede a los genes un rol causal dentro del control de la expresión biológica y del comportamiento, por su habilidad de autoactivarse o autodesactivarse. Esta perspectiva del rol de los genes a derivado en el concepto de " determinación genética" .
    Quienes proponen esta perspectiva, postulan que nuestra expresión fisiológica y comportamental están determinadas desde el momento en que el espermio se une al óvulo en el momento de la concepción.
    La expresión genética de la descendencia puede ser alterada por las emociones de la madre tales como: miedo, rabia, amor, entre otros. Nuestra percepción del ambiente y sus emociones concomitantes, elicitan respuestas fisiológicas en el cuerpo, el cual libera moléculas " señal" en la sangre. Estas señales sanguíneas relacionadas con las emociones activan receptores proteícos específicos en la superficie de células y de tejidos y órganos. Los receptores activados sirven como interruptores moleculares que ajustan el sistema metabólico y la conducta del organismo para acomodarlo a los retos ambientales.
    Durante el embarazo la percepción de los padres sobre el ambiente se transmite al feto a través de la placenta, la barrera celular entre el flujo sanguíneo materno y el fetal. Las " emociones químicas" de la madre afectan al feto de manera que éste evocaría las mismas respuestas emocionales que la madre, junto con sus respectivas consecuencias y sensaciones fisiológicas. En el fondo, se le otorga al feto información previa respecto al ambiente. Esta información está definida por la conducta y percepción de los padres.
    En síntesis la química emocional de la madre " determina" la química emocional de la descendencia, por ejemplo, si una madre se ve enfrentada diferentes tensiones durante su embarazo, es muy probable, que el niño nazca con una actitud defensiva ante su medio. De cierto modo, la conducta de los padres pre-programaría la conducta futura de los niños lo cual les permitiría adaptarse más rápida y exitosamente al ambiente del hogar.
    Cabe destacar, que las consecuencias conductuales de niños expuestos a actitudes negativas o destructivas durante su desarrollo prenatal puede ser revertido psicológicamente, una vez que dichas consecuencias han sido identificadas.
    EL ESTRÉS DURANTE EL EMBARAZO
    Para introducir este tema , debemos partir diciendo que el estrés puede ser solamente definido como un fenómeno perceptivo que emerge de la comparación entre las demandas que el ambiente proyecta sobre la persona y la habilidad de esta para satisfacerlas.Un desequilibrio en este proceso, cuando el hacer frente a las demandas es importante, da lugar a la experiencia y a las manifestaciones psicológicas y fisiológicas del estrés.
    La mayoría de las mujeres embarazada experimenta algún estrés durante el embarazo. Tal véz una cantidad moderada no tenga efectos nocivos sobre el feto, pero si el estrés es persistente y excesivo es muy posible que si lo tenga. Cuando la madre está ansiosa, temerosa o molesta bombea adrenalina al torrente sanguíneo, lo que incrementa la tasa cardíaca, la presión sanguínea, la respiración y los niveles de azúcar y aleja la sangre de la digestión a los músculos esqueléticos para preparar al cuerpo para acciones de emergencia; dejando al cuerpo exhausto e interrumpiendo gravemente su funcionamiento.
    Como mencionamos anteriormente, estos cambios físicos también se presentan en el feto, pues la adrenalina cruza la placenta y llega a la sangre del feto, el cual se vuelve hiperactivo por el tiempo en que la madre esté estresada.
    Según estudios recientes, los niveles elevados de estrés pueden aumentar el riesgo de parto prematuro, de que el bebé nazca con un peso demasiado bajo y, posiblemente, de un aborto espontáneo.
    Por ejemplo, un estudio de 1995, realizado por el Departamento de Servicios de salud de California, reveló que en la mayoría de las mujeres embarazadas no había relación entre el estrés propio del trabajo y un aumento en el riesgo de aborto espontáneo. Sin embargo, el riesgo de aborto espontáneo se duplicó o triplicó en el caso de ciertas mujeres que acusaron elevados niveles de estrés en el trabajo. Entre ellas se encontraban las mayores de 32 años, las primerizas y las fumadoras.
    Otro estudio, realizado por las Universidades de California y kentucky, demostró que las mujeres que acusaban un mayor estrés a causa de eventos como el fallecimiento de un pariente, el divorcio, la pérdida del trabajo o las dificultades económicas, tenían más probabilidades de tener un bebé de peso bajo. Similares resultados se encontraron en un hospital universitario de Dinamarca. En el estudio de la Universidad de California, las mujeres que experimentaron altos niveles de ansiedad relacionados con el embarazo, eran mucho más proclives a tener un parto prematuro, resultados que se veían influídos por el nivel socioeconómico de dichas mujeres.
    El verdadero efecto del estrés es que incrementa los niveles de unas hormonas que restringen el flujo de sangre hacia la placenta, privando al feto de oxígeno y nutrientes.
    CONCLUSIÓN
    En síntesis, podemos decir que el estrés en un grado alto (y relacionado a otros factores) sí produce efectos nocivos en los bebés, como irritabilidad, hiperactividad y diversas alteraciones tanto a nivel fisiológico como psicológico (por ejemplo, retardo mental, deformaciones congénitas).
    Lo que proponemos, de acuerdo a los resultados encontrados en nuestra investigación, es que la psicología evolutiva debería apuntar de sobremanera al período prenatal, dado que es durante esta crítica etapa cuando se sientan las bases del desarrollo neurológico y psicológico del ser humano.
    Además debe apuntar a fomentar redes de apoyo a embarazadas y a crear conciencia sobre la relevancia de este período tan crucial. Dentro de este tópico nosotros queremos proponer una serie de recomendaciones para reducir el estrés durante el embarazo.
    Toda mujer embarazada debe identificar las causas de su estrés, tanto en el trabajo como en su vida personal, y desarrollar una manera eficaz de lidiar con ellas y creemos que es deber del psicólogo acompañar a la mujer en esta etapa tan relevante para cualquier ser humano.
    Recomendaciones físicas: Cualquier mujer puede manejar mejor el estrés de su vida si se encuentra sana y en buen estado físico. Una mujer embarazada debe asegurarse de consumir una dieta saludable, dormir bien, evitar el alcohol, los cigarrillos y las drogas y hacer ejercicios regularmente (bajo la autorización de su médico). El ejercicio ayuda a una mujer embarazada a mantenerse en buen estado físico, como también a prevenir algunas de las molestias comunes del embarazo (como los dolores de espalda, la fatiga y el estreñimiento), y contribuye a aliviar el estrés.
    Recomendaciones psico-sociales: Un buen entorno familiar y social también ayuda a las embarazadas a aliviar su estrés. Los familiares y amigos pueden proporcionar información, apoyo emocional o ayuda con las tareas del hogar. Algunos estudios sugieren que tener una buena red de apoyo puede reducir el riesgo de parto prematuro y de tener un bebé de peso bajo, especialmente en el caso de mujeres pobres y de alto riesgo.

×